Está en la página 1de 2

CUELLO

- El cuello une la cabeza al tronco y a los miembros actuando como zonas de paso principal para las
estructuras que pasan entre ellas. En él se localizan órganos importantes con funciones únicas como
la laringe, y las glándulas tiroides y paratiroides, entre otras. (Tráquea, esófago y glándula tiroides
carecen de protección ósea por lo que están expuestas o vulnerable).

- En el cuello, anterolateralmente, se encuentran el principal flujo sanguíneo arterial hacia la cabeza


y el cuello (arterias carótidas) y el principal drenaje venoso (venas yugulares).

- Huesos del cuello: Está constituido por las vértebras cervicales, el hueso hioides, el manubrio del
esternón y las clavículas.

Los plexos venosos branquiales se originan en el cuello y discurren inferolateralmente para acceder
a las axilas, introducirse e inervar los músculos superiores.

Topográficamente el cuello se divide en 3 grandes regiones: Anterior, Lateral y Posterior o Nucal.

Anterior:

Suprahioidea, Infrahioidea, Tiroidea, Laringotraqueal, Faringo esofágica, Pre vertebral.

Lateral:

Parotídea, Esternocleidomastoidea, Supraclavicular.

Posterior o nucal.

Triángulos del cuello: Para fines descriptivos de esta región se divide en triángulos anterior, posterior,
tomando en referencia el musculo esternocleidomastoideo.

COLUMNA VERTEBRAL
En total hay 33 vertebras: 7 cervicales, 12 torácicas, 5 lumbares, 5 sacras fusionadas y 4 coccígeas
(ultimas 3 fusionadas).

Vértebras cervicales La región cervical de la columna está formada por siete vértebras cervicales que
engloban la medula espinal y las meninges. Estas se caracterizan por tener cuerpos pequeños,
apófisis espinosas bífidas y apófisis transversas que contienen un agujero (agujero transverso).

C3 a C6 son vertebras típicas y C1, C2 y C7 se consideran vertebras atípicas.


Conducto vertebral: Está formado por los sucesivos agujeros vertebrales de la columna vertebral
articulada. Contiene la medula espinal.

Curvaturas primarias: Aparecen en el feto (curvaturas torácica y sacra) y las curvaturas secundarias:
Aparece cuando el lactante sostiene erguida la cabeza y adopta posición erecta (lordosis cervical y
lordosis lumbar).

Hueso hioides: Es un hueso móvil que se sitúa en la parte anterior del cuello a nivel de la vertebra C3,
en el ángulo entre la mandíbula y el cartílago tiroides. Se encuentra aislado del esqueleto, se
encuentra suspendido por músculos que lo conectan a la mandíbula, la apófisis estiloides, el cartílago
tiroides, el manubrio y las escapulas. No se articula con ningún otro hueso. Se encuentra suspendido
de las apófisis estiloides de los huesos temporales mediante los ligamentos estilohioideos y esta
adherido firmemente al cartílago hioides. Sirve de inserción para los músculos anteriores del cuello y
como apoyo para mantener vía área abierta.

Fascias del cuello

Las estructuras del cuello están rodeadas por una capa de tejido subcutáneo (fascia superficial) y
compartimentada por láminas de la fascia cervical profunda.

La fascia cervical profunda es una lámina de tejido conectivo adiposo que se sitúa entre la dermis
cutánea y la lamina superficial de la fascia cervical profunda. Contiene nervios cutáneos, vasos
sanguíneos y linfáticos, nódulos linfáticos superficiales y cantidades variables de grasa.
Anterolateralmente contiene el platisma.

Platisma

(del griego: plato plano) es una lamina muscular ancha y delgada localizada en el tejido subcutáneo
del cuello.