Está en la página 1de 11

EL TESTAMENTO

Güeno mijo,

según la ley

ya semos casí, casi iguales

ya le han entregado la cédula

que lo acredita como hombre.

De hoy en adelante lo que haga;

lo que piense y lo que sienta

tendrá que sustentarlo con su nombre

su brazo, su plata y su conciencia.

Esta es la jortuna con que a la lucha

de la vida entra vuste mijo,

el esjuerzo que hemos hecho

pa que al llegar este momento los tuviera.

Mentras nos vamos acercando a casa

donde tará tu mamá como clueca loca de abrazar al hombre que al jinal el cielo le recompensa

quero decirte las últimas palabras que le guardó pa este

momento mi esperencia si le estorban, las oye y las olvida,

en cambio mijo si le sirven

las oye y las recuerda, pa que le ayuden a encontrar el

camino de la vida de este viaje largo

muy largo que le espera.

ser hombre mijo,

ser hombre no es sentirse más varón

que cualesquiera, ni andar de reja en reja

en una dejando jama de borracho

y en otra de manchar honras ajenas.

Las de las cantinas son pa porsi acaso


la de las ventanas pa quererlas son las que a puesto Dios

paque resguarde su propio nombre

en la custodia de ellas.

ser guapo mijo;

ser guapo, no es andar golpiando gente ni desasiendo

jiestas; Guapo es el hombre

que ve la muerte en el alimal que tá amanzando,

más guapo es tuavía aquel que junto al arao

abre una melga o se quema en los jrios

del invierno ó se abraza en el sol de media siesta.

Cuando le toque ojrecer algún servicio, mijo

que llegue la mano antes que la ojerta

la palabra y la jirma se respetan

así le toque soportar la vida en lo más

desgraciao de la pobreza;

cuando le toque votar mijo, atienda bien:

cuando le toque votar tenga presente

que en ese papelito que vusted deja

deja lo más sagrado que tiene un hombre

su honor, su libertá y su conciencia.

Y no crea que lo he criado pa flojo, no mijo

ni tampoco corre sangre de gallina entre sus venas,

pa defender la vida es el cuchillo

pa castigar agravios el surriago

y si un día un extraño de su tierra

le llegare a perder el respeto a su bandera

ay si entre lo varón, nunca más hombre


nunca más jirme la mano y la conciencia.

Colombiano... Colombiano por raza y por orgullo

Colombiano a las malas o a las buenas

caiga el que caiga así llamen a su taita

pa levantar el mesmo su osamenta

que el que mata...o perece por Colombia

a cumplido con las leyes de Dios y de su patria.

Autor: Boris Elkin


"BARBARISMOS"
Quero con estas habladas
y en una jorma
jocosa comenzar por explicarles
las vainas que son graciosas.
y con gran nacionalismo,
quero hablar sin pendejadas
dese tal extranjerismo.

Nuestro querido lenguaje


se golvió una mescolanza
reguelven extranjerismos
en toitico lo que se habla
con términos agringaos
y sin saber lo que es
golvimos a nuestro idioma
del derecho y pal revés

Ora las carnes azadas


les decimos bistek
y a las papas machucadas
hay que decirles puré.

Pues que el si ahora es yes


y el adiós un simple chau
que si algo resulta bien
debemos decir okey.

Hoy el armario es un closer


la lámpara un quinqué,
el corredor es un holl,
la despensa es un biffet,
que un saco corto, chaqueta,
la alacena es un seibó,
que a pasiar es la turné,
y la cama es un somier.

La comida es un menú,
un guarda ropa, vestier,
un recuerdo es un suvenir,
la lotería es un bingo.

El domingo es un wiken
y así con acento gringo
y uno que otro barbarismo
golvimos mierda Cervantes
con el tal extranjerismo.

A.A.A. INDIO ROMULO


EL GRAN INSULTO

Aver, Aver... cuenteme las cosas


cómo sucedieron José Pantalión.

Mire, acate y perciba señor Inspector;


yo pasaba queto cuando el me llamó,
y sin más ni menos y sin ton ni son,
comenzó a decirme ala so volsón
y se va estapando en contra de yo,
Diosito del cielo
me dijo Indio rastrojero,
me escupio la cara, me piso el sombrero,
me dijo una cosa quesque omosensual
y otro poco é cosas en un santiamén:
Me cojió la ruana y me sacudió,
claro que enseguidamente golvió y me soltó:

Yo que no tenía ganas de peliar


saqué mi tabaco y me puse a jumar,

entonces habló malamente de mi santo padre

y sin más repliegues me mento la madre,

y también me dijo que mi jhermano Pacho,

era raponero y que por las noches apartamentero.

Me trató maluco pero muy maluco señor Inspector

y golvio a decirme indio homosensual

Ay cogio resuello, paso saliba y guelve e entucar

sumercé, quera un manilavao,

Que tenía cara de papa aguanosa


que me la llevaba puay de maquetas

que no servía pa un tiro escopeta

yo sin contestarle ni una pizca así


me saqué el tabaco pa poder escupir.

A, que el santo patriarca de mi pobre abuelo


que no se qué fechas había sido reo
y la abuela mía la mamá de mi mama
quera concubina de la policía
y una limosnera que andaba puay

pidiendo sobrados pa poder vivir

yo torcí la jeta golví y lo vi

me squé el tabaco y golví a escupir

me dijo adúltero público, enviciado,


chusmero , perjuro, ignorante, abominable,

calumniador clero,

delincuente, peculado tres veces

sumariado, ladrón, sacrílego mendaz.

Me mentó la madre como treinta veces


y también me dijo otro palabrón

que no se lo digo por respeto a Dios.

y puel puro pecho me dio un empujón

cuando vi esas cosas me quise ir

me saqué el tabaaco pa poder escupir

Le aguanté de todo con resignación

me cojió del cuello y me dijo guevón

y me dijo y me dijo señor Inspector


pero cuando por desgracia me dijo

INDIVIDUO; ay jue cuando todo se me oscureció


se junto la tierra con el jirmamento

y saco la mano y se la recuesto

por donde la mamá le puso el pezón

y no se lo niego señor Inspector

que donde guelva a decirme Individuo

vuelvo y lo refriego y lo refriego y le sigo dando

porque tengo ganas de contra matarlo y si un día

lo topo puay y individuo me vuelve a decir

aquí se lo traigo calladita la jeta y entre cuatro


velas, pa que apreinda que a yo no se insulta de esta

manera y quera el cielo y mi Diosito Lindo que naiden

le diga ni equivocadamente individuo señor Inspector

Miguel A. Caicedo Mena


QUEREME CHINITA

como yo te quiero....

No sias remilgada, no sias tan esquiva,

puñao de virtudes, piacito de cielo!...

Decíme una cosa: ¿Por qué te desgustas

cuando yo a tu laíto me asiento;

por qué no dejarme que pase la tarde

viéndome en las niñas de tus ojos negros;

por qué ponés trompas y ti haces la brava

si pu entre tus trenzas yo eslizo mis deos?...

¡Dejáme quererte, dejáme que goce

queriéndote hartico, paloma, lucero!

Mirá china linda, pa ti, pa ti mera

yo tengo un ranchito que lu hice yo mismo,

pa que allí soliticos vivamos

cuando nos casemos.


Yo no soy tan pobre: tengo mi ranchito,

mi sementerita del pie del barbecho,

mi burra mosqueta, mi vaca parida,

mi yunta de güeyes, mi cría de corderos

y mis cuatro maticas de trigo

bien sembráas en la falda del cerro.

A mi amo curita los dos le decimos

cuánto nos queremos;

yo le pago una misa solene

con repiques y cantos y inciensio

pa que ante la Virgen con je nos bendiga,

pa que bien casaditos quedemos

y podás vos quererme, chinita,

como yo te quero.

Reyíte, mostráme tus dientes que paecen

piacitos de queso:
abrillá tus ojos

como dos luceros,

dejá que se escurran

por tu frente mechones de pelo

y decíme palabras bonitas,

hacéme cariños y dame hartos besos,

y queréme, queréme chinita

como yo te quero.