Está en la página 1de 25

Primero sana tu corazón

por Enrique Monterroza

Es increíble como en el amor podemos tropezar mil veces en el mismo asunto, pareciera
que muchos son amantes del dolor que causan las equivocaciones en el ámbito amoroso y
más específicamente en el noviazgo.

Conozco cientos de casos que se han equivocado en lo mismo en varias ocasiones y con
diferentes relaciones. Se supondría que si en algún momento nos equivocamos tendríamos
que aprender para no volver a cometer el mismo error, pero por alguna extraña razón
pareciera que olvidamos rápidamente cual fue el error que cometimos en la pasada relación
y volvemos a cometerlo en la que ahora tienes y lo cometerás en la que entablaras más
adelante.

Ya lo he dicho en más de alguna vez: No soy partidario de que andes probando de relación
en relación. La intención de un verdadero cristiano no es probar y probar, sino esperar en
Dios a la persona que es la indicada y cuando recibas la paz de Dios en tu corazón para
entablar esa relación con esa muchacha o muchacho, entonces que sea para siempre. Un
noviazgo es la antesala al matrimonio, la idea del noviazgo es que termine en un feliz
matrimonio.

Lastimosamente hoy en día es difícil mantener un solo noviazgo antes de llegar al


Matrimonio, por lo general los solteros de hoy en día están tan acostumbrados a comenzar
una relación, terminarla, luego comenzar otra y terminar y así sucesivamente, eso habla
muy mal del poco compromiso que existe, tanto para tomar la decisión de entablar un
noviazgo, como también de amar a la persona con la cual se entabla la relación.

Conozco muchos solteras y solteros que terminan muy mal de una relación y que a la
semana, al mes o al poco tiempo están entablando otra relación, sin antes haber permitido
que Dios sane su corazón por completo.

Por eso hoy quiero hablar de este tema: “Primero sana tu corazón” y cuando hablo de
“sana” no me refiero a algo que tú vayas a hacer, sino algo que Dios tiene que hacer en ti,
antes de entablar una nueva relación.

Este artículo va dedicado para todas aquellas personas que terminaron mal una relación de
noviazgo y cuando comenzaron otra al poco tiempo, también les fue muy mal.

Comenzaste una relación que creíste que era la perfecta

Es obvio que cuando comienzas una relación con alguien, es porque crees o por lo menos
consideras que esa es la chica de tus sueños o tu príncipe azul. Es difícil entablar una
relación sin pensar que esa chica o chico te va a hacer feliz y que en él o ella encontraras lo
que siempre buscaste de una persona.

La mayoría de solteros hoy en día, ni se molestan en consultar a Dios antes de entablar una
relación, simplemente buscan a alguien que les guste (por lo general se fijan en lo exterior)
y luego se lanzan a la cacería y en muchas ocasiones consiguen su presa. Pero la realidad
cristiana tendría que ser otra, alguien que se haga llamar cristiano e hijo de Dios, tendría
que consultar a su Padre antes de entablar una relación. Recordemos que esto no es un
juego, ni una caja de sorpresas en la cual “por suerte” encontraras a la mujer o el hombre de
tu vida. ¡No! Esto del noviazgo tendría que ser algo serio, un compromiso tanto con Dios,
como con la persona a la que le declararas tu amor.

Si tú eres de los que piensan: “No, yo no tengo que consultar a Dios, yo solo tengo que
buscar a alguien, porque Dios no vendrá y me la pondrá en mis narices y me dirá: “Esa
es”, por lo que yo tengo que buscarla y probar a ver si esa es o no”. ¡Vaya!, Con todo
respeto: ¡Que equivocado estas!, ¿Quién te ha dicho que eso es así?, ó ¿Qué te hace pensar
que lo que tú piensas o crees es lo que Dios también piensa o cree sobre ese asunto?, soy
sincero y lo he dicho muchas veces: Yo no soy dueño de la absoluta verdad, lo que yo
escribo es mi punto de vista personal que he obtenido en base a varios años en este
Ministerio y sobre todo en mi experiencia personal, pero a pesar que la Biblia no habla
sobre “noviazgo” en sí, ni existe esa palabra, entonces tenemos que recurrir a algunos
versículos que nos orienten a vivir una vida que agrade a Dios y el noviazgo no tendría que
ser la excepción en el sentido de agradar a Dios en todo lo que haces.

La Biblia dice: “Entrega al SEÑOR todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará”
Salmos 37:5 (Nueva Traducción Viviente). La Biblia que es la Palabra de Dios mismo,
nos dice que al entregar al Señor todo lo que hacemos y confiar en Él, obtendremos su
ayuda.

Nada de lo que alguien diga me hará dejar de pensar y creer que TIENES QUE
CONSULTAR A DIOS SIEMPRE antes de entablar un noviazgo. Si quieres que te vaya
bien, consulta a Dios, pon en las manos de Dios esa decisión ANTES DE TOMARLA, no
después que ya la hayas tomado.

La mayoría comete el error de decir: “Señor, dime si es ella” o las chicas: “Dios, dime si
es él”, pero luego de orar se van y entablan la relación, como que si Dios ya les hubiera
contestado.

Una cosa es CONSULTAR y otra es QUE DIOS TE RESPONDA y para ello puede
tardar un tiempo, en el que quizá vas a conocer a esa persona mas como amigo, antes que
como novio o novia, y en donde posiblemente encontraras o notaras algunos aspectos de
esa persona que a lo mejor no te gustan o no son compatibles contigo y la respuesta de Dios
en ese tiempo puede ser: “No, no es él ó no es ella”. Pero la mayoría de nosotros NO
CONSULTAMOS A DIOS, sino que oramos y ACCIONAMOS antes que nos la quiten.
¡Bah! Si te “la quitan”, ¿Qué?, lo que no es tuyo, no es tuyo, ¿Por qué llorar por lo que
nunca fue para ti? Si alguien realmente te ama y tú también amas a esa persona, entonces
¿Quién podrá quitártela?, el amor que sentirán los harán esperar hasta que Dios de una
respuesta, ahora si no espero y se fue con alguien más, ¿Qué te hace pensar que realmente
te amaba?, esto es tan sencillo, pero a la vez tan difícil de comprender.

Ahora bien, volviendo al punto del inicio: “Todos comienzan una relación creyendo que
será la perfecta”. Pero por no consultar a Dios o por no tomarlo en cuenta en su relación,
permitiendo ciertas cosas que no son las de unos hijos de Dios, poco a poco la relación se
fue deteriorando a tal punto que las peleas se convirtieron en el pan de cada día, de pronto
las palabras lindas y cariñosas se convirtieron en ofensas, desprestigio y una que otra
palabra o frase de esas que quedan por mucho tiempo en tu mente y corazón y que lo único
que hizo es quebrar en ti aquel amor que un día pensaste sentir.

La mayoría de relaciones de noviazgo terminan por peleas constantes, por celos


desmedidos y a veces sin una razón valedera, por carias fuera de lugar que convirtieron
aquella linda relación en una relación de pecado y en donde no podían detenerse aunque lo
hablaran cien veces. Relaciones que sobrepasaron los límites llegando al sexo ilícito y que
lo único que provocaba era un sentimiento de culpa y vergüenza delante de Dios. Otras
muchas terminan porque dicen que el amor se acabo, pero no es que el amor se acabe, sino
que todas las acciones que hicieron, las palabras que dijeron sin pensar y situaciones que
todo esto provoco hizo que comenzaran a verse, no como ese príncipe o princesa que en un
principio veían, sino como el ogro o la bruja mas desconsiderada o desconsiderado que
podría existir y poco a poco provoco que esa relación llegara a un fin.
Terminaste la relación que tenias y ahora estas en un periodo de dolor y
reflexión

Por muy decisión tuya que haya sido terminar esa relación siempre duele, aun cuando digas
que no o que te hagas ver el fuerte, siempre duele. No es fácil terminar con alguien con la
que pensaste que te casarías o con la que te ilusionaste pensando que serias feliz toda la
vida.

Ahora un dolor te embarga, tanto si tú tomaste la decisión y mayormente si tú fuiste al que


dejaron o a la que dejaron. Tu mente es una fábrica de toda clase de pensamientos, desde
aquellos que no te permiten comprender del porque, como también pensamientos de:
“Nunca me quiso”, “Jamás me amo”, “Solo me dijo mentiras”, tantas cosas que pasan
por la mente de una persona que termino una relación en la que tenía puestas sus esperanzas
de algo mejor.

No sé por qué razón, la mayoría en este periodo buscan consuelo y terminan metiendo más
la pata.

Por lo general siempre hay un amigo para las chicas o una amiga para los chicos que
siempre está dispuesto a escuchar tus quejas, a consolarte, a estar contigo en ese “difícil
momento”. Y el desconsolado o la desconsolada siempre buscan el cariño y comprensión
que no encontró en la persona con la que acaba de terminar.

¡Cuidado con el síndrome del solitario(a)!

Y es aquí en donde realmente comienza el tema del cual quiero hablar, después de esta
corta introducción comenzamos a analizar el problema.

Por lo general una persona que acaba de terminar una relación busca la forma de no sentirse
solo o sola y por lo general lo encuentra. Siempre hay una chica o para las chicas un chico
que está dispuesto a ser tu paño de lagrimas y a decirte lo mucho que vales y lo poco que te
valoraron.

Chicas y Chicos amigos de personas que acaban de terminar una relación: ¡TENGAN
CUIDADO!

Cuando alguien acaba de terminar una relación tiene todos sus sentimientos alborotados, no
sabe lo que realmente quiere, no se pone a pensar de lo que dice y no tiene seguridad de lo
que siente. Hay todo un tsunami de emociones que van y vienen, y por lo que
personalmente recomiendo: NO ENTABLES UNA RELACIÓN mientras tu corazón no
esté SANO.

El mayor error de una persona que acaba de terminar una relación es: COMENZAR
OTRA al poco tiempo.
Chicos y chicas amigos de personas que acaban de terminar una relación, por mucho que lo
quieras o por mucho que quizá te guste o lo que sea, no permitas que esa persona entable
una relación rápidamente, ni contigo, ni con nadie más, porque esa relación que va a
entablar es un prospecto de un seguro fracaso.

Cuando alguien termina una relación, no sabe bien lo quiere y siente que lo único que
necesita es no estar solo, por eso es que muchas personas después de terminar una relación
buscan otra persona con la que se puedan sentir “bien” para olvidar el mal episodio que
acaban de pasar.

En mi país El Salvador hay un dicho que dice: “Un clavo saca a otro clavo” haciendo
referencia a que alguien quiere olvidar a una persona, con otra persona. Pero la verdad es
que tarde o temprano quizá esa relación terminara igual o peor, porque la decisión que se
toma apresuradamente sin consultar a Dios y sobretodo dejada llevar por emociones falsas,
siempre terminan mal, muy mal, sino pregúntale a más de un amigo tuyo que ya ha pasado
por eso o quizá tú que me lees lo has experimentado, tanto como víctima o como
victimario.

A través de mi experiencia en este ámbito y a través del Ministerio he podido constatar que
la GRAN MAYORIA de relaciones que se entablan al poco tiempo de terminar otra NO
FUNCIONAN y seguramente serán un fracaso más.

¿Qué tendría que ser lo correcto después de terminar una relación?

Esta es quizá la pregunta que en este momento circula por tu mente, ¿Qué tendrías que
hacer? ó ¿Cómo tendrías que sobrellevar esta situación?

Con toda humildad quiero aconsejarte algunos puntos para que los tomes en cuenta y no se
repita la misma historia en tu vida:

Reflexiona en lo que estuvo mal: “Reflexionemos seriamente en nuestra conducta, y


volvamos nuevamente al Señor” Lamentaciones 3:40 (Dios Habla Hoy). No puedes
hacerte el que no es contigo. Si terminas una relación es porque algo salió mal. Lo primero
que tienes que hacer antes de entablar una nueva relación es reflexionar sobre que errores
cometiste, que acciones o palabras no debes utilizar cuando vuelvas a entablar una nueva
relación. Se consiente y humilde en reconocer tus errores porque seguramente tienes tus
cuantos. Y no solo los reconozcas sino que también trata de trabajar en ellos para no volver
a cometerlos.

No ilusiones a nadie en este tiempo: El mayor error que puedes cometer cuando terminas
una relación es ilusionar a alguien más. A alguien que a lo mejor siempre te ha expresado
su cariño, no puedes ir en busca de alguien que pague los platos rotos. Tienes que ser
responsable y no dañar los sentimientos de nadie más. Si a ti te ha pasado esto, es porque
cometieron (ambos) errores que los llevaron a esta situación, ahora, no te desquites con
alguien que no tiene la culpa. No ilusiones falsamente a alguien de la cual quizá no sientes
un amor verdadero, porque te meterás en otro lio, saldrás mal otra vez y lo peor, te pasaras
llevando a alguien que no tenía la culpa. Por lo que más quieras ¡No ilusiones a nadie más!

Se fuerte en soportar la soledad: Después de estar acostumbrado o acostumbrada a la


compañía de esa persona, ahora te veras solo y seguramente te hará falta, pero tienes que
ser fuerte frente a la soledad que sentirás, el cambio de rutina siempre duele y es difícil de
sobrellevar, pero no imposible. Tienes que sacar fuerzas de donde no hay y hacerle frente a
esa situación. Si gustas entabla buenas amistades en este tiempo pero de preferencia que
sean de tu mismo sexo, para que los sentimientos alborotados que tienes no te lleven a
ilusionar o ilusionarte con alguien de tu sexo contrario.

Busca a Dios y vuélvete en comunión con Él: “Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus
ojos por mis caminos” Proverbios 23:26 (Reina-Valera 1960). No hay forma de salir de
una situación difícil que no sea a través de la búsqueda continúa de Dios. Quizá tu relación
te consumía mucho tiempo y las cosas que hacías con esa persona te iban alejando poco a
poco de tu relación personal con Dios. Ahora que las cosas no salieron como esperabas, es
buen momento para volverte a Dios y comenzar de nuevo. No pienses que Dios no te
recibirá y se ha apartado de ti, Dios siempre está atento a aquellos que de corazón sincero lo
buscan. Comienza nuevamente tu relación personal con Dios, ora, lee la Biblia, congrégate,
sirve en tu congregación, mantente en continuo movimiento en el Señor para que todo
pueda llevarse de mejor manera.

Tendrás que esperar un buen tiempo: El proceso quizá será un poco largo, lo ideal sería
que esperaras un buen tiempo antes de entablar una nueva relación, un tiempo prudencial
en el que tu corazón sea sano y eso solo se lograra a través de la comunión que tengas con
Dios y del perdón que hallas otorgado a la persona que te daño o con la que terminaste la
relación. No entables relaciones a corto plazo, date un tiempo de soltería en el cual
reflexiones, evalúes, busques a Dios y en donde tu corazón esté listo nuevamente para
permitir que alguien más toque la puerta de tu vida. ¿Qué tiempo seria el ideal?, no hay un
tiempo específico pero desde mi punto de vista tendrían que ser varios meses quizá o un
año sería perfecto. Todo esto en base a que tu corazón se sienta libre de todo dolor,
frustración y falta de perdón que quizá podría haber adolecido. Recuerda: “Todo tiene su
tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” Eclesiastés 3:1 (Reina-
Valera 1960).

Tú corazón tiene que estar libre

Es importante que comprendas esto: mientras en tu corazón exista resentimiento, rencor,


falta de perdón, o cualquier sentimiento parecido hacia la persona con la cual terminaste
una relación, entonces significa que: NO ESTAS LISTO PARA ENTABLAR UNA
NUEVA RELACIÓN.

Tampoco te hagas el súper fuerte y digas que ya superaste todo y que estás listo, si esa
relación quizá la terminas la semana pasada o hace un mes. ¡No!, aun cuando creas que
estás listo o lista, por favor: TOMATE UN TIEMPO, si es posible: UN BUEN TIEMPO.
Disfruta tu soltería, entabla bonitas amistades, no todo en la vida tiene que ver con amor y
noviazgo, hay más cosas lindas de las cuales puedes disfrutar, tu tiempo llegara, y cuando
eso pase entonces será porque tu corazón estaba listo para recibir a alguien más, mientras
tanto ESPERA Y CONSULTA A DIOS.

Cuando tu corazón por fin este libre de cualquier sentimiento que pueda estropear una
relación más, entonces Dios pondrá en tu vida a una persona que seguramente te amara no
como pensaste, sino más de lo que imaginaste. Solo recuerda en hacer bien las cosas:
CONSULTAR y ESPERAR una respuesta de Dios. ¡No te apresures, para todo hay
tiempo!

Se sincero contigo mismo y si tu corazón aun no está sano de la relación anterior, por favor:
No entables otra relación, porque te seguirás sintiendo mal, y de paso dañaras a una persona
que no se merece ser dañada.

¡Ríndete a Dios, dale tu corazón y Él lo


sanara!
“Dios mío, tú eres todo lo que tengo; de todo corazón quiero obedecerte y
agradarte. ¡Cumple tu promesa y dame ánimo!”

_____________________________________________

¿Cómo olvidar un amor que no pudo ser?


por Enrique Monterroza

Escrito en Octubre de 2009


Parece un tema sacado de una novela, pero no podemos negar la realidad, vivimos un
periodo en donde los fracasos sentimentales están a la orden del día. En donde los valores
del verdadero amor se han perdido y en donde el patrón a establecer es la falta de
sensibilidad entre la pareja.

A diario recibo correos de personas pidiendo consejeria para olvidar un amor que no pudo
ser. Es triste ver como los jovencitos y jóvenes mayores se embarcan en relaciones
sentimentales dejados llevar más que por la voluntad de Dios, por sus propias emociones
humanas, lo que conlleva a un casi seguro fracaso.

Y es que es hora de levantar la cabeza y dirigir nuestra mirada al Señor, quien tendría que
ser Dueño y Señor de nuestros sentimientos, los cuales se tendrían que canalizar por medio
de su voluntad y no la nuestra. Mientras los jóvenes no comprendan este principio, será
difícil evitar que nuevos fracasos aparezcan en sus vidas sentimentales.

No hay que ir muy lejos para darnos cuenta que la mayoría de relaciones amorosas entre
cristianos hoy en día son impulsadas por “lo que creo que es de Dios” y no por LO QUE
REALMENTE DIOS QUIERE DE MI.

Realmente hay una gran diferencia entre “lo que yo pienso que es” y lo que “Dios piensa
que es lo mejor para mi”, pero mientras no sepamos distinguir estas dos frases, seguiremos
creyendo que lo que nosotros pensamos, es lo correcto, olvidándonos de esta manera de lo
que realmente Dios quiere para mi.

Y es que el amor es ciego y la locura lo acompaña, reza un dicho que algo de verdad ha de
tener. Si el amor es ciego porque cuando no proviene de Dios te siega en sentimiento
engañosos que lo único que hace es dañar fuertemente tu corazón, y si que es locura,
porque entre mas te das cuenta que la relación no funciona, mas intentas seguirla, para
seguirte dañando, sí que es un locura TOTAL.
Ahora bien, si por “a” o “b” motivo no te fue bien en el amor y hasta el día de hoy no has
podido superar ese incidente, el cual uno que otro día al recordar te saca una lagrima o en
donde vives esperanzado o esperanzada a que un día volverá, tu desesperación por ese amor
que no fue te lleva a preguntar: ¿Cómo olvidarlo y superarlo?

A continuación te doy algunas claves que personalmente considero que te serán de


gran ayuda para tratar de olvidar el mal momento que viviste en el amor:

1. Tienes que entender que este será un proceso: No hay una clave mágica para
levantarte el día de mañana y creer que ya todo esta olvidado. No te engañes y no nos
engañemos, esto es UN PROCESO que comenzaras a partir de hoy. Lo que quiero decir
con esto es que en el camino, vendrán recuerdos, sentimientos encontrados, suspiros y de
todo lo que te puedas imaginas en este proceso, pero no quiere decir que NO LO PODRÁS
OLVIDAR. Por esa razón no tienes que desanimarte en este proceso que te voy a tratar de
explicar. Quizá un día sentirás el deseo casi imposible de controlar de llamar por teléfono a
ese amor que no pudo ser, de escribir un mensaje de texto o simplemente de ir y visitarlo, y
en algún momento quizá caerás, pero no te desanimes, es parte del proceso. Es casi
imposible que luego de estar acostumbrado a una persona y tener una rutina de vida, no
vayas a sentir el deseo de saber de esa persona, pero trata de todas las formas posibles ir
reduciendo estos deseos.

2. Es importante la DETERMINACION: Tu puedes decir que quiere olvidar, pero


mientras no halla en ti una verdadera DETERMINACION de hacerlo, lo siento, tus
palabras solo son eso: “palabras”. Cuando hablo de determinación hablo de QUERER y
HACER lo imposible por tratar de olvidar, digo esto, porque la gran mayoría de personas
dicen querer olvidar un amor que no fue, pero dentro de si saben muy bien que no quieren
olvidarse. Por esa razón tu deseo de OLVIDAR tiene que salir de un corazón que tenga la
convicción firme y la DETERMINACION TOTAL de querer olvidar de una vez por
todas, pues mientras no halla esto, será difícil poder olvidar.

3. Tienes que valorarte: La mayoría de fracasos amorosos terminan con palabras y frases
desagradables como: “Yo nunca te quise”, “no eres lo suficiente para mi”, “no me
mereces”, “no eres tan bello o bella”, “estuve contigo por lastima”, etc. Frases que crean en
el corazón del receptor un concepto de si mismo(a) que vale poco. Realmente estas frases
no pueden salir de un corazón que realmente ama a Dios, esas frases solo pueden salir de
una vida influenciada por el enemigo, por lo que querrá destrozarte. Recuerda que el
enemigo odia la imagen de Dios en tu vida, por esa razón tratara por todos los medios
posibles desanimarte y desvalorizarte para que acabes alejándote de Dios. Mas sin embargo
tienes que saber que tu vales mucho ERES UN PRÍNCIPE Y UNA PRINCESA DE
DIOS, vales la SANGRE DE CRISTO, ¿Es poca cosa esto?, definitivamente NO. Por esa
razón debes valorarte, si el amor que no pudo ser te trata mal cada vez que lo buscas o lo
llamas, ¿Para que lo sigues haciendo?, la voluntad de Dios no es que te desvalorices, al
contrario TU ERES LA PERLA DE GRAN PRECIO del Señor, El te compro a precio de
sangre, y no es posible que mientras El te de valor, tu te desvalorices sola o solo. No
permitas que te sigan desvalorizando, ten dignidad y sobre todo ENTIENDE que a Dios no
le agradan esos episodios, por lo que no los busques mas.
4. Tienes que entender que NO ERA LA PERSONA PARA TI: Muchos se hacen la
pregunta: ¿Y si era el que Dios me quería dar y lo perdí? No mi amado hermano o hermana,
definitivamente NO ERA PARA TI, ¿Cómo vas a creer que Dios te iba a dar una persona
que lejos de amarte, te desvaloriza, te hace sentir mal y para colmo te dice palabras que no
son las de un hijo de Dios?, es descabellado pensar que si esa persona te trataba así en el
noviazgo, ¿Cómo te pudo tratar en un matrimonio?, no me vengas con el cuento que podía
cambiar, si ya no esta contigo, es porque a DIOS NO LE PARECIO esa relación y por eso
sucedió lo que sucedió. Es que tienes que entender que a Dios nada se le escapa, una
relación que no se basa en amor, sino que en malos sentimientos JAMÁS será de Dios.
Dios es amor y no desamor. No puedes pasarte la vida pensado que si era el que Dios te
había dado, porque con convicción y Dios no me dejara mentir te digo: NO ERA PARA
TI. No sigas queriendo descifrar cosas que están tan claras a simple vista. La voluntad de
Dios no es que sufras en el amor, la voluntad de Dios es que encuentres en tu pareja la
AYUDA IDÓNEA, y no la ayuda errónea. Dale gracias a Dios que te libro de un martirio
con esa relación y que gracias a El pronto volverás a sonreír y de eso te quiero hablar en el
quinto punto.

5. Tienes que entender que DIOS TIENE ALGUIEN PREPARADO(A) PARA TI: Es
difícil asimilarlo al corto tiempo de terminar una relación, pues los sentimientos por el
amor que no pudo ser talvez siguen a flor de piel, pero aun cuando no lo entiendas en el
momento, lo entenderás tarde o temprano y es que: DIOS YA TIENE A TU PRÍNCIPE
AZUL o TU PRINCESA DE LOS SUEÑOS. Así es Dios, es que El no hace nada mal,
TODO es perfecto y parte de su plan es darte a ti, la persona INDICADA, esa que te amara
mas de lo que un día te imaginaste que alguien te podía amar, esa personas que respetara
cada idea y plan tuyo y que sin duda te respaldara, esa personas que te aceptara tal y como
eres sin importar tus errores y defectos, esa persona que al verla a los ojos sentirás algo
indescriptible y que solo los que nos hemos enamorado de verdad sentimos. Esa persona de
la cual te enamoraras como nunca y la cual estará enamorado de ti como nunca, en donde la
base de su relación será DIOS y en donde el amor que Dios ha depositado en sus vidas será
compartido entre los dos.

Amados, en este momento quizá no lo entiendes, pero CREEME que Dios ya tiene una
persona preparada para ti, ¿Cuándo?, no lo se, ¿Cómo será?, tampoco lo se, pero lo que si
se es que será en el TIEMPO PERFECTO de Dios y será la PERSONA MAS BELLA
que hallas visto en tu vida.

El amor no se busca por nuestra propia cuenta, es puesto por DIOS en el momento idóneo y
de la manera menos pensada, solo basta con realizar las siguientes tres acciones con las
cuales estarás acercando mas ese momento:

1. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. (Salmos


37: 4)
2. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán
añadidas. (Mateo 6: 33)
3. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. (Salmos 37: 5)
No es bueno que pases la mayoría de tu tiempo llorando por algo que no pudo ser y que no
estaba en los planes de Dios que fuera. Es momento de levantarte, lavar tu cara y entender
que no puedes seguir derramando lágrimas, ni lamentándote toda tu vida por algo que NO
IBA A SER.

A partir de hoy tienes que comenzar a vivir cada día para el Señor, con la FE certera de que
Dios te recompensara con una persona que SOBREPASARA TUS EXPECTATIVAS y
en la cual encontraras TODAS las características que siempre soñaste y de las cuales ni te
imaginabas que podría tener.

Es impórtate aclarar que no es la voluntad de Dios que andes probando varias relaciones
haber cual funciona. No puedes andar prestando tu corazón a cualquiera que se te pare
enfrente. Por esa razón trata la manera de hacer las cosas como a Dios le agradan, esto es en
orden, no te dejes llevar por tus sentimientos, deposita tus decisiones en el Señor y básate
en su respuesta y su voluntad antes que en la tuya.

Espera en el Señor TODO el tiempo que sea necesario, no le pongas candado a tu corazón
creyendo que todos o todas son iguales, al contrario entrégale tus emociones y sentimientos
al Señor para que El te guíe a tomar la mejor decisión en tu vida sentimental, si haces esto
te aseguro que NO FRACASARAS.

¡Vamos es hora de cambiar la hoja de esa horrible historia que acabas de


pasar, y comprender que la siguiente hoja esta llena de BELLOS PLANES
de Dios especialmente para ti!

Dedicado a todos los que en algún momento de sus vidas se equivocaron en el amor y
que creyeron que jamás volverían a encontrar a alguien que los amara.

Escrito el 15 de Octubre de 2009

Escrito para www.devocionaldiario.com


¿Por qué Dios dejo que me enamorara?
por Enrique Monterroza

Cada vez que pienso en temas para noviazgo se me vienen una gran cantidad de preguntas
que en algún momento me hice cuando soltero o preguntas que recibo vía correo
electrónico de tantos solteros y solteras alrededor del mundo.

Hace poco alguien me pregunto: “Enrique, ¿Por qué escribes de temas sobre
noviazgo?”, entonces respondí: “Cuando era soltero, siempre tuve muchas preguntas y
ningún libro sobre noviazgo pudo contestármelas, entonces un día dije que escribiría
sobre lo que siempre quise saber sobre noviazgo”. Yo sé de lo importante que es para
una persona soltera ser orientado en estos temas de los cuales realmente casi nunca se habla
en nuestras iglesias, pero que hay una necesidad muy fuerte de saber.

Este no será mi último tema sobre noviazgo, aunque casi he escrito sobre todo, pero hay
tantas cosas que me gustaría hablar y escribir, que algún día tendré que escribir un libro
estrictamente sobre noviazgo. Pero el artículo de hoy nace de una pregunta que una chica
me hizo vía correo electrónico, esa pregunta fue: ¿Por qué Dios dejo que me enamorara?

Al leer su carta, pude entender muy bien lo que ella me estaba queriendo explicar, porque
yo en algún momento de mi vida de soltero, me hice la misma pregunta y quizá a lo mejor
tú también te la has hecho, te la estás haciendo o quizá te la harás en algún momento de tu
vida.
Por eso hoy quiero humildemente tratar de dar una respuesta a esa pregunta que la mayoría
de los solteros se hacen en algún momento determinado. Este artículo va dedicado a todos
aquellos solteros y solteras que se enamoraron de alguien que no los correspondió.

TE ENAMORASTE.

Algunas personas dicen: “Uno no escoge a la persona de quien enamorarse”, realmente


esa frase es totalmente falsa, porque la verdad es que NOSOTROS SI ESCOGEMOS DE
QUIEN ENAMORARNOS. ¿Acaso te impusieron de quien enamorarte?, ¿Acaso a punta
de pistola te obligaron a enamorarte?, ¡No!, fueron los detalles, el tiempo, la compañía de
esa persona lo que provoco que ese sentimiento especial naciera en tu vida.

Obviamente no estabas enamorado cuando la conociste o lo conociste, sino que con el


transcurrir del tiempo y muchas características de esa persona cautivaron tu atención y
provocaron en ti ese sentimiento de enamoramiento.

Pero también no todo es color de rosa, si bien es cierto nosotros somos los que escogemos
de quien enamorarnos, no tenemos control sobre los sentimientos de la otra persona. Es
decir que el hecho de que tú permitas que nazca en ti el sentimiento de enamorarse, no
significa que también la otra persona sentirá lo mismo, a no ser que esa persona sea la que
Dios quiere para tu vida. Entonces, allí el mismo sentimiento abarcará a las dos personas y
todo será más fácil.

¿Pero qué, de aquellos que se enamoraron de alguien, y la otra persona no siente lo


mismo?, Simple y sencillamente es duro darte cuenta de eso y muy difícil asimilarlo. Y es
que a veces creemos que por el hecho de que nosotros sentimos “un gran amor” hacia esa
persona, ella también tiene que sentir lo mismo por nosotros si o si. La verdad es que NO
necesariamente, si esa persona no es para ti, aun cuando hagas lo que hagas, simplemente
NO SERA PARA TI.

Ese sentimiento de rechazo o de saber que no es lo que pensabas o sentías nos lleva a
sentirnos mal, a creer que no fuimos hechos para el amor, a pensar que nunca
encontraremos a alguien que nos ame de la forma que queremos o a pensar locamente que
si no es esa persona la que nos va a amar, entonces no queremos que nadie más lo haga.

Y es que el hecho de saber que la persona de la que estábamos enamorados no siente lo


mismo, hace que sintamos de todo, es como un sentimiento indescriptible que nos hace
sentir tristes, sin rumbo y destruidos sentimentalmente hablando.

Es allí en esos momentos en donde estas triste de saber que esa persona quizá no será para
ti, en donde piensas de todo, lloras en soledad, te sientes mal y oras mucho a Dios
pidiéndole que QUITE DE TU CORAZÓN ESE SENTIMIENTO hacia esa persona. En
ese momento nos hacemos la pregunta de la cual titule este articulo.

¿Por qué Dios dejo que me enamorara?


En primer lugar Dios jamás te obligara a hacer algo que tu no quieras hacer, jamás te
torcerá el brazo y te dirá lo que tienes que hacer, nunca te apuntara con un arma y obligara
a enamorarte.

Eres tú, el que lo decidió, así de simple. La Biblia nos enseña que Dios nos dio una libre
decisión, lo podemos ver desde el principio con Adán y Eva. Dios te dio el privilegio que
decidieras todo en tu vida, eso sí, tus decisiones buenas tendrás resultados buenos y tus
decisiones malas, tendrán sus resultados malos.

Tú no puedes pensar que Dios te dejo que te enamoraras, porque a lo mejor sucedieron una
serie de situaciones antes para que eso no pasara, pero tus ojos estaban fijos en ese objetivo,
no escuchaste consejo, no quisiste ver la realidad y estabas dormido sobre la nube del
“amor” y por eso no percibiste que esa persona a lo mejor no era para ti.

Personalmente me parece equivocado el pensar que Dios te hace que te enamores de


alguien para no darte a esa persona. Si fuera así, entonces Dios sería demasiado cruel, al
ilusionarnos con algo que nunca será, más DIOS NO ES ASÍ. El no tiene ni una pisca de
crueldad, ni mucho menos te ilusiona, la Biblia dice que cuando El promete, El cumple, El
nunca te ilusionara, si sabe que no te dará algo. Eres tú, quien decide hacerte ilusiones, eres
tu quien crea una historia ficticia para hacerte pensara a ti mismo que las cosas son como tu
quisieras que fueran, cuando realmente las cosas no son como tu quisieras que fueran.

Dios dice en su Palabra: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él
mana la vida” (Proverbios 4:23). Y es que si hay alguien que conoce el corazón del
hombre ese es Dios, nuestro Creador, el sabe que somos propensos a tener sentimientos
engañosos. La Biblia dice en Jeremías 17:9 “Engañoso es el corazón más que todas las
cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”.

Lastimosamente muchos de nosotros no tenemos cuidado de guardar nuestro corazón, nos


ilusionamos con tanta facilidad y tan rápidamente, que no le consultamos a Dios antes de
tomar decisiones en este ámbito, cuando lo correcto sería: Consultar a Dios y esperar su
respuesta.

Quizá alguien hasta este punto diga: “Yo le consulte a Dios y él me dijo que esa persona
era para mí”. ¡Ojo!, tenemos que tener mucho cuidado de esto, no podemos andar
diciendo: “Dios me dijo”, cuando Dios a lo mejor no ha dicho nada. Pasa que a veces los
mismos sentimientos mézclados nos hacen creer que Dios nos avalo esa relación, cuando
quizá la realidad sea otra.

Un dicho dice: “No todo lo que brilla es oro”, yo lo aplicaría a estas situaciones diciendo:
“No todo lo que sientes es real”. Y digo esto, porque hazte una pregunta: ¿Cuántas veces
has sentido lo mismo por alguien?, quizá sea varias ocasiones o para algunos sea la primera
de varias. Y es que nosotros somos seres sentimentales, necesitamos aprecio, necesitamos
sentirnos amados, queridos, respetados y todo ello muchas veces no hacen una mala jugada.
Nuestros sentimientos de no ponerlos en las manos de Dios, pueden llevarnos a fracasos
tras fracasos.
Hay una cosa que tienes que tener bien claro y es: DIOS no te obligo a que te enamoraras,
porque lo que Dios provoca siempre es perfecto porque proviene de Él y nada que provenga
de Él puede ser imperfecto.

¿Cómo hacer para lo que siento desaparezca?

No quiero engañarte, no te voy a decir que ores y que mañana ya no sentirás nada, porque a
lo mejor no será así o quizá Dios le plazca hacer algo poderoso en tu vida y provoque de un
día para otro ya no sientas nada por esa persona. Pero por lo general las cosas no son así y
eso tienes que entenderlo. Así como para enamorarte fue un proceso de varios días, de
varios detalles y de situaciones que te llevaron a sentir todo eso, así también para dejar de
sentir todo eso requiere de un proceso que no será fácil, pero que eres capaz de
sobrevivirlo.

Tienes que tener claro que será un proceso a mediano o largo plazo, pero que al final tu
corazón quedara curado por completo y estará listo para ser visitado en su tiempo.

En ese proceso tienes que respetar varias cosas, entre ellas:

• Busca de Dios diariamente, lo primero y lo mas importante en todo esto es la comunión


que tienes que tener con el Señor, lee la Biblia, reflexiona en ella, habla con Dios en
oración, congrégate y si tienes algún talento sírvele al Señor en alguna área, todo ello te
ayudara a estar fortalecido espiritualmente en todo este proceso.

• No le llames por teléfono.

• No envíes ningún mensaje de texto, ni siquiera para saber cómo esta o saludar a esa
persona, porque tú muy bien sabes que eso puede provocar comentarios que te confundirán
más y el proceso se alargara.

• Cuidado con tus comentarios en Facebook, Twitter, MSN u otras redes sociales, no des
entrada a cosas que te confundan y te hagan más largo y doloroso este proceso.

• Si te lo encuentras por la calle, salúdalo nada más y no des lugar a conversaciones largar,
ni mucho menos a conversaciones de recuerdos. Porque tú muy bien sabes que los
sentimientos se alborotan cuando te encuentras con alguien por el cual sentiste algo en
algún momento y recordar esos momentos hacen que tus sentimientos se alboroten y las
dudas vuelvan y entonces el proceso se hará más largo.

• Distrae tu mente, sale con tus amigas o amigos, practica un deporte, haz algo, no te
quedes solo mucho tiempo porque darás lugar a que pensamientos sobre eso te ataquen todo
el día. Entre más utilizas tu tiempo libre para realizar diversas actividades será mejor.

NO TODO ESTA PERDIDO.


Hay algo importante en todo esto y es el hecho de entender que el hecho que no hayas sido
correspondida o correspondido como querías, no significa que es todo para ti en el amor y
que jamás te enamoraras de nuevo.

Un error no significa que todo está acabado. Tú fuiste creado por Dios y El sabe que no es
bueno que este solo, por eso te creó una ayuda idónea, un complemento perfecto para ti y el
cual existe en algún lugar, solo que aun no ha llegado el tiempo en que se muestre como tal
a tu vida.

A veces el verdadero amor está más cerca de lo que pensamos, pero nuestra vista es
limitada y vemos lo que queremos ver, cuando quizá no nos estamos dando cuenta lo
hermoso que es Dios poniéndonos personas que realmente te amaran tal y como eres, que te
respetaran, que te apoyaran y que serán para ti tu complemento perfecto.

Princesa de Dios, tu naciste para ser conquistada por un Príncipe de Dios, esa persona que
será de parte de Dios y que te hará sonreír porque te darás cuenta que es tu complemento
perfecto. No llores mas, no creas que tu oportunidad se te fue, ni que Dios te quito esto o lo
otro, al contrario, Dios tiene planes más perfectos de los que tu tenias para ti misma. Los de
El son hermosos y no tienen probabilidad de error, porque todo lo hace en su tiempo, el
cual es perfecto.

Hoy te invito a que te levantes y comprendas que lo que viene será mejor de lo que un día
pensaste, porque así es Dios, porque así lo ha planeado para tu vida, porque su objetivo es
verte feliz porque eres la niña de sus ojos y porque te ha amado con amor eterno, ¡Vamos!
No llores más, porque lo que pronto recibirás será uno de los mejores regalos que Dios te
ha otorgado.

¡Dios no se ha olvidado de ti!


Escrito el 29 de Marzo de 2011

________________________________________________________________________________

¡Cuidado! ¡Guárdate para el Matrimonio!


por Enrique Monterroza

Escrito en Agosto de 2009


“En todo tiempo sean blancos tus vestidos, y nunca falte ungüento sobre tu cabeza”.

Eclesiastés 9: 8

Has escuchado en alguna ocasión esta frase: “Si realmente me amas, demuéstramelo”,
seguramente si eres chica en mas de alguna ocasión has escuchado esa tan famosa frase que
viene con intenciones de recibir la famosa “prueba de amor”.

En mi país se le llama entre los jóvenes “prueba de amor”, al hecho de tener relaciones
sexuales por primera vez en el noviazgo. Se supone que si la chica realmente ama a su
novio se lo demostrara teniendo relaciones con el.

Pero yo te pregunto a ti: ¿Crees que es necesario tener relaciones sexuales antes del
matrimonio, como para demostrar que realmente amas a alguien?, definitivamente si fuera
tu respondería un rotundo y gigantesco: ¡NO!.

Y es que el amor no se demuestra por el sexo, si una persona realmente te ama no


necesariamente tiene que demostrártelo a través del sexo, pues si realmente esta enamorado
o enamorada de ti, sabrá esperar hasta el matrimonio para gozar de este.
Pero lastimosamente hay muchas en su mayoría chicas que son victimas de
esta famosa prueba de fe, y es que ellas acceden por situaciones como:

Tener miedo de perder a su novio: ellas creen que si no acceden su novio las dejara y por
no querer que pase eso, acceden a dar la famosa prueba de amor. Es una lastima que las
chicas den algo tan valioso por miedo a perder a la persona que supuestamente ama.

Pero tienes que saber una cosa, el temor de perder a alguien no es compatible con el amor
verdadero, pues el verdadero amor echa fuera todo temor. Es decir que una persona
realmente te ama, no te dejara por cosas tan insignificantes como esas, entonces, si tu tienes
miedo de perderlo por no acceder, ¿Será realmente amor eso?, mas que amor creo que seria
como una extorsión. Es mas eso serviría para demostrar realmente si te ama o no, pues si tu
no accedes a su petición y el sigue contigo respetándote y esperando junto a ti hasta el
matrimonio para tener relaciones, eso quiere decir que te ama y que le importa mas
respetarte y respetar a Dios, que acceder a un placer tan momentáneo que puede llevarte a
la perdida de autoridad divina, y todo por momentos de placer que bien pueden esperar,
pues tarde o temprano se dará cuando se llegue al matrimonio. Entonces, ¿Por qué
adelantarse?.

También muchas chicas o chicos acceden a esta “prueba de amor” por:

Presión de sus amigos o compañeros: “¿Aun no lo has hecho?, ¿en que mundo vives?”
esa es la frase mas común entre los jóvenes que creen que por no tener relaciones sexuales
antes del matrimonio eres anticuado, religioso o simplemente homosexual, pero ¿Quién ha
dicho que no querer tener relaciones antes del matrimonio sea porque eres anticuado,
religioso o homosexual?, es mas personalmente creo que es mas hombre aquel que dice no
al pecado, que aquel que se deja manipular por el.

Es necesario ser hombre para amarse bien los pantalones y que a pesar que nuestra carne
nos suplica por pecar no accedamos a sus deseos. Eso es ser hombre, ser hombre es respetar
a tu novia, evitar extorsionarla con palabras como: “si no accedes, entonces no me quieres”,
ó “Si no lo hacemos creo que nuestra relación no funcionara”, todas esas y mas frases que
lleven consigo la intención de convencer a la otra persona de hacer algo que no quiere hacer
se llama extorsión. ¿Tu crees que eso es amor?, JAMÁS, eso JAMÁS será amor, al
contrario eso denota que lo que realmente hay es una mal intención de tener relaciones
contigo para luego dejarte y buscarse otro nuevo reto.

Lastimosamente la gran mayoría de chicas o chicos que acceden a esta petición terminan su
relación de noviazgo tarde o temprano, ya que el hecho de haberse adelantado al proceso de
Dios, los lleva a actuar de diferente forma, es por eso que podemos ver a chicos que
después de haber recibido de su novia la famosa “prueba de amor” ahora las desprecian y
las ven como a cualquiera, todo eso se da, porque para muchos de ellos todo era un reto, y
al ver cumplido su reto, entonces es hora de trazarse uno nuevo.
Amados jóvenes que me leen, ¡Cuidado con acceder a la “prueba de amor”! eso no es de
Dios, si tu novio o tu novia te esta solicitando esto es señal de que algo anda mal, de que no
hay un amor verdadero o de que se están desviando del propósito de Dios para su vida.

Es momento de analizar los pro y contra de esta acción, desde ya te digo que no hay ni
siquiera un “pro” sobre esta proposición, pero si hay muchos “contra”, como por ejemplo,
la perdida de tu virginidad, la perdida del respeto mutuo, la perdida del amor que sentían,
un embarazo no deseado, una enfermedad venérea, y lo mas importante de todo: Le
faltaras el respeto a Dios, quien ha confiado en ti desde que te perdono tus pecado.

Amados, no es necesario tener relaciones antes del matrimonio para demostrar que hay
verdadero amor, ni para demostrar que son compatibles, ni para demostrar absolutamente
NADA. Esa es una mentira de Satanás que quiere ver como le fallas a Dios y a la vez
pierdes algo importante de ti, con la persona que quizá ni será tu esposo o esposa, no
permitas que Satanás juegue con tus sentimientos ni con algo tan importante como es la
pureza que debes mantener delante de Dios.

Ya habrá un momento para eso, el matrimonio sea el momento ideal para disfrutar del sexo,
mientras tanto ¿Para que llevarle la contraria a Dios?, el sexo fue hecho para el matrimonio
y se disfruta en el matrimonio bajo la cobertura de Dios, pero jamás antes, porque eso seria
Fornicación y la Biblia es clara en decir que ningún fornicario entrara al reino de los cielos.

Jovencitas que me leen, no caigan en esta trampa del enemigo, si tu novio realmente te
ama, te esperara todo lo que sea necesario, el verdadero amor todo lo espera, todo lo
soporta y nunca deja de ser. Una muestra que realmente te ama es que jamás te pedirá cosas
indecorosas como estas que te conlleven a fallarle a Dios.

Mantente Limpio o Limpia delante de Dios, recuerda:

“EN TODO TIEMPO SEAN BLANCOS


TUS VESTIDOS”
Escrito el 18 de Agosto de 2009

______________________________________________________________________

¡Ya no creo en el amor!


por Enrique Monterroza
¿Has escuchado la famosa frase: “¡Ya no creo en el amor!”?, yo la he escuchado en
cientos o miles de veces y por lo general esas palabras provienen de una persona que
recientemente ha tenido una mala experiencia en el ámbito amoroso.

Y es que es muy difícil que alguien no tenga un desilusión sentimental en su vida, creo que
todos hemos pasado, muchos están pasado y otros pasaran por situaciones que nos querrán
hacer creer que el amor no existe o que simplemente no es para nosotros.

Pero la pregunta es: ¿Realmente no existe el verdadero amor?, ¿Está bien que ya no
crea en el amor?, ¿Es correcto que piensa de esa manera y cierre mi corazón
totalmente?

Este artículo quiero dedicarlo especialmente a todas aquellas personas que en algún
momento tuvieron una desilusión sentimental y eso ha llevado a que ya no crean en el
amor.

Desilusiones sentimentales

Toda persona que hoy en día dice no creer más en el amor, seguramente paso por una
desilusión sentimental que ahora la ha llevado o lo ha llevado a creer que el amor no existe.

Esta persona que ahora piensa esto acerca del amor, quizá fue una persona que dio todo de
sí para que esa relación funcionara, quizá amo a esa persona como quizá nunca había
amado, pero lastimosamente no fue correspondida de la forma que hubiese querido o
simplemente a quien amo solo jugó con sus sentimientos.

Quizá te preguntes: “¿Qué hice de malo?”. Y a lo mejor aparentemente no hiciste nada


malo. Y es que en una relación existen dos personas, y no necesariamente tuviste que ser tú
el que hizo algo malo para que la relación terminara en una desilusión total. Quizá diste
todo de ti, quizá entregaste toda tu disposición para que esa relación funcionara, creíste en
lo que en algún momento te prometieron, pero sin embargo todo fue vano y termino de la
forma más dolorosa que ni siquiera pensaste.

Y es que a veces también las desilusiones provienen de malas decisiones, quizá desde un
inicio sabias que esa persona no era para ti o que no tendrías un futuro con él o ella, quizá
porque nunca mostro verdadero interés en ti, quizá porque nunca te tomo en serio o
simplemente fue claro contigo desde un inicio, pero tú “amor” u “obsesión” en esa relación
te llevo a hacer ideas que tal vez la situación podría cambiar al dar todo de ti, pero eso no
fue así, las cosas no funcionaron y ahora te encuentras en una situación cual nunca hubieras
querido encontrarte.

Tú corazón roto, tus sentimientos destrozados, todo lo que un día pensaste se esfumo, ahora
te encuentras solo o sola, triste, llorando cada noche, mientras recuerdos a tu mente te
atormentan y no te dejan en paz, mientras te preguntas una y otra vez: ¿Qué hice mal?

Ahora esa misma desilusión te ha llevado a crear un tipo de barrera emocional, no quieres
que nadie te hable de amor o de temas que tengan que ver con los sentimientos. Te has
convertido en una persona que no eras, ahora el mal humor se ha apoderado de ti, después
de ser una persona con una hermosa sonrisa, te has convertido en una persona amargada y
enojada con la vida misma.

Estas tan cerrada o cerrado en que ahora ya no crees en el amor, que ya no te quieres dar
nunca una oportunidad. Crees que es mejor estar solo, cuando en realidad tú bien sabes que
no naciste para vivir en soledad toda tu vida. Una o varias desilusiones te han llevado a
pensar que todos son iguales, que no hay nadie que ame de verdad o que nunca serás
correspondida o correspondido cómo quisieras serlo.

La pregunta es:

¿Realmente no existe el verdadero amor?

Ahora bien, tú dices que ya no crees en el amor, como quien dice que el amor verdadero no
existe, pero el hecho que lo digas o lo pienses no significa que sea verdad.

En la Biblia podemos encontrar varias historias de amor y amor verdadero, un Abraham


con su amada Sara esperando la promesa de Dios. Un Isaac con su amada Rebeca, un Jacob
que trabajo muchos años para que se le permitiera casar con su amada Raquel. Un David
que se enamoro de Betsabé, un Salomón enamorado de la Sulamita a quien le dedica todos
los versos que encontramos en Cantares. Pero hay una historia que en lo personal considero
una historia de amor maravillosa y es la que se narra sobre María y José.

Cuenta la historia de María y José lo siguiente: “Este es el relato de cómo nació Jesús el
Mesías. Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero antes de que
la boda se realizara, mientras todavía era virgen, quedó embarazada mediante el poder
del Espíritu Santo. José, su prometido, era un hombre bueno y no quiso avergonzarla en
público; por lo tanto, decidió romper el compromiso en privado. Mientras consideraba
esa posibilidad, un ángel del Señor se le apareció en un sueño. «José, hijo de David —le
dijo el ángel—, no tengas miedo de recibir a María por esposa, porque el niño que lleva
dentro de ella fue concebido por el Espíritu Santo.” Mateo 1:18-20 (Nueva Traducción
Viviente).

El relato lo explica muy claro, María y José estaban comprometidos para casarse, sin
embargo María queda embarazada por obra y gracia del Espíritu Santo, ¿Qué novio se
creería esa historia?, ¿Quién de nosotros si la mujer con la que nos vamos a casar sale
embarazada y no es de nosotros le creeríamos que es obra del Espíritu Santo?, lo que estaba
sucediendo era para no creerlo y acusar a María, porque José podía acusarla y María podría
ser juzgada por eso. Sin embargo el amor que José tenía por María era tan grande que
prefería huir para que la gente pensara que él la había embarazado y había huido, en pocas
palabras, la había abandonado en su embarazo.

Pero Dios tenía un plan perfecto, le hizo entender a José que todo era parte del Plan que Él
tenía, José demostró su amor por María que se quedo con ella y enfrento junto a ella toda
adversidad, esa decisión que Él tomo solo podría ser el resultado de un VERDADERO
AMOR.

¡El verdadero amor existe!, el problema es: ¿Dónde lo estas buscando?, si buscas el
verdadero amor en una persona que no ama a Dios, es posible que no lo encontraras, pero si
buscas el amor en una persona que es temerosa de Dios y que ama a Dios no solo de labios
sino en verdad, entonces lo encontraras. José era un hombre temeroso de Dios, ama a Dios
y ese amor que tenia por Dios lo hacía también amar a María.

Quizá tú digas: “Pero aun en la Iglesia o gente que ha dicho que es cristiana y que ama a
Dios me han tratado mal”, yo te respondería con un versículo: “No todo el que me dice:
Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi
Padre que está en los cielos” Mateo 7:21 (Reina Valera 1960). La Biblia dice sobre
alguien que realmente ama a Dios: “Así es, de la misma manera que puedes identificar
un árbol por su fruto, puedes identificar a la gente por sus acciones.” Mateo 7:20
(Nueva Traducción Viviente). No solo porque alguien te dijo que ama a Dios o que es
cristiano, realmente practica lo que dice, cualquier con la intención de conquistarte puede
decir cualquier cosa aunque lo que diga no sea verdad. Tú tienes que saber identificar a las
personas, conocerlas muy bien antes de tomar la decisión de entablar una relación. Porque
el verdadero amor EXISTE, y si hasta acá no te ha ido bien, examina que es lo que estás
haciendo mal o como estas tomando decisiones.
¿Está bien que ya no crea en el amor?, No creo que este bien, porque no creer en el amor
en parte también es no creer en Dios, porque Dios es amor. En lo que si pienso que no
debes creer es en cualquier persona que venga de primera a decirte cosas “lindas” y a tratar
de conquistar tu corazón. Por eso la Biblia nos avisa y nos aconseja: “Sobre todas las
cosas cuida tu corazón, porque éste determina el rumbo de tu vida.” Proverbios 4:23
(Nueva Traducción Viviente).

¿Es correcto que cierre mi corazón totalmente?, No creo que sea correcto tampoco
poner una barrera gigantesca a tu corazón. Porque, ¿Qué culpa tiene una persona que sí
tiene buenas intenciones contigo sobre lo que a ti te paso anteriormente?, es decir, el hecho
que alguien te trato mal o daño tu corazón, no significa que todos harán lo mismo, siempre
Dios pone a alguien en tu vida que te tratara mejor de lo que tú piensas, pero si cierras tu
corazón lo que estás haciendo es evitar que eso suceda. Tampoco hablo de abrirlo
completamente a cualquier que venga, ¡No!, hablo de saber detectar el momento propicio y
a la persona indicada para hacerlo. Y eso tiene mucho que ver con la dirección que le pidas
a Dios para que te guie a distinguir los momentos.

¿Por qué volver a creer en el amor?

Quizá es lo que tú te preguntas: ¿Por qué volver a creer en el amor?, bueno déjame
exponerte algunas razones que aunque humildes considero que pueden ayudarte a tener un
mejor panorama sobre este tema:

Primero: Porque fuiste creado con la intención de tener pareja: La Biblia dice: “Y dijo
Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”
Génesis 2:18 (Reina Valera 1960), el mismo pasaje en la versión Traducción en
Lenguaje Actual dice: “Luego Dios dijo: «No está bien que el hombre esté solo. Voy a
hacerle alguien que lo acompañe y lo ayude»”. Dios que es nuestro Creador conoce muy
bien nuestras necesidades, ¿Quién mejor que Dios para conocernos completamente?, Dios
sabia que al hombre le falta una compañía idónea y por eso tuvo la brillante idea de crear a
la mujer quien seria alguien que lo acompañaría y lo ayudaría. Eso quiere decir que en el
plan de Dios está el hecho de que no esté sola o solo. Salvo casos especiales como el
apóstol Pablo que teniendo el don de continencia, no tuvo la necesidad de tener esa mujer
de su lado.

Segundo: Porque Dios quiere que disfrutemos del amor en el matrimonio: La Biblia
dice: “Si quieres disfrutar del amor, disfrútalo con tu esposa. ¡Guarda tu amor sólo
para ella! ¡No se lo des a ninguna otra! No compartas con nadie el gozo de tu
matrimonio. ¡Bendita sea tu esposa, la novia de tu juventud! Es como una linda
venadita; deja que su amor y sus caricias te hagan siempre feliz” Proverbios 5:15-19
(Traducción en Lenguaje Actual). Dios sabe lo felices que podemos ser al encontrar a la
persona idónea, y sabe también que podemos disfrutar del amor, porque ¡EL AMOR
EXISTE!

Tercero: Porque el hecho que te fue mal una vez no quiere decir que siempre será así:
La Biblia dice: “Guardé en mi corazón lo observado, y de lo visto saqué una lección”
Proverbios 24:32 (Nueva Versión Internacional). Todo fracaso nos debe dejar una
lección, la cual debemos de tener presente para no volver a cometer los mismos errores del
pasado. El hecho que te fue mal una o varias veces, no significa que será algo continúo toda
la vida. Lo que significa es que a lo mejor has estado decidiendo mal o tratando de amar a
la persona equivocada. Si aprendes a esperar en Dios y a consultarle todas las decisiones
que piensas tomar, entonces Dios te puede guiar a que no te equivoques. No antepongas lo
que sientes a lo que realmente sientes. Entrégale a Dios tus sentimientos y pídele que te
guie a tomar decisiones que sea de bendición para ti y tus sentimientos.

¡El Amor si existe y debes que creer en él!

No puedes ir por la vida gritando que no crees en el amor o que no hay persona que valga la
pena, porque estarás diciendo algo que nace de un corazón dañado. Lo ideal es que puedas
permitir que Dios sane tu corazón, aunque eso será un proceso que llevara un tiempo, pero
cuando tu corazón este sano por completo de toda herida, podrás pensar mejor y podrás
darte cuenta que siempre hay una nueva oportunidad para el amor, más si ese amor
proviene de una persona que realmente y sin hipocresías ama a Dios.

La Biblia dice: “Entrega al SEÑOR todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará”
Salmos 37:5 (Nueva Traducción Viviente). Si comienzas a entregar al Señor todo y a
confiar en lo que Él quiere y puede hacer en tu vida, las cosas pueden cambiar, tus
pensamientos puedes ser transformados y tu visión de la vida puede ser diferente, pero para
eso tiene que entregar toda amargura y dolor al Señor, que es el único capaz de sanarte por
completo.

La voluntad de Dios no es que pases amargada o amargado toda la vida creyendo que no
hay nada más para ti, pensando que porque tuviste una mala experiencias ya no hay ni
habrá algo que pueda cambiar tu estado. Si dejas que Dios obre en tu vida y cuando Él sabe
tu corazón, podrás ver más allá del dolor, más allá de la amargura, más allá del sentimiento
de engaño y podrás darte cuenta que EL VERDADERO AMOR EXISTE y proviene de
personas que realmente aman a Dios.

En su momento Dios pondrá en tu vida una persona especial, que te hará volver a creer en
el amor, porque esa persona será la ideal para ti y será mejor de lo que un día pensaste que
merecías, te amara como nadie te amo, te respetara, te respaldara, será más de lo que
siempre soñaste, y entonces dirás: “Tenía razón, el amor si existe” y entonces serás el
hombre más feliz o la mujer más feliz que imaginaste, porque el amor realmente se dio en
tu vida, porque supiste interpretar los tiempos y obedecer a lo que Dios te guía y no a lo
que sientes que tienes que hacer.

Dile al Señor:

“Dios mío, tú eres todo lo que tengo; de todo corazón quiero obedecerte y
agradarte. ¡Cumple tu promesa y dame ánimo!”

Salmos 119:57 (Traducción en lenguaje actual)


¡El amor si existe!, ¡Solo deja que Dios te
guie a encontrarlo!
Escrito el 26 de Marzo de 2012