Está en la página 1de 6

HABILIDADES GERENCIALES

EFECTIVAS “HAGE”

Resumen de los siete principios

2019
RESUMEN DE LOS 7 PRINCIPIOS HAGE

Te invitamos a obtener una visión a manera de síntesis de los siete principios de


liderazgo efectivo que constituyen el programa “Habilidades Gerenciales Efectivas
HAGE”.

INTRODUCCIÓN

La transformación de Jefe a Líder, requiere nuevos roles como los de Mentor,


Coach, Facilitador y Orientador. Dentro de éstas concepciones el rol del líder se
centra en tres aspectos fundamentales:

 Focalizar la acción del equipo.


 Canalizar la acción del equipo.
 Incitar a la acción.

La definición que más encaja con éste enfoque de liderazgo es:

Liderazgo es el arte y maestría de Orientar y Movilizar toda la


inteligencia, emociones y energía de todos y de sus equipos, para
asegurar el Logro de un objetivo común.

Para desplegar esta concepción de liderazgo se requieren siete principios clave.


Veamos un resumen de cada uno de ellos:

PRINCIPIOS DE LIDERAZGO

Principio N°. 1: Cuidar y ampliar la autoestima y autoconfianza del empleado y


del equipo.

Tiene su fundamento en la alta correlación hallada entre alto rendimiento y


autoestima y autoconfianza. Más allá de los conocimientos, habilidades y actitudes
que posean una persona y un grupo de trabajo, finalmente son la autoestima y
autoconfianza (disposición mental) las que determinan su desempeño exitoso.
Este sofisticado mundo mental, tiene dos componentes esenciales, el efecto
Pigmalión que es la manera como los demás nos consideran y tratan; como una
persona capaz, competente y valiosa o no y esto determina una serie de eventos y
comportamientos de los lideres en torno de una persona o grupo.

El efecto Galatea que es mi propio concepto de valía y capacidad, científicamente


comprobado que juega un papel primordial en el éxito personal y profesional y en
todas las manifestaciones de la vida humana.

® FRANCO Desarrollo Organizacional


Por lo tanto éste principio les plantea a los líderes; cómo mantener e incrementar
sentimientos de alta competencia en el empleado y en el equipo (Capital social). Un
buen líder orienta a las personas a desarrollar confianza en sí mismas y a construir
auto confianza, utilizando el poder de las expectativas (Efecto Pigmalión).

Principio N°. 2: Enfocar la conducta, no la persona.

Considerado el principio clave de la comunicación e interacción humana. La


comunicación sinérgica y transformacional, se fundamenta en la capacidad para
enfocarnos en la conducta y nunca en la persona. Su máxima celebre es “Duro
con los hechos, suave con la gente”. Esto implica dejar a un lado en nuestra
interacción diaria:

 Las generalizaciones (adverbios).

 Las evaluaciones o calificaciones (adjetivos).

 Las unidades de medida inespecífica (adverbios + adjetivos).

 Las suposiciones.

 Las acusaciones.

Enfocarse en la conducta, nos permite una comunicación asertiva y efectiva,


proporcionando retroalimentación, estimulando la parte superior del cerebro,
generando espacios de visualización, análisis y solución.

Por lo tanto éste principio les plantea a los líderes; cómo mantener comunicaciones e
interacciones sinérgicas y transformacionales y elevar el nivel de productividad a
través de proporcionar retroalimentación específica y cuantificada. Un buen líder se
comunica de manera asertiva, efectiva y afectiva.

Principio N°. 3: Escuchar y responder con empatía.

Catalogada como la habilidad más importante de un líder. Hay varios proverbios


que destacan la importancia de ésta habilidad, entre los cuales vale la pena
destacar dos:

1. “Escuchar es de sabios”.
2. “Los sabios andan en busca de sabiduría, los tercos creen tenerla”.

La escucha empática, tiene su fundamento en comprender los sentimientos y los


pensamientos de las personas (leer entre líneas) y a partir de ahí convertir dicha
información en hechos y datos y generar una interacción sinérgica y
transformacional.

® FRANCO Desarrollo Organizacional


La neurociencia, ha descubierto que cuando existen situaciones de alto nivel
emocional, se producen sustancias en el cerebro que bloquean e inhiben los
procesos superiores (creatividad, análisis, síntesis, etc.) lo cual crea ambientes
tóxicos, la escucha y respuesta empática, baja éstos niveles y estimula la
producción de sustancias que crean un ambiente saludable.

Así que escuchar y responder con empatía, no solamente aumenta la


productividad de un líder y su grupo, sino que mantiene un ambiente saludable.

Por lo tanto éste principio les plantea a los líderes; que escuchar con empatía es el
factor clave de la Inteligencia Emocional y del aprendizaje continuo. Un buen líder
sabe que la clave del aprendizaje y de la influencia está en escuchar y comprender,
porque entiende que escuchar es de sabios.

Principio N°. 4: Involucrar al colaborador en la solución de problemas y toma de


decisiones.

En los últimos veinte años, Colombia, ha registrado un gran avance en disminuir el


índice de distancia al poder “IDP”, el cual culturalmente ha generado estilos de
liderazgo jerárquico, basado en el paradigma de que un buen jefe resuelve los
problemas y toma las decisiones. La aparición de la gerencia participativa, el
trabajo en equipo, el “emporwement” y la delegación efectiva, han enriquecido y
transformado el papel de los líderes, quienes ahora se enfocan más en involucrar
y hacer participes a sus colaboradores en procesos tan vitales como la toma de
decisiones y resolución de problemas.

Hoy en día las nuevas generaciones tienen altas expectativas y quieren ser
participativos y que se les involucre.

Hace veinte años el índice de distancia al poder IDP, colocaba al colaborador


como un subordinado y en éstas circunstancias, lo obvio para él, era que el jefe
asumiera dichas responsabilidades.

Hoy en día la clave es no asumir los problemas o decisiones de los colaboradores


(teoría de los micos), sino orientarlos y movilizarlos a que ellos tomen buenas
decisiones y participen en el análisis y solución de problemas.

Por lo tanto éste principio les plantea a los líderes; cómo promover la gerencia
participativa, el trabajo en equipo, el empoderamiento y la delegación efectiva. Un
buen líder logra hacerse querer de la gente, sumar confianza, participación y el
compromiso de todos.

Principio N°. 5: Mantener y mejorar el desempeño positivo.

La mejora continua, que es la clave de las ventajas competitivas, tiene como


fundamento, el desempeño positivo. No tanto como un insumo para estandarizar
las prácticas que lo producen; más para hallar con el empleado en este caso,
ideas sobre prácticas de trabajo que puedan superarlo. Es la innovación
permanente. Y es en los éxitos donde se establecen maneras innovadoras de
mejorar lo que está bien. Aprovechar los éxitos de las personas reconociendo lo
que hacen bien, es la manera y la base para lograr el mejoramiento continúo.

® FRANCO Desarrollo Organizacional


Por lo tanto éste principio les plantea a los líderes; cómo efectuar gestión del
conocimiento, a través del reconocimiento. Un buen líder descubre y activa el rico
potencial que tiene la gente, a través de una valoración positiva.

Principio N°. 6: Diseñar sistemas de trabajo inteligentes.

Una de las aspiraciones de las Organizaciones es poder alcanzar el máximo


desempeño de su talento humano, y solo se logra cuando nosotros logramos
convertir los cargos en realmente generadores de valor agregado para nuestros
clientes y en aportantes de valor económico para la Compañía, esto requiere:

1. Alinear el desempeño de las personas a los objetivos estratégicos.


2. Maximizar el desarrollo y crecimiento de las personas.
3. Generar un sistema de medición del desempeño basado en la efectividad.

Por lo tanto éste principio les plantea a los líderes; cómo lograr una actuación local
con visión global, y cómo diseñar sistemas de trabajo inteligentes. (Pensamiento de
derecha a izquierda). Un buen líder hace un uso humano del talento humano,
garantizando la maximización del valor agregado, a partir de alinear el desempeño y
desarrollo de las personas a los objetivos estratégicos de la Empresa.

Principio N°. 7: Acordar objetivos, revisar el progreso y dar retroalimentación.

Este principio es el alfa y omega de todo líder. Es la esencia básica de nuestra


labor; somos los responsables de orientar el esfuerzo y focalizar el esfuerzo de la
gente y para eso tenemos que tener muy claro qué valor agregan las personas en
sus cargos cuál es su tablero de control y sobre eso establecer un sistema de
metas y objetivos que desafían, dar un buen seguimiento, dar una buena
retroalimentación y asegurarnos que siempre estamos en el rumbo correcto.

Por lo tanto éste principio les plantea a los líderes; cómo fijar y acordar objetivos y
metas que desafían y logran resultados extraordinarios. Un buen líder no solamente
señala el destino, sino que también provee apoyo, seguimiento y retroalimentación
en el camino.

® FRANCO Desarrollo Organizacional


Los siete principios HAGE

® FRANCO Desarrollo Organizacional