Está en la página 1de 6

PRIMER CONGRESO ESTATAL DE JUECES

PONENCIA: “REMATE DE BIENES INMUEBLES EN JUICIOS


MERCANTILES, EL MOMENTO CORRECTO PARA SU VERIFICACION.

MESA CUATRO DE JUECES MENORES MIXTOS.

TEMA: EJECUCION, REMATE Y ADJUDICACION DE BIENES,


IMPLICACIONES Y PROBLEMÁTICA.

AUTOR: LICENCIADO OSCAR GARCIA RUIZ, JUEZ MENOR


CIVIL EN EL ESTADO.

En tratándose del remate de bienes en general dentro de


los Procedimientos Mercantiles, existe una gran diversidad de
opiniones o criterios con relación al momento en que debe efectuarse
la audiencia de remate, una vez que han sido allegados a los autos por
el interesado las publicaciones ordenadas por la ley; se afirma lo
anterior, pues por un lado en ocasiones se señala como fecha para el
desahogo de dicha audiencia el décimo quinto día hábil siguiente a la
última publicación en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado o
Diario Oficial de la Federación, según la legislación procesal aplicable a
cada caso en concreto; en otras ocasiones se fija la fecha desde el
momento en que se emite el auto que ordena anunciar la venta legal
de los bienes, con un plazo amplio a efecto de el justiciable pueda
allegar con la anticipación debida al momento señalado la exhibición
de los edictos respectivos; así también, en otras ocasiones se fija la
fecha para la celebración de la audiencia de remate dentro del
vigésimo día hábil siguiente al momento en que se manda anunciar,
siendo precisamente este supuesto el que se considera correcto a
efecto de poder celebrar en forma válida la audiencia con las
precisiones que se exponen en los párrafos siguientes.
De este modo, las presentes líneas tienen por objeto
siguiendo los lineamientos establecidos por la Suprema Corte de
Justicia de la Nación en la contradicción de tesis número 94/2002-PS,
determinar el momento adecuado para la verificación válida de las
audiencias de remates dentro de los Juicios Mercantiles, para en la
medida de lo posible evitar que se dejen sin efecto aquellas verificadas
de un modo diverso al que aquí se establece con las consecuencias
legales que ello implicaría.

En este orden de ideas y entrando en materia, se hace


necesario transcribir el contenido del artículo 1411 del Código de
Comercio, a efecto de determinar que dicho dispositivo legal no
establece plazo alguno dentro del cual debe verificarse el remate una
vez decretado el anuncio legal de la venta, y que ante dicha omisión
se hace necesario aplicar en forma supletoria la ley adjetiva local o
federal según el caso concreto.

Así, el dispositivo legal en comento dispone en forma


textual lo siguiente:

“Artículo 1411.- Presentado el avalúo y notificadas las


partes para que concurran al juzgado a imponerse de aquél, se
anunciará en la forma legal la venta de los bienes, por tres veces,
dentro de tres días, si fuesen muebles, y dentro de nueve si fuesen
raíces, rematándose enseguida en pública almoneda y al mejor postor
conforme a derecho.”

Ahora bien, del numeral trascrito se desprende que una vez


notificadas las partes del avalúo, se ordenará el anuncio legal de la
venta de los bienes sujetos a remate por tres veces; que el plazo para
los anuncios será por tres días; por su parte, el plazo para los anuncios
tratándose bienes raíces será de nueve días; que el remate se hará
“enseguida” de haberse publicado los edictos, en pública almoneda y al
mejor postor.
En este tenor, del contenido literal del ordinal que nos
ocupa advertimos que una vez efectuado el anuncio de la venta a
través de los edictos correspondientes y transcurrida la última
publicación, se procederá enseguida al remate de los bienes en
almoneda pública y al mejor postor, siendo ambiguo el dispositivo legal
al no señalar en forma expresa el plazo en que ha de celebrarse la
almoneda, sin que la precisión en el sentido de que el remate debe
hacerse “enseguida” a la publicación de los edictos condicione plazo o
término alguno en que debe suceder dicha diligencia, pues aún y
cuando la preposición “en” en unión de la palabra “seguida” tienen que
ver con aspectos de temporalidad, se ha estimado por la Suprema
Corte de Justicia de la Nación que en modo alguno sugieren la
existencia de plazo o término alguno.

Por tanto, al no existir en la norma legal un plazo específico


y claro que deba mediar entre la resolución que anuncie la venta y la
verificación de la almoneda, es necesario acudir a la supletoriedad de
la ley procesal (del estado o federal según el caso concreto) tal como
lo dispone el artículo 1054 del Código de Comercio, siendo necesario
para lo que nos interesa transcribir el contenido de los artículos 511
del Código de Procedimientos Civiles del Estado de Guanajuato y 469
del Código Federal de Procedimientos Civiles, mismos que dispone en
forma textual lo siguiente:

“Artículo.- Todo remate de bienes inmuebles, semovientes


y créditos será público y deberá efectuarse en el juzgado en que actúe
el juez que fuere competente para la ejecución, dentro de los veinte
días siguientes a haberlo mandado anunciar; pero en ningún momento
mediarán menos de cinco días entre la publicación del último edicto y
la almoneda. Cuando los bienes estuvieren ubicados fuera de la
jurisdicción del juez, se ampliarán dichos términos por razón de la
distancia, atendiendo a la mayor, cuando fueren varias.”

“Artículo 469.- Todo remate de bienes inmuebles,


semovientes y créditos será público y deberá efectuarse en el local del
tribunal competente para la ejecución, dentro de los veinte días
siguientes a haberlo mandado anunciar; pero en ningún momento
mediarán menos de cinco días entre la publicación del último edicto y
la almoneda. Cuando los bienes estuvieren ubicados fuera de la
jurisdicción del tribunal, se ampliarán dichos términos por razón de la
distancia, atendiendo a la mayor, cuando fueren varias.”

En esta tesitura, tomando en cuenta la redacción del


numeral 1411 del Código de Comercio, colegimos que una vez
presentado el avalúo y notificadas las partes de su contenido, debe
ordenarse el anuncio de la venta de los bienes por tres veces dentro
de tres días, si se trata de subastar bienes muebles, y en un lapso de
nueve días en relación con la venta de inmuebles, y ante la falta de
plazo especifico con relación al momento en que ha de llevarse a cabo
la venta ordenada, partiendo de la resolución judicial que la emite y
atendiendo al contenido del artículo 511 del Código de Procedimientos
Civiles del Estado y 469 del Código Federal de Procedimientos Civiles,
se advierte que la pretendida diligencia de remate debe tener
verificativo dentro de los veinte días hábiles siguientes a la notificación
del auto que manda anunciar la venta en forma legal, sin que en
ningún caso medien menos de cinco días entre la publicación del
último edicto y la fecha fijada para la almoneda.

Estimándose que resulta dable fijar como fecha para la


misma, precisamente la correspondiente al vigésimo día hábil siguiente
a la notificación del proveído que decreta la venta, debiendo así
establecerse en esa resolución el día y hora correspondiente para que
tenga verificativo dicho evento; a título de ejemplo, si en fecha cuatro
de agosto del presente año se emite el auto que ordena el anunció de
de venta de bienes, tomando en cuenta que dicha resolución se
notifique por lista el día siguiente, es decir el cinco de agosto, y a
efecto de que el justiciable este en posibilidad de allegar con la
prontitud necesaria las publicaciones ordenadas, en esa tesitura se
estima que la fecha para el remate que debe ser fijada en su hora en
ese mismo proveído lo sería la del día dos de septiembre del presente
año, que corresponde precisamente al vigésimo día hábil siguiente a la
notificación del proveído que ordena la venta, con la condicionante de
que en ningún caso deberán mediar menos de cinco días entre esa
fecha y la publicación del último edicto, debiendo esa previsión en la
prontitud de las publicaciones estar a cargo del litigante, bajo el riesgo
de la no verificación de la diligencia al no efectuarse las publicaciones
con la anticipación debida.

Asimismo, debe decirse que la experiencia por parte de


quien esto suscribe en mi actuar dentro del Juzgado Tercero Menor
Civil de la ciudad de Celaya, Guanajuato, me permite afirmar que si
resulta posible la celebración de la audiencia en los términos indicados,
siempre y cuando el litigante interesado este al pendiente de su
asunto, recoja y exhiba con la prontitud debida ante las instituciones
correspondientes los edictos materia de publicación, aún y cuando
sean allegados momentos antes del día y hora señalado para la
celebración de la almoneda, sin que ello implique afectación alguna
pues desde el momento en que los referidos edictos fijan la fecha y
hora de la misma se cumple con la publicidad correspondiente.

Así pues, lo anterior se pone a consideración de los


compañeros Juzgadores (as), a efecto de que de estimarlo
conveniente sea tomado en cuenta para fijar la fecha para la
celebración de los múltiples remates que tienen verificativo en los
locales de los recintos judiciales, y evitar con ello, al menos en lo
tocante, el que se deje sin efecto una audiencia de subasta pública
ante la omisión de efectuar su celebración en términos de ley; así
mismo, de ser necesario para una mejor comprensión de lo expuesto
se remitan a la ejecutoria que dio origen a la contradicción de tesis a
que se alude a párrafos anteriores bajo rubro “Remate de bienes
inmuebles. La subasta derivada de juicios mercantiles debe verificarse
en el lapso de veinte días siguientes a haberlo mandado anunciar, pero
en ningún caso mediarán menos de cinco días entre la publicación del
último edicto y la almoneda (Artículo 511 del Código de Procedimientos
Civiles para el Estado de Guanajuato, supletorio del artículo 1411 del
Código de Comercio, conforme al texto anterior del precepto 1054);
misma que resulta de observancia obligatoria en términos de lo
dispuesto por el artículo 192 de la Ley de Amparo.

Acámbaro, Guanajuato, a 27 de Julio del año 2008.

Licenciado Oscar García Ruiz.

También podría gustarte