Está en la página 1de 4

ARTICULOS CIENTIFICOS

Un artículo científico es un texto más o menos


breve, de naturaleza informativa y de lenguaje
tendiendo hacia lo técnico o lo hermético, cuyo
cometido es divulgar, actualizar o demostrar los
resultados teóricos o prácticos de una
investigación científica en particular, sea de la
naturaleza que sea.

Se trata del escrito más frecuente en las


comunidades científicas especializadas
y normalmente ve la luz en revistas académicas,
dirigidas a un ámbito informado, si bien pueden
también contar con versiones pensadas para el gran
público.

Características de un artículo científico

La naturaleza de los artículos científicos suele


estar determinada tanto por la ciencia específica
de la que sus investigaciones se ocupan (ciencias
sociales o ciencias “duras”), como de la
metodología específica de trabajo (experimental o
no) y los lineamientos bibliográficos establecidos
por la revista en donde se publica.

Sin embargo, este tipo de publicaciones deben


estar escritas en un lenguaje formal, técnico y
objetivo, que exprese claramente la información
puntual contenida. Rara vez tienen lugar para
giros poéticos o, menos aún, para la ficción, ya
que su lectura es informativa y no recreativa.

Por último, suelen estar compuestos por las


siguientes partes:

 Abstract o resumen. Un texto breve en el que


se da una versión resumida del trabajo de
investigación y se explica al lector lo que
hallará en las líneas del artículo, acompañado
de palabras clave que permiten indexar
(indizar) el artículo en bases de datos
especializadas.
 Introducción. El inicio del artículo debería
abordar el tema específico gradualmente,
permitiendo al lector ubicarse en el asunto y
la materia abordados. Para ello una
introducción se hace necesaria: unas líneas
que vayan de lo general a lo específico.
 Desarrollo. El “cuerpo” del artículo, en
donde se expone la información de manera
ordenada y acompañada de gráficos, tablas o
material ilustrativo.
 Conclusión. Un cierre en el que se retoman
algunos elementos del desarrollo para enunciar
los hallazgos, las deducciones o los
resultados específicos de la investigación.
 Participantes
Hubo 30 participantes masculinos. Fueron
reclutados mediante anuncios en un periódico y
se les pagó $ 4,50.
Instrumentos
Se utilizó un "generador de descargas" para
hacer pensar a los participantes que iban a
dar descargas a otra persona que estaba en
otra habitación. El generador de descargas
tenía interruptores marcados con diferentes
voltajes a partir de 30 voltios y aumentando
de a 15 voltios hasta llegar a los 450
voltios. Los interruptores también fueron
etiquetados con términos que recordaban al
participante lo peligrosas que eran las
descargas.
Procedimientos
El participante conoció a otro "participante"
en la sala de espera antes del experimento. El
otro "participante" era un actor. Cada
participante recibió el papel de "maestro" que
luego debería administrar una descarga al
actor ("alumno") cada vez que diera una
respuesta incorrecta. El participante creía
que estaba dando descargas reales al alumno.
El estudiante era un cómplice que pretendería
recibir descargas. A medida que el experimento
avanzara, el maestro oiría que el alumno
pediría ser liberado y se quejaría de tener
una enfermedad cardíaca. Una vez alcanzado el
nivel de 300 voltios, el alumno golpeó la
pared y exigió ser liberado. Después de esto,
el alumno se quedó en completo silencio y se
negó a responder más preguntas. El
experimentador indicó al participante que
tomara ese silencio como una respuesta
incorrecta y que le administrara otra
descarga.
Si se le preguntaba al experimentador si se
debía parar, éste diría que se debía
continuar.

 Resultados

 De los 40 participantes en el estudio, 26


aplicaron las descargas máximas. 14 personas
no obedecieron al experimentador y se
detuvieron antes de llegar a los niveles más
altos. Los 40 participantes siguieron dando
descargas hasta los 300 voltios.

 Discusión/Conclusión

 La mayoría de los participantes se puso muy


nervioso, se estresó y se enojó con el
experimentador. Muchos continuaron cumpliendo
las órdenes todo el tiempo a pesar de que se
veían claramente incómodos. El estudio muestra
que la gente es capaz de dañar a otra
intencionalmente si se le ordena hacerlo. Esto
demuestra que la situación es mucho más
importante de lo que se creía y que las
características personales son menos
importantes en una situación así.

También podría gustarte