Está en la página 1de 4

1.

Hormonas liberadoras: las hormonas liberados estimulan la producción y liberación


de hormona adrenocorticotrofica (ACTH), hormona folículoestimulante (FSH),
hormona luteinizante (LH), hormona tirotrofica o tirotrofina (TSH) y hormona de
crecimiento (GH).

2. Hormonas inhibidoras: estas inhiben la liberación de la hormona


melanocitoestimulante (MSH), y de la hormona luterotrofica o lactogénica o
prolactina.

Las neuronas del hipotálamo responsable de la producción de estas hormonas son influidas
por las fibras aferentes que se dirigen hacia el hipotálamo y también a nivel de hormona
producidas por el órgano diana controlado por la hipófisis.

Irrigación

La irrigación esta provista directamente por la arteria cerebral anterior, rama de la


arteria carótida interna cuando esta se comunica con su homologa por medio de la
arteria comunicante anterior.

Fisiología del Hipotálamo


Una parte importante del sistema límbico es el hipotálamo, ya que a parte de participar en el
control de la conducta, también se encarga de controlar la temperatura corporal, la
osmolalidad de los líquidos corporales y el impulso para comer, beber y regular el peso
corporal. Estas funciones se conocen en conjunto funciones vegetativas.

Muchas de las funciones conductuales puestas en marcha en el hipotálamo son mediadas por
los núcleos reticulares del tronco encefálico y los núcleos asociados. Regula la mayoría de las
funciones vegetativas y endocrinas del cuerpo así como muchos aspectos de la conducta
emocional.

Regulación cardiovascular

La estimulación en diferentes partes del hipotálamo puede causar cualquier tipo de efecto
neurogénico sobre el sistema cardiovascular como un aumento de la presión arterial, un
descenso y un aumento o disminución de la frecuencia cardiaca. La estimulación de la parte
posterior y lateral puede aumentar la presión arterial y la frecuencia cardiaca en tanto que la
estimulación del área preóptica tiene efectos contrarios. Estos efectos se transmiten a través

1
de los centros específicos de control cardiovascular de las regiones reticulares del bulbo y la
protuberancia.

Control autónomo

Este tiene una influencia controladora sobre el sistema nervioso autónomo y aparentemente
integra los sistemas autónomos y endocrinos por lo que mantiene la homeostasis corporal.

El hipotálamo es considerado un centro nervioso superior para el control de los centros


autónomos inferiores en el tronco del encéfalo y la medula espinal. La estimulación del área
anterior y preóptica del hipotálamo influye en las respuestas parasimpáticas como la
contracción de la vejiga, mayor motilidad del tracto gastrointestinal, aumento de la acidez del
jugo gástrico, salivación y contracción pupilar.

La estimulación de los núcleos posterior y lateral produce respuestas simpáticas que influyen
en el cese del peristaltismo en el tracto gastrointestinal, dilatación pupilar e hiperglucemia.

Neurosecreción

Se encarga de secretar vasopresina y oxitocina.

Control endocrino

Las células nerviosas de los núcleos hipotalámicos mediante la producción de factores


liberadores o inhibidores de la liberación controlan la producción de hormonas del lóbulo
anterior de la hipófisis.

Hormona de crecimiento, Prolactina, hormona Adrenocorticotrofica, hormona Tirotrofica o


Tirotrofina, hormona Luteinizante y hormona Foliculoestimulante.

Regulación del agua corporal

El hipotálamo regula el agua de dos maneras:

1. Provocando la sensación del sed.

2. Controlando la excreción de agua por la orina.

3. Los centros reguladores se localizan en el hipotálamo lateral.

4. El control de la excreción renal se encuentra en el núcleo supraóptico.

Regulación de la temperatura

La porción anterior del hipotálamo controla los mecanismos que regulan la perdida de calor.
La estimulación de esta área produce una dilatación de los vasos sanguíneos cutáneos y
sudoración, lo que disminuye la temperatura corporal.

2
La estimulación del hipotálamo posterior da como resultado la constricción de los vasos
sanguíneos de la piel y la inhibición de la sudoración, también puede haber escalofríos
durante el cual los músculos esqueléticos producen calor. En condiciones normales el
hipotálamo mantiene la temperatura corporal en 36.6 – 37 grados.

Regulación de la ingesta de alimentos

La estimulación de la región lateral del hipotálamo inicia la sensación de hambre y da como


resultado un aumento de la ingesta de alimentos. Esta región se denomina centro del
hambre.

La destrucción bilateral de este centro conduce a la desaparición del deseo de comer y a veces
una inanición letal. El centro que se encarga de la oposición al deseo de comida localizado en
el núcleo ventromedial se denomina centro de la saciedad.

La destrucción bilateral del centro de saciedad produce un apetito voraz que trae como
resultado una obesidad extrema. Otras zonas del hipotálamo que participan en el control
general de la actividad gastrointestinal son los cuerpos mamilares que controlan muchos
reflejos relacionados con la alimentación como lamerse los labios o deglutir.

Emoción y comportamiento

La emoción y el comportamiento son funciones del hipotálamo, el sistema límbico y la corteza


prefrontal. La estimulación de los núcleos hipotalámicos laterales puede provocar signos y
síntomas de ira, mientras que las lesiones de estas áreas pueden generar pasividad.

La estimulación de los núcleos ventromediales produce pasividad mientras que las lesiones
de estos núcleos pueden provocar ira.

La estimulación de una fina zona de los núcleos periventriculares localizada en la vecindad del
3er ventrículo o la estimulación del área gris del mesencéfalo produce reacciones de miedo y
de castigo.

El impulso sexual puede estimularse en varias áreas del hipotálamo sobre todo en sus
porciones más anteriores o más posteriores.

Control de los ritmos circadianos

Este controla muchos de estos ritmos, entre ellos la temperatura corporal, la actividad de la
corteza suprarrenal, el recuento de eosinofilos y la secreción renal. Los estados de sueño y de
vigilia .Las lesiones de la parte anterior del hipotálamo interfieren seriamente en el ritmo de
sueño y de vigilia.

3
4