Está en la página 1de 6

6 PASOS PARA CONVERTIR

TUS DESEOS EN ORO.


Le llamamos Los seis pasos para convertir los deseos en oro. Es
un entrenamiento de mentalidad correcta basado en la filosofía
de Napoleón Hill que se encuentra en su libro “PIENSE Y
HÁGASE RICO”. Para que funcione este ejercicio, lo más
importante es que lo escribas en este capítulo y luego seguir el
plan diario sin falla y con mucha disciplina.

1) Define exactamente lo que tú quieres.


Me refiero a la cantidad de dinero que quieres ganar
exactamente, porque el dinero es una herramienta. ¿Cuánto
quieres? Escríbelo. Mi primera meta eran $20,000 dólares al
mes. Y escribe para qué y por qué los quieres, una razón fuerte,
que te emocione verdaderamente, que te haga llorar de
emoción… Un viaje, una experiencia, una memoria, ayudar a tus
papás, ayudar a tus hijos, borrar esas imágenes de dolor porque
algo que no les puedes dar. La vida que quieres tener en pareja
siempre es una de las motivaciones más fuertes.

Algo que quieras para ti mismo, escríbelo. Recomendación, que


sean al menos cinco cosas o situaciones, sé lo más específico y
detallado que puedas.

¿Qué quiero? ¿Cuánto quiero?


¿Por qué lo quiero?

2) ¿Qué vas a dar a cambio?


El segundo paso trata de sacrificio ¿Qué vas a sacrificar?
Tiempo, dinero, esfuerzo. ¿Cuánto tiempo a la semana? ¿Cuánto
dinero al mes? Domingos, ¿Cuántos domingos al mes? Tiempo
de cine, de deportes, de tv, de novelas. ¿Qué vas a hacer
específicamente con el tiempo? Dinero, tiene que haber una
inversión. No hay oro sin sacrificio. Es importante que lo definas,
porque vas a ir a tu casa y vas a explicarle a tu familia que vas a
pagar un precio, que vas a hacer un sacrificio a cambio de todos
los sueños que quieres lograr. Y debes de hacer un compromiso
contigo y con tu familia, firmarlo y cumplirlo.

¿Qué voy a dar a cambio?


¿A qué me comprometo?

3) ¿Cuáles son tus metas?


O tienes metas definidas o trabajarás para alguien que si tiene
metas. La gente más exitosa tiene metas, las debes de escribir,
mes tras mes. Como cuando quieres adelgazar y vas al gimnasio,
normalmente te dan un plan mensual con tus metas de peso y
talla. Con el dinero es lo mismo. Tu meta debe de especificar qué
cantidad de dinero quieres ganar mes a mes, por los próximos 18
meses.
Bob Proctor hace la siguiente pregunta y cualquier mentor serio
te lo va a preguntar: ¿Cuánto ganaste el año pasado? ¿Cuánto
vas a ganar este año? Lo hacen porque quieren medir tu
termostato financiero, es tu punto de partida para que
establezcas tus metas por los próximos 18 meses.
¿Cuáles son mis metas financieras?

4) Plan de acción.
En el negocio de redes es muy sencillo, 3 presentaciones diarias,
5 contactos diarios. Es un plan de acción de tiempo completo.
Medio tiempo, una presentación diaria, 3 contactos diarios. ¿Ya
tienes una agenda? Debes de tener una agenda, hacer un
horario y agendar tu plan de acción durante tu día. Trabajo
enfocado a tus metas, a tus sueños. Diario, diario, sin fallar… Esa
es la clave.

¿Cuál es mi plan de acción?


5) Escribe el decreto.
El decreto es una frase que debes inciar de esta manera: “Estoy
tan feliz y agradecido ahora que yo soy…” Todo lo que escribas
después del yo soy se crea. Y lo dices en presente, le estás dando
una instrucción a tu mente, porque ya es un hecho que se
realizará. Debes crearlo en tu mundo interno, antes de que se
exprese en el mundo externo. Recuerda sentir tu decreto; la
orden debe de ser a tu mente y a tu corazón al mismo tiempo, tu
atraes lo que piensas y sientes. Este hábito va a tardar 30 días
aproximadamente en crearse. Cuando lo digas, cierras tus ojos y
lo repites internamente, siente como lo estás viviendo, emo-
ciónate y celébralo.

Mi decreto:
6) Decirlo 100 veces.
Eso me dijo mi mentor pasado y le hice caso, repetí (y lo sigo
repitiendo) mi decreto 100 veces diarias. Lo escribí en una tarjeta
y lo traigo siempre en mi cartera, te aconsejo que hagas lo
mismo.
Recorta una tarjeta, escribe tu decreto, y tráela siempre contigo.
Descarga gratis en la siguiente página que incluye la tarjeta.

MI FIRMA

MI DECRETO: