Está en la página 1de 6

Unidad 1: Actividad 2 - Desarrollo paso 2, 3 y 4 de ABP

Individual

Presentado por
Sindy Jimena Triana Rodríguez
Código: 1072749096

Tutor
Carlos Patiño Muñoz

Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD


Escuela de ciencias sociales artes y humanidades ECSAH
Guaduas Cundinamarca
27/09/2018
Actividades a desarrollar
De manera Individual:
1. Realizar la lectura de los contenidos de la Unidad 1:
Las Ciencias Sociales como Eje Transversal del Trabajo Científico. Pág. 188-194.
Nuevas perspectivas en la investigación social hoy: anhelos, dificultades y
posibilidades. Estudios sobre las culturas contemporáneas, pág. 109-125.
2. Elaborar un resumen de 3 páginas que integre los 2 contenidos.
Resumen de los 2 contenidos
Hemos destacado especialmente que un buen conductor de grupo no aplicará el
conocimiento de la estructura, los procesos y las técnicas como recetas que hay que
seguir sin prestar atención a las características que hacen que cada grupo sea único. La
práctica de la dinámica de grupos supone el análisis y la conducción del grupo
atendiendo a las características de éste: hay que tener una especial sensibilidad para
analizar la estructura y los procesos del grupo concreto.
Las prácticas que hemos seleccionado por su relevancia son: los grupos terapéuticos, los
grupos de apoyo en línea, la práctica de los grupos de diálogo, los grupos maduros, el
rendimiento de los equipos por proyectos, la práctica PROMOD, los grupos de decisión
en línea, las comunidades de práctica informales, las comunidades de práctica formales
y los grupos presenciales de conocimiento distribuido socialmente.
Es importante que, a pesar de que una comunidad de práctica se inserte en una
organización, los miembros que forman parte de ella puedan autogestionarse
encontrando vías para el aprendizaje y la acción profesional. En este sentido, una
comunidad de práctica no se puede limitar únicamente a un espacio para compartir
documentos de trabajo, sino que hace falta que los miembros de la comunidad de
práctica dispongan de un espacio en línea para aportar conocimiento intercambiando
dudas, comentarios, sugerencias, propuestas, experiencias profesionales, etc. En este
sentido, la figura de los e-moderadores de las comunidades de práctica del programa
"Compartimos" debe permitir esta dinamización. Por lo tanto, el facilitador que la
organización asigne en las comunidades de práctica institucionalizadas debe fomentar la
participación de los miembros de la comunidad y poner a disposición del grupo las
herramientas para la autogestión del grupo, recordando que una comunidad de práctica
ha de abrirse al exterior de la organización y alcanzar los objetivos de aprendizaje y
acción. Las comunidades de práctica institucionalizadas suelen ser más dinámicas si
aprovechan sinergias ya establecidas entre los profesionales.
Desde la teoría de las comunidades de práctica se mantiene que este cambio más
profundo que debe afectar al discurso teórico de los docentes, pero también a su práctica
diaria tiene mayor probabilidad de darse si la práctica del grupo no se limita a la
institución educativa.
Un equipo de trabajo suele contar con conocimiento distribuido socialmente y
conocimiento no compartido. Varias son las situaciones grupales en las que el conductor
tendrá el objetivo de hacer emerger este conocimiento compartido; por ejemplo, en un
curso de formación continua para trabajadores de una organización. A continuación, os
proponemos una actividad para hacer emerger el conocimiento distribuido socialmente
en un grupo presencial.
En este sentido, son varias las prácticas de los grupos que el educador puede desplegar
para que el alumnado construya o consolide unos determinados contenidos o bien para
que el docente pueda evaluar los resultados del aprendizaje. Las llamadas técnicas
relativas a los contenidos son un ejemplo de ello (Fabra, 1992); son técnicas destinadas
a observar si han sido construidos unos determinados contenidos por parte del alumno y
suelen contener prácticas de cooperación intergrupal y de competición intergrupal.
En relación con este último punto, los defensores de estas prácticas consideran que, si
bien estimulan la competición entre los subgrupos, también favorecen la cooperación
intragrupo, es decir, favorecen la identidad del subgrupo, habitúan a los estudiantes a
interaccionar adaptándose mutuamente a las peculiaridades de los otros, poniendo en
común las habilidades de los otros miembros y colaborando en una meta común.
Nosotros consideramos que hay que hacer uso de estas prácticas considerando el efecto
de la competición para superar las desventajas que la competición comporte.
Todos somos uno y del vacío surge la creación, dos cuestiones directamente
relacionadas con la investigación: interrelación y conocimiento. Según la cuántica el
observador modifica lo observado e incluso lo crea, y si eso es física ¿qué no harán los
humanos sujetos de estudio en la investigación social al ser observados? ¿qué no le
pasará al observador también observando y siendo observado? ¿quién observa a quién?
La ingenuidad, la inseguridad, la vacuidad, caminar sin mucho equipaje para sentir,
curiosear, oír, ver y reflexionar es clave a la hora de la investigación afirman las
epistemologías contemporáneas. Vaciarse para llenarse, no pensar para sentir, no sentir
para ser. Porque si estamos llenas lo nuevo visto lo encajaremos en los viejos moldes,
paradigmas científicos, discursos políticos, creencias religiosas, los antiguos conceptos
atraparán y opacarán las infinitas posibilidades de la vida y del universo.
Somos seres sociales, humanos y biológicos, relacionados con otras personas, y es que
no existe lo humano fuera de la sociedad, afirman. La realidad es una explicación en el
acto mismo de observar, esto es, observar implica explicar, pero observar también es
una experiencia, ambas cuestiones no son en modo algún indisociable.
Dentro de la experiencia de observar es que se da el momento de reflexionar, explicar o
hablar que señala Maturana (2009), aquí añadiríamos también comprender (Morin,
1999b). Según el anterior autor se remarca la importancia del lenguaje sin el cual no
podemos referirnos a nosotros/as mismas, la intervención emocional, así como las
conversaciones al ser seres humanos interactuantes y con lenguaje. Según el último
pensador el conocimiento depende de condicionantes físico-bio-antropo-social-culturo-
históricos de producción y también de condiciones sistémico-lingüístico-paradigmáticas
de organización.
Hoy, creo, estamos, desorientados/as entre dos perspectivas, como se apuntó.
Prisioneros de juicios de quien sí sabe desde la tradicional mirada y de señalamientos de
los/as nuevos apóstoles de los paradigmas emergentes (Sousa Santos, 2009), Pero
también anhelamos nuevos enfoques y posibilidades, acercándonos a una visión
diferente y fresca no sólo de la investigación sino de la vida misma, e intentando aunar
lo mejor de dos mundos, el pasado conocido e imaginario y el futuro imaginado y
desconocido, en un presente inasible, invisible, inaudible pero existente. ¿Existente? Sí,
en el aquí y ahora, en lo que “somos”, no en lo que “creemos o nos han dicho que
somos”, en el darse cuenta, no en la historia que los otros y la mente te cuentan. ¿Qué
seríamos sin nuestra historia? (Katie, 2006). Nuestra historia personal es un saco de
emociones y pensamientos que cargamos con apego y a los cuales nos aferramos e
identificamos.
Considerar el diálogo como espacio de reflexión donde aparece el conocimiento de sí,
del otro, de la relación, donde hay un encuentro afectivo y corporal, además de verbal.
Hablar-con-el-otro-intercambio-horizontal-recíproco. Sin llegar a la equidad pero
pretendiéndolo, sabiendo que la producción de conocimiento es un acto ético no sólo
cognitivo y político.
La percepción es una forma de pensamiento, depende de creencias y condicionamientos,
tiende a corroborar creencias, lo que inconscientemente creemos es lo que percibimos
muchas veces, a veces incluso sólo lo conocido podemos ver, olvidando nuestro poder
creativo, y eso sirve también para los experimentos científicos, no sólo para los estudios
sociales o la vida cotidiana.
La investigación social es mucho más de lo que creemos, de lo que nos han dicho, de lo
que pensamos o sentimos, la investigación no es arte ni ciencia es una aventura
(Fernández Poncela, 2012b). Y la aventura consiste –como decimos– en investigar
desde la conciencia y desde el corazón. Abrirse a nuevos enfoques, pero y también, a
nuevos temas desde miradas nuevas.
Referentes bibliográficos
Baca-Villarreal, M. m. (2014). Las Ciencias Sociales como Eje Transversal del Trabajo
Científico. (Spanish). Revista Daena (International Journal Of Good Conscience), 9(3),
188-194.
Recuperado de:
http://bibliotecavirtual.unad.edu.co:2048/login?url=http://search.ebscohost.com/login.as
px?direct=true&db=hus&AN=116281280&lang=es&site=ehost-live
Fernández Poncela, A.M. (2015). Nuevas perspectivas en la investigación social hoy:
anhelos, dificultades y posibilidades. Estudios sobre las culturas contemporáneas,
21(42), 109-125.
Recuperado de:
http://bibliotecavirtual.unad.edu.co:2051/login.aspx?direct=true&db=a9h&AN=111199
831&lang=es&site=eds-live