Está en la página 1de 6

ANÁLISIS DEL VIDEO

“SUJETO, POLÍTICA Y EDUCACIÓN DE HUGO ZEMELMAN”

Como una de las actividades complementarias a la disertación de la Primera


Unidad Temática del Primer Módulo del Diplomado de Gestión Educativa del
MESCP, se procedió a observar y analizar el video de “Sujeto, Política y
Educación” de Hugo Zemelman.

El político y sociólogo chileno Hugo Zemelman Merino considera que para el


análisis de la educación en América Latina lo primero que se debe considerar son
las características del contexto en que se presenta la educación. El contexto
afirma, está determinado, en primer lugar, por un discurso teórico-político el cual
sostiene que la realidad que se vive es la única realidad posible y no hay otra
lectura. Se crea un bloqueo mental acerca de cómo mirar la realidad. Salirse de
este discurso dominante es caer en la insensatez, en lo irreal.

La globalización y el gran dominio sobre los hombres de las transformaciones


tecnológicas es otra característica de este contexto que no se debe dejar fuera.
Las consecuencias de la revolución tecnológica no son claras. En 40 años,
sostiene, ha habido varias revoluciones. Hay un dinamismo, lógicas diferentes, de
carácter extrahumano.

Se crean instrumentos tecnológicos que el hombre puede usar, pero la revolución


tecnológica puede llegar a reemplazar a la persona humana, el sujeto puede ser
reemplazado por otros entes. Está dentro del sino del desenvolvimiento
económico. Es algo que debe preocuparnos porque está acelerando la diferencia
en las relaciones padre-hijo, entre generaciones y hay problemas de
comunicación, problemas de contexto, derivados de modos distintos de valorar.

Por otro lado, las revoluciones no son sólo tecnológicas. Crean un mundo
económico, político y cultural diferente, un mundo marginalizante. Ese mundo
emergente no será necesariamente democrático y equitativo. Nadie lo garantiza.
Al contrario. Las lógicas internas vinculadas a los hechos de alta concentración de
riqueza no aseguran un mundo mejor.
La globalización es un concepto profundo, sostiene Zemelman. ¿Qué se hace
frente a esta lógica tan profunda y tan acelerada? El desafío es rescatar un
discurso que permita potenciar al individuo en el conjunto de sus facultades y no
sólo en algunas de ellas.

Para Zemelman, este fenómeno debe preocupar a la educación porque es el único


de todos los discursos disciplinarios que tiene como destinatario a sujetos
concretos. Las otras disciplinas no le hablan a nadie, pueden prescindir de los
sujetos. El profesor sin estudiantes no es nada. Este contexto influye en el sujeto
destinatario de la educación.

La globalización nos enfrenta a problemas insoslayables. Hay un empobrecimiento


del ser humano. Marcuse nos previno sobre el hombre mutilado como producto de
la época posindustrial, formado en una sola dimensión, lo cual nos remite al tercer
hecho contextual: ¿qué dimensiones del ser humano son las que se están
potenciando?

El dinamismo de la revolución técnica privilegia el desarrollo de algunas facultades


del hombre, las vinculadas con el "hommo faber", el que sabe hacer, el que
controla instrumentos. Crea una individualidad desequilibrada que no sabe
desarrollarse más que con las lógicas instrumentales y el lenguaje de la
tecnología. Las demás las deja de lado.

Se ha sugerido que la educación superior debe ser reemplazada por los institutos
tecnológicos. Indiscutiblemente que la educación tiene que formar personas que
sean capaces de insertarse en la economía, en la política, en la cultura de un país,
pero no exclusivamente como recursos del capital, no exclusivamente como
capital humano. Se valoriza al individuo sólo en el proceso de producción de
bienes.

Adaptarse a las exigencias de la economía reduce el concepto de formación y


para Zemelman hay mucho que hacer. La formación, en su acepción básica,
implica potenciar al sujeto (niño, adolescente, universitario), es decir: se tiene que
tomar en cuenta, no las grandes cosas que el individuo puede hacer, sino la
potencialización del sujeto desde lo más mínimo, desde su propia cotidianeidad,
de sus propios espacios diarios, que sepa valorar sus espacios, sus
oportunidades.
ANÁLISIS DEL VIDEO
“LA EDUCACIÓN PROHIBIDA”

El documental antes mencionado fue realizado por jóvenes estudiantes; la


investigación cubre 8 países, y se entrevistó a más de 90 docentes con diferentes
ideologías educativas. (educacionprohibida.com, 2012). Un dato importante es que
la película fue hecha para que cualquier individuo pueda descargarla desde
Internet en HD, sin restricción alguna.

Lo que propone el film es de alguna manera enriquecer y disparar debates


reflexivos acerca de las bases que sostienen la escuela, fortaleciendo el desarrollo
de una educación integral centrada en atributos como el amor, el respeto, la
libertad y el aprendizaje. Existen diferentes opiniones acerca de la educación
actual. Esta es una realidad que siempre estará presente, debido a que hoy en día
no sólo los estudiantes (ya sean de escuelas o universidades), sino también los
padres, se sienten insatisfechos por la educación transmitida, o más bien por la
forma en que se educa.

Los comportamientos de los estudiantes en la actualidad no son semejantes a los


de años atrás, tampoco lo son sus necesidades, preferencias, formas de pensar,
etc. De esta manera, cuando maestros o profesores implementan formas de
estudio que se utilizaban en épocas pasadas, ello genera en los estudiantes
sensaciones negativas.

En la actualidad, se implementa, y es percibido positivamente, el sistema


educativo de aula-taller conocido en el campo de la pedagogía, según Freinet,
como la forma de conexión entre aquellos conocimientos transmitidos en el aula y
el desarrollo de los estudiantes.

La palabra taller, hace referencia en la mente de los seres humanos a un lugar


donde se trabaja, donde los conocimientos se llevan a la práctica. Es esta
definición la más corriente, como que se trata de una forma de enseñar, pero más
precisamente de aprender aquello que se lleva a cabo grupalmente. (AnderEgg,
1999), siendo ambos indicadores perfectos de la noción de dicho término desde el
punto de vista pedagógico.

Este sistema educativo, debería ser tenido en cuenta dado que muchos
estudiantes recuerdan más lo que hacen y ponen en práctica, que aquellos que
están obligados a aprender de memoria. Esto se relaciona con el concepto de
Froebel quien, en 1826, aseguraba que “aprender una cosa viéndola y haciéndola
es algo mucho más formador, cultivador y vigorizante que aprender simplemente
por comunidad verbal de ideas”,

Las instituciones deberían capacitar a los docentes en este ámbito, a fin de llevar
a la práctica el aula-taller y lograr ver resultados en el día a día. Existen profesores
que obligan al alumno a memorizar temas vistos en clase; si bien no resulta
imposible, los resultados al estudiar de memoria o aplicando la teoría a la práctica,
no serán los mismos. Como se mencionó anteriormente, en el primer caso es muy
probable que el estudiante luego de rendir el examen, lección o parcial, olvide los
conceptos estudiados; por el contrario, en el caso del alumno que haya adquirido
experiencia dentro del aula a lo largo de la cursada, los conocimientos aprendidos
quedarán fijados. Así, la vida universitaria o escolar pasa a ser menos traumática,
más didáctica y mucho más enriquecedora.

El paradigma educativo que ofrece el documental hace referencia a que no debe


existir ninguna autoridad que corte la libertad del alumno, y que solamente se
debe alimentar la creatividad ilimitada que ellos tienen; en base a esa mirada, la
escuela tradicional es presentada como una institución autoritaria. Cabe destacar
que si bien es necesario, en muchas situaciones, establecer límites o
prohibiciones, la escuela debe fomentar el aprendizaje y el respeto mutuo a lo
largo de la vida sin imponer un sistema autoritario. Sin duda alguna, el aulataller
propone todo lo contrario; en el ámbito universitario por ejemplo, los conocimientos
se logran concretamente en la inclusión de un campo de actuación vinculado con
el futuro profesional de los estudiantes.
De esa manera se le permite al alumno que se exprese, dé opiniones e incluso
sugerencias, pero siempre con respeto y reconociendo al profesor como la
persona encargada de apoyar el crecimiento y el aprendizaje del alumno, y
formando parte de la creación de la identidad de cada uno de ellos.

Resulta evidente que los estudiantes que realizaron el documental ofrecen una
visión completamente opuesta a la actual: hacer de los establecimientos
educativos un lugar donde educadores y estudiantes colaboren mutuamente,
como plantea el filósofo John Dewey; es decir, un sitio donde se aprende
haciendo, lo que él define como el aula-taller. Donde los estudiantes puedan y
deban aportar ideas y soluciones a problemas para tareas específicas, trabajando
conjuntamente con el docente.

El aula-taller permite tanto a estudiantes como a profesores vivir un clima


educativo superior y extraordinario. Por parte del docente, obtiene satisfacción
como profesional, al ver que los estudiantes comprenden y logran poner en
práctica los temas vistos en clase. Por parte de los estudiantes al lograr, mediante
dicha metodología, la motivación que les brinda el entender y saber utilizar
conceptos sin miedo a equivocarse, los cuales aplicarán más tarde en su vida
profesional.

Es apasionante concluir una cursada o una carrera, sabiendo que todo lo visto en
ese transcurso fue comprendido, aplicado y resuelto; incluyendo diferentes aportes
individuales y trabajando conjuntamente con el docente y el aula, haciendo así del
aprendizaje no sólo un recuerdo, sino una marca que queda tallada en el alma de
cada persona por siempre.

También podría gustarte