Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO.

FACULTAD DE CIENCIAS POLITICAS Y SOCIALES.

SISTEMA DE UNIVERSIDAD ABIERTA Y EDUCACION A DISTANCIA.

LICENCIATURA EN RELACIONES INTERNACIONALES.

Semestre: 5°

Asignatura: Sistemas Políticos Comparados.

Asesor: Juan Manuel Camacho Rosas.

Alumno: Héctor Manuel Márquez Rivera.

Número de Cuenta: 403086674.

Unidad 1: “Fundamentos teóricos y metodológicos de la política comparada”.

Actividad de aprendizaje 1: La Política Comparada.

22 de septiembre de 2019
Cuestionario.

Desde la óptica de Velázquez (2009), ¿cuál es la utilidad de la política


comparada en la era de la globalización?

Tal cual lo establece el autor, la utilidad principal es “[…] tener y mantener un


sentido político a pesar de los tiempos más problemáticos” (Velázquez, 2009, pág.
7).

En la antigüedad Aristóteles y había advertido sobre las distintas formaciones que


la política asumía basadas en su gobierno; hoy en día, en esta desafiante era de
la globalidad, la política comparada se constituye en una verdadera herramienta
para comprender el problema de la política misma, su situación ante la diversidad
de Estados contemporáneos, así como su interdependencia con otros actores,
mediante el desarrollo de una visión global, pues cada uno de ellos poseen
concepciones distintas sobre el poder, la autoridad y la organización social.

El desarrollo de la política comparada también permite perfeccionar algunas


habilidades adyacentes como el análisis crítico y el razonamiento político de
hechos y situaciones. El estudio de la política comparada evita el reduccionismo y
reconoce la complejidad del mundo que nos rodea, pero evita dejarnos en el
desamparo pues abre la puerta para que transformemos las distintas
organizaciones políticas en nuestros “laboratorios”, al tiempo que enfocamos
nuestros esfuerzos en el simple desarrollo de conocimiento político.

¿Cuáles son las razones que animan el desarrollo de este libro? Comenta su
estructura (las escuelas y las aportaciones recientes).

Como ya se apuntó, el autor pretende únicamente aumentar el acervo de


conocimiento sobre la política en si misma al tiempo que proporciona herramientas
metodológicas para aquel que quiera adentrarse en este mundo.

Uno de los grandes problemas que se percibieron y justifican la elaboración del


libro fue el declive que la producción intelectual en esta materia tuvo las últimas
décadas, además de la escaza participación de latinoamericanos al respecto. En
el caso de nuestro país, Vidal de la Rosa lo establece así:

“Hay dos rasgos paradójicos en el estado de la política comparada mexicana. El


primero es que no existe una disciplina de análisis político comparada; el segundo
es que México no existe para la política comparada” (Vidal, 2014, pág. 1)

Ante esta situación Velázquez aborda el problema de la política comparada a


través de cuatro apartados:

-Primero. Concepciones teórico- metodológicas clásicas.


El capítulo I bajo la visión de Gabriel A. Almond y G. Binham Powell, aportan las
bases teóricas de la disciplina, así como la terminología utilizada.

El capítulo II sobre la política comparada las formas de gobierno en la óptica de


Joseph Blondel y Maurice Duverger, aportan un estudio analítico de las diversas
formas de gobierno existentes en el mundo en su época, desarrollan ampliamente
el análisis del poder como problema fundamental de la político.

Capitulo III que abarca la escuela italiana de Giovanni Sartori, quien establece el
método de la comparación política y afirma que bajo toda la ciencia policía existe
necesariamente un marco comparativo, además establece tres preguntas guía
fundamentales para la materia: ¿Por qué comparar?, ¿Qué es comparable? Y
¿Cómo comparar?

Capitulo IV, desarrolla la teoría social francesa de Bertrand Badie y Guy Hermet,
que critican el carácter limitado que la ciencia política y particularmente la política
comparada ha tenido en la enseñanza, particularmente en Europa, no así en el
mundo anglosajón. Así mismo sostienen el carácter principal de la reflexión
comparativa, que debe considerarse una “forma de ser” en la ciencia política y las
relaciones políticas internacionales.

-Segundo. Concepciones teórico- metodológicas modernas.

Capítulo V, analiza la escuela comparativista angloamericana de Guy Peters. Que


inicia el “nuevo pensamiento político angloamericano”. Para Peters la política
comparada es central en el desarrollo de la teoría política, pues ante la carencia
de experimentación directa, este es el método principal para su desarrollo.

Capítulo VI, enfocado en la postura criticas delas universidades británicas bajo la


concepción de Todd Landman, quien aborda el enfoque racional en la
comparación de Estados, apunta sobre todo al desarrollo adecuado y puntal del
estudio comparativo. Concluye enfocándose en los problemas que debe abordar el
comparativista y recomendaciones para superarlos.

Capitulo VII bajo el estudio de las universidades estadounidense por Mark


Kesselman, Joel Krieger y William Joseph, que con su obra “Introduction to
comparative politics” recuperan conceptos básicos de la política comparada y su
avance y desarrollan el estudio de distintos tipos e sistemas democráticos.

Capitulo VIII que toma como base el nuevo pensamiento americano de G.A.
Alomnd, G.B Powell Jr., K. Strom y R. J. Dalton. Ellos contraponen la postura
clásica y la contemporánea de la política comparada.

-Tercero. Enfoques teórico-analíticos a través de tres corrientes de análisis de


sistemas políticos.
Capitulo IX estudia el análisis teórico práctico de la escuela neo italiana de
Gianfranco Pasquino, quien propone nuevas estrategias de comparación ya sea
mediante el análisis de sistemas completos o subsistemas que bajo su óptica
están plenamente relacionados y se determinan entre ellos.

Capitulo X, estudia el enfoque comparativo del gobierno y la politica de escuela


aglosajona de Rod Hague y Martin Harrop. En su ya clásica obra “Comparative
Govemment and Politics An lntroduction” donde aporta una excelente definición de
la política comparada y desarrolla el enfoque comparativo, que es sobre todo la
aplicación de estrategia y técnicas dirigidas a la comparación de sistemas
políticos.

Capitulo XI, se abarca la el estudio de los sistemas políticos bajo la óptica


internacionalista, pero sobre todo, construir una política a comparada que sirva y
se adecúe a la caótica realidad mexicana. Realiza una crítica a los enfoques
parroquialista, configurativo y formalista y propone un estudio integral y analítico
de la política general del Estado bajo una visión perspectiva y otra prospectiva.
Propone un estudio que permita entender el sistema político dentro de un contexto
interno y otro internacional. Además hace énfasis en la importancia del desarrollo
de la metodología, el enfoque cuantitativo y la profundidad en el estudio
comparativo.

-Cuarto. Enfocado en los sistemas políticos desarrollados en la región euroasiática


bajo la óptica histórica política del fin de la guerra fría.

Capitulo XII donde Elsa María Fernández Andrade realiza un análisis de sistema
político japonés y el difícil tránsito entre un modelo imperial unitario a la actualidad,
además de hacer una crítica precisamente al paso entre autoritarismo y
democracias.

Capitulo XIII, Efrén Gustavo Marqués Rueda analiza la construcción y el derrumbe


del estado socialista en Rusia, la configuración del conflicto histórico – político que
significo no solo para este territorio sino para los satélites soviéticos y la enorme
trascendencia en las relaciones internacionales.

De acuerdo con Laiz (2003), explica las tres dificultades de la política


comparada, donde alude a las relaciones internacionales.

La primera dificultad tiene que ver con las fronteras que delimitan la Ciencia
Política de la Política Comparada, y es que el problema subyace en los puntos de
contacto entre ambas, sus objetos de estudio se difuminan aun a pesar de que la
Política Comparada debe ser una rama de la Ciencia Política, así la primera
estudia la política pura general, pero la Política Comparada puede particularizarse
en múltiples temas; el mismo caso atiende a las Relaciones Internacionales, pues
esta disciplina también posee puntos de contacto que no son claramente
delimitados con la Política Comparada, mucho más cuando hablamos de sistemas
políticos en los Estados-nación por ejemplo.
La segunda dificultad radica en que la Política Comparada en que posee un
carácter doble, puede ser considerada método u objeto de estudio, las Relaciones
Internacionales están caracterizadas por su objeto por ejemplo, pero esto no tiene
mayor trascendencia ya que los escenarios en los que aparece son distintos.

La última trasciende al sentido de la Politice Comparada, uno mucho más


metodológico y amplio que el estrictamente normativo. Así la Política Comparada
ejerce su método dentro de los confines de la política.

La Política Comparada, mantiene esta una dualidad que la acerca a las


Relaciones Internacionales y otras ciencias sociales cuando tratamos el método,
pero en cuanto a su objeto, radica en los dominios de la política.

¿Cuál es la lógica de la comparación?

Como señala Velazquez : “[…] el acto de comparar y contrastar es uno de los


ejercicios humanos más comunes” (Velázquez, 2009, pág. 6).

La comparación se encuentra en todo y se presenta de forma constante en cada


área de nuestras vidas, es tanto un método de exploración como uno de
aprendizaje y producción de nuevo conocimiento, implica no solo tomar
elementos, identificarlos y cotejarlos, sino también el contraste entre los
resultados. Laiz lo define como un “[…] ejercicio intelectual universal” (Laiz, 2003,
pág. 3).

Guy Peters de la Escuela Comparatista Angloamericana de los años noventa


propone la importancia y la lógica de la comparación, así la política comparada es
central para la ciencia política, para allegarse de conocimiento las ciencias poseen
la experimentación que se propone comprobar las teorías, pero en el campo
político, la herramienta ideal es la comparación, con ella podemos manipular las
variables y elementos del sistema político para obtener información útil
(Velázquez, 2009, pp. 10-11).

Señala los aspectos metodológicos de la política comparada.

Debemos comprende que la experimentación directa en Política Comparada es


imposible, es por ello que surge el método comparativo. Estos se ponen de relieve
con la aportación de Giovanni Sartori quien se cuestiona por el método básico de
la política comparada, es decir, la comparación misma.

Sartori señala tres preguntas básicas, ¿Por qué comparar?, ¿Qué es comparable?
y ¿Cómo comparar?, la primera pregunta es importante porque además de que
pude darnos un motivo cierto de la actividad comparativa, también justifica la
comparación como instrumento para las ciencias sociales (Rodríguez, 2011, pp.
82)
Por su parte, las dos preguntas subsecuentes se dirigen de lleno al cuerpo
metodológico, es decir las herramientas y estrategias que se utilizaran, como la
selección y estudio de casos, el número de elementos a comparar, el
establecimiento de la dimensión temporal, la finalidad del análisis y su pertinencia
(Rodríguez, 2011, pp. 86-87)

Los aspectos metodológicos son fundamentales precisamente por los problemas


con que los investigadores en política comparada suelen toparse, como la
disociación entre los elementos a comparar y las preguntas de investigación que
ya apunta Todd Landman, para lo cual propone especial atención en el buen
desarrollo del estudio comparativo: la especificación del problema, la identificación
de elementos, el desarrollo del método de análisis y las conclusiones. Así el
método comparativo agrega rigor científico al estudio del mundo político
(Velázquez, 2009, pp. 11)

Describe los contenidos de la política comparada.

-Estudio de países extranjeros. Este se realiza de forma diferenciada si entrar en


comparación con otros elementos, ni establece relaciones, solo estudiar y recabar
la información pertinente.

-Comparación sistemática de países. Permite identificar semejanzas y diferencias


con otros Estados, con base en el objeto que se esté analizando. Su tarea es
elaborar y comprobar la teoría en tanto los Estados sean manejados como casos
concretos.

-El método de investigación. Se refiere a la actitud de interés por la herramienta


metodológica en tanto se descubre sus alcances y posibilidades dentro de la
investigación comparada.

¿Cuál es la evolución y futuro de la política comparada?

La Politice Comparada inicia en los años 60 del siglo XX, con la obra de G.
Almond y G.B. Powell quienes sientan sus bases. Presenta una tendencia a la
apertura hacia el mundo, alejándose de las concepciones de los países
occidentales. De la misma forma se ataca el institucionalismo político de ese
tiempo, se deja el formalismo, el legalismo y los enfoques tradicionales para
avanzar sobre el estructural – funcionalismo como teoría unificadora.

Esta última no tuvo el carácter que buscaba, tuvo auge en Estados Unidos, pero
no tanto así en Europa. En aquel tiempo, en España se da un salto cualitativo al
pasar de la terminología de “regímenes políticos” a “Sistemas Políticos”,
circunscribiéndose dentro del paradigma sistémico.

En los años 80 se comienza a recuperar el enfoque en el Estado, el “Estado de


Bienestar” y los problemas que comenzaba a presentar el proyecto globalizador.
En la actualidad el mundo se aleja de las concepciones de comparación global,
haciendo de este un método mucho más manejable y dando auge a los estudios
regionales o de áreas.

Por último, a últimos años el enfoque metodológico adquirió fuerza pues el


reforzamiento en el estudio, comprensión y diseño del método nos ayudan en el
acercamiento a otras áreas además de aumentar la profundidad y calidad de los
estudios.

Difícil es prospectar el futro de esta materia, solo algunos atisbos de lo que viene
desarrollándose, como la redefinición de las categorías más importantes como
Estado, su oposición al proyecto globalizador que influye en los sistemas políticos
del mundo y mayor atención a la cuestión política como generadora de resultados.
También debemos tomar en cuenta el surgimiento de nuevos elementos y la
posibilidad de su atención fuera del análisis tradicional.

Describe la teoría, con base en los niveles de aplicación.

De acuerdo al avance explicativo de las teorías que intentan explicar la política


comparada pueden ordenarse y clasificarse :

Macro teorías.- Entre ellas tenemos la teoría de sistemas y el estructural –


funcionalismo. Buscan explicaciones amplias sobre la ciencia política pero no
alcanzan a explicar los comportamientos individuales. Reconoce la existencia de
sistemas y subsistemas interrelacionados, incluyendo los sistemas político, ambos
enfoques permiten el análisis de la política comparada a través del estudio de los
fenómenos políticos que se desarrollan dentro de grandes sistemas, ya sean
Estados-Nación u organismos supranacionales.

Meso teorías.- su alcance es mediano, pro allí radica su importancia, porque son
la base de la construcción de las grandes teorías, se pueden enfocar en regiones
geográfica limitadas tratando los procesos políticos en función de la idiosincrasia y
características del lugar o en instituciones específicas, que analizan algunos
grupos participantes del propio universo político.

Micro teorías.- la teoría de la política comparada bajo la óptica micro alude al


funcionamiento del individuo y su enfoque como objeto de estudio. Entre algunas
corrientes está el conductismo que se enfoca cuestiones de participación política,
cultura y socialización. Así mismo está el elitismo, que se funda en la idea de que
siempre han existido elites que controlan el poder y la autoridad. Por último la
teoría de la elección racional basada en las ideas económicas sobre el principio de
selección.

Cabe señalar que a pesar de encontrarse en un nivel distinto, estas pueden


combinarse, pues no son excluyentes.
Explica la teoría de acuerdo con la dicotomía Estado-sociedad.

La explicación sobre la teoría en política comparada que tiene su enfoque en los


conceptos Estado – Sociedad deja de lado el análisis por nivel y se enfoca principalmente
en el enfoque que cada teoría toma con su postulado básico como premisa, es decir, que
algunas teorías pueden tener como base la concepción de Estado y otras tendrá la
sociedad como concepto fundamental.
Cuando el Estado es el protagonista del enfoque, tendremos en cuenta el
institucionalismo, el marxismo, el elitismo por ejemplo, pues reconocer partes del Estado
implica reconocer al Estado mismo. En el caso de las teorías que toman a la sociedad,
podemos contar al conductismo y al pluralismo, donde el Estado aparece pero es incapaz
de ser el protagonista del sistema.
Nuevamente es importante señalar que una de las características del análisis comparativo
es que rara vez es excluyente de las distintas corrientes que lo intentan explicar. Por ello,
a pesar de existir algunos disensos, existen elementos claves que los vinculan.

REFERENCIAS.

Laiz, C. (2003). Política comparada (cap. 5, pp. 93-110). Madrid: McGraw-Hill.

Rodríguez Zoya, Leonardo G (2011) El método Comparado y la Teoría de los


Sistemas Complejos. Hacia la Apertura de un Diálogo Interdisciplinario entre la
Ciencia Política y las Ciencias de la Complejidad. Reflexión Política, vol. 13, núm.
25, junio, pp. 78-92. Universidad Autónoma de Bucaramanga, Colombia
Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/110/11018897007.pdf

Velázquez, J. C. (2009). Sistemas políticos comparados. La organización política


del Estado y su inserción en las relaciones internacionales (Presentación, pp. 5-
17). México: FCPS-UNAM.

Vidal, G. (2014). La (casi inexistente) política comparada mexicana. Documento de


trabajo [Versión electrónica]. Recuperado de
https://www.academia.edu/9648130/La_casi_inexistente_pol
%C3%ADtica_comparada_mexicana?auto=download

También podría gustarte