Está en la página 1de 13

.

i: 1s
; j:
::.::
i' '
..3:

::t::-i:,
:_.;i:A\jai'
' t.

:'i :
::-i":':
.,i:..'.'
.;: I Tt€
. ti:
t::
*6 ov\
IE
s-rvoquúc,,{=ffif
€L,Húxrc-o - dr;ü,i 'PeJ"ut'
Síntesisde las élitesy reorganizaciónsociopolítica' 1916-1924
447 ,I;-¡
L-i

Capítulo l0
'] ..;..:i :
-i::i.:. :
-;i,:: :ii¡;;,f r' conplenitudenlosbeneficiospglitocoeconómicc'squesederivarían
de la industriafir"ci¿". Había luchadopara deshacerel carácter
jerár-
ii'
SÍNTESIS
DELASÉLITEsi nnoncnNzeclÓN
SOCIOPOLíTICA, 1916.1924
q,r¡*, fig"¿. a las castas,de la sociedadporfirista facilitar.el
i'o J boá", a" representante^,
y
dj s-upropia clase. Esta relación entre
las éliies y la pequenaburguesíade movilidad ascendente,
asc€Il:

tenía que
il
iociopoHtico normal, sin precipitar una crisis
ioglr" aá""ó ¿Jpro.oo
l,uque había ácarreado la finiquitación-del régimen
de las élites ..incivilizados" y obre-
Había una conücción muy honda de que los recursoj "o*o
p"iñiiri" y ¿esen"a¿ir,adoa los campesinos
:' : :, naturales dél país les habían sido robados y que Ia gente las lec-
ior-gn Qúer¿taro,t,osnuevosdirigentes de México aplicaron
no participaba de los bbneficios del desarrollo duranté bs años-anteriorcs de lucha con
políti"^ aprendidas
JosepuusDeNreLs "ioo",
el villismo, zaPatismo Y la Casa'
pequeño-
: El obregonñmo,o jácobinismo,sirnbolizabala doctrina
La Revolución
rvrgxily¡^e11f los grupos económicos y so-
@n nosotros
Uurguesal" h "toói.did abierta", !9nde
poa"tosos participaban por modo directo en el
contra nosotros ciales nuevam".tt"
liderazgo¿e un gotúerno nacional caáa nez más poderoso' Educado'
o sin nosotros.*
estructurado, estenuevoy dinámico grupo surgido de los éxi-
"n6rgi.o, plena en la
i tos económicosdei régimende Díaz exigió representación
polÍtica nacional, inctluido el acceso a la presidencia a través de elec-
A finales de 1916,las faccionesrevolucionariasencabezadaspor la y de
Lioo., de partido. Los elementos rnás previsores del.car.rancismo
pequeñaburguesíajacobina y las élitesprovincianas,que habíaninte- de los
Ias familiis porfirianas aceptaronfinalmente ese difícil sesgo
grado a su senoa los elementosmás flexiblesde la jerarquía política periodo
acontecimientos.Fue buenb que así lo hicieran, porque el
y económicaporfirista, habíandesbaratadolas tendenciasigualitarias de
de los grupos obrerosruralesy urbanos,merceda la fuerza de las ar- de 1916a l9}4sirvió deetapadetransiciónque condujoa la fusión
los líderesrevolucionarios de la ahora poderosa pequeña burguesía con
mas. La meta que lesquedabapor alcanzara los nuevosdirigentesera
establecerun régimende amplia baseque, al ajustarsepolíticamente la sociedadelitista y su economía.
a las nuevasreali{adessocioeconómicas y al incorporar a su proceso En los el maridaje entre las nuevasfamilias de
politico a todos los gruposimportantes,tuviera estabilidady pudiese
"no,,"üríguientes,
la élite con las familás viejai crearía una clasedirigentede amplia ba-
elaborar una nueva relación con los extranjeros. seymásSegura.Enlasramitiaselitistasderanciaprosapialasupervi-
La estabilizaciónexigíaun entramadode liberalismoy nacionalis- uei"iu polít-ica,económicay socialsignificabala aparición, alacabeza
mo, con el fin de reconciliary equilibrarlasdiferencias entrelasdiná- delas familias, de los vrástalosmejoiadaptadosa la peculiarsituación
micas y potentes fuerzas de movilidad ascendentede ia pequeña revolucionaria.gsta versat'ífidad ies habia permitido sobrevivir a las
luchasdecimonónicasde conservadores, liberales,españolesy france-
burguesíay las del carrancismc,que ya clamabancontar con la adhe-
sión "revolucionaria" de los viistagosde las familias antañonasmás sesy funcionó durante la RevoluciónMexicana'
peque-
préstigiadasy acaudaladasde México. La pacificaciónideológicade ia adaptabilidaddelas élitesa las exigenciasjacobinasde la
obtuvo fácilmente en Querétar-o_-ni en los años que
los obrerosy de campesinosaún rebeldes,pero militarmentederrota- na burgueiía no se
los pla-
dos era importante, pero las contradiccionesentrela pequeñaburgue- siguierón.A don VenustianoCarranzasele hizo difícil aceptar
ná obregonistas y opusoresistencia inclusocuandocedíaa la forzada
síajacobina y las élitescarrancistasque incluíana las familias Molina,
promuleáción deia Óonstitución de lglT comonuevocuerpode la ley.
Terrazas,Martínez del Río, Rabasáy López Portilló, era aguda.
bt p..tinut Carranzapagó con su vida resistirse, en la etapaculminan-
La pequeñaburguesíade movilidad ascendente esperabaparticipar queestabaforman-
.. t€ del ascenso al podeidi la elitepequeñoburguesa
do el Estado,cuándotratabademantenerse en la presidencia en contra
del T.l I
j(

'f
446

,"*l;
M8 y reorganizaciénsocioPolítica

del surgimientoobregonistade 1920. Atiuéltoshabíandeciaradoqueei munici¡io lible eral.alniaa{,ry


,Con altos idealese intenciónpragmática,los redactoié3'del¿,Cons¡ fitü;ásü áéip"lt, perole oegatoncualquierpoderrqlr rolmatila;
titución de l9l7 aspirabana algo mejor, pero setrataba de un intento i¡"iá t*gJ*"niu deiiobiernoiobre lasorganizaciones laboralesY
preconcebidoy cínico de cooptar a los campesinosy obrerosderrota- ¿irñ".:i¡¿"ti¡¿es. óon honestointento, sin embargo, los delegados
dos, en un sistemapolítico y económicocontrolado por ¡¡na nrrcüacla- g;;ntizaron a la clase obrera una amplia garra de seguridades'como
serectora y una economíade exportaciónde propiedadcapitalista,ya r¿*io minimo, la jornada laboral i lasiondicionesdel trabajo, así
resurgente.Heriberto Jara, que actuó como delegadodel obrerismo, como prestacioneique estabanavanzadasen comparación con el resto
""t
fue en realidad una figura señerade la oposición a los obreros de Ve- del hemisferio occidental. Si luego no seaplicaron estosordenamien-
racruz durante las confrontacionesde l9ló con el gobiernoconstitu- tos constitBcionalescon el fin de mejorar la condición de la clase obre-
reflejo
cionalista, antesy despuésde la derrota de la Caa. Varios dclqados á sedebió a la estructurasubdesariollad*dela economíaeuyo
"agraristas" participaron en la lucha contra zapatistasy villistas. administrativo es la Política-
Dichos delegadosno reflejaban la composiciónde los g¡upos sociales Lot debatesdel óongreso Constituy"ltt " menudp proyectaban
y.l30
que participaron en la revolución, antesbien provenían abrumadora- romanticismoy fantasíalpero los artículos3,5, 15, 27,l2_3
que los delegados fueron capaces de una Realpolitik a
mente de los estratossuperioresde la pequeñaburguesía:abogados, áL*ortt"tott
que la po-
médicos, ingenieros, jefes militares y diversos funcionarios constitu- machamartillo. Reflejabanla in{luencia de la intelectualidad
cionalistas.El procesoelectoralque los envió a Querétaroera, en el líticamente arrepresentaday por lo tanto antagónicaneOye{a b1lgue=
me;or de los casos,dudoso.A pesarde la constituciónarrepresentati- sía había produiido en la última mitad del Porfiriato. Nacionalistas,
va de los delegados,aspirabana lograr idealesque habíanimprggnado áit"áU*'un gobiernoactivistaque participaraen programassociales
a todos los sectoressocialesdel movimientorevolucionáriodesdeha- que llegaran hasta las masas-
' punto
cía sieteaños. Como dijera un delegado: Los-delegadosreflejabanun sesgoliberal decimonónicoen
a su hostilidad para con la Igtesia. Los revolucionarios rurales despo-
Estarevoluciónen la queparticipamos no essólopor moüvospolÍticos, ;"fd* #¡n5 ,i t"oi* con esainstitución; por el contrario,
comobiensabéis, y comonosotroslosciudadanos delpaíslo vemos;supo. ,,,.;u¡;" en el campo"otrfñcto
le daba a la Iglesiauna estrechavinculación
bur-
netambiénprofundasnecesidades sociales;
estarevolución,quefuehecha con los lábriegos.Ahóra bien, las élitesproüncianasy la pequeña
pararegenerar a la gente,paraelevara losnecesitados
y redimiralaraza guesíaobregJnistatenían largo historral de animadversión contra la
indígena,ha sidorecibidaconlosbrazosabiertoscomounabendición del de los primeros gobiernos liberales del siglo xn<.
cielopor todosaquellosquellevanen su frentela vergüenza igl;;i", queidataba
de no tener
paravivir comoseresbumanos
lo suficiente y quedebenviür ensucias 1.-o,#¡*tos 3, 5 y 130impedíanla participacióndetclero en la educa-
ca-
bañas,por Ia codiciaCelos maloscapitalistas mexicanos.r pri*atia, exigíanla asistenciadeios niños a escuelasprimarias
que cons-
r..utit"t, ordónaUala expropiaciónde muchaspropiedades
"iá"
tit*ían un ingreso para la Igtesia ei:nponían taxativas normas como
Muchosde entrela pequeñaburguesíade la facciónobregonistabcep
restriccionesá los profesiooál"s y clérigosextranjeros' FJ gobierno se
taron esosconceptosdurante el transcursode las luchasrevoluciona-
rias y les dieron interpretaciónnacionalistay fariseicaen Queretaro. apoderó de las funcionespúblicasdominadas por la Iglesia'
Con estavisión pannacionalistaredactaronuna Cónstituciónquepro- Es indicativo de la Reátpotitikde los delegadosel hecho-de ,que
1857'
metía la reforma agrariay la resoluciónfinal al "problema agrario" la Constituciónde 1917,a diferenciade su antecesora'la de
en el articulo 27, mientrasafirmaba la supremacíadel gobiernonacio- municipio iibt. basefundamental del gobierno'
"o-o
nal sobrela patria chica* de los campesinos. :) L" ia.ol"gi""i del movimientoagrariodurantetodos los levantamientos
"rtip"i"Ut
;;üñ;de los dos siglosanterioressecentrabaen la idea del pue-
I Diario de los Debates del Congreso Constituyente, tomo I (México, D.F., Uio i'"aependiente.El municipio libre, pop'larizado por la prensa obrera
á*u"ié-for anteriores50 años,comó fundamentode un orden social
l9Z2l,
página 9.
*Patria chica, en español en
el original [N. del T.] cooperativistay propugnadopor los zapatistas,fue incorpora-
a.
"g.u.io
I
I
,t
rl::
'.'ri;,i:fi.¡ i:-:.i'i{¡f]i

450 John Mason Hart


la basede que seniinalielable.
do a la nuevaconstitución como el artículo Il5. CarranzasecbiiEó , .I, C.ontai acción,lbs delegadoscon_._
a.dq ¿-municipio libre todo su apoyo como .,basepolítica y .."o. 9edíana los agraristas:.ci9rtogra¿o de autolobierno, en pro
Ios zapatistashabían der cuali
nómica del gobiernolibre". Sin embargo,nada sehizó para llevar a r""rru"lüiirr¡rro cuandoseprerlara_
ba la constitución. Pero
"otinu"l"
estaestiputación
cab! esta propuestautópica, pero resultó en una eficaz-propaganda cho a poseer"pesueñaspropi.dJ¿.Jl,"q'ul'"onr,ituían también el dere_
antivillista y antizapatistaen el momento de la promutjacion"ae ta "rtuul""i"
defensade las elandespróp¡é¿aá;;;;;;, Ia basede ta
Constitución.2 Iesseguíanteniendo ñ."b,-*;ñ1;fi;;poder. dado que las élitesloca_
AI promulgarseel artículo 27, los delegadosdemostraronel nacio- ción fue Ia que predomi.nab.
" Esta.úttimasirua_
nalismo y la profundidad del resentimieniode la pequeñaburguesía, El artícurocoiresoondientrá" {ü;;."0u*" del país.
que sehabíaido formando contra la dominaciónéxtianjeraen-lasin- quehabíalegitimadoet.rnor{ñüJüürin u c'"íri¡r,Lior, ¿" I857, documento
dustriasde la mineríay del petróho. Declararonque'toáoslos r*"t- ¿**r" ra segundaparre
sosdel subsuelopertenecíana la nación, o sea,al góbierno.El artículo flÍ"::-t;-tr;:Tff
afirmaba el derechoa nacionalizarcuaiquierpropiedadminera o pe- :t*redactadoen"'"d;de.unagenerarizadav
trolera. Las compañíasy embajadasáxtranjerasprotest*on
-"ita
departe
:i:X?"',##:;,:":,4l:T
r:.9:_"ñrü".;;ülTJüjft
¿etasmasas;;"i;;'y
carranza. El presidenterespondióquitando importanciaaI aspectocon- :ffJtri'"'j.'fn oó u n¡"iár*;;-
fiscatorio del artículo. EI presidentewilson ró recompensótonel re- Los delegados'que teníanpresentes
conocimientodejure. En 1919,carranza entró en cónflicto con las tes de Ia ctaseobreradiridd;;;;;;ü; tos disturbios y huergasgenera-
ggp"qgniaspetrolerasestadunidenses sobrela propiedadde los recur- de üsra a Ia organizaqg y que no habían perd.ido
sos-nátuiáles.En1923,obregón salido accedi-ó a que el estatutocon- q. ii"i'.r. ¿e tos Batallono Ro¡o",
aprobaronel artículo-I.23del" -dñ,
fiscatorio del artículo27 no seaplicaraa rosderechósdel subsueloque Cñiljd;, ta Carta Magna del obre_
nsmo mexicano.Heribeft-o
ya se tenían cuando la Constitución había sido promulgada.3 lqu pr"ridáá subcomitéque
artícuto. Ex artesanoqy..lu!i" redactó el
Las reformasnacionalescontenidasen el artículo 27 rávehn las ne- td;;;;d;ndo hasraltegar a general
revotucionario'erantiiindt""ñ;;;;xt
cesidadespolíticasde un gobiernoaún en conflicto con Ios zapatistas de la claseobreraindustriar orro_po, recabarer apo¡,o
agrariosy los villistas,compuestos en su mayoríapor desposeídoi. tr-- teralmenteun programa*g.iur ñ;"*lñ;uf, ¿"r nuevogobiernó.
bién refleja los cambiosen los idealessociopoliticosmexicanosentre rn i*oi ¿li'ou."ro, esteartícuro ri
b¡eceríael contror eslatat esa_
las constitucionesde 1857y 1917.como rispuestaa la demandade rour"-r*'i.lJ""ion. raborares.Echaba eI
cimiento legarde rosderechosá"
reforma agraria,estatuíala desmembración de las grandesfincas.Fro- or
chos dentro de una economía."ptdil;.;ntre v ros rímitesde esosdere_
metíadevolvera los pueblosaquellastierrasque léshabían sido arre- "fr*,ii
y priviregiosde ros obreros ros nuevos derechos
batadasilegalmente;concederles mástierrasa ios .ampesinosasícomo estabáru ,"rtiii¡on de. trabajo
a sietehoras; la jornada ¿, nocturno
o.t o háiüüclop
1quas,siempreque fueranecesario, y establecernuevoscentrosde po_ tra; la protecciónde r:r¡1er pagapor trabajo ex_
blaciónrural dotadosde los recursosnecesarios.' poCíanser empleados,y anoserl4$antoa queyro
{;¡6;üü
la frohibición
La reglamentación sobreel municipiolibrerecabóel reconocimien- trabajo y de trabajo nocturno áe lorr¿iciones peligroiasde
to por la estipulación de que las "leyeslocalesorganizaránel patrimo- u rur tnu.¡"r.sy a rosmenores
mayores t
nio de familia, determinandolos bienesquedebénconstituirio,sobre 1

""l."rt'ft.:mf;X d"ejas-constituciones
de tB57
y retT,ver
I
2 Para Carranza sobre el municipio
H. N. Branch,
I Los Acuerdos de Bucareli de
libre, ver ibid., p. 266.
ie,!:'#xri!:rt:fr
i,?líHffi ü?f
ii:l;,;::t:isi:::;wtt'.'"
:J,*[";#,¿fti
I
t9i3 los traia Robert Ér..*"n smith, Tr¡¿l\nited states a

and RevolutionaryNatiotnlism in Metico, t9r6r932 (chicago: university f


of chicago press,
19721' pp. 213-228- ver también The Buckrey papers, nr--ec;ra corresiondenciide
mas Lamont en The Fall papers, Huntington Library, y John W.
in^Mexico: A chronicre ofthe Revorution, igtg-tgsa
l9 6 l) .
Tho-
F. Dulles, yesterduy
1Áuitin: university ofréxas press,
¡ry;f6¡igry;*#;"mlf
tsr6-tsr7 ¿;;;;,n;; ¿;,:;:;;:;
tal,iii,'ú,¡".i::i;:;F::i,{;:,,Tr{;f,,;;; "r
I
::i":i:tsi:¡.s.:: I

Síntesisy reorganizaciónsociopolítica
John Mason Hart
.,Algunos de nosotros hemos venido aquí sin hacernos
cano declaró:
2 años. La prohibición del trabaio para los,menores de 12 años ilusiones, y no tenemos ninguna porque sabemosque el gobierno, la
en un año el cínico límite de once años de edad decretado por Iglesia y los capitalistas son enemigos natos del trabajador-"s
identeDíazdurantelasdisputaslaboralesde Rio Blanco,l0 años El generalJara, que presidíael Primer Comité de las Reformas, en-
de la preparación del artículo 9 y ardiente opositor de los
nacionaldesdela promulga-
: cumplimientoha sidoun escándalo "arg"áo
sináicatossin control de la Revolución, aseguróa la Convención cons-
de la Constitución.Pequeñas
empresascontinúanpasandopor alto titucional que los obreros en huelga entraban en ese artículo. En reali-
impunidad estas determinaciones. La pequeña burguesía impuso dad el artículo no mencionó ni a los obreros ni las disputas industriales,
laboralespara la industria a gran escala,que no afectabana y las cláusulasde otros artículos de la Constitución dejaban en claro
pequeñastiendas. El artículo limitába el derecho de loq ob¡eros iue debían estar controladas. Satisfechos, los delegados,
pnedom-inan-
nizarsesin la supervisióndel gobierno.Y prohibíael derechoa temente pequeñoburgueses,aprobaron por mayoría el articulo6
lga sin aprobacióndel gobierno. La éliti que estabiconformando el nuevo Estado recabó el control
artículo 123 concedíala mayor parte de las demandas p€rento- legitimado, que sirvió para complementar sus victorias, en los campos
expresadasen los manifiestoslaboralesdesdelos añossetentadel de batalla y én las calles, sobre las demandashistóriccas de las clases
r pasado.El programasocialdel artículoreflejabalas aspiraciones trabajadoras, urbana y rural, a través de la Constitución de l9l7' La
movimientoobreroindustrialy urbanomexicanode los añosse- mayorÍa de la pequeñaburguesia, en la Convención constitucional, mez-
a. cuandolos artesanosradicalesy anarquistasy los estudiantes cló el idealismo revolucionario, su estimación de los problemas de ias
ron db su clasesocial y comenzaron a organizar a los obreros de clasesobreras y ei nacionaiismo, con la Realpolitik, a fin de lograr
icios públicos de las fábricas. Los floresmagonistasy los anar- una estabilidadpolítica legitimada. Su programa incitaba a las clases
ndicalistas de la Casa siguieron llevando adelante estas ideas. obreras a una alternativa pacífica frente a lo que ahora les parecía a
as diferenciasentre las metas a las que desdeantaño aspirabanlos los desorganizadosobreros y aislados campesinosuna confrontación
eros y lo que seles concedióen la Constitución fueron: el no lograr infructuosa con las preponderantesfuerzas armadas de los constiiu-
trol scbre la producción a través de una autoadministración obrera cionalistas.La Constitución seconvirtió en el bastidor dei nuevo Esta-
pérdida de su tan acariciadalibertad. Los delegadosconcedieron cio y del orden social de la era revolucionaria.
rrevo gobierno poder de arbitrar en las huelgas y disputas indus- Al socairede la Convención constitucional, el gobierno comenzó a
hles.También le otorgó poder plenc para llevar a cabo la legislación reconstruirla economíanacional.La empresade propiedad extranjera
iera, la Ley del Trabajo, o seala capacidadde legalizary hastacrear contrató a obreros no sinclicalizadosen las ciudades, mientras.que los
licatos y cieciararlosilegalesy someter a sus líderes a prisión sin generalescarrancistasse apoderaron de fincas agricolas y restablecie-
:io. La Constitución de 1857, promulgada antes de la aparición del ron la producción de agroindustriascon fuerte basede mano de obra'
vimiento cbrero industrial y urbano, no tuvo obreros en las delibe- La¡esistenciacampesinaaestasusurpacioneren MorelOs tnantuvo lar
iones que la crearon y no se observó consideración alguna con Ia
esperanzasde los zapatistas,.mientrasque los salteadoresvillistas po'
no de obra industrial. En !917, el desarrollode la economía,con
níán de manifiesto la incapacidad del gobierno para garantizar el or-
corolario del desarrollo de la producción industrial, hizo del con-
den en el Norte. El país regresóa la producción de exportacionel
I de la cJaseobrera uno de los principalescuidadosde la nuevaélite.
coloniales.Se reabrieronlas minas; pero los principalesyacimientot
iDurante el debatedel artículo 9, que versabasobre las libertadesci-
de mineralesimportantes para la industria seguían bajo el control dt
bs, un delegadosuscitóla cuestióndel derechoa la huelga, formar ' las empresasextranjeras.La indusrria petrolera continuó medrando
quetesy manifestarse.Nicolás Cano, minero de Guanajuato y uno
i los pocos delegadoscon historial obrerc, citó los disparoscontra Los financieros e industriales extranjeros no dejaron de campear er

i huclguistasde la ciudad de México durante la huelgageneralcon- 5 Diario de los Debates, tomo l, p


fada por la Casa,mesesantes,en julio y agosto.Preguntósi el artícu- 6 lb¡d, p. 6ll .
garantizabaa los huelguistasel derecho a reunirselibremente.
19
iohn Mason Hart Síntesisy reorganizaciónsociopolítica /<<
454

pesar de las bravatas na-


la economía mexicana.El nuevo régimen, a racterizado a México y que continúa impidiendo el progreso social de
cionalistas de Carranza, contribuyó a este proceso. Asimismo la lgle- aquellos paíseslatinoamericanosque se encuentran bajo un régimen
,i,,, u p.rut de la oposición planteada contra ella en la Constitución, no oligárquico.
fn.onirO muchas acciones en el gobierno de las que pudiera quejarse. En el Norte, los villistas continuaron la guerra de guerrillas luego
I.a revolución había concluido; la búsqueda de un régimen establepro- del retiro de los estadunidenses, pero las fuerzas del gobierno eran de-
sieuió. másiado grandes.A éstele llegaban en abundancia armas de Estados
La estabilidadse había mostrado esquivacon Madero tanto en el Norte Unidos, mientras que se mantenía en pie el embargo a los villistas. Su
como en el Sur. Ahora, era el turno de los constitucionalistas' Luego moral era baja. Los grupos exiliados en Estados Unidos formaban alian-
clc la victoria zapatistaen 1916sobre el general Go-nzález,loscampesi- zas €€n los villistas,- pero rnilitarmeRte€ran debiles.
¡os al sur del Centro se organizaron políticamente en cada lugar for- En 1919, Felipe Angeles regresóde su destierro en Nueva York, y
nrando asociacionespara la defensade los principios revolucionarios' trató de formar una nueva ofensivavillista. Era ahora un socialista de-
bajo la remota dirección del alto mando zapatista de Tlaltizapán. La mocrático declarado, dispuesto a reformar la sociedadmexicana. Su
rccuperacióneconómica era lenta; la carestíaseñoreabaen toda Ia re- estrategiaconsistíaen la formación de una formidable fuerza de cho-
r¡ión- Las haciendasya no funcionaban; la ganadería había quedado que de las desperdigadasunidades villistas, que fuera capaz de tomar
áestr:-rida;faltaba incluso la producción avícola. En el invierno las es- ciudadesy hacer frente al ejército del gobierno, una vez dispusiera de
cuelasabrían, y los gobiernos tanto municipales como de las ciudades suficientematerial logístico requisadode las ciudadescapturadas y del
tt,maron las riendas, mientras que en la primavera los campesinossem- otro lado de la frontera. Villa accedióal plan. Comenzaron apoderán-
braron de nuevo. Morelos, sin embargo, estaba falto de todo y la si- dose de Parral y luego se retiraron para atacar Ciudad Juárez, escena-
ruaciónmilitar era desesperadadesdeel punto de vista de la estrategia. rio de múltiples avataresdurante la revoluéión. Mientras las tropas de
l:l sentido de aislarnientode la jefatura zapatista aumentó y continua- asalto tomaban Ia ciudad, sin embargo, los estadunidensesdel otro la-
ron las deserciones.A finales de 1918,el general Gottzálezlanzabauna do de la frontera abrieron fuego con su artillería, con devastadoresre-
nr¡evacampaña contra los surianos. El ejérciro capturó las principales sultados, y durante un día crítico la infantería de Estados Unidos reforzó
ciudadesy cerró las carreteras. la guarnición. Luego de esa derrota, Villa reconoció el hecho de que
Los zapatistas continuaron buscando nueyas alianzas. Constituían los pertrechosmilitares que necesitabapara la campaña nunca le llega-
iina amenaza para el nuevo régimen. González preparó una asechan- rían y rechazó el plan de Ángeies. Éste abondonó a Villa pero perma-
za. El l0 de abril de 1919,los hombres del coronel JesúsGuajardo ase- neció en Chihuahua. Fue capturado el l5 de noviembre de l9l9 y los
sinaion a Zapata durante las negociacionesde una prometida entrega oficiales carrancistaslo ejecutaron el 26 de noviembre.
de personal y parque. Fue el propio Carranza quien habia incitado a N{ientrasflaqueabanlos intentos de villistas y zapatistaspor mante-
csreasesinato.La publicitada muerte redujo la amenazamilitar del za- ner viva la revolución, los obrerosin'Just¡iales ¡r urbaaos tampoco las
paiismo, pero no los problemas políticos fundamentalesdel régimen. tenían todas consigo. El nuevo gobierno prohibió las reuniones de los
Ahora los campesinosparecían ennobiecidosfrente a la pequeñabur- sindicatosdurante varios mesesdespuésde la supresiónque tuvo lugar
r:ucsíay los elementosreformistas, y Carranza quedó desacreditado.
a consecuencia de la huelgageneraldejulio y agostode 1916. f)urante
Los jacobirros, que habían acabado adnlirando la lronestidad y el los años de Carranza, las reunionesde obreros apoyados por el gobier-
raicr de Zapata, se afrentaron ante ios públicos regodeosdel gobierno
no y encabezadas por Moronesse coniraponíana las juntas regionales
<leCarranza por la criminal ceiada. Tampoco les agradaba el apoyo
convocadaspor los anarcosindicalistas que trataban de reorganizarse,
que daban los carrancistasa la continuaciónde los latifundios, que opri-
Morones, amigo de SamuelGompersy de John C. Murray, asistió a
rníanal campesino y se basaban en las peonadascomo mano de obra;
las reuniones de la American Federation of Labor (enl) en Estados
lo que en efecto significaba la perpetuacióndel sistemade caslas.Uno
Unidos y recibíadelegadosde la misma, así como apoyo del gobierno
tlc los grandcslogros de la pequeñaburguesíadurante la revolución
estadunidense para susjuntas obreristasde México. En mayo de 1918,
iue la abolición del sistema social basado en las castas,que había ca-
una mayoría de un centenarde delegadosque se había reunido en Sal-
John Mason Hart Síntesis y reorganización sociopolítica 45't
{56

rillo aprobó la creación de Ia confederación


Regional de obreros Me- bierno de Carranza. Había servido como secretariode Guerra en 1917,
xicanós (cRoM), encabezada por Morones. Los escasosradicales que luego de promulgada la Constitución, y había renunciado antes de que
,ir¡rrieron abandonaronla reunión y al año siguienteformaron la Con- tuviera lugar la represión y asesinato deZapata. Había regresado a So-
fcrtcración General de los Trabajadores (ccr)' nora, y fuera ya de la vista de la gente se había dedicado a formar un
Durante los años veinte, la cnov, dominada por el Estado, fue ga- latifundio. Éste se encontraba asentado en su mayor parte en tierras
n¡rndo tcrreno gradualmentefrente a la independienteCGTy atrajo a que antes habia prometido devolver a los indios yaquis que !e habian
¡nt¡chostrabajadores. El precedenteestablecidopor la CROUcondujo da,io apoyo contra Huerta en 1913. Su campaña presidencial de l9l9
il la creación en los años treinta de la confederación de Trabajadores fue muy precavida. El Plan de Agua Prieta, de Obregón Salldo, insis-
dc México (crM), dominada por el gobierno. A finales de esos años tía en la seguridad de la propiedad privada y de las inversiones extran-
predominio del moümiento obrero me- jeras, sin dejar de prometer la reforma agra.Eia-Al tiempo de su
- rrcinta, la crM se hizo con el
sicano, una vez que las grandescentralesobreras fueron puestasbajo campaña, le áebía a la compañía de W. R. Grace I 800 000 dólares's
cl control del gobierno, siempre más poderoso, en 1931.7 Fue capaz de reducir el adeudo a sólo 400 000 dólares para 1924, mo-
lil gobierno de Carranza, empero, no poseyó la flexibilidad demos- mentoin que abandonó el cargo. Contestó a Grace transfiriéndole tí-
rraclapor el Estado mexicano en los años veinte y treinta de estesiglo. tulos sobre valiosas tierras en la vega del río Yaqui, que habían
l:ntrc 1917y 192A,el gobierno de Carranza cometió el rnismo dispara- pertenecido a la fenecida Richardson Company. Antes y durante su
rc garrafal con que tropezaron anteslos regímenesdeDíaz y Madero. presidencia,Obregón Salido se hizo con gran parte de las propiedades
llasando su jefatura en un estrato reducido de élites provincianasy de de la Richardson.
la irlra burguesía,no logró estableceruna base lo suficientementean- Mientras que Obregón Salido actuó como un consumado cornpone-
chn dc apoyo en una economía que contenía demasiadosgrupos con dor, capazde negociarcon carrancistas,villistas, trabajadores, zapatis-
preparaciónpero que quedaron excluidosdel poder político. A princi- tas y eitadunidenses,Carranza era testarudo' En asuntos nacionales,
¡riosde 1920,Carranza anunciabala elecciónde Ignacio Bonillas, uno Carranza había sido el rnás reacio de los principales jefes de la época
tlc susasesoresy confidentespersonales,como sucesorsuyo. Segúnlos revolucionaria; pero era más capaz atSnde sentir ofensasnacionalistas
obregonistas,Bonillas no había participado en la revolución más allá que.el convenencieroe insincero Obregón Salido.
.lc una mera presenciaen el cuartel generalde Carranza. Lo considera- Éuerta, a pesarde su profundo cinismo, quizá por su estirpe india
ban un "pocho"* clásico, indicando con ello que había sido educado y humildes oiígenes,sentía mucho mayor aprecio por las necesidades
crr f--stadosUnidos desdesu adolescenciay era ex alurnno del Tecnoló- del hombre común que Carranza u Obregón Salido. Durante su breve
{ico de lvlassachusetts (vlr). Lo tacharon de "tímidc" y de "comple- y reaccionariorégimen había creado un instituto indigenista e incluso
tunrentedominado" por el Primer Jefe. pensadoen un programa de reforma agraria. Sin embargo Huerta era
A meCiadosde 1919, Obregón Salido anunciaba su candidatura a un embrutecido alcohólico, capa.zde asesinarpor impulso y fue ins-
llr presidencia,en sucesión de Carranza, con el apoyo dq las élites trumento de reaccionariosporfiristas, tanto extranjeroscomo nacio-
\()norenses,del gobernador Adolfo de la Huerta, del comanCantemi- nales, que deseanaplastar la erecienteintranquilidad. Carranza, por
lilar Plutarco EIías Calies y de cierto nú¡nero de compañías estaduni- otro lado, llenó su gobierno de élites y administradores provincianos
rlcnsesdel Norte. Interpretó las accionesde Carranza como indicativo cle la trasnochada administración maderista. Algunos de sus partida-
tlc que no seríael elegido. La popularidad de Obregón Salido provenía rios habían desempeñadocargos en el Congreso iuego del sangriento
(lc sus victorias durante la revolución y de su retiro oportuno del go- golpe de Estado huertista. Durante tres años se opuso a cualquier de-
manda reformista y a la revolución agraria, y trató aZapata como un
bandido. Susenemigosalegabanque favorecía al clero, a los hacenda-
r El ccr lo trata Hart, Anarchisnt,pp. 156-177.El mejor estudio de la cru de los
!l)nrienzos es el de Joe C. Ashby, Organí-ed Inbor and the Mexican Revolution under Cár-
,/,rras(Cahpel Hill: University of North Carolina Press, 1967). 8 W. R. Grace and Company, Case Number 306, Docket 136, B ox 30, A grari an
*En español en el original
[N. del T.l Claims Commission (US Section), Records Group 76, wNnc.
Síntesisy reorganizaciónsociopolítica 459
458

antiobrerasy anticamp€sinas lo enemistaroncon los obrerosy agraris-


dos y a los ricos*. El error de Carranza que colmó la medida, luego
tas. ObregónSalido, mediantesusvictorias en el campo de batalla y
de li derrota de los campesinos y trabajadores, fue su arrogancia fren-
su diplomaciacon diversosgruposqueiban desderadicalesde la Casa,
te a la poderosa pequeña burguesía y su rechazo a cooptarla, cuando
ya dominaba al nuevo ejército y había definido la revolución durante
pasandopor indios yaquis,a intelectualesy aspirantesa puestosen el
gobierno, avartzóa una posiciónque Carranzano pudo negar.
la Convención Constitucional de Querétaro-
,Posteriormente,en 1920,antesde que Obregón Salido llegara a la
En la primavera de 1920, las diferencias entre carrancistas y obre-
gonistas ál.unrurott un punto de ruptura. Los oficiales más jóvenes del
presidencia,Villa aceptóuna oferta de paz de De la Huerta, con la ex-
é¡ército apoyaban unánimemente a Obregón Salido- A su manera de tensapero descuidadahaciendade Canutillo, que ocupó, reconstruyó
\rlr, Carránza había violado el mandato de la revolución y d-ela,Consl
y trabajó formando una cooperativacon su escoltapersonalde unos
titución. Obregón Salido forjó una alianza con Gildardo Magaña, el
50 hombres.Los zapatistasarrojaron a los generalescarrancistasque
burocráticamente ambicioso nuevo jefe de los zapatistas. Obregón Sa-
habíaninvadido sustierrasy unoscuantostemporalmenteregresaron
lido no tendría que aceptar el Plan de Ayala, como había insistido Za- al cultivo del maíz y de los frijoles, hastaque los valoreseconómicos
pata, sino que proclamé la revuelta bajo su propio Plan de Agua?rieta, del nuevoEstadopresionaronpara la vuelta a Ia producción azucare-
que iuUtayibila propiedad privada. Los grupos de obreros industria- ra. Algunos de los viejos generaleszapatistas,como Magafra y Díaz
lés y urbanos, incluidos los encabezados por Morones, formaron un Soto y Gama, participaron en el nuevo gobierno. Reclamabanla re-
fueite popular en favor de Obregón Salido. Aun el conservador gene- forma agraria,pero fueron aceptandogradualesofertasde tierras, que
ral Pablo-Gonzálezapoyóa los insurgentes.Obregón Salido estableció les llegaronmuy lentamente.
sus realesen el Sur y a principios de mayo inició una marcha simbólica Los cuatroañosde reinadode ObregónSalidocondujerona Méxi-
sobre la ciudad de Méiico con tropas zapatistas.El gruego del ejército co un buentrechohaciala estructurapolíticay económicaque predo-
regular le otorgó su apoyo. mina actualmente en el país,perono sin sacudidas.En 1922,algunos
Carranza no confió en las unidades del ejército que habia en la ca- elementosdel ejército se rebelaronpero fueron aplastados;en 1923,
pital y el 7 de mayo huyó de ia ciudad con millones de dólares, con De Ia Huertaencabezó unaalianzade gruposde alasizquierday dere-
it fitr ¿e llegar a Veracruz y continuar la iucha desdeallí. Tropas obre- cha contra el régimen,cuandoObregónSalidolo hizo a un laCo en
gonistas y iapatistas lo persiguieron. El 9 de mayo, Obregón S¿lido favor de ElíasCailescomo su sucesoren la presidencia.
éntraba én la ciudacl de México con uno de los generalesmás leales Promulgadoen 1920,el Plan deAgua Prietadenunciabaa Carran-
del zapatismo, Genovevo de la O, a su lado. La honestidad de Geno- za mientrasencomiaba tantola propiedadprivadaen "pequeíras"par-
.r.uo á. la O. Io llevó a morir, al igual que Zapata, pobre. El 2l de celascomola reformaagraria.Unió a todaslas fuerzaspro obregonistas
mayo, los miembros de la escolta de Carranza mataron al presidente de México.El apoyodeAdolfo de la Huertay en especialde los gene-
fugado en Tlaxcalaltongo. El 24 de mayo, el congreso declaraba a ralesElíasCallesy FortunatoMaycottegarantizaronel éxito del Plan.
Adolfo de la Huerta, el hombre de confianza de Obregón Salido, pre- Ademásile'atraerse a Ia mayoríadel ejército,QbregónSalidocongre-
sidenteinterino hasta las elecciones. gó a anrpliagamade gruposopuestos a Carranza.La alianzaresultan-
Carranza, desde el tienpo en que enfrentó a Huerta reconoció al
fe abarcabaelementosde la jefatura zapatista,antisindicaiistasdel
agresivo péqueñoburguésObregón Salido como una amenaza.Conté
obrerismoorganizado,intelectuales de Ia pequeñaburguesía,funcio-
con Pablo González,encargadode las luerza.srevolucionariasdel No-
nariosdel gobiernode bajo nively gentede pequeñosnegociosdispuesta
a entraren componendas, pero que no gustabade la política carran-
reste, incluido Monterrey y Tampico, como contrapeso militar- Gon-
zá!ez, sin embargo, resultó ser un desastreen el campo de batalla, así
cistade clasesuperiory de tipo decimonónico. El apoyoque Ie otorgó
como en la política, donde sus actitudes arroganteslo enemistaroncon
a ObregónIa mayoríade los oficialesdel ejército resultó decisivo.e
los revolucionarios pequeñoburgueses,mientras que sus inclinaciones
eVer el Plan de Agua Prieta, 25 de abril de 1920, Box 7478, Mexican Intervenriorr,
t Rico s, e n e sp a ñ o le n el ori gi nal . Collection Number 2149991,Records Group 92, NARA,o The Kile Papers, nl-¡c. Para
[N . del T.].
460
John MasonHart
Síntesisy reorganizaciónsociopolíri,:,a
La.aceptacióndesmoralizada- 46r
de obregón saridode partede las fuer-
zasobrerasderrotadas,tanto-del,uputiirno
como del vi'ism'y de ta carranza trató de aprovecharra intranqu'idad
casa, se ajustó ar esrarcidocrásicoi.-iu-io,n" allájefesmiritaresforáneos-i"r ,,,¿Ji,np.rtantesdel Estado y envió
¿erpoder en er gorpe
de.Estadobonapartista,ae f-uis ñapoi.&, eran tos generares de esrosdesignados
.n Francia,luegode la re- Juan JoséRíos, ex--cL"rá"rt" a, l;;;;;;ir""",
voluciónde 1848.Ar aceprar.aobrigónsári¿o, Rojos,y ManuelDiégr¡92,
ensudemanda .rtoiliarri, üi.ron q". h;b6;.;ciado la capitulaciónde los
deautonomía obrerá,áintroá"r ..iigrt t. ñriuao- trabajadores duranteir t.uu'ntan,i.nl"
nación, a travésde gobierno, pu"Ui.iino, y sindicatosobreros.r0 mistadocon Carranza,pronto otorgó
J! cun"n." ;;-ü&. i, r;r, rn.-
carranzaprácticamente no ejercíapodersobrerotjrr.J.i su apoyo a ObregónSalido en
la competenciaentrelbi ,on*ür"r'i'.i
de las guarnicionesremotas'a pesarde que p."ri¿ent".
rossobornaba.Estos "l¿r.ito
ofi- En el ínterin, rossonorenses comenzaronu ao,,,prararrnasa rravés
cialesdisponíande recursorpropio, p"i"'üg"r y de intermediarios
mantenera sushom- estaduni¿.nr.r,.o.Jit.tp,
bres.La soldadesca en mucháslugurÁ á.ti¡t"u" cilitó el caminoar obtener..;ü;;;; Dodge,hechoque fa_
poá"r;;;;;;r. d"r
su lealtad.básicaerapara con et e]ercitovictorioso
"uri
y ,"i1"]"r,-ii"".t o, EI viejo amigodetpresident;\ttú;;, norreamerica.no.
de los cualeseranrancheroslocaÉs.e r"nuoo "mbargo
ak*land Dodge,formabá par-
despreciaban a raséri- te de la mesadireóü"f qijl .";;;;';Lra
tes terratenientes
tradicionales,.a Ios general"r.onr.iu"¿ü, yr lo, presidenrede esa mesa
durantelos r¡esañosde up,áti-n.rioao que coincidiócon la he-
altosfuncionariosaliadoscon erpresid"errt.. tutuc¡osa" iárluitíalrio, l??q
ee1g.1iaje obregón Saridoy Eiiur'ó;ii;;.,,
de carranzasehabíanhechocon propieáaáes uurante su permanencia
en el centrode México, en er cargode presidente,obregón Sarido
inclusotierrasreclamadas. por ros-pueblos zapatistas.Susadversarios dio grandes.pasos
los veíancomo reaccionariós .orñ;;;;. p;áti;;;:;;"ñü;;"r_ haciaJu.r.".ionli uiu ltu"uu esrructuragobernan_
.y te. El sinterizabalaslealtades.ngrsoryü,]pr"r¡¿"n.i"l"ll
te de obregón salido y susaliados .n sonó* escaparon Bajo su direcciónv la-desu ministro ¿i-o"rr¡a".
a su atención. ¿"óulrra, ElíasCalles,fue posi_
Los intentosde carranza-decomprarreartad breponeren cintuia¿ .:¿*iió. Bri;;;";;
medianteer cohechotu- no seIrevóa cabodrrran_
vieronun efecromínimo frenreal arra.iiuó.j.."iá;;;;i;;;;;r., tesupermanencia en rinoiuii"-¿.r-iJá.
ur-irüio¿*
m'itaresde 9l-c*eo,
jefes militaresobregón salido y revuertas
EIíasóul.r, que invitabana susse- 1g2li rg¿
cuacesa compartir poder y dinero. riendasdet controlen favoi d¿ *6bi;;;o para tensarras
".itrol "rmr"ntos
centralizado.
En sonora,la alianzapro obregónSalidocorríapareja El triunfo dela arianzaouregon¡sti
con lasnue- sáüi. ro, .ur."ncistasestabreció
vashegemonías delasregionesadyácentes, especialmentá Ia hasedelnuevoEstado*+¿t;;.. A;;s-sociates
ar No.ie. eili anresanrasóaicos
Elías Calleshabíalogrado la supremasil, ái;i"*ñi;ü;;;;;i" habíanquedado amargamador
villa, colocandoa los obregoniitasar frente ae important., uu.joJuuirilridaddeunaériteñ-.uerta
.iretr. " a formarun Estado,quet¡au¡aliágaÁ
ObregónSalido,Elías.CalleiDe tatluerra y oficiales Jio,trr.rr..d a lasfuerzas
¿"i*-lLr_ annadasy posteriorménte ha.bía
i*p".rt" il ordenpor el mismome-
cito, comoel viejoamigode obregónsariáó,ergobernadoi "liujá,p"iiiiir," dio' El nue'orégimen no se¿ilatoei-ecrráilos cimientos deuna base
Luis Torres,selabraronnuevosimperioscon estrechos nexosccn w.
R' Gracey compañíapara ra exporiiciónde productosagrícoras l¡ El comportamienio
el garbanzo.Los indiosyaquisiufrieron como carrancis-ta
en Morerosro describeArturo warma w.¿.
militaris¿" puiüa. ne t¿¡object(Baltimore:Thc Johns
iopi;r uiiú.iiñress,
n, Co-
esacamarillaen 1916,en 1920,en 1923 "t"qu., mack, hpata,pp,256-287 . p*o I980),pp. t09-il0, ,:, Wo-
y""Jii,lf;lll-,,11
¡,de nuevcen 1926. un"i"i¿n.u¿Iláriiill,i.il,",": ]
co,,:,,
zi''Narii i i i i sii,
i str, pp. . paraffiiuffi:1l"";'rf
¡l -zo¡ iItr ll #íft Tffl
ver Rujz, 'theGreatRebeiliái,..yáiro
el golpede Estadomilitar encabezado por obregón salido, ver Hail, Árvaroobregón, mSlnJ'Ai"iy-o.k Norton, t980),pp. l.:.-lzz;
Alvaro obregón, ochomit kitómrr";;;r;;;;;;'trá,1,1,,
pp.233-248. D.F., Fonclode cuttu¡:. Eco-
I.e70),
p' 47t' v Barrvc^*, ni itr"lil','i,¡it'"i¡,h"
.. una descripción
rrel"espírituacrítico',de rajefaturazapatisla l3T:llt
An Lssai'inlaerpretationlGlasgow: Mrri"on,\onh, r 88G ; e28.
ción'o.Prl
de obregónSalido,ver Hall, Árvaroobregón,
en Ia acepra- lnsiiture;i L;;i; imerican srudies,univer:.:r,
gruposrevolucionarios i.lqo. para un análisisde cómoros clasgow' t97l),pp'to-ti.ruialurl.rtrl"rr.l.i.n'snoru of
desmorarizados r. puáao.r"nipular para qu. rranzav tos obregonistas, enrreergobierno :.: ca-
mentelos golpesmiritares,ver carlos ¡r,tari,r¡ rB frJiuu- ver corectio" ñ;ü;;;i;;ógl, Me"icun Inrervenrio:..:.r¡-
"..p,.n(Beijing:
brumanode r.uisNaporeón n¡; por ejFmpro,er informe¿et.oro'ei
ForeignLanguagepress,l97g). ót aii;;;ilir.íá, Douglas,Arizona,al g::rerar
¡ l'.iu"¡;;;'i;ü,
"¿ii,l;,iiif"í?,li"r:':?1:i;i^".'nio' so^\a1's'.
ü.'i"iiü";.'n'"',
462 John MasonHart Síntesisy reorganización
sociopolítica
463
establepara el gobierno.La victoriosaélite selas dio de constructora y el activista
de un Estadoy creóinstitucionespolíticasque aceptaronla participa- zapatista
DíazSotoy cama,dirigióelacercamiento
ggnirrl a los campesinos. obre-
ción subordinadaclelos campesinos y los obrerosderrotados, At ¡t*aq,;;l; cRoM,el partidoAerarista
dela bur- contenía grannúmeroaepa.tii'aiior'i;ü.
guesíametropolitanay de las élitesprovincianasdel carrancismo.12 la jefaturaesperaba E";;ffiffi #üuruo,
unarevolucion eniu i.n.nciadeIa tierraenfavor
. El gobierno,Iuegode añosde lucha con gruposobrerosradicales deloscampesinos desposeioos.peio-eiüñ;il;
e independientes, fomentóy controlóa la nuevaCROM. Morones,que lo aprobóun puñadod. ttanrr.rrn.iur d#"r?" s"ii.i" ,u-
habíadesertadode la casa durantela crisisde la huelgageneraldejulio- ifti.ro en favol decampesi-
nospeticionarios confundamento, inir.-rqzo y rgu,, u o"."i'á. ru,
agostode 1916,pasó a ser el jefe dei Partido LaboristaMexicanoy grandes alharacas
sedesempeñó simultáneamente
enel Senado ¿eiuistoso líderdelpartidó.La mayo_
comosecretariodel Trabajo en el go- ría de lasadjudicaciones
biernode ObregónSalido,al tiempoquejefaturaa la cRorr¡.Sushom- de tieiras."iüia¿u, durantera presidencia
deobregónsalido,comolasreari;;ü;;]"
bres,muchosde ellosobrerosingenuosque pensabanestarsirviendo consinrieron presidencia ai curru#ál
a una causarevolucionaria,seunierona pandillasespecializadas
enregarizar torarJ.iú.i* il"''uil.iüi"i.T"¿Iloá, r",
de ma- carnpesinos de cada l¡eg.. rra
tones,policíasy soldados,queatacarona los huelguistas p"Ii" de ocupaciones de tierra
de la cct en quesancionóhabíanrenidorue".
Tampico, Veracruzy la zonade la ciudad de México. Los engañados -uvói
éntríi-sl¡ v lsre. l" üurñi"
estabiridad sociarde partedereóui.in; ."igiu a"
elementosde la cRo¡rainadvertidamenteseopusierona la organización entrelos¿nrasonistas er arreglode rasdispuras
independiente d9¡¡"rn".¡" pl:riuü. L*i".i""J, iá 6u*..
del obrerismo,por obra de una dirigenciacorrupta.La aunque en,extremoJimi3"i.r
torpe¿amoral de Moronessepusode manifiestoal cabode unosaños. 9t;1 ^S_1tid?l
y dreron taaasl áiarmaron a los hacendados
esperanzas ar campesina¿o áviáo oe tierras.
El conflicto seextendiópor el paísentero.La cRo¡r¡alegabadispo- una de las decisiones
'ner de devotosobrerosradicalesen sus filas, los cualeshabian más-import"i.r J.r régimenrespectoa ra cues-
sido tión agrariaconvirtió comlsio¡ ñ*¡.r"r
atraídospor los sorprendentes éxitosde Ia organización.A pesarde operativa.EstaComisió¡ ".raseinició .r.ti"ápo Agraria en una entidad
d"
la lista de miembrosen demasíaexagerada de la cRoM,sus80000pro- no de obregón sarido intensificói;;-#;;tros óu;;;;;,'r Jl roii.r-
bablespartidarios,a pesarde todo, superabane¡rnúmeroa su rival antropólogosde la Comisión,idealistas de ros agrónomos y
muy motivados,quienesco-
anarcosindicalista independiente,la ccr. Con t¡nos40 000 elemen- menzaronel apeodel campomexicano.V
tos, la coToperabavirtualmentesin recursosfinancieros.Si el gobierno Éi".tu"ron un ..nsó de la po_
blaciórlrural con er tamaho¿e ras
no la destruyódurantelos añosveinte,fue porquesufría ataquesde agrupaciones, edady sexode las
distribuciones "ótnuniiades,
idiomáticai, cán,li.ién.*;;r;;i;,
parte de la lglesia,de la remanentederechaporfirista, de disidentes nitariasy de saludy sumariosae lor r"-
ii"lrsos
del ejército,de la insidiosaintranquilidadcampesinay de las compa- Redactaronasí informessobretenÁnciá.-á. ecológicosy de tierras.
ñías extranjerasque defendíancon ahíncosusconcesiones. Además, ti.rru, de ampriaszonas.
Estosapeosconteníananárisisd;:ü-;;";idad
el régimende ObregónSalidorequeríade una ima.gen,,revolucioaria', lyg"r paradefcndersr¡"s
de Ia pobraciónrural
para mantenersu difícil alianzacon las clasesbajas.Para mediados Í:-ridl ¡"r.r.r.íñ"e parceras de tierradesea-
0an y quéhecráreas renclirfanmejoresú;;fici,os
de los veinte,la corrupciónde la jefatura de la cRoir¿era del conoci. tigadoresde Ia comision tamuiÉn-i"ro*uro" d ñ"bi":i;;;;.r-
miento público. Luego que Morones¡enunciaraal gabinetede Elías circunvbcinos, sobre ros ratifundios
ra nacionari¿aJáelus'p".o'pü".io,y los
Callesen 1928,en una disputapor Ia sucesiónpresidencial, la cnov que estabandedicados.Los terratenientes curtivosa ros
estadunidenses
se desintegróen una quincena. grandescompañías,así como los latifundistasno vinculat
El Partido NacionalAgrarista,encabezado por el ex pLM,la Casa 1":::l_l"r
ra pasaronmal en la redistribución españoies,
de lashectáreas,';;;;;;ñrl.io"
a los mexicanos.Los invesrigador"r
¿ólu-óárnisiónNacionalAgraria
l2 Para un análisisexceler.rte analizaron ta
legatidad
deloi títulos
del procesode formacióndel Estadoa parrlr iic la re- t;;"t"úiil;;;;;;ffifi"#;"
prieray ¡aproclama
volución, ver skocpol, statesand socialRevt¡lutiotts.
Paraobregónsalidoenesteproce- j:l l]l de.Agua üiuri" A.l 6 deenerodet9t5
so, ver ManuelConzálezRanrírez,"Álvaro Obregónestadista',,apéndice en Obregón, del carrancismo.
Ochomil kilómetros,pp. 513-549. Los entusiastas
empleados
de la ComisiónNacionalAgraria del pe_
464 John Mason Hart Síntesisy reorganización
sociopolítica 465

riodo de l9t6 a 1924sentaronlasbasesde las reformasagrariaslleva- promineniehombrede negociosestadunidense y cónsurdeEstadosuni-


das a cabo por el presidenteLázaroCárdenasentre 1934y 1940.No dos, William O. Jenkins.l
sepodría haberrealizadoningúnprogramainteligentede reforma agra- En 1919,Carranzasehabía-negado a garantizar alos banqueros,
ria sin eseproyecto.Definía los problemashumanosy agrícolasdel minerosy concesionarios petrolerosestaaüniJ;;;;;r;, ;;;i;;;;"r"
paísy su potencial.Iniciado entre 1916y 1920sobreuna baselimita- el futrulo.por tal acto seátrajo ra rra e in¿ignaci-oná.iü.*iáril, o.
da, crecióenormemente entre 1920y 1924,EI interésmenguóentre1924 Estado,RobertLansingy del senadoi¡lü.rt BaconFall.
y 1934,cuandoel conservadorrégimende Elías Callesfrenó el proce- Estesenador
habíatrabajadocon empresas estadunidenses en México,.o-o ü. po-
so. Alcanzóun m¿iximode actividaddurantelasreformasdel régimen heny,Standardy TexasOil, la RichardsonConrt.u"iün
grandesintereses ó;;;;"y y
cardenista.Las concesiones de tierrasde la erade Cárdenasa menudo bancariosy ferrocarrileros.La esociacián;u* i;¡ro-
Ilevarona caboal pie de Ia letra las recomendaciones que hablanhe- tecciónde los DerechosAmericanosen México
cho los investigadores agrariosde los añosde ObregónSalido.r3 i"_
tervencionista antiiarrancista,con demandas de"¡;úó;-;;'p";iii"
aneiióná" io, .ri"¿o,
Bajo los generalesObregónSalidoy ElíasCalles,el ejércitosecon- mexicanosnorteñoso ra invasióne imprantacion¿e un piáili"i"¿"
virtió en una fuerzamejor controladay dejó de serla relajadaamalga- en todo el país.susdemandas represeniaban una fuertecbrrient"á.n_
ma de revolucionariosque era cuandoellos tomaron el poder. Elías tro del-P.artidoRepublicanoen rosúrtimos.io.;;;;l;; pr"riá.""
Callesfungió como secretariode Guerray persiguióa los elementos cia dewilson. En r9r6, rosterratenientes derpartido o.*o.ruü luüiun
disidentes,derrotó a los disgustados derechistasy a los izquierdistas formad.ouna liga no intervencionista, de consunocon la tácticawilso-
en una seriede escaramuzas. En 1923,el asesinato de Villa acabócon niana de duras negociaciones con Carranza.
la amenazade la insurgenciacampesinadirigida por la clasebaja en obregón salido se ap¡esuróa garantizara las compañías
multina-
el Norte. La eliminaciónde Villa minó el potencialde Adolfo de la ciona.les, financierasy de avanzaáatecnología,," luái"nl;;;;;"
Huerta para amenazara ObregónSalido.Villa y De la Huerta habían mía de México. Los inversionistas extranjeios'¿e¿icíáor-;
disfrutadode excelentes relaciones.Al'gobiernode ObregónSalidose que podíanllevar a cabo capitalistasmexicanoso gente ;;;ú;,
como los de
le ha recriminadoa menudohaberplaneadoel asesinatode Villa. La la CompañíaCorratitos,que habíansido motivo d;q;;;iñ;li.;
,.
derrotade la revolucióndelahuertistaen 1923acabócon algunospo- sintieraafrentado,no tendríaniugar en el país.Los estaduiid.n;;, y
derososoficiaiesdisidentesen las provinciasy permitióa ObregónSa- demásextranferosque teníantierrasagrícólasy ganaderas qu"
o no
lido y a ElíasCallesimponer su disciplinaen las fuerzasarmadas,al eranenextremopoderosos salieronperdiendoen lasgeneralizadás
pacionegde tierrasde partede los cámpesinos, ocu-
tiempo que pasabana un conflicto abiertocon la lglesia. que seextendierondes-
El gobiernode ObregónSalidoconsiguióuna componenda entrelos de el istmo de Tehuantepec hastael norte de óhihuahua.¡s
nacionalistas de la revolucióny los hombresde negocios extranjeros. Las compañíaspetroleras; phelps Dodge, W. .R. Grace,
Su conciliaciónde esasfuerzasestablecióla basede la futura relación ASARC.,Anderson-Clayton, _Cargill,
NationalCity Bank, tiorgan Bank-,ihe
de Méxicocon la empresaforánea.A diferenciade Carranza,que se chaseBank, Anaconday otras,estrechamente vinculaáasó"1" u,ir-
había opuestoa la exigenciade las compañíaspetrolerasestaduni- quedade parte de Méxicode entradaspor exportaciorres,
garantíasy algunasincrusoprosperaron.er r¿Éimen recibieron
densesa tenerderechos ilimitadossobresuspropiedades en México, ¿. óú.uálr'Éuu-
ObregónSalidobuscóreconciliarlas diferencias. Carranzase había do redefinióel paperder capitarextranjeroen Ia economí;;¿*i;;"
mantenidofirme frentea la presiónestadunidense resultante de inci-
dentescomoel secuestro y liberación, de partede individuosdescono-
ta Katz, Thg-Sygrct
cidos, y luego el arrestode parte de funcionariosde Puebla,del ,. lhar, pp.5l l-549, y Richmond, Venustiano
Carranry,sNarionatist
Struggle,pp. 189-2t8.
Los 4rchivosde ra craimscommissionrevelanla pérdidade empresas que secen-
,t5
l3 El p a p e l d e la cn o v y del parti do agrari o como mecani s¡rosde control soci al l os t'aban en la agricurturay minería.para corraritos,vei los registros;.
h d;i.;;;;"
e xa m in a Ha r t, An a r ch is¡ n,pp. 156-177.La cR o\t es anal i zadarambi én por R ui z, Zha. PeirceFar4ilyPapers,Topsfierd,o en posesiónderautor. pari las
u"t¡tu¿..
- v páliü.",
Great Rebellion, pp. 295-303. de ObregópSalido,vcr Ruiz, TheGriat Rebeilion,pp. 3g7-38g,
fSS_¿Oi.
466 John Mason Hart Síntesisy reorganización
sociopolítica 467
y establecióla basede las futuras relacionesde México con el capital México- Durantetodo el viaje fueron festejadospor funcionarios me-
foráneo.Esapolltica declarabala preeminenciade México xicanos a nivel nacional y local.
sectoresde la economíadondeel capital mexicanofuncionaba "trcon
"qu"ilot
efec- En 1920,poco tiempo despuésdel derrocamientode Carranza, el
tividad. Animabaa Ia inversiónextranjerap:rraque operaraen tecno- gobernadorWilliam P. Hobby, de Texas,importante petrolero y
logíasde vanguarüay en el mercadeode la eiportáción, dondeel capital te_
rratenienteen México y partidario de las políticasantica¡rancistaidel
mexicanocarecíade periciao de los necesarios nexosinternacionales.'u s-enldorFall, urgía al presidenteWilson á qrre,ecorrocierael régimen
EI gobiernode obregón Salido respondiócon rapideza las presio- de obregón Salido. En una recepciónen El paso, Hobby
nesde lascompañíaspetrolerasy de Estadosunidoi, garantizá;doles at
presidenteelectoobregón salido y concruyóque: "por ló que "ncoñio
respec-
la seguridadde la inversiónextranjera.En septiembiede 1921,la Su- ta a Texas,el gene:alobregón ya estáreconocido-f'¡7para findes del
premacorte deMéxicoesripulabaquelas compañíaspetrolerastenian año, seisgobernadores de estadosestadunidenses
derechos,de acuerdocon Ia ley, a los recursos-delsubiueloadquiridos habíaninstadoJ go-
bierno federalal reconocimientodel nuevo régimen.obregón sati¿o
antesdel lo. demayode 19i7, fechaen que entró en vigor la cónstitu- gozó de fuerte apoyo de parte de las élitesdelos estadosironterizos
ción- A tenorde un codicilode los Tratadosde Bucareli-,de 1923,entre estad^unidensesy de los industrialesde esepaís. uno de ellosdeclaraba
el gobiernomexicanoy los dirigentesde las principales que obregón salido era con mucho "el mejor gobernantede
tadunidenses bancarias,minerasy petroleras,erartículo"o*p"ñía, "s- México
27 de la cons- desdeIa épocade Díar,r-. en algunosaspéctoiessuperior aDía2,, .
titución no seaplicaríaretrospectivamente. Declarabaquelos derechos -y
Los inversionistasestadunidenses todavía no cejaban.'En 1932,ei se-
ailos recursosdel subsuelocompradosantesde l917 n-oestabansuje- nado-rF.dwinLadd, de Dakota del Norte, se haóíaeco de to,
tos a expropiación.Desde1917,esetema ha sido asuntofundamental f"riOai_
cos de san Antonio de los años setentadel siglo pasado á" ór.il
en las relacionesentreel gobiernode Estadosunidos y el de México. v
Rhodes,cuandodeclarabaque México era ..todavíáel arcón del teso-
Las compañíaspetrolerasy el gobiernode aquel país óolaboraronen ro.delmr¡ndo". EI gobernadorHobbysesentóa ra diestraae ourelon
presionara los mexicanos.Los representanter ¿e tis compañíastenían Salido durante su toma de posesióntomo presidenteen la ciudad-de
acceso'frecuentemente, a los memorandadel Departamentode Esta- México, y fue alabado en la prensa mexicanaen esa ocasión, como
do y en variasocasioneslas declaracionesde las iompañías pr"- "nuestro más distinguidovisitante,el gobernadorde Texas".r8
sentadasante ei gobiernomexicanocomo declaracionesoficiales ".uo del En junio de 1922,Adolfo de la Huerta y ThomasW. Lamont, del
gobierno de EstadosUnidos. -Morgan
-
Bank y presidentedel comité Internacionarde Banqueros'(rn-
Durante la presidenciade obregón salido, las relacionesentre los ternationalCommitteeof Bankers),acordaronllevara efectoun
-
hombresde negociosestadunidenses y el gobiernomexicanocomenza- to dondeMéxicorenegociaba susdeudasen pagosa ro rargode4o "oniru-
ron a mejorar. una campañaen amboslados de la frontera reconcilió anos.
las diferenciasentreel nacionalismode Ia revolucióny la comunidad !_u-.qode un periodo de recuperaciónde cinco años, durante el cual
México tendria una moratoria sobrealgunospagosy restableceríalos
de los negociosde Estadosunidos. Algunosmiembroi de Ia cámara vinculos creditícioscon Estadosunidoi, et gbuiernó de México pro-
de comerciode san Antonio, dondehábíamuchosinversionistas con metíacumplir con todassusobligaciones-LuJgo de estarenegociadén,
interesesen México,llevarona cabo una gira por estepaíspatrocinada los gobiernospasarona tratar el peliagudopioblema de los-derechos
por el presidente.visitaron las regionesminerasdel Norté, dondelos petrolerosy mineros.Lal compañíaspetroliras y mineras
inve¡sionislaspionerosde San Antonio, GeorgeBrackenridgey Jean recibieron
garantíasya desdeantesde que seconcedierael réconocimiento go-
La-coste, habíanefectuadocompromisosduránte el porfiriitol Gua- al
biernodeobregón Salido.Su preocupacióngirabaen torno al nac'ío-
dalajara,dondecharlesstillman y los comerciantes de BrownsvilieMa- nalistaartículo27 delaconstitución. las companíastambiénobjetaban
tamoros habíandominado el comercioen el siglo xrx, y la ciudad de
r?JamesA. Clark con Weldon Hart,
TheTacful Texan:A Biographyof GovemorWi-
Iliam^Hobby (NuevaYork: RandomHouse, tgSg),p. t4t.
16 Para datos, ver Ceceña, México en la t8 lbid., pp. 139-142.
órbita imperial, pp. 103_271.
: r,rlil:,;i?
:l:¡:5F, /

John lr{asonHart Síntesisy reorganizaciónsociopolítica 469

los derechos fiscales que reclamaba México sobre las propiedades de Reunióa elementosrebeldesde las élitesprovincianasy de Ia pequeña
aquéllas, lo que contradecía las cláusulasde escapeque habían nego- burguesía.Supuestamente, másde la mitad de los generalesdel ejérci-
ciado con regímenesanteriores. to seunierona losinsurrectos.* El movimientodelahuertista ccnjuntó
La postura de las compañías estaba fuertemente representada por a opositoresanarcosindicalistas quehabíansidode la cc-r, zaparistas,
el secretario del Tesoro, Andrew Mellon, cuya familia era dueña de huertistasantiestadunidenses, hacendados de las élitesprovincianas,
la compañía Gulf Oil. Su pertinacia resultó en la cesantíadel general inclüidoslos de Yucatán.Muchosdequienesapoyabana De la Huerta
J. A. Ryan como jefe de una comisión especialdesignadapara nego- conveníancon él en que losAcuerdosde Bucarelieranuna ,,venta de
ciar con los estadunidenses;se lo halló favorable a Obregón Salido, ocasión"**del país.El descontento de cadalugarproporcionóla base
partidario del reconocimiento e incluso de los impuestos.Les directo- de gran parte de la lucha. Los plantadores- de lrenequénde yucarán
res de Ia Gulf Oil alegaron desconfiar de Ryan porque antes había re- emplearonel levantamientopara atacara Felipe Carrillo puerto, go-
presentadoa las Texas Company y tenia intimidad con el gobernador bernador"socialista"de Yucatán.Las miliciasobrerascivilescleCa-
Hobby. Mientras compartían un resentimiento común para con la Stan- rrillo Puerto no pudieronhacerfrente a los plantadoresy militares
dard Oil, los directivos de la Gulf y de la Texas abrigaban una descon- aliadoscontra é1.20
fianza arraigada en el anterior uso que había hecho la Texas Company El gobiernoestadunidense concedióa ObregónSalidolas armas y
del gobierno de Texas contra los rivales foráneos durante los años de municionesque necesitaba para suprimir la revuel¿a.El carácteran-
Ia House Machine. El gobernador Hogg y sus sucesoreshabían recu- tiestadunidense de Ia rebelióndelahuertistaamenazabaa las compa-
rrido a "deshacer los tr¿sts" para contener a ios rivaies de la Texas. ñías mineras y madererasdel Norte, a las firmas exportadoras de
En 1923,los Acuerdos de Bucareli mitigaron las preocupacionesde las productosdel agro de Sonora,Coahuilay Tamaulipas,a las compa-
cornpañíaspetrolerasy mineras hasta el grado de que EstadosUnidos ñíaspetrolerasde la costadel Golfo y a los intereses de McCormick,
otorgó reconocimiento al gobierno de Obregón. En septiembre,el em- del NationalCity Banky de ia InternationalHarvesterCompany,de
bajador estadunidense, CharlesBeecherWarren, tomaba posesiónde Yucatán.Los serviciosde inteligenciay policíaestadunidenses infor-
su cargo en la ciudad de México.re maron a las autoridadesmexicanas de reuniones,estrategias y movi-
En i923, la rebelión delahuertista amenazabala supervivenciadel mientosdearmascercade la frontera.Una vezmás,conroen los ca-s<¡s
gobierno mexicano. De la Huerta había esperadosucedera Obregón del er-nay de las revueltasorozquista,huertistay villista,EstadosUni-
salido en la presidencia,hasta que la selecciónde Elías calles finiqui- dos impusoel escrutinicy el embargode armascontra los revolucio-
tó esesueño. Definida en el Plan de Veracruz, la revolución se oponía nariosmexicanosdesdeel ladoestadunidense de la frontera. una vez
a los Acuerdos de Bucareli con las compañías estadunidensesy el go- más,el carácterestratégico de la participaciónnorteamericana resuitó
bierno, considerándolosuna capitulación nacicnal. A esa revolución, crucial,a pesarde la abundantepericiamilitar del lado de los levantis-
que no ha sido bien estudiada,se la ha venido teniendoen menospor cos. La revueltase prolongómencsde un año.21
considerárselasolamenteinteresadaen el dinero. Cualquier buscador
de cohechos,de ventajaspersonalesy de dinero sucio, no podía espe- 20El envio de armas al gobierno de obregón
Salido y el embargo del 7 de enero de
rar mejor oportuniciad que la ciescaradacorrupción de los latifundis- 1924c ontra l as fuerz astl e D e l a H uerta s e detal l anen 8l 2.l l 319367, l 5 de no' i embre
tas ObregónSalido y Elías Calles.El estilo de gobiernode esteúltimo de !92i a 812.113/9606,4de agos rode 1924,R ec ordsGroup 59, purporr Li s rs for rhe
lieci¡nal File, Department of State, N,A,RA. para el asunto de De la Huerta, r.er Ruiz.
parecíaderivado cie su experienciacomo jefe de la policía en una ciu-
7!:e {.}reetR¿bcltion,pp.377-3i8,394, y smith, The íJnited statesand Reyo!utionan Na-
dad fronteriza con una "zona de tolerancia". tin;:'Llist¡t i¡¡ 1,!e::1:c. pp. 222-225-
El Plan de Veracruzdelahuertistainsistíaen las mismasquejascon- rr i -.,s s l rri es3l -,:412, D epartmentof S tal e D ec i mal
Fi l es , R ec ordsGroup _i !, ¡¡,
tra el caciquismo*centralizadode obregón Satido cuatro años antes. :;.'.' ¡¿i¡!ie¡-i:¡rgrai, cantidad de informes de las compañias al gobierno de
Estados Uni-
riij5:(;hre la reb;lió,: de De la Huerta. Los envíosde armas a las compañíasestadunidenses
para sr,:cle¡cnsaccntra obreros y ciudadanos que andaban al acecho se señalan comcr
¡eS¡riith, 'll*
U¡ti¡nl States.ntl f"rrrlu¡ioron Nationalisn in Me¡ico. pp. 216-223 "-;.:c epc i ol iales enrbargode armas en l as s eri es812.113, R ec ordsGroup 59, x .+ n.r.
' L n csp a r io lcn cl o r igi nal . [N . del T.l *+En el original "Seilout" (barata).
[N. de T.]
i
t

470 John Mason Hart Síntesisy reorganización sociopolítica 471

Luegode la ingenteluchapor el poder entre l9l0 y 1920,yd resur- nuevo régimen.El resultadocompletóla larga lucha del gobierno por
gimiento del Estado mexicanoentre 1916y l924,la posiciónde la su hegemoniasobrelos asuntoscampesinosen lo económico, social
Iglesiaen el nuevoorden permanecióincierta. Como secuelade ta re- y político.z
volución, la Guerra Cristerade 1926a 1929,zanjó la latentedisputa
entrela Iglesiay el nuevoEstado.La disputase conjuntó con Ia resis-
tencia campesinaa las instruccionesdel exterior patrocinadaspor el
gobierno en las distintas culturas, economíasy políticasde los pueblos,
creandoun trastornocivil complejo.Partesde tres estados,enuna zo-
na delimitadapor Zacatecas,.Michoaeán y Guadalajara,quedaronen
manosde los cristerosduranteun tiempo y el arzobispotuvo que.huir
a SanAntonio. La lglesia,profundamentearraigadaen el estilode vi-
da del campesinadodesdeel primer siglo de la conquistaespañola,no
tenía esperanzasverdaderasde victoria, como tampoco las tqian los
pueblerinosquerealizabanla lucha.La rebeliónfue unacomptejamix-
tura de jerarquía eclesiásticay oposiciónrancheray campesinaa los
intentos del gobierno de sustituir al clero en la educacióny en otras
funcioneslocales;los funcionariosdel gobierno, ¿rsícomo los educa-
dores se entrometíanen la üda pueblerinatradicional.
La lucha concluyóoficialmenteen 1929,aunquedurantela nayor
parte de los añostreinta continuó una violencia esporádica.
A pesarde la devociónreligiosade todo un sectordel público, la
Iglesiayq no disfruta ni del apoyo político ni de la importanciaque
otrora tuvo. Durante el Porfiriato, con el crecientepoder del gstido
nacional,seconvirtió en un instrumentosuperfluo dit control social.
Desdeel punto de vista de ta élite formadora del Estadoposrevolucio-
nario, la Iglesiaera un vestigioreaccionariod,elancienrZgime.De ha-
ber mantenidoel clero la fuerzaque tuvo durante las conirontaciones
de mediadosdel siglo xrxcon los liberales,la lucha lglesia-Estado,de
la era posrevolucionaria,habría sido crítica.
La guerracristerapusofin a un conflicto iniciado durantelasrefor-
mas borbónicasy la Ilustración española.para aquellasazón,el cre-
ciente.activismodel gobiernoatacabael papel central de Ia lgGia en
la sociedady en la economía.Durante efsigto xrx, eseprocesoprosi-
guió, pero los sucesivosregímenes liberalesasestarona ti lglesiaduros
golpes.
La luchadelos añosveintey susecuelaresidualdelos treintaresul-
tó de un entrornetimiento, de parte de un Estadosocialmente activo,
en lo que anteshabía sido coto de la Iglesiay susórdenesrerigisas. 22 Para la guerra cristera, ver David C. Bailey,
¡Viva Cristo Rey: The Cristero Rebe-
La guerra cristerafue la última amenazaseria a la consolidacio]rael llion anti the Church-State Conflia in Me:ico (Austin: University of Texas Press, 1974),
y Jean Meyer, La Cristiada.