Está en la página 1de 2

GUÍA DE TIPOLOGÍAS TEXTUALES:

ENSAYO ARGUMENTATIVO

Introducción
El ensayo es una tipología textual perteneciente al género de los textos
argumentativos. La mirada sobre su etimología essay, o: ensayar respuestas, pone de
manifiesto cuál es su naturaleza y a qué se apunta con su construcción. Si bien todos los
subgéneros argumentativos tienen como propósito la expresión de ideas, el ensayo destaca
por su capacidad para adaptarse a cualquier temática, rama del saber o intencionalidad. De
esta manera, el ensayo se presenta como un espacio perfecto para todo tipo de indagación.
Por otra parte, debido al número de posibilidades que este permite, existen distintos
tipos de ensayos, los cuales se diferencian por tópicos como el estilo de escritura, la temática
y la intencionalidad. Dicho esto, es posible encontrar acepciones tales como ensayo literario,
ensayo científico, ensayo filosófico o ensayo argumentativo; cada uno con componentes
afines y disímiles entre sí. Así las cosas, el tipo que mejor se ajusta a la necesidad de
transversalidad es el ensayo argumentativo, puesto que su estructura es aquella que mayores
posibilidades ofrece.
Complementado lo anterior, para lograr explotar el potencial pedagógico presente en
el ensayo argumentativo, es necesario entender cuáles son esos componentes centrales que
le dan forma (estructura), qué tipo de prácticas textuales se privilegian en su escritura
(aspectos a valorar) y cómo su puesta en práctica nutre la labor pedagógica.

Estructura
El ensayo argumentativo posee una estructura rígida básica que responde a 3 partes:

1. Introducción: Este componente cumple la función de presentar la idea central que


dará vida al texto (tesis) y la metodología mediante la cual se abordará dicha tesis. Es
aconsejable estructurarla a partir de preguntas guía: ¿Cuál es el tema a trabajar?,
¿cómo se dividirá el texto?, ¿qué fuentes tendré en cuenta?, ¿está claro el objetivo al
que apunto?
2. Desarrollo: Constituye la parte más extensa del ensayo argumentativo. Aquí se busca
sustentar la tesis planteada en la introducción mediante el uso de argumentos, ya sean
propios o de terceros. En este aspecto es crucial asegurarse de que se haya realizado
el correcto abordaje de la idea propuesta, ya que la calidad de un ensayo se mide en
lo acertado de la comprobación de la tesis.
3. Conclusión: En el ensayo argumentativo la conclusión funciona como un espacio
final en el cual se afianza los conseguido en el desarrollo a través de una
recapitulación enfocada en la comprobación de la tesis. Resulta importante dar forma
a este componente con una pregunta guía en mente: ¿qué se consiguió con la escritura
de este texto?

Aspecto a valorar
Los aspectos a valorar en la construcción de un ensayo argumentativo no pueden
remitirse solamente a la correcta reproducción de su estructura. Si bien este aspecto es
crucial, la escritura de textos argumentativos amerita la revisión de toda una serie de tópicos
que nada tienen que ver con lo estructural. Aquí algunas recomendaciones de puntos a tener
en cuenta:
 Corrección gramatical.
 Cohesión y coherencia.
 Estructuras de oraciones, párrafos, apartados y capítulos.
 Capacidad argumentativa.
 Capacidad investigativa.
 Análisis del Yo en relación con el entorno social.
 Innovación.
 Comunicación interdisciplinaria.

REFERENCIAS
Cassany, Daniel. La cocina de la escritura. Barcelona: Anagrama, 1993.
MEN. Marco de referencia para la evaluación ICFES. Bogotá: ICFES, 2018.
Montaigne, Míchel. Obras completas. Web: <http://www.cervantesvirtual.com/obra-
visor/ensayos-de-montaigne--0/html/>