Está en la página 1de 2

Arica, 06 de agosto del 2019.

-
Señor Daniel Moreno Zúñiga
Director Escuela Regimiento Rancagua
presente

Presento esta misiva para informar mi desagrado hacia la siguiente situación, que,
como sabrá, implica a una de sus trabajadoras educativas.
El día de ayer, jueves 05 de septiembre del 2019, se presentaron ciertas acciones
de su asistente de la educación con mis dos hijas, Francisca Zegarra, Juliett
Zegarra, y dos de sus amigas, Nayareth Moyano y Belén Moyano.
Mi hija menor, Juliett, residió en el establecimiento hasta las 17:30 horas por su
academia de expresión corporal, yendo por ella mi hija mayor y sus amigas,
cuando estas se retiraban tranquilamente para dirigirse a nuestro hogar, son
interrumpidas por la asistente de la educación Rossmery Cortés, quien pregunta
con desdén, si estas mismas tenían un problema en contra de ella, dirigiéndose en
voz alta, desafiante, vocabulario inadecuado y con una mirada desairada a la
amiga de mi hija Juliett.
Las niñas confundidas y desorientadas por la reacción altanera y exageradamente
fuera de lugar de su trabajadora, preguntan, con respeto, cabe decir, a que se
refería esta, dirigiéndose nuevamente a una de las menores acusándola de tener
una mirada mordaz dirigida hacia ella, siendo altanera, mordaz y falta de respeto
hacia Belén (menor de edad). Y concluyendo, esta problemática informando sobre
la amenaza que sintieron las menores de edad, dirigida por su trabajadora al decir
que arreglarían el problema (empezado por la misma trabajadora, cabe recalcar)
entre la antes mencionada y Juliett al día siguiente.
El profesor Francisco Heredia, les pide a mis niñas retirarse para evitar una
confrontación mayor, siendo enfrentado a la molestia de la Sra. Cortés,
dirigiéndose a él de forma inadecuada y grotesca.
Teniendo el establecimiento normativas, manual de convivencia y protocolos a
seguir, siendo Sra. Cortés parte de su plantel educativo debe de tener claro que su
actuar es netamente delictual y que en ninguna instancia ni como profesional y/o
apoderado del establecimiento debía proceder de esta manera en contra de 4
menores de edad.
Cabe destacar que mi hija Juliett ya ha sido atacada anterior mente en más de una
ocasión por su hija Juliana, siendo siempre encubierta y favorecida por
profesionales del establecimiento. Por este mismo motivo Juliana actúa de manera
desafiante con sus pares utilizando un vocabulario inapropiado con garabatos de
alto calibre.
Si bien la situación no va más allá de tener consecuencias graves, espero, como
madre, que esto se resuelva, de alguna forma u otra, ya que su institución tiene
tolerancia cero para y con sus alumnos, también cabe recalcar, que los implicados
son menores de edad, y que su trabajadora como profesora del establecimiento no
debería porque haber actuado de una manera tan altanera con estas mismas
alzando la voz e insistiendo repetidas veces si tenían algo en su contra. Si esta
situación se llagase a presentar nuevamente con mi hija o con mi hijo, me veré en
la obligación de proteger a mis hijos a mis medidas, de maneras legales.
Quiero dejar de todas formas en claro que esta carta será presentada tanto a
usted como a la superintendencia, para que situaciones como esta no sean
puestas en sus manos nuevamente.
También realizare denuncia en carabineros.
Esperando una pronta solución y respuesta por escrito de su parte

se despide atentamente a usted


Fernanda Rivera Vilca

C.C Departamento de:

 Orientación.
 Convivencia escolar.
 Inspectoría general.
 Superintendencia de educación.