Está en la página 1de 21

UNIVERSIDAD YACAMBÚ

ESTUDIOS A DISTANCIA
LICENCIATURA EN PSICOLOGIA.

CAPITULO I, II, Y PARTE DEL III


INTRODUCCIÓN A LA INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

DATOS
1. Alumno: Anthony Loyo
2. EXP: HPS161-00310V
3. Materia: (TPI-1253)
4. Sección ED02D0V 2019-2.
5. Facilitador: Prof. Rafael Alberto Rodríguez Bravo

CARORA-2019

1
INTRODUCCIÓN

La salud debe ser considerada un guión común y como la mayor base fundamental
para el desarrollo de la humanidad. Es entonces, la participación activa de hombres y
mujeres de cada comunidad en particular, calificados en la planificación, con metas
precisas y concretas, para mantener y conservar el derecho de vivir y disfrutar de salud
optima.
Es por ello, que la educación, prevención, detección, tratamiento y rehabilitación es
un derecho legal emendado en la Constitución Bolivariana de Venezuela, y que deben ser
practicados por las entidades e instituciones públicas y privadas para el beneficio del
individuo, comunidad y población para el goce de las mejores condiciones de salubridad,
tanto físico, mental, psicológico, social y económico.
Para el contenido de esta investigación, se abordó el tema del Apoyo Emocional
que le proporciona el profesional de enfermería a sus pacientes, en este caso en particular
a los ancianos de la Casa Hogar San José de Carora en el Municipio Torres. Con lo que se
logra que éste tenga una recuperación satisfactoria o una estadía con confort y armonía.
Dentro de la difícil tarea de la investigación, se trata de realizar una evaluación de
los factores determinantes para abordar el trato que debe recibir todo paciente o usuario
por parte de las personas que le permiten el restablecimiento, recuperación o equilibro de
su salud integral.
Ahora bien, con la finalidad de organizar este trabajo, se ha estructurado en la
siguiente forma: inicialmente el planteamiento del problema, posteriormente los objetivos,
la justificación, las limitaciones, la situación contextual, el impacto social, el enfoque
metodológico, la factibilidad y vialidad, los recursos

2
CAPITULO I

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Actualmente, es común escuchar que parte de la solución de los problemas personales


más frecuentes se encuentra en el brindar un mayor apoyo emocional a la persona que se
haya en la situación difícil. Al oír esto, muchos entienden esto del dar apoyo emocional a
alguien como: el tratar de complacer en casi todo lo que se pide, comprarle cosas bonitas,
pasar más tiempo con la persona que requiere el apoyo o con el decirle lo mucho que se le
quiere, pero cuando los psicólogos hablan de apoyo emocional por lo general se refieren a
algo más básico, que poco tiene que ver con el dinero o las palabras en sí mismas, según
Manrique (2008) apoyo emocional “es el contacto emocional que tiene alguien, en su forma
más original y nutritiva, con otro ser humano”.
En toda sociedad, el cuidado de los adultos mayores, de la familia, aún cuando éstos
llegan a presentar limitaciones y enfermedades, con su carácter y sus obsesiones o
necedades, representa un verdadero reto sobre la atención adecuada que se les debe
proporcionar debido en gran parte a la reciprocidad que nos merecen. Según Rojas (2009)
“es perfectamente conocido a lo tradicionalista de nuestra familia y afortunadamente no
nos hemos comportado como lo hacen las sociedades de otros lugares del mundo y
conservamos a nuestros adultos mayores en casa”. El autor expone que a pesar de los
cambios que esta decisión acarrea para toda la familia; se busca dejar de atender a una
persona cuando ésta es dependiente para la realización de sus actividades diarias.
Ahora bien, al hablar de apoyo emocional se hace referencia a entrar en contacto con
las emociones básicas que definen al ser humano como individuos y como miembros de la
especie humana, es decir, a aquel tipo de relaciones más simples que se originan en el
interior de las familias, grupos tribales o clanes y que deberían mantenerse o ampliarse en
agrupaciones sociales más grandes o complejas.
De acuerdo a lo anteriormente planteado, el Consejo Legislativo del Estado Lara
decreta la “Ley de Protección al Adulto Mayor” en el año (2005), que tiene como propósito
fundamental la protección de los derechos del larense en su etapa de adulto mayor, cuyos

3
objetivos básicos son; mejorar sus condiciones generales de vida, garantizar su acceso y
atención en los servicios de salud y asistencia social; impedir su discriminación o
segregación, promover su vinculación con las nuevas generaciones, propiciar su
integración a centros productivos y crear una cultura de previsión y cuidado a su persona,
así como proporcionarles apoyo para que cuenten con nuevas oportunidades de educación
y capacitación.
Al respecto, en el estado Lara, la Fundación Social del estado Lara (FUSEL), es la
organización regional encargada de garantizar a los adultos mayores larenses una atención
integral, a través del diseño de políticas y programas dirigidos a satisfacer las necesidades
básicas de este grupo etario, a su vez, coordina y evalúa estas políticas y programas, con el
fin de brindar servicios de calidad y dignos de la población longeva. Esta fundación abarca
al Municipio Torre y a todas sus parroquias como la Trinidad Samuel. Sin embargo, existen
instituciones sociales donde son albergados los adultos mayores y que dependen de los
subsidios del gobierno o ayudas de los familiares de los adultos mayores que pertenecen
en estas.
Dentro de las instituciones que existen en la Parroquia Trinidad Samuel están las
Casa Hogar San José, que es de gran apoyo para el cuidado de los adultos mayores que
están en condiciones de vulnerabilidad, abandono o casos en los que sus familiares no
pueden cuidar de ellos. Cabe recalcar que en este tipo de problemáticas es importante la
intervención de profesionales de Psicología.
Al respecto, su actividad profesional en múltiples y diversas áreas profesionales y
ámbitos de desempeño siendo una profesión centrada en la conducta. Detecta y reconoce
las problemáticas sociales y diseña estrategias de acción de cara a modificar la conducta a
través de la relación de ayuda a las personas en un proceso de empoderamiento y
prevención de disfunciones y la dinamización de recursos institucionales y comunitarios,
con la finalidad última de aumentar el bienestar. Surge de los ideales humanistas y
democráticos, y sus valores se basan en el respeto a la igualdad, libertad y dignidad de todo
ser humano siendo los derechos humanos y la justicia social los elementos constitutivos de
la motivación y justificación de su ejercicio profesional.

4
De acuerdo a lo anteriormente planteado, visitar al Asilo de Ancianos San José de
Carora, donde contrariamente a lo que debiera ser la evolución de la especie humana, no
se ha llegado a consolidar la base emocional del desarrollo de las relaciones humanas; esto
quizás debido a que en la mayoría de las sociedades modernas predominan la
"monitorización" de las relaciones, metas y valores, la sobrepoblación, el sub empleo y la
crisis de la familia como institución.
La Casa Hogar San José de Carora está ubicada en la calle Bolívar de la ciudad de
Carora, en la zona comercial de esta ciudad. Posee todos los servicios públicos y es una
institución que alberga a un aproximado de 80 ancianos en estado de abandono, reclusión
voluntaria, soledad familiar, entre otros. Todo esto con causas como la del deterioro de la
habilidad de comunicarse emocionalmente de una manera efectiva con las personas y su
familia, lo que han desnaturalizado las maneras de relacionarse, dando lugar a la angustia,
el dolor y vacío existencial.
Resulta conveniente entonces el revisar las bases emocionales de las relaciones y de
la comunicación efectiva: Muchos han olvidado que las emociones están presentes desde
el momento del nacimiento, incluso antes. No necesitan ser aprendidas y se hallan muy
relacionadas a la supervivencia del individuo y la especie. Así encontramos como
emociones básicas individuales al miedo, la ira, el impulso sexual y el gozo.
En vista de esta situación antes planteada y que viven los ancianos del Asilo San José,
se toma la iniciativa de proponer la implementación de un Programa de Actividades para
controlar y eliminar en lo posible las tendencias a que estos adultos mayores entren en crisis
o en una situación en la que peligra su supervivencia, por sentir que ha perdido el camino
que le conducía a la satisfacción de sus necesidades fundamentales, es decir, no logra tomar
conciencia y control de sus propias emociones y no consigue comunicarse emocionalmente
con los demás de una manera eficaz.
En este sentido, para mantenerse en una sociedad sana y equilibrada, el ser humano,
no debe confundir lo que es la aceptación a la persona con la aceptación o cuestionamiento
de sus acciones. El hombre, como ser humano que desea mejorar su condición actual, es
digno de toda aceptación y respeto. Lo que es motivo de revisión y replanteamiento son

5
algunas actitudes y comportamientos que le hacen sufrir de alguna manera o que producen
sufrimiento a otras personas.
En cierta manera esta aceptación se asemeja a la "misericordia" dentro de su
acepción cristiana u oriental, es decir, como un absoluto respeto y aceptación de la
búsqueda de la felicidad y por el derecho a buscarla. El cristianismo y el budismo coinciden
como filosofías de vida en la aceptación y amor por la persona que busca ser feliz (en su
comunión con la divinidad), reservando la orientación y cuestionamientos a la conducta de
la persona en su búsqueda, mas no así por la persona misma, pues esta siempre es aceptada
y amada.
Lo anteriormente planteado, induce a pensar que este análisis breve sobre el apoyo
emocional no se está produciendo de forma marcada entre los ancianos que permanecen en
el Asilo de ancianos San José de Carora. Lo que plantea la necesidad de ayuda por parte
del profesional de enfermería como lo es en esta oportunidad.

Objetivos

Objetivo General
Determinar la incidencia del apoyo socioemocional prestado al adulto mayor de la
Casa Hogar San José de Carora y conocer sus necesidades.

Objetivos Específicos
Diagnosticar la necesidad del apoyo socioemocional al adulto mayor de la Casa
Hogar San José de Carora.
Planificar acciones para la práctica del apoyo emocional por parte del estudiante de
psicología en el adulto mayor de la Casa Hogar San José de Carora.
Ejecutar acciones de apoyo emocional por parte de la investigación psicológica en
el adulto mayor de la Casa Hogar San José de Carora.
Evaluar los resultados sobre la práctica de acciones de apoyo emocional en el adulto
mayor de la Casa Hogar San José de Carora

6
Justificación
Si bien las emociones son respuestas automáticas y no requieren de aprendizaje, la
manera como se expresa el ser humano las emociones y el uso que se hacen de ellas son
aprendidas y moldeadas en la familia. La madre es la primera y principal fuente de
aprendizaje y moldeamiento de expresión de las emociones.
La expresión de las emociones inicialmente es directa, no verbal y ajena a los
aprendizajes: el bebe ríe, llora, grita como respuesta emocional a lo que siente. Esta pureza
y correspondencia exacta de la expresión y la emoción se va modificando de acuerdo a la
relación que se establece con la madre.
Sin embargo, la necesidad de aceptación y filiación en el sujeto y la primera fuente
de satisfacción de las mismas estarán en personas más allá de los padres, en profesionales
de medicina, enfermería u otra rama social. Si esta necesidad no es atendida
convenientemente, difícilmente se alcanzará un desarrollo biopsicosocial adecuado. Es por
ello que abordar esta problemática en el Asilo de Ancianos San José de Carora, contribuirá
a la práctica constante de acciones que promuevan el apoyo emocional que tanto necesitan
estos adultos mayores.
Por otro lado, se debe considerar que la cultura popular habla del amor
incondicional, de la aceptación y cuidado a que todos estamos sujetos para dar y recibir.
Sin embargo, en la realidad todos los seres humanos tienen la necesidad de experimentar
amor, aceptación, orientación y protección de quien pueda proporcionarlo, para ello el
profesional de la Psicología ejecuta este tipo de acciones.

Limitaciones
Para desarrollar el presente proyecto sólo se plantean como limitaciones aquellos
hechos fortuitos que puedan surgir y que sean de difícil control. De lo contrario, no se
definen limitaciones algunas al respecto.

7
CAPITULO II

MARCO REFERENCIAL

Antecedentes
Luego de la revisión de material bibliográfico referente a la temática de asistencia
a los adultos mayores por medio de actividades de apoyo socioemocional, se reseñan a
continuación algunas experiencias y estudios efectuados a nivel nacional con la finalidad
de conformar un cuerpo lógico y coherente, de antecedentes que permitan fundamentar los
objetivos de esta investigación.

En su Proyecto Comunitario titulado Incidencia del Apoyo Emocional en el Adulto


Mayor del Asilo de Ancianos San José de Carora, tuvo como objetivo general Determinar
la incidencia del apoyo emocional en el adulto mayor de la Casa Hogar San José de Carora.
Tomó como población a un número de 30 adultos mayores a los que les aplicó técnicas de
distracción, relajación y orientación en beneficio de su tranquilidad emocional, desarrollo
de emociones sanas y de compartir.
Concluyó esta autora en su trabajo que los adultos mayores requieren de atención
esmerada por ser seres que pierden poco a poco sus capacidades físicas y mentales, y
muchas veces son apartados por estas razones, que son plenamente erradas, ya que como
puede observarse los adultos mayores siempre serán parte de nuestra vidas y de nuestra
propia fisionomía. Todo lo anterior da como aporte a la investigación en cuestión el
cuidado que debe recibir un adulto mayor bajo los aspectos de la consideración y
concientización de esta idea.
Asimismo, Álvarez (2009) en su Proyecto Comunitario titulado “Atención socio
emocional dirigida al adulto mayor de la Casa Hogar San José de Carora por medio de
actividades de recreación”. Presentado para optar al título de bachiller en Ciencias del liceo
madre Emilia Carora, tuvo como objetivo general Aplicar actividades de recreación para
apoyar emocionalmente a los adultos mayores de la Casa Hogar San José de Carora. En la

8
misma se tomó como población a 35 adultos mayores a los que se les realizaron actividades
de recreación (compartir, actos culturales, entre otros).
La autora concluyó que su investigación generó grandes beneficios biopsicosociales
en la existencia de estos adultos mayores institucionalizados en esta casa hogar. Se toma
entonces este trabajo para que sirva de base en la investigación que aquí se presenta sobre
el apoyo socioemocional que debe recibir el adulto mayor en pro de una sociedad sana y
funcional.
En su Proyecto Especial Comunitario titulado “Asistencia al adulto mayor del
caserío Las Playitas, en el Municipio Torres, para cumplir con la cátedra de Trabajo social
Comunitario del Instituto Universitario Tecnológico “Mario Briceño Iragorry”, Romero
(2008), tuvo como objetivo general Desarrollar actividades de atención socio sanitarias y
recreativas dirigidas al adulto mayor en su etapa de cuidado intenso. Tomó como población
para trabajar a 30 adultos mayores a quienes les proporcionó actividades donde los adultos
mayores intervinieron de forma espontánea y con disposición, generando un ambiente y
una idea de bienestar general.
Concluyó esta autora que las actividades de índole sanitaria, social, cultural,
recreativa, deportivo entre otras; son necesarias en la vida de los adultos mayores; esto les
permite vivir una última etapa de la vida de forma confortable y alegre desfasando
cualquier mal humor, mal hábito o malos tratos por parte del adulto mayor. Este punto es
considerado como foco de atención para la investigación con respecto a la aplicación de un
Plan de apoyo Socioemocional dirigido al adulto mayor de la comunidad de Campanero en
Carora.

Bases Teóricas

De acuerdo al adulto mayor plantea Chávez (2009) “que la transición demográfica


es el proceso de cambio histórico en virtud del cual las sociedades humanas pasan de un
régimen demográfico”; este va caracterizado por altas tasas de natalidad y mortalidad a
otro en el que ambas tasas son bajas; o lo que es lo mismo, de una situación de equilibrio
de elevado gasto humano a una de bajo gasto. Como el descenso de la mortalidad

9
acostumbra a preceder al de la natalidad, la transición suele suponer un período de
crecimiento de la población más o menos rápido, dando lugar al denominado rápido
crecimiento de la población, que ha multiplicado en poco tiempo el número de habitantes
de nuestro planeta.
Ahora bien, para atender al adulto mayor se crean los servicios de la comunidad,
preventivos, correctivos y de desarrollo para las personas de edad avanzadas efectivos y
con criterio de mantener al adulto mayor en su entorno familiar y comunal, todo a través
de la implementación de programas sociales donde el Adulto Mayor. Fortalecimiento del
núcleo familiar para que no abandone a sus ancianos y de esta manera crear conciencia en
la familia de que la verdadera producción económica, social, efectiva como ejemplo a las
nuevas generaciones que van creciendo dentro de esos núcleos familiares debe ser dada por
ellos, aun en nuestros países la protección integral al adulto mayor la da la “propia familia”.
De lo anterior y en concordancia con el trato al adulto mayor, el Trabajo Social,
según Ander Egg (2009) “es una disciplina profesional que se ocupa del estudio de las
situaciones de individuos, grupos y comunidades y del planeamiento, ejecución y
evaluación de acciones que tienden a mejorar o transformar esas situaciones”. Sus
antecedentes se remontan a las primeras formas de ayuda en los albores de la humanidad.
Como antecedentes inmediatos están las formas filantrópicas y la caridad destacada por el
cristianismo.
Esta disciplina ha evolucionado desde la concepción asistencial alrededor de la
década de los 20, a la re conceptualización en los años de 1965, que se le da mayor énfasis
a la participación de las personas en la toma de decisiones para la modificación o
transformación de su realidad. Los campos tradicionales del trabajo social han sido en la
salud, la seguridad social y la atención socio legal. Los trabajadores sociales se han ubicado
en las instituciones públicas y más recientemente, en organizaciones privadas, en puestos
con funciones de planeamiento, dirección, ejecución y evaluación de programas sociales,
con actividades de tipo promocional, preventivo y asistencial.
En la década de los 80 se han abierto nuevas posibilidades en la empresa,
básicamente en la administración de recursos humanos. Un aspecto importante es la toma
de conciencia, en el ámbito gremial, acerca de la necesidad de abandonar las prácticas

10
profesionales que le confieren un carácter secundario, como lo son las concepciones para
médica y para jurídica.

Calidad de Vida
La calidad de vida es una definición imprecisa y la mayoría de las investigaciones
que han trabajado en la construcción del concepto, están de acuerdo en que no existe una
teoría única que defina y explique el fenómeno. El término calidad de vida pertenece a un
universo ideológico, no tiene sentido si no es en relación con un sistema de valores, y los
términos que le han precedido en su genealogía ideológica remiten a una evaluación de la
experiencia que de su propia vida tienen los sujetos. Tal evaluación no es un acto de razón,
sino más bien un sentimiento. Lo que mejor designa la calidad de vida es la calidad de la
vivencia que de la vida tienen los sujetos.
El interés por la calidad de vida ha existido desde tiempos inmemorables; sin
embargo, la aparición del concepto como tal y la preocupación por la evaluación se
popularizó en la década de los sesenta, hasta convertirse en un concepto utilizado en salud,
educación, economía, política, salud mental y el mundo de los servicios en general. El
término empieza a utilizarse principalmente a partir de los setenta como una reacción a los
criterios economicistas y de cantidad que rigen en los llamados informes sociales,
contabilidad social, o estudios del nivel de vida. De hecho la OCDE establece por primera
vez en 1970, la necesidad de insistir en que el crecimiento económico no es una finalidad
en sí mismo, sino un instrumento para crear mejores condiciones de vida, por lo que se han
de enfatizar sus aspectos de calidad.
Según Natalicioi J.C. “la calidad de vida es un término que implica un estado de
sensación de bienestar en las áreas de salud psicofísica y socioeconómica”. Su objetivo es
la satisfacción de las necesidades y demandas del individuo en cada etapa de su vida, esto
implica la existencia de dos elementos: las necesidades humanas fundamentales, definidas
como el conjunto de condiciones de carencias puntuales, reconocidas por todos los seres
humanos, quienes poseen los medios para resolverlas y, los indicadores de satisfacción de
las necesidades humanas, que son elementos de medición diferentes en cada país.

11
Analizar la calidad de vida de una sociedad, significa describir las experiencias
subjetivas y objetivas vividas por los individuos que la integran. Exigiendo, en
consecuencia, conocer cómo viven los sujetos, sus condiciones objetivas de existencia y
qué expectativas de transformación de estas condiciones desean, y evaluar el grado de
satisfacción que se consigue.
Se requiere entonces una postura ideológica de partida, que llevará a una valoración
del contexto de la salud, en su aspecto comunitario, médico y asistencial, y en su aspecto
de calidad; de la interacción social, en el contexto ambiental y económico en cuanto a la
disponibilidad y calidad de los recursos dentro de un equilibrio que supera lo meramente
ecológico, sin olvidar que estas expectativas vienen conformadas por un marco ideológico
referente o dominante donde los parámetros subjetivos son influenciables y donde el
individuo filtra los mensajes a través de propósitos conscientes.

Tercera edad
Según la revista Esperanza de la Familia (2009) “la tercera edad se considera como
el último periodo de la vida ordinaria del hombre, así se ha de nido”. De hecho, la
Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha considerado como persona de la tercera
edad a toda persona mayor de 60 años. La ONU considera que es muy importante velar por
ellos, cuidarlos y tratar de darles cuantas facilidades sean posibles para que lleguen a una
vejez digna, sin discriminación y puedan adaptarse integralmente a la sociedad y que, a
pesar de su edad, sigan siendo útiles hasta donde sus fuerzas y capacidad les permitan.
A lo largo de la vida de las personas puede haber diferentes capacidades o formas
de vida que lleven a desgastarse o a perder sus facultades físicas unos antes que otros.
Podemos considerar varios tipos de edades. La edad cronológica por lo general se conoce
como el tiempo transcurrido desde que la persona nace hasta el tiempo que ha vivido de
acuerdo al uso establecido, es decir, medido por años. La edad biológica tiene qué ver con
la salud, en qué condiciones se encuentra el organismo biológicamente hablando, debido
al uso que se le ha dado durante toda la vida.
Asimismo, puede haber personas completamente sanas pero que por alguna razón
no pueden desarrollar el rol que normalmente se esperaría de ellos, es decir, tienen

12
problemas de integración social, son muy cerrados, tal vez antisociales, entre otros. Son
aspectos que hay que considerar para entender esta definición de la tercera edad.

Adultos Mayores víctimas de abandono y depresión


Se estima que 1 de cada 7 adultos de la tercera edad sufre depresión. Lo que más se
le recomienda a una persona deprimida es platicar, que abra su corazón y nos permita
conocer todo lo que está dentro de él, que saque todo lo que tiene adentro para que se
desahogue y se sienta comprendido. Pero resulta que los ancianos viven en una perpetua
soledad, están abandonados y en depresión, así que no les queda otro camino más que caer
cada vez más en esa profunda tristeza que lo va agobiando, haciéndolo sentir peor, con
menos deseos de vivir. No falta el día que le empiecen a atravesar por su cabeza
pensamientos de suicidio, porque se siente tan mal, tan abandonado. Todo esto viene a
complicar más las cosas.
Aquellos que dieron todo lo que tenían en su vida, preparación, conocimiento,
tiempo y salud, ahora son personas que ya no pueden ofrecer lo mismo, empiezan a
menguar en muchos aspectos. No son pocos los que pueden tener una vejez realmente
digna, porque supieron cuidarse, ser sabios durante su adolescencia y su adultez, y hoy
pueden tener una vejez armoniosa y completa, pero hay muchos que no y son la gran
mayoría.
Cita el periódico México (2008) “Según cifras oficiales, un promedio de 10
ancianos muere al mes en completo estado de abandono, incluso son detectados por la
descomposición de sus cuerpos”. Es una noticia bastante enternecedora. En muchos casos
se trata de adultos que trabajaron hasta los 70 años y que por el abandono y la desatención
de la familia mueren ante la imposibilidad de moverse o de adquirir medicamentos para la
atención de sus enfermedades.
Ahora bien, los maltratos también pueden ocurrir dentro del medio familiar, en un
medio comunitario o dentro de una institución encargada del cuidado del anciano. En esos
lugares se pueden cometer esos actos involuntarios o de omisión que produzcan daño a las
personas mayores de 65 años. Cuando suceden estos actos se pone en peligro la integridad
física del anciano o también se pone en peligro su integridad psicológica; puede haber

13
incluso agresiones de tipo sexual, donde se ponen en peligro los principios de autonomía o
los derechos fundamentales del individuo.

Auto percepción psicológica del Adulto mayor


Vistos a grandes trazos algunos de los rasgos de la sociedad actual con respecto al
adulto mayor son: que ellos se relacionan con la manera que el individuo, enfrentado a la
realidad de su envejecimiento, tiene de percibirse a sí mismo. Se sabe que la manera de
percibirse es lo que permite la propia evaluación, y que esta última (propia evaluación) es
el proceso psíquico conocido como Autoestima. Que la autoestima sea positiva o negativa,
en alza o en baja, no es indiferente; de la autoestima depende la manera que cada uno tiene
de enfrentar la vida, valorarse a sí mismo y valorar a los demás, y de ella depende en gran
medida también, la manera más o menos airosa, exitosa, que cada uno practica para
enfrentarse a los conflictos y dificultades de la vida.
El hombre o mujer actual, enfrentado a la realidad del envejecimiento en medio de
una sociedad con las características que se han enumerado en el apartado anterior, es
probable que viva la etapa de su jubilación y retiro como una situación de pérdida y
minusvalía, como una especie de marginación social. Es fácil que se sienta a sí mismo
como alguien que ya no cuenta mucho para los demás porque percibe que los demás no
cuentan con él. Y a nivel familiar, que es el lugar donde aún podría sentirse tomado en
cuenta, la nueva realidad de la familia nuclear permite que el abuelo vaya poco a poco
sintiendo o percibiendo que tampoco en ese ámbito su presencia sea tan necesaria. No es
raro, por lo tanto, que algunos (quizá muchos) ancianos sufran la experiencia de vivir su
autoestima en serio menoscabo.

Pérdida del significado o sentido de la vida


Dice Frankl (2008) “el vacío existencial es la neurosis masiva de nuestro tiempo;
ella se produce cuando el propio ser, la propia existencia, carece de significación”. Expresa
el autor que una vivencia tal, acerca del propio Yo, puede desencadenar una serie de
síntomas depresivos. Pues bien, es posible que la persona de la tercera edad caiga en ese
tipo de depresión a causa de que su vida, tal como es percibida por el propio protagonista,

14
carece de significado. A lo que muchos preguntan: ¿qué es primero, la depresión o la
pérdida del sentido de la vida?.
Es cierto, sin embargo, que esta experiencia negativa de sí mismo, no se aprecia en
personas mayores y ancianas que sean más intelectuales o que permanezcan mentalmente
activas. Estos hombres y mujeres, ancianos, pero mentalmente activos, son también
capaces de enfrentarse a la muerte con mayor serenidad que aquellos otros cuya vida carece
de sentido según su propia percepción.

Salud psíquica preventiva y el adulto mayor


Ante todo, el adulto mayor, anteriormente llamado: persona de tercera edad, el
anciano; es protagonista de su propia vida y de su propia salud física y psíquica. Evitar en
este campo, como en todos, actitudes paternalistas en las que la solución viniera desde otras
esferas ajenas a los mismos protagonistas, es ya una buena medida preventiva. Todas las
instancias de la sociedad deben relacionarse y conectar entre sí para producir redes de
seguridad en beneficio de los seres más desvalidos, pero cuidando que los mismos sujetos
sean (dentro de lo posible) agentes de su propia liberación.

Verdad de la tercera edad y del envejecimiento


Se han visto aspectos negativos de esta edad, y sobre todo los sentimientos
derivados de la autopercepción que el individuo tiene de sí mismo al llegar la edad de su
retiro y jubilación. Pero no todos los cambios de esta edad son negativos, o los que lo son
no siempre obedecen a "problemas de la edad"; también existen aspectos positivos.
Uno de los aspectos positivos más importantes de la tercera edad es la capacidad de
estabilidad y continuidad, cualidad que proporciona al anciano la aureola de persona digna
de confianza, capaz de recibir confidencias y de entregar consejos sabios. Por eso, el
anciano que ha sido bien educado en la verdad, al llegar a esta edad de la última etapa de
su vida, sabe sustituir o compensar las pérdidas y defectos, por las ganancias y ventajas; se
acomoda y adapta a las carencias, pero de ninguna manera renuncia a las conquistas, como
veremos en seguida.
Desarrollo de una Actitud Abierta:

15
En consonancia con la propia verdad, el anciano, apoyado en esas experiencias
previas que le han permitido desarrollar y consolidar sentimientos de autoestima, así como
sentimientos positivos acerca del mundo y de las otras personas, es capaz de mantener a
estas alturas de su vida, los sentimientos básicos para un ideal funcionamiento y una
saludable existencia psíquica hasta el fin de sus días:
Sentimiento de Eupatía. Palabra griega que significa "sentirse bien". Consiste en
sentirse y aceptarse a sí mismo como radicalmente valioso. El sentimiento de eupatía, al
igual que el aprecio a sí mismo y la auto aceptación, significa que el sujeto reconoce sus
cualidades y logros con sencillez, sin caer en jactancia ni fanfarronería. Al igual que
reconoce sus fallas y errores, sin por eso sentirse frustrado ni fracasado. El hombre y mujer
que entra en la tercera edad con sentimiento de eupatía sabe mirar al pasado no para
añorarlo nostálgicamente ni para quedarse anclado en el mismo, sino para aprovecharlo y
sacar partido de las experiencias, tanto gratas como ingratas.
Sentimiento de Simpatía. Palabra griega que significa "sentir con". Consiste en
sentirse bien con los demás y a causa de los demás. Por eso la persona simpática suele ser
una persona sociable, acogedora, a la vez que sabe aprovechar sus espacios y ratos de
soledad porque también necesita calar en la hondura de la propia intimidad. El anciano
"simpático", en el auténtico significado psicológico de la palabra, es aquel que, desde la
profundidad de su vida interior, es capaz de salir al encuentro de los otros, y tanto en ellos
como en el resto del mundo encuentra lo que es positivo, digno de felicitación y aplauso.

Bases Legales
La investigación sobre el apoyo socio emocional dirigido al adulto mayor tiene su
basamento legal en: La constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999,
que en su artículo 80 expresa:
“El Estado garantizará a los ancianos y ancianas el pleno ejercicio de sus
derechos y garantías. El Estado, con la participación solidaria de las
familias y la sociedad, está obligado a respetar su dignidad humana, su
autonomía y les garantiza atención integral y los beneficios de la seguridad
social que eleven y aseguren su calidad de vida. Las pensiones y

16
jubilaciones otorgadas mediante el sistema de Seguridad Social no podrán
ser inferiores al salario mínimo urbano. A los ancianos y ancianas se les
garantizará el derecho a un trabajo acorde a aquellos y aquellas que
manifiesten su deseo y estén en capacidad para ello”.

Queda claro según derechos constitucionales la ayuda que se le debe prestar al


adulto mayor, la atención que debe garantizársele como ciudadano con deberes y con
derechos exigibles en todo momento. Por otro lado se considera también como basamento
legal la Ley de Servicios Sociales. Que en su Título I. de las Disposiciones Fundamentales,
Artículo 1 expresa:
“La presente Ley tiene por objeto definir y regular el Régimen Prestaciones
de Servicios Sociales al Adulto Mayor y Otras Categorías de Personas, su
rectoría, organización, funcionamiento, financiamiento, determinación de
las prestaciones, requisitos para su obtención y gestión, de conformidad con
lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,
la Ley Orgánica del Sistema de Seguridad Social y en los tratados, pactos y
convenciones sobre la materia, suscritos y ratificados por la República
Bolivariana de Venezuela”.

17
CAPITULO III

MARCO METODOLÓGICO

Naturaleza de la Investigación
La investigación está enmarcada dentro de la línea de investigación Cuantitativa.
Según Sabino “el objetivo principal de este tipo de investigación se centra en buscar los
orígenes o las causas de un conjunto de hechos”. Es decir, la investigación tiende a este
tipo, por ser un proyecto que con el empleo de las técnicas propias de las ramas sociales
permite intervenir la situación actual de los adultos mayores de la comunidad Campanero
del Municipio Torres, además con ayuda de talleres de orientación y concientización en la
zona, se permitirá cambiar la concepción del adulto mayor dentro de los núcleos familiares,
mejorar su calidad de vida y cambiar la imagen de ser individuos ya no tan productivos.
Ahora bien, el trabajo de investigación presenta la metodología de investigación de
tipo descriptiva, que según Bussot (s/f) “es aquella que está dirigida hacia el conocimiento
del presente, a encontrar respuesta a los problemas teóricos y prácticos que tejen la trama
educativa” (p. 23); con basamento en la investigación de campo que según Arias (2006)
“ocurre cuando el investigador se traslada al sitio donde ocurre el hecho o fenómeno a
recolectar información” (p.64).

Población
Ahora bien, según Balestrini (2.001) la población “consiste en un conjunto finito o
infinito de personas, casos o elementos que presentan características comunes” (p. 137).
Es por ello que como población se tomó una cantidad de 80 personas que viven Casa Hogar
“San José”, en el Municipio Torres.

Muestra
Según Hurtado (2.002) “es importante que el investigador determine si la unidad de
estudio es una persona, un grupo, una organización, una institución…”, se tomó de forma

18
intencional a treinta (30) adultos mayores, Casa Hogar “San José”. Esta muestra fue
seleccionada tomando como base el conjunto de la población objeto de estudio.

Técnicas de Recolección de Datos


De acuerdo a esto, se hiso la recolección de la información mediante la aplicación
de técnicas como: la entrevista, el diagnóstico social, la lluvia de ideas y la observación
participante, para tal fin se diseñó un instrumento donde se expusieron las problemáticas
de más relevancia según el consenso de los entrevistados. A partir de esta metodología la
investigación se operacionales a través de tres (03) principales fases del proyecto de
aplicación, a saber, planificación, ejecución y evaluación del proyecto…
continuara…

19
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Amparo, B. (2006). Metodología de la Investigación Científica. Curso general y Aplicado.


12º- Ed. Cali: F.A.I.D., 2006. 139 p.
Amparo, R. (2006) Técnicas de Investigación Social (7ª ed.) Madrid. Paraninfo.
Ander Egg Ezequiel; Metodología Del Trabajo Social; 1ª reimpresión; México, D. F.
Ander-Egg. E (2.004). Metodología y Práctica del desarrollo de la comunidad. Caracas.
Arias, Fidias (2.006). El Proyecto de Investigación. 5ª Edición. Editorial Episteme.
Balestrini, M. (2001). Como Elaborar Proyecto de Investigación. Consultores y Asociados
– servicios de editores.
Balestrini, M. (2001). Mitos y errores en la elaboración de tesis y proyectos de
investigación (5ª ed.). Caracas: BL Consultores Asociados.
Belloch, A. Aspectos psicológicos del envejecimiento. En: La atención de los ancianos:
Un desafío para los años noventa. Washington: OPS, 1994 (Publicación Científica,
546).
Busso, N. Romero. Metodología de Trazadoras. Experiencias de aplicación en países
latinoamericanos. Publicación OPS/OMS. Grupo Interprogramatico sobre Capacidad
Resolutiva de los Servicios.
Carmen Vázquez Vigo: El miedo a los años. SM. Madrid, 1982.
Chiavenato, I. (2004). Administración de Recursos Humanos. México Mc Graw-Hill
Interamencana. S.A.
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999). Editada Andina J.L.W. c.a.
Octubre 2005.
Desjarlais, R. et al. (1997). Ancianos. En: Salud Mental en el Mundo: Problemas y
prioridades en poblaciones de bajos ingresos. Washington: OPS/OMS.
Goleman, D. (1996). Inteligencia Emocional. Barcelona: Kairós.
Gómez, M y Sabet, E. Calidad de Vida. Evolución del concepto y su influencia en la
investigación y la práctica. [Artículo de Internet].
http://www3.usual.es/inicio/investigación/ invesinicio/calidad.htm

20
González, DL. (1997). Psiquiatría Geriátrica. En: Toro G, RJ; Yepes R, LE. Fundamentos
de medicina. Psiquiatría. Medellín: Corporación para Investigaciones Biológicas.
Mestre - Escrivá y col: Familia y tercera edad. Familia. nº 13, Mayo 1996. Universidad
Pontificia, Salamanca.
Natalicioi, JC. (2002). Calidad de vida en la tercera edad. En: Revista de Psiquiatría
Dinámica y Psicología. Clínica. Vol. 3, No 9.
Organización Mundial de la Salud (2001). Informe sobre la salud en el mundo. Salud
Mental: nuevos conocimientos, nuevas esperanzas. Ginebra: OMS.
Organización Mundial de la Salud. (2002). Departamento de Promoción de la Salud. Salud
y Envejecimiento. Un documento para el debate. Segunda Asamblea Mundial.
España.
Ors Montenegro, A y Laguna, A. Reflexiones sobre el envejecimiento y la calidad de vida.
[Artículo de Internet.]. http:// departamento. enfe.ua.es/ internet/ cultura/ numero 2/
teoría 2.htm. Consultado: 20 Julio de 2009.
Sabino, Carlos (2.006). El Proyecto de Investigación. 5ª Edición. Editorial Episteme.
Sampieri, Roberto y Col. (2000) Metodología de la Investigación. Editorial McGraw-Hill.
México- D. F.
Sánchez, Gilberto (2010). Revista Esperanza para la Familia, A. C., Monterrey., N.L.
España.
Tavares, A. Jr. (1994). Enfermedades mentales. En: La atención de los ancianos: Un
desafío para los años noventa. Washington: OPS, (Publicación Científica, 546).

21