Está en la página 1de 9

AMPUTACION DEL DEDO SUPERNUMERARIO

El quinto dedo, el dedo accesorio, espolón son nombres que se le dan al dedo
supernumerario posterior del perro. Se dice que razas de perros como el mastín y el san
Bernardo les era de mucha ayuda estos dedos cuando tenían que transitar en las montañas
rocosas y nieve, pero hoy en día lejos de transitar por aquellos lares, estas razas y variadas
razas más caminan en las ciudades donde ya no hay utilidad para los dedos
supernumerarios.

Hoy en día, en mi opinión, el dedo supernumerario no tiene finalidad, es un estorbo, no es


estético y por el contrario podría ser innecesariamente perjudicial. El dedo supernumerario,
debería ser extraído al nacer para que la extracción no implique dolor, complejidad,
infección, ni una anestesia prolongada. Me gustaría enumerar algunos pros y contras:

Pro

 No habría enganchamientos con su mismo pelaje y/o con los cepillos/peines a la hora
del grooming en caso de razas de pelo largo, pues este pelaje a veces lo oculta y solo
se dan cuenta cuando ha habido una lesión.
 Estéticamente no se ve bien, el estándar no incluye dedos supernumerarios.
 No habría casos de incrustaciones de uñas en la piel por el dedo supernumerario,
pues algunas veces al no saber de la existencia de estas uñas no se corta, lo que
produce el crecimiento extra y las lesiones en la piel.
 No habría desgarramientos ni “accidentes” a la hora de cortar el pelo de las mascotas
pues al no saber de la existencia de estas uñas, la maquina o la tijera podría pasar y
hacer un corte y/o lesión que cause dolor al perro.
 Se podrían producir enganchamientos en alguna superficie en la que el perro este
transitando.
 Si es realizado dentro de los 10 primeros días de vida, reduce el riesgo de
infecciones, traumas que un adulto pueda sufrir y elimina casi por completo la
complejidad del procedimiento y del postoperatorio.
Contra

 Es considerado un procedimiento quirúrgico innecesario por tratarse mayormente de


un fin estético.
 Los dueños no quieren someter a su mascota a un “sufrimiento innecesario”.
 Los criadores de animales consideran muchas veces que la remoción del dedo
supernumerario es un gasto que no les corresponde y a veces ni se dan cuenta.

LAS CAUSAS PARA EXTIRPARLO

Sin lugar a dudas las complicaciones del dedo y los posibles accidentes dependerán de los
hábitos que tenga “Boby”. Ahora bien, si la idea es prevenir antes de curar… los veterinarios
recomiendan extirpar este miembro —que muchas veces es más de uno en una misma pata-
dentro de los 10 primeros días de nacido el cachorro ¿Las razones?:

 Mientras más pequeño más simple es el procedimiento.


 Los cachorro a esta edad tienen menos conciencia.
 El cachorro no sufrirá.
 Se disminuirá la posibilidad de infecciones, debido a que en este período el cachorro
duerme prácticamente las 24 horas, por tanto, no camina ni se lame.

Para tener en cuenta: No es imperativo extraerlo si el perro ya tiene más de seis meses y no
ha presentado dificultades como desgarro o encarnación de uña.

CONSECUENCIAS DEL DEDO SUPERNUMERARIO

 Desgarro: La principal consecuencias es el desgarro del dedo por poseer una


estructura débil (no es hueso).
 Encarnación: El médico veterinario, doctor Juan Ignacio Rica, advierte que, “la uña
del espolón jamás toca el suelo, por lo tanto, no se desgasta y se encarna”, punto que
es fundamentado también por el doctor Demarchi al señalar que la uña comienza a
crecer en forma circular; se entierra en la piel y produce cojera por dolor e la infección
de la zona, obligando a extraer “la garra”.

LA OPERACIÓN

Si el perro presenta problemas a causa de estos espolones, o se quiere prevenir posibles


complicaciones desde el nacimiento del cachorro, los especialistas recomiendan:

• Realizar la cirugía durante los diez primeros días de vida.

• Si el perro es muy inquieto conviene extirpar el dedo para evitar desgarros, que si son
graves, pueden desencadenar un sangramiento que puede conducir hasta a una anemia
aguda.

• Si la operación se hace cuando el cachorro es pequeño se usan anestésicos de corta


acción, porque hay que ligar pocas y pequeñas estructuras: una arteria, una vena y un nervio
y una desarticulación muy simple. La cirugía es corta, no dura más de 10 a 15 minutos. Pero,
si el paciente ya es grande, la cirugía involucra el mayor desarrollo de todas estas
estructuras, una mayor incisión y en el post quirúrgico conviene ponerle un collar isabelino
para impedir que se lama e infecte la zona.

• Como en cualquier intervención, el perro quedará con puntos que deben ser vigilados para
disminuir la chance de infecciones.

• Si el perro es operado dentro de los primeros días de vida, no tendrá conciencia del dolor y
ni siquiera necesitará puntos, pues se cerrará y cicatrizará sola la herida.

Para tener en cuenta: La operación debe ser realizada por un médico veterinario, ya que
sólo él podrá actuar en caso de ocurrir un imprevisto y salvaguardará la salud de su perro
con medidas reales de higiene. Si lo anterior no le basta, entonces piense en su perro ya que
sólo un Médico Veterinario podrá evitar que “Boby” sufra de más.

TECNICA OPERATORIA TRANSOPERATORIO EN CACHORROS DE DOS A CUATROS


DÍAS DE NACIDO.

a) Incisión con tijeras curvas o bisturí, mediante el corte deben quitarse la primera y la
segunda falanges.
b) La hemorragia se controla por medio de presión digital y se aplica un astringente.
c) la herida es tan pequeña que generalmente las suturas de la piel son innecesarias,
por lo que se la deja cicatrizar.

TRANSOPERATORIO EN PERROS JÓVENES Y ADULTOS


 Se aplica anestésico local alrededor del dedo accesorio.
 La uña del dedo se sujeta mediante pinzas de allis
 Se hace una incisión elíptica alrededor del dedo y el tejido subcutáneo se separa con
tijeras o bisturí hasta exponer la articulación metacarpofalangica.
 La arteria se liga con catgut crómico o poliamida.
 La primera falange se desarticula mediante tijeras o bisturí.
 Se sutura la piel con puntos separados, empleando naylon de calibre 3-0 utilizando
poliamida.

POSOPERATORIO EN CACHORROS DE DOS A CUATRO DIAS DE EDAD

No se aconseja utilizar vendajes; en caso de emplear grapas de Michel u suturas, se retiras


ocho días después de la operación.
POSOPERATORIO EN PERROS JÓVENES Y ADULTOS

Se aplica un vendaje ligero durante dos a tres


días, los puntos de sutura se retiran ocho días
después de la operación.

OBSERVACIONES
Generalmente se amputa el primer dedo cuando
el cachorrro tiene de dos a cuatro días de nacido,
la operación es poco cruenta y no requiere
anestesia.

Si el primer dedo no ha sido removido a edad


temprana se aconseja que el perro alcance más
de tres meses de edad para efectuar una
operación.
En los cachorros, secuestrar y seccionar el espolón con tijeras, desarticulando en la
articulación metatarso (carpo) falángica.

En los adultos, hacer una incisión elíptica alrededor de la base del espolón, diseccionar los
tejidos subcutáneos, y ligar el dorsal común y arterias axial palmar.

Hacer una incisión elíptica alrededor de la base del espolón. Si la garra tiene accesorios
óseos, se extienden la incisión en la piel de forma lineal hasta el metatarso falánqica o
metacarpiana conjunta.
Diseccionar el tejido subcutáneo los tejidos del hueso subyacente. Si es posible, ligar o
cauterizar el dorsal adecuado, arterias digitales, antes de la transección.

Con una hoja, se transecta los tendones y los ligamentos por encima de la primera falange.

Luego desarticular la articulación o transecto P1 con cortadores de hueso (recuadro).


Si el metatarso o cóndilo metacarpiano es prominente, eliminar con gubia.

Cierre la primera capa con un patrón enterrado intradérmica.

Tire longitudinalmente a lo largo de la incisión de la línea para ayudar a enterrar los nudos.
Cierre definitivo después de la colocación de suturas de la piel.

Aproximar el tejido subcutáneo y la piel con puntos de aproximación.