Está en la página 1de 2

Elaboración de tubetes biodegradables

Por ABC Rural

La elaboración de tubetes biodegradables es una alternativa práctica en lo que refiere a


producción comercial de plantines. De esta manera se protege el ambiente, evitando la
presencia de residuos en el suelo, no se pierde sustrato, es posible un mejor desarrollo
radicular de las plantitas, las que incluso pueden estar en el terreno en un menor tiempo.

/ ABC Rural

Para la elaboración de tubetes biodegradables se empieza con la preparación del


sustrato. En el caso de un emprendimiento a nivel industrial, se utiliza una mezcladora
en el que se introducirá 30 % de perlita mineral agrícola y 70 % de cascarilla de arroz
carbonizada. Además, se adiciona cierta cantidad de agua para obtener una determina
humedad. Posteriormente, se pasa a la tolva de tubetes biodegradables. La cascarilla de
arroz carbonizada es de producción nacional, mientras que la perlita mineral se importa
de Argentina.

MÁQUINA PARA ELABORACIÓN DE TUBETES

La máquina, de origen dinamarqués, se encarga de hacer los tubetes y utiliza papel de


celulosa. Dicho papel se desplaza dentro del sistema de la máquina y forma un cilindro,
donde se carga el sustrato y se obtiene un tubo alargado. Posteriormente, este tubo pasa
por una sierra que corta hasta conseguir una medida estándar para los tubetes.
Una vez cortados, los tubetes se recogen y se colocan en bandejas diseñadas para este
tipo de contenedores. La maquina es neumática semiautomática, es decir que funciona
con aire y posee una capacidad de producción de 2700 a 2900 tubetes por hora.

VENTAJAS

La principal ventaja de los tubetes biodegradables es que el plantín se traslada con el


contenedor en el campo, por lo que no es necesario preocuparse de ir recogiendo el
plástico que contiene a la plantita. En el caso de los tubetes convencionales (de
plástico), se debe quitar la plantita del contenedor y el mismo vuelve al vivero. Sin
embargo, existe un 20 a 30 % de tubetes que no regresa. El tubete biodegradable
permite el trasplante en un menor periodo: 45 a 60 días, debido a que las raicillas de la
planta quedan bien sujetas. En cambio, los tubetes de plástico necesitan de un mayor
desarrollo de raíz para llevarse al campo, lo que corresponde a un periodo entre 90 y
120 días. Otro aspecto que resulta ventajoso para el productor, es que las plantas poseen
mayor diámetro de cuello, el plantín presenta mejor calidad y además los tubetes
biodegradables son amigables con el ambiente porque se desintegran en la tierra sin
dejar residuos. Por último, no existe pérdida de sustrato.

FUENTE: ABC Color – Suplemento Rural


12/02/2014.-

También podría gustarte