Está en la página 1de 332

ESTUDIO DE ROMANOS

CAPITULO 1

Introducción

“La única esperanza para el Cristianismo es la rehabilitación de la Teología


Paulina. O regresamos al Cristo encarnado y a la sangre expiatoria o nos
deslizaremos al ateísmo y a la desesperanza” (el fallecido Francis L. Patton, el
piadoso e idóneo presidente de la Universidad de Princeton).

“La epístola a los Romanos es la verdadera pieza maestra del Nuevo


Testamento y el más puro evangelio. Es digna de que todo cristiano no solo
la sepa de memoria, palabra por palabra, sino también de que se ocupe en
ella como su pan cotidiano del alma. Pues nunca puede llegar a ser leída o
ponderada lo suficiente; y cuanto más se la estudia, tanto más preciosa y
apetecible se vuelve” (Martín Lutero).

Pablo escribió esta carta alrededor del año 56 D.C. cuando estaba en la ciudad de
Corinto. Pablo no había visitado aún la Iglesia de Roma. El deseaba ir allá y oraba que
Dios hiciera posible esta visita (Romanos 1:10-12; 15:23-24). Esto hace que la carta a
los Romanos sea especial. La mayoría de las otras cartas fueron escritas a iglesias a
las cuales él había ministrado personalmente. Pero aquí había una iglesia (la iglesia de
Roma) donde Pablo no había estado y donde Pablo no había enseñado. Podríamos
hacer esta pregunta: ¿Qué enseñará Pablo cuando llegue a Roma? En este libro de
Romanos, Pablo da una presentación preliminar del contenido de su ministerio de
enseñanza. Lo que Pablo expone en estos 16 capítulos es nada menos que una obra
doctrinal maestra. ¿De qué se trata el cristianismo? ¿Cuál es su mensaje central? ¿Cuál
es el verdadero evangelio de Dios? ¿Cuáles son realmente las buenas nuevas de
salvación? ¿Qué clase de mensaje predicaba el más grande de todos los apóstoles de
la iglesia dondequiera que fuera? Para encontrar la respuesta a todas estas preguntas
debemos volver al libro doctrinal más importante del Nuevo Testamento—la epístola de
Pablo a los Romanos.

No es posible medir la influencia que ha tenido el Libro de Romanos. Un grupo de


eruditos elaboró una lista de los quince libros más importantes -- importantes por su
influencia beneficiosa sobre la humanidad. En esta lista de libros estaban incluidos
el Diario de John Wesley, Las 95 Tesis de Martín Lutero, La Ciudad de Dios de Agustín
y El Progreso del Peregrino de Juan Bunyan. Como lo revelan sus Diarios, Wesley era
un predicador inconverso hasta que leyó el libro de Romanos y entendió el camino de
salvación de Dios. Lutero, un monje católico, fue influenciado poderosamente por
Romanos 1:17, “Mas el justo por la fe vivirá”, lo que abrió sus ojos a la verdad de la
justificación por fe. La Ciudad de Dios de Agustín está basada en su estudio del Libro
de Romanos. Bunyan escribió el Progreso del Peregrino después que leyera el Libro de
Romanos estando en prisión. Éste llegó a ser el libro más vendido, después de la
Biblia. Entre los libros más importantes del mundo, hay cuatro que fueron
directamente influenciados por el Libro de Romanos. ¿El Libro de Romanos ha
cambiado tu vida?

Romanos 1:1

Observa la primera frase (¿dónde encuentras el primer punto?). Tiene 124 palabras en
la versión Reina Valera 1960. Este es el estilo característico de Pablo (ver Efesios 1:3-
14). El Apóstol Juan tenía un estilo diferente (frases cortas y sencillas, sin embargo
profundas) –ver Juan 4:8, 19 etc. La doctrina correcta en cuanto a la inspiración de las
Escrituras va más allá de la idea de un dictado mecánico. Las diferentes personalidades
y estilos de los escritores humanos son claramente observables y, sin embargo, lo que
escribieron está sin error y es exactamente lo que Dios quería decir —ver 2 Pedro
1:20-21 y 2 Timoteo 3:16. Cada escritor bíblico tenía su propio estilo y característica,
sin embargo Dios los usó como Sus escribientes para anotar exactamente lo que el
Señor quería que fuese incluido en Su Palabra.

En el versículo 1 Pablo nos dice tres cosas en cuanto a sí mismo:

1) Siervo = esclavo, servidor, esclavo por amor de Jesucristo

Esta es una declaración asombrosa si consideramos el historial pasado de Pablo (ver


Hechos 7:58; 8:1-3; 9:1-2; 1 Corintios 15:9; 1 Timoteo 1:13-15). Saulo de Tarso era
el mayor enemigo de la iglesia. El mayor enemigo de la iglesia llegó a ser el mayor
apóstol de la iglesia. ¿Cómo sucedió ésto? ¿Cómo podemos explicar esta asombrosa
transformación descrita en Gálatas 1:23? ¿Cómo puede Saulo, el perseguidor, llegar a
ser Pablo, “el siervo de Jesucristo” (Romanos 1:1)? ALGO TIENE QUE HABER
SUCEDIDO.

De acuerdo al Nuevo Testamento, ¿qué sucedió para causar tal cambio? ¿Qué causó la
conversión de Saulo de Tarso? Ver 1 Corintios 9:1 --“¿No he VISTO a Jesús, el Señor
nuestro?” y compare con Hechos 9:3-6 y 1 Corintios 15:8. Críticos hostiles del
cristianismo tienen que dar una explicación satisfactoria para la conversión de Pablo.
George Lyttelton (1709-1773) estudió la conversión de Pablo con la intención de
desaprobar el cristianismo. Como resultado de su investigación, él se convirtió. En su
notable escrito, “Observaciones sobre la conversión de Pablo”, expone cuatro
proposiciones que parecen agotar todas las posibilidades del caso:

Pablo fue un impostor que dijo algo que él sabía que era falso, con la intención
de engañar (él en realidad no vio al Cristo resucitado, pero dijo que lo vio).

El era un fanático (“entusiasta”) que sufría de una imaginación desenfrenada (él


pensó sinceramente que vio al Cristo resucitado, pero en realidad no lo vio).

El fue engañado por el fraude de otros (de alguna manera otros lo hicieron
pensar que había visto al Cristo resucitado).

Lo que él declaró ser la causa de su conversión, sucedió realmente y, por lo


tanto, la religión cristiana es una revelación divina (Pablo vio realmente al
Cristo resucitado, por lo cual el cristianismo es verdadero y Cristo está vivo).

¿Qué problemas ves con las tres primeras posibilidades?


2) Apóstol = Alguien que es enviado en una misión

Dios tenía un ministerio único y especial para Pablo y los demás apóstoles. ¿HAY AÚN
APÓSTOLES EN LA IGLESIA HOY?

En Efesios 2:20 se dice que los apóstoles son hombres “fundamentales”. Un


fundamento se coloca solo una vez, al comienzo del proyecto de edificación. Los
apóstoles fueron necesarios al comienzo de la edad de la iglesia para llevar a cabo su
especial ministerio de “fundación”.

Hoy en día nadie satisface los requisitos de un apóstol, porque un apóstol tenía que
haber VISTO al CRISTO RESUCITADO (1 Corintios 9:1; 15:8-9 y Hechos 1:22— cuando
buscaban un reemplazante para Judas). Cristo no se aparece a los hombres hoy (1
Pedro 1:8; Juan 16:10).

Aplicación: ver Hechos 2:42. Hoy día no tenemos apóstoles, pero tenemos la
DOCTRINA o la ENSEÑANZA DE LOS APÓSTOLES. Hoy no tenemos al Apóstol Pablo,
pero tenemos la DOCTRINA DEL APÓSTOL PABLO, es decir el LIBRO DE ROMANOS (y
sus otros escritos que ahora forman parte de las Escrituras).

3) Apartado para el Evangelio de Dios

Hay un aspecto negativo en la separación (separación del pecado, de las cosas del
mundo, etc.), pero este versículo enfatiza uno de los aspectos positivos (no
SEPARACIÓN DE sino SEPARACIÓN PARA). La dedicación y devoción de Pablo hacia
el evangelio de Dios se ve en Romanos 1:16; 1 Corintios 1:17-18; 2:1-2; 9:16; 15:1-
4; Efesios 6:19-20; Hechos 20:21, 24.

Frase clave en el libro de Romanos = EL EVANGELIO DE DIOS (de esto se trata el libro de
Romanos)

EVANGELIO = buenas nuevas, noticias gratas

En ningún lugar de la Biblia las buenas nuevas de salvación son expuestas con más
claridad que en el Libro de Romanos. Pablo presenta el evangelio de Dios hábil y
sistemáticamente en esta epístola. Hoy en día hay mucha confusión en cuanto a lo que
es realmente el evangelio y cómo ha de ser presentado. Estudiemos con cuidado como
Pablo define y explica y presenta el evangelio y no olvidemos quién fue el que enseñó
a Pablo el evangelio (ver Gálatas 1:11-12). Debemos estar también en alerta frente a
los EVANGELIOS FALSOS (ver Gálatas 1:6-9).

Romanos 1:2

El Evangelio no es algo NUEVO (nueva revelación). El Evangelio ya había sido revelado


en las Escrituras del Antiguo Testamento (comparar Gálatas 3:8).

Los gloriosos hechos acerca de la muerte y la resurrección de Cristo no son revelados


ahora por primera vez. En el Libro de Romanos (en el cual Pablo expone el evangelio
de Dios), Pablo cita constantemente el Antiguo Testamento (61 veces). Como ejemplos
del uso que Pablo hace del Antiguo Testamento, ver Romanos 3:10-18 y Romanos 4:1-
3. Las buenas nuevas acerca de Cristo se encuentran en el Antiguo Testamento
(comparar Lucas 24:26-27, 44). Isaías 53:6 (la primera parte del versículo) es un
resumen de Romanos capítulos 1 al 3 (todos los hombres están condenados ante un
Dios santo). Isaías 53:6 (la última parte del versículo) es un resumen de Romanos
capítulos 4 y 5 (Cristo murió para salvar y justificar al hombre pecador).

Romanos 1:2

“Las Santas Escrituras” – compare lo que está escrito en la tapa de la mayoría de las
Biblias (SANTA BIBLIA). Santo = apartado. La Biblia es puesta aparte y es diferente de
todos los demás libros. Es único en su clase. Es un libro absolutamente único. Es el
único libro inspirado por Dios (2 Timoteo 3:16). Como alguien ha dicho, “Yo creo en la
Biblia de tapa a tapa y creo hasta en la tapa (SANTA BIBLIA)”. Tratemos a la Biblia
siempre con respeto, sabiendo que es la Santa Palabra de Dios.

Romanos 1:3-4

¿De qué se trata el Evangelio? De acuerdo con Romanos 1:3, el EVANGELIO es


acerca del Hijo de Dios, Jesucristo nuestro Señor. Es un EVANGELIO CENTRADO EN
CRISTO (comparar Romanos 1:9 “el evangelio de su Hijo”). El evangelio trata de Cristo
y aparte de la Persona y de la obra de Cristo no hay evangelio (ver 1 Corintios 15:1-4,
donde encontramos el evangelio en pocas palabras). Cualquier predicación que no esté
centrada en Cristo, no es verdadera predicación del evangelio. El verdadero evangelio
es un EVANGELIO CENTRADO EN CRISTO, y Dios da serias advertencias respecto a
quienes predican otro evangelio (Gálatas 1:3-9).

Cuando pienses en la PERSONA DE CRISTO, deberías considerar especialmente dos


cosas:

1. Su humanidad (Romanos 1:3 y ver también Juan 1:14; Mateo 1:1; 1


Timoteo 2:5). ÉL fue hecho (ver Juan 1:14) del linaje de David según la carne.
Por estirpe real, Cristo era descendiente de David. ¿Por qué Dios se hizo
hombre? Hebreos 2:9 nos ayuda a responder esta pregunta.

2. Su deidad (Romanos 1:4 y ver también Juan 1:1, 20:28; Tito 2:13; 1 Juan
5:20, etc.) ÉL se hizo hombre, pero ÉL nunca dejó de ser Dios. El término “Hijo
de Dios” indica la completa deidad de Cristo. Así es como los judíos del primer
siglo entendieron el término (ver Juan 5:17-18).

Nota: Leer Mateo 22:41-46. Los judíos sabían que el Mesías tenía que venir del linaje
de David (Mateo 22:42). Los judíos también entendían que el Salmo 110:1 se refería
al Mesías: “Jehová(aludiendo a Dios el Padre) dijo a mi (el pronombre “mi” se refiere
a David, el autor del Salmo) Señor (“Adonai”, que significa “Señor” o “Maestro”, y aquí
se refiere al Mesías o a Cristo). Los judíos quedaron confundidos con la pregunta de
nuestro Señor (Mateo 22:45-46) que simplemente era esta: ¿CÓMO PUEDE EL HIJO DE
DAVID SER TAMBIÉN EL SEÑOR DE DAVID? Pablo responde esta pregunta en Romanos
1:3-4.

En Su humanidad (“según la carne”) Él es el Hijo de David (Romanos 1:3). En Su


deidad, ÉL es el Hijo de Dios (Romanos 1:4), y por ello ÉL es el Señor de David. Su
resurrección fue la comprobación de que ÉL era todo lo que ÉL afirmaba ser.
ÉL no llegó a ser Dios en la encarnación, y tampoco llegó a ser el Hijo. La encarnación
fue el momento en que el eterno Hijo de Dios asumió nuestra humanidad, sin dejar de
ser Dios. El Hijo de Dios llegó a ser el Hijo del Hombre, para que nosotros, los hijos del
hombre, llegásemos a ser hijos de Dios (Juan 1:12; Gálatas 3:26). ¡Que siempre
estemos llenos de asombro y de alabanza por Su amor y Su gracia condescendiente
por la cual ÉL descendió tan bajo, para poder elevarnos tan alto! “Mirad cuál amor nos
ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios” (1 Juan 3:1).

Compare Romanos 1:3-4 con Romanos 9:5 (¿ves el énfasis tanto en Su humanidad
como también en Su deidad?).

“Por la resurrección”—La resurrección fue la comprobación final de que Jesucristo


era todo lo que Él afirmaba ser (comparar Mateo 12:38-40 y Juan 2:18-21).

Jesucristo resucitó de los muertos o bien no resucitó. Explique los problemas y las
deficiencias de las siguientes teorías falsas:

1. Los discípulos robaron el cuerpo de Jesús (compare Mateo 28:11-15).


2. El cuerpo de Jesús fue quitado por José de Arimatea (ver Mateo 27:57-60).
3. Las mujeres y luego todos los demás fueron a la tumba equivocada.
4. Las personas que aseguraron haber visto a Jesús, en realidad tuvieron
alucinaciones y visiones. Ellos pensaban haber visto a Jesús, pero en verdad no
lo vieron.
5. Jesús no murió realmente en la cruz, y cuando lo pusieron en la tumba, ÉL aún
estaba vivo.

“Con poder” –En el Antiguo Testamento, cuando Dios quería resaltar Su gran poder,
Él señalaba el milagro del cruce del Mar Rojo (Deuteronomio 26:8; Éxodo 32:11;
Deuteronomio 4:37; 2 Reyes 17:36, etc.). No encontramos ésto en el Nuevo
Testamento. Hoy día, cuando Dios quiere resaltar Su gran poder, ÉL llama nuestra
atención hacia ¿qué evento (Efesios 1:19-20; Filipenses 3:10)?Cuando Dios quiere que
veamos Su amor, ÉL nos señala la cruz (Juan 3:16; Romanos 5:8; 1 Juan 4:10);
cuando Dios quiere que veamos Su poder, ÉL nos señala la tumba vacía.

Cuando pienses en la OBRA de Cristo, deberías pensar principalmente en dos cosas: 1)


Su crucifixión; 2) Su resurrección. Encontrarás mencionados estos dos importantes
eventos en cada uno de los siguientes pasajes: Romanos 4:25; 1 Corintios 15:3-4; 2
Corintios 5:14-15 y 1 Tesalonicenses 4:14.

Romanos 1:5

¿A quienes debe ser predicado el evangelio? La respuesta de Pablo: “A TODAS LAS


NACIONES” (compare Marcos 16:15; Mateo 28:19; Lucas 24:47 y Hechos 1:8). El
término “gracia” se refiere al favor inmerecido y a la bondad gratuita de Dios. Pablo se
dio cuenta de cuán indigno era y que él no merecía ser un apóstol (ver 1 Corintios
15:9-10 y Efesios 3:8). “Para la obediencia a la fe” – El evangelio debe ser
OBEDECIDO. Es POR FE que una persona obedece el evangelio. Favor note lo
siguiente:

1. Lea Hechos 16:30-31 y note que el versículo 31 es un mandamiento.


2. Lea 1 Juan 3:23. ¿Cuál es el primer mandamiento que un pecador debe
obedecer? ¿Qué es la primera cosa que una persona tiene que hacer para
agradar a Dios (Hebreos 11:6)?
3. Hechos 17:30. ¿Cuál es el mandamiento de Dios? ¿A quién es dado este
mandamiento?
4. 2 Tesalonicenses 1:8. Los incrédulos son los que no obedecen el evangelio de
nuestro Señor Jesucristo.
5. La incredulidad es algo muy serio: Juan 3:18; 3:36; 8:24; 16:9; etc.

El MOTIVO de Pablo – “por amor de Su Nombre”. La única preocupación de Pablo era el


Nombre y la gloria y la reputación de su Señor y Salvador (comparar 1 Corintios
10:31; 3 Juan 7).

Romanos 1:6

¿Qué está haciendo Dios en el mundo hoy?

“Entre las cuales” = entre las naciones (v.5)

Hoy en día Dios está visitando a los gentiles (naciones) y está tomando de ellos pueblo
para Su Nombre (Hechos 15:14). Cristo está edificando Su Iglesia (Mateo 16:18). El
término “iglesia” (griego-ekklesia), se refiere a la asamblea de los ‘llamados-fuera’ por
Dios. Dios está llamando a personas para que tengan comunión con ÉL (1 Corintios
1:9). ¿Dios te ha llamado a ti de las tinieblas a Su luz admirable (1 Pedro 2:9)?

Romanos 1:7

Los destinatarios de la carta de Pablo eran los creyentes romanos:

1. Ellos eran “amados de Dios”. Eran muy amados por Dios. Aprenderemos más
sobre el gran y asombroso amor de Dios en Romanos 5.
2. Ellos eran “llamados a ser santos”. Un santo es alguien que “ha sido apartado,
una persona que ha sido separada del pecado y separada para el servicio de
Cristo”. Cada creyente es un santo, pero a menudo los creyentes no viven muy
santamente. Aprenderemos como vivir santamente en Romanos capítulo 6 y
siguientes.

Romanos 1:8-13

UNA LECCIÓN IMPORTANTE SOBRE LA ORACIÓN

(con Pablo como nuestro ejemplo)

Hay al menos ocho cosas sobre la oración que podemos aprender de estos versículos:

1. La oración debe incluir acción de gracias (versículo 8)

Pablo daba gracias a Dios por los cristianos que vivían en Roma, y estaba
especialmente agradecido por su FE. Esta gente era FAMOSA POR SU FE. Su fe les
había ganado una reputación mundial (compare 1 Tesalonicenses 1:8 donde
aprendemos que los cristianos tesalonicenses también eran conocidos por su fe). ¿Qué
es la FE? En la Biblia hay dos definiciones sencillas de la fe que se encuentran en
Romanos 4:21 y Hechos 27:25. (Compare la Iglesia de Roma del primer siglo, a la cual
Pablo escribió, con la Iglesia de Roma de hoy. La Iglesia de Roma actual también es
famosa – famosa por sus tradiciones, sus sacramentos, sus rituales, el liderazgo del
papa, etc. – pero no es famosa por su fe en Dios y en Su Palabra). Pablo estaba
agradecido de que en la capital pagana del Imperio Romano hubiese personas que
adoraban y creían en el verdadero Dios vivo.

2. La oración tiene que ser “mediante Jesucristo (versículo 8)

No podemos acercarnos a Dios por otro camino (Juan 14;6). ÉL es nuestro gran
MEDIADOR (1 Timoteo 2:5) y aparte de ÉL, la oración sería imposible. Por eso oramos
“en el Nombre de Jesús”.

3. La oración debería ser constante (versículo 9)

Pablo oraba por los romanos “sin cesar” (versículo 9 y comparar con 1 Tesalonicenses
5:17). Esta misma expresión se usa para describir la TOS PERSISTENTE (toser sin
cesar). Tal como la tos persistente permanece con una persona durante el día, así la
preocupación de Pablo por los creyentes romanos lo acompañaba de continuo.

4. La oración debe ser genuina (versículo 9)

Dios era el testigo de Pablo. Dios sabía como era realmente la vida de oración de
Pablo. Otras personas no pueden ser testigos de tu vida de oración; sólo Dios puede
serlo. Pablo no solo pretendía ser un hombre de oración. Pablo sabía que su vida de
oración era genuina y él sabía que Dios sabía.

5. La oración debe incluir la intercesión (versículo 9)

Pablo mencionaba personalmente a estos creyentes romanos. Pablo alcanzaba a


muchas almas con su predicación y alcanzaba también muchas más almas con sus
oraciones. ¿A quién mencionaba Pablo en sus oraciones? En Romanos capítulo 16
encontramos 26 nombres. (¿Usaría Pablo alguna especie de lista de oración?) ¿Por
quienes oras tú? Pablo obedecía fielmente el mandamiento de Efesios 6:18.

6. La oración debe ser específica (versículo 10)

Pablo hizo en su oración una petición específica. El oró por un “próspero viaje”. No hay
detalle en tu vida que sea tan trivial que no lo puedas hacer materia de oración. Si
Dios está preocupado de alimentar a las aves y de vestir a los lirios, él ciertamente
estará preocupado por el viaje de Pablo a Roma. ¿Vive el hombre desprovisto de paz,
gozo y santo amor? Esto es porque no llevamos todo a Dios en oración.

7. La oración debe ser sumisa (versículo 10)

Note la frase clave:”por la voluntad de Dios”. Compare con la oración de Jesús en


Lucas 22:42. Pablo no exigía a Dios u ordenaba a Dios o imponía a Dios lo que él
quería. El simplemente hacía una petición y deseaba que su petición fuese otorgada
solamente si era la voluntad de Dios.
8. La oración debe tener un motivo correcto (versículos 11-12)

¿Tenía Pablo buenas razones para pedir un “próspero viaje” a Roma? ¿Por qué deseaba
Pablo ir a Roma? 1) El quería hacer la voluntad de Dios (versículo 10); 2) El quería
confirmar (fortalecer) a los creyentes romanos en la Roca, Cristo Jesús (versículo 11);
3) El quería confortar y animar a estos creyentes (como también ser confortado y
animado por ellos)— (versículo 12). Las razones de Pablo eran buenas razones. El
estaba preocupado por la gloria de Dios y por el bien de otros.

¿CÓMO CONTESTÓ DIOS LA ORACIÓN DE PABLO? Pablo deseaba mucho ir a Roma


(ver versículo 11—“porque deseo (un fuerte anhelo) veros” – compare 1 Pedro 2:2,
donde se usa la misma palabra para describir el hambre del nuevo creyente por la
Palabra de Dios). Ver también Romanos 15:23-24. Roma había sido incluida muchas
veces dentro del itinerario de viaje de Pablo, pero una y otra vez, Pablo se vio
impedido de hacer este viaje (Romanos 1:13 y Romanos 15:22). Una razón por la cual
Pablo quería ir a Roma se encuentra en Romanos 1:13. Otra razón es sugerida en
Hechos 9:15. Pablo sabía que Dios le había dado un ministerio especial “a los reyes” y
no había mejor lugar que Roma para encontrar a un rey. EL REY (César, el emperador
romano) vivía allí.

¿Contestó Dios la oración de Pablo? ¿Llegó Pablo finalmente a Roma? Sí, pero de una
manera muy inusual. Dios no contesta siempre nuestras oraciones como nosotros
pensamos. El próspero viajede Pablo (ver Romanos 1:10) resultó ser uno de los más
ingratos y peligrosos viajes a través del Mar Mediterráneo que puedas imaginarte
(descrito con detalle en Hechos capítulo 27). El viaje no fue ciertamente como Pablo lo
había esperado. Pablo también llegó a Roma bajo circunstancias muy inusuales. EL FUE
LLEVADO ALLÁ COMO PRISIONERO. La oración de Pablo fue contestada, pero de una
forma muy inusual. Como dice el autor del himno:

Dios obra por senderos misteriosos


Las maravillas que el mortal contempla,
Sus plantas se deslizan por los mares,
Y atraviesa el espacio en la tormenta.
En el abismo de insondables minas,
Con infalible y eternal destreza.
Atesora sus fúlgidos designios,
Su soberana voluntad despliega.

Romanos 1:14

“Deudor” = yo debo algo. Tengo una obligación. Tengo la tarea del evangelio.
Compare 1 Corintios 9:16. “Griegos y no griegos” son dos clases de gentiles. Los
griegos eran los que estaban bajo la influencia de la cultura y del lenguaje griegos (el
lenguaje griego era el lenguaje universal y común del Imperio Romano y la carta de
Pablo a los Romanos fue escrita griego, no en latín ni en hebreo). Los no griegos eran
extranjeros, los que no estaban bajo la directa influencia de la cultura griega (ver
Hechos 28:2, 4).

Pablo debía el evangelio a cada miembro de la raza humana. En un momento de su


vida, Pablo (Saulo de Tarso) sentía que era su obligación perseguir a todo cristiano;
pero ahora Pablo sentía que tenía la obligación de predicar a toda criatura
(probablemente Pablo estaba familiarizado con Marcos 16:15). ¿Qué obligación o tarea
evangélica tienes tú (ver 2 Corintios 5:17-21)? Los que han recibido las buenas nuevas
de Dios sienten la carga y la obligación de transmitirlas a los demás. Si fueras un
investigador médico y descubrieras un remedio para el cáncer, ¿lo guardarías en
secreto? La vida es corta; la muerte es segura; el pecado es la causa; CRISTO ES LA CURA.

Romanos 1:15

“pronto estoy” = listo, dispuesto, deseoso (compare Hechos 17:11 –“con toda
solicitud”).

“anunciar el evangelio” = evangelizar, anunciar las buenas nuevas, proclamar el


evangelio. Compare la palabra “evangélico” (se supone que una iglesia evangélica es
una iglesia que cree en las buenas nuevas de Dios y que proclama fielmente este
mensaje de salvación).

Romanos 1:16

Note los TRES GRANDES “SOY o ESTOY” del apóstol Pablo:

“SOY UN DEUDOR” (versículo 14

“PRONTO ESTOY” (versículo 15)

“NO ESTOY AVERGONZADO” (versículo 16)

“no me avergüenzo” -- Pablo no se avergonzaba de ir a prisión por causa del


evangelio y no se avergonzaba de morir por causa del evangelio. Ver lo que nuestro
Señor dijo en Lucas 9:26 y comparar con 2 Timoteo 1:8, 12. Los cristianos no
deberían AVERGONZARSE del evangelio y no deberían ser una VERGÜENZA para el
evangelio (viviendo de una manera contraria a sus principios).

“poder de Dios” = en griego, DUNAMIS (dinamita). Ver 1 Corintios 1:18, 24. La


creación fue un juego de dedos para Dios (Salmo 8:3), pero la redención requirió nada
menos que el poderoso brazo de Dios (Isaías 53:1). La creación no fue de gran costo
para Dios, pero la redención le costó Su único Hijo. Fue necesario el poder de Dios
para transformar a Saulo (el principal perseguidor) en Pablo (el principal apóstol). Se
necesita del poder de Dios para salvar y transformar a cualquier pecador (comparar
Colosenses 1:13 y Hechos 26:18).

“todo aquel” –El evangelio de Dios no es para un grupo selecto, sino para todos.

“que cree” – el evangelio tiene que ser creído (responsabilidad humana). Dios salva,
pero el hombre tiene que creer. La fe es la mano del corazón que se extiende y recibe
el don de la salvación de Dios (Romanos 6:23).

“salvación” –todo aquel que cree el evangelio es salvo (comparar Hechos 16:30-31; 1
Corintios 1:21; 1 Corintios 15:1-2; Lucas 8:12; Juan 6:47; etc.)

“al judío primeramente” – tenemos aquí una admirable demostración de la gracia de


Dios. Fueron los judíos los que rechazaron a su Mesías (Juan 1:11) y los que lo
crucificaron (Juan 19:14-16). Sin embargo, son estas mismas personas las primeras
en escuchar las buenas nuevas de Dios. El evangelio llegó primero a los judíos. Los
que escucharon el evangelio el día de Pentecostés (Hechos 2) eran todos judíos. Los
gentiles no escucharon el evangelio hasta el capítulo 10 de Hechos. Hoy el evangelio
llega a todos los hombres sin distinción (ver Romanos 10:12-13).

Al Judío Primeramente

“Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la


verdad era necesario que se os hablase primero la Palabra de Dios; mas
puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos
volvemos a los gentiles” (Hechos 13:46).

Pablo usó aquí palabras muy firmes: “ERA NECESARIO”. Era absolutamente esencial
que el evangelio llegase primero a los judíos. Aquí hay varias razones por las cuales la
Palabra de Dios debía ser predicada primero a los judíos:

1. El evangelio debía llegar primero a los judíos porque la “SALVACIÓN viene de


los JUDÍOS” (Juan 4:22). El Salvador Mismo era judío. Puesto que la salvación
viene de los judíos, es justo que el glorioso mensaje de salvación llegara
PRIMERO a los judíos.

2. El evangelio debía llegar primero a los judíos porque Cristo vino al mundo con el
propósito de salvar a “Su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). “Su pueblo” es
una clara referencia al pueblo de Israel (comparar Mateo 2:6 y Hechos 10:42,
donde “al pueblo” se refiere más probablemente a los judíos). Correspondía
entonces que el mensaje y las bendiciones de salvación llegaran primero a
Israel (compare Hechos 3:26).

3. El evangelio tenía que llegar primero a los judíos, porque a los judíos fueron
dadas las Escrituras hebreas (los 39 libros). Ver Romanos 3:1-2 y 9:4. Ellos,
antes que cualquier otro pueblo, deberían haber reconocido al Salvador
prometido y deberían haberle aceptado como al Cristo, el Mesías de Israel. No
es extraño, entonces, que fuera la costumbre de Pablo ir a la sinagoga de los
judíos el día sábado y que argumentara con ellos desde las Escrituras,
demostrándoles claramente que Jesús de Nazaret era el Mesías prometido. Dios
envió el evangelio primero a los judíos, porque ellos deberían haber sido los
PRIMEROS en reconocer al Cristo del evangelio como Aquel que fue prometido
antes en la ley y en los profetas.

4. El evangelio tenía que llegar primero a los judíos porque Dios quería mostrar
que Él es un Dios misericordioso. ¿Merecían los judíos ser LOS PRIMEROS en
escuchar el evangelio? Ellos fueron los que rechazaron y crucificaron a su
Mesías (ver Mateo 27:22; Hechos 2:23; 2:36; 3:14-15; 5:30; 7:52; 10:39;
13:27-28; 1 Corintios 2:8; Zacarías 12:10; 1 Tesalonicenses 2:14-16). Ellos
deberían haber sido los últimos en escuchar. De hecho, ellos no merecían
siquiera escuchar. Ellos han rechazado a su Salvador, pero Dios no los ha
rechazado a ellos. Cuán benevolente es Dios para alcanzar primero y
principalmente al pueblo judío, que no lo merecía. Cuando el pecado de Israel
fue grande, la gracia de Dios fue aún mayor (compare Romanos 5:20).

C. H. Mackintosh explica bellamente el benevolente trato de Dios para con los judíos:
ÉL les dice “comenzando desde Jerusalén”. Sí, Jerusalén, donde nuestro
Señor fue crucificado; donde toda indignidad que la enemistad humana podía
inventar fue descargada sobre Su divina Persona; donde asesinos y ladrones
fueron preferidos antes que “Dios manifestado en carne”; donde la iniquidad
humana hubo alcanzado su punto culminante al clavar al Hijo de Dios a una
cruz destinada a malhechores—allí debían comenzar los mensajeros su
bendita obra; ése debía ser el centro de sus beneficiosas operaciones; y desde
allí debían viajar hasta los últimos confines de la tierra habitada. Ellos debían
empezar con los “pecadores de Jerusalén” – con los asesinos del Hijo de Dios,
y luego salir y publicar en todo lugar las gloriosas noticias, para que todos
conocieran la preciosa gracia de Dios, que fue suficiente para responder a la
infame culpabilidad de Jerusalén misma.

¡Cuán glorioso es todo ésto! Los culpables asesinos del Hijo de Dios fueron los
primeros en recibir el dulce relato del amor perdonador, para que todos los
hombres pudieran ver en ellos un ejemplo de lo que la gracia de Dios y la
sangre de Cristo pueden hacer. Ciertamente, la gracia que puede perdonar a
los pecadores de Jerusalén, puede perdonar a cualquiera; la sangre que puede
limpiar a los traidores y asesinos del Cristo de Dios, puede limpiar a cualquier
pecador que está afuera de los recintos del infierno. Mientras estos
mensajeros de salvación recorrían nación tras nación, podían decir a sus
oyentes de dónde venían; podían hablar de la superabundante gracia de Dios
que había comenzado a operar en el lugar más culpable de la faz de la tierra,
y que era ampliamente suficiente para encontrar al más vil de los hijos de
Adán”.

Romanos 1:17

“En el evangelio” – la justicia de Dios se revela en el evangelio.

“La justicia de Dios” – El hombre carece de justicia (Romanos 3:10) y el hombre


necesita justicia (comparar 1 Corintios 6:9). ¿Cómo puede el hombre obtener la
justicia que necesita?

“por fe” – El hombre tiene que recibir y apropiarse esta justicia POR FE. Dios usó este
versículo (Romanos 1:17) para abrir los ojos de Martín Lutero. Mientras meditaba en
este versículo, repentinamente comenzó a comprender que la justificación es POR FE,
no por esfuerzo humano, no por buenas obras, no por sacramentos, no por rituales o
por cualquiera de esas cosas, sino por fe en Jesucristo. Lutero mismo dijo, “Porque
Dios no quiere salvarnos por nuestra propia (justicia) sino por una justicia ajena, una
que no tiene su origen en nosotros mismos, sino que nos viene de afuera, que no
procede de la tierra, sino que viene del cielo (Comentarios de Romanos). Esta doctrina
de la JUSTIFICACIÓN POR FE llegó a ser uno de los tres grandes pilares de la Reforma
(los otros dos fueron LA AUTORIDAD SUPREMA DE LA BIBLIA y EL SACERDOCIO
UNIVERSAL DE LOS CREYENTES).

Romanos 1:18

“la ira de Dios” – El tema de la ira de Dios es tristemente ignorado en la mayoría de


los círculos religiosos hoy en día. El amor de Dios se menciona con frecuencia, pero
rara vez se habla de la ira de Dios. Al presentar el evangelio, Pablo sabía que tenía que
presentar las malas noticias antes que las buenas noticias. Necesitamos la justicia de
Dios (versículo 17), pero merecemos la ira de Dios (versículo 18). Antes de que el
hombre esté preparado para recibir la salvación, debe ver su NECESIDAD de ser salvo.
Ver Lucas 5:27-32. La gente no va al médico, a menos que tenga una necesidad. La
gente no va al Salvador, a menos que se vean a sí mismos como pecadores
necesitados.

“impiedad e injusticia” – en estos primeros tres capítulos de Romanos


(especialmente el capítulo 3) veremos cuán impíos e injustos somos en realidad.
Aprenderemos que merecemos de lleno toda la ira de Dios.

Dios tiene que juzgar y tiene que derramar su ira sobre todo lo que no alcance Su
norma de justicia. ¿Logras tú alcanzar la norma de la perfecta justicia de Dios? 1)
¿Alcanzas la norma comparándote con Jesucristo, el único hombre realmente justo? 2)
¿Alcanzas la norma enfrentado a la justa ley de Dios (especialmente a los 10
Mandamientos)? ¿Has guardado fielmente todos estos mandamientos? Si somos
honestos ante Dios y ante nosotros, ¿a qué conclusión debemos llegar (Romanos
3:10)?

Nota: Es importante observar cuidadosamente cómo Pablo presenta el evangelio. El


comienza con la ira de Dios que se revela desde el cielo contra toda impiedad e
injusticia. Antes de presentar las buenas nuevas, él presenta las malas nuevas, para
que podamos entender cuán desesperadamente necesitamos el evangelio de Dios.
Hay básicamente dos maneras de presentar el evangelio: 1) SOBRE LA BASE DEL
BENEFICIO PERSONAL (¿Cómo me puede beneficiar el evangelio? ¿Cuáles son los
beneficios y las ventajas de ser cristiano? El evangelio me hará ¿feliz? ¿exitoso?
¿dichoso? etc. 2) SOBRE LA BASE DE UNA NECESIDAD PERSONAL(El hombre es
un pecador sin defensa y sin esperanza y está bajo la ira y la condenación de un Dios
santo, por lo cual necesita ser salvo, de otro modo estará eternamente perdido).

Hoy en día, el evangelio se presenta a menudo sobre la base del beneficio personal.
Aquí hay un ejemplo de tal presentación sacado de un tratado del evangelio:

Tú quieres felicidad, libertad y vida, ¿verdad? Bien. Tú eres precisamente la


persona con la cual quiero hablar. Yo siento lo mismo que tú. Preguntas:
“¿cómo puedes sentir como yo? Yo pensaba que tú eres un cristiano”. Lo soy.
Pero aún tengo deseos humanos básicos, tales como la satisfacción, felicidad,
libertad, y muchos más. Y encuentro que todos ellos los cumple mi mejor
amigo, Jesucristo. Por experiencia, yo se que es provechoso ser cristiano aquí
y ahora. Aunque no hubiera cielo ni infierno (y los hay), yo igual sería
cristiano. ¿Por qué? Porque yo sé que la vida cristiana esla mejor. Es la única
vida que vale la pena vivirse.

Debemos admitir que estas cosas son ciertas. Satisfacción, felicidad, libertad y muchos
otros beneficios se encuentran en Cristo Jesús y la vida cristiana es la única vida que
vale la pena ser vivida. Pero, ¿debemos presentar el evangelio sobre esta base? ¿Era
éste el acercamiento de Pablo? Hay muchas, muchas personas inconversas que
piensan que son muy felices. Están relativamente satisfechas con la vida, las cosas van
bien con ellos y disfrutan lo que están haciendo. Están satisfechas con su estilo de vida
y no ven ninguna razón apremiante para hacerse cristianos. “El cristianismo está bien
para ti si te hace feliz”, dicen, “pero yo me siento contento y feliz con la manera en
que estoy viviendo ahora”. Ellos no ven su NECESIDAD de Cristo.

Ilustración: Supongamos que el hospital te contacta y te dice, “¿Por qué no vienes


mañana para que te operemos? No estamos muy ocupados en estos días y deseamos
mantener activo a nuestro equipo. Te pondremos bajo el bisturí, te haremos una
incisión, te examinaremos y te cerraremos nuevamente con unas suturas. Esto hará
maravillas para ti. Después de un par de días te sentirás regio. Disfrutarás de una
estupenda salud. Podrás disfrutar más de tu vida. Obtendrás todos estos beneficios si
nos permites operarte”. ¿Harías de voluntario? ¿Por qué no? Por otra parte,
supongamos que algunos médicos expertos te dijeran que tienes un cáncer mortal que
se está extendiendo en tu cuerpo y que te causará la muerte a menos que sea
extirpado. ¿Te someterías entonces a la mesa de operaciones? ¿Por qué?

La gente tiene que ver cuan NECESITADA está. La gente tiene que ver
cuanto necesitan la salvación que se les ofrece en Cristo. Después de leer los primeros
tres capítulos de Romanos, te darás cuenta que tienes un cáncer mortal en tu alma (el
pecado) y que nada puedes hacer para sanarte a ti mismo. El único remedio se
encuentra en Cristo (“La vida es corta, la muerte es segura; el pecado es la causa,
Cristo es la cura”).

Otro pensamiento más: Si la gente viene a Cristo por causa de los beneficios
personales, puede estar viniendo por las razones equivocadas. Jesús vino para
salvarnos de nuestros ___________________ (Mateo 1:21), no de nuestra infelicidad
o de la soledad o de nuestra fracasada manera de vivir. Estas cosas son síntomas
superficiales de un problema mucho más serio y fundamental: el hombre no está en la
relación correcta con su Creador por causa del PECADO. Cuando este problema
fundamental es resuelto, los problemas superficiales menores también quedarán
corregidos. Tristemente, la mayoría de la gente ignora cual es en verdad el gran
problema. La cosa que menos les preocupa, es lo que debería preocuparles más: EL
PROBLEMA DEL PECADO.

(Romanos 1:18, continuación)

“detienen” = suprimen, impiden

Ruego notar que esta gente no ignoraba la verdad y ellos no carecían de conocimiento
de la verdad. Ellos tenían la verdad, pero la suprimieron. Ignoran la verdad,
pretendiendo que no existe. Esto es lo que la gente hace con la verdad de Dios.

Romanos 1:19

Aprendimos en el versículo 18 que esta gente no ignoraba la verdad. Ellos tenían la


verdad, pero la suprimieron. Pablo explicará ahora con cuidado como esta gente poseía
la verdad concerniente al verdadero Dios. En Romanos 1:19 leemos que Dios Mismo se
había dado a conocer a esta gente. ÉL se manifestó a Sí Mismo y se reveló a Sí Mismo
a ellos. ¿Cómo hizo esto Dios? El versículo 20 lo explica:

Nota: Los tres primeros capítulos de Romanos tratan básicamente con una sencilla
pregunta: ¿Está todo el mundo condenado ante un Dios santo? ¿Está perdido todo el
mundo? Cuando la humanidad comparece ante Dios, el Juez justo, el veredicto es
¿CULPABLE o NO CULPABLE? Como un anticipo de la respuesta ver Romanos 3:9, 19,
23. En el Capítulo 1 Pablo prueba que el hombre incrédulo está perdido y sin excusa.
En la primera parte del capítulo 2, él prueba que el hombre moral está perdido y sin
excusa. En la última parte del capítulo 2 y en el capítulo 3, él prueba que el hombre
religioso (los judíos) está perdido y sin excusa.

No olvide. Pasemos una rápida revista a lo que ya hemos considerado:

Romanos 1:17 – Esto es lo que NECESITAMOS (la justicia de Dios)


Romanos 1:18 – Esto es lo que MERECEMOS (la ira de Dios)

Como veremos más adelante, la gracia de Dios nos da lo que necesitamos


(Romanos 3:24; 5:17; 5:20-21) y la misericordia de Dios nos guarda de la
ira que merecemos (Romanos 5:9; 11:32). Cuando el Señor Jesús murió en la
cruz, la ira de Dios fue derramada sobre Él (Romanos 5:6-10) y cuando yo creo
en Cristo y lo recibo como a mi Salvador por fe, la justicia de Dioses puesta a
mi cuenta (Romanos 3:21-22; 4:1-5; 5:15-21).

Romanos 1:20

Recuerda el contexto del versículo 19. Los hombres tienen conocimiento de Dios. Dios
Mismo se ha dado a conocer a ellos. ¿Cómo ha hecho Dios ésto? El versículo 20 lo
explica.

“de ÉL” = Dios. Note la paradoja: los hombres ven claramente las cosas invisibles de
Dios. El Dios invisible quiere que los hombres lo vean. Dios es invisible, pero ÉL es
visto con claridad.

“por medio de las cosas hechas” – LA CREACIÓN DA A CONOCER AL CREADOR. Las


cosas visibles que fueron hechas, señalan hacia el Creador invisible. El diseño en la
naturaleza señala hacia un gran DISEÑADOR. Las “cosas que fueron hechas” señalan
hacia un divino HACEDOR.

Note dos cosas que podemos aprender sobre Dios de la Creación: 1) Su


eterno PODER; 2) Su DEIDAD.

Ilustración: Considere el Monte Rushmore en Dakota del Sur, donde hay una gran
escultura con las cabezas de cuatro presidentes (Washington, Jefferson, Lincoln y
Roosevelt). Cada cabeza tiene 60 pies de alto. Alrededor de 3 millones de personas
visitan al año este interesante monumento nacional. Supongamos que el señor Sam
Smith visitara esta montaña por primera vez y nadie le dijera cómo habían sido
formadas estas cabezas. ¿Qué pensaría Sam?

a. El pensaría que las cabezas se hicieron por CASUALIDAD. Las esculturas se


formaron de alguna manera.
b. El pensaría que todas las fuerzas de la naturaleza (vientos, lluvias, nieve,
tormentas, etc.) impactaron sobre esta montaña por miles y miles de años,
hasta que finalmente las rocas adoptaron accidentalmente la forma correcta.
c. El se daría cuenta que hombres inteligentes tienen que haber formado y
tallado esas masivas esculturas.
Mirando simplemente el Monte Rushmore, el señor Smith podía aprender ciertas cosas
acerca de los hombres que la formaron y la esculpieron (aunque nunca había visto a
estos hombres ni se había encontrado con ellos):

1) Estos hombres tienen que haber tenido INTELIGENCIA para planificar y


diseñar semejante monumento.

2) Estos hombres tienen que haber tenido SABIDURÍA para poder ejecutar ese
gran proyecto. En realidad, tomó más de seis años completarlo.

3) Estos hombres tienen que haber tenido PODER para ser capaces de cincelar
el duro granito (usando dinamita, etc.)

4) Estos hombres tienen que haber tenido DESTREZA para transformar un


peñasco rocoso en una obra de arte.

De la misma manera, simplemente mirando la Creación, podemos aprender muchas


cosas acera del Creador. Aquí hay algunas cosas que podemos aprender sobre Dios:

1) EL SENTIDO DEL ORDEN DE DIOS (ÉL es un Dios de ley y orden) —la ley de la
gravedad y todas las demás leyes inalterables de la naturaleza;

2) LA DESTREZA ARTÍSTICA DE DIOS—coloridas puestas de sol, las plumas del


pavo real, los colores de los peces tropicales, etc.

3) EL PODER DE DIOS – los truenos, los tornados, las marejadas;

4) LA BONDAD DE DIOS—las lluvias, los tiempos de cosecha, el sol que alumbra


sobre todos (Hechos 14:17; Mateo 5:44-45);

5) LA GRANDEZA DE DIOS – las vastas dimensiones de nuestro universo. Nuestra


galaxia, la Vía Láctea, contiene 300.000.000 de soles. No podemos siquiera contar
todas las galaxias, mucho menos las estrellas (Salmo 8:3-4; Génesis 15:5;
Jeremías 31:37; 33:22; Salmo 147:4).

6) LA INTELIGENCIA DE DIOS—el cerebro humano es mucho más complejo y


mucho más complicado que cualquier computador que el hombre pueda inventar, y
los computadores han sido hechos por hombres inteligentes (ver Salmo 139:14).

7) LA CREATIVIDAD DE DIOS (Su ilimitada habilidad para crear y diseñar con una
asombrosa variedad y originalidad) – todo copo de nieve es un cristal hexagonal,
sin embargo no hay dos iguales; no hay dos personas que sean iguales y aún hay
diferencias entre gemelos idénticos.

8) LA SABIDURÍA DE DIOS (el Omnisciente Dios creó el mundo de la mejor


manera) — el sol no está ni muy cerca ni muy lejos de la tierra, el planeta tierra
tiene la cantidad exacta de agua, oxígeno, etc.).

9) EL CUIDADO DE DIOS (ver Mateo 6:26-30; 23:37) – la alimentación de las aves,


las vestiduras de los lirios, los polluelos protegidos y acurrucados por la gallina.
10) LA FIDELIDAD DE DIOS – el ciclo del día y de la noche, las estaciones (ver
Génesis 8:22; Jeremías 31:35-36; 33:20).

Los Dos Libros De Dios

¿Cómo se ha revelado el Creador a Sí Mismo para que le conozcamos? Por cuanto Dios
quiere darse a conocer a Sí Mismo y quiere revelarse a Sí Mismo, Él ha escrito DOS
LIBROS. Estos DOS LIBROS nos hablan del Creador. Dios quiere que los hombres lean
AMBOS libros para que le conozcan.

Libro 1 - La Obra de la Creador (La Creación)

(Salmo 19:1-6)

Libro 2 - Las Palabras del Creador (La Biblia)

(Salmo 19:7-11)
Todos los hombres leen el LIBRO 1, pero muy pocos leen realmente el LIBRO 2. El
LIBRO 1 son las OBRAS DEL CREADOR (LA CREACIÓN) y están descritas en el Salmo
19:1-6. El LIBRO 2 son las PALABRAS DEL CREADOR (LA BIBLIA) y se describen en el
Salmo 19:7-11. Ilustración: Piensa en un libro infantil. Algunos contienen palabras,
pero otros solo tienen láminas. El LIBRO 1 es un LIBRO DE LÁMINAS. No tiene
palabras. El hombre solo necesita MIRAR y VER (Romanos 1:20 – el poder y la Deidad
de Dios “se hacen claramente VISIBLES”). Un bebé empieza a leer el LIBRO 1 cuando
abre sus ojos por primera vez para explorar y descubrir el mundo que lo rodea.

¿Cuál es el libro que puede ser leído y entendido aún por los que son
ILETRADOS (ver Salmo 19:2-4)? _________________________

¿Cuál libro está escrito en un lenguaje universal (no hay problemas de


traducción, porque está escrito en un lenguaje que todos pueden entender)?
_______________________

¿Cuál libro nos habla de los cielos (Génesis 1:1)? _______________

¿Cuál libro nos enseña cómo llegar al cielo (Juan 14:6)? _______________

¿Cuál libro puede hacer sabia a una persona en cuanto al poder y la grandeza y
la gloria de Dios (Romanos 1:20)? ________________

¿Cuál libro da a una persona sabiduría para salvación (ver 2 Timoteo 3:15)?
___________

¿Cuál libro puede convertir el alma (Salmo 19:7)? _______________

¿Cuál libro pasará (Mateo 24:35)? _________________


¿Cuál libro no pasará nunca (Mateo 24:35)? _______________

¿Cuál libro leen todos los científicos? ___________________

¿Cuál libro leen y estudian muy pocos científicos? ________________

¿Cuál libro puede ayudarnos a saber sobre Dios y cuál libro puede ayudarnos a
CONOCER REALMENTE A DIOS DE UNA MANERA PERSONAL? ______________

¿Qué de los GENTILES? ¿Qué de los que viven en medio de la jungla? ¿Qué de aquellos
que no saben y que nunca han escuchado? La sorprendente respuesta de Dios es esta:
ELLOS SABEN (Romanos 1:19-21) y ELLOS HAN OIDO (Romanos 10:13-18). Observa
el argumento de Pablo en Romanos 10:13-18. Los hombres necesitan escuchar
(vers.14); el evangelio tiene que ser predicado (vers.15); el evangelio necesita ser
creído (vers. 16-17); pero luego el versículo 18 enfatiza que todos han oído. Dios ha
alcanzado a todos al menos con el Libro 1. El Libro 1 no es suficiente para traer
salvación al hombre, (para ello necesitamos el Libro 2), pero el Libro 1 es suficiente
para dejar a todos SIN EXCUSA (compare Romanos 1:20). Si el hombre rechaza el
mensaje del Libro 1 (ver Romanos 1:21), ¿está obligado Dios a dar al hombre el Libro
2? (No obstante haber dicho esto, debemos recordar Romanos 1:14 – “deudor”. Todo
cristiano debería sentir la obligación de llevar el evangelio a toda criatura). Una
ilustración terrenal: Un hombre rico ve a un hombre pobre necesitado de alimento para
él y su familia. Por compasión, él da al hombre 20 dólares. Tiene la intención de darle
más, pero sólo le da 20 dólares para ver lo que hará con ello. El hombre pobre gasta
inmediatamente los 20 dólares en alcohol y drogas. Sabiendo ésto, ¿estará dispuesto
el hombre rico a darle 100 dólares? Si no sabemos manejar correctamente lo que
tenemos, no se nos dará más.

Romanos 1:21

“HABIENDO CONOCIDO A DIOS” – pero, ¿qué hicieron con este conocimiento? Dios
se dio a conocer a Sí Mismo (versículos 19-20), pero ellos rechazaron obstinadamente
esta revelación. Recuerda, de acuerdo con la historia bíblica, la humanidad comenzó
con el conocimiento del único Dios verdadero: ADÁN tuvo el conocimiento del único
Dios verdadero. Noé y su familia tuvieron conocimiento del único Dios verdadero. Pero
con el correr del tiempo este conocimiento se corrompió, tal como está descrito en
este versículo. Ellos rechazaron la luz que tenían y el resultado fue que “su necio
corazón fue _______________________”.

“no le glorificaron” - fallaron en honrarle por lo que ÉL es

“ni le dieron gracias” - fallaron en darle gracias por lo que ÉL había hecho. No
lo honraron como al Creador y no le dieron gracias como al Sustentador de la vida
(Hechos 17:28). Comieron todos los días de la benevolente mano de su Creador, pero
ellos se rehusaron a darle las gracias (comparar con la gente de hoy).

El versículo 21 muestra la DEGENERACIÓN del hombre (el hombre hundiéndose, no


elevándose; el hombre retrocediendo, no progresando). Es todo lo contrario a la
evolución. (Cuando la teoría de la evolución se aplica a la religión, ésta enseña que el
hombre comenzó con nociones muy primitivas sobre Dios y que gradualmente
evolucionó del politeísmo (muchos dioses) al monoteísmo (creencia en un Dios). La
Biblia rechaza esta teoría, mostrando que desde el principio los hombres (Adán, luego
Noé) empezaron con el conocimiento del único Dios verdadero y que las
creenciasreligiosas degeneraron desde entonces). La humanidad comenzó con el
conocimiento del Creador, pero ese conocimiento fue rechazado.

“se envanecieron”—vacío, en vez de llenar su mente con los valiosos conocimientos


de Dios, ellos se volvieron a las vanidades.

“Entenebrecido”—Ellos tenían luz, pero rechazaron la luz que tenían, de modo que
sólo les quedó la oscuridad.

Romanos 1:22

“necios” = tontos, gente muy insensata. Compare Salmo 14:1—“dice el necio en su


corazón: no hay Dios”. La creación revela el hecho de que hay Dios; el necio, sin
embargo, dice en su corazón, “No hay Dios”. Es una negación a pesar de la
abrumadora evidencia. Sería lo mismo que un hombre, después que se le ha explicado
el computador más grande dijera, “nadie hizo este computador. Casualmente llegó a
existir”. ¡Qué necio!

Ilustración: El nativo de la jungla es lo suficientemente sabio como para saber que el


que hace alguna cosa es más grande que la cosa hecha. ¿Qué hace? Corta un árbol y
con la mitad del tronco hace una canoa. El sabe que el que hace la canoa es más
grande que la canoa. ¡Luego usa el mismo árbol para hacer un ídolo y lo adora! En vez
de ello, debería haber clamado en su corazón, “quiero conocer a Aquel que hizo este
árbol y este mundo”. ¿Honra Dios a quienes le buscan (Jeremías 29:13; Hebreos
11:6)? Para ver un ejemplo moderno de hombres que profesan ser sabios, pero que en
realidad son necios, vea el artículo de Septiembre de 1976 del Nacional Geographic
titulado “Los Asombrosos Mundos dentro de una Célula”. En la página 358 los autores
describen la extrema complejidad de una célula. No hay tal cosa como un “organismo
unicelular simple”. Hasta la célula más sencilla ha resultado ser un “micro-universo”
(p.358). Luego leemos en la p.388 “. . este es realmente el mayor problema de la
biología: ¿Cómo surgió esta complejidad? . . .los biólogos aún enfrentan los profundos
y básicos misterios de la ciencia: ¿Cómo empezó todo?” Luego en la p. 390 los
“expertos” responden esto atribuyendo todo a la CASUALIDAD, diciendo que aplicando
suficiente tiempo, aún lo IMPOSIBLE puede suceder. Con tiempo, suerte y evolución,
todas las cosas son posibles. “Se hicieron necios”—Romanos 1:21-22.

Romanos 1:23

“cambiaron”—El hombre comenzó con la verdadera religión: la adoración del glorioso


Dios-Creador. Esto degeneró pronto a una ADORACIÓN DE LA CRIATURA (comparar
versículo 25). Tal adoración de la creación está clara y terminantemente prohibida por
Dios—Éxodo 20:4-5; Deuteronomio 4:15-19; 5:8-9.

Compare Romanos 1:23 con el Salmo 106:20 y Jeremías 2:11 (no es extraño que diga
que “se hicieron necios” –versículo 22).

Aún en los apócrifos tal pecado y locura eran ridiculizados mordazmente:

Un experimentado leñador corta un árbol que es fácil de manipular. Con


destreza le quita toda la corteza. Y luego, con gran maestría, hace un artículo
útil que sirve para las necesidades de la vida. . . Pero toma un trozo desechado,
que no sirve para nada, un pedazo torcido y lleno de nudos. Lo talla con
cuidado. . . y lo hace parecer un hombre. O lo hace semejante a algún animal
inútil, dándole una mano de pintura roja, y cubriendo con pintura toda
imperfección. . . Luego le hace un nicho apropiado, lo pone en la pared y lo
afirma con hierro. Cuida de que no se caiga, porque sabe que no puede
cuidarse solo, porque solo es una imagen que necesita ayuda. Luego le reza (a
la imagen) acerca de sus posesiones y su matrimonio y sus hijos. . . Por salud
apela a algo que es débil. Por vida ora a algo que está muerto. Por ayuda
implora a un objeto que es totalmente incompetente. . . Pide fuerza a una cosa
cuyas manos no tienen fuerzas (Sabiduría de Salomón 13:11-19, abreviado).

El hombre no lo hizo muy bien con este “cambio”. El hombre dejó la gloria del Dios
incorruptible y terminó con algo totalmente inservible (un ídolo indefenso y desvalido).
Note que esto no es evolución, es INVOLUCIÓN (evolución invertida, degeneración). El
hombre no está progresando, está degenerando. El hombre está retrocediendo, no
está avanzando. Este no es un hombre que se está superando, sino un hombre que
está descendiendo. No es un hombre que está mejorando, sino el hombre está
empeorando. No es el hombre alcanzando las alturas, es el hombre cayendo en las
profundidades. El capítulo 1 de Romanos es contrario a “la evolución de la religión”
como se enseña comúnmente. El hombre no alcanzó gradualmente las alturas del
monoteísmo. El hombre comenzó allí y desde allí cayó.

Considera Oseas 4:1. ¿Por qué está la gente sin conocimiento del verdadero Dios?
¿Nunca tuvieron este conocimiento o lo tuvieron y lo rechazaron? Oseas 4:6 contesta
ésto con claridad (esto fue así en cuanto a la nación de Israel, pero el mismo principio
es obvio en Romanos capítulo 1).

Las Tres Entregas de Dios (Introducción a la Sección Siguiente)

En la siguiente sección leemos tres veces que “DIOS LOS ENTREGÓ” (ver Romanos
1:24, 26, 28). Es cada vez la misma palabra griega y significa “dejar, despedir,
desprender, desistir, abandonar, desentenderse de una persona”. Se usa de Judas que
entregó o traicionó a Jesús (Mateo 26:21, 23, 24; 27:23; etc.) Aquí se usa de Dios
abandonando al hombre a sus propios deseos. Compare Salmo 81:12 – “Los dejé, por
tanto, a la dureza de su propio corazón; caminaron en sus propios consejos”. Dios se
retira en juicio y los abandona a sus propios caminos pecaminosos. Ellos abandonaron
a Dios y ÉL los abandonó a ellos. En juicio, Dios se desiste, los cede a sus propios
deseos (deseos pecaminosos), quita todo freno (como un perro es librado de su
correa) y permite que el hombre pecador tenga y haga lo que quiere.

Romanos 1:24

“Por lo cual” –esto señala a los versículos previos (21-23). ¿Por qué los entregó Dios?
Porque ellos entregaron a Dios y cambiaron Su gloria por un ídolo mudo. Ver Salmo
115 que ilustra la insensatez de la idolatría. Los que fabrican los ídolos son tan tontos
como los ídolos.

“Inmundicia”—esto es lo que ellos quieren y Dios deja que la tengan. Ilustración:


viste a un cerdo, acicálalo para la feria del pueblo, pero al momento en que lo
“entregas” y lo dejas ir, irá derecho al barrizal. Por naturaleza los cerdos se deleitan en
la suciedad. Los hombres se deleitan en sus pecados (comparar Juan 3:19).
“Deshonraron entre sí sus propios cuerpos” – esto se explicará más adelante en
Romanos 1:26-27.

Romanos 1:25

“Cambiaron” = canjearon. En vez de aceptar la verdad, la canjearon por la mentira.

“LA VERDAD” = Sólo el Creador es digno de adoración.

“LA MENTIRA” = La criatura es digna de adoración. El diablo tentó a Jesús con


esta mentira en Mateo 4:9 [“si postrado me adorares (a una criatura)”]. Jesús
respondió al diablo con la verdad de Mateo 4:10 [“Al Señor tu Dios adorarás y a Él solo
servirás”—solamente Dios es digno de adoración].

Compare la enseñanza de los Testigos de Jehová. Ellos enseñan que Jesús es una mera
CRIATURA (un ángel exaltado que Dios creó originalmente y luego enseñan que, por
medio de este ángel, Dios creó todo lo demás]. Los Testigos de Jehová enfrentan un
serio problema. Si Cristo es una CRIATURA (como ellos enseñan), y si la ADORACIÓN
DE CRIATURAS es condenada por Dios (Romanos 1:25 y muchos otros pasajes de la
Biblia), entonces, ¿por qué es aceptada y aún demandada la ADORACIÓN DE CRISTO?
Considere lo siguiente:

1. La Biblia enseña claramente que la adoración pertenece solo a Dios y que


nunca debe ser rendida a ninguna criatura, no importando cuan exaltada esa
criatura pueda ser. Por ejemplo: los apóstoles rechazaron ser adorados
(Hechos 14:11-15), Pedro rechazó ser adorado (Hechos 10:25-26), los
ángeles rechazaron ser adorados (Apocalipsis 19:10; 22:8-9), Cristo mandó a
los hombres a adorar solamente a Dios (Mateo 4:8-10) y los hombres son
castigados por aceptar lo que solo pertenece a Dios (Hechos 12:21-23).

2. Sin embargo esta misma Biblia enseña que Cristo debe ser adorado como
Dios:

a. Cristo aceptó y fomentó tal adoración (Mateo 14:31-33; 15:25-28;


28:9-10; 28:16-18; Juan 9:35-39).

b. Cristo demandó tal adoración (Juan 5:23).

c. El Padre manda que Cristo sea adorado (Hebreos 1:6). Compare también
Salmo 2:12 (“besar”= adorar, rendir culto).

d. Cristo será efectivamente adorado por las huestes celestiales


(Apocalipsis 5:8), esto es, por criaturas angelicales.

e. Esta adoración de Cristo será finalmente universal (Filipenses 2:10-11).


Tanto los salvos como los inconversos doblarán sus rodillas ante Cristo y lo
reconocerán como Señor.

Conclusión: los Testigos de Jehová yerran grandemente en su entendimiento de


QUIÉN ES JESUCRISTO REALMENTE. La Biblia enseña que ÉL es el DIOS CREADOR
Quien es digno de adoración. Como dice Romanos 9:5, Cristo es Aquel que es Dios
sobre TODAS LAS COSAS, DIOS BENDITO POR LOS SIGLOS (los Testigos de
Jehová tratan de eludir este versículo cambiándole la puntuación, y algunas otras
traducciones hacen otro tanto. Estudiaremos este versículo en detalle cuando
lleguemos al capítulo 9 de Romanos).

En Romanos 1:25 Pablo establece claramente que él adoraba al Creador. En este


versículo él prorrumpe en una doxología de alabanza (muy similar a la de Romanos
9:5). Cuando Pablo alaba aquí al Creador, puede haber tenido particularmente en
mente a la Segunda Persona de la Trinidad (al Señor Jesucristo); (ver aquellos pasajes
que identifican a Jesucristo como el Creador: Colosenses 1:13-16; Juan 1:1-3; Efesios
3:9; Hebreos 1:2, 1 Corintios 8:6).

Nota adicional en Romanos 1:25: Hay otro pasaje en el Nuevo Testamento que
menciona específicamente “LA MENTIRA”. Se encuentra en 2 Tesalonicenses 2:11. En
el contexto vemos nuevamente que “la mentira” es la misma que en Romanos 1:25. La
mentira de que la criatura es digna de adoración. Note que la adoración de la criatura
es descrita en el versículo 4. El hombre de pecado (un mero hombre) se pondrá a sí
mismo en el lugar de Dios y se presentará a sí mismo como objeto de adoración (para
ahondar esta profecía, ver Apocalipsis capítulo 13). De hecho, exigirá tal adoración y
castigará a quienes rehúsen hacerlo.

Romanos 1:26

Esta gente rechazó LA VERDAD y aceptó LA MENTIRA. Dejaron la verdad y por eso
Dios los dejó a ellos. Ellos abandonaron a Dios y Dios los abandonó a ellos (los entregó
a sus propios deseos y pasiones).

“pasiones” =impulsos

“vergonzosos”= cuando pienses en esta palabra, piensa en tres palabras que


empiezan con la letra “D”: Deshonesto, Degradante, Deshonroso.

“mujeres”= una palabra específica que se refiere a “hembras”.

“cambiaron” = permuta (hicieron una mal canje, intercambiando el uso que Dios dio
a sus cuerpos, por uno que es pervertido y “contra naturaleza”)

“uso natural” = relaciones sexuales naturales y normales, relaciones sexuales


ordenadas por Dios (comparar Hebreos 13:4). Solo Dios puede definir lo que es normal
y lo que es anormal, lo que es moral y lo que es inmoral.

“contra naturaleza” = anormal, desnaturalizado, perverso, impropio

Romanos 1:27

“hombres”= una palabra específica que significa “machos”


“natural”- lo que es natural, normal, apropiado y recto a los ojos de Dios (Dios es
quien establece las normas y las pautas).

“se encendieron” = ardieron sexualmente, hirviendo de deseos (no amor, sino


lujuria)

“hombre con hombre” =homosexualidad

“vergonzoso” =deshonroso, abominable, repugnante

“recibiendo” = recogiendo lo que merecen por lo que han hecho

“retribución” = recompensa, castigo

“debido” = necesario, inevitable (tal pecado no puede quedar sin castigo)

Enseñanza Bíblica sobre la Homosexualidad

1. De acuerdo con Romanos capítulo 1, la homosexualidad es el resultado


natural de una sociedad que falla en honrar a Dios y en reconocer Su verdad
(v. 18, 21, etc)

2. Para saber lo que es anormal, necesitamos saber lo que es normal. Para


saber lo que es desnaturalizado, debemos saber lo que es natural. ¿Cómo
sabemos lo que esta bien o lo que está mal, lo que es propio o lo que es
impropio, lo que es santo o lo que es pecaminoso en la esfera del sexo, del
amor y del matrimonio? ¿Qué NORMAS nos ha dado Dios? Leer Mateo 19:3-8
y note especialmente la palabra “PRINCIPIO” en los versículos 4 y 8. De
acuerdo con Cristo, la norma para lo que es bueno y santo y propio, es lo
que Dios hizo en el principio (Mateo 19:4-6). Esto nos lleva de vuelta a
Génesis capítulo 2 (especialmente los versículos 21-25). En otras palabras,
Génesis 2 nos da la norma y la pauta. Lo que encontramos en Génesis 2 es
normal, recto, santo y hermoso. Es exactamente lo que Dios pensó y lo que
Dios ordenó y estableció para el bien de la humanidad y para la propagación
de la raza. Cualquier cosa que se desvía de lo que Dios instituyó en Génesis
2, debe ser considerado como anormal, desnaturalizado, impropio y
contrario al perfecto plan y diseño de Dios para el hombre y la mujer.

Es muy obvio que en el principio, Dios no trajo un hombre a Adán. También


es obvio que física y sexualmente el hombre no fue hecho para el hombre, ni
la mujer para la mujer. Sería como tratar de arreglar algo usando dos pernos
o dos tuercas. El perno fue hecho para la tuerca y la tuerca fue hecha para el
perno. La tuerca no fue hecha para ajustarse a otra tuerca. Todo esto sería
de locos. De igual manera, el hombre no fue diseñado para otro hombre ni la
mujer fue diseñada para otra mujer. La mujer fue hecha para el hombre (1
Corintios 11:9).

3. Históricamente, no olvides el gran pecado de Sodoma y el juicio de Dios que


vino sobre esa ciudad por causa de este pecado (Génesis 18 y 19). Este
pecado fue conmemorado para siempre por la palabra “sodomía”.

4. La palabra de Dios condena tajantemente la homosexualidad (Levítico


18:22; Levítico 20:13). Ver también 1 Timoteo 1:9-10 (la homosexualidad
es contraria a la sana doctrina).

5. Hay gran esperanza, aún para los homosexuales (1 Corintios 6: 9-11).

“afeminados”—alguien que es blandengue (griego malakos; compare el


término “amanerado”), marica, especialmente un catamito (un hombre o
niño que permite ser usado homosexualmente), un hombre que somete su
cuerpo a un homosexual, tomando el rol femenino o pasivo. Este es un
homosexual pasivo.

“ni los que se echan con varones”—un homosexual macho, uno que
practica el coito anal, un sodomita. Literalmente esta palabra griega
(arsenokoitoi) consiste de dos partes 1) macho; 2) cama (eufemismo que
indica relación sexual). De modo que el término indica a alguien que se
acuesta con un hombre. Lleva la idea de un hombre yaciendo con un
hombre como lo haría con una mujer (compare Levítico 18:22 y 20:13). Este
es un homosexual activo.

“y esto erais algunos” –algunos de los corintios habían sido homosexuales,


pero Cristo había hecho una gran diferencia. Un homosexual puede ser salvo
y puede ser cambiado. Por la gracia de Dios puede ser librado
completamente de este pecado.

Si la homosexualidad fuese algún tipo de tendencia innata y genética en una


persona, entonces no habría esperanza de cambio. Si la homosexualidad
fuera algún tipo de enfermedad, tampoco habría esperanza de cambio,
porque no hay remedios ni cura ni operación para esa clase de enfermedad.
Si la homosexualidad es un pecado, entonces hay toda la esperanza del
mundo. Esto es porque hay remedio para el pecado, nuestro bendito
Salvador, el Señor Jesucristo. A un homosexual no le puede suceder nada
mejor que encontrarse con el evangelio de Cristo que cambia la vida.

Hay una gran bendición para quienes viven dentro de los parámetros de las
pautas y de las normas de Dios (Hebreos 13:4 y compare Proverbios 5:18-
19). Hay infelicidad y finalmente el juicio de Dios para quienes hacen caso
omiso de las normas de Dios y violan las leyes sexuales que Dios ha
establecido (Hebreos 13:4 y compare con Proverbios 5:20 y el Séptimo
Mandamiento dado en Éxodo 20:14).

Romanos 1:28

Aquí tenemos la tercera “entrega” divina—“Dios se desentendió de ellos” o “Dios los


abandonó”. En griego hay un juego de palabras que pude traducirse como sigue:
“ellos reprobaron el conocimiento de Dios y Dios los abandonó a una mente
reprobada” o “ellos se desentendieron del conocimiento de Dios y Dios los entregó
a una mente desentendida (sin entendimiento)”. Ellos abandonaron el conocimiento
de Dios, de modo que Dios los abandonó a ellos. Este es un juicio terrible: dejar al
hombre para que siga los impulsos de su mente corrupta y para que siga los deseos de
su perverso corazón. “Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; caminaron en
sus propios consejos” (Salmo 81:12).

Romanos 1:29-31

Pablo nos da ahora (en los vs. 29-31) una de las listas de vicios más terribles y
severas de toda la Biblia. El nos da un espantoso compendio de los delitos de esta
gente. Lo que tenemos realmente aquí son los “RAYOS-X DE DIOS del corazón
humano” (compare Jeremías 17:9 y las palabras de Jesús en Marcos 7:21-23). Al
examinar esta lista, escudriña tu propio corazón. Después de leer cada descripción,
pregunta, “Señor, ¿soy yo? ¿Soy yo culpable de ésto? ¿Esto me describe a mí?”

ATESTADOS DE TODA INJUSTICIA – una palabra general (ver vers. 18) que
incluye toda clase de pensar, hablar, actuar y vivir mal.

ATESTADOS CON TODA FORNICACIÓN – La palabra “pornografía” se deriva de


esta palabra griega. Es una palabra genérica para cualquier tipo de sexo ilícito
(cualquier cosa contraria a lo que Dios estableció en Génesis 2).

LLENOS DE PERVERSIDAD –iniquidad, los que se deleitan en hacer lo que está


mal

LLENOS DE TODA AVARICIA – literalmente “tener más”, el anhelo de tener más y


más y más. Lo opuesto de avaricia es contentamiento y satisfacción. Por lo cual se
refiere a gente que no está contenta con lo que tiene (gente codiciosa).

LLENOS DE TODA MALDAD – vileza, infamia, malevolencia en general

LLENOS DE ENVIDIA – celosos (de lo que otros tienen)

LLENOS DE HOMICIDIOS – recuerda, Jesús dijo que podemos ser culpables de


“homicidio mental” lo que involucra odio y enojo (Mateo 5:21-22)

LLENOS DE CONTIENDAS – rivalidades, discusiones, discordias, dispuestos a


litigar

LLENOS DE ENGAÑO – una persona que usa trucos, trampas y falsedades

LLENOS DE MALICIA – mala disposición, malas maneras, perfidia, una persona


que tuerce el bien para que aparezca mal

MURMURADORES – hablando en secreto sobre otros, rumorear, levantar


calumnias, chismosos, habladuría, insidia

DETRACTORES – la palabra griega significa literalmente “hablar en contra”, decir


cosas malas y negativas de una persona que no está presente (si estuviera
presente, no lo dirías), falsas acusaciones, difamar, menoscabar

ABORRECEDORES DE DIOS – rechazan a Dios, lo que se nota aún en la manera


en que usan el Nombre de Dios

INJURIOSOS – violentos, alguien que daña, ultraja, insulta ofende (1 Tim. 1:13)

SOBERBIOS – arrogantes, literalmente “aparecer encima de otros, mostrarse


superior a otros”

ALTIVOS – fanfarronear, jactarse, engreído, presuntuoso

INVENTORES DE MALES – urden y traman y planean las cosas malas que pueden
hacer

DESOBEDIENTES A LOS PADRES – esto pareciera estar fuera de lugar en


semejante lista, sin embargo nos muestra cuán serio es ésto para Dios. ¿Quién de
nosotros podría decir que nunca ha sido culpable de ésto?

NECIOS – faltos de entendimiento (insensatos, porque no quieren escuchar a Dios),


desatinados, espiritualmente ciegos

DESLEALES – infieles, no cumplen con su palabra

SIN AFECTO NATURAL – poco amables, sin corazón, faltos del amor natural que
los padres deben tener hacia sus hijos, los hermanos por las hermanas, etc.

IMPLACABLES – no perdonan

SIN MISERICORDIA –no muestran compasión, despiadados, crueles

El fallecido Dr. R.H.Graves de Cantón, China, dijo que un chino que leyó estos
versículos le dijo que Pablo no pudo haber escrito esto, sino solo un moderno
misionero que hubiera estado en China. Era una perfecta descripción de los chinos.

Pregunta Personal: ¿Alguna de las palabras mencionadas arriba te describen? (Estoy


seguro de que no necesitamos viajar a la China para ver estos vicios). Tomados en su
conjunto, estas palabras presentan un cuadro completo de la total depravación del
hombre. “¡Miserable de mí!”

Romanos 1:32

“quienes habiendo entendido” = sabían muy bien

“el juicio de Dios” = literalmente “el justo requerimiento, el decreto, la sentencia”

EL VEREDICTO = Eres CULPABLE


LA SENTENCIA = Mereces la MUERTE (y ellos lo saben)
“que los que practican tales cosas” = “los que hacen tales cosas”. ¿Qué cosas? Las
enumeradas en los versículos 29-31.

“son dignos” = (piensa en los platillos de una balanza equilibrada). La sanción tiene
que equiparar la culpa. El castigo tiene que tener igual peso que el crimen.

EL CRIMEN = ver versículos 29-31


EL CASTIGO = digno de MUERTE (versículo 32 y también Romanos 5:12;
6:23)

Nota: La buena nueva del evangelio es que Jesucristo pagó el


castigo cuando ÉL murió en la cruz— ver Romanos 5:6-9.
Compare Romanos 1:18 con Romanos 5:6 cuando piense en la
palabra “impío”. Compare Romanos 1:18 con Romanos 5:9
cuando piense en la palabra “ira”.

La PRUEBA de que los gentiles CONOCEN MUY BIEN el juicio de Dios se encuentra en
Hechos 28:1-4. Estos bárbaros sabían que los asesinos merecían la muerte (aunque en
este caso estaban equivocados en cuanto a Pablo).

Note el final del versículo 32. Ellos mismos practican estos crímenes (aunque saben
que les acarreará la pena de muerte) y “tienen placer” o aplauden o felicitan a quienes
hacen estas cosas. Ellos disfrutan del pecado y disfrutan de la compañía de los
pecadores.

Resumen de Romanos Capítulo 1

1. El hombre carece y necesita la justicia de Dios (versículo 17)


2. El hombre merece y se ha ganado la ira de Dios (versículo 18)
3. Dios se ha revelado claramente al hombre por medio del LIBRO #1
(CREACIÓN), de modo que el hombre no tiene excusa (vs. 19-20)
4. El hombre conoció a Dios, pero rechazó este conocimiento, El hombre
falló enhonrar a Dios, por lo que ÉL es y el hombre falló en dar gracias
a Dios, por lo que ÉL hizo (v.21).
5. Por cuanto el hombre abandonó a Dios, Dios a su vez abandonó al hombre
y dejó que el hombre siguiera sus propios caminos pecaminosos (ver las
tres “entregas divinas” en Romanos 1:24, 26, 28 –“Dios los entregó”)
6. El hombre es injusto e impío (vs. 29-31) de modo que merece la ira de
Dios (versículo 18)
7. Cuando Dios, el Juez justo, mira hacia el hombre,

El VEREDICTO es: ¡ERES CULPABLE! (y no tienes excusa)

La SENTENCIA es: ¡MERECES LA MUERTE! (versículo 32)

Palabras clave en Romanos capítulo 1:


1. JUSTICIA, INJUSTICIA (ver versículos 17,18, 29)

El hombre carece de la justicia necesaria para ser aceptable ante un Dios santo
y justo.

2. CONOCER (ver versículos 19, 21, 28, 32)

Ellos conocieron a Dios y conocieron el juicio de Dios, por lo cual no tienen


excusa.

3. DIOS LOS ENTREGÓ (versículos 24, 26, 28)

Recuerda, ellos fueron los que abandonaron a Dios primero.


CAPITULO 2

Introducción

Pablo ha mostrado clara y convincentemente que el hombre GENTIL, incrédulo, está


perdido y está sin excusa ante Dios (Romanos 1:17-32). Ahora, en la primera parte del
capítulo 2, él mostrará que el hombre MORAL está perdido y sin excusa. Luego, en el
capítulo 2 y en el capítulo 3, él mostrará que el hombre RELIGIOSO (el judío) está
perdido y sin excusa.

Hay una PALABRA CLAVE que se encuentra en los primeros 16 versículos del capítulo
2. Es la palabra “JUZGAR” o “JUICIO” (ver versículos 1, 2, 3, 5, 12, 16). En el versículo
1 vemos al hombre juzgando, pero al empezar el versículo 2, tenemos a Dios en el
trono del juicio, lo cual es justo y apropiado. Dios es el JUEZ justo y perfecto y en
estos primeros 16 versículos encontraremos varios PRINCIPIOS DE JUSTICIA. Estos
importantes principios nos ayudarán a entender qué clase de Juez es Dios y cómo ÉL
ejerce y lleva adelante Su juicio.

Principio de Juicio #1: El hombre moral es declarado sin excusa ante


Dios, el Juez justo

Romanos 2:1

Inexcusable significa “sin defensa alguna” (comparar Romanos 1:20). No tiene nada
que decir, se le tapa la boca (comparar Romanos 3:19); es culpable y lo sabe.

Este versículo está hablando de la persona que está juzgando a otra, condenando las
acciones de otra. Por lo tanto, está hablando de la persona moral (la persona con
discernimiento moral, la persona que emite un juicio moral sobre alguien). Hay una
diferencia entre el hombre moral y el hombre impío. En Romanos 1:32 el hombre
impío APRUEBA y APLAUDE la conducta pecaminosa, pero en Romanos 2:1, el hombre
moral DESAPRUEBA y JUZGA la conducta pecaminosa.

El hombre moral condena al otro por su conducta pecaminosa, pero puesto que él es
culpable de la misma cosa, él está, en efecto, condenándose a sí mismo. Este principio
puede ilustrarse de tres maneras:

1. Judá (Génesis 38:12-26). ¿Judá pronunció un juicio sobre alguien (v.24)? ¿Era Judá
culpable de lo mismo? ¿Judá quedó silenciado, sin excusa y sin nada que decir
(v.26)? Al condenarla a ella, ¿se condenó a sí mismo?

2. David (2 Samuel 12:1-9 y ver 2 Samuel 11 para el contexto). ¿David pronunció un


juicio sobre alguien (2 Samuel 12:5-6)? Al emitir ese juicio, ¿se estaba en realidad
condenando a sí mismo (v.7)? ¿David se vio forzado a admitir su culpa (v.13)?

3. Juan 8:1-11. Estos judíos emitieron un juicio sobre una mujer culpable, pero luego
se dieron cuenta que ella no era la única culpable. Estos hombres religiosos y
morales tuvieron que retirarse sin decir palabra. EL PRINCIPIO: la razón por la cual
reconocemos tan fácilmente el pecado en otros es porque lo vemos tanto en
nosotros mismos. Cuando levantamos nuestro dedo acusador sobre alguien, hay
tres dedos que señalan hacia el acusador.

Romanos 2:2

Principio de Juicio #2: El juicio de Dios es según verdad

Sabemos = estamos seguros

Un juez humano está limitado cuando se trata de conocer la verdad y de averiguar la


verdad de los hechos. Tiene que depender del testimonio de los hombres, muchos de
los cuales mienten, aún bajo juramento. La gente puede fallar en decir la verdad, toda
la verdad y nada más que la verdad, pero esto no es problema para Dios. La verdad de
los hechos está abierta y desnuda ante ÉL. ÉL no necesita de testigos ni de jurado,
porque Él ha visto personalmente todo crimen y todo pecado que jamás se haya
cometido. ÉL conoce todos los hechos (ver Hebreos 4:12-13). ÉL nunca representa mal
el caso de una persona. Podemos estar seguros de que el juicio de Dios siempre está
de acuerdo con la verdad.

Romanos 2:3

Principio de Juicio # 3: El Juicio de Dios es inevitable

La respuesta a la pregunta de este versículo es obvia: ¡NO! No hay escape. Si una


persona piensa que puede escapar al juicio de Dios, está muy equivocada. No hay tal
cosa como el “crimen perfecto”. Los hombres podrán eludir la justicia humana, pero
nunca escaparán a la justicia divina (comparar Amós 9:1-3).

Romanos 2:4

Principio de Juicio #4: El hombre no debería alejarse de Dios (v.3 — es


imposible “escapar”), sino debería acercarse a Dios (v.4 — el
arrepentimiento es esencial)

Benignidad = bondad, generosidad. La benignidad de Dios se extiende hacia todos los


hombres (ver Mateo 5:45 y Hechos 14:17).

Paciencia = retener. Dios retiene Su Juicio; Dios retarda Sus castigos; ÉL no juzga de
inmediato el pecado.

Longanimidad = toma tiempo en enojarse, lento para la ira. Esto no significa que
Dios nunca se enoja, pero significa que ÉL es lento para enojarse. Su longanimidad no
durará para siempre.

El hecho de que Dios sea bueno y paciente y sufrido debería llevar al hombre al
arrepentimiento. Los hombres deben apresurarse en venir a Dios en busca de Su
misericordia. En lugar de ello, los hombres desprecian a Dios, endurecen su corazón y
se niegan a arrepentirse. Hoy en día, durante la edad de la gracia, la benignidad y la
gracia y la misericordia de Dios abundan hacia todos los hombres, pero aún así, el
hombre no quiere arrepentirse. Durante el período de la tribulación, la severidad y el
juicio y las plagas de Dios abundarán sobre todos los hombres, pero aún así, los
hombres se negarán a arrepentirse (ver Apocalipsis 9:20-21). Sin embargo, cuando un
pecador se arrepiente, sea ahora o entonces, hay gran alegría en el cielo (Lucas 15:7,
10).

Romanos 2:5

Principio de Juicio # 5: Habrá un día de juicio final para los impíos

Este día de juicio es descrito como “el día de la ira y de la revelación de los justos
juicios de Dios”. Este día del juicio final para los impíos también se describe en 2 Pedro
3:7 (“el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos”) y en Apocalipsis 20:11-
15.

Dureza: los corazones de los hombres se endurecen más y más cuando se niegan a
responder a la benignidad y paciencia y longanimidad de Dios.

No arrepentido (impenitente): describe a una persona que no quiere arrepentirse


(comparar los dos criminales en la cruz -- uno se arrepintió y el otro permaneció
impenitente).

Atesoras para ti mismo ira = atesorar ira, amasar ira. En vez de acumular tesoros
en el cielo (Mateo 6:19-20), ellos estaban atesorando ira desde el cielo
(almacenándolo para aquel día final).

Principio de Juicio # 6: El juicio de Dios es perfectamente justo

Es llamado “el justo juicio de Dios”. Dios, el Juez justo, no comete errores. Ver Génesis
18:25 y Romanos 9:14. Cuando el Juez divino llega a una resolución, tiene que ser
JUSTA. El castigo (la pena) también tiene que ser justo. Dios no comete errores. El
Juez de toda la tierra hará lo que es justo. Él no puede hacer mal. Todo ocupante del
infierno lo merecerá totalmente.

Romanos 2:6

Principio de Juicio #7: El juicio de Dios es justo –todo hombre recibirá


exactamente lo que merece

“Dios pagará (devolverá) a cada uno (cada hombre) conforme (de acuerdo) a sus
obras”. Aquí tenemos la realización de una justicia perfecta. Dios evalúa las obras de
un hombre y juzga de acuerdo a ellas. El castigo será equivalente al delito. Todo
hombre recibirá su debida recompensa, sea buena o mala.

Esta misma enseñanza se encuentra en los siguientes pasajes: Mateo 12:36-37 (los
hombres serán juzgados de acuerdo con sus palabras); Mateo 16:27 (todo hombre
será recompensado según sus obras); Romanos 12:19 (Dios pagará a los hombres por
el mal que han hecho); 2 Timoteo 4:14 (Dios pagará a este hombre malo conforme a
sus obras); Apocalipsis 18:4-6; Jueces 1:7 (“Como yo hice, así me ha pagado Dios”);
2 Samuel 3:39; Salmo 28:4; Salmo 62:12; Salmo 94:1-2; Proverbios 22:12;
Lamentaciones 3:64 y Jeremías 17:10.
Felizmente, Dios no es solo un Dios de JUSTICIA, sino ÉL es también un Dios de
GRACIA. De acuerdo con la JUSTICIA, el pecado tiene que ser juzgado y castigado. De
acuerdo con la GRACIA, el pecado puede ser perdonado y remitido (ver Salmo 103:3 y
Efesios 1:7). Dios es un Dios de juicio, pero ÉL también es un Dios de gracia (Salmo
103:8). Salmo 103:10 es verdad sólo por la GRACIA DE DIOS. La maravillosa verdad
del evangelio es que Dios puede ser misericordioso con el hombre pecador SIN
COMPROMETER SU JUSTICIA. El Señor Jesús murió por nuestros pecados, de modo
que Dios trató con Cristo de acuerdo con nuestros pecados y Dios ha pagado a Cristo
según nuestras iniquidades (compare Salmo 103:10). Dios permanece JUSTO (porque
ÉL ha derramado Su juicio y Su ira sobre Cristo) y al mismo tiempo ÉL
puede JUSTIFICAR benignamente al pecador que confía en Su Hijo (Romanos 3:26;
4:5). ¡Alabado sea Dios!

Romanos 2:7-10

Principio de Juicio # 8: Dios castiga a quienes hacen mal y recompensa


a quienes hacen bien

Note la estructura de estos versículos (paralelismo invertido):

Versículo 7—así es como Dios recompensará a los que hacen


bien A.1

Versículo 8—así es como Dios recompensará a los que


hacen mal B.1

Versículo 9 – así es como Dios recompensará a los que


hacen mal B.2

Versículo 10 –así es como Dios recompensará a los que hacen


bien A.2

Aquí hay alguna ayuda con algunas palabras.

“Pagará” (v.6) = devolver, retribuir, recompensar (dar a una persona justo lo que se
ha ganado)

“Contenciosos” (v.8) = egoístas, ególatras

“Al judío primeramente” (v.9) – ¿Por qué los judíos son los primeros en el juicio?
Porque de acuerdo con Lucas 12:48, “a todo aquel a quien se haya dado mucho,
mucho se le demandará”. A los judíos se les había dado mucho (ver Romanos 3:1-2 y
Romanos 9:1-5). A quienes se ha dado más, son más responsables. No es irracional
que el Juez pregunte, “¿Qué has hecho con toda la luz y la verdad que te he
dado?” Ejemplo: Una persona inconversa que vive cerca de una iglesia que predica la
Biblia en América, es mucho más responsable que una persona inconversa que vive en
una tribu de la jungla donde no hay testimonio del evangelio. Esto no significa que ese
habitante de la jungla no sea juzgado, pero el juicio de Dios será más severo hacia la
persona que ha tenido tal privilegio y oportunidad.
Problema Teológico
Podría parecer que Pablo estuviera diciendo que una PERSONA SE GANA la vida
eterna HACIENDO BIEN. “¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?” A
primera vista pareciera que la respuesta de Pablo fuera, “Para heredar la vida
eterna tienes que continuar pacientemente en hacer bien” (v.7) o “para ganar la
vida eterna tienes que hacer el bien” (v.10). Para resolver este problema
teológico, consideremos los siguientes puntos:

1. De acuerdo con las Escrituras, ¿qué tiene que hacer una persona para
tener vida eterna (Juan 3:16; 3:36; 6:47; 5:24; 11:25-26; Hechos 16:30-
31; etc.)?

2. De acuerdo con las Escrituras, ¿la vida eterna es algo que una persona
tiene que ganarse haciendo buenas obras o es la vida eterna una DON
GRATUITO que todo pecador puede recibir por fe (Romanos 6:23; 5:16-18;
Efesios 2:8-9)?

3. La enseñanza de Pablo en todo el libro de Romanos es que una persona no


puede ir al cielo por sus propias buenas obras (Romanos 3:28), sino
solamente por fe en Jesucristo (Romanos 4:5).

4. Una idea equivocada muy común que tiene la gente es que LA GENTE
BUENA VA AL CIELO, PERO QUE LA GENTE MALA SE VA AL
INFIERNO. Pero considere lo siguiente:

a) ¿Cuánta gente buena hay (Romanos 3:10,12)?

b) ¿Cuánta gente mala hay (Romanos 3:19, 23; 5:12)?

c) El fariseo descrito en Lucas 18:9-13 era religioso, moralmente recto


y uno que practicaba muchas buenas obras. De acuerdo al versículo
14, ¿este “buen” hombre estará en el cielo?

d) El criminal penitente que murió al lado de Cristo era ciertamente un


“hombre malo”, sin embargo, ¿iría él al cielo (Lucas 23:42-43)?

e) ¿Será salvada y justificada la gente impía (Romanos 4:5; 5:6)?


¿Podrá algún pecador ser salvo e ir al cielo (1 Timoteo 1:15)? SI, EL
CIELO ESTARÁ POBLADO CON “PECADORES SALVADOS POR
GRACIA”. Si nuestra esperanza de llegar al cielo dependiera de cuán
buenos hemos sido, NINGUNO DE NOSOTROS LO LOGRARÍA.

5. Debemos tener en cuenta cual era el propósito de Pablo en Romanos 2:7-


10. Esta sección no trata con la SALVACIÓN, sino trata con el JUICIO. En
esta sección Pablo no está mostrando al hombre cómo ser salvo; él está
mostrando que todos los hombres están perdidos y condenados ante un
Juez justo. Pablo está señalando sencillamente un principio fundamental de
juicio: QUE DIOS CASTIGA A LOS HOMBRES MALOS Y RECOMPENSA A LOS
HOMBRES JUSTOS. En esta sección Pablo no está discutiendo cómo LOS
HOMBRES PUEDEN LLEGAR A SER JUSTOS. El hará eso más adelante en
Romanos, cuando exponga la maravillosa doctrina de la justificación (ver
Romanos 3:24; 3:28, 4:5; 5:1, etc.).

6. En Romanos 2:7-10 Pablo debate y describe a dos grupos de personas.

CLASE # 1 CLASE # 2

“Los que perseveran en bien hacer” Los que no perseveran en bien


(v.7) hacer(por implicación)

Los que no son contenciosos, Los que son “contenciosos”


egoístas (por implicación) (egoístas) (v. 8)

Los que obedecen la verdad (por Los que “no obedecen la verdad” (v.
implicación) 8)

Los que no obedecen a la injusticia Los que obedecen a la injusticia (v.


(por implicación) 8)

Los que no hacen lo malo (por Los que “hacen lo malo” (v. 9)
implicación)

Los que “hacen lo bueno” (v. 10) Los que no hacen lo bueno (por
implicación)

Comparar Juan 5:29, que también expone dos grupos: 1) los que hicieron lo
bueno (VIDA); 2) los que hicieron lo malo (CONDENACIÓN).

1. Juan 3:19-21 imparte más luz a nuestro problema. Aquí se nos dice que los
que hacen lo malo son los que odian la luz (Jesucristo) y que se niegan
venir a la luz (Jesucristo). En otras palabras, los que hacen lo malo son
incrédulos. A LOS OJOS DE DIOS, la persona que hace lo bueno o “hace
verdad” es la persona que VIENE A LA LUZ (Jesucristo).

2. 3 Juan 11 también es muy importante. “El que hace lo bueno, es de Dios


(él pertenece a Dios, ha nacido de Dios, es un creyente en Cristo); pero el
que hace lo malo, no ha visto a Dios (compare 1 Juan 3:6: la persona que
hace lo malo es una persona inconversa que nunca ha nacido de nuevo).

De modo que de estos pasajes debemos concluir que la CLASE 1 (ver


arriba) está compuesta por creyentes nacidos de nuevo y la CLASE 2 (ver
arriba) está compuesta por los que son incrédulos y que han rechazado
venir a Cristo.

3. Ninguna persona en y por sí misma puede hacer lo bueno (Romanos 3:12).


Todas nuestras justicias son como trapo de inmundicias (Isaías 64:6).
Aparte de la fe y sin fe no podemos agradar a Dios (Hebreos 11:6 y
Romanos 8:8). En otras palabras, separados de la gracia que salva, cada
persona estaría en la CLASE 2 (ver arriba).

4. Cuando una persona es salva y ha nacido de nuevo, algo maravilloso


sucede. Dios hace posible que el pecador salvado HAGA LO BUENO. Esto es
porque Dios vive ahora en esa persona y obra a través de esa persona
para que lleve a cabo Su buena voluntad (Filipenses 2:13). La persona
salva puede hacer buenas obras (Efesios 2:10). El creyente realiza buenas
obras, no para ser salvo, sino PORQUE ES SALVO. Las buenas obras son el
resultado de la salvación y no la causa de la salvación. Tal como
claramente enseña Mateo 7:17-19, toda persona salva HARÁ BIEN y toda
persona que no es salva, NO PUEDE HACER BIEN.

CONCLUSIÓN: Pablo está exponiendo el sencillo principio del juicio que Dios
recompensa lo bueno y castiga lo malo. Pablo está indicando aquí como la gente
es juzgada, no como la gente es salva. En Romanos capítulos 3 y 4 Pablo
presentará las buenas nuevas de que Dios puede salvar a gente mala por Su
gracia. Entonces aprenderemos como son salvos los hombres.

Romanos 2:11

“Acepción de personas” = literalmente, “recibir la cara (de una persona)”. Dios no


trata a una persona en base a su “cara” (consideraciones superficiales tales como la
nacionalidad, raza, color de la piel, riqueza, etc.) Dios mira debajo de la superficie. La
diosa de la Justicia en el sistema griego tenía una venda sobre sus ojos para que no
pudiera ver a la persona que se presentaba ante ella para juicio.

Principio de Juicio # 9: No hay preferencias con Dios.

Romanos 2:12

Esto continúa el pensamiento del versículo 11. Dios no es parcial en el juicio. En Su


juicio, Dios no favorece a los judíos (Su pueblo escogido) por sobre los gentiles. Tanto
los judíos como los gentiles serán juzgados imparcialmente.

Los que están “sin ley” (ver Romanos 2:14) son los gentiles. Los que tienen la ley
(compare Romanos 2:17-20) son los judíos. Dios nunca dio la ley a las otras naciones
(como Egipto, Asiria, etc.) La ley fue dada exclusivamente a la nación de Israel (ver
Éxodo 19:3-5; 20:2; 34:27 y comparar Deuteronomio 4:1-8 y Romanos 9:4).

De acuerdo con la primera parte del versículo 12, ¿qué sucederá a los gentiles (gente
pagana) que han pecado sin ley? (Esto da luz a la pregunta, “¿Están perdidos los
paganos?”) De acuerdo con la última parte del versículo 12, ¿qué sucederá con los
judíos que pecaron, aunque ellos tenían la ley? Note la expresión “porque todos los
que han pecado”. ¿Cuántos han pecado (ver Romanos 3:23 y 3:9)?

Dicho en forma sencilla, el punto de Pablo es éste:

LA IGNORANCIA DE LA LEY NO SALVARÁ AL GENTIL


LA POSESIÓN DE LA LEY NO SALVARÁ AL JUDÍO

Ambos están condenados ante Dios, el Juez justo.

Principio de Juicio # 10 – Una persona es juzgada de acuerdo a la luz


que tiene

A quien se haya dado mucho, mucho se le demandará (Lucas 12:48). A los judíos se
les había dado mucha luz. Los judíos tenían la ley de Dios en forma escrita (los Diez
Mandamientos, etc.). El judío será juzgado por la ley que tiene. El gentil, que no tiene
la ley, no será juzgado por esa ley. El no será responsabilizado por lo que no tiene.
Pero el gentil tiene algo. A él fue dada alguna luz y él será juzgado de acuerdo a la luz
que tiene. Los gentiles no tienen la ley de Moisés, pero hay otra ley que ellos sí tienen
(como veremos en le versículo 15).

Romanos 2:13-15 (el Paréntesis)

Los versículos 13-15 son un paréntesis (para ver esto, lea el versículo 12 y luego vaya
directamente al versículo 16). La estructura aquí es un paralelismo invertido, y puede
ser explicado como sigue:

A.1 Versículo 12a --se refiere a los gentiles (que no tienen la ley)

B.1 Versículo 12b – se refiere a los judíos (que tienen la


ley)

B.2 Versículo 13 – se refiere a los judíos

A.2 Versículos 14-15 – se refiere a los gentiles

Versículo 13 – este versículo se refiere a los judíos que tienen la ley y que
escucharon la ley. No es suficiente tener la ley. No es suficiente escuchar solamente la
ley. Una persona tiene queHACER (guardar, obedecer) la ley. El argumento de Pablo
es muy simple: los judíos tenían la ley (ellos la poseían), ellos escucharon la ley, pero
ellos no hacían la ley, y en consecuencia, los judíos están condenados.

Considera la expresión: “LOS HACEDORES DE LA LEY SERÁN JUSTIFICADOS”


(v.13). ¿Significa ésto que una persona puede llegar al cielo por guardar la ley de
Dios? Considere los siguientes hechos:

1. No olvides el propósito de estos primeros capítulos de Romanos. Pablo está


demostrando que todos los hombres (tanto judíos como gentiles) están
perdidos y condenados ante Dios. Pablo está mostrando que todos los
hombres están condenados. Más adelante en Romanos, él mostrará lo que
una persona tiene que hacer para ser salva (compare Romanos 3:28; 5:1;
10:9-13).

2. Después, en el libro de Romanos, Pablo establece claramente que una


persona no es salva por guardar la ley (ver Romanos 3:20).

3. “LOS HACEDORES DE LA LEY SERÁN JUSTIFICADOS” – admitamos que


esta es una afirmación verídica. Los que guardan la ley serán salvos.
Teóricamente esto es cierto, pero esto nunca ocurrirá en la práctica.
Cuando los hombres estén ante el Juez santo, todos los que han guardado
de la ley, serán justificados y todos los que han quebrantado la ley, serán
condenados. El problema es que no hay ninguna persona que haya
guardado la ley, no, ni una sola (comparar Romanos 3:10-12).

Es posible (teóricamente) ganar la vida eterna guardando la ley.


Consideremos lo la Biblia dice al respecto:

A) En Romanos 10:5 leemos que la persona que hace las cosas contenidas
en la ley, vivirá por ellas (compare Levítico 18:5).

B) En Mateo 19:16-19 el Señor Jesús enseñó que para tener vida eterna
tienes que cumplir los mandamientos. En Lucas 10:25-28 tenemos un
mensaje similar: Cumple los mandamientos y tendrás vida eterna.

El problema: ¿Es posible que un hombre pecador pueda cumplir la santa


ley de Dios? ¿Alguien ha cumplido perfectamente los Diez Mandamientos?
¿Alguien ha amado perfectamente a Dios y a su prójimo (comparar Mateo
22:36-40)? ¿Hay alguien que haya guardado verdaderamente la ley o
somos todos culpables de quebrantar la ley?

C) Gálatas 3:10-13. El hombre que guarda perfectamente la ley de Dios, es


bendito. El hombre que falla en guardar perfectamente la ley de Dios es
maldito y condenado y digno de muerte. La buena nueva del evangelio es
que Cristo murió por transgresores de la ley (Gálatas 3:13) y ÉL tomó
nuestra maldición sobre Sí Mismo.

Por eso el argumento de Pablo: “Escuchen hermanos judíos, no es suficiente


escuchar la ley. Tienen que obedecer perfectamente la ley, de otro modo están
bajo la maldición y la condenación de Dios”. Los que quieren justificarse mediante
la ley, tienen que guardar toda la ley y tienen que cumplirla a la perfección.

Romanos 2:14-15

Los gentiles no tienen la ley escrita de Dios. Ellos no tienen la ley de Moisés. Pero de
acuerdo con estos versículos, ellos tienen la ley de Dios EN ELLOS, “escrita en sus
corazones”. Aunque ellos nunca han visto una copia de los Diez Mandamientos, ellos
saben que está mal matar, robar, mentir, etc. Y sus conciencias los condenan cuando
hacen esas cosas. Aquí hay dos ejemplos: 1) Hechos 28:3-4. Estos bárbaros nunca
habían visto los Diez Mandamientos, pero de algún modo sabían que el asesinato era
malo y que era castigado con la pena de muerte. 2) Génesis 26:6-11. Este rey pagano
nunca había visto los Diez Mandamientos, sin embargo sabía que el adulterio era malo.

“Acusándoles” = “Tu eres culpable. Lo que has hecho está mal”.

“Defendiéndoles” = “Tu no eres culpable. Lo que hiciste está bien”.

Cuando hacen BIEN, su conciencia aplaude y aprueba. Cuando hacen MAL, su


conciencia los condena y dice “eres culpable”.

De modo que los judíos pecaron al fallar en hacer lo que la ley de Moisés les mandaba
hacer. El gentil pecaba al fallar en hacer lo que su conciencia le indicaba hacer. Tanto
el judío como el gentil fallaron en vivir de acuerdo con la luz que Dios les había dado.
Ambos están condenados ante Dios.

Romanos 2:16

(Esta frase es la continuación del versículo 12).

“En el día” –Ver el versículo 5 que también describe ese día.

“Secretos” = cosas escondidas

Principio de Juicio # 11 – Nada está escondido o guardado en secreto


ante el Juez

Compare Hebreos 4:12-13 y Mateo 10:26. En Apocalipsis 20:12 leemos que los libros
serán abiertos y que todos los secretos serán revelados. Dios guarda un fiel registro de
todo lo que hemos pensado o dicho o hecho.

“Por Jesucristo” = el Juez de todos los hombres no será otro sino Jesucristo Mismo
(ver Juan 5:22, 27). Dios el Padre ha entregado todo el juicio a Su Hijo.

Principio de Juicio # 12 – Jesucristo será el Juez supremo, ante quien


aparecerán todos los hombres

“Conforme a mi evangelio” – el evangelio que predicaba Pablo incluía el JUICIO DE


DIOS (comparar Romanos 1:16-18 y Hechos 17:31). El evangelio no es presentado
correctamente si no se dice nada sobre el juicio de Dios.

Romanos 2:17

Pablo está tratando ahora con el JUDÍO, o EL HOMBRE RELIGIOSO. El propósito de


Pablo en los primeros capítulos de Romanos es mostrar que todos los hombres están
condenados y que necesitan un Salvador (ver Romanos 3:9, 19, 23). En esta sección
él demostrará que el judío religioso está condenado. Nota: La gente religiosa a
menudo se cree muy justa y generalmente es muy difícil convencerla de que son
culpables y están condenados ante Dios (comparar Lucas 5:29-32; 18:9-14).
La palabra clave en estos versículos es = la LEY (ver Romanos 2:17, 18, 20, 23, 25,
26, 27). Los judíos, a diferencia de los gentiles, poseían la ley escrita de Dios. Por
cuanto eran responsables por lo que se les había dado, los judíos SERÁN JUZGADOS
POR ESTA LEY (Romanos 2:12). Como Pablo ya les había dicho, no era suficiente tener
la ley y escuchar la ley, sino ¿qué más era necesario (Romanos 2:13)?

“Tienes el sobrenombre de judío” – Esta gente se enorgullecía del hecho de ser


hijos de Abraham (ver Mateo 3:9; Juan 8:33, 39). “Puesto que somos judíos, somos
mejores que los demás. Somos el pueblo escogido de Dios”. Algunos parecían pensar
que el ser judíos les garantizaba un lugar en el cielo. Pero es obvio, por la Palabra de
Dios, que ser JUDÍO no hace JUSTA a una persona ante Dios. Ser judío exteriormente
es una cosa (ser física o racialmente judío), pero ser un VERDADERO JUDÍO espiritual
e interiormente es algo diferente (ver Romanos 2:28-29).

“Te apoyas en la ley” – confiando en la ley, descansando confortablemente. La tarea


de Pablo en esta sección es TURBAR SU DESCANSO. Está por retirar su confortable
cama de debajo de ellos.

“Te glorías en Dios” = se ufanan de Dios, “nosotros adoramos al único y verdadero


Dios, en cambio todas las demás naciones adoran ídolos y dioses falsos”.

Romanos 2:18

“Conoces Su voluntad” – Los judíos tenían la Palabra de Dios, por lo cual conocían
Su voluntad (comparar Lucas 8:21 con Mateo 12:50 donde vemos que hacer la Palabra
de Dios es equivalente a hacer la voluntad de Dios). Una cosa es CONOCER la voluntad
de Dios, pero otra cosa es HACER la voluntad de Dios.

“Apruebas lo mejor” – ellos tenían un agudo sentido de discernimiento moral; ellos


podían discernir claramente entre lo que estaba bien y lo que estaba mal. Sin
embargo, una cosa es saber lo que está bien y otra cosa es HACER lo que está bien.
Nota: los creyentes deben tener un buen discernimiento (comparar Filipenses 1:9-10).

“Instruidos (enseñados) por la ley” – ciertamente, ellos no ignoraban la verdad


revelada de Dios. Pero tener la santa ley de Dios, no hace santa a una persona. Tener
los justos mandamientos de Dios no hace justa a una persona. La pregunta clave del
libro de Romanos es esta: ¿CÓMO PUEDE UNA PERSONA SER JUSTA ANTE UN DIOS
SANTO? No es por las obras de la ley (ver Romanos 3:20).

Romanos 2:19-20

“Confías” – nota las palabras que Pablo ha estado usando para describir a esta gente:
descansando confortablemente, ufanos, confiando, etc. Pablo tenía que humillar a esta
gente, perturbar su descanso, abatirlos (comparar Lucas 18:14). Es muy difícil
demoler el orgullo religioso. La gente religiosa confía en sí misma y no en Cristo. Se
sienten demasiado seguros.

“Confías” = convencido, persuadido. Estos dos versículos pintan un cuadro del judío
sintiéndose muy superior a los demás. Ellos estaban seguros que su perspectiva era
correcta. Si sus corazones hubiesen estado bien con el Señor, entonces habrían sido
fieles testigos del Señor (Isaías 43:10-12 y ver Deuteronomio 4:6-9), y a pesar de que
no eran superiores a otros, habrían sido de gran ayuda para ellos en estas cosas:

“Tenemos visión espiritual y podemos ayudar a quienes son ciegos”.


“Nosotros tenemos la luz y todos los demás están en tinieblas”.
“Nosotros somos sabios y solo nosotros podemos ayudar a quienes son
necios”.
“Nosotros somos espiritualmente maduros y podemos ayudar a
quienes son niños”.

Pablo los está preparando para un gran porrazo. Los tiene que derrumbar.

“La forma” = se refiere a lo que es superficial o externo (comparar 2 Timoteo 3:5).


Su vida se veía muy bien en la superficie y su religión parecía muy bien externamente.
Ellos podían recitar los Diez Mandamientos, cuáles animales eran limpios y cuáles no lo
eran, etc. Pero tal como Pablo señala, una religión que solo es formal, externa y
superficial no es suficiente (Romanos 2:28). Debe ser real e interna y del “corazón”
(Romanos 2:29). Ser exteriormente religioso no hace que una persona esté BIEN CON
DIOS.

Romanos 2:21-22

Pablo está listo ahora a quitar los soportes de debajo de estos judíos religiosos. Esta
gente tenía la ley de Dios y había escuchado la ley de Dios, pero ellos no hacían la
ley de Dios (versículo 13), de modo que serían juzgados por la ley de Dios (v.12). En
vez de guardar la ley, ellos quebrantaban la ley (v. 23, 25).

Antes de enseñar a otros, nosotros debemos enseñarnos primero a nosotros mismos


(v.21). Esto es especialmente importante cuando se trata de enseñar la Palabra de
Dios. Asegúrate de que el mensaje llegue primero a tu corazón, antes de enseñar a
otros. Estos judíos fallaron en practicar lo que predicaban.”Tus hechos hablan tan
fuerte, que no alcanzo a escuchar tus palabras”. Lo que mostraban sus vidas
contradecía lo que salía de sus labios. Ellos enseñaban los mandamientos, pero ellos
no guardaban los mandamientos. Compare a los judíos religiosos que describe el Señor
en Mateo 23:1-3. ¿Dijo Jesús a sus discípulos que siguieran sus enseñanzas? ¿Dijo Él
que siguieran sus hechos? Compare también con el ejemplo positivo de Pablo en
Filipenses 4:9 y 1 Corintios 11:1.

Romanos 2:23

Los judíos pensaban que ellos eran excelentes testigos del Señor (ver v. 19), pero en
verdad eran testigos desastrosos. Ellos DESHONRABAN a Dios (v. 23) al quebrantar la
santa ley de Dios. Esto se explica luego en el versículo 24.

Romanos 2:24

“El Nombre de Dios” – El Nombre de Dios representa la Persona de Dios y Su


reputación. Los judíos eran muy cuidadosos en cuanto a cómo usaban el Nombre de
Dios, especialmente el nombre JEHOVÁ o YAHWEH. Ellos consideraban que este
Nombre era tan sagrado que ellos ni siquiera querían pronunciarlo. En cambio, lo
sustituían por otra palabra. Sin embargo, por la manera en que vivían, ellos
deshonraban el Nombre de Dios.

“Porque como está escrito” – Pablo estaba pensando en pasajes del Antiguo
Testamento que decían lo mismo. Considere los dos siguientes: 1) Isaías 52:5;
Ezequiel 36:21 (y leer también los versículo 22-23). Dios se preocupaba mucho por Su
Nombre (Su reputación, Su gloria) y cuando los judíos no vivían rectamente, eso daba
mala fama a Dios delante de las naciones. Si las naciones veían a Israel como gente
pecadora, ¿cómo podrían pensar que Jehová fuera un Dios santo? El pueblo de Dios
siempre hará recaer prestigio o deshonra en Dios. UN TESTIGO ES ALGUIEN QUE
PROVOCA A OTROS, POR SU VIDA O POR SUS HECHOS, A PENSAR BIEN DE DIOS.

Romanos 2:25

“Circuncisión” – Los judíos descansaban cómodamente en el hecho de que ellos eran


circuncidados. Los judíos valorizaban mucho la circuncisión, como estaba anotado en
los escritos de los rabinos: “Ningún hombre circuncidado se perderá”. En los días de
Pablo circulaba el dicho de que Abraham estaba parado a las puertas del Hades para
asegurarse de que ningún hombre circuncidado fuera jamás lanzado al infierno.
Recuerde, la circuncisión era sólo un RITUAL EXTERNO. Debía ser un señal o sello
externo (Romanos 4:11) de una REALIDAD INTERIOR. El ritual externo sólo aprovecha
a la persona si está acompañado de una realidad interior. El rito exterior no tiene valor
(no es de beneficio o ventaja) aparte de una realidad interior. Sin ésto, es sólo un
ritual que carece de realidad, un símbolo sin sustancia.

Romanos 2:26-27

“Incircunsición” = refiere a los gentiles, los que no tienen el ritual externo de la


circuncisión.

Si el gentil tiene la realidad interior, entonces tiene lo que realmente


cuenta. Ilustración: ¿Es mejor que una persona crea en Cristo y no sea bautizada o
que sea bautizada y no crea en Cristo? Si tienes que escoger entre el RITUAL y la
REALIDAD, escoge la REALIDAD. Desde luego, lo ideal son ambas cosas. El verdadero
creyente debe ser bautizado en obediencia al mandamiento de Cristo y para mostrar lo
que le sucedió en el momento en que fue salvo. El punto es que es mejor ser un
creyente no bautizado, que ser bautizado y no ser creyente. Ilustración del anillo
de compromiso: el anillo es una señal y un símbolo de un compromiso hecho ante Dios
de ser fiel a su esposa. Qué preferirías, ¿un esposo que tiene un anillo y anda con
otras cinco mujeres o un marido que no tiene anillo, pero que es fiel a su esposa? El
símbolo (anillo) sin la realidad (fidelidad) no tiene valor. El argumento de Pablo: La
FALTA DE LA CIRCUNCISIÓN NO CONDENA AL GENTIL y SER CIRCUNCIDADO NO
SALVA AL JUDÍO (ver Gálatas 5:6 y 6:15).

Romanos 2:28-29

Note los contrastes que se encuentran en estos versículos (exterior-interior, carne-


corazón, letra-espíritu, hombre-Dios). Una cosa es ser un JUDÍO POR NACIMIENTO;
otra cosa es ser un JUDÍO REGENERADO (un verdadero judío). Lo que realmente vale
es lo que está en lo interior. Pablo nos está preparando para el capítulo 3, donde
veremos lo que somos realmente en el interior (cf. 3:10-18). Para “circuncisión del
corazón” ver Deuteronomio 10:16; 30:6; Jeremías 4:4; 9:25-26; Jeremías 6:10
(circuncidar el oído); Hechos 7:51, 57; Joel 2:13; Filipenses 3:3; Salmo 51:6.

Favor notar: En el versículo 28, Pablo está hablando de un judío (no de un gentil) que
es judío exteriormente. El ha sido circuncidado y es descendiente de Abraham, pero él
no es creyente (su corazón no está bien con Dios). El es judío exterior y físicamente,
pero interior y espiritualmente no es judío. En el versículo 29, Pablo está hablando de
un judío (no de un gentil) que es un judío interiormente. Ser judío interiormente es ser
un judío que cree en el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. No es solo un hijo de
Abraham, sino es un hijo de Dios. En el versículo 29 Pablo no está diciendo que los
gentiles sean judíos interiormente. Los gentiles salvos nunca son llamados judíos y
nunca son nombrados “Israel”.

CAPÍTULO 3

Introducción

En el capítulo 2 Pablo demostró hábilmente que el judío está sin excusa y que está
bajo la condenación y el juicio de Dios. Ahora, en el capítulo 3, el judío agota su último
recurso –TRATARÁ DE ARGUMENTAR UNA SALIDA DEL JUICIO. Encontramos lo mismo
hoy día. Cuando presentamos el evangelio a otros y les mostramos claramente su
pecaminosidad y su necesidad de Cristo, a menudo ellos comienzan a levantar
objeciones y enarbolan argumentos tratando de eludir el juicio de Dios (por ejemplo:
“¿Qué de los paganos?” “¿Cómo puede un Dios de amor enviar a alguien al infierno?”
etc.).

Romanos 3:1

“Pues” = por lo tanto. Esta palabra nos remite al capítulo 2, donde vimos que los
judíos descansaban cómodamente en tres cosas:

1. Ellos tenían la ley.


2. Ellos habían sido circuncidados.
3. Ellos eran hijos de Abraham.

Pablo dejó muy en claro en el capítulo 2 que. . .

1. Tener la ley no da ventaja a la persona (ver 2:13).


2. Ser circuncidado no da ventaja a la persona (ver 2:25).
3. Ser hijo de Abraham no te da ventaja alguna (ver 2:28-29).

Con estas cosas en mente, es natural que el judío haga las preguntas que se
encuentran en Romanos 3:1 – “¿Qué ventaja tiene el judío?” etc. ¿Qué aprovecha? Si
vamos a ser condenados con el resto del mundo, ¿qué provecho hay en ser judío? Si
estamos bajo el juicio de Dios igual que los gentiles, ¿qué ventaja tiene ser judío?
¿Cuál es el beneficio? ¿Qué tiene de bueno? Si tener la ley y estar circuncidado y ser
hijo de Abraham no me aprovecha, ¿qué privilegio hay en ser judío?

Romanos 3:2
“Mucho, en todas maneras” – Los judíos tienen muchas ventajas. Los judíos tienen
ventajas y beneficios que ninguna de las demás naciones tienen. Pablo enumera varias
de estas ventajas en Romanos 9:4-5, pero aquí nombra solamente la ventaja principal
(la primera y más importante ventaja que tenían): A ELLOS (LOS JUDÍOS) LES HA
SIDO CONFIADA LA PALABRA DE DIOS.

Los judíos estaban encargados de la Palabra de Dios. Ellos debían ser los custodios de
la Palabra de Dios (ver Deuteronomio 4:7-8 y Salmo 147:19-20).

“Confiada” = semejante al verbo “creer” del versículo 3. Literalmente, “a ellos fue


encomendada la Palabra de Dios” o como diríamos, “a ellos fue encargada la Palabra
de Dios”. Aplicación para nosotros: si una persona tiene la Biblia, tiene una gran
ventaja y un gran privilegio y una gran responsabilidad. Tener una Biblia es una
enorme responsabilidad. Si poseemos la verdad, entonces tenemos la responsabilidad
de hacer algo con la verdad que poseemos. ¿Cuantas Biblias hay en los hogares de
América que nunca son abiertas y nunca son leídas? A los judíos fue confiada la
Palabra de Dios y ellos eran responsables de obedecer y creer la revelación escrita que
tenían. ¿Fueron fieles en su encargo o no (ver Romanos 3:3)?

Romanos 3:3

Los judíos estaban aparentemente acusando a Dios de ser infiel: “Señor, Tú nos has
dado Tu Palabra y Tú nos has dado muchas promesas como nación, ¿por qué ahora
eres infiel con nosotros?” Ellos estaban acusando a Dios de ser infiel: “Dios nos ha
escogido y ahora ÉL nos está condenando”. Pero en el versículo 3 Pablo muestra quién
es realmente infiel.

“¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios?” ¡NO! ¿La infidelidad del
hombre anulará la fidelidad de Dios? ¡NO! Dios les dio Su Palabra y ellos fueron los
infieles. Dios no falló. La Biblia no falla. Ellos fueron los que fallaron. Puedes echar
perlas delante de los cerdos y ellos pueden pisotearlas en el barro, pero eso no cambia
el hecho de que siguen siendo perlas. Del mismo modo, los judíos pueden pisotear la
Palabra de Dios, pero eso no cambia la Palabra de Dios y eso no altera Sus promesas y
no afecta Su fidelidad (ver 2 Timoteo 2:13).

Romanos 3:4

La pregunta suscitada en Romanos 3:3 es contestada con un rotundo “De ninguna


manera”. Pablo usa frecuentemente esta expresión en Romanos (3:31; 6:2; 6:15;
7:7; etc.). Es una negación terminante que significa “por ningún motivo” o “PEREZCA
ESE PENSAMIENTO”.

Debemos notar también que en el versículo 3 dice “algunos” no “todos”. No


todos los judíos eran incrédulos. Había muchos (como Pablo, Pedro, Santiago,
etc.) que creían las promesas que se encuentran en la Palabra de Dios. Pero
había muchos otros que no creían. La mayoría de los judíos no creyeron en
Cristo como en su Mesías.

Romanos 3:4
Los hombres pueden ser mentirosos, pero eso no hace a Dios un mentiroso. Los
hombres pueden ser infieles, pero eso no hace a Dios infiel. Aunque todos los hombres
sobre la faz de la tierra creyeran en la teoría de la evolución, esto no la haría
verdadera. Dios y Su Palabra (especialmente Génesis 1-2) son verdad y todo hombre
sería un mentiroso.

En este versículo Pablo cita del Salmo 51:4 (la gran oración de confesión de David que
siguió a su pecado de adulterio):

“Para que seas justificado en tus palabras”. Señor, todo lo que Tu dices es recto.

“Y venzas (ser victorioso)” = Señor, Tú siempre eres el Triunfador y el Vencedor. Tú


siempre tienes la razón y Tú siempre ganas todos los casos.

Pablo fue muy sabio al citar estas palabras de la oración de confesión de David.
Difícilmente había alguien a quien los judíos estimaran más que a David, el piadoso rey
de Israel, que escribió muchos de los Salmos. Pablo les está recordando que aún David
fue infiel. Hasta David fue un adúltero y un asesino. El cometió adulterio con Betsabé y
fue el causante de la muerte de su marido en el campo de batalla. David estaba
diciendo en su oración: “Señor, Tú tienes la razón y yo estoy mal”. David sabía que era
CULPABLE y que necesitaba la misericordia de Dios. Si David era culpable y estaba
reprobado, este hecho condenaría a todo judío. ¿Qué judío osaría decir que era mejor
que David? (Nota: cuando lleguemos al Capítulo 4, Pablo nos dirá como fue salvo
David).

Romanos 3:5

Los judíos no solo estaban acusando a Dios de ser infiel (versículo 3), sino aquí, en el
versículo 5, vemos que también estaban acusando a Dios de ser INJUSTO (arbitrario,
parcial). “Señor, eres injusto al juzgarnos”. (¿La gente de hoy dice tales cosas?).

“Hace resaltar” = trae a la luz, magnifica

“Da castigo” = retribuye

Pablo contesta nuevamente su propia pregunta: DE NINGUNA MANERA –Dios no lo


permita (v.6)

Sigamos la lógica y el razonamiento: La injusticia del hombre nos ayuda a apreciar


mejor la justicia de Dios. La justicia de Dios se ve más claramente por contraste. Si
piensas que tu automóvil no está muy limpio, colócalo al lado de un automóvil sucio. Si
crees no tener muy buena salud, pasa un tiempo en un hospital. Si crees no ser muy
pecador, echa un vistazo a la santidad de Dios (como hizo Isaías en Isaías 6:1-5). La
justicia divina resplandece con mayor brillo ante el negro telón de la injusticia del
hombre. La fidelidad de Dios es más radiante ante el oscuro trasfondo de la infidelidad
del hombre.

De modo que el argumento es éste: “Si yo, por mi injusticia, he magnificado la justicia
de Dios, ¿cómo puede Dios castigarme? Si mis pecados hacen que Dios aparezca más
justo, ¿cómo puede Dios castigarme por mis pecados? Mi pecado beneficia a Dios. Dios
se beneficia por mi injusticia. Mi pecado hace que Dios se vea bueno. Mi injusticia hace
que Dios aparezca justo. Mi infidelidad hace resaltar la fidelidad de Dios. Por lo cual
estoy haciendo un gran favor a Dios al realzar y magnificar Su carácter justo. Por lo
tanto, si mi pecado está beneficiando tanto a Dios, ¿cómo puede Dios castigarme por
mi pecado? En consecuencia, si Dios me castiga por hacerle un favor, ÉL tiene que ser
injusto”.

“Hablo como hombre” – Pablo estaba expresando los argumentos de otros.

Romanos 3:6

Los judíos sabían que Dios juzgaría al mundo y que ÉL era justo al hacerlo así. El
argumento es éste: “Si yo soy justo al juzgar al mundo, entonces soy justo al juzgarte
a ti (porque tú eres parte del mundo)”.

El mundo podría usar el mismo argumento tonto que estaban usando los judíos:
considera Juan 3:16: “De tal manera amó Dios al mundo”. Los hombres malvados
podrían decir: “Dios, mientras más malvados seamos, más engrandecido será tu amor,
¿cómo, entonces, puedes juzgarnos? Nuestra iniquidad realza Tu amor”. Tal
pensamiento distorsionado y pervertido se parece a la siguiente etiqueta blasfema:
“Cristo murió por nuestros pecados. . . No lo decepcionemos”.

Romanos 3:7

Aquí se usa el mismo argumento. “Si mi mentira (infidelidad) magnifica y realza la


verdad de Dios, y si Dios es glorificado por mi mentira, entonces, ¿por qué me juzga
Dios?”

Es cierto que Dios puede usar el pecado y la maldad y la ira del hombre para traer
GLORIA a Su Nombre (Salmo 76:10). Aún un malvado Faraón puede traer gloria a Dios
con la dureza de su corazón (ver Romanos 9:17, 18, 21, 22, 23). Siguiendo la misma
lógica pervertida, el Faraón podría decir: “Señor, ¿qué derecho tienes Tú para
juzgarme? Yo te he hecho un servicio. He ayudado a traer gloria a Tu nombre. He
hecho ver a todos lo paciente que has sido conmigo y cómo se manifestó Tú poder. Si
yo no me hubiera resistido a Tí, Tú no podrías haber hecho todos esos poderosos
milagros y esas señales sobre la tierra de Egipto”. El pecado del hombre puede traer
gloria a Dios, pero ciertamente eso no exime del juicio al hombre.

Nota: ¿Por qué permitió Dios que el pecado y la maldad entraran en Su universo? La
respuesta a esta pregunta nunca será completamente entendida por el hombre mortal.
Una razón puede ser ésta: Dios está interesado en darse a conocer, (revelar cuán
grande y glorioso Él es en verdad). Hay ciertos aspectos del asombroso carácter de
Dios que nunca podrían conocerse aparte del pecado: Su misericordia, Su amor, Su
paciencia, Su gracia, Su juicio, etc.) Por ejemplo, ¿cómo podría Dios mostrar cuán
misericordioso Él es en perdonar a pecadores si no hubiera pecado y no hubiera
pecadores a quienes perdonar?

Romanos 3:8

“Hagamos males para que vengan bienes” – Pablo fue acusado falsamente de enseñar
ésto. ¿Por qué? Porque Pablo enseñaba que la salvación es por gracia y no por
obras. El enseñaba que el más malvado de los pecadores podía ser salvo aparte de
cualquier obra (ver Romanos 3:28; 4:1-5). Puedes ver cómo las enseñanzas de Pablo
pueden pervertirse fácilmente: “Vivamos como nos plazca y hagamos mal, porque la
salvación es por gracia. Mientras más pequemos, más brillará Su gracia. Pequemos
más, porque eso solo magnificará más la gracia”. Pero recuerda: PABLO NO ENSEÑÓ
ESTO (ver Romanos 6:1-2). Esto es una malvada distorsión de la doctrina de la
salvación por gracia. En realidad, la gracia salvadora de Dios nos enseña todo lo
contrario (ver TITO 2:11-12).

“HAGAMOS MALES PARA QUE VENGAN BIENES” – Esta es la malvada filosofía de


que el fin justifica los medios. Pablo condena terminantemente esta filosofía: “cuya
condenación (juicio) es justa (correcta, merecida)”. Esta filosofía es muy popular en
nuestros días. Aquí hay algunos ejemplos:

1. COMUNISMO –Todo el sistema de la moral comunista está basada en esta


filosofía. No les importa hacer mal en tanto que venga el bien (“bien” = el
progreso y avance de la causa comunista). No importa mentir, engañar e
incluso matar en tanto sirva para el avance de la causa comunista. “Pecado” es
cualquier cosa que obstaculice la causa (decir la verdad puede ser un pecado si
estorba el comunismo).

2. LOS PRIMEROS CRISTIANOS – Supongamos que hubieran razonado de la


siguiente manera: “Negaré a Cristo para que no me maten los romanos y así
tendré más días de vida para hablar a otros acerca del Señor”.

3. ESCUELA – “Engañaré en este examen y esto me permitirá pasar de curso


para recibir mi diploma y así podré llegar a ser médico y entonces podré
salvar muchas vidas”.

4. ROBO – “Robaré este pan para poder alimentar a mi familia hambrienta y para
poder así mantenerla con vida”. El acercamiento cristiano: “Señor, no tengo
que hacer lo que está mal a Tus ojos y no tengo que quebrantar los Diez
Mandamientos. Me niego a robar porque Tú has dicho, “NO HURTARÁS”.
Confiaré en que Tú cuidarás de alguna manera de mi familia hambrienta, y yo
haré todo de mi parte para usar toda vía legítima para ayudarles (toda
vía legal)”.

5. EVANGELISMO – “Las almas deben ser ganadas a cualquier costo”.


“Cooperaré con los enemigos de Cristo para que ellos puedan auspiciar mis
cruzadas y así podré predicar el evangelio a más personas”. “Para ganar el
mundo para Cristo necesitas ser como el mundo y comprometer tus normas”.
No, aunque debemos estar dispuestos a sacrificar nuestras vidas para alcanzar
a los perdidos, nunca debemos pagar el precio de desobediencia a Dios.
Nuestro lema debe ser: “Fidelidad a Dios y obediencia a Su Palabra a cualquier
costo”. En 2 Timoteo 2:5 se nos recuerda que debemos luchar a la manera de
Dios y seguir los reglamentos de Dios. Los medios que usamos para lograr
cualquier meta son importantes para Dios y deberían ser importantes para
nosotros.

RECUERDA ESTO:
NUNCA ES CORRECTO HACER MAL PARA HACER BIEN

Nuestra actitud debe ser ésta: “Señor, haré lo correcto, no importa lo difícil que sea y
dejaré los resultados en Tus manos. Tú tendrás que resolver el problema”. HAZ EL
BIEN Y CONFÍA EL RESULTADO A DIOS.

Reseña de la siguiente sección:

1. LA ACUSACIÓN (Romanos 3:9) —Todos bajo pecado.


2. LA DENUNCIA (Romanos 3:10-18) Una denuncia es una declaración formal
escrita, formulada por una autoridad acusadora (fiscal acusador), en este caso
DIOS MISMO, inculpando a una persona de ofensa.
3. EL VEREDICTO (Romanos 3:19) –CULPABLE.

“Pues” = por lo tanto, y señala nuevamente al versículo 2. La gran ventaja que tienen
los judíos (Romanos 3:2), ¿los hace ser mejores que los gentiles? No.

“Nosotros” – Pablo se incluye junto con los judíos y se identifica humildemente con
los “todos” que están bajo pecado.

¿CUÁNTOS SON PECADORES? – TODOS (Romanos 3:9, 12, 19, 23)


¿CUÁNTOS SON JUSTOS? – NINGUNO (Romanos 3:10-12)

Judíos y gentiles se encuentran en el mismo barco (y el barco se está hundiendo).

“Ya hemos acusado antes” – En Romanos capítulos 1-2 Pablo ya había acusado y
demostrado que tanto los judíos como los gentiles están condenados delante de un
Dios santo.

“Judíos y gentiles” – esto incluye a todos.

“Bajo pecado” = bajo al culpa, el poder, la condenación y la sentencia del pecado.

Romanos 3:10

“Como está escrito” – compare Gálatas 3:22. Desde el versículo 10 al 18 Pablo está
citando de

las Escrituras del Antiguo Testamento. Aquí hay una lista de los pasajes del Antiguo
Testamento a los que Pablo se está refiriendo:

Romanos 3:10-12 del Salmo 14:1-3 y Salmo 53:1-3


Romanos 3:13 del Salmo 5:9 y Salmo 140:3
Romanos 3:14 del Salmo 10:7
Romanos 3:15-17 de Isaías 59:7-8 y ver Isaías 48:22
Romanos 3:18 del Salmo 36:1

Estos versículos muestran que el Antiguo Testamento enseña claramente la terrible


depravación del corazón humano y la terrible pecaminosidad del hombre.
Romanos 3:10 es una cita del Salmo 14:1-3 y del Salmo 53:1-3. Note en el Salmo
14:2 – “el Señor miró desde los cielos”. Todo esto es desde el PUNTO DE VISTA DE
DIOS. Compare 1 Samuel 16:7. Esto es como DIOS VE EL CORAZÓN HUMANO desde
Su perspectiva omnisciente. El versículo 10 es un resumen de todos los versículos que
siguen. Todos estos versículos demuestran lo injustos que somos. Estos versículos son
el diagnóstico de Dios del corazón humano. (Ilustración: Puedo lavar mis manos tan
bien como pueda, pero si luego las examinara bajo un microscopio o algún otro
instrumento de aumento, probablemente estaría asombrado de la suciedad y de las
bacterias y del polvo que todavía tendrían. Mi propia vida puede parecer limpia y pura
al compararla con otros, pero no es así como Dios me ve).

Romanos 3:11

“No hay quien entienda” – esto describa la ceguera espiritual del hombre. Cuando se
trata de las cosas de Dios y de la verdad de Dios, no hay entendimiento (comparar 1
Corintios 2:14).

“No hay quien busque (diligentemente) a Dios” – ¿Pero no contradice ésto Hechos
15:17 y Hebreos 11:6 que enseñan que el hombre busca a Dios? El punto principal de
Romanos 3:11 es éste: El hombre, dejado a su propia naturaleza depravada, se aleja
de Dios en vez de acercarse a Dios. El hombre, por naturaleza, ¿anda por los caminos
de Dios o anda por sus propios caminos (Isaías 53:6)? Por naturaleza, ¿los hombres
aman la luz y vienen a la luz (Juan 3:19-20)? ¿Buscó Dios al Adán perdido o buscó el
Adán perdido a Dios (Génesis 3:6-10)? ¿Los hombres perdidos andan en busca del
Salvador o es el Salvador quien busca de los hombres perdidos (Lucas 19:10)? Por
analogía con 1 Juan 4:19 podríamos decir, “Nosotros lo buscamos a ÉL, porque ÉL nos
buscó primero”. Por analogía con 1 Juan 4:10 podríamos decir, “En esto consiste el
amor de Dios que busca y salva, no en que nosotros hayamos buscado a Dios, sino en
que ÉL nos buscó a nosotros”. Por analogía con Juan 15:16, “Ustedes no me buscaron
a Mí, sino Yo los busqué a ustedes”. Todo creyente debería dar gracias a Dios por la
misericordiosa obra que ÉL está dispuesto a hacer y que ÉL hace en el corazón humano
(ver Hechos 16:14; Juan 6:44-45, 65). Dios es el gran Iniciador. Como dice el himno:
“Perdido en la oscuridad tropezaba solo yo, lejos de la luz del día. Jesús entonces me
encontró y disipó la oscuridad. Antes que yo le amara a Él, Él me amo a mí. Antes que
yo le encontrara a ÉL, ÉL me encontró a mí. Antes que yo le buscara a ÉL, Él me buscó
a mí. Sí, Jesús cuida de mí” (Ron Hamilton). Dios nos buscó cuando éramos Sus
enemigos (Romanos 5:6-10) y cuando aún estábamos muertos en pecado (Efesios
2:1-5). Antes que Adán aún pensara en volver a Dios, Dios se volvió y lo llamó,
“¿Dónde estás tú?” (Génesis 3:9). DIOS ES EL GRAN Y BENIGNO BUSCADOR. ¿Has
sido tú encontrado por ÉL?

Romanos 3:12

“Se desviaron” – comparar con Isaías 53:6

“Inútiles” = se corrompieron, se hicieron inservibles. Viene de una palabra que


significa “volverse ácido”, como la leche cuando se vuelve ácida. La leche ácida es
inservible.

“No hay quien haga lo bueno (bondad)” – esta palabra “bueno” o “bondad” se
encuentra en Efesios 2:7 y Tito 3:4 (Dios fue muy bondadoso con los desagradables).
Dios fue muy bondadoso con los que no merecían bondad alguna. Hombres
depravados carecen de toda bondad y caridad.

¿Hay alguna excepción a lo que Pablo está diciendo en Romanos 3:10-12? Note el
énfasis: no. . ni uno. . no. . ni aún uno. . no hay . . no hay. . ni aún uno,
ninguno.

Romanos 3:13

“Sepulcro” = sepultura, tumba. Dios mira la garganta del hombre y ¿qué es lo que
ve? Compare Mateo 23:27.

“Engañan” – Desde el punto de vista de Dios, todos los hombres son engañadores y
mentirosos.

“Áspides” = serpiente egipcia venenosa (palabras venenosas salen de sus bocas)

Romanos 3:14

Comparar Mateo 12:34-35. Cuando una persona blasfema y maldice podemos decir,
“Caballero, excúseme, pero su corazón se está revelando”. Los labios del creyente
deben estar continuamente llenos de bendiciones (hablando bien de Dios). Ver Salmo
103:1-2.

Romanos 3:15

“Derramar sangre” – esta gente es descrita como asesinos (derramar sangre se


refiere a una muerte violenta y brutal).

La muerte de Cristo se describe de esta manera (Hebreos 9:22)

La muerte de Esteban (por apedreamiento) se describe de esta manera


(Hechos 22:20)

La pena de muerte se describe de esta manera (Génesis 9:6)

Romanos 3:16

“Quebranto” = ruina

“Desventura” = miseria, la misma palabra que en Romanos 7:24 –“Miserable de mí”.


Todos nosotros podríamos decir lo mismo.

Romanos 3:17

Ellos no han conocido el camino de paz. Observe la terrible historia de guerras en cada
edad y en cada generación (comenzando con el día en que Caín mató a Abel). La
Sociedad de la Ley Internacional de Londres ha entregado estadísticas declarando que
por los últimos 4000 años de historia humana, no ha habido más de 286 años de paz a
pesar de los más de 8000 tratados de paz. Durante los últimos 300 años ha habido
más de 286 guerras mayores y menores en Europa. La historia del hombre ha sido una
historia de guerras y las condiciones no están mejorando. ¿Qué guerras y conflictos
están teniendo lugar ahora en el mundo? Cuando el hombre no está en paz con Dios
(compare Romanos 5:1), entonces está en guerra con su prójimo.

Romanos 3:18

Aquí está la raíz del problema. No hay reverencia ni respeto hacia Dios. Los hombres
pueden temer a la policía o al juez, pero no tienen temor del Juez de toda la tierra. La
persona que tiene un sano temor de Dios es la persona que TEME (tener miedo) hacer
algo que pueda desagradar al Señor. Ver Proverbios 1:7 y 9:10 (el temor de Jehová es
el “comienzo”. Sin eso, no puedes siquiera pasar por la puerta para entrar en la casa
de la sabiduría del Señor). El temor de Dios debe ser la marca y la característica de
todo verdadero hijo de Dios (Filipenses 2:12; 1 Pedro 1:17).

Romanos 3:19

“Toda boca se cierre” – he aquí la defensa del hombre. ¡No tiene nada que decir! El
hombre sabe que es culpable de la acusación. Dios, el Juez justo, SABE TODO y VE
TODO y es TESTIGO de todo pecado y delito que hayamos cometido. ¿Qué podemos
decir?

“CULPABLE” – todo el mundo ha comparecido ante el juicio de Dios para escuchar el


veredicto “CULPABLE” y permanece allí TEMBLANDO Y EN SILENCIO.

Romanos 3:20

Hay algunas cosas que la ley NO PUEDE HACER y hay ciertas cosas que la ley SÍ
PUEDE HACER. De acuerdo con este versículo, ¿qué es incapaz de hacer la ley? Es
incapaz de justificar al hombre pecador. Pero este mismo versículo enseña que la ley
puede dar al hombre el conocimiento del pecado. Puede mostrar al hombre su total
pecaminosidad. El propósito de la ley puede ilustrarse con un ESPEJO. Al realizar las
actividades del día, de alguna manera mi rostro se ha ensuciado sin yo darme cuenta.
El espejo sirve para mostrarme que mi cara está sucia. Me muestra que tengo un
problema. Pero el espejo no puede lavar la suciedad. Del mismo modo, la santa ley de
Dios me muestra que soy un pecador culpable (incapaz de cumplir los santos
mandamientos de Dios), pero no me puede salvar. Sólo me puede condenar y me
muestra que necesito un Salvador. Tal como el espejo te debe dirigir al jabón y al
agua, así la LEY debe dirigirte al CORDERO de Dios que puede salvarte y que puede
quitar tus pecados.

Romanos 3:21

“Pero ahora” – estas palabras indican un cambio crucial. Todo lo que Pablo ha dicho
hasta ahora han sido “malas noticias”. El ha mostrado claramente la culpabilidad y la
condenación del hombre. Pablo ha mostrado que todo hombre es un pecador perdido y
sentenciado, “culpable ante Dios” (Romanos 3:19). PERO AHORA Pablo comienza a
compartir la “BUENAS NUEVAS”. La buena noticia es que Dios tiene un maravilloso
plan de salvación (“justificación”) por el cual el hombre puede ser declarado justo ante
un Dios santo. “Pero ahora” – estas palabras indican un cambio drástico en la
orientación de esta carta (compare la misma expresión en Efesios 2:11-13 y 1
Corintios 15:16-20).
Los próximos seis versículos son de fundamental importancia. El Dr. Alva J.
McClain ha dicho lo siguiente sobre Romanos 3:21-26:

Esta sección es el corazón mismo del libro de Romanos. Por esta razón todos los
cristianos deberían memorizar los versículos 21-26. Si alguien me preguntara,
“Hermano McClain, si usted pudiera elegir sólo seis versículos de la Biblia, y se
le quitaran todos los demás, ¿cuáles escogería?” Yo seleccionaría estos seis
versículos. En ellos se presenta todo el evangelio de Dios (Buenas Nuevas), y
de una manera tal, como no se encuentra en ninguna otra parte de la Palabra
de Dios. (El Evangelio de la Gracia de Dios).

Empezando por el versículo 21 y continuando hasta el final del capítulo, hay una
PALABRA CLAVE que se encuentra repetidas veces. Es la palabra “JUSTICIA”
(JUSTIFICAR).

v. 21 – justicia
v. 22 – justicia
v. 24 – justificar
v. 25 – justicia
v. 26 – justicia, justo, justificar

“Justificar” = declarar o pronunciar justo

Pregunta clave: ¿CÓMO PUEDE UN DIOS JUSTO SALVAR A UN HOMBRE INJUSTO


Y, AL HACER ESTO, SEGUIR SIENDO JUSTO? Esta pregunta se plantea en el
versículo 26 -- ¿CÓMOPUEDE DIOS SER JUSTO Y JUSTIFICAR, AL MISMO
TIEMPO, AL PECADOR? Que Dios pueda juzgar justamente al pecador no es
problema, porque esto es lo que demanda la justicia. Pero, ¿cómo puede Dios justificar
y absolver a una persona culpable sin comprometer Su propia justicia? “Dios no tendrá
por inocente al culpable” (Nahum 1:3). Es decir, ÉL no dejará sin castigo al culpable.
Sin embargo, para salvar a malvados pecadores, Dios tiene que hacer exactamente
esto. Este problema es respondido y solucionado sólo por la cruz (muerte) de Cristo.
Cristo fue castigado en nuestro lugar, como nuestro Sustituto, para que nosotros
podamos ser absueltos.

“Se ha manifestado la justicia de Dios” –Con ésto comenzó Pablo en Romanos


1:17, pero después de ese pasaje, la justicia de Dios no vuelve a mencionarse hasta
Romanos 3:21. Pablo quería mostrarnos primero cuánto necesitamos esa justicia
(comparar Romanos 3:10).

“Aparte de la ley” = absolutamente desconectado de (ver Hebreos 4:15, donde la


palabra “sin” también significa “totalmente separado de”). Esta justicia nada tiene que
ver con guardar la ley o con cualquier clase de obras de la ley. No tiene conexión
alguna con la ley. Es la gracia de Dios, no la ley de Dios, la que otorga al hombre esta
justicia.

En las Escrituras del Antiguo Testamento podemos leer acerca de la justicia de Dios
que es aparte de la ley (comparar Romanos 1:2), siendo testificada . . .

1. . . . por la ley (ver Génesis 15:6 y Génesis 7:1 con Hebreos 11:7)
2. . . . por los profetas (ver Isaías 53:11; Jeremías 23:6).

Romanos 3:22

“Por medio de la fe” –la justicia de Dios se recibe por fe

“En Jesucristo” – Cristo crucificado y resucitado es el objeto de mi fe (en Gálatas


2:20 se expresa como “fe del Hijo de Dios”).

“Para todos los que creen” – comparar Romanos 1:16. Todos necesitan esta
justicia (Romanos 3:23) y todos los que creen reciben esta justicia. En ninguna parte
la Biblia enseña el UNIVERSALISMO (que finalmente todos los hombres serán salvos).
La Biblia enseña una salvación que es ofrecida y es asequible a todos, pero beneficia
solamente a los que creen (compare 1 Timoteo 4:10). Dios limita los beneficios de Su
salvación solo a aquellos que se la apropian por fe.

La última parte del versículo 22 y todo el versículo 23 puede considerarse como un


paréntesis: (porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos
de la gloria de Dios). También puede ser de ayuda leer desde el versículo 22 al 24 sin
leer el paréntesis (”para todos los que creen en él, siendo justificados . . . “).

Romanos 3:23

“Todos pecaron” – Todos los hombres están en el mismo barco y el barco se


está hundiendo. Pero Dios en su misericordia ha provisto una maravillosa salvación
para todos estos pecadores condenados, si quieren poner su fe en Cristo.

“Todos” – TODOS SIGNIFICA TODOS Y ESO ES TODO LO QUE TODO


SIGNIFICA (como es definido por el contexto). ¿Hay alguna excepción a esta
declaración general?

¿Y el Señor Jesús? ¿Pecó ÉL alguna vez? Ver 1 Pedro 1:19; 1 Pedro 3:18; 1 Pedro
2:22; Hechos 3:14; 1 Juan 3:5; Mateo 27:4; Mateo 27:24; Juan 19:4; Mateo 27:19;
Lucas 23:41; Mateo 27:44; Mateo 27:54; Lucas 4:33-34; Juan 8:46; Juan 8:29; Mateo
3:17; Isaías 53:9; 2 Corintios 5:21; Hebreos 4:15; Hebreos 7:26; Lucas 1:35 etc. La
impecabilidad de Cristo es una doctrina muy importante.

¿Qué de la virgen María? ¿Era ella una excepción de Romanos 3:23? Ver Lucas 1:47 y
compare con Lucas 5:30-32. ¿Qué clase de personas necesitan un Salvador? ¿Qué
clase de persona era María? La primera mención que ha sido registrada de gente
tratando de adorar a María se encuentra en Lucas 11:27. ¿El Señor alentó o desalentó
semejantes alabanzas a María? María era una joven mujer piadosa a la cual Dios usó
de una manera muy especial, pero guárdate de la Mariolatría.

“TODOS PECARON” – esta es una verdad bíblica vital. Veamos otros lugares de la
Biblia en donde esto es enseñado claramente:

1. Isaías 53:6 ¿Cuántos están perdidos?


2. 1 Reyes 8:46 ¿Cuántas personas sin pecado hay?
3. Juan 7:19 ¿Cuántos “cumplidores de la ley” hay?
Comparar también 1 Juan 1:8, 10.
“Pecaron” – en la Biblia, la palabra “pecado” significa “errar el blanco” o “no alcanzar
la norma”. Por ejemplo, supongamos que un entrenador de básquetbol tuviera estos
requisitos para participar en su equipo: “debes medir por lo menos 1.80 mts o no
serás siquiera considerado”. Todos los que midan menos de 1.80 mts. no “alcanzarían
la norma” del entrenador y no podrían formar parte del equipo. Todos nosotros
quedamos cortos en alcanzar la norma de Dios.

La palabra hebrea por pecado es usada de una manera interesante en Jueces 20:16.
Los hijos de Benjamín eran muy diestros en usar la honda. Estos hombres eran zurdos
y podían tirar una piedra con una honda a un cabello y no erraban. Esta palabra
“errar” es la palabra “pecado”. Un pecador es uno que YERRA. Un pecador es alguien
que no alcanza el objetivo (el objetivo de Dios). ¿Cuál es el objetivo de Dios? Se
encuentra en Mateo 22:37, 39. ¿Has logrado este objetivo perfectamente o lo has
errado?

“La GLORIA DE DIOS” – esto se refiere a todo lo que Dios es en Su carácter


perfecto:

TODO LO QUE DIOS ES:

Dios es santo. ¿Soy yo tan santo como ÉL?

Dios es justo. ¿Soy yo tan justo como ÉL?

Dios es amoroso. ¿Soy yo tan amoroso como ÉL?

Dios es bueno. ¿Soy yo tan bueno como ÉL?

Dios es fiel. ¿Soy yo tan fiel como ÉL?

Dios es bondadoso. ¿Soy yo tan bondadoso como ÉL?

ETC.

¿ESTOY A LA ALTURA DE LA GLORIA DE DIOS O ME


QUEDO CORTO?
Hay otra manera de ver si estás a la altura de la gloria de Dios o si quedas corto.
Supongamos que estuvieras al lado del Señor Jesucristo Mismo (el Perfecto e
Inmaculado). ¿Cómo te verías al lado de ÉL? ¿Alcanzarías Su justicia o te quedarías
corto? Jesucristo es el modelo de perfección que Dios ha dado para todo hombre o
mujer.

Comparados con Cristo, ninguno de nosotros queda en buen pie. Recuerda al


entrenador de básquetbol. El dijo que nadie que midiera menos de 1.80 mts podría
formar parte de su equipo. Dios dice que nadie que no alcance la altura de Jesucristo
podrá entrar al cielo. Esto significa que ninguno de nosotros está calificado para llegar
al cielo, porque ninguno de nosotros llena el requisito. Sin embargo, Dios sabía que
ninguno de nosotros alcanzaría la norma, de modo que ÉL preparó un plan de
salvación que hace posible que pecadores creyentes puedan ser tan justos como
Cristo(ver 1 Juan 3:7—“como ÉL es justo”).

Más ilustraciones de Romanos 3:23. Saltar sobre el Mississippi: Supongamos que a


toda persona se le diera la tarea de saltar sobre el río Mississippi. Un hombre atlético
podría saltar unos 5 mts. o más. Una señora de edad podría saltar solo 1 mt. El atleta
podría decir a la señora de edad: “Ha, yo lo he hecho mucho mejor que usted”. Pero la
dama respondería: “Sí, pero ninguno de los dos alcanzamos la meta”. Aviones: Piensa
en aviones que se estrellan contra una montaña. Un avión se estrella en la base de la
montaña. Otro avión se estrella a la mitad de la montaña y el tercero se estrella a
cinco metros de la cumbre de la montaña; pero todos quedaron cortos y todos se
estrellaron y perecieron. Unos lo hicieron mejor que otros, pero todos ellos fallaron. El
asunto no es si acaso eres menos pecador que otros. El problema es que no importa
cuán bueno hayas sido, no has alcanzado la norma.

Romanos 3:24

“Justificados” = declarados justos, promulgar justo (es un término judicial). Una


definición común de “justificado” es “ser justo, como si nunca hubiera pecado”, pero es
más que eso. Esto no significa solo que Dios me ve como si nunca hubiese pecado,
sino también significa que ÉL me ve como si siempre hubiese vivido rectamente, es
decir, que desde el día de mi nacimiento hasta el día de mi muerte, yo siempre he
amado al Señor con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi mente y con
todas mis fuerzas y que siempre he amado a mi prójimo como a mí mismo. ¿Cómo
puede Dios verme así? Porque ÉL me ve revestido de la perfecta justicia de Su perfecto
Hijo, me ve tan justo como es ÉL (ver 1 Juan 3:7). En nosotros mismos, por supuesto,
no somos justos en absoluto (Romanos 3:10, etc.), pero cuando creemos en Cristo,
Dios pone a nuestro haber la perfecta justicia de Jesucristo (ver Romanos 4:3-5 y
comparar Génesis 15:6). Dios me ve ahora en Su Hijo justo (comparar 2 Corintios
5:21, y note las palabras “EN ÉL”).

“Justificar” no significa “hacer justo”. Ver Romanos 3:4 (una persona no puede hacer
justo a Dios, solo puede decir que ÉL es justo y declararlo justo). El Antiguo
Testamento dice, “nunca justifiques al impío” (ver Proverbios 17:15). En otras
palabras, nunca digas a un delincuente, “Tú no eres culpable, eres inocente”. Al decir
eso, no lo estás haciendo justo (él es tan criminal como siempre lo ha sido) pero tú
estas (equivocadamente) declarándolo justo o inocente. El Dr. Alva McClain explica la
justificación como sigue:

JUSTIFICAR SIGNIFICA PRONUNCIAR Y TRATAR COMO JUSTO. Es


bastante más que ser perdonado; es mil veces más que remitir, absolver.
Usted me puede causar un daño y luego venir a mí; y yo puedo decir, “te
perdono”. Pero yo no te he justificado. No puedo justificarte. Pero cuando
Dios justifica a un hombre, ÉL dice, “Yo te declaro un hombre justo. De
aquí en adelante te trataré como si nunca hubieses cometido pecado
alguno”. Justificación significa que el pecado ha pasado, se ha ido -- es
borrado -- no solamente perdonado, no solamente remitido; significa
borrar los antecedentes y poner al pecador ante Dios como un hombre
justo, como si nunca hubiera pecado, como si fuera tan justo como el
Señor Jesucristo Mismo (ROMANOS; EL EVANGELIO DE LA GRACIA DE
DIOS).
Sí, Dios nos ve TAN JUSTOS COMO CRISTO. Por esto en 1 Juan 3:7 se dice que la
persona salva es “JUSTA COMO ÉL ES JUSTO”. En y por nosotros mismos hemos
pecado y no alcanzamos las justas demandas de Dios (Romanos 3:23). Sin embargo,
EN CRISTO no nos quedamos cortos, sino somos vistos como quienes cumplen
perfectamente con todas las demandas de Dios.

“Gratuitamente” = literalmente, “como un regalo” (ver Apocalipsis 22:17). Esta


misma palabra se encuentra en Juan 15:25 –“sin causa”. Cristo nada había hecho para
merecer su odio (ver Juan 15:25). De igual manera, fui justificado “sin causa”. Nada
hice para merecer la justicia de Dios. Dios me justificó GRATUITAMENTE y no por algo
que yo hubiera hecho (tal como ellos odiaban a Cristo, pero no por causa de algo que
ÉL hubiera hecho).

“Por Su gracia” = GRACIA significa “el favor inmerecido, bondad infundada”. Aquí
hay dos definiciones bíblicas de GRACIA:

1. Efesios 2:7 __“las abundantes riquezas de Su GRACIA en Su


BONDAD para con NOSOTROS en CRISTO JESÚS”.

Por causa de Jesucristo, Dios puede ser bondadoso hacia quienes no


merecen ninguna bondad. En Efesios 2:1-3 leemos que estábamos muertos
en pecados y que merecíamos la ira de Dios y, sin embargo, Dios, por causa
de Cristo, puede ser bondadoso con quienes solo merecen Su ira. Gracia es
la bondad inmerecida de Dios.

2. Tito 3:4 – “pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro


Salvador, y Su amor para con los hombres”.

Por causa del Salvador, Dios puede manifestar Su amor y bondad hacia el
hombre, aún hacia el hombre descrito en Tito 3:3 (insensato, rebelde,
extraviado, esclavo de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en
malicia y envidia, aborrecible y aborreciéndose unos a otros). Este hombre
no merece nada sino la ira de Dios, y sin embargo, por causa de Cristo, él
puede conocer la bondad y el amor de Dios. “Asombrosa gracia que salvó a
un miserable como yo”.

De modo que la gracia de Dios es Su bondad y amor hacia hombres que no merecen
una gota de ello.

La GRACIA DE DIOS = Dios nos da lo que no merecemos. ¿Puedes pensar en algunas


de las cosas que Dios te da y que tú no mereces en absoluto? (perdón, vida eterna, el
cielo, etc.)

La MISERICORDIA DE DIOS = Dios no nos da lo que merecemos. ¿Puedes pensar


en algunas de las cosas que Dios no te da y que mereces? (Su ira, Su juicio, el castigo
eterno, el lago de fuego, etc.)

“Redención” = esta importante expresión significa “ser rescatado o puesto en libertad


por medio del pago de un precio”. El Señor Jesús pagó el precio cuando ÉL derramó
Su sangre y murió en la cruz del Calvario (ver 1 Pedro 1:18-19). Nuestra salvación es
GRATUITA (Romanos 3:24), pero ciertamente no es BARATA. Hubo que pagar un
precio. La justicia de Dios tiene que ser satisfecha. Todo el castigo por el pecado debe
pagarse. Sólo entonces Dios está libre para ser bondadoso hacia nosotros.

CUATRO ASPECTOS DE LA JUSTIFICACIÓN:


1. JUSTIFICACIÓN POR GRACIA (Romanos 3:24) —su origen se
encuentra tan sólo en el inmerecido favor y en la inmerecida bondad de
Dios.

2. JUSTIFICACIÓN EN LA SANGRE (Romanos 5:9) – se basa en la obra


que el Salvador realizó en la cruz.

3. JUSTIFICACIÓN POR FE (Romanos 3:28) – es el canal por medio del


cual nos llega.

4. JUSTIFICACIÓN POR OBRAS (Santiago 2:24) – es la evidencia por la


que mostramos a otros que hemos sido declarados justos por el Dios vivo.

Romanos 3:25

“A quien” –se refiere a “Jesucristo” (final del v. 24). La redención acaba de ser
mencionada (v.24) y la redención siempre debe hacernos recordar la obra de Cristo
en la cruz, que es el tema del versículo 25.

“Puso” = exhibir públicamente. La muerte de Cristo no ocurrió en secreto; fue


públicamente atestiguada por hombres y ángeles.

“Propiciación” = esta es una de las expresiones clave para describir la obra de Cristo
en la cruz, que enfatiza el aspecto de nuestra salvación en cuanto a Dios se refiere.
Ver 1 Juan 4:10. La palabra “PROPICIACIÓN” se usa en el Antiguo Testamento y allí es
traducida como “TRONO DE GRACIA” (propiciatorio). El propiciatorio era la tapa que
cubría el arca que estaba ubicada en el Lugar Santísimo del tabernáculo. La tapa
estaba hecha de oro puro (Éxodo 25:17) y en cada extremo había labrado un querubín
o ángel (Éxodo 25:18). Dentro del arca estaba la ley de Dios, los Diez Mandamientos
(ÉXODO 25:21). En Romanos 7:12 la ley es descrita como SANTA, JUSTA y BUENA.
¿Es posible que un hombre pecador pueda cumplir perfectamente la ley de Dios
(Gálatas 3:10; Romanos 3:20; Santiago 2:10)? De ninguna manera. Por lo cual, la ley
dentro del arca proclamaba este mensaje:

“HAY UN CASTIGO POR QUEBRANTAR LA LEY Y ESTE CASTIGO TIENE


QUE PAGARSE. TODO TRANSGRESOR TIENE QUE MORIR (Éxodo 21:12-
17; Romanos 1:32; 6:23). LA JUSTICIA DE DIOS NO QUEDARÁ
SATISFECHA HASTA QUE EL CASTIGO HAYA
SIDO TOTALMENTE PAGADO”.

Dios nunca podrá estar satisfecho hasta que el pecado haya sido castigado y la pena
haya sido pagada. Cuando Jesús murió en la cruz, el pecado del hombre fue castigado
y la pena del pecado fue totalmente pagada (Juan 19:30; 1 Juan 2:2).

Una vez al año, en el Día de la Expiación, el sumo sacerdote entraba en el Lugar


Santísimo con la sangre de un animal sacrificado y rociaba la sangre sobre el
propiciatorio o trono de gracia (Levítico 16:14-15; Hebreos 9:3-7). La sangre en el
propiciatorio anticipaba la obra de Cristo en la cruz y tenía este mensaje:

“LA PENA HA SIDO TOTALMENTE PAGADA. UN SUSTITUTO HA MUERTO


Y SE HAN CUMPLIDO TODAS LAS DEMANDAS DE LA JUSTICIA. EN VEZ
DE JUZGAR AL TRANSGRESOR CULPABLE, DIOS AHORA ES LIBRE PARA
SER MISERICORDIOSO CON EL”.

Dios está completamente satisfecho y complacido con la obra que Jesús cumplió en la
cruz. ¿LO ESTÁS TÚ? La fe dice, “Dios está satisfecho y yo también lo estoy (Romanos
3:25) – es suficiente que Jesús muriera y que ÉL muriera por mí”.

Por cuanto la santidad y la justicia de Dios han sido SATISFECHAS, Dios ahora es libre
para tratar con nosotros según Su gracia (Romanos 3:24). Por lo cual podemos
acercarnos confiadamente al trono de la gracia, en vez de venir temerosos al trono de
juicio y de ira (Hebreos 4:16; 10:19-22). Alabemos a Dios por lo que fue realizado en
la cruz.

“Por medio de la fe en Su sangre” – la “sangre” se refiere a la obra que ÉL realizó


en la cruz. Lo que Cristo hizo debe ser aplicado personalmente y tiene que ser
apropiado personalmente, de otro modo no nos hará ningún bien. En Éxodo 12:7 se
encuentra una ilustración de ésto. No era suficiente que el cordero pascual fuese
sacrificado. La sangre debía aplicarse personalmente en el dintel de la puerta, solo
entonces la familia estaría a resguardo del juicio de Dios que vendría sobre todo hogar
que no hubiese aplicado la sangre. Por fe, ¿te has apropiado personalmente de la obra
que el Señor Jesucristo hizo en la cruz? ¿La has recibido para ti? Juan 6:53-54 es otra
ilustración de cómo la obra de Cristo en la cruz tiene que ser apropiada
personalmente. Considera el comer y beber. El alimento y la bebida dan vida física
solamente si son apropiados y consumidos personalmente. Solo mirar el alimento y
pensar que es nutritivo, no te hará ningún bien. Tienes que recibir la merienda y
comerla.

Romanos 3:25

“Para manifestar Su justicia” – En la cruz, Dios demostró Su justicia y reivindicó Su


Carácter. “¿CÓMO PUEDE UN DIOS SANTO PERMITIR QUE EL PECADO QUEDE SIN
CASTIGO?” La cruz mostró que el pecado no permanece sin castigo. Dios demostró
que ÉL no es indiferente cuando del pecado se trata. Dios trata con el pecado y lo trata
muy severamente.

“A causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados” – Un


Dios santo y justo pasó por alto el pecado y permitió que el pecado quedara sin castigo
por miles de años (desde Adán hasta el tiempo de la cruz). Antes de la cruz, los
creyentes del Antiguo Testamento estaban en el paraíso “a crédito” (sus pecados no
habían sido aún pagados, aunque recibieron los beneficios de lo que históricamente
aún no había sucedido; igual como cuando compramos algo con la tarjeta de crédito,
disfrutamos del objeto comprado, aunque no lo hayamos pagado aún). La justicia de
Dios quedó demostrada en la cruz, donde Dios juzgó y castigó hasta el último pecado
que el hombre ha cometido (o que cometerá). La cruz es el punto central y el punto
focal de toda la historia. Los creyentes del Antiguo Testamento miraban hacia lo que
Dios haría en el futuro, los creyentes de hoy miran hacia el pasado, a lo que Cristo ya
hizo.
Romanos 3:26

Este es el gran problema que Dios enfrentó y que solo puede ser resuelto en el
evangelio: ¿CÓMO PUEDE DIOS SER JUSTO Y AL MISMO TIEMPO JUSTIFICAR
(DECLARAR JUSTO) A UN PECADOR IMPÍO Y MISERABLE? Dios es justo al condenar el
pecado, pero, ¿como puede Dios ser justo al justificar al pecador? Este problema
puede contestarse solamente con la cruz de Cristo y con la doctrina de la muerte
vicaria de Cristo. En la cruz Dios preparó un plan mediante el cual Él podía justificar al
pecador SIN COMPROMETER EN ABSOLUTO SU CARÁCTER SANTO Y JUSTO. Hoy en
día, muchos liberales modernos quieren que Dios comprometa Su carácter tolerando el
pecado u olvidando el pecado, etc. Dios nunca puede hacer esto. ÉL no puede quedar
conforme hasta que el pecado haya sido juzgado.

Note en este versículo que, aunque Dios ha provisto justificación para todos los
hombres, Dios justifica solamente “a los que creen en Jesús”. El don bondadoso de la
justificación es ofrecido a todos, pero tiene que ser recibido personalmente por fe (ver
Romanos 5:17).

Romanos 3:27

Cuando se trata de la salvación y de la justificación no hay lugar para la VANAGLORIA,


porque Dios lo ha hecho todo. Es Su plan, es Su salvación, es Su sangre la que fue
derramada y nosotros solo podemos VANAGLORIARNOS de un gran Salvador, y
ciertamente, no en lo que nosotros somos o en lo que nosotros hemos hecho. Somos
salvos por la EXCELENCIA (de quién es ÉL), por laOBRA (que Él ha hecho) y por
la PALABRA (lo que ÉL ha dicho) de Dios, y a ÉL sea toda la gloria. Ver Efesios 2:8-9;
Tito 3:5; 1 Corintios 1:29-31. Si la salvación fuera por obras, el hombre podría
vanagloriase (Romanos 4:2; Efesios 2:9), pero esto no es así.

La ley por obras dice, “Haz y tendrás vida”; pero tienes que hacer todo perfectamente
y guardar la ley perfectamente, porque Dios demanda nada menos que la perfección.

La ley de fe dice, “Cree y vivirás” (Juan 6:47; 5:24; etc.). Cree en la obra perfecta que
Cristo hizo en la cruz.

Romanos 3:28

Esta es la conclusión de Pablo. La justificación es por fe y no por obras. “Justificación


por fe” fue la gran exclamación de los Reformadores (Martín Lutero y otros) en
contraste con el sistema religioso católico romano que enseñaba justificación por
obras.

“Concluimos” = es la misma palabra como “considerar” en Romanos 6:11 y 8:18


(significa que una persona ha hecho un cálculo basado en los hechos y ha llegado a
una segura y sólida conclusión que tiene que ser firmemente creída).

“Sin” = totalmente aparte de (cf. Hebreos 4:15 “sin pecado”; Romanos 3:21; etc.). La
conclusión de Pablo aparentemente está en conflicto con Santiago 2:24 – “Veis pues
que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe”. Esta aparente
contradicción se resuelve cuando entendemos que Santiago y Pablo estaban viendo la
salvación del hombre desde perspectivas diferentes.
Pablo y Santiago no se contradecían mutuamente; más bien, se complementaban
mutuamente. Lo que ambos hombres escribieron estaba inspirado por Dios (2 Timoteo
3:16) y es verdad. Pablo estaba enfocado en el hombre inconverso y como podía llegar
a estar bien con Dios. El enfoque de Santiago era en la persona salva y como podía
mostrar su fe y demostrar la realidad de su fe.

La Enseñanza de Pablo La Enseñanza de Santiago

No puedes ser salvo por obras (Efesios No puedes demostrar que eres salvo sin
2:8-9) obras (Santiago 2:14, 18)

¿Cómo puede ser salva una persona? ¿Cómo puede una persona demostrar
que es salva? ¿Cómo puede “mostrar su
Sólo por fe (Romanos 3:28) fe”?

Sólo por obras (Santiago 2:18)

Fe sin obras salva (Romanos 3:28) Fe sin obras no salva (Santiago 2:14)

Esta es una fe viva (fe que salva) Esta es una fe muerta (Santiago 2:18)

Sólo la fe salva La fe que salva no está sola.

Una persona no es salva por obras. (Las Una persona salva hará buenas
“obras” son rechazadas por Pablo obras.(Santiago entiende que las “obras”
comomedio de salvación: es errado son elresultado de la salvación: una
decir que una persona tiene que hacer persona hace buenas obras porque es
buenas obras para ser salva). salva).

Estas son obras meritorias, es decir, Estas son obras de fe, es decir, obras
obras que se hacen con el fin de merecer que nacen de una fe viva y real.
o ganar la salvación.

Pablo está de acuerdo con Santiago. Santiago está de acuerdo con Pablo.

El enseñó que las buenas obras El enseñó que una persona hereda el
acompañan a la fe que salva (Ef. 2:10; reino solo por fe (Santiago 2:5) y que
Tito 3:8; Gá. 5:6; Fil. 2:11-12). Abraham fue justificado por fe (2:23).

Pablo usó el ejemplo de Abraham cuando Santiago usó el ejemplo de Abraham


primero creyó a Dios (Romanos 4:3 y cuando su fe fue puesta a prueba, como
comparar Génesis 15:6) 40 años más tarde (Santiago 2:21 y
comparar Génesis 22).

El error que corrige Pablo: El error que corrige Santiago:


La salvación es por las obras de la ley (el Las obras no son necesarias una vez que
error del legalismo) la persona es salva (el error del
antinomianismo)

Pablo escribió acerca de cómo un Santiago escribió acerca de cómo un


pecador es justificado ante Dios creyente puede demostrar que su fe es
genuina (justificación o vindicación ante
los hombres)

En el Concilio de Jerusalén de Hechos 15 el tema principal era que la salvación es


por gracia por medio de la fe y no por las obras de la ley. Ver el error de Hechos
15:1 y la conclusión de Pedro en Hechos 15:9, 11. Santiago, que tuvo un rol
principal en esta discusión, nunca manifestó algún desacuerdo con Pedro o Pablo
sobre esta materia crucial.

La perspectiva de Pablo: él tiene en La perspectiva de Santiago: él tenía en


mente al pecador culpable que necesita mente al creyente (o al que dice ser
estar bien con Dios (el punto de vista del creyente) que necesita demostrar que su
pecador) fe es real (el punto de vista del creyente)

Romanos 3:29-30

El glorioso evangelio de Dios no se limita a una nación. Dios creó a todos los hombres
y Dios murió por todos los hombres, de modo que el evangelio es ofrecido a todos los
hombres. Esto se enseña en Romanos 10:12 – “porque no hay diferencia entre judío y
griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le
invocan”. El evangelio no es solo para los judíos; es para “TODO AQUEL” (ver Romanos
10:13).

“Circuncisión” = judíos
“Incircunsición” = gentiles

En los primeros capítulos de Romanos Pablo probó hábilmente que tanto judíos como
gentiles están perdidos en pecado y bajo la condenación de Dios (Romanos 3:10).
Estas eran las malas noticias. Ahora Pablo comparte la buena noticia de que la
justificación es ofrecida a TODOS LOS HOMBRES, tanto judíos como gentiles. Y ambos
grupos la reciben de una sola manera: POR FE o POR MEDIO DE LA FE. La pregunta
importante no es si eres judío o gentil. La pregunta importante es si eres o no eres
JUSTIFICADO (si eres o no eres un creyente en el Crucificado y Resucitado).

Romanos 3:31

“Invalidar” = hacer inefectiva, anular


“En ninguna manera” = por ningún motivo, Dios no lo permita
“Sino” = por el contrario

La ley es confirmada cuando cumple el propósito por el cual fue dada (ver Romanos
3:20). La ley puede hacer algunas cosas (Romanos 3:20; 7:7-14) y hay otras cosas
que la ley no puede hacer (Romanos 8.3; Gálatas 2:16; Romanos 3:20; etc.).
El cristianismo bíblico no es legalista ni tampoco sin ley. El legalismo no confirma la
ley, sino la anula. La salvación por gracia (el verdadero evangelio) confirma la ley.

“¿Invalidamos la ley?” ¿Le quitamos a la ley su lugar (la inactivamos, le quitamos su


tarea)? ¿La ley nada tiene que hacer? ¿La hemos reducido a la inactividad? NO. EN
NINGUNA MANERA. La ley y el evangelio tienen diferentes funciones. Cada uno tiene
su propio papel. El problema se suscita cuando le das a la ley la tarea del evangelio
(salvación) o cuando le das al evangelio la tarea de la ley (condenación). Ver Gálatas
3:17 que enseña que la ley no puede poner fuera de función al evangelio (ver Gálatas
3:19 –la ley tiene su propia función). El objetivo de la ley es “producir ira” (Romanos
4:15). Nunca mezcles los dos, o arruinarás a ambos. El evangelio nunca minimiza las
justas normas de santidad de Dios (“la ley”). Por otra parte, el LEGALISMO no
confirma la ley sino la desacredita. El legalismo rebaja la ley a algo que el hombre
puede guardar (supuestamente).

La ley es confirmada cuando sus sentencias se ejecutan. El Señor Jesucristo confirmó


la ley al sufrir su condena.

¡Que la LEY DE DIOS nos lleve al CORDERO DE DIOS!

CAPÍTULO 4

Introducción

Las PALABRAS CLAVE de Romanos capítulo 4 son “creer” y “fe”. Estas palabras clave
se encuentran en Romanos 4, versículos 3, 5, 11, 12, 13, 14, 16, 18, 19, 20 y 24. La
justificación es por fe y no por obras. ¿Cómo sabemos ésto? El Antiguo Testamento lo
pone de manifiesto (como se demuestra por Abraham y David).

Romanos 4:1

¿Cómo fue justificado Abraham? ¿Cómo fue salvo? ¿Cómo obtuvo Abraham la justicia
de Dios? ¿Cuál fue la verdad en su caso? ¿Qué encontró Abraham? ¿Qué
descubrimiento hizo Abraham?Aplicación: ¿Has descubierto tú la justicia de Dios? ¿Has
encontrado tú el camino de salvación de Dios? Tristemente, la mayoría de las personas
nunca hacen este descubrimiento.

Romanos 4:2

Para esclarecer el tema, Pablo asume algo que no es cierto. “Supongamos que
Abraham fue justificado por obras. Si esto fuera cierto, él tendría motivos para
vanagloriarse”. Para ver como la vanagloria (alardear, alabarse, jactarse,
enorgullecerse, presumir, creer en sus propios méritos, etc.) está totalmente excluida
de la salvación genuina, ver Romanos 3:27 y Efesios 2:8-9. Hay una sola clase de
gloriarse que es aceptable a Dios: GLORIARSE EN EL SEÑOR (1 Corintios 1:29, 31), es
decir, dar todo el reconocimiento y toda la alabanza a Dios por lo que ÉL HA HECHO
(enorgullecernos de nuestro SALVADOR).

Es obvio que ningún pecador se jactará jamás delante de Dios (ver 1 Corintios 1:29 y
las últimas cuatro palabras de Romanos 4:2), de modo que es evidente que Abraham
no puede haber sido justificado por obras.
Nota: ¿Cómo podemos saber si una persona se está vanagloriando en sí misma o en el
Señor? ¿Cómo podemos saber si una persona está confiando en sí misma o en Cristo?
A veces una pregunta cómo ésta puede ser reveladora: “SI ESTUVIERAS ANTE EL
DIOS VIVO, QUE ES EXELSO EN SANTIDAD, Y ÉL TE DIJERA, ‘¿QUÉ DERECHO TIENES
DE ESTAR EN MI SANTA PRESENCIA?' ¿QUÉ LE DIRÍAS?” Escucha la respuesta con
atención y ve si la persona está confiando en SÍ MISMA o si está confiando en
JESUCRISTO.

Romanos 4:3

¿Abraham fue salvo (justificado) por obras o por fe? Esta pregunta es crucial. Todas
las religiones del mundo (incluyendo los cultos e ismos) enseñan algún tipo de
SALVACIÓN POR OBRAS – que el hombre tiene que hacer ciertas cosas y que el
hombre tiene que cumplir ciertos requisitos para ser salvo y ganarse el favor de Dios.
El camino de salvación de Dios es totalmente diferente. El hombre ha fallado
completamente en alcanzar los justos requisitos de Dios (Romanos 1-3), pero Dios,
por medio de Cristo, ha hecho posible que el hombre pecador sea salvo y sea
justificado.

Este versículo enseña que LA BIBLIA es la única autoridad en materia de fe y de


práctica. La Biblia y solamente la Biblia da respuesta a las preguntas más importantes
de la vida. “¿QUÉ DICEN LAS ESCRITURAS?” ¿QUÉ DICE LA BIBLIA? Esto es lo único
que realmente importa. No importa lo que diga el papa o el príncipe o el sacerdote o el
pastor. Lo único importante es lo que Dios dice.

¿Por qué escogió Pablo a Abraham como el primordial ejemplo de cómo una persona es
salva? Abraham es estimado grandemente por millones de personas en el mundo
entero. Para los judíos, él es su más notable y distinguido patriarca, el padre de la
nación judía. Para los musulmanes, él es igualmente apreciado, porque Abraham es el
padre de Ismael quien es el padre de los árabes. Quizás podríamos usar ésto como un
medio para testificar a judíos y musulmanes. “¿Alguien ha compartido con usted
alguna vez cómo Abraham llegó a ser un hombre justo?”

¿Cómo fue justificado Abraham? La Biblia responde a ésto con mucha claridad. Pablo
cita Génesis 15:6. Esta Escritura enseña claramente que Abraham fue justificado POR
FE. “El creyó a Dios” y así fue justificado. Este versículo no dice absolutamente nada
sobre obras. ¿Cómo es salva una persona hoy? Ver Efesios 2:8-9 (igual como
Abraham). Todos los hombres en todos los tiempos siempre han sido salvos de una
sola manera: “POR GRACIA POR MEDIO DE LA FE.” Sin embargo, el contenido de la fe
no ha sido siempre el mismo. Por ejemplo, ¿qué tenía que creer Abraham para ser
salvo (ver Génesis 15:5 y compare con Génesis 12:1-3)? ¿Qué tienen que creer las
personas hoy para ser salvas (ver Gálatas 2:20; Romanos 10:9; 1 Corintios 15:1-4,
etc.)?

¿QUÉ TIENE QUE HACER UNA PERSONA PARA SER SALVA? – Esto ha sido
lomismo en todo tiempo. Tienes que creer a Dios y tienes que tomar a Dios por Su
Palabra. Tienes que confiar en un Dios fiel. La salvación es por fe. La salvación está
basada siempre y para siempre en la sangre derramada de Cristo.

¿QUÉ TIENE QUE CREER UNA PERSONA PARA SER SALVA? – Esto no ha
sidosiempre lo mismo en todo tiempo, porque Dios no ha revelado la misma verdad
a cada generación. Toda persona es responsable por la revelación que Dios le ha dado.
A quién mucho ha sido dado, mucho se le pedirá.

De acuerdo con Romanos 4:3, Dios contó la fe de Abraham por justicia. La fe de


Abraham le fue contada a Abraham por justicia. De esto se trata la justificación. Piensa
en una cuenta bancaria. En y por ti mismo, ¿cuánta justicia tienes en tu cuenta
bancaria (Romanos 3:10)? Como creyente en Cristo, ¿qué tienes en tu cuenta bancaria
(ver Romanos 3:22)? Dios puso SU justicia en mi cuenta bancaria.

Piensa en una página de contabilidad. Dios exige que en esta página se encuentre una
justicia perfecta. Pero cuando miro mi hoja, me doy cuenta que no tengo ninguna
justicia (Romanos 3:10; Isaías 64:6). Pero habiendo sido colmado con las buenas
nuevas del evangelio, yo escribo las siguientes palabras en mi hoja: “Yo creo en el
Señor Jesucristo con todo mi corazón. ÉL ha muerto y ha resucitado por mí.” Dios
toma en cuenta lo que he escrito y dice, “Cuento esto como justicia.” Y solamente
sobre esta base yo puedo ser justificado.

¿Has considerado alguna vez la maravilla de 2 Corintios 5:21? ÉL tomó mi pecado y yo


tomo Su justicia. ¡Qué intercambio tan glorioso!

Romanos 4:4

Este versículo describe a la persona que obra. El versículo siguiente (v.5) describe a la
persona que no obra (el creyente). La persona que obra (v.4) espera una recompensa
para su obra. El cree que con sus buenas obras puede ganar la salvación y el favor de
Dios. Note el contraste en estos versículos:

El Sistema de Obras El Camino de la Fe


La persona que obra (v.4) La persona que no obra (v.5)

La persona religiosa (v.4) La persona que cree (v.5)


que se cree justa que es impía aparte de Cristo

DEUDA— lo que Dios me GRACIA— lo que Dios me da


debe

Salario -– lo que me he Dádiva – lo que no merezco


ganado

Jactarse (v.2) – “Mira lo que Gratitud – Cuán gran deudor


he hecho para ganar mi de la gracia soy
salvación y conseguir el favor continuamente
de Dios”.

Si Dios nos diera lo que merecemos, ¿qué sería eso (Romanos 6:23; 1:29-32; etc.)?
Dios no nos debe la salvación, pero ÉL nos da la salvación por Su gracia por medio de
Cristo. Por sus obras el hombre pecador solo se ha ganado condenación y castigo y
muerte eterna.

Romanos 4:5

La mayoría de la gente hoy cree que la manera de salvarse es “SER BUENA”. Ellos
creen y enseñan que la salvación se gana siendo buenos (de acuerdo a cualquier
concepto de “bueno” que tengan). Romanos 4:5 enseña que el camino para ser
salvo no es ser bueno, sino es creer. Nadie de nosotros es lo “suficientemente bueno”
como para alcanzar el nivel de santidad y perfecta bondad que Dios requiere.

“Señor, yo no soy bueno. No soy recto. No soy santo. No soy justo. Soy un
pecador culpable, sin defensa y sin esperanza. Mi única esperanza es venir ante
un Dios bondadoso y misericordioso. Yo creo en tu Hijo, el Señor Jesucristo y
creo que ÉL derramó Su sangre por mí y que pagó totalmente la pena del
pecado. Confío en Ti para salvarme y para hacer de mí la persona que debo ser.
Puedo ser bueno, pero sólo por Tu gracia salvadora”.

“Mas al que no obra” – Cuando una persona no está obrando, está descansando. La
salvación (justificación) no es obrar, sino es DESCANSAR sobre la obra de Otro (la obra
consumada por Cristo en la cruz – Juan 19:30). La fe en Cristo del creyente le es
contada por justicia (tal como en el caso de Abraham –versículo 3).

Muchas personas no son salvas porque no se ven a sí mismas como IMPÍAS, y así ellos
no ven la necesidad de ser salvos. Necesitamos vernos tal como Dios nos ve. ¿Cómo te
describe Dios en Romanos 5:6? ¿En Romanos 5:8? ¿En Romanos 5:10?

De manera que en Romanos 4:4-5 hay un gran contraste entre quienes OBRAN y
quienes NO OBRAN (creyentes). Hay una diferencia cielo/infierno entre los dos grupos.
Toda la gente religiosa del mundo (incluidos todos los cultos e “ismos”) pueden ser
descritos por la palabra “HACER”. Esta sola palabra resume su religión de obras. Ellos
están tratando de hacer ésto y aquello para ganarse la aceptación de Dios. El
cristianismo bíblico (el camino de salvación de Dios) puede resumirse en una palabra
“HECHO”. “Mi alma descansa completamente sobre lo que Cristo ha HECHO en la cruz
por mí”. ¿Cuál palabra te describe a ti? ¿Estás ocupado HACIENDO o estás
descansando en la obra acabada de Jesucristo que ya ha sido HECHA?

Romanos 4:6—La Tres Grandes Imputaciones

La palabra “imputar” significa atribuir, adjudicar, asignar, poner a la cuenta de una


persona. La Biblia menciona

TRES GRANDES IMPUTACIONES

1. EL PECADO DE ADÁN FUE IMPUTADO A TODA LA RAZA


HUMANA(Romanos 5:12). “En la caída de Adán, todos pecamos”. Ver
también Romanos 5:18-19. Dios ve como culpable a todo el mundo.
2. EL PECADO DE LA HUMANIDAD FUE IMPUTADO A
JESUCRISTOCUANDO MURIÓ EN LA CRUZ (2
Corintios 5:21). ÉL fue “hecho pecado por nosotros”. Los pecados de
todo el mundo fueron puestos sobre Jesucristo, el Cordero de Dios (Juan
1:29 y 1 Juan 2:2). Dios ve que para todos se ha provisto salvación.

3. LA JUSTICIA DE DIOS ES IMPUTADA AL PECADOR QUE CREE


ENJESUCRISTO (Romanos 4:6 y ver también 2 Cor. 5:21 Y Romanos
3:22; y 4:5). Dios ve al creyente como perfectamente justo en Jesucristo.
Un pecador no se beneficia de todo lo que Cristo realizó en la cruz hasta
que cree en ÉL.

Los dos primeros son hechos. El tercero llega a ser verdad sólo por
fe (ver Romanos 5:17).

Romanos 4:6-8, El Ejemplo de David

David vivió bajo la economía Mosaica (la dispensación de la ley). ¿Cómo fue salvo?
¿Por guardar la ley de Dios? ¡NO! En realidad David fue un quebrantador de la ley (ver
2 Samuel 11 — un adúltero). David fue salvo igual como Abraham fue salvo y de la
misma manera en que la gente es salva hoy en día: POR GRACIA POR MEDIO DE LA FE
(Efesios 2:8-9). Estos versículos muestran que David fue justificado (la justicia de Dios
le fue imputada) igual que Abraham. David fue justificado “sin (totalmente aparte de)
obras” (v.6). La expresión idéntica, “sin obras” se encuentra en Romanos 3:28.

Una vez más, Pablo recurre a las Escrituras para probar su punto. El cita el Salmo
32:1-2 que fue escrito por David. Note que la maravillosa doctrina de la justificación
incluye también la gloriosa verdad del PERDÓN. El perdón es descrito aquí de tres
maneras:

1. La iniquidad (maldad, perversidad) ha sido perdonada.


2. Las trasgresiones (que son muchas y son grandes) han sido cubiertas.
3. El pecado (del cual soy verdaderamente culpable) NUNCA será cargado a mi
cuenta (la doble negación en griego se usa para recalcar la negación: “NUNCA
JAMÁS”).

Note el énfasis en la palabra BIENAVENTURADO (FELIZ). Ver Romanos 4:6, 7, 8, 9. La


llave para la verdadera felicidad no es riqueza ni éxito ni popularidad o realización
intelectual o poder o cualquier otra cosa que la gente se esfuerza por alcanzar. La
persona que es realmente bienaventurada y feliz, es la persona que por fe en
Jesucristo SABE que sus pecados han sido completamente cubiertos y perdonados.
Sabe que todo está bien entre él y su Creador.

¿Alguna vez has considerado la plenitud y la maravilla del perdón de Dios hecho
posible solamente por la cruz de Cristo? Considera los pasajes siguientes:
1. Miqueas 7:19 – Mis pecados se han ido para siempre. Nunca más volverán a
aparecer.
2. Jeremías 50:20 – Mis pecados nunca serán hallados.
3. Salmos 103:10-12 - ¿Cuánto hizo alejar Dios mis rebeliones? (Nota: la
distancia de sur a norte es finita, pero la distancia de este a oeste es infinita.
Puedes caminar hacia el oeste por siempre, pero no puedes caminar por
siempre hacia el norte).
4. Isaías 38:17 – Mis pecados están completamente fuera de vista.
5. Isaías 44:22 – Mis pecados han sido deshechos.
6. Isaías 1:18 – Mis pecados han sido blanqueados [rojo+rojo=blanco]
7. Hebreos 10:16 -(doble negación en griego). Mis pecados nunca serán
recordados por Dios
8. Levítico 16:20-22 – El mensaje del macho cabrío: PIÉRDETE.
9. Juan 1:29 – “quitado”. Mis pecados fueron totalmente quitados (lanzados al
espacio).
10. Hebreos 9:26 – “quitar” = apartar. ¿Cómo? Por el sacrificio por el pecado.
Dios no puede ignorar el pecado o pasarlo por alto. ÉL tiene que tratar con él
y juzgarlo. ÉL hizo ésto enla Persona de nuestro bendito Sustituto, el Señor
Jesucristo.

¿Dónde estaríamos si no hubiera tal cosa como el perdón divino? ¡Cuán maldito es el
hombre a quien el Señor inculpa de pecado (compare Romanos 4:8)! ¡Cuán terrible es
el pensamiento de una persona muriendo EN SUS PECADOS (ver Juan 8:21, 24)! ¿Qué
sucedería contigo si Dios tratara contigo según tus pecados, es decir, te diera el
castigo que tus pecados merecen (Salmo 103:10)? ¿Qué te sucedería si Dios te
recompensara de acuerdo a tus iniquidades (Salmo 103:10)? ¿No es mejor dejar que
Dios trate contigo según SU gracia y misericordia (Salmo 103:8)? Si el Señor mirare a
los pecados, ¿quién podrá mantenerse (Salmo 130:3)? Si se hiciera estricta justicia y
Dios escrutara tu vida y recordara cada pecado y te procesara, ¿cómo te las verías?
¿Estás agradecido por el Salmo 130:4? ¿Has experimentado tú personalmente el
perdón de Dios? ¿Conoces la bienaventuranza del hombre a quién el Señor nunca
inculpará de pecado?

Hay una lápida que tiene una sola palabra en ella: PERDONADO. Esa palabra es lo más
importante que pueda decirse de la persona. El perdón solo se encuentra en Jesucristo
(Efesios 1:7).

Romanos 4:9

Circuncisión = los judíos

Incircunsición = los gentiles

¿Quién recibe la bendición de la justificación de Dios? ¿Quién se beneficia de la


bienaventuranza del perdón de los pecados? ¿Esta bendición es sólo para los judíos o
es también para los gentiles? [Un judío es alguien que desciende de Abraham, Isaac y
Jacob; gentil es todo aquel que no es judío]. Cuando se trata de justificación y perdón,
¿tienen los judíos un monopolio? Uno podría pensarlo así dado los hombres que Pablo
cita como ejemplos: Abraham es considerado el padre de los judíos y David era el rey
más famoso de los judíos. ¿Qué de los gentiles? ¿Hay alguna bendición para ellos?
Pablo responde esta pregunta en otra parte del libro de Romanos: ver Romanos 3:22
(la justificación de Dios es para todo aquel que cree) y Romanos 3:29 y Romanos
10:12-13.

Romanos 4:9b-10

Una vez más Pablo se refiere a Génesis 15:6, el pasaje clave que muestra que
Abraham fue justificado por fe. Basándose en este pasaje, Pablo hace una pregunta
importante en el versículo 10: Cuando Abraham fue justificado (en Génesis 15:6), ¿él
era un judío o un gentil? ¿El estaba circuncidado o incircuncidado? Qué fue primero,
¿su salvación o su circuncisión? La respuesta es muy obvia. Abraham fue salvo
(Génesis 15) mucho antes de ser circuncidado (Génesis 17:24). De hecho, después
que Abraham fuera salvo nació su hijo Ismael (Génesis 16:11) y este niño tenía 13
años de edad cuando Abraham fue circuncidado (Génesis 17:25). De modo que
Abraham fue justificado y luego, más de 13 años después, él fue circuncidado. Como
Stifler dijo en su comentario de Romanos: “Pablo puso de cabeza la jactancia de los
judíos. No es el gentil el que tiene que adoptar la circuncisión de los judíos para ser
salvo; es el judío el que tiene que venir a la fe gentil, esa fe que tenía Abraham mucho
antes de ser circuncidado”.

Romanos 4:11-12

La circuncisión significa dos cosas: 1) UNA SEÑAL – las señales están para indicar
algo, y en este caso, la circuncisión indicaba hacia la fe que Abraham tenía y hacia la
justicia que se le acreditaba; 2) UN SELLO—los sellos se utilizaban en el mundo
antiguo para demostrar que un documento era auténtico (si recibías una carta del rey
y ésta traía el sello del rey, sabrías que era un documento genuino y que no era una
carta falsificada). La circuncisión de Abraham indicaba la autenticidad y realidad de su
fe. Abraham no fue justificado porque fue circuncidado; él fue circuncidado porque
había sido justificado. Lo mismo es válido hoy en día con el bautismo en agua. Un
hombre no es salvo porque ha sido bautizado en agua; él es bautizado en agua porque
ha sido salvo. No es el rito el que hace justo a un hombre ante los ojos de Dios.
Primero tienes que estar bien ante los ojos de Dios (por fe) y luego, lo apropiado es el
bautismo.

Abraham es el padre de TODOS LOS QUE CREEN (Romanos 4:11). El es el padre de los
fieles. Todo verdadero creyente puede decir, “Abraham es mi padre y yo soy su hijo”.
Todo creyente gentil puede decir ésto (Romanos 4:11) y todo creyente judío puede
decir ésto (Romanos 4:12). Los judíos incrédulos pueden alegar una descendencia
física, pero cuando se trata de la fe, ellos no llevan la marca de la familia (ver Mateo
3:7-10 y Juan 8:33, 37, 38, 39-44). Los hijos deberían parecerse a sus padres, y los
incrédulos no se asemejan espiritualmente a Abraham, que era un creyente.

Los otros pasajes que enseñan que Abraham es el padre espiritual de los creyentes son
Romanos 4:16 y Gálatas 3:7, 8, 9, 14, 26-29 (los que pertenecen a Cristo por fe son la
simiente de Abraham) y compare Lucas 19:9. El relato de Lucas 16:19-31 es muy
interesante a la luz de lo que acabamos de aprender. ¿Quién es el “Padre” (Lucas
16:24) que es visto en el paraíso? De hecho, el nombre mismo de ese lugar es llamado
“el seno de Abraham” (v. 22). Ese es el lugar al cual van los creyentes y Abraham es el
padre de los creyentes. La tragedia es que el hombre rico nunca conoció a Abraham
como a su padre espiritual (v. 24). El era rico, pero no era rico en fe (comparar
Santiago 2:5).

Físicamente, Abraham no era solamente el padre de los judíos (los que vienen de Isaac
y Jacob), sino también era el padre de los que vienen de Ismael (los árabes) y de los
que vienen de Esaú (los edomitas). Espiritualmente, Abraham es el padre de todos los
que creen, tanto judíos como gentiles. Génesis 22:17 quizás sea una referencia tanto a
su descendencia terrenal o física (“arena”) como a su simiente celestial o espiritual
(“estrellas”). O también puede ser dos maneras distintas de decir la misma cosa – que
la descendencia de Abraham sería innumerable.

¿Estás tú siguiendo en “las pisadas de la fe” de Abraham (Romanos 4:12)? ¿Llevas la


semejanza familiar? ¿Tomas a Dios por Su Palabra? ¿Crees en el mismo Dios en el cual
confiaba Abraham?

Romanos 4:13

Recuerda el contexto. La palabra clave del capítulo es “fe” (“creer”). Hijos de Abraham
son “todos aquellos que creen” (v.11). Necesitamos tener el parecido familiar.
Tenemos que seguir las pisadas de la fe de Abraham (v. 12). Debemos creer como él
creía. Necesitamos tomar a Dios por Su Palabra tal como lo hizo Abraham (v.3).

Heredero = poseedor

La promesa mencionada en el versículo 13 no se encuentra con exactamente las


mismas palabras en ninguna parte del Antiguo Testamento. En ninguna parte del
Antiguo Testamento Dios dice, “Abraham, tú serás el heredero del mundo”. No hay tal
versículo. Esta es la manera de Pablo de describir las bendiciones y las riquezas que
pertenecerían a Abraham y a su simiente.

Note que esta promesa no es sólo para Abraham, sino también para toda su
descendencia (ver v. 13 y v. 16 – “para toda su descendencia”). De modo que la
promesa es para Abraham y para todos sus hijos espirituales (“todos los creyentes” –
v.11). La promesa es que Abraham y todos los creyentes serán herederos del mundo y
que poseerán la tierra.

Ver Mateo 5:5 – “los mansos heredarán la tierra” (“manso” no significa débil; se refiere
a una persona que ha sido quebrantada y que se ha sometido a la voluntad de Dios).
Ver Mateo 25:34—cuando Cristo regrese a la tierra, algunos heredarán el reino. Lo
poseerán y lo disfrutarán. Otros estarán excluidos (ver v. 41).

Ver Lucas 13:27-29. Algunos están en el reino (incluidos) y otros estarán fuera
(excluidos). Abraham y otros creyentes están incluidos. Ellos poseerán el mundo y
disfrutarán el reino. Los que no son de la simiente de Abraham (los incrédulos) no
serán herederos (ellos serán excluidos del reino).

La verdadera Simiente de Abraham es nadie menos que el Señor Jesucristo (ver


Gálatas 3:16). Es Jesucristo (el Mesías de Dios, el Rey ungido de Dios—Salmo 2:1-2)
quien poseerá la tierra de acuerdo con el Salmo 2:8 (comparar también v. 12). La
tierra le pertenece a ÉL. Es Su Reino. Abraham y toda su descendencia espiritual
(creyentes) compartirán las bendiciones de este reino.

De modo que la expresión “herederos del mundo” significa esencialmente “participar


del reino de Cristo”. De acuerdo con Romanos 4:13, ¿cómo llega una persona a ser
participante del reino? ¿Cómo llega una persona a ser heredero del mundo? No por
medio de la ley, sino por medio de la fe. Si fuera por medio de la ley, esto incluiría lo
siguiente: obras, tratar de cumplir las demandas de Dios como han sido dadas en la
ley, tratar de ganar el favor de Dios obedeciendo la ley de Dios, tratar de ganar las
bendiciones de Dios, tratar de hacerse digno, tratar de obtener una recompensa como
pago por un trabajo realizado, esforzarse, esmerarse, etc. La fe opera bajo un principio
totalmente diferente: Dios da y yo recibo. No merezco nada de ello, pero Dios me da
lo que no merezco (eso es gracia).

Romanos 4:14

A modo de argumento, Pablo asume algo que no es verdad. Aquí hay grandes
contrastes: la ley o la gracia; las obras o la fe; el sistema de méritos o la dádiva y el
inmerecido favor de Dios; cumplir la ley de Dios o creer en la promesas de Dios. La ley
requiere obediencia perfecta; la salvación requiere de la gracia y de la misericordia de
Dios. El camino de la ley está basado en los mejores esfuerzos del hombre, que nunca
son suficientes; el camino de la fe se basa en la obra acabada de Cristo en la cruz
(Juan 19:30), que es totalmente suficiente. La ley de Dios condena absolutamente al
mejor hombre; la asombrosa gracia de Dios justifica gratuitamente al peor de los
hombres. Por la ley el pecador está condenado y bajo la ira de Dios, por la gracia, el
pecador es salvo y está bajo las alas de Dios. La ley y la gracia siempre son principios
opuestos (ver Romanos 11:6).

Si los que son de la ley son los herederos, entonces no es mi fe lo que cuenta, sino lo
que cuenta son mis obras. Tengo que ganarme el camino al reino por mis obras y por
mi obediencia a la ley. Por supuesto, llegar a ser salvo por la ley es totalmente
imposible (ver Lucas 10:25-28—“haz esto y vivirás”, pero ningún pecador es capaz de
hacer jamás estas cosas). De modo que la promesa quedaría sin efecto. Nadie podría
ser heredero y nadie podría entrar en el reino. Todos los injustos violadores de la ley
quedarían excluidos (comparar 1 Cor. 6:9-10 y Efesios 5:5).

Romanos 4:15

La ley solo produce ira. La ley solo puede acarrear una maldición, no una bendición
(Gálatas 3:10). ¿Por qué? Por mi condición de pecador. Un pecador no puede cumplir
la santa ley de Dios, por lo cual soy un violador de la ley. La ira de Dios tiene que caer
sobre mí. Los quebrantadores de la ley merecen la muerte. Los que guardan la ley,
merecen la vida, pero ¿cuántos de nosotros hemos realmente guardado la santa ley de
Dios, perfectamente, todos los días de nuestra vida?

La ley no trae justicia ni bendición ni herencia, sino sólo trae la ira de Dios. Si el
hombre pudiera guardar la santa y perfecta ley de Dios, entonces la ley traería vida y
bendición (Lucas 10:28). La ley produce ira, porque el hombre pecador quebranta la
ley. Donde hay ley, hay trasgresión, y donde hay trasgresión, tiene que venir la ira de
Dios. La ley produce ira, condenación y muerte (comparar 2 Corintios 3:7, 9). Cuán
torpes son aquellos que quieren ponerse bajo las imponentes demandas de la santa ley
de Dios. Pablo dice que ni siquiera esas personas guardan la ley (Gálatas 6:13). Pedro
está de acuerdo con Pablo (Hechos 15:9-11). El Señor Jesús dijo, “Ninguno de
vosotros cumple la ley” (Juan 7:19).

Romanos 4:16

La primera parte de este versículo puede parafrasearse como sigue: “Por cuanto la ley
no puede producir otra cosa sino ira, es (la herencia prometida) por fe, para que sea
por gracia (la dádiva gratuita de Dios para los pecadores que creen)”.

La justificación por las obras de la ley depende del hombre y tiene que fallar, porque el
hombre es un pecador. La justificación por gracia depende sólo de Dios y de la obra
acabada de Cristo. Y no puede fallar, porque Dios no puede fallar.

“Sea firme” – Es una cosa segura. La promesa es SEGURA para todo creyente, sea
judío o gentil (4:11; 4:16). Bendita seguridad. Todo creyente debería poder decir,
“estoy seguro que la herencia prometida es mía. Estoy seguro de ser un heredero (ver
el análisis bajo Romanos 4:13).

Abraham es el padre de todo aquel que cree (4:11), sea judío o gentil (4:11; 4:16). El
es el “padre de muchas gentes” (4:17). El es el padre espiritual de aquellos que creen
de todo linaje y lengua y pueblo y nación (cf. Apocalipsis 5:9).

Si la promesa fuera por la ley, estaría limitada a los judíos, porque a ellos fue dada la
ley (ver Romanos 9:4). Pero la promesa fue por gracia, para que todos los creyentes
(sean judíos o gentiles) pudieran poseer y disfrutar la promesa.

Romanos 4:17

Note que la primera parte de este versículo es un paréntesis. De modo que la última
parte del versículo 16 debería conectarse a lo que sigue al paréntesis: “. . .Abraham,
quien es padre de todos nosotros delante (a los ojos de) Dios, a quien (Abraham)
creyó, el cual (Dios) da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si
fuesen”.

La cita que está entre paréntesis se encuentra en Génesis 17:5. Esta asombrosa
declaración se encuentra en tiempo pretérito (no “te pondré” sino “te he puesto”). Dios
lo dice como si fuera un hecho consumado. En la mente de Dios ya ha sido hecho.
Históricamente, Isaac aún no existía cuando Dios dijo estas palabras. En Romanos
8:30 hay un ejemplo similar –“a éstos también glorificó”. En la mente y en el propósito
de Dios ya es un hecho.

Abraham puso su fe en un Dios imponente. El se acercó a Dios creyendo que DIOS ES


(comparar Hebreos 11:6). El creyó que Dios es un GRAN DIOS que puede hacer dos
cosas asombrosas:

1. QUE DA VIDA A LOS MUERTOS. Dios puede hacer vivir a los que están
muertos. Abraham y Sara estaban muertos en el sentido de que ellos no podían
dar vida (ver Romanos 4:19 y Hebreos 11:11-12). De la estéril matriz de Sara
Dios trajo vida. Luego, cuando a Abraham se le dijo que matara a su único hijo
Isaac, él sabía que Dios volvería a dar vida a su hijo muerto, porque sabía que
Dios tiene que cumplir Su promesa (Hebreos 11:17-19 y compare con Génesis
22:5). Isaac llegó a ser así un tipo de Cristo que fue ofrecido a la muerte y que
fue devuelto a la vida (cf. Hebreos 11:19 y Romanos 4:24-25). Hoy en día, Dios
aún está ocupado en dar vida a los que están muertos (Efesios 2:1, 5; Juan
5:24; 6:47; 1 Juan 5:11-12; etc.).

2. QUE LLAMA LAS COSAS QUE NO SON, COMO SI FUESEN. (ÉL da existencia
a cosas que no son). Esto se refiere a las cosas que Dios ha determinado que
sucedan, pero que todavía no se han cumplido. Dios nos dijo todo sobre Isaac
antes de que él existiera históricamente. Dios anuncia lo por venir desde el
principio (Isaías 46:9-11). Por medio de Isaías, Dios nos puede decir todo sobre
un rey persa (Ciro), años antes de que él exista y años antes de que él aún
tuviera un nombre (ver Isaías 45:1).

Deberíamos notar que la fe de Abraham se basaba en la promesa de Dios. La fe


verdadera siempre está asentada sobre los hechos de la Palabra de Dios. Algunas
personas piensan que si alguien espera algo con suficiente fe, eso sucederá (sin
considerar si Dios lo dijo o no lo dijo). Esto no es verdadera fe bíblica (comparar
Romanos 10:17).

Romanos 4:18

Si Abraham hubiese mirado a Sara y hubiese mirado su situación y sus circunstancias,


habría tenido que decir, “ES IMPOSIBLE”. Las circunstancias eran totalmente contrarias
y no había manera de que la carne pudiera producirlo (él no podía hacer nada para
tener un hijo). Pero Abraham miró hacia el Dios omnipotente y afirmó su fe en las
seguras promesas de Dios. Para el hombre es imposible (sin esperanza), pero con Dios
todas las cosas son posibles. La Palabra de Dios y la promesa de Dios no pueden fallar.

Romanos 4:19

“Muerto” = no estaba capacitado para dar vida (ver Hebreos 11:11-12). Desde el
punto de vista físico, era imposible para ellos tener hijos. Estaban demasiado viejos
(para ver su edad, ver Génesis 17:17).

Romanos 4:20

“No dudó” – Abraham no vaciló o titubeó o demostró alguna incertidumbre. El no


dijo, “Dios cumplirá Su promesa, yo creo al menos que ÉL lo hará. . .espero que ÉL lo
hará. . . quizás ÉL lo haga. . . ¿Lo hará?” Dios es glorificado cuando lo tomamos por Su
Palabra. La incredulidad deshonra a Dios (ver 1 Juan 5:10). La promesa nunca falla,
pero la fe falla cuando dudamos y titubeamos por causa de la incredulidad.

Romanos 4:21

Aquí hay una definición bíblica de la fe (comparar también Hechos 27:25). La persona
que cree a Dios es la persona que está persuadida y convencida que Dios hará
exactamente lo que ha prometido. DIOS PUEDE. (OMNIPOTENTE).

Romanos 4:22
“Su fe” (ver Romanos 4:3, 5). Abraham fue justificado por fe. El recibió su justificación
por fe (4:3), su herencia por fe (4:13) y su posteridad por fe (4:17-19). El no recibió
nada por esfuerzo humano.

Romanos 4:23-24

Ahora Pablo presenta la aplicación. ¿Qué tienen que ver Abraham y su fe con la gente
que vive hoy? El mismo Dios que salvó a Abraham es el mismo Dios que salva a los
hombres hoy y ellos son salvos de la misma manera – “por gracia por medio de la fe”
(Efesios 2:8-9). En todos los tiempos, Dios tiene una manera para salvar a los
hombres. Yo debo ser justificado de la misma manera en que Abraham fue justificado.
Su justificación debía ser el modelo para mi justificación. Tal como él creyó a Dios,
debo hacerlo yo. Tal como él creyó que Dios puede sacar vida de la muerte, también
debo hacerlo yo (v.24).

Hay algunas diferencias que debemos considerar. Abraham miraba hacia delante;
nosotros debemos mirar hacia atrás. A Abraham se le dio una promesa incumplida;
nosotros somos obsequiados con una obra acabada. Note el énfasis futuro de Romanos
4:18 –“ASÍ SERÁ” y contrástelo con el énfasis pasado de Romanos 4:25 – “EL CUAL
FUE”. Lo primero indica hacia lo que Dios hará y lo otro señala hacia lo que Dios ha
hecho.

Si NOSOTROS creemos en el Dios que levantó a Jesús nuestro Señor de los muertos,
entonces nuestra fe nos es contada por justicia. [Usualmente, Cristo es presentado
como el objeto de la fe salvadora, pero aquí lo es Dios el Padre. Para entender ésto,
ver Juan 5:23-24 y Juan 12:44). El mismo Dios que sacó a Isaac de la muerte
(primero en su concepción y luego, en figura, cuando fue ofrecido sobre el altar), es el
mismo Dios que levantó a Jesucristo de la muerte. Isaac es un tipo de Cristo (Hebreos
11:19).

Romanos 4:25

Aquí tenemos una completa presentación del evangelio (el evangelio en pocas
palabras). Note que los dos grandes hechos del evangelio son la muerte y la
resurrección de Cristo (comparar 1 Corintios 15:1-4). Cristo fue dado y entregado por
Dios el Padre (cf. Romanos 8:32) y ÉL fue resucitado otra vez por Dios el Padre (v.24).
Las palabras “por” o “para” significan “por causa de” o “a cuenta de”. ¿POR QUÉ FUE
ENTREGADO CRISTO? Por causa de nuestras ofensas (para expiar mis ofensas). ¿POR
QUÉ FUE RESUCITADO CRISTO? A favor de nuestra justificación (para justificarme).
Hay un lado negativo: Cristo fue entregado para llevar nuestro pecado con toda su
culpa y su castigo. Hay un lado positivo: Cristo fue resucitado para proveer al
creyente un nuevo lugar y una nueva posición “en Cristo Jesús”, y sin esa nueva
posición no podríamos tener ninguna rectitud y ninguna justicia.

Sin la resurrección no podría haber salvación ni justificación ni perdón (ver 1 Corintios


15:17). Romanos 4:25 no enseña que la cruz no tiene relación alguna con nuestra
justificación. La Biblia enseña en otra parte con mucha claridad que la base de la
justificación del creyente es la sangre derramada de Jesucristo (ver Romanos 3:24;
4:25; 5:9—“justificados por Su sangre”). El punto aquí es que la resurrección de Cristo
también es esencial para nuestra justificación. Como William Newell dice:
“Esto implica que Dios concede al impío que cree una posición en el Cristo
resucitado . . . Su muerte y Su resurrección son una sola cosa indivisible, en lo
que a la justificación se refiere. Una vez resucitado Cristo, Dios me hace saber:
“No solamente fueron quitados tus pecados por la sangre de Cristo, de modo
que eres justificado de todo, sino que también lo he resucitado y tendrás tu
puesto en ÉL. Te he dado esta fe en un Cristo resucitado y te hago conocer que
ahora sólo en ÉL tienes tu puesto y tu posición. Cristo es tu vida y tu justicia.”

Tenemos una posición en un Cristo resucitado y EN ÉL somos perfectamente justos (1


Corintios 1:30 y 2 Corintios 5:21).

¿Qué es la Justificación?

1. Es la declaración hecha por Dios en el cielo concerniente a un hombre de


que es justo a la vista de ÉL.

2. Dios justifica a un hombre sobre la base o fundamento de la “redención


que es en Cristo Jesús” (3:24). Véase Romanos 5:6: somos “justificados
por (o en) Su sangre”. La sangre es el medio o la causa productora; Dios,
la Persona que actúa.

3. Dios ha obrado judicialmente al declarar culpable a todo el mundo


(Romanos 3:19) y vuelve a obrar judicialmente en cuanto al pecador que
llega a ser convicto de su culpa y de su incapacidad y cree que la Palabra
de Dios, en cuanto al sacrificio expiatorio de Cristo, le es aplicable; llega
así a ser “de la fe en Jesús” (3:26). El pronunciamiento judicial de Dios es
ahora que el tal creyente aparece justo ante Sus ojos.

4. Justificar o declarar justo, es, como consecuencia, el acto por el cual Dios
imputa al pecador creyente todo el valor de la infinita obra de Cristo en la
cruz; además, es el acto por el cual une a este pecador creyente con el
Cristo resucitado en gloria, dándole la misma aceptación que Cristo tiene
delante de ÉL: de modo que el creyente ya es “la justicia de Dios en ÉL”
(Cristo).

Negativamente, pues, Dios al justificar al pecador le computa la expulsión


del pecado por la sangre de Cristo. Positivamente, lo coloca en Cristo; ¡es
uno con Cristo para siempre delante de Dios!

Por William Newell


DIEZ ASPECTOS DE LA JUSTIFICACIÓN

1) La Necesidad de la Justificación
Romanos 3:10 – Nos falta la justicia que necesitamos.
Isaías 64:6 – La justicia que tenemos es inútil, no sirve.
1 Corintios 6:9-10 – Los injustos no heredarán el reino de Dios.

2) El Significado de la Justificación
“Justificar” – piensa en la palabra “recto”.
“Justificación” – piensa en la palabra “rectitud”.
“JUSTIFICAR” significa “declarar o pronunciar recto”. Es un término judicial
(ver Deuteronomio 25:1).
“Justificar” no significa “hacer recto” (ver Lucas 7:29—la gente no “hizo” recto
a Dios, ellos afirmaron que ÉL era recto).
Lo contrario de Justificación es CONDENACIÓN (Deuteronomio 25:1; Romanos
5:16-19).

3) El Problema de la Justificación
Romanos 3:26 -- ¿CÓMO PUEDE DIOS SER JUSTO Y AL MISMO TIEMPO
JUSTIFICAR AL PECADOR CREYENTE? ¿Cómo puede un Dios justo justificar a
una persona culpable e impía (Romanos 4:5)? Sin la cruz del Calvario no puede
haber solución.

4) La Base de la Justificación
“Justificado por Su sangre” (Romanos 5:9).
La muerte sustitutiva de Cristo es la única base de la justificación de hombres
pecadores (1 Pedro 3:18; 2 Corintios 5:21; Isaías 53:6).

Todas las demandas de la justicia divina han sido completamente satisfechas


por la obra acabada de Cristo en la cruz. Dios juzgó a Su Hijo (Romanos 8:3; 2
Cor. 5:21) para que pudierajustificar al pecador creyente (Rom. 4:5). Mi
Sustituto tomó mi pecado para que yo pudiera recibir Su justicia (Isaías 53:6; 2
Cor. 5:21). La muerte de Cristo es la única base para la justificación; de otro
modo la muerte de nuestro Salvador habría sido “en vano” (Gálatas 2:21).

5) La Fuente de la Justificación
“Justificados gratuitamente por Su gracia” (Romanos 3:24).
Todo es de Dios y todo es por gracia. No merecemos en absoluto el don de Dios
de la justificación (comparar Romanos 5:15-16). El publicano no la merecía
(Lucas 18:13-14) y los “impíos” no la merecen (Romanos 4:5).
Dios, en Su gracia, la proveyó, la ofrece a todos y la da a todo aquel que cree.

6) La Vía de la Justificación
“Justificado por fe” (Romanos 3:28; 5:1)
¿Cómo adquiere el pecador esta perfecta justicia? Se recibe “por fe”.
La base de la justificación del pecador es la muerte de Cristo y se la
apropia por medio de la fe. El don gratuito de la justificación de Dios debe ser
“recibido” personalmente (Romanos 5:17)

7) El Ejemplo de la Justificación
ABRAHAM es el principal ejemplo usado tanto por Pablo como por Santiago
(Génesis 15:6; Romanos 4; Santiago 2).

8) El Resultado de la Justificación
La perfecta justicia de Dios es puesta en mi cuenta (Romanos 4:3-5) de modo
que yo soy perfectamente justo, no en mí mismo (aún soy un pecador), sino
“EN CRISTO JESÚS” (2 Corintios 5:21; 1 Corintios 1:30). Dios me ve ahora tan
justo como Jesucristo (1 Juan 3:7), como si nunca hubiera pecado y como si
siempre hubiera cumplido perfectamente la santa ley de Dios. Habiendo sido
justificado, ahora tengo PAZ PARA CON DIOS (Romanos 5:1) y NINGUNA
CONDENACIÓN (Romanos 8:1; Juan 3:18; 5:24). Ver también el estudio
titulado: 215 Cosas que son Ciertas en Cuanto a Mí Ahora que soy Salvo.

9) La Evidencia de la Justificación
Santiago dice que Abraham fue “justificado por obras” (Santiago 2:14-22). Así
es como “mostramos nuestra fe” y así es como probamos a los hombres la
realidad de nuestra justificación. Ver también 1 Juan 2:29; 3:7; 3:10.

10) La Esperanza (futura) de la Justificación


Romanos 8:30 – “a los que justificó, a éstos también GLORIFICÓ”.
La glorificación está garantizada y en la mente de Dios ya es un hecho.

CAPÍTULO 5
Romanos 5:1

Note como la última palabra de Romanos 4:25 (“justificación”) se enlaza con el primer
versículo del capítulo 5 (“habiendo sido justificados” - traducción literal del griego). La
palabra “pues” señala hacia lo que se había dicho antes. Hasta ahora en el libro
de Romanos, Pablo nos ha mostrado. . .

La NECESIDAD de la justificación – todos los hombres son pecadores y


son culpables ante Dios (Romanos 1-3)

El CAMINO de la justificación – por gracia mediante la fe basada en la


obra redentora de Cristo en la cruz (Romanos 3:24-28)

La ILUSTRACIÓN de la justificación – el ejemplo de Abraham (Romanos


4)

Con el capítulo 5 comienza una nueva sección. Pablo nos hace saber ahora algunos de
los BENEFICIOS de la justificación (Romanos 5:1-11). La justificación es la dádiva
gratuita de Dios (Romanos 5:18) y viene en un paquete que es recibido por el creyente
en el momento de la salvación. En Romanos capítulo 5 Pablo quiere que abramos este
paquete y que veamos algunos de los beneficios y de las bendiciones que hay adentro.
Aquí van algunos ejemplos . . .

Romanos 5:1 – Tenemos paz para con Dios


Romanos 5:2 – Tenemos entrada y una posición en la gracia
Romanos 5:11 – Hemos recibido la reconciliación

Por causa de todas estas bendiciones y beneficios, tenemos motivos para regocijarnos
con confianza: Romanos 5:2 – “nos gloriamos”; Romanos 5:3 – “nos
gloriamos”; Romanos 5:11 – “nos gloriamos”. Este verbo significa “regocijarse,
alborozarse, gozarse mucho”. Cuán satisfechos deberíamos estar de las ricas
bendiciones de Dios que nos pertenecen por Su gracia. Nos gloriamos y contentamos
en un gran Dios.

Hay algunos que hablan de la necesidad de recibir “la segunda bendición” o “una
segunda obra de gracia”. Se refieren a una experiencia después de la salvación
(usualmente hablar en lenguas, que llaman el “bautismo del Espíritu”). Los siguientes
puntos aclaran esto:

1. Los beneficios de la justificación son para todos los que han sido
justificados por fe (Romanos 5:1).

2. El creyente que está “EN CRISTO” ha sido bendecido con TODA


BENDICIÓN ESPIRITUAL en los lugares celestiales (Efesios 1:3). No hay
cosa alguna que el creyente necesite y que no encuentre en Cristo. Si
una persona tiene a Cristo (1 Juan 5:11-12; Hebreos 13:5), nada le
falta.

3. Aprendemos de 1 Corintios 1:5 que el creyente ha sido ENRIQUECIDO


en Cristo (esto era así aún para los corintios carnales). Si ya somos
ricos en Cristo (cf. 2 Cor. 8:9), ¿por qué necesitamos una segunda
bendición?

4. El creyente está COMPLETO EN CRISTO (Col. 2:10 y comparar con


1:19).

5. La Biblia enseña que Dios, no habiendo escatimado a Su propio Hijo,


también ME HA DADO GRATUITAMENTE TODAS LAS COSAS (Romanos
8:32). Yo he sido bendecido y ¡muy bendecido!

Si tenemos a Cristo y todas las bendiciones espirituales en ÉL, ¿qué nos falta?

El verdadero problema no es que al creyente le falta una segunda experiencia de


bendición. El verdadero problema es que los creyentes muchas veces fallan en darse
cuenta de cuán bendecidos son en Cristo. Ellos fallan en recurrir a sus riquezas y fallan
en poseer sus posesiones. Los que son hijos del Rey deben dejar de vivir como
pordioseros.

Es interesante que Pablo no presente los beneficios de la salvación hasta el capítulo 5


de Romanos. Pablo presentó el evangelio (Romanos 1-4) en base a la NECESIDAD y no
en base a los BENEFICIOS. Los que no son salvos tienen que saber por qué
NECESITAN un Salvador. Una vez que vean su desesperada necesidad y vengan al
Salvador por fe, entonces comenzarán a entender todos los beneficios que acompañan
a la salvación (Romanos 5). Muchas veces el evangelio es presentado de la manera
más atractiva posible, mostrando a la persona inconversa todos los maravillosos
beneficios que tendrá si confía en Cristo: “Si confías en el Señor, tendrás paz con
Dios”. El problema con ésto es que él no ve por qué necesita tener paz con Dios. Es
necesario que primero se le demuestre, por medio de las Escrituras, que en su
condición de pecador él es un enemigo de Dios, luchando contra Dios rebeldemente y
que la ira de Dios se revela desde el cielo contra él (ver Rom. 1:18; 5:10; etc.). Ver
una exposición completa sobre la importancia de que el evangelio se presente en base
a la necesidad y no basado en los beneficios en el Capítulo 1 de estos apuntes.

“Siendo justificados” = “habiendo sido justificados”. La justificación no es algo que


está sucediendo ahora; es algo que sucedió en el momento en que fuiste salvo.

Por cuanto has sido justificado por fe, ahora tienes paz con Dios. Paz con Dios es algo
que todo creyente tiene. La hostilidad que había en un tiempo entre mí y Dios, se ha
ido para siempre. La guerra ha terminado. Estoy en paz con mi Creador y soy
totalmente aceptado por ÉL. Mi aceptación nada tiene que ver con quien yo soy o con
lo que yo he hecho. Tiene todo que ver con Quién es Jesucristo y con lo que ÉL ha
hecho (comparar Efesios 1:6-7). Dios está complacido con Su amado Hijo (Mateo
3:17) y Dios está complacido conmigo porque yo estoy en Su amado Hijo (Efesios 1:6
– “aceptado” significa “altamente favorecido”). Lamentablemente, la mayoría de los
creyentes no toman a Dios por Su Palabra cuando se trata de la aceptación. Cuando
todo va bien y parece que Dios los bendice, entonces sienten que ÉL los ama y los
acepta. Pero cuando están tropezando, y todo parece duro y difícil, entonces sienten
como que ÉL no los ama y no los acepta. ¿Cómo puede ser ésto? Nada hay en nosotros
que nos pueda recomendar con Dios. Nuestra aceptación es en Cristo Jesús y no en
nosotros mismos. Dios nos ha aceptado en Su Hijo solo por gracia y debemos basar
nuestra fe sobre este hecho.
Que nunca olvide la enemistad que en un tiempo existía entre mí y Dios. Considera
cuidadosamente los siguientes versículos moderadores:

Romanos 1:18 (La ira de Dios estaba sobre mí)


Romanos 2:2 (El juicio de Dios me era contrario)
Salmo 5:5 (Dios me aborrecía)
Salmo 7:11 (Dios estaba airado conmigo todos los días)
Proverbios 15:8 (aún las cosas buenas y religiosas que yo hacía eran
totalmente inaceptables para Dios)
Romanos 8:8 (la persona inconversa nada puede hacer para agradar a Dios)

Sí, yo era un ENEMIGO de Dios (Romanos 5:10) por mis malas obras (Colosenses
1:21). No hay paz para lo impíos (Isaías 48:22; 57:20-21).

La paz con Dios fue posible de una sola manera – POR LA CRUZ (ver Col. 1:20-21 y Ef.
2:13-18).

¡Cuán agradecido debo estar que el Dios que en un tiempo estaba CONTRA MÍ
(Romanos 1:18; 2:2) ya NO ESTÁ EN CONTRA DE MÍ (Romanos 8:31)! ¡ÉL está POR
MÍ (cf. Salmo 118:6)!

La PAZ CON DIOS es la bendita posesión de todo creyente. La PAZ DE DIOS


(Filipenses 4:7) es diferente. Para tener la paz de Dios descrita en Filipenses 4:7, el
creyente tiene que cumplir las condiciones expuestas en Filipenses 4:6. Estas
condiciones son las siguientes: 1) no afanarse por nada; 2) oración – venir a Dios en
vista de Quién ÉL es; 3) ruegos – una petición basada en una necesidad específica que
tenga en mi vida (cualquier cosa que me está causando preocupación); 4) acción de
gracias –dar gracias a Dios porque Él solucionará el problema a Su manera y en Su
tiempo. La paz de Dios es el resultado de haber hecho estas cuatro cosas. También
debemos mencionar el don de la paz de Cristo que es mencionada en Juan 14:27, que
hace posible que nuestros corazones estén tranquilos en un mundo lleno de
turbaciones (comparar Juan 16:33). ¿Estamos disfrutando del don que Cristo nos ha
dado?

También debemos diferenciar entre la ACEPTACIÓN POSICIONAL y la ACEPTACIÓN


EXPERIMENTAL (o la diferencia entre nuestra POSICIÓN y nuestra CONDICIÓN).
Posicionalmente somos aceptos en Cristo y Dios siempre está complacido con nosotros
porque hemos sido puestos en Su amado Hijo en quien ÉL siempre se complace
(comparar Mateo 3:17 con Efesios 1:6). Pero en nuestra condición presente (nuestra
real experiencia en nuestro caminar con el Señor) podemos estar agradando al Señor o
podemos no estar agradando al Señor (ver 2 Timoteo 2:4; 1 Tesalonicenses 4:1;
Gálatas 1:10; 1 Juan 3:22; Colosenses 1:10; 3:20; Romanos 12:2; Efesios 5:10; 2
Corintios 5:9; 1 Corintios 7:32). El versículo clave es Hebreos 11:5-6 que nos dice que
agradamos a Dios POR FE. Compare también Romanos 8:8-9 que implica que
agradamos a Dios solamente cuando andamos en el Espíritu (cf. Gálatas 5:16).
Aunque hay muchos versículos (recién citados) que hablan de nuestra aceptación
experimental (la necesidad de agradar a Dios en nuestro diario caminar por fe y en el
Espíritu de Dios), nunca debemos minimizar la importancia de nuestra aceptación
posicional. Muchos creyentes están espiritualmente lisiados porque no saben o no
creen o no cuentan con que EN CRISTO ellos agradan al Padre y son completamente
aceptos a ÉL. Mientras más descansemos por fe en nuestra aceptación posicional,
tanto más libres seremos para agradar a Dios en nuestro diario caminar. Para obtener
más ayuda en este asunto ver: La Posición y la Condición del Creyente.

Romanos 5:2

“Por quien” = por medio de quien. Por medio de Cristo tenemos PAZ (v.1) y por
medio de Cristo tenemos ENTRADA (v.2). La palabra griega por “entrada” significa
literalmente “guiar o llevar a la presencia de”. Dios nos guía y nos trae a Su presencia.
Cristo ha hecho posible ésto (Efesios 2:13-18; Hebreos 10:19-20) y es solamente por
Él que podemos venir (Juan 14:6). Dios manda al creyente a ACERCARSE
CONFIADAMENTE a Su presencia (Hebreos 4:16; 10:19, 22).

En la esfera humana es muy difícil y aún imposible tener acceso a la presencia de


reyes o presidentes u otras personas “importantes”. Pero el hijo del presidente tiene
un privilegio especial y puede entrar directamente a su oficina. Como hijo de Dios, el
creyente puede irrumpir hasta la presencia misma de su Santo, Celestial Padre en
cualquier momento y en cualquier lugar y puede tener una audiencia con el Rey de
Reyes.

Dos ilustraciones del Antiguo Testamento nos muestran cuán privilegiados somos y
cuán bienaventurado es este acceso que tenemos: 1) LOS HIJOS DE ISRAEL EN EL
MONTE SINAÍ – Cuando el Dios Santo dio Su Santa Ley en el Monte Sinaí, la
gente no tenía acceso. Se les dijo que se alejaran y que permanecieran lejos y se les
advirtió que no se acercaran (ver Éxodo 19:12-13, 16, 18, 21-24); 2) LOS HIJOS DE
ISRAEL EN EL TABERNÁCULO – Dios manifestó Su gloria y Su presencia de una
manera especial sobre el propiciatorio en el Lugar Santísimo (el lugar más recóndito
del tabernáculo, detrás del velo). ¿Qué clase de acceso tenían los hijos de Israel? Su
acceso era extremadamente limitado. Sólo un hombre podía entrar a este lugar y él
podía entrar solamente una vez al año (ver Hebreos 9:7). ¡Cuán diferente es hoy en
día! Por causa de la obra acabada de Cristo, el velo se rasgó (Mateo 27:51) y los
creyentes pueden entrar en el Lugar Santísimo (Hebreos 10:19). Tenemos acceso
ilimitado (Hebreos 4:16; 10:19-20). ¿Estamos aprovechando ésto?

“A esta gracia en la cual estamos” – si una persona ha sido justificada (Romanos


5:1), entonces está en una buena posición. Los creyentes tienen una maravillosa
posición en la gracia. Ellos tienen una maravillosa posición en el favor Divino. El verbo
“estamos” está en tiempo presente, lo que significa que estamos en la gracia,
continuamos en la gracia y esta posición nunca cambia. ¿Cómo puede un pecador estar
en la presencia de un Dios santo y disfrutar de Su favor? Sólo por GRACIA (ver Salmo
130:3-4; Salmo 103:10). Podemos estar en la presencia de Dios porque por Su gracia
y basados en la obra acabada de Cristo, el Señor no nos imputa pecado (Romanos
4:8). Si Dios imputara pecado, ninguno de nosotros podría mantenerse (Salmo 130:3;
Salmo 1:5-6).

“Nos gloriamos” = regocijarse, alborozarse, gozarse mucho. Este verbo se encuentra


en otros dos lugares en este capítulo (v.3 y v.11).

“Esperanza” – esta palabra incluye algo futuro, una expectativa futura (ver Romanos
8:24). La palabra “esperar” muchas veces expresa la idea de incertidumbre (“espero
recibir una carta hoy día”; “espero que no llueva el día de nuestro paseo” etc.) En el
Nuevo Testamento la palabra “esperanza” lleva la idea de certeza, porque cuando Dios
dice que algo sucederá en el futuro, podemos esperar que sin duda sucederá. Un
ejemplo de ésto se encuentra en Tito 2:13—“la bienaventurada esperanza” (la feliz
expectativa). No hay incertidumbre en cuanto a la venida de Cristo (Juan 14:2-3),
excepto que no conocemos el día. Tenemos la certeza de que ÉL regresará, pero no
tenemos certeza de cuándo tendrá lugar este magnífico suceso.

“La gloria de Dios” – ésto involucra algo que el creyente está esperando en el futuro.
El creyente tiene un glorioso futuro trazado y preparado por Dios (cf. 1 Co. 2:9-10). La
glorificación del creyente se ve en los siguientes pasajes: Romanos 8:18; 8:30 (es tan
seguro, que desde el punto de vista de Dios, ya es un hecho); 2 Corintios 4:17; 1
Pedro 1:11; 4:13; 5:10; 1 Juan 3:1-2; etc.

Romanos 5:3

No nos regocijamos solamente por nuestra futura esperanza (v.2), sino también nos
regocijamos en la presente seguridad de que nuestras tribulaciones producirán
paciencia (V.3). El sufrimiento no es algo anormal, sino está más bien en el amante
plan de Dios para Sus creyentes.

“Tribulaciones” = presiones, aflicciones, las dificultades de la vida que nos acosan,


pruebas problemas, conflictos, apuros etc. Ver Juan 16:33; Hechos 14:22 y 1 Ts. 3:3-
4 (debemos esperar tribulaciones). ¿Por qué se regocija el creyente en las
tribulaciones? Porque él SABE algo. El sabe que la tribulación produce paciencia.

“Paciencia” = literalmente “permanecer bajo, morar bajo”. De modo que significa


soportar, resistir, aguantar, quedar bajo, sobrellevar, conformarse en medio de las
dificultades y decir “gracias” en medio de las aflicciones. Incluye una paciente
resistencia bajo las pruebas. Las pruebas y las aflicciones deben fortalecer al creyente.
Las presiones deben acercarnos cada vez más al Señor Jesús –- para conocer la todo-
suficiencia de Su gracia. Comparar con Romanos 12:12. Cristo es suficiente para toda
situación.

Romanos 5:4

“Prueba” –esto viene de una palabra que significa “probar”. ¿Por qué Dios nos envía
tribulaciones? ÉL nos está probando. ¿Por qué dijo Dios a Abraham que sacrificara a su
hijo (Génesis 22)? ÉL estaba probando su fe. La prueba de nuestra fe es algo muy
precioso (1 Pedro 1:7). Toda prueba y dificultad es una oportunidad única para confiar
en el Señor y descubrir que ÉL es fiel y suficiente. La palabra “prueba” contiene la idea
de “aprobación”. El pensamiento es éste: nosotros no somos solamente probados (por
las tribulaciones que Dios permite), pero PASAMOS LA PRUEBA (como hizo Abraham en
Génesis 22). De modo que la palabra “prueba” contiene la idea de “carácter probado” o
“la calidad de haber sido aprobado” o “carácter aprobado”. Se refiere a una persona
que ha pasado exitosamente el duro examen. Ha aprendido que, por la gracia de Dios,
él puede resistir. “He confiado en Dios en medio de la tribulación y he visto que Dios es
fiel”.

“La prueba (produce) esperanza” – El ciclo se ha completado. Empezamos con


“esperanza” en el versículo 2 y ahora hemos vuelto a la esperanza en el versículo
4. Ilustración: Un joven marinero sobrevive a su primera tormenta. Esto le da
esperanza: “Puedo volver a hacerlo”. Al ver la fidelidad de Dios en cada tempestad de
la vida, esto produce la expectativa en nuestros corazones de que Dios continuará
siendo fiel todo el tiempo, hasta el día que estemos con ÉL.

Quizás, una manera de ilustrar Romanos 5:3-4 es verlo ejemplificado en Esteban en


Hechos capítulo 7:

1. Esteban estaba bajo gran oposición y presión: TRIBULACIÓN

2. Esteban demostró gran resistencia. La soportó con


valentía:PACIENCIA(Hechos 7:55).

3. Esteban pasó la prueba con flameantes colores y con la aprobación


divina: CARÁCTER PROBADO

4. Esteban tenía una bienaventurada ESPERANZA (Hechos 7:55).

Romanos 5:5

“Esperanza” = futura expectativa (v.2 y ver los comentarios allí). Mi futura salvación
y glorificación están garantizadas. Los que esperan en Cristo nunca deben estar
avergonzados o desilusionados. Recuerda que la salvación es en tres tiempos –
pasado, presente y futuro (comparar 2 Corintios 1:10 donde vemos que la gloriosa
LIBERACIÓN de Dios es en tres tiempos).

PASADO—Yo fui salvo de la pena del pecado, porque Cristo pagó la


pena de muerte por mí (esto se llama JUSTIFICACIÓN)

PRESENTE—Yo estoy siendo salvo del poder del pecado y yo no tengo


que estar bajo el dominio del pecado (esto se
llama SANTIFICACIÓN –ver Romanos 6:18, 22 “libertado del
pecado”).

FUTURO—Yo seré salvo de la presencia misma del pecado (esto se


llama GLORIFICACIÓN)

La palabra “esperanza” nos señala el aspecto futuro de la salvación (ver Romanos 5:9-
10 donde es enfatizado este aspecto futuro: “seremos salvos”). Como creyente, puedo
saber en mi corazón que mi futura salvación es segura y que el Dios que comenzó Su
obra salvadora en mí, la perfeccionará (Filipenses 1:6). ÉL termina lo que comienza
(Romanos 8:29-30). ¿Cómo puede un creyente tener tal seguridad y tal esperanza?
“PORQUE el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones” (Romanos 5:5).
“Ha sido derramado” = ha sido vertido

“Amor de Dios” esto no se refiere a nuestro amor a Dios, sino A SU AMOR


DEMOSTRADO HACIA NOSOTROS (ver v.8). Desde luego, las dos ideas están
relacionadas (“nosotros le amamos a ÉL porque Él nos amó primero”—1 Juan 4:19).
Dios el Espíritu Santo obra en mi corazón y ÉL me asegura del gran amor de Dios
(como quedó demostrado en la cruz—versículos 6-10). Si Dios me ama realmente,
entonces es seguro que ÉL me conducirá hasta el final y que llevará mi salvación hasta
su cumplimiento total.

“El Espíritu Santo que nos FUE DADO”. El Espíritu Santo es el don de Dios para todo
creyente (ver Juan 7:39; Romanos 8:9; 1 Corintios 6:19). Uno de los beneficios de la
justificación es la presencia de Dios el Espíritu Santo que mora en el creyente. Uno de
Sus ministerios es señalarnos el amor de nuestro Salvador como se demuestra en la
cruz y derramar este amor en nuestros corazones (Romanos 5:5-10). Los siguientes
versículos nos señalarán hacia la CRUZ DEL CALVARIO y nos explicarán el amor de
Dios y lo que el amor de Dios significa en cuanto a nuestra futura y total salvación.

Romanos 5:6

“Débiles”. Una tremenda descripción de nuestra condición de no salvos: acabados,


sin fuerzas, indefensos. Nada podíamos hacer para salvarnos a nosotros mismos o
para remediar nuestra condición perdida. Necesitábamos un SALVADOR FUERTE.

“A su tiempo” = en el tiempo preciso (comparar Gálatas 4:4-5). Note como nos


describe Dios en nuestro estado de perdidos: LOS
IMPÍOS (v.6); PECADORES (v.8); ENEMIGOS DE DIOS(v.10). Cristo murió por los
impíos y amó a los desagradables. Nos amó aunque nada amable había en nosotros.

“Impíos” – ver Romanos 4:5. Impíos son los que no tienen temor de Dios, no tienen
respeto a Dios y no reverencian a Dios (ver Romanos 3:18). Cristo murió por esa clase
de personas.

“Por” = a favor de (esto comunica claramente la idea de SUSTITUCIÓN –comparar 1


Pedro 3:18).

Romanos 5:7

Este versículo proporciona más explicaciones por vía de contraste. El amor más grande
que un hombre pueda tener queda corto frente al amor de Dios. Un hombre podría dar
su vida por su amigo (aunque esto puede suceder a veces, no sucede a menudo), pero
el DIOS-HOMBRE puso Su vida por Sus enemigos.

“Apenas” = difícilmente, poco probable

“Justo” – ésto implica, por vía de contraste, que Cristo murió por hombres injustos
(ver 1 Pedro 3:18)

“Pudiera ser” = quizás

“Osara” = tuviera la valentía, se atreviera.


Romanos 5:8

“Mas” – Note el contraste. Dios hizo mucho más de lo que los hombres jamás se
atreverían a hacer. ÉL dio Su vida por Sus enemigos.

“Muestra” = demuestra, comprueba.

“Pecadores” = Los que han errado el blanco, los que han quedado cortos ante los
justos requerimientos de Dios (todos nosotros hemos pecado contra el Dios
Todopoderoso. Ver Romanos 3:23).

¿Cómo muestra Dios Su amor? ¿Dónde debemos mirar para ver el amor de Dios?
Muchas veces la gente acusa a Dios de no tener amor. “¿Cómo puede un Dios de amor
permitir que millones de personas mueran de hambre en la India o en África?” “¿Cómo
puede un Dios de amor permitir que un terremoto arrase con miles de vidas?” etc.
Pero para ver el amor de Dios tienes que mirar al lugar correcto. La más grande
demostración del amor de Dios tuvo lugar en la cruz del Calvario. Ver también Juan
3:16; 1 Juan 3:16; 4:9-10. (Ver el estudio: El Nuevo Mandamiento).

Romanos 5:9-10

En estos dos versículos Pablo está argumentando de lo mayor a lo menor. En otras


palabras, si Dios ha hecho la cosa más grande, ciertamente que también hará la más
pequeña. Ver Romanos 8:32 para un argumento similar y compare también la última
parte de Mateo 6:25 – si Dios te ha dado un cuerpo y vida (las cosas más grandes),
¿no proveerá también aquellas cosas necesarias para alimentar el cuerpo y sustentar
la vida?

Romanos 5:9

Si Dios nos ha justificado por Su sangre, cuánto más seremos salvos de la ira por
medio de Jesucristo. En otras palabras, si Cristo murió para salvarte cuando eras
injusto, con mayor razón ÉL te salvará ahora que eres justo (en ÉL) y que has sido
justificado. Si ÉL murió por ti cuando tú eras Su enemigo, cuánto más hará ÉL por ti
ahora que eres Su amigo. Si Dios me amó cuando yo era un pecador (v.8), cuánto más
derramará Su amor sobre mí ahora que soy Su hijo.

Romanos 5:10

Este versículo amplía la explicación del versículo 9 (“porque”). Si Dios nos reconcilió
Consigo Mismo cuando aún éramos Sus enemigos, cuánto más hará por nosotros
ahora que hemos entrado en una preciosa relación con ÉL.

“Reconciliado” = Dios y el hombre han sido reunidos en armonía, en paz (v.1), toda
hostilidad ha sido removida y todas las barreras para tener compañerismo han sido
quitadas. El profundo abismo que separaba a un Dios santo de un hombre pecador ha
sido subsanado y superado. Hemos sido reconciliados, no porque Dios comprometiera
Su santidad (“permitiré que el hombre se acerque a mí, pasando por alto su pecado y
comprometiendo Mi santidad” –perezca ese pensamiento), sino porque Dios sacrificó a
Su Hijo.
“Salvos por Su vida” –ver Hebreos 7:25, que constituye un comentario perfecto
para estas cuatro palabras. Mi eterna seguridad está atada a Su vida. Para que yo
pudiera perder mi salvación, el Señor Jesús resucitado tendría que morir (pero vea
Romanos 6:9-10 y Apocalipsis 1:18). ÉL murió UNA VEZ, pero nunca más. ÉL vive
siempre para interceder por nosotros. ÉL murió para salvarme; ÉL vive para
mantenerme salvo.

Romanos 5:11

“Reconciliación” – La reconciliación es otro de los grandes beneficios que recibimos


junto con la salvación. Para saber más acerca de la reconciliación, ver 2 Corintios
5:17-21.

En Romanos 5:1-11 hay tres cosas en las cuales regocijarse (gloriarse):

1) NUESTRO REGOCIJO FUTURO –“nos regocijamos en la esperanza de la gloria de


Dios” (v.2).
2) NUESTRO REGOCIJO PRESENTE – “nos regocijamos en las tribulaciones” (v.3).
3) NUESTRO REGOCIJO PASADO – “nos regocijamos en Dios por el Señor nuestro
Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación” (v.11).

Nuestra reconciliación ha sido efectuada (PASADO), Dios nos está moldeando y


formando por medio de las tribulaciones (PRESENTE) y nuestra glorificación está por
venir (FUTURO).

La Sangre de Cristo (Romanos 5:9)

1. Nunca debemos minimizar la importancia y el valor de la sangre de


Cristo: ver Romanos 3:25; 5:9; 1 Co. 6:20; Ef. 1:7; Col. 1:14; Ap. 1:5;
5:9; 1 P. 1:18-19. Ver también Hechos 20:28 (la sangre del Señor).
Nota: La sangre del Señor se refiere a la sangre de Cristo. Dios no tiene
un cuerpo y no tiene sangre. Dios es invisible, inmaterial e incorpóreo, y
ÉL no tiene sangre. Pero Dios se hizo hombre (Juan 1:14) y el Dios –
Hombre tenía un cuerpo y tenía sangre y derramó Su sangre en la cruz
del Calvario. Hemos sido salvos por la sangre del Cordero.

2. Hebreos 9:22 es un pasaje clave. Sin el derramamiento de sangre no hay


perdón de pecados. Nuestra redención del mercado de esclavos del
pecado demandaba que se pagara un precio. Ese precio fue la sangre
preciosa de Cristo.

3. ¿Cuál es el significado del derramamiento de sangre? Si Cristo hubiese


sido apedreado hasta la muerte (como los judíos querían hacer con ÉL),
¿podría esto haber sido considerado como “el derramamiento de sangre”?
La respuesta es “sí” como leemos en Hechos 22:20. En el caso de Cristo,
sabemos que la muerte por crucifixión era esencial, porque las Escrituras
tienen que cumplirse—Juan 12:32-34; 18:32; 19:36-37; Salmo 22; etc.
4. Lea Génesis 9:6 donde fue instituida la pena capital. Note la expresión
“por el hombre su sangre será derramada”. Piense en la ejecución por
medio de la horca, como se hacía en el salvaje oeste. ¿Violaría esto
Génesis 9:6? ¿Sería ésto una forma válida de aplicar la pena capital?

5. Ver Mateo 23:35 y Romanos 3:15 (muerte violenta por asesinato). En la


mayoría de los casos, cuando una persona es asesinada, sangre es
derramada. Si entraras en una habitación y encontraras un charco de
sangre en el suelo, probablemente no estarías muy sorprendido si
encontraras cerca un cuerpo muerto. Cuando los judíos mataban los
corderos del sacrificio, derramaban sangre.

6. Otro versículo clave es Levítico 17:11. “Porque la VIDA de la carne en la


sangre está. . . y la misma sangre hará expiación de la persona”. La
sangre es esencial para la vida (compare los constantes pedidos de la
Cruz Roja por donación de sangre). Cuando se ha derramado o perdido
suficiente sangre, sobreviene la muerte (si no se repone la sangre por
procedimientos médicos). De modo que el “derramamiento de sangre”
habla de muerte. Esto se ve claramente en Romanos 5:9-10 donde la
sangre de Cristo (v.9) es igualada con la muerte de Cristo (v.10).

“justificado en Su sangre” (v.9)


“reconciliado por Su muerte” (v.10)

Estas son afirmaciones paralelas, porque el versículo 10 es una


explicación del versículo 9. El tema de la MUERTE también se encuentra
en el contexto de Hebreos 9:22 (ver versículos 16, 27-28). Cuando el
sumo sacerdote llevaba la sangre al Lugar Santísimo (Hebreos 9:7), la
sangre llevaba este mensaje: “una muerte ha tenido lugar; un sustituto
inocente ha muerto y así la pena ha sido pagada”.

7. La cantidad de sangre que Cristo derramó efectivamente en la cruz fue


mínima (de las heridas de los clavos en las manos y los pies y quizás de
la corona de espinas). Una cantidad mayor de sangre emanó de la herida
de la lanza en Su costado (Juan 19:33-35), pero ésto fue después que
Jesús ya había muerto.

8. Cuando en la epístolas se usa la expresión “la sangre de Cristo”, se


refiere a la preciosa OBRA DE LA CRUZ de Jesucristo, especialmente Su
MUERTE SUSTITUTIVA a favor de los pecadores. El derramamiento de Su
sangre incluye entre otras cosas la ENTREGA DE SU VIDA (Juan 10:11).

9. Que nunca olvidemos el precio que fue pagado por nuestra redención (1
Corintios 6:20; 1 Pedro 1:18-19). ¡Que la sangre de Cristo siempre sea
preciosa para nosotros!

10. Guardémonos de hacer de la sangre de Cristo algo místico y mágico


como lo han hecho los católico romanos (cf. LA MISA, etc.)
LA SANGRE DE JESÚS
No hay perdón sin ella.
“Sin derramamiento de sangre no se hace remisión”. Hebreos 9:22

Satisface las Santas demandas de Dios.


“Veré la sangre y pasaré de vosotros”. Éxodo 12:13

Hace expiación por la persona.


“La misma sangre hará expiación de la persona”. Levítico 17:11

Redime al creyente.
“Rescatados. . . con la sangre preciosa de Cristo”. 1 Pedro 1:18-19

Limpia de todo pecado.


“La sangre de Jesucristo. . . nos limpia de todo pecado”. 1 Juan 1:7

Justifica al creyente.
“Estando ya justificados en Su sangre”. Romanos 5:9

(De Moments for You)

Romanos 5:12 (Introducción)

En Romanos 1-3 hemos aprendido acerca de la CONDENACIÓN del hombre ante un


Dios santo.

En Romanos 3-5 hemos aprendido acerca de la JUSTIFICACIÓN (el hombre siendo


declarado justo por Dios, basado en la obra de Cristo en la cruz y de acuerdo a las
riquezas de la gracia de Dios).

En Romanos 5:12-21 tenemos comparada y contrastada la CONDENACIÓN y


la JUSTIFICACIÓN. Note las palabras de COMPARACIÓN: “ASÍ COMO. . . ASÍ
TAMBIÉN. . .” (Romanos 5:18, 19, 21). Note las palabras de CONTRASTE: “NO COMO.
. .” (Romanos 5:15, 16); “MUCHO MÁS” (Romanos 5:15, 17, (cuando - sobreabundó)
20).

Note también la comparación y el contraste entre DOS HOMBRES: Adán y Cristo.

Note los DOS ACTOS: El acto de desobediencia de Adán al comer el fruto prohibido
(Génesis 3:6); el acto de obediencia de Cristo cuando murió en la cruz (Filipenses
2:8). Ver Romanos 5:18-19.

Note los DOS RESULTADOS: Por lo que hizo Adán: MUERTE, JUICIO y
CONDENACIÓN. Por lo que hizo Cristo: VIDA y JUSTICIA y GRACIA.

Note que Adán y Cristo son hombres representativos. Ellos actuaron en nombre del
hombre (tal como nuestros representantes elegidos en el Congreso votan por
nosotros). Adán pecó por nosotros y Cristo murió por nosotros.
Es muy importante ver NUESTRA HISTORIA EN ADÁN y ver NUESTRA HISTORIA
EN CRISTO. Es importante darse cuenta que cuando Adán pecó en el jardín del Edén,
TÚ ESTABAS ALLÍ. En Adán tú pecaste y tú moriste. Del mismo modo, es vital darse
cuenta que cuando Cristo murió en la cruz, TÚ ESTABAS ALLÍ. “¿Estabas allí cuando
crucificaron a mi Señor?” – ¡SÍ!

El punto principal de esta sección es el triunfo de la gracia de Dios sobre el pecado (ver
Romanos 5:20-21). La frase clave es “MUCHO MÁS” (Romanos 5:15, 17, 20). Si
piensas que lo que hizo Adán fue significativo (y lo fue), CUÁNTO MÁS significativo y
grande e importante es lo que hizo Cristo. Lo que Cristo hizo superó y sobrepasó en
mucho lo que hizo Adán.

A algunos parece que la falsa doctrina del UNIVERSALISMO es enseñada en Romanos


5:18-19. El universalismo enseña que finalmente todos los hombres serán salvos. Esto
no es cierto y sería contrario al mensaje de todo el libro de Romanos que dice que
nadie será salvo sin fe (Romanos 10:9-17). La clave en esta sección es Romanos 5:17
– RECIBIR. Lo que Adán hizo por la humanidad se hereda por nacimiento. Lo que
Cristo hizo por la humanidad tiene que ser recibido personalmente y tiene que ser
apropiado por fe.

Considera la historicidad de Adán. ¿Fue Adán una persona real e histórica que vivió
verdaderamente en esta tierra como el progenitor de la raza humana? Nadie niega la
historicidad de Jesucristo, que Él fue una Persona histórica real que vivió en la tierra.
Sin embargo, muchos niegan la historicidad de Adán. Esto se debe a la incredulidad del
hombre y a la popular teoría de la evolución que rechaza los primeros 11 capítulos de
Génesis y que alega que estos capítulos están desprovistos de toda veracidad histórica.
Los patrocinadores de este punto de vista dicen muchas veces que las cosas que
sucedieron en esos primeros capítulos de Génesis son sólo historias interesantes (pero
falsas) que contienen ciertas lecciones morales para nosotros. Pero en Romanos 5:12 y
siguientes, Pablo asume que Adán fue una persona histórica real, tan histórica como
Moisés (Romanos 5:14) y Cristo (Romanos 5:15). Ver también 1 Corintios 15:22, 45,
47; 2 Corintios 11:3 (si Eva desaparece, también tiene que desaparecer el diablo); 1
Corintios 11:8-9; 1 Timoteo 2:13-14; etc. Ver también la genealogía de Lucas capítulo
3 que comienza con Adán y termina con Cristo (en orden inverso). Si Cristo fue una
Persona histórica pero no así Adán (como les gustaría a los incrédulos que
pensáramos), entonces ¿en qué momento de la genealogía pasamos de la ficción a lo
histórico o de lo mitológico a lo histórico?

Para todo creyente cristiano la prueba final de la historicidad de Adán y Eva se


encuentra en las palabras de Jesucristo Mismo, tal como están registradas en Mateo
19:4-5. Estos dos versículos no solo muestran que Adán y Eva fueron personas reales
que vivieron en la historia, sino muestran también que Cristo aceptaba ampliamente la
veracidad de los dos primeros capítulos de la Biblia (Mateo 19:4 está basado en
Génesis 1 y Mateo 19:5 está basado en Génesis 2).

Romanos 5:12

“Un hombre” = Adán. El pecado entró al mundo por Adán. Y siempre que aparece el
pecado, trae consigo a su estrecho compañero: LA MUERTE. El pecado y la muerte son
una pareja, siempre andan juntos. El pecado da a luz la muerte (Santiago 1:5).
“y por el pecado la muerte” = esta es una frase incompleta. Esto es lo que significa
la frase cuando es completada:

POR ADÁN ENTRÓ EL PECADO AL MUNDO; POR EL PECADO LA MUERTE ENTRÓ AL


MUNDO.

Note también la conexión entre el pecado y la muerte en Génesis 2:17.

“Por cuanto” = porque

“Todos pecaron” = todos han pecado

TODOS LOS HOMBRES PECARON EN ADÁN Y TODOS LOS HOMBRES MURIERON EN


ADÁN. Ilustración: Piensa en un gran incendio forestal (Santiago 3:5). Puedes tomar
un pequeño fósforo, encenderlo y lanzarlo a tierra y como resultado de ese pequeño
acto, todo el bosque puede ser arruinado. Porque cayó un fósforo, todo árbol del
bosque puede caer también. Del mismo modo, por un “pequeño” acto de
desobediencia de Adán, todo el bosque de la humanidad cayó y se arruinó. Adán
encendió el fósforo y cada uno de nosotros se ha quemado. Es asombroso lo que causó
un hombre.

Las palabras “a todos los hombres” (en la mitad de Romanos 5:12) están enfatizadas
en el griego. La muerte pasó a ¿quién? A TODOS LOS HOMBRES. ¿Por qué pasó la
muerte a TODOS LOS HOMBRES? ¿Por qué fue infectada toda la humanidad con esta
horrible enfermedad de pecado y muerte? ¿Por qué todos los hombres? ¿Por qué no
sólo Adán? Si él es el que pecó, entonces él y solamente él es el que debería morir.
¿Por qué la muerte pasó a todos los hombres? He aquí la respuesta de Dios: CUANDO
ADÁN PECÓ, TODOS NOSOTROS PECAMOS. Cuando Adán cayó, caímos todos nosotros.
¿Por qué pasó la muerte a todos los hombres? “Porque todos pecaron” (Romanos 5:12,
ver el final del versículo). ¿Cuándo pecaron todos los hombres? Cuando Adán pecó.

Esta verdad, aunque sea difícil de aceptar, es enseñada en todo este


pasaje: Romanos 5:15—Por la trasgresión de Adán muchos murieron. Por el pecado
de Adán, yo morí. Romanos 5:18—Por causa del pecado de Adán, yo estoy bajo juicio
y condenación. Romanos 5:19—Por el acto de desobediencia de Adán, yo llegué a ser
un pecador. Ver también 1 Corintios 15:22 – EN ADÁN TODOS MUEREN.

En las antiguas escuelas coloniales de Nueva Inglaterra se usaba un texto educacional


llamado The New England Primer para enseñar a los niños a leer y escribir, etc. Para
enseñar el alfabeto, se daban unos breves versos para ayudar a los niños a recordar
cada letra. Para la letra “A” ellos aprendían esto:

A. EN LA CAÍDA DE ADÁN TODOS PECAMOS.


Así se les enseñaba a los niños las verdades de Romanos 5:12.
Aquí hay algunas otros versos que riman con otras letras:

B. PARA LLEGAR AL CIELO, RECUERDA LA BIBLIA.


¿A cuántos niños hoy en día se les enseña acerca del cielo?

C. CRISTO CRUCIFICADO, MURIÓ POR LOS PECADORES.


La cruz ocupaba un lugar central en su enseñanza.
D. EL DILUVIO INUNDÓ EL MUNDO ALREDEDOR.
¿A cuántos niños se les enseña hoy acera del diluvio universal de los días de Noé?

E. ELÍAS SE ESCONDIÓ, FUE ALIMENTADO POR CUERVOS.

F. EL JUICIO ASUSTÓ A FELIX, etc.

En Adán todos pecaron. También es cierto que en Adán todos fueron creados.
Hablando en forma precisa, la gente que vive hoy no fue creada. Nosotros hemos
llegado al mundo por procreación, no por creación. Las únicas personas que fueron
creadas son Adán y Eva. Sin embargo, en cierto sentido es correcto decir que yo fui
creado en Adán. Sin Adán, yo no tendría existencia. Cuando Adán fue creado, yo
estaba en los “lomos” de Adán (cf. Hebreos 7:10). Yo formaba parte de “su simiente”.
(Del mismo modo podemos decir que toda la nación de Israel estaba en Abraham,
Isaac y Jacob).

Cuando Adán pecó, yo no estaba allí. Yo no comí la fruta, Adán lo hizo. Yo no


desobedecí a Dios, Adán lo hizo. Sin embargo, en cierto sentido yo estaba allí. Yo
estaba allí en Adán. Yo pequé en Adán. Yo morí en Adán. Podría preguntársele a una
persona, “¿Cuál es la peor cosa que te ha sucedido?” Esto podría ser respondido de
muchas maneras: la muerte de un ser querido, un terrible accidente en automóvil,
alguna tragedia inesperada, etc. Pero todas esas respuestas son incorrectas. La Biblia
revela una sola respuesta verdadera para esta pregunta: LA PEOR COSA QUE JAMÁS
ME HA SUCEDIDO, ES CUANDO ADÁN COMIÓ EL FRUTO PROHIBIDO HACE
MILES DE AÑOS (Romanos 5:12). De igual manera, LA MEJOR COSA QUE
JAMÁS ME HA SUCEDIDO, ES CUANDO CRISTO MURIÓ EN LA CRUZ HACE
COMO 2000 AÑOS (Romanos 5:18-19).

¿Por qué es cierto que YO PEQUÉ EN ADÁN, YO MORÍ EN ADÁN Y ESTOY CONDENADO
EN ADÁN? Yo no estaba allí cuando sucedió, ¿o sí lo estaba? Considere lo siguiente:

1. Como creyentes en la Biblia, todos estaríamos de acuerdo de que Adán es el


padre de todos nosotros. Todos procedemos de Adán. Todos podemos trazar
nuestros ancestros hasta Adán, no a primates. Todos somos “hijos de Adán” (cf.
Salmo 14:2-3; Génesis 6:5-6; 11:5).

2. Cuando Adán pecó, en cierto sentido yo estaba allí. Yo estaba en los lomos de
mi padre Adán (yo estaba en su simiente). Para ilustrar esto ver Génesis 14:18-
20. Note que Abraham pagó diezmos a Melquisedec. De Abraham vinieron Isaac
y luego Jacob. Jacob (Israel) tenía 12 hijos, uno de los cuales era Leví. De Leví
vinieron Aarón y sus hijos que eran los sacerdotes. Con estos hechos en mente,
vea Hebreos 7:4-10. Si el escritor de Hebreos podía decir que Leví pagó
diezmos a Melquisedec porque estaba en los lomos de Abraham, aunque
sabemos que en realidad fue Abraham quien lo hizo y que Leví aún no había
nacido, entonces de la misma manera puedo decir esto: “Yo también pequé en
Adán, porque yo aún estaba en los lomos de mi padre Adán cuando Adán pecó”.
De modo que, cuando Adán pecó, en cierto sentido yo estaba allí. (Esto es
similar a alguien que tiene ancestros que cruzaron el océano en el Mayflower y
dice, “Yo vine aquí en el Mayflower”.)
3. Adán actuó por mí como mi representante. Adán fue la cabeza de nuestra raza
y él representó la raza. Es interesante notar que la caída del hombre se vincula
con la desobediencia de Adán no con la desobediencia de Eva, aunque Eva
desobedeció primero. Pero Eva no era la cabeza de la raza. Lo determinante fue
cuando Adán comió. Fue entonces cuando la raza cayó. Un representante es
alguien que actúa en lugar de otro. Adán estaba allí en el jardín del Edén
actuando por ti y representándote a ti. Hoy en día elegimos hombres al
Congreso llamados “representantes”. Ellos están allí para votar por mí. Yo no
puedo votar, pero ellos pueden y ellos votan por mí. Cuando Adán estaba en el
jardín del Edén, como mi representante, él tenía que hacer un voto. El tenía
que votar a favor de Dios o en contra de Dios. El tenía que escoger obedecer a
Dios o desobedecer a Dios. El escogió desobedecer. Hay un sentido en que su
voto llegó a ser mi voto.

Antes de condenar a Adán por votar equivocadamente, pongámonos en sus


zapatos. Supongamos que yo hubiese estado en el jardín en lugar de Adán.
Supongamos que yo hubiese estado sometido a esa simple prueba de
obediencia. ¿Habría actuado yo de una manera diferente que Adán?

Puedes objetar, “No me gusta esa doctrina de representación. No es justo. Yo no


quiero ser representado por Adán”. Pero en el momento en que rechazas la doctrina de
la representación, has rechazado una de las más maravillosas doctrinas de la Biblia.
Verás, no fue solamente Adán tu representante, sino Cristo también fue tu
representante. No fue solamente Adán quien actuó en tu lugar, sino Cristo también
actuó en tu lugar. Adán te metió en el problema, pero Cristo puede sacarte de él. Y si
dices que no es justo que Adán te representara puesto que tú ni siquiera estabas allí,
piensa por un momento lo siguiente: ¿cuán justo era que Cristo te representara a ti?
¿Era justo que un Hombre perfectamente inocente fuese ejecutado? ¿Era justo que ÉL
fuese juzgado por los pecados que tú cometiste? ¿Era justo que el juicio y la ira de un
Dios santo cayeran sobre ÉL en vez de sobre ti? Recuerda, lo que hizo Adán fue la peor
cosa que pudo sucederte, PERO LO QUE CRISTO HIZO FUE LO MEJOR QUE JAMÁS
PUDO SUCEDERTE.

Entender este principio hará que la Biblia cobre vida para ti. Cuando leas el relato de la
caída de Adán en Génesis 3, te darás cuenta que esto no es una narración remota que
nada tiene que ver contigo, sino que tu estabas allí en un sentido real. Por cuanto
Adán era tu representante, tú participaste de lo que Adán hizo. En la caída de Adán
todos pecamos.

Del mismo modo, cuando leas la historia de la crucifixión, recordarás que tú estabas
allí en un sentido muy real. Su muerte llegó a ser tu muerte. SU historia llegó a ser tu
historia (tal como veremos en Romanos 6). Cuando leo acerca de Cristo siendo
crucificado, esto llega a ser muy personal, porque yo también fui crucificado allí
(Gálatas 2:20), y, alabado sea Dios, yo también salí de aquella tumba con ÉL.

Romanos 5:12 también dice algo que se relaciona con la ciencia y en particular con el
debate creación/evolución. Este versículo enseña que la muerte fue el resultado del
pecado de Adán. La caída del hombre también afectó al reino animal y como veremos
en Romanos 8:19-22, los animales gimen, esperando ser liberados de la esclavitud en
que se encuentran por el pecado del hombre. Antes de la caída de Adán, la muerte no
era una realidad en el reino animal, por lo cual no puede haber fósiles anteriores a la
caída del hombre (contrariamente a lo que dice la teoría de la evolución). Los
creacionistas creen que la vasta mayoría de los fósiles se formaron en el tiempo del
diluvio universal en los días de Noé.

Romanos 5:13-14

Aquí empieza un largo paréntesis de Pablo (desde el versículo 13 al versículo 17). El


versículo 12 se conecta con el versículo 18.

“Antes” = previamente. Pablo está considerando el período de tiempo anterior a la


entrega de la ley (ver versículo 13—el período desde Adán hasta Moisés). Este es el
período anterior a Moisés y anterior a la ley (comparar Romanos 4:15). Durante el
período desde Adán hasta Moisés había pecado y muerte, pero no había trasgresión.
No puedes transgredir una ley que no existe. Había pecado, como se ve en el acto de
asesinato de Caín (Génesis 4) y la maldad del mundo antediluviano. También existía la
muerte en el mundo, como se ve en Génesis 5 (el capítulo de las Lápidas Sepulcrales).

“Inculpa” = incriminar, acusar, reprochar. El pecado estaba presente, pero no era


contado (considerado) como trasgresión hasta que vino la ley. Comparar Gálatas 3:19
(la ley fue dada para dar al pecado el carácter adicional de trasgresión y para que el
pecado fuera aún más pecaminoso –Romanos 7:13). El pecado de Adán fue
considerado una “trasgresión” (v. 14) porque él violó una ley dada divinamente
(Génesis 2:17). La muerte reinó como rey (v.14) desde Adán hasta Moisés, aunque la
gente no infringió igual como hizo Adán (ellos no quebrantaron un mandamiento
claramente revelado, como lo hizo Adán).

El punto principal de Pablo en estos dos versículos es que la muerte pasó a todos los
hombres (v.12), no porque ellos pecaron, sino porque Adán pecó. Fue el pecado de
Adán lo que trajo la muerte sobre la humanidad. La gente desde Adán hasta Moisés no
pecaron como Adán (el pecado de Adán fue una violación voluntaria de un
mandamiento directo de Dios). Sin embargo, la muerte reinó sobre ellos, no por causa
de sus acciones, sino por causa del acto de Adán. Hoy podríamos usar la ilustración de
niños que mueren. Estos bebés nada saben acerca del bien y del mal, pero ellos
mueren. Esto debe recordarnos del efecto universal del pecado de Adán. Por causa de
su trasgresión, la sentencia de muerte pasó a todos los hombres.

Adán es una “figura” o TIPO de Aquél que había de venir, es decir, Jesucristo
(Romanos 5:14). Adán es un tipo de Cristo. En 1 Corintios 15:45 Jesucristo es llamado
“Adán” (“el postrer Adán”) y Cristo también es llamado el “segundo hombre” en
contraste al primer hombre, Adán (1 Corintios 15:47). Si comparamos a estos dos
hombres. Encontraremos similaridades y diferencias entre ellos:

ADÁN JESUCRISTO
El primer hombre Adán (1 Co. 15:45) El postrer Adán (1 Co. 15:45)

“Fue hecho un alma viviente” (1 Co. “Fue hecho espíritu vivificante” (1 Co.
15:45)(a Adán le fue dada vida – Génesis 15:45). Cristo da vida – Juan 5:21, 25;
2:7) 6:33; etc.).

“Animal” (natural) (1 Co. 15:46) “Espiritual” (1 Co. 15:46)


ORIGEN— “de la tierra” (1 Co. 15:47) ORIGEN—“del cielo” (1 Co. 15:47)

El hombre refleja a Adán (1 Co. 15:49 y El hombre salvo puede y debe reflejar a
ver Génesis 5:3) Cristo (1 Co. 15:49 y ver Col. 3:10; Ef.
4:24; Rom. 8:29; 2 Co. 3:18; 1 Juan
3:2; etc.)

“Muertos en Adán” (1 Co. 15:22) “Vivificados en Cristo” (1 Co. 15:22)

Adán es la Cabeza de la Vieja Creación Jesucristo es la Cabeza de la Nueva


Creación (2 Co. 5:17; Ef. 2:10)

Adán fue un hombre representativo Jesucristo fue un hombre representativo


(Rom. 5) y actuó en nombre de toda la (Rom. 5) y ÉL actuó a favor de toda la
raza humana raza humana

Adán realizó un acto que tuvo tremendas Cristo realizó un acto que tuvo
consecuencias consecuencias aún mayores

El acto de Adán fue un acto pecaminoso El acto de Cristo fue un acto justo
(Rom. 5:12, 15, 16, 17, 18) (Rom. 5:18—“la justicia”)

El acto de Adán fue un acto de El acto de Cristo fue un acto de


desobediencia, al comer el fruto obediencia al morir en la cruz (Rom.
prohibido (Rom. 5:19, y ver Gen. 2:17; 5:19 y ver Fil. 2:8)
3:6)

Esto es lo que produjo el acto de Adán: Esto es lo que produjo el acto de


Cristo:
MUERTE (Rom. 5:12, 14, 15)
JUICIO (Rom. 5:16, 18) VIDA (Rom. 5:17, 18, 21)
CONDENACIÓN (Rom. 5:16, 18) EL DON GRATUITO (Rom.5:15, 16, 17,
18)
GRACIA (Rom. 5:15, 17, 20, 21)
JUSTIFICACIÓN (Rom. 5:16, 18, 19)
JUSTICIA (Rom. 5:17, 19, 21)
REINAR (Rom. 5:17; compare v.21)

Romanos 5:15

Note el “mucho más” en este versículo (la expresión “mucho más” se encuentra 4
veces en Romanos 5. ¿Puedes encontrarlos? Versículos ____ ____ ____ ____).

Adán hizo “MUCHO” (para mal), pero Cristo hizo “MUCHO MÁS” para el beneficio y la
bendición del hombre. Por la ofensa de Adán MUCHOS MURIERON. En la caída de
Adán todos pecamos y en la muerte de Adán todos morimos.

Note la preciosa expresión “EL DON”. La salvación/justificación es un don gratuito,


pero no es barato. Fue adquirido a un costo infinito (1 Co. 6:20; 1 Pedro 1:18-19).
La ofensa de Adán trajo desastre y muerte sobre la raza humana (“la muerte pasó a
todos los hombres” – v.12), pero el don gratuito que ofrece el Cristo crucificado y
resucitado trae perdón y vida a todos los que quieran recibir el don. Por causa de la
ofensa de Adán todos los hombres mueren (v.15—aquí hay un ejemplo importante de
que “MUCHOS” es igual a “TODOS”), pero por medio de la muerte de Cristo el
benevolente don de Dios de la vida y la justicia es ofrecido a todos.

“Abundaron” = rebosa, desborda. Esta es una referencia a la exuberante,


superabundante gracia de Dios (cf. v.20-21). Comparar v.12 - “pasó” o se extendió.
El pecado y la muerte seextendieron a todos los hombres. El bondadoso don de
Dios rebosó MUCHO MÁS sobre todos.

Romanos 5:16

En este versículo hay un contraste entre “un pecado para condenación” y “muchas
transgresiones para justificación”. Por una ofensa de Adán vino el juicio. El remedio
exigió que MUCHAS OFENSAS fuesen puestas sobre Cristo cuando ÉL murió en la cruz.
Una sola ofensa de Adán trajo juicio y condenación sobre la humanidad. Lo que Cristo
hizo es mucho más grande, porque Él proveyó un camino para que MUCHAS OFENSAS
pudieran ser borradas. Alva McClain da esta ilustración: Un hombre va al bosque y
toma un fósforo y pone fuego a un árbol. Esta es una acción pequeña que cualquiera
puede realizar. Pronto todo el bosque podría estar incendiándose. Supongamos que
alguien viene y apaga todo. ¿La segunda acción no sería bastante mayor “mucho más”
que la primera? Por una acción de Adán cayó todo el “bosque” de la humanidad. Por el
acto justo de Cristo millones y millones de ofensas fueron pagadas y fue posible
borrarlas. Cristo hizo MUCHO MÁS.

Romanos 5:17

La palabra “abundancia” está relacionada con la palabra “abundaron” del versículo


15. La gracia de Dios es superabundante y profusa. El don gratuito ha sido provisto
para todos los hombres, pero todos los hombres tienen una responsabilidad. Ellos
tienen que RECIBIRLA. “Recibir” es una palabra de fe (ver Juan 1:12).

Los que “reciben” esta abundancia de gracia, con ella tienen el don de
justicia. ¡Qué don! ¡Aparte de las obras, aparte de la Ley, aparte de las
ordenanzas, aparte de la dignidad personal, un don de justicia sin
reserva de parte de Dios! Muchas veces, al enseñar este pasaje a clases
bíblicas las he aconsejado repetir tres veces cada una de estas
expresiones: “La abundancia de la gracia”, “el don de la justicia”. Te
recomendamos sinceramente que hagas lo mismo, querido lector.
Pruébalo. (WilliamNewell, Romanos).

Por causa de Adán ha reinado la muerte (los numerosos cementerios dan testimonio de
ésto). Por causa de Cristo, los creyentes reinan (literalmente ellos “reinan como
reyes”).

Romanos 5:18

El paréntesis ha terminado ahora y este versículo debe conectarse con el versículo 12


(y probablemente la palabra “muerte” debería ser reemplazada por “juicio”).
“Por la justicia de uno” = por el acto de justicia de Uno (es decir, el justo acto de
Cristo de morir en la cruz).

El don gratuito vino para todos los hombres (la obra de Cristo en la cruz fue hecha a
favor de toda la raza humana), pero, lamentablemente, no todos los hombres la
reciben (v.17). Calvino lo dijo de esta manera: “ÉL (Dios) da Su favor a todos, porque
es asequible para todos, y no porque sea en realidad extendido a todos (es decir, en
su experiencia); porque aunque Cristo sufrió por los pecados de todo el mundo y es
ofrecido, por la benignidad de Dios, indiscriminadamente a todos, no todos lo reciben”.
(Nota: Calvino parece enseñar aquí que Cristo murió por todos los hombres. Para una
mayor discusión sobre el punto de vista de Calvino sobre la expiación ver ¿Por
Quiénes Murió Cristo?

Romanos 5:19

“Fueron constituidos” = llegaron a ser, fueron hechos. Todos los que están en Adán
son pecadores; todos los que están en Cristo son justos. Por nuestro nacimiento físico
estamos en Adán; por el nuevo nacimiento estamos en Cristo.

“La obediencia de Uno” –esto no se refiere a Su vida de obediencia en general, sino


a Su acto de obediencia de ir a la cruz (Filipenses 2:8; Mateo 26:42; y comparar con
Hebreos 5:8). El acto de desobediencia de Adán se centró alrededor de un árbol
(Génesis 2:16-17) y el acto de obediencia de Cristo se centró alrededor de un árbol (1
Pedro 2:24).

El Cumplimiento Vicarial De La Ley

Este versículo (Romanos 5:19) es a menudo mal interpretado por quienes no


entienden que la obediencia de la cual se habla aquí, es la obediencia de Cristo a
la voluntad del Padre de ir a la cruz (Filipenses 2:8). En vez de ello, ellos dicen
que se refiere a Su obediencia para guardar la ley durante Su vida. Esta teoría,
sostenida mayormente por teólogos reformados, es llamada “el cumplimiento
vicarial de la ley”. Esta teoría dice que Cristo no solo murió por nosotros como
nuestro Sustituto (con lo cual estamos completamente de acuerdo), sino que
Cristo también vivió por nosotros (durante Sus días previos a la cruz) y que
guardó los mandamientos de Dios por nosotros como nuestro Sustituto. Ellos
enseñan que la deuda que el hombre debía a Dios fue pagada y totalmente
satisfecha no solo por la muerte sustitutiva de Cristo, sino también por la
obediencia durante Su vida (lo que ellos llaman la “justicia activa” de Cristo).
Ellos enseñan que la justificación no está cimentada solamente en la muerte de
Cristo en la cruz, donde Él llevó el castigo del juicio de Dios en contra nuestra,
sino que también “está basada en la obediencia de Cristo a lo largo de Su vida al
cumplir los preceptos de la ley de Dios por nosotros” (Biblia de Estudio
Reformada, nota bajo Romanos 3:24). Respecto a esta “justicia de obediencia
de Cristo”, ellos aseguran y mantienen que Cristo expió tanto por Su vida como
por Su muerte, y que esto era absolutamente necesario y esencial para procurar
nuestra justicia. Ellos dicen que cuando somos salvos, Dios nos imputa la
justicia de Cristo al guardar la ley.

En primer lugar, reconocemos que el Señor Jesucristo vivió una vida perfecta y
sin pecado y que ÉL obedeció perfectamente los mandamientos de Dios y que
siempre hizo aquellas cosas que agradaban al Padre. Él era el inmaculado e
impecable Cordero de Dios. Sin embargo, la justicia con la cual somos
justificados no proviene del Jesús terrenal; llega a ser nuestra por causa del Hijo
de Dios resucitado y glorificado y por nuestra unión con ÉL. Rogamos notar
que Romanos 4:25 no dice: “que fue entregado por nuestras transgresiones y
que obedeció la ley para nuestra justificación”. La teología reformada, como
sucede a menudo, tiene a Cristo en el lado equivocado de la cruz. No
encontramos nuestra justicia en la ley ni tampoco en Cristo guardando la ley,
sino encontramos nuestra justicia solo EN ÉL, el Cristo resucitado (2 Corintios
5:21). Nuestra posición justificada en Cristo se debe al hecho de que hemos sido
UNIDOS al Cristo resucitado y ÉL ha llegado a ser nuestra justicia (1 Corintios
1:30).

Para más información sobre lo erróneo de la doctrina del cumplimiento vicarial


de la ley, ver el comentario de William Newell en su libro Romanos bajo
Romanos 5:19.

Romanos 5:20

“Se introdujo” = se añadió. ¿Por qué se añadió la ley? ¿Por qué se agregó la ley
(comparar Gálatas 3:19)? “Para que el pecado ABUNDASE”. La ley hace que el
pecado se vea peor. La ley da al pecado el carácter adicional de trasgresión y hace
aparecer el pecado aún más pecaminoso (cf. Romanos 7:13). Piensa en un lente de
aumento y sustituye la palabra “abundar” por “aumentar”: “Pero la ley se introdujo
para que el pecado aumentase. Mas cuando el pecado aumentó, la gracia aumentó
mucho más”. La ley aumenta el pecado. El pecado aumenta la gracia. La gracia de
Dios brilla con mayor fulgor frente al negro telón del pecado. “Admirable gracia, cuán
dulce canto, que salva a un miserable como yo”. ¿Por qué permitió Dios que el pecado
entrara en Su universo? Una razón (entre otras) es para que ÉL pudiera mostrar
MUCHO MÁS de Su gracia. DONDE EL PECADO ABUNDÓ, SOBREABUNDÓ LA GRACIA.
Donde el pecado abundó, la gracia se desbordó completamente.

Romanos 5:21

Al comienzo de esta sección estaban reinando el pecado y la muerte; ahora está


REINANDO LA GRACIA. “Para que así como el pecado reinó para muerte, así la gracia
reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro”. Este
versículo desarrolla el gran objetivo de Dios: que la Gracia tenga un reino en donde la
Muerte había tenido el suyo, y eso naturalmente, por la justicia, es decir, que todas las
demandas divinas debían ser primero justamente satisfechas en la cruz, y que así todo
fuera “por medio de Jesucristo nuestro Señor” . –William Newell. De modo que el tema
de la última sección de Romanos 5 es la condenación por el pecado de Adán y la
justificación por la muerte de Cristo.

CAPÍTULO 6
Introducción
Los primeros cinco capítulos de Romanos han tratado con la JUSTIFICACÓN. Romanos
capítulo 6 trata con la SANTIFICACIÓN. La palabra “santificación” significa
“consagración” (ser apartado para el servicio de Dios). Esta palabra se encuentra en
Romanos 6:19, 22.

Dios me ha salvado de la PENA del pecado – ésto es la JUSTIFICACIÓN (Romanos 1-5).

Dios me está salvando del PODER del pecado – ésto es la SANTIFICACIÓN (Romanos 6-8).

Dios me salvará de la PRESENCIA del pecado cuando mi salvación sea completada – ésto es la
GLORIFICACIÓN (Romanos 8).

De manera que Romanos 6 trata con estas preguntas importantes: ¿Cómo debo vivir la
vida cristiana? ¿Cómo puedo tener victoria y dominio sobre el pecado? ¿Cómo puedo
vivir una vida consagrada al servicio del Señor Jesucristo? ¿Cómo puedo ser libre de la
esclavitud del pecado? ¿Qué tengo que hacer para vivir una vida que agrade a Dios?
Ver estudio La Vida Cristiana.

Si alguien preguntara, “¿Qué debo hacer para ser salvo?” o “¿Qué debo hacer para ser
justificado?” ciertamente querríamos dar a esa persona la respuesta que Dios tiene en
la Biblia (comparar Hechos 16:30-31). De igual manera, si un creyente preguntara,
“¿Qué tengo que hacer para vivir la vida cristiana?” o “¿Qué tengo que hacer para
andar en novedad de vida?” deberíamos poder dar claras respuestas de la Palabra de
Dios. Las respuestas se encuentran en Romanos capítulo 6. La tragedia es que tantos
cristianos no entienden los principios de Dios de victoria y santidad. En vez de seguir
los principios de Dios, ellos siguen varios programas carnales y métodos carnales. Ellos
intentan técnicas de auto perfeccionamiento. Ellos intentan con técnicas de auto
disciplina. Ellos intentan con la confesión de pecados (lo que está bien y es correcto,
ver 1 Juan 1:8-10), pero la confesión no parece impedir el pecar y caen en un ciclo de
pecar-confesar-pecar-confesar-pecar-confesar (confesando constantemente sus
pecados, sin ser capaces de abandonar sus pecados). Se esfuerzan, trabajan, luchan
para hacerlo mejor, etc. pero siempre es la misma vieja historia – DERROTA. Pablo lo
describe bien en Romanos 7:14-18: Las cosas que quiero hacer, no las hago y las
cosas que detesto, esas cosas hago. Deseo hacer la voluntad de Dios, pero no puedo
hacer lo que es recto. Mientras más asiduamente trato, tanto más parezco fracasar.

Hagamos un breve examen para ver de qué trata Romanos 6:

v.1 – no continuar en el pecado;


v.2 – no vivir en el pecado;
v.4 – andar en novedad de vida;
v.6 – no servir al pecado (no ser esclavo del pecado);
v. 10-11 – vivir para Dios;
v.12 – no permitir que el pecado reine sobre nosotros;
v.13 – servir a Dios con nuestros miembros;
v. 14 – no estar bajo el dominio del pecado;
versículos 19 y 20 – santidad

Sí, estos versículos hablan de la vida cristiana, de nuestra relación con el pecado, de
cómo tener victoria, etc.
¿Qué debo hacer para vivir una vida santa? Escudriñemos Romanos 6 para buscar
mandamientos. Es interesante que el primer verdadero mandamiento no se encuentra
sino hasta el versículo 11 –“CONSIDERAOS”. En estos versículos el énfasis no está
sobre HACER, sino sobre SABER (ver Romanos 6:3, 6, 9, 16; 7:1). Para tener victoria,
debo SABER ciertas cosas. No es que yo necesite HACER ALGO, sino que yo necesito
SABER ALGO.

Las tres palabras clave de Romanos 6 son éstas: 1) SABER (v. 3, 6, 9);
2) CONSIDERAR (v.11); 3) PRESENTAR (v.13). Primero, el creyente tiene
que SABER LOS HECHOS. Estos hechos están centralizados en la muerte y
resurrección de Cristo (los hechos de la justificación también se centralizaban en los
mismos hechos del evangelio – Romanos 4:25). Estos hechos se centran en lo que
Cristo ya ha realizado por Su muerte y resurrección (SU OBRA TERMINADA). El énfasis
no está en lo que yo hago, sino en lo que Cristo ya ha hecho. Segundo, el creyente
tiene que CONSIDERARo CONTAR CON ESOS HECHOS (considerar que son verdad).
Le fe es la clave. La fe fija la mirada en los hechos de la Palabra de Dios y los
considera ser la verdad. La fe dice “Amén” a los hechos de la Palabra de Dios. La fe
dice, “Sí, es cierto. Yo estoy muerto al pecado y vivo para Dios. Me gozo en ese hecho”
(comparar versículo 11). Tercero, el creyente en Cristo debe PRESENTAR o someter
sus miembros a Dios como alguien que está VIVO DE ENTRE LOS MUERTOS (v.13).
Como una nueva criatura en Cristo, él se da cuenta de que debe presentar para el
servicio del Rey de Reyes todo lo que tiene.

Es necesario observar los tiempos de los verbos en Romanos 6:1-14. No dice que
somos (presente) o que seremos (futuro) o que deberíamos (indicando que es algo
que debemos hacer nosotros), sino que hemos muerto (pasado) al pecado.

Romanos 6:1-14

1. ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?

2. En ninguna manera (Dios no lo permita). Porque los que hemos muerto (tiempo pasado)
al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

3. ¿O no sabéis (ignoráis este hecho) que todos los que hemos sido bautizados
(sumergidos) en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en Su muerte?

4. Porque somos sepultados juntamente con ÉL para muerte por el bautismo (inmersión), a
fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también
nosotros andemos en vida nueva.

5. Porque si fuimos plantados juntamente (en unión) con ÉL en la semejanza de Su muerte,


así también lo seremos en la de Su resurrección;

6. sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado (tiempo pasado) juntamente
con ÉL, para que el cuerpo del pecado sea destruido (sea incapacitado), a fin de que no
sirvamos más al pecado.

7. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.


8. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con ÉL;

9. sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se


enseñorea más de ÉL.

10. Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; más en cuanto vive, para
Dios vive.

11. Así también vosotros consideraos (contar con ello como verdad) muertos al pecado, pero
vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

12. No reine (gobierne como rey), pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo
obedezcáis en sus concupiscencias (pasiones, malos deseos);

13. ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad,


sino (por el contrario) presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los
muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

14. Porque el pecado no se enseñoreará (no tendrá dominio) de vosotros; pues no estáis
bajo la ley, sino bajo la gracia.

Romanos 6:1

“Pues” = por lo tanto. Esta palabra nos enlaza con el final del capítulo 5 (ver
especialmente 5:20, que habla de la gracia que sobreabunda al pecado).

“¿Perseveraremos en el pecado?” - ¿Continuaré abundando en el pecado, para que


abunde la gracia? Los que no entienden la gracia de Dios pueden razonar de la
siguiente manera: Si la gracia de Dios es magnificada por el pecado, entonces yo
realmente pecaré, para que yo pueda mostrar más abundantemente la asombrosa
gracia de Dios. Si la gracia de Dios es magnificada por un pecador desdichado como
yo, entonces me haré aún más malvado, para que la gracia de Dios sea aún más
asombrosa.

Así es como el hombre natural (1 Corintios 2:14) vuelve la gracia de Dios en lascivia
(una conducta vergonzosa, un desenfrenado libertinaje –Judas 4): “Si, como ustedes
los cristianos dicen, una persona es salva por gracia y no por alguna obra (no por lo
bueno que pueda ser) y si la persona salva es salva para siempre, entonces me parece
que una vez que la persona es salva, puede vivir como quiera. Si una persona no es
salva por cuán buena sea, y una persona salva no se pierde por cuán mala sea, ¿qué le
impedirá ser mala? ¿Por qué no puede continuar en pecado para mostrar a todos cuán
benevolente y perdonador Dios puede ser con Su malvado hijo?”

Todo verdadero creyente que conoce la gracia de Dios, debería responder a ésto de
una sola manera: ¡QUE ESTO NUNCA SEA ASÍ! ¡DIOS NO LO PERMITA! ¡PEREZCA ESE
PENSAMIENTO!

Los que conocen verdaderamente la gracia de Dios, no la usan como licencia para
pecar. La gracia de Dios nos enseña lo contrario (ver Tito 2:11-12). Las profundidades
que ya han alcanzado nuestra maldad y miseria son ciertamente lo suficiente como
para magnificar a nuestro bondadoso Dios y no hay necesidad de agregar pecado
sobre pecado. Ya hemos pecado lo suficiente (ver 1 Pedro 4:3). Ya hemos explorado
las profundidades de la depravación y no necesitamos penetrar más profundamente en
la inmundicia y en el fango del pecado. Por lo demás, el libro de 1 Juan enseña que
aquellos que continuamente practican el pecado, nunca han nacido de Dios (ver 1 Juan
3:6, 8, 9; 5:18). El verdadero hijo de Dios odia el pecado y desea ser libre de su
terrible esclavitud. Ciertamente no desea continuar en ello.

Romanos 6:2

“Los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?”

Note que este versículo no es un mandamiento. Pablo no está diciendo, “Tienes que
morir al pecado”. Este versículo es la declaración de UN HECHO: El hecho es éste: Yo,
(coloca tu propio nombre si eres un creyente), MORÍ AL PECADO”. Nota también que
esto no es algo que sucederá, sino es algo que ya sucedió (tiempo pasado). Ya está
hecho. Ya se ha efectuado. Yo morí al pecado. Ten cuidado de andar por el HECHO y
no por la EXPERIENCIA. Nuestra experiencia personal a menudo parece contradecir
este hecho. Mi experiencia (la manera en que vivo) muchas veces me dice que estoy
muy vivo al pecado, pero Dios dice que yo morí a él. La persona no salva está muerta
para Dios (Efesios 2:1—no hay vínculo, no hay contacto vital) y vive para el pecado. La
persona salva está muerta al pecado y vive para Dios (comparar versículo 11). El
pecado ya no tiene derechos sobre su vida. Dios tiene todos los derechos sobre su
vida, de hecho, DIOS ES SU VIDA. (Ver Colosenses 3:3-4).

No debemos confundir nuestra relación al pecado con su presencia. Distíngase


el hecho revelado de que morimos, de nuestra experiencia de liberación.
Porque no estamos muriendo al pecado por nuestras experiencias: ya morimos
a él en la muerte de Cristo. Porque el hecho de que morimos al pecado es una
palabra revelada divinamente acerca de nosotros y no podemos negarla. La
presencia del pecado “en nuestros miembros” hará que el hecho de que
morimos a él sea difícil de percibir y retener: pero Dios lo dice. Y a Su tiempo
lo explicará todo a nuestra fe (William Newell, Romanos).

La muerte del creyente al pecado incluye nuestra UNIÓN con Jesucristo, como se
explicará en los versículos siguientes. Hemos sido identificados de tal manera con
Jesucristo, que SU muerte al pecado (v.10) ha llegado a ser nuestra muerte al pecado.
Nosotros morimos al pecado en ÉL.

Romanos 6:3

Note la palabra clava “SABER”. Pablo está comunicando un hecho que el creyente
necesita saber y que debe tomar en cuenta. No ignores este hecho. Créelo.

“Todos los” = todos nosotros. Esto ha sucedido a todo aquel que es un verdadero
creyente en Cristo. Los únicos que no han sido bautizados en Jesucristo son aquellos
que no son salvos.

“Bautizados en Cristo Jesús”. Esto no es el bautismo en agua. Esto no es bautismo


en agua, sino bautismo en Cristo Jesús. Alguien ha dicho bien que en Romanos 6 no
hay una gota de agua. El bautismo del cual está hablando Pablo en Romanos 6, es
un BAUTISMO REAL y no un BAUTISMO RITUAL. Este bautismo real ocurre en el
momento en que una persona es salva y es una obra que solo Dios puede realizar. El
bautismo ritual (bautismo en agua) tiene lugar después de que una persona es salva y
su propósito es ser un símbolo del bautismo real (una ilustración de lo que me sucedió
en el momento en que fui salvo). El “bautismo en Jesucristo” es mencionado también
en Gálatas 3:26-27. El resultado de este bautismo es que el creyente está “EN
CRISTO” (ver Gálatas 3:28; 2 Corintios 5:17; Romanos 8:1; etc.) La palabra bautismo
viene de un verbo que significa “sumergir, bañar, zambullir, poner algo dentro de algo
y así identificarlo totalmente con algo”. El creyente ha sido sumergido en Jesucristo y
ha sido puesto en el Hijo de Dios con el resultado de que él está “EN CRISTO”. Allí es
donde ha sido puesto (colocado, instalado). Por ello a menudo nos referimos a
la POSICIÓN EN CRISTO del creyente.

Hay dos grandes verdades que se repiten una y otra vez en el Nuevo Testamento: 1)
BAUTISMO 2) MORADOR. El bautismo me pone en Dios y el morar pone a Dios en mí.
El Señor predijo esta relación en Juan 14:20 – “vosotros en MÍ” (BAUTISMO) y “YO
en vosotros” (MORAR)” y ver también Juan 17:21, 23, 26.

BAUTISMO EN CRISTO JESÚS:

Si yo he sido BAUTIZADO EN JESUCRISTO, ésto significa que yo he sido. . .

1. bautizado en SU muerte (Romanos 6:3)


2. bautizado en SU sepultura (Romanos 6:4)
3. bautizado en SU resurrección (Romanos 6:4-5)
4. bautizado en SU cuerpo, la Iglesia (1 Corintios 12:13)

La HISTORIA de Cristo ha llegado a ser mi historia, porque yo estoy EN CRISTO. De


modo que Su muerte, es mi muerte; Su sepultura, es mi sepultura; Su resurrección,
es mi resurrección y Su ascensión, es mi ascensión (ver Efesios 1:20-21; 2:6 – En
Cristo estoy sentado en lugares celestiales). El cristiano está tan estrechamente
identificado en y con Cristo, que el Señor Jesús pudo decir a Saulo de Tarso, “¿POR
QUÉ ME PERSIGUES?” (Hechos 9:4). Cuando el CUERPO (la iglesia) es herida, la
CABEZA lo siente.

El bautismo en agua es una FIGURA de esta gloriosa relación y posición que el


creyente tiene EN CRISTO. Considera lo siguiente:

1. Por cuanto estoy EN CRISTO, yo he sido identificado con ÉL en Su muerte, sepultura y


resurrección (Romanos 6:3-4), de modo que el bautismo es una figura del hecho de que
yo morí con ÉL y que resucité con ÉL (Gálatas 2:20).

2. Por cuanto estoy EN CRISTO, yo soy una nueva criatura (2 Corintios 5:14-17), de modo
que el bautismo en agua es una figura del hecho de que yo tengo una nueva vida y un
nuevo andar (Efesios 2:10 y Romanos 6:4).

3. Por cuanto estoy EN CRISTO, yo soy un miembro de Su cuerpo, la iglesia (1 Corintios


12:13), de modo que el bautismo en agua ha de dar testimonio del hecho de que yo soy
ahora un miembro del cuerpo de Cristo y que estoy identificado con una asamblea local
de creyentes (ver Hechos 2:41-42).

4. Por cuanto estoy EN CRISTO, yo tengo perdón de pecados (Efesios 1:7), de modo que el
bautismo es una figura simbólica de que mis pecados han sido lavados (comparar Hechos
2:38; 22:16).

5. Por cuanto estoy EN CRISTO, yo ya no estoy bajo condenación (Romanos 8:1), de modo
que el bautismo da testimonio del hecho de que yo estoy libre de culpa y que tengo una
buena conciencia hacia Dios (1 Pedro 3:21).

Romanos 6:4

“Somos sepultados juntamente con Él”. ¿Cuál es el significado de la sepultura de


Cristo? Considera estos dos hechos:

1) LA SEPULTURA DE CRISTO MIRA HACIA SU MUERTE EN LA CRUZ. La


sepultura de Cristo está relacionada con Su muerte, tal como lo indica Romanos 6:3-4.
Decir que alguien ha sido sepultado, es decir que alguien murió. “Mi padre fue
sepultado la semana pasada” (esto significa que “mi padre murió”). Normalmente, las
únicas personas que son sepultadas son personas muertas. Lázaro fue sepultado (Juan
11), porque él había muerto. La sepultura de Cristo fue la gran demostración de que
Cristo había muerto realmente. Compare el argumento de 1 Corintios 15:3-5 que
primero presenta un informe y luego lo confirma con la prueba: Cristo murió por
nuestros pecados. La prueba: Él fue sepultado. Cristo resucitó de los muertos.
La prueba: ÉL fue visto.

2) LA SEPULTURA DE CRISTO MIRA HACIA SU RESURRECCIÓN. Cristo fue


sepultado realmente y Su cuerpo muerto fue puesto realmente en la tumba. El glorioso
hecho de Su resurrección quedó demostrado a todos cuando Su cuerpo, que había sido
sepultado, DE REPENTE HABÍA DESAPARECIDO. Se había ido. “”No está aquí…ved el
lugar donde fue puesto el Señor” (Mateo 28:6). Ven, mira el lugar donde fue
sepultado.

De modo que, cuando pienses en la sepultura de Cristo, recuerda siempre ésto: 1) que
ese cuerpo en el sepulcro estaba realmente muerto; 2) tres días después, ese cuerpo
en el sepulcro se había ido realmente. Cristo había resucitado y estaba vivo para
siempre.

Romanos 6:4b-5
No hemos sido identificados con Cristo solamente en Su muerte, sino también en Su
resurrección. Cristo murió y, en ÉL, yo también morí. Cristo fue resucitado de los
muertos (Romanos 6:4) y en Cristo yo también fui resucitado. Esta idea se repite en el
versículo 5: “plantados juntamente” = unidos. Mi andar (Romanos 6:4b) debe
corresponder a mi posición en Cristo (Romanos 6:5). En Cristo tengo una NUEVA VIDA
y debo andar a la luz de ESTE HECHO. Debemos apropiarnos Su Vida por fe (comparar
v.11 –considerar”).

Romanos 6:6

“Sabiendo esto” –Esto introduce un hecho clave que debe ser creído. ¿Qué es el
“viejo hombre” (Romanos 6:6; Efesios 4:22; Colosenses 3:9) y qué es el “nuevo
hombre” (Colosenses 3:10; Efesios 4:24)? El viejo hombre se refiere a todo lo que soy
y a todo lo que tengo en Adán; el nuevo hombre se refiere a todo lo que soy y a todo
lo que tengo en Cristo. El viejo hombre es mi vieja vida en Adán; el nuevo hombre es
mi nueva vida en Cristo. Lo primero se refiere a la VIDA PROPIA; lo segundo a la VIDA
EN CRISTO. Lo primero tiene que ver con el HOMBRE CAÍDO; lo segundo con el
HOMBRE REDIMIDO o REGENERADO. El viejo hombre es el viejo yo; el nuevo hombre
es el nuevo yo, la nueva criatura en Cristo. El viejo hombre se caracteriza por esa
naturaleza pecaminosa y caída recibida de Adán; el nuevo hombre se caracteriza por
esa naturaleza divina y santa recibida de Dios en el momento del nuevo nacimiento. El
viejo hombre es nacido de la carne; el nuevo hombre es nacido de Dios. El viejo
hombre vino por nacimiento natural; el nuevo hombre viene por el nuevo nacimiento.
El viejo hombre está “VICIADO conforme a los deseos engañosos” (Efesios 4:22; y
comparar Romanos 7:24); el nuevo hombre es “creado según Dios (de acuerdo a Dios,
modelado según Dios, un reflejo de Dios, etc.) en la justicia y santidad de la verdad”
(Efesios 4:24). El nuevo hombre es una cosa nueva, que no existía previamente, pero
que fue creada (Efesios 4:24; 2 Corintios 5:17). Cinco años antes de que fueras salvo,
el nuevo hombre no existía en absoluto, pero existía el viejo hombre.

El viejo hombre no es (simplemente) la vieja naturaleza, aunque incluye la vieja


naturaleza; el viejo hombre se caracteriza por tener una naturaleza que se
opone a Dios, y esa naturaleza imprime su carácter a las actividades del viejo
hombre (Roy Huebner).

El viejo hombre es descrito por sus obras (sus hechos) en Efesios 4:25-31: es un
infame mentiroso (v.25), tiene un genio detestable (v.26), es un malvado ladrón
(v.28), tiene una boca corrupta de la cual sale basura (v.29) y se caracteriza por
amargura, ira, enojo, gritería, maledicencia y un espíritu vengativo (v.31-32). El nuevo
hombre, por el contrario, habla verdad (v.25), se enoja de manera recta, cuando
corresponde (v.26), trabaja duro y sabe dar (v.28), habla lo que es bueno y lo que
edifica (v.29), y se caracteriza por amabilidad, bondad y un espíritu perdonador. El
nuevo hombre es un reflejo de Dios, de Aquel que lo ha creado.

Es importante saber que el viejo hombre es inmutable. No cambiará nunca. Es siempre


y perpetuamente CORRUPTO. El viejo hombre nunca mejorará (de hecho, cuando eres
salvo, el viejo hombre parece aún peor). El viejo hombre nunca se reforma. Es
incorregible. Es totalmente depravado y siempre será así. Cuando una persona es
salva, el viejo hombre no es cambiado y el viejo hombre no es transformado.

¿Cómo trata Dios entonces con el viejo hombre? Dios no cambia al viejo hombre. Dios
no transforma al viejo hombre. ¿Qué hizo Dios con tu viejo yo? ¿Qué hizo Dios con
todo lo que eres y con todo lo que tienes en Adán? Romanos 6:6 responde esto: “TU
VIEJO HOMBRE FUE (tiempo pasado) CRUCIFICADO CON ÉL”. Dios condenó al viejo
hombre, lo juzgó y derramó Su ira sobre él cuando nuestro bendito Salvador murió en
la cruz. Mi viejo hombre fue crucificado.

“Fue crucificado” – Está hecho. Está terminado. Tú no necesitas crucificar al viejo


hombre. Esto ya fue hecho hace 2000 años atrás. No es algo que tú haces, es algo que
Dios ya ha hecho. No es un mandamiento que deba ser obedecido; es un hecho que
debe ser creído. No necesitas tratar con el viejo hombre. Ya ha sido tratado en la cruz.
Los que tratan de conquistar al viejo hombre nunca ganan.

En Romanos 6:6 necesitamos hacer una diferencia entre nuestra posición y nuestra
experiencia. Este versículo no se refiere a la experiencia de un cristiano, como
aseguran muchos hombres Reformados. “Nuestro viejo hombre fue crucificado” es
un hecho relacionado con nuestra posición en Cristo. En nuestra experiencia, nuestro
viejo hombre parece estar muy bien y muy vivo, pero no debemos guiarnos por
nuestra experiencia. Debemos guiarnos por lo que Dios ha dicho (los HECHOS). El
hecho de tu posición es que tu viejo hombre fue crucificado con Cristo. Afirma por fe
ese hecho, a pesar de que parezca lo contrario. Cuenta con que es así. Mientras más
nos apoyamos en este hecho por fe, tanto más se hará realidad en nuestra
experiencia. Mientras más consideramos nuestra posición, tanto más Dios el Espíritu
Santo la hará realidad en nuestra condición. La clave es la fe.

Considera Colosenses 3:9-10. Observa con cuidado el lenguaje. Dice, “habiéndoos


despojado” y “revestido”. Estos no son mandamientos, estos son hechos. ¿Por qué ha
sido quitado el viejo hombre? La respuesta se encuentra en Romanos 6:6. El viejo
hombre ha sido quitado porque Dios lo puso en la cruz. Mi viejo hombre fue quitado y
crucificado en el Calvario. Fui vestido del nuevo hombre en el momento en que fui
salvo, porque soy una nueva criatura en Cristo.

Considera ahora el lenguaje de Efesios 4:22, 24. Aquí se nos dice que hagamos algo.
Despojaos y vestíos. Estos son mandamientos. Pero, ¿no decía Colosenses capítulo 3
que eso ya había sido hecho? Observa la diferencia:

Colosenses expone el hecho; Efesios apela a la fe. En Efesios se nos instruye


que hagamos por fe lo que Colosenses nos dice que Dios ya ha realizado en el
hecho. ¿Cómo me despojo del viejo hombre? Tomando en cuenta que Dios ya lo ha
hecho. Dándome cuenta que mi viejo hombre fue crucificado con Cristo. ¿Cómo me
visto del nuevo hombre? Viéndome y considerándome como una nueva criatura en
Jesucristo. Por fe en la obra realizada en la cruz, me despojo del viejo hombre; por fe
en mi gloriosa posición en Cristo, me revisto del nuevo hombre.

Otra ilustración de este mismo principio se encuentra en Gálatas 3:27 y Romanos


13:14. El primer pasaje nos dice que estamos revestidos de Cristo. El segundo pasaje
nos ordena: “vestíos del Señor Jesucristo”. Gálatas 3:27 es el HECHO (estáis
revestidos de Cristo). Romanos 13:14 apela a la FE (se nos dice que hagamos por fe lo
que Dios ya ha realizado en el hecho).

Considera Gálatas 2:20—“Con Cristo yo (el viejo hombre en Adán) estoy juntamente
crucificado, y ya no vivo yo (el viejo hombre en Adán), mas vive Cristo en mí (la nueva
criatura en Cristo); y lo que ahora yo (el nuevo hombre) vivo en la carne, yo (el nuevo
hombre) lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por
mí”.

La fe tiene que creer los hechos de Dios y contar con que son verdad.

“El cuerpo del pecado” (comparar Romanos 7:24) – esta expresión se refiere a mi
cuerpo no redimido, que el pecado usa como su instrumento. En el capítulo 8 leeremos
que la esperanza futura del creyente es que su cuerpo será redimido (8:23) y entonces
nunca más volveremos a pecar. Sin embargo, hoy poseemos un cuerpo no redimido
que aún está sujeto al deterioro, a la corrupción, al pecado, a la enfermedad y,
finalmente, a la muerte física. El PECADO aún está presente en nuestros miembros
(ver Romanos 6:12; 6:16; 6:19; 7:5; 7:13; 7:17; 7:20 – el pecado que mora en mí;
7:23; 7:25).

“Destruido” –esto debería traducirse “hacer inefectivo, hacer inactivo, hacer


inoperativo, paralizar, poner fuera de uso, frenar, dejar inerte”. Por causa de la obra
de Cristo en la cruz y porque por fe tomo en cuenta esa obra, EL PECADO HA PERDIDO
SU PODER SOBRE MÍ: “a fin de que no sirvamos más al pecado” (Romanos 6:6). Ya no
necesitamos estar sirviendo como esclavos del pecado. Antes de la salvación, yo era
un continuo un esclavo del pecado (Juan 8:34 y Romanos 8:7-8). En Cristo, ahora soy
libre (ver Romanos 6:18, 22).

Es importante recordar que, cuando una persona es salva, su naturaleza pecaminosa


no es ERRADICADA (sacada de raíz y completamente removida, de modo que nunca
más se mostrará ni se expresará). Sabemos ésto por tres razones:

1. Por las simples declaraciones de las Escrituras—1 Juan 1:8, 10; 2:1-2.

2. Por el hecho obvio de que mientras está en este cuerpo, el creyente puede
pecar y de hecho, peca (si mi pecado hubiese sido erradicado, me sería
IMPOSIBLE pecar).

3. Romanos 7:14-24 habla del PROBLEMA y de la PESENCIA y del PODER del


PECADO que MORA en la vida del creyente.

Si el pecado hubiese sido erradicado, entonces éste no sería un problema para el


creyente, no estaría presente en absoluto y no tendría poder.

Cuídate de dos extremos:

1. Los que creen en una PERFECCIÓN IMPECABLE.


“Desde que he sido salvo, nunca he pecado y no puedo pecar”.
Esta visión equivocada es contestada en 1 Juan 1:8, 10.
(Ver el libro de Harry Ironside, Santidad, ¿Verdadera o Falsa?
que trata con esta herejía de perfección impecable).

2. Los que creen en una IMPERFECCIÓN PECAMINOSA.


“No puedo hacer otra cosa sino pecar. Estoy atado al pecado.
No tengo otra alternativa, sino pecar”, etc.)
Esta visión equivocada es respondida en 1 Juan 2:1; Romanos
capítulo 6, etc. Dios ha hecho provisión para que el creyente
tenga victoria sobre el pecado (Romanos 8).

Las palabras “ya no más” en Romanos 6:6 significan “desde ahora en adelante, en el
futuro”. Considera los siguientes pasajes “YA NO”:

1. Romanos 6:6- ya no más esclavo del pecado


2. Gálatas 2:20—ya no más yo (ya no es la VIDA PROPIA, sino es la VIDA DE CRISTO –
SU vida en mí).
3. 2 Corintios 5:15 –ya no vivo para mí
4. Efesios 4:17 – ya no ando como los otros gentiles
5. Efesios 4:28 – ya no practico las obras del viejo hombre
6. 1 Pedro 4:2 – ya no vivo conforme a los deseos de los hombres
7. Efesios 4:14 –ya no soy niño (los creyentes deben crecer, llegar a la madurez, crecer
en la gracia y en el conocimiento de Cristo cada día, etc.).

Romanos 6:7

Este versículo explica por qué (“porque”) el creyente ya no tiene que ser esclavo del
pecado: “el que ha muerto, ha sido justificado (libertado) del pecado”. Ver también
Romanos 6:18, 22—“libertado del pecado”. Cuando Abraham Lincoln y el gobierno de
los Estados Unidos libertaron a los esclavos, ellos tuvieron que hacer cinco cosas para
beneficiarse de su libertad: 1) conocer la proclamación; 2) creer que era verdad
(considerar, contar con ella); 3) reclamar su libertad: empacar sus bolsos, etc. 4)
negarse a ser un esclavo –vivir como una persona libre; 5) contar con que todo el
poder de la legislatura de los Estados Unidos los apoyaban. Del mismo modo, el
creyente en Cristo necesita “estar firme en la libertad con que Cristo nos hizo libres
(Gálatas 5:1) y necesita contar con todo el poder de Dios el Espíritu Santo (Romanos
8), que es el Único que puede hacer que esta libertad sea una realidad en la
experiencia diaria.

Romanos 6:8

Si morimos con Cristo (y lo hemos hecho), creemos que también viviremos con ÉL. La
clave es la fe. Debemos creer los hechos de Dios. “El método de Dios no
es comportarse, sino creer; el comportamiento viene después del creer”
(Newell, pág.183). Dios ha revelado los hechos de nuestra identificación con Cristo y
nuestra posición EN ÉL. La fe debe descansar sobre estos hechos. No solo
CRUCIFICADO JUNTAMENTE, sino también RESUCITADO JUNTAMENTE. Yo participo en
SU muerte y también participo en SU vida.
Romanos 6:9

¿De qué clase de vida participo? De vida eterna, vida sin fin. La muerte ya no tiene
dominio sobre Cristo y ya no tiene dominio sobre mí. Ver Apocalipsis 1:18. La muerte
ya no es amo o señor sobre Cristo. ÉL la conquistó. SU muerte ha quedado para
siempre en el pasado. La resurrección de Cristo fue muy diferente de la resurrección
de Lázaro. Lázaro solo fue resucitado para morir otra vez. Cristo fue resucitado para no
morir nunca más. En la vida de Cristo, yo vivo. En Su muerte, yo morí. “Fui
crucificado. . . sin embargo, yo vivo” (Gálatas 2:20). Por causa de mi unión con Cristo,
yo comparto Su vida interminable. En realidad, ÉL es mi vida (Colosenses 3:3-4).

Romanos 6:10

Pablo explica ahora (“porque”) que la muerte de Cristo sucedió una vez y que nunca se
repetirá. “Una vez” =una vez para siempre. Esta doctrina de Cristo muriendo UNA
VEZ es importante y es enfatizada en los siguientes pasajes: Hebreos 9:26, 28; 10:10-
14; 1 Pedro 3:18. Si Cristo tuviera que morir otra vez, esto significaría que Su muerte
no fue suficiente y que Su obra en la cruz no fue terminada (ver Juan 19:30 y 17:4).
Compara la clara enseñanza de la Biblia sobre la obra de Cristo terminada una vez
para siempre en la cruz con la falsa enseñanza católica de la MISA. La cita siguiente ha
sido sacada del Catecismo Oficial de Baltimore:

La Santa Eucaristía es un sacramento y un sacrificio. . . Cristo instituyó la


Eucaristía como una ceremonia por la cual Su sacrificio del día siguiente en el
Calvario debía continuar a través de los siglos. . . La Misa continúa el
Sacrificio de la Cruz. CADA VEZ QUE ES OFRECIDA LA MISA, SE REPITE EL
SACRIFICIO DE CRISTO. . . En la Misa, Cristo continúa ofreciéndose a Sí
Mismo al Padre como lo hizo en la cruz (énfasis añadido).

Note que el versículo 10 dice que Cristo “murió al pecado”. No dice que “murió a
los pecados”. Romanos 6 trata con “el pecado” (la raíz), no con “los pecados” (el fruto
corrupto). Trata con la liberación del poder del pecado, no de la pena (castigo) por los
pecados. Éste es el énfasis de los capítulos 6-8.

Es importante también entender que Romanos 6:10 no habla de Cristo muriendo “por
nuestros pecados”, es decir, para librarnos de la pena (castigo) por los pecados, para
procurar el perdón por nuestros pecados. La muerte de Cristo por nuestros pecados
fue el énfasis de los capítulos 3 y 4 de Romanos (y note el plural “iniquidades”,
“pecados”, “ofensas” en Romanos 4:7, 25).

En Romanos 6:10 se dice que Cristo murió una vez por todas “al pecado”, no “por los
pecados”. Y puesto que los creyentes están identificados con ÉL, yo puedo decir, “Yo
morí una vez por todas al pecado (en ÉL)”. En virtud de nuestra posición en y nuestra
unión con Cristo por el bautismo del Espíritu (Romanos 6:3-4), lo que sucedió a Cristo
en Su muerte, sepultura, resurrección y ascensión, nos sucedió a nosotros también.

Romanos 6:10 debería conectarse a Romanos 8:3, donde se dice que la muerte de
Cristo “condenó al pecado en la carne”. “Los pecados”, el fruto, son perdonados (note
el plural “pecados” en Hechos 10:43; 2:38; 3:19; Lucas 24:47; etc.), pero la
naturaleza “pecaminosa” es condenada (no perdonada). Dios no perdona nuestra
naturaleza pecaminosa (la fuente del pecado), sino la condenó en el Calvario
(Romanos 8:3).
“Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios,
enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó
al pecado en la carne (la naturaleza pecaminosa)” (Romanos 8:3).

Cristo “murió al pecado una vez” (Romanos 6:10). En la Biblia, la muerte a menudo se
refiere a separación. Posicionalmente, yo he sido separado de la fuente del pecado (el
viejo hombre, la naturaleza pecaminosa, etc.). Posicionalmente ya no estoy en la vieja
carne adánica (ver Romanos 8:9), aunque experimentalmente aún está en mí.

Por causa de nuestra identificación con Cristo, tenemos una posición enteramente
nueva en ÉL. Ya no estamos en el primer Adán, la cabeza de la vieja creación a la cual
pertenecimos una vez, sino estamos en el Postrer Adán, la Cabeza de la Nueva
Creación. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas
pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

“Nuestro viejo hombre (adánico)” incluye todo lo que éramos posicionalmente en


Adán; de modo que en la crucifixión de nuestro viejo hombre con Cristo (Romanos
6:6), nuestra historia en Adán llegó a su completo fin; hemos sido cortados y
separados de nuestra posición y de nuestra condición en el primer/viejo Adán.

William Newell lo explica de la siguiente manera:

¿No podía Cristo, el Inocente, llevar la culpa de nuestros pecados y nada más?
De ninguna manera, pues que estábamos federalmente relacionados con el
primer Adán, con una raza probada como completamente injusta y mala. Y para
que fuésemos relevados de ese estado de Adán, no sólo debían ser llevados
nuestros pecados, sino que teníamos que ser librados de la antigua potestad de
Adán.

Ahora, el plan de Dios no era “cambiar” al viejo hombre, sino enviarlo a la cruz,
a la muerte, y libertarnos de él. ¡Nadie que permanezca en la raza de Adán será
salvo! “Tenéis que renacer” es el toque de alarma, más aún, de terror, para
cada uno de los que aún no están en Cristo. Porque el método de Dios consistió
en proponer a un Segundo Hombre, un último Adán, a Cristo. Nuestro viejo
hombre, pues, tenía que ser crucificado con Cristo, para que toda la maldad del
viejo hombre, así como todas sus responsabilidades fueran completamente
anuladas delante de Dios, en favor de todos los creyentes. Porque tenían que
ser justamente libertados de Adán, antes de ser creados en Cristo, el otro Adán.
Y esto tenía que ser por la muerte. (Romanos, páginas 173-174).

El creyente no necesita morir al pecado cada día. Cristo murió al pecado UNA VEZ. El
creyente murió al pecado UNA VEZ (hace como 2000 años). Yo no necesito estar
muriendo. . .YO MORÍ. Cuando Cristo murió, ¡yo morí! Pero hay algo que debo hacer
cada día. Esto nos lleva al versículo 11—CONSIDERAR.

Romanos 6:11

“Así también” = a la luz de los hechos recién mencionados en los versículos


precedentes. En la muerte de Cristo, yo morí (v.6-8,10) y en la resurrección de Cristo,
yo vivo (v.8-10). Lo que es verdad en cuanto a Cristo, es verdad en cuanto a mí. Tal
como Cristo murió al pecado y ahora vive para Dios (v.10), así también yo morí al
pecado y estoy vivo para Dios (v.11). Estas VERDADES GEMELAS (mi muerte y
resurrección en Cristo) se ven en Gálatas 2:20 y en muchos otros pasajes (ver
Colosenses 2:20 con Colosenses 3:1).

“CONSIDERAOS” – Este es el primer verdadero mandamiento del capítulo. Antes de


ésto, Dios había estado exponiendo HECHOS que necesitamos saber. ¿Qué significa
esta palabra clave? Es un término matemático: calcula, cuenta, cuenta con ello, cuenta
con que algo es verdadero, toma en cuenta estos hechos y créelos, considera estas
cosas como verdaderas, contémplate a ti mismo como muerto y contémplate a ti
mismo como vivo en Cristo. El verbo está en tiempo presente: debemos seguir
considerándonos, día tras día, momento tras momento. Al caminar por fe, nuestro
constante deber es considerarnos. La palabra CONSIDERAR es una palabra de fe. Por
fe el creyente debe contar con los hechos de Dios y reclamarlos como propios. No es
suficiente conocer solamente los hechos. Los hechos deben ser apropiados
personalmente por fe.

Veamos otros usos de la palabra “considerar” (logizomai, en griego)

Romanos 3:28—La salvación es por fe y no por obras, y con este hecho debe contar toda
persona que realmente es justificada.

Romanos 8:18-necesitamos hacer un cálculo sumando todos los sufrimientos de la vida y


sumando todas nuestras futuras glorias y luego compararlas.

2 Corintios 10:10-11 (“tener en cuenta”) —así como somos en la palabra por carta, lo
seremos en los hechos, y PUEDEN CONTAR CON ELLO.

Hebreos 11:19—“pensando” (calculando) es una palabra de fe. Abraham tuvo que hacer una
evaluación. Tenía estos hechos con los cuales trabajar: 1) El mandamiento de Dios:
sacrifica a tu hijo; 2) La promesa de Dios: Tu hijo tendrá descendencia. Por fe él sumó
estos hechos y llegó a esta conclusión: UN HIJO MUERTO NO PUEDE TENER HIJOS, DE
MODO QUE DIOS TENDRÁ QUE LEVANTARLO DE LOS MUERTOS.

En Romanos 6:11 debemos contar con los hechos gemelos de que 1) yo morí en
Cristo; 2) yo estoy vivo en Cristo.

“Muertos al pecado” -- ¿Por qué estoy muerto? Porque morí (v.2). ¡EN CRISTO YO
MORÍ y EN CRISTO YO VIVO! Yo estoy EN CRISTO (Romanos 6:3) de modo que estoy
IDENTIFICADO con ÉL en SU muerte y resurrección. Había un tiempo en que yo estaba
FUERA DE CRISTO (ver Colosenses 4:5; 1 Timoteo 3:7; etc.) y en ese tiempo yo
estaba VIVO AL PECADO (el pecado tenía poder y derechos sobre mi vida) y MUERTO
PARA DIOS (por causa del pecado yo estaba separado de Dios y no tenía una relación
vital con ÉL—Efesios 2:1; 4:18). Pero ahora, las demandas que el pecado tenía sobre
mí han sido canceladas en la cruz y ahora estoy unido a un Salvador vivo (Romanos
7:4). Nuestro gloriamos es en Cristo y en Su cruz (1 Corintios 1:29-31; Gálatas 6:14).

Dios no nos pide que “consideremos” algo como verdadero para que llegue a ser
verdadero, sino que lo consideremos así, porque es así (posicionalmente, en ÉL). Los
hechos son hechos, los consideremos verdaderos o no, creamos o no creamos los
hechos. Pero no nos beneficiaremos de los hechos a menos que los reclamemos por fe.

Romanos 6:12

Aquí tenemos otro mandamiento: “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo
mortal”. Es posible que un creyente permita que esto suceda (de otro modo el
mandamiento no tendría sentido). Cuando los creyentes fallan en andar por fe y fallan
en contar con los hechos de Dios (v.11), entonces reinará el pecado. No permitas que
el pecado sea el soberano en tu vida.

No permitas que el pecado te controle y gobierne. Necesito considerar y creer que el


pecado es un monarca destronado. El pecado ya no reina sobre mí. El pecado ya no es
mi amo y no necesito obedecerlo como hacía anteriormente (última parte del
versículo). Dios es ahora Mi Rey y Señor, no el pecado.

“Cuerpo mortal” = mi cuerpo no redimido, el cuerpo que está expuesto al pecado y a


la muerte. Cuando tenga lugar la redención de nuestro cuerpo (ver Romanos 8:23),
entonces nuestro cuerpo será “INMORTAL” (1 Corintios 15:51-54) y el
pecado nunca reinará en nuestros cuerpos. En ese entonces un mandamiento como el
que se ha dado en este versículo, será totalmente innecesario.Nota: el hecho de que el
pecado aún puede expresarse en nuestros cuerpos mortales y que puede aún “reinar”,
es prueba de que el pecado no ha sido erradicado.

Romanos 6:13

Aquí tenemos otro mandamiento. “No presentéis. ¡Dejen de someterse!” La palabra


“presentarse” significa “someterse, estar a disposición de alguien”. No pongan sus
miembros a disposición del pecado (para que el pecado los utilice). Esta palabra se usa
en los siguientes pasajes: Lucas 2:22; Hechos 1:3; 9:41 (como alguien que está vivo
de entre los muertos); Romanos 12:1. En el contexto de Romanos 6:13 lleva la idea de
un esclavo que está de pie al lado de su amo, listo para hacer cualquier cosa que le
ordene (literalmente, la palabra significa “estar al lado”); a su disposición, listo para
cumplir la orden. ¡Señor, mis miembros están a TU servicio!

“Instrumentos” = herramientas, armas, utensilios. Dios quiere tener nuestros


miembros como Sus herramientas. Nuestros miembros han de ser herramientas justas
para la gloria de Dios.

En este versículo tenemos la tercera palabra clave en este versículo que se relaciona
con la responsabilidad del creyente: 1) SABER (v. 3, 6, 9); 2) CONSIDERAR (v.11);
3) PRESENTAR o

SOMETER (v.13). Debemos conocer los hechos de Dios en cuanto a nuestra


identificación con Cristo en Su muerte y resurrección. Debemos contar con esos hechos
por fe y apropiarnos de ellos. Debemos presentarnos a Dios a la LUZ DE ESTOS
HECHOS.

La frase clave en el versículo 13 es ésta: “sino presentaos vosotros mismos a


Dios COMO VIVOS DE ENTRE LOS MUERTOS” (esto nos hace volver a los grandes
hechos que consideramos en el versículo 11). Aquí es donde yerran muchas personas
cuando se trata de la consagración. Ellos presentan a Dios su viejo yo. Dios no puede
utilizar y no utilizará al “viejo hombre”. Dios no cambiará al viejo hombre y ÉL no
reformará al viejo hombre. Cuando nos presentamos a nosotros mismos ante Dios, ¿a
quién estamos presentando? ¿Nos estamos presentando como quienes están vivos de
entre los muertos?

Señor, te doy gracias de que en Cristo las cosas viejas pasaron y que todas las
cosas han llegado a ser nuevas. Como una nueva criatura (creación) en Cristo,
me presento a mí mismo a TÍ, esperando que TÚ hagas en mí aquellas buenas
obras que has preparado de antemano para que ande en ellas (Efesios 2:10).
Me presento ante TÍ como alguien que está muerto al pecado, pero vivo para
Dios.

Esta es la clase de consagración que agrada a Dios. Para Su santo servicio, Dios usa
solamente lo que somos en Cristo, no lo que somos en Adán. Lo que somos en Adán
ha sido rechazado y condenado en la cruz.

Romanos 6:14

“Se enseñoreará” viene de la palabra griega “kurios” que significa “Señor” o “Amo”.
El pecado no debe ser nuestro amo o señor. Si el pecado fuese tu amo y señor,
entonces serías un ESCLAVO del pecado. De modo que Pablo está diciendo, “No serás
un esclavo del pecado. El pecado no será tu amo”. ¿Por qué no se enseñoreará el
pecado sobre nosotros? “Porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia”. No
estamos bajo un sistema legal; estamos bajo el sistema de la gracia. No estamos bajo
el régimen de la ley, estamos en el reino de la gracia. La ley no tiene soberanía sobre
nosotros. La gracia es soberana sobre nosotros (ver Romanos 5:21—la gracia reina).
No estoy bajo la ley como regla de vida, sino bajo la gracia.

Hay muchos hoy en día que tratan de poner al creyente cristiano bajo la ley. Este es
un error peligroso y tiene como resultado poner al creyente bajo el dominio del
pecado. Alva McClain en su libro Ley y Gracia hace estos valiosos comentarios respecto
a la relación del creyente con la ley:

¿Está el creyente cristiano bajo la ley? a) Algunos argumentan que el creyente


está bajo la ley moral (los 10 Mandamientos, etc.), pero no bajo la ley
ceremonial (el sistema de sacrificios, etc.); b) Otros dicen que estamos bajo la
ley moral, pero no bajo sus castigos; c) Hay otros que aseguran que estamos
bajo la ley moral como regla de vida, pero no como camino de salvación
(estamos bajo la ley para la santificación, pero no para la justificación). . . No
nos dejaremos extraviar por ninguna de las opiniones mencionadas, si nos
asimos a una definición completa de la ley divina, es decir, que la ley de Dios en
la Biblia es una ley, incluyendo elementos morales, ceremoniales y civiles y que
es inseparable de sus castigos.

La preposición bajo (hupo) significa “sometido al poder de alguna persona o


cosa, estar bajo el poder de algo, estar bajo el gobierno o la soberanía de algo”.
Se puede encontrar una excelente ilustración en Mateo 8:9 donde el centurión
romano dice, “Porque también yo soy hombre bajo (hupo) autoridad, y tengo
bajo (hupo) mis órdenes soldados”. Tal como el centurión estaba totalmente
bajo la autoridad militar Romana, tanto a sus leyes como a sus castigos, así
también sus soldados estaban bajo su autoridad. Resumiendo, podemos decir
que para que alguien esté “bajo la ley” en el sentido bíblico, es estar bajo la ley
de Dios—todo el sistema legal mosaico en su indivisible totalidad – sometido a
sus mandamientos y sujeto a sus castigos.

La Palabra de Dios declara abiertamente que el creyente no está “bajo la ley”.


Al menos cuatro veces, de manera simple y sin condiciones, el Nuevo
Testamento asegura esta gran verdad: 1) Romanos 6:14; 2) Romanos
6:15; 3) Gálatas 5:18; 4) 1 Corintios 9:20.

La Biblia establece muy claramente que una persona no está bajo la ley como camino
de salvación. La ley (tratar de guardar la ley) nunca puede justificar (ver Romanos
3:20; Gálatas 2:16; Hechos 15:7-11; Hechos 13:38-39, Romanos 3:27-28). Un
hombre es salvo por gracia mediante la fe sin las obras de la ley.

La Biblia también establece claramente que una persona no está bajo la ley como regla
de vida. La ley (tratar de guardar la ley) nunca puede santificar (producir santidad).
La ley es santa (Romanos 7:12), pero no nos puede hacer santos. Romanos capítulo 6
pone en claro que la santificación no es por las obras de la ley. Esto también es la
enseñanza del libro de Gálatas (ver especialmente Gálatas 3:2-3). En realidad,
Romanos 7 (como veremos más adelante) nos muestra la tremenda frustración de un
hombre que trata de ser santo cumpliendo la ley.

Cuando Pablo dice en Romanos 6:14 que el creyente no está “bajo la ley sino bajo la
gracia”, se está refiriendo a la santificación (el progreso en santidad del creyente) no
a la justificación (la justa posición del creyente ante Dios en Cristo). Anteriormente
en esta epístola, Pablo había puesto en claro que ninguna persona es justificada por las
obras de la ley (Romanos 3:20, 3:28). El tema del capítulo 6 es la santificación
(santidad—v. 19, 22), no la justificación (con la cual se trató en los capítulos 3-5).
Romanos 6:14 deja en claro que Pablo está hablando de ser libre del dominio y del
poder y de la autoridad del pecado, y de ésto se trata la santificación.

Estar “bajo la ley” es estar bajo el dominio de la ley (Romanos 7:1) y estar sujeto a
ella (Romanos 7:6). Cuando una persona está “bajo la ley”, está “bajo el dominio del
pecado” (ver Romanos 6:14). Ambos van juntos. Estar bajo la ley es estar bajo la
esclavitud y el dominio del pecado. Esto es así porque la LEY DEMANDA, pero no da
poder para hacer (comparar Romanos 7:18). Juan Bunyan escribió acerca del
contraste entre la ley y la gracia de esta manera:

¡Corre, Juan, corre! Ordena la ley,


Pero no me da manos ni pies.
Mayores nuevas trae el evangelio—
¡Me ordena volar y me da alas!

La ley solo lleva a la persona a la esclavitud (como veremos en Romanos 7). Sólo la
gracia de Dios y el Dios de toda gracia trae liberación. El problema no está en la ley
(Romanos 7:12); el problema está en el hombre que es un pecador (Romanos 7:14).
La ley confronta al hombre con los impresionantes y santos requerimientos de Dios. El
hombre está desvalido y sin esperanza y es incapaz de cumplir las demandas de Dios
(Romanos 7:15-24).

Para un estudio detallado que demuestra que le creyente no está bajo la ley como
regla de vida, ver ¿Cuál es la Regla de Vida del Creyente?
El siguiente diagrama es de ayuda para mostrar la diferencia entre la ley y la gracia:

LEY GRACIA
Ley es lo que el hombre tiene que Gracia es lo que Dios ha hecho
hacer

Yo hago algo para Dios Dios hace algo por mí

Las obras de la carne La obra terminada de Cristo

El hombre esforzándose Dios obrando

Tratar y esforzarse por alcanzar las Dios me eleva a Sus normas (lo
normas de Dios (lo que el hombre que Dios por Su gracia ha hecho
pecador nunca puede lograr) en Cristo).

Fomenta un espíritu de justicia Fomenta un espíritu de genuina


propia: “Mira lo que he logrado”. humildad excluyendo toda
jactancia: “Todos los méritos son
de Dios”.

El Monte Sinaí es central El Monte del Calvario es central

Esclavitud: “NO PUEDO” Liberación: “DIOS PUEDE”.

Dios demanda vida y amor Dios provee vida y amor


(“HARÁS. . . NO HARÁS”). (“CRISTO MORA EN MÍ”).

Para un admirable tratado sobre la relación del creyente con la ley, ver C.H.
Mackintosh, Estudios sobre el Pentateuco, sus comentarios en Éxodo 20.

Romanos 6:15

El hombre natural falla totalmente en entender la gracia de Dios. Cree que estar bajo
la gracia es una licencia para pecar. La gracia no es LICENCIA (libertad para pecar)
sino es LIBERACIÓN (libertad para no pecar). ¿Enseña la gracia de Dios al creyente a
vivir inicuamente y a continuar en el pecado (ver Tito 2:11-12)? Piensa en una persona
que lleva una terrible y pesada carga de pecados en su espalda. Cuando viene al
Monte Sinaí, ¿qué sucede? Siente que su carga se vuelve más y más pesada (Romanos
7:13). Cuando viene al Monte Calvario, ¿qué sucede? La carga cae a los pies de la
cruz. El Monte Sinaí nunca puede quebrantar el poder del pecado, sólo la gracia puede
hacer eso. El Monte Sinaí nunca puede libertar a un alma cargada de pecado, pero el
Monte Calvario puede hacerlo. La ley nunca puede romper el poder del pecado. La
Biblia nos dice lo que la ley hace con el pecado -- ¡LE DA PODER! (1 Corintios 15:56) y
por la ley el pecado llega a ser SOBREMANERA PECAMINOSO (Romanos 7:13).

Romanos 6:16

En este versículo Pablo recuerda a sus lectores un principio muy sencillo. ERES UN
ESCLAVO DE QUIENQUIERA TU OBEDEZCAS. Eres un siervo de quienquiera tu sirvas.
Si tú sirvieras a Hank, entonces serías un siervo de Hank. Si sirves a Dios, eres un
siervo de Dios. Si sirves al pecado, entonces eres un siervo del pecado. Hay otro
principio obvio implicado en este versículo: “Ninguno puede servir a dos señores”
(Mateo 6:24). No puedes servir a Dios y al pecado. Tienes que servir a uno o al otro
(ver también Juan 8:34).

Romanos 6:17-18

Los creyentes siempre necesitan recordar lo que ERAN (v.17) y lo que SON ahora
(v.18), por causa de la gracia de Dios. Ver el estudio: Las Riquezas de Su Gracia—215
Cosas que Me Sucedieron en el Momento en que fui Salvo.

Ustedes eran Ustedes llegaron a ser


ESCLAVOS DEL PECADO ESCLAVOS DE LA JUSTICIA
(v.17) (v.18)

¿Cómo sucedió este cambio? “Habéis obedecido de corazón (Romanos 10:9-10) a


aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados” (v.17). Pablo se está refiriendo,
por supuesto, al mensaje del evangelio acera del Salvador crucificado y resucitado que
estas personas habían recibido y habían creído (ellos obedecieron el evangelio al creer
en el Señor Jesucristo). El versículo 18 dice literalmente, “habéis sido esclavizados por
la justicia”. ¡Qué esclavitud tan maravillosa!

Pablo comienza estos versículos con GRATITUD a Dios. Dar gracias es en realidad un
acto de fe y un acto de consideración (comparar v.11). Pablo estaba diciendo, “Gracias
Señor, que aunque antes yo era un esclavo del pecado, ahora soy un siervo de la
justicia”. En otras palabras, él estaba diciendo, “Señor, yo creo que antes era un
esclavo del pecado, pero ahora soy un siervo de la justicia”. La acción de gracias es un
excelente medio ordenado por Dios por el cual el creyente puede expresar su fe en los
hechos que Dios ha realizado. Verdadera gratitud es consideración en acción: “Gracias
Señor que yo morí al pecado y que estoy vivo para Dios en Cristo Jesús, mi Señor”
(ver Romanos 6:11).

¿De qué se trata la libertad? ¿Es una licencia para hacer lo que yo quiera? ¿Es libertad
para pecar? ¡Dios no lo permita! Estos versículos nos muestran que la verdadera
libertad cristiana es libertad para servir a Dios. El creyente sigue siendo un esclavo. La
diferencia está en que ha cambiado a de amo.

Un Esclavo

Yo soy un hombre marcado, marcado con las marcas del Maestro. Soy un esclavo—
un esclavo de la justicia, no del pecado; un esclavo de la honestidad, y no del
engaño; un esclavo de la pureza, y no del vicio; un esclavo de la libertad, y no de la
licencia; un esclavo del reino, y no de la multitud; un esclavo de la fe, y no del
temor; y, lo mejor de todo, un esclavo del Maestro, y no de Mamón. Como esclavo
debo darme prisa y estar en los negocios de mi Maestro.

Wesley G. Huber

Romanos 6:19
Aquí Pablo está hablando en términos humanos usando una ilustración común de las
relaciones humanas, la relación de esclavo-amo.

“Debilidad” = flaqueza

“Iniquidad” = ilegalidad

“Siervos = esclavos

Antes de venir a Cristo, servíamos al pecado; ahora servimos a la justicia.

“Presentad” = sométanse, pónganse a disposición de Dios, para el uso de Dios (ver


v.13).

Como creyentes comprados con sangre, debemos dejar muy en claro que ahora
tenemos un nuevo Amo.

“Alabad al Salvador, todos los que lo conocéis.


¿Quién puede decir lo mucho que le debemos?
Rindamos a ÉL todo lo que somos y tenemos”.

Romanos 6:20

Esto es una descripción de mi vida cuando no era salvo. Yo estaba libre respecto a la
justicia. Yo estaba libre de vivir justamente y de pensar rectamente. Era un esclavo de
la injusticia. No podía hacer nada para agradar a Dios (Romanos 8:8). Era un esclavo
del pecado. Pero, gracias sean a Dios, he sido redimido.

Romanos 6:21

Cuando miramos hacia atrás, hacia nuestra vida cuando no éramos salvos, no hay cosa
alguna que podamos reclamar como fruto. Yo era libre (de la justicia) y sin fruto. Ver
Mateo 7:17-18 (un árbol malo no puede llevar buen fruto). Al mirar mi vida anterior
desde el punto de vista de Dios, me siento avergonzado. No puedo estar orgulloso de
la vida que viví en la carne, separado de Dios y separado de SU vida. El fin de una vida
no salva es la MUERTE. Una vida no salva puede describirse como sigue: sin fruto, sin
fruto, sin fruto. . . MUERTE.

Años mi alma en vanidad vivió,


Ignorando a quien por mí sufrió
William Newell

Romanos 6:22

¡Qué contraste! ¡Qué diferencia ha hecho la gracia de Dios! La vida de una persona
salva puede describirse de esta manera: fruto, fruto, fruto. . . ¡VIDA ETERNA! El
creyente está libre del pecado, un siervo de Dios, viviendo una vida que está separada
del pecado y separada PARA DIOS (santificación) y el fin es la vida eterna (una
relación eterna con Dios – ver Juan 17:3).
Como hijos del Dios vivo, que nuestras vidas estén marcadas por Su fruto (Gálatas
5:22-23). Que llevemos mucho fruto (Juan 15) para la alabanza de la gloria de Su
gracia.

Romanos 6:23

Este versículo está dividido en dos partes. La primera parte muestra lo que el hombre
merece; la segunda parte muestra lo que Dios da. El versículo 23 es, en realidad, un
resumen de los versículos 21 y 22. La primera parte del versículo 23 resume el
versículo 21 y la segunda parte del versículo 23 resume el versículo 22.

“¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis?
Porque el fin de ellas es muerte. . . Porque la paga del pecado es muerte” (v.
21, 23 a)

“Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios,
tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. . . Mas la
dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro (v. 22, 23 b).

“La paga” = salario, lo que nos hemos ganado, lo que merecemos, porque hemos
trabajado por ello. ¡Qué sueldo tan infernal! El pecado es un pagador terrible. ¡Qué
empleador tan repugnante! Por una vida de malas obras me he ganado la muerte. Eso
es lo que mi vida de pecado me ha ganado. Yo no estaría esperanzado por recibir el
sueldo que me he ganado por la manera en que he vivido.

“Dádiva” = don gratuito (griego = charisma). Una dádiva es totalmente diferente al


salario. El uno se gana; el otro no puede ganarse, sólo puede recibirse con gratitud. El
uno es merecido; el otro no se merece en absoluto. Podemos estar agradecidos que
Dios trata con nosotros de acuerdo a la gracia y no de acuerdo a la ley. Todo sistema
legal es un sistema de obras e incluye recibir exactamente lo que la persona ha
ganado. La dádiva de Dios de vida eterna se encuentra “EN” (no por medio) de
Jesucristo nuestro Señor (comparar 1 Juan 5:11 “esta vida está EN Su Hijo” y
Romanos 6:11).

La pregunta inicial de Romanos 6:1 es respondida en el versículo 23. Si una persona


vive continuamente en pecado, está demostrando que ignora lo que es la gracia de
Dios. Recibirá exactamente lo que merece por su vida pecaminosa: MUERTE. Esta
MUERTE incluye fundamentalmente dos cosas: 1) separación de Dios; y 2) castigo
por parte de Dios. Ver 2 Tesalonicenses 1:8-9; Mateo 25:41, 46; Apocalipsis 20:15;
etc. El Señor Jesucristo pagó esta pena de muerte por mí. ÉL fue separado de Dios
(Salmo 22:1; Mateo 27:46) y ÉL fue castigado por Dios (Isaías 53; 1 Pedro 3:18). Dios
está totalmente SATISFECHO con la obra terminada del Señor Jesucristo a mi favor.

Mi Vida no Salva Mi Vida Salva


Ningún fruto (v.21) Mucho fruto (v.22)
Iniquidad a iniquidad (v.19) Justicia para santificación (v.19)

Avergonzado (v.21) Agradecido (v.17)


Libre de justicia (v.20) Libre del pecado (v.22)
Siervo del pecado (v.20) Siervo de Dios (v.22)
Muerte (v. 21, 23) Vida eterna (v. 22, 23)

UN RESUMEN DE LA VIDA CRISTIANA

EN UN VERSÍCULO

GÁLATAS 2:20

“NO YA YO, MAS CRISTO”

NO YA YO MAS CRISTO

¿PORQUÉ YA NO SOY YO? ¿PORQUÉ ES CRISTO VIVIENDO EN


Porque MÍ?
Porque

En mí (esto es en mi carne) no mora el bien… La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me
ha librado de la ley del pecado y de la muerte
¡Miserable de mí! (Romanos 7:18,24).
(Romanos 8:2).

Todas mis justicias son como trapo de Estoy en Cristo Jesús quien me ha sido hecho
inmundicias (Isaías 64:6). sabiduría y justificación (1 Corintios 1:30).

El pecado mora en mí (Romanos 7:20). Cristo vive en mí (Gálatas 2:20).

Yo vivo para mí (2 Corintios 5:15). Vivo para Aquel que murió y resucitó por mí (2
Corintios 5:15).

Las obras de la carne son adulterio, El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz….
fornicación, inmundicia…. (Gálatas 5:19). (Gálatas 5:22-23).

Los que viven según la carne, no pueden No estoy en la carne, sino en el Espíritu. El
agradar a Dios (Romanos 8:8). Espíritu de Dios mora en mí (Romanos 8:9).

Me he despojado del viejo hombre con sus Me he revestido del nuevo hombre, que es
hechos (Colosenses 3:9). renovado a la imagen del que lo creó
(Colosenses 3:10).

Mi viejo hombre está viciado conforme a los Mi nuevo hombre ha sido creado en la justicia
deseos engañosos (Efesios 4:22). y santidad de la verdad (Efesios 4:24).

Mi viejo hombre fue crucificado con Él Mi vida está escondida con Cristo en Dios
(Romanos 6:6). (Colosenses 3:3).

He muerto con Cristo (Colosenses 2:20). He resucitado con Cristo (Colosenses 3:1).

He sido bautizado en Su muerte (Romanos He sido plantado juntamente en la semejanza


6:3; Gálatas 2:20). de Su resurrección (Romanos 6:5).

He sido crucificado con Cristo (Gálatas 2:20) Sin embargo vivo…y la vida que ahora vivo, la
vivo en la fe del Hijo de Dios (Gálatas 2:20).

Las cosas viejas pasaron (2 Corintios 5:17) Todas las cosas han llegado a ser nuevas. Soy
una nueva criatura en Cristo (2 Corintios
5:17).

Estoy muerto al pecado (Romanos 6:11). Estoy vivo para Dios (Romanos 6:11).

He muerto en Adán (1 Corintios 15:22). He sido vivificado en Cristo (1 Corintios


15:22).

Antes era un esclavo del pecado (Romanos He sido libertado del pecado y soy siervo de
6:17, 20). Dios (Romanos 6:18, 22).

CAPÍTULO 7
La Relación del Creyente con la Ley

Los dos temas de Romanos capitulo 7 son 1) la relación del creyente con la ley y
2) la absoluta incapacidad de la ley para santificar. Comparemos Romanos
capítulo 7 con Romanos capítulo 6:

Romanos 6 Romanos 7

Palabra Clave del PECADO (ver versículos 1, LEY (ver versículos 1-14, 16,
Capítulo 2, 6, 7, 10-23) 11 veces 22, 25) 18 veces

La Relación del La Relación del La Relación del Creyente con


Creyente Creyente con el Pecado la Ley

Dominio El pecado domina (6:14) La ley domina (7:1)

Muerte Yo morí al pecado (6:2) Yo morí a la ley (7:1)

Libertad Libre del pecado (6:8) Libre (libertado) de la ley


(7:3,6)

Novedad Andar en VIDA nueva (6:4) Servir en un régimen nuevo


del ESPÍRITU (7:6)

Fruto de la Carne Romanos 6:21 Romanos 7:5


Fruto del Espíritu Romanos 6:22 Romanos 7:4
(VIDA de Dios)

Para tener victoria en la vida cristiana, el creyente tiene que SABER, CONSIDERAR y
PRESENTAR (ver apuntes de Romanos 6). La fe en la obra terminada de Cristo es
clave. La tendencia humana es tratar de vivir la vida cristiana en la carne, por obras,
por nuestro propio esfuerzo humano, por nuestro afán y desvelo, por nuestras luchas y
contiendas, haciendo resoluciones, tratando de seguir reglas, normas y programas,
etc. Mientras más tratamos, tanto más fallamos. El tema de Romanos capítulo 7 es
que la santificación (santidad) por medio de la ley no da resultado. Ver Gálatas 3:1-5.

Debemos recordar la afirmación que Pablo hace en Romanos 6:14 –“Porque el pecado
no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. Esto
implica que si estuviéramos bajo la ley, el pecado tendría dominio sobre nosotros.
¿Qué significa GRACIA y qué significa LEY? Considere las palabras de Watchman Nee:

Gracia significa que Dios hace algo por mí; ley significa que yo hago algo por
Dios. Dios pone sobre mí ciertas demandas santas y rectas: eso es ley. Ahora,
si ley significa que Dios requiere de mí que yo cumpla algo, entonces liberación
de la ley significa que ÉL ya no requiere eso de mí, SINO QUE ÉL MISMO LO
PROVEE. La ley implica que Dios requiere que yo haga algo para ÉL; liberación
de la ley implica que ÉL me exime de hacer aquello, y que en gracia, ÉL Mismo
lo hace. . . El problema de Romanos 7 es que el hombre en la carne trató de
hacer algo para Dios. Tan pronto como tú tratas de agradar a Dios de esa
manera, te pones bajo la ley, y la experiencia de Romanos 7 empieza a
ser tuya. (La Vida Cristiana Normal. El uso citas de Watchman Nee en este
capítulo no significa que estemos de acuerdo con todo lo que él escribe).

El problema no es la ley (ver Romanos 7:12); el problema es el hombre


pecador (Romanos 7:14; 8:7).

Breve reseña de Romanos 7:1-6

Versículo 1- Se expone el principio


Versículo 2-3 – Ilustración del matrimonio
Versículo 4 – Se da la aplicación
Versículo 5-6 – Se explica más ampliamente la aplicación

Romanos 7:1

“Dominio” significa estar bajo el señorío de. La ley es señor sobre el hombre
(gobierna al hombre), de modo que el hombre está sometido a la ley mientras vive. EL
ESTÁ BAJO LA LEY MIENTRAS VIVE. Hay una sola cosa que puede romper la relación
del hombre con la ley: MUERTE.

Romanos 7:2-3 (la ilustración del matrimonio)

“Mujer casada” – tiene un marido y está sujeta a él. “Está sujeta” significa “unidos”
(cuando dos personas se casan, ellos están unidos de por vida; están unidos el uno al
otro hasta que la muerte los separe – ver Mateo 19:5-6). El matrimonio es un
COMPROMISO hasta que una de las dos personas muere (ver 1 Corintios 7:39). Nadie
puede ser libertado de la ley del matrimonio hasta que ocurre esta muerte.

El matrimonio es un compromiso de por vida. Mientras el marido viva, ella no es libre


para casarse con otra persona o para iniciar una relación con otra persona—esto sería
adulterio. Si su marido muere, entonces ella es libre (1 Corintios 7:39). La muerte
termina con la relación y permite una nueva relación. Para ver la enseñanza del Señor
en cuanto al matrimonio y al divorcio, ver Lucas 16:18 (entre muchos otros lugares).
El punto principal de esta ilustración es el siguiente: LA MUERTE ACABA LA RELACIÓN
Y HACE POSIBLE UNA NUEVA RELACIÓN.

Romanos 7:4

Estoy atado por la ley. La ley tiene dominio sobre mí (v.1). ¿Cómo puedo ser rescatado
y puesto en libertad? (cf. v.6). En la muerte de Cristo, YO MORÍ: Yo morí a la ley. La
ley no puede morir, pero yo morí. Mi muerte hace posible una nueva relación con un
nuevo marido: “Para que seáis de Otro, del que resucitó de los muertos” (v.4). Por
cuanto yo morí con Cristo, yo estoy LIBRE DE LA LEY. Por cuanto estoy vivo en Cristo,
puedo ser UNIDO A ÉL EN UNA MARAVILLOSA RELACIÓN. Dios ha hecho posible (por
SU gracia) que fuéramos desatados de la ley y fuéramos juntados a Jesucristo (en
UNIÓN con ÉL). Ahora Cristo tiene dominio sobre mí, no la ley. La ley es un marido
terrible –estricto, inflexible, severo, rígido, exigente e inconmovible. El Señor es un
marido maravilloso—misericordioso, bondadoso y ÉL, por Su poder y por Su vida, me
CAPACITA para agradarle. Tal como una relación matrimonial produce FRUTO (hijos),
así mi matrimonio con Cristo produce fruto (ver Romanos 6:22; Gálatas 5:22-23). Ver
también Juan 15:1-7; “fruto” “más fruto” “mucho fruto”.

Note que hay una sola mujer, en tanto que hay dos maridos. La mujer está en
una posición muy difícil, porque ella solo puede ser la esposa de uno de los dos
y, desafortunadamente, ella está casada con el menos deseable. El hombre con
el cual está casada es un buen hombre; pero el problema está en que el marido
y la mujer son totalmente inadecuados el uno para el otro. El es un hombre
muy meticuloso, sumamente preciso; ella, por otra parte, es muy
despreocupada. Con él todo es preciso y exacto; con ella todo es informal e
improvisado. El quiere que todas las cosas sean metódicas, mientras que ella
toma las cosas como vienen. ¿Cómo puede haber felicidad en un hogar como
ese?

El marido es también tan estricto. El está continuamente exigiéndole algo a su


esposa. Sin embargo, no se le pueden encontrar faltas a él, porque como
marido, él tiene derecho a esperar algo de su mujer; y todas sus demandas son
perfectamente legítimas. Nada malo hay en el hombre y nada malo hay con sus
demandas; el problema es que él no tiene la mujer adecuada para cumplirlas.
La pobre mujer está muy atribulada. Ella está consciente de que a menudo
comete faltas, pero, al vivir con semejante marido, parece que todo lo que ella
dice o hace está mal. ¿Hay alguna esperanza para ella? Si solo estuviese
desposada con ese otro Hombre, todo estaría bien. El no es menos exigente que
su marido, pero él también le ayuda mucho. Ella desearía mucho desposarse
con ÉL, pero su marido vive aún. ¿Qué puede hacer? Ella está sujeta por ley a
su marido, y a menos que él muera, ella no puede casarse legítimamente con
ese otro Hombre.

El primer marido es la Ley; el segundo marido es Cristo; y tú eres la mujer. La


Ley requiere mucho, pero no ofrece ninguna ayuda para cumplir sus exigencias.
El Señor Jesús requiere aún más (Mateo 5:21-48), pero lo que Él requiere de
nosotros, Él mismo procede a efectuarlo en nosotros. La Ley nos hace
demandas, pero nos deja sin ayuda para cumplirlas; Cristo hace demandas,
pero ÉL Mismo las cumple en nosotros. No es sorprendente que la mujer desee
librarse del primer marido para poder desposarse con aquel otro Hombre. Pero
su única esperanza de liberación reside en la muerte del primer marido, y éste
se aferra tenazmente a la vida. En realidad, no hay la más mínima esperanza
de que muera (Mateo 5:18). La Ley permanecerá por toda la eternidad. Si la
Ley nunca dejará de ser, ¿cómo podré unirme algún día a Cristo? ¿Cómo puedo
casarme en segundas nupcias, si mi primer marido no quiere morir? Hay una
única salida. Si él no quiere morir, yo puedo morir; y si yo muero, la relación
matrimonial está disuelta. Los versículos 1-3 muestran que el marido debe
morir, pero en el versículo 4 vemos que en realidad es la mujer la que muere.
La Ley no se va, pero yo sí y mediante la muerte me libro de la Ley. ¿Cómo
muero? Cuando Cristo fue crucificado, yo fui crucificado con ÉL. Esto fue hecho
para siempre en el Monte Calvario (Watchman Nee, La Vida Cristiana Normal).

Pero si yo estoy muerto, ¿cómo me puedo casar con otro? En la muerte de Cristo, yo
morí y en la resurrección de Cristo, yo VIVO. De modo que puedo unirme en
matrimonio a Cristo.

El creyente está desposado con Cristo. Es una RELACIÓN DE AMOR y no una


RELACIÓN DE LEY (LEGAL). El Cristianismo consiste en esta relación de amor
(vinculado a Cristo y en unión con ÉL). El Cristianismo no es una RELIGIÓN, es una
relación con una PERSONA, el Hijo de Dios (Juan 17:3). No es hacer algo, sino
es conocer a Alguien (Juan 17:3; 1 Juan 2:3-4). No es un conjunto de reglas y no es
un sistema de moral. Es una relación única e íntima con el único verdadero Dios y con
Jesucristo, a quien ÉL ha enviado.

Muchos en nuestros días han perdido la visión de esta verdad. Para muchos la vida
Cristiana ha degenerado en otro sistema religioso legal. Es común que la gente se vea
envuelta en reglamentos y regulaciones y requerimientos y obligaciones. Es fácil que
uno piense que la vida Cristiana consiste en leer la Biblia y en orar y en testificar y en
memorizar y en hacer ciertas cosas y en dejar de hacer ciertas cosas. Sabemos como
debería vivir un Cristiano, sabemos como debería actuar un Cristiano, sabemos como
debería hablar un Cristiano, sabemos como debería pensar un Cristiano, sabemos la
clase de cosas que un Cristiano debería hacer y sabemos la clase de cosas que un
Cristiano no debería hacer, Y SIN DARNOS CUENTA, LA VIDA CRISTIANA HA PERDIDO
EXACTAMENTE LO QUE LA DIFERENCIA DE CUALQUIER OTRA RELIGIÓN. No hemos
comprendido el verdadero sentido.

Para enfatizar ésto, veamos lo que la Biblia no dice:

Filipenses 1:21 – Para mi vivir es leer mi Biblia, memorizar las Escrituras,


orar al menos 15 minutos diariamente y testificar en cada oportunidad.

Filipenses 3:8 – Estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia
de tratar de cuidar mi lengua, tratar de vencer mis malos hábitos y
tratar de tener mis devocionales diarios.

Filipenses 3:10 – A fin de hacer ésto y evitar hacer aquello y obligarme a


testificar y evitar toda apariencia de mal.

Apocalipsis 2:4 – Pero tengo contra ti que has dejado tu programa de


lectura diaria de la Biblia y has quebrantado tus resoluciones de Año
Nuevo y has fallado en guardar los 10 Mandamientos.
2 Corintios 5:9 – Por tanto procuramos también, o ausentes o
presentes, cuidar nuestra compostura, seguir nuestra dieta, memorizar
versículos, tener suficiente descanso y no ver demasiados malos
programas de televisión.

¿Qué es lo que dicen realmente estos versículos? El énfasis en los versículos


mencionados está en CONOCER y AMAR y AGRADAR a una PERSONA. Lee Colosenses
1:9-12 con cuidado. Nota el énfasis de esta gran oración: conocer Su voluntad (v.9),
andar con ÉL (v.10), agradarle a ÉL (v.10), crecer en el conocimiento de ÉL (v.10), ser
fortalecido por ÉL (v.11), tener gozo en ÉL (v.12), dar gracias a ÉL (v.12).

Pensemos nuevamente en la relación matrimonial. Hay muchas cosas que el marido


debe hacer y hay muchas cosas que el marido no tiene que hacer. Hay tareas que él
debe ejecutar, hay responsabilidades que él debe llevar y hay obligaciones que él debe
cumplir. Pero, ¿por qué hace él todas estas cosas? PORQUE EL HA DECIDIDO AMAR A
UNA PERSONA –es decir, a su esposa. La esposa hace muchas cosas: prepara las
comidas, lava los platos, limpia el piso, lava la ropa, etc. Pero, ¿POR QUÉ hace ella
todas esas cosas? ¿Porque su esposo le ha dado una larga lista de DEBES y NO
DEBES? Esperamos que no sea ésta la razón. Ella hace estas cosas porque está
respondiendo al amor de su esposo. La relación matrimonial se basa en el amor, no en
la ley.

¿De qué se trata entonces la vida cristiana? La Vida Cristiana simplemente es conocer
a una Persona, amarlo a ÉL, buscar agradarle a ÉL, andar con ÉL, honrarle a ÉL,
obedecerle a ÉL, agradecerle a ÉL, gozarse en ÉL, deleitarse en ÉL, confiar en ÉL,
crecer en ÉL, hablar con ÉL, hablar a otros acerca de ÉL, permanecer en ÉL, aprender
de ÉL, aprender acerca de ÉL, estar a Sus pies y disfrutar de Su presencia. Note el
énfasis en ÉL (en una PERSONA).

Al vivir cada día, ¿estamos andando con una Persona y disfrutando SU presencia o
estamos siguiendo una rutina religiosa legal? Si tenemos realmente esa relación de
amor íntima y única con el Señor Jesucristo, ésto cambiará entonces todo lo que
hagamos. Esto cambiará la ORACIÓN (orar es hablar a la Persona que amo). Esto
cambiará nuestro ESTUDIO DE LA BIBLIA (deseo conocer mejor a esta Persona). Esto
cambiará el TESTIFICAR (deseo que otros conozcan a esta Persona maravillosa. Deseo
que otros conozcan al Cristo que yo conozco y amo). Compare Apocalipsis 2:2-4.

¿Estamos caminando con una Persona o estamos ocupados con una religión? A la luz
de Juan 17:3, ¿podemos decir de corazón: “YO CONOZCO A ESTA PERSONA COMO A
MI SALVADOR, MI SEÑOR, MI AMIGO, MI SOBERANO MAESTRO, MI AYUDADOR, MI
PASTOR, MI COMPAÑERO SIEMPRE-PRESENTE… (y tantas cosas más que podrían
decirse)”?

Romanos 7:5

El versículo 4 habla sobre el fruto de la nueva relación; el versículo 5 mira el fruto que
se producía bajo la antigua relación. En unión con Cristo y permaneciendo en ÉL,
puedo llevar fruto para Dios (v.4). En la carne (ver Romanos 8:8-9), las pasiones
pecaminosas que eran (excitadas) por la ley, obraban en nuestros miembros llevando
fruto para muerte (v.5). Comparar también Romanos 6:21 (el fruto de la vida vieja) y
Romanos 6:22 (el fruto de la vida nueva). La ley nunca podrá vencer mis pasiones.
Solo puede excitar mis pasiones. Note las palabras que están unidas en este versículo:
LEY— PECADO —MUERTE y compare luego con Romanos 8:2.

Romanos 7:6

“Pero ahora (ahora que somos salvos y que estamos EN CRISTO), hemos sido (tiempo
pasado) librados (soltados, relevados, compare 7:2 y 7:3 “libre”) de la ley por haber
muerto para aquella en que estábamos sujetos (atados), de modo que sirvamos (como
esclavos de Dios—Romanos 6:22) bajo el régimen nuevo del Espíritu (compare
Romanos 8:2) y no bajo el régimen viejo de la letra (una referencia a la ley)”. La ley
nunca puede libertar a una persona. Necesitamos el Espíritu de Dios y la vida de Dios.
El creyente puede decir, “Yo morí a la ley por la muerte de Cristo y yo vivo para servir
a Dios por la resurrección de Cristo”. Pablo lo dijo de esta manera, “Porque yo por la
ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios” (Gálatas 2:19 y ver también
Gálatas 2:20). ¿Has descubierto el maravilloso hecho de que como creyente en Cristo
tú has MUERTO a la ley y que VIVES para Dios?

Romanos 7:7

Note lo que se nos ha dicho hasta ahora acerca de la ley en este capítulo:

Versículo 2 - sujeto por la ley . . . libre (relevado) de la ley


Versículo 3 – libre de la ley
Versículo 4 – muerto a la ley
Versículo 5 – la ley excita nuestras pasiones pecaminosas
Versículo 6 – libres (relevados). . . estábamos (sujetos)

La ley suena como algo horrible. Cuán terrible debe ser la ley que yo necesite ser
librado de ella y necesite ser rescatado de ella. Me tiene sujeto y atado. Excita mis
pasiones pecaminosas.

La ley parece ser algo muy malo, pero no lo es, y Pablo corrige esta idea equivocada:
“¿LA LEY ES PECADO?” ¿La ley es algo malo, pecaminoso, malvado? ¡DIOS NO LO
PERMITA! ¡Que perezca tal pensamiento! ¡Que no sea así! El verdadero problema no es
con la ley. ¡No culpes a la ley! (La pregunta es contestada en realidad en Romanos
7:12. La ley es, en efecto, lo opuesto al pecado).

Ver la ilustración del espejo bajo Romanos 3:20 de estos apuntes. El propósito del
espejo es mostrar a la persona que su cara está sucia. El problema no es el espejo,
sino la cara de la persona. El espejo no está sucio en absoluto. Pero el espejo revela la
suciedad que hay en la cara. No puedes culpar al espejo por la cara sucia. “Pero”,
significa “por el contrario”. La ley no es pecado, pero revela el pecado (Romanos
3:20). El espejo no está sucio, pero revela la suciedad. “No conocí el pecado”. Pablo
ignoraba su propio pecado. (Antes de que apareciera el espejo, la persona pensaba
que tenía una cara limpia). Tal como el espejo muestra la suciedad, así la ley muestra
(y convence de) el pecado.

Pablo da un ejemplo específico de cómo la ley revela el pecado. Su ilustración es el


Décimo Mandamiento. “Codiciar” significa “deseo intenso, tener un fuerte deseo por lo
que otros tienen, avaricia, un gran anhelo por lo que pertenece a otro”. Parafraseando:
“Yo habría sido ignorante de este desagradable pecado de codicia que había en mí, a
no ser por el hecho de que Dios tiene un excelente espejo, hecho especialmente para
revelar la avaricia de mi propio corazón, es decir, el Décimo Mandamiento (Éxodo
20:17): “NO CODICIARÁS (NO TENDRÁS UN DESEO VEHEMENTE POR COSAS QUE
PERTENECEN A OTROS)”. Dios tiene un espejo muy especial para mostrar esa clase
especial de suciedad, la suciedad de la codicia, y este espejo se llama el Décimo
Mandamiento.

Romanos 7:8

“Mas el pecado (el verdadero culpable), tomando ocasión (oportunidad) por el


mandamiento (el Décimo Mandamiento), produjo (causó) en mí toda (toda clase
de) codicia (anhelo, un fuerte y ardiente deseo, pasión); porque sin la ley (antes de
que viniera el mandamiento-v.9) el pecado está muerto (inactivo, sin vida, dormido,
mostrando poca actividad)”. Sin el espejo, la persona no se da cuenta de su cara sucia,
pero cuando aparece el espejo, esa suciedad parece cobrar vida. “Guau, mira esa
suciedad”. Estaba allí todo el tiempo, pero el espejo lo hizo tomar conciencia de ella.
Piensa en una serpiente enrollada durmiendo al sol. Está inactiva y casi parece muerta.
Pero si vienes y la golpeas y molestas, esa serpiente realmente cobra vida (es puesta
en actividad). Esto es lo que la ley hace con el pecado.

Ilustración: Piensa en el Segundo Mandamiento en Éxodo 20:4. Este mandamiento es


santo y justo y bueno. Nada tiene de malo. Pero cuando el hombre pecador es
confrontado con un mandamiento santo, ¿qué es lo que hace naturalmente? Se rebela
y subleva en su contra. Dios dice TU DEBES y el rebelde responde ¡NO QUIERO! Dios
dice TU NO DEBES y el rebelde dice ¡POR CIERTO QUE QUIERO! Así tenemos el trágico
relato de Éxodo 32:7-8. El pecado de idolatría siempre estuvo en sus corazones, pero
el mandamiento lo despertó. El pecado de idolatría estaba muerto e inactivo y dormido
antes de que el mandamiento fuese dado. No habían tenido antes el hábito de hacer
becerros de oro. La ley despertó e incitó el pecado. ¿Podemos culpar al Segundo
Mandamiento por el becerro de oro? ¡Dios no lo permita!

Romanos 7:9

“En un tiempo” se refiere al tiempo antes de que Pablo fuese confrontado con la ley
de Dios, al tiempo antes de que viniera la ley. “Vivía” conlleva el significado de
inalterado, despreocupado, no darse cuenta de la grave sentencia de muerte que
pendía sobre él. Todo parecía en orden (como la persona con la cara sucia que aún no
se había mirado en el espejo. Todo parecía bien, pero no estaba bien. El problema
está, aún cuando yo todavía no me doy cuenta). “El pecado revivió” significa “el
pecado volvió a la vida, volvió a vivir” (es una palabra que se usa para la
resurrección). El mandamiento hace revivir el pecado y resucita el pecado (tal como la
serpiente que repentinamente volvió a la vida). “Yo morí” –de improviso me di cuenta
que soy un trasgresor de la ley y los trasgresores de la ley merecen la muerte. Por lo
cual la ley es llamada “el ministerio de muerte” y “el ministerio de condenación” (2
Corintios 3:7,9). La santa ley de Dios convence y “mata” al pecador.

Romanos 7:10

“Era para vida” – Esta expresión es explicada en Mateo 19:16-17 y en Lucas 10:25-
28. Todo lo que una persona necesita hacer para VIVIR y para heredar la vida eterna
es guardar la ley. Pero tiene que guardarla perfecta y completamente y tiene que
hacerlo así durante toda su vida. El problema es que ninguna persona jamás ha hecho
ésto y ningún pecador jamás hará esto. Los que tienen sus caras limpias, no tienen
que temer al espejo. El problema es que ninguno de nosotros tenemos una cara limpia.
Todos somos pecadores, de modo que la ley nos condena a todos. “A mí me resultó
para muerte”—Cuando fui confrontado con la ley, me di cuenta de mi pecaminosa
desobediencia a la ley y tuve que enfrentar el horrible castigo de una ley quebrantada,
que es la muerte.

Romanos 7:11

¿Quién es responsable por engañarte y matarte? ¿Quién es el verdadero culpable?


¿Quién es el verdadero engañador y el verdadero homicida? EL PECADO.

Hebreos 3:13—EL PECADO, el engañador


Santiago 1:15 – El PECADO, el homicida

El pecado tomó ventaja de la ley, se aprovechó de la ley.

Romanos 7:12

Este versículo es la conclusión de la sección (la conclusión es indicada por las


palabras “de manera que”) y responde a la pregunta surgida en el versículo 7. El
problema no es la ley. La ley es una imagen perfecta del Dios que la dio. (Es un
excelente espejo. Puede mostrarme mi suciedad, pero no me puede limpiar). La ley es
santa, pero no me puede hacer santo. La ley nunca puede santificar. Sólo puede
mostrarme cuán impío soy. La ley es justa, pero nunca podrá justificarme (Romanos
3:20; Gálatas 2:16). Solo me puede condenar. La ley es buena, pero nunca puede
hacerme bueno. Solo puede mostrarme mi miseria (Romanos 7:24) y el mal que mora
en mí (Romanos 7:17-21).

Romanos 7:13

Vemos nuevamente que el verdadero culpable es el pecado. La ley no trae la muerte,


EL PECADO LO HACE (Santiago 1:15; Romanos 6:23). No culpes a la ley. El verdadero
enemigo es el pecado.

Pero el pecado usa lo que es bueno (la ley). “Sobremanera pecaminoso” significa
“extremadamente pecaminoso”. La ley aumenta el pecado (la suciedad estaba allí todo
el tiempo, pero yo no pensaba que tenía un problema hasta que me miré al espejo, y
entonces pareció extremadamente sucio). Cuando quiera que nos miremos al lado de
algo SANTO, nos veremos a nosotros mismos como absolutamente pecaminosos
(comparar Isaías 6:1-5). Al lado de la SANTA LEY de Dios (v.12), nosotros aparecemos
como totalmente impíos.

Note las tres cosas que la ley hace respecto al pecado:

La ley REVELA EL PECADO (como un espejo) –v.7; Romanos 3:20

La ley DESPIERTA EL PECADO (ilustración de la serpiente) –v.5, 9


La ley a AUMENTA EL PECADO –v.13 y comparar con 1 Co.15:56

Romanos 7:14

La ley es espiritual. No hay problema con la ley. La ley no es carnal. El verdadero


problema SOY YO. En el versículo 14 el pronombre “YO” es enfático. Yo soy carnal,
vendido al pecado (soy un esclavo del pecado). Note cuántas veces el pronombre “yo”
es repetido en los versículos siguientes. Note también que en el versículo 14 Pablo dice
“Yo soy carnal”. El no está hablando de su estado pasado, cuando era inconverso, sino
de su condición presente. ¿Cómo es posible que un cristiano sea carnal, un esclavo del
pecado?

Ante todo debemos reconocer que hay un sentido en el cual el verdadero creyente no
es carnal. Romanos 8:9 dice “no vivís según la carne, sino según el Espíritu”. Pablo se
refiere a su vida no salva como el tiempo en que estaba “en la carne” (ver Romanos
7:5). En otras palabras, hablando posicionalmente, un verdadero creyente (una
persona salva) ya no está en el reino de la carne, sino en el reino del Espíritu
(Romanos 8:9): El está en Cristo y Cristo está en él. Posicionalmente así mismo, la
persona salva ya no es esclava del pecado, como hemos visto en Romanos 6:17-18;
6:22. Sin embargo, en Romanos 7:14 Pablo no se está refiriendo a su
gloriosa posición, sino a su condición presente. Se está refiriendo a su experiencia
actual al vivir la vida cristiana. Y es posible que un verdadero cristiano tenga un
ANDAR carnal (comparar 1 Corintios 3:1-4). Esto no significa que la vida cristiana de
Pablo estuviera marcada y caracterizada por la carnalidad. Esto se contradice con todo
lo que sabemos sobre el apóstol. Pero debemos decir que Romanos 7:15-24 fue la
experiencia muy real del apóstol y todo creyente honesto debe confesar que de un
modo u otro, él también ha tenido las mismas experiencias y que ha pasado por las
mismas luchas que el apóstol describe aquí.

La esclavitud que estaba experimentando Pablo es explicada en los siguientes


versículos:

Romanos 7:15

“Porque” –esto explica la expresión “vendido al pecado” (esclavo del pecado) del
v.14. ¿Qué es un esclavo? Un esclavo es una persona que está bajo el dominio de otro,
y por ésto no puede hacer, lo que quiere hacer; y tiene que hacer, lo que no quiere
hacer, incluso, lo que odia hacer. Un ejemplo de ésto serían los hijos de Israel que
sufrían bajo la esclavitud en Egipto. El esclavo israelita estaba obligado a hacer
ladrillos. El no quería hacer esto, pero tenía que hacerlo. El quería hacer otras cosas,
pero no podía hacer lo que quería. Del mismo modo, la persona que es esclava del
pecado está en una lucha desconcertante (“no entiendo”, “no comprendo, estoy
perplejo”). Lo que él quiere hacer, no lo hace. Lo que detesta hacer, eso hace. No
puedo hacer, lo que quiero hacer; y tengo que hacer, lo que odio hacer.

Romanos 7:16
“Apruebo” =estar de acuerdo. Esta persona está de acuerdo con la ley. Ejemplo: “No
codiciarás”. “Estoy de acuerdo. Esta es una buena ley. El mandamiento de Dios contra
la codicia es santo y recto y bueno. Digo ¡AMEN! a ello. No quiero codiciar. Yo se que
codiciar es malo. Odio la codicia, ¡PERO NO PUEDO HACER OTRA COSA QUE
CODICIAR! Soy un esclavo de este pecado”.

Romanos 7:17

Aquí tenemos el problema del pecado que mora en mí, un gran problema que enfrenta
todo creyente. Es interesante cómo Pablo hace una diferencia entre él y el pecado que
mora en él: “NO YO. . . SINO EL PECADO”. Esto indica que Pablo está escribiendo
desde la perspectiva de una persona salva. El yo pecaminoso no es su verdadero yo.
Pablo era un hombre nuevo en Cristo, pero el viejo Pablo era responsable del pecado.
Pablo no está tratando de desligarse de su responsabilidad por sus acciones, sino está
distinguiendo entre las dos naturalezas, como también lo hace en el v.20.

Romanos 7:17 – “ya no soy yo, sino el pecado”. Esto es ¡EL GRITO DE DERROTA!

Gálatas 2:20 – “ya no yo, sino Cristo”. Esto es ¡EL GRITO DE VICTORIA!

Romanos 7:18

Literalmente podría traducirse: “Ninguna cosa buena mora en mí”. Esta es una
frase dura, pero todo creyente necesita ver ésto y creerlo. ¿Por qué tenemos el
paréntesis que contiene las palabras, “esto es, en mi carne”? Esto es otro indicio de
que Pablo estaba escribiendo desde la perspectiva de una persona salva, no de una
persona no regenerada. Pablo tenía que hacer esta aclaración entre paréntesis, porque
él sabía que, además de su carne pecaminosa, algo (Alguien) muy bueno moraba en él
(ver Romanos 8:9). “Querer” significa “desear, tener la voluntad de”. Yo quiero hacer
el bien, yo quiero tener victoria sobre el pecado, yo quiero guardar la santa ley de Dios
y obedecer la Palabra de Dios, pero yo NO TENGO PODER para hacerlo. Soy inhábil.
Soy impotente. No puedo hacerlo. ¡Soy absolutamente INCAPAZ de vivir la vida
cristiana! ¿Has hecho este descubrimiento? La nueva criatura en Cristo tiene la
voluntad de hacer lo que es bueno y justo (vs. 18, 19, 21), pero no tiene poder. El
poder no está en nosotros mismos, sino se encuentra solo en Dios el Espíritu Santo
(Romanos capítulo 8 y comparar con Filipenses 2:13).

Romanos 7:19

El pensamiento es el mismo que en el versículo 15. El bien que quiero hacer, no lo


hago; el mal que no quiero hacer, eso hago. Todos estos versículos describen la lucha
de quienes son verdaderos creyentes. Las personas no regeneradas no tienen esta
clase de lucha, porque ellos tienen solo una naturaleza (una naturaleza corrupta,
pecaminosa). Ellos desean el mal y lo hacen (a menos que sean reprimidos por otros
medios). Ellos odian lo que es bueno y justo y lo evitan. Las personas no salvas pecan
y lo hacen con gusto. El creyente peca y odia hacerlo. El deseo de hacer bien, tal como
lo encontramos en el v.20, es el deseo del “hombre nuevo” y no el deseo del hombre
inconverso.

Romanos 7:20

El pensamiento es paralelo al v.17. Soy incapaz de quebrar el poder del pecado que
mora en mí. No puedo hacerlo. De igual manera, nada podían hacer los israelitas para
romper el poder que los egipcios tenían sobre ellos. ¿Qué es lo que necesitaban? UN
LIBERTADOR. Alguien que pudiera rescatarlos de la esclavitud por SU PODER.

Romanos 7:21

Esta ley es la “ley del pecado y de la muerte” que también es mencionada en 7:23;
7:25 y 8:2. Yo no quiero codiciar; yo quiero contentarme, pero ese pecado de codicia
está en mí (en mi corazón) y como soy esclavo de ese pecado, tengo que codiciar. Yo
no quiero, pero lo hago.

Romanos 7:22

Estas palabras son inapropiadas en la boca de un hombre no regenerado. Solo un


hombre salvo se deleita en la ley de Dios (como David, Sal.19:7-10; cf. Sal.119:35).

“Deleitar” significa estar de acuerdo (comparar v.16 “consentir”). “Yo estoy


felizmente de acuerdo con la ley de Dios”. Estoy de acuerdo con la ley de Dios y deseo
sinceramente obedecerla, pero soy un esclavo y un cautivo del pecado (v.23).

Romanos 7:23

Note la gran batalla y conflicto y lucha que está teniendo lugar (comparar Gálatas
5:17). Note quién está luchando en esta contienda:

Por un lado Por el otro lado

El que está de acuerdo con la ley de Dios El pecado morador (v.17, 20)
y se deleita en ella (v.16,22)

El que odia el pecado (v.15) La carne, en la cual nada bueno hay


(v.18)

El que quiere y desea hacer bien (v.18, El mal siempre-presente (v.21)


19)

“El hombre interior” (v.22) El “hombre miserable” (v.24)

La “mente” renovada (v.23, 25) La carne que está bajo la ley del pecado
y la muerte (v. 23, 25).
¿Quién está ganando esta guerra? El versículo 23 dice que yo ya he perdido. Soy un
prisionero de guerra. Un cautivo. ¡Estoy vencido!

Romanos 7:24

“Miserable de mí” significa “desventurado”. Ver las mismas palabras en Apocalipsis


3:17. ¡Un hombre miserable en una condición miserable! Todo creyente necesita llegar
al punto en que reconoce su propia miseria. Tenemos que ver nuestra desesperada
necesidad, aún como creyentes. Dios nos lleva a las profundidades de la
desesperación, no para dejarnos allí, sino para llevarnos a las alturas de Su gracia. El
hombre miserable es un cautivo y un esclavo del pecado –queriendo hacer lo que es
recto, pero no teniendo el poder para hacer el bien y termina haciendo lo que detesta.

“¿Quién me librará?” En este clamor por un LIBERTADOR, note que él no dice: ¿QUÉ
DEBO HACER? o ¿CÓMO ME LIBERTO A MÍ MISMO? No, esta persona ha llegado al final
de sí misma. La dependencia de sí MISMO lo ha llevado solo al fracaso y a la derrota.
Ha descubierto que por sí mismo es totalmente incapaz, impotente y sin esperanza, y
finalmente clama por liberación fuera de sí mismo. La ley no le puede ayudar. La ley
no puede hacerlo santo. La ley no lo puede santificar. El clama por el SEÑOR, no por la
ley. La ley no es cumplida por nosotros; es cumplida EN NOSOTROS (como veremos en
Romanos 8:4) por el poder del Espíritu Santo, cuyo fruto es AMOR, que es el
cumplimiento de la ley (Gálatas 5:22; Romanos 13:8-10).

“Este cuerpo de muerte” – comparar Romanos 6:6—“cuerpo de pecado”; Romanos


7:23 “la ley del pecado que está en mis miembros”. Nuestros cuerpos aún no han sido
redimidos (ver Romanos 8:23). El cuerpo es el cuartel general del pecado morador y
los miembros del cuerpo son los instrumentos del pecado morador (comparar 6:13).

Romanos 7:25

El Señor Jesucristo es el gran Libertador (Romanos 11:26 y compare 2 Corintios 1:10).


La palabra “gracias” es una palabra de fe. “Yo creo que Jesucristo es mi gran
Libertador del pecado. ¡Gracias! Yo creo que ya no soy esclavo del pecado. ¡Gracias!
Yo creo que ya no soy prisionero del pecado, sino que soy prisionero de Jesucristo.
¡Gracias! Mi ayuda no viene de MÍ MISMO, sino de mi SALVADOR. ¡Gracias!” La victoria
no viene por medio de nuestros programas carnales ni por métodos de auto-ayuda. La
victoria solo viene por y en el Dios viviente: “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva
siempre en triunfo en Cristo Jesús” (2 Corintios 2:14).

La última parte del versículo 25 concluye y resume los versículos 15-24 (“así que”).
Con la mente sirvo a la ley de Dios (ver v.22), mas con la carne a la ley del pecado
(ver v.23).

Pensamientos Adicionales en Romanos Capítulo 7


Las palabras clave: “LEY” “YO”
La pregunte clave: ¿Cómo puedo vivir una vida santa?
La sorprendente respuesta: “Yo no puedo” (v.15, v.18).

Hay dos grandes lecciones que toda persona necesita aprender. La primera lección se
relaciona con la salvación; la segunda lección se relaciona con el vivir la vida cristiana:
Lección # 1— YO NO PUEDO SALVARME A MÍ MISMO (necesito un Libertador,
Alguien que pueda salvarme). Ver Tito 3:5; Efesios 2:8-9; Jeremías 13:23; etc.

En mi vida debo llegar al punto en que reconozca que soy un pecador y que estoy
desvalido y sin esperanza (Romanos 5:6 “sin poder”). El Señor tiene que hacerlo todo.
Debo dejar de tratar y debo empezar a confiar. Yo tengo que creer; Dios tiene que
salvar.

Lección # 2 – YO NO PUEDO VIVIR LA VIDA CRISTIANA (necesito un Libertador,


Alguien que pueda salvarme del poder del pecado que mora en mí).

Yo confié en Cristo para salvación y yo soy salvo. Inmediatamente yo amo a Cristo y


deseo agradarle y servirle y hacer Su voluntad y andar en Sus caminos. Al principio las
cosas parecen ir muy bien, pero pronto empiezo a tener problemas con el pecado. No
puedo entender el motivo. A veces parece que estoy perdiendo más veces que
ganando. Parece que hay más fracasos que victorias. En Romanos 7 la lucha es muy
real. Finalmente llego al punto en que me doy cuenta de que “YO NO PUEDO”. “No
puedo hacer el bien” (v.18). No tengo lo necesario para vivir la Vida Cristiana. No
puedo hacerlo. Y esto es exactamente lo que Dios quería que yo descubriera. Ver Juan
15:5. Tal como necesité a Dios para la salvación, así necesito a Dios para la
santificación (para vivir una vida separada y santa). Es la VIDA de Dios (Gálatas 2:20);
es la GRACIA de Dios (1 Corintios 15:10); es la OBRA de Dios (Filipenses 2:13); es el
PODER de Dios (Colosenses 1:29; Filipenses 3:10) y es la VICTORIA de Dios (2
Crónicas 20:15, 17).

OTROS PUNTOS DE VISTA RESPECTO A

ROMANOS CAPÍTULO 7, VERSÍCULOS 14-25

1) Hay un punto de vista que dice que el hombre descrito


en Romanos 7:14-25 es el hombre no regenerado (el
hombre no salvo)
Los siguientes puntos son un fuerte argumento en contra de esta opinión:

a) El tiempo presente del versículo 14 (“yo soy”) indica que Pablo ha hecho una
transición desde su experiencia como no regenerado de los versículos 7-13, hasta su
experiencia presente como creyente.

b) Este hombre “según el hombre interior, se deleita en la ley de Dios” (v.22), en tanto
que la mente carnal del hombre no salvo es enemistad contra Dios y no se sujeta a la
ley de Dios, ni tampoco puede (Romanos 8:7). Enemistad es lo contrario de deleitarse,
de modo que el hombre de 7:22 no “está en la carne” y su mente, no es “la mente de
la carne”.

c) En 7:25 dice, “con MI MENTE sirvo a la ley de Dios”, lo cual, ciertamente, no es una
descripción de la mente de la carne descrita en Romanos 8:5-7.
d) La persona descrita en 7:14-25 es una persona que quiere hacer el bien (v.15, 18,
19, 21), y el mal que hace, lo hace en contra de su deseo y voluntad (v. 16, 19, 20).
Ciertamente que ésto no se corresponde con el hombre no salvo descrito en Romanos
8:5-8.

e) Todo verdadero creyente conoce demasiado bien la lucha con el pecado que mora
en él y puede identificarse muy bien con el hombre descrito en Romanos 7:14-25. El
hombre no regenerado, que solo posee la naturaleza de Adán, no tiene esta clase de
lucha. La contradicción existe solo en el creyente. La persona no salva no tiene este
conflicto entre las dos naturalezas, porque tiene solamente una naturaleza (para
pelear, son necesarios dos).

f) El clamor de 7:24 no es el clamor de una persona no salva que quiere ser salva de la
pena del pecado; es el clamor de una persona salva que quiere ser salva del PODER
pecado que mora en ella.

(Ver Romanos de John Murray, que explica estos argumentos con mayor claridad y con
más detalles).

2) Los hombres de tradición Reformada tienen otro punto


de vista, incluyendo a A.W.Pink, que básicamente dice
que Romanos 7:14-25 es la experiencia normal del
cristiano

De acuerdo a este punto de vista, los cristianos no deben abandonar Romanos 7 para
entrar en Romanos 8, sino que los cristianos deben permanecer durante toda su
experiencia cristiana en Romanos 7. Estos versículos describen simplemente el
conflicto entre las dos naturalezas en el hijo de Dios. De modo que ellos dirían que
Romanos 7:14-25 describe la experiencia normal, propuesta por Dios, de la persona
salva mientras esté en este cuerpo. “No hay liberación presente de la naturaleza carnal
por el poder del Espíritu Santo” (como A.W. Pink dice en su folleto titulado, El Cristiano
en Romanos 7).

Ante todo, debemos decir que hay mucha verdad en esta opinión. Es cierto que el
creyente tendrá un conflicto entre las dos naturalezas mientras viva en este cuerpo. La
naturaleza pecaminosa nunca será erradicada o desarraigada. Hay ciertas cosas en
este pasaje de Romanos 7, que siempre deben ser ciertas en cuanto al creyente.
Mientras más maduramos en la fe, tanto más conscientes deberíamos estar de nuestra
propia miseria y pecaminosidad (v.24). Mientras más crecemos en el Señor, tanto más
conoceremos la plaga de nuestro propio corazón (1 Reyes 8:38) y nuestra propia
perversidad. También deberíamos tener conciencia siempre de nuestra total
incapacidad de hacer lo justo en y por nosotros mismos. No tenemos el poder para
realizar lo que es bueno (v.18). Sin Cristo, nada podemos hacer (Juan 15:5), y esto
siempre será así. De modo que estamos de acuerdo con estos hombres Reformados en
que siempre debemos permanecer en Romanos 7, en el sentido de reconocer nuestra
pecaminosidad e incapacidad y nuestra necesidad, momento tras momento, de un
Libertador, que es Cristo Jesús.

Pero por otra parte, tenemos que estar en desacuerdo con estos hombres de la
Reforma por las siguientes razones. Romanos 7 describe a un hombre que, en contra
de su voluntad, FALLA EN HACER LO BUENO Y, EN CAMBIO, HACE LO MALO (Romanos
7:19). Esta puede ser la experiencia común de los cristianos, pero sería absurdo decir
que ésta es la experiencia que Dios tiene para una persona salva. Esto sería contrario
a todas las Escrituras que enseñan que el creyente es responsable no solo de querer la
voluntad de Dios, sino también de hacerla (Filipenses 2:13; Santiago 1:22, etc.).
Ciertamente, la vida cristiana normal que Dios quiere para nosotros, no es una de
fracasos y de derrotas y de total frustración. No es el deseo de Dios que nosotros
fallemos en hacer el bien que queremos hacer, y no es la voluntad de Dios que
hagamos el mal que detestamos hacer. Romanos 7 nos lleva al punto en que
clamamos “YO NO PUEDO”, pero Romanos 8 nos da la respuesta, “DIOS PUEDE”. Yo no
puedo cumplir la ley (Romanos 7:22-24), pero la ley puede ser cumplida EN MÍ por el
poder de Dios (Romanos 8:4). Así, técnicamente, no es que el creyente deja Romanos
7 para ir a Romanos 8, sino quizás sea mejor decir que Romanos 7 nos lleva a
Romanos 8. Romanos 7 nos enseña lecciones valiosas acerca de nosotros mismos—
acerca de nuestra impotencia y pecaminosidad e incapacidad de agradar a Dios por
nosotros mismos. Que nunca olvidemos estas lecciones.

A.W. Pink enseñaba que el tiempo futuro en Romanos 7:24 (quién me librará) indica
que al presente no hay “liberación” de la naturaleza carnal por el poder del Espíritu
Santo. Los cristianos no serán liberados de “este cuerpo de muerte” hasta la futura
venida de Cristo, enseñaba. Esta enseñanza, de que al presente no hay liberación del
poder del pecado, ciertamente es contraria a muchos pasajes de las Escrituras. De
hecho, Pablo mismo, tres versículos más adelante escribe, “Porque la ley del Espíritu
de vida me ha librado de la ley del pecado y de la muerte” (Romanos 8:2). Pink dice
que tal liberación es futura, pero Pablo dice que ya ha sido efectuada. Los creyentes
deben reclamarla por fe. Es cierto que la redención final de nuestro cuerpo es aún
futura (como veremos en nuestro estudio de Romanos 8:23) y que vivimos en cuerpos
no redimidos, que aún están muy subyugados al pecado y a la muerte. Pero tenemos
que hacer una diferencia entre la liberación de la PENA DEL PECADO (Dios me ha
liberado de ésto), liberación del PODER DEL PECADO (Dios me está liberando de ésto
a medida de que yo, por fe, acepto la obra terminada de Cristo – ver Romanos capítulo
6) y liberación de la misma PRESENCIA DEL PECADO (Dios hará ésto, cuando yo sea
llevado a Su presencia).

La vida cristiana que Dios tiene para sus creyentes, no es una vida de hacer el mal que
odio y fallar en hacer el bien que quiero (Romanos 7:19). El propósito de Dios para la
vida cristiana no es una vida de cautividad y esclavitud al pecado (Romanos 7:23).
Cristo vino para darnos libertad (Juan 8:31-36). No es el deseo de Dios que vivamos
en perpetua derrota y fracaso y frustración, por días sin fin. No, el propósito de Dios
para la vida cristiana se despliega en muchos pasajes, incluyendo los siguientes:
Colosenses 1:10-12; 1 Juan 3:18, 22; Efesios 4:1-3; Filipenses 4:1-9; 1 Corintios
15:10; Gálatas 2:20; 5:22-23; etc. ¡Que vivamos y andemos así!

“¡Corre, Juan corre! ¡Ordena la ley!


Pero no me da pies ni manos.
Noticias mayores trae el evangelio:
¡Me ordena volar y me da alas!”
Atribuido a Juan Bunyan.

Demasiados creyentes están tratando de correr sin pies y sin manos. ¡Que por el poder
y la gracia de Dios podamos remontarnos!

*** ****** ***

CAPÍTULO 8
Romanos 8:1

Romanos capítulo 8 es uno de los capítulos de la Biblia más estimulantes y


conmovedores y de mayor bendición para la persona que está “EN CRISTO JESÚS”
(comparar v.1 y v.39). El capítulo comienza con NINGUNA CONDENACIÓN (v.1) y
termina con NINGUNA SEPARACIÓN (vs.35-39). La palabra clave en la primera
parte de este capítulo es la palabra “ESPÍRITU” (aparece 20 veces en el capítulo 8, en
tanto que solo aparece 4 veces en los primeros 7 capítulos).

La persona que está “EN CRISTO JESÚS” está salva y segura para siempre (v.1).
Romanos capítulo 8 es uno de los capítulos clave de la Biblia, que expone muy
claramente la doctrina de la seguridad eterna.

“Ninguna condenación (juicio)” (v.1). Ni un poco de condenación. Comparar


también Juan 3:18; 5:24 y 1 Corintios 11:32. La palabra “condenación” significa
literalmente “juicio que cae (sobre alguien)”. El juicio de Dios no caerá sobre mí. ¿Por
qué no? Ver Romanos 7:24; 8:2 – He sido liberado y libertado de la ley del pecado y
de la muerte. Si aún estuviera bajo la ley del pecado y de la muerte, entonces yo
estaría bajo la condenación de Dios (el pecado demanda juicio, muerte y condenación
– el castigo por el pecado tiene que pagarse). Pero, alabado sea Dios, el Calvario se
ocupó de todo ello. Dios condenó a Su Hijo (Romanos 8:3) para que yo nunca fuese
condenado (Romanos 8:1). El juicio de Dios cayó sobre Su único Hijo unigénito, para
que Su juicio no tuviera que caer sobre mí. Yo no estoy condenado, antes bien YO
ESTOY JUSTIFICADO. Recuerda la enseñanza de la última parte de Romanos 5. EN
ADÁN yo estoy condenado, pero EN CRISTO, estoy justificado.

El verdadero creyente no vendrá a condenación o juicio (Juan 5:24). “No hay


condenación” para él (Rom. 8:1). Todos sus pecados han sido tratados en la cruz. El
juicio del creyente por el pecado tuvo lugar hace como 2000 años, cuando Cristo fue
juzgado y condenado por nosotros. ÉL fue castigado y condenado por mis pecados. La
ira de Dios fue derramada sobre ÉL. “ÉL herido fue por nuestras rebeliones, molido por
nuestros pecados. El Señor cargó en ÉL el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6). Y
cuando venimos a Cristo en fe, somos justificados y declarados “NO CULPABLE” por el
Juez del universo entero. “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también
resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por
nosotros” (Romanos 8:33-34). Si Dios nunca nos condenará y si Dios nunca nos
acusará de culpa, entonces no necesitamos preocuparnos.
Estamos “en Cristo Jesús”, en Aquel que es NUESTRA VIDA. Estamos tan identificados
con el Cristo resucitado y glorificado, que tal como ÉL es, así somos nosotros. La
condenación nunca podría caer sobre nosotros, porque estamos identificados y unidos
a ÉL. En otras palabras, estamos tan identificados con Cristo, que si Dios nos
condenara a nosotros, ÉL tendría que condenar también a Su Hijo. ¡Imposible! “En
ésto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día
del juicio; pues como ÉL es, así somos nosotros en este mundo” (1 Juan 4:17).

Por una parte se nos dice que el creyente no vendrá a condenación (Juan 5:24 y
Romanos 8:1) y por otra parte se nos dice que todo creyente estará ante el Tribunal
de Cristo (Romanos 14:10). ¿Cómo pueden entenderse estos dos hechos
aparentemente contradictorios? 1) El creyente nunca estará ante Dios como JUEZ para
ser condenado por sus pecados y para ser castigado por sus pecados. Esta
condenación y este castigo ya han caído sobre Cristo, nuestro Sustituto (Romanos 8:3
y ver el párrafo anterior). Recuerda, si el creyente tuviera que ser condenado por un
solo pecado, eso sería suficiente como para condenarlo para siempre al lago de fuego.
2) El creyente estará ante el BEMA o el Tribunal de Cristo para dar cuenta sobre qué
tan fielmente ha vivido la Vida Cristiana desde el día en que fue salvo. El asunto no
será condenación o no condenación, sino el asunto será recompensas o pérdida de
recompensas (1 Corintios 3:12-15). La pérdida de recompensas no significa pérdida de
la salvación. Aún el cristiano más infiel “será salvo” y no condenado ante el tribunal de
Cristo (1 Corintios 3:15).

¿Quién puede reclamar y disfrutar de esta maravillosa declaración de “NINGUNA


CONDENACIÓN”? Sólo los que están “EN CRISTO JESÚS” (v.1). No hay lugar más
seguro donde estar. En los días de Noé había un solo lugar seguro donde estar – en el
arca. El juicio de Dios cayó sobre todos los que no estaban en el arca. Jesucristo es
hoy nuestra Arca de Salvación. Los que tienen una posición en ÉL, están salvos y
seguros y ya no están en peligro del juicio de Dios.

“En Cristo Jesús” – todas las cosas maravillosas acerca de las cuales nos hablará
Pablo en Romanos 8 se aplican solamente a los que están en Cristo Jesús. Todo
verdadero creyente está “en Cristo” (ver Gálatas 3:26-28: “bautizados en Cristo” por
fe). La última vez que nos encontramos con esta expresión “en Cristo Jesús” fue en
Romanos 6:23. En Cristo tenemos vida eterna (Rom. 6:23). En Cristo no hay
condenación (Rom. 8:1). En Cristo somos realmente bendecidos (Efesios 1:3).

“Los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Hay alguna
duda si acaso estas palabras pertenecen al texto inspirado de las Escrituras. Los que
estudian los manuscritos griegos nos dicen que algunos manuscritos griegos contienen
estas palabras y que otros manuscritos griegos no contienen estas palabras. Ver por
ejemplo las traducciones del Nuevo Testamento de John Darby y William Kelly de
Romanos 8:1: “Ahora pues no hay ninguna condenación para los que están en Cristo
Jesús”. (Comparar también otras traducciones). Deberíamos notar también que estas
mismas palabras se encuentran al final del versículo 4 (donde los manuscritos griegos
coinciden), y es posible que un escriba tomara estas palabras del versículo 4 y
equivocadamente las añadiera al versículo 1.

La mayoría de las variaciones textuales del Nuevo Testamento griego son de tan poca
importancia, que no afectan en ninguna manera el sentido del texto y normalmente no
vale la pena mencionarlos, pero la variación textual aquí en Romanos 8:1, tiene algún
significado doctrinal. La pregunta clave es ésta: ¿Nuestro bendito estado de “ninguna
condenación” depende de nuestra posición “en Cristo Jesús” o depende también de la
manera en que andamos y vivimos la vida cristiana? ¿Depende de Cristo y Su obra
consumada o depende también de nuestro ANDAR?

Si nuestra ninguna condenación dependiera de nuestro andar, todos nosotros


estaríamos en problemas. ¿Quién de nosotros tiene un ANDAR tan perfecto que
pudiera presentarlo a Dios y que Dios no encontrara falta ni condenación en él? ¿Quién
de nosotros anda siempre conforme al Espíritu y nunca anda conforme a la carne?
¿Quién de nosotros podría decir que nuestro andar es perfecto y sin pecado (1 Juan
1:8-10)? ¿Quién de nosotros podría decir que no necesita un Abogado para con el
Padre, a Jesucristo el Justo, para aquellos momentos en que nuestro andar no es lo
que debería ser? Todas las gracias sean a nuestro bondadoso y misericordioso
Salvador, que nuestra justificación y liberación de la condenación depende solamente
de nuestro Señor Jesucristo, Su sangre derramada y de Su VIDA sin fin. Si dependiera
de nuestro andar, todos nos bañaríamos en el lago de fuego para siempre.

Para un mayor estudio sobre esta materia textual, ver Estudios sobre el Libro del
Deuteronomio de C.H.Mackintosh (su disertación sobre Deuteronomio capítulo 4).
Mackintosh diserta largamente sobre Romanos 8:1 y del motivo por el cual la última
cláusula no pertenece al texto inspirado por Dios de las Escrituras (pero pertenece
ciertamente al versículo 4).

Romanos 8:2

Comparar con Romanos 7:24. La pregunta era “¿Quién me librará?” La respuesta


en Romanos 8:2 es ésta: “Cristo ya me ha librado”. La última parte de Romanos
capítulo 7 era una descripción de la lucha del creyente y su CONDICIÓN de fracaso.
En el capítulo 8, Pablo anima al creyente a fijar su mirada en su prefecta e
infalible POSICIÓN en Cristo Jesús. Mientras más confiemos en los hechos de Dios
acerca de nuestra POSICIÓN, tanto más esto afectará y cambiará nuestra presente
CONDICIÓN.

Romanos 8:2 menciona dos leyes. Ilustración: La ley de la gravedad y la ley de la


aerodinámica. La ley de la gravedad dice que un objeto metálico grande y pesado en el
cielo tiene que caer y estrellarse (el avión tiene que estrellarse). Pero la ley de la
aerodinámica es una ley superior y vence la ley de la gravedad y permite que el
pesado avión remonte y vuele y no se estrelle. La ley del pecado y de la muerte me
lleva a caer y a fracasar y a derrumbarme (Rom. 7:23-25), pero la ley del Espíritu de
vida en Cristo Jesús me capacita para vivir una vida que agrade a Dios (Rom. 8:2).

Romanos 8:3

Hay ciertas cosas que la ley no puede hacer. La ley es justa, pero no puede justificar
(Rom. 7:12; 3:20). La ley es santa, pero no puede santificar (Rom. 7:12). La ley me
puede decir que soy un pecador, pero no puede hacerme santo. (El espejo puede
mostrarme mi suciedad, pero no puede limpiarme). Lo que la ley no pudo hacer, DIOS
LO HIZO. Lo que LA LEY no pudo hacer, ELCORDERO sí lo pudo hacer.

¿Por qué era débil la ley? El problema no era con la ley, sino conmigo. Era “débil por la
carne” (comparar 7:14). En realidad, la ley es muy poderosa. La ley puede DAR VIDA
si una persona CUMPLE TODOS LOS MANDAMIENTOS TODO EL TIEMPO (Lucas 10:25-
28; Mateo 19:16-17), pero nadie de nosotros ha hecho ésto o podría hacer ésto, de
modo que la ley no puede dar vida. No puede traer bendición, sólo maldición (Gálatas
3:10-11). Pero la debilidad es nuestra y no de la ley. Ilustración: Piensa en un ancla
resistente. ¿El ancla es capaz de sujetar? SÍ. Pero si echas el ancla en el fango blando
no sujetará. “Lo que el ancla no pudo hacer porque era débil por el fango”. El problema
no es la santa ley de Dios, sino nuestra carne pecaminosa.

Note como se expone el evangelio en Romanos 8:3. En esencia está diciendo que Dios
envió a Su Hijo único e impecable (literalmente “Hijo de ÉL Mismo”) para ser
condenado en nuestro lugar y para morir por nuestros pecados. ¿Por qué hizo ésto?
Para que podamos vivir a la justicia (v.4 comparar 1 Pedro 2:24).

Note con cuanto cuidado Pablo dice estas cosas. Si lo hubiese dicho de una manera
ligeramente diferente, habría sido una herejía (una enseñanza falsa acerca de la
persona de Cristo). El no dijo “en semejanza de carne”, porque esto sería decir que
Cristo no era realmente un hombre. Cristo vino en carne y fue un verdadero Hombre
(1 Juan 4:2-3). Pablo no dijo “en carne de pecado”, porque eso habría hecho de Cristo
un pecador. ¿Qué estaba diciendo Pablo? El está diciendo que Cristo era
verdaderamente un hombre, pero que no era un hombre pecador.

“A causa del pecado” – como un sacrificio por el pecado. ÉL ocupó mi lugar.


Comparar 2 Co. 5:21. La condenación se refiere al juicio de Dios que cae sobre una
persona. El juicio de Dios por el pecado cayó sobre mi inocente Sustituto cuando ÉL
murió en la cruz, para que no caiga sobre mí (Rom. 8:1). El fuego del juicio de Dios
quemó la cruz y la tierra alrededor, para que cuando yo tome mi lugar (por fe) al pie
de la cruz, el fuego de Dios no me queme a mí (el fuego no quemará dos veces la
misma área).

Romanos 8:4

“Justicia” significa “justas demandas”. La ley tiene ciertas demandas justas. La ley
demanda y requiere que una persona viva una vida justa, amando a Dios
(perfectamente) y amando al prójimo (perfectamente). ¿Cómo puedo cumplir lo que la
ley requiere? ¿Cómo puedo guardar la ley? La Persona y el Poder del Espíritu Santo
lo hace posible. Observe con cuidado que el versículo no dice“por nosotros”, dice “en
nosotros”. Esto es algo que Dios hace EN MÍ por Su poder y por Su operación y por
Su Espíritu. “La carne” es lo que yo hago en y por mí mismo (lo que yo produzco). “El
Espíritu” se refiere a lo que Dios hace en mí por la Persona del Espíritu Santo que mora
en mí. La ley requiere que YO AME A DIOS y QUE AME A MI PRÓJIMO (Mateo 22:36-
40). Estos dos mandamientos no solo resumen los Diez Mandamientos, sino todos los
mandamientos de Dios. Yo no puedo cumplir la ley tratando de cumplir la ley. Un
pecador no puede guardar la santa ley de Dios; es imposible. Aún un “pecador
renovado” no puede hacer ésto. Como vimos en Romanos 7:14-25, la persona salva
quiere, pero no puede: “El querer el bien (cumplir la ley de Dios) está en mí, pero no
el hacerlo” (Rom. 7:18). La clave para cumplir la ley es AMOR (Rom. 13:8-10 y Gál.
5:14). La clave para tener AMOR es un andar conforme al Espíritu (Gál.5:13-23 y Rom.
8:4). Es el Espíritu de Dios entonces el que produce en mi este AMOR (Gálatas 5: 22).
Yo no puedo, pero ÉL puede. Si una persona está andando conforme al Espíritu,
entonces Dios está obrando en ella produciendo esa vida justa. Somos hechura Suya
(Efesios 2:10). Es imposible para mí, esto es en mi carne, cumplir la ley de Dios. Es
imposible para Dios en mí, (cuando le permito hacer Su obra) no cumplir la ley. Lo que
la carne nunca podría hacer, Dios puede hacer (comparar versículo 3).
Considere el siguiente diagrama que muestra el contraste entre la persona dominada
por la carne y la persona dominada por el Espíritu. Este diagrama trata con los
primeros 14 versículos deRomanos capítulo 8:

Romanos 8:1-14

Contraste Entre la Persona Dominada por la Carne


y la Persona Dominada por el Espíritu Santo

Dos Categorías

LA PERSONA LA PERSONA
DOMINADA POR LA CARNE DOMINADA POR EL ESPÍRITU
“los que son de la carne” (v.5) “los que son del Espíritu” (v.5)

Dos Reinos

“EN LA CARNE” (v.8) “EN EL ESPÍRITU” (v.9)

Dos Condiciones Espirituales

“No es de ÉL” (v.9) “Es de ÉL” (El es un Cristiano)

Dos Nacimientos

Nacido de la carne (Juan 3:6) Nacido del Espíritu (Juan 3:5-6)

(Estamos en la carne por nacimiento (estamos en el Espíritu por el nuevo


natural) nacimiento, por regeneración)

Dos Propósitos

Piensa en las cosas de la carne (vs.5-7) Piensa en las cosas del Espíritu
(v.5 y ver Col.3:1-2; Mat. 16:23)
Condición Presente

Muerte (versículo 6) Vida y Paz (versículo 6)


(No tiene relación con Dios) Vida en un mundo muerto
No puede agradar a Dios (v.8) Paz en un mundo agitado

Condición Futura

Muerte (versículo 13) Vida resucitada (versículos 11, 13)


(Ver Gálatas 5:19-21)

Posesión Presente

No tiene el Espíritu (v.9) Tiene el Espíritu (v.9)

Relación con la Ley de Dios

Sin ley (v.7) La ley es cumplida en esta persona


controlada por el Espíritu (v.4)
Se rebela contra la ley de Dios
Y no PUEDE someterse a ella

Relación con Dios

Un enemigo (v.7 y compare Rom.5:10) Un hijo (v.14)

Guía

No hay guía sobrenatural (v.14) Guiado por el Espíritu (v.14)

La Obligación de la Persona
Está obligado a vivir según la carne Está obligado a mortificar (hacer morir)
(v.12). las obras de la carne (v.13).
POSICIONALMENTE ésto ya ha sido
No puede vivir de otra manera. “Lo que hecho (Gál. 5:24), pero
es nacido de la carne, carne es” (Juan EXPERIMENTALMENTE esto necesita ser
3:6). La persona que está “en la carne” realizado por fe (Col. 3:5; Rom.6:11 en
tiene que vivir en ese reino. Está vista de Rom. 6:6; etc.). Por fe tengo
dominado por su naturaleza que considerar lo que ya ha sido hecho
pecaminosa heredada de Adán. por Cristo.

OBSERVACIONES: hay una sola manera en que puede vivir un hombre no salvo. El
está “en la carne” y tiene que vivir y andar “conforme a la carne” (Romanos 8:8 y
compare v.4). No puede hacer otra cosa sino cumplir los deseos de la carne. Está
totalmente esclavizado por el pecado que mora en él. Este andar conforme a la carne
se describe en Efesios 2:1-3 y Efesios 4:17-19.

La persona salva es descrita como estando “en el Espíritu” (Romanos 8:9) y ya no está
en el reino de la carne (Romanos 8:9). El santo Espíritu de Dios mora en él. Su vida
está dominada por la Persona y la Presencia de Dios el Espíritu Santo y aún cuando no
ande rectamente, el Espíritu hará notar Su presencia contristada (Efesios 4:30).

Considerando la vida de una persona salva en su totalidad, no puede decirse que esté
dominada por la carne. Podrá caer en pecado, pero no persistirá en el pecado (1 Juan
capítulo 3). Por laconvicción del Espíritu, por confesión y, si es necesario,
por disciplina (1 Co. 11:31-32) él es llevado de vuelta al camino de la obediencia. El
creyente puede manifestar en cualquier momento cualquiera de las obras de la carne
(Gálatas 5:19-21), pero su vida no estará dominada por las obras de la carne, porque
los que “practican tales cosas (tiempo presente—siguen haciendo; los que persisten en
estas cosas) no heredarán el reino de Dios” (Gálatas 5:21 y comparar 1 Corintios 6:9-
11 y Efesios 5:5).

Al mismo tiempo, la Biblia pone en claro que el creyente puede estar controlado por la
carne. Romanos capítulo 8 no trata con ésto, sino Romanos 13:12-14. Ver también 1
Corintios 3:1-3 y Gálatas 5:16-25. Es una anormalidad terrible que un creyente que
está “en el Espíritu” ande como el hombre que está “en la carne”, y que una nueva
criatura en Cristo, ande como un mero hombre no regenerado (1 Co. 3:3), pero,
lamentablemente, sucede.

Romanos 8:5-6

“Pensar”= poner la mira (esta expresión es usada en Mateo 16:23 y Col. 3:2). “En
las cosas de la carne”—se refiere a quienes están dominados por su naturaleza
adánica pecaminosa (ver diagrama anterior). El versículo 6 debería traducirse “porque
la mente de la carne es muerte; pero la mente del Espíritu es vida y paz” (comparar
Romanos 6:21-23).

Romanos 8:7
“Por cuanto los designios de la carne (la mente de la carne) son enemistad
contra Dios”. La carne siempre está contra Dios. La carne es enemiga de Dios. “Se
sujeta” = somete. La carne no es sumisa. En cambio, se rebela contra Dios. Se
subleva contra Dios y contra la ley de Dios. Una ilustración de esto se encuentra en
Números 14:9-10, 27-29; 40-44 (Si Dios viene con nosotros, no iremos. Si Dios no va
con nosotros, iremos. Cualquier cosa que Dios diga, ellos harán lo contrario). “Ni
tampoco pueden” – la carne es incapaz de someterse. Es imposible que la carne se
someta a Dios. La carne pecaminosa del hombre (la naturaleza pecaminosa del
hombre) es rebelde (no se somete).

Hay cinco cosas que nunca sucederán a la carne:

1. La carne no puede ser cambiada. La carne rebelde que no se somete,


nunca será transformada en una carne sumisa y obediente. El método de
Dios para tratar con la carne no es cambiarla,
sino CONDENARLA (Romanos 8:3) yCRUCIFICARLA (Gá. 5:24; 2:20 y
comparar Rom.6:6).

2. La carne no puede ser reformada. No puede ser corregida o


restaurada o purificada. Lo que es corrupto, permanece corrupto. Lo que
es desesperadamente malvado, permanece desesperadamente malvado
(Jer. 17:9). La Iglesia fue reformada (nos referimos a la “Reforma”
protestante) y restaurada hasta cierto grado de pureza, pero la carne
nunca tendrá una reforma. Hace 2000 años no tuvo una REFORMA sino
una CRUCIFIXIÓN.

3. La carne no puede ser entrenada (educada). La carne es porfiada.


Se niega a cambiar sus caminos. Es inmutable. Nunca podrás enseñar a
la carne como agradar a Dios. La carne es incorregible –no es posible que
sea corregida o enmendada. La carne se niega a cambiar sus
costumbres. Las obras de la carne siempre permanecen las mismas (ver
Gálatas 5:19-21).

4. La carne no puede ser mejorada. Siempre permanece igual:


depravada, corrupta, malvada, pecaminosa, mala, contraria a Dios,
rebelde, porfiada, orgullosa, etc.

5. La carne no puede ser reconciliada con Dios. Siempre se opondrá a


Dios (ver Gálatas 5:17). Nunca estará en paz con Dios; por el contrario,
hay una lucha constante. Dios nunca podrá estar en armonía con lo que
no está en armonía con Su carácter santo y justo.

Todo hijo de Dios puede regocijarse en este hecho: “Pero los que son de Cristo (los
que pertenecen a Cristo) han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas
5:24).

Romanos 8:8
Por cuanto estas cosas, respecto a la carne, son así (v.7), los que están EN LA CARNE
(los que no son salvos) NO PUEDEN agradar a Dios (es imposible para ellos agradar
a Dios). Comparar Hebreos 11:6 (los que están en la carne, son los que están sin fe).
Para un comentario del Antiguo Testamento sobre Romanos 8:8 ver Proverbios 15:8,
9, 26. La carne nunca jamás podrá agradar a Dios. Para la mayoría de las personas es
muy, muy difícil aceptar la verdad de este versículo. Está diciendo que todo lo que hice
en mi vida (antes de venir a Cristo) era inaceptable para Dios y no le agradaba.
Nosotros podemos haber considerado muchas cosas como buenas y rectas y dignas de
alabanza, pero Dios no estaba complacido. La única manera en que podemos agradar a
Dios es “POR JESUCRISTO” (Hebreos 13:21).

¿Qué sugieren los versículos 7 y 8 acerca de la persona que tiene la mente del
Espíritu? (Ocuparse del Espíritu es tener la mente del Espíritu o tener una mente
espiritual). Veamos lo opuesto: La mente espiritual (la mente del Espíritu) es un amigo
de Dios (está en paz con Dios, no hay guerra, no hay hostilidad), porque es sumisa a
la ley de Dios (Rom. 8:4) y siempre lo será. De modo que los que viven según el
Espíritu PUEDEN agradar a Dios. El versículo siguiente habla de los que están en el
Espíritu:

Romanos 8:9

“Mas vosotros” (en contraste con los que están en la carne). Vosotros no estáis en la
carne. Ustedes pueden agradar a Dios. Toda persona salva está “EN EL ESPÍRITU” y
toda persona no salva está “EN LA CARNE”. Todo creyente es “espiritual” en el sentido
que TIENE el Espíritu (ver Judas 19). “Mora” = tiene su hogar en ti. Tu cuerpo es la
casa del Espíritu o su morada o su templo santo (1 Corintios 6:19-20).

Pablo está diciendo aquí que TÚ ESTÁS EN EL ESPÍRITU, SI EL ESPÍRITU ESTÁ EN TÍ.
Si el Espíritu no está en ti, entonces estás en la carne (no eres salvo). “Alguno” =
alguien. “No es de ÉL” = él (esta persona, que no tiene el Espíritu) no es “de ÉL”, es
decir, no pertenece a Cristo, no es de ÉL, no es un cristiano, de modo que no es salvo.
Por inferencia, este versículo nos enseña claramente que en todo verdadero cristiano
mora el Espíritu Santo. Si una persona es salva, el Espíritu Santo MORA (habita) en
ella, y ella está en (la esfera del) el Espíritu. Cada creyente en Cristo recibe el Espíritu
Santo con la única condición de su fe en Cristo (Juan 7:37-39). No hay tal cosa como
un verdadero creyente que no tiene el Espíritu Santo. El verdadero cristiano ya no está
“en la carne” (en la esfera de la carne). El no está en la carne, pero la carne está en él
(Romanos 7:18). Observe como es designado el Espíritu Santo: “Espíritu”, “Espíritu de
Dios”, “Espíritu de Cristo”.

El versículo 9 dice que el Espíritu está en ti.


El versículo 10 dice que Cristo está en ti (ver también Juan 14:17, 20).

Romanos 8:10

Compare con Romanos 8:1 – Cristo está en mí (v.10) y yo estoy en Cristo (v.1).
Romanos 8:9 enseña que yo estoy en el Espíritu y que el Espíritu está en mí. ¡Benditas
relaciones! En Romanos 7:18 Pablo dice, “yo sé que en mí no mora el bien”, pero el
creyente también puede decir, “yo sé que en mí mora el Dios vivo”. Si una persona es
realmente salva, entonces Jesucristo está EN esa persona (ver 2 Corintios 13:5). De
modo que lo que Pablo dice en el v.10 se aplica al verdadero creyente. Si tú eres
realmente salvo, entonces esto es cierto: el cuerpo está muerto a causa del
pecado. ¿En qué sentido está muerto? Tú aún no estás físicamente muerto. Pablo dice
“muerto” en el sentido de “mortal” (ver v.11), lo que significa sujeto a muerte y
decadencia y enfermedad a causa del pecado. El cuerpo del creyente aún no ha sido
redimido (pero lo será en el futuro—Romanos 8:23). El cuerpo del creyente aún no ha
sido renovado o vigorizado o vivificado, pero lo será en el futuro (Romanos 8:11).

“El espíritu vive a causa de la justicia”. Este versículo hace un contraste entre el
cuerpo del creyente y el espíritu del creyente. El espíritu no está muerto, es VIDA.
Hemos sido vivificados o avivados (se nos dio vida) espiritualmente (Efesios 2:1,5). Mi
espíritu fue vivificado o reavivado en el momento en que fui justificado. La vivificación
de mi espíritu ya tuvo lugar en el momento de mi salvación (Romanos 8:10); la
vivificación de mi cuerpo tendrá lugar en el futuro, en el día de la resurrección
(Romanos 8:23).

Romanos 8:11

“El que levantó de los muertos a Cristo Jesús” se refiere a Dios el Padre. Si el
Espíritu de Dios mora en ti (y esto es así, si eres salvo—Rom.8:9), entonces Dios
vivificará (dará vida en el futuro) tu cuerpo mortal (tu cuerpo que todavía no ha sido
redimido y que está sujeto a enfermedad, deterioro y muerte). Si el Dios Omnipotente
pudo levantar a Jesús de los muertos, ciertamente también podrá cuidar de nuestros
cuerpos. Esta es una maravillosa promesa de la futura resurrección de los creyentes.
La presencia del Espíritu en tí ahora, es la garantía de tu futura resurrección (Efesios
1:13-14; 4:30).

Romanos 8:12

“Deudores” = los que tienen una obligación (Rom.1:14). No somos deudores a la


carne, porque ahora vivimos en la esfera del Espíritu. No tenemos ninguna obligación
para con la carne. Nada le debemos a la carne. De hecho, ya le hemos dado
demasiado a la carne. Ya hemos estado demasiado tiempo en la carne (ver 1 Pedro
4:2-3) y ya hemos pecado demasiado en la carne. Más bien, soy deudor a vivir según
el Espíritu. Esta es mi obligación cristiana.

Romanos 8:13

“Vivamos” =tiempo presente (constante y habitualmente). La muerte (separación de


Dios) está al final de una vida vivida según la carne (Romanos 6:21). “Hacer
morir” = mortificar (la misma palabra se encuentra en Romanos 8:36 “muertos”).
¿Cómo hacemos ésto? ¿Cómo mortifica y hace morir el creyente las obras de la carne?

La Doctrina Bíblica de la MORTIFICACIÓN

Notemos primeramente que debemos mortificar (hacer morir) “por el Espíritu”. Esto es
algo que se hace por el poder del Espíritu, no por nuestro propio poder. Hay dos
aspectos de la mortificación del creyente que deben ser considerados:

1. POSICIONALMENTE ya ha sucedido. Gálatas 5:24 dice, “los que son de Cristo


(los que le pertenecen a ÉL, comparar Rom.8:9), han crucificado la carne con
sus pasiones y deseos”. Note que este versículo no dice que debemos hacer
ésto, sino que dice que ya ha sido hecho. No dice “crucifica la carne”, sino dice
(ya) “has crucificado la carne”. ¿Cuándo sucedió ésto? Hace 2000 años
(comparar Gálatas 2:20). Cuando Cristo murió, yo morí. Fue entonces cuando
mi crucifixión tuvo lugar.

2. EXPERIMENTALMENTE el creyente necesita hacerlo: “Haced morir, pues, lo


terrenal en vosotros” (Colosenses 3:5). Pero la pregunta clave es: ¿CÓMO HA
DE HACERSE ESTO? La clave es la fe. La fe se afirma en el hecho de que en
Cristo yo ya he muerto (ver Colosenses 3:3—“porque habéis muerto”), y por fe
considero que este hecho es verdad. El “pues” de Col.3:5 señala hacia la
gloriosa verdad del v.3 de que ya hemos muerto con Cristo y en Cristo. De
modo que se nos dice que realicemos por fe (Col. 3:5) lo que Dios ya ha
realizado en los hechos (Gá.5:24; Col.3:3; Gá.2:20). Gálatas 5:24 expone el
hecho y Colosenses 3:5 apela a la fe (basada en el hecho—Col.3:3). Mientras
más consideremos nuestra POSICIÓN por fe, tanto más se hará realidad (por el
poder del Espíritu) en nuestra presente CONDICIÓN. Ver Romanos 6:11 y la
exposición sobre “CONSIDERAR”.

Romanos 8:14

En el versículo 9 aprendimos que un verdadero cristiano es aquel en quien mora el


Espíritu Santo. En este versículo tenemos otra característica de un verdadero cristiano.
Todos los que son GUIADOS por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Un
verdadero creyente es guiado por el Espíritu. La persona que vive según la carne
(v.12), ciertamente no es guiada por el Espíritu. Ver Juan 10:26-27. ¿Cuál es el
distintivo de una verdadera oveja? La verdadera oveja sigue al verdadero Pastor.
Cristo guía y Sus ovejas siguen. Así mismo, aquí en Rom.8:14 leemos que el
verdadero hijo es guiado por el Espíritu. El verbo se encuentra en tiempo presente:
somos guiados continua y constantemente por el Espíritu. Él está obrando siempre en
nuestras vidas. Nos está guiando por el camino correcto o nos está guiando de regreso
al buen camino. Nos está controlando o nos está convenciendo, pero ÉL siempre está
obrando en nosotros (Él nunca nos dejará—ver Efesios 4:30). Nosotros lo estamos
contristando o agradando. Nosotros estamos en la esfera del Espíritu y nunca
podremos salir de esa esfera. Recuerde, estamos “en el Espíritu” (Romanos 8:9).

Romanos 8:15

La palabra clave en el capítulo 8 es “ESPÍRITU” (se encuentra 19 veces en este


capítulo). En el momento en que una persona es verdaderamente salva, ella recibe el
Espíritu de Dios, que aquí es llamado “el Espíritu de adopción”. La persona salva no
entra en una relación legal sino en una RELACIÓN DE AMOR (comparar Rom.7:4). No
somos como un esclavo que está temblando ante un amo duro y riguroso, sino somos
como hijos ante el padre. La palabra aramea “ABBA” es explicada por la palabra
siguiente “Padre”. Era una palabra muy familiar por padre, quizás parecida a la palabra
“papá”. Nos asombra encontrar esta misma expresión, usada por el Señor Jesucristo
Mismo, en Marcos 14:36. Los creyentes tienen la misma relación íntima con su Padre
Celestial como la que Cristo tenía, para la alabanza de Su gracia. Nadie puede estar
más cercano y ser más amado por el Padre Celestial que aquellos que están “en
Cristo”.

“Cerca, tan cerca de Dios, más cerca no podría estar


Pues en la persona del Hijo de Dios, estoy tan cerca como ÉL
Amado, tan amado por Dios, no podría ser más amado Pues en la
persona del Hijo de Dios, soy tan amado como ÉL”

La palabra “adopción” consiste de dos partes:1) hijo 2) poner. Dios ha tomado al


creyente (que era un hijo de ira y de desobediencia—Efesios 2:1-3) y lo ha puesto en
la posición de hijo, con todos los derechos y privilegios y beneficios y bendiciones y
herencias que se le otorgan por ser un hijo.

Romanos 8:16

“Mismo”. El Espíritu Santo es una bendita Persona, no un “lo” impersonal. El Espíritu


Santo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Este corto versículo
trata con la importante doctrina de la SEGURIDAD DE LA SALVACIÓN. La Biblia enseña
claramente que una persona puede saber y estar segura (en esta vida) de que es un
hijo de Dios. ¿Cómo podemos saber? Este versículo dice que sabemos que somos hijos
de Dios porque el Espíritu Santo da juntamente (como dice la versión 1977) testimonio
a nuestro espíritu. De modo que hay dos testigos que me dicen que soy un hijo de
Dios. El primer testigo es mi espíritu humano—esa parte de mí que (ahora que soy
salvo) es sensible a Dios y es sensible a las cosas espirituales. Mi espíritu dice, “Sí, soy
un hijo de Dios. Yo soy salvo. Estoy justificado. Tengo una relación genuina y real con
Dios por medio del Señor Jesucristo y por Su gracia. Conozco a Dios como a mi Padre
celestial y puedo orar a ÉL, no de una manera ritual y mecánica, sino de una manera
directa y real.” El segundo testigo es el Espíritu Santo, al cual recibí en el momento en
que fui salvo. Su presencia en mi vida es la base de mi seguridad. Si ÉL no está
presente en mi vida, no tengo en qué basar mi seguridad (Romanos 8:9). Comparar
también 1 Juan 4:13. ÉL mora en mí y ÉL me asegura que pertenezco a Dios. Aún
cuando no estoy bien con Dios, ÉL me hace admitir mi culpa y me hace sentir Su
presencia contristada (Efesios 4:30), y ésto también es una indicación de que ÉL mora
en mí y de que yo le pertenezco a ÉL.

Cuando una persona es salva, de alguna manera comprende y se da cuenta y está


conciente de que es un hijo de Dios (que ha nacido de nuevo, que ha nacido de Dios).
El sabe que pertenece a Cristo y que Cristo le pertenece a él. Al mismo tiempo, el
Espíritu de Dios transmite Su testimonio silencioso confirmando el mismo hecho. Yo
digo en mi corazón, “Yo soy de ÉL y ÉL es mío” y el Espíritu dice “Sí, Amén, y yo estoy
en ti como prueba de ello”. Ver Gálatas 4:1-6 como pasaje paralelo. En Romanos 8:15
el creyente (“nosotros”) dice, “ABBA PADRE”. En Gálatas 4:6 es el Espíritu quien clama
“ABBA PADRE”. El Espíritu da testimonio junto con nuestro espíritu de que somos hijos
de Dios (ver Deut. 19:15 donde dos testigos dan su testimonio). El espíritu humano
dice, “Soy un hijo de Dios, ABBA PADRE”. El Espíritu Santo dice, “Sí, él es un hijo de
Dios, ABBA PADRE”. Por la boca de dos testigos queda ESTABLECIDO.

El Espíritu Santo tiene un ministerio muy importante de CONVENCER A LOS HOMBRES


(hacerles confesar su culpa). Una vez me convenció de que yo era un pecador. Ahora
me convence de que soy un santo (salvo, un hijo de Dios). ¿Cómo realiza el Espíritu
esta obra? ÉL convence y persuade a los hombres usando la Palabra de Dios. El
Espíritu usó la Palabra de Dios para convencernos de nuestra pecaminosidad. El mismo
Espíritu usa la misma Palabra para convencernos de que pertenecemos a Dios: “Estas
cosas os he escrito para que SEPÁIS que tenéis vida eterna” (1 Juan 5:13 y
comparar con el v.10 que también habla de un TESTIMONIO INTERNO). (Nota: el
evangelio de Juan fue escrito para que los hombres crean en Cristo y su palabra clave
es CREER—Juan 20:31; el libro de 1 Juan fue escrito para que los creyentes tengan
seguridad y la palabra clave es SABER -1 Juan 5:13).

Ver 1 Juan 5:10—La clave es ésta: CREE Y SABRÁS (tendrás el testimonio en ti


mismo). De acuerdo con Romanos 8:15-16, si tu crees, el Espíritu dará testimonio con
tu espíritu de que eres un hijo de Dios. CREE Y SABRÁS. Salmo 34:8 ilustra ésto.
¿Cómo puedo saber si el Señor es bueno? ¡GUSTAD Y VED! Los que gustan, sabrán.
Comparar 1 Pedro 2:3. ¿Cómo puedes saber si un postre es delicioso si nunca lo has
gustado? ¿Cómo puedes conocer la bienaventuranza de una relación personal con Dios
si nunca has creído?

Romanos 8:17

No somos sólo hijos de Dios, también somos herederos. Tenemos una espléndida
herencia. Somos millonarios espirituales (Efesios 1:3). Ver también 1 Pedro 1:3-4. El
Espíritu Santo ha venido a nuestros corazones 1) para decirnos y asegurarnos de que
ahora somos hijos de Dios (Romanos 8:15-16); 2) para garantizar de que más
adelante recibiremos nuestra herencia (Efesios 1:13-14). No somos sólo HEREDEROS
DE DIOS, somos también COHEREDEROS con Cristo. Lo que le pertenece a ÉL, nos
pertenece a nosotros. Lo que es de ÉL, es mío. Yo participo de todas las riquezas de
Cristo. ¿Cuán rico es Cristo? Ver Hebreos 1:2—heredero de TODAS LAS COSAS y ver
también 1 Corintios 3:21-23. De ésto se trata la ADOPCIÓN. Dios me ha puesto en la
posición de un hijo, con todos los derechos y privilegios y beneficios y bendiciones y
herencia que un hijo de Dios debe tener. Con Cristo yo recibo gustoso TODAS LAS
COSAS (Romanos 8:32), aún cuando yo sé que no merezco ninguna de ellas.

Compartiremos con Cristo entonces, pero también compartimos con Cristo ahora.
Participaremos de Sus riquezas y de Su gloria, pero también participaremos de Sus
sufrimientos: “si es que padecemos juntamente con ÉL”. El creyente debe esperar
SUFRIMIENTO PRESENTE Y GLORIA FUTURA. Cuando el Señor Jesús estaba en el
mundo, ÉL fue tratado de cierta manera y cada creyente participa de ello. Cuando el
Señor Jesús regresó a Su Padre, ÉL fue tratado de cierta manera y nosotros también
participaremos de ello.

En la experiencia de Cristo, era SUFRIMIENTO PRIMERO Y GLORIA DESPUÉS (Lucas


24:26) y así será para el creyente. PRIMERO SUFRIMIENTO y DESPUÉS GLORIA, es en
realidad el tema del libro 1 Pedro. Por ejemplo, ver 1 Pedro 1:5-6 que hace un
contraste entre la gloria futura de la salvación, con las dificultades de las pruebas
presentes. Ver 1 Pedro 1:11 que habla de los sufrimientos de Cristo y de las GLORIAS
que vendrían después. Esto también se ve en 1 Pedro 3:18 (los sufrimientos de Cristo)
y 3:22 (la gloria de Cristo). De modo que el creyente participará de los sufrimientos de
Cristo AHORA y participará de Su gloria DESPUÉS (1 Pedro 4:13). 1 Pedro 5:1 repite
el mismo tema. Cuidar del rebaño del Señor incluye ahora mucho sufrimiento y
dificultades (1 Pedro 5:2-3), pero incluirá gloria en el futuro (1 Pedro 5:4). Finalmente
el tema de 1 Pedro se resume en 5:10. Note que el sufrimiento, que es sólo por un
tiempo (el sufrimiento presente no es muy largo a la luz de la eternidad), será seguido
por una gloria futura que durará para siempre (1 Pedro 5:10).

Debe esperarse el sufrimiento presente (ver Juan 15:18-21; 16:1-3; 16:33; 17:14; 1
Tesalonicenses 3:3; 2 Timoteo 3:12; 1 Juan 3:13). El sufrimiento presente es
un privilegio dado por Dios(Filipenses 1:29; Hechos 5:41).
Hay algunos que enseñan que todo creyente es un “heredero de Dios”, pero que no
todo creyente es “coheredero con Cristo”. Ellos entienden que ser “coherederos” es ser
una clase especial de creyentes que son victoriosos y que perseveran hasta el fin, aún
cuando hacer ésto, signifique dificultades y sufrimiento. Esta enseñanza refleja un
serio error de comprensión de este versículo. Pablo no está hablando de una clase
especial de creyentes vencedores, que califican como coherederos de Cristo y que
reinarán con ÉL en el reino, en contraste con creyentes mundanos que no sufren y que
serán excluidos del reino milenial y que serán castigados en las tinieblas de afuera con
lloro y crujir de dientes durante mil años. Aunque es cierto que algunos creyentes
sufren más que otros, también es cierto que todos los creyentes participan de los
sufrimientos de Cristo (2 Corintios 1:5; Juan 15:18-21; 16:33, etc.). Todo creyente es
un coheredero con Cristo y participa de su gloria. Todos los creyentes reinarán con
Cristo en Su reino (Mateo 13:40-43).

¿Los Coherederos con Cristo son una Clase Élite Especial de

Cristianos Victoriosos y Vencedores?

William Newell dice lo siguiente en su comentario bajo Romanos 8:17:

Si es que padecemos juntamente con ÉL, para que juntamente con ÉL seamos
glorificados—De aquí se separan dos escuelas de interpretación. La una sostiene
osadamente que todos los santos están designados y que todos reinarán con Cristo. La
otra dice que para reinar con Cristo se necesita escoger voluntariamente el camino del
sufrimiento con ÉL. Bien, la palabra griega eiper, que se traduce “si es que”, soporta
ambas interpretaciones.

“Para que juntamente con ÉL seamos glorificados.” Esta es la llave de nuestra


cuestión: ¿QUIENES serán glorificados con Cristo cuando venga? En el capítulo 5 Pablo
dice (y lo dice de todos y para todos los santos): “Nos regocijamos en la esperanza de
la gloria de Dios.” En 2 Tes.1:10 leemos: “Cuando venga para ser glorificado en Sus
santos y ser admirado en todos los que creyeron”. En 1 Co.15:23: “Cristo las
primicias; luego, los que son de Cristo en Su venida.” En Col. 3:4: “Cuando Cristo,
nuestra vida sea manifestado, entonces vosotros también (evidentemente todos los
santos) seréis manifestados con Él en gloria.” En 1 Juan 3:2: “Ahora somos (todos los
santos) hijos de Dios. . . Sabemos que cuando ÉL fuere manifestado, seremos (todos
los santos) semejantes a ÉL, porque le veremos tal como ÉL es.”

Zane Hodges está entre quienes enseñan que sólo un grupo élite de creyentes reinará con
Cristo, dividiendo así el cuerpo de Cristo durante el milenio y entregando, durante mil años, a
los creyentes infieles, que no han sufrido, a las tinieblas de afuera donde habrá lloro y crujir
de dientes. Hodges enseña que todos los creyentes son “herederos de Dios”, pero que sólo los
creyentes victoriosos y vencedores y que sufren, son “coherederos con Cristo”. Pero ésto no
es lo que el texto de Romanos 8:16-17 dice realmente. Romanos 8:16 enseña que nosotros
somos los hijos (tekna) de Dios (y ciertamente, esto es verdad en cuanto a todos los
creyentes—Juan 1:12). Romanos 8:17 enseña que si somos hijos (y lo somos), entonces
también somos herederos. Como hijos de Dios, ¿qué clase de herederos somos? Somos
herederos de dos maneras: 1) Somos herederos de Dios; 2) somos coherederos con
Cristo (ver Hebreos 1:2 donde leemos que Cristo es el gran Heredero).

En su excelente Gramática Griega, Daniel B. Wallace traduce Romanos 8:17 como sigue:
“Ahora, si somos hijos, también (somos) herederos; por una parte, herederos de Dios, por
otra parte, herederos compañeros con Cristo”.

“Si es que” (eiper) es usado seis veces en el Nuevo Testamento. Es usado por Pablo en
Romanos sólo en un lugar más, en este mismo capítulo. Romanos 8:9—“Mas vosotros no
vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.”
Pablo está haciendo una declaración que es cierta en cuanto a cada creyente (“no estáis en la
carne sino en el Espíritu”) y luego prosigue con otra afirmación, que es cierta en cuanto a
cada creyente (“el Espíritu de Dios mora en vosotros”). Pablo estaba diciendo algo como ésto:
“Eres un verdadero cristiano (no en la carne sino en el Espíritu) porque estoy asumiendo que
el Espíritu de Dios mora en ti”.

Sigamos el mismo modelo en Romanos 8:17. Pablo está haciendo una afirmación que es
cierta en cuanto a cada creyente (“sois herederos—herederos de Dios y coherederos con
Cristo”) y luego prosigue con otra afirmación que es verdadera en cuanto a cada creyente (un
verdadero creyente sufre con Cristo—Juan 15:18-21; 1 Pedro 5:10; Filipenses 1:29, etc.).
Pablo estaba diciendo algo como ésto: “Vosotros sois verdaderos cristianos (herederos de
Dios y coherederos con Cristo) porque estoy asumiendo que ÉL está EN VOSOTROS, y si ÉL
está en vosotros, entonces el mundo que lo odió a ÉL, os odiará a vosotros, porque os habéis
identificado con ÉL (Col. 1:24; Juan 16:33). Por lo tanto, todo verdadero creyente sufre con
ÉL. Es decir, los que comparten Su gloria entonces, son los que comparten
Sussufrimientos ahora (ver 1 Pedro 5:10, donde Pedro no da ninguna indicación de
que estuviera hablando de un grupo de élite de creyentes que sufren, como opuesto a
creyentes carnales que no sufren; tampoco lo hace Pablo en Filipenses 1:29).

Otro ejemplo similar de “si es que” se encuentra en 1 Pedro 2:2-3. Aquí encontramos un
modelo parecido. Pedro da un mandamiento a todo niño en Cristo recién nacido: “Desead la
leche espiritual de la palabra”. El sigue con otra declaración que es verdad en cuanto a cada
creyente: “Habéis gustado la benignidad del Señor.” Pedro estaba diciendo algo como ésto:
“Ustedes son verdaderos cristianos (verdaderos niños en Cristo) y deberían desear la leche
pura de la Palabra, porque estoy asumiendo que han gustado que el Señor es benigno (y todo
creyente lo ha gustado). Si realmente has gustado la gracia del Señor, entonces desearás
más y más y más.

Cuando Cristo estaba en el mundo, Él estaba bajo el constante ataque del mundo y del diablo.
Hoy Cristo está en Sus creyentes que están en el mundo, y Él, en ellos, continúa estando bajo
continuo ataque. El resultado de ésto, es que nosotros participamos de los sufrimientos de
Cristo. Pablo, escribiendo a los Corintios que a menudo eran muy carnales, les dijo, “Porque
como los sufrimientos de Cristo abundan en nosotros” (2 Corintios 1:5 y comprar 2 Corintios
4:16-18). En Romanos 8:18 Pablo habla de “las aflicciones del tiempo presente” y ¿qué
creyente, en el cual mora el Espíritu, está exento de eso?

Finalmente, Pedro les dice a todos los creyentes que esperen “fuegos de pruebas” y difíciles
tribulaciones y que se gocen en ello, “por cuanto sois participantes de los padecimientos de
Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría” (1 Pedro
4:12-13). No hay aquí ni el más leve indicio que Pedro esté dirigiendo sus palabras a algún
grupo élite de creyentes sufrientes, en contraste a otros creyentes, que no están dispuestos a
sufrir por Cristo. Pedro estaba hablando sobre los sufrimientos que todos los creyentes
comparten y participan.

Es ciertamente verdad que unos creyentes sufren más que otros. De igual manera, algunos
creyentes son más fieles en su servicio al Señor que otros. Algunos creyentes son más
efectivos para compartir el evangelio que otros. Algunos creyentes andan más en el Espíritu
que otros. Nadie duda que los hijos de Dios exhiben diferentes niveles de fidelidad y que
muchos sufrirán pérdida en el Tribunal de Cristo. Sin embargo, no podemos decir que algunos
creyentes están exentos de los sufrimientos de Cristo, de los cuales todos participamos. Cristo
anduvo por el camino del sufrimiento y nosotros, que lo seguimos, debemos hacer lo mismo.
El sufrimiento no es opcional en este mundo que odia a Cristo y que rechaza a Cristo. En este
mundo, los hijos de Dios están marcados por el sufrimiento (comparar Hebreos 11:36-38,
donde este mismo principio está ilustrado por los santos del Antiguo Testamento).

“Está la circunstancia de sufrir con ÉL para que seamos juntamente glorificados; pero
ésto será favorable para todos los que le pertenecen a ÉL. . Todos los que tienen la
naturaleza divina, incluso a ÉL mismo como su vida, sufren en un mundo malo, que
constantemente hiere y pone a prueba a quienes tienen esa naturaleza. . . Este
sufrimiento (en conjunto) se debe a tener vida en ÉL, mientras se vive en un ambiente
en que todo se opone a ÉL. . . Por lo cual, si este sufrimiento en un mundo tal como
es ahora, es una consecuencia necesaria de la vida divina, rodeada de todo lo que está
resultando en miseria y alejamiento y rebelión contra ÉL, es un gran privilegio sufrir
con Cristo, gozándose, mientras tanto, en la esperanza de compartir Su gloria.”
(William Kelly, Epístola a los Romanos).

Tal como enseña el escritor de Hebreos, que los que están sin disciplina son bastardos (hijos
ilegítimos) y no hijos (Hebreos 12:8), así Pedro (1 Pedro 4:12-13) y Pablo (Romanos 8:16-
18; 2 Corintios 1:5; Filipenses 1:29) dirían lo mismo: Pero si estáis sin sufrimiento, de lo
cual todos participan (1 Pedro 4:13; 2 Corintios 1:5), entonces sois bastardos y no
hijos. Pero regocijaos puesto que ustedes son hijos y son herederos de Dios y son
coherederos con Cristo (Romanos 8:16-17). Ustedes comparten Su cruz y ustedes
compartirán Su corona.

Romanos 8:18 VIENDO NUESTROS SUFRIMIENTOS PRESENTES A LA LUZ DE LA


ETERNIDAD

Pablo está hablando aquí de los sufrimientos presentes que experimentan los
creyentes a través del tiempo, y los hace contrastar con la gloria que los creyentes
experimentarán en el futuro, cuando estén con el Señor. “Tengo por cierto” –
“calculo, cuento con que este hecho es cierto, sé que es un hecho”. Dios quiere que
creamos este hecho y que contemos con él, estando convencidos de que es verdad.
Los sufrimientos del tiempo “ahora” no son comparables a la gloria que será revelada
en nosotros. Cuando algo es comparable (digno) a otra cosa, significa que son iguales.
Aquí se nos dice que los sufrimientos NO SON COMPARABLES a la gloria, es decir,
tenemos una situación desequilibrada. La gloria es muy superior a los sufrimientos.
Puedes decirlo de esta manera: a un lado de la balanza tienes una insignificante
partícula de polvo, que representa los sufrimientos del tiempo presente. En el otro lado
de la balanza tienes una gran pieza de oro que pesa diez toneladas, que representa la
gloria futura. ¡No hay comparación! En 2 Corintios 4:17 tenemos la misma verdad. Los
sufrimientos y aflicciones presentes son muy “leves” y “temporales”. La gloria es muy
PESADA y ETERNA. Desde luego, cuando personalmente pasamos por tiempos de
sufrimiento y pruebas, nos parecen muy, muy pesados y muy, muy largos, (como si no
fueran a terminar nunca). Pero esto nos parece así desde nuestro muy limitado punto
de vista. Desde el punto de vista de la eternidad, los sufrimientos y aflicciones que
soportamos en esta vida son muy leves.
¿Sabía Pablo lo que era el sufrimiento? En Romanos 8:18 y en 2 Corintios 4:17 Pablo
nos dice que sus sufrimientos presentes son “leves” comparados con su gloria futura.
Nos asombramos cuando leemos acerca de los sufrimientos que Pablo experimentó
realmente en 2 Corintios 11:23-28 (y compare Hechos 9:16). En realidad, la mayoría
de nosotros diríamos ésto: “Mis sufrimientos no son dignos de ser comparados con
los del apóstol Pablo”. Pero Pablo sabía que aún sus sufrimientos no eran dignos de
compararse con la gloria futura que le pertenecerá como coheredero con Cristo.

Romanos 8:19

Este versículo y los versículos siguientes hablan de la creación de Dios, tanto la


animada (animales y plantas) como la inanimada (rocas, montañas, etc.). Podríamos
usar el término “naturaleza”. Aquí la naturaleza es personificada de una manera
interesante. La naturaleza o la creación está esperando algo ansiosamente, está
aguardando algo ansiosamente. Las bestias y las aves, las rocas y los ríos—todos
están diciendo, “No puedo esperar que ésto suceda”. La creación de Dios está bajo la
terrible maldición y esclavitud del pecado. Abundan las evidencias de que vivimos en
un mundo caótico, maldito por el pecado (animales que atacan a animales, animales
que devoran animales, tempestades violentas, tornados, huracanes, inundaciones,
etc.). Esto no siempre fue así. Antes de la caída del hombre, la creación de Dios estaba
en pacífica armonía (Génesis 1-2). En un tiempo futuro, esta armonía será restaurada
nuevamente (ver Isaías 11:6-9). La creación será libertada de la maldición y ésto
sucederá en la “manifestación (revelación, presentación) de los hijos de Dios”. Cuando
el Señor Jesucristo sea revelado en Su segunda venida (2 Tesalonicenses 1:7),
entonces también los “hijos de Dios” serán revelados con ÉL (ver Apocalipsis 19:14 y
comparar Apocalipsis 19:7-8).

Romanos 8:20

“Vanidad” = vacío, frustración, desilusión. La creación (naturaleza) fue sujeta a


vanidad después de la caída del hombre en pecado, cuando Dios maldijo la tierra. Todo
el universo sintió los efectos del pecado de Adán.

“No por su propia voluntad”—la naturaleza no escogió estar bajo esta maldición.
Los animales no sostuvieron una convención en la cual todos decidieron
voluntariamente ponerse bajo la maldición divina. Fue Adán quien hizo la elección y
fue Dios quien trajo la maldición. “Del que” se refiere a Dios que pronunció la
maldición y sojuzgó la tierra. No se refiere a Adán. Pero aunque toda la naturaleza ha
sido llevada a este estado de vanidad, hay esperanza. El futuro contiene una promesa
de esperanza. La maldición no durará para siempre.

Romanos 8:21

Aquí está la promesa de esperanza. La naturaleza será libertada y emancipada.


“Esclavitud” = yugo. Hoy la naturaleza está sometida a un estado de corrupción, está
sujeta al deterioro, enfermedad, muerte, destrucción (comparar con la segunda ley de
la termodinámica que la ciencia puede observar, pero que solo la Biblia puede
explicar). Es interesante que la condición y el estado del hombre es reflejado en la
naturaleza. Cuando el hombre está bajo maldición, la naturaleza lo refleja. Cuando el
hombre redimido finalmente sea libertado, la naturaleza lo reflejará.

Romanos 8:22
“Toda la creación”= toda la naturaleza. “Gime” = proferir un intenso lamento que
indica dolor y sufrimiento. Una vez más, la naturaleza es personificada. Aquí es
representada como una madre que está sufriendo dolores de parto. Una madre con
dolores de parto tiene esperanza. Ella sabe que habrá un nacimiento y que el
sufrimiento no durará para siempre. Después del dolor y la aflicción viene la alegría de
una nueva existencia. Así también el mundo de la naturaleza tiene la promesa de
libertad y de una existencia nueva que se cumplirá en el reino milenial de Cristo y,
finalmente, en los nuevos cielos y la nueva tierra.

Romanos 8:23

La creación de Dios (la naturaleza) no es la única que está gimiendo. Los creyentes
también están gimiendo. Nosotros también estamos esperando ansiosamente un
evento futuro. Este evento es llamado “la adopción” y se refiere a una adopción futura,
cuando nuestra condición de hijos se materialice plenamente. La “adopción” se
describe aquí como la “redención de nuestro cuerpo”. Esta es la futura y final
redención que se cumplirá cuando Cristo venga por Su iglesia. Hay un aspecto
presente de la redención mencionado en versículos como Efesios 1:7; Colosenses
1:14; 1 Corintios 1:30; 1 Pedro 1:18-19, pero también hay un aspecto futuro de la
redención (cuando nuestra salvación sea acabada) como se expone en Efesios 1:14 y
4:30 y también aquí en Romanos 8:23. Del mismo modo, hay un aspecto de la
adopción que es realidad para los creyentes ahora (Romanos 8:15), y también hay un
aspecto futuro de adopción, que espera un cumplimiento futuro (Romanos 8:23). Las
“primicias” es la prenda o garantía de que nuestra salvación será completada, y aquí
las “primicias” es nada menos que la Persona y la Presencia de Dios el Espíritu Santo
en la vida del creyente. ¿Qué significan las primicias? Cuando cosechas los primeros
tomates de tu huerto, ésto indica que habrá muchos más. Vendrán muchos tomates
más. Se disfrutarán muchas más bendiciones del huerto. En el momento en que una
persona confía en Cristo, ella recibe el Espíritu Santo que es, ÉL Mismo, las ARRAS (el
anticipo, garantía—Efesios 1:13-14) de que mucho más seguirá (un cuerpo nuevo, una
herencia eterna, un hogar en el cielo, glorificación futura- v.18, etc.).

Romanos 8:24-25

“Porque en esperanza fuimos salvos”. Cuando fuimos salvos, no fuimos salvos en


el sentido completo y final de esa palabra. Todavía estamos en estos cuerpos no
redimidos, todavía luchamos con el pecado y la tentación y gemimos y esperamos
anhelantes ese día cuando seamos liberados hasta de la presencia misma del pecado.
La persona salva tiene una segura esperanza(certidumbre) de que algún día su
salvación será perfeccionada (ver Filipenses 1:6—Dios completará y terminará lo que
ha comenzado). Cuando el agricultor recoge sus primicias, esto no significa que ha
terminado de cosechar toda su labranza. No, sólo ha comenzado, pero tiene la
esperanza y la promesa de que algún día recibirá toda la cosecha. Pero tiene que
esperarla.

La palabra esperanza, como se usa usualmente en el Nuevo Testamento, no lleva la


idea de duda o incertidumbre (como a menudo sucede en nuestra lengua común). Más
bien habla de una EXPECTATIVA SEGURA y puede traducirse de esa manera.
Esperanza es algo en el futuro, que aún no se ha realizado o recibido, pero que es
absolutamente seguro, porque Dios lo ha prometido. Un ejemplo de ésto sería la
esperanza de la venida del Señor (comparar Tito 2:13—“la bienaventurada esperanza”
o FELIZ EXPECTATIVA). La única cosa incierta acerca de eso es el TIEMPO (no
sabemos cuándo), pero el hecho es seguro, porque tenemos la promesa del Señor
(Juan 14:3; etc.). Es una esperanza futura que aún no se ha cumplido, y estamos
esperando y observando ansiosamente que ÉL venga. Por cuanto es seguro que la
promesa de Dios se cumplirá, podemos esperar pacientemente su realización. Tal
como la madre embarazada puede soportar los dolores y pesares del alumbramiento
porque la esperanza de un nacimiento es su expectativa, así el creyente también
puede permanecer pacientemente bajo las difíciles pruebas de la vida, sabiendo que
nuestro futuro es tan brillante como las promesas de Dios (comparar 1 Tesalonicenses
1:3—“constancia en la esperanza”).

Resumen y esquema de Romanos 8:19-25

La creación (toda la naturaleza) está esperando anhelante la revelación de los hijos de


Dios (v.19). Los hijos de Dios están esperando anhelantes la redención del cuerpo
(v.23). Ambos eventos están conectados con la segunda venida de Cristo. Si la
segunda venida de Cristo es vista como un suceso general, entonces estos dos
aspectos pueden verse juntos. Pueden hacerse las siguientes distinciones:

Nota: El rapto es una revelación (1 Corintios 1:7; 1 Pedro 1:7; 1:13; 4:13), pero no
son los hijos los que son revelados al mundo, sino más bien es Cristo, en toda Su
gloria, quien es revelado a los hijos.

Romanos 8:26-27

Note los tres gemidos en este capítulo:

Versículo 22—toda la creación gime


Versículo 23—todos los creyentes gimen
Versículo 26—Dios el Espíritu Santo gime

“Debilidades” = fragilidad, estar sin fuerza (señalando nuestra


flaqueza). “Mismo”= el Espíritu Santo es una Persona, la bendita Tercera Persona de
la Trinidad. El creyente fuerte es el que reconoce cuán débil es realmente (2 Corintios
12:10). Aún en la oración (que es venir a Dios el Padre en total dependencia)
necesitamos reconocer nuestra debilidad (no sabemos cómo orar y no sabemos qué
pedir). Pero en medio de nuestra debilidad, tenemos un gran AYUDADOR, es decir,
Dios el Espíritu Santo (comparar la palabra “Consolador”, que significa Alguien llamado
para ayudar, un Ayudador). El Espíritu Santo es nuestro Ayudador en la oración. “¡Qué
amigo nos es Cristo!” ¡Qué amigo tenemos en el Espíritu Santo!

Ilustración de la Historia de la Iglesia. San Agustín era un hombre muy malvado


en su juventud, pero más tarde se convirtió. Su piadosa madre, Mónica, llevaba una
gran carga por su hijo. Ella supo que él dejaría el hogar para ir a Italia, de modo que
pidió que Dios no le permitiera ir allá, porque ella temía que él solo caería en peores
pecados. Ella no sabía como debía orar. Dios no respondió su oración como ella quería.
Dios permitió que Agustín fuera a Italia y fue allí donde él fue gloriosamente
convertido. Dios no contestó su especial petición para poder contestar su verdadera
petición, la salvación de su hijo.

Dios el Espíritu Santo toma nuestras débiles y defectuosas y vacilantes peticiones y las
lleva ante Dios el Padre, traduciéndolas a lo que es aceptable a Dios y en armonía con
la voluntad de Dios. Aquí se nos dice que hay una admirable comunicación entre Dios
el Espíritu Santo y Dios el Padre y de la cual poco entendemos (pero cuán agradecidos
debemos estar por ella). No sabemos cómo orar. . .de modo que ÉL ora por nosotros.
ÉL SABE COMO ORAR.

La intercesión del Espíritu Santo es una obra de Dios poco conocida y poco apreciada.
Note que en este mismo capítulo se hace mención de la intercesión del Hijo de Dios
(v.34). El Espíritu intercede por los santos (v.27) y así hace Cristo (v.34). Ambos oran
y ruegan a nuestro favor, pero de maneras diferentes. Ambos ruegan a Dios el Padre
por nosotros. Ambos ministerios son esenciales.

Los “gemidos que no pueden expresarse (gemidos indecibles)” es una referencia a esa
bendita comunicación entre Dios el Espíritu y Dios el Padre. Esto no es una referencia
al don de lenguas (el don de lenguas solo se menciona en una de las epístolas de
Pablo, 1 Corintios, y aún allí es tratado por constituir un problema). Las razones por
las cuales no se refiere al don de lenguas son las siguientes:

1. Es el Espíritu el que gime, no el creyente.

2. Si fueras a describir lenguas en términos de gemidos, deberías decir que el don


de lenguas consiste en gemidos que pueden ser expresados (comparar la
expresión “exclamaciones extáticas” que se usa a menudo para describir el
fenómeno carismático moderno). Aquí tenemos gemidos indecibles, que no
pueden expresarse por lengua humana.

3. El don de lenguas era algo que se podía oír (aunque no entender) por los
hombres. Estos gemidos solo Dios el Padre los puede oír.

4. El don de lenguas era un don de gracia (“charisma” en griego) que era dado
sólo a algunos creyentes, no a todos (1 Corintios 12:29-30). El ministerio de
intercesión del Espíritu, por el contrario, es a favor de todos los santos.

Romanos 8:28
Note el contraste consolador: v.26—“no sabemos”; v.28—“sabemos”. No sabemos
cómo orar como deberíamos, pero nuestro Dios sabe lo que ÉL está haciendo y
nosotros confiamos en que ÉL hará que todas las cosas sean para Su gloria y para el
bien de Sus hijos. El versículo 28 es uno de los versículos más consoladores de la
Biblia para la persona que ama a Dios (el verdadero creyente). La animadora verdad
de este versículo se basa especialmente en un atributo de Dios—SU SOBERANÍA. Si
todas las cosas ayudan a bien (todos los sucesos, todas las circunstancias, todas las
pruebas, todos los acontecimientos, etc.), se desprende que Dios está por encima y
que ÉL tiene que controlar todas las cosas. Esto no es un fatalismo y determinismo
sobrecogedor. Esto es el maravilloso hecho que un DIOS JUSTO y SABIO Y AMANTE
está en completo control se todas las cosas.

La actividad soberana de Dios es declarada en Efesios 1:11 y se implica en Efesios


5:20 (podemos dar gracias por todas las cosas, no porque todas las cosas sean
buenas, sino porque nuestra confianza está en un Dios soberano, que hace que todas
las cosas nos ayuden a bien para Su gloria). Romanos 8:28 es la afirmación de un
hecho que necesitamos SABER y con el que debemos contar, pero esta maravillosa
verdad no puede ser reclamada por todos. Es sólo para “los que aman a Dios”, lo que
es una descripción de los que son verdaderos creyentes (ver 1 Corintios 2:9; 8:3). Le
amamos a ÉL, porque ÉL nos amó primero (1 Juan 4:19). Pablo no está hablando aquí
de una clase especial de creyentes que aman a Dios, en contraste con otros creyentes
que no aman a Dios. Si bien es cierto que algunos creyentes aman al Salvador más
que otros y lo demuestran por su fiel obediencia a Su Palabra, también es cierto que
hay un sentido en el cual todos los creyentes aman a Cristo. El amor a Cristo se
demuestra por la obediencia a Su

Palabra (Juan 14:21-24), y los que se niegan a guardar Sus mandamientos son
mentirosos si aseguran conocer a Cristo (1 Juan 2:3-5 y comparar Juan 17:3). Como
hijos de Dios, nuestra vida debe estar caracterizada por la obediencia (1 Pedro 1:14).
Obedecemos, porque amamos a nuestro Padre Celestial. ¿Cómo podríamos hacer algo
menos?

Los que no lo aman a ÉL, no son salvos y están bajo la maldición de Dios (1 Corintios
16:22). Si una persona dice, “yo no amo a Cristo, no, de ningún modo”, ¿cómo podría
entonces esa persona asegurar que cree en ÉL? Por otra parte, hay quienes aseguran
amar a Dios, pero con sus hechos prueban que ellos no lo aman realmente (1 Juan
4:20). En Romanos 8:28 Pablo no está hablando de un grupo especial de cristianos
que aman a Dios en contraste con otra gente salva que no ama a Dios. Los que aman
a Dios (v.28) son identificados como los llamados (v.28), y los que son LLAMADOS,
son identificados como los que antes conoció, los predestinados, justificados y
glorificados (v.29-30). Estos son hechos que son verdad en cuanto a cada y todo
creyente. Es impensable que hubiera algunos creyentes que no hubiesen sido
conocidos antes, que no hubiesen sido predestinados, llamados, justificados y
glorificados.

Este versículo no dice que “todas las cosas son buenas” sino que “todas las cosas
ayudan a bien”. Ilustración del pastel: Para hacer un pastel se necesitan varios
ingredientes y varios de estos ingredientes, por sí solos, no tienen buen sabor (pocos
se deleitan comiendo huevos crudos, o harina o manteca, etc.), pero si juntamos todos
estos ingredientes, todos ellos ayudan para hacer un exquisito pastel (producto final).
Así Dios toma lo amargo y lo dulce, lo difícil y lo fácil, lo malo y lo bueno y hace que
todo ello resulte en algo bueno.
La verdad de Romanos 8:28 es tan importante que Dios ha apartado 9 capítulos del
libro de Génesis (la historia de José) para ilustrarla. A José le sucedieron algunas cosas
muy malas y terribles – sus hermanos lo odiaban, trataron de matarlo, lo vendieron
como esclavo, etc. (Génesis 37) y luego José fue acusado falsamente por una mala
mujer y fue echado en prisión (Génesis 39). Pero Dios tenía un plan y un propósito
para José, un hombre que amaba a Dios. El padre de José no entendió la verdad de
Romanos 8:28 (ver Génesis 42:36—“contra mí son todas estas cosas”), pero José sí
las entendió (ver Génesis 50:20 y ver también Génesis 45:5,7 “Dios me envió”). Las
cosas terribles que le sucedieron a José fueron en realidad usados por Dios como los
medios por los cuales salvaría a los hijos de Israel del hambre y de la muerte.

Quizás la mayor ilustración de Romanos 8:28 se encuentra en la vida de Cristo Mismo.


Al inocente Hijo de Dios se le hicieron muchas cosas malas y terribles. ÉL fue negado,
traicionado, acusado falsamente, juzgado maliciosamente, siendo inocente lo
encontraron culpable, fue azotado, golpeado, le escupieron, se burlaron de ÉL y
finalmente fue crucificado. ¿Podría resultar algo bueno de todo esto? Ciertamente, tuvo
por resultado EL MAYOR DE TODOS LOS BIENES, la salvación del hombre. La
crucifixión de Cristo ayudó para proveer salvación para todos los hombres (1 Timoteo
4:10—Su muerte proveyó salvación para todos) y para la salvación efectiva de todos
los que confían en Él y solamente en ÉL para la salvación de su alma (1 Timoteo
4:10—“mayormente de los que creen”). Sí, aún en el acto más pecaminoso ejecutado
jamás por los hombres, Dios tenía un propósito y un plan que ÉL estaba llevando a
cabo. Esto se ve en los siguientes pasajes: Hechos 2:23; 3:13-18; 4:26-28 y comparar
con Lucas 22:22 (observe en éstos versículos el delicado equilibrio entre la
responsabilidad del hombre y la soberanía de Dios—los hombres ejecutaron sus
malvadas acciones y son totalmente responsables por lo que hicieron, pero Dios usó lo
que hicieron para llevar a cabo su plan para la salvación del hombre).

“A los que conforme a Su propósito son llamados” – Dios tenía un propósito, un


plan y un designio para los que son verdaderos creyentes (y los dos siguientes
versículos explican cuál es ese propósito). El propósito de Dios no fallará. Dios tiene un
plan para cada creyente y ese plan se llevará a cabo de acuerdo al infalible propósito
de Dios. El plan de Dios nunca fallará (ver Romanos 9:11; Isaías 14:27; 46:10-11). El
plan de Dios nunca se frustrará.

Romanos 8:29-30 –El plan de Dios para todo verdadero creyente.

Note la progresión: 1) conocimiento previo 2) predestinación 3) llamado 4)


justificación 5) glorificación. Es de ayuda pensar aquí en una cadena con cinco firmes
eslabones. Podríamos llamarla la CADENA DE SALVACIÓN DE DIOS, empezando por el
conocimiento previo y terminando con la glorificación. Esta cadena se extiende desde
la eternidad pasada hasta la eternidad futura. Ningún eslabón de esta cadena podrá
jamás romperse (como veremos). El creyente está eternamente seguro.

Nótese que en estos versículos el énfasis está puesto sobre la obra de Dios—“ÉL
conoció de antemano, ÉL predestinó, etc.”. Todo esto es obra de Dios, no del hombre.
Dios conoció al creyente de antemano, Dios lo predestinó, Dios lo llamó, Dios lo
justificó y Dios lo glorificó. Esto es lo que Dios hizo. La salvación es del Señor
(comparar Jonás 2:9). La salvación empieza y termina con Dios. Dios recibe todo el
mérito y toda la gloria por nuestra salvación (1 Corintios 1:29, 31). El hombre no
puede jactarse (Efesios 2:8-9) y decir, “Mira, lo que yo he hecho”. No, la salvación es
“DE DIOS” (1 Corintios 1:30; Juan 1:13). Nosotros no nos damos gracias a nosotros
mismos, sino decimos, “GRACIAS SEAN A TI SEÑOR, POR SALVAR MI ALMA”.

Dios lo hace todo en la salvación. Esto no quita la responsabilidad del hombre. El


hombre tiene que creer (Juan 3:16-18; Hechos 16:31) y el hombre es culpado por no
hacerlo (2 Tesalonicenses 2:10-12; Juan 5:40; comparar Mateo 23:37), pero Dios, y
solamente Dios puede salvar. Dios lo hace todo de acuerdo a Su maravillosa gracia y a
Su soberano propósito (ver 2 Timoteo 1:9 y compare 2 Tesalonicenses 2:13-14;
Efesios 1:3-14).

Echemos un vistazo ahora sobre los diferentes eslabones de la cadena de salvación de


Dios:

1) ESLABÓN # 1—“A LOS QUE ANTES CONOCIÓ”

Las palabras “A LOS QUE” se refieren al mismo grupo mencionado en el versículo 28—
“a los que aman a Dios, a los que conforme a Su propósito son llamados”. Se está
refiriendo a verdaderos creyentes. Es este grupo al que Dios conoció de antemano. En
la eternidad pasada, antes de que el mundo fuese creado, Dios conocía a Sus
verdaderos creyentes (comparar 2 Timoteo 2:19—“conoce el Señor a los que son
Suyos”).

Note atentamente lo que el versículo dice y lo que el versículo no dice. Dice


“a LOS que antes conoció”; no dice, “LO que antes conoció”. Dice que DIOS TE
CONOCIÓ A TÍ DESDE ANTES. No dice que Dios sabía desde antes lo que tú harías.
Mucha gente entiende la presciencia (saber de antemano) en este sentido: en la
eternidad pasada Dios, que sabe todas las cosas, sabía cuales personas creerían en Su
Hijo y cuales personas no creerían. Esto ciertamente es verdad y es enseñado en la
Palabra de Dios (ver Juan 6:64 y ver versículos 70-71), pero esto no es lo que enseña
Romanos 8:29. Este versículo no está hablando acerca de que Dios sabía de antemano
que tú creerías. Está diciendo que Dios te conocía a TÍ de antemano. Desde antes,
Dios te conocía. De acuerdo con este versículo, lo que se conoce de antemano son
PERSONAS. Tampoco dice que Dios conoció desde antes a todos los seres humanos
(aunque ciertamente Dios sabía de antemano acerca de todos ellos). Pero este
versículo enseña que Dios antes conocía a los llamados según Su propósito (lo que
excluye a todos los que persisten en su incredulidad y que por eso nunca serán
salvos). ¿Qué significa ésto?

Otros pasajes de la Biblia dan luz sobre la presciencia (Su conocer de antemano) de
Dios. Considera Amos 3:2—“A vosotros (los hijos de Israel) solamente he conocido de
todas las familias de la tierra”. ¿Qué significa ésto? Ciertamente Dios conocía también
todo sobre los egipcios y las otras naciones. Tiene que significar más que simplemente
saber acerca de ellos. Dios sabía todo acerca de cada nación y cada persona sobre la
tierra. Pero Dios entró en una relación especial con Israel, y no así con las otras
naciones: “Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos
los pueblos que están sobre la tierra. . . os ha querido Jehová” (Deuteronomio 7:6-7).

Mateo 7:23 también es instructivo. El Señor Jesús dirá a algunos:”Nunca os conocí”.


Como Dios, ÉL sabía todo sobre ellos, pero lo que Él está diciendo es ésto: “Yo nunca
he tenido una relación personal con ustedes. Ustedes realmente nunca me
pertenecieron. Ustedes no son Míos”. De modo que “ser conocidos por Dios” (ver 1
Corintios 8:3) significa que tú tienes una relación personal con ÉL, que tú realmente le
perteneces a ÉL y que eres Suyo. Comparar Juan 10:14—“Conozco mis ovejas”. Es una
cosa maravillosa ser “conocido por Dios”, “ser amado por Dios” (Juan 13:1) y “ser
escogido en Él antes de la fundación del mundo” (Efesios 1:4).

Antes de que yo conociera a Dios (Juan 17:3), ÉL ME CONOCÍA (comparar Mateo


25:34). Nunca deberíamos olvidar que cuando se trata de la salvación, Dios es EL
GRAN INICIADOR. Yo lo amo a ÉL, porque ÉL me amó primero (1 Juan 4:19). Yo lo
busqué a ÉL, porque ÉL me buscó primero (Lucas 19:10). Yo lo escogí a ÉL, porque ÉL
me escogió a mí primero (Juan 15:16). Yo vine a ÉL, porque ÉL me trajo primero (Juan
6:44, 65). Yo vi y entendí, porque ÉL me dio visión y entendimiento (Mateo 16:16-17;
Hechos 16:14).

Antes que yo le amara a ÉL, ÉL me amó a mí


Antes que yo le encontrara a ÉL, ÉL me encontró a mí
Antes que yo le buscara a ÉL, ÉL me buscó a mí
Sí, Jesús cuida de mí.

Ron Hamilton

Sí, mucho antes de la creación del universo, YO EXISTÍA. Yo existía en la mente y en el


propósito y en el plan de Dios. ÉL me conocía. Comparar Jeremías 1:5.

2) ESLABÓN # 2—TAMBIÉN LOS PREDESTINÓ

Dios no solo conoció de antemano al verdadero creyente, ÉL también lo predestinó a


ser hecho conforme a la imagen de Su Hijo (Romanos 8:29). La palabra
“predestinación” asusta a mucha gente. En realidad es una hermosa doctrina que
debería llevar mucho consuelo y ánimo y gratitud al corazón de cada creyente. La
palabra está compuesta por dos palabras: PRO = antes; HORIZO = frontera o límite
(de la cual proviene nuestra palabra “HORIZONTE”, que es el límite de Dios entre el
cielo y la tierra). De modo que predestinar significa “marcar de antemano las fronteras
o los límites; predeterminar de antemano los límites de algo”. Cuando se usa para una
persona, como en este versículo, significa “predeterminar el destino o futuro de esa
persona”. Por lo tanto, predestinación significa simplemente que DIOS HA DESIGNADO
UN GLORIOSO FUTURO PARA LOS QUE LE AMAN, es decir, ser hechos conformes a la
imagen de Su Hijo (ser como Cristo).

Ilustración de la marmota: En el verano de 1978 una marmota se metió dentro de la


tubería de desagüe del edificio de la iglesia. Colocamos una piedra delante de la
abertura de la tubería de modo que estaba atrapada. Queríamos agarrar a la marmota,
de modo que teníamos un plan. Queríamos que la marmota terminara dentro de una
caja para que pudiésemos llevarla lejos de la propiedad de la iglesia y lejos de los
niños. De modo que armamos un tubo de cartón, lo conectamos con la abertura de la
tubería y conectamos el otro extremo a la caja de cartón. Los límites estaban
señalados. Habíamos determinado un futuro para esa marmota y todo lo que teníamos
que hacer, era esperar. Estaba predestinada a entrar en esa caja y eso es lo que
sucedió y todo ayudó para su bien, aunque la marmota no lo pensó así en ese
momento (es mejor ser llevada lejos a un nuevo hogar, que ser baleada como una
sabandija indeseable). Dios tiene un plan y un propósito para quienes le pertenecen a
ÉL y nuestro futuro está demarcado y determinado por adelantado. ¡Es un buen futuro!
¡Es un futuro glorioso!
EL USO DE LA PALABRA “PREDESTINACIÓN”

1. Hechos 4:28—“habían antes determinado” (ver el versículo anterior en el


contexto de Hechos 4:28). Lo que estos hombres hicieron resultó ser
exactamente lo que Dios había planificado y proyectado y determinado. Poco
comprendieron de que cuando estaban crucificando a Cristo, estaban
cumpliendo el propósito eterno de Dios. Comparar Hechos 2:23 (la palabra
“determinar” es la palabra por predestinar sin el prefijo que significa “antes”).
El hombre es responsable y culpable de sus malvadas obras, pero el propósito
de Dios se cumple. Comparar Lucas 22:22—“determinado”—en el plan de Dios
ya había sido señalado y determinado que Su Hijo sería traicionado y entregado
en las manos de hombres pecadores y que debía ir a la cruz, sin embargo,
JUDAS ERA TOTALMENTE RESPONSABLE DE SUS MALVADOS HECHOS. La
MALDICIÓN de Dios está sobre él. En Hechos 4:27-28 vemos que las acciones
que realizaron los enemigos de Cristo estaban dentro de las fronteras y los
límites del plan perfecto de Dios que se centraba en la crucifixión de Cristo. En
la eternidad pasada Dios determinó que Jesucristo moriría en la cruz para la
salvación de hombres pecadores y este plan se cumplió a cabalidad. Dios usó
las malas obras de hombres pecadores para llevar a cabo Su propósito.

2. 1 Corintios 2:7—antes de los siglos, Dios predestinó la sabiduría de Dios para


nuestra gloria. La “sabiduría de Dios” como se define en este contexto, se
refiere a CRISTO CRUCIFICADO (ver 1 Corintios 1:23-24; 2:2; 2:8). Por lo cual
podemos reemplazar este significado: “antes de los siglos Dios predestinó a
Cristo crucificado para nuestra gloria”. En la eternidad pasada Dios, en Su
infinita sabiduría, determinó que Cristo sería crucificado, lo cual resultaría en la
gloria del creyente. Así que, 1) el eterno plan de Dios es de acuerdo a Su
sabiduría; 2) el eterno plan de Dios se centra en la obra de Cristo en la cruz; 3)
el plan eterno de Dios es inalterable—fue determinado en la eternidad pasada
(“antes de los siglos”); 4) el eterno plan de Dios incluye la glorificación de
creyentes (“para nuestra gloria”). Comparar Romanos 8:30—“a éstos también
glorificó”.

3. Efesios 1:4-5. Dios ha determinado un glorioso futuro para el creyente.


Nuestro glorioso futuro es descrito por la palabra “ADOPCIÓN” (estudiamos ésto
en Romanos 8:23). Los creyentes tendrán todos los derechos y privilegios y
bendiciones y herencia que vienen por tener la posición de hijos de Dios.
Comparar Efesios 1:11-12.

4. Romanos 8:29—nuestro destino futuro está garantizado: “para que fuésemos


hechos conformes a la imagen de Su Hijo”. El PROCESO está teniendo lugar
cada día (2 Corintios 3:18), pero la total realización de ésto, espera un
cumplimiento futuro (1 Juan 3:1-4). SEREMOS COMO ÉL. Esa es la meta de la
Vida Cristiana. La predestinación es la garantía de que esa meta será
alcanzada. Dios me llevará hacia donde debo estar. “Entonces estaremos,
donde quisiéramos estar, entonces seremos, lo que deberíamos ser; las cosas
que ahora no son ni podrían ser, pronto serán nuestras”. Esto es ciertamente la
sabiduría de Dios—nosotros, que reflejamos tan perfectamente a Adán (en su
estado caído, pecaminoso), algún día reflejaremos perfectamente a Cristo.
Nota: La palabra “predestinación” nunca se usa en la Biblia de las
maneras siguientes: 1) Dios ha predestinado a ciertas personas para que
crean en Cristo; 2) Dios ha predestinado a ciertas personas para el
infierno.

En Romanos 8:28 la palabra “primogénito” se refiere a Cristo y significa “el más alto
en rango y posición”. Cristo es el Hijo Supremo, el Preeminente (comparar Juan 3:16—
“el Hijo unigénito” o el ÚNICO, único en su clase, HIJO). Cristo está como Cabeza y
Principal entre y sobre esas incontables multitudes que por medio de ÉL son hechos
hijos de Dios. Cristo es EL HIJO, pero “llevará muchos hijos a la gloria” (Hebreos
2:10).

3) ESLABÓN # 3—“A ESTOS TAMBIÉN LLAMÓ”

El próximo eslabón en la cadena del propósito eterno de Dios: LLAMADO. Vimos ésto
en el versículo 28— “los que conforme a Su propósito son llamados”. ¿Quiénes son
LOS LLAMADOS? No todos los hombres, porque en el versículo 28 se dice que ellos son
los que “aman a Dios” (creyentes verdaderos, los que pertenecen a Dios, los que
fueron conocidos de antemano, etc.). Por cierto, hay un sentido general en que TODOS
LOS HOMBRES son llamados para salvación y todos los hombres son invitados a venir
a Cristo. Este llamado o invitación general y universal a la salvación se ve en pasajes
como Romanos 10:9-13; Mateo 11:28; Juan 3:16; Juan 7:37-38; Apocalipsis 22:17;
etc. Pero hay un sentido especial en el cual Dios llama solamente a aquellos que
responden verdaderamente al llamado general del evangelio (los que vienen a Cristo y
realmente le pertenecen). Así, en un pasaje como 1 Corintios 1:24-27 la expresión “los
llamados” se refiere a los escogidos de Dios, los que realmente son salvos. No son
muchos los llamados (1 Corintios 1:26), pero algunos lo son. Ver 2 Timoteo 1:9; 1
Pedro 1:15; 2:9; 5:10; 2 Pedro 1:3; 1:10; Apocalipsis 17:14 “llamados y elegidos y
fieles”. Note que todos estos versículos están hablando acerca de verdaderos
creyentes, no de todos los hombres en general. Dios nos ha llamado a Sí Mismo (1
Corintios 1:9) para que le pertenezcamos a ÉL. Como dice un himno: “ÉL me llamó
mucho antes de que yo escuchara, antes de que mi corazón pecaminoso fuera turbado.
Pero cuando creí en Su Palabra, me levantó perdonado”.

4) ESLABÓN # 4 – “A ESTOS TAMBIÉN JUSTIFICÓ”

Dios me ha declarado justo en Su Hijo justo. Hemos estudiado en detalle la doctrina de


la justificación previamente en el libro de Romanos (ver Romanos 3:24-5:1). Ver
también Hechos 13:39).

5) ESLABÓN # 5 – “A ESTOS TAMBIÉN GLORIFICÓ”

La glorificación del creyente es un evento futuro. No ha sucedido aún (ver el análisis


en Romanos 8:17-18). Aún no estamos en el cielo. Nuestra salvación aún no está
completa. Aún no somos “COMO CRISTO”, como lo seremos. Aún no tenemos nuestros
cuerpos glorificados. Aún no somos impecables. Pero en este versículo Dios dice, SÍ,
¡LO ERES! ¡TE HE GLORIFICADO! ¡ES UN HECHO! Se usa el tiempo pasado. Desde el
punto de vista del creyente, aún no ha sucedido. Pero en la mente y propósito de Dios,
ya es un hecho. ¡Ya ha sucedido! Esta glorificación es un evento futuro tan seguro, que
está escrito en tiempo pasado, como si realmente ya hubiera sucedido. Es un hecho
consumado, aún cuando desde nuestra perspectiva aún no haya sucedido.
Revisemos y examinemos nuevamente estos cinco eslabones de la cadena:

1. PRESCIENCIA—Antes que el mundo fuese, Dios me conoció y Dios sabía


que yo le pertenecería a ÉL. Esto incluye una relación de amor especial.
2. PREDESTINACIÓN—En la eternidad pasada Dios delineó para mí un
maravilloso futuro, que yo fuera como Su Hijo.
3. LLAMADO – Dios me atrajo a Sí Mismo de una manera maravillosa, me sacó
de mis tinieblas a Su luz admirable.
4. JUSTIFICACIÓN – Dios me ha declarado perfectamente justo en Su Hijo
justo, basado en la obra del Señor Jesucristo en la cruz.
5. GLORIFICACIÓN – Dios completará mi salvación y en la mente y propósito
de Dios ya es un hecho.

Deberíamos notar que estas cinco cosas son ciertas en cuanto a todo creyente. Tú no
puedes tener solo una de estas cinco cosas. Es imposible que una persona sea antes
conocida y no sea justificada. Es imposible que una persona sea justificada y no sea
glorificada (por tanto, es imposible que una persona pierda su salvación). Es imposible
que una persona sea llamada y no sea justificada: “a los que llamó, a estos también
justificó”. ¿Pueden ser ciertas de una persona sólo tres de las cinco cosas? No, todas
ellas tienen que ser verdad. Es todo o nada. Una persona es salva o no lo es, y si es
salva, entonces estas cinco cosas son verdad. Deberíamos notar también que
NINGUNA DE ESTAS COSAS es verdad de los que nunca llegan a ser creyentes. Judas
nunca fue conocido, predestinado, llamado, justificado o glorificado.

Nota: Debemos ser muy cuidadosos con un tratado evangelístico muy popular que
comienza:”Dios te ama y tiene un maravilloso plan para tu vida”. Lo que Dios tiene
para aquellos que rechazan a Su Hijo no es maravilloso (ver Juan 3:18; 3:36; 2
Tesalonicenses 1:8-9, etc.). El maravilloso plan de Dios es para los que aman a Dios,
para los que conforme a Su propósito son llamados (Romanos 8:28). Una vez que una
persona da buena evidencia de tener una fe salvadora, podemos animarla a reclamar
las maravillosas verdades que se encuentran en Romanos 8:28-30, pero nunca
debemos aplicar descuidadamente estos pasajes a quienes no son salvos en absoluto.
De hecho, todas las grandes verdades de Romanos capítulo 8 son solamente para los
que de veras están “EN CRISTO” (Romanos 8:1). Por otra parte, no olvidemos que
Dios quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad
(1 Timoteo 3:3-4).

Romanos 8:31

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios ha hecho todo esto (Romanos 8:28-30), ¿qué
podemos decir entonces? Empecemos por decir simplemente y sin cesar, “GRACIAS
SEÑOR”. Si Dios es por nosotros (está a nuestro lado), ¿quién puede estar contra de
nosotros? La respuesta obvia: NADIE. Muchas personas pueden estar en contra
nuestra y los creyentes pueden tener muchos enemigos, pero si Dios está por
nosotros, no importa quién esté en contra nuestra. Es Dios y yo contra cualquiera.
Dios con el creyente es mayoría siempre, y en cualquier lugar. Ver Salmo 118:6 y
Hebreos 13:6. Los versículos siguientes muestran cómo Dios está POR NOSOTROS. En
el versículo 32 vemos como ÉL murió POR NOSOTROS y en el versículo 34 vemos
como ÉL vive POR NOSOTROS.
Romanos 8:32

Se nos recuerda el relato de Génesis 22 cuando Abraham escatimó a su hijo en el


último minuto. En contraste a ésto, Dios no escatimó a Su amado Hijo. Se cuenta la
historia de un hombre que trabajaba en un puente levadizo. El puente se levantaba
para que los barcos pudieran pasar por debajo y el puente volvía a bajarse, para que
los trenes pudieran cruzar el río sin problema. Un día, justo antes que fuera la hora de
llegada del tren, el hombre vio que su hijo estaba jugando alrededor de los enormes
engranajes y sus ropas se habían atascado en los engranajes. El hombre tuvo que
hacer una rápida elección: 1) Puedo salvar a mi hijo, lo que significa que muchas
personas se precipitarán a su muerte cuando el tren caiga al río; 2) Yo puedo salvar al
tren, lo cual significa que mi hijo será magullado y triturado y muerto en los enormes
engranajes. Por amor a los pasajeros del tren, el hombre decidió sacrificar a su hijo a
quien amaba tanto. Esto es solo una ilustración humana, pero quizás nos ayude en
alguna manera a apreciar lo que Dios hizo por nosotros al “no escatimar a Su Hijo”.

¿Quién fue realmente culpable de poner a Cristo en la cruz? Note la palabra “entregó”
en Romanos 8:32 que a veces se traduce como “traicionar”. Note los siguientes usos
de esa palabra:

En Mateo 20:18 Judas entrega a Cristo a los líderes judíos


En Mateo 20:19 los líderes judíos entregan a Cristo a los romanos
En Mateo 27:2 los líderes judíos entregan a Cristo a Pilato, el gobernador
En Mateo 27:3 Judas entrega a Cristo a los líderes judíos (la misma idea de
Mat.20:18)

¿Quién entonces fue responsable de poner a Cristo en la cruz? Judas lo traicionó. Los
líderes judíos lo condenaron y lo entregaron a los romanos. Pilato lo entregó a los
soldados romanos. Los soldados romanos lo clavaron a la cruz. TODOS ELLOS
TUVIERON PARTE, pero en última instancia fue DIOS MISMO quien lo entregó. Fue
Dios quien “LO ENTREGÓ POR TODOS NOSOTROS” (Romanos 8:32). Fue Dios
quien “DIO A SU HIJO UNIGÉNITO” (Juan 3:16) para morir en la cruz. “Dios quiso
QUEBRANTARLO” (Isaías 53:10). ¿Por qué Dios hizo esto? FUE POR NOSOTROS. Fue
por nuestros pecados que ÉL sufrió y sangró y murió. ÉL “FUE ENTREGADO POR
NUESTRAS TRANSGRESIONES” (Romanos 4:25). Cada uno de nosotros era
responsable por la muerte de Cristo, porque ÉL murió en nuestro lugar como nuestro
Sustituto. A ÉL se le dio el pago que nosotros merecíamos (Romanos 6:23). Él murió la
muerte que nos correspondía a nosotros.

El argumento del versículo 32 debería conmover el corazón de todo creyente: si Dios


entregó a Su Hijo por nosotros, ¿no nos dará CON ÉL gratuitamente todas las cosas? Si
Dios nos dio la dádiva más costosa de todas, ¿no nos dará dádivas menos costosas?
Aquel que dio la dádiva mayor, ciertamente no negará las dádivas menores. Si Dios
nos ha dado Su posesión más preciosa, ¿no nos dará las cosas menores que
necesitamos? Si un padre gasta cientos de dólares para construir una completa cancha
de baloncesto en el patio de la casa para su hijo, ¿no le dará a su hijo también la
pelota? Dios nos ha dado lo mejor que tiene. Dios nos ha dado Su Hijo. Si tenemos a
Cristo, tenemos todo lo que necesitamos (Hebreos 13:5).
Romanos 8:33

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Los escogidos de Dios son los que están
descritos en Romanos 8:29-30. Ellos son los escogidos de Dios, los que conforme al
propósito de Dios son llamados en Cristo. Dios te ha justificado. Tú has comparecido
ante la corte más alta del universo y has sido encontrado NO CULPABLE. Tu caso ha
sido sellado en la corte suprema del universo, y no hay otra corte más alta que pueda
condenarte. Si Dios, el Juez justo, te ha justificado, ¿qué juez más alto te puede
condenar? Si el Juez de toda la tierra está DE NUESTRO LADO, no tenemos
absolutamente nada que temer.

Romanos 8:34

¿Quién me condenará? Cristo ciertamente no, porque ÉL murió por mí. Mi condenación
cayó sobre ÉL (Romanos 8:3). ÉL no solo murió por mí, sino vive por mí. Satanás me
podrá acusar y sus acusaciones en mi contra aún pueden ser ciertas, pero el Señor
Jesucristo vive para interceder por mí (rogar y orar por mí). Ver estos importantes
pasajes: 1 Juan 2:1-2; Hebreos 7:25; 9:24.

Note en el contexto lo siguiente: El Espíritu Santo es por nosotros (Romanos 8:26);


Dios el Padre es por nosotros (Romanos 8:31); Dios el Hijo es por
nosotros (Romanos 8:34). Sí, el Dios trino está de nuestro lado.

Romanos 8:35

“El amor de Cristo” se refiere al amor que Cristo tiene por nosotros. Nadie (v.35) y
nada (v.39) podrá separarnos de ese amor. Estamos salvos y seguros para siempre en
el amor de Cristo. Consideremos algunas de las palabras que se usan en este
versículo:

TRIBULACIÓN = apremio, aflicción, miseria, apuro debido a circunstancias y dificultades


externas

ANGUSTIA = desconsuelo, infortunio, desamparo apremiante (2 Co. 4:8)

PERSECUCIÓN = acoso a los creyentes para dañar y herir (ver 2 Timoteo 3:12; 2
Corintios 4:9)

HAMBRE = los creyentes del primer siglo sabían lo que era el hambre (ver Hechos 11:28);
ni siquiera los desastres naturales nos podrán separar del amor de Cristo

DESNUDEZ = condición indigente, falta de suficiente vestuario, extrema pobreza

PELIGRO = riesgo, inseguridad (ver 1 Corintios 15:30)

ESPADA = muerte por la espada (ver Hechos 12:2—Santiago, el hermano de Juan estaba
seguramente agradecido por la verdad de Romanos 8:35)

Romanos 8:36
“Muertos”. Está en tiempo presente: “Estamos siendo constantemente inmolados
todo el día”. La expresión es una hipérbole (una exageración para causar efecto) que
significa que estamos constantemente en peligro de muerte (1 Corintios 15:30). Note
el trato al pueblo de Dios descrito en Hebreos 11:36-28.

Romanos 8:37

En el versículo 36 somos como ovejas de matadero. En el versículo 37 somos MÁS QUE


VENCEDORES. ¡Qué contraste!

“Somos” (v.37) — esto es cierto ahora mismo. “En todas estas cosas” –en medio
de todas las dificultades, nosotros triunfamos. “Más que vencedores” = hiper-
vencedores, súper-vencedores, súper-victoriosos, súper-triunfadores. Se refiere a
alguien que gana una victoria arrolladora y aplastante, alguien que gana la más
brillante victoria. No somos sólo vencedores, somos más que vencedores. No somos
sólo triunfadores, somos más que triunfadores.

Es la palabra griega hupernikao (de “huper” –comparar con “hiper” o “súper” y el


verbo “nikao” –vencer, tener victoria (es la misma palabra usada para vencedores en
Apocalipsis 2 y 3). No somos sólo vencedores, somos más que vencedores. No somos
sólo triunfadores, somos más que triunfadores. En vista de ésto, cómo puede alguien
decir que algunos creyentes no son vencedores (como enseñan algunos que creen en
un rapto parcial, como también otros). Ningún creyente es menos que un vencedor,
todos los creyentes son “más que vencedores”. Nos pertenece una victoria
abrumadora.

“Todas estas cosas” = las cosas mencionadas el versículo 35.

¿Quién es Aquel que nos amó? Ver Romanos 8:35—Cristo Mismo. Por medio de Cristo
somos más que vencedores. Comparar 2 Corintios 2:14 (en nosotros mismos fallamos,
pero en Cristo triunfamos).

Romanos 8:38-39

En estos gloriosos versículos Pablo está explorando el universo entero para ver si hay
algo que pudiera separarnos del amor de Cristo. La muerte se menciona primero,
porque es el mayor temor del hombre (Hebreos 2:15—la muerte es “el rey de los
temores”). Dios no está diciendo que ÉL librará al creyente de la muerte física, sino
dice que la muerte física nunca nos separará de ÉL. De hecho, para el creyente en
Cristo la muerte es en realidad la entrada a la presencia misma de Dios, donde
conoceremos más y más Su amor:

Filipenses 2:21, 23—“Porque para mí el vivir es Cristo, y el


morir es ganancia. . .teniendo deseo de partir y estar con Cristo,
lo cual es muchísimo mejor”.

2 Corintios 5:8—“Pero confiamos, y más quisiéramos


estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”.

Dios no elimina la muerte física (con la excepción de aquellos que estén vivos cuando
Cristo venga por Su iglesia—1 Corintios 15:51-52), sino elimina el aguijón de la
muerte (1 Corintios 15:55). La muerte sin su aguijón no es de temer (tal como una
abeja, sin su aguijón, no es más que una inofensiva bola de pelusas).

“Vida”—ninguna circunstancia de la vida, no importa cuán difícil o irritante sea, podrá


separarme del amor de Cristo.

“Principados”—ésto se refiere a los ángeles gobernantes, a ángeles principales.

“Potestades” – ángeles gobernantes poderosos. Ni ángeles, ni demonios, ni Satanás


mismo, podrán separar al creyente del amor de Cristo (ver 1 Juan 4:4).

“Ni lo presente, ni lo por venir”—Ninguna circunstancia por la cual estés pasando


ahora y nada de lo que puedas enfrentar en el futuro, podrá separarte de Cristo y de
Su amor. Los que están en Cristo, están unidos a Él para siempre. ¡Bendita unión!

“Ni lo alto, ni lo profundo” (v.39) –por muy alto que subas o por mucho que
desciendas, en el valle más profundo o en la montaña más alta, nunca encontrarás
algo o alguien que te separe del amor de Cristo.

“Ni ninguna otra cosa creada” = nada en toda la creación. Pablo agrega ésto, para
asegurarse de no haber olvidado algo. Pablo nos asegura, con las palabras más
vehementes, nuestra total seguridad en el amor de Dios que se encuentra SOLAMENTE
EN EL SEÑOR JESUCRISTO.

Hay muchas personas que toman estos dos últimos versículos de este capítulo y lo
aplican indiscriminadamente a todas las personas, sin considerar si la persona es
realmente salva o no. Estos versículos sólo son aplicables a los que están “EN CRISTO
JESÚS” (Romanos 8:1) y que “aman a Dios y que conforme a Su propósito son
llamados” (Romanos 8:28). Nadie más tiene derecho a estos versículos. Los incrédulos
estarán separados del amor de Cristo, y esta separación durará por toda la eternidad
(ver 2 Tesalonicenses 1:8-9; Mateo 25:41, 46; 7:21-23; etc.)

Así, el capítulo 8 de Romanos comenzó con NINGUNA CONDENACIÓN y termina


con NINGUNA SEPARACIÓN. Mientras más entendamos de la gracia de Dios y de
nuestra salvación tan grande, tanto más desearemos vivir sobria, justa y
piadosamente en este presente siglo (Tito 2:11-12), para que podamos agradar a Dios
que ha hecho cosas tan grandes por nosotros. ¡A ÉL sea la gloria ahora y por los siglos
de los siglos!

CAPÍTULO 9

Introducción

Los capítulos 9 al 11 de Romanos forman una unidad. El tema de los tres capítulos es
la nación de Israel (ver 9:3-4; 10:1, 21; 11:1-2, 26, 28). En cierto sentido, estos
capítulos son un paréntesis. La corriente del pensamiento de Pablo podría haber
seguido del capítulo 8 directo al capítulo 12. En los primeros 8 capítulos, Pablo ha
expuesto el Evangelio de Dios, es decir, las buenas nuevas de
la JUSTIFICACIÓN (Romanos 1-5), SANTIFICACIÓN (Romanos 6-8)
y GLORIFICACIÓN (Romanos 8). En el capítulo 12, él trata con las implicaciones
prácticas del evangelio (cómo la verdad del evangelio debe afectar nuestro diario vivir
en cuanto a Dios y a nuestro prójimo). De modo que el capítulo 8 debería desembocar
naturalmente en el capítulo 12, pero en vez de hacer eso, Pablo nos da un paréntesis
de tres capítulos en los cuales nos ayuda a entender donde cabe la nación de Israel en
los planes y propósitos de Dios.

Esta sección comienza con una GRAN TRISTEZA (9:1-3) y termina con una GRAN
DOXOLOGÍA a Dios (11:33-36). Una manera sencilla de ver estos tres capítulos es
como sigue:

Capítulo 9 trata principalmente con el PASADO de Israel (como el pueblo


escogido y privilegiado de Dios).

Capítulo 10 trata principalmente con el PRESENTE de Israel (como una nación


que ha rechazado someterse al evangelio de Dios).

Capítulo 11 trata principalmente con el FUTURO de Israel (una nación que


algún día será salva y que disfrutará el cumplimiento de las promesas nuevo
pacto).

Para entender esta sección, tratemos de ponernos en los zapatos de los que vivieron
en el primer siglo y tratemos de entender el PROBLEMA JUDÍO.

Hecho #1—Los israelitas son el pueblo escogido de Dios (Deuteronomio 7:6-9;


Romanos 11:28).

Hecho # 2— Dios prometió a Su pueblo escogido que ellos disfrutarían de un


glorioso reinado bajo su Mesías (Daniel 7:13-14; Isaías 2:1-5; 9:6-7; 11:1-9;
Jeremías 23:5-8; 31:31-37; 33:14-16; Lucas 1:32-33).

Hecho # 3—La nación de Israel (al menos la gran mayoría de la nación)


rechazó a su Mesías cuando vino a la tierra (Juan 1:11; Mateo 12:22-24; Mateo
21:33-46; 27:22, 23, 25; Juan 19:15; Hechos 22:22; 1 Tesalonicenses 2:14-
15).

Hecho # 4—Cuando recién comenzó la iglesia, ésta estaba formada


enteramente por creyentes judíos (Hechos capítulo 2, el Día de Pentecostés).
Pero lentamente esto cambió. Con el paso de los años entraban cada vez más
gentiles a la iglesia y cada vez menos judíos (vemos esto a medida que
transitamos a través del libro de los Hechos y también en el transcurso de la
historia de la iglesia). Hoy día (y esto ha sido así a través de gran parte de la
historia de la iglesia) la iglesia se compone casi completamente de creyentes
gentiles. Damos gracias a Dios por los judíos que han creído en Cristo como su
Mesías y como su Salvador, pero son pocos en número. La nación como un todo
está ciega, aunque felizmente hay algunas excepciones (ver Romanos 11:25).
¿Estás empezando a ver el problema? Los hechos #1 y #2 parecen contradecir los
hechos #3 y #4. ¿Qué ha sucedido con el glorioso reino de Israel? ¿Qué ha sucedido
con todas las promesas que Dios ha dado a los judíos? El programa de Dios en el
presente (la iglesia) comprende principalmente a los gentiles y no a los judíos. ¿Por
qué es esto así? ¿Ha desechado Dios a Su pueblo (comparar Romanos11:1)? ¿Ha
terminado Dios con la nación de Israel? ¿Tiene la nación algún futuro en el programa
de Dios?

Ponte en el lugar de un judío del primer siglo. El evangelio que predicaba Pablo era
cierto o era falso. Jesucristo, a quien Pablo predicaba, era el verdadero Mesías o no lo
era. De modo que tenemos dos alternativas: 1) El evangelio que predicaba Pablo no es
cierto y, por lo tanto, Jesucristo no es el verdadero Mesías y entonces tenemos que
seguir esperando la venida del verdadero Mesías. Si esto es así, la razón por la cual el
Reino no ha llegado aún, es porque el verdadero Mesías aún no ha venido. 2) El
evangelio que predicaba Pablo es verdadero, por lo cual Jesucristo es el verdadero
Mesías. Si esto es así, ¿por qué no hay un reino? ¿Por qué sigue sufriendo en este
mundo el pueblo judío? ¿Por qué no se han cumplido las promesas, en cuanto al reino,
del Antiguo Testamento? ¿Ha desechado Dios a Su pueblo? DIOS NOS HA DADO
LOS CAPÍTULOS 9-11 DE ROMANOS PARA RESPONDER ESTAS PREGUNTAS.

Estas cuestiones son muy relevantes también en nuestros días. Hoy en día hay
numerosos cristianos profesantes, especialmente aquellos bajo la influencia de
la Teología Reformada/del Pacto, que niegan que la nación de Israel tenga
alguna esperanza de un futuro reino en la tierra bajo su Mesías, tal como ha
sido predicho en cientos de profecías del Antiguo Testamento. Algunos
enseñan que la IGLESIA ha heredado las promesas que fueron hechas a
ISRAEL. Otros enseñan que el reino ya está aquí y que Cristo está reinando
espiritualmente en los corazones de Sus creyentes. Aunque hay un sentido en
que esto es cierto, esto no resuelve el problema de que hay cientos de
promesas y predicciones referentes al reino que aún no se han cumplido.
¿Quiso Dios realmente decir lo que dijo acerca del reino y de la venida del
Mesías o no? De modo que los capítulos 9-11 de Romanos son capítulos de
vital importancia para entender correctamente el lugar de Israel en el
programa de Dios.

¿Qué está haciendo Dios con la nación de Israel? La respuesta es básicamente doble:

1. Dios tiene para el judío HOY un maravilloso plan y propósito, pero este plan y
propósito no puede cumplirse hasta que la persona judía crea en el Señor
Jesucristo (ver Romanos 10:9-13; 11:1-5).

2. Dios tiene un maravilloso plan y propósito para el judío MAÑANA, pero este
plan y propósito no puede cumplirse hasta que el verdadero Mesías de los
judíos venga a la tierra por segunda vez. Ver Romanos 11:25-28. La presente
incredulidad de Israel y su rechazo del evangelio no impedirán que Dios cumpla
para con Israel cada una de Sus promesas referentes al reino.
Deberíamos notar que en esta presente era de la iglesia (que ha durado como 2000
años) no fue revelada en el Antiguo Testamento. El judío del Antiguo Testamento
miraba hacia el futuro distante y veía la cima de una montaña que era la venida del
Mesías y la gran edad el reino. No se daba cuenta que lo que estaba viendo era en
realidad dos cimas de montañas con un valle entremedio:

Consideremos algunos pasajes del Antiguo Testamento que ilustran ésto:

1) ISAÍAS 9:6-7

El versículo 6 habla del nacimiento del Mesías y el versículo 7 habla de Su reino,


pero no se da ningún indicio de que estos dos eventos están separados por
cientos de años.

2) MIQUEAS 5:2

El Mesías tenía que nacer en Belén y ÉL tiene que gobernar en Israel. Sólo se
cumplió lo primero en Su primera venida.

3) ISAÍAS 61:1-2 (comparar Lucas 4:18-19)

El Señor Jesús sabía donde detener la lectura, porque Él sabía cual parte de
este pasaje se cumpliría en Su primera venida. El día del juicio espera Su
segunda venida.

4) ZACARÍAS 9:9-10

¿Cuál parte de esta profecía se cumplió en la primera venida del Señor?


(Comparar Mateo 21:4-5). ¿Qué parte de esta profecía tiene que esperar un
cumplimiento futuro?

5) LUCAS 1:31-33

Esta profecía del Nuevo Testamento es similar a las profecías del Antiguo
Testamento ya mencionadas, en la parte relativa a Su primera venida y una
parte tiene que esperar un cumplimiento futuro en Su segunda venida.
Cuando el judío del Antiguo Testamento leía su Biblia, él sólo podía ver una venida.
Hoy estamos viviendo en el período entre las dos venidas de Cristo, durante el cual ÉL
está edificando SU IGLESIA (Mateo 16:18) y tomando de entre las naciones pueblo
para Su Nombre (Hechos 15:14). Cuando leemos nuestra Biblia hoy, tenemos la
ventaja de estar más capacitados para poder ver mejor dos venidas distintas de Cristo
–una ya es historia y la otra aún es profecía (ÉL ha venido y ÉL volverá
nuevamente).

Romanos 9:1

En el capítulo 8 Pablo escribió de la gloriosa protección y seguridad de los que están


EN CRISTO. Ahora, en el capítulo 9, lo encontramos muy preocupado por la mayoría de
los israelitas que no están en Cristo. “Verdad digo” “No miento”—Pablo nos está
preparando para lo que va a decir. Lo que está por decir es tan increíble, que él tiene
que asegurarles a sus lectores que él realmente está diciendo la verdad. Pable deja
muy en claro que está diciendo la verdad, al decirlo de tres maneras: 1) “Verdad digo
en Cristo” (aparte de Cristo, él no podría haber dicho ésto, porque aparte de Cristo,
no habría sido cierto), 2) “No miento” (aunque sea increíble, lo que estoy por decir es
verdad), 3) “mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo”. Si Pablo
estuviera mintiendo, el Espíritu Santo hubiera aguijoneado y convencido su conciencia
y su conciencia no lo habría dejado en paz, sino le habría dicho, “Pablo, estás
mintiendo”. Pablo sabía que no tenía una conciencia culpable. El sabía que estaba
diciendo la verdad.

Romanos 9:2

“Tristeza” = pena, congoja, aflicción. Pablo estaba muy apenado y con gran dolor.
“Continuo” =sin cesar (1 Tesalonicenses 5:17), constante, incesante. “Dolor”=
sufrimiento, angustia (1 Timoteo 6:10). Si aquí vemos solamente la pesadumbre de
Pablo, no estamos divisando todo el cuadro. Debemos ver más allá del pesar de Pablo
y ver al Señor Mismo llorando y apenado y lamentando sobre Israel, Su pueblo
escogido (tal como Jeremías, el profeta llorón, es un cuadro del afligido corazón de
Jehová Mismo). Este versículo puede parecer sorprendente a algunos en vista de las
duras declaraciones de Pablo en Romanos 11:28 respecto a los judíos (“enemigos”) y
especialmente 1 Tesalonicenses 2:15, pero Pablo, tal como su Señor, podía odiar el
pecado pero aún así, amar al pecador.

Romanos 9:3

Llegamos ahora a la increíble e impactante declaración de Pablo. “Anatema”—esta es


una palabra muy fuerte. Significa maldito, algo apartado y destinado a la destrucción,
algo dedicado a la ruina, a la perdición, algo aniquilado y separado de Dios”. Ver su
uso en Gálatas 1:8-9; 1 Corintios 16:22.

“Deseara” = implorar, ansiar. “Parientes” = conciudadanos, miembros de la misma


nación. Pablo estaba diciendo, “Estaba deseando ser aniquilado (maldecido para
siempre, separado de Cristo y destinado a eterna destrucción) con tal de que Israel
pueda ser salvo”. Podemos imaginar una objeción: “Pablo, no te creo. ¿Cómo puede
alguien decir eso y decirlo en serio? ¿Quieres decir que estarías dispuesto a renunciar
al cielo e ir al infierno con tal de que Israel fuera salvo?” Pablo dice, “Estoy diciendo la
verdad. No miento”. Separado de Cristo Pablo nunca podría haber dicho ésto, porque
no habría sido cierto (comparar versículo 1 “Verdad digo en Cristo”). El amor y la
preocupación que Pablo tenía por Israel estaban más allá de cualquier clase de amor
humano. Era nada menos que el amor de Cristo en él. LO QUE PABLO DESEABA
PODER HACER; ES LO QUE CRISTO REALMENTE HIZO. El Señor Jesucristo dejó el
cielo (2 Corintios 8:9), y fue realmente al infierno (en el sentido de estar separado de
Dios y ser castigado por Dios) y fue hecho MALDICIÓN por nosotros (Gálatas 3:13). ÉL
fue SEPARADO de Dios (Mateo 27:46) y ÉL fue CASTIGADO por Dios (Isaías 53:5, 6,
10), lo cual es la esencia misma del infierno (ver Mateo 25:41, 46; 2 Tesalonicenses
1:8-9 y note los dos elementos de ambos, separación y castigo). ÉL hizo todo ésto
para que nosotros pudiésemos ser salvos. Esto es en verdad “amor Calvario”. La única
manera en que Pablo podía hacer semejante declaración era porque su corazón estaba
lleno del amor de Cristo, precisamente del amor que causó que Cristo fuera ANATEMA,
para que nosotros fuéramos SALVOS.

Sabemos que Pablo no pudo cumplir su deseo, aunque fue dicho con toda sinceridad y
verdad. ¿Por qué no? 1) Romanos 8:38-39: Si nada podía separarlo del amor de Dios,
entonces era imposible que fuera maldecido; 2) No había necesidad de ello, porque
Cristo ya lo ha hecho. En vez de ello, Pablo dedicó su vida a predicar el evangelio
acerca de un Salvador que pasó por juicios y fuegos infernales para salvar a los
pecadores y Pablo dijo que si alguien no predicaba este evangelio, que fuera ANATEMA
(Gálatas 1:8-9). ¿Cómo puede una persona no amar a este Cristo, quien hizo ésto por
nosotros? (Comparar 1 Corintios 16:22). (Moisés estaba lleno del amor de Dios y de
profundo pesar y preocupación por su pueblo—Éxodo 32:32; y compare Judá en
Génesis 44:33 y el pesar de David en 2 Samuel 18:33).

Romanos 9:4

Pablo identifica a sus hermanos y parientes según la carne como “Israelitas”, aquellos
que descienden de Jacob cuyo otro nombre era Israel (Génesis 32:38). Por definición,
un judío de raza es uno que puede decir, “Mis padres antiguos son Abraham, Isaac y
Jacob”. Los que no pueden decir ésto, son gentiles. Los judíos y gentiles que han
creído en Cristo durante la presente edad son miembros de un organismo único de
Dios, LA IGLESIA (ver 1 Corintios 10:32 y 12:12-13).

“De los cuales son” –Pablo quería que los judíos supieran lo que les pertenecía.
¡Dios les había dado tanto! Ellos eran una nación especial, bendecida por Dios de una
manera singular (Deuteronomio 7:6-8). A este pueblo escogido pertenecían numerosos
beneficios y bendiciones y privilegios y ventajas. A ninguna otra nación bajo el cielo
fue dado tanto por la mano de Dios.

Uno de los beneficios y ventajas dados a Israel ya fue mencionado por Pablo en
Romanos 3:1-2: Dios encomendó y confió Su Palabra a este pueblo. Los judíos eran
los custodios de la Palabra de Dios. Dios usó a ciertos judíos como Sus escritores (2
Pedro 1:21) y Dios usó a muchos otros judíos para copiar y transmitir Su Palabra, y
ellos realizaron un trabajo muy cuidadoso y notable. En Romanos capítulo 9 Pablo da
una lista adicional de ocho beneficios y ventajas que pertenecían a Israel.

1) A Israel pertenecía la ADOPCIÓN

La nación de Israel tenía una relación única con Dios. Se les había dado el privilegio de
la FILIACIÓN. Ninguna otra nación sobre la tierra ha sido llamada por Dios como “MI
HIJO”. Note en Éxodo 4:22-23, “Israel es mi HIJO, mi PRIMOGÉNITO. Ya te he dicho
(Faraón) que dejes ir a mi HIJO, para que me sirva”. Tal como el hijo primogénito
disfruta de privilegios, rango y posición especiales, así Israel disfrutaba de una posición
privilegiada entre las naciones. Tenga presente que cuando Dios habló estas palabras
registradas en Éxodo 4:22-23, Israel no era más que un puñado de esclavos en un
país extranjero. Ver también Oseas 11:1. Dios llamó a Su hijo Israel fuera de Egipto en
el tiempo del Éxodo y cientos de años después Dios llamó a Su único Hijo fuera de
Egipto luego de la muerte de Herodes el Grande—Mateo 2:15. Ver también Malaquías
1:6 (note la relación Padre-Hijo; el problema era que Israel no honraba a su Padre).
[Favor notar que Romanos 9:4 se refiere a la adopción nacional, que es diferente a la
adopción individual mencionada en Romanos 8:15, 23].

2) A Israel pertenecía la GLORIA

Esto se refiere a la manifestación visible de la presencia de Dios. Es la majestuosa


presencia o manifestación de Dios en la cual ÉL desciende para morar entre los
hombres. Esto ha sido llamada la gloria de la Shekinah (Shekinah viene de una
palabra hebrea que significa morar). La Biblia a menudo se refiere a ella como “la
gloria del SEÑOR”. La mayoría de estas manifestaciones tomaron la forma de luz,
fuego o nube o una combinación de estos. Aquí hay algunos ejemplos:

Génesis 15:17 Un horno humeante y una antorcha de fuego (Abraham)

Éxodo 3:1-5 Zarza ardiente (Moisés)

Éxodo 13:21-22; 14:19-20, 24 Columna de nube y columna de fuego (el


Éxodo)

Éxodo 19:16-20 Fuego, humo, truenos, etc. (Monte Sinaí)

Éxodo 33-34 Una manifestación especial a Moisés.

Éxodo 40:34-38 Nube y fuego sobre el tabernáculo; comparar 1 Sam.


4:21-22).

1 Reyes 8:10-11 Nube (la gloria de Dios en el templo de Salomón)

Lucas 2:8-9 Gloria resplandeciente (los pastores de Belén)

Mateo 17:1-8 El resplandor de Cristo transfigurado.

Dios nunca dio a conocer Su presencia de una manera tan singular a ninguna otra
nación. “Porque ¿qué nación grande hay que tenga A DIOS TAN CERCANO A ELLOS?”
(Deuteronomio 4:7).

3) A Israel pertenecían los PACTOS

Note el plural. A las otras naciones pertenecía solo un pacto—el pacto Noético (Génesis
9:8-17). Este pacto fue hecho entre Dios y todos los que descienden de Noé y sus
hijos, que incluye a gente de todas las naciones (Génesis 9:15) y ÉL prometió la
perpetuidad del ciclo del día y la noche, de las estaciones, etc. (Génesis 8:21-22).

Todos los demás pactos pertenecen a Israel y pueden ser enumerados como sigue:
EL PACTO ABRAHÁMICO (Génesis 15:7-21; 17:1-14)

Dios prometió que de Abraham procedería una gran nación que poseería
la tierra prometida con ciertos límites definidos.

EL PACTO MOSAICO (Éxodo 19:5-8)

Un pacto condicional, legal que demandaba de Israel obediencia a los


mandamientos de Dios. Este es conocido también como el Antiguo Pacto
y este era el pacto que Israel quebrantó (Jeremías 31:32).

EL PACTO PALESTINO (Deuteronomio 29-30)

Este pacto hablaba de un recogimiento global de los judíos y que después


de su dispersión volverían a poseer la tierra (Deuteronomio 29-30).

EL PACTO DAVÍDICO (2 Samuel 7:5-19; cf. Salmo 89)

Este pacto prometía una casa eterna (dinastía), un trono eterno, un


reinoeterno y una Persona eterna que sería el Rey, es decir, Cristo, el
Hijo de David.

EL NUEVO PACTO (Jeremías 31:31-36)

Este pacto hablaba de la regeneración y salvación nacional de Israel,


cuando la ley de Dios y el Espíritu de Dios sería puesto en los judíos (cf.
Ezequiel 36:26-29) y el Espíritu de Dios sería puesto en Su pueblo
(Ezequiel 36:27). Romanos 11:26-27 se refiere a este pacto.

4) A Israel pertenecía la PROMULGACIÓN DE LA LEY

Ninguna otra nación recibió la ley. Los Mandamientos no fueron dados a los egipcios o
a los babilonios o a los persas o a los romanos. Israel tuvo el privilegio de conocer la
impresionante santidad de Dios como se revela en Su santa ley: “¿Qué nación grande
hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley? (Deuteronomio 4:8).

5) A Israel pertenecía el CULTO A DIOS

Esto incluía la adoración en el tabernáculo y en el templo bajo un sacerdocio que fue


instituido por Dios. La palabra culto se usa en Hebreos 9:1, 6, 9 cuando se refiere al
servicio sacerdotal en el tabernáculo de Dios. Las otras naciones eran ignorantes de
Dios (comparar Juan 4:22-23), pero a Israel fue dada la verdadera manera de adorar y
acercarse a Dios, todo lo cual retrata bellamente la Persona y la obra del Señor
Jesucristo.

6) A Israel pertenecían las PROMESAS


Estas promesas están contenidas en las grandes declaraciones de Dios de lo que ÉL
haría. Piensa en todo lo que Dios había dicho que haría a favor de Su pueblo. Un
ejemplo se encuentra en Isaías 41:8, 10—“Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a
quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo. No temas, porque yo estoy
contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré,
siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”. Las grandes y preciosas promesas
de Dios a Israel incluían las promesas de la venida del Mesías, en quien la nación tenía
puesta su esperanza (Isaías 2:1-4; 7:14; 9:6-7; 11:1-11; 28:16; etc.).

Romanos 9:5

7) A Israel pertenecían los PATRIARCAS

Esto se refiere en particular a Abraham, Isaac y Jacob, que eran los patriarcas de la
nación. El Dios de Israel se identificaba a menudo con estos tres hombres (ver Éxodo
3:6, 15).

8) A Israel pertenecía el CRISTO (EL MESÍAS—EL REY UNGIDO DE DIOS)

El beneficio más grande es guardado para el final. La Persona más importante que
jamás ha nacido, nació judío, “hijo de David, hijo de Abraham” (Mateo 1:1). ÉL es el
“León de la tribu de Judá” (Apocalipsis 5:5). La salvación viene de los judíos (Juan
4:22), porque el Salvador viene de los judíos, y fuera de ÉL no hay salvación (Hechos
4:12). En cuanto a Su HUMANIDAD, ÉL es un israelita según la carne; en cuanto a Su
DEIDAD, ÉL es “DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS (totalmente soberano), BENDITO
POR LOS SIGLOS” (Romanos 9:5).

¿Qué hizo Israel con todos estos beneficios? ¿Tomaron ventaja de sus ventajas?
¿Fueron bendecidos por sus bendiciones? ¿Se beneficiaron de todos sus beneficios?
Aquí está la tragedia. Aunque había piadosas excepciones (José, Moisés, Josué, Caleb,
David, Daniel, Jeremías, etc.), la nación, en su mayoría, no aprovechó lo que tenía. En
cambio, ellos (1) deshonraron y menospreciaron a Dios como su Padre (Malaquías
1:6); (2) ellos no dieron importancia a la presencia de Dios en medio de ellos; (3)
perdieron de vista los compromisos del pacto de Dios; (4) quebrantaron la ley de Dios
(Jeremías 31:32); (5) su adoración perdió su significado y se volvió un ritual vacío; (6)
las grandes promesas no estaban acompañadas por fe (Hebreos 3:18-4:2); (7) ellos
no siguieron en las pisadas del fiel Abraham que creyó a Dios (Romanos 4:11-12); y
por último, y lo más significativo, (8) ellos crucificaron a su propio Mesías (Mateo
27:22; Juan 19:15-16; 1 Tesalonicenses 2:14-15).

Principio espiritual: “Porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, más se le
demandará” (Lucas 12:47-48). A los israelitas se les dio mucho, por lo cual mucho se
les demandará. Este principio también se ve en Mateo 11:20-24 y 12:38-42. A los que
se les ha dado más, serán juzgados más severamente. El juicio será proporcional a la
luz recibida.

Aplicación espiritual: ¿Qué nos ha dado Dios? ¿Qué ventajas y beneficios tenemos?
¿Qué estamos haciendo con lo que nos ha sido dado? ¿Tenemos una Biblia? (No
solamente el Antiguo Testamento, sino la Biblia completa, 66 Libros). ¿Qué estamos
haciendo con la Biblia que tenemos? ¿Nos ha dado Dios el privilegio de ser Sus hijos
(Juan 1:12)? ¿Nos ha dado mandamientos que cumplir y promesas que creer? ¿Nos ha
dado ejemplos de hombres y mujeres piadosos del pasado para que los sigamos? ¿Nos
ha sido dada una iglesia local donde se adora verdaderamente a Dios? ¿Qué estamos
haciendo con Su Iglesia? ¿Qué estamos haciendo con Su Palabra? ¿Qué estamos
haciendo con el Señor Jesucristo? Debemos tomar ventaja de todos nuestros
beneficios. Si lo hacemos, ¡cuán bendecidos seremos! Si no lo hacemos, ¡pobre de
nosotros!

Romanos 9:5 (LA DEIDAD DE CRISTO)

Romanos 9:5 es una de las afirmaciones más contundentes de la plena deidad de


Cristo que se encuentra en la Biblia. Se encuentra junto a otros pasajes que nos dicen
claramente quién es realmente Jesucristo:

Juan 20:28 – ÉL es SEÑOR y ÉL es DIOS

Tito 2:13 – ÉL es el GRAN DIOS

Isaías 9:6 – ÉL es el DIOS FUERTE (TODOPODEROSO)

Romanos 9:5 – ÉL es el DIOS BENDITO

Juan 1:1 – ÉL es el DIOS ETERNO

Nunca lo hagamos menos que Dios, como lo hacen los Testigos de Jehová y otros
cultos falsos. El liberalismo religioso también ha negado la deidad de Cristo,
enfatizando Su humanidad como nuestro “gran maestro” “ejemplo perfecto” “profeta
importante” etc.

Romanos 9:5 es una de las afirmaciones más perentorias sobre la deidad de Cristo que
se encuentran en la Biblia. Pablo declara en los términos más precisos que Cristo,
quien según la carne vino de Israel, es nada menos que Aquel que es SOBRE TODAS
LAS COSAS, DIOS BENDITO POR LOS SIGLOS.

Sin embargo, la erudición moderna ha realizado todo esfuerzo por evitar las
implicaciones obvias de tal afirmación, y con ese objeto han estado jugando un
ingenioso juego de repuntuación. Ellos han puesto mañosamente un punto después de
“Cristo” (… Cristo. Dios, el cual es sobre todas las cosas sea bendito por los siglos) o
después de “sobre todas las cosas” (…Cristo, que es sobre todas las cosas. Dios sea
bendito por los siglos), pero en todos los casos hacen que la doxología no se refiera a
Cristo, sino a Dios el Padre. Si permitimos una puntuación semejante, el versículo se
vuelve dudoso y Romanos 9:5 no puede usarse como prueba de la deidad de Cristo.

¿La puntuación de este versículo depende del capricho del traductor? ¿Hay alguna
manera segura de saber cuál versión es correcta? En verdad, cuando Romanos 9:5 se
examina objetivamente a la luz de las reglas del contexto, lenguaje, uso y gramática,
el traductor reverente puede llegar con seguridad a una sola conclusión. Considera los
siguientes hechos:

1) Como todo Testamento griego interlinear revela, el texto griego puede traducirse
como sigue: “de los cuales vino Cristo según la carne el cual es sobre todas las cosas
Dios bendito por los siglos Amén”. ¿Cómo puntuarías esta frase? (He omitido
deliberadamente toda puntuación).
2) De acuerdo con un pasaje paralelo en Romanos 1:3-4, esperaríamos que Pablo
dijera algo sobre la deidad de Cristo en Romanos 9:5. En Romanos 1:3-4 Pablo dijo
(permítame parafrasear), “en cuanto a Su Humanidad, Él es del linaje de David; pero
en cuanto a Su deidad, ÉL es el Hijo único de Dios”. De igual modo en Romanos 9:5,
“en cuanto a Su humanidad, ÉL vino de Israel, pero en cuanto a Su deidad, ÉL es
sobre todo, Dios bendito por los siglos”. O como Hodge ha escrito, “Cristo, según la
carne era un israelita, pero según Su naturaleza superior, era el Dios supremo”.
Esperaríamos esa antítesis.

3) Hay otros dos lugares en que Pablo usa la expresión “bendito por los siglos”:

i. Romanos 1:25:”. . . el Creador, el cual es bendito por los siglos”.

¿Quién es “bendito por los siglos”? EL CREADOR.

ii. 2 Corintios 11:31: “El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien es
bendito por los siglos”.

¿Quién es “bendito por los siglos”? EL DIOS Y PADRE DE NUESTRO SEÑOR


JESUCRISTO.

De modo que, si seguimos el mismo molde:

Romanos 9:5: “. . .Cristo, quien es sobre todas las cosas, Dios bendito por los siglos.

¿Quién es “Dios bendito por los siglos”? CRISTO QUIEN ES SOBRE TODAS LAS COSAS.

De modo que de acuerdo al uso de Pablo, la doxología debe referirse a Cristo.

4) Los traductores liberales no tiene un verdadero precedente para hacer “Dios


bendito” una doxología independiente. La forma normal de doxologías tanto en el
Antiguo como en el Nuevo Testamento (y en otra literatura antigua) es casi siempre
“Bendito sea Dios” y no “Dios sea bendito”. Comparar 1 Reyes 8:15,56; Efesios 1:3; 2
Corintios 1:3; 1 Pedro 1:3; etc.

5) La interpretación que hace que el pasaje se refiera a Cristo calza con la estructura
de la frase, en cambio la interpretación que toma las palabras como una doxología
dirigida en forma independiente al Padre, es amañada y no es natural. A.T.Robertson,
el distinguido gramático, agrega: “Comenzar una nueva frase para la doxología es
abrupto e inconveniente”.

6) Los padres de la Iglesia entendían en forma casi unánime que el pasaje se refiere a
Cristo.

7) Finalmente, si es tan abrumadora la evidencia que las palabras “Dios bendito” se


refieren a Cristo, ¿por qué tantos eruditos modernos quieren traducirlas de una
manera diferente? Su principal argumento es realmente chocante. Ellos dicen que en
ninguna otra parte de sus epístolas genuinas, Pablo jamás designa a Cristo como Dios:
“Es casi imposible que Pablo quisiera expresar la grandeza de Cristo llamándolo Dios
bendito por los siglos”. ¿No ves aquí algún prejuicio? Aparentemente, estos críticos
incrédulos nunca han leído lo que Pablo dijo sobre Cristo en Tito 2:13 o Colosenses 2:9
o Filipenses 2:6 (“igual a Dios”).

En conclusión, permítame citar las palabras de Charles Hodge y Henry Alford quienes
afirman que la expresión “Dios bendito” sólo puede referirse a Cristo: “Considerando
las mínimas reglas de redacción, este importante pasaje se puede interpretar de una
sola manera”. La versión dada más arriba (que señala la deidad de Cristo) no es
entonces solo la más compatible con los usos del Apóstol, sino que es la única
admisible según las reglas de la gramática y redacción”.

Antes de dejar el tema de la deidad de Cristo, es provechoso leer lo que C.S.Lewis


tuvo que decir acerca de las notables afirmaciones hechas por Jesús mismo:

Entre los judíos apareció repentinamente un hombre que andaba hablando


como si ÉL fuera Dios. ÉL asegura que perdona pecados. ÉL dice que ÉL ha
existido siempre. ÉL dice que vendrá a juzgar al mundo al final de los tiempos.
Algunas de sus afirmaciones pasan desapercibidas por nosotros, porque las
hemos escuchado tantas veces que ya no vemos su significado. Me refiero a la
afirmación de perdonar pecados, cualquier pecado. A menos que el que habla
sea Dios, esto es realmente tan descabellado que parece divertido. Él dijo a la
gente que sus pecados estaban perdonados y nunca esperó para consultar a
todas las demás personas a quienes sus pecados sin duda habían herido.
Resueltamente se comportaba como si ÉL fuera la parte principalmente
afectada, como si Él fuera la persona principalmente ofendida por las ofensas.
Esto sólo tiene sentido si ÉL realmente es Dios cuyas leyes han sido
quebrantadas y cuyo amor es herido con cada pecado. En la boca de cualquier
orador que no sea Dios, estas palabras implicarían lo que yo solamente puedo
ver como una necedad y un engaño que no tienen rival en la historia.

Sin embargo (y esto es la cosa extraña y significante) hasta Sus enemigos,


cuando leen los evangelios, no reciben la impresión de necedad o engaño.
Menos aún los lectores desprejuiciados. Cristo dice que ÉL es “manso y
humilde” y nosotros le creemos, sin darnos cuenta de que si ÉL fuera un mero
hombre, la mansedumbre y la humildad son las últimas características que
podríamos atribuir a alguien que dice las cosas que ÉL dijo.

(Lunático, Mentiroso o Señor)

Estoy tratando de prevenir que alguien diga esa cosa tonta que la gente a
menudo dice sobre ÉL: “Estoy dispuesto a aceptar a Jesús como un gran
maestro de moral, pero no acepto Su afirmación de que es Dios”. Eso es algo
que no podemos decir. Un hombre que es solamente un hombre y dice esa
clase de cosas que Jesús dijo, no podría ser un gran maestro de moral. ÉL sería
un lunático—al nivel de alguien que dice que es un huevo escalfado – o sería el
diablo del mismo infierno. Tienes que escoger. Este hombre era y es el Hijo de
Dios o es un malvado o algo peor. Puedes hacerlo callar por necio, puedes
escupirle y matarle como a un demonio; o puedes caer a Sus pies y llamarle
Señor y Dios. Pero no vengamos con el condescendiente disparate de que ÉL es
un gran maestro humano. Él no nos ha dejado esa opción y no era esa tampoco
su intención.
(Mero Cristianismo, libro 2, final
capítulo 3)

(Nota: Compartimos la cita anterior porque el autor hace una excelente observación y
lo dice muy bien. El uso de esta cita no intenta ser una aprobación de C.S.Lewis o de
alguna de sus enseñanzas).

Romanos 9:6

Las Promesas: En Su Palabra, Dios ha dado maravillosas promesas a los israelitas. Él


les prometió la tierra (Génesis 15:18; 17:8). ÉL les prometió que de Abraham
procedería una gran nación (Génesis 12:2), la cual nunca dejaría de ser una nación
delante de Dios (Jeremías 31:36-37). ÉL prometió un reino futuro durante el cual
habría justicia en toda la tierra (Jeremías 23:5) y paz en todo el mundo (Miqueas 4:3).
ÉL prometió a los israelitas que ÉL haría un nuevo pacto con ellos que incluiría el
perdón de pecados y una relación única con Dios (Jeremías 31:31-34 y ver Ezequiel
36:24-29). Y lo más importante, ellos disfrutarían de la presencia personal de Jehová
Mismo (Jehová Jesús) en medio de ellos (Isaías 33:17, 22; Ezequiel 48:35; Jeremías
23:5-6).

El Problema: Cuando Pablo escribió a los Romanos, la mayoría de los judíos estaba
rechazando a Cristo y rechazando el evangelio. El evangelio que Pablo predicaba
dejaba muy en claro que los que rechazaban a Cristo estaban condenados y perdidos
por la eternidad, y esto incluye a los judíos incrédulos. El evangelio estaba llegando a
más y más naciones gentiles. Cuando comenzó la iglesia, ésta estaba compuesta por
creyentes judíos (Hechos 2), pero al paso del tiempo, más y más gentiles eran salvos y
llegaban a formar parte del cuerpo de Cristo. De modo que tenemos un problema:
¿Qué de los judíos que rechazan creer en Cristo? ¿Qué de los muchos judíos que
enfrentarán la ira de Dios por rechazar a Cristo y que nunca participarán en el reino
prometido? SI DIOS HA PROMETIDO A LOS ISRAELITAS TODAS ESTAS COSAS, ¿POR
QUÉ MUCHOS ISRAELITAS NUNCA VERÁN EL CUMPLIMIENTO DE ESTAS PROMESAS?
¿Ha fallado Dios en guardar Su Palabra?

“No ha fallado”. La Palabra de Dios no ha fallado. Las promesas de Dios a Israel


nunca caerán en tierra sin cumplirse (Josué 21:45). Dios nunca ha quebrantado y
nunca quebrantará ninguna de las promesas que ÉL hizo a Abraham, Isaac o Jacob.
PERO SI DIOS CUMPLE SUS PROMESAS, ¿CÓMO EXPLICAS EL HECHO DE QUE
MUCHOS JUDÍOS NUNCA VERÁN EL CUMPLIMIENTO DE LAS PROMESAS? Pablo lo
explica dando un principio: No todos los que descienden de Israel son israelitas.
No son israelitas todos los que descienden de Israel. Sólo porque desciendes de Israel
(es decir, eres un descendiente de Jacob) no te hace un verdadero israelita. Sólo por
ser un judío, eso no te hace un verdadero judío. Sólo por ser exteriormente un judío,
eso no te hace un judío interiormente (Romanos 2:28-29). Sólo por haber sido
circuncidado exteriormente, eso no significa que has sido circuncidado en el corazón
(Romanos 2:28-29).

Romanos 9:7

Pablo comienza ahora a ilustrar el principio de que puedes descender de alguien muy
importante y, sin embargo, no ser bendecido por Dios y no ser un receptor de las
promesas de Dios. Es interesante notar que Pablo se dirige primero al libro de Génesis,
ilustrando este punto por las vidas de Abraham, Isaac, Jacob, etc. El espera que el
lector esté muy familiarizado con el libro de Génesis. Más adelante en el capítulo, él
usará el ejemplo del Faraón, asumiendo así que el lector domina el contenido del
Éxodo. Luego en el capítulo, él citará a Oseas e Isaías y él asume que el lector está
familiarizado con estos libros. Recuerda, en el libro de Romanos Pablo cita del Antiguo
Testamento como 60 veces. Es muy trágico que con todas las Biblias que circulan hoy
en América, la mayoría de las personas sean tan ignorantes de la Biblia. Para la
mayoría de las personas (aún para la gente que asiste a la iglesia), la mayoría de las
páginas de las Escrituras son territorio desconocido. Cuando abres tu Biblia, ¿te
encuentras ante un territorio inexplorado y extraño o te encuentras en un lugar que te
es familiar y bien conocido? Que Dios nos ayude a estar cada día más en casa en Su
Palabra.

Considera el versículo 7 –Isaac no era el único hijo de Abraham. Ismael era el hijo
primogénito de Abraham e Isaac nació varios años después. De modo que Abraham
tuvo dos hijos (dos que eran de la simiente de Abraham), pero solo uno de esos hijos
pudo decir realmente, “Soy un verdadero hijo de Abraham”. Ambos eran físicamente
hijos de Abraham, pero en la esfera espiritual, Dios escogió solo a uno de esos hijos
para ser el que recibiría las bendiciones y las promesas (ver Génesis 17:19-21;
21:12).

En los días de Cristo, los judíos se enorgullecían de ser hijos de Abraham (ver Mateo
3:9; Juan 8:33, 37, 39, 44). Los judíos pensaban que todos los que procedían de
Abraham eran bendecidos y eran recipientes de las promesas. Ellos pensaban
equivocadamente que todos los que descendían de Israel eran el verdadero Israel.
Ellos fallaron en darse cuenta de que un verdadero judío debía tener cuatro PADRES—
Abraham, Isaac, Jacob y DIOS. Compare a los ismaelitas (los árabes de hoy) que
pueden reclamar a Abraham como su padre. Compare los descendientes de Esaú
(edomitas) que pueden reclamar a ambos, Abraham e Isaac. Comparar los incrédulos
judíos de los días de Cristo que reclamaban a Abraham, Isaac y Jacob (los tres) como
sus padres, pero el problema es que Dios no era su padre (Juan 8:42). Necesitas a los
cuatro para calificar como verdadero judío: Abraham, Isaac, Jacob y DIOS. Una
persona llega a estar relacionada correctamente con Dios sólo por fe personal.

Romanos 9:8-9

Ismael era un hijo de la carne; Isaac era el hijo de la promesa (ver Gálatas 4:22-23,
28). El nacimiento de Ismael fue natural (Génesis 16). No sucedió porque Abraham
escuchara a Dios, sino porque escuchó a su esposa. Fue el intento carnal de ayudar a
Dios a cumplir Su promesa. El resultado fue Ismael, el hijo de la carne. El nacimiento
de Isaac fue sobrenatural (Génesis 18:14). Fue un nacimiento milagroso— ¡Dios lo
hizo! Dios cumplió Su promesa de una manera notable. Isaac fue el hijo de la
promesa. El punto que Pablo estaba haciendo es éste: Abraham tuvo dos hijos, pero
sólo uno de estos hijos participó de las promesas del pacto y llegó a formar parte del
linaje escogido que llegaría a ser una gran nación y de la cual vendría el Mesías. Isaac
fue incluido; Ismael quedó excluido.

Romanos 9:10

Aquí hay otro ejemplo que es aún más asombroso. En el caso de los hijos de Abraham
las madres eran diferentes y los nacimientos fueron diferentes. En el caso de los hijos
de Isaac, tenemos a la misma madre y al mismo padre (“concibió de uno, de Isaac
nuestro padre”) y un mismo nacimiento. Era un nacimiento y dos hijos (mellizos). El
primogénito fue rechazado y el que nació segundo, fue escogido (v. 12-13). Si los
hombres escogieran, el escogido sería Esaú, porque usualmente el hijo primogénito era
el hijo preferido, y Esaú fue ciertamente el hijo favorecido por su padre (ver Génesis
25:28). Pero la elección pertenecía a Dios y no al hombre.

Romanos 9:11-12

Ver Génesis 25:23. Cuando los dos hijos estaban aún en su vientre y aún no habían
nacido, Dios habló a Rebeca y dijo, “El mayor (el primogénito Esaú) servirá al menor
(Jacob)”. Dios escogió al menor y no escogió al mayor y con esa elección, ÉL hizo
mayor al menor. Esta elección fue hecha antes de que los hijos hubieran nacido y
antes de que hubieran hecho bien o mal. El propósito de Dios, de acuerdo a Su
elección, debe permanecer (perdurar sin cambios). ¿Cuál es la base de la elección de
Dios? No es “por obras”. La elección no es por obras, no es por méritos, no es por
virtudes (tú no eres escogido porque merezcas ser escogido). No está basada en
obras. La elección de Dios es “por el que llama”. Está basada en Dios Mismo. La razón
de la elección se encuentra en el que escoge y no en el escogido. Así, Isaac tuvo dos
hijos, pero solamente uno de ellos pudo decir realmente, “Soy un verdadero hijo de
Abraham e Isaac”. Físicamente, ambos eran hijos, pero en la esfera espiritual, Dios
escogió solamente a uno para recibir las bendiciones y las promesas.

Romanos 9:13

Encontramos esta cita en Malaquías 1:2-3. Es Dios el que está hablando y esta es una
aseveración muy fuerte. Una mujer dijo una vez al Sr. Spurgeon, “No puedo entender
por qué Dios dijo que ÉL aborrecía a Esaú”. Spurgeon contestó, “Eso no me causa
problema, señora. Mi problema es que no entiendo cómo Dios pudo amar a Jacob”. En
verdad, Jacob era todo un bribón. Todos los hombres lo son. Lo asombroso no es que
los hombres estén perdidos y estén destinados al infierno, porque eso es lo que todos
merecemos. Lo asombroso es que alguien sea salvo y esté destinado al cielo. El juicio
de Dios no es asombroso, porque eso es exactamente lo que nos hemos ganado. Lo
que es asombroso, es la gracia de Dios. Ver Salmo 5:5 y compare el v.4 (es
asombroso que a alguien le sea permitido entrar a la presencia de Dios). ¿Cómo
podemos entender la palabra “aborrecer” en Malaquías 1:2-3? Comparar Lucas 14:26
con Mateo 10:37 (nuestro amor por el Señor tiene que ser tan grande que, en
comparación, nuestro amor por cualquier otro parece odio). Otro pasaje instructivo es
Génesis 29:16-18, 30, 33. Jacob escogió a Raquel. El la escogió para que fuera su
cónyuge. El escogió amarla. Lea fue aborrecida en el sentido de que ella no fue
escogida. El asunto en Romanos capítulo 9 es este: ¿A QUIÉN HA ESCOGIDO DIOS? El
punto principal de Pablo es: No todos los que descienden de Israel son israelitas.
Dentro de Israel hay un grupo especial conocido como el Israel escogido (el verdadero
Israel, el Israel creyente). El asunto que aquí se trata es la ELECCIÓN. De modo que
cuando Dios dice “a Esaú aborrecí”, significa “No he escogido a Esaú”. Cuando dice
“Amo a Jacob”, significa “he escogido a Jacob y mis promesas y bendiciones se
cumplirán en él y en su simiente después de él”.

PRINCIPIO = NO TODOS LOS QUE DESCIENDEN DE ISRAEL SON


ISRAELITAS

LAS ILUSTRACIONES DE PABLO:


Aplicación: Los que hoy creen en el Señor Jesucristo, son los hijos de Abraham (la
simiente de Abraham). Ver Gálatas 3:9, 26, 29 y Romanos 4:11-12, 16. Abraham es el
padre de todos los creyentes (de todos los creyentes, sean judíos o gentiles). Los
creyentes gentiles son descendientes espirituales de Abraham, no descendientes
físicos. Los judíos creyentes son descendientes físicos y espirituales de Abraham. Los
judíos incrédulos son descendientes físicos pero no espirituales de Abraham. Los
gentiles incrédulos no tienen ninguna relación con Abraham. ¿Cuál es tú relación con
Abraham?

Romanos 9:14

Pablo anticipa una objeción: “¿Cómo puede Dios escoger a una persona y no escoger a
otra persona? Eso no es justo”. Esto lleva a una pregunta importante: “¿Qué hay
injusticia en Dios?” (En el griego, esta pregunta exige una respuesta negativa).
“Injusticia” = maldad, arbitrariedad, mala acción o mala decisión, parcialidad,
atropello. ¿Hay injusticia (incorrección) en Dios? ¡Perezca ese pensamiento! (¡Dios no
lo permita!). Dios es perfectamente justo, correcto y honesto en todo lo que hace. Hay
injusticia en Esaú y en Jacob y en cada uno de nosotros, pero no en Dios. La
INJUSTICIA está en el hombre, pero no en Dios (ver Romanos 1:18, 29; 2:8; 3:5;
6:13 donde se encuentra esta misma palabra “injusticia”; comparar también Romanos
3:10). Clarifiquemos de una vez por todas: EL JUEZ DE TODA LA TIERRA HARÁ LO
QUE ES JUSTO (ver Génesis 18:25). Si Dios fuera injusto, dejaría de ser Dios. ¡El Dios
Justo no puede hacer mal!
Si Dios operara en base a las obras de los hombres o del mérito humano o de la
calidad humana (lo que el hombre merece recibir de Dios), o si Dios operara en base a
la absoluta justicia, ENTONCES NINGUNO DE NOSOTROS LO LOGRARÍA. Todos
nosotros merecemos la ira y el juicio de Dios. Todos merecemos el infierno de Dios. Si
Dios enviara a CADA UNO DE NOSOTROS al lago de fuego para siempre, ÉL SERÍA
PERFECTAMENTE JUSTO Y CORRECTO, porque esto es lo que cada uno de nosotros
merecemos (Romanos 6:23a; Romanos 1:32; 1:18). Lo asombroso no es que Dios
salve a unos pocos, sino que Dios sea misericordioso con alguien. Lo asombroso
no es que muchos sean juzgados, sino que alguien sea justificado. Lo asombroso no es
que Dios aborreciera a Esaú, sino que Dios amara a Jacob. Los que meditan sobre los
misterios de la elección de Dios, nunca deberían dejar de maravillarse y de estar
agradecidos de que Dios, en Su infinita gracia y misericordia, haya escogido a algunos:
“Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos
amados por el Señor, de que Dios OS HAYA ESCOGIDO desde el principio para
salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad” (2
Tesalonicenses 2:13).

Romanos 9:15

Aquí aprendemos de la maravillosa misericordia y compasión de Dios. El Dios soberano


derrama Su misericordia sobre algunos (“del que yo tenga misericordia”). Objeción:
“¿Pero por qué Dios no tiene misericordia de todos?” Pero el objetante no comprende
el verdadero sentido de todo esto. La verdadera pregunta es ésta: “¿Por qué tiene Dios
misericordia de alguien? Ninguno de nosotros merece la misericordia de Dios. No
merecemos ni siquiera una gota de la misericordia de Dios”. Si Dios no tuviera
misericordia de nadie y derramara Su juicio sobre cada persona, ÉL sería
absolutamente justo, porque esto es exactamente lo que cada persona merece. Lo
asombroso es que Dios tenga misericordia de alguien. Lo asombroso es que alguien
llegue a ser salvo.

Pablo está citando Éxodo 33:19 y es importante entender el contexto del pasaje. En
Éxodo capítulo 32 los hijos de Israel se habían apartado rápida y perversamente del
camino que Dios les había ordenado (v.8) y habían hecho un becerro de oro, violando
el segundo mandamiento. El pueblo era culpable y todos ellos merecían ser juzgados y
destruidos (ver Éxodo 32:10—Dios podría, con toda justicia, haberlos destruido a
todos). Es asombroso que sólo murieran 3000 (Éxodo 32:28). Comparar la
preocupación de Moisés por su pueblo (Éxodo 32:32) con la preocupación de Pablo por
los judíos (Romanos 9:1-3). Que nunca dejemos de maravillarnos por la gran
misericordia de nuestro Dios (Éxodo 34:5-7) y que, como Moisés, inclinemos nuestras
cabezas y lo adoremos (Éxodo 34:8), diciendo, “Señor, no hay injusticia en TI”.

Romanos 9:16

Este versículo está hablando de la misericordia que Dios concede: “. . .Dios tiene
misericordia”. ¿Sobre qué base concede Dios Su misericordia? Note lo que dice el
versículo, “No depende del que . . .ni del que. . .SINO DE DIOS”. No depende del
hombre, sino de Dios. Comparar Juan 1:13.

“No depende del que quiere” =no depende del deseo o de la voluntad o del querer
del hombre; “Ni del que corre” = no depende de los esfuerzos del hombre (tenaz
afán y desvelo).
No depende del esfuerzo ni de la voluntad humana que Dios otorgue Su misericordia.
Depende de Dios, de Aquel que dijo, “Tendré misericordia del que yo tenga
misericordia”. Recuerda, nadie merece la misericordia. Nosotros merecemos ira
(Efesios 2:3-5). Pero Dios es RICO en misericordia (comparar Romanos 10:12).

Romanos 9:17 (una cita de Éxodo 9:16 y comparar Éxodo 14:4)

Aquí tenemos el ejemplo de Faraón, un hombre famoso por su obstinado y duro


corazón y su negativa pecaminosa de hacer lo que Dios le dijo. Aquí hay un hombre
que no obtuvo misericordia y cuyo corazón fue endurecido (Romanos 9:18b). Pero
antes de condenar a Faraón por su maldad, necesitamos recordar que todos tenemos
un corazón como el de Faraón (Jeremías 17:9). Todos los hijos de Adán son corruptos
(Salmo 14:1-3) y totalmente depravados (Rom. 3:9-19).

“Mostrar” = demostrar, exhibir, manifestar, exponer (comparar Rom.9:22 y Efesios


2:6-7). Dios tenía un propósito al levantar a Faraón. Dios quería MOSTRAR Y EXHIBIR
SU PODER y Dios quería ANUNCIAR SU NOMBRE por toda la tierra. La salvación de
pecadores es muy importante para Dios (1 Timoteo 1:15; Juan 3:17, etc.), pero no es
lo más importante para Dios. Lo que sobre todas las cosas interesa a Dios es SU
PROPIA GLORIA (la demostración, manifestación y revelación de QUIÉN ES ÉL).

Dios pudo darse a conocer de una manera maravillosa por medio de Faraón. Faraón
era un gobernante muy poderoso y su reputación se extendía a lo largo y ancho del
mundo. En muchos aspectos, el imperio egipcio no tenía rivales.

“Anunciado por” = declarar por, proclamar a lo largo y ancho. Por causa del trato de
Dios con Faraón, los gentiles llegarían a saber algo del poder del Dios de Israel (ver
Josué 2:9-10; 1 Samuel 4:7-8).

Romanos 9:18

“De modo que ÉL tiene misericordia de quien ÉL quiere y endurece a quien Él quiere”.
Es Dios quien muestra misericordia; es Dios quien endurece el corazón (el verbo
significa “hacer duro o seco”). El mismo sol que derrite la mantequilla, también
endurece la arcilla. “El que es perdonado, no puede decir que lo fue por ser mejor que
otros; mientras que el que es condenado, tiene que reconocer que recibe nada más
que la justa recompensa por sus pecados” (Hodge). Los que se pierden sólo pueden
culparse a sí mismos; los que son salvos, se lo agradecen solo a Dios. El hombre
recibe toda la culpa (y la merece); Dios recibe todo el mérito (y ÉL lo merece). Dios
recibe toda la gloria (1 Corintios 1:29-31).

Al meditar en el trato de Dios con Faraón, debemos recordar varias cosas:

1) Dios no fue injusto con Faraón, porque Dios nunca es injusto (Romanos
9:14).

2) Dios endureció el corazón de Faraón (Éxodo 4:21; 9:12; Rom.9:17-18).

3) Faraón endureció repetidas veces su corazón (Éxodo 8:32).


4) Dios fue extremadamente paciente con Faraón (Rom. 9:22). Faraón dijo
repetidas veces “NO” a Dios y Dios esperó y le dio oportunidades adicionales (si
tú o yo fuésemos Dios, seguramente habríamos destruido mucho antes a este
hombre).

5) Dios fue glorificado en este hombre (Éxodo 9:16; 14:4).

Romanos 9:19

Pablo anticipa otra objeción: “¿Por qué entonces Dios nos censura y nos culpa? Porque,
¿quién puede resistir Su voluntad?” Si Dios nos endurece, ¿por qué nos culpa por ser
duros? “Resistir” = oponerse, estar en contra. Podemos imaginarnos a Faraón
diciendo, “¿Cómo puede Dios culparme? Yo solo estoy haciendo la voluntad de Dios y
estoy dando gloria a Dios”.

Romanos 9:20

Es interesante que Pablo en realidad no conteste la objeción, sino que nos muestra
cuál debería ser la actitud de nuestro corazón delante del Señor. En Romanos capítulo
9 Pablo está tratando con doctrinas que son muy difíciles de entender (el propósito de
Dios conforme a la elección-v.11; Dios otorgando soberanamente misericordia- v.15-
16; Dios mostrando misericordia a algunos y endureciendo a otros—v.18; etc.). Hay
una sola manera de entender estas cosas. Debemos ponernos en el lugar apropiado
delante de Dios (comparar Éxodo 34:8—Moisés inclinó su cabeza y adoró). Debemos
darnos cuenta de quienes somos. No solo somos frágiles criaturas hechos de polvo,
sino también somos criaturas caídas y depravadas. Solo cuando inclinamos nuestras
cabezas y nos humillamos ante nuestro Hacedor, estaremos preparados para aprender
el trato soberano de Dios hacia hombres pecadores que sólo merecen la ira y el juicio
de Dios.

¿Qué derecho tiene el hombre de debatir con Dios? ¿El hombre sabe más que su
Hacedor? ¿Es la criatura más sabia que el Creador? ¿Quiénes somos nosotros para
cuestionar la justicia de lo que Dios hace? ¿Quiénes somos nosotros para poner en
duda Su rectitud? El alfarero tiene todo derecho de tomar un trozo de arcilla y
transformarlo en el vaso que quiera y el vaso no tiene derecho de reclamar.

Ver Isaías 29:16 donde el profeta muestra lo absurdo que es que la vasija niegue que
ha sido hecha (“ÉL no me hizo”) o que neciamente diga que el alfarero no tiene
entendimiento (“No sabe nada”). Ver Isaías 45:9 donde el profeta muestra cuan necio
sería que el tiesto altercara o discutiera con su hacedor. Comparar Jeremías 18:1-6.

Romanos 9:21

“Potestad” = poder, autoridad, derecho. La pregunta requiere una respuesta


afirmativa. SÍ, Dios tiene todo el derecho de hacer un vaso para honra y otro para
deshonra. “Masa” = la mezcla con la cual el alfarero forma sus objetos. “Arcilla” = se
refiere a la humanidad pecaminosa, caída (Dios no hace pecador al hombre). Como ha
dicho Alva McClain,
Pablo no está hablando de la creación del hombre. Dios creó al hombre bueno,
santo y justo, pero la arcilla de la cual Pablo está hablando aquí es una arcilla
pecaminosa. Todos los hombres son de esa misma arcilla. Todo hombre es un
pecador y todo hombre merece el juicio. Dios tiene el derecho de tomar a un
hombre de esa masa y tener misericordia de él.

“Vaso” = pieza de alfarería, jarro, plato, etc. Comparar 2 Timoteo 2:20 que también
habla de vasos de honra y vasos de deshonra. En el palacio de un rey puede haber un
vaso o vasija para poner bellas flores y otra vasija para colocar basura infestada de
gusanos. Otra vasija puede usarse para acarrear agua y otra para sacar residuos o
desperdicios. El alfarero tiene todo el derecho de hacer diferentes tipos de utensilios
para diferentes propósitos.

Romanos 9:22

“Queriendo” = deseoso (esto es lo que Dios quiere): “mostrar”= demostrar (la


misma palabra como en el v.17). Dios desea desplegar y exhibir SU IRA (ver Romanos
1:18). La palabra “ira”se refiere a la severidad de Dios y al disgusto divino contra el
pecado. No se trata de un mero arranque de enojo, sino de un sólido y permanente
estado de enojo contra el pecado; una santa ira e indignación. Estos vasos de ira (se
refiere a los que pasan a la eternidad sin haber sido salvos) demostrarán la santidad y
la rectitud y la perfecta justicia de Dios (comparar Apocalipsis 16:5—“Justo eres tú oh
Señor. . .porque has JUZGADO estas cosas”). “Hacer notorio”= revelar. Dios se
deleita en revelarse a Sí Mismo y en darse a conocer a Sí Mismo. Faraón ciertamente
llegó a conocer el poder de Dios y los juicios de Dios (comparar Éxodo 5:2, cuando
Faraón dijo, “no conozco a Jehová”. Dios procedió a darse a conocer a Sí Mismo a este
hombre de una manera muy dramática). Todos los hombres llegarán a conocer a Dios,
sea como JUEZ o como SALVADOR.

Nótese cuán misericordioso ha sido Dios aún con estos vasos de


destrucción. “Soportó”= aguantar sobrellevar. “Con mucha paciencia”= lento para
la ira, esperar antes de enojarse. Dios fue muy paciente con Faraón y con muchos
otros incrédulos a través de las páginas de la historia. El trato bondadoso y paciente de
Dios con los que se niegan a arrepentirse se ve también en Romanos 2:4-5.

“Preparados para destrucción” –Estos vasos de ira se ajustan perfectamente a la


destrucción que merecidamente les pertenece. “Preparados” =dispuestos, ajustados,
listos, prontos para la destrucción, merecedores de destrucción. “Preparados para la
destrucción” “maduros para la destrucción”. Hay algunos que entienden el verbo
en participio perfecto, “habiéndose preparados ellos mismos para destrucción” (Bauer,
Atndt&Gingrich). Vine,--“el tiempo perfecto aquí significa que ellos mismos se
prepararon para la destrucción” (ver también McClain en Romanos). No dice que Dios
los preparara (contraste con el versículo 23 donde se dice claramente que Dios
preparó de antemano). En cuanto a la así llamada “doctrina de reprobación” ver
bajo Romanos 9:23.

¿Qué quiso decir Pablo cuando dijo que estas personas están “preparadas para
destrucción”? Esto está ilustrado en el caso de Faraón.

Dios no lo hizo malvado y obstinado; pero como castigo por su pecado, ÉL trató
con él de tal modo que la MALDAD DE SU NATURALEZA se reveló en una forma
y bajo circunstancias tales, que lo hizo un objeto preparado para la justicia
punitiva de Dios (Hodge).

Piense de esta manera: ¿Cómo puede ser hecho malo un hombre? No es necesario
hacer nada. Ya es malo y si es dejado a su propio arbitrio, con el tiempo revelará
totalmente la pecaminosidad de su corazón y lo merecedor que es del juicio de Dios.
¿Cómo puede ser hecho bueno el hombre y ser preparado para el cielo? Esto es
imposible aparte de la gracia de Dios y el Dios de gracia. El hombre no necesita de
Dios para ser malo. El hombre necesita de Dios para ser bueno. El hombre nunca
puede ser bueno sin Dios. Había una vez un tratado evangelístico que tenía estas
palabras en su cubierta: “¿QUÉ TENGO QUE HACER PARA PERDERME?” Cuando se
abría, el interior estaba en blanco.

“Destrucción”= destrucción eterna, estar arruinado y perdido para siempre,


castigado y pereciendo para siempre. La palabra se usa en Mateo 7:13; Filipenses 1:28
(perdición); 3:19; 1 Timoteo 6:9; Hebreos 10:39; 2 Pedro 2:1; 3:7 (perdición) y en
otras partes.

Romanos 9:23

Los vasos de misericordia tienen la esperanza y la expectativa de un futuro glorioso y


Dios usará a estos vasos para dar a conocer QUIÉN ES ÉL (Su gloriosa Persona- Su
misericordia, bondad y gracia). “Preparado de antemano” =alistado de antemano,
dispuesto de antemano. En Efesios 2:10 se usa el mismo verbo para referirse a las
buenas obras que Dios “preparó de antemano” para que anduviésemos en ellas.
Comparar también Mateo 25:34—“heredad el reino preparado para vosotros desde la
fundación del mundo”.

Este versículo deja muy en claro que es DIOS quien ha preparado de antemano los
vasos para gloria (en contraste con el v.22 que no dice que Dios preparó los vasos de
ira o destrucción).

¿Enseña la Biblia la REPROBACIÓN?


La doctrina de la elección es enseñada claramente en la Palabra de Dios: “Dios os ha
escogido (a los creyentes en Cristo) desde el principio para salvación” (2
Tesalonicenses 2:13; comparar también Efesios 1:4; 2 Timoteo 1:9; Colosenses 3:12;
etc.). Puesto que se enseña la elección, los hombres han asumido y razonado
equivocadamente que lo opuesto también tiene que ser cierto. En otras palabras, si
Dios ha escogido a algunos para salvación, también tiene que ser cierto que Dios ha
escogido a otros para condenación. Lo opuesto a elección se ha llamado
“REPROBACIÓN”, la doctrina de que ciertas personas han sido ordenadas de antemano
para condenación o escogidas antes de los tiempos para condenación. Esto puede
parecer lógico y razonable a algunos, PERO NO ES BÍBLICO. Aquí hay tres ejemplos de
las Escrituras que muestran que la REPROBACIÓN no es una doctrina bíblica:

1. Romanos 9:22-23. En el versículo 23 se dice que ÉL (Dios) preparó de


antemano los vasos de misericordia para gloria. Si la REPROBACIÓN fuera
cierta, podríamos esperar que el versículo 22 dijera algo como ésto: los vasos
de ira que ÉL (Dios) preparó para destrucción”. Esto no es lo que dice el texto.
2. Comparar Mateo 25:34 con Mateo 25:41. El reino fue preparado por Dios
para los justos desde la fundación del mundo (v.34). Si la REPROBACIÓN fuera
cierta, entonces deberíamos esperar que se dijera lo contrario en el versículo
41. Esperaríamos leer, “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado
(por Dios) para USTEDES”. No, el fuego eterno no fue preparado para el
hombre, sino para el diablo y sus ángeles.

3. 2 Tesalonicenses 2:10-13. Nótese que en el versículo 13 tenemos una clara


declaración de la gloriosa doctrina de la elección (por la cual Pablo daba muchas
gracias). El v.10 habla de “los que se pierden”. ¿Por qué se pierden? Si la
REPROBACIÓN fuera cierta, esperaríamos que Pablo dijera, “. . . porque Dios no
los ha escogido para salvación”. Esto no es lo que dice el v.10. Ellos están
condenados, no porque Dios los escogiera para condenación, sino porque ellos
“no creyeron a la verdad” (v.12).

C.H. Mackintosh, el muy estimado escritor de los Hermanos, argumenta de una


manera similar:

Es muy interesante notar la manera en que las Escrituras toman precaución


contra la repulsiva doctrina de la reprobación. Mire, por ejemplo, en Mateo
25:34. Aquí el Rey, dirigiéndose a los que están a Su derecha, dice,
“Venid, benditos de Mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde
la fundación del mundo”. Contrástelo con lo que dice a los que están a Su
izquierda (v.41): “Apartaos de mí, malditos (ÉL no dice ‘de Mi Padre'), al fuego
eterno preparado (no para ustedes, sino) para el diablo y sus ángeles”. Así
también en Romanos 9. Hablando de los “vasos de ira” dice “preparados para
destrucción” — ciertamente no preparados por Dios, sino por ellos mismos. Por
otra parte, cuando habla de los “vasos de misericordia”, dice, “queÉL preparó
de antemano para gloria”. La gran verdad de la elección queda plenamente
establecida; el error repulsivo de la reprobación es evitado diligentemente (The
Mackintosh Treasury).

Debemos ser muy cuidadosos de no adoptar una enseñanza sólo porque parezca tener
sentido o porque sea razonable o lógica. La única prueba segura de cualquier doctrina
es ésta: “¿QUÉ DICEN LAS ESCRITURAS?” (Romanos 4:3). Si es conforme a la Biblia,
somos responsables de creerlo, tenga o no tenga sentido, lo entendamos o no, parezca
ser razonable o no. La Biblia hace muy claro que LOS QUE SON SALVOS Y VAN AL
CIELO, PUEDEN DAR SÓLO GRACIAS A DIOS y que LOS QUE ESTÁN PERDIDOS Y
CONDENADOS, PUEDEN CULPARSE SÓLO A SÍ MISMOS.

Los que son salvos, sólo a Dios pueden dar gracias por ello: Ver 1 Corintios 1:29-31
(Dios debe recibir todo el reconocimiento); Efesios 2:8-9 (no hay motivo para
jactarse); Mateo 16:16-17 (Pedro no se abrió sus propios ojos); Juan 6:44-45, 65
(nadie puede venir al Salvador sin ser sobrenaturalmente capacitado para ello). Los
que están perdidos, sólo pueden culparse a sí mismos: 1 Timoteo 2:4 (Dios quiere que
todos los hombres sean salvos); Romanos 10:12-13 (Dios es rico para con todos los
que lo invocan); Mateo 23:37 (Dios estaba dispuesto, pero el hombre no quería); Juan
5:40 (la razón por al cual el hombre no tiene vida eterna es por su porfiada NEGATIVA
a venir al único Salvador); 2 Tesalonicenses 1:8-9 (los que sufren el eterno castigo son
los que DESOBEDECIERON las buenas nuevas del evangelio). El hombre tiene que
asumir toda la responsabilidad y culpa por su destino eterno.
La persona salva dirá con gratitud, “ESTOY EN EL CIELO GRACIAS A DIOS”. La persona
perdida tendrá que decir con verdad, “YO ESTOY EN EL INFIERNO POR CULPA MÍA”.
Los que están condenados nunca podrán culpar a Dios o decir, “Estoy condenado
porque DIOS NO ME ESCOGIÓ”. Su condenación no se debe a que Dios los rechazara a
ellos, sino porque ELLOS RECHAZARON A DIOS: “El que no creyere, será condenado”
(Marcos 16:16). “El que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el
Nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:18). “De pecado, por cuanto no creen en
Mí” (Juan 16:9). “Y no queréis venir a Mí para que tengáis vida” (Juan 5:40).

El hombre no contribuye a su propia salvación. Es la obra de Dios, “no por obras, para
que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9). Dios no contribuye a la incredulidad del hombre.
Esa es obra del hombre. Solamente Dios puede llevar a cabo la salvación. El hombre
tiene que creer. Dios debe recibir toda la gloria y todo el mérito. El hombre incrédulo
tiene que asumir la culpa. “A Dios sea la gloria, grandes cosas HA HECHO ÉL”. “Soy un
gran deudor de la gracia”.

Romanos 9:24

¿Quiénes son estos vasos de misericordia? “ESTO ES, NOSOTROS”. Los vasos de
misericordia son los que Dios ha llamado (ver Romanos 8:28, 30). La IGLESIA es la
ASAMBLEA LLAMADA POR Dios (ekklesia) compuesta de judíos y gentiles (comparar
Romanos 3:29).

Recuerda el trasfondo histórico. El libro de Romanos fue escrito por Pablo alrededor del
año 56 D.C., esto es, 25 años después de la muerte y resurrección de Cristo. La
mayoría de los judíos no estaba respondiendo al evangelio (Rom. 11:28). Una muy
pequeña minoría de judíos había puesto su fe en Jesús como su Mesías, incluyendo a
Pablo. Cuando recién comenzó la iglesia, la membresía era totalmente judía (Hechos
2). En Hechos capítulo 10 fueron salvos los primeros gentiles y fueron añadidos a la
iglesia. Al paso del tiempo, más y más gentiles vinieron a Cristo y antes de mucho, la
mayoría de cristianos eran gentiles. Pronto los judíos salvos llegaron a ser una minoría
en las iglesias. Hoy en día, un creyente judío es una rareza. En los días en que Pablo
escribió a los Romanos, esto constituía todo un problema: Si los judíos son el pueblo
escogido de Dios (Rom. 9:1-5), ¿entonces por qué tan pocos judíos son salvos? “¿Ha
desechado Dios a Su pueblo?” (Ver Rom.11:1). En Romanos 9:24 Pablo está ayudando
a entender que en esta presente edad el pueblo escogido de Dios son aquellos que ÉL
ha llamado “no sólo de los judíos, sino también de los gentiles”.

Hay algunos que creen que la iglesia es el “VERDADERO ISRAEL”. Sin embargo, nótese
que Pablo no dice, “A los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros los
VERDADEROS JUDÍOS, el VERDADERO ISRAEL, compuesto de judíos salvos y de
gentiles salvos”. No, en la Iglesia de Dios no hay judío ni gentil (ver Colosenses 3:10-
11; Gálatas 6:15).

Romanos 9:25-26 (estos versículos se centran en los gentiles mencionados en


9:24).

¿Qué derecho tienen los gentiles de ser el pueblo de Dios? ¿Por qué deberían ser
incluidos en aquella especial asamblea llamada por Dios, la iglesia? En el pasado, los
gentiles no habían sido el pueblo de Dios. Los judíos habían sido el pueblo de Dios.
¿Cómo puede Dios dejar que un pueblo llegue a ser Su pueblo, si previamente no
habían tenido en absoluto una real y recta relación con Dios?
Pablo responde a esto citando dos pasajes del libro de Oseas. Ver Oseas 2:23
(Rom.9:25) y Oseas 1:9-10 (Rom.9:26). El profeta Oseas se refiere a Israel, las diez
tribus del norte, que se habían apartado del Señor y que se habían vuelto a la
idolatría. Por su infidelidad, Dios los deshereda y los llama “LOAMMI” (Oseas 1:9), una
expresión hebrea que significa “no Mi pueblo”. “Porque vosotros no sois mi pueblo, ni
yo seré vuestro Dios” (Oseas 1:9). Sin embargo, nos asombra leer que en el futuro
Israel será restaurado nuevamente en el favor de Dios y que Dios los reclamará como
propios: “les será dicho: Sois hijos del Dios viviente” (Oseas 1:10 y ver 2:23). Estos
judíos se apartaron de Dios y se volvieron a un estado apóstata y pagano, pero Dios
promete que un día estos israelitas serán restaurados a Su favor. Aunque Oseas se
estaba refiriendo a los israelitas, el principio se aplica a los gentiles. El principio es
éste: Dios, en Su misericordia, traerá a un pueblo, previamente rechazado, a
una relación con ÉL. Pablo aplica este principio a los gentiles: ellos no eran el pueblo
de Dios, pero ahora lo son. Lo que se enfatiza en esta cita de Oseas es la soberana y
compasiva gracia de Dios mostrada hacia aquellos que (sean judíos o gentiles) carecen
del derecho de considerarse a sí mismos pueblo de Dios (ver 1 Pedro 2:9-10).

Romanos 9:27-29 (estos versículos se centran en los judíos mencionados en


9:24)

“Bien, dejaremos que los gentiles sean parte del pueblo de Dios, pero, ¿qué de los
judíos? ¿No son los judíos el pueblo de Dios? ¿Por qué no pueden todos los judíos ser
el pueblo de Dios? ¿Por qué se opone al evangelio la vasta mayoría de los judíos y son
enemigos de la cruz (11:28)? ¿Por qué son tan pocos los judíos que han reconocido a
Cristo como Salvador y lo han recibido por fe?”

Pablo responde estas preguntas en Romanos 9:27-29. Su punto principal: Sólo un


pequeño remanente de judíos será salvo. La mayoría se perderá y perecerá. Pablo
cita de las Escrituras judías del Antiguo Testamento que enseñan claramente que esto
sería así. El cita Isaías 10:22-23 e Isaías 1:9.

“Clama” = llamar, exclamar (indica el urgente discurso del profeta). “Como la arena
del mar” = un número incontable (tantos, que no los puedes
contar). “Remanente” = parte pequeña, pequeño grupo sobreviviente. De los
millones y millones de judíos, sólo un pequeño número (un remanente) será salvo. El
resto perecerá. Comparar Romanos 9:6—Dentro de la nación de Israel (los judíos) hay
un grupo mucho más pequeño conocido como el verdadero Israel o el Israel elegido o
el remanente piadoso (ver Romanos 11:5—“un remanente escogido por gracia”).

Romanos 9:28 habla del juicio de Dios. Dios podará y recortará a la nación de modo
que quedará sólo un remanente. Cuando Dios juzga, es poco lo que queda.
(“Ejecutará Su sentencia” llevará a su fin, completará Su resolución). La mayoría de
los judíos serán “enjuiciados” (cortados), pero un remanente será salvo. Compare “el
tiempo de angustia para Jacob” (Jeremías 30:7) cuando dos tercios de la nación serán
cortados de ella y se perderán (Zacarías 13:8).

Romanos 9:29 parece responder a una objeción: “No es justo que sólo unos pocos (un
pequeño remanente) sea salvo. ¿Por qué no puede ser salva la mayoría de los judíos?
¿Por qué habrá solo unos pocos sobrevivientes?” Paro al leer el versículo, debemos
estar agradecidos de que habrá ALGUNOS SOBREVIVIENTES. Gracias a Dios que
algunos serán salvos. No hubo sobrevivientes en Sodoma. Ningún habitante de
Sodoma escapó (Lot no era sodomita, aunque él vivía allí). Fue una DESTRUCCIÓN
TOTAL. Ellos fueron TOTALMENTE destruidos. “Señor de los ejércitos” = “Señor de
las huestes” (Señor del Universo, Soberano, Comandante y Jefe). “Descendencia”—
esta palabra debería relacionarse con la palabra “remanente” del v. 27.

Romanos 9:30-31

“Iban tras” = seguían, perseguían, lograr alcanzar algo. Los gentiles no iban en busca
de la justicia de Dios, pero terminaron recibiéndola, poniendo simplemente su fe en
Jesucristo (Romanos 3:22-24; 4:5; 5:1). Los judíos buscaban la ley de la justicia y
trataban diligentemente de guardar la ley, pero nunca obtuvieron la justicia de Dios,
porque la justicia de Dios no se consigue por las obras de la ley (Rom.3:20; 10:3-4;
Gálatas 2:16). Para alcanzar y obtener la justicia por la ley, una persona tendría que
cumplir perfectamente la ley en cada momento de su vida. Ningún judío (o gentil)
pecador ha hecho esto jamás y jamás podría hacerlo (Gálatas 3:10-11). Los gentiles
no buscaban la justicia de Dios, pero escucharon el evangelio, confiaron en Cristo y
fueron justificados total y gratuitamente (multitudes de gentiles habían abrazado el
Cristianismo cuando el libro de Romanos fue escrito). Los judíos estaban a la siga de la
justicia de Dios, pero trataban de conseguirla de manera equivocada, dependiendo de
ELLOS MISMOS en vez de depender del SALVADOR (Rom.10:3). Ellos no lograron ni
alcanzaron la justicia que buscaban y necesitaban desesperadamente. Los judíos
buscaron, pero no encontraron. Los gentiles no buscaron, pero encontraron. (Como un
hombre que ha estado buscando oro durante toda su vida sin encontrarlo; otro hombre
que no está buscando oro, excava un fundamento para su casa y se encuentra con una
gran veta de oro. Otro ejemplo: un cazador persigue a una liebre durante todo el día
sin lograr alcanzarla. Otro hombre que no estaba cazando, va caminando en el
momento preciso y en el lugar preciso y sucede que una liebre salta a sus brazos).

Otra ilustración: Imagínate a mucha gente que está en el muelle del puerto de Nueva
York tratando de dar un salto para llegar a Londres. Esto es una absoluta imposibilidad
(tal como es absolutamente imposible que hombres pecadores guarden la santa ley de
Dios). Ninguno de los saltadores lo logra, aunque algunos logran saltar más lejos que
otros. Pero todos quedan muy lejos de la distante costa de Londres. Otra persona no
está tratando de saltar. Está allí parado observando a todos esos necios saltadores.
Sucede que se sube a un barco que está junto al muelle para poder observar mejor y,
repentinamente, el barco abandona el muelle y lo lleva a Londres. Los saltadores que
estaban tratando de lograrlo por sí mismos, no lo consiguieron y no alcanzaron su
meta. El espectador logró llegar a Londres (aunque no estaba tratando de llegar allá)
en virtud del barco que hizo todo el trabajo. Comparar 1 Pedro 3:18.

Romanos 9:32-33

¿Por qué Israel no alcanzó la justicia de Dios? Porque trataron de lograrla de una
manera equivocada. Y rechazaron a Cristo mismo, cuya muerte en la cruz habría hecho
posible que fueran justificados. Pablo cita nuevamente del Antiguo Testamento (ver
Isaías 8:14 y 28:16). Piensa otra vez en la ilustración del barco. El pueblo judío está
tratando (con sus propias fuerzas) de saltar a Londres y ninguno lo está logrando.
Llega un barco (que representa a Cristo que los puede llevar a donde necesitan estar –
1 Pedro 3:18). Ellos resienten esto y están ofendidos (“Saquen este barco de nuestro
camino. Estamos tratando de saltar”). Todo lo que ellos necesitaban hacer era subirse
al barco y dejar que hiciera todo el trabajo para llevarlos a Londres (el barco
representa a Cristo; subirse al barco representa la fe; saltar representa tratar de
llegar a Dios por las obras de la ley o por los propios esfuerzos religiosos del hombre).
Comparar Mateo 21:42-44. ¿Cuál es tu relación con la Piedra, Cristo Jesús? Tres
alternativas:

1) Puedes tropezar sobre la piedra y ser quebrantado (1 Pedro 2:8); 2) Puedes dejar
que la piedra caiga sobre ti y te pulverice. 3) Puedes pararte firme sobre la piedra y
estar salvo y seguro (un cuadro de la fe). Apliquemos estas tres alternativas a la
ilustración del barco: 1) tropezar con el barco y ser herido; 2) saltar al agua y tener al
barco atropellándote; 3) subir al barco y dejar que te lleve a Londres.

Romanos 9 ha enfatizado la soberanía de Dios. Estamos ahora preparados para


examinar Romanos 10, que enfatiza la responsabilidad del hombre, y, en particular, la
responsabilidad del pueblo judío de creer en el Mesías y de encontrar la justicia que
solamente ÉL puede proveer.

CAPÍTULO 10

Salvación, Tanto Para Judíos Como Para Gentiles


Introducción

El Capítulo 9 de Romanos enfatizó la soberanía de Dios: Es Dios quien lleva a cabo


Su propósito (9:11); es Dios quien escoge (9:11); es Dios quien llama (9:11); es Dios
quien tiene misericordia y compasión (9:15-16); es Dios quien endurece (9:18); es
Dios quien prepara los vasos de misericordia para gloria (9:23); es Dios quien ha
llamado a judíos y gentiles en un cuerpo (9:24).

Romanos capítulo 10 enfatiza destaca la responsabilidad del hombre: Es el hombre


el que debe orar (10:1); es el hombre el que debe sujetarse (10:3); es el hombre el
que debe creer (10:4); es el hombre el que debe creer en su corazón y confesar con
su boca (10:9-10); es el hombre el que debe invocar el nombre del Señor (10:12-13);
es el hombre el que debe oír y creer el evangelio (10:14-17). Dios es el que salva,
pero el hombre el que debe creer (ver Hechos 16:31; 1 Corintios 1:21).

Romanos 10:1 (comparar con 9:1-4)

“Anhelo” significa “deseo, añorar” (el verbo significa “estar complacido”; por lo tanto,
Pablo estaba diciendo, “Estoy anhelando su salvación, y su salvación traería mucha
alegría y regocijo a mi corazón”). La palabra “oración” no es la palabra que se usa
comúnmente en el Nuevo Testamento para oración, sino es una palabra que indica un
pedido específico en vista de una necesidad. Era una oración específica para una
necesidad específica: que ellos fueran salvos. En el futuro, Israel, como nación, será
salva (ver Romanos 11:26). En el presente, Pablo estaba orando para que judíos
individuales creyeran en Cristo y fueran salvos. Pablo mismo era un judío que confió
en Cristo para salvación (Hechos capítulo 9). Nosotros, tal como Pablo, debemos tener
la compasión de Cristo por los que están perdidos (Mateo 9:36-38).

Hay una enseñanza extrema y errónea que dice que la soberanía de Dios contradice la
responsabilidad humana. Dice algo como esto: “¿Por qué habría de molestarme en
orar? Una persona ha sido elegida o no ha sido elegida. Dios la salvará o no la salvará.
Si Dios ha determinado que esa persona sea salva, entonces ella será salva, tanto si
yo oro, como si no. Así, ¿por qué habría yo de orar?” Pablo oraba. La doctrina de la
soberanía de Dios, si es entendida correctamente, nunca es un obstáculo para la
oración. La soberanía de Dios debería ser un gran incentivo y aliciente para la oración.
El Dios a quien oramos es el Dios que controla todas las cosas y que hace “todas las
cosas según el designio de Su voluntad” (Efesios 1:11). La oración nos pone a nosotros
a tono y en armonía con la mente y el corazón y la voluntad de nuestro Dios soberano,
de modo que ÉL pueda obrar más efectivamente en y por medio de nosotros para
llevar a cabo Su propósito (Filipenses 2:13).

Cuando una persona es realmente salva, tendrá una preocupación y deseo y carga por
la salvación de otros. El verá a otros como hombres y mujeres perdidos que necesitan
desesperadamente a Cristo. El comparte el deseo de su Dios y Salvador (ver 1 Timoteo
2:3-4).

Romanos 10:2

Aquí, Pablo está diciendo: “Yo soy un testigo. Yo se todo acerca de su celo (su afán, su
desvelo), porque yo soy judío y yo era igual (ver Gálatas 1:14; Filipenses 3:6 celo sin
conocimiento; 3:9-10 celo con conocimiento). Un celo que es sin conocimiento es
como un jugador de fútbol que toma la pelota y corre con todas sus fuerzas, pero que
corre hacia el lado equivocado. “Celo de Dios” significa celo por Dios (Dios es el
objeto de mi celo). Algunos tienen celo sin conocimiento; otros tienen conocimiento sin
celo (una ortodoxia muerta).

En religión, el celo es un ardiente deseo de agradar a Dios, de hacer Su


voluntad y promover Su gloria en el mundo de toda forma posible. Un hombre
celoso es un hombre de una sola cosa. No es suficiente decir que él es serio,
sincero, intransigente, minucioso, entusiasta, ferviente en espíritu. El ve una
sola cosa, se preocupa por una sola cosa, vive por una sola cosa, está embebido
de una sola cosa; y esa cosa es agradar a Dios. Tanto si vive o si muere—tanto
si está sano o si está enfermo—ya sea rico o sea pobre—sea considerado sabio
o necio- tanto si es censurado o si es alabado—sea que reciba honores o que
sea avergonzado—todo esto no preocupa en absoluto al hombre celoso. El arde
por una sola cosa y esa cosa es agradar a Dios y fomentar la gloria de Dios. Si
él es consumido por este ardor, eso no le preocupa—él está contento. El siente
que ha sido hecho para arder, igual que una lámpara; y si el ardor lo consume,
él no ha hecho más que cumplir con la tarea que Dios le ha dado. –J.C. Ryle.

Romanos 10:3

La palabra “ignorante” se conecta con la frase “no conforme a ciencia” del v.2. Ellos
ignoraban por completo el método de justificación de Dios basado en la gracia y
estaban intentando su propio método de justificación basado en las obras/ley/carne. El
énfasis está sobre las palabras “SU PROPIO”. La frase “procurando” significa
“buscando”. Esta es la elección: ¿Debería tratar de obtener la justicia por mis propios
esfuerzos o por la gracia de Dios? ¿Debo establecer mi propia justicia o debo
sujetarme a Su justicia? ¿Soy YO LLEVÁNDOME A DIOS o es CRISTO LLEVÁNDOME A
DIOS (1 Pedro 3:18)? ¿Encuentro la justicia en el Monte Sinaí (tratando de guardar la
ley) o encuentro la justicia en el Monte Calvario (confiando en el Salvador que fue
crucificado por mí)?

Ilustración: Los que buscan establecer su propia justicia cumpliendo la ley son como
la gente que trata de nadar de Nueva York a Londres por sus propios esfuerzos. Es
imposible. Algunos lo harán mejor que otros. Algunos incluso podrán nadar varias
millas. Pero todos se ahogarán y perecerán en el océano. Nadie lo logrará. “Los que
“se sujetan” son como los que sencillamente se suben al barco y dejan que el barco los
lleve de Nueva York a Londres. El barco hace todo el trabajo. No son ellos mismos los
que se llevan allá, es el barco el que los lleva. Cristo es Aquel que nos lleva a Dios (1
Pedro 3:18; Juan 14:6). Nuestras propias obras y nuestros propios esfuerzos, no
importa cuán diligentes y sinceros seamos, nunca nos llevarán a Dios (ver Efesios 2:8-
9; Tito 3:5).

Romanos 10:4

Cuando vengo a Cristo por salvación, esto pone fin a mi búsqueda de encontrar y
obtener justicia por medio de guardar la ley. Toda la justicia que necesito se encuentra
en Jesucristo. La ley puede mostrarme mi INJUSTICIA, pero no puede darme justicia:
“pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo” (Gálatas 2:21).
La justicia de Dios se obtiene en el Monte Calvario, no en el Monte Sinaí. Usando
nuevamente la ilustración del barco: subir al barco representa la fe en Cristo (“todo
aquel que cree”). Todo aquel que ha abordado el barco puede decir: “Ya no necesito
nadar. He encontrado una vía mejor. Estoy confiando en que este barco me llevará al
lugar que yo nunca podría alcanzar nadando. Mis días de natación han llegado a su fin,
porque ahora estoy en el barco”. ¡Mis días tratando de obtener justicia por la ley han
terminado!

Como Pablo escribió en otro lugar, “Y ser hallado en ÉL, no teniendo MI PROPIA
justicia, que es por la ley, sino la (justicia) que es por la fe de Cristo (aquella fe que
tiene a Cristo como objeto), la justicia que es de Dios (literalmente, “la justicia que
viene de Dios”, lo que significa que mi justicia viene de Dios, ÉL es la fuente de ella)
por la fe” (Filipenses 3:9). Los judíos incrédulos estaban bajo la ira de Dios, porque
ellos no podían vivir conforme a Su ley y no querían someterse a Su gracia.

La palabra “fin” significa “término”. El Comentario de Murray al respecto:

Nótese que se ha agregado un requisito: “a todo aquel que cree”. Este requisito
implica que solamente para el creyente, Cristo es el fin de la ley para
justicia. [Los incrédulos, según se ve en el v.3, todavía están muy ocupados
siguiendo la ley para justicia, a pesar de que este método nunca funcionará. La
ley no ha terminado para ellos, porque todavía están confiando en ella para su
justificación]. Pablo dice que es para todo aquel que cree, que Cristo es el fin de
la ley, y toda su declaración es simplemente en el sentido de que todo
creyente ha acabado con la ley como método para lograr justicia [el material
entre paréntesis y enfatizado ha sido agregado] — (Epístola a los Romanos).

La ley demanda justicia perfecta la cual yo nunca podré lograr ni obtener por mí
mismo. Cuando recibí al Señor Jesucristo como a mi Salvador, en Cristo me fue dada
toda la justicia que Dios jamás requerirá de mí. He encontrado lo que necesitaba, no
por la ley, sino en Jesucristo. ÉL es mi justicia.

Romanos 10:5

Esta cita es de Levítico 18:5 y el énfasis está sobre la palabra “HACER”. Literalmente,
“el hombre que haya hecho estas cosas, vivirá”. Si una persona ha guardado la ley,
entonces vivirá. Este es el “evangelio” según la ley, pero realmente no son buenas
nuevas cuando nos damos cuenta de que lo contrario también es cierto: “Si has fallado
en guardar la ley, morirás”. El castigo por una ley quebrantada es la muerte. Pero si
un hombre cumple la ley, vivirá.

Usando nuevamente la ilustración del nadar/barco: Si sigues nadando, llegarás a


Londres. Esto es muy cierto, pero también es muy imposible. Si guardas la ley
(perfectamente), vivirás. Esto también es muy cierto, pero muy imposible. La total
imposibilidad de que un pecador se gane la salvación guardando la ley se ilustra en
Mateo 19:16-17; Lucas 10:25-28 y Gálatas 3:10-13.

La fórmula legal de salvación es esta: HAZ Y VIVIRÁS. (Cumple todos los


mandamientos y guárdalos perfectamente y guárdalos continuamente y vivirás).

La fórmula gracia/cruz de salvación es esta: CREE Y VIVIRÁS. Cree y descansa en lo


que Cristo ya ha hecho (Su obra acabada) y tendrás vida eterna (Juan 3:16; 5:24;
6:47; etc.).

El hombre nunca podrá decir, “ESTÁ HECHO. Lo logré. He guardado la ley y la he


cumplido perfectamente. (He llegado a Londres nadando)”. Es absolutamente
imposible. Pero lo que el hombre no pudo lograr mediante la ley, Dios lo pudo hacer y
lo hizo por gracia (ver Romanos 8:3-4). Lo que no se pudo hacer nadando, se logró
subiendo al barco.

Romanos 10:6-7

El lenguaje que Pablo utiliza aquí fue tomado de Deuteronomio 30:11-14. ¿Quién hará
bajar a Cristo del cielo? ¿Quién hará subir a Cristo de los muertos? “El hombre no
podía hacer ninguna de las dos cosas, pero Dios, por gracia, va al encuentro del
hombre. Fue el Padre quien envió a Su Hijo al mundo. Fue por la gloria del Padre que
ÉL fue levantado de los muertos. ‘De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su
Hijo unigénito' y ‘Dios le levantó de los muertos'” (William Kelly). No necesitas hacer
bajar a Cristo del cielo. El Padre envió al Hijo. ÉL ya vino. Ya ha sucedido. “Cristo Jesús
vino al mundo para salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1:15). Es un glorioso hecho
consumado (que debe ser creído).

Cristo no necesita ser resucitado de los muertos. Eso ya fue hecho. Es un hecho que
tiene que ser creído (v.9). No hay nada que el hombre necesite hacer. Dios, no el
hombre, llevó a cabo la encarnación y Dios, no el hombre, llevó a cabo la resurrección.
Cristo Jesús realizó todo lo que era necesario para la salvación del hombre. ÉL
descendió a la tierra, murió en la cruz y resucitó de los muertos. Estos grandes hechos
tienen que ser predicados y creídos.

Hay una enorme diferencia entre el verdadero Cristianismo y todas las demás
religiones del mundo. Las religiones del mundo pueden resumirse en tres letras: HAZ,
el verdadero Cristianismo en cambio, se puede resumir en cuatro letras: HECHO.
¿Quién puede decir del alivio que experimenta un corazón agobiado cuando descubre
que todo está hecho y que todo fue realizado por Otro (Juan 19:30)? (Quién puede
decir del alivio del nadador cuando se da cuenta de que no necesita nadar hasta
Londres, sino que puede simplemente subir al barco y dejar que el barco haga todo el
trabajo).

Romanos 10:8-9
“Cristo ha sido dado y es predicado. Es del hombre confesarlo con su boca y creerlo
con el corazón” (William Kelly). El glorioso anuncio acerca de Cristo está CERCA. No
está lejos. Es asequible a todos y está disponible para todos. Las buenas nuevas de
salvación están al alcance de todos. (Ilustración nadar/barco: el barco está allí. Sólo
necesitas subir a él). ¿Cuán cerca está? En tu boca y en tu corazón. Pero necesitas
hacer algo con ello. Con tu corazón créelo. Con tu boca, confiésalo. (Está cerca y
próximo a la gente en América hoy, está tan cerca, que está en sus bocas—usan el
Nombre del Señor todo el tiempo, pero de mala manera, no para confesar, sino para
blasfemar).

Los versículos 8-9 pueden ser ilustrados por el ladrón en la cruz (ver Marcos 15:32 y
Lucas 23:39-43). El Cristo crucificado estaba muy cerca de él. La palabra estaba en la
boca del ladrón, pero de manera equivocada (él primero lo insultó). Pero este hombre
se arrepintió y creyó en su corazón que Dios le levantaría de los muertos (Lucas
23:42) y con su boca él confesó a Cristo como Señor y Rey (Lucas 23:42). ¡Que
creamos y confesemos como lo hizo este hombre!

Cristo ha realizado la obra de la salvación; el hombre es responsable de creer y


confesar. (El barco es totalmente capaz de llevarte a Londres, pero tú tienes que
subirte al barco). ¿Cuál es la palabra de fe que predicamos (v.8)? El versículo 9 da la
respuesta (“que” significa “es decir”). CONFESAR es la palabra griega
“homologeo (homo=igual; logeo= de un verbo que significa decir, hablar”), de modo
que significa “decir lo mismo que otro, estar de acuerdo con otra persona”. El creyente
debe confesar a Cristo delante de los hombres (Mateo 10:32), lo que significa que él
debe estar de acuerdo verbal y públicamente con lo que Dios ha dicho en cuanto a Su
Hijo (1 Juan 5:9-12). Dios ha dicho, “Este es mi Hijo amado” (Mateo 17:5) y el
creyente que confiesa a Cristo está de acuerdo con esa declaración (ver 1 Juan 4:15).
Dios el Hijo vino al mundo y tomó sobre Sí Mismo carne humana (Juan 1:14) para que
pudiera morir por hombres pecadores (1 Timoteo 1:15), y el creyente que confiesa a
Cristo está de acuerdo con este hecho (leer 1 Juan 4:2-3).

Confesar que Jesús es el Cristo significa que una persona está de acuerdo de que Jesús
es en verdad el Mesías (Juan 1:41; 4:25-26, 42). Según las Escrituras del Antiguo
Testamento, el Mesías era retratado como 1) el Dios-Hombre (Isaías 7:14); 2) el Dios
fuerte (Isaías 9:6); 3) el Sustituto y Salvador del pecador (Isaías 53:4); 4) el Rey
eterno (Miqueas 5:2) y 5) EL SEÑOR (JEHOVÁ) JUSTICIA NUESTRA (Jeremías 23:5-6).
Confesar que Jesús es el Mesías tiene un costo (Juan 9:22) y por causa de este costo,
muchos no lo confiesan (Juan 12:42). Pero los que confiesan a Jesús delante de los
hombres, tienen la promesa de Cristo mismo de que ÉL los confesará a ellos ante los
ángeles y ante Su Padre celestial (Mateo 10:32; Lucas 12:8).

La palabra que significa lo contrario de “confesar” es la palabra “negar” (Juan 1:20;


Juan 2:22-23). Confesar es decir “SÍ”; negar es decir “NO”. En Lucas 22:57-60 Pedro
debió haber dicho, “Sí, yo lo conozco (v.57)”. “Sí, yo soy uno de ellos (v.58)”. “Sí, yo
estuve con ÉL (v.59-60)”. Pero Pedro negó a Cristo (aunque su negación solo fue
temporal, porque después, en el Día de Pentecostés, él confesó a Cristo con denuedo y
predicó a Cristo ante miles de personas –Hechos capítulo 2). De modo que, cuando se
le hace esta pregunta, “¿Conoces a Jesús como tú Salvador y Señor? ¿Puedes decir
que Él te pertenece?” el creyente puede responder: “Sí, reconozco que ÉL es mío. Yo
pertenezco al Hijo de Dios que me amó y se entregó a Sí Mismo por mí”. Durante las
grandes persecuciones cristianas del segundo y tercer siglo, los creyentes que no
negaban al Señor, aún a riesgo de grandes sufrimientos, eran conocidos como
CONFESORES. Qué nunca nos avergoncemos de Dios, que no se avergonzó de morir
por nosotros (2 Timoteo 1:8; Rom. 1:16; 1 Pedro 4:16).

Finalmente, la confesión de nuestra boca tiene que concordar con la conducta de


nuestra vida. En Tito 1:16 Pablo describe a un grupo de personas que confiesan que
ellos conocen a Dios. ¿Pero conocen realmente al Dios vivo? Sus labios dicen, “Sí,
conocemos a Dios”. Pero sus vidas dicen, “No, no conocemos a Dios”. Su andar está
en conflicto con su hablar y esto es una abominación al Señor. Estas personas
nombran el nombre de Cristo, pero ellos no pertenecen a Dios (2 Timoteo 2:19).
Aunque ellos alegan conocer a Dios, ellos son mentirosos y la verdad no está en ellos
(1 Juan 2:3-4). Como creyentes en Cristo, hagamos una buena profesión (confesión)
ante muchos testigos (ante los hombres) igual como Timoteo (1 Timoteo 6:12). Que el
mundo vea que el Cristo que nombramos con nuestros labios, es el Dios a quien
servimos con nuestras vidas. Tal como la etiqueta de un envase está para confesar su
contenido, así los creyentes deben confesar a su Señor y Salvador claramente, sin
estar avergonzados.

“Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor”—el énfasis está sobre la palabra
“Señor”. La construcción de la frase es similar a Filipenses 2:11 (“Todo lengua confiese
que Jesucristo es el Señor”). ¡Jesús es Señor! Esta es la verdad que debe se
confesada por la boca del creyente. La PALABRA “Señor” es la palabra griega “kurios”,
que es la palabra que es usada consistentemente en el Antiguo Testamento para
JEHOVÁ (en la Septuaginta). Debemos confesar que Jesús es JEHOVÁ, lo cual significa
que ÉL es DIOS (el único Salvador y el único Dios—ver Isaías 43:11; 44:6, 8; 45:21-
22 donde JEHOVÁ declara que ÉL es el único Dios y el único Salvador. No hay otro).
Jesucristo es Dios. ÉL es el soberano Señor. ÉL es Jehová Jesús. Los creyentes
confiesan ahora gustosamente esta verdad (Romanos 10:9). Todos los hombres
confesarán algún día esta verdad (Filipenses 2:11). Durante los primeros siglos los
cristianos se negaron a inclinarse ante César y se negaron a llamarlo Señor. En vez de
ello confesaron que Jesús era Señor.

Si Jesucristo es realmente MI Señor, entonces Él demanda y merece mi gustosa


sumisión y total obediencia. Me inclino humildemente ante Su autoridad y hago con
alegría aquellas cosas que son agradables a ÉL. ¿Cómo podría hacer menos? Jesús
dijo, “¿Por qué me llamáis Señor, Señor y no hacéis lo que yo digo?” (Lucas 6:46). En
una tumba en Alemania se encuentran las siguientes palabras:

Así nos dice Cristo nuestro Señor:

Me llaman Maestro, y no me obedecen;


Me llaman Luz, y no me ven;
Me llaman Camino, y no andan por mí;
Me llaman Sabio, y no me siguen;
Me llaman Bueno, y no me aman;
Me llaman Rico, y no me piden;
Me llaman Eterno, y no me buscan;
Me llaman Bondadoso, y no confían en mí;
Me llaman Ilustre, y no me sirven;
Me llaman Poderoso, y no me honran;
Me llaman Justo, y no me temen;
¡¡SI YO LOS CONDENO, NO ME CULPEN!!
El Señorío de Cristo

Hoy en día hay un gran debate en cuanto al Señorío de Cristo. A menudo se hace la
pregunta, “¿Puede una persona recibir a Cristo como Salvador, y no como Señor?” En
un extremo están quienes enseñan que 1) la gente puede recibir a Cristo como
Salvador pero rechazar Su Señorío, de modo que pueden vivir como les plazca; 2) los
creyentes irán al cielo porque son salvos, pero muchos de ellos vivirán vidas inmorales
e inicuas mientras estén en la tierra, de modo que no podrás siquiera distinguirlos de
los inconversos; sin embargo, estos carnales no recibirán ninguna recompensa; 3) los
creyentes pueden vivir en total rebeldía contra la autoridad de Cristo sobre sus vidas y
aún así ser salvos. En el otro extremo están aquellos que enseñan que toda persona
salva se inclinará inevitablemente ante la autoridad de Cristo y se someterá totalmente
a Su Señorío en cada área de su vida y que será Su fiel discípulo. Ellos dicen que no
hay tal cosa como un cristiano carnal y que cualquier evidencia significativa de
carnalidad indicaría que esa persona no es salva. Como sucede a menudo, la
enseñanza de la Biblia al respecto se encuentra entre estos dos extremos. La verdad
de Dios debe mantenerse siempre en un cuidadoso equilibrio. “El péndulo oscila a
extremos ridículos, pasando por alto la verdad que está en el medio”. Considere lo
siguiente:

1. El término “Señor” (kurios) se usa para un amo que es señor sobre su esclavo o
esclavos (Colosenses 3:22). El creyente puede decir, “Jesucristo es mi Dueño y
yo soy Su esclavo por amor”.

2. El término “Señor” se usa para un emperador o rey, que es señor sobre sus
súbditos. Se usaba para el emperador romano: “César es Señor”. Comparar
Hechos 25:26; Mateo 27:63 (Pilato) y Apocalipsis 17:14. El creyente puede
decir, “Jesucristo es mi Rey y yo soy Su súbdito”.

3. El término “Señor” se usa para un esposo que es señor sobre su esposa (1


Pedro 3:6). El creyente está desposado con el Señor Jesucristo (Romanos 7:4;
Efesios 5:22 ss.).

4. El término se usa para un empleador que es señor sobre sus empleados (Lucas
16:3, 5). El creyente puede decir, “El Señor Jesús es mi Amo y mi Jefe”.

5. El término se usa para un padre que es señor sobre su hijo (Mateo 21:30). El
creyente se somete a Dios como su Padre celestial.

6. Para los judíos el término “kurios” era una palabra griega que se usaba para
traducir dos nombres importantes de Dios: 1) Adonai (que significa Amo y
Señor y Soberano; y 2) Jehová (el Nombre más sagrado para Dios en lo que
concierne a los judíos; se refería a la deidad absoluta). Ver Salmo 110:1—“El
Señor (Jehová) dijo a mi Señor (Adonai)”. En la traducción griega ambos
Nombres fueron traducidos como KURIOS (Señor).
7. Cuando Tomás vio al Señor resucitado él dijo, “Mi Señor y mi Dios” (Juan
20:28) y esto incluía significados tales como “mi Señor, mi Amo, mi Soberano,
mi Dueño, mi Autoridad, etc.

8. ¡El Salvador que predicamos es Jesucristo el Señor! “Porque no nos predicamos


a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor” (2 Corintios 4:5). ÉL no
puede ser sino Quién es. Cristo no puede ser dividido (una parte de ÉL es
Salvador y otra parte es Señor).

9. Cuando una persona recibe a Cristo como Salvador, también lo recibe como
Señor, porque eso es exactamente lo que Él es. Note con cuidado Colosenses
2:6—“De la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo”. ¿Quién es este
Salvador en quién he creído? Ver Lucas 2:11—“Un Salvador, que es Cristo el
Señor”. Nunca debemos divorciar el Señorío de Cristo de Su calidad de Salvador
(o viceversa). Una persona no puede decir, “Yo recibo a Jesús como Salvador,
pero lo rechazo como Señor”. Esto es imposible porque la Persona que has
recibido (si es que lo has recibido realmente) es Señor de todos (Hechos
10:36). ÉL es el Señor Jesucristo y ÉL es Señor de todo. Precisamente ahora ÉL
es Señor, lo creas o no lo creas, te guste o no te guste, lo reconozcas o no lo
reconozcas, tanto si te sometes a Él como si no. ÉL es todo lo que ÉL es y ÉL es
todo lo que Dios dice que es. Cuando una persona recibe al Señor, lo recibe
como todo lo que ÉL es.

10. Ver Hechos 9:6 y Hechos 22:10. El apóstol Pablo se rindió al Señorío de Cristo
desde un comienzo. Que el clamor del corazón de todo verdadero creyente sea,
“Señor, ¿qué quieres que yo haga?” (comparar Isaías 6:8—heme aquí, Señor).

11. Ver Hechos 16:31. Aquel en quien hemos de creer es SEÑOR. cf. Juan 9:38.

12. ¿ES JESUCRISTO TU SEÑOR? Todo verdadero creyente debería decir sin
vacilación “SÍ” Y “AMÉN”. Si una persona no puede decir eso, deberíamos dudar
si acaso esta persona es realmente salva (1 Corintios 12:3).

13. ¿ESTÁS VIVIENDO CONSISTENTEMENTE CON EL HECHO DE SU


SEÑORÍO? Esta es una pregunta diferente, y el creyente honesto confesará
que a menudo él es inconsistente. Con vergüenza pero con honestidad él diría,
“Muchas veces he fallado en obedecer a mi Señor y en someterme a Él y he
fallado en permitirle ser la autoridad absoluta sobre mi vida. En y por mí mismo
soy muy propenso a rebelarme. Pero yo se que ÉL es Señor y es mi deseo
obedecerle en todas las cosas”.

14. Estas inconsistencias se encuentran con frecuencia en las páginas de la Biblia.


Ejemplos: Si Jesús es realmente Señor, ¿cómo pudo decir Pedro, “No, Señor”
(Hechos 10:14)? Si Jesús es realmente Señor, ¿cómo pudo Pedro contradecir
Su Palabra y decir, “Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te
acontezca” (Mateo 16:22)? Si Jesús es realmente Señor, cómo pudo decir Pedro
lo que dijo en Juan 13:6, 8? Todo acto de desobediencia, todo pecado cometido
por un creyente es una afrenta al Señorío de Cristo. Pero Dios no nos repudia
por estas cosas. ¡Cuán misericordioso es ÉL! Es por ésto que tenemos un
Abogado (1 Juan 2:1-2).
15. Mientras más crecemos en el Señor, tanto más entenderemos las muchas
implicaciones del Señorío de Cristo y cómo esta verdad afecta cada área de
nuestra vida. Esto sucede gradualmente, no de una vez (2 Corintios 3:18).

“Y creyeres en tu corazón” –aquí el orden no es cronológico. En realidad, el creer


precede el confesar (como en el v.10). La confesión es la expresión exterior y audible
de la fe interior. “Con el corazón”—muchos tienen un conocimiento intelectual,
mental de Cristo, pero esto no es suficiente (ver Hechos 8:37—“de todo corazón”).
Cuando una persona es salva, Dios hace una obra maravillosa en el corazón (Hechos
16:14). El evangelio tiene que ser “obedecido de corazón” (Romanos 6:17). El corazón
también está involucrado en el servicio al Señor, “Haciendo de corazón la voluntad de
Dios” (Efesios 6:5-6).

“Creer que Dios le levantó de los muertos”. Creer en la resurrección corporal de


Cristo es esencial para la salvación. Nosotros tenemos fe en un Salvador que vive
(Romanos 4:25; 1 Corintios 15:14-19). La muerte sustitutoria de Cristo no se
menciona aquí, pero está implícita (para resucitar, ÉL tiene que haber muerto), y la
importancia de Su muerte ya ha sido enseñada repetidas veces por Pablo en este libro
de Romanos. “Serás salvo” es la segura promesa de salvación de Dios. Si el hombre
cree, Dios salvará. ¿Has apelado a esta gloriosa promesa de salvación apropiándote de
ella? ¿Está tu corazón creyendo en ÉL? ¿Está tu boca hablando de ÉL?

Romanos 10:10

Este versículo explica el versículo 9 (“porque”) y da el correcto orden de los eventos:


Primero creer y luego confesar. “Con el corazón se cree para justicia”—comparar
Romanos 4:3,5 (una persona cree a Dios y le es contado por justicia). El creer es
interior; la confesión es exterior (tal como el corazón y la boca—el corazón está en el
interior y no es visible; la boca está en el exterior y es visible).

LA CONFESIÓN ES FE HECHA AUDIBLE (tal como las buenas obras son fe hecha
visible –ver Santiago 2:14-26). ¿Cómo puedo saber si eres realmente salvo antes de
que lo confieses? “Se confiesa para salvación”. Esto no significa que la confesión
sea una condición para la salvación (tienes que confesar a Cristo para ser salvo), sino
que significa que la confesión es el resultado o evidencia de la salvación (tu confiesas a
Cristo para mostrar que eres salvo). La confesión no es algo que la persona hace para
ser salva; la confesión es algo que hace la persona salva. La fe tiene que ser
expresada EXTERIOR y PÚBLICAMENTE. La fe es la raíz; la confesión es el fruto. Todo
aquel que realmente cree, confesará a Cristo (Mateo 10:32; Romanos 10:9 y cf.
Apocalipsis 3:5). Sin embargo, no todo el que confiesa a Cristo es un verdadero
creyente (ver Mateo 7:23; Tito 1:16 y 2 Timoteo 2:19). En el ejército de Dios no hay
lugar para “creyentes secretos”. Que nunca nos avergoncemos de nuestro Comandante
en Jefe (2 Timoteo 2:3-4).

Tal como la etiqueta en un envase proclama su contenido, así también por la confesión
el creyente proclama quién mora en él (2 Corintios 13:5 “. . Jesucristo está en
vosotros”).

Romanos 10:11

Este versículo explica el versículo 10 (“pues”). Si realmente creemos en Cristo, no nos


avergonzaremos de ÉL, por lo cual lo confesaremos con alegría. “Todo aquel que
creyere” (comparar con Romanos 1:16, donde se usa la misma frase “todo aquel que
cree”). Si entendemos realmente lo que nuestro Salvador hizo por nosotros, ¿cómo no
podríamos estar orgullosos de ÉL? ¿Cómo no podríamos hablar con satisfacción de lo
que ÉL hizo por nosotros? “Grandes cosas ha hecho el Señor con nosotros; estaremos
alegres” (Salmo 126:3).

Romanos 10:12

La expresión “porque no hay diferencia” la encontramos también en Romanos 3:22-23.


En ese pasaje no hay diferencia por cuanto todos pecaron y todos están bajo
condenación (todos los hombres participan de la misma condenación). En Romanos
capítulo 10 no hay diferencia porque el mismo Señor derramará Sus riquezas sobre
todos los que lo invocan (todos lo hombres están invitados a participar de la misma
salvación). Todos han pecado, pero hay un Salvador que ha sido provisto para todos.
Todos los hombres, sin distinción, están condenados; todos los hombres, sin distinción,
están invitados para ser salvos.

ÉL es Señor sobre los judíos y ÉL es Señor sobre los griegos (gentiles).


Ver Romanos 3:29 y Hechos 10:34-36 (la primera vez que el evangelio fue predicado a
los gentiles). Dios es RICO para con toda persona que lo invoque. ÉL derrama Su
riqueza sobre todos los que invocan Su Nombre. Sólo los que reciben el don de Dios
(Romanos 6:23; 5:17; Efesios 2:8-9; etc.) saben lo valioso y precioso que es este
don. La bondad de Dios sólo es conocida por los que “gustan y ven” (Salmo 34:8 y 1
Pedro 2:3). Sólo los creyentes pueden empezar a conocer “las riquezas de Su gracia”
(Efesios 1:7) y “las inescrutables riquezas de Cristo” (Efesios 3:8). ¿Cuán rico eres
tú? (Ver Las Riquezas de Su Gracia—215 cosas que son ciertas en cuanto a mí ahora
que soy salvo).

Romanos 10:13

Encontramos aquí una maravillosa promesa de salvación. El hombre debe hacer la


INVOCACIÓN; Dios hará la SALVACIÓN. Este versículo es una cita de Joel 2:32 que
tiene una referencia al Nombre de Jehová. El Nuevo Testamento cita este pasaje de
Joel en Hechos 2:21 y aquí en Romanos 10:13, refiriéndose ambos al Nombre de
JESÚS (de modo que Jesús es igualado a Jehová, un argumento sólido para la deidad
de Cristo). La gente más rica del mundo es la que es salva. Los millonarios incrédulos
de este mundo son ricos por un segundo, pero serán pobres por toda la eternidad.
Nótense las importantes palabras de invitación de este pasaje: v.11—“TODO AQUEL”;
v.12—“TODOS”; v.13—“TODO AQUEL”.

En la Biblia hay dos ejemplos muy claros de hombres que invocaron el Nombre del
Señor: 1) El publicano o cobrador de impuestos de Lucas 18:10-14—“DIOS, SÉ
PROPICIO A MÍ, PECADOR”. 2)El malhechor en la cruz de Lucas 23:39-43 “SEÑOR,
ACUÉRDATE DE MÍ CUANDO VENGAS EN TU REINO”. Conociendo su desesperada
necesidad, ellos clamaron con fe al Único que podía hacer frente a su necesidad. El
publicano fue “justificado” y el malhechor estaría pronto en el “paraíso”. El Fariseo y el
otro malhechor se negaron a invocar al Señor y ambos desecharon clamar por
salvación, y ambos permanecieron en sus pecados. Ellos enfrentarán una eternidad sin
Cristo en el infierno.

Romanos 10:14-15
Estos son grandes versículos misioneros que muestran la importancia de predicar el
evangelio a quienes no han escuchado. Pablo da el ORDEN exactamente al revés del
orden cronológico: Invocar, Creer, Oír el evangelio, Predicar el evangelio, Ser enviado.
El orden cronológico es lo contrario: primero Dios envía al predicador que predica el
evangelio, el pecador oye, cree en su corazón e invoca el Nombre del Señor. Los que
somos salvos, podemos dar gracias a Dios por enviar a alguien con el mensaje de
buenas nuevas por nuestro camino. Los que somos salvos, “debemos” el evangelio a
otros que no han oído (ver Romanos 1:15-16, donde leemos que Pablo era un deudor).

Antes de que una persona pueda invocar a Cristo, primero tiene que creer de corazón
en Cristo. Antes de que el malhechor clamara, “Señor, acuérdate de mí” él primero
creyó en su corazón. Sus palabras solamente expresaron la fe que ya tenía. Antes de
que una persona crea en Cristo, tiene que OÍR (comparar Juan 9:35-38). Una persona
no puede creer en Cristo si nunca ha escuchado de Cristo. La fe se radica sobre los
hechos respecto a QUIÉN ES CRISTO y LO QUE ÉL HA HECHO. Los hechos se
encuentran en la Palabra de Dios y esos hechos tienen que ser OÍDOS (comparar
Romanos 10:17).

Antes de que una persona pueda oír, el evangelio tiene que serle predicado (o que se
le entregue el evangelio de alguna manera, como con un tratado o un Evangelio de
Juan, etc.). Sin predicador no hay mensaje del evangelio y así no puede haber fe ni
salvación. Por eso los creyentes tienen una tremenda responsabilidad en esto, porque
NOSOTROS SOMOS LOS PREDICADORES QUE DIOS USA (no ángeles o algún otro ser).

Antes de que una persona pueda predicar (v.15), tiene que ser ENVIADA (POR DIOS).
Dios es el que envía. Dios, no el hombre, envía a Sus siervos y a Sus misioneros.
Nosotros hacemos el PEDIDO (Mateo 9:38) y Dios hará el ENVÍO. Cuán hermosos son
los pies de aquellos que Dios ha enviado y que proclaman fielmente las buenas
nuevas. Cuán feos son los pies de aquellos que han salido predicando un mensaje
falso, no habiendo sido enviados nunca por Dios (ver Jeremías 14:14, 15; 23:21, 32 y
también Gálatas 1:8-9).

Un misionero estaba predicando en la plaza de un pueblo y algunas de las personas se


estaban riendo de él, porque no era un hombre muy bien parecido. El escuchó por un
rato y luego dijo a la multitud, “Es cierto que no tengo un cabello hermoso, porque casi
soy calvo. Tampoco tengo una hermosa dentadura, porque realmente no es mía; fue
hecha por el dentista. No tengo una cara bonita y tampoco puedo permitirme usar
vestimenta bonita. Pero ésto sé: TENGO PIES HERMOSOS. DIOS ME LO DICE ASÍ”.
Luego él citó los versículos que se encuentran en Isaías 52:7 y Romanos 10:15.

Sería maravilloso si todos los que oyen las buenas nuevas, creyeran las buenas nuevas
y fueran salvos. La tragedia es que la gran mayoría de los que oyen el evangelio lo
rechazan, y ésto nos lleva al versículo 16.

Romanos 10:16

¡Qué trágico! Dios tiene buenas noticias y el hombre no las quiere. Ellos rechazan la
oferta de paz de Dios (v.15). Rechazan la invitación de Dios de ser salvos (v.13). Ellos
rechazan las riquezas de Dios (v.12). Ellos rechazan la salvación tan grande de Dios
(v.9). Ellos rechazan la justicia de Dios (v.3). ¡Es la tragedia de la insensata
incredulidad humana! No todos obedecieron al evangelio. En verdad, la gran mayoría
de la gente ha DESOBEDECIDO el evangelio. ¿Cómo desobedece una persona el
evangelio? Al negarse a creerlo. El mandamiento de Dios se ve claramente en 1 Juan
3:23 (la primera parte del versículo), y los que desobedecen este mandamiento son
desobedientes al evangelio. Isaías, el profeta, anticipó esta terrible incredulidad en el
primer versículo de ese importante capítulo 53, que habla del Mesías muriendo por
nuestros pecados. “¿Quién ha creído a nuestro anuncio?” ¡No muchos! Qué triste que
la gran mayoría de los judíos rechazan el gran mensaje de Isaías 53 aún hasta el día
de hoy (y también la mayoría de los gentiles). “¿Y sobre quién se ha manifestado
(descubierto, revelado) el brazo (símbolo de fuerza y poder) de Jehová?” El evangelio
está encubierto a los que se pierden (2 Corintios 4:3) y el mensaje de la cruz es
“locura” para ellos (1 Corintios 1:18), pero para nosotros que somos salvos, es el
PODER de Dios (1 Corintios 1:18, 24; Romanos 1:16). Isaías 53:1 encontró su
cumplimiento en Juan 12:37-38, y sigue cumpliéndose hoy cuando hombres y mujeres
rechazan el evangelio de la gracia de Dios y se niegan a confiar en el Hijo de Dios, el
único Salvador.

Romanos 10:17

La palabra “el oír” (dos veces en el v.17) es la misma palabra griega como la palabra
“anuncio” del v.16. Para que una persona sea salva tiene que haber un anuncio y un
mensaje que es oído y este anuncio o mensaje tiene que ser creído. ¿Cómo puedo
obtener una fe que salva? ¿Cómo me puede venir una fe salvadora? Tengo que
escuchar el mensaje de la Palabra de Dios y responder a él de una manera positiva. La
Palabra de Dios es PODEROSA (Hebreo 4:12). La Palabra de Dios es EFICAZ (1
Tesalonicenses 2:13). La Palabra de Dios es VIVA (Juan 6:63, 68; Hebreos 4:12). La
Palabra de Dios es PENETRANTE (Hebreos 4:12; Efesios 6:17). La Palabra de Dios
puede hacer SABIA PARA LA SALVACIÓN a una persona (2 Timoteo 3:15). La fe del
hombre debe radicarse sobre los hechos de Dios y los hechos de Dios se encuentran en
la Palabra de Dios. Esto no significa que todo el que oye los hechos del evangelio de la
Biblia será salvo (como hemos visto en Romanos 10:16). Pero significa que nadie será
salvo sin oír los hechos del evangelio de la Biblia.

Tratar de penetrar el corazón de un pecador sin la Biblia es como un soldado tratando


de traspasar el corazón del enemigo sin una espada. Los creyentes no necesitan
defender la Biblia y tampoco necesitan probar que es verdad. Necesitan simplemente
USAR LA BIBLIA, confiando que un gran Dios honrará Su Palabra y que hará Su obra
en los corazones de hombres y mujeres. La Palabra de Dios saldrá y cumplirá su
propósito (ver Isaías 55:11). Los predicadores de Dios tienen que ser hombres del
Libro. Que nunca sustituyamos con nuestras propias ideas y opiniones y filosofías la
verdad pura, no adulterada, de la Palabra de Dios. Comparar Efesios 1:13 (la fe viene
por oír el evangelio).

Romanos 10:18

¿Por qué la gente no obedece el evangelio (v.16)? ¿Por qué la gente no llega a tener fe
en Cristo (v.17)? ¿Por qué tantos judíos han fallado en obedecer el evangelio y en
venir a Cristo con fe? ¿ES PORQUE NO HAN OÍDO? No, ellos han oído. Ellos recibieron
el mensaje. Ellos escucharon el mensaje. El problema es que ellos no respondieron con
fe al mensaje. Dios no tiene problemas en hacer llegar Su mensaje a los hombres.
Pablo cita del Salmo 19:4, un pasaje que expresa la verdad de que el conocimiento de
Dios y la gloria de Dios han sido dados a conocer a todos los hombres, en todos los
lugares de la tierra, por vía de la CREACIÓN. Estudiamos esto en detalle en el Capítulo
1. Como resultado, todos los hombres están SIN EXCUSA, porque Dios se ha dado a
conocer a Sí Mismo. La gente pregunta a menudo, “¿Y qué de la gente de países
lejanos que nunca han oído el evangelio?” Por una parte es cierto que ellos no pueden
oír el mensaje del evangelio (de Cristo y la cruz) sin un predicador (Romanos 10:14), y
a la iglesia de Jesucristo ha sido dada la responsabilidad y el mandamiento de predicar
el evangelio a toda criatura (Marcos 16:15) y de hacer discípulos a todas las naciones
(Mateo 28:19-20). Debemos notar también que es Dios quien ENVÍA PREDICADORES
(Romanos 10:15 y Mateo 9:38) y en Su sabiduría Dios envía la persona precisa, al
lugar preciso, en el momento preciso, con el mensaje preciso. Por otra parte, es cierto
que todos los hombres sobre la faz de la tierra han OÍDO el mensaje de Dios como es
revelado en la CREACIÓN. Por causa del pecado los hombres rechazaron, suprimieron
y desecharon el conocimiento de Dios que tenían (Romanos capítulo 1, ver
especialmente versículos 21-23, 28).

Los hombres no sólo han oído la revelación de Dios en la naturaleza, sino hay otro
mensaje que es proclamado durante esta era de la iglesia a través de todo el mundo,
es decir, el mensaje del evangelio:

“Predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15)


“Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes” (Marcos 16:20)
“La verdad del evangelio ha llegado a vosotros, así como a todo el mundo” (Col. 1:5-6)
“El evangelio que habéis oído y que se predica a toda criatura debajo del cielo” (Col
1:23)
“Mi evangelio. . dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe” (Rom.
16:26)

Romanos 10:19

¿Sabía Israel acerca del mensaje de Dios que iría a todo el mundo, hasta los fines de la
tierra habitada, incluso hasta donde los despreciados gentiles? Ellos deberían haberlo
sabido, porque sus propias Escrituras lo indicaban así. Pablo cita primero a Moisés (ver
Deut. 32:21 y nótese que la Biblia enseña claramente que Moisés es el autor humano
de Deuteronomio, un hecho que es negado por los incrédulos hoy). En Deuteronomio
32:21 la gente provocó a Dios a celos con lo que no es Dios, y así Dios los provocaría a
celo a ellos con aquellos que “no eran pueblo”. ¡Ellos escogieron otro dios; Él escogería
otro pueblo! “Insensato” significa sin entendimiento. Aquí hay un pueblo sin
entendimiento (ver Tito 3:3), y, sin embargo, ellos creen el evangelio. Los judíos, que
tenían las Escrituras y que deberían haber tenido entendimiento, rechazan a Cristo y
Su evangelio. Ver Romanos 11:11.

Romanos 10:20-21

La segunda cita de Pablo es de Isaías 65:1-2. “Me manifesté” significa “me revelé”. Los
gentiles no buscaron a Dios (Romanos 9:30), pero Dios los buscó y los encontró a ellos
(cf. Lucas 19:10). Dios es quien busca y ÉL está buscando ahora “a los que no
preguntaban por Mí” y ÉL ha sido hallado por los que “No lo buscaban”. Ellos
escucharon simplemente las buenas nuevas y creyeron. ¡Que alabemos Su
incomparable gracia!

Nótese el versículo 21. ¡Qué anhelo, qué amor, qué súplica! “Contradictor” significa “en
oposición a Dios, rebelde, negarse a tener algo que ver con Dios”. Qué palabras
podrían expresar mejor la tierna invitación de Dios al hombre pecador cuando ÉL
extiende Sus manos (comparar Prov. 1:24; Isaías 65:2). “Las manos extendidas todo
el día, son un símbolo del amor que suplica incesantemente y que Israel ha
despreciado consistentemente durante toda su historia”
(Expositor's Greek New Testament). Ver Mateo 23:37. ¡Dios estaba tan dispuesto! ¡El
hombre era tan rebelde! Los que se pierden sólo pueden culparse a sí mismos.
Rechazar el remedio que Dios ha provisto y ofrecido con tanta bondad, es no tener
remedio.

CAPÍTULO 11

Dios no ha desechado a Su pueblo, los Israelitas


Romanos 11:1

El último versículo de Romanos capítulo 10 señala claramente que Israel ha rechazado


a Dios y ha rechazado el evangelio de Dios. Los israelitas han rechazado a Dios
(Romanos 10:21). De modo que la pregunta lógica es ésta: ¿LOS HA RECHAZADO
DIOS A ELLOS? “¿Ha desechado Dios a Su pueblo?” La respuesta es un firme ¡NO: Dios
no lo permita! ¡Perezca ese pensamiento! ¡Que tal pensamiento nunca venga a nuestra
mente!

El principal argumento de Pablo en este capítulo consiste de dos partes: 1) EL


RECHAZO DE ISRAEL NO ES TOTAL, SINO PARCIAL. La gran mayoría de los judíos
ha rechazado el evangelio de Dios tal como se encuentra en la Persona de Jesucristo,
pero no todos lo han rechazado. Hay un remanente de judíos que confiaron en Cristo y
Pablo era parte de este remanente (v.1). El versículo clave es Romanos 11:5. 2) EL
RECHAZO DE ISRAEL NO ES PERMANENTE, SINO TEMPORAL. La nación no
rechazará siempre a Dios. En el futuro vendrá un gran día en que toda la nación será
salva (versículos 26-27). Ambas ideas clave se encuentran en Romanos 11:25: “que
ha acontecido a Israel endurecimiento EN PARTE (PARCIAL), HASTA (TEMPORAL) que
haya entrado la plenitud de los gentiles”. La ceguera no es una ceguera total y no es
una ceguera permanente. Hay algunos judíos hoy que ven muy bien. (Ellos conocen a
Cristo como a su Salvador, y aunque antes eran ciegos, ahora pueden ver). Viene un
día futuro cuando la nación de Israel verá y reconocerá a Cristo como a su Mesías y
Señor (Zacarías 12:10).

En este capítulo Pablo mira tanto el presente como el futuro. Cuando él mira el
presente, él ve a un remanente de judíos que son salvos (un número pequeño
comparado con el número total). Cuando mira el futuro, él ve a todo Israel siendo
salvo. Nótense las palabras que enfatizan el tiempo:

1) PRESENTE, mostrando que los judíos tienen un lugar en el programa presente de


Dios:”Así también aun EN ESTE TIEMPO ha quedado un remanente escogido por
gracia” (Rom.11:5). 2)FUTURO, mostrando que los judíos tienen un lugar en el
programa futuro de Dios: “Todo Israel SERÁ (tiempo futuro) salvo” (Rom. 11:26), y
esto sucederá después de la plenitud de los gentiles (11:25). Es cierto que han caído,
pero su caída será seguida por su restauración (11:12). Su “exclusión” será seguida
por su admisión (11:15). Su desgajamiento del árbol de la salvación de Dios, será
seguido por su re- injerto (11:17, 19, 21, 24). Dios se ha comprometido a Sí Mismo
con la nación de Israel por medio de promesas y pactos y, por esta causa, la nación de
Israel tiene garantizado un maravillosos futuro, y Dios nunca cambiará de opinión un
cuanto a ésto (11:28-29). Israel puede contar con eso.
“Desechar” = significa literalmente apartar o rechazar (ver Hechos 7:27), de modo
que toma el significado de “expulsar, repudiar (desprenderse, suspender todo trato)”.
¿Ha rechazado Dios a Su pueblo? ¿Se ha desprendido Dios de Su pueblo? ¿Ha
suspendido Dios todo trato con ellos ahora y en el futuro? ¡DIOS NO LO PERMITA! En
verdad, hasta en Romanos 10:21 vimos a Dios con Sus manos extendidas hacia Su
pueblo. ¡Dios se preocupa!

Pablo se ofrece a sí mismo como el ejemplo número uno de que Dios no ha desechado
a Su pueblo: “Porque también yo soy israelita (y Dios no me ha repudiado)”. Pablo era
un judío salvo que había venido a Cristo y que nunca sería echado fuera (Juan 6:37).
Nótese que el final del versículo define específicamente a un israelita. Un israelita es
alguien que desciende física y literalmente de Abraham, Isaac y Jacob y que ha salido
de una de las doce tribus (en el caso de Pablo, de la tribu de Benjamín, comparar
Filipenses 3:5). Esto es importante, porque hoy en día hay aquellos que enseñan
falsamente que cualquiera que es salvo y pertenece a la iglesia de Dios es un
verdadero israelita (aún los gentiles salvos). Esto no es cierto. Dios no ha cambiado Su
definición de lo que es un verdadero israelita. Un israelita, al creer en Cristo, puede
llegar a ser miembro de la Iglesia, pero llegar a ser miembro de la Iglesia no hace que
una persona sea un israelita. Una persona nace como israelita; una persona llega a
pertenecer a la Iglesia por el nuevo nacimiento.

Cualquier judío que estuviera familiarizado con el Antiguo Testamento debería haber
sabido que Dios había hecho un compromiso definitivo con la nación de Israel y que ÉL
nunca ABANDONARÍA o DESECHARÍA esta nación: ver Jeremías 31:35-37 y Jeremías
33:25-26. Los que han creído en Cristo hoy, pueden regocijarse en la verdad de que
Dios se haya comprometido con nosotros de una manera maravillosa, con el resultado
de que estamos SALVOS y SEGUROS en Cristo para siempre (Juan 6:37-40; 10:27-30;
Hebreos 13:5; etc.). Cuando pecamos, el Espíritu de Dios esCONTRISTADO, pero ÉL
no nos ABANDONA (Efesios 4:30). Cuando pecamos, somos CASTIGADOS, pero
nunca seremos CONDENADOS (1 Corintios 11:31-32).

Romanos 11:2-3

Pablo responde con claridad la pregunta que se encuentra en el versículo 1: “No ha


desechado Dios a Su pueblo, al cual desde antes conoció”. Dios ha puesto Su
amor sobre este pueblo y lo reclama como Suyo (ver el análisis sobre el significado de
“conocer de antemano” bajo Romanos 8:29). ¿Los abandonaría ÉL entonces?
Ciertamente que no. “No sabéis”=ignoráis. “Elías”. Para entender el trasfondo del
Antiguo Testamento, leer 1 Reyes capítulo 19 (especialmente los vs.10, 14, 18).
Cuando Elías dijo, “Ellos han dado muerte a Tus profetas y han derribado Tus altares.
. .” se estaba refiriendo a los hijos de Israel (1 Reyes 19:10). Estos eran días negros
en la historia de Israel (el reino del norte). El rey, Acab, y su malvada y pagana esposa
Jezabel estaban apartando al pueblo de la verdadera adoración a Jehová y llevándolo a
la falsa adoración de Baal (el dios canaanita de la fertilidad). Era un tiempo de gran
apostasía para los israelitas en general. Elías sentía que había quedado solo. El sentía
que era el único que había quedado que aún honraba a Jehová, el verdadero Dios.
Todos parecían ser adoradores de Baal, excepto él. Pero Elías estaba equivocadoy Dios
tuvo que corregirlo.

Romanos 11:4
La respuesta de Dios a Elías se encuentra aquí y en 1 Reyes 19:18. “Me he
reservado” = he dejado/guardado para Mí. Dios tenía un remanente de israelitas,
siete mil, que no habían doblado sus rodillas a Baal, sino que habían permanecido
fieles a Jehová. La gran mayoría de los israelitas se habían alejado del Señor y habían
seguido al dios de Jezabel, pero había una minoría de 7000 que no había hecho ésto.
Aparentemente era una “minoría silenciosa”, porque Elías no sabía de su existencia,
pero Dios sabía quiénes eran, dónde estaban y cuántos eran. “Conoce el Señor a los
que son Suyos” (2 Timoteo 2:19).

Romanos 11:5

Lo que era cierto en los días de Elías, también era cierto en los días del apóstol Pablo.
En los días de Elías había 7000 israelitas que no habían rechazado a Jehová. En los
días de Pablo también había miles de israelitas que no habían rechazado al Señor
Jesucristo, sino que habían creído en ÉL. Dios no nos ha dicho cuantos, pero es seguro
decir que probablemente había más de 7000 judíos que habían creído en Cristo en el
tiempo en que Pablo escribió estas palabras a los Romanos (ver Hechos 2:41 y 4:4).
La mayoría de los judíos no creyeron en Cristo, pero había una minoría (un remanente)
que creyó, y el Apóstol Pablo formaba parte de este remanente creyente (Rom. 11:1),
como también Juan, Pedro, Mateo y miles de otros judíos que habían confiado en
Cristo. Este remanente es llamado “un remanente escogido por gracia”. Estos judíos
habían creído en Cristo (el lado humano) y había sido escogido por Dios (el lado
divino), “no conforme a (sus) obras, sino según el propósito Suyo y la GRACIA” (1
Timoteo 1:9). Siempre ha habido y siempre continuará habiendo un remanente
escogido por gracia. En los días de Pablo, no todos los judíos eran salvos. ¡Lejos de
ello! Sólo un remanente (ver Romanos 9:27). Gracias a Dios por el remanente
creyente. Demos gracias a Dios por Su bondadoso trato con los judíos aun después
que ellos crucificaran a Su Hijo. Demos gracias a Dios por Su bondadoso trato con
Saulo de Tarso, aún después que él persiguiera ferozmente a la iglesia de Dios. En vez
de desechar a Su pueblo, Dios extendió bondadosamente Sus manos y salvó un
remanente. “Para alabanza de la gloria de Su gracia” (Efesios 1:6). Dios, en Su gracia,
se aseguró incluso de que el evangelio llegara “al judío primeramente” (Romanos
1:16).

Romanos 11:5 (continuación)

Nótese con atención la expresión “en este tiempo”. Es muy importante que
entendamos el propósito y programa que Dios tiene ahora, “en este tiempo”. Muchas
personas ponen sus ojos en lo que está sucediendo en el mundo hoy y se sienten
frustrados y confundidos y hasta atemorizados porque no entienden el programa y
propósito de Dios para el tiempo presente.

¿Qué está Haciendo Dios en el Mundo Hoy?


1) Hechos 15:14 (el contexto: el evangelio estaba empezando a llegar a los gentiles y
esto molestaba a muchos judíos que no entendían lo que Dios estaba haciendo). ¿Qué
está haciendo Dios en el mundo hoy? ÉL está visitando a los gentiles (las naciones)
para tomar de ellos pueblo para Su Nombre (“para Su Nombre” = para mostrar la
grandeza de Su Persona y, en particular, para mostrar la grandeza de Su gracia. Ver
Efesios 2:7, donde leemos que la iglesia es la vitrina o el escaparate de la
incomparable gracia de Dios).
2) Mateo 16:18 (esta era una predicción de lo que Cristo haría en el futuro,
empezando en el Día de Pentecostés, Hechos capítulo 2). ¿Qué está haciendo Dios en
el mundo hoy? ÉL está edificando Su iglesia. La palabra griega para iglesia
es ekklesia y se refiere a la asamblea LLAMADA FUERA por Dios. Dios está visitando a
las naciones para tomar de ellas pueblo para Su Nombre (Hechos 15:14). ¿Quiénes
son estas personas? Ellos son los LLAMADOS FUERA de Dios, Su iglesia.

3) 1 Corintios 12:13 (este versículo explica cómo la gente llega a ser miembro de la
iglesia, que es el cuerpo de Cristo). ¿Qué está haciendo Dios en el mundo hoy? ÉL está
bautizando (poniendo) a personas (creyentes) en el cuerpo de Cristo, haciéndolos así
miembros del organismo especial y único de Dios.

4) Hechos 2:47. ¿Qué está haciendo Dios en el mundo hoy? ÉL


está añadiendo diariamente a la iglesia los que han de ser salvos. Nótese que Dios está
salvando individuos, ÉL no está salvando al mundo. El sistema mundial encabezado por
Satanás está condenado y está destinado a la destrucción. Dios bondadosamente salva
y saca de este sistema mundial a individuos (Juan 15:19; 17:14).Ilustración: Piense
en el Titanic cuando se estaba hundiendo. Se hicieron esfuerzos por salvar a
individuos que estaban en los salvavidas o en las heladas aguas, pero no se hicieron
esfuerzos por salvar el barco que se estaba hundiendo. El propósito de Dios no es
salvar el mundo (que se está hundiendo—1 Juan 2:17). No es el propósito de Dios
cristianizar el mundo, para que los gobiernos, los negocios, las escuelas y los hogares
del mundo operen de acuerdo a principios bíblicos. No, el propósito de Dios es añadir
diariamente a la iglesia aquellos que han de ser salvos. Dios nos ha dicho que
pesquemos peces, no que limpiemos la pecera.

5) Romanos 11:25 (que se discutirá con más detalle cuando lleguemos a este
versículo). ¿Qué está haciendo Dios en el mundo hoy? ÉL está haciendo una obra
especial entre los gentiles hasta que el número total haya entrado. Dios está
añadiendo diariamente más y más personas a Su iglesia (Hechos 2:47) a medida de
que la iglesia está siendo edificada (Mateo 16:18). Llegará el día en que el edificio
estará terminado y en que el último individuo estará salvado y haya sido hecho
miembro del cuerpo de Cristo. En ese momento, Cristo regresará para tomar a Sus
creyentes a Sí Mismo, un evento conocido como el rapto (Juan 14:2-3; 1
Tesalonicenses 4:13-18; 1 Corintios 15:51-52; Tito 2:13; Fil. 3:20-21; etc.).

Romanos 11:6

Gracia y obras son dos principios totalmente opuestos. Son contrarios el uno al otro.
Si tienes gracia, no puedes tener obras. Si tienes obras, no puedes tener gracia. La
salvación no puede ser el resultado de gracia más obras. Tiene que ser enteramente
por obras (algo que el hombre se ha ganado por la manera en que ha vivido) o tiene
que ser enteramente por gracia (algo que Dios da y que el hombre no merece en
manera alguna).

GRACIA se refiere a lo que Dios da al pecador creyente como don gratuito y que él no
merece y que él no se ha ganado. Se basa en la obra de Dios en la cruz (Rom.
3:24). OBRAS se refiere a aquellas cosas que el hombre hace para ganarse la
aprobación de Dios y el favor de Dios. Se basa en los esfuerzos del hombre, en los
inútiles intentos del hombre de tratar de abrirse el camino al cielo. Comparar Romanos
4:4-5 y Gálatas 2:16. Rom. 4:4 habla de OBRAS que implica una recompensa (pago,
salario) que se debe a la persona que obra. Hombres pecadores no tienen nada que
esperar en el día en que reciban su “cheque” por la manera en que han vivido y
obrado, porque la única cosa que se han ganado es la MUERTE (Rom. 6:23). Rom.4:5
habla de “gracia” e implica una justicia perfecta que es otorgada GRATUITAMENTE
basada en la obra realizada por Cristo en la cruz.

Comparar Efesios 2:5-9

Nótese el énfasis en la GRACIA (v. 5, 7, 8) y el don gratuito de Dios


(v.8). Nótese que puesto que la salvación es por gracia, las OBRAS están
excluidas (v.9). Nótense la diferente clase de obras mencionadas en el
v.10 (éstas no son obras que una persona no salva trata de hacer para
ganarse la salvación, sino son obras que hace una persona que es salva,
porque es salva; y estas obras se basan en la obra de Dios EN EL
CREYENTE—Filipenses 2:12-13).

Comparar Tito 3:3-8

Nótese el énfasis sobre la GRACIA (v.7) que es definida como la


bondad y el amor de Dios hacia el hombre que no lo merece (v.3-4).
Nótese que por cuanto la salvación es por gracia, las OBRAS están
excluidas (v.5). Nótense las diferente clase de obras que son
mencionadas en el v.8 (estas son obras hechas por CREYENTES, y son el
fruto de la vida de Dios en el creyente—Mateo 7:18; Santiago 2:14-16).

Considere algunas de las riquezas de la gracia de Dios:

Somos escogidos por gracia (Romanos 11:5).


Somos salvos por gracia (Efesios 2:5, 8; Hechos 15:11).
Somos justificados por gracia (Tito 3:7).
Somos redimidos y perdonados por gracia (Efesios 1:7).
Somos enriquecidos por gracia (2 Corintios 8:9).
Todas nuestras necesidades son suplidas por gracia (2 Corintios 9:8; cf.
Hebreos 4:16).
Podemos soportar difíciles pruebas por gracia (2 Corintios 12:9).
Tenemos consolación eterna y esperanza por gracia (2 Tesalonicenses 2:16).
Nos acercamos a Dios en oración por gracia (Hebreos 4:16).
Somos enseñados e instruidos en la vida cristiana por gracia (Tito 2:11-12).
Incluso es por la gracia de Dios que hemos creído en Cristo (Hechos 18:27).

Ver nuestro artículo, Las Riquezas de SU Gracia.

Pablo lo resumió de esta manera: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy” (1
Corintios 15:10).

La gracia de Dios incluye todo lo que Dios nos ha dado y que nosotros en manera
alguna merecemos. La misericordia de Dios incluye todo lo que Dios no nos ha dado
y que nosotros sí merecemos por causa de nuestros pecados. ¡Demos gracias a Dios
todos los días por Su gracia y misericordia!

Romanos 11:7
Israel (la gran mayoría de la nación) no ha obtenido lo que buscaba con tanto ahínco,
pero los escogidos (el pequeño remanente de judíos creyentes) lo obtuvieron. “Los
escogidos” del v.7 es equivalente al “remanente” del v.5. Estas expresiones se refieren
a aquellos judíos que han puesto su confianza en Cristo durante la presente edad de la
iglesia. “Los demás” se refiere al resto de los israelitas que no pertenecen al
remanente creyente. En el v.7 encontramos las expresiones “los demás” e “Israel”
que se refieren ambas a la gran mayoría de los israelitas que no creyeron en Cristo.
Ver Rom.9:31 y 10:3. Los judíos estaban tratando de obtener la justicia de Dios, pero
ellos estaban tratando de obtenerlo por la vía equivocada, por las “obras de la ley”
(Rom.9:32). El remanente la obtuvo poniendo simplemente su fe en Cristo, quien es el
fin de la ley para justicia a todo aquel que cree (Rom. 9:32; 10:4). Estos judíos fueron
salvos, pero el resto de los judíos que no creyeron en Cristo fueron ENDURECIDOS (o
ENCEGUECIDOS), que es la misma palabra usada en Romanos 11:25 (no todos los
judíos están endurecidos o ciegos, pero la mayoría de ellos lo están). El
endurecimiento de Israel se explica en 2 Corintios 3:14-16 y ver también 2 Corintios
4:3-4 y 1 Corintios 1:18, 23-24).

El resto ha sido “enceguecido” judicialmente. La retribución de Dios cayó sobre


un pueblo que primero cerró sus ojos. Cuando un hombre dice, “No quiero”,
puede que venga un tiempo en que diga “No puedo” (Alva McClain, Romanos).

Romanos 11:8-10

Este “endurecimiento” o “enceguecimiento” estaba de acuerdo con las Escrituras del


Antiguo Testamento, como Pablo demuestra ahora. Primero él cita de dos pasajes de
Isaías (Isaías 29:10 y 6:9). “Espíritu de estupor”= estar lerdo, embotado, obtuso,
insensible, sin sentido. Si alguien debió haber reconocido al Mesías, los judíos deberían
haberlo reconocido, pero ellos perdieron su sensibilidad espiritual por causa de la
incredulidad. Luego Pablo cita a David en el Salmo 69:22-23 (ver vs. 9-10). Este es un
Salmo Mesiánico que retrata Salvador sufriente (ver v.21 y compare con Mateo 27:34,
48; Marcos 15:23; Lucas 23:36 y Juan 19:29-30). La nación judía rechazó al
Crucificado y aceptaron toda la responsabilidad por lo que hicieron (Mateo 27:25). No
deberíamos sorprendernos por el juicio que cayó sobre la nación (incluyendo su
ceguera y el endurecimiento de su corazón).

Romanos 11:11

“Tropezar” =trastabillar; caer = arruinarse, caer de tal modo que no hay


recuperación, “caer más allá de toda recuperación”. La segunda palabra para “caer”
(transgresión) es una palabra diferente que significa un paso en falso, transgresión,
pecado (es decir, incredulidad). La misma palabra se encuentra en Rom.5:20
“pecado”. La nación de Israel pecó y cayó y rechazó a Cristo, pero no fue una caída
fatal. La nación no ha sido arruinada más allá de toda esperanza de recuperación.
Vendrán días mejores. La nación se levantará nuevamente. Cuando Cristo vino la
primera vez, la nación “no lo recibió” (Juan 1:10-12). Cuando Cristo venga por
segunda vez, la nación bendecirá a su Mesías, justo antes de Su regreso (Mateo
23:39). Hoy en día la nación esta enceguecida y Dios le ha dado “un espíritu de
estupor” (Rom.11:8). En el futuro la nación podrá mirar (Zacarías 12:10) y Dios
derramará sobre Su pueblo “espíritu de gracia y de oración”. El presente rechazoserá
seguido por una futura admisión.
El presente rechazo y caída de Israel es una maldición para Israel pero es una
bendición para los gentiles, porque “por su transgresión vino la salvación a los
gentiles”. Durante la presente edad de la iglesia la gran mayoría de los que son
miembros del cuerpo de Cristo son gentiles (aunque damos gracias a Dios por las
excepciones judías). Dios está visitando a los gentiles para tomar de ellos pueblo para
Su Nombre (Hechos 15:14). Esto está ilustrado en Juan 1:11-12 (los judíos no
recibieron a Cristo, de modo que Dios ofrece Su salvación a TODO AQUEL que quiera
recibirla). Dios tiene un propósito con la caía de Israel: traer salvación a los gentiles.
Dios tiene un propósito en traer salvación a los gentiles: provocar a celos a Israel,
para hacer celoso a Israel (ver Romanos 10:19 y también Romanos 11:14). Cuando
los judíos rechazaron a su Mesías, Dios tuvo en mente el bien de los gentiles y la
salvación fue llevada a ellos (Rom.11:11). Dios, al tratar con los gentiles durante la
edad presente, tiene en mente el bien de los judíos, buscando provocarlos a celos por
medio de los gentiles.

Tres veces habla Pablo del propósito de Dios de provocar a celos a los judíos por
medio de los gentiles (ver Romanos 10:19; 11:11 y 11:14, y comparar Deuteronomio
32:21). Cuando una persona está celosa o envidiosa está diciendo, “Tú tienes algo que
yo quiero. Tú tienes algo muy bueno que yo no tengo”. Consideremos ahora algunas
de las cosas, que tienen ahora los gentiles salvos, que deberían provocar a celos a los
judíos. Estas son bendiciones que deberían poseer los judíos, pero ellos se perdieron
estas cosas por causa de su incredulidad. Estas son bendiciones que ahora la iglesia
(compuesta mayormente por gentiles) posee y disfruta en Cristo. Considere lo
siguiente:

Lo que tenían los Lo que la Iglesia


Judíos o lo que había (compuesta en su
sido prometido a los mayoría por Gentiles)
Judíos ahora disfruta

SALVACIÓN “La salvación viene de los “Por su (de Israel)


judíos”(Juan 4:22). trasgresión vino la
salvación a los gentiles”
(Romanos 11:11).

“Sabed (Israel) que a los


gentiles es enviada esta
salvación de Dios y ellos
oirán (Hechos 28:28; cf.
13:46).

BENDICIÓN “Te bendeciré y “Bendito sea el Dios y


engrandeceré tu nombre” Padre de nuestro Señor
(Génesis 12:2). Jesucristo, que nos bendijo
con toda bendición
“Yo (el Señor) los espiritual en los lugares
bendeciré(Números celestiales en Cristo
6:27). (Efesios 1:3; cf. Gálatas
3:14).
UN “Porque tú eres pueblo “Quien se dio a Sí Mismo
santo para Jehová tu por nosotros para
PUEBLOESPECIAL Dios; Jehová tu Dios te ha redimirnos de toda
escogido para serle un iniquidad y purificar para Sí
pueblo especial, más que un pueblo propio (un
todos los pueblos que pueblo especialpropio),
están sobre la tierra” celoso de buenas
(Deut. 7:6). obras(Tito 2.14 y cf. 1
Pedro 2:9).

UN PUEBLO “Jehová tu Dios te ha “Pero nosotros debemos


escogido para serle un dar siempre gracias a Dios
ESCOGIDO pueblo especial. No por respecto a vosotros,
ser vosotros más que hermanos amados por el
todos los pueblos os ha Señor, de que Dios os haya
querido y os ha escogido escogido desde el principio
Jehová, pues vosotros para salvación (2 Tes.
erais el más insignificante 2:13).
de todos los
pueblos”(Deuteronomio “Nos escogió en Él antes
7:6-7). de la fundación del mundo”
(Ef. 1:4).

REDIMIDOS “¿Y qué pueblo hay en la “En quien (Cristo) tenemos


tierra como tu pueblo redención por Su
Israel, cuyo Dios fuese y sangre” (Efesios 1:7).
se redimiese un
pueblo?” (1 Crónicas “Porque habéis sido
17:21) comprados por precio” (1
Cor. 6:20).

DESCANSO “A los cuales él dijo: Este “Venid a Mí todos los que


es elreposo; dad reposo estáis trabajados y
al cansado; y este es el cargados, y Yo os haré
refrigerio; mas no descansar. . .y halaréis
quisieron oír” (Isaías descanso para vuestras
28:12; cf.30:15). almas” Mateo 11:28-29).

EL REINO “He aquí que vienen días, “El cual nos ha librado de
dice Jehová, en que la potestad de las tinieblas,
levantaré a David renuevo y trasladado al reino de su
justo, y reinará como amado Hijo” (Colosenses
Rey, el cual será dichoso. 1:13).
. .En Sus días será salvo
Judá e Israel habitará “Porque el reino de Dios no
confiado (Jeremías 23:5- es comida ni bebida, sino
6; cf. Lucas 1:32-33). justicia , paz y gozo en el
Espíritu Santo”(Romanos
14:17).

CERCANÍA A DIOS “¿Porque qué nación “Pero ahora en Cristo


grande hay que tenga Jesús, vosotros que en otro
dioses tan cercanos a tiempo estabais lejos,
ellos como lo está Jehová habéis sido
nuestro Dios en todo hechoscercanos por la
cuanto le sangre de Cristo” (Efesios
pedimos?” (Deut. 4:7). 2:13).

POSEYENDO LA “Y ¿qué nación grande “Porque las palabras que


hay que tenga estatutos y me diste, les he dado…Yo
SANTA PALABRA les he dado Tu Palabra
juicios justos como es
DE DIOS toda esta ley que yo (Juan 17:8,14).
pongo delante de
vosotros?” (Deuteronomio
4:8)

LA BENDICIÓN “Bienaventurado aquel “En quien tenemos


cuya trasgresión ha sido redención por Su sangre,
DEL PERDÓN perdonada, y cubierto su el perdón de
pecado” (Salmo 32:1). pecados”(Efesios 1:7).

“Haré nuevo pacto con la “Perdonándoos todos los


casa de Israel. . .porque pecados”(Col. 2:13: cf.
perdonaré la maldad de Rom. 4:6-9).
ellos, y no me acordaré
más de su pecado” (Jer.
31:31,34)

LA PROMESADEL “Y pondré dentro de “¿O ignoráis que vuestro


vosotros Mi Espíritu, y cuerpo es templo del
ESPÍRITU haré que andéis en Mis Espíritu Santo, el cual está
estatutos” (Ezequiel en vosotros?” (1 Corintios
36:26-27). 6:19).

“Y pondré Mi Espíritu en “Mas vosotros no vivís


vosotros, y viviréis, y os según la carne sino según
haré reposar sobre el Espíritu, si es que el
vuestra tierra” (Ez. Espíritu de Dios mora en
37:14, compararIsaías vosotros” (Romanos 8:9).
32:15; 44:3).

ACCESO AL “Pero en la segunda parte “Teniendo libertad para


(el lugar santísimo), entrar en el Lugar
LUGARSANTÍSIMO entraba sólo el sumo Santísimo por la sangre de
sacerdote una vez al año, Jesucristo. .
no sin sangre” (Hebreos .acerquémonos”(Hebreos
9:7). 10:19-22; 4:16).

HIJOS “Sé que sois “Los que son de la fe,


descendientes de éstos son hijos de
DEABRAHAM Abraham; pero Abraham. . .y si vosotros
procuráis matarme .. sois de Cristo, ciertamente
.Respondieron y le linaje de Abraham sois”
dijeron: Nuestro padre es (Gá.3:7, 9, 29).
Abraham. Jesús les dijo:
Si fueseis hijos de “Para que fuese (Abraham)
Abraham, las obras de padre de todos los
Abraham harías” (Juan creyentes” (Romanos
8:37, 39; cf. Mateo 3:9) 4:11).

Nota: El hecho de que


verdaderos creyentes que
viven hoy sean los hijos
espirituales de Abraham no
significa que la iglesia sea
el “Israel espiritual”.

Romanos 11:12

La “transgresión” (caída) de Israel es la “riqueza del mundo”. La palabra


“transgresión” es la misma palabra como en el v.11 (“por su transgresión vino la
salvación a los gentiles”). La gran mayoría de la nación de Israel ha CAÍDO en
incredulidad en esta presente edad, pero el mundo se ha beneficiado. El mensaje de
salvación ha llegado a todo el mundo (Marcos 16:15). Las riquezas espirituales son
ofrecidas a todos los hombres en todo lugar que quieran simplemente recibirlas por fe
en Cristo. ¿Qué clase de “RIQUEZAS” puede poseer el mundo? Romanos 2:4—
“las riquezasde la benignidad de Dios”; Efesios 1:7—“las riquezas de la gracia de
Dios”; etc. Es por esto que Cristo vino al mundo y murió en la cruz—para que
fuésemos enriquecidos” (2 Corintios 8:9).

“Defección” = abandono, disminución, pérdida, reducción. Israel ha estado


decreciendo (esto está bien ilustrado en el libro de los Hechos, donde en Hechos 2 la
recién formada iglesia se compone solamente de judíos, pero a medida que se avanza
por el libro de los Hechos, se encuentran cada vez menos judíos en la iglesia y cada
vez más gentiles). Pero en el plan de Dios, Israel tiene un maravilloso futuro. Pablo
habla aquí de la “RESTAURACIÓN” de Israel. Esta presente edad de la iglesia es el
tiempo de la plenitud de los gentiles (ver Rom. 11:25), pero el milenio futuro será el
tiempo de la plenitud (restauración) de los judíos (Rom. 11:12). Israel está ahora en la
“etapa de la transgresión (caída)”, pero llegará el día cuando se encuentre en la”etapa
de la restauración (plenitud)”. Si las riquezas espirituales llegan al mundo y a los
gentiles con Israel “caído”, cuánto más será bendecido el mundo durante el tiempo de
la restauración de Israel (durante el milenio: un tiempo de bendición tanto para judíos
como para gentiles). El hecho de que Pablo hable de la restauración (plenitud) de
Israel es una evidencia sólida de que para los judíos hay preparado un maravilloso
futuro de acuerdo al plan y propósito de Dios.

Romanos 11:13-14

Pablo era el “apóstol a los gentiles”. Ver Romanos 15:16; Hechos 9:15 y Gálatas
2:7-8. “Ministerio” =servicio, cago, ocupación; “honro”= reconocer, apreciar,
ensalzar. La obra de amor de Pablo entre los gentiles no era hecha sin preocupación
por los judíos. Muy por el contrario. Pablo tenía la esperanza de que la gran obra de
salvación de Dios entre los gentiles provocara a celos a los judíos, resultando en la
salvación de algunos de ellos. La preocupación de Pablo por la salvación de sus
hermanos, los judíos, se encuentra a lo largo de estos capítulos (ver 9:1-4; 10:1).
Romanos 11:15

“Exclusión”—esta palabra es diferente a la que se encuentra en el v.1. Dios no ha


excluido a los judíos en el sentido de repudiarlos y desconocerlos y finalmente
desecharlos (v.1). Ellos siguen siendo Su pueblo escogido, pero muchos (la mayoría)
de su pueblo escogido ha escogido rechazar a su Mesías, y por ésto, ellos no pueden
disfrutar del favor de Dios (y en este sentido han sido excluidos, como en el v.15). Al
rechazo de Cristo por parte de Israel, siguió que Dios alcanzara al mundo con el
mensaje de reconciliación (Juan 1:11-12; y ver 2 Corintios 5:19-21). Este versículo es
paralelo al v.12 (la transgresión de Israel es paralela a la exclusión de Israel; la
restauración de Israel es paralela a la admisión de Israel; y vemos en ambos
versículos como el mundo se beneficia tanto por la transgresión de Israel como por su
restauración). Israel tiene un glorioso futuro por delante. La nación será ADMITIDA.
Su “exclusión” (primera parte del versículo) será sólo temporal, pero vendrá el día en
que Dios los recibirá y ellos lo recibirán a ÉL (ver Zacarías 12:9-11: Mateo 23:37-39).
Durante la edad presente, durante la exclusión de Israel, el mundo está siendo
reconciliado. Durante la edad futura, durante la admisión de Israel, el mundo
disfrutará de lo que podría describirse como una resurrección (vida de la muerte). Será
como un mundo totalmente nuevo (ver Isaías 11:9). El establecimiento del reino de
Cristo sobre la tierra traerá un cambio radical y extenso en cada departamento de la
actividad humana, es tan amplio que Isaías habla de ello como “una nueva tierra”
(Isaías 65:17). Se anticipará y proveerá para cada necesidad humana. Es durante este
tiempo que el himno navideño “AL MUNDO PAZ” encontrará su cumplimiento. Algunos
de los resultados serán: todas las guerras serán abolidas (Miqueas 4:3); habrá un
gobierno perfecto (Isaías33:22); desaparecerán las enfermedades y deformidades
físicas (Isaías 35:5-6; 33:24); habrá un cambio en la naturaleza de los animales
(Isaías 11:6-8); etc.

Romanos 11:16

“Si”—Pablo da ahora una explicación más amplia de la futura restauración de Israel,


como también de la situación presente de los gentiles. Esta explicación se encuentra
en varios de los siguientes versículos que tratan de la ilustración del
olivo. “Primicias” se refiere a la masa (“si la parte de la masa ofrecida como primicia
es santa, entonces toda la masa es santa”). “Masa” se refiere a todo el amasijo (ver
Números 15:17-21 donde de lo “primero que amaséis” era ofrecido al Señor). Como
dice Murray, “Lo primero del amasijo dado al Señor significaba la consagración de todo
el amasijo”. Después de la ilustración de la masa, Pablo va a la ilustración del olivo,
que continua hasta el versículo 24. Todo el amasijo es tan santo como lo son las
primicias de la masa. Así también las ramas tienen que ser santas como lo son las
raíces. Una raíz santa tendrá ramas santas. Las primicias y la raíz se refieren a
Abraham, Isaac y Jacob (comparar Rom.11:28 y 9:5 “los padres”). Los padres eran
santos porque fueron escogidos por Dios. Ellos fueron separados y escogidos por Dios
con un propósito especial. De ellos provendría la nación especial y santa de Dios
(Deuteronomio 7:6-8; cf. Jeremías 2:2-3).

Romanos 11:17

Dios tiene que tener ramas que estén en armonía con las raíces. Los judíos incrédulos
no tienen ninguna semejanza con el padre Abraham que “creyó a Dios” (Génesis
15:6). Las ramas naturales se refieren a Israel. Las ramas silvestres se refieren a los
gentiles. El olivo cultivado se refiere al lugar de bendición de Dios. El olivo silvestre no
es el lugar de bendición (cf. Efesios 2:22-13), pero las ramas del olivo silvestre fueron
injertadas en el olivo cultivado y pueden participar así de la raíz y de la rica savia del
olivo (Rom. 11:17). Algunas de las ramas naturales fueron “desgajadas”,y el v.20 da
la razón de ello (“por su incredulidad”). Ramas silvestres fueron “injertadas en lugar
de ellas” por su fe en Cristo—comparar Rom. 9:30-32—y así están en el lugar de
bendición. Gentiles creyentes pueden disfrutar de la salvación de Dios y de la justicia
de Dios y del Espíritu de Dios—ver Gálatas 3:14 – para que la bendición de Abraham
alcanzara a los gentiles por medio de Jesucristo, para que recibiésemos el Espíritu por
fe.

Romanos 11:18

“No te jactes contra las ramas (naturales)”. Pablo se está dirigiendo a los gentiles
con una fuerte advertencia. Ellos no sustentan a la raíz, sino la raíz los sustenta a
ellos, y ellos deben darse cuenta de ello. Ellos están en el lugar en que están, no por
algún mérito o bondad de su parte, sino sólo debido a su fe en el Dios de Abraham
(Rom.4:12,16).

Romanos 11:19-20

Las palabras de Murray caben aquí: “La jactancia que se condena es la arrogante y
presuntuosa confianza de la cual son capaces los gentiles cuando consideran el lugar
de privilegio y honor que ellos ocupan por el desplazamiento de Israel. . . .La persona
que es llamada a ocupar el lugar dejado vacante por otro, por haberse ejercido
disciplina, está expuesta a sentir un placer de auto-justicia por este ascenso, y a mirar
al caído con desdén”.

Los gentiles dicen, “Las ramas fueron desgajadas, para yo fuese injertado”. Pablo dice,
“Bien dicho. Tienes razón” (v.20). Es cierto que la salvación alcanzó a los gentiles por
la transgresión de Israel (v.11), pero los gentiles deben entender por qué esto es
cierto. Israel cayó por su incredulidad y fue por su incredulidad que las ramas
naturales fueron desgajadas. Es por fe que los gentiles están en pie. Por ello la
advertencia: “No te ensoberbezcas, sino teme”. No pienses que no puedas también
caer. Si los judíos rechazaron a Cristo por incredulidad, ¿pueden los gentiles hacer ésto
también? Esta advertencia ha sido pasada por alto durante estos 2000 años de la
historia de la iglesia. Hemos visto como los gentiles han creído que pueden
permanecer en el lugar de bendición sin fe genuina en Cristo (sustituyendo la fe por
ritualismo, religión, racionalismo, etc.).

Romanos 11:21

Si Dios quitó las ramas naturales (por causa de la incredulidad) que deberían haber
sido parte del árbol, ¿cuánto más quitará Dios a las ramas silvestres que realmente
no estarían allí, si no fuera por la bondad y la misericordia de Dios? Si Dios no perdonó
a los judíos, ¿por qué habría de perdonar a los gentiles? Si Dios juzgó la incredulidad
en Israel, ¿no juzgará la incredulidad entre los gentiles? Si el pueblo escogido de Dios
cayó en incredulidad, ¿no deberían prestar atención los gentiles para cuidarse de caer
en lo mismo?

Romanos 11:22
Pablo, el apóstol a los gentiles (v.13), quiere que los gentiles consideren atentamente
tanto la bondad (gentileza) como la severidad (firmeza) de Dios. La severidad de Dios
se ve en Su trato con el incrédulo Israel. Ellos han sido cortados del lugar de
bendición. La bondad de Dios se ve en Su trato amable con los gentiles creyentes que
han participado en las bendiciones de la salvación. “Si permaneces en esa
bondad”. La palabra “permanecer” se emplea también en el v.23. Israel no
permanecerá para siempre en la incredulidad (v.23), pero sería conveniente que los
gentiles se aseguraran de permanecer en la fe, para así continuar en la bondad de
Dios, de otra manera serán cortados.

Nota: Este pasaje no debe ser usado como argumento en contra de la sólida doctrina
de la seguridad eterna del creyente. Pablo está considerando a judíos y gentiles, pero
no está considerando a individuos. Su punto es simplemente el siguiente: Tal como los
judíos fueron removidos del lugar de bendición cuando rechazaron a Cristo, los gentiles
también serán removidos del lugar de bendición si rechazan a Cristo. Pablo no está
hablando de un creyente individual que cree en Cristo y es salvo, y que luego, más
tarde en su vida rechaza a Jesucristo como Salvador y pierde su salvación y se va al
infierno. Esto es una imposibilidad bíblica. Los que el Padre ha dado a Cristo
(verdaderos creyentes) nunca se perderán (Juan 6:37-40; 10:27-30). Dios no
solamente nos salva, sino también nos mantiene salvos. El verdadero creyente nunca
se apartará final y fatalmente de la fe (aunque pueda tener serios lapsos de fe). Esto
está muy bien ilustrado en Lucas 22:31-32. Pedro tuvo un serio lapso de fe y aún negó
a su Señor, pero gracias a la intercesión de Cristo, su fe no faltó. Aunque hay
tiempos de debilidad y tentación y fracaso, Dios obra en nuestros corazones para que
continuemos creyendo: “Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para
alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”
(1 Pedro 1:5). Esto está bien ilustrado en Hechos 27:22-31. La salvación y seguridad
de estos hombres estaba predicha y prometida y garantizada por Dios (Hechos 27:22,
24, 25), sin embargo, la manera en que Dios los mantendría salvos era que
permanecieran en el barco (v.31). La seguridad de aquellos que están en el “barco de
la fe” (verdaderos creyentes) ha sido prometida y garantizada por Dios (Juan 10:27-
30), la manera, sin embargo, en que Dios nos mantiene salvos es dándonos repetidas
advertencias sobre el peligro de abandonar el barco (apartarnos de la fe). Tales
advertencias (como en Colosenses 1:23; Hechos 13:43; Hechos 14:22) son usadas por
Dios como medio para mantener al creyente salvo y seguro en Cristo para siempre. Un
verdadero creyente permanece siempre en el barco de la fe. Puede caer seriamente en
la cubierta del barco (como hizo Pedro), pero nunca caerá fuera de borda.

Romanos 11:23-24

Pablo vuelve a su punto principal acerca de la futura restauración de la nación de


Israel (comparar v. 12 y 15). “Ellos” se refiere a Israel (los judíos). Los judíos hoy
están en incredulidad (la mayoría de ellos, aunque no todos ellos), y por este motivo
no son parte del olivo. Pero si no permanecen en incredulidad (es decir, si creen en
Cristo como Salvador), entonces serán injertados en el olivo y estarán una vez más en
el lugar de bendición, participando de la raíz y savia del olivo (comparar v.17). Fueron
desgajados por su incredulidad (v.20) y pueden ser injertados si creyeren (v.23).
Dios, que los removió y desgajó, ciertamente puede injertarlos nuevamente. De hecho,
injertar ramas naturales no es tan insólito como injertar ramas silvestres. Lo que Dios
hizo con los gentiles es “contra naturaleza”. ¿Cuanto más no serán injertados los
judíos (las ramas naturales) en su propio olivo? Después de todo, ese es su lugar, el
lugar que les corresponde.
Nota sobre el injertar: Injertar significa insertar o introducir un vástago o brote de
una planta o de un árbol dentro de otra planta o árbol, donde el injerto continua
creciendo, llegando a ser una parte permanente. “El olivo a menudo crece silvestre, de
modo que cuando los árboles son cultivados, deben ser injertados. Un vástago de un
olivo cultivado es insertado en el tronco del olivo silvestre, y luego el olivo silvestre es
cortado casi por completo y la parte que queda llega a ser la raíz y el alimentador del
vástago insertado. Este es el procedimiento común para el injerto. El Apóstol Pablo, a
manera de argumento, habla de un injerto contrario al procedimiento natural. El habla
de Dios injertando el olivo silvestre de los gentiles dentro del buen tronco de la nación
judía, lo cual es contrario a la costumbre (Rom. 11:24)” (Usos y Costumbres en Tierras
Bíblicas, Fred H. Wright).

Romanos 11:25

Pablo no quería que los creyentes romanos fuesen ignorantes en cuanto al misterio del
endurecimiento en parte de Israel durante la presente edad. En el Nuevo Testamento,
un misterio es algo que había estado escondido, algo que permanecía en secreto, algo
que no se había dado a conocer previamente a los hombres, pero que ahora se
manifestaba y se daba a conocer y se revelaba en la presente edad por los apóstoles y
profetas del Nuevo Testamento (ver Efesios 3:4-5; 3:9; Col.1:26; Rom. 16:26). Pablo
quería que los creyentes romanos supieran algo que los creyentes de otras edades
ignoraban. Moisés, David e Isaías nada sabían de lo que Pablo estaba hablando ahora.
Pablo está hablando de una obra especial que Dios está haciendo entre los gentiles
durante el tiempo presente (comparar Hechos 15:14). Entre las dos venidas de Cristo
y durante este tiempo, Israel está CIEGO. En cuanto a la ceguera de Israel ver 2
Corintios 3:14-16. La ceguera puede ser quitada hoy de un judío individual cuando se
vuelve al Señor Jesús; la ceguera será quitada de la nación en la segunda venida,
cuando la nación se vuelva al Señor (comparar 2 Corintios 3:16 y Romanos 11:26).

Pablo no quería que los gentiles se hincharan de orgullo (“para que no seáis
arrogantes en cuanto a vosotros mismos”), y para prevenir ésto, los creyentes
gentiles necesitan entender el programa presente y futuro de Dios para Israel. Pablo
resalta dos cosas en cuanto al endurecimiento de Israel: 1) Su endurecimiento es
parcial, no es total. Aunque hoy la mayoría de los judíos están ciegos, no todos los
judíos lo están. Hay algunos judíos que pueden ver muy bien, porque han recibido a
Cristo como su Mesías y Salvador; 2) Su endurecimiento es temporal, no es
permanente. Durará “hasta que haya entrada la plenitud de los
gentiles” (v.25). La restauración de Israel (v.12) tendrá lugar después que haya
entrado la plenitud de los gentiles. Cristo está edificando hoy Su Iglesia que se
compone principalmente de gentiles. Dios está visitando las naciones del mundo para
tomar pueblo para Su Nombre (Hechos 15:14). En algún momento en el futuro (un
momento sólo conocido por Dios) habrá entrado el número total de gentiles (es decir,
todos aquellos a quienes Dios tenía el propósito de incluir en Su Iglesia, serán salvos y
habrán entrado).

No confundir “la plenitud de los gentiles” (Rom.11:25) con “los tiempos de los gentiles”
(Lucas 21:24).

1) LA PLENITUD DE LOS GENTILES implica la relación de los gentiles con la iglesia


en esta edad presente. Dios está añadiendo cada día a Su Iglesia a los que han de ser
salvos (Hechos 2:47), y son principalmente (aunque no exclusivamente) gentiles los
que están siendo añadidos a este cuerpo. Cuando haya entrado el número total de
gentiles, entonces tendrá lugar el rapto de la iglesia (el cuerpo de Cristo estará
completo).

2) LOS TIEMPOS DE LOS GENTILES implica la relación de los gentiles con la nación
de Israel. Tal como dice en Lucas 21:24—“Jerusalén será hollada por los gentiles,
hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan”. Scofield define este tiempo
como sigue: Los tiempos de los gentiles son aquel largo período que comienza con la
cautividad babilónica de Judá bajo Nabucodonosor y que llegará a su término con la
destrucción del poder mundial gentil por la ‘piedra cortada no con mano' (Daniel 2:34,
35, 44), es decir, con la venida del Señor en gloria (Ap. 19:11, 21). Hastaentonce,
Jerusalén estará sometida al gobierno gentil” (Lucas 21:24).

En cuanto a “la plenitud de los gentiles”, son los gentiles quienes están siendo salvos y
que son añadidos a la iglesia hasta que el cuerpo de creyentes esté completo. En
cuanto a “los tiempos de los gentiles” son los gentiles los que están gobernando sobre
Jerusalén y controlándola hasta la segunda venida de Cristo. Aunque estas dos frases
se parecen, deben ser distinguidas (a menudo Rom. 11:25 se asocia erróneamente con
Lucas 21:24 en referencias cruzadas en los márgenes de las Biblias, etc.). Debemos
diferenciar las cosas que son distintas.

Romanos 11:26

Después que haya entrado la plenitud de los gentiles (v.25), vendrá la restauración de
Israel (v.12; v.26 “todo Israel será salvo”). Este versículo predice claramente la futura
salvación de la nación de Israel. También nos dice el tiempo en que sucederá esto:
cuando el gran LIBERTADOR venga a Sion (una clara referencia a Jesucristo en Su
segunda venida—comparar Isaías 59:20). Israel tiene un brillante futuro. Debe notarse
que hoy la nación de Israel no es una nación PIADOSA. Es una nación incrédula y en
su mayor parte, es una nación que rechaza a Dios (los que no honran la Hijo, no
honran al Padre—Juan 5:23, y los que niegan al Hijo, no tienen al Padre –1 Juan
2:23). Pero llegará el día en que Cristo, el Libertador, quitará la impiedad de esta
nación e Israel será una nación temerosa de Dios y una nación que honrará a Dios.

Romanos 11:27

La salvación nacional de Israel (v.26) fue garantizada por un pacto especial que Dios
hizo con esta nación. Un compromiso de este pacto era que los pecados de Israel
serían quitados. ¿Qué pacto era éste? Esto es claramente una referencia al NUEVO
PACTO del cual leemos en Jeremías 31:31-34 (nótese al final del versículo 34 la
notable promesa, “Porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su
pecado”). En el v.27 las palabras “ellos” y “sus” se refieren a “Israel” y a “Jacob” del
v.26. Jeremías 31:31 indica claramente que el nuevo pacto se hizo con la casa de
Israel y con la casa de Judá (de modo que incluye a toda la nación). Este versículo
entrega en el Nuevo Testamento la prueba de que Dios cumplirá Su promesa del nuevo
pacto a la nación de Israel en el futuro.

Nota: Hay muchos que enseñan que Dios ha terminado con la nación de Israel y que
Dios no cumplirá Sus promesas del nuevo pacto con esta nación. Ellos enseñan que la
iglesia es el “verdadero Israel de Dios” y que las promesas del nuevo pacto se están
cumpliendo en la iglesia basados en pasajes tales como Mateo 26:28; 2 Corintios 3:1-
8 y Hebreos 8:6-13; 10:16-17. Aunque es cierto que los creyentes de este tiempo
participan de las bendiciones del Nuevo Pacto (ver los pasajes recién citados) para
provocar a celo a Israel (ver comentarios bajo Romanos 11:11), también es cierto que
Israel recibirá todas las bendiciones del Nuevo Pacto prometidas cuando regrese
Cristo, como se enseña en Rom. 11:26-27. En verdad, los versículos 28-29 muestran
la imposibilidad de que Dios falle en guardar estas promesas a Israel. Considere
atentamente lo que Dios dijo por medio de Jeremías respecto a lo que tendría que
suceder para que Israel ya no fuera una nación delante de Dios—Jer. 31:35-37 y Jer.
33:19-26. Esto es todo un desafío para todos los que son antisemitas. ¡Esto es todo un
desafío dado por Dios a quienes desean destruir a Israel!

Romanos 11:28

En cuanto al evangelio, los judíos son enemigos; en cuanto a la elección, los judíos son
elegidos por Dios y son objeto de Sus inalterables promesas que ÉL hizo a Abraham,
Isaac y Jacob. En los primeros días de la iglesia (como se ve en el libro de los Hechos)
la mayor oposición a la predicación del evangelio vino de los judíos incrédulos. Esto se
ve quizás más claramente en 1 Tesalonicenses 2:14-16 (estas son palabras muy
fuertes, pero recuerde que fueron escritas por el mismo Apóstol que escribió Romanos
9:1-4 y 10:1). La incredulidad y hostilidad de ciertos judíos no alteran las promesas de
Dios para con la nación que Él ha escogido (ver Deuteronomio 7:6-8 y Deut. 10:15).
Romanos 11:28 es de gran ayuda para mostrar la actitud que debemos demostrar hoy
hacia el pueblo judío. Por una parte no debemos excusar o minimizar el mal que están
haciendo. No deseamos llegar a ser tan “pro-Israel” que pretendamos que ellos no
pueden hacer ningún mal. Dios aún no ha quitado la impiedad de esta nación (ver
v.26) y hay bastantes acciones impías cometidas por el pueblo judío. Por otra parte, no
deseamos olvidar el lugar muy especial que esta nación tiene en el plan y programa de
Dios y esperamos con emoción el cumplimiento de todas las promesas de Dios a esta
nación. En los días de Moisés y Balaam se hizo un esfuerzo por parte de los paganos
de MALDECIR a la nación de Israel, pero lo que Dios ha bendecido, el hombre no lo
podrá maldecir (ver Números 23:20), porque Dios llevará a cabo todo lo que Él ha
dicho y todo lo que ÉL ha prometido (ver Números 23:19).

Romanos 11:29

Aquí está la razón por la cual Israel sigue siendo una nación amada delante de
Dios. “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”. Dios no
cambiará de parecer y no alterará Su futuro plan y programa para Israel. El
compromiso de Dios para con esta nación es IRREVOCABLE (algo que Dios no
modificará). Dios no cambiará de opinión. Dios no alterará Su Palabra o Sus promesas
hechas a Abraham, Isaac y Jacob. Dios ha hecho un compromiso con este pueblo y ÉL
no lo quebrantará.

Romanos 11:30-32

Este versículo está hablando de los gentiles (“vosotros” =los gentiles) y el versículo
siguiente habla de los judíos (“éstos” y “ellos” (v.31)= los judíos). Como ha dicho
Newell, “nuestra historia gentil se resume en las palabras “desobedientes a Dios”,
nuestra posición presente en las palabras, “habéis obtenido misericordia por la
desobediencia de ellos (de Israel)”. Dios se deleita en ser misericordioso para con los
miserables, para con los que no lo merecen. En el v.31 leemos que hoy en día los
judíos son desobedientes e incrédulos, pero ellos también obtendrán misericordia en el
futuro. Por la incredulidad de Israel, los gentiles reciben ahora misericordia (v.30); por
la misericordia de Dios mostrada a los gentiles, Israel obtendrá misericordia algún día
(v.31). Ver también Romanos 11:11 donde encontramos la misma verdad (Israel cayó,
para que la salvación pudiera llegar a los gentiles; los gentiles provocan a celos a
Israel, para que Israel pueda llegar a ser salvo). La misericordia de Dios se derrama
sobre aquellos que no merecen otra cosa sino Su ira (v.32).

Romanos 11:33-36

Pablo termina esta sección con una gloriosa doxología, rebosando en alabanza por la
inescrutable sabiduría de Dios. Las palabras de Pablo están en agudo contraste con la
persona mencionada en Rom. 9:19-20 que estaba alegando contra Dios. Con humildad
de corazón, Pablo adora a Dios, confesando que hay mucho en cuanto a Dios y en
cuanto a los caminos de Dios que él no entiende, sin embargo sabe con toda confianza
que Dios hace solamente lo que es perfectamente sabio y mejor. Dios no necesita
consejeros humanos. Antes bien, nosotros necesitamos inclinarnos ante ÉL y
someternos a Su consejo. Dios es el gran Maestro. Nosotros no le enseñamos a ÉL,
sino ÉL nos enseña a nosotros (v.34). Dios es el gran Dador (v.35). ¿Qué tenemos
nosotros que no hayamos recibido de ÉL? (Comparar 1 Corintios 4:7). Dios nada nos
debe, nosotros le debemos a ÉL.

En el último versículo (v.36) vemos cuán centrados en Dios eran el pensamiento y la


teología de Pablo (en contraste con los múltiples acercamientos humanistas y
centrados en el hombre del día de hoy):

“DE ÉL”—literalmente “saliendo de ÉL”. Dios es el origen de todas las cosas. ÉL es el


comienzo de todas las cosas. Todo proviene de ÉL. Todo empieza con ÉL. ÉL es el Alfa
(la primera letra del alfabeto), el Comienzo.

“POR ÉL”—todo pasa por Dios. ÉL es el canal de todo. ÉL está totalmente involucrado
en todo. Nada puede quedar fuera de Su plan y propósito. Todo tiene que fluir a través
de ÉL y nada puede suceder sin ÉL.

“PARA ÉL”—ÉL es la meta de todas las cosas. Todo tiene que terminar en Dios. ÉL es
el propósito y la meta final de todas las cosas. ÉL no es solamente el Alfa, ÉL también
es el Omega; ÉL no es solamente el comienzo, ÉL también es el final. ÉL no es
solamente el Primero, ÉL también es el Último. Qué podemos decir, sino, “¡A ÉL SEA
LA GLORIA POR LOS SIGLOS! ¡AMÉN!”

CAPÍTULO 12

Introducción

Con este capítulo comienza la sección práctica del libro. Hasta aquí, en el libro de
Romanos, hemos encontrado muy pocos mandamientos (con la excepción de ciertos
mandamientos en el capítulo 6 – “saber”, “considerar”, “presentar”, etc.). En los
primeros capítulos, el énfasis no está en lo que nosotros debemos hacer, sino en lo
que Dios ha hecho. Un modelo similar se encuentra en el libro de Efesios. Los primeros
tres capítulos enfatizan lo que Dios ha hecho por GRACIA y no se encuentran
mandamientos. Los últimos tres capítulos son prácticos y en ellos se encuentran varios
mandamientos. Lo que Dios ha hecho por GRACIA es siempre la base de toda conducta
y comportamiento cristiano.
Romanos 12:1

“Así que”—esto apunta a todo lo que Pablo ha expuesto en los primeros 11 capítulos
(todo lo que Dios ha hecho por pecadores impíos y culpables).

“Hermanos”—Pablo se está dirigiendo a los creyentes de Roma. Presentar el cuerpo


como una ofrenda a Dios (Rom. 12:1) no es algo que se le dice a gente inconversa que
haga (como pueden implicar los defensores de la salvación por el Señorío de Cristo).
Sino es algo que las personas salvas deben hacer (lo hacemos porque somos salvos,
no para ser salvos).

“Os ruego”—Pablo estaba implorando, suplicando (es la misma palabra como en


Ef.4:1). La ley dice, “te mando”, pero la gracia dice “te ruego”. La obediencia a la ley
se basa en el temor (la persona obedece porque tiene miedo del castigo que tendrá
que sufrir si no obedece); la obediencia del evangelio se basa en el amor (2 Co.
5:14—“el amor de Cristo nos constriñe”).

“Por las misericordias de Dios”—esta no es la misma palabra por misericordia que


se encuentra en Rom. 11:30-32, pero la idea es similar. Significa “lástima, clemencia,
compasión”. Recordar cuán misericordioso y compasivo Dios ha sido con nosotros,
debería ser un gran incentivo para una vida cristiana piadosa. Si Dios ha sido tan
compasivo y clemente conmigo, ¿no debería yo dar mi vida y mi todo para servirle? Si
el Hijo de Dios murió por mí, ¿cómo puedo hacer menos que vivir para ÉL? Como
escribió Isaac Watts: “Amor tan asombroso y divino, DEMANDA MI ALMA, MI VIDA, MI
TODO”.

“Presentéis vuestros cuerpos”—la palabra “presentar” es la misma palabra que se


encuentra en Romanos 6:13, y una comparación de ambos versículos indica que “tu
cuerpo” es equivalente a “tú mismo”. Cuando das a Dios tu cuerpo, tú estás dándole
todo lo que eres y todo lo que tienes. El verbo “presentar” está en tiempo aoristo que
significa simplemente “¡HAZLO!” No es algo que se hace de continuo (o se habría
usado el tiempo presente). Sería ideal si todo creyente pudiese hacer ésto y dejarlo
establecido de una vez para siempre. En ocasiones futuras el creyente consagrado
puede recordar y considerar que ha sido hecho (“Señor, mi cuerpo ha sido ofrecido y
dado a Ti. He sido comprado por precio. Soy Tu siervo. Que nunca olvide que mi
cuerpo te pertenece”, compare 1 Co. 6:19-20). El tiempo aoristo no significa (como
muchos maestros bíblicos dicen) que es un acto que se hace una vez y que nunca se
vuelve a repetir. Hay momentos en que, como creyentes, fallamos y caemos y
necesitamos hacer lo que dice Romanos 12:1, “Señor, Tu me has salvado por Tu
maravillosa gracia y misericordia y aunque yo he pecado y te he fallado, gustosamente
te presento mi cuerpo, para Tu servicio. Me dedico a mí mismo (todo lo que soy y todo
lo que tengo) nuevamente a Ti. Toma mi vida y que esté consagrada a Ti, Señor.
Tómame y seré para siempre, total y enteramente Tuyo”.

“Sacrificio”—todo creyente del Nuevo Testamento es un sacerdote y los sacerdotes


ofrecen sacrificios. Un sacrificio pertenecía totalmente a Dios—era de ÉL. Un creyente
sacerdote ha de ofrecerse y darse a sí mismo (su cuerpo) totalmente a Dios para el
uso de Dios. Un creyente, después de leer Romanos 12:1, fue efectivamente a la
ladera de una monte y construyó un tosco altar de piedras. Luego se puso sobre el
altar y dijo, “Señor, aquí estoy. Soy Tu sacrificio vivo. Quiero que me uses como Tú
quieras. Mi vida Te pertenece”. Dios no nos dice que construyamos literalmente un
altar de piedras, sino nos dice que presentemos nuestros cuerpos como un sacrificio
vivo.

“Vivo”—en contraste con los sacrificios de animales del Antiguo Testamento que eran
inmolados y terminaban muertos. James Ventilato ha agregado los siguientes
comentarios que son útiles para entender mejor por qué es un sacrificio vivo:

“Debemos presentarnos a Dios como vivos de entre los muertos (Rom.


6:13)”. Es decir, un sacrificio “vivo” no es sólo un contraste con sacrificios
inmolados, sino que es también un sacrificio “vivo” desde el punto de vista,
fundamento o posición, de la VIDA RESUCITADA en Cristo Jesús, de modo que
se relaciona con la verdad de la identificación con Cristo de Romanos 6-8.

Esto muestra también lo absurdo de la posición del Señorío. Exhortar a


“pecadores” que se presenten, se rindan, se entreguen, se sometan a sí mismos
a Dios—antes de que se encuentren en el terreno de la resurrección en Cristo
Jesús, su Vida (y así muertos a la vieja vida adánica)—es inútil e inservible. El
“considerar” de Romanos 6 tiene que venir antes que el “presentarnos” a
nosotros mismos a Dios de Romanos 12. Y una persona que no es salva, que no
está en Cristo Jesús, obviamente no tiene base para considerarse así.
“La crucifixión viene antes que la consagración”.

Miles J. Stanford lo dice de esta manera: “Esto es el quid del asunto. La


pregunte es ésta: Cuál vida ha de ser consagrada a ÉL, ¿la vieja vida del yo o la
nueva vida de Cristo? Dios no puede aceptar absolutamente nada de la vieja
naturaleza (que fue condenada en la cruz) —ÉL ve y reconoce sólo lo que está
centrado en Su Hijo, Quien es nuestra vida. De aquí que Dios ha puesto una
condición para la consagración: “presentaos vosotros mismos a Dios como vivos
de entre los muertos” (Rom. 6:13). Este es nuestro único fundamento y desde
esta plataforma hemos de considerarnos muertos al pecado, al yo, a la ley, al
mundo y vivos para Dios en el Cristo resucitado—para andar en “novedad de
vida”, “vida resucitada” (Romanos 6:11, 4b)”.

“Presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos”


(Rom.6:13). Este es el verdadero lugar de consagración. Para creyentes,
consagrarse a sí mismos a Dios antes de que hayan aprendido acerca de su
unión con Cristo en Su muerte y resurrección (identificación) es solo presentar a
Dios los miembros del hombre natural (la vieja vida adánica que fue condenada
a la cruz), lo cual ÉL no puede aceptar. Solo aquellos “vivos de entre los
muertos” –es decir, los que se han apropiado de su semejanza con Su muerte)
– son conminados a presentar sus miembros como instrumentos a Dios”.

“Un atento estudio de todas las Epístolas de Pablo demostrará que fueron
escritas basadas en la Cruz expuesta en Romanos 6—el hecho de que Dios ha
entregado la vieja vida adánica caída a la cruz y que no tiene nada que decirle.
Dios trata con todos los creyentes sobre una base—“han muerto en Cristo”
(Miles Stanford).

“Santo”—apartado para la santa voluntad y el servicio de Dios. El pueblo de Dios es


“santo”, apartado para el servicio del Rey de Reyes. ¿Te ves a ti mismo como un siervo
santo del Dios Altísimo?
“Agradable”—aceptable (Dios se complace en esos sacrificios). Dios no se agrada
cuando los creyentes se niegan a darle su todo. ¡Que nada se interponga entre
nosotros y nuestro Salvador!

“Racional” – la palabra “lógico” viene de esa palabra griega. A la luz de lo que Cristo
ha hecho por nosotros, darnos enteramente a ÉL mediante un acto de total
consagración, es la única cosa RACIONAL Y LÓGICA que podemos hacer. Ninguna otra
cosa tiene sentido para el verdadero creyente. Es hacer lo que es lógico. Así es como
los creyentes ADORAN A DIOS (es un “servicio”), dándose a sí mismos enteramente a
ÉL para Su servicio.

LA PARÁBOLA DE LA GALLINA Y DEL CERDO: Un granjero se acercó a una


gallina y a un cerdo e hizo una pregunta de conciencia: “¿Quieren contribuir
para un desayuno con jamón y huevos?” Para uno, era solamente una
contribución. Para el otro significaba un sacrificio total. El creyente debe
ponerse totalmente en las manos de Dios, tal como lo hicieron los creyentes de
Macedonia, “Y no como lo esperábamos, sino que A SÍ MISMOS SE
DIERON PRIMERAMENTE AL SEÑOR” (2 Corintios 8:5). Podemos hacer esto
cuando recordamos que nuestro Salvador dio Su todo por nosotros.

Una palabra en cuanto a la dedicación: Algunas iglesias insisten decididamente en


que los creyentes caminen por el pasillo o vengan hacia adelante para dedicar sus
vidas al Señor Jesús. De ninguna manera queremos minimizar la importancia de tal
dedicación, pero debemos ser cuidadosos en mantener el equilibrio bíblico. Los
defensores de la salvación Señorial parecen dar la impresión de que dedicar la vida al
Señor o someterse al Señorío de Cristo es un requisito para la salvación. Someterse al
Señorío de Cristo debería ser el fruto de la salvación y no una condición para ser salvo.
La salvación no se basa en lo que nosotros hacemos por Dios, sino en lo que Dios ha
hecho por nosotros.

Muchos enseñan que la dedicación es algo que se hace después de la salvación, en


algún momento más adelante en la vida cristiana. Pueden decir algo como ésto:
“Primero una persona tiene que recibir a Cristo como Salvador. Luego, meses o quizás
años más tarde, la persona tiene que hacer a Cristo el Señor de su vida y dedicar su
vida al Salvador”. Aunque puede haber alguna verdad en esto, considere los siguientes
puntos:

1) La dedicación debería tener lugar al mismo tiempo de la salvación. Esto fue


ciertamente el caso en la vida del apóstol Pablo. Tan pronto como se hubo
convertido él dijo, “Señor, ¿qué quieres que haga?” El se rindió al Señorío de
Cristo desde un comienzo. Cuando recién somos salvos, estamos tan
agradecidos por todo lo que Cristo hizo por nosotros, que es nuestro deseo
agradar a Aquel que murió y resucitó por nosotros (2 Co. 5:14-15). Deseamos
vivir para Aquel que murió por nosotros y honrarle en todo lo que hacemos.

2) ¿Puede una persona hacer Señor a Cristo? ¡No! Tú no lo haces Señor;


ÉL es Señor. ÉL es precisamente Quien es. Tú no puedes hacerle Señor de tu
vida. ÉL es el Señor de tu vida, tanto si reconoces este hecho como si no. Por
cuanto ÉL es Señor, debo reconocerlo como tal. Por cuanto ÉL es Señor, debo
honrarlo como Señor, inclinarme ante SU autoridad, temblando ante Su
Palabra. Por cuanto ÉL es Señor, puedo presentarle mi cuerpo como un
sacrificio vivo (Rom.12:1-2). Ciertamente entendemos lo que la gente quiere
decir cuando dice, “Quiero hacer a Cristo Señor de mi vida”. Están indicando
que quieren entregarse a Su Señorío y someterse a Su autoridad. Sin embargo,
hay una manera mejor de decirlo: “Debo vivir mi vida considerando seriamente
que Cristo es mi Señor. Su Señorío encarece mi sumisión y obediencia y
gustosa rendición a Su perfecta voluntad para mi vida”.

3) Si somos honestos y enfrentamos la realidad, tenemos que admitir que hay


ocasiones en que todo verdadero creyente se rebela contra la autoridad
de Cristo y desobedece Su Palabra. Una total sumisión a Su Señorío
requiere una total obediencia a todos Sus mandamientos y en ésto, todos
hemos quedado cortos. Considere las siguientes afirmaciones del creyente
profesante A y del creyente profesante B:

Creyente profesante A: “He recibido a Cristo como a mi Salvador, pero me


niego a someterme a ÉL como a mi Señor. Rechazo Su autoridad sobre mi vida
y me niego a obedecerle. Me alegro que ÉL sea mi Salvador del infierno, pero
que ÉL no venga a decirme lo que tengo que hacer”.

Creyente profesante B: “Yo quiero obedecer a mi Señor, a Aquel que murió


por mí, pero muchas veces fallo. Mi corazón se entristece mucho cuando fallo
en obedecerle y me siento culpable y molesto y miserable. He deshonrado a mi
Señor y he afrentado Su Nombre”.

Creyente profesante A, por sus palabras y actitudes, no da mucha evidencia


de tener una real y personal relación salvadora con el Señor
Jesucristo. Creyente profesante B, parece ser un verdadero poseedor de
Cristo, porque aunque él ha pecado y se ha rebelado contra su Señor, él está
molesto y angustiado por eso. El Espíritu de Dios que mora en el creyente que
peca está contristado y ÉL hace sentir Su presencia contristada. R. Gene
Reynolds ha escrito lo siguiente:

Una persona que está viviendo en pecado, que sabe que está viviendo en
pecado, que disfruta vivir de esa manera, que tiene la intención
de continuar viviendo esa vida de pecado—esa persona no tiene al
Espíritu Santo morando en ella. El hecho mismo de que se sienta
“confortable” con su pecado es prueba de que el Espíritu está ausente.
Sus signos vitales espirituales registran, “no hay vida”.

4) ¿Entiende un creyente nuevo todo lo que el Señorío de Cristo


implica? No, el nuevo creyente está recién empezando a entender lo que
significa el Señorío de Cristo y las obligaciones que lo acompañan. El niño recién
nacido en Cristo sabe muy poco acerca de la sumisión y la rendición. El sabe
que sus pecados han sido perdonados y que él ha recibido a Cristo y que posee
vida eterna. De modo que está lleno de gratitud por esta salvación tan grande y
desea agradar a Aquel que murió por él. Pero cómo el Señorío de Cristo
afectará a su matrimonio, su familia, su trabajo, sus finanzas, su iglesia, la
manera en que cuida su cuerpo, etc. – todas estas cosas las aprenderá con el
tiempo.

Un creyente nuevo tampoco entiende de una vez todo lo que implica la gracia
salvadora de Cristo. El está aprendiendo lo que significa ser salvo por gracia y
este aprendizaje dura toda una vida. Juan 3:16 debería significar más para un
creyente ahora, que hace un año y debería significar más para él dentro de un
año, de lo que significa ahora. Así es también con el discipulado y con el
Señorío. Hay involucrado un proceso de aprendizaje. El hecho del Señorío de
Cristo debe ser para mí ahora más precioso que hace un año. A medida que
crezco en Cristo (2 Pedro 3:18), entenderé gradualmente mejor lo que significa
someterme a Cristo como a mi Señor.

Que Romanos 12:1 sea un recordatorio constante para cada creyente de que no nos
pertenecemos a nosotros mismos, porque hemos sido comprados por precio (1
Corintios 6:19-20). No tenemos el derecho de usar nuestro cuerpo como nos guste;
como siervos amantes de Jesucristo tenemos el deber de usar nuestro cuerpo como ÉL
quiere. Hemos sido comprados con sangre y estamos ligados por amor. Hemos de
presentarnos a nosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos (Rom. 6:13).
A la luz de la misericordia y de la gracia de Dios demostrada en el Calvario, ¿cómo
podríamos hacer menos?

Romanos 12:2

Nótese que en este versículo hay dos mandamientos, el primero es negativo (lo que no
debemos hacer) y el segundo es positivo (lo que debemos hacer).

“Este mundo” = esta edad. En 2 Corintios 4:4 leemos que Satanás es el “dios de este
siglo (edad)”. Cristo se dio a Sí Mismo por nuestros pecados para librarnos del
presente siglo (edad) malo –Gálatas 1:4. Cuando no éramos salvos, éramos parte de
este siglo (edad) malo y satánico, pero Dios nos ha librado de él. Demas, que era
considerado un creyente leal en Colosenses 4:14, fue descrito más adelante por Pablo
con estas tristes palabras, “porque Demas me ha desamparado, amando este mundo”
(2 Tim. 4:10 – “este” indica que ahora está aquí, pero que no durará mucho; es
pasajero). Finalmente en Tito 2:12, los creyentes son enseñados por gracia a vivir
piadosamente en este siglo. Estamos en este mundo, pero no hemos de vivir como los
que son de “este mundo” y que forman parte de este sistema mundial que está en
oposición al verdadero Dios vivo.

“No os conforméis”—el verbo significa “ser formado como, ser conformado a, ser
modelado por, amoldar o adaptar una cosa a otra”. Pablo está diciendo, “No permitas
que el mundo te presione dentro de su molde”. No seas moldeado por las poses,
conversaciones, expresiones, estilos y hábitos de este mundo. Kenneth Wuest ha
parafraseado este versículo como sigue: “deja de adoptar una expresión exterior que
está moldeada por este mundo, una expresión que no viene de y que no representa lo
que tú eres en tu interior como un hijo de Dios regenerado”.

“Sino”—indicando un fuerte contraste. Después del mandamiento negativo, Dios


prosigue con un rotundo mandamiento positivo.

“Transformaos”—este verbo significa ser cambiado, ser modificado. La palabra


griega es metamorphosis (pensemos en la notable transformación de una oruga en
una mariposa). Esta palabra se usa en Mateo 17:2 para la transformación de nuestro
Señor (comúnmente llamada la “transfiguración”). El Señor fue cambiado de tal
manera, que Su gloria interior llegó a ser visible en el exterior (comparar Juan 1:14).
Aquí y en 2 Corintios 3:18 la palabra se usa para el proceso de transformación que
tiene lugar en la vida cristiana cuando el creyente es conformado más y más a la
imagen de Cristo (más como ÉL hoy, de lo yo que era ayer; más como ÉL mañana, de
lo que soy hoy). En 2 Corintios 3:18 la palabra se usa respecto al cambio producido
por el Espíritu Santo mientras el creyente contempla la gloria del Señor Jesús a través
de Su Palabra, siendo gradualmente (de una etapa de gloria a otra) transformado a la
imagen de Cristo. Ya hemos visto en el Libro de Romanos que el propósito de Dios es
conformarnos a la imagen de Cristo (Rom. 8:29). El tiempo del verbo está en presente
(en 2 Co. 3:18): hemos de ser constantemente transformados. Todo esto no sucede en
un día o en un mes o en un año. Es un proceso que no terminará hasta que estemos
con Cristo (1 Juan 3:2). El verbo está en voz pasiva (en 2 Co.3:18), indicando que no
somos nosotros mismos los que hacemos el CAMBIO O LA TRANSFORMACIÓN.
Nosotros SOMOS transformados. Esto es algo que Dios hace en y por medio de
nosotros. Debemos confiar en ÉL y permitir que ÉL haga lo que solamente ÉL puede
hacer.

¿Cómo se lleva a cabo esta transformación? “Por medio de la renovación de


vuestro entendimiento”. Es un proceso mental que Vine describe como “adaptar
nuestro pensamiento y nuestra visión moral y espiritual a la mente de Dios, lo cual
tiene un efecto transformador sobre nuestras vidas”. La mente del creyente debe
llegar a estar saturada con la Palabra de Dios, de modo que pueda ver, pensar y sentir
cada vez más como Dios ve, piensa y siente. Para otros versículos en el Nuevo
Testamento acerca de renovación, ver Colosenses 3:10 y 2 Corintios 4:16. El creyente
que está siendo renovado está comprobando (descubriendo y
examinando) constantemente cual sea la buena voluntad de Dios agradable (grata,
placentera) y perfecta. El clamor del corazón del creyente: “Quiero querer lo que Dios
quiere, nada más y nada menos. No quiero nada sino lo mejor de Dios. No se haga mi
voluntad sino la Tuya”.

Y DIOS DIJO: FORMEMOS (hagamos) al hombre a nuestra imagen.

EL DIABLO DIJO: DEFORMARÉ al hombre por medio del pecado.

EL MUNDO DICE: CONFORMAREMOS al hombre a nuestra imagen.

LA EDUCACIÓN DICE: INFORMAREMOS al hombre por medio del conocimiento.

LA SOCIEDAD DICE: REFORMAREMOS al hombre por medio de la cultura.

SÓLO CRISTO DICE: TRANSFORMARÉ al hombre por medio de la gracia

Romanos 12:3

En el versículo dos leímos que debemos dejar que el Espíritu de Dios nos transforme a
la imagen y semejanza de Cristo (comparar 2 Corintios 3:18). Si hemos ser como
Cristo, entonces debemos ser HUMILDES (comparar Filipenses 2:5-8) y a ésto apunta
Pablo en el versículo 3. “Digo”—esta es la manera de Pablo de dar una instrucción
sencilla y sobria. “Por la gracia que me es dada”—Pablo había recibido gracia (el
inmerecido favor de Dios) para ser un apóstol (Rom. 1:5), y como apóstol, está
escribiendo ahora a estos creyentes romanos dándoles con cordialidad y con cariño un
mandamiento en cuanto a la humildad.
“No tenga más alto concepto de sí que el que debe tener” – tenemos que pensar
con sobriedad en cuanto a nosotros mismos y no inflarnos con una idea irreal y
exagerada respecto a nuestra importancia y superioridad. No debemos tener un
concepto elevado, altivo, excelso de nosotros mismos, sino que debemos vernos como
Dios nos ve. “Cordura”—tener un juicio justo y acertado, pensar sobria y
sensatamente acerca de sí mismo, verse a sí mismo como Dios nos ve.

Considere Gálatas 6:3. Pensamos ser algo; Dios dice que somos nada.
Pensamos ser algo importante, pero sin Dios somos realmente igual a cero.
Pero no debemos desanimarnos por nuestra propia insignificancia y falta de
importancia. La buena noticia es que Dios en Su gracia, puede hacer algo de
nada. Martín Lutero dijo, “Dios creó el mundo de la nada (Génesis 1:1; Hebreos
11:3) y mientras seamos nada, Dios puede hacer algo con nosotros”. Considera
también la humillante verdad de 1 Corintios 4:7-- ¿Qué tienes que no hayas
recibido?

Ilustraciones: Aquí hay algo para quien se considera un V.I.P. (Very Important
People –Persona Muy Importante):

Cuando te sientas muy importante, cuando tu ego se esté inflando, cuando


tomes por sentado de que eres el “cachorro” que ganará el premio, cuando
sientas que tu ausencia dejará un vacío difícil de llenar, sigue estas sencillas
instrucciones y mira como humilla tu alma. Toma un balde de agua y llénalo con
agua, mete tu mano hasta la muñeca. Saca luego rápidamente tu mano y el
hueco que quede, es la medida en que serás echado de menos. Puedes salpicar
todo lo que quieras al entrar y agitar mucho las aguas, pero cuando te
detengas, verás que en menos de un minuto el agua estará igual que antes.

Otro poema representa la verdadera humildad:

Un pequeño árbol, chico pero presumido, echó una mirada alrededor del suelo y
luego alzó su cabeza y clamó, “Miren, que grande soy, cuán encima de la
tierra”. Y jactándose así, se balanceaba en desdeñosa hilaridad. El pino más alto
del bosque levantó su cabeza al cielo y suspiraba mientras lo contemplaba,
“Ved, cuán pequeño soy y cuán lejos estoy del cielo. Cuántos años de espacio
hay entre mi y las estrellas”. Nuestra grandeza depende con qué nos
medimos—si sobre la tierra, o debajo del cielo.

El hombre humilde es el que ha divisado al Alto y Sublime (Isaías 6:1,5; 57:15).

El creyente que tiene un concepto muy elevado de sí mismo, se compara con otros y
se exalta por encima de otros, creyéndose más importante que otros. En Romanos
12:3 Pablo quiere que los Romanos entiendan que cada creyente tiene un lugar
especial en el cuerpo de Cristo y que tiene un don especial dado por Dios para el
beneficio de todo el cuerpo.

“Repartió” =partición, entrega, distribuir. Dios es el gran Dador (Repartidor) de los


dones, y en Su sabiduría ÉL distribuye los dones de la manera correcta. “Cada uno”—
cada creyente (nadie ha sido excluido). No hay un creyente que no tenga algún don.
Todo creyente ha sido dotado. Esto sucedió en el momento de la salvación. No hay
necesidad de BUSCAR algún don. Un creyente sería necio si buscara y se esforzara por
obtener algo que ya le ha sido dado. Es necesario desarrollar y ejercitar los dones que
ya tenemos y esto se lleva a cabo siendo creyentes robustos, permaneciendo en la Vid,
que es nuestra Vida (Juan 15:1-5).

“La medida de la fe”—comparar con el v.6. Pablo no está hablando aquí de la fe que
salva (la fe por medio de la cual somos salvos—Ef.2:8), sino está hablando de diversos
y particulares dones que Dios ha dado a los creyentes y de la fe necesaria para ejercer
esos dones. Los dones no pueden ejercerse apropiadamente sin fe y confianza en el
Salvador.

Romanos 12:4-5

Tal como es en el cuerpo humano, así es en el cuerpo de Cristo. Hay un cuerpo, pero
muchos miembros y los miembros tienen diferentes funciones, pero todos ellos son
miembros del mismo cuerpo y todos ellos tienen una función importante. Todos tienen
una función, todos son importantes, todos tienen una parte, pero las funciones son
diferentes. En un aspecto somos muchos (muchos miembros); pero en otro aspecto
somos uno (un cuerpo). Somos miembros del mismo cuerpo, compartiendo la misma
vida. La verdad de estos versículos se explica ampliamente en 1 Corintios 12:12-31.
Cuando el cuerpo local de creyentes es robusto, la vida de Cristo se manifestará, los
incrédulos serán convictos y Dios será glorificado.

Romanos 12:6

Pablo está considerando ahora los dones espirituales (otros capítulos del Nuevo
Testamento que tratan con los dones espirituales son 1 Corintios 12-14, Efesios 4 y 1
Pedro 4). La palabra “don” es la palabra griega “charisma” (de la cual derivamos la
palabra “carismático”, un término que ahora se usa para un movimiento religioso
moderno, que lamentablemente exagera los dones espirituales). “Charis” es la palabra
griega para GRACIA, por lo cual estos son “dones de gracia”. Dios, en su bondad, ha
dado estos dones a Su cuerpo, de modo que ningún miembro del cuerpo carece de un
don, y los dones son para el beneficio de todo el cuerpo.

“Diferentes dones”—todos los miembros tienen diferentes (no los mismos) dones y
diferentes habilidades que se complementan unos con otros. Esto es ilustrado por los
miembros del cuerpo humano que tienen diferentes funciones (ver 1 Corintios capítulo
12). “A la medida de la fe”- esta es una expresión interesante de la cual derivamos
el término teológico “analogía (similitud, parecido, semejanza) de la fe” (la cual a
veces es referida como “analogía de la Escritura”). “Analogía de la fe” significa que la
Escritura debe interpretarse a la luz de la Escritura y de acuerdo con la Escritura. La
regla infalible para la interpretación de la Escritura, es la Escritura misma. Todo
versículo debe entenderse a la luz de la enseñanza general de la Biblia y no puede
contradecir lo que la Biblia enseña claramente en otra parte. La Biblia no puede
contradecirse a sí misma. Ejemplo: A primera vista parece que Hebreos 10:26-30
enseñara que un verdadero creyente puede perder su salvación, pero por analogía de
la Escritura sabemos que eso no puede ser (Juan 10:27-30; Juan 6:37-40; etc.). Este
es un principio fidedigno de interpretación de la Biblia, pero esto no es exactamente lo
que la expresión “medida de la fe” significa en este versículo. Los que tienen el don de
profecía deben profetizar en proporción a su fe. Todos los dones espirituales deben ser
ejercidos por fe, mirando a Dios, examinando Su Palabra, buscando mantener una
recta relación con Cristo.
1) EL DON PROFECÍA—Es muy importante entender lo que involucra el don de
profecía. Algunas definiciones incorrectas de este don son: “la habilidad de entender y
exponer la Palabra de Dios” (Billy Graham, El Espíritu Santo). “El don de profecía era
en verdad la habilidad de hablar ante la gente, de proclamar la Palabra de Dios, a
veces con un elemento de predicción” (John MacArthur Jr., Los Carismáticos). De
acuerdo con estas definiciones, cualquier maestro o predicador dotado de la Biblia
tendría el don de profecía. Sin embargo, Romanos 12:6-7 hace una clara distinción
entre el don de profecía y el don de maestro.

Para una definición bíblica de lo que es el don de profecía ver Éxodo 4:15-16; 7:1-2 y
2 Pedro 1:21 (un profeta era el vocero o portavoz de Dios, y lo que decía como profeta
era un discurso inspirado; era la Palabra de Dios). Los profetas eran “hombres que
hablaban bajo la directa influencia del Espíritu de Dios y entregaban una comunicación
divina respecto a verdades doctrinales, obligaciones presentes, eventos futuros, como
fuera el caso” (Hodge). En la iglesia primitiva había una gran necesidad de profecía,
porque la iglesia no tenía el Nuevo Testamento completo (tomó algunas décadas para
que estos libros fueran escritos). ¿Cómo puede funcionar una iglesia sin la verdad del
Nuevo Testamento? No puede. Aunque la iglesia primitiva carecía de los libros del
Nuevo Testamento, Dios se aseguró de que no le faltara la verdad del Nuevo
Testamento. ÉL proveyó ésto a través de los profetas del Nuevo Testamento, que
proporcionaron a las iglesias la revelación necesaria (revelación respecto a la verdad
sobre la iglesia, respecto al divorcio, en cuanto a los líderes de la iglesia, en cuanto a
la disciplina en la iglesia, en cuanto a eventos proféticos y en cuanto a varias otras
materias importantes que ahora se tratan en los libros del Nuevo Testamento,
especialmente en las epístolas). Que el don de profecía sería un don temporáneo se
sugiere en Efesios 2:20 (un fundamento se coloca una sola vez). Si hoy fuese
entregada profecía, eso significaría que la Biblia no estaría completa y que no es
suficiente para la iglesia. Significaría que necesitamos revelación adicional y que no es
suficiente lo que tenemos en nuestra Biblia. ¡Perezca ese pensamiento! La Palabra de
Dios es totalmente suficiente para la iglesia de hoy.

Romanos 12:7

2) EL DON DE SERVICIO – este es el don de servir (servicio humilde). La palabra


“diácono” viene de esta palabra (la Biblia define a los diáconos como siervos humildes,
aquellos que alivian la carga de los ancianos y de los líderes espirituales para que éstos
puedan dedicarse a la oración y a la Palabra de Dios). El ejemplo de nuestro Señor se
encuentra en Marcos 10:45. Todos los creyentes deberían servir de esta manera, pero
hay algunos especialmente dotados en este aspecto. ¡Quiera Dios dar a cada creyente
un corazón de siervo!

3) EL DON DE ENSEÑANZA—esto incluye el adoctrinamiento (impartir doctrina o la


verdad de Dios al corazón y a la mente del pueblo de Dios por medio del ministerio del
Espíritu Santo y por una clara exposición de las Escrituras).

El maestro debe saturar al pueblo con la doctrina y la verdad. Todos los creyentes
deberían, en cierta medida, poder enseñar y compartir la verdad; pero hay algunos
creyentes que están especialmente dotados para ésto. La diferencia entre un maestro
y un profeta es ésta: Un profeta recibe su mensaje directamente de Dios, por lo cual
su discurso es inspirado: “Así dice el Señor”. Un maestro obtiene su mensaje
estudiando diligentemente la Palabra de Dios, dependiendo en oración del ministerio
iluminador del Espíritu Santo. El profeta transmite la Palabra de Dios. El maestro
explica y anuncia la Palabra de Dios (pero no bajo directa inspiración). Las
explicaciones de la Palabra de Dios del maestro pueden ser discutibles. El tiene que
apoyarse mucho en el Señor para entenderla, pidiendo al Señor que lo guíe a una
correcta interpretación de las Escrituras y que lo guarde del error.

Romanos 12:8

4) EL DON DE EXHORTACIÓN—este es el don de consolar, animar y ayudar a otros


(compare la palabra “Consolador”). El pueblo de Dios necesita de palabras de consuelo
y ánimo. Todos deberíamos hacer ésto (ver Hebreos 3:13, 10:25), pero algunos están
dotados especialmente para esto. No queremos ser “consoladores molestos” (Job
16:2) como los amigos de Job.

5) EL DON DE DAR – la palabra significa “dar una parte de, repartir, contribuir,
compartir, contribuir a las necesidades de otros (en ayuda material o financiera)”.
“Liberalidad”—generosamente, con desprendimiento. Todos debemos ser DADORES
(Ef. 4:28), pero algunos creyentes tienen un don especial para ésto.

6) EL DON DE PRESIDIR—esta palabra significa “estar delante”, es decir, “estar a la


cabeza, gobernar, dirigir”. Se refiere al liderazgo en la asamblea local. No todos están
dotados como líderes. Esta palabra se usa también para el liderazgo en una iglesia
local en 1 Tesalonicenses 5:12; 1 Timoteo 3:4-5; 5:17). “Solicitud” = Diligencia, con
todo afán, haciendo todo esfuerzo para que el liderazgo honre a Dios.

7) El DON DE MISERICORDIA—esto se refiere a la compasión (ser un rayo de sol a


un alma triste, afligida, enferma, sumida en la confusión y la duda). “Alegría” – alegre
(es la misma palabra como en 2 Corintios 9:7). Alegre se refiere a quien puede disipar
la tristeza y el desaliento, que puede despertar esperanza y ánimo en el corazón de
quien está abatido, alguien que puede sosegar el corazón.

Pablo menciona en estos tres versículos (6-8) siete distintos y diferentes dones. Esta
es sólo una muestra de los dones y la lista ciertamente no es exhaustiva. Uno de estos
dones, el de profecía, era un don temporáneo que ahora “ha acabado” (1 Corintios
13:8), pero los demás dones aún son necesarios en las iglesias locales hoy día.

Es de vital importancia reconocer que las Escrituras enfatizan el mayor de todos los
dones: el don de la vida de Dios, que es la posesión presente de todo creyente (1
Juan 5:11-12: Rom. 6:23; Juan 6:47). Ningún creyente carece de este don. Es nuestra
primera y primordial responsabilidad procurar manifestar la vida resucitada de nuestro
Señor Jesucristo (2 Corintios 4:10-11; Gálatas 2:20; 4:19; 5:22-23) por el poder del
Espíritu Santo morador. Cada miembro del cuerpo de Cristo necesita mantenerse en
una vital y debida relación con el Señor Jesucristo, permaneciendo en ÉL como la Vid
Verdadera (Juan 15:1-5). ÉL es nuestra vida. (Colosenses 3:4). Mientras nos
mantenemos en una vital relación con Cristo, Dios desarrollará nuestro don o dones
para Su gloria y para el beneficio de la asamblea local de la cual formamos parte.

Romanos 12:9

“Amor”—es lo que busca lo mejor y lo supremo de Dios para la persona amada;


incluye mi decisión y mi elección de dar de mí mismo por el bienestar de la otra
persona sin considerar el costo o sacrificio personal. “Sin fingimiento” = sin
hipocresía, franco, un amor que es genuino y sincero. No pretendas que amas, cuando
no amas; no uses la máscara de amor. No pretendas que amas a alguien,
demuéstralo. Ejemplos de amor hipócrita se encuentran en Santiago 2:14-16 y 1 Juan
3:16-18. Algunas personas aman con palabras pero no con hechos (1 Juan 3:18).

“Aborrecer” = odiar, rehuir de algo con horror, tal como rehuirías la muerte misma
(de una raíz griega stug de la cual viene la palabra griega Styx que era el río del
Hades, el río de la muerte).Lo malo = vil, malvado. “Los que amáis al Señor,
ABORRECED EL MAL” (Salmo 97:10 y ver Proverbios 8:13; Amos 5:15). Los cristianos
deberían ser reconocidos por su amor (Juan 13:35) y también deberían ser
reconocidos por su odio. Debemos odiar las cosas que nuestro Dios odia. “Seguid” =
asirse (firmemente) a algo, estar aferrado y dedicado a lo que es bueno, estar atado a
lo que es bueno.

Nota: La idea de un amor sincero ocupa el resto del capítulo 12. En cierto sentido es
otro “capítulo de amor” como 1 Corintios capítulo 13. Ciertamente, el amor de Dios es
un tema importante en el capítulo 12 de Romanos.

Romanos 12:10

“Amaos los unos a los otros” = tener afecto, ser leales unos con otros, amar con
ternura. Se refiere al amor y afecto que debería encontrarse en las relaciones
familiares –afecto familiar, lealtad y preocupación. Se refiere al amor de relaciones
cercanas, atados por lazos familiares. Los creyentes están unidos en la familia de Dios
y deberían tener ese afecto y ese amor los unos por los otros (1 Juan 3:14). “Amor
fraternal” = esta es la palabra griega “Philadelphia” que significa “amor por los
hermanos”. Se refiere a aquel amor por nuestros hermanos y hermanas en Cristo. “En
cuanto a honra” –debemos honrar y valorarnos unos a otros; debemos ver el valor
de la otra persona y debemos darle el debido honor y respeto. No trates a la persona
como si no valiera nada. Si Cristo mora en esa persona, esa persona es valiosa.

“Prefiriéndoos los unos a los otros” – con una disposición humilde debería
considerar a los hermanos creyentes como mejores que yo (ver Fil. 2:3). Otras
versiones dicen: previniéndoos con honra unos a otros (Reina Valera 1909); “dando
preferencia los unos a los otros” (Reina Valera 1977); “Dándose preferencia y
respetándose mutuamente (Dios Habla Hoy). Cuán enceguecida por el orgullo está la
persona que siempre se ve a sí misma como mejor y superior a los demás.

Romanos 12:11

“Perezosos” =indolente, flojo, negligente (comparar Mateo 25:26). “En lo que


requiere diligencia” = esmero. La palabra significa afán, vehemencia, seriedad, celo,
hacer todo esfuerzo para agradar al Señor en las cosas que hacemos.

“Ferviente en Espíritu”—la palabra “ferviente” viene de un verbo que significa


“hervir, burbujear”. Debemos estar espiritualmente ardiendo por el Señor, inflamados,
hirviendo, llameando, fulgurando. A veces nos enfriamos y nos volvemos tibios (Ap.
3:16, 19). Dios quiere que estemos calientes, que tengamos un devoto entusiasmo y
pasión por las cosas del Señor. Compare Tito 2:14— “celoso de buenas obras”
(teniendo un ardiente celo por hacer lo bueno). ¿Cómo está tu temperatura espiritual?
¿Estás con fiebre? ¿Estás ferviente? Cuando se trata del entusiasmo por las cosas
divinas, ¿estás en el punto de ebullición? En Hechos 18:25 leemos de un hombre así.
“Sirviendo al Señor”—debemos estar constantemente sirviendo al Señor como
siervos amantes. ÉL es nuestro bendito Maestro. Dios no quiere siervos perezosos. ÉL
quiere creyentes que sean diligentes y fervorosos.

Romanos 12:12

Como creyentes debemos regocijarnos constantemente en la esperanza que tenemos.


La esperanza se refiere a esa gloriosa futura expectativa que está garantizada porque
Dios lo dijo. Al mirar hacia el futuro, podemos hacerlo con confiada y gozosa
expectativa. El futuro es tan brillante como las promesas de Dios. La venida del Señor
Jesús es una cosa segura. Todo hijo de Dios tiene un futuro muy brillante y esto
debería traer gran regocijo a nuestros corazones. Romanos capítulo 8 tiene mucho que
decirnos sobre nuestra expectativa futura.

“Sufridos en la tribulación”—la palabra “sufrido” lleva la idea de resistir con


paciencia las vicisitudes de la vida, perseverando, soportando, persistencia, continuar,
no darse por vencido sino proseguir a pesar de todas las dificultades y obstáculos y
problemas y presiones. En 1 Tesalonicenses 1:3 leemos que la esperanza produce
paciencia. Es por causa de la esperanza que podemos soportar y continuar en medio
de la tribulación y del apremio. La esperanza mira más allá de las pruebas presentes y
se aferra a las promesas de Dios. “Constantes” = adhiriéndose, persistiendo en. El
creyente tiene que entregarse a la oración y afirmarse en ella. La oración requiere
esfuerzo y persistencia. No es fácil orar y no es fácil perseverar en ella (ver otros usos
de este verbo en Hechos 1:14; 2:42; 6:4; Col.4:2).

Romanos 12:13

“Compartiendo” = comunicar, participar, tomar parte, tener interés en, contribuir.


“Necesidades” = carencia. Hay creyentes que tienen verdaderas necesidades que yo
puedo suplir. ¿Soy sensible a las necesidades de otros creyentes? ¿Estoy dispuesto a
darme a mí mismo, mi tiempo, mi dinero, etc. para auxiliar esas carencias de una
manera que honre a Cristo? “Practicando la hospitalidad”= esta es una expresión
interesante y significa literalmente dedicarse o buscar con afán la hospitalidad. Es la
palabra griega traducida “perseguir”. Un perseguidor es alguien que acosa y hostiga a
alguien para herirlo. Un ejemplo bueno de un hombre que buscaba ser hospitalario es
Abraham en Génesis 18:1-6 (nótese cómo corrió). “Hospitalidad” = amor hacia los
forasteros. En cuanto a hospitalidad cristiana, ver 1 Ti.3:2; Tito 1:7-8; 1 Ti. 5:10;
Hebreos 13:2 (una referencia a Génesis 18:1-6); 1 Pedro 4:9 y 3 Juan 5-8.

Romanos 12:14

“Bendecir” =hablar bien de (lo opuesto a “maldecir”, como vemos en este mismo
versículo). “Persiguen” –es la misma palabra que se encuentra en el v.13 (“seguir la
hospitalidad”). Aquí se refiere a quienes acosan y asedian a los creyentes con el
propósito hostil de dañar y herir. Pablo nos está instruyendo a no pronunciar juicio
sobre tales personas. No te desquites (él dirá más sobre esto al final del capítulo). En
verdad, Pablo está repitiendo aquí las enseñanzas de Cristo Mismo (ver Mateo 5:44).
“Maldecir”—ésta es la reacción normal hacia nuestros enemigos, pero no es la
reacción cristiana. La última parte del capítulo 12 nos dirá cómo hemos de reaccionar y
responder cuando la gente nos maltrata.

Romanos 12:15
Somos miembros de un mismo cuerpo. Dios nos ha unido unos con otros de una
manera maravillosa. “Los miembros deben tener la misma solicitud unos por otros. Si
un miembro sufre, todos los miembros sufren; si un miembro es honrado, todos los
miembros se regocijan con él” (1 Corintios 12:25-26). Debemos sentir los unos por los
otros, participar de sus alegrías y de sus penas. Por cuanto soy un miembro del mismo
cuerpo del cual también tú eres miembro, tus alegrías son mis alegrías y tus lágrimas
son mis lágrimas. No soy independiente, sino que más bien estoy conectado con todos
los demás miembros del cuerpo. Yo los necesito a ellos y ellos me necesitan a
mí. Nota: a veces es más difícil regocijarse con una persona que llorar con ella. Esto es
así por causa de orgullo, celos, envidia, etc.

Romanos 12:16

“Unánimes entre vosotros” = pensar lo mismo, estar de acuerdo, vivir en armonía,


ser armonioso. No debemos estar fuera de armonía con el cuerpo (piensa en el cuerpo
humano y cómo sería si un pie quisiera ir al norte y el otro pie quisiera ir al sur, si un
ojo quisiera mirar a la izquierda y el otro hacia la derecha). Comparar Filipenses 4:2 y
2 Cor. 13:11. Los creyentes deben estar de acuerdo unos con otros, abrigar las
mismas opiniones, ser UNÁNIMES. No debe haber desacuerdos o desavenencias.
“¿Quién está a favor de glorificar a Dios?” Todos están de acuerdo y dicen “¡AMÉN!”
“¿Quién piensa que agradar a Cristo es una prioridad?” Todos están unánimes y dicen,
“¡AMÉN!” “¿Quién quiere seguir a Cristo y pelear la buena batalla de la fe?” Todos dan
un paso al frente y dicen “¡Yo!” “¿Quién odia el pecado y el error?” Todos responden,
“¡Todos nosotros!” Esta es la clase de acuerdo que debe haber entre los creyentes. No
debemos tener ambiciones y metas diferentes. Esto no significa que nunca pueda
haber desacuerdos serenos y honestos acerca de algunos puntos de la doctrina a
medida que crecemos en el Señor, y nos debatimos con la verdad de Dios. Ninguno de
nosotros entiende la verdad de Dios como debiera y ninguno de nosotros tiene un
correcto concepto de todo. Dios lo tiene, pero no nosotros. La clave se encuentra en
Filipenses 2:5—mientras más sentimos como Jesús, tanto más estaremos de acuerdo
los unos con los otros. Cuando hay desacuerdo respecto a la verdad, entonces una de
las partes (o ambas) no están de acuerdo con Cristo (están intencionalmente o por
ignorancia fuera de armonía con el Dios de la verdad y con la verdad de Dios en este
asunto particular). Cuando tenemos la misma visión que tiene Dios, estaremos de
acuerdo los unos con los otros.

“NO ALTIVOS”—no ambicionen cosas demasiado altas. Esta es una advertencia


contra la ambición orgullosa (buscar cosas elevadas como honores y riquezas y
posición y poder, no afanosos). No aspirar cosas elevadas (ver Salmo 131:1). “Con los
humildes”—gramaticalmente esto puede significar dos cosas: 1) hombres humildes
(masculino); 2) cosas humildes (neutro). “Asociándoos”– ser llevados con, ser
acompañados por. El masculino significaría esto: asóciate con las personas humildes,
no consideres a esas personas por debajo de ti (tenemos el ejemplo de Cristo que
tenía amigos entre los publicanos y pecadores y marginados y pobres, etc.). El neutro
significaría esto: acomódate a un modo sencillo, cede o sométete a cosas, condiciones
y empleos modestos, en contraste con las cosas elevadas mencionadas.

“Sabios en vuestra propia opinión”—esta es una advertencia contra el ser


presumido (tener una opinión muy elevada de ti mismo). No te creas sabio (no te
estimes ser sabio—ver Prov. 3:7 e Isaías 5:21).

Romanos 12:17
“Mal por mal” = devolver mal por mal. “Paguéis” = recompensar, retornar, pagar,
retribuir a alguien el mal que ha hecho (alguien te da un puñetazo en la nariz y tu le
devuelves el mismo trato). Esta actitud se expresa de esta manera: “Te pagaré con la
misma moneda. ¡Me desquitaré! ¡Me la pagarás! ¡No te saldrás con la tuya!” En vez de
la regla de oro, tenemos una regla sucia:¡HAZ A OTROS COMO TE HAN HECHO A TI
O AÚN PEOR! Para otros pasajes del Nuevo Testamento que enseñan el mismo asunto
ver 1 Tes. 5:15 y 1 Pedro 3:9. No des a la persona lo que se merece. Cuán
agradecidos debemos estar de que Dios no nos da lo que merecemos (Salmo 103:10;
Sal. 130:3-4).

¿Qué de la enseñanza del Antiguo Testamento de “ojo por ojo, diente por diente”
(Éxodo 21:24)? Esto significa que el castigo debe ser equivalente al crimen, y esto es
un principio de justicia válido y verdadero. Una persona debe recibir exactamente lo
que merece. Ver por ejemplo Génesis 9:6 (vida por vida). ¿Es cierto que el Antiguo
Testamento enseña una doctrina de retribución en tanto que el Nuevo Testamento
enseña la doctrina de no-retribución? Proverbios 20:22 y Proverbios 25:21-22
pertenecen al Antiguo Testamento y ambos enseñan la no-retribución. Romanos 13:1-
4 pertenece al Nuevo Testamento y este pasaje enseña claramente que los
malhechores deben ser castigados y que Dios hace ésto por medio de los gobiernos,
etc. En Romanos 12, Pablo no está diciendo que los malos hombres no deben ser
castigados. Su punto principal, como veremos, es que el creyente debe dejar que Dios,
el Juez Perfecto, se haga cargo del mal y de las injusticias a Su manera y en Su tiempo
(ver v.19 por ejemplo).

“Procurad” –esta palabra se usa en 1 Timoteo 5:8 (proveer para su propia casa). La
palabra aquí significa “pensar en, tomar en consideración”. “Lo bueno” = honesto,
moral, bueno y bello, noble, loable. Este versículo es una cita de Proverbios 3:4 en la
Septuaginta y comparar con 2 Corintios 8:21. “Sean diligentes en hacer lo que es
bueno y recto a la vista de todos”. Tenemos un testimonio. La gente está mirando y
observando. Ellos saben cómo debería actuar un cristiano. Ellos observarán y verán
acaso nosotros retribuimos como lo hace el mundo, acaso nos desquitaremos o no. Un
versículo importante que da mucha luz sobre Romanos 12:17 es 1 Tesalonicenses
5:15.

Hoy estamos viviendo en una sociedad hinchada de pleitos cuyo lema parece ser
“DEMANDAR O SER DEMANDADO”. El énfasis está sobre cuánto puedo obtener de la
otra persona para mi beneficio personal. Esto es lo contrario del principio del amor
como se expone en este capítulo. El amor siempre pregunta, “¿Cuánto puedo dar a
esta persona aunque me signifique pérdida y sacrificio personal?” En una sociedad tan
confundida, los creyentes, cuyos corazones están llenos del amor de Cristo, deberían
alumbrar brillantemente. No es nuestra tarea usar y abusar de otros para nuestra
ganancia personal.

Romanos 12:18

“Si es posible”—estas palabras implican claramente que no siempre es posible. “En


cuanto dependa de vosotros” = si está a vuestro alcance. La paz es una avenida en
ambos sentidos. Debemos poner de nuestra parte para vivir pacíficamente, pero no
tenemos control sobre la conducta de otros. Yo puedo tener una bola de nieve y la otra
persona tiene una. Yo puedo escoger no lanzarle la mía, pero no puedo controlar lo
que él hará con la suya. El punto de Pablo es éste: la alteración de la paz nunca
debería ser iniciada por el cristiano. El cristiano nunca debería ser el que quiebra la
paz. “Estad en paz” significa vivir en paz, vivir pacíficamente”.

Hay cuatro pasajes en el Nuevo Testamento que indican al creyente que SIGA LA PAZ
(la persiga, ir tras la paz): Romanos 14:19; 2 Timoteo 2:22; Hebreos 12:14 y 1 Pedro
3:11.

Romanos 12:19

“Vengar” =tomar revancha, desquitarse (exigir satisfacción por el mal, castigando al


malhechor). ¡No te desquites! “Dejad lugar a la ira” – da oportunidad para que la ira
de Dios logre su propósito. Hazte a un lado y deja el asunto a Dios y deja el asunto
con Dios. Cede y entrega a la persona a la ira de Dios quien cuidará de ello en el
tiempo preciso y de la manera precisa. Comparar Efesios 4:27—no deis lugar ni
oportunidad al diablo para ejercer su influencia, no le den una ocasión. Dios quiere una
oportunidad para tomar a Su cuidado los males hechos a Sus hijos y es Su derecho
hacerlo así. Dios es el vengador de ira. Dios está mucho más airado con el pecado que
nosotros. ÉL también es mucho más paciente que nosotros. Dios enderezará las cosas.
Los malos no se saldrán con la suya. Yo no necesito desquitarme, Dios lo hará.

“MÍA ES LA VENGANZA (castigo)”. Como dice en hebreo y en griego literal (ver


Deuteronomio 32:35 y Hebreos 10:30), “¡MÍA ES LA VENGANZA!” “Pagaré” =
devolver, retornar, retribuir con castigo o venganza. Los liberales y modernistas han
dicho a menudo algo como ésto: “EL DIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO ES UN DIOS
DE JUICIO E IRA, CRUEL, DESPIADADO, VENGATIVO, PERO EL DIOS DEL NUEVO
TESTAMENTO ES UN PADRE CELESTIAL DE AMOR Y MISERICORDIA”. Pero aquí en
Romanos 12 se nos presenta un DIOS DE VENGANZA. Y en el Salmo 103:13 Dios es
comparado con un Padre compasivo. Ver también Salmo 130:10, que implica que
quienes no temen a Dios serán tratados según sus pecados y recompensados
conforme a sus iniquidades. Ver también Salmo 103:17 que implica que la ira de Dios
es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que no temen a Dios. Horrenda
cosa es caer en manos del Dios vivo (y, por lo demás, este versículo se encuentra
en el Nuevo Testamento—Hebreos 10:31).

Romanos 12:20

Aquí tenemos reseñado el amor a nuestro enemigo en forma práctica (comparar Mateo
5:44). Ver Prov. 25:21,22. El verdadero amor hacia el enemigo implica escoger DAR a
esa persona lo que necesita a pesar de lo que sintamos hacia esa persona. Por
naturaleza, una persona no tiene ganas de amar a su enemigo. Siente deseos de
pegarle en la nariz o perforar los neumáticos de su automóvil, etc., pero no siente
deseos de alimentarlo y darle de beber. Amamos a nuestros enemigos, porque Dios
nos lo ha mandado (Mateo 5:44), no porque deseamos hacerlo. Si vas a esperar a
tener ganas de hacerlo, nunca sucederá. Ver 2 Reyes 6:20-23 como un ejemplo de
cómo Eliseo trató a sus enemigos.

“Ascuas de fuego” = brasas ardientes, carbón, tizón ardiendo. “Amontonar”-poner


una sobre otra. Al alimentar y dar de beber a tu enemigo estarás amontonando
carbones ardiendo sobre su cabeza. Obviamente, esto no ha de entenderse
literalmente. “Cuando el sentido llano tiene sentido, no busques otro sentido, pues
terminará en un sin sentido”, pero aquí, el sentido literal y llano no tiene un buen
sentido. Sin embargo, para ilustrar lo que este versículo está diciendo, tomemos esta
frase literalmente. Supongamos que estuvieras en una comida campestre y alguien te
lanzara con intención y a quemarropa la pelota para que te pegara fuerte en la cabeza
y luego te echara tierra en la cara y te escupiera. Tú podrías tomar algunos carbones
encendidos al rojo y, mientras él no estuviera mirando, amontonárselos en la cabeza.
¿Crees que esto le gustaría? Por supuesto que no. Ese sería el peor trato que podrías
darle a una persona. ¿Qué podría ser peor que eso? Eso sería insufrible. Eso dolería
realmente. Dios está diciendo ésto: si quieres devolvérsela a tu enemigo, hazle bien.
Eso sería un trato insufrible. Esa sería la cosa más efectiva que podrías hacer. Sería
eliminar a la gente con amabilidad; vengarse con rectitud, destrozarlos con obras de
amor y perseguirlos con paz. Considera a Esteban. Sus enemigos habrían preferido que
él les arrojara piedras en vez de orar por ellos. Esto tiene que haber sido penoso para
ellos. La próxima vez que te ofendan, procura de dar a tus enemigos el “tratamiento
de amor” y confía que Dios lo use para obrar en sus corazones. (Nota: Hendriksen
dice, “Los carbones de fuego simbolizan las quemantes punzadas de la vergüenza y
contrición que resultan de la inesperada amabilidad recibida. La magnánima conducta
de la persona ofendida, que devuelve bien por mal, tiene su efecto”—Romanos 9-16.
Albert Barnes dice, “Carbones ardientes amontonados sobre la cabeza de un hombre,
expresarían intensa agonía. De modo que el apóstol está diciendo que el efecto de
hacerle bien a un enemigo sería causar dolor. Pero el dolor sería ocasionado por la
vergüenza y el remordimiento de su conciencia, por una convicción de lo malo de su
conducta, y por la comprensión del disgusto divino, que puede llevar al
arrepentimiento” –Barnes, Apuntes, Hechos-Romanos).

Romanos 12:21

Aquí tenemos la forma activa y pasiva del mismo verbo. “No seas vencido” =pasivo;
“vence” = activo. No permitas que el mal te conquiste (que tenga victoria sobre ti),
sino vence el mal con el bien. Ahoga el mal en el bien. Yo conozco a un creyente
dedicado, Paul McMillan, era mi compañero de estudios en el seminario. Era su deseo
dar su vida como misionero a la misma gente que había asesinado a su padre en el
campo misionero hacía muchos años. Este es un hermoso ejemplo de vencer el mal
con el bien: desear entregar el evangelio de Cristo a las mismas personas que habían
asesinado a su padre. En el corazón de este hombre no hubo lugar para la venganza,
pero hubo lugar para el amor de Cristo. El resultado fue que Paul fue guiado por el
Señor a otro campo misionero. Dios escogió no enviarlo al mismo lugar donde su padre
había trabajado, pero Paul había estado dispuesto ir allí o dondequiera que el Señor
quisiera enviarlo.

Esto concluye nuestro estudio de Romanos capítulo 12. Hay una conexión entre el
capítulo 12 y el capítulo 13. Hemos aprendido que no es tarea del creyente castigar a
los malhechores. Esta es tarea de Dios. ÉL es el vengador de ira. La venganza
pertenece a ÉL. ÉL pagará a Su modo y en Su tiempo. El capítulo 13 nos habla de que
una de las maneras en que Dios castiga a los malhechores es por medio del gobierno
humano que ÉL ha ordenado y establecido (comparar 13:4).

CAPÍTULO 13

El Gobierno Humano

Y
El Llamado de Alerta de Dios

(El Llamado de Dios a Despertar)


Introducción

Una de las maneras que Dios tiene para ejecutar Su ira y juicio y venganza sobre los
malhechores es por medio del gobierno humano (así tenemos la conexión entre la
última parte del capítulo 12 de Romanos y la primera parte del capítulo 13). Dios
delegó autoridad al gobierno humano después del Diluvio del Génesis. Esto se ve
especialmente en que Dios otorgó al hombre el derecho de castigar a los malhechores,
especialmente a los asesinos (Génesis 9:6). Esta misma verdad es presentada aquí
en Romanos capítulo 13.

Romanos 13:1

“Sométase” –este es un término militar que significa “estar bajo jerarquía, tomar su
propio lugar bajo quienes están en autoridad, estar en sujeción, rendirse, ser
obediente”. Comparar con el mandamiento dado en Tito 3:1. “Autoridades
superiores” = autoridades, autoridades gobernantes, definidos en el versículo 3 como
dirigentes, autoridades civiles, magistrados. El gobierno humano fue instituido por Dios
después del Diluvio del Génesis. El versículo clave es Génesis 9:6 que dice que la
persona que derrama la sangre de un hombre (asesinato violento), por el hombresu
sangre será derramada. Dios Mismo podría haber decidido castigar directamente a los
asesinos, pero ÉL escogió delegar esta responsabilidad en el hombre. El gobierno
humano fue instituido y ordenado por Dios, y sean salvos o no salvos, todos los
hombres se benefician del gobierno y todos los hombres deberían temer al gobierno
cuando desobedecen sus leyes y se rebelan contra su autoridad.

“Toda persona” = todo ser humano.

“Porque no hay autoridad sino de parte de Dios” –Dios es la máxima y más alta
Autoridad. ÉL está por sobre todo gobernante. El Señor Jesús lo dijo claramente en
Juan 19:11. Comparar también Daniel 4:17, 25, 32; 2 Crónicas 20:6 y Salmo 75:7.
“Establecidas” =ordenadas, designadas, puestas en su lugar. Ningún hombre o mujer
podría estar en alguna posición de autoridad sin la voluntad y el permiso del Soberano
Dios del cielo.

Romanos 13:2

Por cuanto las autoridades civiles han sido ordenadas por Dios, ¡no las resistas! No es
sabio luchar contra lo que Dios ha establecido. “Resiste” = estar en contra, oponerse
(lo contrario de “someterse”). “Condenación” =juicio o castigo. Desobedecer a las
autoridades es desobedecer a Dios (ver 1 Pedro 2:13-17).

Romanos 13:3

“Temor” = miedo, objeto de terror. Los gobernantes deben premiar las buenas obras
y castigar las malas obras. Como regla general, los gobiernos recompensan lo bueno y
castigan lo malo. Usualmente, si uno obedece las leyes y es un ciudadano observante
de la ley, nada tiene que temer. El libro de 1 Pedro hace una clara distinción entre
quienes sufren como resultado del mal que han hecho y quienes sufren como resultado
de su testimonio cristiano (ver 1 Pedro 2:14, 19-20; 3:13-14; 4:14-16).

Romanos 13:4

El mandatario (la autoridad gubernamental) es siervo de Dios. Esto sería aplicable hoy
al presidente, los congresistas, gobernadores, policías, etc. Aunque la mayoría de estos
hombres no son salvos, con todo, ellos son siervos de Dios en el sentido de que están
cumpliendo con la voluntad de Dios castigando a los que hacen mal. Dios ha puesto a
estos hombres en posiciones de autoridad para nuestro bien. Los que quebrantan las
leyes y hacen mal tienen motivo para temer, porque si son capturados, tienen que
padecer el castigo que las autoridades han determinado. Dios podría castigar
directamente a los malhechores, pero ÉL ha escogido usar al gobierno humano para
ejecutar el rigor en la persona que hace mal. Por esto los gobernantes son para bien y
para nuestra conveniencia. El gobierno nos protege castigando a los delincuentes y
disuadiendo y desalentando a potenciales trasgresores de la ley. Es poco probable que
cometan crímenes los que temen el castigo y que piensan que pueden ser apresados.
La venganza pertenece Dios (Rom. 12:19), y el Dios de la venganza ha permitido a
Sus siervos gobernantes que ejecuten juicio sobre los que hacen mal (Rom. 13:4).

Dios ha dado al gobierno incluso el poder sobre la vida y la muerte: el derecho a


ejecutar la pena capital. Ellos llevan de continuo la espada, y la espada se usa para
castigar a los malhechores. La espada no se lleva en vano, sino sirve para un propósito
importante. En los tiempos del Nuevo Testamento, la espada era un instrumento para
ejecutar la pena capital. Juan el Bautista fue ejecutado con la espada. Así también
Jacobo, el hermano de Juan (Hechos 12:2). Pablo fue ejecutado con la espada en los
días de Nerón (no podía ser crucificado, porque era un ciudadano romano). La
crucifixión era el método de ejecutar a los peores criminales. El método usual para
ejecutar la pena capital era decapitación mediante la espada.

Es importante estudiar bien lo que la Biblia enseña acerca del importante tema de la
pena capital.

LA ENSEÑANZA DE LA BIBLIA SOBRE LA PENA


CAPITAL
Nota: La ilustración anterior no ha sido dada para sugerir que la guillotina debiera ser el
método preferido de ejecución en nuestra sociedad en el día de hoy. Sin embargo tenía
aspectos positivos. Servía como elemento disuasivo al crimen por el terror que inspiraba. La
perspectiva de que te cortaran la cabeza es algo que espantaría a la mayoría de las
personas, en contraste con una inyección letal que es relativamente indolora—es como
dormirse y no despertar más. Aunque era espantosa, la guillotina no era inusualmente cruel,
porque antes de que la víctima pudiera sentir mucho dolor, todo ya había pasado.
Ocasionaba una muerte rápida. Es posible que la muerte por la guillotina sea usada
nuevamente en el futuro por las fuerzas del Anticristo (ver Apocalipsis 13:4), aunque la
decapitación puede ser efectuada también con una espada u otros métodos. El método de
pena capital aprobado por Dios en los días de Moisés era la muerte por apedreamiento
(Números 15:36; Deut. 21:18-23). Los romanos usaban la muerte por crucifixión para los
que no eran ciudadanos y usaban la espada para decapitar a los criminales que eran
ciudadanos romanos. El indómito Oeste usaba a menudo la muerte por ahorcamiento. En
otros lugares se han usado los pelotones de fusilamiento. En la sociedad americana se ha
usado la silla eléctrica y la inyección letal.

1. Instituida por Dios Mismo

La pena capital fue instituida por Dios Mismo después del diluvio universal. Leemos
de ésto en Génesis 9:6—“El que derramare sangre de hombre, por el hombre su
sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre”. Este
versículo está hablando acerca de un asesino, alguien que a sabiendas y con
violencia derrama la sangre de un hombre ocasionando su muerte. Aquí Dios da al
hombre la autoridad y el derecho y la obligación de ejecutar al asesino: “por el
hombre su sangre será derramada”. La razón dada para ésto está basada en el
valor y el carácter sagrado de la vida humana: “porque a imagen de Dios fue hecho
el hombre”. En este caso la justicia se lleva a cabo según la regla: “vida por vida,
ojo por ojo, diente por diente” (Éxodo 21:23-24). El castigo tiene que ser
equivalente al crimen. El crimen en este caso es el asesinato y el castigo era la
muerte. Nótese que Génesis 9:6 fue dado al hombre antes de que fuera dada la ley
de Moisés.

2. “¿No Matarás?”

La pena capital no es una violación del sexto mandamiento que dice, “No matarás”
(Éxodo 20:13). La traducción correcta de este verbo es, “No asesinarás”. Todo
asesinato es matar, pero no todo matar es asesinato. Algunos ejemplos de matar
que no se consideran asesinato son los siguientes: a) matar al enemigo en la
guerra (ejemplos bíblicos: David matando a Goliat, Josué y los israelitas cuando
conquistaron la tierra); b) un esposo que descubre que un hombre está a punto de
matar a su esposa y/o sus hijos, protege y defiende a su familia matando al
atacante; c) un policía que mata en el cumplimiento de su deber, para proteger
vida inocente; d) la persona que ejecuta la pena capital, como el hombre que
conecta el interruptor de la silla eléctrica; e) matar por accidente, cuando el
homicida no intentaba quitar la vida a alguien. Debemos notar también que el
Señor Jesucristo Mismo “juzgará y hará guerra” en Su segunda venida, lo que
resultará en una innumerable cantidad de muertes (Ap. 19:11-20).

3. Delitos que Son Castigados con la Muerte

Estamos seguros de que la pena capital no es una violación de los Diez


Mandamientos. Esto es evidente cuando estudiamos el capítulo que sigue
inmediatamente a los Diez Mandamientos: Éxodo capítulo 21 (los Diez
Mandamientos se encuentran en el capítulo 20). En el capítulo 21 leemos que Dios,
en Su ley, demandaba la pena de muerte para varios delitos como el asesinato, el
secuestro, maldecir a los padres, etc. Ver Éxodo 21:12, 15, 16, 17. Ver también en
Levítico 20:10-17 otros delitos que se castigaban con la pena de muerte en la ley
de Moisés.

4. El Verdugo como Siervo de Dios

En los tiempos del Nuevo Testamento aún se practicaba la pena capital. Romanos
13:4 dice que Dios ha dado al gobierno humano la autoridad de ejecutar severidad
sobre los malhechores por medio de la espada (un instrumento común de pena
capital en los días del Nuevo Testamento). El Apóstol Pablo vivía en un tiempo en
que la pena capital se practicaba comúnmente en el Imperio Romano (no como en
nuestros días), sin embargo él no condenó esa práctica. Por el contrario, él
describió a la persona que lleva la espada como siervo de Dios. De modo que el que
castiga al malhechor, lo hace ejerciendo la autoridad delegada de Dios.

5. Una Disuasión Efectiva

Cuando se practica consistentemente la pena capital, ésto es un freno efectivo para


el delito, porque el temor a la muerte es el mayor temor que tiene el hombre (ver
Hebreos 2:14-15). Puesto que la muerte es el rey de los temores, un hombre lo
pensará dos veces antes de cometer un crimen si sabe que le costará la vida. Será
menos reacio a asesinar a alguien cuando sabe que lo peor que le pueda suceder es
estar en la cárcel por el resto de su vida, con provisión de alimentos, viendo
televisión, etc. Cuando la justicia se cumple con prontitud, entonces “los que
quedaren oirán y temerán, y no volverán a hacer más una maldad semejante en
medio de ti” (Deut. 19:20). Cuando no se ejecuta pronto el justo castigo, eso
resulta en un aliciente para el delito (ver Ec.8:11).

6. ¿Cruel e Inhumano?

¿La pena capital es cruel e inhumana? Por lo general no es agradable ser testigo de
la muerte y los que tienen la responsabilidad de ejecutar a un criminal, ciertamente
no tienen una tarea envidiable. Sin embargo, debemos cuidarnos de concentrarnos
en el criminal y olvidarnos de la víctima del crimen. El asesinato a sangre fría es
muy cruel e inhumano. Una violación forzosa es muy cruel e inhumana. Secuestrar
un avión poniendo en peligro la vida de muchas personas es muy cruel e inhumano.
Promover drogas destructivas es muy cruel e inhumano. En nuestro celo por
proteger al criminal podemos perder de vista la atrocidad del crimen. A pesar de la
posición que una persona tenga en cuanto a la pena capital, todos tendrán que
estar de acuerdo en que si un asesino es ejecutado, nunca volverá a asesinar. Es
notable que las personas que condenan la pena capital como un método cruel e
inhumano de destruir la vida de una persona, sean a menudo las mismas personas
que están a favor del derecho al aborto. ¿Por qué tiene mayor derecho a la vida un
asesino culpable que un niño no nacido?

7. El Testimonio de Pablo

¿Qué pensaba el Apóstol Pablo de la pena capital? ¿La consideraba injusta y cruel e
inhumana? Ya hemos considerado la enseñanza de Pablo en Romanos 13, pero
debemos notar también lo que el Apóstol dijo en Hechos 25:11: “Porque si algún
agravio, o cosa alguna digna de muerte he hecho, no rehúso morir”. Pablo sabía
que había ciertos crímenes que eran dignos de muerte, y sabía que los culpables de
dichos delitos debían ser ejecutados. Si él era culpable de alguno, él no se negaría
a morir. El se sometería a la pena capital si hubiera hecho algo que lo mereciera.
Desde luego, Pablo era inocente de cualquiera de esos delitos, y sin embargo él fue
finalmente ejecutado bajo Nerón. ¿Por cuál delito? Por predicar el evangelio de la
gracia de Dios.

8. Bárbaros Perspicaces

Aún hombres sin cultura saben en lo profundo de su corazón que ciertos delitos
demandan la pena de muerte. Esto está ilustrado en Hechos 28 cuando Pablo
naufragó en la isla de Malta donde se encontró con un grupo de naturales amables
(v.1-2). Mientras Pablo echaba unas ramas al fuego, una víbora venenosa le mordió
la mano. Normalmente una mordedura así resulta fatal en un par de minutos.
Cuando los nativos vieron ésto, ellos dijeron, “Ciertamente este hombre es
homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir” (v.4). Estos nativos
vieron lo que ellos pensaban era el castigo (muerte) y así asumieron un crimen (él
tiene que ser un homicida). Pronto se dieron cuenta que estaban equivocados, pero
el punto es que estos naturales tenían un sentido de justicia formado y sabían que
los asesinos deben pagar con su vida por su crimen.
9. El Testimonio de un Ladrón (Bandido)

En Lucas capítulo 23 tenemos un testimonio honesto de un hombre que estaba


siendo ejecutado por los crímenes que había cometido. Esta era una pena capital
por medio de la crucifixión romana. Este hombre era un malhechor, fue arrestado y
fue encontrado culpable de delitos dignos de muerte. Los métodos de ejecución
modernos generalmente son ligeros e indoloros comparados con la crucifixión
romana. ¿Qué pensaba este hombre de la pena capital? ¿Se oponía a ella? ¿La
consideró cruel e inhumana? ¿Pensó que era ilegal e injusta? Aquí está su
testimonio (sus palabras al otro criminal condenado): “¿Ni aún temes tú a Dios,
estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos,
porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos” (Lucas 23:40-41). En otras
palabras, él estaba diciendo, “Nosotros estamos recibiendo exactamente lo que
merecemos: muerte por crucifixión. Lo que hemos hecho es digno de muerte”. La
mayoría de nosotros no somos culpables de delitos dignos de muerte ante los
hombres y ante el gobierno humano. Sin embargo, ante un Dios Santo cada uno de
nosotros debemos reconocer que hemos hecho cosas que son dignas de muerte
(ver Romanos 1:29-32; 6:23a). Como dice el Antiguo Testamento, “El alma que
pecare, esa morirá” (Ezequiel 18:4). Cuán agradecidos debemos estar de que
nuestro Señor Jesucristo sufriera la pena de muerte por nosotros: “Mas Dios
muestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por
nosotros” (Rom.5:8).

10. La Muerte de un Hombre Inocente

Si se practica la pena capital, ¿no puede suceder que un hombre inocente sea
declarado culpable y sea ejecutado? Sí, lamentablemente esto es cierto. Nuestro
sistema judicial está lejos de ser perfecto y a veces el culpable es justificado y el
inocente es condenado (comparar Deut. 25:1). Aún sin la pena capital, es cierto
que a veces algunos hombres inocentes son enviados a la cárcel, aún de por vida.
Debemos recordar que en el cielo hay un Juez recto y justo que ve todo y que sabe
todo y que algún día rectificará todo lo que está mal y que enderezará todo lo que
está torcido. En la eternidad todo será corregido (ver Lucas 16:25 como ejemplo de
ésto). El ejemplo más grande de un hombre inocente que fue ejecutado es el del
Señor Jesús Mismo, “el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca” (1
Pedro 2:22). El único Hombre sin pecado que jamás haya vivido fue condenado a
muerte por crucifixión. Al meditar sobre la muerte de Cristo, debemos recordar que
fue por nuestros pecados que ÉL sufrió y sangró y murió (1 Co.15:3; Rom.5:8).
“Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el Justo por los
injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18). Nosotros somos los culpables que
merecíamos la pena de muerte (Rom.6:23), pero Jesús lo pagó todo. ÉL murió para
que nosotros podamos vivir (Juan 5:24).

Romanos 13:5

Pablo está enseñando aquí que el SOMETIMIENTO a las autoridades civiles es


necesaria: “es necesario estarle sujetos”. ¡Es necesario! ¡Tienes que estarlo! Luego
Pablo da dos razones por qué debemos estar sujetos: 1) “castigo”—tememos el
castigo si no nos sometemos; tememos al “servidor de Dios, que es vengador
para castigar al que hace lo malo” (v.4). Tenemos un sano temor al castigo que
sufriremos si quebrantamos la ley. Tememos lo que sucede a quienes resisten y se
rebelan y quebrantan las leyes del país. Tiene que haber una disuasión al crimen. Si
las autoridades eliminan el castigo, también eliminan el temor y no hay freno para el
delito. 2) “la conciencia” –debemos someternos por causa de la conciencia. Debemos
tener una conciencia limpia. La persona que tiene una conciencia limpia puede decir,
“Sé que soy un ciudadano que observa la ley. Yo guardo las leyes de Dios y guardo las
leyes del país. Lo hago así porque Dios lo dice”. Muchas personas se someten por la
primera razón (“castigo”), pero no por la segunda razón (“conciencia”). Ellos razonan,
“mientras pueda hacerlo y evite el castigo, no tengo problemas en quebrantar la ley”
(manejar a exceso de velocidad, falsear mi declaración de impuestos, etc.).

La Biblia enseña en otra parte que a veces no debemos someternos, cuando es


necesario desobedecer a los que tienen autoridad sobre nosotros. Dos ejemplos de
ésto son obvios: 1) el caso de Daniel en Daniel capítulo 6, cuando se le dijo que no
orara; 2) el caso de los primeros cristianos en Hechos 5, cuando las autoridades
religiosas les dijeron que no predicaran. En tales casos las autoridades se introducen
en el “campo de Dios”, lo cual es una violación de las órdenes de Dios. Cuando hay
mandamientos que están en conflicto, tenemos que seguir la enseñanza de Hechos
5:29—“Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios
antes que a los hombres”. Otros dos ejemplos de desobediencia a las autoridades
humanas a fin de obedecer a Dios son: 1) las parteras hebreas (Éxodo 1:15-17); 2)
los magos que desobedecieron la orden de Herodes (Mateo 2:8, 12, 16).

Otros pasajes que se refieren a la responsabilidad del creyente frente a las autoridades
civiles son: 1 Pedro 2:13-17; 3:13-14; 3:16-17.

Romanos 13:6

Debemos PAGAR (cumplir nuestras obligaciones) TRIBUTOS (impuestos). ¿Por qué?


Estas personas son ministros de Dios (servidores, ver 13:4) y debemos sustentar a los
ministros de Dios. Ellos son servidores públicos que están cumpliendo la voluntad de
Dios, especialmente cuando castigan a los que hacen lo malo. Ellos están sirviendo
constantemente en el gobierno (“atienden continuamente a esto mismo”) y
necesitan ser sustentados. Cómo debemos dar gracias a Dios por los policías, los
bomberos y otros servidores públicos que ministran y sirven a favor nuestro. Ellos
deben ser remunerados.

Romanos 13:7

“Pagad a todos lo que debéis” = devuelve lo que debes, retorna lo que les
pertenece. Nosotros le debemos algo a nuestra sociedad. Debemos cumplir con
nuestra obligación para con todos los hombres. Hay cuatro cosas que debemos rendir:
tributo, impuesto, respeto, honra. “Tributos” = impuestos, impuestos gravados sobre
personas y propiedades, especialmente para César (a Roma); “impuestos” =
derechos de aduana sobre bienes importados o exportados, peaje, tarifa. Hay quienes
merecen nuestro temor, nuestro respeto. Hay otros que merecen
nuestro honor.Hombres como oficiales de policía, jueces, hombres en funciones de
gobierno merecen nuestro respeto y honor. En 1 Pedro 2:17 dice que “honremos a
todos”. Recordemos lo que nuestro Señor enseñó acerca de tributos e impuestos:
Mateo 17:24-27 y Lucas 20:21-26.

Romanos 13:8
“No debáis a nadie nada” = No debas nada a nadie. Esta frase importante ha sido
entendida de dos maneras: 1) Yo no debo nada a nadie porque nunca he incurrido en
deudas. Me niego a pedir prestado dinero. Me niego a usar tarjetas de crédito. Me
niego a comprar algo a menos que tenga el dinero en la mano. No quiero deber nunca
nada a nadie. Nunca pediré prestada cosa alguna, por lo cual nunca deberé nada a
nadie. 2) Yo no debo nada a nadie porque he pagado todas mis deudas. He cumplido
con todas mis obligaciones como es debido. Yo estaba en deuda con ciertas personas,
pero he pagado esas deudas a tiempo y he cumplido con mis obligaciones. No tengo
ninguna deuda pendiente (sin pagar).

La primera interpretación de la frase no puede ser correcta por varias razones. Esta
interpretación dice, “No debo nada a nadie porque nunca he contraído una deuda”.
Esto contradice al versículo anterior (v.7) que dice que debemos pagar a todos lo que
les debemos (es decir, estamos en deuda con las personas de nuestra sociedad y
debemos pagar lo que les corresponde). De modo que el énfasis del v.7 no es que no
tengamos deudas, sino que nos hagamos cargo de estas deudas y que devolvamos
(paguemos) lo que debemos. De modo que debemos entender el v.8 como sigue: “no
debo nada a nadie porque he pagado mis deudas y he rendido a todo hombre lo que le
debía”. De modo que rechazamos el punto de vista que dice que el v.8 significa
“NUNCA CONTRAIGAS DEUDAS”. Debe entenderse que significa: “PAGA TUS DEUDAS
(paga lo que debes) PARA QUE NO DEBAS NADA A NADIE”.

Si el otro punto de vista fuera correcto (“NUNCA CONTRAIGAS DEUDAS”), entonces


todo préstamo sería pecado, porque te pondría en deuda y tendrías la obligación de
reembolsar y de devolver lo prestado. Esto no solo incluiría dinero, sino el tomar en
préstamo de cualquier objeto (como un libro de la biblioteca, un rastrillo de tu vecino,
etc.). Esto también significaría que sería malo prestar, porque al prestar tu estarías
alentando el pecado (estarías animando a alguien a pedir prestado y estarías así
animando a alguien a deber algo a alguien).

De modo que debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Condena la Escritura el


prestar o pedir prestado? Aunque la Biblia nos advierte acerca de los peligros de
prestar, no condena esta práctica. En verdad, la Escritura favorece el prestar.
Considere los siguientes pasajes:

“El hombre de bien tiene misericordia y PRESTA; gobierna sus asuntos con juicio”
(Salmo 112:5). Un hombre bueno es el que PRESTA.

“A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar”


(Prov.19:17). Prestar al pobre es un negocio a pérdida, porque el pobre no puede
devolver lo prestado. Pero DAR al pobre (cuando se hace en el tiempo apropiado y de
la manera apropiada) es considerado aquí como PRESTAR al SEÑOR, porque el SEÑOR
devolverá al que da al pobre.

“Y aconteció que mientras uno derribaba un árbol, se le cayó el hacha en el agua; y


gritó diciendo: Ah, señor mío, era prestada” (2 Reyes 6:5). No había nada malo en
pedir prestada el hacha. El problema era que el objeto prestado se había perdido en el
agua haciendo imposible su devolución al que la había prestado. Lo que la Escritura
condena no es el pedir prestado, sino el no devolver los bienes prestados y el fallar en
retornar lo que había sido facilitado.
“El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta”
(Prov. 22:7). El que pide prestado llega a ser siervo del que presta. Este versículo no
condena el pedir prestado, sino que advierte de sus peligros. Hay un gran peligro en
entrar en una deuda prolongada. Debemos pagar nuestras deudas tan pronto sea
posible y debemos ser cuidadosos de no pedir prestado más de lo que podamos
devolver. En nuestros días es muy importante ser cuidadosos con el uso de las tarjetas
de crédito. Los bancos y las compañías de tarjetas de crédito actúan como
PRESTAMISTAS cada vez que se usa la tarjeta de crédito y si la persona no paga
pronto su deuda (a la primera facturación), terminará pagando altas tasas de interés.
Muchos se han metido en problemas financieros por el uso imprudente de las tarjetas
de crédito.

“El impío toma prestado, y no paga; mas el justo tiene misericordia, y da” (Salmo
37:21). Nótese la primera parte de este versículo. ¿Por qué es considerado IMPÍO este
hombre? No es porque pidiera prestado, sino porque no devuelve lo que pidió
prestado. No devolver lo que has pedido prestado es en verdad una manera de robar.
Es quedarte con algo por demasiado tiempo y usarlo como si fuera tuyo, cuando debió
haber sido devuelto a su legítimo dueño. ¿Qué si robaras el rastrillo de tu vecino y lo
dejaras en tu cochera? ¿Qué si pidieras prestado el rastrillo de tu vecino y meses más
tarde aún estuviera en tu cochera? En ambos casos estas quedándote malamente con
lo que pertenece a tu vecino y que debería estar en la cochera de tu vecino. No
deberías actuar como si lo poseyeras, porque no es tuyo. Debemos respetar la
propiedad de los demás. La diferencia entre estos dos ejemplos está en primer
lugar en la manera en que el rastrillo llegó a tu cochera. En el primer ejemplo llegó allí
por el pecado de hurto. En el segundo ejemplo llegó allí porque lo pediste prestado con
el permiso de tu vecino. El dijo que podías usarlo. Pero él no te dijo que podías usarlo
y guardarlo durante meses.

Considera la biblioteca pública. No tiene nada de malo pedir prestado libros o


grabaciones de la biblioteca. Para eso está la biblioteca y ésto es fomentado. Lo que
está mal es no traer de vuelta los libros a tiempo. Es entonces cuando
las biblioteca dan multas y censuras.

“Sino abrirás tu mano a él (un hombre pobre) liberalmente, y en EFECTO LE


PRESTARÁS lo que necesite” (Deut. 15:8). Aquí se estimula el PRESTAR.

“Y si PRESTÁIS a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque


también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. Amad, pues, a
vuestros enemigos, y haced bien, y PRESTAD, no esperando de ello nada; y será
vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los
ingratos y malos” (Lucas 6:34-35). Si PRESTAR fuera inherentemente pecaminoso, el
Señor Jesús nunca habría dicho ésto. La enseñanza aquí es que debemos amar a
nuestros enemigos y hacerles bien, aunque nos retribuyan con mal. El BIEN que
podemos hacer incluye el PRESTAR, y el mal que ellos pueden hacer es no devolver.

“En todo tiempo tiene misericordia y PRESTA; y su descendencia es para bendición”


(Salmo 37:26). El hombre justo es misericordioso y PRESTA.

Recuerda, si es pecado pedir prestado (como algunas personas enseñan


equivocadamente basados en Rom.13:8) entonces también es pecado prestar. ¿Por
qué? Porque al prestar a alguien, haces de esa persona un prestatario y por tanto un
pecador. Si prestar hace PECAR a alguien, entonces sería malo prestar. Esto no es lo
que enseña el pasaje anterior. En realidad, el Señor Jesús dijo, “Al que quiera tomar
de ti prestado, no se lo rehúses” (Mateo 5:42).

El verdadero significado de Romanos 13:8 es que debemos PAGAR NUESTRAS DEUDAS


de una manera responsable, con el resultado de que “no debemos nada a nadie”. No
significa que nunca puedas contraer una deuda, porque si fuera ese el significado,
nunca podrías pedir prestado un libro de la biblioteca, nunca podrías pedir prestado un
lápiz de tu compañero de colegio y nunca podrías pedir prestado un huevo o un cuarto
de mantequilla de tu vecina.

El resto del versículo da claridad de que éste es el verdadero significado: “No debáis a
nadie a nada, SINO EL AMAROS UNOS A OTROS; porque el que ama al prójimo, ha
cumplido la ley” (Rom.13:8). El punto de vista que dice que nunca debemos contraer
una deuda, está enseñando que nunca debemos tener obligación alguna. Romanos
13:8 no enseña que nunca debemos tener obligación alguna, sino que debemos
cumplir con nuestras obligaciones pagando nuestras deudas. Sin embargo, hay una
obligación que tendremos siempre. Hay una deuda que nunca podremos pagar, y esa
es la DEUDA DEL AMOR. Mientras más pagas esa deuda, más debes.

Supongamos que tú debes a alguien $10.00. Una semana más tarde, tú devuelves a
esa persona toda la cantidad. Entonces puedes decir: “He cumplido con mi obligación y
con mi responsabilidad. Ya no estoy en deuda. He terminado con esto. Ya no tengo que
pagar más”. Mas, por el contrario, cuando tú demuestras amor hacia alguien y te das a
ti mismo por el bien de otra persona, entonces no puedes decir, “He cumplido con mi
responsabilidad. He amado a esa persona y ya no tengo obligaciones. Nunca más
necesitaré amar otra vez a esa persona”. No, el amor es una obligación constante y
debemos seguir cumpliéndola.

Aplicación a la salvación: Por causa de nuestro pecado, teníamos una gran deuda
para con Dios. Cristo vino a pagar una deuda que no era Suya, porque nosotros
teníamos una deuda que no podíamos pagar. “La paga del pecado es MUERTE” y la
única manera en que podríamos pagar esa deuda, sería sufriendo la eterna separación
(MUERTE) de Dios en el lago de fuego. Cuando el Señor Jesús tomó nuestro lugar en la
cruz, ÉL murió como nuestro SUSTITUTO y ÉL pagó totalmente la deuda que nosotros
teníamos. El pecador podría preguntar, “Pero, Dios, ¿no estoy obligado a pasar la
eternidad en el lago de fuego por causa de mi pecado?” Dios podría responder, “Estoy
completamente satisfecho de que la deuda ha sido pagada. Mi amado Hijo la pagó por
completo”. Como dice el himno, “Cantaré de mi Redentor y de Su maravilloso amor por
mí; ÉL sufrió en la cruenta cruz para librarme de la maldición. Canta, canta de mi
Redentor, con Su sangre me compró, en la cruz selló mi perdón, ÉL PAGÓ LA DEUDA y
me libertó”.

¿Cómo puedo cumplir con mi responsabilidad hacia mi prójimo? Es imposible hacerlo


sin amor: “Porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley” (Rom. 13.8). Gálatas
5:14 enseña lo mismo: “Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a
tu prójimo como a ti mismo”.

Romanos 13:9-10

En este versículo Pablo cita de la segunda tabla de la ley que trata de nuestras
responsabilidades hacia el hombre, nuestras obligaciones hacia nuestro prójimo. El cita
el 6º, 7º, 8º, 9º y 10º mandamiento (ver Éxodo 20:13-17) y luego da el mandamiento
resumen, que se encuentra en Levítico 19:18, amarás a tu prójimo como a ti
mismo, que el Señor Jesús llamó el segundo gran mandamiento (Mateo 22:38-39). Si
realmente AMAMOS al Señor Dios con todo nuestro corazón (el mandamiento más
grande), entonces no nos inclinaremos ante un ídolo, no tomaremos Su Nombre en
vano, etc. “El amor no hace mal al prójimo” (v.10). Si realmente AMAMOS a
nuestro prójimo, entonces no le robaremos, no cometeremos adulterio con su mujer,
no lo asesinaremos, no codiciaremos lo que le pertenece, etc. Por esto el AMOR es el
cumplimiento de la LEY. Si AMAS a Dios y a tu prójimo como corresponde, entonces
has practicado y cumplido las demandas de la LEY. Nota: La palabra “matar” del v.9
debería traducirse “asesinar” (ver Mateo 19:18). Todo asesinato es matar, pero no
todo matar es asesinato (como ya hemos discutido anteriormente en este capítulo, en
la sección de la pena capital). La palabra “se resume” en el v.9 significa “síntesis,
recapitular”. Aquí tenemos toda la LEY condensada en pocas palabras. Los 613
mandamientos de la ley se pueden resumir en los dos mandamientos que se
encuentran en Mateo 22:36-40. Estos dos mandamientos se pueden resumir en una
palabra, “AMOR”.

Pero, ¿cómo podemos AMAR? Por nosotros mismos es imposible. La clave se encuentra
en Gálatas 5:16-22 y Romanos 8:2-4.

EL LLAMADO DE DIOS A DESPERTAR


Romanos 13:11-14

Como creyentes en Cristo no debemos estar durmiendo. Debemos estar alerta y muy
despiertos, sirviendo al Señor. Sin embargo, es triste y a menudo cierto, que los
creyentes se encuentran en un estado espiritual de somnolencia y modorra y por ésto
Dios tiene que hacer un llamado a despertar. Hay cuatro pasajes en el Nuevo
Testamento en los que Dios llama a los creyentes a DESPERTAR.

1) Efesios 5:14

¡DESPIÉRTATE TÚ QUE DUERMES! ¡Levántate! ¡Es tiempo de despertar! ¡Anímate! Los


creyentes necesitan ser sacudidos de su modorra espiritual.

A veces escuchamos la expresión, ¡LEVÁNTATE Y ALUMBRA! Los creyentes deben


LEVANTARSE Y ALUMBRAR para Cristo. ¿Por qué? Porque somos hijos de luz, no de la
tinieblas (v.8). “LEVÁNTATE DE LOS MUERTOS”. El lenguaje que se usa en estos
versículos es el de resurrección. Los creyentes necesitan un reavivamiento espiritual y
los creyentes necesitan despertar del estancamiento espiritual. Debemos estar
espiritualmente DESPIERTOS y debemos estar espiritualmente VIVOS. Nuestro
propósito de vivir en esta tierra es MANIFESTAR la VIDA misma de nuestro Señor
Jesucristo (2 Co.4:10-11), expresar Su VIDA. ¿Cómo sabrá el mundo que Jesucristo
vive hoy? Viéndolo vivir en y por medio de Sus creyentes: “Cristo vive en mí”
(Gálatas 2.20). ¿Cómo puede realizarse ésto? Efesios 5:18 es a clave: “SED LLENOS
DEL ESPÍRITU”.

2) 1 Corintios 15:32-34

En la iglesia de Corintio había un serio problema doctrinal. Había algunos entre los
corintios que estaban diciendo que no había resurrección de los muertos (1 Co.15:12).
De acuerdo con esta falsa enseñanza, la gente muere, ¡y eso sería! Ellos no
resucitarán.

Negar la sana doctrina es algo muy serio, porque lleva a la decadencia moral. Lo que
una persona CREE afecta a como una persona se COMPORTA. La doctrina falsa afecta
la manera en que la gente vive. Si no creen bien, no vivirán bien.

Si los muertos no resucitan, ¿por qué no ser indulgentes ahora con los deseos de la
carne? Si vas a morir mañana, ¿por qué no pasarlo bien hoy? La filosofía epicúrea era
que la meta del hombre era vivir una vida de placer: “Comamos y bebamos y seamos
felices, porque mañana moriremos”. Comparar 1 Co.15:32. Hay una antigua fábula
acerca de una mosca epicúrea que se estaba ahogando y muriendo en un frasco de
miel. La mosca dice: “He comido y bebido y me he bañado y no me importa nada si
muero”.
“No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Co.
15:33). “Malas conversaciones” significa “mala compañía, malos compañeros”. No te
asocies con quienes sostienen falsas doctrinas y que se comportan de acuerdo a ellas.
Si lo haces, terminarás corrompiéndote. La mala compañía corrompe la moral (el buen
carácter). Es muy importante andar y asociarse con el tipo de personas apropiado
(Prov. 13:20; Salmo 119:63).

El LLAMADO DE ALERTA de Pablo se encuentra en el v.34: “VELAD debidamente, y


no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo” (1
Co.15.34). “Velad” significa despertar sobriamente después de un sueño aletargador,
recobrar los sentidos después de haber estado amodorrado y adormecido. Pablo está
diciendo: “Despierta a la sobriedad. Levántate de tu intoxicación moral. No sigas
embriagado con esa doctrina falsa y corrupta. No sigas bajo la terrible influencia de
esas doctrinas engañosas”.

3) 1 Tesalonicenses 5:4-9

Por cuanto la Palabra de Dios es verdad, los creyentes están informados sobre lo que
está sucediendo en el mundo. Los creyentes conocen el programa profético de Dios
que ÉL ha revelado en las Escrituras. Los inconversos se verán totalmente cogidos por
sorpresa por los eventos que han de suceder (1 Tesalonicenses 5:2-3).

Ver los versículos 4-5. Los creyentes no estamos en tinieblas, aunque antes lo
estábamos (1 Pedro 2.9; Col. 1:13). Los creyentes son hijos de luz. Estamos en el
mundo, pero no somos del mundo. Estamos en un mundo de tinieblas, pero no somos
de las tinieblas. Pertenecemos a la luz y al día.

“Por tanto, no durmamos como los demás” (1 Ts. 5:6). Este es un LLAMADO DE
ALERTA diferente. Los otros pasajes decían: “¡DESPIERTA!”. Este pasaje es diferente
porque dice: “¡NO TE DUERMAS!” Los “otros”, a los cuales se refiere este versículo, son
los INCONVERSOS. Los inconversos son “los que duermen”. Los creyentes deben
permanecer despiertos. Los que no conocen al Señor Jesucristo como a su Salvador,
están durmiendo. Sus ojos espirituales están cerrados. Ignoran totalmente lo que está
sucediendo y el peligro en que se encuentran.

En el v.7 leemos que se duerme de noche. Es totalmente inapropiado dormir de día.


Cuando vas al banco, normalmente no encuentras al cajero durmiendo. Normalmente
no encuentras al cartero durmiendo en el antejardín de tu casa. Esas actividades están
fuera de lugar y son inapropiadas durante el día.

Los creyentes son personas del día. Los inconversos son personas de la noche (ver
v.8). Gente del día son los que están despiertos, están sobrios y alerta. Una hermosa
descripción de un creyente sobrio, que está despierto y que está brillando para Cristo,
se encuentra en 1 Ts. 5:16-19.

4) Romanos 13:11-14

Este es el cuarto pasaje del Nuevo Testamento que nos da un LLAMADO DE ALERTA.
Consideremos cada uno de estos versículos separadamente:

Romanos 13:11

¡Es tiempo de despertar! De hecho, ya deberías estar despierto. Piensa en un


adolescente que está durmiendo y su madre y su padre dicen, “¡DESPIERTA! ¿Qué
estás haciendo aún en cama? ¿No sabes que hora es? ¡Es tarde! Deberías haberte
levantado hace dos horas”. Pablo estaba diciendo, “¿NO SABES QUE HORA ES? No es
hora de dormir. Es hora de estar despierto y alerta. ¡Levántate y sirve al Señor!”

“NUESTRA SALVACIÓN” se refiere a nuestra futura y final salvación. Esto también se


llama el “día de la redención” (Efesios 4:30; Rom. 8:23). Es cuando nuestra salvación
será completada y finalizada y, ¡qué día de regocijo será ese! Entonces estaremos en
la presencia del Señor y libres para siempre de la presencia del pecado. El día de
nuestra completa salvación está más cerca ahora que cuando primero creímos en
Cristo. Tu has sido salvo ¿por cuantos años? ______ Esto significa que ahora estás
______ años más cerca de aquel día de la salvación final que cuando primero creíste.
La venida del Señor se está acercando, el día de Cristo es inminente y el Dios que
comenzó la buena obra en ti, la terminará en ese momento (Filipenses 1:6). El día final
de nuestra redención y salvación se está acercando (comparar Lucas 21:28). Ese día
se está acercando rápidamente (comparar Hebreos 10:25). Alford ha escrito: “Una
correcta exégesis de este pasaje no puede dejar de reconocer el hecho de que el
Apóstol, tanto aquí como en otras partes (1 Ts.4:17; 1 Co.15:5), habla de que la
venida del Señor se acerca rápidamente”.

El tiempo que tenemos ahora para servir al Señor es limitado. Nuestros días son pocos
en número. Cómo no debemos permanecer despiertos y redimir el tiempo,
aprovechando al máximo cada oportunidad que nuestro Dios nos da, mientras le
servimos en el tiempo. Cuando llegue el día de nuestra final salvación, ya no
proclamaremos el evangelio. Ya no ganaremos almas para Cristo. Hemos de hacer
estas cosas ahora, por causa de Cristo y para la gloria de Dios.

Romanos 13:12

La noche está avanzada (casi ya ha pasado). Aún es de noche, pero la noche casi ha
terminado. Aún no es de día, pero casi. El día está “cerca”. El día se está aproximando
y acercando más y más (comparar Hebreos 10:25). El término “cerca” significa “está a
la mano” (es la misma palabra del v.11—“más cerca”). Es usada para el reino en
Mateo 3:2 (el reino “se ha acercado”) y para la venida del Señor en Santiago 5:8. La
venida del Señor está tan CERCA que casi ya está AQUÍ. Estamos viviendo en este
mundo de tinieblas. Aún es de noche, pero pronto será de día. Como creyentes,
estamos esperando el día. Estamos esperando el día de Cristo, el día del regreso de
Cristo (el día del rapto). “Aguardando la esperanza bienaventurada” (Tito 2:13).
“Esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo” (1 Co. 1:7 y ver el v.8 donde
Su venida es equivalente al “día de Cristo”). DESECHEMOS” significa “quitar, sacar,
desembarazarse de algo”, como quitarse la ropa. “VISTÁMONOS” tiene el significado
contrario (de modo que significa ponerse la ropa, ataviarse, usar algo). Las “ARMAS”
indican que estamos en una lucha. Aún es de noche. Estamos metidos en una
verdadera batalla. Los soldados no deben encontrarse durmiendo. Debemos estar
despiertos y alerta, para que podamos luchar y vencer. Levántate y brilla y lucha. Usa
las armas de la luz. Ver Efesios 6:10-18 y 1 Tesalonicenses 5:8 para una completa
descripción de la armadura que Dios ha provisto para el creyente. Es interesante que
estos dos pasajes clave, que tratan de la armadura del creyente, están precedidos por
el LLAMADO DE ALERTA de Dios (ver Efesios 5:14 y 1 Tesalonicenses 5:6).

Romanos 13:13

Los creyentes deben andar “honestamente” o DECENTEMENTE (la misma palabra


como en 1 Co.14:40). Debemos andar correctamente, como corresponde a hijos de
luz. Aunque aún es de noche, no somos de la noche y debemos andar de la manera
que es adecuada y decente para los que pertenecen al día y al reino de luz.

En este versículo se enumeran específicamente algunos de los pecados de las tinieblas


que tenemos que DESECHAR:

PECADOS DE FIESTA o PECADOS DE MESA: DESENFRENO—fiestas excesivas,


parrandas, orgías (mencionadas en Gálatas 5:21 como una de las obras de la carne).
Ver esta palabra también en 1 Pedro 4:3 (“disipación”), como era nuestra vieja vida
antes de que fuésemos salvos. BORRACHERAS—ver Lucas 21:34. Debemos estar
despiertos, alertas y sobrios, llenos del Espíritu, no embriagados con vino (Efesios
5:18).

PECADOS DE ALCOBA: LUJURIAS – se refiere a actividades pecaminosas que se


cometen en la cama. La cama matrimonial es santa y sin mancha, pero todas las otras
“camas” caen bajo el juicio de Dios (Hebreos 13:4). Toda clase de inmoralidad sexual
es abominación para el Señor, quien estableció el matrimonio como una institución
santa para el bien de la humanidad. LASCIVIA—este término significa que no hay
restricción sexual, pasión desenfrenada, libertinaje, extrema indulgencia sensual y
puede incluir orgías, intercambio de esposas y otros excesos sexuales. Este término se
usa para las obras de la carne (Gálatas 5:19), para el andar de los inconversos (1
Pedro 4:3), para la condición del corazón (Marcos 7:22) y para la conducta de los
sodomitas (2 Pedro 2:7).

PECADOS SATÁNICOS: CONTIENDAS—discordias, conflictos, altercados (ver


Gálatas 5:20 y 1 Co. 1:11 y 3:3). ENVIDIAS – celos, tener envidia de lo que otro
tiene o de lo que otro puede hacer (ver Gálatas 5:20). Los pecados de CONTIENDA y
ENVIDIA tienen su raíz en el ORGULLO, el pecado que resultó en la caída de Satanás
(ver 1 Timoteo 3:6 y comparar con 1 Timoteo 6:4).

Romanos 13:14

En agudo contraste con las obras de las tinieblas mencionadas en el v.13, los
creyentes han de vestirse con las armas de la luz, AÚN DEL SEÑOR JESUCRISTO,
Aquél que es nuestra VIDA (Col. 3:3-4). El término “provisión” significa “previsión,
cuidado, premeditación”. Por ejemplo, cuando una familia sale de viaje, usualmente
hace provisión para el viaje. Ellos lo planifican, lo ponderan, compran lo que necesitan
para el viaje, se preocupan de que el automóvil esté arreglado, llenan el estanque de
combustible, etc. El pecado hace su obra mortal, porque nosotros lo permitimos.
Hacemos provisión para ello. Lo planificamos y pensamos en ello y proveemos para
ello de mil maneras diferentes. No debemos pensar y discurrir en cómo lo haremos
para gratificar nuestra vieja naturaleza pecaminosa. Recuerda, la carne NO PUEDE ser
reformada, mejorada, transformada, hermoseada o perfeccionada. La Cruz (MUERTE)
es la única solución: “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus
pasiones y deseos” (Gálatas 5:24).

“VESTÍOS DEL SEÑOR JESUCRISTO”. El verbo “VESTIRSE” significa ponerse ropa,


ataviarse, cubrirse. Debemos vestirnos de Cristo. Debemos VESTIRNOS de Su
carácter. Los vestidos son muy visibles. Cuando la gente nos mira, puede ver
fácilmente nuestros vestidos. La vestimenta se nota. Cuando la gente nos mira, ¡que
Cristo sea visto! Que ÉL sea visto en toda nuestra conducta. Cuando la gente nos mira,
¿ven al Señor Jesús en nosotros o ven toda la fealdad de la carne? ¿Ven una vida
vivida para el yo o una vida que se vive para Aquel que murió y resucitó por nosotros
(2 Corintios 5:15)?

A nosotros nos parece una expresión inusual hablar de VESTIRSE DE UNA PERSONA,
pero los griegos entendían que este lenguaje significaba “imitar Su ejemplo, reproducir
Su espíritu, ser como ÉL”. (Ilustración: cuando una persona se pone un disfraz de
gorila, normalmente trata de actuar como un gorila, caminar como un gorila, hacer
ruidos como de gorila, etc.) Debemos vestirnos del carácter amable del Señor
Jesucristo, para que ÉL sea visto. ¡Vístete de Cristo! ¡Identifícate totalmente con ÉL! ÉL
es nuestra VIDA, nuestra VESTIDURA.

Compare este versículo con Gálatas 3:27 que enseña que cada creyente ya está
revestido de Cristo:

DE CRISTO ESTÁIS REVESTIDOS (Gálatas 3:27)


VESTÍOS DEL SEÑOR JESUCRISTO (Romanos 13:14)

Un pasaje dice que lo has hecho; el otro pasaje dice que debes hacerlo. El pasaje de
Gálatas está hablando de la POSICIÓN del creyente; el pasaje de Romanos está
hablando de la CONDICIÓN del creyente. Tenemos una posición perfecta EN CRISTO, y
por eso estamos REVESTIDOS DE CRISTO. Cuando Dios me ve EN CRISTO, yo soy
como Cristo. Tengo Su justicia. Soy perfecto y completo en ÉL. No tengo
imperfecciones de carácter. Pero en cuanto a mi condición (mi andar en el tiempo),
cuando la gente me ve, ¿ellos ven a Cristo? ¿Ven Su carácter? ¿Ven el fruto del
Espíritu (Gá.5:22-23)?

Vemos igual cosa respecto al vestirse del NUEVO HOMBRE:

1. Col. 3:9-10: REVESTIDO DEL NUEVO HOMBRE (hecho consumado, no es


mandamiento)
2. Efesios 4:22-24: VESTÍOS DEL NUEVO HOMBRE (un mandamiento)
Colosenses expone el HECHO; Efesios apela a la FE. Se nos dice que hagamos por FE
lo que Dios ya ha realizado en el HECHO. Romanos 13:14 también apela a la FE
basado en el HECHO de nuestra posición en Cristo. Por FE hemos de VESTIRNOS DEL
SEÑOR JESUCRISTO, y dejar que Su vida y carácter sean vistos en nosotros.

Que por fe nos “consideremos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús
Señor nuestro” (Rom.6:11).

CAPÍTULO 14
Romanos 14:1

¿Quién es la persona débil descrita en este versículo? El es débil, no es fuerte, pero es


un creyente, porque está “en la fe”. Es débil en el conocimiento de la doctrina. Quizás
sea un creyente nuevo o quizás sea un creyente que ha fallado en crecer en las cosas
de Dios (2 Pedro 3:18; 1 Co.3:1-4). Quizás no ha recibido sana enseñanza. Este
creyente débil no está viviendo en pecado. Por el contexto, no hay indicación de que
hay involucrado un problema moral. Sin embargo, la persona no entiende de lo que se
trata la libertad cristiana.

¿Cuál es nuestra responsabilidad hacia este hermano débil? “RECIBIRLO”. No rechaces


a esta persona. Recíbelo, acéptalo, admítelo, reconócelo como uno de los tuyos,
considéralo como un hermano amado en Cristo. Esta palabra “recibir” es ilustrada en
Hechos 28:2 – “Y los naturales nos trataron con no poca humanidad; porque
encendiendo un fuego, nos RECIBIERON a todos, a causa de la lluvia que caía y del
frío”. Pablo fue recibido amablemente por esta gente inculta y fue tratado muy bien.
Los creyentes débiles deben ser tratados con amabilidad por causa de Cristo.

¿Por qué debemos recibir a este creyente débil? La razón se da al final del v.3: “Porque
Dios le ha recibido”. Ver también Romanos 15:7. Si Cristo lo recibió, ¿cómo lo
podemos rechazar? Cuán agradecidos debemos estar de que el Señor nos recibiera:
“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera”
(Juan 6:37). Dios nos ha recibido y nunca nos echará o nos dejará de lado.

“Contender sobre opiniones”—no recibas al creyente débil con el objeto de tener


una gran discusión o disputa. No lo admitas solo para criticar sus escrúpulos y juzgar
sus opiniones: “Te permitiré entrar en nuestra asamblea, pero debes darte cuenta que
cuando se trata de las cosas que un cristiano puede comer, tienes mucho que
aprender”. “Eres bienvenido aquí, aunque tienes algunas serias vacilaciones, y
necesitamos enderezarte”. “Ahora que eres uno de los nuestros, discutamos lo que
podemos o no podemos comer, y te probaré por medio de las Escrituras que tú estás
equivocado”. Esta no es la manera de recibir al hermano débil.

Romanos 14:2

El creyente que tiene un conocimiento doctrinal correcto sabe que puede comer todas
las cosas. Bajo la ley, había ciertos alimentos que los judíos podían comer y había
ciertos alimentos que no podían comer (ver Levítico 11). Dios les estaba enseñando a
hacer diferencia entre lo limpio y lo inmundo, entre lo santo y lo profano (Lv. 11:44-
47). Durante la dispensación actual nada de lo que Dios ha creado está prohibido si se
recibe con acción de gracias: “Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de
desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la
oración es santificado” (1 Ti. 4:4-5). El creyente débil mencionado en Rom.14:2 tenía
el hábito de comer solamente hierbas o vegetales, creyendo que no estaba permitido
comer todas las cosas (creyendo que la carne estaba prohibida).

Romanos 14:3

Este versículo es una advertencia, tanto al creyente fuerte como al débil. La tendencia
del creyente fuerte sería despreciar al débil (desdeñar, desvalorizar). La tendencia del
creyente débil sería juzgar o criticar o condenar al creyente fuerte.

El creyente fuerte podría decir, “Vegetariano necio. ¿Cómo puedes ser doctrinalmente
tan débil? ¿No sabes que como creyentes en Cristo podemos comer todas las cosas?”
(DESPRECIANDO).

El creyente débil podría decir, “No deberías comer carne. No deberías comer cerdo.
Estás mal haciendo eso”. (JUZGANDO).

La última frase del v.3 (“porque Dios le ha recibido”) podría referirse sólo al creyente
fuerte que está siendo juzgado por el creyente débil, pero puede referirse a ambos (“al
que no come” y “al que come”). Aunque se refiera solo “al que come”, permanece
cierto que Dios ha recibido a ambos. Dios ha recibido bondadosamente a cada creyente
(Rom. 15:7) y por ésto debemos recibir a nuestros prójimos creyentes, sean débiles o
fuertes (Rom.14:1 donde a los creyentes se les dice que reciban a los que son
débiles).

Nótese que Dios (por medio de Pablo) menciona al “que es débil” (v.1) pero no se
refiere al creyente fuerte como “fuerte”. Aún el creyente que es maduro y que
entiende los asuntos doctrinales, es muy débil aparte de la gracia de Dios (comparar 2
Timoteo 2:1, “Esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús”), incluso es propenso a
ciertos pecados, como despreciar a su hermano (Rom. 13:3, 10) y envanecerse en su
conocimiento (1 Co. 8:1). Es en nuestra debilidad que aprendemos del poder de Dios
(2 Co. 12:10).

Romanos 14:4

Este versículo es para la persona que juzga a su prójimo creyente por lo que come. La
palabra “criado” se refiere a un esclavo doméstico. El que está juzgando debe darse
cuenta de que él no es la cabeza del hogar. El no es el amo o señor de este hombre. El
no es más que un consiervo, un colaborador, un creyente compañero. Un siervo es
responsable solamente ante su amo. Es responsable ante su amo y ante nadie más. Su
amo es el único que tiene el derecho de juzgarlo. El Amo del creyente es el SEÑOR
Jesucristo (ver v.9). A ÉL responde y rinde cuenta el creyente. Ante Su tribunal
compareceremos todos (v.10).

Supongamos que dos hombres trabajan en una fábrica y uno le dice al otro, “estás
haciendo un trabajo horrible”. Lo que diga este correligionario, sea verdadero o falso,
realmente no tiene importancia. El no es el jefe. Si el jefe le dice que está haciendo un
trabajo terrible, entonces debe preocuparse.
¿Qué clase de Maestro es nuestro Señor Jesús? Nuestro Señor no quiere que Sus
siervos caigan. ÉL quiere que ellos estén en pie. Dios los sostiene. Dios está por ellos,
no contra ellos (Rom. 8:31). Como dice el himno: “Sustentados por Su bondadosa,
poderosa mano”. Dios puede sostenerlos en pie. Como creyentes, deberíamos imitar a
nuestro Dios en ésto. Nuestro deseo debería ser sostener a nuestros hermanos
creyentes y hacer todo lo posible para ayudarles a estar en pie. No debemos
empujarlos para que caigan, JUZGÁNDOLOS o DESPRECIÁNDOLOS. Que les ayudemos
a levantarse y a alcanzar un lugar más elevado. “Hágase todo para edificación” (1
Corintios 14:26).

Romanos 14:5

Nuestro tema pasa ahora de los alimentos a los días. ¿Debemos considerar un día más
especial o más santo que otro día? Un creyente lo piensa así, pero otro creyente
considera todos los días iguales. En el asunto de los alimentos, Pablo identificó al
creyente débil (v.2). Aquí Pablo no hace tal distinción. Un creyente escoge un día y
dice, “Este día es especial. Este día es santo”. Otro creyente considera santos todos los
días: “El sábado es tan santo como el domingo y el domingo es tan santo como el
lunes”. ¿Cuál creyente tiene la razón? ¿Cuál creyente es el creyente fuerte que tiene el
entendimiento doctrinal correcto en cuanto a los días?

En otro lugar Pablo advierte contra el peligro legalista de observar ciertos días:
“Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros, que haya
trabajado en vano con vosotros” (Gálatas 4:10-11). Es cierto que la costumbre de los
creyentes ha sido adorar en el Día del Señor, el primer día de la semana (domingo), el
día en que Cristo resucitó de los muertos. Hebreos 10:25 da una seria advertencia a
quienes pudieran dejar de congregarse con otros creyentes. Sin embargo, nunca
encontramos en el Nuevo Testamento el mandamiento: “GUARDA EL DÍA DEL SEÑOR”.
Para el creyente en Cristo, cada día es “terreno santo” cuando servimos al Salvador y
andamos de una manera digna de nuestro alto, celestial y santo llamamiento (Efesios
4:1). Obviamente, no debemos estar más dedicados a Cristo el día domingo que en
cualquier otro día. Sin embargo, admitimos que en círculos religiosos hay muchos
“cristianos del día domingo”, que hacen una muy buena presentación el domingo en la
mañana y que viven de manera muy diferente el resto de la semana. Hermanos, estas
cosas no deben ser así.

El mismo principio es aplicable al DAR. Es el creyente débil el que piensa que un


décimo de sus ingresos pertenece al Señor y que el resto le pertenece a él: “Tengo
diez centavos. Este centavo es santo y especial. Es el diezmo. Los otros nueve son
para mi uso personal”. El creyente fuerte ve las cosas de una manera muy diferente:
“Todo lo que tengo pertenece al Señor, porque yo no me pertenezco a mí mismo; he
sido comprado por precio (1 Co.6:19-20). Puedo dar uno o más de mis diez centavos a
la asamblea local, pero los centavos restantes también pertenecen al Señor y deseo
ser un buen administrador de todo lo que el Señor me ha dado”.

Romanos 14:5 concierne a la pregunta en cuanto a guardar el sábado en los tiempos


apostólicos. Alford comenta sobre este pasaje:

La pregunta ahora es, suponiendo que Pablo hubiese reconocido de alguna


manera la obligación divina de guardar un día de los siete, ¿podría haber
hablado así? La inferencia obvia de su estilo de argumentar es que él no sabía
de tal obligación, sino que creía que todos los días y todos los tiempos eran
IGUALES para el cristiano fuerte en la fe. No veo cómo el pasaje pueda ser
entendido de otra manera. Si cualquier día de la semana estuviese investido del
carácter sagrado del Sábado, habría sido totalmente imposible que el Apóstol
recomendara o defendiera al hombre que juzga ser todos los días de igual
honor,--quien, como en el v.6, no observa ningún día. Debería haberle otorgado
la más seria desaprobación, como violando un mandamiento de Dios. Por lo cual
infiero que esa obligación sabática de guardar un día, sea el séptimo o el
primero, no era reconocida en los tiempos apostólicos.
(Alford's Greek Testament).

William Newell, en su comentario sobre Romanos, cita a los padres de la iglesia


respecto a su entendimiento de la observancia del Sábado. El cita a Ignacio, que fue
martirizado alrededor del año 115 D.C.: “Los que se preocupaban de las cosas
antiguas han venido a una nueva confianza, no guardando por más tiempo los
sábados, sino viviendo de acuerdo con el Día del Señor, de quien depende nuestra
vida, como resucitados por medio de ÉL”. Y Justino Mártir (quien sufrió el martirio por
el año 168 D.C.), cuando fue reprendido por Trifo por “abandonar el sábado”, dijo:
“¿Cómo podemos guardar el sábado, si descansamos del pecado todos los días de la
semana?”

Al final del versículo 5 Pablo dice, “Cada uno esté PLENAMENTE CONVENCIDO
(totalmente persuadido, seguro) en su propia mente”. Estamos viviendo hoy en
tiempos en que la importancia de la doctrina es minimizada y la actitud es a menudo
ésta: “En realidad, no importa lo que lo cristianos creen, especialmente en cuestiones
donde hay diferentes opiniones. Lo importante es que nos amemos unos a otros”. Pero
nótese que Pablo no dice que estas cosas no son importantes. El no dice, “No importa
lo que creas acerca de comer alimentos y observar días”. No, por el contrario, él dice
que cada creyente debe estar persuadido en su propia mente en cuanto a estos
asuntos. Deja que Dios te convenza y persuada de lo que es correcto. Debemos amar
a los que son débiles en la fe (v.1,3) y debemos edificarlos, pero Dios nunca anima al
creyente a ser débil en la fe y débil en la doctrina. Cuando se trata de asuntos
doctrinales y de materias de fe y práctica, los creyentes deben estar “plenamente
persuadidos”. Que Dios nos ayude a estar firmes, a persistir y entender.

Romanos 14:6

El creyente no debe estar solo “plenamente persuadido” (v.5), sino que también debe
hacer lo que hace “para el Señor” (v.6). “Y todo lo que hagáis, hacedlo de
corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor
recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís” (Col. 3:23-
24). El versículo 6 trata de los dos temas discutibles que fueron introducidos: comer
(v.2) y observar los días (v.5). La estructura del versículo es un paralelismo invertido:

A. El creyente débil que observa el día

B. El creyente fuerte que no observa el día


B. El creyente fuerte que come (todas las cosas) - ver v.2

A. El creyente débil que no come (todas las cosas) solamente hierbas.

Aunque hay diferencias en la práctica de comer y observar los días, es importante


notar que, en lo que respecta a cada una de estas personas, el motivo es recto, el
corazón es recto y la actitud es recta. Cada creyente hace lo que hace PARA EL
SEÑOR, para agradar al Señor, para honrar al Señor. Cada uno lo está haciendo con
acción de gracias, teniendo a Dios presente. Cada uno está poniendo en práctica el
principio de 1 Corintios 10:31—“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo
todo para la gloria de Dios”. El creyente que se daba cuente que era libre para
comer todas las cosas era diligente en dar gracias a Dios (ver 1 Timoteo 4:3-5). El
creyente que comía hierbas (v.2) era diligente en dar gracias a Dios por los vegetales
que eran puestos ante él. Los primeros cristianos daban gracias a Dios cuando comían
(ver el buen ejemplo de Pablo en Hechos 27:35).

Romanos 14:7-9

Lo que hacemos es importante y cada creyente debe estar plenamente convencido en


su propia mente. Aún más importante es cómo hacemos lo que hacemos y cada
creyente debe asegurarse de que lo que hace, lo hace como para el Señor. El
verdadero asunto es el hecho que “SOMOS DEL SEÑOR”. Le pertenecemos a ÉL en
espíritu, alma y cuerpo. ÉL es nuestro Amo y nosotros somos Sus esclavos. Esta es
nuestra libertad cristiana: somos LIBRES para servir a Cristo como Sus esclavos por
amor. Ningún creyente “vive para sí” (v.7). ¿Por qué no? Esto es explicado en 2
Corintios 5:14-15, “Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno
murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven,
ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos”. Ya no
debemos vivir para nosotros mismos.
Hemos pasado nuestra vida de inconversos viviendo de esta manera (1 Pedro 4:1-2).
Más bien debemos vivir para Aquel que murió y resucitó por nosotros.

La vida cristiana es VIVIR PARA ÉL—servirle, honrarle, agradarle, obedecerle


gustosamente. Hemos de MAGNIFICARLO, o por vida o por muerte (ver Filipenses
1:20-23). Aún nuestro morir ha de ser un servicio rendido a ÉL (comparar Juan
21:19). Nuestro vivir y nuestro morir están en Sus manos porque le pertenecemos a
ÉL. ÉL gobierna nuestros días y la duración de nuestros días. La muerte no cambia la
relación. Él es nuestro Señor cuando estamos vivos. ÉL es nuestro Señor cuando
estamos muertos. Si algo cambia, la muerte MEJORA la relación, porque partir y estar
con Cristo es MUCHO MEJOR (Filipenses 1:23) y es considerado “GANANCIA” (Fil.
1:21), y estar ausente del cuerpo es ESTAR PRESENTE CON EL SEÑOR (2 Co.5:8).
Cristo murió y resucitó y vivió otra vez con éste propósito, para que ÉL sea el Señor
(Fil.2:9-11).

1. No soy mi propio Señor (1 Co. 6:19-20).


2. No soy Señor y Juez de mis hermanos creyentes (Rom.14:10).
3. ÉL ES SEÑOR y yo soy Su siervo y esclavo, sirviéndole junto con mis hermanos
en la fe, responsable ante ÉL y solamente ante ÉL.

Romanos 14:10

El pensamiento de este versículo vuelve al v.3. En el versículo 3 se le dice al creyente


débil que no juzgue a su hermano y al creyente fuerte se le dice que no menosprecie al
creyente débil. Los creyentes no deben juzgar a otros creyentes y no deben mostrar
desdén hacia ellos. A la luz del v.6, recuerda que la persona que estás juzgando o
menospreciando es TU HERMANO. El tiene la actitud recta, un corazón recto, y está
sirviendo al Señor y dando gracias. Su motivación es correcta. El no es tu enemigo.
Trata de ayudarle y edificarle y ser un ejemplo para él, pero no lo juzgues o lo mires
en menos. El Señor Jesucristo Mismo será el Juez de todo verdadero creyente: “Porque
todos compareceremos ante el tribunal de Cristo”.

“Nosotros”—según el contexto, esto se refiere sólo a los creyentes, los que “son del
Señor” (v.8).

“Todos” –es un juicio para todos los creyentes; nadie estará excluido.

“Compareceremos”—este es un evento futuro que tendrá lugar inmediatamente


después del rapto de la iglesia (comparar 1 Juan 2:28). También es una promesa.
Todos estaremos allí. Está garantizado. Comparecer—aparecer ante un juez (comparar
Hechos 27:24, donde se usa el mismo verbo—Pablo tenía que comparecer ante César,
el más alto juez o gobernante humano de ese tiempo).

¿QUIÉN es el Juez ante el cual comparecerá cada creyente para rendir cuenta? El Juez
es Cristo Mismo. Es el Tribunal de Cristo. Cristo está sentado en este tribunal. Esta es
una clara evidencia de la deidad de Cristo. Se dice aquí que Cristo será el Juez final de
cada creyente, Aquel ante quien daremos cuenta de toda palabra, pensamiento o
hecho. Algunos manuscritos hasta dicen “el tribunal de Dios”, aunque en 2 Corintios
5:10 los manuscritos concuerdan en que es el tribunal de Cristo. Ambos son ciertos,
porque es Cristo el que está sentado como Juez y Cristo es Dios. Dios el Padre ha dado
todo juicio a Dios el Hijo (ver Juan 5:22, 27).

La expresión “tribunal” es el término griego “bema”. Cada creyente debe comparecer


ante el “bema” de Cristo. La traducción es correcta. Se refiere a un tribunal cuyo sillón
está ocupado por un juez. Usualmente era un lugar elevado, a veces unas gradas
llevaban allí. Generalmente el sillón se encontraba sobre una plataforma, tal como el
trono de un rey se encontraba en alto. Comparar con el sillón del juez en nuestras
salas de corte de hoy, que se encuentra generalmente sobre una plataforma y está
más elevado que cualquier otro sillón en la sala. El “bema” también se usaba en
referencia a los Juegos Olímpicos. El juez de los atletas daría el “stephanos” (corona)
al vencedor de la competencia (al corredor, luchador o lo que fuera). El término
“bema” se usa 12 veces en el Nuevo Testamento. Pilato se sentó en su tribunal cuando
juzgó a Cristo (Mateo 27:19). En Hechos 25:6 Pablo estuvo ante el tribunal de Festo
en Cesarea. Más tarde, Pablo compareció ante el tribunal de César (Hechos 27:24).
Pablo tenía experiencia en comparecer ante diferentes tribunales, pero el único BEMA
que realmente le importaba a Pablo, era el tribunal de Cristo. “Por
tantoprocuramos (ambicionamos) también, o ausentes o presentes, serle
agradables (que le agrademos a ÉL)” (2 Corintios 5:9). “Y ciertamente, aún estimo
todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi
Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a
Cristo (para que obtenga la aprobación de Cristo en Su tribunal)” (Fil.3:8).

¿Cuál era entonces el punto de Pablo en este versículo? ¿Por qué estás juzgando a tu
hermano? Tú no eres el Juez, Cristo lo es. No solo tu hermano será juzgado, tú
también lo serás. Preocúpate de ti mismo, para que puedas recibir el “BIEN HECHO” de
Cristo y seas recompensado.

Recuerda que al hablar del tribunal de Cristo no estamos hablando de un juicio


condenatorio que resulta en condenación eterna. Eso es imposible para el creyente que
está EN CRISTO JESÚS (ver Romanos 8:1 y Juan 5:24). El creyente mismo será salvo
(ver 1 Co.3:15—“él mismo será salvo, aunque así como por fuego”). Qué trágico que
para algunos creyentes será su ALMA SALVADA pero su VIDA PERDIDA (su alma será
salva por toda la eternidad, pero su vida no sirvió de mucho, cuando se mide con los
valores eternos).

Romanos 14:11

En este versículo Pablo cita Isaías 45:23—“Por MI MISMO hice juramento, de MI boca
salió palabra en justicia, y no será revocada: Que a mí se doblará toda rodilla, y
jurará toda lengua.” En el contexto de este pasaje de Isaías, el que está hablando es
el SEÑOR (Jehová), el Creador (Isaías 45:18, 21). En el versículo 22 se hace un
llamado a la salvación a todos los hombres en todo lugar: “Mirad a mí, y sed salvos,
todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios y no hay más” (Isaías 45:22). En el
v.22 el punto principal de Isaías es este: Hay salvación para todos. En el v.23 el
punto principal de Isaías es este: Todos tendrán que rendir cuenta
personalmente. TODA rodilla se flexionará y se doblará. Los que se niegan a doblar
su rodilla ante el Salvador ahora (v.22) doblarán más adelante su rodilla ante el Juez
(v.23).

Un juramento es una declaración, basada en una apelación a Dios o a alguna persona


u objeto respetado, que uno dirá la verdad, cumplirá una promesa, permanecerá fiel,
etc. Los hombres juran por alguien mayor (Hebreos 6:16), pero, puesto que no hay
nadie mayor que Dios, Jehová jura por Sí Mismo (ver Isaías 45:23, “Por mí
mismo hice juramento” y comparar Hebreos 6:13). El hecho de que toda rodilla se
doblará está garantizado por este juramento inmutable.

A menudo pensamos en Isaías 45:23 como aplicable a los inconversos impíos:


“Conozco una persona que tiene una boca sucia y que siempre blasfema de Cristo.
Algún día esta misma persona doblará sus rodillas ante Cristo y confesará que Jesús es
Señor”. Esto es cierto y es enseñado claramente en Filipenses 2:9-11, donde se cita
este mismo pasaje de Isaías. Los verdaderos creyentes rechazan la doctrina del
UNIVERSALISMO –la enseñanza de que finalmente todos los hombres serán salvos. Sin
embargo, nosotros creemos en el universalismo cuando del doblar la rodilla y del
confesar (reconocer) a Cristo como Señor se trata. Todos los hombres en todo lugar
harán esto. La diferencia está en que es el privilegio de la persona salva CONFESAR a
Cristo como Señor en esta vida (Rom. 10:9-10). Ahora es el momento de doblar la
rodilla ante el Salvador. Debemos hacerlo ahora con un corazón dispuesto, en vez de
hacerlo más adelante por obligación.

Tenemos aquí una firme evidencia de la absoluta deidad de Jesucristo. En el pasaje de


Isaías es el SEÑOR (JEHOVÁ) ante Quien todo hombre doblará la rodilla. Pero cuando
este pasaje es citado en el Nuevo Testamento, tanto en Filipenses 2:9-11 como en
Romanos 14:11, es el SEÑOR Jesucristo ante Quien todo hombre doblará su rodilla. ÉL
es ciertamente JEHOVÁ JESÚS, un hecho explícito de la Biblia, que los Testigos de
Jehová niegan por completo. Ver nuestro estudio “La Deidad de Cristo” que muestra
los muchos lugares de la Biblia donde el sagrado Nombre “Jehová” es identificado con
Jesucristo.

Aquí en Romanos 14:11 Pablo toma la verdad de Isaías 45:23 y la aplica a los
creyentes. El énfasis está sobre “todos”. Cada creyente doblará su rodilla ante Cristo
en Su tribunal. Todo creyente confesará y reconocerá Su absoluta autoridad como el
Juez Supremo.
Romanos 14:12

El énfasis nuevamente está sobre “todos”. “CADA UNO DE NOSOTROS”. No hay


manera de escapar de este juicio. Nótese el énfasis:

“todos” – v.10
“toda rodilla” –v.11
“toda lengua” –v.11
“cada uno de nosotros” –v.12

Nótese la tremenda responsabilidad personal. “Cada uno dará cuenta de (respecto a) sí


mismo”. Yo no daré cuenta por ti. Tú no darás cuenta por mí. Cada creyente estará
como un individuo ante Dios. Olvídate de la otra persona—de lo que hizo o cómo sirvió.
El problema eres TÚ. Cada creyente es personalmente responsable ante Cristo y debe
dar cuenta de sí mismo. Que nuestra gran ambición sea serle agradable a ÉL (2
Co.5:9). Que permanezcamos en Cristo, nuestra Vid (nuestra Fuente de Vida) para que
en Su Venida, no nos sintamos avergonzados ante ÉL (1 Juan 2:28). ¿Qué podría ser
entonces más gratificante para mí que escuchar algún día el “Bien Hecho” de los labios
de Aquel que murió y resucitó por mí (comparar Mateo 25:21)? ¿Qué podría ser más
satisfactorio que poder decir, como dijo Pablo, “He peleado la buena batalla, he
acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de
justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino
también a todos los que aman su venida” (2 Timoteo 4:7-8)?

Otro pasaje clave del tribunal de Cristo se encuentra en 2 Corintios 5:10—“Porque es


necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada
uno RECIBA según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea BUENO o
sea MALO”. Esta palabra “RECIBIR” es importante. Significa recibir de vuelta lo que te
pertenece (compensación), recibir lo que previamente era de uno, recuperar, recobrar
lo que te has ganado, recibir lo debido, obtener lo que te corresponde debido a lo que
has hecho. En el tribunal de Cristo, la recuperación o retribución puede ser negativa o
positiva: “sea BUENO (positivo) o sea MALO (negativo)”. En Efesios 6:8 Pablo, al
hablar de este mismo tribunal, usa la misma palabra “RECIBIR” para referirse a una
retribución positiva: “Sabiendo que el bien (positivo) que cada uno hiciere,
ése RECIBIRÁ del Señor, sea siervo o sea libre”. En el pasaje paralelo de Colosenses
3:25 Pablo, al hablar nuevamente del tribunal de Cristo, usa esta misma palabra
“RECIBIR” para referirse a la retribución negativa: “Mas el que
hace injusticia (negativo), RECIBIRÁ la injusticia que hiciere, porque no hay
acepción de personas”.

Cuando se trata de la SALVACIÓN, los creyentes no reciben lo que justamente


merecen. Ellos no reciben de vuelta lo que se han ganado. Ellos se han ganado la
muerte eterna, pero por la gracia de Dios, se les ha dado vida eterna (Romanos
6:23). Cuando se trata de RECOMPENSAS, los creyentes recibirán en el tribunal de
Cristo lo que se han ganado, de acuerdo a lo que han hecho en el cuerpo desde el día
en que fueron salvos.

La Diferencia Entre Salvación y Recompensas


En el Libro de Romanos y a través de toda la Palabra de Dios, el creyente en la Biblia
debe hacer una cuidadosa distinción entre salvación y recompensas. Por ejemplo,
en Romanos 8:1 leemos que no hay juicio o condenación para la persona que está en
Cristo, porque nuestro Sustituto fue condenado en nuestro lugar (Rom.8:3). Sin
embargo, aquí en Romanos 14, leemos que hay un juicio para los creyentes, porque
todos tenemos que comparecer ante el tribunal de Cristo (Rom. 14:10). El juicio de
Romanos 8:1 es uno del cual hemos sido eximidos (comparar también Juan 3:18;
5:24). El juicio de Rom.14:10 es un juicio para todas las personas salvas e incluye
recompensas o pérdida de recompensa. La necesidad de discernir con cuidado entre
salvación y recompensas se ve en un pasaje como 1 Corintios 3:15—“Si la obra de
alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así
como por fuego”. Aunque la pérdida de recompensa tendrá consecuencias eternas para
el creyente, ésto no afecta la seguridad de su salvación.

El siguiente esquema ayudará a esclarecer algunas diferencias clave entre la salvación


y las recompensas:

SALVACIÓN RECOMPENSAS

1) La salvación es un don gratuito y 1) Las recompensas pueden ser


no puede ser ganada ganadas mediante un servicio fiel

“Pero el DON no fue como la Siervos, obedeced en todo a vuestros amos


transgresión; porque si por la terrenales, no sirviendo al ojo, como los
transgresión de aquel uno murieron los que quieren agradar a los hombres, sino
muchos, abundaron mucho más para los con corazón sincero, temiendo a Dios. Y
muchos la gracia y el DON de Dios por la todo lo que hagáis, hacedlo de corazón,
gracia de un hombre, Jesucristo. Y con como para el Señor y no para los hombres;
el DON no sucede como en el caso de sabiendo que del Señor RECIBIRÉIS LA
aquel uno que pecó; porque ciertamente RECOMPENSA de la herencia, porque a
el juicio vino a causa de un solo pecado Cristo el Señor servís” (Col. 3:22-24 y
para condenación, pero el DON vino a nótese que el énfasis en este pasaje está en
causa de muchas transgresiones para el SERVICIO).
justificación” (Rom.5:15-16; y ver
también Ef. 2:8-9; Rom.6:23; Juan
4:10).

2) La salvación no es algo que 2) La recompensa es algo que el


merecemos creyente merece

Si Dios nos diera exactamente lo que “Vino el primero, diciendo: Señor tu mina
merecemos por la manera en que hemos ha producido diez minas. El le dijo: Está
vivido y por los pecados que hemos bien, buen siervo; por cuanto en lo poco
cometido, ¿qué nos daría? has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez
ciudades” (Lucas 19.16-17). Este hombre
“SEÑOR, si mirares a los pecados, merecía una recompensa porque su mina
¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? produjo diez minas y porque había sido fiel
(Salmo 130:3). en lo poco. (Advertencia: El creyente que
La paga del pecado es MUERTE trabaja fielmente para Cristo nunca debe
(Rom.6:23)Ver también Salmo 130:10. olvidar lo que Pablo dijo en 1 Co. 15:10,
“Por la gracia de Dios soy lo que
soy.. hetrabajado… pero no yo, sino la
gracia de Dios conmigo”. De modo que aun
al ganar recompensas, está en operación la
gracia).

3) La salvación no se da en base a 3) Las recompensas se dan en base a


las obras. las obras

“Quien nos salvó y llamó con “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la
llamamiento santo, NO CONFORME A gloria de Su Padre con Sus ángeles, y
NUESTRAS OBRAS, sino según el entonces pagará a cada uno CONFORME A
propósito Suyo y la gracia (2 Ti.1:9). SUS OBRAS” (Mateo 16:27). “He aquí yo
“Nos salvó, NO POR OBRAS de justicia vengo pronto, y mi galardón conmigo, para
que nosotros hubiéramos hecho, sino recompensar a cada uno SEGÚN SEA SU
por su misericordia” (Tito 3:5). “Como OBRA” (Ap.22:12).
también David habla de la
bienaventuranza del hombre a quien
Dios atribuye justicia SIN OBRAS”
(Rom.4:6).

4) La salvación es una posesión 4) Las recompensas son una


presente (es algo que el creyente realización futura (son algo que el
tiene ahora). creyente recibirá más adelante)

“De cierto, de cierto os digo: El que oye “Y serás bienaventurado; porque ellos no te
mi palabra, y cree al que me envió, pueden recompensar, pero TE SERÁ
TIENE VIDA ETERNA” (Juan 5:24). “De (futuro) RECOMPENSADO EN LA
cierto, de cierto os digo: el que cree en RESURRECCIÓN DE LOSJUSTOS” (Lucas
mí, TIENE VIDA ETERNA” (Juan 6:47). 14:14). Los creyentes recibirán
“El que tiene al Hijo, TIENE LA VIDA” (1 recompensas en la primera resurrección, y
Juan 5:12). para los creyentes de la edad de la
iglesia ésto tendrá lugar en el rapto.

5) La salvación es algo que nunca se 5) Las recompensas se pueden perder


puede perder.
“He aquí, yo vengo pronto; retén lo que
“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las tienes, para que ninguno tome tu corona
conozco, y me siguen, y yo les doy vida (Ap.3:11). “Mirad por vosotros mismos,
eterna; y NO PERECERÁN JAMÁS para que no perdáis el fruto de vuestro
(griego-“ellos nunca jamás perecerán, trabajo, sino que recibáis galardón
nunca jamás”), ni nadie las puede completo” (2 Juan 8). “Y cualquiera que os
arrebatar de mi mano” (Juan 10:27-28). diere un vaso de agua en Mi Nombre,
porque sois de Cristo, de cierto os digo que
no perderá su recompensa” (Marcos 9:41).

Esta distinción se ve claramente en 1 Corintios 3:14-15, “Si permaneciere la obra de


alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, el
sufrirá pérdida (habrá pérdida de recompensa); si bien él mismo será salvo (no
habrá pérdida de salvación), aunque así como por fuego”.
6) El enfoque de la salvación está 6) El enfoque de las recompensas está
sobre el PECADO (tenemos un sobre el SERVICIO (tenemos la
PROBLEMA CON EL PECADO). responsabilidad de servir fielmente al
Dios que nos salvó).
“Y dará a luz un hijo, y llamarás su
nombre JESÚS, porque ÉL salvará a Su “SIRVIENDO de buena voluntad, COMO AL
pueblo DE SUS PECADOS” (Mateo 1:21). SEÑOR y no a los hombres, sabiendo que el
bien que cada uno hiciere, ése recibirá del
Señor, sea siervo o sea libre (Ef. 6:7-8).

7) La salvación incluye poseer a 7) Las recompensas incluyen poseer


CRISTO. CORONAS

EL que TIENE AL HIJO tiene la vida; el “¿No sabéis que los que corren en el
que no tiene al Hijo de Dios no tiene la estadio, todos a la verdad corren, pero uno
vida (1 Juan 5:12). solo se lleva EL PREMIO? Corred de tal
manera QUE LO OBTENGÁIS. Todo aquel
que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la
verdad, para recibir una CORONA
corruptible, pero nosotros, una
incorruptible” (1 Co. 9:24-25).

8) El pecador que viene a Cristo por 8) El creyente fiel que está recibiendo
salvación escucha estas palabras: recompensa escucha estas palabras:
“HECHO ESTÁ”. “BIEN HECHO”.

“Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, “Su señor le dijo: BIEN, buen siervo y fiel;
dijo: CONSUMADO ES” Juan 19:30). sobre poco has sido fiel, sobre mucho te
pondré; entra en el gozo de tu señor”
(Mateo 25:23).

9) La salvación se llevó a cabo en la 9) Las recompensas serán otorgadas al


primera venida de Cristo. creyente en la segunda venida de
Cristo.
“Palabra fiel y digna de ser recibida por
todos: que Cristo Jesús vino al mundo “Por lo demás, me está guardada la
para salvar s los pecadores” (1 Timoteo CORONA de justicia, la cual me dará el
1:15). Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a
mí, sino también a todos LOS QUE AMAN
SU VENIDA” (2 Ti. 4:8). “He aquí yo vengo
pronto, y mi galardón conmigo” (Ap.
22:12).

10) La salvación se recibe 10) Las recompensas se ganan durante


gratuitamente en un momento. toda la vida de creyente.

En un momento de tiempo, una persona “Porque es necesario que todos nosotros


cree en el Señor Jesucristo y pasa de comparezcamos ante el tribunal de Cristo,
muerte a vida” (Juan 5:24). para que cada uno reciba según lo que haya
hecho mientras estaba en el cuerpo, sea
bueno o sea malo” (2 Co.5:10).
11) La salvación se basa sobre lo 11) Las recompensas se basan sobre lo
que Cristo ha hecho. que nosotros hemos hecho (como
creyentes).
“Siendo justificados gratuitamente por
su gracia, MEDIANTE LA REDENCIÓN “…para que cada uno reciba SEGÚN LO QUE
que es en Cristo Jesús” (Rom. 3:24). HAYA HECHO mientras estaba en el cuerpo,
sea bueno o sea malo” (2 Co. 5:10).

12) Cuando se trata de la salvación, 12) Cuando se trata de las


¿cuál es la parte del hombre? recompensas, ¿cuál es la parte del
Respuesta: FE hombre? Respuesta: FIDELIDAD

“Ellos dijeron: Cree en el Señor “El que es fiel en lo muy poco, también en
Jesucristo, y serás salvo (Hechos lo más es fiel; y el que en lo muy poco es
16:31). Dios se encarga de salvar; injusto, también en lo más es injusto. Pues
nosotros nos encargamos de creer. si en las riquezas injustas no fuisteis fieles,
¿quién os confiará lo verdadero? Y si en lo
ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo
verdadero?” (Lucas 16:10-12).

13) La pregunta de salvación: ¿HAS 13) La pregunta de recompensas: ¿HAS


CREIDO EN CRISTO? PERMANECIDO EN CRISTO?

“Agradó a Dios SALVAR a los “Y ahora, hijitos, PERMANECED EN ÉL, para


CREYENTES por la locura de la que cuando se manifieste, tengamos
predicación” (1 Co. 1:21) confianza, para que en su venida no nos
alejemos de él avergonzados (1 Juan 2:28).

14) Cuando se trata de la salvación, 14) Cuando de las recompensas se


hay cosas que Dios no recuerda trata, hay ciertas cosas que Dios
recuerda.
“Y nunca más me acordaré de sus
pecados y transgresiones (Hebreos “Porque Dios no es injusto para olvidar
10:17). vuestra obra y el trabajo de amor que
habéis mostrado hacia Su Nombre,
habiendo servido a los santos y sirviéndoles
aún” (Hebreos 6:10).

15) La salvación siempre involucra 15) Las recompensas pueden


la total aceptación de Dios en Cristo. involucrar la desaprobación de Dios.

“Para alabanza de la gloria de Su gracia, “Mas el que hace injusticia, recibirá la


con la cual nos hizo ACEPTOS (nos injusticia que hiciere, porque no hay
favoreció altamente) en el Amado acepción de personas (Col. 3:25). Ver
(Ef.1:6) también 1 Juan 2:28 que implica la
posibilidad de VERGÜENZA por la
desaprobación de Dios y ver Fil. 3:8 donde
Pablo sacrifica todo para ganar a Cristo y
Su aprobación.

16) Todos los creyentes comparten 16) Todos los creyentes no comparten
la misma salvación. las mismas recompensas.

El “paquete de salvación” de un creyente “Y él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena


contiene todo lo que se encuentra en el que en tu reino se sienten estos dos hijos míos,
“paquete de salvación” de otro el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. …El
les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con
creyente. Compartimos la misma
el bautismo con que yo soy bautizado, seréis
“salvación tan grande” (Heb.2:3).
bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi
Somos RICOS en Cristo y poseemos izquierda, no es mío dalo, sino a aquellos para
toda bendición espiritual en ÉL quienes está preparado por mi Padre” (Mateo
20:21,23). No todos los creyentes se sentarán a
(Efesios 1:3). la derecha o a la izquierda de Cristo. Este lugar y
posición está reservada para dos creyentes,
como está determinado por el Padre, el Juez
justo.

17) Cuando se trata de mi salvación, 17) Cuando se trata de la recompensa,


¿cuando tendrá lugar mi juicio? ¿cuándo tendrá lugar mi juicio?
Respuesta: ya tuvo lugar en la cruz. Respuesta: En el Tribunal de Cristo.

“..el Señor cargó en él el pecado de “Porque es necesario que todos nosotros


todos nosotros” (Isaías 53:6). “Porque comparezcamos ante el tribunal de Cristo,
también Cristo padeció una sola vez por para que cada uno reciba según lo que haya
los pecados, el justo por los injustos, hecho mientras estaba en el cuerpo, sea
para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18). bueno o sea malo” (2 Co.5:10). “Pero tú,
Por causa de este hecho, el Señor ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú
asegura al verdadero creyente que él no también, ¿por qué menosprecias a tu
vendrá a condenación o juicio (ver Juan hermano? Porque todos compareceremos
5:24; Romanos 8:1). ante el tribunal de Cristo” (Rom. 14:10).

18) La salvación no cuesta nada. 18) Las recompensas cuestan una vida
de servicio.
“A todos los sedientos: venid a las
aguas; y los que no tienen dinero, venid, Servir fielmente a Cristo en un mundo que
comprad y comed. Venid, comprad SIN odia a Cristo puede ser costoso:
DINERO y SIN PRECIO, vino y leche” “Bienaventurados los que padecen
(Isaías 55:1). persecución por causa de la justicia, porque
de ellos es el reino de los cielos….Gozaos y
alegraos, porque VUESTRO GALARDÓN ES
GRANDE en los cielos” (Mateo 5:10,12).

19) La salvación se recibe en el 19) Las recompensas se reciben en el


momento de la JUSTIFICACIÓN. momento de la GLORIFICACIÓN.

La salvación es algo que recibimos al Las recompensas son algo que recibimos al
comienzo. final.

20) Mostramos nuestra gratitud por 20) Mostramos nuestra gratitud por las
la salvación mediante un servicio recompensas echando nuestras
fiel. coronas delante e nuestro Salvador.

“Así que, hermanos, os ruego por las “Los veinticuatro ancianos se postraron
misericordias de Dios, que presentéis delante del que está sentado en el trono, y
vuestros cuerpos en sacrificio vivo, adoraron al que vive por los siglos de los
santo, agradable a Dios, que es vuestro siglos, y ECHAN SUS CORONAS DELANTE
culto racional. No os conforméis a este DEL TRONO, diciendo: Señor, digno eres de
siglo, sino transformaos por medio de la recibir la gloria y la honra y el poder;
renovación de vuestro entendimiento, porque tú creaste todas las cosas, y por tu
para que comprobéis cuál sea la buena voluntad existen y fueron creadas” (Ap.
voluntad de Dios, agradable y perfecta” 4:10-11).
(Rom. 12:1-2).

Pablo reconoció que toda cosa buena que él hizo era atribuible a la gracia de Dios:
“Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para
conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios
conmigo” (1 Co. 15:10). Aun cuando se trate de un servicio fiel a Cristo, somos
deudores a la gracia de Dios.

*******

Romanos 14:13

No nos juzguemos más los unos a los otros. Deja el juicio en las manos de Dios (v.10).
Tú no eres el juez de tu hermano, Cristo lo es. En vez de estar juzgando a tu hermano,
debes estar amando a tu hermano. Pablo está presentando en este versículo el
principio del “tropiezo”, al cual muchos se han referido como “la ley del amor”. Nótese
lo que se dice en este versículo: “No juzgues… pero juzga (decide)”. El punto de Pablo
es éste: No juzgues a tu hermano, pero JÚZGATE A TI MISMO y asegúrate de no
poner tropiezo en el camino de tu hermano. Es a nosotros mismos, no a nuestro
hermano, a quien debemos juzgar. Comparemos la expresión que se repite en los
Salmos: “Júzgame, oh Dios”. Asegurémonos de no estar haciendo algo que haga
cometer un desliz o que dañe a nuestro hermano en Cristo. Trata de edificar a tu
hermano, no de causarle una caída. Busca ayudarle, no herirlo. Busca levantar a tu
hermano, no echarlo abajo. Coloca ante el camino de tu hermano un escalón, no un
tropiezo.

Romanos 14:14

Cuando Pablo habla de que nada es inmundo, se está refiriendo, en el contexto, a los
alimentos que se comen (v.2,6,15,17,21,23). El reconocía ciertamente, que había
algunas cosas que eran moralmente INMUNDAS (ver por ejemplo lo que Pablo escribió
en Efesios 5:3-6; Gálatas 5:19-21 y Colosenses 3:5-6). El punto de Pablo en este
versículo es este: “En cuanto a los alimentos que se pueden comer, yo sé y estoy
persuadido de que nada es inmundo en sí mismo”. ¿Quién persuadió a Pablo en cuanto
a esta verdad? El Señor Jesús Mismo (“Confío [he sido persuadido por] en el Señor
Jesús”). Dos veces se menciona la palabra inmundo en este versículo. Es la palabra
griega que significa “común” y sugiere ordinario, vulgar. La palabra se usa en Hechos
10:14—“Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa COMÚN o inmunda he
comido jamás”. Aquí vemos que la palabra es sinónimo de “inmundo”. Pedro, como
buen judío, observaba las distinciones que se encontraban en Levítico entre los
alimentos que eran limpios y los alimentos que eran inmundos. En esta ocasión, la
respuesta de Dios a Pedro fue ésta: “Lo que Dios limpió, no lo llames tú común”
(Hechos 10:15). Las Escrituras enseñan claramente que en la presente edad de la
iglesia, no hay alimentos que deban ser considerados inmundos por los creyentes:
“Prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con
acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la
verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se
toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es
santificado” (1 Timoteo 4:3-5).

Dios dice que el alimento no es inmundo y Pablo está de acuerdo: “nada es inmundo
en sí mismo” (Rom.14:14). Entonces, ¿qué es lo que hace que algo sea
inmundo? Cuando una personaconsidera que algo es inmundo, entonces para él es
inmundo. Considera por ejemplo a un judío creyente que aún piensa que debe seguir
las regulaciones dietéticas que se encuentran en Levítico capítulo 11. “¿Puedo comer
carne de cerdo? El cerdo estaba catalogado como animal inmundo en Levítico 11. De
modo que mi conciencia me dice que no debo comer cerdo y que para mí el cerdo es
inmundo. ¿Qué sucede si como cerdo? Mi conciencia me condena y me dice que hago
mal al comer algo que es común e inmundo” (comparar la experiencia de Pedro en
Hechos 10:14). Si ese creyente comiera carne de cerdo, estaría actuando en contra de
su conciencia y estaría haciendo lo que él considera malo. “Aunque yo sé que está mal
comer cerdo, igual lo haré”. Esto es PECADO (ver Romanos 14:22-23). ¿Por qué es
pecado? ¿Por qué está mal? ¿Porque está mal comer cerdo? ¡No! Ya hemos
demostrado que, en esta presente dispensación, la carne de cerdo puede recibirse con
acción de gracias (1 Timoteo 4:3-5). Es malo para este hombre comer cerdo, porque
se está permitiendo hacer algo que él cree que es malo. Si en mi corazón y conciencia
considero que algo está mal, entonces no debo hacerlo. Con el pasar del tiempo puedo
repasar algunas cosas y volver a evaluar algunas cosas a la luz de la Palabra de Dios y
descubriré que lo que yo pensaba que estaba mal, después de todo, no estaba mal.
Pero en este capítulo Pablo se está refriendo al creyente débil que no entiende estas
cosas en esta etapa de su crecimiento en Cristo.

Romanos 14:15

Si eres un tropiezo para tu hermano por causa de los alimentos que comes, entonces
no estás andando caritativamente. Es decir, no estás andando conforme al amor.
Recuerda, el amor edifica o construye (1 Co. 8:1). El amor quiere lo más elevado y lo
mejor de Dios para el hermano. Ilustración de Romanos 14:15—Tú comes carne de
cerdo y no tienes problema con ello. Tú hermano, que considera que es malo comer
cerdo, te ve haciendo esto y se dice a sí mismo, “Si él lo hace, ¿por qué no puedo
hacerlo yo?” Entonces él va y come carne de cerdo, pero luego se siente culpable y su
conciencia lo condena por hacer algo que él cree que no debe hacer. Tú lo has animado
entonces a hacer algo que él considera malo. Compara el pasaje paralelo que se
encuentra en 1 Corintios 8:10-13.

La palabra “perder” es una palabra muy fuerte. Generalmente se usa para la perdición
eterna de los inconversos. Significa “causar la ruina, hacer sucumbir”. Es la misma
palabra que se usa en Juan 3:16 (“pierda”). Pablo está diciendo, “No arruines a tu
hermano”. En cambio, trata a tu hermano de acuerdo a la ley del amor, ilustrada por
Dios Mismo en Juan 3:16 –“De tal manera amó Dios al mundo”. Dios, en Cristo, amó
tanto a este hermano, que estuvo dispuesto a hacer el sacrificio más grande para que
no se perdiera eternamente. En vista de la cruz del Calvario, ¿no deberíamos estar
dispuestos a hacer un pequeño sacrificio (renunciando a algunas tajadas de jamón) por
el bienestar temporal de nuestro hermano? Cristo lo sacrificó todo para que este
hermano no se perdiera eternamente. ¿No puedo yo sacrificar unas tajadas de cerdo
para que mi hermano no se arruine o pierda en su caminar en el tiempo? Este
versículo nos da algún indicio de cuán importante es para Dios la edificación de los
creyentes. Dios usa un término tan fuerte (“no se pierda”) para describir lo opuesto a
edificar. Esta palabra también se usa en 1 Corintios 8:11 en un contexto similar. No
debemos tomar con liviandad si un hermano no es edificado. Su bienestar temporal es
crucial, no sea que “se pierda” o “arruine”.

Obviamente, la perdición eterna de un creyente es imposible. Juan 10:28 dice, “Y yo


les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano”. En
griego dice literalmente, “jamás nunca perecerán” o “jamás ellos por nunca jamás
perecerán”. Dios ha asegurado que el creyente nunca se perderá eternamente.
Necesitamos hacer todo lo posible para que nuestro hermano en Cristo no se pierda en
su andar en el tiempo.

Romanos 14:16

Para ti es “bueno” comer. No tiene nada de malo. No hay ningún problema por
ejemplo, en comer cerdo, a menos que cause tropiezo a tu hermano. Estás
persuadido en tu propia mente que todo lo que Dios ha creado es bueno y que ha de
recibirse con acción de gracias. Eres libre de comer, pero no abuses de esta buena
libertad tuya. No eres libre de comportarte de una manera que pueda herir a tu
hermano. Debemos andar de acuerdo al amor. Comparar 1 Corintios 8:1—“En cuanto a
lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento
envanece, pero el amor edifica”. El conocimiento dice, “Sé que soy libre para comer
esta vianda, porque Dios lo dice así en 1 Timoteo 4:3-5”. El amor dice, “Renunciaré mi
derecho de comer esta vianda por el bien de mi hermano más débil. No quiero que mis
actos sean un problema para él”.

Romanos 14:17

No debemos perder de vista lo que es esencial y lo que es realmente importante. Si un


creyente no come carne de cerdo por amor a otro creyente, no ha perdido ni
sacrificado nada esencial. Si un creyente pierde o sacrifica justicia, esto es un
problema serio. Si comes o no una hamburguesa, no es importante. Sin embargo, si te
estás perdiendo el gozo de Dios o la paz de Dios, esto es preocupante para la persona
a la cual ha sido dado el mandamiento de estar constantemente llena del Espíritu
(Efesios 5:18 y comparar Gálatas 5:22-23). Lo que es realmente importante no es el
ALIMENTO que entra, sino el FRUTO que es producido por Dios.

En un sentido general, el “reino de Dios” está dondequiera Dios reina. En el futuro,


Dios reinará efectivamente en esta tierra. En ese tiempo:

LA JUSTICIA será una realidad en el mundo (Jeremías 33:15).

LA PAZ será una realidad en el mundo (Isaías 9:6-7).

EL GOZO será una realidad en el mundo (Isaías 65:18-19 y comparar el


himno “Al mundo paz, el Señor llegó”, que es en realidad un himno de la
segunda venida, pues describe más bien la segunda venida de Cristo, y no tanto
la primera venida). También Mateo 25:21, 23 se dirige a aquellos que están por
entrar al reino con estas palabras, “Entra en el gozo de tu Señor”.
¿Dónde gobierna Dios hoy? ÉL gobierna en los corazones de los creyentes. Cristo vino
la primera vez para poner orden en los corazones de los hombres. Cristo vendrá por
segunda vez para poner orden en el mundo. La justicia, la paz y el gozo no son
realidades en el mundo hoy, pero pueden ser realidad en nuestras vidas personales
por vía del fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23, “amor,gozo, paz”). ¿Es
la justicia fruto del Espíritu? Ver Efesios 5:9 y Filipenses 1:11.

Romanos 14:18

¿A qué se refiere la palabra “esto”? Esto nos lleva al versículo anterior y se refiere a la
justicia, la paz y el gozo. ¿Cómo hemos de servir a Cristo? Hemos de servir a Cristo
viviendo para la justicia (1 Pedro 2:24), apropiándonos de la paz de Dios (Juan 14:27)
y experimentando la plenitud del gozo de Dios (Juan 15:11). La palabra “agradable”
significa “satisfactorio”. Dios se deleita y se siente complacido cuando los creyentes
son llenos del Espíritu (Efesios 5:18), manifestando el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-
23). Dios se agrada de esa conducta y también los hombres aprueban esa conducta.
¿Qué otra cosa podrían hacer sino aprobar tal comportamiento? ¿Cómo podrían
desaprobar una vida justa? ¿Cómo podrían hablar en contra de quien está en paz en
medio de las pruebas? ¿Cómo podrían objetar el hecho de que una persona está
gozosa, con un gozo que no depende de las circunstancias?

Romanos 14:19

La palabra “sigamos” significa buscar, rastrear, asediar, como un cazador acecha a su


presa o como un corredor se apresura tras el premio o la medalla. El mismo verbo se
usa en pasajes tales como 1 Timoteo 6:11; 2 Timoteo 2:22; Filipenses 3:12
(“alcanzar”); Filipenses 3:14 (“prosigo”). Persigamos y demos caza a las cosas que
pertenecen a la paz. Comparar Hebreos 12:14— “seguid la paz” (el mismo verbo). Tal
como se nos dice en Efesios 4:3, hemos de hacer todo esfuerzo (“solícitos”) en guardar
la unidad del Espíritu en el vínculo de la PAZ. Pablo subraya también la importancia de
la EDIFICACIÓN, por cuanto los creyentes tienen la responsabilidad de edificarse
mutuamente. Uno de los capítulos clave en cuanto a EDIFICACIÓN es 1 Corintios 14.
Lea ese capítulo y subraye cada vez que aparece la palabra “edificar” o “edificación”.
Luego vea el resumen en 1 Corintios 14:26 (final del versículo).

Romanos 14:20

No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. El término “destruir” significa


“echar abajo, demoler”, tal como se demolería un edificio. Esta palabra “destruir” es
diferente a la palabra que se encuentra en el versículo 15. ¿Cuál es la obra de Dios? La
obra de Dios es construir, edificar. No eches abajo, sino edifica. El amor edifica (1
Corintios 8:1). Todas las cosas son limpias (v.14), por lo cual puedo comer todas las
cosas. Pero dejaré de lado mi libertad y escogeré no comer algo si eso hiciera tropezar
a mi hermano: “Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no
comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano” (1 Corintios 8:13). Comer
y causar ofensa (hacer tropezar a un hermano) es MALO. Es pecado. En el momento
en que usas tu libertad para hacer tropezar a un hermano, has pecado. Has pecado
contra tu hermano y has pecado contra Cristo (1 Corintios 8:12).

Romanos 14:21
En este versículo tenemos la conclusión de la materia. Tengo el derecho de comer y
beber, pero renunciaré gustoso a mi derecho por el bien de mi hermano. Me niego a
hacer cosa alguna que pueda hacer tropezar a mi hermano. Edificar a mi hermano es
para mí más importante que comer o beber. Comparar 1 Corintios 8:13. Note las
palabras “nada en que” de Romanos 14:21. Esto nos muestra la aplicación universal
del principio de la piedra de tropiezo. Pablo utilizó el ejemplo de comer y beber, pero
podría ser cualquier cosa. Normalmente, los creyentes de hoy no enfrentan el
problema de las viandas sacrificadas a los ídolos, pero enfrentan el problema de hacer
tropezar al hermano. Ningún sacrificio será demasiado grande, si ayuda al crecimiento
de un hermano creyente y es causa de su fortalecimiento en el Señor.

Romanos 14:22

Este versículo atañe al creyente fuerte. En este contexto, la “fe” se define como la
firme creencia y convicción de que lo que estoy haciendo es correcto. La persona que
tiene fe es contrastada con la que duda (v.23), la que no está segura de que lo que
está haciendo es correcto. El creyente fuerte tiene una convicción fuerte de que tiene
toda la libertad para comer: “Yo sé y estoy persuadido de que puedo comer este
alimento” (comparar v.14). Se le dice al creyente fuerte que no haga alarde de esta
libertad ante otros, sino que la tenga para consigo delante de Dios: “Señor, tú sabes
que soy libre para comer este alimento, pero al comer y beber, quiero hacer todo para
la gloria de Dios (1 Corintios 10:31), no siendo tropiezo para nadie, creyente o
inconverso (1 Corintios 10:32)”. Hendriksen explica la última parte del versículo como
sigue:

Bienaventurada es la persona –es decir, ese creyente “fuerte”—que evita traer


el juicio de Dios sobre sí mismo al insistir en el ejercicio de su “libertad”, aún
cuando tal insistencia terminara dañando a su hermano “débil”.

Romanos 14:23

Este versículo atañe al creyente débil. La conciencia es como un juez moral


interior:”Lo que estás haciendo está mal. Eres culpable” o “Has hecho lo correcto”. El
creyente nunca debería permitirse hacer lo que su conciencia condenaría. En otras
palabras, el creyente debe estar convencido de la rectitud de su actuar. Debemos
tener una conciencia buena y limpia en cuanto a lo que hacemos. Si tenemos dudas en
cuanto a un curso de acción, no es prudente persistir en ese curso de acción y debería
abandonarse de una vez. “El que duda, se condena si come”. El que duda es como el
creyente débil descrito en 1 Corintios 8:7, 10, 11. Personalmente piensa que es malo
comer lo sacrificado a los ídolos, pero él ve que el creyente fuerte come y se siente
confundido: “Bueno, quizás está permitido comer”, y, sin embargo, él cuestiona si
acaso es correcto. Cualquier cosa que no se haga con la total convicción de que está
bien, es pecado. El creyente nunca debe hacer algo que piensa que está mal o algo
que piensa que podría estar mal. Si un creyente hace algo que él no cree que está
bien, es pecado. Si un creyente sigue adelante y hace algo que él cree que está mal,
esto es rebelión. No debemos proseguir con un curso de acción que creemos que está
mal o que pensamos que podría estar mal.

Si un hombre está convencido de que algo está mal y lo hace, eso es pecado. Lo
contrario no es verdadero. Si un hombre cree que algo está bien y lo hace, eso no es
necesariamente correcto. Ver Juan 16:2 donde ciertos judíos estaban convencidos que
era bueno matar a los creyentes. Ver también Hechos 26:9 donde Pablo (Saulo) estaba
convencido que era su deber hacer muchas cosas en contra del Nombre de Jesús de
Nazaret.

La voz de la conciencia no debe ser ignorada. A medida que crecemos en el


conocimiento de la Palabra de Dios, sin duda que nuestra conciencia necesitará ser
corregida. El creyente débil de 1 Corintios 8:7, 10, 11 aprenderá con el tiempo que no
es pecado comer carne sacrificada a los ídolos (a menos que cause tropiezo a un
hermano). Si hacemos algo que no es de fe (que es contrario a lo que creemos que es
bueno y permisible), entonces es pecado.

Pregunta: ¿Cuántas veces hacemos cosas con la certeza absoluta de que lo que
estamos haciendo es correcto y que agrada a Dios?

“Y todo lo que no proviene de fe, es pecado”.

La verdadera fe está anclada sobre los hechos de las Escrituras, no sobre


nuestras impresiones personales (la manera de como sentimos acerca de algo).
Jorge Mueller dijo en cierta ocasión, “Las impresiones no tienen nada que ver con la fe.
La fe tiene que ver con la Palabra de Dios. No son las impresiones, fuertes o débiles,
las que harán la diferencia. Nosotros tenemos que ver con la Palabra Escrita y no con
nosotros o con nuestras impresiones”.

La fe no se basa en probabilidades (“Lo creeré, porque es probable que


suceda”). Mueller nuevamente responde: “Muchas personas están dispuestas a creer
en las cosas que les parecen probables. La fe nada tiene que ver con las
probabilidades. La esfera de la fe comienza donde terminan las probabilidades y la
vista y el sentido fallan. No debemos tomar en cuenta las apariencias. La pregunta
es si acaso Dios lo ha dicho en Su Palabra”.

CAPÍTULO 14
Romanos 14:1

¿Quién es la persona débil descrita en este versículo? El es débil, no es fuerte, pero es


un creyente, porque está “en la fe”. Es débil en el conocimiento de la doctrina. Quizás
sea un creyente nuevo o quizás sea un creyente que ha fallado en crecer en las cosas
de Dios (2 Pedro 3:18; 1 Co.3:1-4). Quizás no ha recibido sana enseñanza. Este
creyente débil no está viviendo en pecado. Por el contexto, no hay indicación de que
hay involucrado un problema moral. Sin embargo, la persona no entiende de lo que se
trata la libertad cristiana.

¿Cuál es nuestra responsabilidad hacia este hermano débil? “RECIBIRLO”. No rechaces


a esta persona. Recíbelo, acéptalo, admítelo, reconócelo como uno de los tuyos,
considéralo como un hermano amado en Cristo. Esta palabra “recibir” es ilustrada en
Hechos 28:2 – “Y los naturales nos trataron con no poca humanidad; porque
encendiendo un fuego, nos RECIBIERON a todos, a causa de la lluvia que caía y del
frío”. Pablo fue recibido amablemente por esta gente inculta y fue tratado muy bien.
Los creyentes débiles deben ser tratados con amabilidad por causa de Cristo.

¿Por qué debemos recibir a este creyente débil? La razón se da al final del v.3: “Porque
Dios le ha recibido”. Ver también Romanos 15:7. Si Cristo lo recibió, ¿cómo lo
podemos rechazar? Cuán agradecidos debemos estar de que el Señor nos recibiera:
“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera”
(Juan 6:37). Dios nos ha recibido y nunca nos echará o nos dejará de lado.

“Contender sobre opiniones”—no recibas al creyente débil con el objeto de tener


una gran discusión o disputa. No lo admitas solo para criticar sus escrúpulos y juzgar
sus opiniones: “Te permitiré entrar en nuestra asamblea, pero debes darte cuenta que
cuando se trata de las cosas que un cristiano puede comer, tienes mucho que
aprender”. “Eres bienvenido aquí, aunque tienes algunas serias vacilaciones, y
necesitamos enderezarte”. “Ahora que eres uno de los nuestros, discutamos lo que
podemos o no podemos comer, y te probaré por medio de las Escrituras que tú estás
equivocado”. Esta no es la manera de recibir al hermano débil.

Romanos 14:2

El creyente que tiene un conocimiento doctrinal correcto sabe que puede comer todas
las cosas. Bajo la ley, había ciertos alimentos que los judíos podían comer y había
ciertos alimentos que no podían comer (ver Levítico 11). Dios les estaba enseñando a
hacer diferencia entre lo limpio y lo inmundo, entre lo santo y lo profano (Lv. 11:44-
47). Durante la dispensación actual nada de lo que Dios ha creado está prohibido si se
recibe con acción de gracias: “Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de
desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la
oración es santificado” (1 Ti. 4:4-5). El creyente débil mencionado en Rom.14:2 tenía
el hábito de comer solamente hierbas o vegetales, creyendo que no estaba permitido
comer todas las cosas (creyendo que la carne estaba prohibida).

Romanos 14:3

Este versículo es una advertencia, tanto al creyente fuerte como al débil. La tendencia
del creyente fuerte sería despreciar al débil (desdeñar, desvalorizar). La tendencia del
creyente débil sería juzgar o criticar o condenar al creyente fuerte.

El creyente fuerte podría decir, “Vegetariano necio. ¿Cómo puedes ser doctrinalmente
tan débil? ¿No sabes que como creyentes en Cristo podemos comer todas las cosas?”
(DESPRECIANDO).

El creyente débil podría decir, “No deberías comer carne. No deberías comer cerdo.
Estás mal haciendo eso”. (JUZGANDO).

La última frase del v.3 (“porque Dios le ha recibido”) podría referirse sólo al creyente
fuerte que está siendo juzgado por el creyente débil, pero puede referirse a ambos (“al
que no come” y “al que come”). Aunque se refiera solo “al que come”, permanece
cierto que Dios ha recibido a ambos. Dios ha recibido bondadosamente a cada creyente
(Rom. 15:7) y por ésto debemos recibir a nuestros prójimos creyentes, sean débiles o
fuertes (Rom.14:1 donde a los creyentes se les dice que reciban a los que son
débiles).

Nótese que Dios (por medio de Pablo) menciona al “que es débil” (v.1) pero no se
refiere al creyente fuerte como “fuerte”. Aún el creyente que es maduro y que
entiende los asuntos doctrinales, es muy débil aparte de la gracia de Dios (comparar 2
Timoteo 2:1, “Esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús”), incluso es propenso a
ciertos pecados, como despreciar a su hermano (Rom. 13:3, 10) y envanecerse en su
conocimiento (1 Co. 8:1). Es en nuestra debilidad que aprendemos del poder de Dios
(2 Co. 12:10).

Romanos 14:4

Este versículo es para la persona que juzga a su prójimo creyente por lo que come. La
palabra “criado” se refiere a un esclavo doméstico. El que está juzgando debe darse
cuenta de que él no es la cabeza del hogar. El no es el amo o señor de este hombre. El
no es más que un consiervo, un colaborador, un creyente compañero. Un siervo es
responsable solamente ante su amo. Es responsable ante su amo y ante nadie más. Su
amo es el único que tiene el derecho de juzgarlo. El Amo del creyente es el SEÑOR
Jesucristo (ver v.9). A ÉL responde y rinde cuenta el creyente. Ante Su tribunal
compareceremos todos (v.10).

Supongamos que dos hombres trabajan en una fábrica y uno le dice al otro, “estás
haciendo un trabajo horrible”. Lo que diga este correligionario, sea verdadero o falso,
realmente no tiene importancia. El no es el jefe. Si el jefe le dice que está haciendo un
trabajo terrible, entonces debe preocuparse.

¿Qué clase de Maestro es nuestro Señor Jesús? Nuestro Señor no quiere que Sus
siervos caigan. ÉL quiere que ellos estén en pie. Dios los sostiene. Dios está por ellos,
no contra ellos (Rom. 8:31). Como dice el himno: “Sustentados por Su bondadosa,
poderosa mano”. Dios puede sostenerlos en pie. Como creyentes, deberíamos imitar a
nuestro Dios en ésto. Nuestro deseo debería ser sostener a nuestros hermanos
creyentes y hacer todo lo posible para ayudarles a estar en pie. No debemos
empujarlos para que caigan, JUZGÁNDOLOS o DESPRECIÁNDOLOS. Que les ayudemos
a levantarse y a alcanzar un lugar más elevado. “Hágase todo para edificación” (1
Corintios 14:26).

Romanos 14:5

Nuestro tema pasa ahora de los alimentos a los días. ¿Debemos considerar un día más
especial o más santo que otro día? Un creyente lo piensa así, pero otro creyente
considera todos los días iguales. En el asunto de los alimentos, Pablo identificó al
creyente débil (v.2). Aquí Pablo no hace tal distinción. Un creyente escoge un día y
dice, “Este día es especial. Este día es santo”. Otro creyente considera santos todos los
días: “El sábado es tan santo como el domingo y el domingo es tan santo como el
lunes”. ¿Cuál creyente tiene la razón? ¿Cuál creyente es el creyente fuerte que tiene el
entendimiento doctrinal correcto en cuanto a los días?

En otro lugar Pablo advierte contra el peligro legalista de observar ciertos días:
“Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros, que haya
trabajado en vano con vosotros” (Gálatas 4:10-11). Es cierto que la costumbre de los
creyentes ha sido adorar en el Día del Señor, el primer día de la semana (domingo), el
día en que Cristo resucitó de los muertos. Hebreos 10:25 da una seria advertencia a
quienes pudieran dejar de congregarse con otros creyentes. Sin embargo, nunca
encontramos en el Nuevo Testamento el mandamiento: “GUARDA EL DÍA DEL SEÑOR”.
Para el creyente en Cristo, cada día es “terreno santo” cuando servimos al Salvador y
andamos de una manera digna de nuestro alto, celestial y santo llamamiento (Efesios
4:1). Obviamente, no debemos estar más dedicados a Cristo el día domingo que en
cualquier otro día. Sin embargo, admitimos que en círculos religiosos hay muchos
“cristianos del día domingo”, que hacen una muy buena presentación el domingo en la
mañana y que viven de manera muy diferente el resto de la semana. Hermanos, estas
cosas no deben ser así.

El mismo principio es aplicable al DAR. Es el creyente débil el que piensa que un


décimo de sus ingresos pertenece al Señor y que el resto le pertenece a él: “Tengo
diez centavos. Este centavo es santo y especial. Es el diezmo. Los otros nueve son
para mi uso personal”. El creyente fuerte ve las cosas de una manera muy diferente:
“Todo lo que tengo pertenece al Señor, porque yo no me pertenezco a mí mismo; he
sido comprado por precio (1 Co.6:19-20). Puedo dar uno o más de mis diez centavos a
la asamblea local, pero los centavos restantes también pertenecen al Señor y deseo
ser un buen administrador de todo lo que el Señor me ha dado”.

Romanos 14:5 concierne a la pregunta en cuanto a guardar el sábado en los tiempos


apostólicos. Alford comenta sobre este pasaje:

La pregunta ahora es, suponiendo que Pablo hubiese reconocido de alguna


manera la obligación divina de guardar un día de los siete, ¿podría haber
hablado así? La inferencia obvia de su estilo de argumentar es que él no sabía
de tal obligación, sino que creía que todos los días y todos los tiempos eran
IGUALES para el cristiano fuerte en la fe. No veo cómo el pasaje pueda ser
entendido de otra manera. Si cualquier día de la semana estuviese investido del
carácter sagrado del Sábado, habría sido totalmente imposible que el Apóstol
recomendara o defendiera al hombre que juzga ser todos los días de igual
honor,--quien, como en el v.6, no observa ningún día. Debería haberle otorgado
la más seria desaprobación, como violando un mandamiento de Dios. Por lo cual
infiero que esa obligación sabática de guardar un día, sea el séptimo o el
primero, no era reconocida en los tiempos apostólicos.
(Alford's Greek Testament).

William Newell, en su comentario sobre Romanos, cita a los padres de la iglesia


respecto a su entendimiento de la observancia del Sábado. El cita a Ignacio, que fue
martirizado alrededor del año 115 D.C.: “Los que se preocupaban de las cosas
antiguas han venido a una nueva confianza, no guardando por más tiempo los
sábados, sino viviendo de acuerdo con el Día del Señor, de quien depende nuestra
vida, como resucitados por medio de ÉL”. Y Justino Mártir (quien sufrió el martirio por
el año 168 D.C.), cuando fue reprendido por Trifo por “abandonar el sábado”, dijo:
“¿Cómo podemos guardar el sábado, si descansamos del pecado todos los días de la
semana?”

Al final del versículo 5 Pablo dice, “Cada uno esté PLENAMENTE CONVENCIDO
(totalmente persuadido, seguro) en su propia mente”. Estamos viviendo hoy en
tiempos en que la importancia de la doctrina es minimizada y la actitud es a menudo
ésta: “En realidad, no importa lo que lo cristianos creen, especialmente en cuestiones
donde hay diferentes opiniones. Lo importante es que nos amemos unos a otros”. Pero
nótese que Pablo no dice que estas cosas no son importantes. El no dice, “No importa
lo que creas acerca de comer alimentos y observar días”. No, por el contrario, él dice
que cada creyente debe estar persuadido en su propia mente e