Está en la página 1de 2

Asumiendo una esperanza de vida de 80 años, 13 de ellos te los pasaras escuchando

música.. 13 años escuchando ruido organizado, está claro que para nosotros no se trata
simplemente de eso, invertimos casi una quinta parte de nuestras vida, gastamos tiempo y
energía en algo que aparentemente no nos proporciona ninguna ventaja evolutiva..
Entonces, porque nos gusta la música, empecemos.
Para comprender porque nos gusta la música primero debemos de comprender a que le
llamamos musica, la música suele contar con 3 elementos, la melodía la armonía y el ritmo,
pero hay música sin armonía, hay música sin melodía, y hay música sin ritmo.
E incluso hay música carente de sonido, un ejemplo de una pieza musical sin sonido, es
4,33 una pieza cuya partitura pide al intérprete que se mantenga callado durante 4 minutos
y 33 segundos buscando que la música provenga del ambiente, haciendo una composición
única en cada ocasión.
Con toda esta complejidad para responder a la pregunta del video debemos bajar a una
pregunta más base y reformularla, que significa que nos guste algo?
Todo se resume a una molécula llamada dopamina, la hormona del placer, todo aquello que
nos gusta y nos motiva a vivir, cosas como la comida o el sexo liberan pequeñas dosis de
dopamina, con la música pasa algo parecido, se a demostrado que los niveles de dopamina
aumentan cuando escuchamos nuestra música favorita y aquí es donde nos damos de cuenta
de algo raro, hasta ahora hemos visto que aquello que nos produce placer aquello que libera
dopamina son cosas esenciales para sobrevivir, comer la interacción social, el sexo.. pero
entonces porque nuestro cerebro nos recompensa con grandes cantidades de dopamina
cuando escuchamos música?
Pues, porque entiende de matemáticas, la mayoría de los artefactos que utilizamos para
crear música, derivan únicamente de dos cosas, cuerdas vibrando o columnas de aire, lo que
tienen de especial estas cosas es que a la hora de aplicarles energía a diferencia del resto de
sonidos que se dan en el cosmos, generan ondas de sonido armónicas, que al ser escuchadas
por nuestro cerebro permiten que el mismo haga la tan llamada transformada de Fourier.
La transformada de Fourier es básicamente el espectro de frecuencias de una función. Un
buen ejemplo de eso es lo que hace el oído humano, ya que recibe una onda auditiva y la
transforma en una descomposición en distintas frecuencias (que es lo que finalmente se
escucha). El oído humano va percibiendo distintas frecuencias a medida que pasa el tiempo,
sin embargo, la transformada de Fourier contiene todas las frecuencias del tiempo durante
el cual existió la señal; es decir, en la transformada de Fourier se obtiene un solo espectro
de frecuencias para toda la función.
En conclusión, aunque la música no represente un salto evolutivo para la raza humana si
nos abre paso a el uso inconsciente de procesos matemáticos complejos con la capacidad de
estructurar sonidos, que a la hora de escucharlos el cerebro segregue las cantidades de
dopamina necesarias para sentirnos a gusto.
Muchas gracias

También podría gustarte