Está en la página 1de 37

SECRETARIA DEL MEDIO AMBIENTE

GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL

DIRECCIÓN GENERAL DE BOSQUES URBANOS Y

EDUCACIÓN AMBIENTAL

SUBDIRECCIÓN DE PROYECTOS ESPECIALES

AMBIENTALES
MANUAL DE HUERTOS URBANOS

Maestra Ana Elena Patricia Núñez Díaz de la


Fuente
ELEMENTOS CONCEPTUALES BASICOS DE AGRICULTURA ORGANICA
ECOLOGICA

MEDIO AMBIENTE URBANO

¿A qué llamamos medio ambiente?


¿Qué elementos componen un ecosistema?
¿Cómo protegemos el medio ambiente y a la vez desarrollamos nuestro trabajo?

Medio ambiente:

Sistema de elementos bióticos (organismos vivos), abióticos (energía solar, suelo, agua y
aire) y socioeconómicos, con los cuales el hombre interactúa en la capa de la tierra llamada
biósfera.

Ecosistema:

Es una unidad que incluye todos los organismos que viven juntos en un lugar, interactuando
entre si y con el medio que los rodea.

A pesar de que se han hecho muchos intentos de acercar la producción agrícola a las
ciudades y hacerla incluso dentro de las mismas, en ellas se priorizan funciones que atentan
contra la estabilidad de la agricultura urbana y las propias condiciones existentes pueden ser
adversas para su consolidación y desarrollo.

Es por ello que en aras de mantener el equilibrio ecológico y evitar impactos negativos a
nuestro ambiente, debemos trabajar en pro de una agricultura en armonía con el entorno,
podría decirse que es una agricultura urbana ecológica.

En la realización de la agricultura urbana sobresalen aspectos tales como: la dimensión de


los espacios, el diseño y los cercados de las parcelas, las soluciones para el riego, el control
de las plagas y las formas de fertilizar los suelos.

Los espacios libres en la ciudad son variados en tamaño y forma. Acorde a esto y a las
características del suelo, del relieve, la insolación y el agua, es que se debe decidir cómo y
qué producir en cada sitio.

Se pueden desarrollar cultivos en parcelas pequeñas, patios, jardines y balcones, utilizando


diseños especiales adecuados al espacio disponible (horizontales, verticales piramidales,
escalonados, etc.) pero realizando una selección rigurosa de qué se quiere producir.

Cuando se ejecutan huertos en espacios pequeños se impone un tratamiento manual de


todas las actividades. Como intención general se trata de no reproducir en la ciudad los
patrones de la agricultura en el campo, como lo son la preparación de surcos para la siembra
(habitualmente hechos por bueyes) o la mecanización. Se debe establecer la organización,
estructura y el tipo de parcelas apropiados para el espacio en cuestión.
El diseño está condicionado a la dimensión y características físicas de cada parcela y su
entorno.

Se recomienda no ubicar vegetales de hojas a una distancia menor de 7.5 metros de una vía
principal, así como separar el huerto de la vía por barreras de arbustivas o árboles. Esto se
hará para evitar la contaminación de las plantas por metales pesados expelidos por el
transporte automotor.

No utilizar como huertos áreas inundables o expuestas al arrastre de corrientes superficiales


o líneas de escurrimiento. Se debe hacer labor de convencimiento para que los vecinos a la
parcela trabajen con la agricultura orgánica.

Acondicionar el área del huerto y realizar una buena preparación de las terrazas para la
siembra.

Mantener una buena aireación y friabilidad en el lecho de siembra para obtener buenos
rendimientos.

Disponer de agua suficiente para mantener el riego adecuado, buscando soluciones que
eviten el uso del sistema de aguas de la ciudad.

Disponer de buena exposición solar, evitando lugares donde toda el área permanezca
sombreada permanentemente por edificios o árboles.

Evitar la erosión de los suelos.

Los cercados son un elemento primordial para la imagen urbana y una oportunidad no solo
ornamental y de mejoramiento estético, sino también de combinación y aprovechamiento de
materiales, de dualidad de funciones.

El uso de diversas especies de plantas en cercas vivas delimitando un espacio, ya sea en


forma tupida o como soporte de alambre de ixtle, cordel u otro material nos aportan muchos
beneficios. (cactáceas, suculentas, medicinales, trepadoras, arbustos, etc.)

Especies con varias funciones:

Estéticas
Repelentes de insectos.
Atrayentes de abejas.
Atrayentes de plagas (el maíz se usa como sacrificadora para las plagas así como el árbol de
tepozán)
Barreras contra fuego (cuando se emplean plantas suculentas)
Protectoras contra intrusos (especies espinosas)
Productoras de sombra y fajas antierosivas.
Como refugio de la fauna.
Para mejorar el microclima del lugar.

La obtención de agua en la ciudad presenta mayores dificultades. A esto se adiciona que los
volúmenes de entrega del sistema de aguas no satisfacen plenamente la demanda de la
población, por lo que es necesario utilizar soluciones alternativas que contemplen la
obtención del agua de otras fuentes y su utilización racional. Esto conlleva a utilizar solo la
cantidad necesaria y a no contaminarla para que salga del huerto limpia, de forma que pueda
incorporarse a la naturaleza sin impurezas.

En la medida en que el hombre actúa irracionalmente en un ecosistema surgen las plagas.


Una plaga es todo organismo que sea capaz de causar un daño físico y económico en los
rendimientos de nuestros huertos. Existen diferentes tipos de plagas presentes en los
cultivos: nemátodos, bacterias, hongos, virus, insectos, hierbas no deseadas, moluscos,
ácaros, roedores, plantas parásitas, algunas aves y el hombre.

Las plagas son más fuertes en la ciudad. La presencia de personas y animales impone
extremo cuidado en el uso de sustancias químicas, por lo que la aplicación de métodos y
controladores orgánicos y biológicos permite obtener un producto mas sano y sin peligros
para la salud humana.

Se recomienda aplicar y combinar diferentes métodos en el manejo fitosanitario: culturales,


biológicos, mecánicos, orgánicos.

Para el manejo de plagas debemos mantener un suelo sano y bien nutrido ya que es la base
principal para obtener plantas resistentes a plagas y enfermedades.

 Sembrar en el calendario óptimo.


 Usar semillas y plantas sanas, preferentemente producidas por el propio horticultor.
 Uso de variedades resistentes al ataque de diferentes microorganismos.
 Sembrar barreras de plantas repelentes y trampas para disminuir la incidencia de
plagas
 en los cultivos.
 El suelo y la materia orgánica deben estar libres de nematodos y de gallina ciega.
 Eliminar rápidamente los residuos de cosechas que no se utilicen en la producción de
abonos orgánicos.
 Desinfectar los instrumentos de trabajo.
 Usar biopreparados y caldos minerales.
 Aplicar control biológico según sea el caso.
 Evitar el encharcamiento en el área de cultivo, pues el agua acumulada es un medio
idóneo para el desarrollo de hongos y bacterias que provocan enfermedades.
 Rotar los cultivos pues así se rompe el ciclo vital de las plagas y enfermedades, al
separarlas en tiempo y espacio de las plantas de las cuales habitualmente se
alimentan.
Con el tiempo los suelos van perdiendo nutrientes y con ello la fertilidad, por tanto el
fertilizante es necesario para todos los suelos. La clave esta en si se usan fertilizantes
orgánicos o químicos.

La agricultura urbana promueve el uso de los fertilizantes orgánicos, como medio de obtener
alimentos lo más sanos posibles y mantener el equilibrio del medio ambiente. Con este tipo
de fertilizante se mantiene mejor la humedad, se atrae a las lombrices, se airea el suelo, se
mejora el drenaje y se le da mayor fertilidad al agregarle cantidades suplementarias de
nitrógeno, fósforo, azufre cobre, zinc, etc.

La materia orgánica constituye un elemento esencial para mantener la fertilidad de los


suelos. Ella proporciona nutrientes a las plantas, genera sustancias bioactivas (como
enzimas, antibióticos y vitaminas) que aceleran la germinación de las semillas y el
crecimiento de las plantas.

También mejora las propiedades hidrofísicas del suelo, es decir, los mantiene sueltos y
porosos evitando su compactación, facilitando la retención del agua y propiciando que los
suelos permanezcan húmedos por mas tiempo.

El compostaje es un método de disposición de residuos orgánicos biodegradables, usado


frecuentemente como mejorador de suelos. Este proceso se realiza mediante el uso
simultáneo de diferentes materiales orgánicos, y consiste en estimular la fermentación de los
residuos hasta transformarlos en una tierra pulverizada seca, inodora y con propiedades
fertilizantes.

Los compuestos orgánicos y caldos minerales pueden sustituir con enormes ventajas a los
compuestos químicos y devolverle fertilidad a terrenos empobrecidos, puesto que jamás
ningún fertilizante químico podrá restablecer la perdida de humus que los ciclos naturales
han construido. Es además una forma eficiente de reciclar los desechos orgánicos de las
casas, escuelas, parques y jardines e instituciones y fabricas para así disminuir la carga a la
ciudad en la recolección de desechos por medio de las Delegaciones (servicios urbanos).

La agricultura ecológica esta basada en la agricultura tradicional; cultivo de pequeñas


parcelas retomando el conocimiento técnico acumulado durante muchas generaciones, los
fenómenos cósmicos, las tradiciones culturales, el trabajo manual, la tracción animal,
dedicando la mayoría de la producción obtenida al autoconsumo. La agricultura ecológica
retoma estas técnicas productivas que están en armonía con el entorno natural y el
ambiente. En el conocimiento ancestral se manifiestan los principios de la agricultura
ecológica que fomentan los círculos naturales y empresariales, que ante todo cuidan el
ambiente y el espacio forestal e incorporan a los animales en la producción agrícola como
consumidores de forraje y productores de estiércol para el abono de las parcelas. De ninguna
manera la agricultura ecológica rechaza el uso de tecnologías agropecuarias modernas. Sin
embargo, su uso está subordinado a los principios de la agricultura ecológica.

De ningún modo se propugna que los productores agroecológicos estén condenados a


realizar trabajos físicamente pesados y sucios. El productor ecológico trabaja también con
técnicas modernas, solo que en forma diferente a como lo hacen los productores
convencionales, ya que en la agricultura ecológica la técnica se adapta a las condiciones
naturales locales de producción causando impactos mínimos o nulos al ambiente. En
conclusión, en la agricultura ecológica rescatamos los conocimientos ancestrales de
producción y procesamiento combinándolos con los procedimientos modernos
proporcionando condiciones dignas de trabajo a los productores.
BIBLIOGRAFÍA

1. UNIVERSITY OF CALIFORNIA
"10 Pasos Fáciles para la Huerta de los Jóvenes"
Division of Agricultural Sciences.

2. CODAGEM
"Vamos a Cultivar Huertos Familiares".

3. MARTINEZ VALDEZ, JUAN MANUEL


Huertos Familiares. "Una Introducción al Método Biointensivo"
ECOPOL.

4. RESTREPO RIVERA, JAIRO


Agricultura Orgánica. “Cómo Preparar Caldos Minerales para Controlar Algunas
Deficiencias Nutricionales y Enfermedades en los Cultivos”
Santiago de Cali, Colombia. 2000.

5. MEMORIA Y DECLARACION
"La Integración de la Agricultura Urbana en el Desarrollo Sostenible de las
Municipalidades"
Lima, Perú. 26 de Noviembre del 2003

6. GRUPO PARA EL DESARROLLO INTEGRAL DE LA CAPITAL


Cultivar en Ia ciudad. “Fortalecimiento de los Huertos Urbanos en Consejos Populares de la
Ciudad de La Habana”
Noviembre 2003.

7. JOSE LUIS PEREZ ALMANZA


HortiPlanta. Producción Especializada en Plantas de Hortalizas
Rancho Las Fuentes
Mpio. de Cortazar, Guanajuato.

8. Manuales del Voluntariado Nacional del DIF (Desarrollo Integral De La Familia) y HortaDIF.
Del Estado de México.

9. Memorias del primer encuentro de producción de alimentos urbanos (huertos y granjas


familiares en la Delegación Cuauhtémoc.

También podría gustarte