Está en la página 1de 5

TIPOS DE DELINCUENCIA: Clasificación Conductual, Delito y Delincuentes.

DIFERENCIA ENTRE DELITO Y CRIMEN


Si bien los delitos pueden definirse como las acciones u omisiones
dolosas o imprudentes penadas por la ley, según nivel de
“afección social” se establecen diferencias entre éstos y
los crímenes.
La gravedad que separa delitos de crímenes, se determina por el
tipo de pena que conlleva tal o cual infracción de ley
(hecho conductual antijurídico). A su vez, la gravedad de la pena
depende de algunos criterios tales como:
 Valoración del daño para la víctima.

 Valoración del daño para la sociedad.


 Tipo de presidio.
 Duración del presidio.
 Medidas cautelares.
 Beneficios e Inhabilidades civiles, entre otras.

Por tanto, el crimen se diferencia del delito y las faltas, porque el


primero conlleva daños irreparables a los diferentes tipos de
víctimas, implica un riesgo objetivo para la sociedad y la
aplicación de ley considera en su resolución penas de larga
duración, presidio o reclusión efectiva, ausencia de beneficios e
inhabilidades públicas perpetuas.
ACERCA DE LA DELINCUENCIA
¿Qué es la delincuencia? La delincuencia a diferencia del delito y
de los delincuentes, puede entenderse como un fenómeno social
objetivo, pero indeterminado, en el que confluyen cotidianamente
diferentes expresiones delictuales o criminales que afectan a las
personas, el patrimonio, la propiedad y a la sociedad en términos
generales.
¿Es lo mismo cometer delito que ser un delincuente?
R: NO. Resulta un error de percepción social que inclusive abunda
en los ámbitos judiciales y comunicacionales (prensa), el atribuir
de manera indiferenciada este tipo de conceptos. Existe una gran
distancia entre cometer un delito y ser un delincuente. Cabe
mencionar que el “etiquetamiento” de delincuentes o criminales
resulta más “justo” en aquellos individuos que hacen oficio o
rutina con la transgresión de normativas delimitadas por la ley.
La Delincuencia un Fenómeno Indeterminado.
Como se afirma, la delincuencia en el presente resulta un
fenómeno social objetivo, observable, medible, pero
indeterminado. O sea, todo el mundo reconoce su existencia e
influencia social, pero nadie logra delimitarla sin recurrir a obras
literarias o a neologismos académicos que se lucen en aulas y en
el cine, pero que en términos prácticos carecen de sentido
práctico y explicativo. La mayoría de sus definiciones no logran
ser comprendidas por las personas que legislan, combaten y
controlan este fenómeno social adverso que al menos en los
países iberoamericanos su tendencia va en alza. “No es posible, o
no resulta lógico enfrentar un enemigo, sin antes lograr
determinarlo”
Resulta paradójico que mientras en algunas regiones del planeta
la población carcelaria disminuye y se extingue, en otras, aumenta
de manera exponencial hasta hacer colapsar cualquier sistema
penitenciario, además de resentir colateralmente las endebles
economías estatales, considerando los altísimos costos
económicos asociados a la privación ociosa de libertad mensual y
anual que recae sobre los detenidos.
MODELO C.I.E
El modelo comprensivo que se presenta a continuación, tiene por
finalidad servir como mapa mental tanto para especialistas de las
ciencias del comportamiento, como para los expertos en ciencias
forenses médicas y no médicas.
Mención especial para los políticos, policías, prensa, magistrados
y abogados.

Aquí se presentan 3 categorías generales, excluyentes entre si,


aplicables para la diferenciación tipológica de la
delincuencia, delitos y delincuentes según su:
 Comportamiento Observable
 Motivaciones
 Peligrosidad
 Imputabilidad
 Probabilidad de reincidencia
 Necesidad de encarcelación
 Nivel de Consciencia
 Versatilidad
 Especificidad
 Abordaje, control y disminución
 Victimología
 Predicción

Primera categoría o tipo de delincuencia:


Circunstancial (C)

La delincuencia circunstancial es la comisión de delitos o


crímenes por parte de personas comunes y corrientes, que de la
noche a la mañana se ven envueltos en hechos delictivos
determinados por el contexto y las circunstancias. En esta
categoría no existe planificación, ni premeditación, no obstante
la delincuencia circunstancial se diferencia de un accidente,
porque en ella pueden establecerse elementos de Juicio
[agravantes de responsabilidad criminal], como lo son el dolo
(intencionalidad), contumacia (obstinación) y alevosía
(ensañamiento).
En ella confluyen una serie de variables ambientales (tiempo,
espacio) y personales (comportamiento, respuestas físicas,
expresiones verbales y no verbales) que en la interacción con
terceros provocan desenlaces conductuales tipificados por la ley
penal como delitos o crímenes.
Algunos tipos de delincuencia circunstancial.
1. Atropellos en estado de ebriedad
2. Agresiones de genero.
3. Homicidio por defensa propia.
4. Evasión tributaria particular.
5. Conatos o riñas con resultado de muerte.
6. Algunos tipos de abuso sexual.
7. Violación leyes de transito etc.

Segunda categoría o tipo de delincuencia:


Instrumental (I)

La delincuencia instrumental es la expresión delictual más común


y guarda directa relación con los delincuentes crónicos, de carrera
u oficio cuya “forma de ser” en sociedad no concibe en su rutina el
respeto irrestricto de los parámetros que fija la ley.
Delincuencia instrumental, porque los actos o la conducta
delictiva es concebida como un medio que sirve para lograr la
consecución de bienes materiales, especies y montos de dinero
que de otra manera o bajo el amparo de las normas que dicta la
ley, serían imposibles de lograr o conseguir.
En esta categoría se encuentran:
1. La delincuencia común.
2. La delincuencia de cuello y corbata.
3. El crimen organizado.
4. Corrupción policial, política, judicial o de funcionarios públicos
en general.
5. Los sicarios.
6. El narcotráfico.

Tercera categoría o tipo de delincuencia:


Expresiva (E)

La delincuencia expresiva corresponde a una categoría de delitos


o crímenes determinados por disfunciones psicopatológicas, por
tanto su estricta atribución es individual (persona a persona) y no
es aplicable a organizaciones o regímenes
autoritarios/dictatoriales (aunque sus líderes manifiesten
rasgos psicopáticos). Son la sociopatía, psicopatía, psicoticismos
o neuropatías las que mejor explican estas necesidades de
compensación psicopatológica. Esta categoría se reconoce
cuando quien al momento de cometer el delito o crimen, incurre
en la exageración o desproporción irracional entre la forma
delictiva y el logro de objetivos.
Ej. Si el objeto delictivo es la comisión de un homicidio, no son
necesarios 25 o 30 balazos a quema ropa, basta con uno o dos,
para que el resultado sea el mismo.

Ejemplos:
1. Asesinos y agresores seriales.
2. Asesinos de masas.
3. Femicidas.
4. Terroristas.
5. Racistas.
6. Agresores, estafadores, abusadores y violadores seriales. (sin
estructura definida como el crimen organizado)