Está en la página 1de 4

REPUBLICA DE CHILE

MINISTERIO DE SALUD
DPTO. ASESORIA JURIDICA
Mmh.

REGLAMENTO SOBRE CASAS DE REPOSO,


ASILOS Y OTROS ESTABLECIMIENTOS
SIMILARES

DECRETO N° 334 DE 1983

Publicado en el Diario Oficial de 27 de octubre de 1983

Nota:
-Decreto N° 2601/94, publicado en el Diario Oficial de 09.12.94,
deroga el Decreto N° 334/83, en lo que se refiere a los
establecimientos de larga estadía para adultos mayores.

Posteriormente, el Decreto 2601/94, fue derogado por el Dto.


134/05, publicado en el Diario Oficial de 15.03.06, que aprueba el
Reglamento de Establecimientos de Larga Estadía para Adultos
Mayores.
REPUBLICA DE CHILE
MINISTERIO DE SALUD
DPTO. ASESORIA JURIDICA

REGLAMENTO SOBRE CASAS DE REPOSO, ASILOS Y OTROS


ESTABLECIMIENTOS SIMILARES

N° 334

Publicado en el Diario Oficial de 27 de octubre de 1983

SANTIAGO, 6 de septiembre de 1983.-

VISTO: lo dispuesto en los decretos supremos


N°s. 161, de 6 de agosto de 1982, y 194, de 10 de agosto de 1978, ambos del
Ministerio de Salud y en los artículos 2°, 9°, letra c) y 129, del decreto con fuerza
de ley N° 725, de 1968, que aprobó el Código Sanitario y las facultades que me
confiere el artículo 32 N° 8 de la Constitución Política del Estado,

DECRETO:

Apruébase el siguiente reglamento sobre


hogares de ancianos, casas de reposo, asilos, hospicios y otros establecimientos
similares.

Artículo 1°.- El presente reglamento se aplicará a todos aquellos establecimientos


a que se refiere el artículo 2° del decreto supremo N° 161, de 6 de agosto de
1982, del Ministerio de Salud, que aprueba el reglamento de hospitales y clínicas
privadas.

Art. 2°.- Los establecimientos o centros destinados a la atención de personas


cuya condición física o mental demande cuidados permanentes, sin presentar
patologías que exijan control médico, procedimientos de apoyo clínico, tratamiento
oral o parenteral permanentes, continuos o discontinuos, deberán disponer de una
planta física que cumplirá a lo menos con los requisitos establecidos en los
artículos 5° a 11, 15, inciso primero, 18 y 21 a 27, todos inclusive, del decreto
supremo N° 194, de 10 de agosto de 1978, del Ministerio de Salud que aprobó el
reglamento de hoteles y establecimientos similares, sin perjuicio de lo cual
deberán contar con áreas destinadas a la recreación y al esparcimiento.

Los espacios destinados al servicio de alimentación deberán cumplir las


condiciones higiénicas y sanitarias que aseguren una adecuada preparación,
manipulación y consumo de los alimentos.
Art. 3°.- Los establecimientos a que se refiere este reglamento deberán, para su
funcionamiento, ser aprobados por la autoridad sanitaria, a cuya inspección
quedarán también sometidos.

Art. 4°.- La dirección de estos establecimientos estará a cargo de un director


responsable ante la autoridad sanitaria, quien velará por el cumplimiento de los
aspectos técnicos y de funcionamiento del mismo.

Art. 5°.- Deberán contar, asimismo, con el personal idóneo, en número suficiente
para satisfacer, en forma permanente y adecuada, la atención de los internos.

Art. 6°.- Aquellos establecimientos que reciban personas portadoras de problemas


de salud, que requieran control y/o tratamiento médico, deberán, sin perjuicio de
las exigencias señaladas en los artículos precedentes, cumplir los siguientes
requisitos:

a) Una sala de aislamiento, con capacidad máxima para dos personas, por
cada 50 asilados.
b) Auxiliar de enfermería en forma permanente en una proporción de 1 por
cada 25 asilados.
c) Enfermera universitaria a tiempo completo por cada 50 internos, o media
jornada diurna, por cada 25 pacientes.
d) Un médico cirujano de llamada para casos de emergencia.

Art. 7°.- La autorización sanitaria corresponderá otorgarla al Director del Servicio


de Salud en cuyo territorio de competencia esté ubicado el establecimiento, a
excepción de la Región Metropolitana, en la que dicha autorización será otorgada
por el Servicio de Salud del Ambiente de la Región Metropolitana. En el caso de
los establecimientos a que se refiere el artículo anterior, esta autorización será
siempre otorgada por el Director del Servicio de Salud, cualquiera sea el territorio
en que se encuentren ubicados.

Art. 8°.- Para los efectos de obtener dicha autorización, el interesado deberá
presentar una solicitud en la que deberá indicar la ubicación y nombre del
establecimiento y acompañar todos los antecedentes que sean necesarios para
acreditar el cumplimiento de los requisitos exigidos en los artículos precedentes,
según corresponda.

Art. 9°.- El Director del Servicio respectivo dictará una resolución aprobando o
rechazando la solicitud, dentro de un plazo de 15 días contados desde la fecha de
su presentación.
La resolución denegatoria deberá ser fundada y copia de ella se remitirá al
Ministerio de Salud.

Si transcurrido el plazo señalado, el Servicio de Salud no ha emitido


pronunciamiento, se entenderá aprobada la solicitud, debiendo dictarse la
correspondiente resolución aprobatoria.

Al mismo procedimiento señalado en los incisos anteriores se sujetarán las


solicitudes de cambio de ubicación o traslado.

Art. 10.-El presente reglamento entrará en vigencia treinta días después de su


publicación en el Diario Oficial, fecha en que quedará derogado el decreto
supremo N° 638, de 25 de abril de 1945, del Ministerio de Salubridad, Previsión y
Asistencia Social, que aprobó el reglamento sobre casas de reposo y sanatorios
para tuberculosos, así como cualquier otra norma, instrucción o disposición
contraria o incompatible con las contenidas en el presente reglamento, que sean
de igual o inferior jerarquía.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Las casas de reposo, asilos y demás establecimientos reglamentados en el


presente decreto supremo, que se encuentren actualmente en funcionamiento no
requerirán de nueva autorización sanitaria para continuar operando.

No obstante lo anterior, los establecimiento que no cumplan con los requisitos que
se señalan en este reglamento, deberán satisfacer dichas exigencias dentro del
plazo de 6 meses, contados desde la fecha de publicación del presente decreto
supremo.

Anótese, tómese razón, comuníquese, publíquese e insértese en


la recopilación de reglamentos de la Contraloría General de la República.-
AUGUSTO PINOCHET UGARTE, General de Ejército, Presidente de la
República.- Winston Chinchón Bunting, Ministro de Salud.