Está en la página 1de 5

Filosofía Oriental

AHC

Filosofía, 2019

Sobre la vacuidad (sunyata) del habla en Nagarjuna de Juan Arnau

Aunque intentamos hacer un acercamiento o estudio a una parte de la cultura


asiática: hinduista y budista, los lentes o los lenguajes que usamos como
instrumentos que tenemos a nuestro alcance y de mayor disposición, con que
construimos este trabajo tienen influencias de la filosofía occidental, ayudados por
el trabajo investigativo de Juan Arnau del que sacamos algunas citas textuales.

Así, a finales del siglo XIX en Europa Nagarjuna fue considerado un nihilista; a
mediados del siglo XX, bajo la influencia de la filosofía analítica, fue un lógico y un
escéptico. Y más recientemente, el post-estructuralismo y la deconstrucción han
orquestado nuevas interpretaciones de Nagarjuna en sintonía con sus
presupuestos. Como el insecto que se disfraza para sobrevivir y adopta la
apariencia de su entorno, la capacidad mimética del discurso de este monje del
siglo II para producir diferentes versiones de sí mismo (un sí mismo vacío) ha
resultado -asombrosa. (La palabra frente al vacío. Filosofía de Nagarjuna”. Por Juan
ARNAU, pág. 60)

La "manera de hablar" con la que el madhyamika disfraza su pensamiento lo hace


utilizar muchas máscaras, muchos disfraces; vivir en distintos reflejos. El
madhyamika puede reflejarse en el discurso del otro como nihilista, monista,
escéptico, absolutista, relativista o analista del lenguaje. No es casual que su modo
de pensar haya sido asociado con todas esas corrientes del pensamiento. Todas
estas asignaciones, todos estos esfuerzos por situar al madhyamika, son solo eso,
asignaciones creadas por el interlocutor. El madhyamika no las acepta, las
rechaza y se escabulle. (La palabra frente al vacío. Filosofía de Nagarjuna”. Por
Juan ARNAU, pág. 245-246)

El hombre y la cultura
Presuponiendo la implícita interrelación entre cultura, humanidad y realidad
(tattva). En este caso por cultura podríamos aceptar la definición del antropólogo
Tylor: como “aquel todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte,
la moral, el derecho, las costumbres, y cualesquiera otros hábitos y capacidades
adquiridos por el hombre.” Todo lo que el ser humano hace para adaptarse y
enfrentarse al mundo material y social. Por definición de hombre o humanidad, con
aproximación realista, lo que dijo Sartre: “Un hombre es lo que hace con lo que
hicieron de él”. Ya que nos parece que el 50% de lo que somos lo define la herencia
genética y cultural y el otro 50% nos toca “construirla o de-construirla” con las
decisiones que se toman en cada momento, con lo que uno hace o deja de hacer. Y
por realidad la verdadera realidad del mundo convencional (tattva). Se abre una
serie de posibles reflexiones, veremos algunas aproximaciones al pensamiento
oriental de Nagarjuna

Origen de la vacuidad la ilusión de la realidad

Para Nagarjuna es claro que la vacuidad no es ni la "Nada" ni un "Principio


trascendente". La vacuidad no quiere mayúsculas ni es algo que esté más allá de
los fenómenos, al contrario, es la característica misma de los fenómenos, la
textura de eso que llamamos realidad y que Nagarjuna prefiere llamar
ilusión (…)

La soteriología budista se reformulará, en otros términos, el camino budista ya


no es un camino de fugitivos. (que tratan de escapar del samsara), y el nirvana no
se concibe como "liberación" sino como "despertar", aquí y ahora. Esta idea
tendrá una enorme influencia en el ideal del hombre trazado posteriormente en el
mahayana. El bodhisattva ya no buscará escapar del océano de las existencias,
sino que surcará indefinidamente sus aguas en busca de seres a los que rescatar.
(La palabra frente al vacío. Filosofía de Nagarjuna”. Por Juan ARNAU, pág. 71-72)

El nirvana sólo admite una formulación paradójica, es aquello que ni se


obtiene ni se abandona, que ni permanece ni se destruye y que ni surge ni cesa. (La
palabra frente al vacío. Filosofía de Nagarjuna”. Por Juan ARNAU, pág. 239)
“no hay diferencia alguna entre samsara y nirvana" (MK: 25.19). Al principio creí
que había leído mal. La frase venía a decir que el nirvana no es distinto del mundo
del devenir. El ideal de la liberación del renacer (nirvana) y el mundo cambiante
de los fenómenos que nos ata a sucesivas reencarnaciones (samsara) son la misma
cosa. (La palabra frente al vacío. Filosofía de Nagarjuna”. Por Juan ARNAU, pág.
30)

Un antropocentrismo en el pensar

La cultura está dentro de lo que es el que hacer del ser humano, con este enunciado
parece lógico partir nuestra reflexión con premisas antropocéntricas. Faces por los
que la filosofía antigua de occidente, por su parte, habría transitado: cosmológica,
antropológica... antes de Platón y Aristóteles, tomando una distancia marcadamente
antropológica.

Como todo lo que el ser humano elabora de relevante se transmite lo hace por medios
más o menos originales: hay muchos idiomas unos distintos de los otros en su origen,
como también de las formas de escrituras.

La transmisión convencional de la cultura y del saber en el ser humano

Las tradiciones culturales orales y escritas juegan un papel fundante de un modo de


vida de un pueblo y en consecuencia de cada individuo.

Podríamos quedarnos con una impresión mentalizada: que los imperios se


construyen y desaparecen… las lenguas mueren, y así… también desaparece en algún
momento todo lo que existe, culturas y filosofías. En el intento de renacimiento
forzado y político de lo indígena y andino en Bolivia, la desventaja parece que se debe
a que no hay escritura y gramática propia como es el caso del chino, japonés, coreano,
árabe, hindú… y otras, una desventaja que le condena a acelerar su mutación y al
mismo tiempo a quedarse en la tradición oral a corto plazo de ser testificada por su
último hablante heredero de dichos dialectos como el quechua, el aimara, mapuche,
el uru y otros, al que la gramática prestada del español en el tiempo al parecer le
hace flaco favor porque ella la integra y asimila a su lógica bivalente, la aliena e
introduce la globalización.
Caso interesante es el sanscrito estudiado en la filosofía budista el que hace posible
el estudio actual que nos revela y esconde su manera de pensar, que puede trastocar,
de cierta forma, la manera de pensar tradicional de occidente: "Si se diera la
identidad entre la palabra y su objeto, la palabra fuego quemaría en la boca. Si
se diera su diferencia, el conocimiento no sería posible" (“La palabra frente al
vacío. Filosofía de Nagarjuna”. Por Juan ARNAU, pág. 78)

La palabra estaría vacía de contenido esencial, y a la vez designaría una


relación haciendo posible su comprensión que a su vez sería una ilusión convenida
entre los hablantes del mismo idioma.

La posición del ser humano desde distintas coordenadas

El ser humano es un ser vivo único en su género a pesar de sus limitaciones y


diferencias. En el mundo alcanzó muchas construcciones los que le permitieron
comprender y cuestionar mejor su puesto en el cosmos (Max Sheller).

En el interés por los diferentes fenómenos el ser humano se localiza en distintos


niveles y entornos más o menos amplios, al ser temas del quehacer humano parece
haber alternativas enfocadas desde las distintas coordenadas a donde ha llegado el
mismo ser humano. Una de ellas sería la visión tipificada de lo humano como
proyección (su porvenir, Max Sheller).

Algo construido también el pensamiento de Nagarjuna donde lo humano es futuro


no esencia es un porvenir que se va haciendo. Como también se va construyendo la
realidad no revelando. Una verdad convencional abierta paradójica y creativa,
realidad ya dada y por hacer, heredada y recreada en las culturas

El motor de la dramatización del yo que Nagarjuna lleva a cabo no es ya la vieja


cuestión del sufrimiento, sino la indeterminabilidad del mundo en el que
vivimos. Así, he intentado ver en su obra una narrativa antes que una filosofía. Una
"manera de hablar", una retórica y un estilo antes que un sistema teórico o un
edificio conceptual donde todo encaja. Esa retórica es indisociable de una "manera
de mirar" y toda una serie de tecnologías del yo destinadas a lograr lo que los
budistas consideraban más estimado o valioso. He adoptado la idea de que la
narrativa es un modo de conocer primario y me he dejado guiar por la que
considero la mejor definición concisa de lo que es una narrativa: "aquello que se
ocupa de las vicisitudes de la intención" (Bnmer). Esto me ha llevado a ver cómo
los textos de Nagarjuna derivan del pragmatismo (lo que uno intenta hacer con un
texto) hacia el constructivismo (las realidades que el texto crea). (La palabra frente
al vacío. Filosofía de Nagarjuna”. Por Juan ARNAU, pág. 295 )

Bibliografía

https://www.budismolibre.org/docs/libros_budistas/Arnau_Juan%20_La_Palabr
a_Frente_Al_Vacio.pdf