Está en la página 1de 3

SIGNIFICADO Y ORIGEN MÍSTICO DEL ÓDDUN DE MANO DE ÓRUNLÁ

- Oddí Ká Ebóin Layé -

En el pacto consagratorio con Órunmilá conocido como Ónifá, o Mano de Órunlá, o Mano de Órunmilá, se
oficia la adivinación de Ifá para la persona que se juramenta.
En esta consulta, la Sabiduría Primordial entrega un Óddun principal, que es el primer Óddun obtenido en el
registro de consulta.
Ese Óddun tiene un origen y un significado. Las líneas que siguen lo explican.

Cada alma humana tiene su egbé o doble espiritual en el cielo. Ambas entidades constituyen lo que se ha
dado en llamar: almas gemelas.
Estas almas gemelas están hermanadas espiritualmente por su origen, según la Revelación: En el Origen,
Uno fue en Dos, principio místico contenido en los Misterios Mayores de la Gloria (Ifá XI - II)

Órunmilá efectúa la adivinación de Ifá en el Cielo para cada alma humana y su egbé o doble espiritual.
Cuando se oficia esta adivinación de Ifá en el Cielo, la Sabiduría Primordial entrega un Óddun Ifá. Entonces
los dispensadores de la Sabiduría Primordial establecen los sacrificios necesarios para la evolución de cada
alma individual.
Después de esto, las almas gemelas marchan a evolucionar en niveles asignados de Órun.

Durante el período de su evolución en Órun, el alma humana y su doble espiritual deben hacer los sacrificios
indicados.
Esos sacrificios permitirán:

- que se propicie la comunicación interactiva entre ambas entidades


- que se propicien oportunidades de desarrollo personal, en la vida que a continuación van a tener
- que se propicien condiciones más cómodas y gratificantes, en la vida que a continuación van a tener

Y con respecto a esos sacrificios que fueron indicados por Ifá:

- pueden hacerlos
- pueden no hacerlos

- pueden hacerlos parcialmente


- pueden hacerlos imperfectamente

Al concluir el período en que las almas deben evolucionar en el nivel asignado de Órun, estas almas
hermanas son convocadas ante el Trono. Es entonces cuando se decide lo que harán a continuación, de
acuerdo a sus propios desempeños.

Entre el alma humana y su doble espiritual hay vínculos de expresión hologramática que les conectan e
integran como un sistema unificado, y su relación comunicativa está configurada de tal manera que, cuando
el alma humana en Aiyé, la Tierra, viviendo su existencia física, modifica determinados aspectos de su ser,
los mismos aspectos del ser de su alma complementaria o gemela, o doble espiritual, que está en Órun, el
Cielo, se modificarán casi instantáneamente, en un intento de amortiguar y reducir a cero, la disonancia que
la modificación inicial ha generado entre ambas entidades hermanas.

La Sabiduría Primordial asigna una existencia física a un alma humana, cuando esa alma humana está en
condiciones de asumir esa existencia, y programa para esta alma su evolución en la condición humana de
persona encarnada, hacia formas de desempeño personal y de desarrollo evolutivo, más avanzadas.
Cuando al alma humana se le asigna la oportunidad de encarnar como persona física en la Tierra, su egbé,
doble espiritual o alma gemela, recibe asignación para evolucionar en otra región del Cielo, en un nivel de
Órun.
Y para el alma que descenderá a Aiyé a iniciar una existencia física, se diseña un plan de vida, según los
requerimientos de su propia necesidad evolutiva.

Para que un alma humana nazca en una existencia física, debe descender desde el nivel de Órun en que se
encuentra, hasta Aiyé, el mundo de las formas físicas. Y en ese viaje desde Órun, el Cielo, hasta los planos
de la manifestación física, el alma humana desciende acompañada por un Óddun Ifá.
Esto es Isalaiyé Orí, el descenso o bajada a la Tierra del alma humana, en el programa de un Óddun
específico.

En Isalaiyé Orí, las entidades regentes y sostenedoras de un Óddun Ifá en particular, acompañarán al alma
humana, para avalar su tránsito desde Órun, el Cielo, a Aiyé, el mundo de las formas físicas, y habilitar su
entrada a este mundo.

Este Óddun Ifá que comanda al Isalaiyé Orí, este Óddun Ifá que acompaña al alma humana en su descenso al
mundo, y que le abre la puerta a su existencia física, es el Óddun espejo, es el Óddun Ifá opuesto al Óddun
Ifá que se obtuvo, cuando se ofició para el alma humana la adivinación de Ifá en el Cielo .

Y esto es así, porque:

El tránsito de los Óddun Ifá desde Órun, el Cielo, hacia Aiyé, la Tierra, está sujeto a un efecto de mutación
posicional

En consecuencia, cuando los sacrificios indicados en Órun por la Sabiduría Primordial no se hicieron, o se
hicieron pero son incompletos, el alma humana deberá completar estos sacrificios en la Tierra, mediante
experiencias de vida, y trabajando en los aspectos y las experiencias personales que contiene el Óddun Ifá
espejo del Óddun Ifá obtenido en el Cielo.

Y si los sacrificios en el Cielo se hicieron bien, de todas maneras el alma humana deberá cosechar los
buenos resultados derivados de haber cumplimentado los sacrificios ofrecidos en el Cielo, y deberá
cosechar estos buenos resultados durante su existencia física en Aiyé, mediante experiencias de vida y
trabajos personales en los aspectos y evoluciones que son configurados por el Óddun Ifá espejo del Óddun
Ifá obtenido en el Cielo.

De manera que, si por ejemplo, en la adivinación de Ifá en el Cielo se obtuvo el Óddun: Iwóri Boká (Iwóri -
Iká), el alma humana descenderá a la Tierra en su Óddun espejo, su opuesto: Iká Fefé (Iká - Iwóri).
Porque solo Iká Fefé (Iká - Iwóri) en la Tierra, tiene poder para reflejar resultados de acciones en la Tierra,
hacia Iwóri Boká (Iwóri - Iká) en el Cielo.

Y así se cierra un Ciclo de Óddun, donde:

Un Ciclo de Óddun es el ciclo que abarca a una evolución en Órun, el Cielo, y una evolución en Aiyé, la Tierra,
el mundo físico

Durante un Ciclo de Óddun, el alma humana y su egbé o doble espiritual, durante su estancia en el Cielo, se
sumergen en las evoluciones y las experiencias existenciales propias del Óddun Ifá obtenido allí mismo, en
el Cielo, y durante su estancia en la Tierra, se sumergen en las evoluciones y las experiencias existenciales
propias del Óddun Ifá espejo del Óddun Ifá obtenido en el Cielo.
De esta manera, el alma humana crece y progresa, alimentada e instruida por las energías de cada uno de
estos Óddun Ifá, opuestos como imágenes de espejo.

¿Por qué esto es así?

- Porque cada Óddun Ifá y su Óddun Ifá espejo, están conectados por campos invisibles de organización,
cuya dinámica va más allá de los límites de tiempo y de espacio que se aplican habitualmente a los
campos de energía, y sus efectos y sus evoluciones se propagan a través del tiempo, de los espacios y
de las dimensiones, según resonancias ordenadas que atraviesan al tiempo
- Y porque: El tránsito de los Óddun Ifá desde Órun, el Cielo, hacia Aiyé, la Tierra, está sujeto a un efecto de
mutación posicional

El Óddun Ifá que se obtiene en el contexto de la consagración Ónifá, o Mano de Órunlá, o Mano de Órunmilá, o
Mano de Ifá, es el Óddun Ifá Isalaiyé Orí , es el Óddun Ifá que acompañó al alma humana en su descenso
desde Órun a la Tierra, y que es el Óddun Ifá espejo del Óddun Ifá obtenido cuando en Órun se ofició la
adivinación de Ifá para el alma humana.

Esta es la significación, y el origen místico del trascendente Óddun que es entregado por la adivinación de
Ifá, en el contexto de la Consagración Ónifá, o Mano de Órunlá, o Mano de Órunmilá, para conocimiento del
camino de vida de la persona humana en la Tierra.

..........

El contenido de este documento es parte de obras personales protegidas por las leyes internacionales de
Derecho de Autor