Está en la página 1de 5

FR. EVE DONAX SÁNCHEZ CÁRDENAS O.F.

M
LA CARCEL COMO UN SISTEMA DE OPRECIÓN EGOISTA

Introducción: En el presente trabajo intentare ver someramente los problemas que experimenta la
sociedad humana, intentando ver las causas de los problemas que se debe asumir como retos para una
sociedad fundada en el evangelio. Jesús es quien nos plantea un forma nueva distinta de
interrelacionarnos entre nosotros, y como ayudar al menos favorecido. Y finalmente intentare plantear
algunos lineamentos de acción.

Para poder mirar la realidad es importante hacer una mirada retrospectiva de la experiencia humana en
el pasado. En esta mirada recurriré a los datos informativos de Xabier Pikaza que están en su libro
“Dios Preso”; y de Michel Foucault de su libro Vigilar Castigar. Y para poder generar posibles
expectativas para aproximarme a las líneas de acción tomare como base la Sangra Escritura y los
derechos humanos y las reglas de Mandela.

Miremos la realidad de la violencia y el ser de la cárcel hoy


El libro de Xabier Pikaza es en resumen una intención de entender la cárcel desde el cristianismo, e
indica con ello que a Dios sufre encadenado y prisionero por la justicia social reinante. Y que el sistema
carcelario ha sido creación del sistema capitalista industrial entre los siglo XVIII y XIX, con la
revolución francesa. Y nacen con intención de ser una expresión de racionalidad moderna. En principio
los fundamentos estuvieron dados por el Iluminismo (primacía de la razón), y el cristianismo (debía
ser promotor de la gratuidad) se hizo cómplice de racionalismo en tanto promovió verdades o principio
con pretensión de ser verdades metafísicas. De allí que se diga: “debemos plantearnos mejor la relación
entre el principio gratuito (misericordia, amor cristiano, por encima de la ley) y el principio racional
(que se sitúa en el nivel de justicia)…un correctivo tanto al cristianismo espiritualista como a la razón
absolutista. Solo en la medida en que se abre como espacio y fuente de Dialogo para todos los hombres
se podrá decir que el Cristianismo es palabra de Dios. Solo en la medida en que acepte los derechos de
todos y en especial de los más necesitados, asumiendo de algún modo la inspiración de las grandes
religiones (en nuestro caso el cristianismo), se podrá decir que la razón tiene un valor humano”1.

Si este camino no se hace viable en las políticas de estado o en la democracia reinante se vuelven
dictaduras que promueven un sistema de violencia: la violencia de sacrificios humanos, la violencia y
represión social en un sistema esclavista, y la violencia de generar cautiverio a sus ciudadanos. Y el
punto de central de este sistema es la cárcel.

La violencia de sacrificios humanos, en el origen de la creación hay un amor creador que se


expresa en la fecundidad y las relaciones personales o afectivas (matrimonio), pero a lado del amor
hay un poder destructor que solo pudo regularse por un tipo de ley racional. Luego una ley racional
sin amor termina siendo muy destructora. Por ello sea necesario que hay una violencia buena (legal)
para que venza y detenga la violencia ilegal o caótica, y así se siga haciendo sacrificios humanos en
aras de la paz. Luego la forma de superar la lucha entre todos contra todos es encauzando un modo
organizado (legal) hacia un individuo o grupo que representa los males de todos, superando su

1
Xabier Pikatza, Dios Preso, Secretariado Trinitario, España-Salamanca, 2005, pg22

1
agresividad interna. Y esta violencia legítima o racional es monopolio del sistema y esta el estado quien
da poder para expulsar (matar, oprimir, encarcelar) a sus contrarios. “Nuestra sociedad occidental ya
no cree apenas en Dios; pero cree en el valor sagrado de la violencia curativa, es decir, en los sacrificios
y cárceles que permite que el resto de la buena sociedad viva tranquila” 2. El orden se intenta cuidar
con violencia religiosa y legalizada.

La violencia y represión social en un sistema esclavista, en tanto culturas se percataron que era más
beneficioso no matar a su sus contrarios y enemigos los esclavizaron. Expresándose en dos planos el
religioso y social. En lo religioso se sigue sacrificado animales en vez de seres humanos, y en ese
sacrificio de animales no solo participa Dios, sino también los humanos. En el plano social, la
esclavitud viene a ser una trasformación de la visión de Dios, que no necesita sangre humana para
manifestar su poder, asi mismo cambia la visión de sociedad en la que pueden convivir señores y
esclavos; y “la esclavización supone un gran avance, pues permite conservar en vida a los disidentes o
contrarios, a quienes se somete, al servicio del sistema”3, incluso el sometido dirá es mejor la esclavitud
que dejar de vivir. Una sociedad esclavista es en esencia violenta, porque buscara someter y doblegar
a unos hombres porque necesita su fuerza que esté al servicio de algunos y asi mantener el equilibrio
del conjunto. Esta esclavitud sigue existiendo aun en nuestra sociedad aunque se apuesta por la libertad
de todos, aun se sigue negando las condiciones básicas para muchos seres humanos privándoles así de
su libertad, y necesitan depender de otros si apuestan por seguir viviendo.

Para Michel Foucault, en su libro “Vigilar y castigar”, nos hace ver que la cárcel o prisión es ante todo
un Panóptico, sistema de vigilancia del estado o poder político. Este sistema comenzó con el sistema
capitalista industrial que ponía una torre de vigilancia en la fábrica para que el rendimiento de sus
trabajadores sea más productiva. Es decir el estado es dueño de los cuerpos y de la fuerza, y en tanto
no son productivos o obedientes al sistema sino incidentes esta la cárcel para disciplinarlos,
domesticarlos o adoctrinarlos. El ciudadano común y corriente debe obedecer y someterse al poder
réinante.

La cárcel es un lugar omnidiciplinario adopta una estructura de monasterio de religioso, que debe
aislarse para encontrarse consigo mismo, reflexione sobre su crimen, aprenda a odiar su crimen, tenga
remordimiento de tal crimen y luego pueda encontrar el equilibrio, pero tiene una connotación de
sumisión total al poder. La prisión es solo privación de la libertad, el trabajo debe promoverse como
forma de habituarlo en la productividad y en la inserción social como persona útil. Para Michel la cárcel
antes de ser un sistema de humanización es un sistema de clasificación, de deshumanización ya que si
el preso no llega a rehabilitarse o a curarse en los talleres u hospital, la cárcel pierde la razón de ser,
por eso se debe comenzar a buscar nuevas formas para dicha tarea.

Finalmente veamos lo que dice el documento llamado “la promotio istitiae que el Secretariado para
la Justicia Social y la Ecología afirma de la justicia social actual: “Ser desfavorecido y verse
involucrado en el sistema de justicia son realidades inextricablemente asociadas. En todos los
países encontramos en las cárceles a los más desfavorecidos y vulnerables. Algunas regiones
son famosas por formas más ilustradas de enfocar el encarcelamiento, de las que todos podemos
aprender. En otras regiones vemos inquietantes abusos de poder y condiciones inhumanas y en

2
Xabier Pikatza, Dios Preso, Secretariado Trinitario, España-Salamanca, 2005, Pg28
3
Xabier Pikatza, Dios Preso, Secretariado Trinitario, España-Salamanca, 2005, Pg33

2
muchas naciones continúa aplicándose la pena capital”4. “Su vida, la de su madre, la de su abuela y
la de sus antepasados, todas iguales, todas reproduciendo una y otra vez las mismas violencias. Violencia de
ausencia de derechos sociales, violencia de lo mínimo indispensable para la dignidad humana, violencia de falta
de felicidad, de paz, de quietud. Todas esas vidas marcadas con el estigma de “haber sido elegidos para algo”
sin saber por qué. El estigma que persigue por cientos de años, el que no prescribe, del que no se pueden liberar.5

Principios fundamentales para un sistema carcelario más humano

El amor gratuito crea vida y condiciones de vida, toda violencia esconde una
necesidad. En pasaje de Mateo 5, 38-45: Habéis oído que se dijo: = Ojo por ojo y diente
por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla
derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale
también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y
al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda. Habéis oído que se dijo: = Amarás a
tu prójimo = y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por
los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre
malos y buenos, y llover sobre justos e injustos”.

Marcos6, 35-37: Más bien, amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar
nada a cambio; y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es
bueno con los ingratos y los perversos. Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo.
No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis
perdonados.

Evidentemente en este pasaje evangélico no pone como primacía a la razón, sino la primacía
del amor como acción creadora de todo bien, el punto de partida no es el interés de uno cuantos,
el punto de partida es la iniciativa de ser libres siempre haciendo el bien por contradictorio que
sea las circunstancias, y solo así una persona no se deja esclavizar bajo ningún sistema; sino
que cuida su propia libertad, y que a la vez es liberadora para el otro que está atrapado en el
mal.

El mal se vence con el bien.


Romanos 12; 20-21: Antes al contrario: = si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene
sed, dale de beber; haciéndolo así, amontonarás ascuas sobre su cabeza. = No te dejes vencer
por el mal; antes bien, vence al mal con el bien.

Somos conscientes que si sembramos semillas de papa cosechamos papas, si sembramos yuca
cosechamos yucas, en un sistema que siembra violencia se puede entender que no hay indicios
que quiera cosechar lo contrario a la violencia.

4
Secretariado para la Justicia Social y la Ecología, Promotio justitiae, p8
5
Bid, p12

3
Las reglas instauradas por las Naciones unidas en sus primeros reglas esta como punto de
partida salvaguardar la dignidad de la persona humanas, y que esto no debe impedir cual quiera sea
su cultura su religión, su raza, su fortuna, opción política u otra situación. La regla 76 nos dice que se
debe respetar en todo momento “la dignidad humana de todos los reclusos y la prohibición de
determinadas conductas, en particular de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o
degradantes”

Aportes personales y eclesiales actuales


La iglesia hoy más que nunca debe apostar por un cambio estructural en donde no se ponga de parte
de unos cuantos sino de todos, en especial de los más desfavorecidos. Ya que Jesús nos anima a
construir una sociedad donde impere el amor, lo gratuito sea experiencia constante en el interactuar
humano, y a nadie le sobre nada ni a nadie le falte nada. Evidentemente siempre será una utopía, pero
una utopía que anima al ser humano a cuidar la primacía del amar. Y con ello se cuida los fundamentos
de toda vida digna. Por eso, mientras no se acoja el presente con gratitud, la libertad no se ha dado aún,
por eso el ser humano necesita reconciliarse con su pasado, romper las ataduras del pasado, para que
el ser humano se sienta agradecido y liberado, solo así es posible vivir ese presente con pasión solidaria,
hospitalaria y gozos. Luego ser más humano es sinónimo de libertad no de opresión; la libertad es la
condición necesaria, para que el hombre tenga una vida saludable y digna no solo para el que vive ahí
en ese instante presente sino para la generación que sucederá.
Los estados antes de apostar por asegurar una economía estable, a fuerza de violencia legalizada
debería asumir el reto de apostar por una educación en la cual se fomente el dialogo, la capacidad de
trabajar en equipo y así se opte siempre por defender la vida no solo la presente sino de la vida que
viene en condiciones dignas. Y se destierre toda tendencia individualista, narcisista, egocentrismo que
solo genera muerte y violencia. Sabemos que si no cuidamos hoy lo que es más importante en el mañana
eso mismo que no cuidamos estará en nuestra contra. Lo que es importante hoy mañana y siempre es
la vida digna que huela calidad de vida
La libertad que Dios da ser humano es inalienable que ningún sistema puede quitarlo, solo uno mismo
puede permitir que se lo quiten. No soy libre si estoy bajo la ley de la necesidad. No seamos esclavos
del mercado, de la religión del capitalismo. Las mayores cárceles comienzan en uno mismo, y esto
comienza cuando somos egoístas, hedonistas, fundamentalistas, o narcisistas, con ello instauramos
cultura serradas y violentas, gobiernos que defiende ideologías de unos por ello son opresores. El mayor
tesoro que tiene todo ser humano es el tiempo, porque ahí está el regalo de la vida en toda su
potencialidad, de ser liberados creando condiciones de vida más dignas para mí y los próximos. Esto
es lo mismo de tomar la iniciativa de hacer el bien, siendo así bendición para el otro: ya sea mi prójimo,
la creación entera, y las generaciones futuras, y no maldición
La sociedad que debemos crear debe ser la que sea capaz de generar culturas de encuentro, donde se
aprende a cooperar entre nosotros y a enfrentar las dificultades, y esto es la construcción de la
civilización, y esta a su vez en una solidaridad intergeneracional qué nos cae como un regalo cuando
nacemos. De allí que es motivador que el Papa Francisco anime a los presos ayúdense mutuamente,
salgan de si, no se encierren, todos somos pecadores lo que nos permite liberarnos del pecado es el

4
amor de Dios, y lo acogemos en tanto comenzamos por luchar por la opresión que individualiza.
Hagamos una cultura de encuentro, seamos solidarios unos con otros.
El reto hoy para todos los seres humanos es comenzar por liberarnos de las cárceles que antes de ser
humanízantes son sistemas de opresión, de castigo, de venganza. Una sociedad fundada bajo el
principio del egoísmo, del individualismo, de condiciones de vida digna para algunos está destinada a
matar siempre a unos a fin de lograr su propósito, pero no solo de algunos sino de terminar con todos
los seres humanos. Apostemos por acoger, de cuidar, de generar y promover calidad de vida para
todos, hoy es tiempo de hacer todo nuevo, hoy el instante de caminar como una sola familia humana.

Biografía
Xabier Pikatza, Dios Preso, Secretariado Trinitario, España-Salamanca, 2005
La promotio istitiae, del Secretariado para la Justicia Social y la Ecología
Michel Foucault, Vigilar y Castigar, SigloXXI S.A,de C.V, Argentina, 2002