Está en la página 1de 389

Si estás recibiendo gratuitamente este material debes saber que estás

leyendo una traducción no oficial realizada por personas que buscamos


ayudar por este medio a personas que por una u otra razón no pueden
disfrutar de maravillosas creaciones como esta.

Ninguno de los miembros que participamos de esta traducción recibimos


o recibiremos compensación alguna por este trabajo, salvo que sea de tu
grado, conozcas a la autora, su trabajo, y de estar en posibilidades de
hacerlo, adquieras el material en sus formatos oficiales. Este es un trabajo
concebido sin fines de lucro, y está prohibida la venta del mismo.

Si quieres seguir leyendo más libros como este de manera gratuita en


tu idioma, te invitamos a no delatarnos. Ningún trabajo realizado por un
foro de traducción es oficial o reconocido y avalado. Con este material no
buscamos que las ventas del autor bajen, recuerda que si ellos pierden todos
perdemos al no poder recibir tan hermosas historias; nuestro objetivo es que
disfrutes la historia y cuando llegue a tu ciudad o tengas la posibilidad de
adquirirlo en físico o digital, lo hagas, como muchos de nosotros hacemos
tras leer nuestras traducciones.

¡Feliz Lectura!
2
Página
Julia Quinn
Sinopsis
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capítulo 14
Capítulo 15
Capítulo 16
Capítulo 17
Capítulo 18
Capítulo 19
Capítulo 20
Capítulo 21
Capítulo 22
Epílogo
The Other Miss Bridgerton
3
Página
J
ulia Quinn es el seudónimo más utilizado por la escritora americana
Julie Cutler,la cual se graduó en Historia del Arte en la Universidad
de Harvard, iniciando estudios de Medicina en la de Yale, que no
concluyó por el inesperado éxito de sus novelas.

Quinn ha sido traducida a más de 25 idiomas y es una habitual de las


listas de los más vendidos del New York Times. A lo largo de su carrera ha
recibido numerosos premios y galardones, de entre los que habría que
destacar varios Premios Rita.

Quinn es autora de novelas de tipo feminista dentro del género histórico


romántico, donde es considerada como una maestra de los diálogos.
4
Página
Mientras estabas durmiendo...

C
on su hermano Thomas herido en el frente de batalla en las
Colonias, la huérfana Cecilia Harcourt tiene dos opciones
insoportables: mudarse con una tía soltera o casarse con un
primo intrigante. En su lugar, elige la opción tres y viaja a través del Atlántico,
decidida a cuidar a su hermano hasta devolverle la salud. Pero después de
una semana de búsqueda, no encuentra a su hermano, sino a su mejor
amigo, el apuesto oficial Edward Rokesby. Está inconsciente y necesita
desesperadamente su cuidado, y Cecilia promete que salvará la vida de
este soldado, incluso si permanecer a su lado significa decir una pequeña
mentira...

Le dije a todo el mundo que era tu esposa...

Cuando Edward despierta, está más que un poco confundido. El golpe


en la cabeza le hizo perder seis meses de su memoria, pero seguramente
recordaría casarse. Sabe quién es Cecilia Harcourt —incluso si no recuerda
su rostro— y con todo el mundo llamándola su esposa, decide que debe ser
cierto, aunque siempre había asumido que se casaría con su vecina al
regresar a Inglaterra.

Si tan solo fuera cierto...

Cecilia arriesga todo su futuro dándose a sí misma —completamente—


al hombre que ama. Pero cuando salga la verdad, Edward puede tener
algunas sorpresas propias para la nueva señora Rokesby.
5
Página
Isla de Manhattan

Junio de 1779

L
e dolía la cabeza.

Corrección, su cabeza realmente dolía.

Sin embargo, era difícil decir qué tipo de dolor era. Podría
haber recibido un disparo en la cabeza con una bala de
mosquete. Eso parecía probable, dada su ubicación actual en Nueva York
(¿o era Connecticut?) y su puesto actual como capitán en la Armada de Su
Majestad.

Había una guerra en curso, en caso de que uno no lo notase.

Pero esta palpitación en particular —que se sentía como si alguien le


estuviera golpeando el cráneo con un cañón (no una bala de cañón, sino
un verdadero cañón)— parecía indicar que había sido atacado con un
instrumento más contundente que una bala.

Un yunque, tal vez. Que cayó desde una ventana de un segundo piso.

Pero si uno se preocupaba por observar el lado positivo, un dolor como


este parecía indicar que no estaba muerto, lo que también era una
situación probable, dados los mismos hechos que lo habían llevado a creer
que podrían haberle disparado.
6
Página
Esa guerra que él había mencionado… personas murieron

Con alarmante regularidad.

Entonces él no estaba muerto. Eso era bueno. Pero tampoco estaba


seguro de dónde estaba, precisamente. El próximo paso obvio sería abrir los
ojos, pero sus párpados eran lo suficientemente translúcidos como para
darse cuenta de que era la mitad del día, y aunque le gustaba mirar el
metafórico lado brillante, estaba bastante seguro de que el lado literal
resultaría cegador.

Así que mantuvo los ojos cerrados.

Pero escuchó.

No estaba solo. No pudo distinguir ninguna conversación real, pero un


zumbido bajo de palabras y actividad se filtró por el aire. La gente se movía,
ponía objetos en las mesas, tal vez arrastraba una silla a través del suelo.

Alguien estaba gimiendo de dolor.

La mayoría de las voces eran masculinas, pero había al menos una


dama cerca. Ella estaba lo suficientemente cerca como para poder
escuchar su respiración. Hizo pequeños ruidos mientras se ocupaba de sus
asuntos, y pronto Él se dio cuenta de que lo cubrían con mantas y tocaban
su frente con el dorso de la mano.

A él le gustaban estos pequeños ruidos, los diminutos mmms y suspiros


que probablemente ella no tenía idea que los estaba haciendo. Y olía bien,
un poco como limones, un poco como el jabón.

Y un poco como a arduo trabajo.

Él conocía ese olor. Se lo había puesto él mismo, aunque por lo general


solo brevemente hasta que se convirtió en una verdadera peste.

En ella, sin embargo, era más que agradable. Quizás un poco terroso.
Y se preguntó quién era ella, para atenderlo tan diligentemente.
7
Página
—¿Cómo está él hoy?

Edward se mantuvo quieto. Esta voz masculina era nueva, y no estaba


seguro de querer que alguien supiera que todavía estaba despierto.

Aunque no estaba seguro de por qué sentía esta vacilación.

—Igual —fue la respuesta de la mujer.

—Estoy preocupado. Si él no se despierta pronto.

—Lo sé —dijo la mujer. Hubo un toque de irritación en su voz, que a


Edward le pareció curioso.

—¿Ha podido hacer que tome caldo?

—Solo unas cucharadas. Temía que se ahogara si intentaba algo más


que eso.

El hombre hizo un vago ruido de aprobación.

—¿Recuérdeme cuánto tiempo ha estado así?

—Una semana, señor. Cuatro días antes de mi llegada, y tres desde


entonces.

Una semana. Edward pensó sobre esto. Una semana significaba que
debe ser. . . ¿Marzo? ¿Abril?

No, tal vez era solo febrero. Y esto era probablemente Nueva York, no
Connecticut.

Pero eso aún no explicaba por qué le dolía tan malditamente la


cabeza. Estaba claro que había tenido algún tipo de accidente. ¿O había
sido atacado?

—¿No ha habido ningún cambio? —preguntó el hombre, aunque la


dama acababa de decirlo.
8
Página
Sin embargo, ella debía tener mucha más paciencia que Edward,
porque respondió con voz tranquila y clara:

—No, señor. Ninguno.

El hombre hizo un ruido que no fue del todo un gruñido. Edward lo


encontró imposible de interpretar.

—Ehm. . . —La mujer se aclaró su garganta—. ¿Tiene alguna noticia de


mi hermano?

¿Su hermano? ¿Quién era su hermano?

—Me temo que no, señora Rokesby.

¿Señora Rokesby?

—Han pasado casi tres meses —dijo en voz baja.

¿Señora Rokesby? Edward realmente quería que volvieran a ese punto.


Solo había un Rokesby en Norteamérica por lo que él sabía, y ese era él.
Entonces, si ella era la señora Rokesby. . .

—Creo —dijo la voz masculina—, que sus energías se emplearían mejor


atendiendo a su esposo.

¿Esposo?

—Le aseguro —dijo, y hubo ese toque de irritación de nuevo—, que lo


he estado cuidando muy atentamente.

¿Esposo? ¿Lo estaban llamando a él su esposo? ¿Estaba casado? Él no


podría estar casado. ¿Cómo podría estar casado y no recordarlo?

¿Quién era esta mujer?

El corazón de Edward comenzó a latir con fuerza. ¿Qué demonios le


estaba pasando?
9
Página
—¿Hizo algún sonido? —preguntó el hombre.

—Yo… No lo creo.

Ella se movió entonces, rápidamente. Las manos lo tocaron, su mejilla,


luego su pecho, e incluso a través de su obvia preocupación, había algo
relajante en sus movimientos, algo innegablemente correcto.

»¿Edward? —preguntó ella, tomando su mano. Ella lo acarició varias


veces, sus dedos rozando suavemente su piel—. ¿Puedes escucharme?

Él debería responder. Ella estaba preocupada. ¿Qué tipo de caballero


no actuaba para aliviar la angustia de una dama?

—Me temo que puede estar perdido para nosotros —dijo el hombre,
con mucha menos dulzura de la que Edward creía apropiado.

—Todavía respira —dijo la mujer con voz acerada.

El hombre no dijo nada, pero su expresión debió ser de lástima, porque


lo dijo de nuevo, esta vez en voz más alta.

»Todavía respira.

—Señora Rokesby. . .

Edward sintió su mano apretarse alrededor de la suya. Luego colocó


encima su otra mano, sus dedos descansando ligeramente en sus nudillos.
Era el tipo de abrazo más pequeño, pero Edward lo sentía bajo su alma

—Aún respira, Coronel —dijo con tranquila resolución—. Y mientras lo


haga, estaré aquí. Tal vez no pueda ayudar a Thomas, pero…

Thomas. Thomas Harcourt. Esa era la conexión. Esta debe ser su


hermana. Cecilia. Él la conocía bien.

O no. Nunca había conocido a la dama, pero sentía que la conocía.


Le escribió a su hermano con una diligencia incomparable en el regimiento.
10
Página
Thomas recibió dos veces más correo que Edward, y Edward tenía cuatro
hermanas y Thomas una.

Cecilia Harcourt. ¿Qué demonios estaba ella haciendo en


Norteamérica? Se suponía que debía estar en Derbyshire, en esa pequeña
ciudad a la cual Thomas había estado tan ansioso por ir. La de las aguas
termales. Matlock. No, Matlock Bath.

Edward nunca había estado allí, pero pensó que sonaba encantadora.
No del modo en que Thomas la describió, por supuesto; le gustaba el bullicio
de la vida de la ciudad y no podía esperar para tomar una comisión y salir
de su pueblo. Pero Cecilia era diferente. En sus cartas, la pequeña ciudad
de Derbyshire cobraba vida, y Edward casi sintió que reconocería a sus
vecinos si alguna vez lo visitaba.

Ella era ingeniosa. Señor, ella era ingeniosa. Thomas solía reír tanto con
sus misivas que Edward finalmente lo hizo leerlas en voz alta.

Entonces, un día, cuando Thomas estaba escribiendo su respuesta,


Edward lo interrumpió tantas veces que Thomas finalmente empujó su silla y
extendió su pluma.

—Escríbele a ella—había dicho.

Entonces lo hizo.

No por su cuenta, por supuesto. Edward nunca podría haberle escrito


directamente. Hubiera sido la peor clase de conducta inapropiada, y él no
la hubiera insultado de esa manera. Pero se dedicó a garabatear unas
pocas líneas al final de las cartas de Thomas, y cada vez que respondía,
tenía algunas líneas para él.

Thomas llevaba una miniatura de ella, y aunque dijo que era de hacía
varios años, Edward se había encontrado mirándola, estudiando el
pequeño retrato de la joven, preguntándose si su cabello realmente era de
11
Página
ese color dorado, o si realmente sonreía de esa manera, labios cerrados y
misteriosos.

De alguna manera, él pensó que no. Ella no le parecía como una mujer
con secretos. Su sonrisa seria luminosa y espontánea. Edward incluso pensó
que le gustaría conocerla una vez que esta guerra dejada de la mano de
Dios terminara. Sin embargo, nunca le había dicho nada a Thomas.

Eso hubiera sido extraño.

Ahora Cecilia estaba aquí. En las colonias. Lo cual no tenía ningún


sentido, pero de nuevo, ¿qué lo tenía? La cabeza de Edward estaba herida,
y Thomas parecía estar perdido, y…

Edward pensó mucho.

…y parecía haberse casado con Cecilia Harcourt.

Abrió los ojos y trató de enfocarse en la mujer de ojos verdes que lo


miraba.

—¿Cecilia?

Cecilia había tenido tres días para imaginar lo que Edward Rokesby
diría cuando finalmente despertara. Ella tenía varias posibilidades, de las
cuales la más probable era “¿Quién demonios eres tú?”

No habría sido una pregunta tonta.

Porque no importaba lo que pensara el Coronel Stubbs, no importaba


lo que pensaran todos en este hospital militar mal equipado, su nombre no
era Cecilia Rokesby, sino Cecilia Harcourt, y definitivamente no estaba
12
Página
casada con el atractivo hombre de cabello oscuro acostado en la cama a
su lado.

En cuanto a cómo se había producido el malentendido...

Podía haber tenido algo que ver con que ella declarara que era su
esposa frente a su comandante, dos soldados y un empleado.

Había parecido una buena idea en ese momento.

No iría a Nueva York a la ligera. Ella era muy consciente de los peligros
de viajar a las colonias devastadas por la guerra, por no mencionar el viaje
a través del temperamental Atlántico Norte. Pero su padre había muerto, y
luego había recibido la noticia de que Thomas estaba herido, y después su
miserable primo había venido a husmear a Marswell...

No podía quedarse en Derbyshire.

Y, sin embargo, no tenía a dónde ir.

Entonces, en lo que probablemente era la única decisión precipitada


de su vida, hizo sus maletas, enterró la plata en el jardín trasero y reservó el
pasaje de Liverpool a Nueva York. Cuando llegó, sin embargo, Thomas no
estaba por ninguna parte.

Ella había encontrado su regimiento, pero nadie tenía respuestas para


ella, y cuando ella insistió con sus preguntas, fue expulsada por los mandos
militares como una pequeña mosca molesta. Había sido ignorada,
subestimada, y probablemente le mintieron. Había gastado casi todos sus
fondos, se las estaba arreglando con una comida al día, y estaba viviendo
en la habitación de una pensión directamente al lado de una mujer que
podría o no haber sido una prostituta.

(Que estaba teniendo relaciones era una certeza; la única pregunta


era si le pagaban por ellas. Y Cecilia tenía que decir, que esperaba que lo
fuera, porque todo lo que esa mujer estaba haciendo, sonaba como un
montón de trabajo).
13
Página
Pero luego, después de casi una semana de no llegar a ningún sitio,
Cecilia escuchó a un soldado contarle a otro que un hombre había sido
llevado al hospital unos días antes. Tenía un golpe en la cabeza y estaba
inconsciente. Su nombre era Rokesby.

Edward Rokesby. Tenía que ser.

Cecilia realmente nunca había puesto los ojos en el hombre, pero él


era el amigo más cercano de su hermano, y ella sentía como si lo conociera.
Sabía, por ejemplo, que era de Kent, que era el segundo hijo del Conde de
Manston, y que tenía un hermano menor en la marina y otro en Eton. Su
hermana estaba casada, pero no tenía hijos, y lo que más extrañaba de su
hogar era la grosella de su cocinera.

Su hermano mayor se llamaba George, y ella se había sorprendido


cuando Edward admitió que no le envidiaba su posición como heredero.
Con el título de Conde llegaba una espantosa falta de libertad, había
escrito una vez, y él sabía que su lugar estaba en el ejército, luchando por el
Rey y por el país.

Cecilia imaginaba que un forastero podría haberse sentido


escandalizado por el nivel de intimidad en su correspondencia, pero ella
había aprendido que la guerra hacía filósofos a los hombres. Y tal vez fue
por esa razón que Edward Rokesby había comenzado a agregar pequeñas
notas al final de las cartas de Thomas a ella. Había algo reconfortante en
compartir los pensamientos con un extraño. Era fácil ser valiente con alguien
a quien nunca miraría en una mesa de comedor o en un salón.

O al menos esta era la hipótesis de Cecilia. Tal vez él estaba escribiendo


las mismas cosas a su familia y amigos en Kent. Ella había escuchado por su
hermano que él estaba “prácticamente comprometido” con su vecina.
Seguramente Edward también le escribía cartas a ella.
14
Página
Y no era como si Edward realmente estuviera escribiéndole a Cecilia.
Había empezado con pequeños fragmentos de Thomas: Edward dice esto
o aquello o soy obligado por el Capitán Rokesby a señalar…

Los primeros habían sido extremadamente entretenidos, y Cecilia,


atrapada en Marswell con cuentas en aumento y un padre desinteresado,
había recibido de buena manera la inesperada sonrisa que sus palabras le
causaban. Así que ella respondió del mismo modo, agregando pequeños
fragmentos a sus propias cartas: Por favor, dígale al Capitán Rokesby... y
después: no puedo evitar pensar que el Capitán Rokesby disfrutaría...

Luego, un día ella vio que la carta más reciente de su hermano incluía
un párrafo escrito por otra mano. Fue un saludo breve, que contenía poco
más que una descripción de flores silvestres, pero era de Edward. Él lo había
firmado:

Con devoción,

Capitán Edward Rokesby

Con devoción.

Con devoción.

Una sonrisa tonta había brotado en su rostro, y luego se había sentido


como la más tonta. Estaba fantaseando con un hombre al que nunca había
conocido.

Un hombre al que probablemente nunca conocería.

Pero ella no podía evitarlo. No importaba si el sol del verano estaba


brillando intensamente en los lagos; con su hermano lejos, la vida en
Derbyshire siempre parecía tan gris. Sus días pasaban de uno a otro, casi sin
ninguna variación. Ella se hizo cargo de la casa, revisaba el presupuesto y
15
Página
se ocupaba de su padre, aunque él nunca lo notara. Estaba la ocasional
asamblea local, pero más de la mitad de los hombres de su edad habían
comprado comisiones o se habían ido a la guerra, y la pista de baile siempre
contenía el doble de damas que de caballeros.

Así que cuando el hijo de un Conde le escribió sobre flores silvestres...

Su corazón dio un pequeño vuelco.

Sinceramente, eso fue lo más parecido a un coqueteo que había


tenido en años.

Pero cuando tomó la decisión de viajar a Nueva York, había sido en su


hermano, y no Edward Rokesby, en el que había estado pensando. Cuando
ese mensajero había llegado con noticias del comandante de Thomas...

Había sido el peor día de su vida.

La carta había sido dirigida a su padre, por supuesto. Cecilia le había


agradecido al mensajero y se aseguró de que le dieran algo de comer, sin
mencionar ni una sola vez que Walter Harcourt había muerto
inesperadamente tres días antes. Había llevado el sobre doblado a su
habitación, había cerrado y asegurado la puerta con llave, y luego se
quedó mirándola durante un largo y precario minuto antes de reunir el valor
para deslizar su dedo bajo el sello de cera.

Su primera emoción había sido una de alivio. Había estado tan segura
de que iban a decirle que Thomas estaba muerto, que ya no quedaba
nadie en el mundo que verdaderamente amara. Una herida parecía casi
una bendición en ese momento.

Pero entonces el primo Horace había llegado.

A Cecilia no le había sorprendido que él se hubiera presentado al


funeral de su padre. Era lo que se hacía después de todo, incluso si uno no
disfrutaba de una amistad particularmente estrecha con los familiares. Pero
luego Horace se había quedado. Y por Dios, era irritante. No hablaba tanto
16
Página
como el pontificado, y Cecilia no podía dar dos pasos sin que él se acercara
sigilosamente por detrás, expresando su profunda preocupación por su
bienestar.

Peor aún, seguía haciendo comentarios sobre Thomas y lo peligroso


que era para un soldado estar en las colonias. ¿No estarían todos muy
aliviados cuando él regresara a su lugar legítimo como el dueño de
Marswell?

El mensaje era tácito, por supuesto, que, si él no regresaba, Horace lo


heredaría todo.

Maldito, estúpido vinculo. Cecilia sabía que debía honrar a sus


progenitores, pero por Dios, si pudiera retroceder en el tiempo y encontrar a
su tatarabuelo, le retorcería el cuello. Él había comprado la tierra y había
construido la casa, y en sus delirios de grandeza dinástica había impuesto
un estricto vínculo. Marswell pasaba de padre a hijo, y si no sucedía eso,
cualquier primo varón lo tendría. No importa que Cecilia hubiera vivido allí
toda su vida, que conociera todos los rincones, que los criados confiaran en
ella y la respetaran. Si Thomas moría, el primo Horace se abalanzaría desde
Lancashire y se lo llevaría todo.

Cecilia había intentado mantenerlo en la oscuridad sobre la herida de


Thomas, pero noticias como esa eran imposibles de mantener en secreto.
Algún vecino bien intencionado debe haber dicho algo, porque Horace no
esperó ni siquiera un día completo después del funeral antes de declarar
que, como el pariente masculino más cercano de Cecilia, debía asumir la
responsabilidad de su bienestar.

Claramente, dijo él, debían casarse.

No, Cecilia había pensado con impactante silencio. No, realmente no


debían hacerlo.
17
Página
—Debes enfrentar los hechos —dijo, dando un paso hacia ella—. Estás
sola. No puedes permanecer para siempre en Marswell sin un
acompañante.

—Iré con mi tía abuela —dijo ella.

—¿Sophie? —dijo con desdén—. Ella apenas es competente.

—Mi otra tía abuela. Dorcas.

Sus ojos se entrecerraron.

—No estoy familiarizado con una tía Dorcas.

—No lo estarías —dijo Cecilia—. Ella es la tía de mi madre.

—¿Y dónde vive ella?

Teniendo en cuenta que ella era totalmente un producto de la


imaginación de Cecilia, en ninguna parte, pero la madre de su madre que
había sido escocesa, entonces Cecilia dijo:

—Edimburgo.

—¿Dejarías tu hogar?

Si eso significaba evitar el matrimonio con Horace, sí.

—Te haré entrar en razón —gruñó Horace, y antes de que supiera de


qué se trataba, la besó.

Cecilia tomó un respiro después de que él la soltó, y luego le dio una


bofetada.

Horace le devolvió la bofetada, y una semana después, Cecilia se fue


a Nueva York.

El viaje había tomado cinco semanas… tiempo más que suficiente para
que Cecilia cuestionara por segunda y tercera vez su decisión. Pero
18
Página
realmente no sabía qué más podría haber hecho. No estaba segura de por
qué Horace estaba decidido a casarse con ella cuando, de todas maneras,
había tenido una buena oportunidad de heredar Marswell. Solo podía
especular que estaba teniendo problemas financieros y necesitaba un lugar
donde vivir. Si se casaba con Cecilia, podría mudarse de inmediato y cruzar
sus dedos para que Thomas nunca regresara a casa.

Cecilia sabía que casarse con su primo era una elección delicada. Si
Thomas moría, ella sería capaz de permanecer en el amado hogar de su
niñez. Podría pasárselo a sus hijos.

Pero, oh, querido Dios, esos niños también serían los hijos de Horace, y
el pensamiento de yacer con ese hombre… Nay, el pensamiento de vivir
con ese hombre…

No podría hacerlo. Marswell no lo valía.

Aun así, su situación era precaria. Horace en realidad no podía forzarla


a aceptar su petición, pero podía hacer su vida muy incómoda, y tenía
razón acerca de una cosa… no podía permanecer en Marswell
indefinidamente, sin una chaperona. Era mayor de edad —apenas, en los
veintidós— y sus amigos y vecinos le darían algo de margen, dadas sus
circunstancias, pero una mujer joven por su cuenta era una invitación al
chisme. Si Cecilia tenía cuidado de su reputación, iba a tener que irse.

La ironía era suficiente para hacerla gritar. Estaba preservando su buen


nombre al irse a través del océano. Todo lo que tenía que hacer era
asegurarse de que nadie en Derbyshire supiera sobre ello.

Pero Thomas era su hermano mayor, su protector, su amigo más


cercano. Por él, haría un viaje que hasta ella sabía que era imprudente,
posiblemente infructuoso. Los hombres morían de infección con mucha más
frecuencia de lo que lo hacían por una herida de guerra. Sabía que su
hermano podría haberse ido para el momento en que llegara a Nueva York.

Solo esperaba que no se hubiera ido literalmente.


19
Página
Fue durante esta vorágine de frustración e impotencia que escuchó de
la herida de Edward. Llevada por una necesidad imperiosa de ayudar a
alguien, se hizo a sí misma marchar al hospital. Si no podía atender a su
hermano, por Dios, atendería al mejor amigo de su hermano. Este viaje al
Nuevo Mundo no sería por nada.

El hospital resultó ser una iglesia que había sido absorbida por el Ejército
Británico, lo que era bastante extraño, pero cuando había pedido ver a
Edward, le habían dicho en términos inciertos que no era bienvenida. El
Capitán Rokesby era un oficial, le informó un centinela de nariz bastante
afilada. Era el hijo de un Conde, y demasiado importante para visitantes de
la variedad plebeya.

Cecilia todavía estaba tratando de descifrar qué demonios quiso decir


con eso cuando él miró por debajo de su nariz y dijo que las únicas personas
autorizadas para ver al Capitán Rokesby serían personal militar y familia.

Momento en el cual Cecilia dejó escapar:

—¡Soy su esposa!

Y, una vez que eso salió de su boca, realmente no hubo marcha atrás.

En retrospectiva, fue asombroso que se saliera con la suya. Probable-


mente la habrían expulsado tirando de su oreja, de no ser por la presencia
del oficial al mando de Edward. El Coronel Stubbs no era el más afable de
los hombres, pero sabía de la amistad de Edward y Thomas, y no había
estado sorprendido de escuchar que Edward se había casado con la
hermana de su amigo.

Antes de que Cecilia siquiera tuviera una oportunidad de pensar,


estaba hilando la historia de un cortejo por cartas, y un matrimonio por
poder en un barco.

Sorprendentemente, todo el mundo le creyó.


20
Página
Sin embargo, no podía arrepentirse de sus mentiras. No se podía negar
que Edward había mejorado bajo su cuidado. Había lavado con esponja su
frente cuando le había aumentado la fiebre, y había cambiado su peso
como mejor pudo para prevenir llagas. Era verdad que había visto más de
su cuerpo de lo que era apropiado para una dama soltera, pero
seguramente las reglas de la sociedad debían ser suspendidas en tiempos
de guerra.

Y nadie lo sabría.

Nadie lo sabría. Eso se lo repetía a sí misma casi a cada hora. Estaba a


ocho mil kilómetros de Derbyshire. Todo al que conocía pensaba que había
salido para visitar a su tía solterona. Además, los Harcourt no se movían en
los mismos círculos que los Rokesby. Suponía que Edward podría ser
considerado una persona de interés entre los chismes de la sociedad, pero
ciertamente, ella no lo era, y parecía imposible que esas historias del
segundo hijo del Conde de Manston pudieran llegar a su pequeña villa de
Matlock Bath.

En cuanto a lo que haría cuando él finalmente despertara…

Bueno, con toda honestidad, nunca había imaginado mucho eso. Pero
si sucedía, no importaba. Había pasado a través de una centena de
diferentes escenarios en su mente, pero ninguno de ellos lo había
involucrado a él reconociéndola.

—¿Cecilia? —dijo. Estaba parpadeando hacia ella, y ella estuvo


momentáneamente sorprendida, hipnotizada por cuán azules eran sus ojos.

Debería haberlo sabido.

Luego se dio cuenta de cuán ridícula estaba siendo. No tenía razón


para saber el color de sus ojos.

Pero, aun así. De alguna manera…

Parecía algo que debía haber sabido.


21
Página
—Estás despierto —dijo torpemente. Trataba de decir más, pero el
sonido se retorcía en su garganta. Luchaba simplemente para respirar,
abrumada con la emoción que ni siquiera se había dado cuenta que sentía.
Con una mano temblorosa, se inclinó hacia abajo y tocó su frente. Por qué,
no lo sabía; no había tenido fiebre por casi dos días. Pero estaba
desbordada por una necesidad de tocarlo, de sentir con sus manos lo que
veía con sus ojos.

Estaba despierto.

Estaba vivo.

—Dele espacio —ordenó el Coronel Stubbs—. Vaya a llamar al doctor.

—Usted llame al doctor —espetó Cecilia, recuperando finalmente algo


de su sentido—. Soy su es…

Su voz se cortó. No podía pronunciar la mentira. No frente a Edward.

Pero el Coronel Stubbs infirió lo que ella en realidad no dijo, y después


de murmurar algo desagradable por lo bajo, se marchó en busca de un
doctor.

—¿Cecilia? —dijo Edward otra vez—. ¿Qué estás haciendo aquí?

—Explicaré todo en un momento —dijo en un susurro precipitado. El


Coronel estaría de regreso pronto, y preferiría no hacer sus explicaciones
con una audiencia. Aun así, no podía tenerlo entregándola, así que
añadió—: Por ahora solo…

—¿Dónde estoy? —interrumpió.

Ella agarró una manta extra. Él necesitaba otra almohada, pero había
escasez de ellas, así que una manta tendría que ser. Ayudándolo a sentarse
un poco más derecho, la metió detrás de él mientras decía:

—Estás en el hospital.
22
Página
Él miró de manera dudosa alrededor de la habitación. La arquitectura
era claramente eclesiástica.

—¿Con una ventana de vitral?

—Es una iglesia. Bueno, era una iglesia. Ahora es un hospital.

—Pero, ¿dónde? —preguntó, de forma un poco demasiado urgente.

Las manos de ella se quedaron inmóviles. Algo no estaba bien. Giró la


cabeza, solo lo suficiente para que sus ojos encontraran los de él.

—Estamos en la ciudad de Nueva York.

Él frunció el ceño.

—Creía que estaba…

Esperó, pero él no terminó su pensamiento.

—¿Creías que estabas qué? —preguntó.

Miró con la mirada perdida por un momento, luego dijo:

—No sé. Estaba… —Sus palabras se desvanecieron, y su rostro se


retorció. Casi se veía como si le doliera pensar muy duro.

»Se suponía que fuera a Connecticut —dijo finalmente.

Cecilia se enderezó lentamente.

—Fuiste a Connecticut.

Sus labios se separaron.

—¿Lo hice?

—Sí. Estuviste allí alrededor de un mes.


23
Página
—¿Qué? —Algo destelló en sus ojos. Cecilia pensó que podría ser
temor.

—¿No recuerdas? —preguntó.

Comenzó a pestañear mucho más rápido de lo normal.

—¿Dices que alrededor de un mes?

—Eso es lo que me dijeron. Solo acabo de llegar.

—Alrededor de un mes —dijo de nuevo. Comenzó a negar con la


cabeza—. Cómo eso podría…

—No debes sobrecargarte —dijo Cecilia, estirándose para tomar su


mano entre las suyas de nuevo. Parecía calmarlo. Ciertamente, a ella la
calmaba.

—No recuerdo… ¿Estuve en Connecticut? —Levantó la vista brusca-


mente, y el agarre sobre su mano se volvió incómodamente apretado—.
¿Cuándo regresé a Nueva York?

Le dio un impotente encogimiento de hombros. No tenía las respuestas


que solicitaba.

—No lo sé. Estaba buscando a Thomas, y escuché que estabas aquí. Te


encontraron cerca de la Bahía de Kip, sangrando por la cabeza.

—Estabas buscando a Thomas —repitió, y ella prácticamente pudo ver


las ruedas de su cerebro girando frenéticamente detrás de sus ojos—. ¿Por
qué estabas buscando a Thomas?

—Tuve noticias de que estaba herido, pero ahora está perdido, y…

La respiración de Edward se volvió más laboriosa.

—¿Cuándo nos casamos?


24
Página
Los labios de Cecilia se separaron. Trató de responder, realmente lo
hizo, pero solo pudo lograr tartamudear algunos pronombres inútiles. ¿En
realidad creía que estaban casados? Nunca la había visto siquiera antes del
día de hoy.

»No recuerdo —dijo.

Cecilia escogió sus palabras.

—¿No recuerdas qué?

Levantó la mirada hacia ella, con ojos atormentados

—No sé.

Cecilia sabía que debería tratar de confortarlo, pero solo podía mirar
fijamente. Sus ojos estaban demacrados, y su piel, ya pálida por su
enfermedad, parecía volverse casi gris. Se agarraba a la cama como si
fuera un bote salvavidas, y ella tuvo el demencial impulso de hacer lo mismo.
La habitación estaba girando alrededor de ellos, reduciéndose hacia un
pequeño túnel apretado.

Ella apenas podía respirar.

Y él se veía como que se podía hacer añicos.

Forzó a sus ojos para que encontraran los de él, e hizo la única pregunta
que quedaba por hacer.

—¿Recuerdas algo?
25
Página
Los cuarteles aquí en el Palacio de Hampton Court son tolerables, más que tolerables,
supongo, aunque nada que ver con la comodidad de casa. Los oficiales están alojados en
un apartamento de dos habitaciones, así que tenemos un poco de privacidad. Me
asignaron a vivir con otro teniente, un tipo llamado Rokesby. Es hijo de un Conde, si puedes
creerlo…

—de Thomas Harcourt para su hermana Cecilia

E
dward luchó por respirar. Su corazón se sentía como si estuviera
tratando de salir de su pecho, y en todo lo que podía pensar era
que tenía que salir de ese catre. Tenía que averiguar qué estaba
pasando. Tenía que…

—Détente —gritó Cecilia, lanzándose sobre él en un esfuerzo por


mantenerlo abajo—. Debes calmarte.

—Déjame levantarme —argumentó, aunque alguna pequeña parte


racional de su mente estaba tratando de recordarle que no sabía a dónde
ir.

—Por favor —suplicó, transfiriendo su peso a su agarre en cada una de


sus muñecas—. Tómate un momento, recupera el aliento.

La miró, con el pecho agitado.

—¿Qué está pasando?

Tragó y miró a su alrededor.


26
Página
—Creo que deberíamos esperar al doctor.

Pero estaba demasiado agitado para escuchar.

—¿Qué día es hoy? —preguntó.

Ella parpadeó, como si le hubiesen tomado desprevenida.

—Viernes.

—La fecha —dijo entre dientes.

No contestó de inmediato. Cuando lo hizo, sus palabras fueron lentas,


cuidadosas.

—Es el 25 de junio.

El corazón de Edward empezó a latir de nuevo.

—¿Qué?

—Si tan solo esperaras...

—No puede ser. —Edward se puso en una posición más erguida—. Estás
equivocada.

Ella agitó lentamente la cabeza.

—No me equivoco.

—No. No. —Miró frenéticamente la habitación—. ¡Coronel! —gritó—.


¡Doctor! ¡Cualquiera!

—¡Edward, detente! —gritó ella, moviéndose para bloquearlo cuando


arrojó sus piernas sobre el costado de la cama—. ¡Por favor, espera a que el
doctor te vea!

—¡Tú! —ordenó, apuntando con un brazo tembloroso hacia un hombre


de piel oscura que barría el suelo—. ¿Qué día es hoy?
27
Página
El hombre miró a Cecilia con los ojos muy abiertos, pidiendo en silencio
orientación.

»¿Qué día es hoy? —dijo Edward otra vez—. El mes. Dime el mes.

Otra vez los ojos del hombre miraron a los de Cecilia, pero él respondió:

—Estamos en junio, señor. Fin de mes.

—No —dijo Edward, volviéndose a la cama—. No.

Cerró los ojos, intentando forzar sus pensamientos a través de los latidos
de su cráneo. Tenía que haber una manera de arreglar esto. Si se
concentraba lo suficiente, concentrándose en lo último que recordaba.

Volvió a abrir los ojos y miró directamente a Cecilia.

—No te recuerdo.

Su garganta tragó, y Edward sabía que debería estar avergonzado de


sí mismo por haberla llevado tan cerca de las lágrimas. Era una dama. Ella
era su esposa. Pero seguramente ella lo perdonaría. Tenía que saber... tenía
que entender lo que estaba pasando.

—Dijiste mi nombre —susurró ella—, cuando te despertaste

—Sé quién eres —dijo—. Simplemente no te conozco.

Su rostro tembló al ponerse de pie, y se puso un mechón de cabello


detrás de la oreja antes de juntar las manos. Estaba nerviosa, eso era fácil
de ver. Y entonces el pensamiento más desarticulado apareció en su
cabeza: no se parecía mucho a la miniatura que su hermano llevaba
consigo. Su boca era ancha y llena, nada como esa dulce y misteriosa
media luna en su retrato. Y su cabello tampoco era dorado, al menos no el
tono celestial del pintor. Era más bien un rubio oscuro. Bastante parecido al
de Thomas, en realidad, aunque no tan dorado como ahora.

Supuso que ella no pasaba tanto tiempo al sol.


28
Página
—Eres Cecilia Harcourt, ¿verdad? —preguntó. Porque se le acababa
de ocurrir, ella nunca había confirmado este hecho.

Ella asintió.

—Sí, por supuesto.

—Y estás aquí, en Nueva York. —La miró fijamente, registrando su


rostro—. ¿Por qué?

Vio como sus ojos se movían hacia el otro lado de la habitación,


mientras ella sacudía un poco su cabeza.

—Es complicado.

—Pero estamos casados. —No estaba seguro si lo había dicho como


una declaración o como una pregunta.

No estaba seguro si quería que fuera una declaración o una pregunta.

Se sentó cautelosamente en la cama. Edward no la culpó por su


vacilación. Había estado dando palos de ciego como un animal atrapado.
Ella debe ser bastante fuerte para haber sido capaz de someterlo.

Si no, se había vuelto muy débil.

Cecilia tragó, pareciendo como si se estuviera preparando para algo


difícil.

—Necesito decirte...

—¿Qué está pasando?

Ella se sacudió hacia atrás, y ambos miraron al Coronel Stubbs, quien


estaba acechando a través de la capilla con el doctor a cuestas.

»¿Por qué están las mantas en el suelo? —exigió el Coronel.


29
Página
Cecilia se puso de pie una vez más, apartándose para que el doctor
pudiera tomar su lugar al lado de Eduardo.

—Estaba luchando —dijo ella—. Está confundido.

—No estoy confundido —dijo Edward.

El doctor la miró. Edward quería agarrarlo por el cuello. ¿Por qué estaba
mirando a Cecilia? Él era el paciente.

—Parece estar perdido... —Cecilia atrapó su labio entre los dientes, sus
ojos revoloteando de un lado a otro entre Edward y el doctor. No sabía qué
decir. Edward no podía culparla.

—¿Señora Rokesby? —insistió el doctor.

Ahí estaba otra vez. Señora Rokesby. Estaba casado. ¿Cómo demonios
se casó?

—Bueno —dijo impotente, tratando de encontrar las palabras correctas


para una situación imposible—. Creo que no se acuerda, ehm…

—Escúpelo, mujer —ladró el Coronel Stubbs.

Edward estaba medio fuera de la cama antes de darse cuenta de lo


que estaba haciendo.

—Su tono, Coronel —gruñó.

—No, no —dijo Cecilia rápidamente—. Está todo bien. No quiso ser


irrespetuoso. Todos estamos frustrados.

Edward resopló y habría puesto los ojos en blanco si no hubiera sido


porque ella eligió ese momento para poner una suave mano sobre su
hombro. Su camisa era delgada, casi raída, y podía sentir las suaves crestas
y contornos de sus dedos asentándose contra él con una fuerza fría y
silenciosa.
30
Página
Eso lo calmó. Su temperamento no se evaporó por arte de magia, pero
fue capaz de tomar un respiro largo y uniforme, lo suficiente como para no
ir por la garganta del Coronel.

—No estaba seguro de la fecha —dijo Cecilia, su voz ganando en


certeza—. Creo que pensó que era... —Miró a Edward.

—No junio —dijo bruscamente.

El doctor frunció el ceño y le tomó la muñeca a Edward, asintiendo


mientras contaba su pulso. Cuando terminó, miró primero a uno de los ojos
de Edward y luego al otro.

»Mis ojos están bien —murmuró Edward.

—¿Qué es lo último que recuerda, Capitán Rokesby? —preguntó el


doctor.

Edward abrió la boca, con la plena intención de responder a la


pregunta, pero su mente se expandió ante él como una extensión
interminable de aire gris y brumoso. Estaba en el océano, en el agua azul
metálica y anormalmente tranquila. Ni una onda, ni una ola.

Ni un pensamiento ni un recuerdo.

Agarró las sábanas con frustración. ¿Cómo demonios iba a recuperar


la memoria si ni siquiera estaba seguro de lo que recordaba?

—Inténtelo, Rokesby —dijo bruscamente el Coronel Stubbs.

—Lo estoy intentando —soltó Edward. ¿Creían que era un idiota? ¿Que
no le importaba? No tenían ni idea de lo que pasaba por su cabeza, de lo
que se sentía al tener un enorme espacio en blanco donde deberían estar
los recuerdos.

—No lo sé —dijo finalmente. Necesitaba controlarse. Era un soldado;


había sido entrenado para estar tranquilo ante el peligro—. Creo que... tal
vez... tal vez... Se suponía que iba a ir a la Connecticut.
31
Página
—Usted fue a Connecticut —dijo el Coronel Stubbs—. ¿Lo recuerda?

Edward agitó la cabeza. Lo intentó… quería… pero no había nada.


Solo la vaga idea de que alguien le había pedido que fuera.

»Era un viaje importante —presionó el Coronel—. Hay mucho que


necesitamos que nos cuente.

—Bueno, eso no es posible ahora, ¿verdad? —dijo Edward


amargamente.

—Por favor, no debe presionarlo tanto —intervino Cecilia—. Acaba de


despertar.

—Su preocupación le honra —dijo el Coronel Stubbs—, pero estos son


asuntos de vital importancia militar, y no pueden ser dejados de lado por
una cabeza adolorida. —Miró a un soldado cercano y movió la cabeza
hacia la puerta—. Acompañe a la señora Rokesby afuera. Puede volver
cuando terminemos de interrogar al Capitán.

Oh no. Eso no estaba sucediendo.

—Mi esposa se quedará a mi lado —dijo Edward.

—Ella no puede ser parte de información tan delicada.

—Eso no es un problema, ya que no tengo nada que decirte.

Cecilia se interpuso entre el Coronel y la cama.

—Debe darle tiempo para recuperar la memoria.

—La señora Rokesby tiene razón —dijo el doctor—. Casos como este
son raros, pero es muy probable que recupere la mayoría, si no todos, sus
recuerdos.

—¿Cuándo? —preguntó el Coronel Stubbs.


32
Página
—No puedo decirlo. Mientras tanto, debemos darle toda la paz y
tranquilidad que sea posible en circunstancias tan difíciles.

—No —dijo Edward, porque la paz y la tranquilidad era lo último que


necesitaba. Esto tenía que ser como todo lo demás en su vida. Si querías
sobresalir, trabajabas duro, te entrenabas, practicabas.

No te acostabas en la cama, esperando un poco de paz y tranquilidad.

Miró a Cecilia. Ella lo conocía. Puede que no recuerde su rostro, pero


habían intercambiado cartas durante más de un año. Ella lo conocía. Ella
sabía que él no podía mentir y no hacer nada.

—Cecilia —dijo—, seguramente debes entender.

—Creo que el doctor debe tener razón —le dijo ella en voz baja—. Si
tan solo descansaras...

Pero Edward ya estaba moviendo la cabeza. Estaban equivocados,


todos ellos. Ellos no…

Maldita sea.

Un dolor punzante le atravesó el cráneo.

—¿Qué pasa? —exclamó Cecilia. La última visión de Edward antes de


cerrar los ojos fue la de ella mirando frenéticamente hacia el doctor—. ¿Qué
le está pasando?

—Mi cabeza —jadeó Edward. Debe haberla sacudido demasiado


rápido. Sentía como si su cerebro se golpeara contra su cráneo.

—¿Está recordando algo? —preguntó el Coronel Stubbs.

—No, maldito... —Edward se cortó antes de llamarle algo


imperdonable—. Solo duele.

—Es suficiente —declaró Cecilia—. No permitiré que lo interroguen más.


33
Página
—¿No me lo permitirá? —respondió el Coronel Stubbs—. Soy su oficial al
mando.

Fue una pena que Edward no se atreviera a abrir los ojos, porque le
hubiera gustado ver el rostro del coronel cuando Cecilia dijo:

—No es mi oficial al mando.

—Si se me permite intervenir —dijo el doctor.

Edward oyó a alguien hacerse a un lado, y luego sintió que el colchón


se sumergía mientras el doctor se sentaba a su lado.

—¿Puede abrir los ojos?

Edward agitó la cabeza, lentamente esta vez. Se sintió como si la única


manera de luchar contra el dolor fuera mantener los ojos bien cerrados.

—Puede ser así con un traumatismo craneal —dijo suavemente el


doctor—. Pueden tomar tiempo para sanar, y a menudo son muy dolorosos
en el proceso. Me temo que no ayuda apresurar las cosas.

—Entiendo —dijo Edward. No le gustaba, pero lo entendida.

—Eso es más de lo que los doctores podemos decir —respondió el


doctor. Su voz era un poco más baja, como si se hubiera girado para hablar
con alguien más—. Hay mucho que no sabemos sobre lesiones cerebrales.
De hecho, apostaría a que lo que no sabemos pesa más que lo que
hacemos.

Edward no encontró esto tranquilizador.

»Su esposa lo ha cuidado muy diligentemente —dijo el doctor,


acariciando el brazo de Edward— Le recomiendo que continúe haciéndolo,
si es posible fuera del hospital.

—¿Fuera del hospital? —repitió Cecilia.


34
Página
Edward aún no había abierto los ojos, pero escuchó una nota de
pánico en su voz.

—Ya no tiene fiebre —le dijo el doctor—, y la herida de su cabeza esta


sanando bien. No veo ninguna señal de infección.

Edward se tocó la cabeza y puso una mueca de dolor.

»Yo no haría eso —dijo el doctor.

Edward finalmente abrió los ojos y miró sus dedos. Casi esperaba ver
sangre.

—No puedo sacarlo del hospital —dijo Cecilia.

—Estará bien —dijo el doctor de manera tranquilizadora—. No puede


esperar mejor cuidado que el de su esposa.

—No —dijo ella—, no lo comprende. No tengo a dónde llevarlo.

—¿Dónde te alojas ahora? —preguntó Edward. De repente le


recordaron que ella era su esposa, y él era responsable de su bienestar y
seguridad.

—He alquilado una habitación. No está lejos. Pero solo hay una cama.

Por primera vez desde que despertó, Edward sintió el comienzo de una
sonrisa.

—Una cama pequeña —aclaró—. Apenas si encajo. Tus pies colgarán


sobre el costado. —Y luego, cuando nadie dijo nada lo suficientemente
rápido como para evitar su palpable malestar, añadió—: Es una pensión
para mujeres. No se le permitiría entrar.

Edward se volvió hacia el Coronel Stubbs con creciente incredulidad.

—¿Mi esposa se ha estado quedando en una pensión?

—No sabíamos que estaba aquí —contestó el Coronel.


35
Página
—Obviamente lo sabe desde hace tres días.

—Ella ya estaba situada...

Una dura y fría furia comenzó a surgir dentro de él. Edward conocía la
naturaleza de las pensiones femeninas en Nueva York. No importaba si no
recordaba la boda, Cecilia era su esposa.

¿Y el ejército la dejó quedarse en un alojamiento tan cuestionable?

Edward había sido criado como un caballero —un Rokesby—, y había


algunos insultos que no podían ser tolerados. Olvidó el dolor en su cráneo,
olvidó incluso que había perdido la memoria. Todo lo que sabía era que su
esposa, la mujer a la que había jurado proteger, había sido muy descuidada
por la misma banda de hermanos a los que había dedicado los últimos tres
años.

Su voz fue dura como el diamante cuando dijo:

»Usted le encontrará alojamiento alternativo.

Las cejas de Stubbs se levantaron. Ambos sabían quién era el Coronel


y quién era simplemente el Capitán.

Pero Edward no se dejó intimidar. Había pasado la mayor parte de su


carrera militar restándole importancia a su noble linaje, pero en esto, no
tenía tales reservas.

»Esta mujer —dijo—, es la Honorable señora de Edward Rokesby.

El Coronel Stubbs abrió la boca para hablar, pero Edward no lo


permitió.

»Ella es mi esposa y la nuera del Conde de Manston —continuó, con su


voz resplandeciente de generaciones de aristócratas—. Ella no pertenece a
una pensión.

Cecilia, obviamente incómoda, intentó intervenir.


36
Página
—He estado perfectamente bien —dijo rápidamente—. Te lo aseguro.

—No estoy seguro —respondió Edward, sin apartar los ojos del Coronel
Stubbs.

—Encontraremos un alojamiento más adecuado —dijo el Coronel


Stubbs a regañadientes.

—Esta noche —aclaró Edward.

La mirada del Coronel decía claramente que le parecía una petición


poco razonable, pero después de un momento de silencio dijo:

—Podemos acomodarla en El Cabeza de Diablo.

Edward asintió. El Hotel Cabeza de Diablo atendía principalmente a


oficiales británicos y era considerado el mejor establecimiento de su tipo en
la ciudad de Nueva York. Esto no decía mucho, pero a falta de instalar a
Cecilia en una casa privada, Edward no podía pensar en un lugar mejor.
Nueva York estaba desesperadamente superpoblada, y parecía que la
mitad de los recursos del ejército iban a buscar lugares para que sus hombres
durmieran. El Cabeza de Diablo no hubiera sido adecuada para una dama
que viajaba sola, pero como esposa de un oficial, Cecilia estaría a salvo y
sería respetada.

»Montby se va mañana —dijo el Coronel Stubbs—. Su habitación es lo


suficientemente grande para los dos.

—Muévanlo con otro oficial —ordenó Edward—. Ella necesita una


habitación esta noche.

—Mañana estará bien —dijo Cecilia.

Edward la ignoró.

—Esta noche.

El Coronel Stubbs asintió.


37
Página
—Hablaré con Montby.

Edward volvió a asentir con la cabeza. Conocía al Capitán Montby. Él,


como todos los oficiales, abandonaría su habitación en un abrir y cerrar de
ojos si eso significara la seguridad de un caballero.

—Mientras tanto —dijo el doctor—, debe permanecer calmado y


sedado. —Se volvió hacia Cecilia—. No debe disgustarse de ninguna
manera.

—Es difícil imaginarme estar más molesto de lo que estoy ahora mismo
—dijo Edward.

El doctor sonrió.

—Es una muy buena señal que conserve su sentido del humor.

Edward decidió no señalar que no había estado haciendo una broma.

—Lo sacaremos de aquí mañana —dijo enérgicamente el Coronel


Stubbs. Se volvió hacia Cecilia—. Mientras tanto, póngale al corriente de
todo lo que se ha perdido. Tal vez le refresque la memoria.

—Una idea excelente —dijo el doctor—. Estoy seguro de que su esposo


querrá saber cómo llegó a Nueva York, señora Rokesby.

Cecilia trató de sonreír.

—Por supuesto, señor.

—Y recuerde, no lo moleste. —El doctor inclinó una mirada indulgente


hacia Edward y añadió—: Más.

El Coronel Stubbs habló brevemente con Cecilia sobre su traslado al


Cabeza del Diablo y luego los dos hombres se marcharon, dejando a
Edward una vez más solo con su esposa. Bueno, tan solo como uno podría
estar en una iglesia llena de soldados enfermos.
38
Página
Miró a Cecilia, de pie, torpemente cerca de su cama.

Su esposa. Maldito infierno.

Todavía no entendía cómo había sucedido, pero debía ser verdad. El


Coronel Stubbs parecía creerlo, y siempre había sido un hombre de seguir
las reglas. Además, esta era Cecilia Harcourt, hermana de su mejor amigo.
Si se iba a encontrar casado con una mujer que no creía haber conocido,
supuso que sería ella.

Aun así, parecía el tipo de cosas que recordaría.

—¿Cuándo nos casamos? —preguntó.

Ella estaba mirando hacia el otro extremo del traspatio. No estaba


seguro si ella estaba escuchando.

»¿Cecilia?

—Hace unos meses —dijo ella, volviéndose para enfrentarlo—. Deberías


dormir.

—No estoy cansado.

—¿No? —Sonrió tambaleándose mientras se acomodaba en la silla


junto a su cama—. Estoy exhausta.

—Lo siento —dijo instantáneamente. Sentía que debía levantarse. Darle


la mano.

Ser un caballero.

»No pensé en ello —dijo.

—No has tenido muchas oportunidades de hacerlo—dijo con voz seca.

Sus labios se abrieron con sorpresa, y luego pensó: ahí estaba la Cecilia
Harcourt a la que conocía tan bien. O pensó que la conocía tan bien. A
decir verdad, no recordaba haber visto nunca su rostro. Pero ella sonaba
39
Página
como sus cartas, y él había mantenido sus palabras cerca de su corazón
durante lo peor de la guerra.

A veces se preguntaba si era extraño que hubiera esperado más sus


cartas a Thomas que las de su propia familia.

»Perdóname —dijo ella—. Tengo un sentido del humor muy


inapropiado.

—Me gusta —dijo él.

Ella lo miró y él creyó ver algo de agradecimiento en sus ojos.

Eran de un color tan interesante. Un verde espuma de mar tan pálido


que seguramente habría sido considerada una vidente en otra época. Lo
cual parecía de alguna manera incorrecto; ella era tan natural y confiable
como cualquier persona que hubiera conocido.

O creía haber conocido.

Se tocó la mejilla con timidez.

—¿Tengo algo en el rostro?

—Solo estoy mirándote —dijo.

—No hay mucho que ver.

Esto lo hizo sonreír.

—No estoy de acuerdo.

Ella se sonrojó y él se dio cuenta de que estaba coqueteando con su


esposa. Extraño.

Y, sin embargo, posiblemente la cosa menos extraña del día.

»Ojalá recordara... —comenzó.

Ella lo miró.
40
Página
Deseaba recordar haberla conocido por primera vez. Deseaba
recordar su boda.

Ojalá recordara haberla besado.

—¿Edward? —dijo ella en voz baja.

—Todo —dijo, la palabra saliendo con un poco más de filo de lo que


pretendía—. Desearía recordarlo todo.

—Estoy segura de que lo harás. —Ella sonrió con fuerza, pero había algo
malo en ello. No llegó a sus ojos, y entonces se dio cuenta de que ella no le
había mirado a los ojos. Se preguntó qué es lo que ella no le estaba
diciendo. ¿Alguien le había dicho más sobre su condición de lo que ella
había compartido con él? Él no sabía cuándo podrían haberlo hecho; ella
no se había apartado de su lado desde que él se había despertado.

»Te pareces a Thomas —dijo abruptamente.

—¿Eso crees? —Le miró perpleja—. A nadie más le parece. Bueno,


excepto por el cabello. —Lo tocó entonces, probablemente sin darse
cuenta de que lo había hecho. Lo había vuelto a meter en un bollo mal
sujeto, y los mechones que habían caído colgaban sin fuerzas contra su
mejilla. Se preguntó qué tan largo era, como podría verse en su espalda.

»Me parezco a nuestra madre —dijo—. O eso me han dicho. Nunca la


conocí. Thomas se parece más a nuestro padre.

Edward agitó la cabeza.

—No está en las facciones. Son sus expresiones.

—¿Disculpa?

—¡Sí, justo ahí! —Sonrió, sintiéndose un poco más vivo que un momento
antes—. Haces las mismas expresiones. Cuando dijiste: "Disculpa", inclinaste
la cabeza exactamente igual que él.
41
Página
Sonrió con extravagancia.

—¿Se disculpa tan a menudo?

—No tanto como debería.

Se echó a reír con eso.

—Oh, gracias —dijo, limpiándose los ojos—. No me he reído desde...


—Agitó la cabeza—. No puedo recordar cuándo…

Él estiró la mano y tomó la suya.

—No has tenido mucho de qué reírte —dijo en voz baja.

Su garganta se movió mientras asentía, y por un momento Edward


pensó que podría llorar. Pero aun así, sabía que no podía permanecer en
silencio.

»¿Qué le pasó a Thomas? —preguntó.

Ella respiró hondo, y luego exhaló lentamente.

—Recibí la noticia de que había sido herido y se estaba recuperando


en la ciudad de Nueva York. Estaba preocupada, bueno, puedes verlo por
ti mismo —dijo ella, moviendo una mano hacia el resto de la habitación—.
No hay suficiente gente para atender a los soldados heridos. No quería que
mi hermano estuviera solo.

Edward consideró esto.

—Me sorprende que tu padre te permitiera hacer el viaje.

—Mi padre ha muerto.

Maldito infierno.
42
Página
—Lo siento —dijo—. Parece que mi tacto ha desaparecido junto con mi
memoria. —Aunque en realidad, no podía saberlo. Su vestido era rosa, y no
mostraba signos de luto.

Ella lo sorprendió mirando la polvorienta tela rosa de su manga.

—Lo sé —dijo con una mueca tímida en el labio inferior—. Debería estar
de negro. Pero yo solo tenía un vestido, y era de pana. Me asaría como un
pollo si lo usara aquí.

—Nuestros uniformes son bastante incómodos en los meses de verano


—estuvo de acuerdo Edward.

—Ciertamente. Thomas lo había dicho en sus cartas. Fue por sus


descripciones de las temperaturas del verano que supe que no debía
traerlo.

—Estoy seguro de que eres más atractiva de rosa —dijo Edward.

Ella parpadeó ante el cumplido. No podía culparla. Lo ordinario de esto


parecía extrañamente fuera de lugar considerando su ubicación en un
hospital.

En una iglesia.

En medio de una guerra.

Añade a esto su memoria perdida y su esposa encontrada, y en


verdad, no veía cómo su vida podría volverse más extraña.

—Gracias —dijo Cecilia, antes de aclararse la garganta y continuar—:


Pero preguntaste por mi padre. Estás en lo cierto. No me habría permitido
viajar a Nueva York. No era el más concienzudo de los padres, pero incluso
él se habría puesto firme. Aunque... —Soltó una pequeña risa incómoda—.
No estoy segura de lo rápido que se habría dado cuenta de mi ausencia.

—Te aseguro que cualquiera notaría tu ausencia.


43
Página
Ella le miró de reojo.

—No has conocido a mi padre. Mientras la casa está, disculpa, estaba,


funcionara sin problemas, él no habría notado nada.

Edward asintió lentamente. Thomas no había dicho mucho sobre


Walter Harcourt, pero lo que había dicho parecía confirmar la descripción
de Cecilia. Se había quejado más de una vez de que su padre estaba
demasiado contento con Cecilia como su ama de llaves no remunerada,
como para dejar que se fuera. Necesitaba encontrar a alguien con quien
casarse, había dicho Thomas. Necesitaba dejar Marswell y hacer su propia
vida.

¿Thomas había estado jugando al casamentero? Edward no lo había


pensado en ese momento.

—¿Fue un accidente? —preguntó Edward.

—No, pero fue una sorpresa. Estaba durmiendo la siesta en su estudio.


—Se encogió un poco de hombros—. No se despertó.

—¿Su corazón?

—El doctor dijo que no había forma de saberlo con certeza. Pero no
importa, ¿verdad? —Lo miró con una expresión dolorosamente sabia, y
Edward podría jurar que lo sentía. Había algo en sus ojos, el color, la claridad.
Cuando se encontraron con los suyos, que sintió como si le hubieran
succionado el aliento del cuerpo.

¿Siempre sería así?

¿Por eso se casó con ella?

»Pareces cansado —dijo ella, añadiendo antes de que él pudiera


interrumpir—. Sé que dijiste que no lo estás, pero lo pareces.
44
Página
Pero no quería dormir. No podía soportar la idea de permitir que su
mente volviera a caer en la inconsciencia. Ya había perdido demasiado
tiempo. Lo necesitaba de vuelta. Cada momento. Cada recuerdo.

—No me dijiste qué le pasó a Thomas —le recordó.

Una ola de preocupación bañó su rostro.

—No lo sé —contestó con un ahogo en su voz—. Nadie parece saber


dónde está.

—¿Cómo es posible?

Se encogió de hombros, indefensa.

»¿Hablaste con el Coronel Stubbs?

—Por supuesto.

—¿General Garth?

—No me permitieron verlo.

—¿Qué? —Esto no debía ser tolerado—. Como mi esposa...

—No les dije que era tu esposa.

La miró fijamente.

—¿Por qué demonios no?

—No lo sé. —Saltó de su asiento, abrazándose—. Creo que estaba...


bueno, estaba allí como la hermana de Thomas.

—Pero seguramente cuando diste tu nombre.

Se enganchó el labio inferior entre los dientes antes de decir:

—No creo que nadie haya hecho la conexión.


45
Página
—¿El General Garth no se dio cuenta de que la señora de Edward
Rokesby era mi esposa?

—Bueno, te dije que no lo vi. —Volvió a su lado, ocupándose de poner


sus mantas a su alrededor—. Te estás alterando demasiado. Podemos hablar
de esto mañana.

—Hablaremos de esto mañana —gruñó.

—O al día siguiente.

Sus ojos se encontraron con los de ella.

»Dependiendo de tu salud.

—Cecilia…

—No toleraré ninguna discusión —interrumpió—. Puede que no sea


capaz de hacer nada por mi hermano ahora mismo, pero puedo ayudarte.
Y si eso significa forzarte a que mantengas la maldita calma...

La miró fijamente, mirándola. Su mandíbula estaba inclinada, y tenía un


pie ligeramente hacia delante, como si estuviera lista para atacar. Casi
podía imaginarla blandiendo una espada, agitándola sobre su cabeza con
un grito de guerra.

Era Juana de Arco. Ella era Boudica. Ella era cada mujer que había
luchado para proteger a su familia.

—Mi feroz guerrera —murmuró.

Ella le echó un vistazo.

No se disculpó.

—Debería irme —le dijo abruptamente—. El Coronel Stubbs enviará a


alguien a recogerme esta noche. Necesito empacar mis cosas.
46
Página
No estaba seguro de cuántas cosas había logrado reunir desde que
llegó a Norteamérica, pero Edward sabía que no debía interponerse entre
una mujer y su baúl de viaje.

»¿Estarás bien sin mí?

Él asintió.

Esto la hizo fruncir el ceño.

»No me lo dirías si pensaras lo contrario, ¿verdad?

Le dio una sonrisa peculiar.

—Por supuesto que no.

Esto la hizo poner los ojos en blanco.

—Volveré por la mañana.

—Lo espero con ansias.

Y lo hacía. No podía recordar la última vez que esperó más algo.

Por supuesto, no podía recordar nada.

Pero, aun así.


47
Página
¿El hijo de un conde? Engreído, cómo has escalado en el mundo, hermano mío. Ojalá
que él no sea insoportable.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas.

V
arias horas más tarde, mientras Cecilia seguía al alegre joven
Teniente que había sido enviado para escoltarla hasta el
Cabeza del Diablo, se preguntó cuándo dejaría de latir su
corazón. Queridos cielos, ¿cuántas mentiras había dicho esta tarde? Había
intentado mantener sus respuestas lo más cerca posible de la verdad, tanto
para tranquilizar su conciencia como porque no tenía ni idea de cómo
seguirle la pista a todo.

Debería haberle dicho la verdad a Edward. Honestamente, ella había


estado a punto de hacerlo, pero el Coronel Stubbs había regresado con el
doctor. De ninguna manera iba a confesarse con ese público. La hubieran
echado del hospital con seguridad, y Edward aún la necesitaba.

Ella aún lo necesitaba.

Estaba sola en una tierra muy extraña. Estaba casi sin fondos. Y ahora
que su razón para mantenerse firme se había despertado, finalmente podía
admitirlo: estaba muerta de miedo.

Si Edward la repudiaba, pronto quedaría en la calle. No tendría más


remedio que volver a Inglaterra, y no podría hacerlo, no sin descubrir lo que
le había pasado a su hermano. Había sacrificado tanto para hacer este
48
Página
viaje. Había necesitado cada gramo de su coraje. No podía darse por
vencida ahora.

¿Pero cómo podría seguir mintiéndole? Edward Rokesby era un buen


hombre. No merecía que se aprovecharan de él de una manera tan
descarada. Además, era el mejor amigo de Thomas. Los dos hombres se
habían conocido la primera vez que se habían alistado en el ejército, y
como oficiales del mismo regimiento, habían sido enviados a Norteamérica
al mismo tiempo. Por lo que Cecilia sabía, habían servido juntos desde
entonces.

Ella sabía que Edward sentía afecto por ella. Si ella le dijera la verdad,
seguro que entendería porque le había mentido. Él querría ayudarla. ¿No es
así?

Pero todo esto no era ni aquí ni allá. O al menos se podría posponer


hasta el día siguiente. El Cabeza del Diablo estaba justo al final de la calle,
y con ella la promesa de una cama caliente y una comida llena.
Seguramente se lo merecía.

Propósito del día: No te sientas culpable. Al menos no por comer bien.

—Ya casi —dijo el teniente con una sonrisa.

Cecilia le hizo un gesto con la cabeza. Nueva York era un lugar tan
extraño. Según la mujer que había manejado su pensión, había más de
veinte mil personas hacinadas en lo que no era una zona muy grande en el
extremo sur de la isla de Manhattan. Cecilia no estaba segura de cuál había
sido la población antes de la guerra, pero le habían dicho que los números
habían aumentado una vez que los británicos se habían apoderado de la
ciudad como su cuartel general. Soldados vestidos de escarlata estaban
por todas partes, y todos los edificios disponibles habían sido puestos en
servicio para alojarlos. Los partidarios del Congreso Continental habían
abandonado la ciudad hacía mucho tiempo, pero habían sido
49
Página
reemplazados y más aún por una avalancha de refugiados leales que
habían huido de las colonias vecinas en busca de protección británica.

Pero lo más extraño, para Cecilia por lo menos, eran los negros. Nunca
antes había visto gente de piel tan oscura, y se había sorprendido por la
cantidad de gente que había en la bulliciosa ciudad portuaria.

—Escaparon esclavos —dijo el Teniente, siguiendo la mirada de Cecilia


hacia el hombre de piel oscura que salía de la herrería de enfrente.

—¿Disculpe?

—Han venido por centenares —dijo el Teniente encogiéndose de


hombros—. El General Clinton los liberó a todos el mes pasado, pero nadie
en los territorios patriotas obedece la orden, así que sus esclavos han estado
huyendo hacia nosotros. —Frunció el ceño—. No estoy seguro de que
tengamos espacio para ellos, para ser honesto. Pero no puedes culpar a un
hombre por querer ser libre.

—No —murmuró Cecilia, mirando por encima de su hombro. Cuando


ella se volvió hacia el teniente, él ya estaba en la entrada del Hotel Cabeza
del Diablo.

—Aquí estamos —dijo, sujetándole la puerta.

—Gracias. —Ella entró y luego se apartó de su camino para que él


pudiera localizar al posadero. Agarrando su pequeña maleta frente a ella,
Cecilia observó la sala principal de la posada y el bar. Se parecía mucho a
sus contrapartes británicas… débilmente iluminadas, un poco abarrotadas,
y con trozos pegajosos en el piso que Cecilia eligió creer que eran de
cerveza. Una joven pechugona se movía rápidamente entre las mesas,
hábilmente dejando tarros con una mano mientras limpiaba los platos con
la otra. Detrás de la barra, un hombre con un bigote espeso manipulaba el
grifo de un barril, maldiciendo cuando parecía atascarse.
50
Página
Se habría sentido como en casa si casi todos los asientos no hubiesen
estado llenos de soldados vestidos de escarlata.

Había unas cuantas damas entre sus filas, y por su vestimenta y


conducta Cecilia asumió que eran respetables. ¿Las esposas de los oficiales,
tal vez? Había oído que algunas mujeres habían acompañado a sus maridos
al Nuevo Mundo. Supuso que era una de ellos ahora, al menos un día más.

—¡Señorita Harcourt!

Asustada, Cecilia se volvió hacia una mesa en medio de la habitación.


Uno de los soldados, un hombre de mediana edad con cabello castaño, se
puso de pie.

»Señorita Harcourt —repitió—. Es una sorpresa verla aquí.

Sus labios se abrieron. Ella conocía a este hombre. Ella detestaba a este
hombre. Él era la primera persona que había encontrado en su búsqueda
para encontrar a Thomas, y él había sido el más condescendiente y poco
servicial del grupo.

—Comandante Wilkins —dijo ella, haciendo una cortés reverencia


mientras su mente zumbaba de inquietud. Más mentiras. Necesitaba
inventar más mentiras, y rápido.

—¿Se encuentra bien? —preguntó con su acostumbrada voz brusca.

—Lo estoy. —Miró al Teniente, que ahora estaba hablando con otro
soldado—. Gracias por preguntar.

—Había asumido que estaría planeando su regreso a Inglaterra.

Ella le dio una pequeña sonrisa y un encogimiento de hombros en lugar


de una respuesta. En verdad, no deseaba hablar con él. Y nunca le había
dado ninguna indicación de que planeaba dejar Nueva York.

—¡Señora Rokesby! Ah, aquí está.


51
Página
Salvada por el joven Teniente, Cecilia pensó agradecida. Estaba
regresando a su lado, con una gran llave de bronce en la mano.

»Hablé con el posadero —dijo—, y a...

—¿Señora Rokesby? —interrumpió el Comandante Wilkins.

Al ver al Comandante, el Teniente se fijó en él.

—Señor —dijo.

Wilkins se deshizo de él.

—¿La llamó señora Rokesby?

—¿No se llama así? —preguntó el Teniente.

Cecilia luchó contra el puño que parecía estar cerrándose alrededor


de su corazón.

—Yo...

El Comandante se volvió hacia ella frunciendo el ceño.

—Pensé que estaba soltera.

—Lo estaba —dijo ella—. Quiero decir... —Maldita sea, eso no iba a
aguantar. No pudo haberse casado en los últimos tres días—. Lo estaba.
Hace algún tiempo. Yo era soltera. Todos lo estábamos. Quiero decir, si uno
está casado ahora, uno una vez fue sol…

Ni siquiera se molestó en terminar. Buen Dios, sonaba como la peor


clase de tonta. Le estaba dando mala fama a las mujeres en todas partes.

—La señora Rokesby está casada con el Capitán Rokesby —dijo el


Teniente amablemente.

El Comandante Wilkins se volvió hacia ella con expresión atronadora.

—¿Capitán Edward Rokesby?


52
Página
Cecilia asintió. Por lo que ella sabía, no había otro Capitán Rokesby,
pero como ya estaba tropezando con sus falsedades, consideró mejor no
intentar anotar un punto con un comentario sarcástico.

—¿Por qué de...? —Se aclaró la garganta—. Le ruego me disculpe. ¿Por


qué no lo dijo?

Cecilia recordó su conversación con Edward. Apégate a las mismas


mentiras, se recordó a sí misma.

—Estaba preguntando por mi hermano —explicó—. Parecía la relación


más importante.

El Comandante la miró como si hubiera perdido la cabeza. Cecilia


sabía muy bien lo que estaba pensando. Edward Rokesby era hijo de un
Conde. Ella tendría que ser una idiota para no presionar esa conexión.

Hubo un gran espacio de silencio mientras el Comandante


parpadeaba con la expresión hacia algo que se acercaba al respeto, luego
se aclaró la garganta y dijo:

—Me alegró mucho saber que su esposo había regresado a Nueva


York. —Sus cejas se juntaron con cierta sospecha—. Estuvo desaparecido
durante algún tiempo, ¿no?

La implicación era: ¿Por qué ella no había estado buscando a su


esposo?

Cecilia inyectó un poco de acero en su columna vertebral.

—Ya estaba al tanto de su regreso a salvo cuando acudí a usted


preguntando por Thomas. —No era verdad, pero él no necesitaba saberlo.

—Ya veo. —Tuvo la gracia de parecer al menos un poco avergon-


zado—. Le ruego me disculpe.

Cecilia le hizo un asentimiento regio, del tipo, pensó, que podría ser
empleado por una Condesa. O la nuera de una Condesa.
53
Página
El Comandante Wilkins se aclaró la garganta y dijo:

»Haré averiguaciones adicionales sobre el paradero de su hermano.

—¿Adicionales? —repitió Cecilia. No le había dado la impresión de que


él hubiera hecho ninguna investigación hasta el momento.

Se sonrojó.

—¿Saldrá su esposo pronto del hospital?

—Mañana.

—¿Mañana, dice?

—Sí —dijo lentamente, sin resistirse a añadir—: Como acabo de decir.

—¿Y se alojará aquí en el Cabeza del Diablo?

—El Capitán y la señora Rokesby tomarán la habitación del Capitán


Montby —dijo el Teniente.

—Ah, bien por él. Buen hombre, buen hombre.

—Espero que no lo estemos molestando —dijo Cecilia. Miró hacia las


mesas, preguntándose si el desplazado Capitán Montby estaba sentado en
una de ellas—. Me gustaría darle las gracias si es posible.

—Está contento de hacerlo —declaró el Comandante Wilkins, aunque


no había forma de saberlo con certeza.

—Bueno —dijo Cecilia, intentando no mirar con anhelo las escaleras


que asumía llevaban a su recámara—. Fue muy agradable verlo, pero he
tenido un día muy largo.

—Por supuesto —dijo el Comandante. Hizo una brusca reverencia—.


Me reportaré de nuevo mañana.

—¿Reportarse… de nuevo?
54
Página
—Con noticias de su hermano. O si no es eso, entonces al menos un
informe detallado sobre sus consultas.

—Gracias —dijo Cecilia, sorprendida ante su nueva atención.

El Comandante Wilkins se volvió hacia el Teniente.

—¿A qué hora espera al Capitán Rokesby mañana?

¿En serio? ¿Le estaba preguntando al Teniente?

—En algún momento de la tarde —dijo Cecilia bruscamente, aunque


no tenía idea de a qué hora planeaba ir a buscarlo. Esperó a que el
Comandante Wilkins se volviera antes de añadir—: Es improbable que el
Teniente tenga información especial del asunto.

—Tiene toda la razón —dijo el Teniente alegremente—. Mis órdenes


fueron escoltar a la señora Rokesby a su nuevo alojamiento. Mañana regreso
a Haarlem.

Cecilia le dirigió una suave sonrisa al Comandante Wilkins.

—Por supuesto —dijo el Comandante toscamente—. Discúlpeme,


señora Rokesby.

—No se preocupe —dijo Cecilia. Por mucho que le gustaría jalarle las
orejas al Comandante, sabía que no podía permitirse enemistarse con él. No
estaba segura de su trabajo preciso, pero parecía estar a cargo de hacer el
seguimiento de los soldados alojados cerca actualmente.

—¿Usted y el Capitán Rokesby estarán aquí a las cinco y media?


—preguntó.

Lo miró directamente a los ojos.

—Si va a venir con noticias de mi hermano, entonces sí, definitivamente


estaremos aquí.
55
Página
—Muy bien. Buenas noches, señora. —Ejecutó una brusca inclinación
de su barbilla, y luego le dijo a su escolta—: Teniente.

El Comandante Wilkins regresó a su mesa, dejando a Cecilia con el


Teniente, quien dejó escapar un pequeño oh antes de decir:

—Casi lo olvidé. Su llave.

—Gracias —dijo Cecilia, quitándosela. La giró en su mano.

—Habitación doce —dijo el Teniente.

—Sí —dijo Cecilia, echando un vistazo al gran “12” grabado en el


metal—. Iré por mi cuenta.

El Teniente asintió agradecido; era joven y se sentía claramente


incómodo ante la idea de escoltar a una dama a su habitación, incluso a
una casada como ella.

Casada. Santo Dios. ¿Cómo iba a librarse de esta red de mentiras? Y


quizás más importantemente, ¿cuándo? No sería mañana. Puede que
hubiera afirmado ser la esposa de Edward para poder permanecer a su lado
y cuidarlo hasta que estuviera sano, pero estaba claro —espantosamente—
que la esposa del Capitán Rokesby tenía mucho más poder sobre el
Comandante Wilkins que la humilde señorita Harcourt.

Cecilia sabía que le debía a Edward el terminar con esta farsa tan
pronto como fuera posible, pero el destino de su hermano estaba en juego.

Le contaría la verdad. Obviamente.

Eventualmente.

Solo que no podía hacerlo mañana. Mañana tenía que ser la señora
Rokesby. Y después de eso…
56
Página
Cecilia suspiró mientras deslizaba la llave en la cerradura de su
habitación y la giraba. Temía que iba a tener que ser la señora Rokesby
hasta que encontrara a su hermano.

—Perdóname —susurró.

Tendría que ser suficiente.

Edward tenía toda la intención de estar en pie, uniformado, y listo para


partir cuando Cecilia llegara al hospital al día siguiente. En vez de eso,
estaba en la cama, usando la misma camisa que había estado vistiendo
durante no sabía verdaderamente cuánto tiempo, y durmiendo tan
profundamente que Cecilia aparentemente pensó que había vuelto a caer
en coma.

—¿Edward? —escuchó, su voz susurrando en los bodes de su


conciencia—. ¿Edward?

Él murmuró algo. O quizás lo refunfuñó. No estaba seguro de cuál era


la diferencia. Actitud, probablemente.

»Oh, gracias a Dios —susurró ella, y presintió, más que escuchar, que se
acomodaba de nuevo en la silla junto a su cama.

Probablemente debería despertarse.

Quizás abriría sus ojos y el mundo entero sería restaurado para él. Sería
junio, y tendría sentido que fuera junio. Estaría casado, y eso también tendría
sentido, especialmente si recordaba cómo se sentía besarla.

Porque realmente le gustaría besarla. Era todo en lo que había


pensado la noche anterior. O al menos la mayor parte. La mitad, al menos.
Estaba tan cachondo como cualquier hombre, especialmente ahora que
57
Página
estaba casado con Cecilia Harcourt, pero también tenía un sentido del
olfato que funcionaba, y lo que realmente quería era darse un baño.

Que Dios lo ayudara, apestaba.

Permaneció quieto durante unos minutos, su mente descansando


serenamente detrás de sus párpados cerrados. Había algo bastante
agradable en la reflexión inmóvil. No tenía que hacer nada más que pensar.
No podía recordar la última vez que había disfrutado semejante lujo.

Y sí, era muy consciente de que no podía recordar nada acerca de los
últimos tres meses aproximadamente. Todavía estaba bastante seguro de
no haberlos pasado examinando sus pensamientos pacíficamente,
escuchando los sonidos apagados de su esposa a su lado. Recordaba esos
momentos del día anterior, aquellos junto antes de que hubiera abierto sus
ojos. También la había escuchado respirando entonces. Era diferente, no
obstante, ahora que sabía quién era ella. Sonaba igual, pero era diferente.

Fue extraño, en realidad. Nunca hubiera creído que un día se


contentaría con yacer en la cama y escuchar a una mujer respirar. Ella
emitía más suspiros de lo que le habría gustado, no obstante. Estaba
cansada. Quizás preocupada. Probablemente ambas.

Debería decirle que estaba despierto. Ya era hora.

Pero entonces la escuchó murmurar:

»¿Qué voy a hacer contigo?

Honestamente, no pudo resistirse. Abrió sus ojos.

—¿Conmigo?

Ella chilló, saltando tan lejos de su silla que fue un milagro que no
golpeara el techo.

Edward comenzó a reírse. Risas desde lo profundo de su vientre que


hirieron sus costillas y apretaron sus pulmones, e incluso mientras Cecilia lo
58
Página
fulminaba con la mirada, su mano sobre su corazón obviamente acelerado,
rio y rio.

Y al igual que antes, supo que esto no era algo que hubiera hecho
durante un largo tiempo.

—Estás despierto —acusó su esposa.

—No lo estaba —dijo—, pero entonces alguien comenzó a susurrar mi


nombre.

—Eso fue años atrás.

Se encogió de hombros, impenitente.

»Luces mejor hoy —dijo ella.

Alzó sus cejas.

»Un poco menos… gris.

Decidió estar agradecido de que nadie le hubiera ofrecido un espejo.

—Necesito afeitarme —dijo, frotando su barbilla. ¿Cuántos días de


crecimiento eran esto? Al menos dos semanas. Probablemente más cerca
de los tres. Frunció el ceño.

—¿Qué sucede? —preguntó ella.

—¿Alguien sabe cuánto tiempo estuve inconsciente?

Ella sacudió su cabeza.

—No lo creo. Nadie sabe cuánto tiempo estuviste inconsciente antes


de ser encontrado, pero no puedo imaginar que fuera demasiado tiempo.
Dijeron que la herida en tu cabeza estaba fresca.

Hizo una mueca. Fresca era una palabra que a uno le gustaba cuando
se aplicaba a las fresas, no a los cráneos.
59
Página
»Así que probablemente no más de ocho días —concluyó ella—. ¿Por
qué?

—Mi barba —dijo—. Ha pasado mucho más de una semana desde que
me afeité.

Ella se quedó mirándolo por un momento.

—No estoy segura de qué significa eso —dijo ella finalmente.

—Yo tampoco —admitió—. Pero vale la pena tomar nota de eso.

—¿Tienes un ayuda de cámara?

La miró.

»No me mires de esa manera. Sé muy bien que muchos oficiales viajan
con un criado.

—Yo no.

Pasó un momento, entonces Cecilia dijo:

—Debes estar muy hambriento. Logré darte algo de caldo, pero eso es
todo.

Edward colocó una mano en su abdomen. Los huesos de sus caderas


eran definitivamente más prominentes de lo que habían desde su infancia.

—Parece que he perdido algo de peso.

—¿Comiste desde ayer que me fui?

—No mucho. Estaba hambriento, pero luego comencé a sentirme mal.

Ella asintió, bajando su mirada hacia sus manos antes de decir:

—No tuve la oportunidad de decírtelo ayer, pero me tomé la libertad


de escribirle a tu familia.
60
Página
Su familia. Dios santo. Ni siquiera había pensado en ellos.

Se encontró con la mirada de ella.

»Habían sido informados de que habías desaparecido —explicó ella—.


El general Garth les escribió varios meses atrás.

Edward se llevó una mano a su rosto, cubriendo sus ojos. Solo podía
imaginar a su madre. No lo habría tomado bien.

»Escribí que habías sido herido, pero no entré en detalles —dijo ella—.
Pensé que era más importante que supieran que habías sido encontrado.

—Encontrado —repitió Edward. La palabra era apta. No había sido


devuelto, ni había escapado. En lugar de eso, había sido encontrado cerca
de la Bahía de Kips. Solo el demonio sabía cómo había llegado allí.

»¿Cuándo llegaste a Nueva York? —preguntó abruptamente. Mejor


hacer preguntas acerca de lo que no sabía que agonizar sobre lo que no
recordaba.

—Casi quince días atrás —dijo ella.

—¿Viniste a buscarme?

—No —admitió—. No lo hice, es decir, no sería tan tonta en cruzar un


océano para buscar a un hombre desaparecido.

—Y, sin embargo, estás aquí.

—Thomas resultó herido, —le recordó—. Él me necesitaba.

—Entonces viniste por tu hermano —dijo.

Ella lo miró con una mirada franca y abierta, como si se estuviera


preguntando si esto era un interrogatorio.

—Me hicieron creer que lo encontraría en el hospital.


61
Página
—A diferencia de mí.

Su labio inferior atrapado entre sus dientes.

—Bueno, sí. Yo no... es decir, no sabía que estabas desaparecido.

—¿El general Garth no te escribió?

Ella sacudió su cabeza.

—No creo que haya tenido conocimiento del matrimonio.

—Así que… espera. —Cerró los ojos con fuerza y luego los abrió. Se
sentía muy nervioso, pero algo no tenía sentido. La línea de tiempo estaba
apagada. —¿Nos casamos aquí? No, no podríamos haberlo hecho. No si
estaba desaparecido.

—Es… fue un matrimonio por poderes. —Su rostro se sonrojó, y parecía


casi avergonzada de admitirlo.

—¿Me casé contigo por poderes? —preguntó, estupefacto.

—Thomas lo quería —murmuró.

—¿Eso es legal?

Sus ojos se agrandaron, y al instante se sintió como un canalla. Esta


mujer lo había cuidado durante tres días mientras él estaba en coma, y aquí
estaba insinuando que ni siquiera estaban casados. Ella no merecía tal falta
de respeto.

—Olvida que pregunté —dijo rápidamente—. Podemos resolver todo


eso más tarde.

Ella asintió agradecida, luego bostezó.

—¿Descansaste ayer? —preguntó.


62
Página
Sus labios se curvaron en la más pequeña —y la más extraña— de las
sonrisas.

—Creo que esa es mi línea.

Él devolvió la expresión irónica.

—Por lo que entiendo, no he hecho nada más que descansar estos


últimos días.

Ella inclinó su cabeza, un touché silencioso.

—No respondiste mi pregunta —le recordó—. ¿Descansaste?

—Algo. Prefiero pensar que estoy fuera de práctica. Y era una


habitación extraña. —Un mechón de cabello cayó de su peinado, y frunció
el ceño antes de volverlo a colocar detrás de la oreja—. Siempre me cuesta
dormir la primera noche en un entorno nuevo.

—Entonces, apostaría a que no has dormido bien en semanas.

Ante eso ella sonrió.

—En realidad, dormí muy bien en el barco. El movimiento de balanceo


fue agradable para mí.

—Estoy celoso. Pasé la mayor parte de mi travesía vomitando mis


entrañas.

Ella ahogó una carcajada.

—Lo siento.

—Solo agradece que no hayas estado allí. No hubiera parecido un


buen esposo. —Él consideró esto—. Por otra parte, no soy un premio en este
momento.

—Oh, no estás...
63
Página
—Sin lavar, sin afeitar…

—Edward…

—Maloliente. —Él esperó—. Noté que no me contradices en eso.

—Tienes una cierta... fragancia.

—Y no olvides que me estoy perdiendo un pequeño rincón de mi


mente.

Instantáneamente se puso rígida.

—No deberías decir esas cosas.

Su tono era ligero, pero sus ojos estaban rectos y directos sobre los de
ella cuando dijo:

—Si no encuentro algo para burlarme de esto, tendré que llorar.

Ella se quedó muy quieta.

—Figuradamente —dijo, compadeciéndose de ella—. No necesitas


preocuparte. No voy a romper a llorar.

—Si lo hicieras —dijo ella vacilante—, No pensaría menos de ti. Yo… yo


haría…

—¿Cuidarme? ¿Curar mis heridas? ¿Secar los ríos salados de mis


lágrimas?

Ella entreabrió los labios, pero él no pensó que estuviera sorprendida,


simplemente perpleja.

—No me di cuenta de que eras tan devoto al sarcasmo —dijo.

Él se encogió de hombros.

—No estoy seguro de que lo sea.


64
Página
Ella se enderezó un poco al considerar esto, frunció el ceño hasta que
se formaron tres líneas en el centro de su frente. No se movió durante varios
segundos, y solo cuando un pequeño silbido de aire cruzó sus labios se dio
cuenta de que había estado conteniendo la respiración. Salió con un poco
de su voz, resultando en un sonido pensativo.

»Parece que me estás analizando —dijo.

Ella no lo negó.

—Es muy interesante —dijo—, lo que recuerdas y no recuerdas.

—Es difícil para mí verlo como una actividad académica —dijo sin
rencor—, pero, de todos modos, deberías hacerlo. Cualquier avance será
muy apreciado.

Ella se movió en su asiento.

—¿Has recordado algo nuevo?

—¿Desde ayer?

Asintió.

—No. Al menos no lo creo. Es difícil saber cuándo no recuerdo lo que


no recuerdo. Ni siquiera estoy seguro de dónde comienza la brecha de
memoria.

—Me dijeron que te fuiste a Connecticut a principios de marzo. —Inclinó


la cabeza hacia un lado, y ese mechón de cabello revuelto volvió a quedar
fuera de lugar—. ¿Lo recuerdas?

Pensó en esto por un momento.

—No —dijo—. Recuerdo vagamente que me dijeron que fuera, o, mejor


dicho, que me iban a decir que fuera… —Se restregó el talón de su mano
contra uno de sus ojos. ¿Qué significaba eso? Levantó la vista hacia
Cecilia—. No sé por qué, sin embargo.
65
Página
—Volverá a ti eventualmente —dijo—. El doctor dijo que cuando la
cabeza está conmocionada, el cerebro necesita tiempo para recuperarse.

Él frunció el ceño.

—Antes de que te despertaras —aclaró.

—Ah.

Se sentaron en silencio por unos momentos, y luego, con un movimiento


incómodo hacia su herida, ella preguntó:

—¿Duele?

—Como el mismísimo demonio.

Ella se movió para ponerse de pie.

—Puedo conseguirte láudano.

—No —dijo rápidamente—. Gracias. Prefiero mantener la cabeza


despejada. —Entonces se dio cuenta de lo ridícula que era esa afirmación,
considerando todas las cosas—. O al menos lo suficientemente despejada
como para recordar los eventos del último día.

Sus labios se crisparon.

»Adelante —dijo—. Ríete.

—Realmente no debería. —Pero lo hizo. Solo un poco.

Y el sonido fue encantador.

Luego ella bostezó.

—Duerme —instó.

—Oh, no puedo. Acabo de llegar.

—No lo diré.
66
Página
Ella lo miró.

—¿A quién le dirías?

—Punto justo —admitió—. Pero, aun así, obviamente necesitas dormir.

—Puedo dormir esta noche. —Se movió un poco en su silla, tratando de


ponerse cómoda—. Voy a descansar mis ojos por un momento.

Él rio.

»No te burles de mí —advirtió.

—¿O qué harás? Nunca me verías venir.

Ella abrió un ojo.

—Tengo reflejos sobresalientes.

Edward se rio ante eso, viendo como regresaba a su expresión de


reposo. Ella bostezó de nuevo, esta vez sin siquiera intentar cubrirlo.

¿Eso era lo que significaba estar casado? ¿Ese poder bostezar con
impunidad? Si es así, Edward suponía que la institución tenía mucho que
recomendar.

Él la miró mientras ella "descansaba sus ojos." Realmente era


encantadora. Thomas había dicho que su hermana era bonita, pero de esa
manera informal y fraternal. Vio lo que Edward suponía que veía en su propia
hermana Mary: un rostro bonito con todas las piezas en los lugares correctos.
Thomas nunca habría notado, por ejemplo, que las pestañas de Cecilia eran
unos tonos más oscuros que su cabello, o que cuando tenía los ojos
cerrados, formaban dos delicados arcos, casi como astas de luna creciente.

Tenía los labios llenos, aunque no con la forma de botón de rosa que
volvía salvajes a los poetas. Cuando dormía, no se tocaban del todo, y él
podía imaginarse el susurro de su aliento pasando entre ellos.
67
Página
»¿Crees que podrás ir al Cabeza del Diablo esta tarde? —preguntó ella.

—Pensé que estabas dormida.

—Te lo dije, solo estoy descansando mis ojos.

En esto no estaba mintiendo. Ella ni siquiera movió una pestaña


mientras hablaba.

—Debería hacerlo —dijo—. El doctor desea verme una vez más antes
de irme. ¿Confío en que la habitación es aceptable?

Ella asintió, con los ojos todavía cerrados.

—Puede que te parezca pequeña.

—¿Pero a ti no?

—No necesito un entorno grandioso.

—Yo tampoco.

Ella abrió los ojos.

—Lo siento. No quise dar a entender que lo necesitabas.

—He pasado muchas noches durmiendo a la intemperie. Cualquier


habitación con una cama será un lujo. Bueno, excepto esta, supongo —dijo,
mirando alrededor de la improvisada habitación. Los bancos de la iglesia
habían sido movidos contra las paredes, y los hombres estaban tendidos en
una colección heterogénea de camas y cunas. Algunos estaban en el piso.

—Es deprimente —dijo en voz baja.

Él asintió. Debería estar agradecido. Él era todo miembro y cuerpo.


Débil, tal vez, pero sanaría. Algunos de los otros hombres en la habitación no
serían tan afortunados.

Pero, aun así, él quería salir.


68
Página
—Tengo hambre —declaró de repente.

Ella levantó la vista, y descubrió que él disfrutaba con la mirada


sorprendida en sus increíbles ojos.

»Si el doctor desea verme, puede hacerlo... —Edward aclaró su


garganta—. Él puede encontrarme en el Cabeza del Diablo.

—¿Estás seguro? —Ella lo miró con preocupación—. No debería


querer…

Él la interrumpió señalando hacia un montón de tela, escarlata y


bronce, en un banco cercano.

—Creo que ese allí es mi uniforme. ¿Serías tan amable de buscarlo?

—Pero el doctor…

—O lo haré yo mismo, y te lo advierto, estoy desnudo bajo esta camisa.

Tenía las mejillas encendidas, de color escarlata, un tono no tan


profundo como su abrigo, pero impresionantemente cerca, y de repente se
le ocurrió:

Un matrimonio por poderes.

Él: varios meses en Connecticut.

Ella: dos semanas en Nueva York.

No es de extrañar que no hubiera reconocido su rostro. Él nunca antes


la había visto.

¿Su matrimonio?

Nunca había sido consumado.


69
Página
El Teniente Rokesby no es insoportable en absoluto. De hecho, es un tipo bastante
decente. Creo que te gustaría. Él es de Kent y está prácticamente comprometido con su
vecina.

Le mostré tu miniatura. Dijo que eras muy bonita.

—de Thomas Harcourt para su hermana Cecilia.

E
dward había insistido en vestirse por sí mismo, así que Cecilia
aprovechó esta oportunidad para salir a buscar algo de comer.
Había pasado la mayor parte de una semana en este vecindario
y conocía todas las tiendas y escaparates de la calle. La opción más
económica —y por lo tanto su elección habitual— eran los bollos de grosella
del carrito del señor Mather. Eran bastante sabrosos, aunque ella
sospechaba que su bajo precio era posiblemente gracias a la inclusión de
no más de tres grosellas por bollo.

El señor Lowell, un poco más adelante en la calle, vendía bollos de


Chelsea, con masa en espiral y especias de canela. Cecilia nunca había
contado sus grosellas; se había comido solo uno, compró un día, y lo había
devorado demasiado rápido como para hacer cualquier cosa que no fuera
gemir de placer ante el pegajoso y dulce glaseado de azúcar disuelto en su
lengua.

Pero a la vuelta de la esquina, allí fue donde encontró la tienda del Sr.
Rooijakkers, el panadero holandés. Cecilia había entrado solo una vez; eso
70
Página
era todo lo que le había tomado para ver que: (a) no podía pagar sus
golosinas y (b) si pudiera, estaría gorda como una ballena en un santiamén.

Sin embargo, si alguna vez hubo un momento para la extravagancia,


seguramente este era el día, con Edward despertando y con buena salud.
Cecilia tenía dos monedas en el bolsillo, suficientes para un buen regalo, y
ya no tenía que preocuparse por pagar la habitación de su pensión.
Suponía que debería ahorrarse unos centavos, solo el Señor sabía dónde se
encontraría en las próximas semanas, pero no podía escatimar. Hoy no.

Empujó la puerta, sonriendo ante el tintineo de la campana de arriba,


y luego suspirando con deleite ante los olores celestiales que flotaban hacia
ella desde la cocina en la parte de atrás.

—¿Puedo ayudarla? —preguntó la mujer pelirroja de pie detrás del


mostrador. Tal vez era unos años mayor que Cecilia y hablaba con un ligero
acento, Cecilia no habría podido decir que no sabía que los propietarios
procedían de Holanda.

—Sí, gracias, quisiera un pan redondo, por favor —dijo Cecilia,


señalando hacia una fila de tres acomodados rechonchos y bonitos en el
estante, con una corteza dorada moteada que se veía diferente de todo lo
que había visto en casa—. ¿Son todos del mismo precio?

La mujer ladeó la cabeza hacia un lado.

—Lo eran, pero ahora que lo menciona, el de la derecha se ve un poco


pequeño. Puede tenerlo por menos de un centavo.

Cecilia ya estaba calculando dónde iría a comprar mantequilla o


queso para comer con el pan, pero entonces solo tenía que preguntar:

—¿Qué es ese delicioso olor?

La mujer sonrió.
71
Página
—Speculaas1. Recién horneado ¿Nunca ha probado una?

Cecilia negó con la cabeza. Estaba tan hambrienta. Finalmente había


tenido una comida adecuada la noche anterior, pero parecía que eso solo
le había hecho recordar a su barriga lo mal que la había estado
maltratando. Y aunque el bistec y el pastel de riñón en el Cabeza del Diablo
habían sido buenos, Cecilia estaba realmente salivando ante la idea de
algo dulce.

—Rompí una cuando las saqué de la bandeja —dijo la mujer—. Puede


tenerla gratis.

—Oh, no, no podría…

La mujer lo rechazó.

—Nunca ha probado una. No puedo cobrarle por probarla.

—En realidad, podría —dijo Cecilia con una sonrisa—, pero no discutiré
más con usted.

—No la he visto antes en la tienda —dijo la mujer sobre su hombro


mientras se deslizaba hacia la cocina.

—Vine una vez —dijo Cecilia, declinando mencionar que no había


hecho una compra—. La semana pasada. Había un señor mayor aquí.

—Mi padre —confirmó la mujer.

—Entonces es la señorita Rooey-ehrm, Roojak… Santo cielo, ¿cómo lo


pronuncio?

—Rooijakkers —dijo la mujer con una sonrisa mientras regresaba por la


puerta—. Pero en realidad soy la señora Leverett.

1 Speculaas: Es una especie de galleta navideña muy tradicional en Bélgica, en Holanda.


72
Página
—Gracias a Dios —dijo Cecilia con una sonrisa de alivio—. Sé que
acaba de decir su nombre, pero no creo que pueda pronunciarlo.

—A menudo le he dicho a mi esposo que es por eso que me casé con


él —bromeó la Sra. Leverett.

Cecilia se rio hasta que se dio cuenta de que ella también estaba
agarrándose a un esposo por su nombre. En su caso, sin embargo, era para
que el Comandante Wilkins hiciera su maldito trabajo.

—El holandés no es un lenguaje fácil —dijo la señora Leverett—, pero si


planea estar en Nueva York por algún tiempo, puede que valga la pena
aprender algunas frases.

—No sé cuánto tiempo estaré aquí —dijo honestamente Cecilia. Con


suerte no demasiado tiempo. Ella solo quería encontrar a su hermano.

Y asegurarse de que Edward recuperara su fuerza. No podría irse hasta


que no le aseguraran su bienestar.

—Su inglés es excelente —le dijo a la panadera.

—Nací aquí. Mis padres también, pero hablamos holandés en casa.


Tome —le tendió dos trozos de la galleta plana, marrón caramelo—,
pruébela.

Cecilia le dio las gracias de nuevo, colocando las piezas juntas en su


forma rectangular original antes de levantar la parte más pequeña hacia su
boca y tomar un mordisco.

—¡Oh Dios mío! Esto es divino.

—Entonces, ¿le gusta? —Los ojos de la señora Leverett se abrieron de


par en par con deleite.

—¿Cómo no podría? —Sabía a cardamomo, clavo de olor y azúcar


ligeramente quemada. Era completamente extraña y, sin embargo, de
alguna manera la añoraba. Tal vez era solo el acto de compartir una galleta
73
Página
durante una conversación. Cecilia había estado demasiado ocupada para
darse cuenta de que también había estado sola.

—Algunos de los oficiales dicen que son demasiado delgadas y que se


desmenuzan —dijo la señora Leverett.

—Están locos —respondió Cecilia a través de su boca algo llena—.


Aunque debo decir que estas irían excelentes con té.

—No es fácil de conseguir, me temo.

—No —dijo Cecilia con pesar. Lo sabía muy bien como para traer algo
con ella, pero no había empacado lo suficiente, y se había acabado dos
tercios en su camino a través del Atlántico. En la última semana estaba
reutilizando sus hojas y cortando sus raciones a la mitad por cada bote.

—No debería quejarme —dijo la señora Leverett—. Aún podemos


obtener azúcar, y eso es mucho más importante para una panadería.

Cecilia asintió, tomando un mordisco de la segunda mitad de su


galleta. Ella necesitaba hacer que esta durara un poco más.

—Los oficiales toman té —continuó la señora Leverett—. No mucho,


pero más que cualquiera.

Edward era un oficial. Cecilia no deseaba aprovechar su riqueza, pero


si podía conseguir algo de té...

Ella pensó que podría ofrecer una porción muy pequeña de su alma a
cambio de una buena taza.

»No dijo su nombre —dijo la señora Leverett.

—Oh, lo siento mucho. Estoy bastante distraída hoy. Soy la señorita


Har… lo siento. La señora Rokesby.

La otra mujer sonrió a sabiendas.


74
Página
—¿Recién casados?

—Exactamente. —Cuan exactamente, Cecilia no podría explicarlo—.


Mi esposo —intentó no tropezar con la palabra—, es un oficial. Un Capitán.

—Lo había sospechado por mucho —comentó la señora Leverett—. No


hay otra razón por la que estaría aquí en Nueva York en medio de una
guerra.

—Es extraño —reflexionó Cecilia—. No se siente como una guerra. Si no


hubiera visto a los soldados heridos... —Se detuvo, reconsiderando sus
palabras. Ella podría no ser testigo de peleas reales en este puesto militar
británico, pero las señales de lucha y privación estaban en todas partes. El
puerto estaba lleno de barcos carcelarios, y, de hecho, cuando el barco de
Cecilia había arribado, había sido advertida de quedarse agachada
cuando los pasaran.

El olor, había oído, era demasiado para soportar.

»Disculpe —le dijo a la otra mujer—. Hablé muy cruelmente. Hay mucho
más en la guerra que el frente de un campo de batalla.

La señora Leverett sonrió, pero fue una sonrisa triste. Cansada.

—No hay necesidad de disculparse. Ha estado relativamente tranquilo


aquí durante dos años. Ruegue a Dios que siga estándolo.

—De hecho —murmuró Cecilia. Miró por la ventana, por qué, no estaba
segura—. Supongo que debo irme pronto. Pero primero, por favor, envuelva
media docena de speculaas. —Ella frunció el ceño, haciendo un poco de
aritmética en su cabeza. Tenía suficiente dinero en el bolsillo—. No, que sea
una docena.

—¿Una docena completa? —La señora Leverett le dio una sonrisa


descarada—. Espero que encuentre ese té.
75
Página
—Yo también lo espero. Estoy celebrando. Mi esposo —ahí va otra vez
esa palabra—, está dejando el hospital hoy.

—Oh, lo siento mucho. No me di cuenta. Pero supongo que esto


significa que se está recuperado.

—Casi. —Cecilia pensó en Edward, todavía tan delgado y pálido. Ni


siquiera lo había visto salir de la cama todavía—. Todavía necesita tiempo
para descansar y recuperar su fuerza.

—Qué suerte tiene de tener a su esposa a su lado.

Cecilia asintió, pero su garganta se sentía tensa. Deseó poder decir que
era porque las speculaas la habían hecho tener sed, pero estaba bastante
segura de que era su propia conciencia.

»Sabe —dijo la señora Leverett—, hay mucho para disfrutar aquí en


Nueva York, incluso con la guerra tan cerca. La clase alta aún es anfitriona
de fiestas. No asisto, por supuesto, pero de vez en cuando veo a las damas
con sus mejores galas.

—¿En serio? —Las cejas de Cecilia se levantaron.

—Oh sí. Y creo que habrá una actuación de Macbeth la próxima


semana en el Teatro John Street.

—Está bromeando.

La señora Leverett levantó una mano.

—Lo juro, por los hornos de mi padre.

Cecilia no pudo evitar reírse de eso.

—Tal vez intentaré asistir. Ha pasado un tiempo desde que fui al teatro.
76
Página
—No puedo garantizar la calidad de la producción —dijo la señora
Leverett—. Creo que la mayoría de los roles están siendo interpretados por
oficiales británicos.

Cecilia trató de imaginar al Coronel Stubbs o al Comandante Wilkins


pisando el escenario. No fue una imagen bonita.

»Mi hermana fue cuando presentaron Otelo —continuó la señora


Leverett—. Dijo que el paisaje estaba muy bien pintado.

Si eso no era una condena con débiles alabanzas, Cecilia no sabía lo


qué era. Pero los mendigos no podían elegir, y de verdad, no veía a menudo
a Shakespeare en Derbyshire.

Tal vez trataría de ir.

Si Edward estaba de acuerdo.

Si todavía estuvieran “casados”.

Cecilia suspiró.

»¿Dijo algo?

Cecilia negó con la cabeza, pero debió haber sido una pregunta
retórica porque la señora Leverett ya estaba envolviendo los speculaas en
un pañuelo. —Me temo que no tenemos papel—, dijo la panadera con una
expresión de disculpa. —Como el té, está escaso.

—Significa que tendré que regresar para devolverle la tela —dijo


Cecilia. Y cuando se dio cuenta de lo feliz que la había hecho, solo la idea
de compartir un saludo con una mujer de su edad, dijo—: Soy Cecilia.

—Beatrix —dijo la otra mujer.

—Estoy muy contenta de haberla conocido —dijo Cecilia—. Y gracias


por... no, espere. ¿Cómo digo gracias en holandés?
77
Página
Beatrix sonrió ampliamente.

—Dank u.

Cecilia parpadeó sorprendida.

—¿De verdad? ¿Eso es todo?

—Escogió una fácil —dijo Beatrix encogiéndose de hombros—. Si


quisiera aprender por favor…

—Oh, no me diga —dijo Cecilia, sabiendo que lo haría, de todos


modos.

—Alstublieft —dijo Beatriz con una sonrisa—. Y no diga que suena como
un estornudo.

Cecilia se rio entre dientes.

—Me quedaré con dank u. Por ahora.

—Adelante —dijo Beatrix—. Vuelva con su esposo.

Esa palabra otra vez. Cecilia se despidió con una sonrisa, pero se sintió
vacía. ¿Qué pensaría Beatrix Leverett si supiera que Cecilia no era más que
un fraude?

Salió de la tienda antes de que sus lágrimas pudieran salir de sus ojos.

—Espero que tengas un diente dulce, porque compré… oh.

Edward levantó la vista. Su esposa había regresado con un pequeño


paquete de tela y una sonrisa decidida.
78
Página
Sin embargo, no estando lo suficientemente determinada. Esta se
tambaleó y cayó cuando lo vio sentado con los hombros caídos en el
extremo de la cama.

»¿Estás bien? —preguntó.

No realmente. Había logrado vestirse solo, pero eso era solo porque ella
había puesto su uniforme en la cama antes de irse. Honestamente, no sabía
si hubiera sido capaz de cruzar la habitación por su cuenta. Sabía que
estaba débil, pero no se había dado cuenta de cuánto hasta que había
girado las piernas por el borde de su catre e intentado levantarse.

Era patético.

—Estoy bien —murmuró.

—Por supuesto —murmuró poco convencida—. Yo… ah… ¿Te apetece


una galleta?

Observó sus delgadas manos mientras desenvolvía su paquete

—Speculaas —dijo, reconociéndolas al instante.

—¿Las has probado antes? Oh, por supuesto que lo has hecho. Me
olvido, que has estado aquí por años.

—No años —dijo, tomando una de las finas galletas—. Estuve en


Massachusetts por casi un año. Luego, Rhode Island. —Le dio un mordisco.
Dios, eran buenas. Levantó la vista—. Y aparentemente Connecticut
también, no es que lo recuerde.

Cecilia se sentó en el extremo de la cama. Bueno, más como una


percha. Tenía esa mirada de alguien que no quería sentirse demasiado
cómodo.

—¿Los holandeses se establecieron en todas las colonias?


79
Página
—Justo aquí. —Terminó la galleta y tomó otra—. No ha sido Nueva
Amsterdam durante más de un siglo, pero la mayoría de los holandeses se
quedaron cuando la isla intercambió la propiedad. —Frunció el ceño. En
realidad, no tenía idea de si la mayoría se había quedado, pero caminando
por la ciudad, se sentía como si lo hubieran hecho. La influencia holandesa
se extendió por toda la isla, desde las distintivas fachadas en zigzag de los
edificios hasta las galletas speculaas y pan crujiente en la panadería.

—Aprendí a decir gracias —dijo.

Sintió que sonreía.

—Muy ambicioso de tu parte.

Lo miró.

—Supongo que conoces la frase, entonces.

Tomó otra galleta.

—Dank u.

—De nada —dijo ella con un rápido movimiento de los ojos—, pero tal
vez deberías disminuir la velocidad. No creo que sea una buena idea comer
demasiado a la vez.

—Probablemente no —estuvo de acuerdo, pero se la comió, de todos


modos.

Esperó pacientemente mientras él terminaba, luego esperó paciente-


mente mientras se sentaba en el borde del catre, tratando de invocar su
fuerza.

Era una mujer paciente, su esposa. Tendría que serlo, sentada tres días
junto a su aburrido lecho. No hay mucho que hacer con un esposo
inconsciente.
80
Página
Pensó en su viaje a través del Atlántico. Para obtener noticias de su
hermano y luego decidir ir a ayudarlo, todo el tiempo sabiendo que tomaría
meses…

Eso también tenía el sello distintivo de un individuo paciente.

Se preguntó si a veces ella quería gritar de frustración.

Tendría que ser paciente un poco más, pensó sombríamente. Sus


piernas eran como gelatina. Apenas podía caminar. Demonios, incluso
permanecer de pie era una tarea ardua, y en cuanto a legitimizar su
matrimonio en todos los sentidos…

Eso iba a tener que esperar.

Más era la pena.

Aunque se le ocurrió que aún podrían salir de esta unión si así lo


decidían. La anulación por falta de consumación era una maniobra legal
complicada, pero también lo era el matrimonio por poderes. Si no quería
estar casado, estaba bastante seguro de que no tenía por qué estarlo.

—¿Edward?

Su voz le hacía cosquillas en el borde de su mente, pero estaba


demasiado perdido en sus pensamientos para responder. ¿Deseaba estar
casado con ella? Si no, malditamente no podría acompañarla al Cabeza
del Diablo. Podría no tener la fuerza para llevarla adecuadamente a la
cama, pero si compartían una habitación, incluso por una noche, estaría
completamente comprometida.

»¿Edward?

Se giró, lentamente, obligándose a enfocarse. Lo miraba con


preocupación, pero ni siquiera eso podía nublar la asombrosa claridad de
sus ojos.

Puso una mano sobre la suya.


81
Página
»¿Estás seguro de que estás lo suficientemente bien como para irte
hoy? ¿Debería buscar al doctor?

Observó su rostro.

—¿Quieres estar casada conmigo?

—¿Qué? —Algo cerca de la alarma corrió por sus facciones—. No


entiendo.

—No tienes que estar casada conmigo —dijo con cuidado—. No


hemos consumado el matrimonio.

Sus labios se separaron, y curiosamente, pudo ver que no estaba


respirando.

—Pensé que no recordabas —susurró.

—No tengo que recordar. Es simple lógica. Estaba en Connecticut


cuando llegaste. Nunca antes habíamos estado juntos en una habitación
antes de llegar al hospital.

Tragó saliva, y sus ojos se posaron en su garganta, en su delicado arco,


en el pulso que temblaba bajo su piel.

Dios, quería besarla.

»¿Qué deseas, Cecilia?

Di que me deseas a mí.

El pensamiento irrumpió en su cerebro. No quería que lo dejara. Apenas


podía sostenerse por sí mismo. Pasarían semanas antes de que recuperara
la mitad de su fuerza. La necesitaba.

Y él la deseaba.

Pero, sobre todo, quería que ella lo deseara.


82
Página
Cecilia no habló durante varios segundos. Su mano dejó la suya, y
abrazó su cuerpo. Parecía estar mirando a un soldado al otro lado de la
iglesia cuando preguntó:

—¿Me estás ofreciendo liberarme?

—Si eso es lo que quieres.

Lentamente, sus ojos se encontraron con los suyos. —¿Qué es lo que tú


deseas?

—Esa no es la pregunta.

—Prefiero pensar que lo es.

—Soy un caballero —dijo con rigidez—. Me inclinaré ante tus deseos en


este asunto.

—Yo… —Atrapó su labio inferior entre sus dientes—. Yo… no quiero que
te sientas atrapado.

—No me siento atrapado.

—¿No lo haces? —Sonó honestamente sorprendida.

Se encogió de hombros.

—Tengo que casarme eventualmente.

Si encontraba esto poco romántico, no se veía en su rostro.

»Obviamente acepté el matrimonio —dijo. Amaba a Thomas Harcourt


como a un hermano, pero Edward no podía imaginar lo que podría haberlo
hecho consentir en un matrimonio que no deseaba. Si estaba casado con
Cecilia, malditamente bien que había deseado estarlo.

La miró de cerca.

Su mirada se deslizó al suelo.


83
Página
¿Estaba evaluando sus opciones? ¿Intentando decidir si realmente
deseaba ser la esposa de un hombre cuyo cerebro no estaba completo? Él
podría permanecer de esta manera por el resto de su vida. Por lo que
sabían, el daño era más profundo que su memoria. ¿Qué pasaría si se
despertara un día y ya no pudiera hablar? ¿O moverse correctamente?
Podría verse obligada a cuidarlo como lo haría con un niño.

Podría ocurrir. No había forma de saberlo.

»¿Qué quieres, Cecilia? —preguntó, consciente de que una nota de


impaciencia había entrado en su voz.

—Yo… —Tragó saliva, y cuando volvió a hablar, su voz era un poco más
segura—. Creo que deberíamos ir al Cabeza del Diablo. Esta no es una
conversación que deseo tener aquí.

—Nada va a cambiar en la próxima media hora.

—Sin embargo, tú podrías hacerlo con una comida que no esté hecha
de harina y azúcar. Y un baño Y un afeitado. —Se levantó, pero no tan
rápido como para perderse el rubor rosado de sus mejillas—. Te ofreceré
privacidad para los dos últimos.

—Muy generoso de tu parte.

No comentó sobre su tono seco. En lugar de eso, alcanzó su abrigo,


que yacía en forma de una raya escarlata a los pies de su cama. Lo
extendió.

—Tenemos una reunión esta tarde. Con el Comandante Wilkins.

—¿Por qué?

—Trae noticias de Thomas. O al menos espero que lo haga. Lo vi en la


posada anoche. Dijo que haría averiguaciones.

—¿No lo ha hecho ya?


84
Página
Pareció un poco incómoda cuando dijo:

—Tomé tu consejo y le informé sobre nuestro matrimonio.

Ah. Ahora quedó claro. Ella también lo necesitaba. Edward forzó una
sonrisa alrededor de sus dientes apretados. No era la primera vez que una
mujer encontraba que su nombre era lo más atractivo de él. Al menos esta
dama tenía motivos desinteresados.

Le tendió su abrigo. Con un poco de esfuerzo, se puso de pie y le


permitió que lo ayudara a ponérselo.

—Estará caliente —le advirtió.

—Lo está, como dijiste, es junio.

—No es como junio en Derbyshire —murmuró.

Se permitió sonreír ante eso. El aire de verano en las colonias tenía una
desagradable sólida cualidad. Algo así como la niebla, si uno la calentaba
a la temperatura del cuerpo.

Miró hacia la puerta, tomó aliento.

—Yo… Necesitaré ayuda.

—Todos necesitamos ayuda —dijo en voz baja. Lo tomó del brazo, y


luego, lentamente, sin decir una palabra, se dirigieron a la calle, donde
esperaba un carruaje para llevarlos la corta distancia al Cabeza del Diablo.
85
Página
¿Le mostraste mi miniatura? Cuán terriblemente vergonzoso. Thomas, ¿en qué
estabas pensando? Por supuesto que debe llamarme linda. Difícilmente podía hacer otra
cosa. Eres mi hermano. No puede muy bien comentar sobre mi monstruosamente grande
nariz.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas

U
na hora después, Cecilia estaba sentada en salón del Cabeza
del Diablo, metódicamente terminando su almuerzo mientras
Edward examinaba una copia reciente de la Royal Gazette. Ella
también había comenzado su comida con un periódico en su mano, pero
había estado tan sorprendida por el párrafo que anunciaba la venta de "Un
Hombre Negro, un buen Cocinero y no se Marea", que lo había dejado y en
su lugar había puesto sus ojos en su plato de cerdo y papa.

Edward, por otro lado, leyó el periódico de adelante hacia atrás, y


luego, después de pedirle al mesonero que localizara un ejemplar de la
semana anterior, repitió el proceso con ese. No se había molestado en
explicaser, pero era evidente para Cecilia que estaba tratando de llenar las
lagunas en su memoria. No estaba segura de que ayudaría; más bien
dudaba que fuera a encontrar pistas sobre su tiempo en Connecticut en un
periódico público. Pero sin duda no estaría mal, y, de todos modos, parecía
el tipo de hombre que querría mantenerse al corriente de las noticias del
día. Era como Thomas en ese sentido. Su hermano nunca se excusaba de la
mesa del desayuno sin terminar todo el London Times. Era de hace varios
días para el momento que llegaba a ellos en Matlock Bath, pero eso nunca
86
Página
parecía molestarlo. Mejor estar retrasado en las noticias que desconocerlas
por completo, lo había dicho a menudo, y, además, no había nada que
pudiera hacer al respecto.

Cambia lo que puedes, le había dicho una vez, y acepta lo que no


puedes. Se preguntaba qué pensaría Thomas de su reciente comporta-
miento. Tenía la sensación de que habría puesto su lesión y posterior
desaparición con firmeza en la categoría "acepta lo que no puedes".

Dejó salir un pequeño resoplido. Era un poco tarde para eso ahora.

—¿Dijiste algo? —preguntó Edward.

Sacudió su cabeza.

—Simplemente pensando en Thomas —dijo, ya que estaba activa-


mente tratando de no mentir siempre que fuera posible.

—Lo encontraremos —dijo Edward—. O tendremos noticias. De una u


otra manera.

Cecilia tragó, tratando de empujar el bulto en su garganta mientras le


daba un agradecido asentimiento. Ya no estaba sola en esto. Todavía
estaba asustada, ansiosa y llena de dudas, pero no estaba sola.

Era asombroso la diferencia que hacía.

Edward comenzó a decir algo más, pero fueron interrumpidos por la


joven mujer que antes había traído su comida. Como todo el mundo en
Nueva York, Cecilia pensó, se veía cansada y sobrecargada de trabajo.

Y acalorada. Honestamente, Cecilia no sabía cómo vivía la gente en


estos veranos. El aire en casa nunca era tan espeso con la humedad a
menos que en realidad estuviera lloviendo.

Había escuchado que los inviernos eran igualmente extremos. Rezaba


para que no estuviera todavía aquí cuando cayera la primera nevada. Uno
87
Página
de los soldados en el hospital le había dicho que el terreno se congelaba
como una roca, y el viento era suficiente para quemar sus orejas.

—Señor —dijo la jovencita con una rápida reverencia—, su baño está


listo.

—Lo necesitas incluso más ahora —dijo Cecilia, señalando sus dedos
manchados con tinta. Pasó sin decir que nadie en el Cabeza del Diablo
tenía el tiempo o la inclinación para sellar la tinta con una plancha caliente.

—Esto te hace morirte por las comodidades del hogar —murmuró,


mirando distraídamente las yemas de sus dedos.

Arqueó una ceja.

—¿De verdad? ¿Esto es lo que más extrañas? ¿Un periódico bien


planchado?

Le lanzó un vistazo, pero pensó más bien que le gustaba cuando se


burlaba de él. No era el tipo de hombre que desearía ser tratado como un
inválido, con gente de puntillas alrededor de él y atenta a sus palabras. De
todas formas, cuando dejó el periódico y miró hacia la salida, Cecilia se
frenó de preguntar si quería que lo ayudara a subir las escaleras y en su lugar
se puso de pie y silenciosamente le tendió el brazo. Había visto lo que le
costó pedir su ayuda atrás en el hospital.

Algunas cosas era mejor hacerlas sin palabras.

Estaba agradecida, en realidad, de que la hubiera ignorado a favor de


la Gazette durante toda su comida. Todavía estaba nerviosa por su oferta
de liberarla de su matrimonio. Nunca —nunca— había esperado que hiciera
eso. En retrospectiva, se consideró afortunada de que sus rodillas no
cedieran. Había estado simplemente allí de pie con un montón de galletas
holandesas y de repente él ofreció liberarla.

Como si él hubiera sido el único al atraparla.


88
Página
Debería haberlo hecho. Ella trató de mentirse a sí misma y decir que lo
habría hecho, excepto que...

La expresión en su rostro.

No había movido un músculo. Pero no era como si se hubiera


congelado. Estaba simplemente... quieto.

Pensó que podría haber estado conteniendo la respiración.

Pensó que ni siquiera podría haberse dado cuenta de que estaba


conteniendo la respiración.

No quería que ella se fuera.

Cecilia no sabía por qué estaba tan segura de esto; no había razón
para que conociera sus expresiones, para ser capaz de interpretar las
emociones contenidas profunda y fuertemente detrás de sus ojos zafiro. Solo
lo conoció de verdad —cara a cara— durante un día.

No podía imaginar por qué quería que se quedara, salvo por el hecho
de que necesitaba una enfermera y ella era conveniente, pero parecía
querer permanecer casado con ella.

La ironía solo creció y creció.

Pero, se recordó a sí misma que, no podía arriesgarse a revelar la


verdad antes de su reunión con el Comandante Wilkins. Tenía la sensación
de que el Capitán Edward Rokesby era un modelo de honestidad, y no sabía
si él, incluso podría, hacerse mentirle a su superior militar. Podría sentirse
moralmente obligado a informarle que mientras él había deseado ayudar a
la señorita Cecilia Harcourt en su búsqueda de su hermano, él no era, en
realidad, su esposo.

Cecilia ni siquiera podía imaginar el resultado de esa conversación.

No, si ella confesaba su duplicidad a Edward, tendría que ser después


de que vieran al Comandante.
89
Página
Se dijo que esto era aceptable.

Se dijo muchas cosas.

Y luego trató de no pensar en ello.

»Los peldaños de la escalera son estrechos —le dijo a Edward mientras


se acercaban a la escalera—, y son empinados.

Gruñó su agradecimiento por la advertencia, y con la mano apoyando


su brazo, subieron. No podía imaginar lo que esto le hacía, el ser tan
dependiente de los demás. Ella nunca lo había visto en plena salud, pero
era alto, probablemente casi un metro ochenta, y sus hombros parecían ser
amplios y fuertes cuando tenía un poco más de músculo en sus huesos.

Este no era un hombre acostumbrado a necesitar ayuda para subir un


tramo de escaleras.

»Estamos justo al final del pasillo —dijo, inclinando su cabeza hacia la


izquierda cuando llegaron a su piso—. Número doce.

Asintió, y cuando se acercaron a su puerta, ella dejó ir el brazo y le


entregó la llave. No era mucho, pero era algo que podía hacer por ella, y
sabía que lo haría sentirse un poco mejor, aunque no se diera cuenta de por
qué.

Pero entonces, en el último segundo antes de que deslizara la llave en


su lugar, dijo:

—Esta es tu última oportunidad.

—Yo… ¿perdón?

La llave giró en la cerradura, el chasquido haciendo eco fuertemente


en el pasillo.

—Si deseas anular nuestra unión —dijo con una voz que no vaciló—,
debes decírmelo ahora.
90
Página
Cecilia intentó decir algo, de verdad lo hizo, pero su corazón estaba
golpeando hacia su garganta, y sus dedos de las manos y los pies casi se
sentían como si estuvieran burbujeando de nervios. No creyó que hubiera
estado tan sorprendida nunca. O asustada.

»Diré esto solo una vez —dijo Edward, su firmeza un claro contraste con
el pandemonio en erupción en su interior—. Una vez que entres a la
habitación, nuestro matrimonio es definitivo.

Risa nerviosa burbujeó por su garganta. —No seas absurdo. Difícilmente


vas a complacerme esta tarde. —Entonces se le ocurrió que podría haber
insultado su hombría—. Ehm, al menos no antes de tu baño.

—Sabes tan bien como yo que no importa cuando te lleve a la cama


—dijo, sus ojos ardiendo sobre los suyos—. Una vez que entremos en esa
habitación juntos, como una pareja casada, estarás comprometida.

—No puedes comprometer a tu esposa —trató de bromear.

Él maldijo, la sola palabra emergiendo en un bajo, gruñido frustrado. La


blasfemia estaba completamente fuera de carácter, y lo suficiente para
sobresaltar a Cecilia a dar un paso atrás.

—Esto no es nada a lo que quitar importancia —dijo, de nuevo, parecía


estar manteniéndose rigurosamente quieto, pero esta vez fue traicionado
por el pulso latiendo furiosamente en su garganta—. Estoy ofreciéndote la
oportunidad de irte.

Sintió su cabeza sacudiéndose.

—¿Pero por qué?

Miró hacia arriba y abajo por el pasillo antes de sisear:

—Porque estoy malditamente bien dañado.


91
Página
Habría sido un grito si no estuvieran en un lugar tan público, de eso
Cecilia estaba segura. La intensidad de su voz estaría sellada en su mente
por una eternidad.

Y rompió su corazón.

—No, Edward —intentó tranquilizarlo—. No debes pensar de esa


manera. Estás…

—Me falta una parte de mi mente —interrumpió.

—No. No. —Era todo lo que parece que podría decir.

Agarró sus hombros, sus dedos mordiendo la piel.

—Necesitas entender esto, Cecilia. No estoy completo.

Sacudió su cabeza. Quería decirle que era perfecto, y que ella era un
fraude. Y que estaba tan apenada por tomar ventaja de su condición.

Nunca sería capaz de hacerle esto a él.

La dejó ir bruscamente.

»No soy el hombre con el que te casaste.

—Probablemente tampoco soy la mujer con la que te casaste


—murmuró.

La miró fijamente. La miró por tanto tiempo que su piel comenzó a


cosquillear.

—Pero creo… —susurró, solo entendiéndolo cuando las palabras


dejaron sus labios—, creo que podrías necesitarme.

—Jesús Dios, Cecilia, no tienes ni idea.

Y entonces, justo a la mitad del pasillo, la arrastró hacia sus brazos y la


besó.
92
Página
No había planeado hacerlo. Por amor de Cristo, había estado tratando
de hacer lo correcto. Pero había estado mirándolo fijamente con esos ojos
de espuma de mar, y cuando había susurrado que la necesitaba…

La única cosa que podría haberlo puesto más duro era si hubiera dicho
que ella lo necesitaba.

No tenía fuerzas. Había perdido bastante y ni siquiera hubiera podido


subir las escaleras por su cuenta, pero por Dios que podía besar a su esposa.

—Edward —jadeó.

Tiró de ella a través de la puerta.

—Seguimos estando casados.

—Oh Dios.

No tenía idea de a qué se refería con eso, pero no creía que le


importara.

La habitación era pequeña, con una cama que abarcaba casi la


mitad del piso, así que no fue difícil para él encontrar su camino hasta el
borde del colchón y sentarse, jalándola con él.

»Edward, yo…

—Shhh —le ordenó, tomando su rostro entre sus manos—. Quiero


mirarte.

—¿Por qué?

Sonrió.
93
Página
—Porque eres mía.

Sus labios se separaron en un delicioso óvalo, y él lo tomó como una


señal de arriba y la besó de nuevo. Al principio no respondió, pero no lo
rechazó. Por el contrario, tuvo la sensación de que se mantenía muy quieta,
conteniendo el aliento, esperando ver si el momento era real.

Y entonces, justo cuando pensaba que debía alejarse, lo sintió, un


pequeño movimiento de sus labios, el sonido de su voz por su piel mientras
soltaba un pequeño gemido.

—Cecilia —susurró. No sabía lo que había hecho estos últimos meses,


pero tenía la sensación de que no había sido algo de lo que estar orgulloso.
No había sido puro, encantador, o todo lo que vio cuando miró a los ojos.

Cuando la beso, probó la promesa de redención.

Rozó su boca sobre la de ella, suavemente, como un susurro. Pero no


fue suficiente, y cuando dejó escapar un pequeño maullido de deseo, la
mordisqueó, sus dientes raspando gentilmente a lo largo de la suave piel de
su labio interno.

Quería hacer esto toda la tarde. Solo yacer a su lado en la cama y


adorarla como la diosa que era. Solo sería un beso; era difícilmente capaz
de hacer algo más. Pero sería un beso sin fin, suave, lento y profundo, cada
caricia derritiéndose con la siguiente.

Era tan extraño, deseo sin urgencia. Decidió que le gustaba, por ahora.
Cuando fuera fuerte, cuando una vez más se sintiera como si mismo, le haría
el amor con cada parte de su alma, y sabría lo suficiente de sí mismo, y de
ella, que la experiencia lo llevaría al borde.

Y luego lo empujaría de nuevo.

»Eres hermosa —murmuró, y entonces, porque parecía tan importante


que ella supiera que él veía también la belleza que tenía dentro, dijo—: y
tan buena.
94
Página
Ella se quedó paralizada. Fue el más pequeño movimiento, pero todos
sus sentidos estaban tan sintonizados con ella que hubiera sabido si hubiera
respirado de forma diferente.

—Debemos detenernos —dijo, y a pesar de que escuchó arrepenti-


miento en su voz, no escuchó una falta de resolución.

Suspiró. La deseaba. Lo sentía dentro como una pluma creciente, pero


no podía hacerle el amor en este estado: sucio, exhausto. Se merecía
mucho más, y francamente, él también.

»Tu agua se enfriará —dijo ella.

Miró hacia la bañera. No era grande, pero serviría, y sabía que el vapor
levantándose de la superficie no duraría mucho.

»Debería ir abajo —dijo torpemente poniéndose de pie. El vestido que


estaba usando era de un suave y rosa apagado, y su mano parecía
fusionarse en él mientras arrugaba la falda, retorciendo la tela entre sus
dedos.

Se veía absolutamente mortificada, y no pudo evitar encontrarla


adorable.

—No deberías sentirte avergonzada —le recordó—, soy tu esposo.

—Todavía no —murmuró—, no de esa forma.

Sintió una sonrisa creciendo por dentro.

»Realmente debería irme —dijo sin dar un paso en realidad.

La sonrisita se extendió a una completamente abierta sonrisa.

—Por mí no te vayas. Creo que, en la época medieval, el baño del


esposo era considerado una importante tarea de la esposa.
95
Página
Ante eso ella puso los ojos en blanco, y una cálida felicidad comenzó
a extenderse dentro de él. Era divertida cuando estaba avergonzada, pero
le gustaba más cuando se defendía.

»Podría ahogarme, lo sabes —dijo.

—Oh por favor.

—Podría. Estoy muy cansado. ¿Qué si me quedo dormido en la


bañera?

Se detuvo, y por unos segundos pensó que talvez realmente podría


creerle.

—No te vas a dormir en la bañera —dijo finalmente.

Soltó un dramático suspiro, como si dijera, nunca se sabe, pero se


apiadó de ella y dijo:

—Regresa en diez minutos.

—¿Solo diez?

—¿Es ese un comentario de mi nivel general de suciedad?

—Sí —dijo con bastante claridad.

Se rio con fuerza.

—Eres muy entretenida, ¿sabías eso, Cecilia Rokesby?

Volvió a poner sus ojos en blanco, y le entregó la toalla que había


dejado doblada prolijamente al final de la cama.

Él fingió un suspiro.

—Yo diría que fue por eso que me casé contigo, pero los dos sabemos
que no es verdad.

Se giró para mirarlo, su rostro extrañamente sin expresión.


96
Página
—¿Qué dijiste?

Se encogió de hombros mientras se quitaba el abrigo.

—Obviamente no recuerdo por qué me casé contigo.

—Oh, pensé que te referías a…

La observó con las cejas levantadas.

—Olvídalo.

—No, dímelo.

Pero su rostro ya se había vuelto muy rojo.

—Pensé que tal vez te estabas refiriendo a…

Esperó. Ella no terminó.

—¿El beso? —proveyó.

No había pensado que su piel pudiera alcanzar un matiz aún más


profundo, pero lo hizo. Dio los dos pasos que pendían entre ellos y le toco la
barbilla con la presión justa para levantar su mirada a la suya.

»Si te hubiera besado antes de nuestra boda —dijo suavemente—, no


habría ninguna duda en este momento sobre la permanencia de nuestro
matrimonio.

Su ceño se arrugó en adorable confusión.

Rozó sus labios contra los de ella y luego dijo contra su mejilla:

»Si hubiera sabido lo que era besarte, no hubiera permitido al ejército


mandarme lejos.

—Solo lo estás diciendo porque si —dijo, sus palabras un murmullo cerca


de su oreja.
97
Página
Retrocedió con una sonrisa divertida.

»No te negarías a una orden directa —dijo ella.

—¿De ti? Nunca.

—Detente —dijo alejándolo juguetonamente—. Sabes que eso no es lo


que quise decir.

Él tomó su mano y depositó un beso cortés en sus nudillos. Demonios


como si no se estuviera sintiendo ridículamente romántico.

—Le aseguro señora Rokesby, que habría encontrado tiempo para una
noche de bodas.

—Necesitas tomar tu baño.

—Auch.

—A menos que te guste el agua fría.

Estaba comenzando a pensar que podría necesitar agua fría.

—Punto anotado. Pero si pudiera agregar una cosa más a la


conversación…

—¿Por qué creo que estaré sonrojándome como un demonio en unos


segundos a partir de ahora?

—Ya estás sonrojándote —dijo con gran alegría al decirle—: y


simplemente iba a decir que…

—¡Estaré abajo! —gritó, corriendo por la puerta.

Edward sonrió desde lo alto de su cabeza hasta la punta de sus pies,


incluso cuando todo lo que quedaba para ver fuera el interior de la puerta
de su habitación.
98
Página
—Simplemente iba a decir —dijo en voz alta, su felicidad coloreando
cada palabra cálida y rosada—, que hubiera sido espectacular.

Va a ser espectacular, pensó mientras se quitaba el resto de sus ropas


y se metía en la bañera.

Pronto, si dependía de él.


99
Página
¿De qué demonios estás hablando? No tienes una nariz monstruosamente grande.

—de Thomas Harcourt para su hermana Cecilia

E
dward había dicho que necesitaba diez minutos, pero Cecilia
esperó unos sólidos veinticinco antes de volver a la habitación
doce. Había estado planeando permanecer abajo durante
media hora, pero luego comenzó a pensar, todavía estaba terriblemente
débil. ¿Qué si estaba teniendo dificultades para salir de la bañera?

El agua estaría fría ahora. Él podría estar pescando un resfrío. Se


merecía su privacidad, y ella ciertamente quería dársela, pero no a
expensas de su salud.

Era cierto que lo había visto en el peor estado cuando lo estaba


cuidando en el hospital, pero no lo había visto todo. Había aprendido a ser
muy creativa con la sábana. Lo había cubierto de una u otra manera,
siempre tratando de preservar su dignidad.

Y su modestia.

Toda Nueva York podría pensar que era una mujer casada, pero
todavía era muy inocente, incluso si un beso del Capitán Edward Rokesby la
había dejado sin aliento.

¿Sin aliento?
100
Página
Sin cerebro.

Realmente debería ser ilegal que un hombre tenga ojos de ese color.
En algún lugar entre aguamarina y zafiro, podrían hipnotizar a una chica de
un vistazo. Y sí, sus ojos habían estado cerrados cuando la estaba besando,
pero eso importaba poco cuando todo lo que podía imaginar era el último
momento antes de que sus labios tocaran los de ella, cuando pensó que
podría ahogarse en el azul profundo de su mirada.

A Cecilia siempre le habían gustado sus propios ojos, enorgulleciéndose


del color verde pálido que la separaba de la multitud. Pero Edward...

Era un hombre hermoso, no había forma de evitar eso.

Pero también podría morir congelado, pensó. O más bien, congelarse


hasta que se enfriara, y el cielo sabía que eso podría matarlo.

Se dirigió hacia las escaleras.

—¿Edward? —gritó, golpeando suavemente la puerta. Entonces


pensó: ¿por qué estaba callado?

Golpeó más fuerte.

»¿Edward?

Ninguna respuesta.

Un pequeño escalofrío de aprensión se deslizó por su brazo, y agarró la


manija de la puerta y la giró.

Dijo su nombre otra vez cuando la puerta se abrió, y entró, buscándolo


con los ojos. Cuando él no respondió, finalmente se volvió hacia la bañera.

»¡Te quedaste dormido! —Las palabras salieron directamente de su


boca antes de que se le ocurriera que no deseaba despertarlo de una
manera tan vigorosa.
101
Página
—¡Ahh! —Edward se despertó con un grito y un chapoteo, el agua
volando por el aire cuando Cecilia cruzó la habitación corriendo sin ninguna
razón que se pudiera imaginar.

Pero ella no podía quedarse parada ahí frente a él. Él estaba desnudo.

—Dijiste que no te quedarías dormido —acusó, con la espalda


firmemente hacia la bañera.

—No, tú dijiste que no me dormiría —respondió.

Él tenía razón, en todo esto.

—Bueno —dijo, en ese tono que claramente decía que no tenía ni idea
de cómo comportarse—. Espero que tu agua se haya enfriado.

Hubo un latido de silencio, seguido de:

—Es tolerable.

Cambió su peso de un pie a otro, luego se rindió y cruzó los brazos con
fuerza sobre su pecho. No estaba enojada; más bien, no parecía saber qué
hacer con su cuerpo.

—No debería desear que pesques un resfrío —dijo mirando sus pies.

—No.

¿No? ¿Eso era todo lo que iba a decir? ¿No?

»¿Ehm, Cecilia?

Ella hizo un pequeño sonido de reconocimiento.

»¿Crees que podrías cerrar la puerta?

—Ohpordioslosiento. —Corrió al otro lado de la habitación —lo que no


era una tarea tremendamente elegante dados los estrechos confines— y
102
Página
cerró la puerta con un esfuerzo considerablemente mayor de lo que estaba
justificado.

—¿Sigues aquí? —preguntó Edward. Cecilia tardíamente se dio cuenta


de que no podía verla. Su espalda estaba principalmente hacia la puerta, y
la bañera era demasiado pequeña para que pudiera girar cómodamente.

—Ehm, ¿sí? —Salió como una pregunta. No tenía idea de por qué.

Hubo una breve pausa, durante la cual probablemente estaba


pensando cómo responder mejor a una respuesta tan ridícula. Al final, sin
embargo, él solo preguntó:

—¿Crees que podrías entregarme la toalla?

—Oh. Sí. Por supuesto. —Con fastidio manteniéndose de espaldas a la


bañera, se acercó a la cama y agarró la toalla. A partir de ahí, solo tuvo que
estirar su brazo para dársela.

Él la tomó, y luego dijo:

—No digo esto para avergonzarte...

Lo que significaba que ella iba a estar mortificada.

»…y aprecio tus esfuerzos para preservar mi modestia, pero ¿no me


viste, eh, a mí, cuando me estuviste cuidando a principios de esta semana?

—No así —murmuró.

Una vez más, una pequeña pausa, y esta vez ella pudo imaginarse su
frente frunciendo el ceño mientras consideraba su respuesta.

»Te mantuve cubierto con la sábana —dijo finalmente.

—¿En todo momento?

—Estaba muy motivada.


103
Página
Él soltó una risita ante eso.

—Creo que voy a bajar —dijo, abriéndose camino hacia la puerta—.


Solo quería asegurarme de que no estuvieras pescando un resfrío.

—¿En junio?

—Has estado enfermo —dijo con remilgo.

Él suspiró.

—Aun lo estoy.

Cecilia apretó los labios, convocando su valor. Tenía razón, y su salud


era más importante que su tierna sensibilidad. Tomó una respiración.

—¿Necesitas ayuda para salir de la bañera?

—No —dijo en voz baja—. Al menos espero que no.

—Quizás debería quedarme. —Se movió un poco más cerca de la


puerta—. Solo mientras sales. En caso de que me necesites.

Ella esperaba que no lo hiciera. No era una toalla grande.

Un momento después escuchó un esfuerzo pesado, seguido por el


sonido del agua chapoteando contra el costado de la bañera.

»Estás…

—Estoy bien —escupió

—Lo siento. —No debería haber preguntado. Él era orgulloso. Pero ella
había estado cuidándolo durante días; era difícil detenerse, incluso si
trataba desesperadamente de mantener sus ojos para sí misma.

—No es tu culpa.

Asintió, aunque no tenía idea de si la estaba mirando.


104
Página
»Te puedes dar la vuelta ahora.

—¿Estás seguro?

—Estoy cubierto —dijo, sonando tal vez un poco harto de su


mojigatería.

—Gracias. —Se dio la vuelta. Lentamente, sin embargo. No estaba


segura de cómo definía cubierto.

Estaba en la cama, apoyado contra las almohadas con las mantas


sobre su regazo. Su pecho estaba desnudo. No era más de lo que había
visto cuando le había bañado por la fiebre en el hospital, pero parecía muy
diferente cuando tenía los ojos abiertos y alerta.

»Te ves mejor —dijo. Eso era cierto. Se había lavado el cabello y su piel
tenía un brillo más saludable.

Él sonrió cansado y se tocó la barba.

—No me afeité.

—Está bien —le aseguró—. No hay prisa.

—No creo que me sienta limpio hasta que lo haga.

—Oh. Bien... —Cecilia sabía que debería ofrecerse para afeitarlo. Era
claramente la única tarea que podía realizar por él mismo que haría la
mayor diferencia para su comodidad, pero era un gesto tan íntimo. El único
hombre al que había afeitado era su padre. Él no había tenido un ayuda de
cámara, y cuando sus manos se habían vuelto artríticas, ella se había hecho
cargo de la tarea.

—No es necesario —dijo Edward.

—No, no, puedo hacerlo. —Estaba siendo tonta y extraña. Ella había
cruzado el Océano Atlántico sola. Se había puesto cara a cara con el
Coronel Zachary Stubbs del Ejército de Su Majestad y le mintió a la cara para
105
Página
salvar la vida de un hombre. Seguramente ella podría afeitar la barba de
ese hombre.

—Probablemente debería preguntar si alguna vez has afeitado a un


hombre —murmuró Edward.

Ella ahogó una sonrisa mientras miraba alrededor de la habitación


buscando la navaja y el cepillo.

—Parece una pregunta prudente antes de permitirme llevar una


cuchilla a tu garganta.

Él se rio entre dientes.

—Hay una pequeña caja de cuero en mi baúl. Encontrarás lo que


necesitas allí.

Correcto. Su baúl. Las pertenencias de Edward se habían mantenido a


salvo para él mientras estaba desaparecido; el Coronel Stubbs había
dispuesto que los enviaran al Cabeza del Diablo ese mismo día.

Cecilia escudriñó el baúl, la ropa doblada con prolijidad, los libros y los
papeles. Parecía terriblemente íntimo ver sus pertenencias. ¿Qué llevaba un
hombre con él a una tierra extraña? Suponía que no debería parecerle una
pregunta tan extraña. Después de todo, ella también había empacado
para un viaje a través del océano. Pero a diferencia de Edward, nunca tuvo
la intención de quedarse mucho tiempo. Ella solo había traído lo más básico
de lo esencial; los recuerdos del hogar no habían sido una prioridad. De
hecho, el único recuerdo que había empacado era una miniatura de su
hermano, y eso fue solo porque pensó que podría ayudar a localizarlo una
vez que llegara a Norteamérica.

Bufó para sí misma. Pensó que podría necesitar ayuda para encontrar
a Thomas en el interior del hospital. Poco sabía que estaría buscando en una
colonia entera.

»¿La ves? —preguntó Edward.


106
Página
—Ehm, no, —murmuró, dejando de lado una suave camisa blanca de
lino. Estaba gastada y claramente había sido lavada muchas veces, pero
ella sabía lo suficiente de costura para ver que estaba extremadamente
bien hecha. Thomas no había tenido tan finas camisas. ¿Lo habían
considerado así como a Edward? Intento imaginarse a su hermano
remendando sus ropas y falló miserablemente. Ella siempre había hecho ese
tipo de cosas por él. Se había quejado, pero lo había hecho.

Lo que no daría por hacer esas cosas otra vez.

—¿Cecilia?

—Lo siento. —Vio en la esquina una caja de cuero y envolvió su mano


alrededor de ella.

—Mi mente estaba en otro lugar.

—En algún lugar interesante, espero.

Se volvió hacia él.

—Estaba pensando en mi hermano.

El rostro de Edward se puso solemne.

—Por supuesto. Lo siento.

—Me hubiera gustado ayudarlo a empacar su baúl —dijo. Su mirada


por encima del hombro de Edward. El no respondió, pero le dio un pequeño
asentamiento, de la clase que decía entender.

»No regresó a casa antes de irse a Norteamérica —continúo Cecilia—.


No sé si tenía a alguien para ayudarlo. —Levantó la vista—. ¿Lo tuviste?

—Mi madre —confirmó Edward—. Ella insistió. Pero fui capaz de hacer
una visita a casa antes de zarpar. Crake House no está lejos de la costa. El
viaje es de menos de dos horas en una montura rápida.
107
Página
Cecilia asintió tristemente. El regimiento de Edward y Thomas había
partido para el Nuevo Mundo desde el bullicioso Puerto de Chatham, en
Kent. Había estado demasiado lejos de Derbyshire para que Thomas
considerara un viaje a casa.

»Thomas vino a casa conmigo algunas veces —dijo Edward.

—¿Lo hizo? —Cecilia estaba sorprendida por lo feliz que la hizo eso. Los
relatos de Thomas de sus cuarteles eran un tanto sombríos. Estaba
agradecida de que él había tenido la oportunidad de pasar algún tiempo
en un hogar apropiado, con una familia apropiada. Miró a Edward y con
una pequeña sonrisa y sacudiendo la cabeza dijo—: Él nunca lo mencionó.

—Y yo aquí pensaba que ustedes se decían todo.

—No todo —dijo Cecilia, sobre todo para sí misma. Desde luego no le
había escrito a Thomas lo mucho que disfrutaba escuchando de Edward en
sus cartas. Si hubiera tenido la oportunidad de sentarse con su hermano,
para hablar con él cara a cara, ¿le habría dicho que estaba un poco
enamorada de su mejor amigo?

Pensó que no. Algunas cosas eran privadas, incluso de su hermano


favorito.

Tragó el bulto que se le formaba en la garganta. A Thomas siempre le


gustaba decir que él era su hermano favorito, a lo que ella siempre
respondía que era su único hermano. Y luego estaba su padre, que nunca
había tenido demasiado sentido del humor, protestaba que había
escuchado eso antes, y honestamente, ¿no podrían los dos resolver esto?

—¿En qué estás pensando? —pregunto Edward.

—Lo siento. Thomas otra vez. —Curvó un lado de su boca—. ¿Parecía


triste?

—No. Más bien feliz, en realidad.


108
Página
—Oh. —Parpadeo unas cuantas veces—. Supongo que lo estaba

Edward asintió hacia el baúl abierto.

—¿Dijiste que te hubiera gustado ayudarlo a empacar?

Pensó por un momento, sus ojos se volvieron nostálgicos.

—Eso creo. Hubiera sido agradable haber sido capaz de imaginarlo


con sus cosas.

Edward asintió.

»No es necesario, por supuesto —dijo rápidamente, girándose para que


el no pudiera verla conteniendo sus lágrimas—. Pero hubiera sido agradable.

—Realmente no necesitaba la ayuda de mi madre —dijo Edward


tranquilamente.

Cecilia se giró lentamente para verlo, mirando el rostro que se había


vuelto tan querido para ella en tan poco tiempo. No sabía cómo era su
madre, pero de alguna manera todavía podía imaginar la escena: Edward,
alto, fuerte y hábil, fingiendo un toque de incompetencia así su madre podía
preocuparse por él.

Encontró su mirada con solemne respeto.

—Eres un buen hombre, Edward Rokesby.

Por un momento el lució casi sorprendido por el cumplido, y luego se


sonrojó, aunque estaba casi oculto por su barba. Ella bajó su barbilla para
esconder su sonrisa. Él no sería capaz de esconderse detrás de su barba por
mucho tiempo.

—Ella es mi madre —murmuró Edward.

Cecilia abrió uno de los broches del estuche de afeitar.

—Como dije, un buen hombre.


109
Página
Se sonrojó de nuevo. Ella no pudo verlo —ya se había dado vuelta—
pero habría jurado que podía sentirlo, ondulando a través del aire inmóvil
de la habitación.

Le encantaba que se sonrojara.

Le encantaba lo que había causado.

Todavía sonriendo para sí misma, volvió a mirar el baúl, arrastrando sus


dedos a lo largo del borde. Como todas sus cosas, estaba bien hecho, de
madera fina y hierro, con las iniciales de Edward formadas por un patrón de
clavos alrededor.

»¿Por qué es la G?

—¿G?

—Tus iniciales. EGR.

—Ah. George.

Ella asintió.

—Por supuesto.

—¿Por qué dices por supuesto?

Ella lo miró.

—¿Qué más podría ser?

Él puso los ojos en blanco.

—Gregory. Geoffrey.

—No —dijo ella con el comienzo de una sonrisa astuta.

—Gawain.

Puso sus ojos en blanco.


110
Página
—Por favor. Eres un George.

—Mi hermano es un George —corrigió.

—También tú, aparentemente.

Se encogió de hombros.

—Es un nombre de familia. —Observaba mientras ella abría la maleta


de cuero y sacaba su navaja de afeitar—. ¿Cuál es el tuyo?

—¿Mi segundo nombre? Esmerelda.

Sus ojos se ampliaron.

—¿En serio?

Ella rio.

—No. No realmente. Difícilmente soy tan exótica. Es Anne. Cómo mi


madre.

—Cecilia Anne. Es encantador.

Sus mejillas se calentaron, lo cual le afecto de una forma muy rara,


determinando cuantas cosas más dignas de sonrojo le pasaron ese día.

—¿Cómo te afeitaste mientras estabas en Connecticut? —preguntó. Su


navaja de afeitar obviamente había sido empacada con el resto de sus
pertenencias. No la había tenido con el cuándo reapareció en la Bahía de
Kip.

Parpadeó unas cuantas veces.

—No lo sé.

—Oh, lo siento. —Que idiota era. Claro él no lo sabía.

—Pero —dijo, en un claro intento de frenar su vergüenza—, tengo dos


navajas de afeitar. La que tienes en tu mano es de mi abuelo. La otra fue
111
Página
adquirida justo antes de irme. Generalmente tomo esa cuando estoy
viajando sin comodidades. —Frunció el ceño—. Me pregunto qué paso con
ella.

—No recuerdo haberla visto con tus cosas en el hospital.

—¿Tenía cosas en el hospital?

Ella frunció el ceño.

—Ahora que lo preguntas, no. Solo la ropa que tenías puesta, me


dijeron. Y lo que sea que estaba en tus bolsillos. Yo no estaba allí cuando te
trajeron.

—Bien. —Rasco su barbilla—. Supongo que es por eso que no tengo mi


buena navaja de afeitar.

—Esta está muy bien —murmuró Cecilia. El mango era de marfil,


maravillosamente tallado y cálido en su mano. La cuchilla, de fino acero
Sheffield.

—Llevo el nombre de él —dijo Edward—. Mi abuelo. Sus iniciales están


en el mango, es por eso que me la dio.

Cecilia miró hacia abajo. Efectivamente, EGR había sido


delicadamente tallado en la punta del marfil.

—La navaja de afeitar de mi padre era parecida —dijo moviéndose


hacia el lavabo. Estaba vacío, así que la sumergió en la bañera—. El mango
no es tan fino, pero el acero es el mismo.

—¿Eres una conocedora de cuchillas de acero?

Ella le dio una mirada maliciosa.

—¿Tienes miedo?

—Creo que debería.


112
Página
Ella se rio.

—Cualquiera que viva tan cerca de Sheffield conoce su acero. Varios


de los hombres en el pueblo se han marchado en los últimos años para ir a
trabajar en los hornos de crisol.

—No una agradable ocupación, diría yo.

—No. —Cecilia pensó en sus vecinos, sus ex vecinos, supuso. Todos eran
hombres jóvenes, en su mayoría hijos de agricultores arrendatarios. Pero
ninguno de ellos se veía joven después de uno o dos años en los hornos.

»Me dijeron que la paga era considerablemente mejor que trabajar en


los campos —dijo—. Ciertamente espero que eso sea verdad.

Asintió mientras ella añadía un poco de jabón en un plato y lo convertía


en espuma con el cepillo que había encontrado al lado de la navaja. Lo
llevó a su lado de la cama y frunció el ceño.

—¿Qué?

—Tu barba es bastante larga.

—No estoy tan desaliñado como tal.

—Está más larga de lo que la de mi padre alguna vez lo estuvo.

—¿Es ahí donde perfeccionaste tus habilidades?

—Todos los días por los últimos años de su vida. —Inclinó su cabeza a un
lado, como un artista examinando su lienzo—. Sería mejor si pudiéramos
recortarla primero.

—Por desgracia, no tengo tijeras.

Cecilia tuvo de pronto una visión del jardinero yendo tras su rostro con
las cortacéspedes y tuvo que ahogar un resoplido de risa.

»¿Que? —exigió Edward.


113
Página
—Oh, no quieres saber. —Agarró el cepillo—. Demos a esto una
oportunidad.

Edward bajó su barbilla, permitiéndole cubrir el lado izquierdo de su


rostro con la espuma. No era tan gruesa como ella quería, pero serviría.
Trabajó cuidadosamente, usando una mano para estirar su piel mientras la
otra raspaba la cuchilla desde su mejilla hasta la barbilla. Con cada pasada
ella enjuagaba la cuchilla en el lavabo, viendo como el agua se volvía más
espesa con su barba.

—Tienes bastante rojo en la barba —observó—. ¿Alguno de tus padres


tiene el cabello rojo?

Comenzó a negar con la cabeza.

»¡No te muevas!

La miró de reojo.

—No me hagas preguntas.

—Touché.

—El cabello de mi madre es rubio —dijo Edward la siguiente vez que


enjuagaba la cuchilla de afeitar—. El de mi padre es castaño. Igual que el
mío. O más bien, solía serlo. Se está poniendo gris. O plateado, como prefiere
llamarlo. —Frunció el ceño, y su mirada se nubló con algo que se parecía
demasiado al remordimiento—. Me imagino que tendrá un poco más
cuando lo vea de nuevo.

—¿Cabello gris? —preguntó, manteniendo su voz cuidadosamente


ligera.

—De hecho. —Él levantó la barbilla mientras ella trabajaba en su


garganta—. Gracias otra vez por escribirles.

—Por supuesto. Solo desearía que hubiera alguna forma de avisarles


más rápido—. Había logrado enviar la carta a los Rokesby en el siguiente
114
Página
barco, pero, aun así, serian al menos tres semanas antes de que llegara a
Inglaterra. Y luego otras cinco antes de que puedan esperar una respuesta.

Se quedaron en silencio mientras Cecilia continuaba su trabajo. Le


resultaba mucho más difícil hacer un trabajo decente que cuando había
afeitado a su padre. Los bigotes de Edward tenían al menos tres centímetros
de largo, muy diferente al crecimiento de un solo día al que estaba
acostumbrada.

Sin mencionar el hecho que era Edward. Y acababa de besarla.

Y a ella le había gustado. Mucho.

Cuando ella se inclinó hacia él, el aire pareció cambiar a su alrededor,


arremolinándose en conocimiento. Era casi eléctrico, robándole la
respiración y hormigueándole en la piel. Y luego cuando finalmente tomó
aire, fue como si lo estuviera respirando a él. Olía delicioso, lo cual no tenía
sentido, ya que olía a jabón. Y hombre.

Y calor.

Querido Dios, se estaba volviendo loca. No puedes oler el calor. Y el


jabón no era delicioso. Pero nada parecía tener sentido cuando estaba tan
cerca de Edward Rokesby. Él confundía su cerebro, y sus pulmones se
sentían apretados… o livianos… o algo.

Honestamente, fue un milagro que ella pudiera mantener su mano


estable.

»¿Puedes girar la cabeza un poco? —preguntó—. Necesito llegar a esa


mancha junto a la oreja.

Él obedeció, y ella se inclinó aún más cerca. Necesitaba inclinar la


navaja para evitar cortarlo. Estaba tan cerca que ahora podía ver su aliento
agitándole el cabello. Sería tan fácil solo suspirar, para permitir fundirse con
él, sentir su cuerpo contra el suyo.
115
Página
—¿Cecilia?

Ella escuchó su voz, pero al parecer no podía hacer nada al respecto.


Se sentía casi suspendida, como si el aire fuera lo suficientemente espeso
como para mantenerla en su lugar. Y luego, como si su cerebro hubiera
necesitado un momento extra para pasar por el resto de su cuerpo,
retrocedió, y se alejó pestañeando lo que solo podía suponer era niebla de
deseo.

—Perdona —dijo, la palabra parecía venir más de su garganta que de


los labios—. Perdida en mis pensamientos.

No era una mentira.

—No tiene que ser perfecto —dijo, su voz tensa—. Mientras consigas
quitar la mayor parte, puedo hacer una afeitada más detallada mañana.

—Por supuesto —respondió, dando un tímido paso hacia atrás—. Yo...


ah… eso tomará mucho tiempo menos. Y estás cansado.

—Correcto —estuvo de acuerdo.

—Querrás… ehm… —Ella parpadeo un par de veces. Su torso desnudo


era mucha distracción—. ¿Quieres ponerte una camisa?

—Quizás después de que terminemos. Así no se moja.

—Por supuesto —dijo. De nuevo. Ella bajó la mirada hacia su pecho.


Una pequeña mancha de espuma se aferraba a la ligera pizca de cabello,
justo encima de su pezón. Extendió la mano para limpiarlo, pero en el
momento en que tocó su piel, su mano se envolvió alrededor de su muñeca.

—No —dijo.

Fue una advertencia.

Él la deseaba.
116
Página
Tal vez incluso más de lo que ella lo deseaba.

Ella se lamió los labios, que se habían quedado inexplicablemente


secos.

»No hagas eso —dijo con dificultad.

Sus ojos volaron hacia él, y ella estaba electrificada, atrapada por la
intensidad de su penetrante mirada azul. Lo sintió en su pecho, algo
golpeteando y palpitante, y por un momento no pudo hablar. Su mano
estaba caliente contra su piel, su toque inesperadamente tierno.

—No puedo dejarte así —dijo.

Él la miro, confundido. O tal vez como si pensara que debía haber


escuchado mal.

Hizo un gesto hacia su barba, llena en el lado derecho, completamente


ausente en el lado izquierdo.

»Te ves bastante incompleto.

Él tocó su barbilla, justo en el lugar donde la barba se encontraba con


la piel, y dejó salir un jadeo de diversión.

»Te ves ridículo —dijo.

Él acaricio un lado de su rostro, luego el otro.

Cecilia levantó la navaja y el cepillo.

»Probablemente debería terminar.

Su ceja derecha se elevó en un arco perfecto.

—¿No crees que debería reunirme con el Comandante Wilkins así?


117
Página
—Creo que podría pagar un buen dinero para ver eso. —Se deslizó
hacia el otro lado de la cama, aliviada de que la tensión parecía haberse
roto—. Si tuviera dinero.

Edward se movió sobre el colchón así estaba más cerca del borde,
luego se mantuvo quieto mientras ella lo enjabonaba.

—¿Te faltan recursos? —preguntó.

Cecilia se detuvo, preguntándose cuánto debería decirle. Se decidió


por:

—Este ha resultado ser un viaje más costoso de lo que había esperado.

—Ese es el caso para la mayoría de los viajes, supongo.

—Así me han dicho. —Enjuagó la navaja en el cubo—. Esta es la primera


vez que me he atrevido a más de treinta kilómetros de Derbyshire.

—¿De verdad?

—No te muevas —reprendió. Tenía la navaja en su garganta cuando él


se sobresaltó.

—Lo siento, ¿pero en serio? ¿La primera vez?

Ella se encogió de hombros, enjuagando la navaja de nuevo.

—¿A dónde habría ido?

—¿Londres?

—No hay razón para ir. —Los Harcourt eran respetables, desde luego,
pero difícilmente el tipo de enviar a una hija a la capital por una temporada.
Además, su padre odiaba las ciudades. Hizo un escándalo cuando había
tenido que ir a Sheffield. La única vez que había visto obligado a atender
negocios en Manchester, se había quejado por días—. Tampoco nadie que
me lleve.
118
Página
—Te llevaré.

Su mano se detuvo. Él creía que estaban casados. Por supuesto,


pensaría que algún día podría llevarla a Londres.

»Es decir, si lo deseas —añadió, sin comprender su vacilación.

Ella forzó una sonrisa.

—Eso sería maravilloso.

—Iremos al teatro —dijo bostezando—. O tal vez a la ópera. ¿Te gusta


la ópera?

De repente, estaba desesperada por terminar la conversación. Su


mente estaba llena de visiones de un futuro que incluía a ambos, un futuro
donde su apellido realmente era Rokesby, y ella vivía en una encantadora
casa en Kent con tres niños pequeños, todos con los impresionantes ojos
azules de su padre.

Era un futuro maravilloso. Simplemente no era el suyo

»¿Cecilia?

—Hemos terminado —dijo, un poco demasiado fuerte.

—¿Ya? —Frunció el ceño de forma curiosa mientras tocaba su mejilla


derecha—. Hiciste este lado mucho más rápido que el otro.

Se encogió de hombros.

—Supongo que era más fácil a medida que avanzaba. —No había
hecho un trabajo cuidadoso en el lado derecho, pero no era evidente a
menos que uno se colocara a su lado. Y en todo caso, él había dicho que
lo haría de nuevo mañana.

»Debería dejarte descansar. Estas cansado, y tenemos esa reunión más


tarde.
119
Página
—No tienes que irte.

Lo hacía. Por su propio bien.

—Te molestaré —dijo.

—No si estoy durmiendo. —Bostezó de nuevo, luego sonrió, y Cecilia


casi fue lanzada hacia atrás por la fuerza de su belleza.

»¿Qué? —preguntó. Él tocó su rostro—. ¿Se te escapo un lugar?

—Te ves diferente afeitado —dijo. ¿O lo susurró?

Le dio una sonrisa descarada.

—Más guapo, confío.

Mucho más. No hubiera pensado que eso fuera posible.

—Debería irme. Necesitaremos a alguien que cuide del agua y…

—Quédate —dijo simplemente—. Me gusta tenerte aquí.

Y mientras Cecilia se sentó cautelosamente al otro lado de la cama,


parecía imposible que no pudiera escuchar el sonido de su corazón
quebrarse.
120
Página
Por el amor de Dios, sé que no tengo una nariz monstruosamente grande.
Simplemente estaba haciendo un punto. No puedes esperar honestidad de parte del señor
Rokesby, cuando el tema de conversación es tu hermana. Él debe ser cortés. Creo que es
una sentencia no escrita entre los hombres, ¿no es así?

¿Cómo luce el Teniente Rokesby?

—de Cecilia Harcourt a su hermano Thomas

C
uando bajaron las escaleras a las cinco treinta esa tarde, el
Comandante Wilkins ya los estaba esperando en el comedor,
sentado cerca de la pared con una jarra de cerveza y un plato
de pan y queso. Edward le dio una nítida palmada en el hombro cuando se
levantó para saludarlos. No había servido junto a Wilkins, pero sus caminos
se habían cruzado con la suficiente frecuencia. El Comandante servía como
una especie de administrador de la guarnición británica en Nueva York y
ciertamente era el lugar correcto para comenzar en cualquier búsqueda de
un soldado desaparecido.

Edward siempre lo había encontrado algo pomposo, pero con eso


venía una adherencia rígida a las reglas y el orden, lo que él suponía era un
rasgo necesario en un administrador militar. Y, a decir verdad, él no habría
querido el trabajo del hombre.

Cecilia no perdió el tiempo una vez que estuvieron sentados.

—¿Tiene alguna noticia de mi hermano?


121
Página
El Comandante Wilkins le dio lo que hasta Edward podía reconocer
como una mirada condescendiente, y luego dijo:

—Es un gran teatro de guerra, querida. No podemos esperar encontrar


a un hombre tan rápido. —Señaló el plato en el centro de la mesa—.
¿Queso?

Cecilia se quedó momentáneamente desconcertada por el cambio


de tema, pero pareció recuperar su propósito rápidamente.

—Este es el ejército —protestó—. El Ejército Británico. ¿No somos la


fuerza más avanzada y mejor organizada del mundo?

—Por supuesto, pero…

—¿Cómo podríamos perder un hombre?

Edward puso suavemente una mano en su brazo.

—El caos de la guerra puede poner a prueba incluso a los militares


mejor administrados. Yo mismo desaparecí durante meses.

—¡Pero no estaba desaparecido cuando desapareció! —gritó.

Wilkins rio con diversión ante su incongruencia, y Edward casi gimió ante
su insensibilidad.

—Oh, ahora esa es una buena —dijo el Comandante, cortando una


gruesa rebanada de queso cheddar—. No estaba desaparecido cuando
desapareció. Je je. El Coronel amará esa.

—Me equivoqué —dijo Cecilia con fuerza.

Edward la miró cuidadosamente. Había pensado intervenir en su


nombre, pero parecía tener un buen control de la situación. O si no la
situación, al menos de sí misma.
122
Página
»Lo que quise decir —continuó, con los ojos congelando de una
manera que debería haber asustado al Comandante Wilkins—, fue que
Thomas estaba aquí en Nueva York. En el hospital. Y luego no lo estaba. No
es como si estuviera en un campo de batalla o explorando detrás de las
líneas enemigas.

Explorando detrás de las líneas enemigas. Edward frunció el ceño


cuando las palabras giraron entre sus oídos. ¿Eso era lo que había estado
haciendo en Connecticut? Parecía el escenario más probable. ¿Pero por
qué? No recordaba haberlo hecho antes.

—Bueno, esa es la cuestión —dijo el Comandante Wilkins—. No puedo


encontrar ningún registro de que su hermano haya estado en el hospital.

—¿Qué? —La cabeza de Cecilia se sacudió mientras miraba a Edward


y luego de nuevo al Comandante—. Eso es imposible.

Wilkins se encogió de hombros sin pedir disculpas.

—Hice que mi hombre revisara los registros. El nombre y el rango de


cada soldado que es llevado al hospital es registrado en un libro de
contabilidad. Tomamos nota de la fecha de llegada y la fecha de, ehm,
salida.

—¿Salida? —repitió Cecilia.

—O muerte. —Wilkins tuvo la gracia de parecer al menos un poco


incómodo al plantear esta posibilidad—. De todos modos, no pudimos
encontrar el registro de su hermano.

—Pero él estaba herido —protestó Cecilia—. Recibimos aviso. —Se


volvió hacia Edward, visiblemente agitada—. Mi padre recibió una carta del
General Garth. Escribió que Thomas había sido herido, pero que no era una
herida mortal y que se estaba recuperando en el hospital. ¿Hay otro
hospital?

Edward miró al Comandante Wilkins.


123
Página
—No en esta parte de la isla.

—¿No en esta parte? —dijo Cecilia, saltando sobre su elección de


palabras.

—Hay una especie de enfermería en Haarlem —respondió Wilkins con


un suspiro que decía que deseaba no haberlo mencionado—. No lo llamaría
hospital. —Miró a Edward con una mirada significativa en sus ojos—. No me
gustaría quedarme allí, si sabe a qué me refiero.

Cecilia palideció.

—Por el amor de Dios —dijo bruscamente Edward—, está hablando del


hermano de la dama.

El Comandante se volvió hacia Cecilia con una expresión contrita.

—Mis disculpas, señora.

Ella asintió con un pequeño movimiento tenso, desgarrado por el


convulsivo tragar en la garganta.

»La enfermería de Haarlem es, en el mejor de los casos, rudimentaria


—le dijo el Comandante Wilkins a Cecilia—. Su hermano es un oficial. Él no
habría sido llevado a ese lugar.

—Pero si era la instalación más cercana…

—Su herida no era mortal. Él habría sido movido.

A Edward no le gustaba la idea de que los soldados reclutados se


vieran obligados a convalecer en condiciones insatisfactorias simplemente
por su rango, pero solo había cierto número de camas en el hospital aquí en
el extremo sur de la isla de Manhattan.

—Tiene razón —le dijo a Cecilia. El ejército siempre movería primero a


los oficiales.
124
Página
—Tal vez Thomas habría tenido razones para rechazar una transferencia
—sugirió Cecilia—. Si estuviera con sus hombres, es posible que no hubiera
querido dejarlos.

—Esto hubiera sido hace meses —dijo Edward, odiando que tuviera que
traspasar sus esperanzas de esta manera—. Incluso si se hubiera quedado
para estar con sus hombres, seguramente ya se habría movido aquí.

—Ah, por supuesto —dijo el Comandante Wilkins con naturalidad—.


Simplemente no hay forma de que él esté en Haarlem.

—Difícilmente puedes llamarlo ciudad —le dijo Edward a Cecilia—. Está


la Mansión Morris, pero más allá de eso, es más una colección de
campamentos coloniales abandonados.

—¿Pero no tenemos hombres allí?

—Simplemente para evitar que vuelva a caer en manos del enemigo


—dijo el Comandante Wilkins—. Buenas tierras de cultivo allí también.
Tenemos algunos cultivos casi listos para la cosecha.

—¿Nosotros? —Edward no pudo evitar preguntar.

—Los granjeros de Haarlem son leales al rey —dijo el Comandante con


firmeza.

Edward no estaba tan seguro de eso, pero este no parecía el momento


para una discusión sobre las tendencias políticas locales.

—Pasamos por seis meses de registros en el hospital —dijo el


Comandante Wilkins, llevando la conversación a su propósito. Extendió la
mano para prepararse otra pieza de pan y queso, frunciendo el ceño
cuando el queso cheddar se inclinó sobre el cuchillo—. No pudimos
encontrar ninguna mención de su hermano. Honestamente, es como si
nunca hubiera existido.

Edward contuvo un gemido. Por Dios, el hombre no tenía tacto.


125
Página
—¿Pero continuará haciendo preguntas? —preguntó Cecilia.

—Por supuesto, por supuesto. —El Comandante miró a Edward—. Es lo


menos que puedo hacer.

—Lo mínimo —murmuró Edward.

El comandante Wilkins retrocedió.

—¿Disculpe?

—¿Por qué no le dio esta información a mi esposa cuando habló con


ella la semana pasada? —preguntó Edward.

El Comandante se quedó inmóvil, su comida a escasos centímetros de


su boca.

—No sabía que ella era su esposa.

Alegremente Edward podría haberlo estrangulado.

—¿Cómo hace eso la diferencia?

El Comandante Wilkins se limitó a mirar.

»Todavía era la hermana del Capitán Harcourt. Ella merecía su respeto


y consideración, independientemente de su estado civil.

—No estamos acostumbrados a responder a las preguntas de los


miembros de la familia —dijo el Comandante con voz dura.

Edward tenía alrededor de seis respuestas diferentes a eso, pero


decidió que no había nada por ganar al enemistarse con el Comandante.
En cambio, se volvió hacia Cecilia.

—¿Tienes esa carta del General Garth contigo?

—Por supuesto. —Metió la mano en el bolsillo de su falda—. La llevo


conmigo todo el tiempo.
126
Página
Edward la tomó de su esbelta mano y desplegó el papel. Lo leyó en
silencio y luego se lo tendió al Comandante Wilkins.

»¿Qué? —preguntó Cecilia—. ¿Qué pasa?

Las espesas cejas del Comandante se unieron, y no levantó la mirada


de la carta cuando dijo:

—Esto no suena como el General Garth.

—¿Qué quiere decir? —Cecilia giró frenéticamente hacia Edward—.


¿Qué quiere decir él?

—Hay algo que no está bien —dijo Edward—. No puedo entenderlo.

—¿Pero por qué alguien me enviará tal cosa?

—No lo sé. —Presionó sus dedos contra su sien, que había empezado a
doler.

Cecilia captó el movimiento de inmediato.

—¿Estás bien?

—Estoy bien.

—Porque podemos…

—Estamos aquí por Thomas —dijo bruscamente—. No por mí. —Tomó


aliento. Podría superar esta reunión. Tendría que volver a la cama cuando
hubieran terminado, incluso podría tomar esa dosis de láudano con la que
ella lo había estado amenazando, pero podría superar una maldita reunión
con el Comandante Wilkins.

Él no estaba tan dañado como eso.

Alzó la vista para darse cuenta de que tanto Cecilia como el


Comandante lo estaban observando con expresiones de cautelosa
preocupación.
127
Página
—Confío en que su lesión no le moleste demasiado —dijo Wilkins
bruscamente.

—Duele como el demonio —dijo Edward con dientes apretados—, pero


estoy vivo, así que estoy tratando de estar agradecido por eso.

Cecilia lo miró con aguda sorpresa. Supuso que no podía culparla. Él


no era normalmente tan cáustico.

Wilkins aclaró su garganta.

—Bien, de acuerdo. A pesar de todo, me sentí muy aliviado al saber de


su regreso seguro.

Edward suspiró.

—Mis disculpas —dijo—. Mi temperamento decrece cuando me duele


la cabeza más de lo normal.

Cecilia se inclinó y dijo en voz baja:

—¿Debo llevarte de vuelta al piso de arriba?

—No es necesario —murmuró Edward. Se quedó sin aliento cuando el


dolor en su sien se intensificó—. Todavía no, de todos modos. —Volvió a mirar
a Wilkins, quien fruncía el ceño mientras leía la carta del General.

—¿Qué sucede? —preguntó Edward.

El Comandante rascó su barbilla.

—¿Por qué Garth…? —Sacudió la cabeza—. No importa.

—No —dijo Cecilia rápidamente—. Dígame.

El Comandante Wilkins vaciló, como si estuviera tratando de encontrar


la mejor manera de expresar sus pensamientos.

—Me parece una extraña colección de información —dijo finalmente.


128
Página
—¿Qué quiere decir? —preguntó Cecilia.

—No es lo que uno normalmente escribiría en una carta a la familia de


un soldado —dijo el Comandante. Miró a Edward para confirmarlo.

—Supongo —respondió Edward, todavía frotándose la sien. No estaba


haciendo demasiado bien, pero parecía que no podía parar—. Yo mismo
no he escrito una misiva así.

—Pero dijiste que algo andaba mal con la carta —le recordó Cecilia.

—Nada tan específico —le dijo Edward—. Simplemente se siente


apagado. Conozco al General Garth. No puedo decir por qué, pero no
parece que sea algo que él escribiría.

—He escrito misivas —dijo el Comandante Wilkins—. Muchas de ellas.

—¿Y...? —animó Cecilia.

Él respiró profundamente.

—Y nunca escribiría que un hombre resultó herido, pero no amenazó la


vida. No hay forma de saber eso. Lleva un mes la carta para llegar a casa.
Cualquier cosa podría pasar en ese momento.

Mientras Cecilia asentía, el Comandante prosiguió:

»He visto a muchos más hombres sucumbir a la infección que al trauma


de sus heridas originales. Perdí a un hombre el mes pasado por una ampolla.
—Miró a Edward con una expresión de incredulidad—. Una ampolla.

Edward lanzó una rápida mirada a Cecilia. Ella se mantenía inmóvil, el


mismo modelo de estoicismo británico. Pero sus ojos estaban atormentados,
y tuvo la espantosa sensación de que si la tocaba —solo un dedo en su
brazo— se rompería.

Y, sin embargo, estaba desesperado por abrazarla. Quería abrazarla


tan fuerte que no pudiera separarse. Abrazarla tanto tiempo que sus
129
Página
preocupaciones y miedos se derritieran de su cuerpo y se filtraran en los
suyos.

Él quería absorber su dolor.

Él quería ser su fortaleza.

Él lo sería, juró. Él se recuperaría. Él sanaría. Él sería el esposo que ella se


merecía.

El esposo que se merecía ser.

»Estaba en su pie —estaba diciendo el Comandante, ajeno a la


angustia de Cecilia—. Sus medias deben haberlo frotado por el camino
equivocado. Él había estado marchando a través del pantano. Es imposible
mantener sus pies secos, saben.

Cecilia, para su gran mérito, logró un gesto de simpatía.

El Comandante Wilkins puso su mano en su jarra de cerveza, pero no la


levantó. Pareció flaquear un poco, como si el recuerdo aún tuviera la
capacidad de pincharlo.

»La maldita cosa debe haberse abierto porque en un día estaba


infectado y en una semana estaba muerto.

Cecilia tragó.

—Lamento mucho su pérdida. —Se miró las manos, unidas en la mesa,


y Edward tuvo la clara sensación de que estaba tratando de evitar que
temblaran. Como si la única forma de hacerlo fuera mantener sus ojos en
sus dedos, observándolos en busca de signos de debilidad.

Era tan fuerte, su esposa. Se preguntó si ella se daría cuenta.

El Comandante parpadeó como sorprendido por sus condolencias.

—Gracias —dijo torpemente—. Fue... bueno, fue una pérdida.


130
Página
—Todas lo son —dijo Edward en voz baja, y por un momento él y el
Comandante, con quien tenía tan poco en común, eran hermanos de
armas.

Pasaron varios segundos antes de que alguien hablara. Finalmente, el


Comandante Wilkins carraspeó y dijo:

—¿Puedo quedármela? —Levantó la carta del General Garth.

Cecilia apenas se movió, pero Edward vio la confusión que sostenía


fuertemente detrás de sus pálidos ojos verdes. Su barbilla se echó hacia atrás
—solo el más mínimo indicio de movimiento— y su labio inferior tembló antes
de atraparlo entre sus dientes. La carta del General era su única conexión
con su hermano, y estaba claramente reacia a separarse de ella.

—Déjalo que la tome —le dijo cuando ella lo miró en busca de guía.
Wilkins podría ser un patán, pero era un buen soldado, y necesitaba la carta
si quería ir más lejos en la búsqueda de Thomas.

—La trataré con mucho cuidado —le aseguró Wilkins. Metió la misiva
doblada en un bolsillo interior de la chaqueta y le dio unas palmaditas—. Le
doy mi palabra.

—Gracias —dijo Cecilia—. Me disculpo si parezco ingrata. Aprecio su


ayuda.

Un sentimiento muy amable, pensó Edward, especialmente


considerando la total falta de cooperación del Comandante hasta este
momento.

—Bien, bien. Voy a seguir mi camino. —El Comandante Wilkins se puso


de pie y le dio a Cecilia una educada inclinación de cabeza antes de
girarse hacia Edward—. Espero que su lesión mejore.

Edward reconoció esto con un asentimiento.


131
Página
—Me perdonará si no me levanto. —De repente se sintió mareado, y
tuvo una horrenda premonición de que podría vaciar el contenido de su
vientre si intentaba pararse.

—Por supuesto, por supuesto —dijo el Comandante en su habitual


actitud brusca—. No piense nada de eso.

—¡Espere! —gritó Cecilia, poniéndose en pie mientras Wilkins se daba


vuelta para irse.

Él inclinó la cabeza hacia ella.

—¿Señora?

—¿Me llevará a Haarlem mañana?

—¿Qué? —Maldito estómago, Edward se enderezó para eso.

—Me gustaría visitar esa enfermería —le dijo Cecilia al Comandante.

—Te llevaré —interrumpió Edward.

—No creo que estés en ninguna condición...

—Yo te llevaré.

Wilkins miró a Edward y a Cecilia y volvió con un poco de diversión


apenas disimulada antes de ofrecerle un pequeño encogimiento de
hombros.

—No puedo contradecir los deseos de un esposo.

—Pero necesito ir —protestó Cecilia—. Thomas podría estar…

—Ya hemos determinado que es muy poco probable que esté en


Haarlem —dijo Edward. Se agarró al borde de la mesa, esperando que no
fuera demasiado obvio al respecto. Un toque de vértigo había descendido
sobre él con su súbita subida a sus pies.
132
Página
—Pero él podría haber estado allí —dijo Cecilia—. Y si ese es el caso,
alguien lo recordará.

—Te llevaré —dijo Edward de nuevo. Haarlem estaba a solo dieciséis


kilómetros de distancia, pero desde que los británicos habían perdido (y
luego recuperado) el territorio en 1776, se había sentido más como un
puesto salvaje que el antiguo pueblo holandés que era. No era el lugar para
una dama sola, y si bien no dudaba de la capacidad del Comandante
Wilkins de velar por Cecilia, no pudo evitar pensar que era su deber como
esposo asegurarse de su seguridad.

—Si me permiten irme —dijo el Comandante Wilkins, inclinándose de


nuevo hacia Cecilia.

Ella asintió bruscamente. Edward estaba bastante seguro, sin embargo,


de que su ira no estaba dirigida al Comandante. De hecho, en el momento
en que Wilkins partió, se giró hacia Edward y, con el mentón sobresaltado,
dijo:

—Debo ir a esa enfermería.

—E irás. —Se dejó caer de nuevo en su asiento—. Simplemente no


mañana.

—Pero…

—Nada cambiará en un día —interrumpió, demasiado cansado para


discutir con ella sobre este asunto—. Wilkins está haciendo averiguaciones.
Obtendrá mucha más información del secretario del General Garth que de
un viaje por la isla.

—Seguramente sería mejor si buscáramos ambas vías de investigación


—dijo, sentándose a su lado.

—No discuto contigo sobre ese punto —dijo. Cerró los ojos brevemente,
luchando contra la ola de fatiga que había caído sobre él como una manta.
133
Página
Con un suspiro, continuó—: Nada se perderá si esperamos uno o dos días. Lo
prometo.

—¿Cómo puedes prometerlo?

Dios, ella era como un perro con un hueso. Edward admiraría su


tenacidad si no estuviera tan malditamente enfermo.

—Bien —espetó—. No puedo prometerlo. Por lo que sé, el Ejército


Continental podría llegar mañana y todos moriremos antes de que
tengamos la oportunidad de revisar a los enfermos. Pero puedo prometer
que, dado todo lo que sé —que, sin duda, no es mucho, pero es más de lo
que tú lo haces— unos días no harán la diferencia.

Ella lo miró en estado de shock. Se le ocurrió que tal vez no debería


haberse casado con una mujer con unos ojos tan extraordinarios. Porque
cuando ella lo miró, le tomó cada gramo de su fortaleza no retorcerse en su
asiento.

Si fuera un hombre metafísico, pensaría que ella podría ver


directamente su alma.

—El Comandante Wilkins podría haberme llevado —dijo con suave


desafío.

El luchó contra el impulso de gemir.

—¿Realmente deseas pasar el día con el Comandante Wilkins?

—Por supuesto que no, pero…

—¿Qué pasa si te ves obligada a pasar la noche? ¿Consideraste esa


posibilidad?

—Logré cruzar el Atlántico por mi cuenta, Edward. Estoy segura de que


puedo tolerar una noche en Haarlem.
134
Página
—Pero no deberías hacerlo —gruñó—. Te casaste conmigo, Cecilia. Por
el amor de Dios, déjame protegerte.

—Pero no puedes.

Edward se tambaleó en su asiento. Sus palabras habían sido suaves,


pero si ella hubiera echado hacia atrás su puño y lo hubiera golpeado
contra su cuello, no podría haberle dado un golpe mejor.

—Lo siento —dijo ella rápidamente—. Lo siento mucho. No quise decir…

—Se lo que quisiste decir

—No, no creo que lo hagas

Su temperamento, que había estado hirviendo en la superficie,


comenzó a chisporrotear.

—Tienes razón —dijo con voz áspera—. No lo sé. ¿Sabes por qué?
Porque no te conozco Estoy casado contigo, o eso me dijeron...

Ella se estremeció.

»…y, aunque puedo imaginar todo tipo de razones por las que una
unión así tendría que suceder, no puedo recordar ninguna de ellas.

Ella no dijo nada, no hizo ningún movimiento a excepción de un


pequeño temblor pasando por sus labios.

—Eres mi esposa, ¿verdad? —preguntó, pero su tono fue tan cruel que
rescindió la pregunta de inmediato—. Perdóname —murmuró—. Eso estuvo
fuera de lugar.

Ella lo miró por unos segundos más, su rostro no revelaba nada de sus
pensamientos. Pero estaba pálida, preocupada hasta que dijo:

—Creo que deberías descansar.


135
Página
—Sé que debería descansar —dijo irritado—. ¿Crees que no siento lo
que está pasando en mi cabeza? Es como si alguien estuviera golpeando
un martillo en mi cráneo. De adentro hacia afuera.

Ella se estiró sobre la mesa y colocó su mano encima de la suya.

»No me siento bien —dijo. Cuatro pequeñas palabras, pero tan difíciles
de decir para un hombre. Pero, aun así, se sintió mucho mejor por haberlo
hecho.

No, no mucho mejor. Aliviado. Lo que él suponía era una forma de estar
mejor.

—Lo estás haciendo extraordinariamente bien —dijo ella—. No debes


olvidar que ha pasado solo un día desde que despertaste.

Él la miró con los ojos entrecerrados.

—No digas que Roma no fue construida en un día.

—Nunca lo haría —prometió, y él pudo escuchar la sonrisa en su voz.

—Me sentí mejor esta tarde —dijo. Su voz era baja, casi infantil a sus
oídos.

—¿Mejor? ¿O mejorado?

—Mejorado —admitió—. Aunque cuando te besé…

Él sonrió. Cuando la besó, casi se sintió completo.

Cecilia se puso de pie y gentilmente lo tomó del brazo.

—Vamos arriba.

Él no tenía la energía para discutir.

»Yo llevaré la cena a la habitación —dijo mientras se dirigían a las


escaleras.
136
Página
—No mucho —dijo—. Mi estómago… No sé si podría mantenerlo.

Ella lo miró fijamente. Probablemente midiendo cuán verde se había


vuelto su piel.

—Caldo —dijo ella—. Debes tener algo. De lo contrario, nunca


recuperarás tu fuerza.

Asintió. Caldo sonaba posible.

—Tal vez algo de láudano —dijo ella en voz baja.

—Una pequeña cantidad.

—Muy pequeña, lo prometo.

Cuando llegaron al final de la escalera, él metió la mano en el bolsillo


de su abrigo y sacó la llave. Sin decir palabra, se la entregó y se apoyó
contra la pared mientras ella abría la puerta.

»Te ayudaré con tus botas —dijo, y vio que lo había llevado adentro y
lo había sentado en la cama sin que él se diera cuenta.

»Te recordaría que no debes sobre esforzarte a ti mismo —dijo mientras


le quitaba una bota—, pero soy consciente de que tus esfuerzos de hoy
fueron por Thomas.

—Y por ti —dijo.

Sus manos se detuvieron, pero solo por un momento. Tal vez él no lo


hubiera notado si no fuera tan exquisitamente consciente de su toque.

—Gracias —dijo. Ella alcanzó detrás de su talón y agarró su otra bota,


dándole un fuerte tirón antes de deslizarla fuera. Edward se arrastró debajo
de las mantas mientras ella las metía meticulosamente en la esquina—.
Prepararé el láudano —dijo.
137
Página
Él cerró los ojos. No tenía sueño, pero su cabeza se sentía mejor cuando
tenía los ojos cerrados.

»Me pregunto si deberías haber permanecido en el hospital por otro


día. — Su voz estaba más cerca ahora, y la escuchó sacudir el líquido en
una botella.

—No —dijo—. Prefiero estar aquí contigo.

Nuevamente, ella se quedó quieta. No necesitaba verla para saberlo.

»El hospital era insoportable —dijo—. Algunos de los hombres… —No


sabía cuánto decirle, cuánto ya sabía. ¿Había pasado la noche a su lado
mientras él estaba inconsciente? ¿Sabía ella lo que significaba intentar
dormir en esa habitación, un hombre gimiendo en agonía y gritando por su
madre?

—Estoy de acuerdo contigo —dijo, empujándolo para que se deslizara


hacia una posición más erguida—. Este es un lugar mucho más agradable
para recuperarse. Pero el doctor está en el hospital.

—¿Eso crees? —dijo con el indicio de una sonrisa—-. Apostaría a que


está abajo tomando una cerveza. O talvez está en Fraunces. Mejor cerveza
ahí, creo.

—Hablando de bebidas —dijo Cecilia, su voz era una deliciosa mezcla


de sensatez y buen humor—. Aquí está tu láudano.

—Considerablemente más potente que una cerveza —dijo Edward,


abriendo los ojos. Ya no estaba tan brillante; Cecilia había cerrado las
cortinas.

Le acercó la taza a los labios, pero él negó suavemente y dijo:

»Puedo hacerlo yo mismo.

—Es una dosis muy pequeña— prometió.


138
Página
—¿El doctor te dio instrucciones?

—Sí, y tengo algo de experiencia con la medicina. Mi padre a veces


tenía migrañas.

—No puedo imaginarlo —murmuró.

—No eran frecuentes.

Bebió la droga, haciendo una mueca por el sabor amargo de esta.

»Es asquerosa, lo sé —dijo, pero no sonó especialmente simpática.

—Pensarías que el alcohol la haría tolerable.

Ella sonrió un poco ante eso.

—Creo que lo único que la hace tolerable es la promesa de alivio.

Se frotó la sien.

—Duele, Cecilia.

—Lo sé.

—Solo quiero volver a sentirme como yo de nuevo.

Sus labios se estremecieron.

—Todos queremos eso.

Bostezó, aunque lógicamente todavía era demasiado pronto para que


el opiáceo hubiera tenido efecto.

—Todavía tienes que decirme —dijo, deslizándose de nuevo bajo las


sábanas.

—¿Decirte qué?
139
Página
—Mmm… —Hizo un pequeño y gracioso ruido mientras pensaba en
eso—, …todo.

—Todo, ¿ah? Eso podría ser un poco ambicioso.

—Tenemos tiempo.

—¿Lo tenemos? —Ahora ella sonaba divertida.

Él asintió, y se dio cuenta de que la droga debía haber hecho efecto


porque tenía la sensación más extraña: estaba demasiado cansado para
bostezar. Pero aun así pudo pronunciar algunas palabras.

—Estamos casados —dijo—. Tenemos el resto de nuestras vidas.


140
Página
Edward Rokesby parece un hombre, eso es lo que parece. De verdad, Cecilia, no
deberías pedirme que describa a otro hombre. Su cabello es castaño. ¿Qué más puedo
decir?

Además, si quieres saberlo, les muestro tu miniatura a todos. Sé que no soy tan
frecuentemente sentimental como te gustaría, pero te amo, querida hermana, y estoy
orgullosa de llamarte mía. Además, eres una escritora de cartas mucho más prolífica que
cualquier otro del que los hombres aquí disfrutan, y yo disfruto regodeándome de sus celos.

Edward, en particular, sufre de envidia cada vez que es traído el correo. Tiene tres
hermanos y una hermana, y en términos de correspondencia, los superas a todos.

—de Thomas Harcourt para su hermana Cecilia.

T
res horas después, Cecilia seguía atormentada por sus palabras.

Estamos casados.

Tenemos el resto de nuestras vidas.

Sentada en la pequeña mesa escondida en la esquina de su


habitación en el Hotel Cabeza del Diablo, dejó caer su frente en sus manos.
Tenía que decirle la verdad. Tenía que contarle todo.

¿Pero cómo?

Y más el punto inmediato, ¿cuándo?


141
Página
Se había dicho a sí misma que tenía que esperar hasta después de su
reunión con el Comandante Wilkins. Bueno, eso había pasado, pero ahora
Edward parecía haber empeorado. No podía estar molesta con él ahora. Él
todavía la necesitaba.

Oh, deja de mentirte a ti misma, casi dijo en voz alta. Él no la


necesitaba. Ella podría estar haciendo su recuperación más placentera, y
tal vez más rápida, pero si desapareciera repentinamente de su vida, él
estaría bien.

La necesitaba mientras estaba inconsciente. Ahora que estaba


despierto, ella no era tan esencial.

Lo vio, durmiendo tranquilamente en la cama. Su cabello oscuro había


caído sobre su frente. Necesitaba un corte, pero a ella le gustaba
desordenado e indomable. Le daba un aire ligeramente desenfadado, que
estaba deliciosamente en desacuerdo con su carácter erguido. Sus
actitudes le recordaban que este hombre honorable aún tenía un sentido
del humor malvado e irónico, que también podía caer preso de la
frustración y la ira.

No era perfecto.

Él era real.

Y de alguna manera esto la hizo sentir aún peor.

Te compensaré por esto, juró.

Se ganaría su perdón.

Pero cada vez era más y más difícil imaginar cómo podría ser posible.
El férreo sentido del honor de Edward —lo que la había convencido de que
no podía revelar su mentira antes de que se reunieran con el Comandante
Wilkins— significaba que estaba atrapada en un nuevo dilema.

Ante sus ojos, la había comprometido.


142
Página
Puede que no compartieran una cama, pero sí un dormitorio. Una vez
que Edward supiera que no era su esposa, insistiría en casarse con ella. Era
sobre todo un caballero, y su honor de caballero nunca le permitiría hacer
otra cosa.

Y aunque Cecilia no podía dejar de soñar —solo un poco— con una


vida como la de la señora de Edward Rokesby, ¿cómo podía vivir consigo
misma si lo atrapaba en un matrimonio de verdad?

Se resentiría con ella. No, la odiaría.

No, no la odiaría, pero nunca la perdonaría.

Suspiró. Nunca iba a perdonarla, a pesar de todo.

—¿Cecilia?

Se asustó.

—Estás despierto.

Edward le dio una sonrisa somnolienta.

—Apenas.

Cecilia se puso de pie y cruzó la corta distancia hasta la cama. Edward


se había quedado dormido completamente vestido, pero una hora después
de su siesta ella pensó que se veía incómodo y le había quitado la corbata.
Era el testimonio del láudano que apenas se había movido cuando ella lo
había hecho.

—¿Cómo te sientes? —preguntó.

Él frunció el ceño, y Cecilia pensó que era una buena señal que tuviera
que pensar en ello.

—Mejor —dijo, y luego se corrigió con un pequeño giro de sus labios—.


Mejorado.
143
Página
—¿Tienes hambre?

También tenía que pensar en eso.

—Sí, aunque no estoy seguro si la comida me siente bien en el


estómago.

—Prueba un poco de caldo —dijo. Se puso de pie y recogió la pequeña


sopera que había tomado de la cocina diez minutos antes—. Todavía está
caliente.

Se empujó a sí mismo a una posición sentada.

—¿He dormido mucho?

—Unas tres horas. El láudano funcionó rápidamente.

—Tres horas —murmuró él, sonando sorprendido. Su frente se arrugó


mientras parpadeaba un par de veces.

—¿Intentas decidir si aún te duele la cabeza? —preguntó Cecilia con


una sonrisa.

—No —respondió él claramente—. Definitivamente aun duele.

—Oh. —No estaba segura de qué decir al respecto, así que añadió—:
Lo siento.

—Es diferente, sin embargo.

Ella puso la sopera sobre la mesa junto a la cama y se sentó a su lado.

—¿Diferente?

—Menos agudo, creo. Más bien un dolor sordo.

—Seguramente eso debe ser una mejora.

Él tocó ligeramente su sien y murmuró:


144
Página
—Creo que sí.

—¿Necesitas ayuda? —preguntó Cecilia, señalando a la sopa.

Le dio un toque de sonrisa. —Puedo arreglármelas, aunque una


cuchara podría ser de ayuda.

—¡Oh! —Se puso de pie de un salto—. Lo siento mucho. Sabes, creo que
se olvidaron de darme una.

—No importa. Puedo beberlo. —Se llevó la sopera a los labios y tomó
un sorbo.

—¿Bueno? —preguntó Cecilia cuando dio un suspiro de satisfacción.

—Bastante. Gracias por traerlo.

Ella esperó a que él tomara unos sorbos más y luego dijo:

—Realmente te ves mejor que en la reunión con el Comandante Wilkins.


—Entonces se le ocurrió que podría pensar que ella estaba tratando de
convencerlo de que la llevara a Haarlem más temprano que tarde, así que
añadió—: Pero no lo suficientemente bien como para ir al norte mañana.

Él parecía encontrarlo divertido.

—Tal vez al día siguiente.

—Probablemente tampoco —admitió ella. Dejó escapar un suspiro—.


He tenido tiempo para reflexionar sobre nuestro encuentro con el
Comandante Wilkins. Dijo que haría averiguaciones en la enfermería de
Haarlem. Todavía deseo visitarla por mí misma, pero por ahora, es suficiente.
—Ella tragó, y no estaba segura a cuál de ellos trataba de tranquilizarse
cuando dijo—: Seré paciente.

¿Qué otra opción tenía?

Puso la sopa sobre la mesa y tomó su mano.


145
Página
—Quiero encontrar a Thomas tanto como tú.

—Lo sé. —Cecilia miró sus dedos entrelazados. Era extraño lo bien que
parecían encajar. Sus manos eran grandes y cuadradas, su piel bronceada
y áspera por el trabajo. Y las de ella, bueno, ya no eran tan blancas y
delicadas, pero se enorgullecía de sus nuevos callos. Parecían decir que ella
era capaz, que podía tomar el control de su propio destino. Vio fuerza en
sus manos, fuerza que no sabía que poseía.

—Lo encontraremos —dijo Edward.

Ella miró hacia arriba.

—Puede que no.

Sus ojos, casi azul marino en la tenue luz, se posaron sobre los de ella.

»Debo ser realista —dijo ella.

—Realista, sí —dijo él—, pero no fatalista.

—No. —Se las arregló para sonreír un poco—. No soy eso.

Todavía no, al menos.

No hablaron por unos instantes, y el silencio, que comenzó como algo


amable, se hizo pesado e incómodo cuando Cecilia se dio cuenta de que
Edward estaba tratando de encontrar la mejor manera de abordar un tema
incómodo. Finalmente, después de aclararse la garganta varias veces, él
dijo:

—Me gustaría saber más sobre nuestro matrimonio.

Su corazón se detuvo. Sabía que esto venía, pero, aun así, por un breve
momento no pudo respirar.
146
Página
»No cuestiono tu palabra —dijo—. Eres la hermana de Thomas, y espero
que no me juzgues demasiado atrevido si te digo que hace tiempo que
siento que te conozco por tus cartas para él.

Ella tuvo que mirar hacia otro lado.

»Pero me gustaría saber cómo sucedió todo.

Cecilia tragó saliva. Había tenido varios días para inventar una historia,
pero pensar en una mentira no era lo mismo que decirlo en voz alta.

—Fue el deseo de Thomas —le dijo. Esto era cierto, o al menos ella
suponía que sí. Seguramente su hermano desearía ver a su amigo más
querido casarse con su hermana—. Estaba preocupado por mí —agregó.

—¿Por la muerte de tu padre?

—Él no sabe de eso —respondió honestamente Cecilia—. Pero sé que


ha estado preocupado por mi futuro.

—Él me hablo mucho de eso —confirmó Edward.

Ella levantó la vista sorprendida.

—¿Lo hizo?

—Perdóname. No deseo hablar mal de los muertos, pero Thomas había


insinuado que a tu padre le preocupaba menos tu futuro que su presente.

Cecilia tragó saliva. Su padre había sido un buen hombre, pero


también fundamentalmente egoísta. Aun así, lo amaba. Y sabía que la
había amado lo mejor que podía.

—Traje consuelo a la vida de mi padre —dijo, eligiendo sus palabras


como si caminara por un campo de flores. También había habido buenos
momentos, y esto era lo que ella deseaba reunir en un ramo—. Y él me dio
un propósito.
147
Página
Edward la había estado observando de cerca mientras hablaba, y
cuando ella se arriesgó a mirarlo a los ojos, vio algo que pensó que era
orgullo. Mezclado con determinado escepticismo. Él vio a través de sus
palabras, pero la admiró por decirlas.

»De todos modos —dijo, tratando de aligerar su tono—. Thomas sabía


que mi padre estaba enfermo.

La cabeza de Edward se inclinó hacia un lado.

—Pensé que habías dicho que fue repentino.

—Lo fue —dijo apresuradamente—. Quiero decir, creo que a menudo


es así. Muy lento, y luego bastante rápido.

Él no dijo nada.

»O tal vez no lo es —dijo ella. Querido Dios, sonaba como una idiota,
pero parecía que no podía cerrar la boca—. No tengo mucha experiencia
con la muerte. Ninguna, en realidad, a excepción de mi padre.

—Ni yo —dijo Edward—. No con la muerte natural, al menos.

Cecilia lo miró. Sus ojos se habían oscurecido.

—No cuento el campo de batalla como algo natural —dijo en voz baja.

—No, por supuesto que no. —Cecilia ni siquiera quería pensar en lo que
había visto. La muerte de un joven en su mejor momento era muy diferente
a la muerte de un hombre de la edad de su padre.

Edward tomó otro sorbo de su sopa, y Cecilia tomó esto como una
señal de que debería continuar con su historia.

»Entonces mi primo pidió mi mano —dijo.

—Entiendo por tu tono que esta no fue una propuesta bienvenida.

Su boca se volvió apretada.


148
Página
—No.

— ¿Tu padre no lo rechazó? Espera. —La mano de Edward se elevó


unos centímetros, su índice flexionó la forma en que lo hacía antes de
plantear un punto en una conversación—. ¿Esto fue antes o después de su
muerte?

—Antes —respondió Cecilia. Su corazón se hundió un centímetro. Aquí


fue donde comenzaron las mentiras. Horace no se había convertido en una
amenaza hasta después de la muerte de su padre, y Thomas nunca supo
que había empezado a presionar a Cecilia para que se casara con él.

—Por supuesto. Tendría que haber sido porque. . . —Edward frunció el


ceño, apartando su mano de la de ella y frotándose la barbilla—. Tal vez es
mi cabeza que me vuelve lento, pero no puedo mantener la línea de tiempo
recta. Podría necesitar que me escribas esto.

—Por supuesto —dijo Cecilia, pero la culpa golpeó dentro como un


tambor. No podía creer que le estuviera dejando pensar que él era el motivo
por el cual la historia era tan difícil de seguir. Intentó sonreír, pero no estaba
segura de haber logrado algo más que un tic en sus labios—. Apenas puedo
creerlo tampoco.

— Disculpa?

Debería haber sabido que tendría que explicar ese comentario.

—Solo que no puedo creer que esté aquí. En Nueva York.

—Conmigo.

Ella lo miró, a este hombre honorable y generoso que no se merecía.

—Contigo.

Él tomó su mano y se la llevó a los labios. El corazón de Cecilia se derritió


un poco, incluso cuando su conciencia sollozaba. ¿Por qué este hombre
tenía que ser tan malditamente bueno?
149
Página
Ella tomó aliento.

»Marswell está implicado, y Horace heredará si algo le sucediera a


Thomas.

— ¿Es por eso que él se propuso?

Ella lo miró.

—¿No crees que se sintió abrumado por mi belleza y encanto natural?

—No, esa sería la razón por la que me yo propuse— Edward comenzó


a sonreír, pero rápidamente se convirtió en una mueca—Yo me propuse,
¿no?

—Más o menos. Ah… —Ella sintió su rostro arder—. Fue más de, ah…
—Saltó sobre la única respuesta posible—. En realidad, Thomas se hizo cargo
de la mayoría de los arreglos.

Edward no pareció feliz con este giro de los acontecimientos.

»Difícilmente podría haber sucedido de otra manera —señaló Cecilia.

—¿Dónde fue la ceremonia?

Ella había pensado en eso.

—En el barco —dijo.

—¿En serio? —Parecía francamente desconcertado por todo el


asunto—. Entonces, ¿cómo hice…?

—No estoy segura —dijo Cecilia.

—Pero si estabas en el barco, ¿cuándo hice…?

—Justo antes de que te fueras a Connecticut —mintió Cecilia.

—Pasé por la ceremonia tres meses antes de que lo hicieras?


150
Página
—No tienen que tener lugar al mismo tiempo —dijo Cecilia, consciente
de que estaba cavando cada vez más profundamente. Tenía más excusas
preparadas, que el vicario de su pueblo se negaba a realizar un matrimonio
por poderes, o que no había querido decir sus votos hasta que se volviera
absolutamente necesario para que Edward pudiera retirarse del matrimonio
si cambiaba de opinión. Pero antes de que pudiera decir otra falsedad, se
dio cuenta de que estaba acariciando su dedo, justo donde debería estar
el anillo.

—Ni siquiera tienes un anillo —dijo.

—No necesito uno —dijo rápidamente.

Su frente se dibujó en una línea firme.

—Necesitas uno.

—Sin embargo, puede esperar.

Entonces, con un movimiento tan repentino que ella no lo hubiera


creído capaz de hacerlo en su condición actual, se enderezó y le tocó la
barbilla.

—Bésame—dijo.

— ¿Qué?— Ella prácticamente gritó.

—Bésame.

—Estás loco.

—Es posible —dijo amablemente—, pero creo que cualquier hombre


que estuviera un poco cuerdo desearía besarte.

—Cualquier hombre —hizo eco, todavía tratando de dar sentido al


momento.
151
Página
—Quizás no. —Fingió considerar esto—. Creo que podría ser del tipo
celoso. Entonces probablemente sería bastante tonto de su parte.

Ella sacudió su cabeza. Luego puso los ojos en blanco. Luego hizo
ambas cosas.

—Necesitas descansar.

—Un beso primero.

—Edward.

Él se burló de su tono a la perfección.

—Cecilia.

Su boca se abrió.

—¿Me estás haciendo ojitos de cachorro?

—¿Está funcionando?

Sí.

—No.

Él hizo un sonido de desacuerdo.

—No eres una mentirosa muy consumada, ¿verdad?

Oh, él no tenía idea.

—Termina tu caldo —ordenó, intentando, y sin éxito, sonar severa.

—¿Quieres decir que no tengo la fuerza para besarte?

—¡Dios mío, eres insufrible!

Una de sus cejas se levantó en un arco perfectamente arrogante.

—Porque te haré saber que lo tomo como un desafío.


152
Página
Ella apretó los labios en un inútil intento de contener una sonrisa.

—¿Por qué te comportas así?

Él se encogió de hombros.

—Felicidad.

Solo una palabra y la dejó sin aliento. Por debajo de su ilustre exterior,
Edward Rokesby tenía un carácter juguetón bastante amplio. Se supone que
ella no debería haber estado tan sorprendida. Había visto indicios de eso en
sus cartas.

Todo lo que había necesitaba para liberarlo era un poco de alegría.

»Bésame —dijo otra vez.

—Necesitas descansar.

—Acabo de dormir una siesta por tres horas. Estoy ridículamente


despierto ahora.

—Un beso. —Se escuchó decir a sí misma, incluso cuando su mente le


estaba advirtiendo que no lo hiciera.

—Solo uno —estuvo de acuerdo, y luego agregó—: Estoy mintiendo,


por supuesto.

—No estoy segura de que cuente como una mentira si lo confiesas al


mismo tiempo.

Él le dio un golpecito a su mejilla, recordándole.

Cecilia se mordió el labio inferior. Seguramente un beso no estaría mal.


Y en la mejilla, incluso. Se inclinó.

Él movió su cabeza. Sus labios tocaron los de él.

»¡Me engañaste!
153
Página
Su mano llegó a la parte posterior de su cabeza.

—¿Lo hice?

—Sabes que lo hiciste.

—¿Te diste cuenta —murmuró él, su aliento cálido y seductor contra la


comisura de su boca—: que cuando hablas contra mis labios se siente como
un beso?

Ella casi gime. No tenía fuerzas para resistirse a él. No cuando era así,
gracioso y adorable y estaba tan obviamente encantado de haber
despertado para encontrarse casado con ella.

Y ahora sus labios se movían contra los de ella, rozándolos lentamente


hacia adelante y atrás en un beso que debería haber parecido casto. Pero
no había nada de inocente en la forma en que su cuerpo se arqueaba
hacia el suyo, ansioso por más. Había estado medio enamorada de este
hombre incluso antes de que se conocieran, y ahora su cuerpo reconocía
lo que su mente no quería admitir: lo deseaba, desesperadamente, y en
todos los sentidos.

Si no estuviera enfermo, si no estuviera tan débil, solo el cielo sabría lo


que sucedería. Porque no estaba segura de que tendría la fuerza para evitar
que consumaran un matrimonio que ni siquiera existía.

»Tú eres la mejor medicina —murmuró Edward contra su piel.

—No subestimes al láudano —intentó bromear ella. Necesitaba


alivianar el momento.

—No lo hago —dijo, retrocediendo solo lo suficiente para mirarla a los


ojos—. Gracias por insistir en que lo tome. Creo que fue una ayuda.

—De nada —dijo Cecilia un poco vacilante. El cambio de tema era


algo desorientador.

Él le acarició la mejilla.
154
Página
—Es parte de la razón por la que dije que eres la mejor medicina. Hablé
con la gente en el hospital, ya sabes. Ayer, después de que te fuiste.

Ella sacudió la cabeza. No estaba segura de a dónde quería llegar con


esto.

»Me dijeron lo bien que cuidaste de mí. Me dijeron que insististe en un


nivel de cuidado más alto de lo que podría haber recibido de otra manera.

—P-por supuesto —tartamudeó. Esto no tenía nada que ver con ser su
esposa. Ella habría hecho esto, en cualquier caso.

—Uno de ellos incluso dijo que no creía que yo hubiese despertado si


no fuera por ti.

—Estoy segura de que eso no es cierto —dijo, porque no podía atribuirse


el mérito por eso. Y no podía dejarle pensar que le debía eso.

—Es gracioso —murmuró—. No puedo recordar haber pensado mucho


en casarme. Ciertamente no recuerdo haber pensado en estar casado.
Pero creo que me gusta.

Lágrimas comenzaron a acumularse en los ojos de Cecilia. Él extendió


la mano y las apartó.

»No llores —susurró.

—No estoy llorando —dijo ella, a pesar de que si lo estaba haciendo.

Él sonrió indulgentemente.

—Creo que esta podría ser la primera vez que besé a una chica y la
hice llorar.

—Georgie Porgie —susurró, agradecida por la distracción.

Esto pareció divertirlo.

—Es mi segundo nombre.


155
Página
Ella retrocedió, necesitando poner una pequeña distancia entre ellos.
Pero su mano se deslizó desde su mejilla hasta su hombro y luego bajó por
su brazo hasta su mano. No la soltaría, y ella sabía que, en el fondo de su
corazón, no quería que él lo hiciera.

»Se está haciendo tarde —dijo él.

Ella miró hacia la ventana. Hacía mucho tiempo que había cerrado las
cortinas, pero podía ver por los bordes que el día había caído al anochecer
y ahora estaba cerca de la noche.

»¿Dormirás esta noche? —dijo.

Ella sabía lo que estaba preguntando. ¿Ella dormiría en esta cama?

»No necesitas sentirte incómoda —dijo—. Por mucho que me gustaría


que fuera de otra manera, no estoy en condiciones de hacerte el amor.

Su rostro ardió. Ella no pudo evitarlo.

—Creí que habías dicho que no estabas cansado —murmuró.

—No lo estoy. Pero tú sí.

Él tenía razón. Ella estaba agotada. Habría dormido cuando él lo hizo,


excepto que había sentido que necesitaba velar por él. Él se veía tan mal
cuando ella lo había metido en la cama más temprano esa noche. Lo que
es peor, casi, que cuando él había estado en el hospital.

Si algo le sucediera, después de todo lo que había ocurrido…

Ni siquiera podía soportar considerarlo.

—¿Has comido? —preguntó.

Ella asintió. Había comido algo ligero cuando bajó a buscar un caldo.
156
Página
»Bien. No queremos que la enfermera se convierta en el paciente. Te
aseguro, que yo no sería tan idóneo en ese papel como tú. —Su rostro se
puso serio—. Debes descansar.

Ella sabía esto. Simplemente no veía cómo sería eso posible.

»Estoy seguro de que todavía deseas modestia —dijo, su propio rostro


adquiriendo un tono ligeramente desconcertado. Cecilia se sintió un poco
mejor sabiendo que él también veía la irregularidad en su situación actual.

»Te doy mi palabra de que me giraré hacia el otro lado —dijo.

Ella simplemente se quedó mirándolo.

»Mientras te cambias a tu ropa de cama —explicó.

—Oh, por supuesto. —Dios, ella era una idiota.

—Incluso me pondré las mantas sobre la cabeza.

Ella se puso de pie con pies temblorosos.

—Eso no será necesario.

Hubo una pausa significativa, y luego dijo en voz muy ronca

—Podría serlo.

Cecilia dejó escapar un pequeño grito de sorpresa ante su admisión,


luego corrió al guardarropa donde había desempacado su escaso
suministro de ropa. Había traído una bata, un vestido útil de algodón blanco
falto de encajes o volantes. No era la clase de cosas que una dama puede
meter en el baúl de su ropa de novia.

—Simplemente Iré a la esquina —dijo.

—Ya estoy bajo las sábanas.


157
Página
En efecto, lo estaba. Mientras que ella había ido a buscar su bata, se
había deslizado hasta que estuvo de espaldas y se puso la sabana sobre su
rostro.

Se habría reído si no estuviera tan completamente mortificada.

Con movimientos rápidos y eficientes, Cecilia se quitó la ropa y se metió


en su bata. La cubría de pies a cabeza, tanto como cualquiera de sus
vestidos de día, y desde luego más que un vestido de noche, pero, aun así,
se sentía indecentemente expuesta.

Generalmente cepillaba su cabello cincuenta veces antes de


acostarse, pero esto parecía excesivo, especialmente cuando él tenía una
manta sobre la cabeza, así que en cambio lo trenzó para dormir. En cuanto
a sus dientes... Miró el cepillo de dientes y los polvos que había traído de
Inglaterra, luego volvió a la cama. Edward no se había movido.

—Me saltaré los dientes por esta noche —dijo. Tal vez sería menos
probable que quisiera besarla a la mañana siguiente.

Puso de nuevo el cepillo de dientes en el guardarropa y corrió hacia el


otro lado de la cama. Prudentemente, con el objetivo de desordenar lo
menos posible la ropa de cama, levantó la manta y se metió.

—Puedes abrir tus ojos ahora —dijo.

Él descubrió su rostro.

—Estás muy lejos —dijo.

Cecilia levantó su pierna derecha, que estaba medio colgando de


vuelta a la cama.

—Creo que es lo mejor —dijo. Se agachó y apagó la vela, permitiendo


que la oscuridad cubriera la habitación.

Eso no la hizo menos consciente del hombre que estaba acostado a su


lado.
158
Página
—Buenas noches, Cecilia —dijo.

—Buenas noches. —Ella cambió su posición, rodando torpemente


sobre su costado de espaldas a él. Así era cómo generalmente dormía,
sobre su lado derecho con las manos metidas debajo de su mejilla como si
estuviera orando. Pero no se sentía cómoda esta noche, y ciertamente no
se sentía natural.

Nunca se dormiría. Nunca.

Y, sin embargo, de alguna manera, lo hizo.


159
Página
Ofrece mis saludos al Teniente Rokesby, y asegúrale que, si sus hermanos no escriben
con tanta frecuencia como yo, solo puede deberse a que llevan vidas mucho más
emocionantes. Derbyshire no es otra cosa sino aburrida en esta época del año. Oh, ¿qué
estoy diciendo? Derbyshire nunca es otra cosa que aburrida. Es algo bueno, entonces, que
yo prefiera una vida sin incidentes.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas

E
dward se levantó lentamente la mañana siguiente, su mente
reacia a salirse de lo que era un sueño sumamente encantador.
Estaba en una cama, lo que era digno de mencionar en sí
mismo… estaba casi seguro de que no había dormido en una cama
apropiada en meses. Y estaba caliente. Calentito y encantador, pero no
demasiado caliente, de la manera en que uno se ponía durante esos
opresivos veranos de Nueva York.

Curioso cómo nada parecía estar pasando en realidad en este sueño;


se trataba más de las sensaciones de ello. La comodidad nubosa de todo
ello. Incluso su propio cuerpo parecía ansioso por deleitarse en las
sensaciones felices. Se había despertado duro, como hacía con frecuencia,
pero sin el acompañamiento de la frustración de saber que nada podría
venir de ello. Porque en su sueño, estaba acurrucado contra un muy
encantador trasero, cálido y mullido, con una tentadora pequeña grieta
que lo acunaba en un acogedor abrazo femenino.

Su mano bajó sigilosamente para acunar uno de esos cachetes.


160
Página
Suspiró. Perfección.

Siempre le habían gustado las mujeres, le gustaban las suaves curvas


de sus cuerpos, la manera en que su piel extendía pálida y tierna contra la
suya. Nunca había sido un canalla, ni había sido indiscriminado. Años atrás,
su padre lo había llamado aparte y puesto el temor a Dios y a la sífilis en él.
Y aunque Edward había visitado burdeles con sus amigos, nunca había
participado de los bienes. Era mucho más seguro, y en su opinión
probablemente muchísimo más placentero, yacer con una mujer que uno
en realidad conocía. Viudas discretas en su mayoría. La ocasional cantante
de ópera.

Pero las viudas discretas y las cantantes de ópera no crecían como la


grama en el suelo en las colonias americanas, y había pasado un largo
tiempo desde que se había encontrado dichosamente entrelazado con un
par de extremidades femeninas.

Amaba la sensación de una cálida mujer a su lado. Debajo de él.

Rodeándolo.

La atrajo más cerca, a esta perfecta dama de sus sueños, y entonces…

Se despertó.

De verdad.

Cristo.

Esta no era una misteriosa mujer de ensueño en sus brazos, era Cecilia,
y su camisón se había subido en la noche para revelar su muy desnuda y
muy encantadora parte posterior.

Él todavía estaba vestido en su mayoría, habiéndose quedado dormido


dos veces en su ropa, pero su polla estaba protestando poderosamente en
sus confines, y realmente no podía culparla, presionada como estaba
contra el trasero de Cecilia.
161
Página
Seguramente ningún hombre se había encontrado alguna vez en una
situación tan exquisitamente frustrante. Ella era su esposa. Seguramente
tenía todo el derecho de acercarla más, darle la vuelta y comenzar a
besarla hasta que estuviera insensible por el deseo. Comenzaría en su boca,
entonces se movería, bajando por la elegante longitud de su garganta,
hasta el hueco de su clavícula.

Desde allí sería un fácil deslizar hasta sus pechos, a los cuales todavía
no había visto, pero estaba bastante seguro de que tenían el tamaño y
forma perfectos para sus manos. No estaba seguro de cómo sabía eso,
excepto que todo lo demás acerca de ella había probado ser perfecto, así
que, ¿por qué esto no?

Y tenía la sensación de que, en algún momento durante la noche


anterior, había tenido uno de esos pechos acunados en su mano. Su alma
parecía recordarlo, incluso si su mente no lo hacía.

Pero le había prometido que no tomaría ventaja de esta proximidad


forzada. Se había prometido a sí mismo que le daría una apropiada noche
de bodas, no algo torpe y apresurado con un hombre operando a solo
mitad de fuerza y resistencia.

Cuando le hiciera el amor, ella tendría todo el romance que se


merecía.

Así que ahora necesitaba descubrir cómo liberarse sin despertarla. A


pesar de que cada fibra masculina de su ser discrepaba.

Algunas fibras discrepando más que otras.

Primero lo primero, se dijo. Mueve la mano.

Gruñó. Realmente no quería mover su mano.

Pero Cecilia hizo un ruidito como si se pudiera despertar, y eso pareció


sacarlo de una sacudida de su falta de acción. Con un lento y cuidadoso
movimiento, sacó su mano, dejando descansar la palma sobre su cadera.
162
Página
Ella murmuró algo dormida, algo que sonaba extraordinariamente
como “mushie de salmón” luego dejó salir un suspiro mientras se acurrucaba
hacia las almohadas.

Desastre evitado. Edward se permitió respirar de nuevo.

Ahora tenía que sacar su brazo de debajo de ella. Una tarea nada fácil,
ya que parecía estar usando su mano como una especie de acompañante
infantil, presionándolo contra su mejilla como a una manta favorita o
muñeca rellena.

Dio un pequeño tirón. Ella no se movió.

Tiró con un poco más de fuerza, solo para paralizarse cuando dejó salir
un sonido de irritación soñolienta y excavó más contra su mano.

Irritación soñolienta. ¿Quién sabía que siquiera existía tal cosa?

Muy bien, se dijo, era hora de ponerse serio. Con un incómodo cambio
de su peso, presionó su brazo entero hacia abajo, en el colchón, creando
una depresión suficiente para deslizar su extremidad fuera de debajo de ella
sin perturbar su posición.

Desenredado al fin. Edward comenzó a retroceder, centímetro por


centímetro, por… tacha eso, no lo logró más allá de los primeros cinco
centímetros. Resultó que no había sido el único en cruzarse en la cama en
la noche, había sido Cecilia. Y aparentemente no hacía las cosas a medias
tintas, porque él estaba tambaleándose justo en el borde del colchón.

No quedaba más remedio. Iba a tener que levantarse y darle la


bienvenida al día.

¿Al día? Echó un vistazo hacia la ventana. Más probablemente el


amanecer. Nada sorprendente, suponía, ya que se habían quedado
dormidos relativamente temprano la noche anterior.
163
Página
Con una mirada final a Cecilia, para asegurarse de que todavía
estuviera durmiendo profundamente, Edward balanceó sus piernas hacia el
costado de la cama y se puso de pie. No se sentía tan débil como el día
anterior, lo que tenía sentido. Podría no haber comido nada más que un
caldo anoche, pero había conseguido una comida apropiada cuando
había llegado primero al Cabeza del Diablo. Era sorprendente lo que un
bocado de carne y papas podían hacer por un hombre.

Su cabeza también se sentía hasta cierto punto un poco mejor, aunque


algo de sentido interior le estaba advirtiendo no hacer ningún repentino
movimiento errático. Lo que, ciertamente, descartaba una cabalgata de
dieciséis kilómetros hasta Harlem, pero al menos Cecilia había dado su
conformidad a ese respecto. Honestamente, no creía que encontrarían
noticias de Thomas arriba, en el puesto del norte, pero la llevaría allí tan
pronto como fuera posible. Y, mientras tanto, continuarían su investigación
aquí.

No descansaría hasta que supieran qué le había sucedido a Thomas.


Edward le debía mucho a su amigo.

Y ahora también a Cecilia.

Todavía moviéndose lentamente, cruzó la corta distancia hasta la


ventana y tiró hacia atrás las cortinas algunos centímetros. El sol estaba
ascendiendo sobre el Nuevo Mundo, pintando el cielo con anchas rayas de
naranja y rosa. Pensó en su familia allá en Inglaterra. El día ya habría
comenzado para ellos. ¿Estarían comiendo su almuerzo? ¿Estaba el clima lo
suficientemente cálido para una cabalgata a través de los extensos terrenos
de Crake House? ¿O estaba todavía la primavera aferrándose a Inglaterra,
haciéndole cosquillas al aire con su frío y viento?

Echaba de menos su hogar, extrañaba los profundos verdes de los


prados y setos, la fría neblina de la mañana. Echaba de menos los rosales
de su madre, aunque nunca le había gustado el empalagoso aroma de
ellos. ¿Había estado nostálgico antes? No lo había pensado, aunque tal vez
164
Página
este dolor se había levantado en él durante los meses que habían
desaparecido de su memoria.

O tal vez era algo nuevo. Ahora tenía una esposa, y Dios mediante, los
niños seguirían. Nunca había pensado tener una familia aquí, en las colonias.
Siempre se había imaginado de regreso en Kent, estableciéndose en una
propiedad por su cuenta, no muy lejos del resto de los Rokesby.

No es que alguna vez hubiera imaginado una mujer específica en esas


vagas imágenes. Nunca había cortejado a nadie seriamente, aunque todo
el mundo parecía creer que eventualmente se casaría con su vecina, Billie
Bridgerton. Nunca se había molestado en desengañar a la gente de ese
concepto, y tampoco lo había hecho Billie, pero ellos serían un desastre
como marido y mujer. Eran mucho más como hermanos, como para siquiera
pensar en casarse.

Se rio, pensando en ella. Habían corrido como salvajes cuando niños,


él y Billie, junto con su hermano Andrew y su hermana Mary. Era una maravilla
que todos hubieran alcanzado la adultez en buena salud. Él se había
dislocado un hombro y tuvo un diente de leche perdido antes de su octavo
cumpleaños. Andrew siempre estaba metiéndose en un lío u otro. Solo Mary
había sido inmune a las constantes heridas, aunque era casi seguro que se
debiera menos a la oportunidad, que a su sensibilidad superior.

Y George, por supuesto. George nunca había probado la paciencia


de su madre con fracturas y moretones. Pero de nuevo, él era varios años
mayor que el resto. Había tenido cosas mucho más importantes que hacer
que corretear con sus hermanos más jóvenes.

¿A Cecilia le gustaría su familia? Prefería pensar que sí, y sabía que a


ellos les gustaría. Esperaba que no echara de menos excesivamente a
Derbyshire, pero no sonaba como si hubiera dejado mucho que la atara allí,
de todas maneras. Thomas no había expresado un gran afecto por su
pueblo; Edward no estaría sorprendido si permaneciera en el ejército y
alquilara Marswell ahora que era el dueño.
165
Página
Por supuesto, primero tenían que encontrarlo.

Confidencialmente, Edward no estaba optimista. Había estado


fingiendo una fachada valiente por Cecilia, pero había mucho sobre la
desaparición de Thomas que no tenía sentido, como para que esta historia
tuviera un final feliz.

Pero otra vez, su propia historia estaba llena de lo improbable y


bizarro… una pérdida de memoria, una esposa descubierta. ¿Quién decía
que Thomas no sería tan afortunado?

Los tonos cálidos del cielo estaban comenzando a desvanecerse, y


Edward dejó caer la cortina. Debería vestirse —o más bien, volver a vestirse—
antes de que Cecilia se despertara. Probablemente no se molestaría con
nuevos pantalones, pero una camisa nueva estaba en la lista. Su baúl había
sido colocado cerca del guardarropa, así que se desplazó calladamente a
través de la habitación y lo abrió, complacido de ver que sus pertenencias
parecían intactas. Principalmente había traído ropa y equipamiento, pero
había algunos artículos personales mezclados dentro. Un delgado tomo de
poesía que siempre había disfrutado, un divertido conejito de madera que
Andrew y él habían tallado cuando eran jóvenes.

Sonrió para sí mismo, repentinamente queriendo volver a verlo. Cada


uno de ellos había decidido tallar la mitad, y el resultado había sido el roedor
más deforme y desequilibrado que jamás haya existido en esta tierra. Billie
había declarado que, si los conejos realmente se vieran así, habrían sido
depredadores, aunque solo fuera porque todos los demás animales se
desmayarían con el susto.

—Entonces —anunció con el gran drama que siempre empleaba—,


irían a matar con sus pequeños dientes maliciosos...

Fue en ese momento cuando la madre de Edward se topó con la


conversación y la detuvo, declarando que los conejos eran "criaturas
gentiles de Dios", y que Billie debería...
166
Página
Fue en ese momento que Edward había empujado el conejo de
madera frente al rostro de su madre, resultando en un chillido de tal
magnitud y tono que los niños lo imitaron durante semanas.

Sin embargo, nadie lo hizo bien. Ni siquiera Mary, y ella podía gritar.
(Con tantos hermanos, había aprendido joven.)

Edward escarbó entre sus cosas, más allá de las camisas y los
pantalones, más allá de las medias que había aprendido a remendar. Palpó
a su alrededor por el desigual contorno del conejo, pero su mano rozó
primero contra un pequeño paquete de papel, atado cuidadosamente con
un trozo de cuerda.

Cartas. Había guardado todas las cartas que había recibido de casa,
no es que su pila fuera algo comparado con la de Thomas. Pero esta
pequeña pila representaba a todos sus seres queridos: su madre, con su letra
alta y elegante, su padre, que nunca escribía mucho, pero que de alguna
manera se las arreglaba para transmitir lo que sentía. Solo había una carta
de Andrew. Edward supuso que él podía ser perdonado; su hermano menor
estaba en la marina, y por más difícil que fuera que el correo llegara a
Edward en Nueva York, tenía que ser aún más difícil para él salir de
dondequiera que Andrew estuviera apostado.

Con una sonrisa nostálgica continuó rebuscando entre la pila. Billie era
una corresponsal terrible, pero había conseguido algunas notas. Su hermana
Mary era mucho mejor, y ella había incluido algunos garabatos de su
hermano menor Nicholas, a quien Edward se avergonzaba de decir que
apenas conocía. La diferencia de edad era grande, y con vidas tan
ocupadas, nunca parecían estar en el mismo lugar al mismo tiempo.

Pero fue en el fondo de la pila, escondida entre dos cartas de su madre,


donde Edward encontró la pieza más preciada de su colección.

Cecilia.
167
Página
Ella nunca le había escrito directamente; ambos sabían que eso habría
sido muy impropio. Pero ella le incluyó una nota en la parte inferior de la
mayoría de sus cartas a su hermano, y Edward había llegado a esperar estas
misivas incrustadas con un anhelo tan profundo que nunca lo habría
admitido.

Thomas decía: "Ah, ha llegado una carta de mi hermana", y Edward ni


siquiera levantaba la vista mientras respondía: "Oh, eso es muy bonito,
espero que esté bien". Pero dentro, su corazón latía un poco más fuerte, sus
pulmones se sentían un poco más apretados, y mientras Thomas
ociosamente hojeaba las palabras de Cecilia, Edward lo miraba por el
rabillo del ojo, tratando de no gritar: "¡Solo lee la maldita parte que es para
mí!

No, realmente no habría servido de nada confesar lo mucho que


esperaba con impaciencia las cartas de Cecilia.

Y entonces un día, mientras Thomas estaba fuera, y Edward estaba


descansando en la habitación que compartían, se encontró pensando en
ella. No había nada anormal en esto. Pensaba en la hermana de su mejor
amigo mucho más de lo que cabía esperar, dado que en realidad nunca
se habían conocido. Pero había pasado más de un mes desde su última
carta —una pausa extraordinariamente larga— y Edward estaba
empezando a preocuparse por ella, aunque sabía que el retraso era casi
con toda seguridad culpa de los vientos y corrientes del océano. El puesto
transatlántico distaba mucho de ser fiable.

Pero mientras yacía en su cama, se dio cuenta de que no podía


recordar exactamente lo que ella había escrito en la última carta, y por
alguna razón se hizo imperativo que lo hiciera. ¿Había descrito al
metomentodo de la aldea como autoritario o sobreexcitado? No podía
recordar, y era importante. Eso cambiaba el significado, y...
168
Página
Antes de que se diera cuenta, estaba en las cosas de Thomas,
buscando las cartas de Cecilia solo para poder releer las cuatro frases que
ella había incluido para él.

No se le ocurrió hasta que acabó, la gravedad con la que había


abusado de la privacidad de su amigo.

De que él era patético, se había dado cuenta todo el tiempo.

Una vez que empezó no podía parar. Edward se encontró espiando a


escondidas las cartas de Cecilia cada vez que Thomas estaba fuera. Era su
secreto culposo y sigiloso, y cuando se enteró de que iba a ser enviado a
Connecticut, se había apoderado de dos de las hojas de papelería de ella
para sí mismo, cuidadosamente tomando solo aquellas en las que la última
hoja de papel estaba casi completamente dirigida a él. Thomas se perdería
muy poco de las palabras de su hermana, y Edward ganaría...

Bueno, para ser franco, pensó que ganaría un poco de cordura. Tal vez
algo de esperanza.

Al final, se había llevado solo una de sus cartas a Connecticut, optando


por dejar la otra a salvo en su baúl. Este parecía haber sido un plan prudente.
Según la gente del hospital, no tenía papeles ni propiedades cuando lo
habían encontrado en la Bahía de Kip. Solo el cielo sabía dónde estaba la
carta de Cecilia. En el fondo de un lago, probablemente, o tal vez
encendiendo un fuego. Edward esperaba que lo hubiera encontrado un
pájaro con iniciativa, desgarrado para amortiguar un nido.

A Cecilia probablemente le gustaría eso, pensó.

A él también le gustaba. Eso casi le quita el aguijón a la pérdida.

Había pensado que la había guardado a salvo, siempre en el bolsillo


de su abrigo. Fue extraño que...
169
Página
Edward se quedó helado. Esto era lo máximo que recordaba desde
que despertó. Nada de lo que había hecho o dicho, solo que había llevado
una carta de su esposa en el bolsillo de su abrigo.

¿O incluso había sido su esposa entonces? ¿Cuándo fue la fecha de su


matrimonio? Él le había preguntado el día anterior, pero se habían desviado
del tema, y luego — sinceramente, fue su propia culpa— él le había exigido
que lo besara.

Si no tenía ninguna respuesta, solo podía culparse a sí mismo.

Esta carta, sin embargo, la que estaba en sus manos, era la más querida
para él. Era la primera vez que ella le había escrito expresamente. No había
habido nada terriblemente personal; era como si supiera instintivamente
que lo que más necesitaba era la normalidad. Ella había llenado su página
con lo mundano, haciendo deliciosa su irónica perspectiva.

Edward miró por encima de su hombro para asegurarse de que Cecilia


seguía durmiendo, y luego desplegó cuidadosamente la carta.

Querido Capitán Rokesby,

Su descripción de las flores silvestres en las colonias me ha hecho añorar


la primavera, que está perdiendo su feroz batalla con el invierno aquí en
Derbyshire. No, miento. La batalla no es feroz. El invierno ha aplastado la
primavera como un insecto. Ni siquiera tenemos el placer de una fresca y
polvorienta nieve. Cualquier precipitación que hayamos recogido hace
tiempo que se ha derretido en una sucia y desagradable aguanieve, y me
temo que he arruinado dos zapatos esta temporada. No dos pares, fíjese,
dos zapatos. La izquierda de mis zapatillas y la derecha de mis botas. Mi
alma frugal quiere que junte un par de lo que queda, pero me temo que soy
demasiado vanidosa para la moda resultante, por no decir demasiado
pobre de equilibrio. El tacón de mi bota es dos centímetros más alto que el
de mis zapatillas, y estoy bastante segura de que tropezaré con todo, caeré
170
Página
por las escaleras y tal vez romperé una ventana. Pregúntele a Thomas sobre
la vez que me tropecé con la alfombra en nuestro salón. Fue una triste
cascada de infortunios la que siguió.

Manténgase a salvo y a Thomas también, y le suplicaré que haga lo


mismo. Pensaré en usted a menudo y lo tendré en mis oraciones.

Su amiga,

Cecilia Harcourt

Edward miró fijamente el elegante manuscrito durante varios segundos


después de haber leído todas las palabras, su dedo índice trazando
ligeramente los remolinos de su nombre. Su amiga, ella había escrito. De
hecho, eso era lo que había sido, incluso antes de que él la conociera.

Su amiga.

Y ahora su esposa.

Detrás de él, escuchó los inconfundibles sonidos de Cecilia


despertando. Apresuradamente dobló la carta, devolviéndola al montón
de su familia.

—¿Edward? —La oyó decir. Su voz aún era espesa y soñolienta, como
si en cualquier momento se deslizase hacia un bostezo inesperado.

—Buenos días —dijo, volviéndose.

—¿Qué estabas leyendo?

Su mano se golpeó contra su muslo.

—Solo una carta de casa.


171
Página
—Oh. —Ella se quedó callada por un momento, y luego dijo en voz
baja—: Debes extrañar terriblemente a tu familia.

—Yo... sí —dijo. Y en ese único momento se sintió de nuevo como un


adolescente, frente a la hermosa muchacha que estaba al otro lado de la
habitación, con la que nadie tenía el valor de hablar. Era ridículo, una locura
total. Era un hombre adulto, y no había habido una mujer que le hubiese
asustado hasta el silencio durante más de una década. Pero se sintió como
si le hubieran atrapado con las manos en la masa.

Si se enteraba de que él le había robado sus cartas....

Estaba mortificado solo de pensarlo.

—¿Pasa algo malo? —preguntó.

—No, no, por supuesto que no. —Metió toda la pila de cartas en su
baúl—. Solo... ya sabes... pensando en casa.

Ella asintió mientras se sostenía erguida, metiendo la ropa de cama


alrededor de ella.

»¡No los he visto desde... auch! —Edward soltó una corriente de


invectivas mientras su dedo gordo del pie chocaba contra el costado de su
baúl. Había estado tan ansioso por ocultar la evidencia de su locura
amorosa que no había estado prestando atención a donde iba.

—¿Estás del todo bien? —preguntó ella, francamente sorprendida por


su reacción.

Edward volvió a jurar, e inmediatamente le pidió perdón. Hacía tanto


tiempo que no estaba en presencia de una dama. Sus modales estaban
oxidados.

—No te disculpes —dijo ella—. No hay nada tan horrible como un dedo
del pie golpeado. Ojalá pudiera decir lo mismo cuando yo me golpeara el
mío.
172
Página
—Billie lo hace —dijo.

—¿Quién?

—Oh, lo siento. Billie Bridgerton. Mi vecina. —Ella aún estaba en sus


pensamientos, al parecer. Probablemente porque había estado mirando
esas cartas desde su casa.

—Oh, sí. La has mencionado.

—¿Lo he hecho? —preguntó distraídamente. Él y Billie eran los mejores


amigos; verdaderamente, habían crecido juntos. Una marimacho más
grande nunca había caminado por esta tierra, no obstante, y no estaba
seguro de cómo siquiera se había dado cuenta de que era una chica hasta
que tuvo ocho.
Rio entre dientes ante el recuerdo.
Cecilia apartó su mirada.
»No puedo imaginar por qué te habría escrito sobre ella —dijo Edward.
—No lo hiciste —explicó ella—. Thomas lo hizo.
—¿Thomas? —Eso parecía extraño.
Ella dio un despreocupado encogimiento de hombros.
—Debiste haberle hablado de ella.

—Supongo. —Metió la mano dentro del baúl para sacar una camisa
limpia. Era el motivo de que hubiera abierto la maldita cosa en primer
lugar—. Si me permites —dijo antes de sacarse su camisa y ponerse la limpia.
—¡Oh! —exclamó Cecilia—. Tienes una cicatriz.
La miró por encima de su hombro.
—¿Qué?

—Hay una cicatriz en tu espalda. Nunca antes la noté. —Frunció el


ceño—. Supongo que no lo habría hecho. Mientras te estaba cuidando,
173
Página
nunca… Bueno, no importa. —Pasó un momento y entonces preguntó—:
¿Cómo te la hiciste?
Se estiró y señaló su omoplato izquierdo.
—¿Esta?
—Sí
—Me caí de un árbol.
—¿Recientemente?
Le dirigió una mirada. Honestamente.
—Tenía nueve.

Eso pareció interesarla, y ella cambió de posición, sentándose con las


piernas cruzadas bajo las sábanas.
—¿Qué sucedió?
—Me caí de un árbol.
Ella gimió.
—De seguro hay más que eso en la historia.

—No realmente —dijo con un encogimiento de hombros—. Durante


dos años, mentí y dije que mi hermano me empujó, pero la verdad es que
solo perdí el equilibrio. Me golpeé con una rama al bajar. Desgarró mi
camisa.
Ella rio entre dientes ante eso.
—Debiste haber sido la ruina de la existencia de tu madre.

—Mi madre y quien fuera que hiciera el zurcido. Aunque imagino que
esa camisa era irremediable.
—Mejor una camisa que un brazo o una pierna.
—Oh, también arruinamos eso.
—¡Santo cielos!
174
Página
Le sonrió.
—Billie se rompió los dos brazos.
Cecilia abrió sus ojos como platos.
—¿Al mismo tiempo?

—Afortunadamente no, pero Andrew y yo nos divertimos mucho


imaginando cómo habría sido si lo hubiera hecho. Cuando se rompió el
segundo, atamos al bueno en un cabestrillo, solo para ver cómo se las
arreglaba.
—¿Y se los permitió?
—¿Permitirnos? Fue ella quien lo sugirió.
—Suena como una mujer muy singular —dijo Cecilia cortésmente.

—¿Billie? —Negó con la cabeza—. No hay nadie como ella, eso es


seguro.

Cecilia bajó su mirada a la cama, recogiendo las sábanas


distraídamente. Parecía estar haciendo algún tipo de patrón en su cabeza.
—¿Qué está haciendo ahora? —preguntó ella.

—No tengo idea —dijo con pesar. Le dolía estar tan alejado de su
familia. No había tenido noticias de ellos por más de cuatro meses. Y
probablemente pensaban que estaba muerto.
—Lo lamento —dijo Cecilia—. No debería haber preguntado. No pensé.

—Está bien —respondió. Ciertamente no era culpa de ella—. Aunque sí


me pregunto… ¿podría haber recibido correspondencia durante mi
ausencia? Parece probable que mi familia me hubiera escrito antes de
recibir la noticia de que había desaparecido.
—No lo sé. Ciertamente, podemos preguntar.

Edward se encargó de sus puños, abrochando primero el izquierdo y


luego el derecho.
175
Página
»¿Te escribían a menudo? —Ella sonrió, pero lucía forzado. O quizás solo
estaba cansada.
—¿Mi familia?
Ella asintió.
—Y tus amigos.

—Ninguno tan a menudo como tú le escribías a Thomas —dijo


tristemente—. Siempre estaba celoso por eso. todos los estábamos.
—¿En serio? —Su sonrisa iluminó sus ojos esta vez.

—En serio —confirmó—. Thomas recibía más correspondencia que yo,


y tú eras su único corresponsal.
—Eso no puede ser cierto.

—Te aseguro que lo es. Bueno, quizás no si cuento a tu madre


—admitió—. Pero eso apenas parece justo.
Ella se rio ante eso.
—¿A qué te refieres?

—Las madres tienen que escribirle a sus hijos, ¿no lo crees? Pero los
hermanos y amigos… bueno, difícilmente necesitan ser tan diligentes.

—Nuestro padre nunca le escribía a Thomas —dijo Cecilia—. A veces


me pedía que le diera sus saludos, pero eso es todo. —No sonaba molesta
con eso, o siquiera resignada. Edward tuvo un repentino recuerdo de su
amigo, tallando un palo distraídamente en uno de sus campamentos
compartidos. Thomas a menudo lanzaba aforismos, y uno de sus favoritos
había sido: “Cambia lo que puedas y acepta lo que no puedas”.
Eso parecía resumir a la hermana de Thomas bastante bien

La miró, estudiándola durante un momento. Era una mujer de notable


fuerza y gracia. Se preguntó si ella se daba cuenta de eso.

Volvió a preocuparse por sus puños, aunque estaba bien abrochados


y en su lugar. El impulso de seguir mirándola era demasiado fuerte. La
176
Página
avergonzaría, o más probablemente, se avergonzaría a sí misma. Pero
quería observarla. Quería conocerla. Quería todos sus secretos y deseos, y
quería sus historias mundanas, las pequeñas partes de su pasado que habían
encajado en ella como piezas de un rompecabezas.

Qué extraño era querer conocer a otra persona, por dentro y por fuera.
No podía recordar haber querido hacer eso antes.

—Te conté sobre mi infancia —dijo. Metió la mano en su baúl en busca


de una corbata limpia y se puso a atarla—. Cuéntame sobre la tuya.

—¿Qué deseas saber? —preguntó ella. Sonaba vagamente sorpren-


dida, quizás un poco divertida.
—¿Jugabas mucho afuera?
—No me rompí ningún brazo, si eso es lo que estás preguntando.
—No era eso, pero me alivia escuchar eso.
—No todas podemos ser Billie —bromeó ella.

Sintió que su barbilla se alzaba y se giró hacia ella, seguro de que había
oído mal.
—¿Qué dijiste?

—Nada —dijo ella, sacudiendo su cabeza de una manera que decía


que no valía la pena hablar de eso—. Estaba siendo tonta. Y no, no jugaba
mucho afuera. No como tú, al menos. Prefería sentarme dentro y leer.
—¿Poesía? ¿Prosa?

—Cualquier cosa que pudiera tener en mis manos. A Thomas le gustaba


llamarme ratón de biblioteca.
—Más como un dragón de biblioteca, debería pensar.
Ella rio.
—¿Por qué dirías eso?
—Eres demasiado feroz como para ser un simple ratón.
177
Página
Los ojos de ella se movieron hacia el techo y parecía vagamente
avergonzada. Y quizás también un poco orgullosa.

—Estoy bastante segura de que eres la única persona que me ha


juzgado como feroz alguna vez.

—Cruzaste un océano para salvar a tu hermano. Esa parece la


mismísima definición de ferocidad para mí.
—Quizás. —Pero la chispa había abandonado su voz.
La miró curiosamente.
—¿Por qué tan sombría de repente?

—Solo que… —Ella pensó por un momento y suspiró—. Cuando llegué


a Liverpool, de allí fue de donde zarpé, no sé si fue mi amor por Thomas lo
que me impulsó a la acción.

Edward caminó hacia la cama y se sentó en el bode, ofreciéndole su


silencioso apoyo.

»Creo… creo que fue desesperación. —Ella inclinó su rostro hacia el


suyo, y supo que sería atormentado por la mirada en sus ojos para siempre.
No era dolor, no era miedo. Era algo mucho peor: resignación, como si
hubiera mirado dentro de sí misma y hubiera encontrado vacío—. Me sentía
muy sola —admitió ella—. Y asustada. No sé si…

No terminó su oración de inmediato. Edward se mantuvo quieto,


permitiendo que su silencio fuera su aliento.

»No sé si hubiera venido si no me hubiera salido tan sola —finalmente


terminó—. Me gustaría pensar que estaba pensado solamente en Thomas, y
lo mucho que necesitaba mi ayuda, pero me pregunto si yo necesitaba más
irme.
—No hay vergüenza en eso.
Ella levantó su mirada.
—¿No la hay?
178
Página
—No —dijo con fervor, tomándola de ambas manos—. Eres valiente, y
tienes un verdadero y hermoso corazón. No hay vergüenza en tener miedos
y preocupaciones.
Pero su mirada no se encontraría con la suya.
»Y no estás sola —juró—. Lo prometo. Nunca estarás sola.

Esperó a que ella dijera algo, que reconociera la profundidad de su


declaración, pero no lo hizo. Podía ver que estaba trabajando para
recuperar la compostura. Su respiración tomó lentamente un tenor más
regular, y retiró delicadamente una de sus manos para limpiar la humedad
que se aferraba a sus pestañas.
Entonces ella dijo:
—Me gustaría vestirme.
Claramente, era una petición para que se fuera.

—Por supuesto —dijo, intentando ignorar la punzada de decepción


que rebotó contra su corazón.

Ella asintió levemente y murmuró su gratitud mientras él se ponía de pie


y se dirigía a la puerta.
—Edward —lo llamó ella.
Se giró, una ridícula llamarada de esperanza surgiendo dentro de él.
»Tus botas —le recordó.

Bajó la mirada. Todavía llevaba solo calcetines. Asintió brevemente


—no que fuera a camuflar el profundo rubor subiendo por su cuello— y
agarró sus botas antes de salir al vestíbulo.
Podía ponerse las malditas cosas en las escaleras.
179
Página
Una vida sin incidentes suena maravillosa en este momento. Nuestra fecha de salida
se avecina, y no espero con interés la travesía. ¿Sabes que llevará al menos cinco semanas
llegar a América del Norte? Me dijeron que el viaje es más corto al volver a casa: los vientos
soplan predominantemente de oeste a este y empujan así a los barcos. Sin embargo, esta
es una pequeña comodidad. No se nos da una fecha anticipada de regreso.

Edward me ordena que diga hola y que no te diga que es un marinero miserable.

—de Thomas Harcourt para su hermana Cecilia

P
ara cuando Cecilia encontró a Edward en el comedor principal
del Cabeza del Diablo, estaba desayunando. Y vistiendo sus
botas.

—Oh, no te levantes —dijo, cuando empujó su silla hacia atrás para


ponerse de pie—. Por favor.

Se quedó quieto por breves instantes y luego asintió. Le costó, se dio


cuenta, abandonar sus modales como un caballero. Pero estaba enfermo.
Remendado, pero enfermo. Seguramente tenía el derecho de conservar su
energía siempre que fuera posible.

Y tenía el deber de asegurarse de que él lo hiciera. Era su deuda a


pagar. Él podría no darse cuenta de que se lo debía, pero lo hacía. Se
estaba aprovechando de su buena naturaleza y su buen nombre. Lo mínimo
que podía hacer era restaurar su buena salud.

Se sentó frente a él, contenta de ver que parecía estar comiendo más
que el día anterior. Estaba convencida de que su debilidad persistente se
180
Página
debía menos a su lesión en la cabeza que a no haber comido en una
semana.
Propósito del día: Asegurarse de que Edward comió bien.

Ciertamente más fácil que el propósito del día anterior, que era dejar
de mentir tanto.

»¿Estás disfrutando tu comida? —preguntó cortésmente. Ella no lo


conocía lo suficientemente bien como para conocer su estado de ánimo,
pero él había salido de su habitación con una prisa extraña, sin siquiera
haberse puesto las botas. Por supuesto, le había dicho que deseaba vestirse,
lo que suponía implicaba que esperaba privacidad, pero seguramente no
había sido una petición irrazonable.

Dobló el periódico que había estado leyendo, empujó un plato de


tocino y huevos hacia ella, y dijo:
—Es bastante buena, gracias.
—¿Hay té? —preguntó con esperanza Cecilia.

—No esta mañana, me temo. Pero —inclinó la cabeza hacia un pedazo


de papel cerca de su plato—, recibimos una invitación.

Cecilia tardó unos momentos en comprender lo que debería haber sido


una simple afirmación.
—¿Una invitación? —hizo eco—. ¿A qué?
Y más importante, ¿de quién? Por lo que sabía, las únicas personas que
sabían que ella y Edward estaban casados eran unos pocos oficiales del
ejército, el médico y el hombre que barría el piso en el hospital de la iglesia.
O, mejor dicho, eran las únicas personas que pensaban que sabían.

Trató de fingir una sonrisa. Su red estaba cada vez más enredada por
el momento.
—¿Estás enferma? —preguntó Edward.
181
Página
—No —dijo, su voz emergiendo demasiado repentinamente de su
garganta—. Estoy bien. ¿Por qué preguntas?
—Tienes una expresión muy extraña en el rostro —explicó.
Ella aclaró su garganta.

—Solo tengo hambre, espero. —Queridos cielos, era una terrible


mentirosa.

—Es del Gobernador Tryon —dijo Edward, deslizando la invitación a


través de la mesa—. Está organizando un baile.

—Un baile. ¿Ahora? —Cecilia sacudió su cabeza con asombro. La


señora de la panadería había dicho que todavía había una bulliciosa
escena social en Nueva York, pero parecía extraño, con batallas que se
libraban tan cerca.

—Su hija cumple dieciocho. Me dijeron que se negó a permitir que la


ocasión pase inadvertida.

Cecilia sujeto su velo —¿ cielo santo, dónde conseguía uno un velo en


Nueva York?— y finalmente se tomó el tiempo para leer las palabras.
Efectivamente, el Honorable Capitán y la señora Rokesby habían sido
invitados a una celebración dentro de tres días.
Dijo lo primero que se le vino a la mente:
—No tengo nada que ponerme.
Edward se encogió de hombros.
—Encontraremos algo.
Puso los ojos en blanco. Era un hombre.
—¿En tres días?
—No faltan costureras que necesitan monedas.
—Lo que no tengo.
182
Página
Él la miró como si un pequeño pedazo de su cerebro acabara de salir
de su oreja.
—Pero yo sí. Y, por lo tanto, tú también.

No había forma de que Cecilia pudiera discutir eso, no importaba cuán


mercenaria le hiciera sentir por dentro, así que en cambio murmuró:
—Pensarías que nos podrían haber dado más aviso.
La cabeza de Edward se inclinó pensativamente hacia un lado.

—Me imagino que las invitaciones salieron hace un tiempo.


Recientemente volví de la desaparición.

—Por supuesto —dijo apresuradamente. Oh cielos, ¿qué iba a hacer


con esto? No podía ir a un baile organizado por el Gobernador Real de
Nueva York. Se había dicho a sí misma que la única razón por la que podía
salirse con la suya era porque nadie lo sabría nunca.

Mordió con fuerza el interior de su mejilla. Nadie más que el


gobernador, su esposa y todos los demás líderes leales en la ciudad.
Quiénes podrían regresar eventualmente a Inglaterra
Donde podrían ver a la familia de Edward.
Y preguntarles por su novia.
Buen Dios.
—¿Qué es eso? —preguntó Edward.
Ella levantó la mirada.
»Estás frunciendo el ceño.

—¿Lo estoy? —Estaba francamente sorprendida de no haber estallado


en una risa histérica.

No respondió afirmativamente, pero su expresión excesivamente


paciente decía claramente: Sí, lo estás.
Cecilia trazó la elegante escritura de la invitación con su dedo.
183
Página
»¿No te sorprende que esté incluida en la invitación?

Una de sus manos volteó en un movimiento como de-qué-estás-


hablando.
—Eres mi esposa.
—Sí, pero ¿cómo lo sabría el gobernador?
Edward cortó un pequeño pedazo de su tocino.
—Espero que lo sepa desde hace meses.
Lo miró inexpresivamente.
Le devolvió la mirada.

»¿Hay alguna razón por la que no le habría dicho que estamos


casados?

—¿Conoces al gobernador? —dijo, realmente deseando que su voz no


hubiera chillado en la penúltima sílaba.
Se metió el tocino en la boca y lo masticó antes de responder:
—Mi madre es amiga de su esposa.
—Tu madre —repitió tontamente.

—Creo que debutaron juntas en Londres —dijo. Frunció el ceño por un


momento—. Ella era una heredera extraordinaria.
—¿Tu madre?
—La señora Tryon.
—Oh.

—Mi madre también, en realidad, pero nada tan cerca de la tía


Margaret.
Cecilia se congeló.
—Tía. . . ¿Margaret?
184
Página
Hizo un gesto con la mano, como si eso la tranquilizara.
—Ella es mi madrina.

Cecilia se dio cuenta de que había estado sosteniendo una cuchara


llena de huevos en el aire durante varios segundos. Su muñeca se tambaleó,
y el bulto amarillo cayó sobre su plato.
—¿La esposa del gobernador es tu madrina? —exclamó.
Él asintió.

—También de mí hermana. Ella no es realmente nuestra tía, pero la


hemos llamado así desde que tengo memoria.

La cabeza de Cecilia se balanceaba en algo parecido a un


asentimiento, y aunque se dio cuenta de que tenía los labios algo
entreabiertos, parecía que no podía cerrarlos.
»¿Pasa algo? —preguntó tan despistadamente como era.
Ella se tomó un momento para juntar una oración.

—¿No pensaste en decirme que tu madrina está casada con el


Gobernador Real de Nueva York?
—Realmente no surgió en la conversación.
—Dios mío. —Cecilia se hundió en su silla. ¿Esa enredada maraña suya?
Se estaba volviendo más miserablemente compleja a cada segundo. Y si
había algo de lo que estaba segura, no podía ir a ese baile y encontrarse a
la madrina de Edward. Una madrina sabía cosas. Sabría, por ejemplo, que
Edward había estado "casi" comprometido, y no con Cecilia.

Incluso podría conocer a la prometida. Y seguramente querría saber


por qué Edward había perdido una alianza con la familia Bridgerton para
casarse con una don nadie como Cecilia.

»El gobernador —repitió Cecilia, apenas resistiendo el impulso de dejar


caer la cabeza entre sus manos.
185
Página
—Es solo un hombre —dijo Edward inútilmente.

—Lo dice el hijo de un Conde.

—Qué esnob eres —dijo con una sonrisa afable.

Retrocedió en afrenta. No era perfecta, y en estos días ni siquiera era


honesta, pero no era una snob.

—¿Qué quieres decir con eso?

—Echándole en cara su posición —dijo con una sonrisa continua.

—No lo hago. Dios santo, no. Es todo lo contrario. Me estoy echando en


cara mi posición.

Él alcanzó más comida.

—No seas tonta.

—Soy una don nadie.

—Eso —dijo Edward con firmeza—, categóricamente no es cierto.

—Edward…

—Eres mi esposa.

Eso era categóricamente falso. Cecilia tuvo que pasarse una mano por
su boca para no reírse. O llorar.

O ambas.

—Incluso si no estuviéramos casados, serías una invitada apreciada en


las festividades.

—Como el gobernador no tendría conocimiento de mi existencia, no


sería invitada a las festividades.
186
Página
—Espero que él sepa quién eres. Él es diabólicamente bueno con los
nombres, y estoy seguro de que en algún momento Thomas mencionó que
tenía una hermana.

Cecilia casi se atraganta con sus huevos.

—¿Thomas conoce al gobernador?

—Cenó conmigo allí unas cuantas veces —dijo Edward con


indiferencia.

—Por supuesto —dijo Cecilia. Porque... por supuesto.

Tenía que poner fin a esto. Estaba en una espiral fuera de control. Esto
era… Esto era…

—En realidad —reflexionó Edward—, él podría ser de ayuda.

—¿Disculpa?

—No sé por qué no pensé en eso antes. —Miró hacia arriba, su ceño se
frunció sobre sus ojos azules—. Deberíamos solicitar al Gobernador Tryon
ayuda para localizar a Thomas.

—¿Crees que sabrá algo?

—Casi con seguridad que no, pero sabe cómo ejercer presión sobre las
personas correctas.

Cecilia tragó saliva, tratando de contener las lágrimas de frustración.


Ahí estaba de nuevo. Esa verdad simple e ineludible. Cuando se trataba de
la búsqueda de su hermano, lo único que importaba era que uno conociera
a la gente correcta.

Su inquietud debió aparecer en su rostro, porque Edward extendió la


mano y le dio una palmada tranquilizadora.
187
Página
»No deberías sentirte incómoda —le dijo—. Eres la hija de un caballero
y ahora la nuera del Conde de Manston. Tienes todo el derecho de asistir a
ese baile.

—No es eso —dijo Cecilia, aunque lo era, un poco. No tenía experiencia


codeándose con oficiales de alto rango. Por otra parte, tampoco tenía
experiencia codeándose con hijos de condes, pero parecía estar
falsamente casada con uno.

—¿Sabes bailar? —preguntó Edward.

—Por supuesto que sé bailar —prácticamente gritó.

—Entonces estarás bien.

Ella lo miró fijamente.

—No tienes ni idea, ¿verdad?

Él se reclinó en su silla, su mejilla izquierda se abultó cuando presionó su


lengua contra su interior. Hacía eso bastante seguido, se dio cuenta. Aún no
estaba segura de lo que significaba.

—Hay muchas cosas de las que no tengo ni idea —dijo en una voz que
era demasiado paciente como para ser confundida con benigna—. Los
eventos de los últimos tres meses, por ejemplo. Cómo llegué a tener un bulto
del tamaño de un huevo de petirrojo en mi cabeza. Cómo llegué a casarme
contigo.

Cecilia dejó de respirar.

»Pero lo que sí sé —continuó—, es que me dará un gran placer


comprarte un lindo vestido y asistir a un entretenimiento frívolo contigo en mi
brazo. —Se inclinó hacia adelante, sus ojos brillaban con una extraña,
ferocidad indescifrable—. Será bienaventurado, inofensivamente normal.
¿Tienes idea de cuánto anhelo lo bienaventurado, lo inofensivo y lo normal?
188
Página
Cecilia no dijo ni una palabra.

»Pensé que no —murmuró—. Así que vamos a comprarte un vestido,


¿de acuerdo?

Ella asintió. ¿Qué otra cosa podía hacer?

Resultó que no era tan fácil tener un vestido de noche para una mujer
en tres días. Una costurera realmente lloró cuando escuchó la cantidad de
dinero que Edward estaba dispuesto a gastar. Ella no podía hacerlo, le dijo
con lágrimas en los ojos. No sin cuarenta pares más de manos.

—¿Tomará sus medidas? —preguntó Edward.

—¿Con qué propósito? —exigió una exasperada Cecilia.

—Sígueme la corriente —dijo, y luego la llevó de regreso a el Cabeza


del Diablo mientras hacía una visita a su madrina. Ella siempre había
disfrutado de las cosas bonitas, tanto para ella como para su hija, y Edward
estaba bastante seguro de que podría ser persuadida para compartir.

El gobernador y la señora Tryon vivían con su hija en una casa alquilada


a las afueras de la ciudad y lo habían hecho —con la excepción de una
visita a Inglaterra— desde que la mansión del gobernador se incendió en
1773. Edward no había estado en Nueva York en ese momento, pero había
escuchado todo al respecto por parte de su madre, quien había escuchado
todo al respecto por parte de Margaret Tryon. Perdieron todo lo que tenían,
y casi perdieron a su hija también. La pequeña Margaret, generalmente
llamada May para diferenciarse de su madre, había sobrevivido solo debido
al rápido pensamiento de su institutriz, que la había arrojado desde una
ventana del segundo piso a un banco de nieve.
189
Página
Edward tomó una respiración profunda cuando el mayordomo lo
admitió en el pasillo. Tendría que mantener su ingenio sobre él. Margaret
Tryon no era una tonta, y no tenía sentido tratar de fingir que estaba sano y
saludable. De hecho, las primeras palabras que salieron de su boca al entrar
en su sala de estar fueron:

—Te ves terrible.

—Honesta como siempre, tía Margaret —dijo.

Ella le dio su firma de encogimiento de hombros —un recuerdo de sus


días entre los franceses, ella siempre le había dicho, aunque él no estaba
seguro de cuándo exactamente, que había estado entre los franceses—
luego le presentó la mejilla para un beso, el cual obedientemente dio.

Ella retrocedió, evaluándolo con ojos astutos.

—Sería negligente como tu madrina si no te dijera que tu palidez es


severa, que tus ojos están hundidos, y que has perdido peso.

Él se tomó un momento para digerir esto y luego dijo:

—Te ves adorable.

Esto la hizo sonreír.

—Siempre fuiste un chico encantador.

Edward no quiso señalar que estaba en su tercera década de vida.


Estaba bastante seguro de que a las madrinas se les permitía legalmente
referirse a sus ahijados como chicos y chicas hasta que se marcharan a la
tumba.

Margaret solicitó el té, luego dirigió una mirada franca hacia él y dijo:

»Estoy terriblemente enfadada contigo.

Él arqueó una ceja mientras se sentaba frente a ella.


190
Página
»He estado esperando que me visites. Regresaste a Nueva York hace
más de una semana, ¿no?

—Pasé los primeros ocho días inconsciente —dijo suavemente.

—Ah. —Sus labios se presionaron juntos mientras tragaba sus


emociones—. No me había dado cuenta.

—Me imagino que eso es responsable de mi terrible apariencia, así


como lo llamaste.

Ella lo miró por un largo momento, y luego dijo:

—Cuando vuelva a escribirle a tu madre, no ofreceré una descripción


detallada de tu semblante. O al menos no tan precisa.

—Lo aprecio —dijo Edward honestamente.

—Bueno —dijo Margaret. Golpeó sus dedos contra el brazo de su silla,


algo que a menudo hacía cuando no se sentía cómoda con sus propias
muestras de emoción—. ¿Cómo te sientes?

—Mejor que ayer. —Lo que supuso era algo por lo que estar
agradecido.

Su madrina, sin embargo, no estaba satisfecha con esta respuesta.

—Eso podría significar cualquier cosa.

Edward consideró el estado actual de su salud. El sordo dolor en su


cabeza se había vuelto tan constante que casi podía ignorarlo. Mucho más
problemática era su falta de resistencia. Tuvo que hacer una pausa por lo
que pareció un minuto completo después de subir la mitad de las escaleras
hasta la puerta de entrada de su madrina. Ni siquiera fue para recuperar el
aliento. Había necesitado tiempo solo para reunir la energía necesaria para
que sus piernas funcionaran. Y el viaje a la modista con Cecilia lo había
dejado completamente destrozado. Le había pagado el doble al
191
Página
conductor del carruaje para que tomara el (muy) largo camino desde el
Cabeza del Diablo hasta la casa de los Tryon, solo para poder cerrar los ojos
y no mover un músculo durante todo el tiempo.

Pero la tía Margaret no necesitaba saber nada de esto. Le dio una


sonrisa ligera y dijo:

—Estoy caminando sin ayuda, por lo que es una mejora.

Sus cejas se levantaron.

»Todavía estoy exhausto —admitió—, y me duele la cabeza. Pero estoy


mejorando, y estoy vivo, así que estoy tratando de no quejarme.

Asintió lentamente.

—Muy estoico de ti. Lo apruebo.

Pero antes de que pudiera hacer tanto como asentir con la cabeza,
ella cambió de tema al decir:

»No me dijiste que te habías casado.

—Le dije a muy poca gente.

Entornó los ojos.

—Define muy poca.

—Bueno, sobre eso… —Edward exhaló mientras trataba de encontrar


la mejor manera de explicar su situación actual a una de las pocas personas
en América del Norte que lo habían conocido antes de su llegada al
continente. También la única persona que conocía a su madre, que
probablemente era un hecho mucho más pertinente.

Margaret Tryon esperó con diez segundos de paciencia abierta, y


luego dijo:

—Escúpelo.
192
Página
Edward sonrió ante eso. Su madrina era bien conocida por su discurso
franco.

—Parece que he perdido un poco de mi memoria.

Sus labios se separaron, y se inclinó hacia adelante. Edward se habría


felicitado a sí mismo por haber roto su imperturbable apariencia si su propia
herida no hubiera sido la causa desafortunada de la fisura.

—Fascinante —dijo, con los ojos brillando con lo que solo podía
describirse como interés académico—. Nunca he oído hablar de tal cosa.
Bueno, no, te ruego me perdones, por supuesto que he oído hablar de eso.
Pero siempre ha sido uno de esos cuentos… alguien conoce a alguien más
que creyó haber oído que otra persona dijo una vez que conoció a
alguien… Sabes a lo que me refiero.

Edward la miró por un momento e hizo la única respuesta posible:

—Ciertamente.

—¿Cuánto has olvidado?

—Alrededor de tres o cuatro meses, al mejor de mis cálculos. Es difícil


—dijo encogiéndose de hombros—, porque no puedo precisar lo último que
recuerdo.

Margaret se recostó.

—Fascinante —dijo de nuevo.

—Menos cuando es la propia memoria la que ha volado del nido.

—Estoy segura. Perdóname. Pero debes confesar que, si fuera otra


persona, estarías fascinado.

Edward no estaba tan seguro de eso, pero creía que ella sí. Su madrina
siempre había estado interesada en lo académico y lo científico, hasta el
punto de que otros a menudo la criticaban por tener una mente poco
193
Página
femenina. Como era de esperar, la tía Margaret lo había tomado como un
cumplido.

»Dime —dijo, su voz se suavizó un poco—. ¿Qué puedo hacer para


ayudar?

—¿Acerca de mi memoria? Nada, me temo. ¿Acerca de mi esposa?


Necesita un vestido.

—¿Para el baile? Por supuesto que sí. Puede tener uno de los míos. O
de May —agregó. —Tendrás que modificarlo, por supuesto, pero tienes la
contundencia suficiente para pagar por eso.

—Gracias —dijo Edward una inclinación de su cabeza—. Eso es


exactamente lo que estaba esperando que pudieras ofrecer.

Margaret agitó su mano.

—No es nada. Pero dime, ¿conozco a esta chica?

—No, pero creo que has conocido a su hermano, Thomas Harcourt.

—No recuerdo el nombre —dijo con el ceño fruncido.

—Él habría venido a la cena conmigo. A fines del año pasado, creo.

—¿Tu amigo con el cabello rubio? Oh, sí. Un chico bastante agradable.
¿Te convenció de que te casaras con su hermana, cierto?

—Eso me han dicho.

Edward lamentó sus palabras en el momento en que dejaron su boca.


La tía Margaret estaba sobre ellas como un sabueso.

—¿Eso te han dicho? ¿Qué demonios significa eso?

—Olvida que dije algo —dijo Edward. Ella no lo haría, por supuesto, pero
tenía que intentarlo.
194
Página
—Te explicarás en este momento, Edward Rokesby, o te juro que le
escribiré a tu madre y te haré sonar peor que eso.

Edward se frotó la frente. Esto era todo lo que necesitaba. Margaret


nunca iría a través de esa amenaza; amaba demasiado a su madre como
para preocuparla innecesariamente. Pero tampoco lo dejaría salir de su
casa hasta que respondiera sus preguntas a su entera satisfacción. Y dada
su actual falta de energía, si se tratara de un altercado físico, ella
probablemente ganaría.

Suspiró.

—¿Recuerdas esos meses que mencioné? ¿Los que no recuerdo bien?

—¿Me estás diciendo que no recuerdas casarte con ella?

Edward abrió su boca, pero entonces simplemente quedó ahí. No pudo


obligarse a responder.

»Buen Dios, muchacho, ¿hubo algún testigo?

Nuevamente, no tenía respuesta.

»¿Estás seguro de que estás incluso casado con ella?

Para esta, estaba firme.

—Sí.

Lanzó sus brazos al aire, una muestra de exasperación fuera de lo


común.

—¿Cómo?

—Porque la conozco.

—¿Lo haces?
195
Página
Los dedos de Edward se clavaron en el borde de su silla. Algo caliente
y enojado se deslizó por sus venas, y fue una lucha mantener su voz
recortada y tranquila.

—¿Qué insinúas, tía?

—¿Has visto un documento? ¿Has consumado el matrimonio?

—Eso es difícilmente de tu incumbencia.

—Eres de mi incumbencia, y lo has sido desde el día en que estuve al


lado de tu madre en la Catedral de Canterbury y prometí guiarte en tu vida
cristiana. ¿O lo olvidaste?

—Confieso que mi recuerdo de ese día es indistinto.

—¡Edward!

Si ella había perdido la paciencia con él, entonces seguramente estaría


cerca de hacer lo mismo con ella. Pero mantuvo su voz cuidadosamente
regulada cuando dijo:

—Debo pedirte que no pongas en duda el honor y la honestidad de mi


esposa.

Margaret entornó los ojos.

—¿Que ha hecho? Te sedujo, ¿cierto? Estás bajo su hechizo.

—Detente —gritó Edward, levantándose inestable sobre sus pies—.


Maldita sea —gruñó mientras agarraba el borde de la mesa para mantener
el equilibrio.

—Dios mío, estás peor de lo que pensaba —dijo Margaret. Corrió a su


lado y prácticamente lo empujó hacia atrás en la silla—. Eso es. Te estás
quedando conmigo.
196
Página
Por un momento Edward estuvo tentado a estar de acuerdo. Sin duda
estarían más cómodos aquí que en el Cabeza del Diablo. Pero al menos en
la posada tenían privacidad. Podrían estar rodeados de extraños, pero eran
extraños a quienes no les importaba mucho lo que hacían. Aquí en la casa
de los Tryon, cada uno de sus movimientos, y más críticamente, los de
Cecilia, serían examinados, diseccionados y luego enviados a casa a su
madre en un informe semanal.

No, no deseaba mudarse con su madrina.

—Estoy bastante cómodo en mi alojamiento actual —le dijo—. Aprecio


tu invitación.

Margaret frunció el ceño, claramente disgustada con su comporta-


miento.

—¿Me permitirás hacerte una pregunta?

Asintió.

»¿Cómo lo sabes?

Esperó a que lo aclarara, y cuando no lo hizo, dijo:

—¿Cómo sé qué?

—¿Cómo sabes que te dice la verdad?

Ni siquiera tuvo que pensar en eso.

—Porque la conozco.

Y lo hacía. Tal vez solo conocía su rostro por unos días, pero conocía su
corazón desde hacía mucho más tiempo. No dudaba de ella. Nunca podría
dudar de ella.

—Dios mío —respiró Margaret—. La amas.

Edward no dijo nada. No podía contradecirla.


197
Página
»Muy bien —dijo con un suspiro—. ¿Puedes subir las escaleras?

La miró. ¿De qué demonios estaba hablando?

»Todavía necesitas un vestido, ¿no? No sé absolutamente nada sobre


lo que se adaptará a la nueva señora Rokesby, y prefiero no ordenar a las
criadas que vacíen mis roperos a mi sala de estar.

—Ah, sí, por supuesto. Y sí, puedo subir las escaleras.

Aun así, estaba agradecido por la barandilla.


198
Página
¡Pobre Tenie Capitan Robesky! Espero que el cruce no fuera tan terrible como temía.
Al menos su reciente ascenso será algún consuelo. ¡Qué orgullosa estoy de que ambos se
hayan vuelto capitanes!

Todos estamos bien aquí en el pueblo. Asistí a la asamblea local hace tres noches, y
como de costumbre había dos damas para cada caballero. Bailé dos veces. Y la segunda
vez fue con el vicario, así que no creo que cuente.

¡Tu pobre hermana será una solterona!

ja, pero no te preocupes. Estoy perfectamente contenta. O, al menos,


imperfectamente contenta. ¿Eso es algo malo? Creo que debería serlo.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas

Y
así fue que, en la tarde del baile del gobernador, Edward colocó
una caja grande sobre la cama que compartía —pero no
compartía realmente— con su esposa.

—¿Compraste algo? —preguntó ella.

—Ábrela y ve.

Le dio una mirada ligeramente sospechosa mientras se sentaba en el


borde del colchón.

—¿Qué es esto?

—¿No tengo permitido entregarle un regalo a mi esposa?


199
Página
Cecilia miró hacia abajo a la caja, envuelta más bien festivamente con
una ancha cinta roja, y luego de nuevo hacia él.

—No estaba esperando un regalo —dijo.

—Mayor razón para darte uno. —Empujó la caja un par de centímetros


más cerca—. Ábrelo.

Sus delgadas manos fueron al lazo, soltando el nudo antes de levantar


la tapa de la caja.

Ella jadeó.

Él sonrió. Fue un buen jadeo.

»¿Te gusta? —preguntó, a pesar de que era evidente que lo hacía.

Con los labios todavía separados con conmoción, se acercó para


tocar la suave seda que yacía situada en la caja de la modista. Era del color
de un mar poco profundo, solo un poco demasiado azul para coincidir con
sus ojos. Pero cuando Edward lo había visto en el guardarropa de May Tryon,
había sabido que era el vestido correcto para llevar a la modista para las
alteraciones.

No estaba seguro de si May Tryon ya sabía que había hecho un regalo


de su vestido de seda; no había estado en casa cuando su madre había
abierto las puertas de su guardarropa. Edward hizo una nota mental para
agradecerle por su generosidad antes de que tuviera la oportunidad de
descubrirlo por accidente. Y, además, si conocía a los Tryon, May estaría
usando algo nuevo, espectacular, y tremendamente caro. Ella no envidiaría
a Cecilia en su vestido rehecho.

—¿De dónde lo sacaste? —preguntó Cecilia.

—Tengo mis secretos.


200
Página
Asombrosamente, ella no siguió la pregunta. En su lugar, sacó el vestido
de la caja, levantándose así podría sostenerlo delante de ella.

—No tenemos ningún espejo —dijo, todavía sonando más bien


aturdida.

—Tendrás que confiar en mis ojos, entonces —dijo—. Estás radiante.

En verdad, Edward no sabía mucho de moda femenina. Tía Margaret


le había advertido que su vestido elegido no era muy au courant, 2pero a él
le parecía tan bien como cualquiera que había visto en un salón de baile
de Londres.

Pero de nuevo, habían pasado varios años desde que había visto un
salón de baile de Londres, y más bien sospechaba que para Margaret Tryon,
la moda era medida en meses, no en años.

»Tiene dos partes —dijo amablemente—. El, ehm, por dentro y por fuera.

—Enagua y túnica —susurró Cecilia—. Y una pieza de estómago. Tres


partes, en realidad.

Aclaró su garganta.

—Por supuesto.

Tocó con una mano reverente el bordado de plata, que corría en


remolinos arriba y abajo en la longitud de la falda.

—Sé que debería decir que es muy fino —murmuró.

—No deberías decir eso en lo absoluto.

—Nunca he tenido nada tan hermoso.

2 Au Courant: Actual en francés.


201
Página
Eso, pensó Edward, era una tragedia de proporciones épicas, pero
sintió que diciéndolo así podría estar yendo un poco demasiado lejos.

Alzó la mirada, sus ojos chasqueando a los suyos con una brusquedad
que marcó una repentina lucidez.

»Pensé que no íbamos a ir al baile del gobernador.

—¿Por qué pensarías eso?

Sus labios se juntaron en un atractivo puchero.

—Porque no tenía nada que ponerme.

Él sonrió, porque ella claramente se dio cuenta de lo absurdo de sus


palabras cuando pasaron de sus labios.

Suspiró.

»Debo ser terriblemente vanidosa.

—¿Porque te gustan las cosas bonitas? —Se inclinó, colocando su boca


peligrosamente cerca de su oreja—. ¿Qué dice eso de mí, entonces? ¿Que
me gusta ver cosas bonitas en ti?

O fuera de ella. Querido Dios, cuando había visto a la modista


empaquetar el vestido en su caja, no pudo evitar observar de cerca las
sujeciones. Esta no sería la noche en la que finalmente le haría el amor a su
esposa, de eso estaba tristemente seguro. Todavía estaba demasiado débil,
y demasiado inútil para arriesgarse a hacer un mal trabajo.

Pero la deseaba de todos modos. Y juró que un día quitaría ese vestido
de su cuerpo, desenvolviéndola como su regalo. La recostaría en la cama,
abriría sus piernas, y...

—¿Edward?
202
Página
Parpadeó. Cuando ella entró en foco, se veía un poco preocupada.

»Te pusiste un poco rojo —dijo. Tocando su frente con el dorso de su


mano—. ¿Tienes fiebre?

—Ha estado caluroso hoy —mintió—. ¿No crees?

—No, no realmente.

—No estás usando un abrigo de lana. —Desabotonó la chaqueta


escarlata y se encogió de hombros—. Estoy seguro de que me sentiré mejor
si me siento junto a la ventana.

Ella lo miró con curiosidad, todavía sosteniendo el vestido verde pálido


frente a ella. Cuando se sentó en la silla, ella preguntó:

»¿No quieres abrir la ventana?

Sin una palabra, se inclinó y la abrió.

—¿Estás seguro de que estás bien?

—Bien —le aseguró. Se sintió como un tonto. Probablemente se veía


como un tonto también, pero valió la pena ver su rostro cuando miró el
vestido verde pálido.

—Es realmente hermoso —dijo, mirándolo con una expresión que era
casi…

¿Entristecida?

No, eso no podría ser correcto.

—¿Está algo mal? —preguntó.


203
Página
—No —dijo ella distraídamente, su atención todavía en el vestido—. No.
—Parpadeó, luego lo miró directamente al rostro—. No, por supuesto que
no. Solo… ehm, necesito…

La miró por un momento, preguntándose qué demonios podría ser


responsable de su brusco cambio de semblante.

—¿Cecilia?

—Necesito conseguir algo —dijo. Pero sonó más como un anuncio.

—Muy bien —dijo lentamente.

Agarró su bolso y se apresuró a la puerta, haciendo una pausa con sus


dedos en el picaporte.

—Será solo un momento. O un rato. Pero no demasiado.

—Estaré aquí cuando regreses —dijo.

Ella le dio un pequeño asentimiento, lanzó una mirada de anhelo al


vestido que ahora yacía en la cama, y salió corriendo de la habitación.

Edward miró fijamente la puerta por un momento, tratando de dar


sentido a lo que acababa de suceder. Su padre siempre le había dicho que
las mujeres eran un misterio. Tal vez Cecilia pensó que tenía que comprarle
un regalo ya que él había conseguido uno para ella. Niña tonta. Debería ser
consciente de ello.

Aun así, no podía evitar preguntarse qué elegiría.

Se levantó de su silla, ajustó la ventana así no estaba tan abierta, y se


sentó en la cima de la cama. No quiso quedarse dormido, pero cuando lo
hizo...

Tenía una sonrisa tonta en su rostro.


204
Página
Oh por favor oh por favor oh por favor.

Cecilia se apresuró por la calle, orando con cada gramo de su alma


que el carrito de fruta todavía estuviera en la esquina de Broad Street y Pearl,
donde lo había visto esa mañana.

Había pensado que el asunto del baile del gobernador había sido
resuelto hace dos días cuando no habían sido capaces de encontrar una
costurera que pudiera confeccionar un vestido a tiempo. Si no tenía un
vestido, no podía ir. Era tan simple como eso.

Entonces el condenado hombre había ido y le había encontrado el


vestido más hermoso en la historia de los vestidos, y querido Dios ella quiso
llorar por la injusticia de ello, porque realmente quería usar ese vestido.

Pero no podía ir al baile del gobernador. De plano simplemente no


podía. Habría mucha gente. No había manera de que pudiera contener su
mentira a su pequeño círculo actual si era realmente presentada a la
sociedad de Nueva York.

Cecilia mordió su labio. Solo había una cosa que podía hacer que
garantizaría que no tendría que asistir al baile del gobernador. Sería horrible,
pero estaba desesperada.

Tan desesperada que estaba dispuesta a comer una fresa.

Sabía lo que pasaría. No sería bonito. Primero su piel se mancharía. Tan


manchada que el capitán del puerto probablemente llamaría a una
cuarentena de viruela si la viera. Y picaría como el diablo. Todavía tenía dos
cicatrices en los brazos de la última vez que accidentalmente se comió una
fresa. Se había rascado hasta que sangró. No pudo evitarlo.
205
Página
Luego su estómago se rebelaría. Y como había comido una comida
completa justo antes de que Edward hubiera llegado con el vestido, la
rebelión sería de proporciones épicas.

Por unas veinticuatro horas sería la miseria personificada. Un desastre


hinchado, con comezón y vómito. Y luego estaría bien. Tal vez un poco
indispuesta por unos días, pero se recuperaría. Pero si Edward alguna vez
había pensado en su atractivo...

Bien. Lo curaría de eso.

Se apresuró a doblar por la esquina hacia la calle Pearl, sus ojos


buscando a lo largo de la calle. El carrito de frutas seguía ahí.

Oh, gracias a Dios. Cecilia prácticamente corrió los últimos metros,


patinando al detenerse frente a la carreta del señor Hopchurch.

Propósito del día: Envenenarse.

Buen Dios.

—Una buena tarde para usted —dijo. Cecilia decidió que sus ojos no
debían de verse tan lunáticos como sentía, porque no se alejó asustado—.
¿Qué le puedo ofrecer?

Miró por encima a su mercancía. Era casi el final de su día de ventas,


así que no tenía mucho. Unos pocos calabacines delgados, varias mazorcas
de maíz dulce que crecían tan bien aquí. Y en la esquina, la fresa más
grande, gorda y más horriblemente roja que alguna vez hubiera visto. Se
preguntó por su presencia aquí, tan tarde en el día. ¿Habrían todos sus otros
clientes sentido lo que ella ya sabía? ¿Qué la pirámide roja, moteada, e
invertida no era nada más que una pequeña bomba de miseria y
desesperación?

Tragó saliva. Podía hacer esto.


206
Página
—Esa es una fresa muy grande —dijo, viéndola con un mareado
disgusto. Su estómago se revolvió solo con pensarlo.

—¡Lo sé! —exclamó el señor Hopchurch con gran emoción—. ¿Ha visto
alguna vez una tan grande? Mi esposa estaba muy orgullosa.

—Me la llevaré, por favor —dijo Cecilia prácticamente atragantándose


con las palabras.

—No puedo llevarse solo una —dijo el señor Hopchurch—, las vendo por
media docena.

Eso debía explicar porque no la había vendido. Le dio un patético


asentimiento.

—Seis entonces.

Él se estiró y recogió la grande por su frondosa corona verde.

—¿Tiene una canasta?

Miró hacia sus manos. Que idiota que era. No lo había pensado.

—Olvídelo —dijo. No necesitaba seis. No con una del tamaño de


Coloso—. Le pagaré por seis —le dijo—, pero solo necesito esa.

El señor Hopchurch la miró como si estuviera loca, pero era demasiado


sensato para discutir. Recogió su dinero y dejo caer la baya gigante en sus
manos.

—Fresca desde el jardín. Asegúrese de regresar y decirme si le gusto.

Cecilia estaba muy segura que a él no le gustaría si lo hiciera, pero sin


embargo asintió, agradeciéndole antes de caminar a un tranquilo lugar a la
vuelta de la esquina.

Querido Dios, ahora tenía que comérsela.


207
Página
Se preguntaba si así fue como Julieta de Shakespeare se sintió justo
antes de tomar su maligno brebaje. El cuerpo se rebelaba a ingerir algo que
sabía que era venenoso. Y su cuerpo sabía muy bien que esa fresa estaba
a solo dos niveles por debajo de la cicuta.

Inclinándose contra un edificio en busca de apoyo, levantó la baya


roja y la sostuvo cerca de su rostro. Y luego, en contra de las protestas de su
estómago, su nariz, y honestamente hasta la última parte de su cuerpo, dio
un mordisco.

Para las siete de esa noche, Cecilia quería morirse.

Edward sabía esto porque lo dijo muy claramente:

—Quiero morirme.

—No, no quieres —dijo con más pragmatismo del que sentía.


Lógicamente, sabía que ella estaría bien, que esto era probablemente un
caso de pescado echado a perder en la cena, a pesar de que había
comido lo mismo que ella, y él estaba bien.

Pero era un infierno verla sufrir. Ya había vomitado tantas veces que
todo lo que le quedaba era una bilis de color rosa amarillento. Incluso peor,
su piel estaba comenzando a levantarse con gruesas ronchas rojas.

»Creo que deberíamos llamar a un doctor —dijo.

—No —gimió—. No te vayas.

Agitó la cabeza.

—Estás muy enferma.


208
Página
Ella agarró su mano con suficiente fuerza para sobrecogerlo.

—No necesito un doctor.

—Sí —dijo—, lo necesitas.

—No. —Negó con la cabeza y luego gimió.

—¿Qué?

Cerró los ojos y permaneció muy quieta.

—Me mareé —susurró—. No puedo agitar la cabeza.

¿Ahora tenía vértigo?

—Cecilia, realmente creo…

—Fue algo que comí —lo interrumpió débilmente—. Estoy muy segura.

Frunció el ceño. Había pensado lo mismo, pero ella estaba poniéndose


peor cada segundo.

—¿Comiste pescado en la cena?

—¡Aaaahhh! —Tiró su brazo sobre sus ojos, incluso aunque tanto como
él podía decir, estos seguían cerrados—. ¡No digas esa palabra!

—¿Pescado?

— ¡Detente!

—¿Qué?

—No menciones comida —murmuró.

Pensó sobre esto. Tal vez fue algo que comió. La observó por un
momento, más cauteloso que preocupado. Estaba acostada completa-
mente inmóvil sobre las ropas de cama, sus brazos a los lados en dos
perfectos palos. Todavía llevaba el vestido rosado que estaba usando antes,
209
Página
aunque suponía que iban a tener que limpiarlo. No creía que le hubiera
caído nada de bilis, pero había estado sudando bastante viciosamente. Si
pensaba en eso, debería de aflojar los lazos o desabrochar los botones o
algo para ayudarla a estar más cómoda.

—¿Cecilia?

No se movió.

»¿Cecilia?

—No estoy muerta —le dijo.

—No —dijo, tratando de no sonreír—. Puedo ver que no lo estás.

—Solo estoy acostada muy quieta —dijo.

Y estaba haciendo un admirable trabajo con eso. Él apenas podía ver


sus labios moverse.

»Si permanezco muy quieta —continuó, con la voz saliendo


ligeramente cantarina—, casi se siente como si no fuera a…

—¿Vomitar? —proveyó.

—Iba a decir morir —dijo—. Estoy bastante segura que todavía voy a
vomitar.

Él tuvo el orinal a su lado en un parpadeo.

—No justo ahora —prosiguió alcanzando ciegamente para alejarlo—.


Pero pronto.

—¿Cuándo menos me lo espere?

—No. —Dejo escapar una cansada exhalación—. Más seguro cuando


yo menos me lo espere.
210
Página
Trató de no reír. Casi tuvo éxito, pero tenía el sentimiento de que ella lo
había escuchado resoplar. Ya no estaba tan preocupado por ella como lo
había estado solo unos minutos antes. Si mantenía su sentido del humor,
probablemente estaría bien. No estaba seguro de cómo lo sabía, pero
había visto suficientes ataques de intoxicación por alimentos para decidir
que probablemente tenía razón; había comido algo que no le había caído
bien.

Sin embargo, las ronchas eran preocupantes. Estaba bastante


contento de que no tuvieran un espejo. A ella no le gustaría lo que vería.

Con cautela, se sentó en el borde de la cama, estirándose para poder


tocar su frente. Pero cuando el colchón se hundió, Cecilia soltó un terrible
gemido. Uno de sus brazos osciló ciegamente en el aire, conectando con su
muslo.

—¡Auch!

—Lo siento.

—No, no lo haces —dijo con una sonrisa.

—Por favor no inclines la cama.

Le apartó los dedos de su pierna.

—Creí que no te mareabas.

—No lo hago.

—Si ese es el caso, creo que ahora sabes cómo nos sentimos el resto de
nosotros.

—Estaba perfectamente feliz de no saberlo.

—Sí —murmuró afectuosamente—, creo que lo estabas.

Abrió un ojo.
211
Página
—¿Por qué suena como si estuvieras disfrutando esto?

—Oh, ciertamente no estoy disfrutando esto. Pero he llegado a estar de


acuerdo contigo en que tienes un horrible caso de intoxicación por
alimentos. Así que, aunque te tengo la mayor simpatía y preocupación, ya
no estoy abiertamente preocupado por tu salud.

Ella gruñó. Aparte de las arcadas, era posiblemente el sonido menos


femenino que había escuchado de sus labios.

Lo encontró delicioso.

—¿Edward?

—¿Sí?

Tragó saliva.

—¿Tengo manchas en el rostro?

—Me temo que sí.

—Pican.

—Trata de no rascarlas —le dijo.

—Lo sé.

Sonrió. Era la conversación más gloriosamente mundana.

—¿Debería conseguirte un trapo frio?

—Eso sería muy amable, gracias.

Se levantó, moviéndose cuidadosamente para que el colchón no se


moviera demasiado por la pérdida de su peso. Encontró un trapo cerca de
la jofaina, y lo sumergió en el agua.

»Te ves más fuerte hoy. —Escuchó decir a Cecilia.


212
Página
—Creo que lo estoy. —Exprimió el trapo y regreso a su lado. Era extraño
cómo funcionaba. Se sentía más fuerte cuando podía cuidar de ella.

—Lo siento —dijo ella.

—¿Por qué?

Suspiró mientras le colocaba el trapo contra la frente.

—Sé que querías ir a la fiesta de tu madrina esta tarde.

—Ya habrá otras fiestas. Además, tan entusiasmado como estoy por
mostrarte, hubiera sido agotador. Y luego habría tenido que verte bailar con
otros hombres.

Levantó la vista hacia él.

—¿Te gusta bailar?

—A veces.

—¿Solo a veces?

Tocó su nariz.

—Depende de mi pareja.

Ella sonrió, y por un fugaz momento creyó ver un dejo de tristeza en su


rostro. Pero se había ido tan rápido que no podría estar seguro, y cuando
habló, sus ojos estaban cansados pero claros.

—Espero que sea así con muchas cosas en la vida.

Le tocó la mejilla, repentinamente tan agradecido por este momento.


Tan agradecido por ella.

—Eso espero —murmuró.

Miró hacia abajo. Ya se había quedado dormida.


213
Página
Ni siquiera soy capaz de poner mi pluma en el papel sin que Edward venga a
asegurarme que, si hubiera estado en la asamblea, hubiera estado encantado de bailar
contigo. Oh, ahora está enfadado. Creo que puede que lo haya avergonzado.

Su hermano es una amenaza.

¡Requisó mi pluma! Lo perdonaré solo porque hemos estado atrapados en esta tienda
por días. No ha dejado de llover desde 1753, estoy convencido.

Mi querida señorita Harcourt, por favor perdone a su hermano. Me temo que la


humedad ha confundido su cerebro. La lluvia es implacable, pero ha traído el regalo de las
flores silvestres, muy diferente de todo lo que he visto en mi vida. El campo es una alfombra
de lavanda y blanco, y no puedo evitar pensar que le gustaría mucho.

—de Thomas Harcourt (y Edward Rokesby) para Cecilia Harcourt

C
ecilia pronto regresó a su ella anterior, a excepción de algunas
costras en sus piernas donde no había podido evitar rascarse.
Reanudó su búsqueda de Thomas, y Edward la acompañaba a
menudo. Había descubierto que el ejercicio moderado mejoraba su fuerza,
por lo que cuando el clima no era excesivamente caluroso, metía el brazo
de ella en el pliegue de su codo y caminaban por la ciudad, haciendo
recados y haciendo preguntas.
Y enamorándose.

Ella lo estaba haciendo, al menos. Se negaba a permitirse preguntarse


si él sentía lo mismo, aunque era más que obvio que disfrutaba de su
compañía.
Y que la deseaba.
214
Página
Había empezado a darle un beso de buenas noches. Y de buenos días.
Y a veces de buenas tardes. Y con cada toque, cada mirada compartida,
se sentía deslizarse más en una falsedad de su propia creación.
Pero oh, cómo deseaba que fuera cierto.

Podría ser feliz con este hombre. Podría ser su esposa y dar a luz a sus
hijos, y sería una vida maravillosa…

Excepto que todo era una mentira. Y cuando se viniera abajo, no iba
a ser capaz de escapar tragando una fresa.
Propósito del día: Dejar de enamorarse.

Nunca uno de sus pequeños propósitos se había sentido menos


alcanzable. Y más destinado a la angustia.

Ya había pequeñas señales de que la memoria de Edward estaba


regresando. Una mañana, mientras se estaba poniendo su uniforme, se
volvió hacia Cecilia y dijo:
—No he hecho esto por un tiempo.

Cecilia, quien había estado leyendo el libro de poesía que él le había


traído desde su casa, levantó la mirada.
—¿Hecho qué?

Él se quedó en silencio por un momento antes de responder, y frunció


el ceño, como si todavía estuviera resolviendo sus pensamientos.
—Ponerme mi uniforme.
Cecilia usó una cinta para marcar su lugar y cerró el libro.
—Lo haces cada mañana.

—No, antes de eso. —Él hizo una pausa y parpadeó un par de veces
antes de decir—: No usé un uniforme en Connecticut.
Tragó saliva, tratando de dejar de lado su inquietud.
—¿Estás seguro?
215
Página
Él se miró a sí mismo, alisando su mano derecha sobre la lana escarlata
que lo marcaba como soldado en el ejército de Su Majestad.
—¿De dónde vino esto?
Tardó un momento en darse cuenta lo que estaba preguntando.
—¿Tu abrigo? Estaba en la iglesia.
—Pero no lo llevaba puesto cuando fui traído.

Esto, se sorprendió Cecilia al darse cuenta, era una declaración, no una


pregunta.
—No lo sé —dijo—. No lo creo. No pensé en preguntar.
—No podría haberlo traído puesto —decidió Edward—. Estaba
demasiado limpio.
—¿Tal vez alguien lo lavó por ti?
Él negó con la cabeza.
—Deberíamos preguntarle al Coronel Stubbs.
—Por supuesto —objetó Cecilia.

Él no dijo nada, pero Cecilia supo que eso significaba que su mente
estaba zumbando a doble velocidad, tratando encontrar el contorno de un
rompecabezas al cual todavía le estaban faltando demasiadas piezas. Miró
la ventana sin ver realmente, su mano golpeteando su pierna, y Cecilia solo
pudo esperar hasta que él pareció repentinamente alerta, girándose
bruscamente hacia ella para decir:
—Recordé algo más.
—¿Qué?

—Ayer, cuando estábamos caminando por Broad Street. Un gato me


rozó.
Cecilia no habló. Si había habido un gato, no se había dado cuenta.
216
Página
»Hizo lo que hacen los gatos —continuó Edward—, frotando su rostro
contra mi pierna, y lo recordé. Había un gato.
—¿En Connecticut?
—Sí. No sé por qué, pero creo… creo que me hizo compañía.
—Un gato —repetí.
Él asintió.

—Probablemente no significa nada, pero… —Su voz se apagó, y sus


ojos perdieron su foco de nuevo.
—Significa que estás recordando —dijo Cecilia suavemente.
Tardó un momento en deshacerse de su expresión distante.
—Sí.
—Al menos es un recuerdo de gato feliz —le ofreció.
Él la miró con curiosidad.

»Podrías haber recordado que habías sido mordido. O arañado. —Se


movió de la cama y se puso de pie—. En cambio, sabes que un animal te
hizo compañía cuando estabas solo.
Se quedó sin voz, y él dio un paso hacia ella.
—Me consuela —admitió.
—¿Que no estabas solo?
Asintió.
—Siempre me han gustado los gatos —dijo él, casi ausentemente.
—Ahora aún más, debería imaginar.
Él la miró con una media sonrisa.

—Hagamos un resumen de lo que recuerdo. No usé un uniforme.


—Señaló este con su mano—. Había un gato.
217
Página
—Ayer dijiste que habías estado en un bote —le recordó Cecilia.
Habían estado cerca del río, y el olor salobre del aire había encendido una
chispa en su memoria. Él había estado en un bote, le contó. No en un barco,
sino algo más pequeño, algo que no estaba destinado a alejarse mucho de
la costa.

—Aunque —dijo Cecilia, considerando el asunto más de lo que había


hecho el día anterior—, tendrías que haber estado en un bote, ¿cierto? ¿De
qué otra forma hubieras llegado a Manhattan? No hay puente en esta parte
de la isla. Y no creo que nadaras.
—Cierto —murmuró él.

Cecilia lo observó por un momento, luego no pudo evitar soltar una


risita.
»¿Qué pasa? —preguntó él.
—Pones esa mirada —dijo—. Cada vez que intentas recordar algo.

—Oh, ¿en serio? —Puso una mirada como si estuviera intentando ser
sardónico, pero sabía que estaba bromeando.

—Sí, te pones un poco así… —Frunció el ceño y dejó que sus ojos
quedaran en blanco. Tenía la sensación de que no lo estaba haciendo del
todo bien, y de hecho, un hombre más enojadizo podría pensar que lo
estaba ridiculizando.
Él la miró.
—Te ves desquiciada.
—Creo que quieres decir que tú te ves desquiciado. —Agitó una de sus
manos cerca de su rostro—. Soy tu espejo.
Él se echó a reír, luego extendió una mano y tiró de ella hacia él.

—Estoy bastante seguro de que nunca he visto algo tan delicioso en el


espejo.

Cecilia se sintió sonriendo, aunque campanas de advertencia se


dispararon en su mente. Era tan fácil ser feliz con él, tan fácil ser ella misma.
218
Página
Pero esta no era su vida. Y no era su esposa. Era un papel que había tomado
prestado, y eventualmente tendría que devolverlo.

Pero sin importar lo mucho que intentara evitar sentirse demasiado


cómoda en su papel de la señora Rokesby, era imposible resistirse a su
sonrisa. Él la acercó más, y luego aún más, hasta que su nariz se apoyó en la
de ella.

»¿Te he dicho —dijo él, su voz cálida de alegría—, cuánto me alegra


que estuvieras a mi lado cuando desperté?

Sus labios se separaron, e intentó hablar, pero cada palabra se posaba


incómodamente en su garganta. Él no había dicho esto, de hecho, al menos
no tan explícitamente. Negó con la cabeza, incapaz de apartar los ojos de
los suyos, ahogándose en el calor de su brillante mirada azul.

»Si lo hubiera sabido —continuó él—, estoy seguro de que te habría


dicho que no vinieras. De hecho, estoy bastante seguro de que lo habría
prohibido. —Su boca se torció en ese punto irónico a medio camino entre
una mueca y una sonrisa—. No que eso hubiera influido en tu decisión,
imagino.

—No era tu esposa cuando abordé el barco —dijo en voz baja. Luego
murió un poco cuando se dio cuenta de que esta podría ser la declaración
más honesta que pronunciaría en todo el día.

—No —dijo Edward—, supongo que no. —Ladeó la cabeza hacia un


lado, y su ceño se juntó de esa manera en que lo había estado molestando,
pero sus ojos se mantuvieron nítidos—. ¿Ahora qué? —preguntó, cuando vio
que ella lo estaba estudiando.

—Nada, solo que estabas haciendo casi la misma expresión que antes.
Tu ceño era igual, pero tus ojos no estaban vidriosos.
—Haces que suene tan atractivo.
Rio.
219
Página
—No, es interesante. Creo que… —Hizo una pausa, tratando de
descifrar en qué estaba pensando—. Esta vez no estabas tratando de
recordar algo, ¿o sí?
Él sacudió la cabeza.
—Solo reflexionando las grandes preguntas de la vida.
—Oh, detente. ¿En qué estabas pensando realmente?

—En realidad, estaba pensando en que necesitamos analizar las leyes


de los matrimonios por poderes. Deberíamos saber la fecha exacta de la
unión, ¿no estás de acuerdo?
Trató de decir que sí. No pudo lograrlo del todo.

Edward tiró de sus puños, alisando sus mangas para que su abrigo se
extendiera sin arrugas en su cuerpo.

»Fuiste segunda, así que imagino que fue cuando fuera que
consiguieras que el Capitán hiciera tu parte de la ceremonia.

Cecilia dio un pequeño asentimiento, todo lo que pudo lograr con la


roca en su garganta.

Pero Edward no pareció notar su angustia, o si lo hizo, debió de haber


pensado que solo estaba siendo emocional ante el recuerdo de su boda,
porque dejó caer un rápido beso en sus labios, se enderezó, y dijo:

»Hora de darle la bienvenida al día, supongo. Me voy a reunir con el


Coronel Stubbs en la planta baja en unos minutos, y no puedo llegar tarde.
—¿Te vas a reunir con el Coronel Stubbs, y no me lo dijiste?
Él arrugó su nariz.
—¿No lo hice? Un descuido, estoy seguro.

Cecilia no lo dudaba. Edward no le guardaba secretos. Era extra-


ordinariamente abierto, dadas las circunstancias, y cuando le pedía su
opinión, realmente escuchaba su respuesta. Suponía que hasta cierto punto
220
Página
no tenía mucha opción; con un gran agujero en su memoria, él tenía que
depender de su juicio.

Excepto… que no podía imaginar a muchos otros hombres haciendo lo


mismo. Siempre había estado orgullosa del hecho de que su padre había
dejado el funcionamiento de la casa en manos de ella, pero en su corazón
sabía que no lo había hecho porque la había considerado especialmente
capaz. Solo no quería molestarse con eso él mismo.
—¿Deseas unirte a mí? —preguntó Edward.

—¿Para tu reunión con el Coronel? —Las cejas de Cecilia se alzaron—.


No puedo imaginar que desee tenerme allí.

—Razón de más para que vengas. Aprendo más cuando él está de mal
humor.
—En ese caso, ¿cómo puedo rehusarme?

Edward abrió la puerta y se hizo a un lado, esperando por ella para que
lo precediera en el pasillo.

»Sí que parece extraño que no sea más comunicativo —dijo Cecilia—.
Seguramente quiere que recobres tu memoria.

—No creo que esté tratando de ser reservado —dijo Edward. La tomó
del brazo mientras bajaban las escaleras, pero al contrario de la semana
anterior, era para ser un caballero y no porque necesitara su soporte físico.
Era notable cuánto había mejorado en unos pocos días. Su cabeza todavía
dolía, y por supuesto estaba la pérdida de memoria, pero su piel había
perdido la palidez grisácea que había sido tan preocupante, y si no estaba
listo para una marcha de ochenta kilómetros, al menos tenía la capacidad
de seguir con su día sin necesitar un descanso.

Cecilia pensó que a veces todavía lucía cansado, pero Edward solo le
decía que estaba actuando como una esposa.
Él sonreía cuando le decía eso, sin embargo.

»Creo —le dijo Edward, todavía hablando del tema del Coronel
Stubbs—, que es su trabajo mantener secretos.
221
Página
—Pero seguramente no de ti.

—Quizás —dijo Edward con un pequeño encogimiento de hombros—.


Pero considera esto: No sabe dónde estuve o qué hice en estos últimos
meses. Es casi ciertamente en contra de los intereses del Ejército Británico el
confiarme secretos por el momento.
—¡Eso es absurdo!

—Aprecio tu apoyo inquebrantable —dijo, dándole una sonrisa irónica


mientras llegaban a la planta baja—, pero el Coronel Stubbs debe
garantizarse mi lealtad antes de revelar su mano.
Cecilia no estuvo conforme.

—No puedo creer que se atreviera a dudar de ti —murmuró. El honor y


la honestidad de Edward eran tan claramente intrínsecos a su naturaleza.
No entendía cómo alguien podía no verlo.

El Coronel Stubbs estaba de pie junto a la puerta cuando entraron al


comedor, su rostro sesgado en su usual ceño fruncido.

—Rokesby —dijo al verlos, seguido de un—: Su esposa también está


aquí.
—Tenía hambre —dijo Edward.

—Por supuesto —respondió el Coronel, pero sus fosas nasales se ensan-


charon con irritación, y Cecilia vio su mandíbula apretarse mientras los dirigía
a una mesa cercana.
—Hacen un buen desayuno aquí —dijo Cecilia dulcemente.

El Coronel la miró por un momento, después gruñó algo que podría


haber sido una respuesta antes de volverse hacia Edward.
—¿Trae alguna noticia? —preguntó Edward.
—¿Y usted?
222
Página
—Me temo que no, pero Cecilia ha sido de mucha ayuda en mi
búsqueda para recuperar mi memoria. Hemos recorrido la ciudad muchas
veces, buscando pistas.
Cecilia pegó una sonrisa apacible en su rostro.
La cual el Coronel Stubbs ignoró.

—No veo cómo piensa encontrar pistas aquí en Nueva York. Es el


tiempo en Connecticut el que necesita ser examinado.

—Sobre eso —dijo Edward suavemente—, me estaba preguntando…


¿tuve un uniforme?

—¿Qué? —La voz del Coronel fue cortante y distraída, y estaba


evidentemente irritado por el súbito cambio de tema.

—Tuve el más extraño recuerdo esta mañana. Probablemente no sea


relevante, pero mientras estaba poniéndome el abrigo, se me ocurrió que
no lo había hecho en un largo tiempo.
El Coronel solo lo miró.
—No lo entiendo.

—El abrigo en el hospital… Este, de hecho —dijo Edward, pasando la


mano a lo largo de la manga—. ¿De dónde provino? Obviamente, es mío,
pero no creo que lo tuviera conmigo.

—Lo mantuve para usted —dijo Stubbs rudamente—. No sería sensato


que lo etiquetaran como soldado británico en Connecticut.
—¿No son leales a la corona? —preguntó Cecilia.

—Los rebeldes están en todos lados —dijo Stubbs, lanzándole una


mirada irritada—. Están esparcidos como la sal, y muy difíciles de extirpar.

—¿Extirpar? —repitió Cecilia. Era una inquietante elección de palabras.


No había estado tanto tiempo en Nueva York, pero incluso ella era capaz
de distinguir que el panorama político era más complicado de lo que le
hubieran hecho creer los periódicos en casa. Era, y siempre sería, una
223
Página
orgullosa ciudadana británica, pero no podía evitar ver que los colonos
tenían algunas quejas legítimas.

Pero antes de que pudiera decir algo más (no que tuviera intención de
hacerlo), sintió la mano de Edward en su pierna debajo de la mesa, su gran
peso advirtiéndole que no hablara.

»Disculpe —murmuró Cecilia, deteniendo su mirada obedientemente


en su regazo—. No estaba familiarizada con el término.

Le dolió pronunciar tal mentira, pero claramente había algún beneficio


en hacer que el Coronel la considerara algo menos que brillante. Y lo último
que quería era que pensara que ella no era leal a la corona.

—¿Puedo preguntar, entonces —preguntó Edward, moviendo la


conversación con suave agilidad—, si mi falta de un uniforme en
Connecticut significa que estuve allí como un espía?
—No diría eso. —El Coronel resopló.

—¿Qué diría usted? —pregunto Cecilia, mordiéndose la lengua


cuando la mano de Edward apretó su muslo otra vez. Pero era difícil
mantener su boca cerrada. El Coronel era tan irritante, dejando caer piezas
de información aquí y allá, nunca llegando a decirle del todo a Edward lo
que necesitaba saber.

»Le ruego me disculpe —murmuró. Edward se había vuelto hacia ella


con una fría mirada, una vez más advirtiéndole que no interfiriera. Tenía que
dejar de enemistarse con el Coronel Stubbs, y no solo por el bien de Edward.
El Coronel también conocía a Thomas, y aunque no había resultado ser útil
en su búsqueda hasta ahora, podría serlo en el futuro.

—Espiar es una palabra desagradable —dijo el Coronel Stubbs,


asintiendo en respuesta a su disculpa—. Ciertamente, no hay nada que
discutir frente a una dama.

—Un explorador, entonces —sugirió Edward—. ¿Sería esa una


descripción más precisa?
Stubbs gruñó en afirmación.
224
Página
Los labios de Edward se presionaron en una firme línea que era
extrañamente difícil de interpretar. No lucía enojado, al menos no tan
enojado como se estaba sintiendo Cecilia. Más bien, tenía la impresión de
que él estaba seleccionando la información en su cabeza, colocándola en
pequeñas pilas para futuras referencias. Tenía una manera muy ordenada
de mirar el mundo, un rasgo que debió haber hecho que su déficit de
memoria fuera el doble de difícil de soportar.

»Me doy cuenta —dijo Edward, inclinando sus manos en un movimiento


contemplativo—, que está usted en una posición extremadamente
delicada. Pero si verdaderamente quiere que recuerde los eventos de los
últimos meses, necesitará ayudarme a recordarlos. —Se inclinó hacia
adelante—. Estamos del mismo lado.
—Nunca he dudado de su lealtad —dijo el Coronel.
Edward asintió con gracia.
»Pero tampoco puedo darle la información que deseo escuchar.

—¿Está diciendo que sabe lo que estaba haciendo Edward? —lo


interrumpió Cecilia.
—Cecilia —dijo Edward, su voz con una suave advertencia.
La cual ignoró.

—Si sabe lo que estaba haciendo, debe decírselo —insistió—. Es cruel


no hacerlo. Podría ayudarlo a recuperar su memoria.
—Cecilia —dijo Edward de nuevo, esta vez con enojo.
Pero no podía mantenerse en silencio. Ignorando la advertencia de
Edward, miró al Coronel Stubbs a los ojos y dijo:

—Ciertamente, si quiere que recuerde lo que pasó en Connecticut, le


dirá todo lo que usted sabe.
El Coronel se encontró con su mirada.

—Está todo muy bien, señora Rokesby, pero ¿ha considerado que
cualquier cosa que le diga podría influir en los recuerdos de su esposo? No
225
Página
puedo permitirme colorear sus recuerdos con información propia que
puede o no ser precisa.

—Yo… —Parte de la lucha dejó a Cecilia mientras se daba cuenta de


que el Coronel tenía un punto. Pero aun así, ¿no valía la pena la paz mental
de Edward?
Líneas severas se formaron en las comisuras de la boca de Edward.
—Permítame disculparme por mi esposa —dijo él.

—No —dijo Cecilia—. Me disculparé por mí misma. Lo siento. Es difícil


para mí ver la situación desde su punto de vista.

—Quiere que su esposo se ponga bien —dijo el Coronel Stubbs con


sorprendente gentileza.
—Lo hago —dijo con fervor—. Aunque…

Su corazón se detuvo. ¿Aunque significara su propia caída? Estaba


viviendo en un castillo de naipes, y en el momento en que Edward
recuperara su memoria, todo habría acabado. Casi se rio ante la amarga
ironía. Había estado discutiendo sin parar con el Coronel, peleando por la
única cosa que le rompería el corazón.

Pero no podía evitarlo. Quería que se recuperara. Lo quería más que


nada. Más que…
Su corazón se detuvo. ¿Más que encontrar a Thomas?
No. Eso no podía ser. Tal vez era tan mala como el Coronel Stubbs,
reteniendo hechos que podrían ayudar a que Edward recuperara su
memoria. Pero Thomas era su hermano. Edward lo entendería.
O eso seguía diciéndose.
—¿Cecilia?

Escuchó la voz de Edward, llegando a ella como si atravesara un largo


túnel.
226
Página
»¿Cariño? —Él agarró su mano, entonces comenzó a frotarla—. ¿Estás
bien? Tus manos están como el hielo.

Lentamente, regresó al presente, parpadeando cuando contempló el


rostro preocupado de Edward.
»Sonabas como si te estuvieras ahogando —dijo él.

Miró al Coronel, quien también la estaba contemplando con


preocupación.

—Lo siento —dijo, dándose cuenta de que el sonido ahogado debió


haber sido un sollozo—. No sé qué me pasó.

—Está bien —dijo el Coronel Stubbs, muy para sorpresa de Cecilia, y al


parecer también para la de Edward—. Usted es su esposa. Es como si Dios
destinó que debería poner el bienestar de él por encima de todo lo demás.
Cecilia permitió que pasara un momento, luego preguntó:
—¿Está usted casado, Coronel Stubbs?

—Lo estuve —dijo él simplemente, y era fácil saber por su expresión lo


que quiso decir.
—Lo siento —murmuró ella.
El normalmente estoico Coronel tragó, y sus ojos destellaron dolor.
—Fue hace muchos años —dijo él—, pero pienso en ella cada día.
Impulsivamente, Cecilia se estiró y le cubrió la mano con la suya.
—Estoy segura de que ella lo sabe —dijo.

El Coronel dio un brusco asentimiento, luego hizo una especie de ruido


de inhalar y exhalar a medida que recuperaba la compostura. Cecilia
apartó la mano; su momento de conexión había pasado, y algo más largo
habría sido incómodo.

—Debo irme —dijo el Coronel Stubbs. Miró a Edward—. Espero que sepa
que rezo por el regreso de su memoria. Y no solamente porque usted podría
poseer información que podría ser crucial para nuestra causa. No sé lo que
227
Página
es perder meses enteros, pero no puedo imaginar que se sienta bien para el
alma de uno.

Edward reconoció esto con un asentimiento, y luego ambos se pusieron


de pie.

»Por si sirve de algo, Capitán Rokesby —continuó el Coronel—,fue


enviado a Connecticut para reunir información sobre sus puertos.
Las cejas de Edward se juntaron.
—Mis habilidades cartográficas son mediocres.

—No creo que nadie estuviera buscando mapas, aunque eso


ciertamente sería útil.

—¿Coronel? —dijo Cecilia, poniéndose de pie. Cuando se giró para


mirarla, le preguntó—: ¿Se suponía que Edward investigara algo específico?
¿O era más como una excursión general de recopilación de datos?
—Me temo que no lo puedo decir.
Así que era algo específico. Eso ciertamente tenía más sentido.
—Gracias —dijo cortésmente, y se inclinó en una reverencia.
Él se quitó su sombrero.
—Señora, Capitán Rokesby.

Cecilia observó mientras Stubbs se giraba para irse, pero antes de que
él diera un paso, se dio la vuelta.
»¿Tiene usted alguna noticia de su hermano, señora Rokesby?

—No —dijo—. El Comandante Wilkins ha sido de gran ayuda, no


obstante. Hizo que su hombre inspeccionara los registros en el hospital por
mí.
—¿Y?
—Nada, me temo. No había mención de él.
El Coronel asintió lentamente.
228
Página
—Si alguien sabría cómo encontrarlo, ese sería Wilkins.
—Vamos a Haarlem pronto —dijo Cecilia.
—¿Haarlem? —Stubbs miró a Edward—. ¿Por qué?

—El hospital —dijo Edward—. Sabemos que Thomas fue herido. Es


posible que fuera llevado allí.
—Pero seguramente no se quedaría.
—Alguien podría saber de él —dijo Cecilia—. Vale la pena investigarlo.

—Por supuesto. —El Coronel Stubbs asintió de nuevo, tanto para ella
como para Edward—. Les deseo buena suerte con ello.
Cecilia lo observó irse, volviéndose hacia Edward en el momento en
que el Coronel salió para decir:
—Lo siento.
Las cejas de él se elevaron.
»No debería haber hablado. Era tu lugar preguntarle, no el mío.

—No te preocupes —dijo Edward—. Estuve descontento al principio,


pero te las arreglaste para dar vuelta a la situación. No me había dado
cuenta de que era viudo.
—No sé qué me hizo preguntarle —confesó Cecilia.

Edward le dio una sonrisa y agarró su mano, acariciándola de modo


tranquilizador.

—Vamos, sentémonos de nuevo y comamos. Como dijiste, hacen un


buen desayuno aquí.

Cecilia le permitió llevarla de vuelta a la mesa. Se sentía extrañamente


temblorosa, a la deriva. La comida ayudaría, esperaba. Siempre había sido
del tipo que necesitaba un desayuno adecuado para hacer frente al día.
229
Página
»Debo decir, sin embargo —reflexionó Edward mientras tomaba su
asiento frente a ella—, que me gustó mucho tener tal defensora
incondicional.

Cecilia levantó la mirada bruscamente ante eso. Defensora parecía un


cumplido tan inmerecido.
»No creo que te des cuenta de lo fuerte que eres —dijo él.
Ella tragó.
—Gracias.
—¿Vamos a Haarlem hoy?
—¿Hoy? —Ella atrajo la atención—. ¿Estás seguro?

—Me he estado sintiendo mucho mejor. Creo que estoy dispuesto a ir


por un viaje a la cima de la isla.
—Solo si estás seguro…

—Haré los arreglos para un carruaje después del desayuno. —Señaló al


mesonero que estaban listos para la comida, y luego se volvió hacia ella—.
Volvamos nuestra atención a Thomas esta mañana. Honestamente, estoy
listo para tomar un descanso de mi propio trabajo detectivesco. Al menos
por hoy.

—Gracias —dijo—. No espero que aprendamos nada, pero no podría


vivir conmigo misma si al menos no lo intentáramos.
—Estoy de acuerdo. Deberíamos… ¡ah! Tocino. —El rostro entero de
Edward se iluminó cuando el mesonero puso un plato de pan tostado y
tocino en el centro de la mesa. Ya no estaba caliente, pero eso hizo poca
diferencia frente a su ahora feroz apetito.

»Honestamente —dijo Edward, masticando un trozo con una decidida


falta de modales—, ¿no es esto lo mejor que has probado?
—¿Lo mejor? —preguntó ella, dubitativa.
Él hizo un gesto con la mano.
230
Página
—Es tocino. ¿Cómo puede algo en el mundo parecer sombrío cuando
uno está comiendo tocino?
—Una filosofía interesante.
Él le dirigió una sonrisa descarada.
—Está funcionando para mí ahora mismo.

Cecilia cedió ante su humor y agarró un trozo de su tocino para sí. Si el


tocino verdaderamente equivalía a la felicidad, ¿quién era ella para
discutir?

—Sabes —dijo con una boca parcialmente llena. (Si él podía prescindir
de los modales apropiados en la mesa, entonces por el cielo, ella también
podría)—. Este no es realmente un muy buen tocino.
—Pero te sientes mejor, ¿cierto?

Cecilia dejó de masticar, inclinó la cabeza hacia un lado, y consideró


esto.
—Tienes razón —tuvo que admitir.
De nuevo con la sonrisa impertinente.
—Generalmente la tengo.

Pero mientras masticaban alegremente durante su desayuno, ella


sabía que no era el tocino lo que la estaba haciendo feliz, era el hombre al
otro lado de la mesa.
Si tan solo fuera verdaderamente suyo.
231
Página
Normalmente, espero recibir una carta tuya antes de escribir la mía, pero como han
pasado varias semanas desde la última vez que tuvimos noticas tuyas, Edward insiste en
que tomemos la iniciativa y comencemos una misiva. Hay poco que decir, no obstante. Es
asombroso cuánto tiempo pasamos sentados sin hacer nada. O marchando. Pero asumo
que no deseas una página llena de contemplaciones sobre el arte y la ciencia de la
marcha.

—de Thomas Harcourt para su hermana Cecilia

H
aarlem era exactamente lo que Edward había esperado.

La enfermería era tan rudimentaria como el


Comandante Wilkins había advertido, pero afortunadamente
la mayoría de las camas estaban vacías. Tal como estaba,
Cecilia se había sentido visiblemente horrorizada por las condiciones.

Le había llevado algo de tiempo encontrar al hombre a cargo, y luego


más que una pequeña provocación para convencerlo de que revisara los
registros, pero como había predicho Wilkins, no se mencionaba a Thomas
Harcourt. Cecilia se había preguntado si tal vez algunos de los pacientes no
habían sido ingresados, y Edward realmente no podía culparla por
preguntar: el nivel general de limpieza no inspiraba confianza en la
organización de la enfermería.

Pero si había algo que el ejército británico nunca parecía ensuciar, era
el mantenimiento de registros. La lista de pacientes era casi la única cosa en
la enfermería que estaba impecable. Cada página en el registro estaba
organizada en filas precisas, y cada nombre iba acompañado por el rango,
232
Página
fecha de llegada, fecha y tipo de salida, y una breve descripción de la lesión
o enfermedad. Como resultado, ahora sabían que el Soldado Roger
Gunnerly de Cornwall se había recuperado de un absceso en su muslo
izquierdo, y el Soldado Henry Witherwax de Manchester había fallecido de
una herida de bala en el abdomen.

Pero de Thomas Harcourt, nada.

Fue un día muy largo. Los caminos desde Nueva York hasta Haarlem
eran terribles y el transporte que habían conseguido no era mucho mejor,
pero después de una copiosa cena en la Taberna Fraunces, ambos se
sintieron restaurados. El día había sido considerablemente menos húmedo
que el anterior, y al anochecer soplaba una brisa ligera que transportaba el
sabor salado del mar, por lo que tomaron el largo camino de regreso al
Cabeza del Diablo, caminando lentamente a través de las calles vacías en
el fondo de la Isla de Manhattan. Cecilia tenía su mano metida en el pliegue
del codo de Edward, y aunque mantenían una distancia adecuada el uno
del otro, cada paso parecía acercarlos.

Si no estuvieran tan lejos de casa, si no estuvieran en medio de una


guerra, habría sido una noche perfecta.

Caminaron en silencio a lo largo del agua, viendo a las gaviotas bucear


en busca de los peces, y luego Cecilia dijo:

—Desearía…

Pero no terminó.

—¿Desearías qué? —preguntó Edward.

Tardó un momento en hablar, y cuando lo hizo, fue con un lento y triste


movimiento de cabeza.

—Desearía saber cuándo darme por vencida.


233
Página
Él sabía lo que se suponía que debía hacer. Si estuviera interpretando
un papel en el escenario o protagonizando una novela heroica, él le diría
que nunca deben darse por vencidos, que sus corazones deben seguir
siendo verdaderos y fuertes, y que deben buscar a Thomas hasta que se
agoten todas las pistas.

Pero no iba a mentirle, y no iba a ofrecerle falsas esperanzas, así que


simplemente dijo:

—No lo sé.

Como por acuerdo silencioso, se detuvieron suavemente y se pararon


uno al lado del otro, mirando el agua a la difusa luz del día.

Cecilia fue la primera en hablar.

—¿Crees que está muerto, no?

—Creo… —No quería decirlo, ni siquiera había querido pensarlo—. Creo


que probablemente esté muerto, sí.

Ella asintió, con los ojos llenos de más resignación que tristeza. Edward
se preguntó por qué eso era de alguna manera aún más desgarrador.

—Me pregunto si sería más fácil —dijo ella—, saberlo con certeza.

—No lo sé. La pérdida de la esperanza contra la certeza de la verdad.


No es un juicio fácil de hacer.

—No. —Pensó en esto durante un largo momento, sin apartar la mirada


del horizonte. Finalmente, justo cuando Edward pensó que debía haber
renunciado a la conversación, dijo—: Creo que preferiría saberlo.

Él asintió a pesar de que ella no lo estaba mirando.

—Creo que estoy de acuerdo.

Ella se volvió entonces.


234
Página
—¿Solo lo crees? ¿No estás seguro?

—No.

—Yo tampoco.

—Ha sido un día decepcionante —murmuró.

—No. —Ella lo sorprendió al decirlo—. Para estar decepcionado uno


tiene que haber esperado un resultado diferente.

Él la miró. No necesitaba hacer la pregunta en voz alta.

—Sabía que era poco probable que encontráramos noticias de


Thomas —dijo—. Pero teníamos que intentarlo, ¿no es así?

Él tomó su mano en la suya.

—Teníamos que intentarlo —estuvo de acuerdo. Y entonces algo se le


ocurrió—. Hoy no me dolió la cabeza —dijo.

Sus ojos se iluminaron de alegría.

—¿En serio? Eso es maravilloso. Deberías haber dicho algo.

Se rascó el cuello distraídamente.

—No estoy seguro de siquiera haberme dado cuenta hasta ahora.

—Eso es simplemente maravilloso —dijo—. Estoy tan feliz. Yo... Ella se


puso de puntillas y le dio un beso impulsivo en la mejilla—. Estoy muy feliz
—dijo de nuevo—. No me gusta verte dolorido.

Él llevó su mano a sus labios.

—No podría soportarlo si nuestros roles estuvieran invertidos. —Era


cierto. Pensar en ella dolorida era como un puño helado alrededor de su
corazón.

Ella soltó una risita.


235
Página
—Fuiste un buen enfermero cuando estuve enferma la semana
pasada.

—Sí, pero prefiero no volver a hacerlo, así que mantente saludable, ¿sí?

Ella miró hacia abajo, en una expresión que casi parecía tímida, y luego
se estremeció.

—¿Frío? —preguntó.

—Un poco.

—Deberíamos irnos a casa.

—¿A casa, de verdad?

Él se rio de eso.

—Confieso que nunca pensé vivir en un lugar nombrado por el diablo.

—¿Te lo puedes imaginar? —dijo, su rostro comenzando a iluminarse


con una sonrisa traviesa—, una casa en Inglaterra llamada Mansión del
Diablo.

—¿Casa de Lucifer?

—La Abadía de Satanás.

Ambos se echaron a reír ante eso, y Cecilia incluso miró hacia el cielo.

—¿Vigilando los rayos?

—O eso o una plaga de langostas.

Edward la tomó del brazo y la empujó hacia atrás en el camino hacia


la posada. No estaban lejos, a unos pocos minutos a pie como máximo.

—Ambos somos personas relativamente buenas —dijo, inclinándose


como si impartiera un jugoso chisme—. Creo que estamos a salvo de la
intervención bíblica.
236
Página
—Uno solo puede esperar.

—Probablemente podría resistir las langostas —reflexionó—, pero no


puedo responsabilizarme por mi comportamiento si el río se convierte en
sangre.

Ella soltó una carcajada ante eso, y luego respondió:

—A mí me gustaría evitar los forúnculos.

—Y piojos. —Se estremeció—. Bastardos desagradables, perdón por mi


lenguaje.

Ella lo miró.

—¿Has tenido piojos?

—Todos los soldados han tenido piojos —le dijo—. Es un riesgo laboral.

Se veía ligeramente repelida.

Él se inclinó con una expresión descarada.

—Estoy bastante limpio ahora.

—Eso debería esperar. Estuve compartiendo una habitación contigo


por más de una semana.

—Hablando de eso… —murmuró. Ninguno de los dos había estado


prestando mucha atención, pero sus pies habían encontrado el camino de
regreso al Cabeza del Diablo.

—De nuevo en casa —bromeó.

Él le sostuvo la puerta.

—En efecto.

La multitud en la sala principal parecía más estridente de lo habitual,


así que colocó una mano en la parte baja de su espalda y suavemente la
237
Página
condujo por el perímetro hacia las escaleras. Sabía que no podía esperar
encontrar mejores alojamientos que este, pero, aun así, no era un lugar para
que una dama tomara residencia permanente. Si hubieran estado en
Inglaterra, él nunca...

Se sacudió la idea. No estaban en Inglaterra. Las reglas normales no se


aplicaban.

Normal. Ni siquiera podía recordar lo que significaba la palabra. Había


un nudo en su cabeza que se había tragado tres meses de su memoria, su
mejor amigo había desaparecido tan completamente que el ejército ni
siquiera había notado que había desaparecido, y en algún momento en el
pasado no tan lejano se había casado por poderes con una mujer.

Un matrimonio por poderes. Buen Señor, sus padres estarían


horrorizados. Y sinceramente, también lo estaba él. Edward no era como
Andrew, su temerario hermano menor, burlándose de las reglas simplemente
por el gusto de hacerlo. Cuando se trataba de cosas importantes en la vida,
él las hacía correctamente. Ni siquiera estaba seguro de que un matrimonio
por poderes se considerara legal en Inglaterra.

Lo cual lo llevó a otro punto. Algo no estaba bien en toda esta


situación. Edward no estaba seguro de lo que Thomas había dicho o hecho
para inducirlo a casarse con Cecilia, pero tenía la sensación de que había
algo más de lo que ella le había dicho. Probablemente había más de lo que
ella misma sabía, pero la verdad nunca se sabría a menos que Edward
recobrara su memoria.

O encontraran a Thomas.

En este punto, Edward no estaba seguro de cuál era menos probable.

—¿Edward?
238
Página
Parpadeó, enfocando su mirada en Cecilia. Estaba parada al lado de
la puerta de su habitación, con una sonrisa ligeramente divertida en su
rostro.

»Tenías esa mirada de nuevo —dijo—. No la de estar recordando, sino


la de estar pensando terriblemente duro.

Esto no lo sorprendió.

—Pensando mucho sobre casi nada —mintió, sacando la llave de su


habitación. No quería revelarle sus sospechas, todavía no. Edward no
dudaba de las razones de Thomas para arreglar este matrimonio; su amigo
era un buen hombre y ciertamente quería lo mejor para su hermana; pero si
ella había sido convencida para casarse con él bajo falsas pretensiones, se
pondría furiosa.

Tal vez Edward debería esforzarse más por descubrir la verdad, pero,
honestamente, tenía problemas más importantes con los cuales lidiar ahora,
y cuando se trataba de eso, le gustaba estar casado con Cecilia.

¿Por qué demonios trastornaría el feliz equilibrio que habían


alcanzado?
A menos que…
Había una razón por la cual sacudiría ese bote.
Quería hacerle el amor a su esposa.

Era hora. Tenía que ser hora. Su deseo… Su necesidad. Habían estado
amenazando con explotar desde dentro desde el momento en que la había
visto.

Tal vez era porque había descubierto quién era ella por su conversación
con el Coronel Stubbs. Tal vez era porque incluso desde su cama de hospital
podía sentir su preocupación y devoción, pero cuando abrió los ojos y la vio
por primera vez, sus ojos verdes llenos primero de preocupación, luego de
sorpresa, había sentido una increíble ráfaga de ligereza, como si el mismo
aire a su alrededor estuviera susurrándole al oído.
239
Página
Ella.
Es ella.
Y débil como estaba, la había deseado.
Pero ahora…

Era posible que no hubiera recuperado toda su fuerza, pero


definitivamente estaba lo suficientemente fuerte.

La miró. Ella todavía estaba sonriendo, observándolo como si tuviera un


pequeño secreto delicioso, o tal vez como si pensara que él lo tenía. De
cualquier manera, se veía terriblemente divertida cuando ladeó la cabeza
hacia un lado y preguntó:
—¿Vas a abrir la puerta?
Giró la llave en la cerradura.

»¿Sigues pensando mucho sobre nada? —bromeó ella cuando le abrió


la puerta.
No.

Se preguntó si ella era consciente del delicado baile que hacían cada
noche cuando era hora de ir a la cama. La nerviosa tragada de saliva de
ella, la mirada robada de él. El rápido agarre del único libro de ella, la asidua
atención de él a la pelusa que se había acumulado —o, con mayor
frecuencia, no— en su abrigo escarlata. Cada noche, Cecilia se ocupaba
de sus asuntos, llenando la habitación con nerviosas charlas, nunca muy a
gusto hasta que él se arrastraba por el lado opuesto de la cama y le daba
las buenas noches. Ambos sabían lo que significaban sus palabras
realmente.
No esta noche.
Aún no.

¿Se daba cuenta de que él también estaba esperando una señal? Una
mirada, un toque… cualquier cosa para hacerle saber que estaba lista.
240
Página
Porque estaba listo. Estaba más que listo. Y pensaba… que tal vez… ella
también.
Ella solo no lo sabía aún.

Cuando entraron a su pequeña habitación, Cecilia se apresuró a ir a la


palangana sobre la mesa, la cual había solicitado a la posada se llenara
con agua cada noche.

»Voy a lavarme el rostro —dijo, como si él no supiera lo que estaba


haciendo cuando se salpicó con el agua, como si no hubiera hecho lo
mismo todas las noches.
Mientras ella llevaba a cabo sus abluciones, sus manos se dirigieron a
los botones de sus puños, desabrochándolos antes de sentarse en el borde
de la cama para quitarse las botas.

»Pensé que la cena estuvo deliciosa esta noche —dijo Cecilia,


lanzando la más rápida de las miradas sobre su hombro antes de buscar su
cepillo para el cabello en el armario.

—Estoy de acuerdo —respondió. Esto era parte de su dúo, pasos en la


intrincada coreografía que los dirigía a entrar en la cama en lados opuestos
y luego terminaba con él fingiendo que no se despertaba cada mañana
con ella en sus brazos. Ella estaba revisando para ver si se comportaba de
manera diferente, evaluando su expresión, sus movimientos.
No necesitaba que ella le dijera esto para saber que era verdad.

Sus ojos eran como cristal, verde pálido y luminosos, y no tenía


oportunidad de ocultar sus emociones. No podía imaginarla guardando un
secreto alguna vez. Seguramente se mostraría en su rostro, en esos labios
carnosos que nunca parecía dejar quietos. Incluso cuando estaba callada,
había indicios de movimiento en su expresión. Su ceño bajaría, o sus labios
se separarían, solo lo suficiente como para que pasara el aliento. No sabía
si todos los demás veían esto en ella. Supuso a primera vista que ella podría
parecer serena. Pero si te tomabas el tiempo de mirarla, de ver más allá del
rostro ovalado e incluso los rasgos que habían sido capturadas en esa
mediocre miniatura que Edward había estudiado tantas veces… Era
241
Página
entonces cuando lo veías. Los pequeños pedazos de movimiento, bailando
al ritmo de sus pensamientos.
A veces se preguntaba si podría mirarla para siempre sin aburrirse.
—¿Edward?

Parpadeó. Ella estaba sentada en el pequeño tocador, mirándolo con


curiosidad.

»Estabas mirando fijamente —dijo. Se había soltado el cabello. No era


tan largo como había pensado que podría ser, aquel día en el hospital en
que caían mechones de sus broches. La había observado cepillarlo cada
noche, sus labios contando los trazos silenciosamente. Era casi fascinante
cómo la textura y el brillo parecían cambiar mientras tiraba del cepillo entre
los mechones.
»¿Edward?
De nuevo, lo había sorprendido a la deriva.
—Lo siento —dijo—. Mi mente sigue vagando.
—Estoy segura de que estás muy cansado.
Trató de no leer demasiado en su declaración.
»Yo estoy cansada —dijo.

Había tantos niveles en esa simple oración de tres palabras. El más


simple: Fue un día muy largo. Estoy cansada.

Pero sabía que había más que eso. Cecilia siempre era cuidadosa de
asegurarse que él no se estaba sobrecargando, así que ciertamente había
algo de: Si estoy cansada, entonces tú también debes estarlo.

Luego estaba la verdad. El núcleo más simple y básico de todo: Si te


digo que estoy cansada… Sí crees que no estoy dispuesta a eso…
—¿Puedo? —murmuró, estirándose por el cepillo.

—¿Qué? —El pulso de ella revoloteó en su garganta—. Oh, no hay


necesidad. Ya casi termino.
242
Página
—Solo un poco más de la mitad.
La confusión dibujó una arruga en su frente.
—¿Disculpa?
—Has hecho veintiocho cepilladas. Normalmente haces cincuenta.

Los labios de ella se separaron con sorpresa. No podía apartar los ojos
de estos.
—¿Sabes cuántas veces cepillo mi cabello cada noche?

Se encogió levemente de hombros, incluso cuando su cuerpo se


tensaba al ver que su lengua humedeciendo una mancha seca justo a la
izquierda del centro de su labio superior.
—Eres una criatura de hábitos —dijo—. Y soy observador.

Dejó el cepillo, como si cortarle la rutina pudiera de alguna manera


cambiar quién era.
—No me di cuenta de que era tan predecible.

—No predecible —dijo. Extendió la mano sobre ella y agarró el cepillo


de plata en su mano—. Consistente.
—Con…
—Y antes de preguntar —la interrumpió suavemente—, es un cumplido.
—No es necesario que cepilles mi cabello.

—Por supuesto que sí. Me afeitaste la barba, si recuerdas. Es lo mínimo


que puedo hacer.
—Sí, pero yo no…

—Shhh… —la reprendió, y luego agarró el cepillo y lo atravesó por sus


mechones brillantes y desenredados.
—Edward, yo…
243
Página
—Veintinueve —dijo antes de que pudiera completar otra protesta—.
Treinta.

Podía señalar el momento en que finalmente se rindió. Su postura de


acero se suavizó, y un suave aliento —no del todo un suspiro— cruzó sus
labios.
Para sí mismo, contó treinta y dos, treinta y tres, treinta y cuatro.
»Es agradable, ¿cierto?
—Mmmm.

Sonrió. Treinta y cinco, treinta y seis. Se preguntó si se daría cuenta si se


pasaba de los cincuenta.
»¿Alguien te atiende alguna vez? —preguntó.
Ella bostezó.
—Esa es una pregunta tonta.

—No creo que sea así. Todos merecen ser atendidos. Algunos, me
imagino, más que otros.

—Thomas lo hace —respondió finalmente—. O lo hizo. Ha pasado tanto


tiempo desde la última vez que lo vi.
Yo lo haré, prometió Edward.
—Cuidaste bien de mí cuando estuve enfermo —dijo.

Ella se volvió, solo lo suficiente para que él pudiera ver su expresión


perpleja.
—Por supuesto.
—No todo el mundo lo habría hecho —señaló.
—Soy tu…
Pero ella no terminó la frase.
Cuarenta y dos, cuarenta y tres.
244
Página
—Eres casi mi esposa —dijo suavemente.

Podía ver solo el contorno de su rostro, ni siquiera el perfil real. Pero sabía
que había dejado de respirar. Sintió el momento en que se quedó inmóvil.
»Cuarenta y ocho —murmuró—. Cuarenta y nueve.

Su mano cayó sobre la de él, la sostuvo en su lugar. ¿Estaba tratando


de prolongar el momento? ¿Congelar el tiempo para que ella no tuviera
que enfrentar su inevitable movimiento hacia la intimidad?

Lo deseaba. Sabía que lo hacía. Estaba allí en los suaves gemidos que
escuchaba cuando se besaban, dulces sonidos que dudaba que siquiera
supiera que hacía. Sintió su deseo cuando sus labios se movieron contra los
suyos, torpes y curiosos.
Agarró su mano, todavía apoyada sobre la de él, y se la llevó a la boca.
»Cincuenta —susurró.
Ella no se movió.

Con suaves y silenciosos pasos, la rodeó, transfiriendo sus dedos de una


mano a la otra para poder colocar el cepillo sobre el pequeño tocador. Una
vez más, se llevó los dedos a sus labios, pero esta vez le dio un suave tirón,
instándola a ponerse de pie.

»Eres tan hermosa —susurró, pero las palabras parecían insuficientes.


Ella era mucho más que su adorable rostro, y quería decírselo, pero no era
un poeta, y no sabía cómo, especialmente con el aire entre ellos cada vez
más caliente y denso de deseo.
Tocó su mejilla, maravillado por la suave seda de su piel bajo sus
callosos dedos. Ella lo estaba mirando, ojos muy abiertos, y pudo ver que
estaba intensamente nerviosa, mucho más de lo que hubiera esperado,
dado lo cercanos que se habían vuelto la semana anterior. Pero nunca
había estado con una virgen; tal vez todas eran así.

»Este no es nuestro primer beso —le recordó, rozando su boca


suavemente contra la de ella.
245
Página
Aun así, ella no se movió, pero juraría que podía escuchar el latido de
su corazón. O tal vez lo estaba escuchando a través de ella, de la mano de
ella a la suya.
Del corazón de ella al suyo.

¿Se estaba enamorando de ella? No podía imaginar qué otra cosa


podría hacerlo sentir así, como si sus días no comenzaran verdaderamente
hasta que viera su sonrisa.

Se estaba enamorando de ella. Ya había estado a mitad de camino


antes de que siquiera se hubieran conocido, y tal vez nunca recordaría los
eventos que lo habían llevado a este momento, pero recordaría esto. Este
beso. Este toque.
Esta noche.

»No temas —murmuró, besándola de nuevo, esta vez provocando sus


labios con su lengua.

—No temo —dijo ella, con una voz que era de alguna manera lo
suficientemente extraña como para darle tiempo para pensar. Tocó su
barbilla, inclinó su rostro hacia él, y buscó en sus ojos algo que ni siquiera
podía definir.
Sería mucho más fácil si supiera lo que estaba buscando.
—¿Alguien —no quería decir esto—, te ha hecho daño?

Ella lo miró, sin comprender, hasta el momento en que él tomó aliento


para explicarlo mejor.
—No —dijo ella repentinamente, entendiendo su significado justo a
tiempo para ahorrarle una explicación—. No —dijo de nuevo—. Lo prometo.

El alivio que Edward sintió lo golpeó como algo sólido. Si alguien le


hubiera hecho daño, la hubiera violado… No le importaría que ella no fuera
virgen, pero tendría que pasar el resto de su vida llevando al maldito a la
justicia.
Su corazón —no, su alma— no permitiría lo contrario.
246
Página
—Seré gentil —prometió, su mano trazando ligeramente la línea de su
garganta hasta la piel desnuda de su clavícula. Ella no se había cambiado
de su vestido de día a su camisón, y aunque la tela era más apretada, con
botones y cordones entrelazados, no obstante revelaba una franja más
amplia de piel, desde la curva de su hombro hasta la suave protuberancia
de sus pechos.

La besó allí, justo donde el borde de encaje de su canesú se unía con


su piel, y ella jadeó, su cuerpo arqueándose hacia él instintivamente.
—Edward, yo…
La besó de nuevo, más cerca de la sombra entre sus pechos.
»No sé si…

Y luego del otro lado, cada beso una suave bendición, un mero indicio
de la pasión que estaba manteniendo fuertemente bajo control.

Sus dedos encontraron las ataduras en la parte posterior de su vestido,


y llevó su boca a la de ella mientras liberaba su cuerpo lentamente. Había
pensado en distraerla con besos, pero era él quien se volvió estúpido por el
deseo, porque una vez que los labios de ella se separaron debajo de los
suyos, estuvo completamente consumido.

Y también lo estuvo ella. Lo que comenzó como algo juguetón


rápidamente se encendió hasta que ambos estuvieron bebiendo del otro
como si esta pudiera ser su única oportunidad de unión. Edward no tenía
idea de cómo logró quitar el vestido sin romperlo; probablemente, el último
fragmento de su pensamiento racional reconoció que ella solo tenía dos
vestidos aquí en Nueva York, y necesitaban mantenerlos a ambos en buen
estado.

Ella estaba vistiendo una blusa ligera, anudada flojamente en el frente,


y sus dedos temblaban mientras agarraban un extremo de la atadura. Tiró
de esta lentamente, observando cómo el lazo correspondiente se hacía
cada vez más pequeño hasta que finalmente se deslizaba a través del nudo.

Apartó la blusa de su hombro, su aliento acelerándose a medida que


cada centímetro de su piel color melocotón era expuesta.
247
Página
»Va por el otro lado —dijo ella.

—¿Qué? —Su voz había sido suave; no estaba seguro de haber


entendido a lo que se refería.

—La blusa —dijo ella, sus ojos no encontrándose del todo con los
suyos—. Va por la cabeza.

Su mano se detuvo, y sintió una sonrisa tirando de las comisuras de sus


labios. Había estado tratando de ser tan gentil, tan caballero, y aquí estaba
ella ofreciendo indicaciones para que la desnudara.
Ella era encantadora. No, era magnífica, y no podía imaginar cómo
había pensado que su vida había estado completa antes de este momento.
Ella levantó la mirada, con la cabeza inclinada hacia un lado y dijo:
»¿Qué sucede?
Solo sacudió su cabeza.
»Estás sonriendo —acusó ella.
—Lo estoy.
Ahora ella también estaba sonriendo.
—¿Por qué?
—Porque eres perfecta.
—Edward, no, yo…

Todavía estaba negando con la cabeza cuando la tomó en sus brazos.


La cama estaba a solo unos pasos de distancia, pero ella era su esposa, y
finalmente iba a hacerle el amor, y por Dios que la iba a alzar y llevarla hasta
allí.

La besó una y otra vez, sus manos vagando por su cuerpo, primero a
través de la blusa, y luego abriéndose paso por debajo del dobladillo. Ella
era todo lo que había soñado, receptiva y cálida. Luego sintió su tobillo
enganchándose alrededor de su pierna, atrayéndolo más cerca, y fue
como si el mundo entero hubiera estallado a la luz del sol. Ya no se trataba
248
Página
de seducirla. Ella también lo deseaba. Quería acercarlo más, sentirlo contra
ella, y el corazón de Edward cantaba en partes iguales de alegría y
satisfacción.

Retrocedió, enderezándose lo suficiente como para poder tirar de su


camisa sobre su cabeza.
»Te ves diferente —dijo ella, observándolo con ojos vidriosos de pasión.
Sus cejas se alzaron.

»La última vez que te vi —Ella se estiró, tocó su pecho con la punta de
los dedos—, fue el día que dejaste el hospital.

Supuso que era verdad. Ella siempre le había dado la espalda cuando
él se estaba cambiando de ropa. Y siempre la había observado, preguntán-
dose en qué estaría pensando, si quería darse la vuelta y echar un vistazo.
—Mejor, espero —murmuró.

Ella puso sus ojos en blanco, lo cual suponía que se merecía. Todavía
no había repuesto todo el peso que había perdido, pero ciertamente
estaba más en forma, y cuando pasó sus manos sobre sus brazos, pudo sentir
sus músculos reformándose, regresando a su fuerza lentamente.

Pero era lo suficientemente fuerte para esto. Definitivamente, era lo


suficientemente fuerte para esto.

—No creía que se suponía que los hombres fueran tan hermosos —dijo
Cecilia.

Él colocó sus manos a cada lado de sus hombros, agarrándose para


poder cernerse sobre ella, advirtiéndole:

—Si me haces sonrojar, tendré que ejercer mi autoridad de esposo


sobre ti.
—¿Tu autoridad de esposo? ¿Qué implica eso?

—No estoy seguro —admitió—. Pero estoy bastante seguro de que


prometiste obedecer.
249
Página
Si no hubiera estado tan concentrado en su rostro, podría no haber visto
el pequeño tic nervioso en su mandíbula. O la extraña manera de tragar
saliva que hizo un rastro por su garganta. Casi se burló de ella por eso. No
había ninguna mujer que conociera —al menos ninguna que le gustara y
respetara— que realmente hablara en serio cuando prometía obedecer a
su esposo.

Se preguntó si ella había cruzado los dedos cuando había dicho las
palabras en el barco. O tal vez había encontrado una manera de no
decirlas, la pequeña bruja. Y ahora estaba demasiado avergonzada para
admitirlo.

»Nunca esperé que me obedecieras —murmuró, sonriendo mientras


iba por otro beso—. Simplemente estar de acuerdo conmigo en todas las
cosas.

Ella empujó su hombro, pero todo lo que pudo hacer fue reír. Incluso
cuando rodó sobre su costado y la acercó, no podía detener la silenciosa
alegría que temblaba en su cuerpo y hacia el de ella.

¿Alguna vez se había reído en la cama con una mujer? Quién sabía
que sería tan encantador.

»Me haces feliz —dijo, y luego finalmente siguió el consejo de ella y le


sacó la blusa del cuerpo, sus brazos levantándose mientras la deslizaba por
su cabeza.

Se quedó sin aliento. Ahora estaba desnuda, y aunque las sábanas


cubrían la parte inferior de su cuerpo, sus pechos estaban desnudos para él.
Era la cosa más hermosa que había visto en su vida, pero había más que
eso. No era solo que la vista de ella lo mareaba de deseo. O que estaba
bastante seguro de que nunca había estado tan duro con necesidad como
lo estaba en ese momento.
Era más. Era más profundo.
Era divino.

Tocó uno de sus pechos, rozando el bonito pezón rosado con su dedo
índice. Ella jadeó, y no pudo evitar soltar un gruñido de orgullo masculino. Le
250
Página
encantaba que podía hacer que lo deseara, que quisiera esto. Le
encantaba saber que ella casi seguramente se estaba mojando entre sus
piernas, que su cuerpo estaba cobrando vida, y él lo estaba haciendo.

»Tan bonita —murmuró, ajustando sus cuerpos para que ella volviera a
estar sobre su espalda, y él a horcajadas. Pero sin su blusa, la posición tomó
un aire mucho más erótico. Sus pechos se aplastaron un poco con la
gravedad, pero los pezones, rosados como rosas, sobresalían orgullosa-
mente, prácticamente rogando su toque.
»Podría mirarte todo el día —dijo.
Su respiración se aceleró.

»O tal vez no —dijo, inclinándose para lamerle el pezón derecho—. No


creo que pudiera mirar y no tocar.
—Edward —jadeó ella.

—O besar. —Se movió hacia el otro pecho, metiéndose la punta en la


boca.

Se arqueó debajo de él, un suave chillido escapando de sus labios


mientras continuaba su dulce tortura.

»También puedo mordisquear —murmuró, regresando al otro lado, esta


vez usando los dientes.
—Dios mío —gimió ella—. ¿Qué estás haciendo? Siento…
Se rio entre dientes.
—Espero que lo sientas.
—No, lo siento…

Esperó unos segundos, y entonces, con sus palabras llenas de malvado


deseo, dijo:
—¿Lo sientes en otra parte?
Ella asintió.
251
Página
Algún día, después de haberle hecho el amor cientos de veces, le haría
decir dónde lo sentía. Le haría decir las palabras que harían que su ya dura
polla se convirtiera en algo construido de acero. Pero por ahora, sería el
travieso. Usaría todas las armas de su arsenal para asegurarse de que
cuando finalmente entrara en ella, estuviera desesperada por la necesidad.

Sabría lo que significaba ser adorada. Sabría lo que significaba ser


venerada. Porque ya se había dado cuenta de que su mayor placer era
que ella encontrara el suyo.

Apretó su pecho, su mano moldeándolo en una pequeña montaña


mientras se inclinaba para poner sus labios junto a la oreja de ella.

»Me pregunto dónde lo sientes —dijo, rozándola con sus dientes. Giró
sobre su costado, apoyándose en un codo mientras su mano se deslizaba
desde su pecho hasta su cadera—. ¿Podría ser aquí?
Su respiración se hizo más fuerte.

»O tal vez… —se deslizó por su vientre, haciéndole cosquillas en el


ombligo con el dedo—, ¿aquí?
Tembló bajo su toque.

»No creo que ese sea el lugar —dijo, dibujando círculos en su piel
ociosamente—. Creo que estabas hablando de un lugar un poco más
abajo.
Ella hizo un sonido. Podría haber sido su nombre.

Aplanó su palma contra su abdomen, y con una lentitud intencionada


fue hacia abajo hasta que sus dedos se encontraron con la suave masa de
vellos que protegía su feminidad. La sintió quedarse inmóvil, como si no
estuviera segura de qué hacer, y él solo podía sonreír mientras escuchaba
los frenéticos chirridos de aire que pasaban por sus labios.

La abrió tiernamente, sus dedos moviéndose sobre su protuberancia


hasta que algo de la rigidez abandonó su cuerpo, y se abrió más a él.
252
Página
»¿Te gusta eso? —susurró, aunque sabía que sí. Pero cuando asintió, se
sintió como el rey del mundo. El mero acto de complacerla parecía ser
suficiente para hacer que su corazón se hinchara de orgullo.

Continuó provocándola, acercándola más y más a su cúspide, a pesar


de que su propio cuerpo estaba pidiendo satisfacción a gritos. No había
tenido la intención de velar que ella llegara primero, pero una vez que la
tocó, que sintió su cuerpo cantando debajo de sus dedos, supo lo que tenía
que hacer. Quería que se desmoronara, que se hiciera añicos por completo
y que pensara que no había mayor placer.
Y luego quería mostrarle que lo había.

—¿Qué estás haciendo? —susurró ella, pero pensó que la pregunta


podría ser retórica. Sus ojos estaban cerrados, y su cabeza estaba echada
hacia atrás, y mientras su cuerpo se arqueaba, empujando esos perfectos
pechos hacia el cielo, pensó que nunca había visto algo tan bello y erótico.
—Te estoy haciendo el amor —dijo.
Los ojos de ella se abrieron.
—Pero…
Llevó un dedo a los labios de ella.

—No me interrumpas. —Era una chica inteligente; obviamente, sabía lo


que sucedía entre un hombre y una mujer, y sabía que algo mucho más
grande que sus dedos estaba destinado a encontrar su camino dentro de
ella. Pero, claramente, nadie le había contado sobre todas las cosas
deliciosas que podían pasar a lo largo del camino.
»¿Has oído hablar de la petite mort? —le preguntó.

Sus ojos estaban nublados con confusión mientras negaba con la


cabeza.
—¿La pequeña muerte?
253
Página
—Así lo llaman los franceses. Una metáfora, te lo aseguro. Siempre lo he
pensado más como una afirmación de vida. —Se inclinó y se metió su pezón
en la boca—. O quizás una razón para vivir.

Y entonces, con toda la malvada promesa que sentía en su alma, la


miró a través de sus pestañas y murmuró:
»¿Te lo muestro?
254
Página
Extraño los días en que estabas en Londres y podíamos intercambiar cartas como una
conversación. Supongo que ahora estamos a merced de las mareas. Nuestras cartas deben
cruzarse en el océano. La señora Pentwhistle dijo que pensaba que era una idea
encantadora, que tenían manos pequeñas y se saludaban a través del agua. Creo que la
señora Pentwhistle bebió demasiado vino de comunión del Reverendo Pentwhistle.

Por favor, dile al Capitán Rokesby que la pequeña flor morada que presionó llegó en
perfectas condiciones. ¿No es notable que una rama tan pequeña sea lo suficientemente
fuerte como para viajar de Massachusetts a Derbyshire? Estoy segura de que nunca tendré
la oportunidad de agradecerle en persona por ello. Por favor, asegúrale que la atesoraré
siempre. Es muy especial tener una pequeña parte de tu mundo.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas.

L
a pequeña muerte.

Sin duda, los franceses habían estado en lo cierto cuando


se les ocurrió esa frase. Porque la rigidez que se estaba formado
en el cuerpo de Cecilia… la pulsante e inexorable necesidad de
algo que ni siquiera entendía… Todo se sentía como si se
estuviera conduciendo a algo a lo que podría posiblemente no sobrevivir.
—Edward —jadeó—. No puedo…

—Puedes —le aseguró, pero no fueron sus palabras las que penetraron
en ella, fue su voz, presionada contra su piel mientras sus perversos labios
hacían un perezoso descubrimiento de sus pechos.

La había tocado —besado— en lugares en los que ella misma no se


había atrevido a explorar. Estaba hechizada. No, estaba despierta. Había
255
Página
vivido veintidós años en este cuerpo y recién ahora estaba aprendiendo su
propósito.
»Relájate —susurró Edward.

¿Estaba loco? No había nada relajante en esto, nada que la hiciera


desear relajarse. Quería agarrar y arañar y sí, gritar mientras luchaba hasta
llegar al borde.

Excepto que no sabía cuál era ese borde, o qué podría haber del otro
lado.
—Por favor —suplicó, y ni siquiera pareció importar que no tuviera idea
de lo que estaba rogando. Porque él lo sabía. Querido Dios, esperaba que
lo supiera. Si no lo hacía, lo iba a matar.

Con su boca y sus dedos, la llevó a la cima del deseo. Y luego, cuando
sus caderas se alzaron, pidiéndole más silenciosamente, él sumergió un
dedo dentro de ella y movió su lengua sobre su pecho.
Se desmoronó.

Gritó su nombre mientras sus caderas se elevaban de la cama. Cada


músculo se apretó al unísono. Fue como una sinfonía hecha de una sola nota
tensa. Luego, después de que su cuerpo se había endurecido como una
tabla, finalmente tomó aliento y colapsó sobre el colchón.

Edward retiró su dedo y se acostó de costado junto a ella, apoyado


sobre su codo. Cuando encontró la energía para abrir sus ojos, vio que
estaba sonriendo como un gato en celo.
»¿Qué fue eso? —dijo, sus palabras más aliento que voz.

Él apartó un húmedo mechón de cabello de su frente, luego se inclinó


para besar su frente.
—La petite mort —murmuró él.

—Oh. —Había un mundo de maravilla en esa sola sílaba—. Es lo que


pensaba.
256
Página
Esto pareció divertirlo, pero de esa manera encantadora que hizo que
Cecilia se sonrojara de placer. Lo estaba haciendo sonreír. Lo estaba
haciendo feliz. Sin duda, cuando llegara al día decisivo, eso contaría para
algo.
Pero aún no habían consumado el matrimonio.

Cerró sus ojos. Tenía que dejar de pensar de esa manera. No había
matrimonio. Esta no fue una consumación, fue…
—¿Qué pasa?
Levantó su mirada. Edward estaba mirándola fijamente, sus ojos tan
brillantes y azules, incluso a la difusa luz de la noche.

»¿Cecilia? —No sonaba exactamente preocupado, pero sabía que


algo había cambiado.

—Solo estoy… —Luchó por algo que decir, algo que pudiera decir que
en realidad sería verdadero. Así que dijo—: Abrumada.

Él sonrió, solo un poco, pero fue suficiente para llegar a su corazón para
siempre.
—Eso es algo bueno, ¿verdad?

Asintió lo mejor que pudo. Era algo bueno, al menos ahora mismo. En
cuanto a la próxima semana, o el próximo mes, cuando su vida
seguramente se derrumbaría…
Lidiaría con eso cuando tuviera que hacerlo.

Los nudillos de él rozaron su mejilla en una tierna caricia, y aún la miraba


como si pudiera leer su alma.
»En qué estás pensando, me pregunto.

¿En qué estaba pensando? En que lo deseaba. En que lo amaba. En


que a pesar de que sabía que esto estaba mal, se sentía como si estuvieran
casados, y solo quería que fuera real, aunque fuera solo por esta noche.
257
Página
—Bésame —dijo, porque necesitaba tomar el control del momento.
Necesitaba estar en este momento, no flotando en el futuro, en un mundo
donde la sonrisa de Edward ya no era suya.
—Un poco mandona repentinamente —bromeó él.
Pero no iba a aceptar nada de eso.

—Bésame —dijo de nuevo, envolviendo una de sus manos detrás de su


cabeza—. Ahora.

Tiró de él hacia abajo, y cuando sus labios se encontraron, su hambre


explotó. Lo besó como si fuera su propio aire, su comida y agua. Lo besó con
todo lo que sentía dentro, todo lo que nunca podría decirle. Era una
declaración y una disculpa; era una mujer aferrada a la dicha mientras tenía
la oportunidad.
Y él se lo devolvió con la misma pasión.

Nunca sabría lo que se apoderó de ella, cómo sus manos parecían


saber qué hacer, acercándolo más, extendiendo sus manos hacia los
amarres de los pantalones que él aún no se había quitado.

Soltó un grito de frustración cuando se apartó de ella, saltando de la


cama para arrancarse la ofensiva prenda. Pero no quitó sus ojos de él, y por
Dios, era hermoso. Hermoso y muy, muy grande, lo suficiente para hacer que
sus ojos se ensancharan con aprensión.

Él debió de haber visto su expresión porque rio entre dientes, y cuando


volvió a la cama, su expresión fue algo entre pícaro y salvaje.
—Encajará —dijo, su voz ronca contra su oreja.

Su mano se deslizó por su cuerpo hasta la hendidura entre sus piernas,


y fue solo entonces cuando se dio cuenta de lo caliente y mojada que había
estado. Caliente y mojada y necesitada. ¿La había complacido a
propósito? ¿Para prepararla para él?

De ser así, había funcionado, porque sentía un hambre abrumadora


por él, una necesidad de tomarlo dentro de ella, unir su cuerpo al de él y
nunca dejarlo ir.
258
Página
Lo sintió presionarse contra ella, solo la punta, y se quedó sin aliento.
»Seré gentil —le prometió.
—No estoy segura de querer que lo seas.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de él, y cuando levantó la vista, su


mandíbula estaba fuertemente apretada mientras luchaba por el control.
—No digas cosas como esas —se las arregló para decir.
Se arqueó contra él, tratando de acercarse más de alguna manera.
—Pero es verdad.
Él avanzó, y ella sintió que se abría hacia él.
—¿Te estoy haciendo daño? —preguntó.
—No —dijo—, pero se siente muy… extraño.
—¿Extraño bueno o extraño malo?

Parpadeó un par de veces, tratando de darle sentido a lo que estaba


sintiendo.
—Solo extraño.

—No estoy tan seguro de que me guste esa respuesta —murmuró él.
Sus manos se extendieron detrás de ella, abriéndola más ampliamente, y
jadeó cuando otro centímetro de su virilidad se empujó—. No quiero que
esto sea extraño. —Los labios de él encontraron su oreja—. Creo que vamos
a necesitar hacer esto muy a menudo.

Él sonaba diferente, casi salvaje, y algo muy femenino dentro de ella


comenzó a brillar. Ella lo había puesto de esta manera. Este hombre —este
gran y poderoso hombre— estaba perdiendo el control, y todo por una
necesidad de ella.
Nunca se había sentido tan fuerte.

Las sensaciones no eran como las de antes, no obstante. Cuando él


había estado usando solo sus manos y sus labios, la había azotado con una
259
Página
tormenta de deseo y luego la había dejado adolorida con placer. Pero
ahora era más que tenía que acostumbrarse a él, adaptarse a su tamaño.
No dolía, pero no era tan encantador como antes. Al menos no para ella.

Pero para Edward… Todo lo que ella había estado sintiendo antes,
cada último puñado de necesidad que vio en su rostro. Él estaba amando
esto. Y eso era suficiente para ella.

Pero, aparentemente, no para él, porque frunció el ceño y dejó de


moverse.
Ella lo miró con ojos inquisitivos.
»Esto no servirá —dijo él, dejando caer un beso en su nariz.

—¿No te estoy complaciendo? —Había pensado que sí, pero tal vez
no.

—Si me complacieras más, podría perecer —dijo él con una expresión


irónica—. Ese no es el problema. Yo no te estoy complaciendo.

—Lo hiciste. Sabes que lo hiciste. —Se sonrojó cuando dijo esto, pero no
podía soportar que pensara que ella no estaba disfrutando.
—¿No crees que puedes ser complacida dos veces?
Cecilia sintió que sus ojos se ensanchaban.

La mano de Edward se deslizó entre sus cuerpos y encontró el punto


más sensible de su feminidad.
—¡Oh! —Lo había sentido moverse allí, pero aun así, la sensación era
tan intensa que no pudo evitar soltar un chillido de sorpresa.
—Así está mejor —murmuró él.

Y luego todo comenzó a aumentar nuevamente. La presión, la


necesidad… era tan genial que no notó cómo la estaba estirando con cada
caricia. Cada vez que pensaba que no podría haber más de él, él se
retiraba y luego se lanzaba hacia adelante, llegando incluso más adentro
de su alma.
260
Página
No había sabido que podía estar tan cerca de otro ser humano. no
había sabido que podía estar tan cerca y desear aún más.

Arqueó su espalda, sus manos aferrándose a sus hombros cuando el


cuerpo de él finalmente se puso completamente al ras contra el de ella.

»Dios mío —exhaló él—, es como si hubiera llegado a casa. —La miró, y
ella pensó que vio el más leve brillo de humedad en sus ojos antes de que
su boca capturara la de ella en un tórrido y apasionado beso.
Y entonces comenzó a moverse.
Comenzó como golpes lentos y constantes, creando una exquisita
fricción dentro de ella. Pero luego su respiración se convirtió en jadeos, y el
ritmo con el que había comenzado se aceleró a un frenesí. También lo sintió
crecer dentro de ella, esa carrera hacia el precipicio, pero no estaba ni de
cerca tan perdida como Edward, al menos no antes de que él ajustara su
posición y succionara uno de sus pezones con su boca.

Chilló ante el impacto, ante la imposible conexión entre su pecho y su


vientre. Pero lo sintió allí… querido Dios en los cielos, cuando los dedos de él
comenzaron a estimular el otro pezón, lo sintió entre sus piernas y comenzó
a temblar y apretar.

»¡Sí! —gruñó Edward—. Dios mío, sí, apriétame. —Le agarró su pecho,
más fuerte de lo que hubiera pensado que le gustaría, pero le encantó, y
con una repentina y penetrante sacudida, se desmoronó de nuevo.

»Oh, Dios —estaba gruñendo Edward—. Oh Dios, oh Dios, oh Dios. —Sus


movimientos se volvieron casi enloquecidos, y él estaba golpeando hacia
adelante, y luego pareció quedarse casi inmóvil, atrapado en una última
embestida antes de gemir su nombre y colapsar sobre ella.
»Cecilia —dijo de nuevo, su voz apenas un susurro—. Cecilia.

—Estoy justo aquí. —Le acarició la espalda, las yemas de sus dedos
formando perezosos círculos a través de las hendiduras de su columna.
—Cecilia. —Y luego otra vez—. Cecilia.
261
Página
Le gustaba que no pudiera decir nada más que su nombre. Dios sabía
que no estaba pensando en mucho más que el de él.
»Te estoy aplastando —murmuró.
Lo estaba, pero no le importaba. Le gustaba su peso.

Él rodó fuera de ella, pero no del todo, quedando envuelto en parte


sobre ella.
»No quiero dejar de tocarte —dijo. Sonaba increíblemente somnoliento.

Se giró para mirarlo. Tenía los ojos cerrados, y si no se había quedado


dormido, lo haría muy pronto. Su aliento había comenzado a estabilizarse, y
sus pestañas —tan gruesas y oscuras— yacían perezosamente contra sus
mejillas.

Nunca lo había observado quedarse dormido, se dio cuenta. Había


compartido una cama con él durante una semana, pero cada noche se
había arrastrado hacia su lado y le daba la espalda cuidadosamente.
Escucharía su respiración, prácticamente conteniendo la suya en un
esfuerzo por mantenerse callada y quieta. Y se decía a sí misma que
escucharía, y entonces sabría cuándo él se durmiera, pero cada vez, de
algún modo, se quedaba dormida antes de que eso sucediera.

Él siempre estaba levantado antes que ella por las mañanas, ya vestido
o en su mayoría, cuando abría los ojos y bostezaba.

Así que esto era un placer. Él no era inquieto al dormir, pero su boca se
movía un poco, casi como si estuviera susurrando una oración. Anhelaba
extender la mano y tocar su mejilla, pero no quería despertarlo. A pesar de
su reciente demostración de fuerza y resistencia, su salud no estaba del todo
recuperada y necesitaba descansar.

Por lo que lo miró y esperó. Esperó la culpabilidad que sabía que se


enredaría alrededor de su corazón eventualmente. Quería mentirse y decir
que la había seducido más allá de la razón, pero sabía que eso no era cierto.
Sí, había sido arrastrada por la pasión, pero podría haberlo detenido en
cualquier momento. Todo lo que tenía que hacer era abrir la boca y
confesar sus pecados.
262
Página
Con el puño en su boca, ahogó una risa sombría. Si le hubiera dicho la
verdad a Edward, se habría apartado de ella con rapidez. Habría estado
furioso, y luego probablemente la habría arrastrado hacia un sacerdote y se
habría casado con ella en el acto. Ese era el tipo de hombre que era.

Pero no podía permitir que hiciera eso. Prácticamente estaba


comprometido con esa chica en casa, de la que le había hablado: Billie
Bridgerton. Sabía que él era muy afectuoso con ella. Siempre sonreía
cuando hablaba de ella. Siempre. ¿Y si realmente estaban comprometidos?
¿Y si se había prometido a ella y lo había olvidado junto con todo lo demás
en los últimos meses?
¿Y si la amaba? Podría haberse olvidado de eso también.

Pero incluso con toda la culpa corriendo ahora por sus venas, no tenía
el valor suficiente como para arrepentirse de esto. Algún día lo único que le
quedaría de este hombre serían los recuerdos, y estaría condenada si no
lograba que esos recuerdos fueran tan brillantes como pudiera.
Y si había un bebé…

Su mano fue a su vientre, donde incluso ahora su semilla podría estar


echando raíces. Si había un bebé…

No. Eso era improbable. Su amiga Eliza había estado casada un año
antes de quedar embarazada. Y la esposa del vicario aún más. Aun así,
Cecilia sabía lo suficiente como para saber que no podía seguir tentando al
destino. Tal vez podía decirle a Edward que temía quedar embarazada tan
lejos de casa. No sería mentira decir que no le gustaba la idea de un viaje
en el océano mientras estaba embarazada.

O con un bebé. Santo Dios, el viaje había sido bastante horrible para
ella sola. No se había sentido mareada, pero había sido aburrido, y a veces
aterrador. ¿Hacer eso con un bebé?
Se estremeció. Sería un infierno.
»¿Qué pasa?
Se retorció ante el sonido de la voz de Edward.
263
Página
—Pensé que estabas dormido.

—Lo estaba. —Bostezó—. O casi. —Una de sus piernas todavía la estaba


inmovilizando, por lo que la movió, luego la atrajo hacia sí, de espaldas a
él—. Estabas molesta —dijo.
—No seas tonto.
Él besó la parte posterior de su cabeza.
—Algo está molestándote. Lo noté.
—¿Mientras estabas dormido?
—Casi dormido —le recordó—. ¿Estás adolorida?
—No lo sé —dijo honestamente.

—Debería traerte un paño. —La soltó y se deslizó fuera de la cama.


Cecilia giró su cuello para poder mirarlo mientras cruzaba la habitación
hacia la palangana de agua. ¿Cómo podía ser tan inconsciente de su
desnudez? ¿Era esto una cosa de hombres?

»Aquí estamos —dijo, volviendo a su lado. Había humedecido el paño,


y con tiernos movimientos, la limpió.
Fue demasiado. Casi lloró.

Cuando hubo terminado, dejó el paño a un lado y volvió a su posición


junto a ella, apoyándose en un codo mientras usaba su mano libre para
juguetear con su cabello.
»Dime qué te está molestando —murmuró él.
Tragó saliva, convocando su coraje.
—No quiero quedar embarazada —dijo.

Él se quedó inmóvil, y Cecilia se alegró por la tenue luz en la habitación.


No estaba segura de querer ver cualquiera que fuera la emoción que había
destellado a través de sus ojos.
—Puede que sea demasiado tarde para eso —dijo él.
264
Página
—Lo sé. Yo solo…
—¿No quieres ser madre?

—¡No! —exclamó, sorprendiéndose a sí misma con la fuerza de su


respuesta. Porque quería serlo. La idea de llevar a su bebé… Casi la hizo
llorar de anhelo—. No quiero quedar embarazada aquí —dijo—, en
Norteamérica. Sé que hay médicos y comadronas, pero quiero irme a casa
eventualmente. Y no quiero hacer ese cruce con un bebé.

—No —dijo él, su frente haciendo un ceño pensativo—. Por supuesto


que no.
—Tampoco quiero hacerlo mientras estoy embarazada —dijo—. ¿Y si
sucediera algo?
—Las cosas suceden en todas partes, Cecilia.
—Lo sé. Pero creo que me sentiría más cómoda en casa. En Inglaterra.
Nada de esto era una mentira. Solo que no era toda la verdad.
Él continuó acariciando su cabello, el movimiento suave y calmante.
—Te ves tan angustiada —murmuró él.
No sabía qué decir.

»No necesitas estar tan molesta —le dijo—. Como dije, puede que sea
demasiado tarde, pero hay precauciones que podemos tomar.

—¿Las hay? —Su corazón hizo un salto encantado antes de recordar


que tenía problemas mucho más grandes que esto.
Él sonrió, luego le tocó la barbilla, inclinando su rostro hacia el suyo.

—Oh, sí. Te las mostraría ahora, pero creo que necesitas un descanso.
Duerme —dijo—. Todo parecerá más claro por la mañana.
No lo parecería. Pero durmió, de todos modos.
265
Página
Mil disculpas. No he escrito en más de un mes, pero en verdad había poco sobre lo
cual escribir. Todo es aburrimiento o batalla, y no deseo escribir sobre nada de eso.
Llegamos a Newport ayer, sin embargo, y después de una buena comida y un baño, me
siento más como yo mismo.

—de Thomas Harcourt para su hermana Cecilia.

Estimada Srta. Harcourt,

Gracias por su amable nota. El clima ha empezado a enfriarse de nuevo, y para el


momento en que reciba esto, sospecho que estaremos agradecidos por nuestros abrigos
de lana. Newport es más una ciudad que lo que hemos visto en algún tiempo, y ambos
estamos disfrutando de sus comodidades. A Thomas y a mí se nos han dado dormitorios en
un hogar privado, pero nuestros hombres han sido alojados en casas de culto, una mitad
en una iglesia y la otra mitad en una sinagoga. Varios de nuestros hombres temían que
serían castigados por Dios por dormir en una casa impía. No veo cómo eso es más impío
que la taberna que visitaron la noche anterior. Pero no es mi trabajo proporcionar consejos
religiosos. Hablando de eso, espero que su señora. Pentwhistle no haya vuelto al vino.
Aunque debo confesar que disfruté su historia sobre el “salmo que salió terriblemente mal”.

Y porque sé que lo preguntará, nunca antes había visitado una sinagoga; luce como
una iglesia, para ser franco.

—de Edward Rokesby para Cecilia Harcourt, incluida dentro de la carta de su


hermano

C
omo de costumbre, Edward se despertó antes que Cecilia a la
mañana siguiente. No se movió cuando él se levantó de la
cama, dando fe de su excepcional fatiga.
266
Página
Sonrió. Estaba feliz de atribuirse el mérito por su fatiga.

Ella también tendría hambre. Generalmente, comía su comida más


grande del día en el desayuno, y aunque el Cabeza del Diablo siempre tenía
huevos debido a las gallinas que mantenían en la parte trasera, Edward
pensó que una sorpresa sería apropiada. Algo dulce. Bollos de Chelsea, tal
vez. O speculaas.
O ambos. ¿Por qué no ambos?

Después de vestirse, escribió una nota rápida y la dejó en la mesa,


informándole que regresaría pronto. No estaba lejos de las dos panaderías.
Podría ir y volver en menos de una hora si no se encontraba con alguien que
conociera.

Rooijakkers estaba más cerca, así que caminó hasta allí primero,
sonriendo para sí mismo cuando la campana tintineó sobre su cabeza,
alertando al propietario de su presencia. No era el señor Rooijakkers quien
estaba atendiendo la tienda, no obstante, sino su hija pelirroja, con quien
Cecilia dijo que había entablado una amistad. Edward recordó haberla
conocido, antes de que se hubiera ido a Connecticut. Él y Thomas habían
preferido la panadería holandesa a la inglesa a la vuelta de la esquina.

Edward sintió que su sonrisa se volvía melancólica. Thomas era bastante


goloso. Muy parecido a su hermana.

—Buenos días, señor —gritó la dama. Se limpió las manos llenas de


harina sobre su delantal mientras salía de la habitación trasera.

—Señora —dijo Edward con una pequeña reverencia hecha con la


barbilla. Deseó poder recordar su nombre. Pero al menos esta vez, él pasó
por su lapsus honestamente. Fuera cual fuera su nombre, no se estaba
escondiendo en la parte ennegrecida de su memoria. Siempre había sido
malo con los nombres.

—Qué gusto verlo de nuevo, señor —dijo la dama—. No había estado


aquí en mucho tiempo.
—Meses —confirmó—. He estado fuera de la ciudad.
267
Página
Ella asintió, ofreciéndole una sonrisa alegre mientras decía:

—Se nos hace difícil tener clientes habituales, con el ejército


enviándolos aquí, allá y a todas partes.
—Solo a Connecticut —dijo.
Ella rio entre dientes ante eso.
—¿Y cómo está su amigo?

—¿Mi amigo? —repitió Edward, a pesar de que sabía muy bien que
debía estar hablando de Thomas. Aun así, era inquietante. Ya nadie
preguntaba por él, o si lo hacían, era en voz muy baja y sombría.
—Hace bastante tiempo que no lo veo, en realidad —dijo Edward.

—Es una pena. —Ella ladeó la cabeza hacia un lado en un gesto


amistoso—. Para ambos. Era uno de mis mejores clientes. Tenía bastante
amor por los dulces.
—Su hermana también —murmuró Edward.
Ella lo miró con curiosidad.

»Me casé con su hermana —explicó, preguntándose por qué le estaba


contando esto. Probablemente solo porque lo hacía feliz el decirlo. Se había
casado con Cecilia. Bueno. Realmente se había casado con ella ahora.

La hija del señor Rooijakkers se quedó quieta por un momento, sus cejas
rojizas juntándose antes de decir:
—Lo siento mucho, me temo que no puedo recordar su nombre…

—Capitán Edward Rokesby, señora. Y sí, ha conocido a mi nueva


esposa. Cecilia.

—Por supuesto. Lo siento, no caí en cuenta cuando ella dijo su nombre


antes. Se parece bastante a su hermano, ¿verdad? No tanto en los rasgos,
sino…
—Los gestos, si —terminó Edward por ella.
268
Página
Ella sonrió.
—Entonces querrá speculaas.
—Ciertamente. Una docena, por favor.

—Probablemente, nunca hemos sido presentados —dijo ella mientras


se inclinaba para recoger un plato de galletas de un estante bajo—. Soy la
señora Beatrix Leverett.

—Cecilia ha hablado con mucho cariño de usted. —Esperó


pacientemente mientras la señora Leverett contaba las galletas. Estaba
deseando ver la reacción de Cecilia cuando le llevara el desayuno a la
cama. Bueno, galletas a la cama, lo cual podría ser incluso mejor.
Excepto por las migajas. Eso podría presentar un problema.
—¿El hermano de la señora Rokesby aún está en Connecticut?
Las agradables fantasías de Edward se detuvieron en seco.
—¿Disculpe?

—El hermano de la señora Rokesby —repitió, levantando la vista de su


tarea—. Creí que se había ido a Connecticut con usted.
Edward se quedó muy quieto.
—¿Sabe sobre eso?
—¿No debería?

—Thomas estaba conmigo en Connecticut —dijo. Su voz era suave, casi


como si estuviera probando la declaración, probándola como un abrigo
nuevo.
¿Encajaba?
—¿No fue así? —preguntó la señora Leverett.

—Yo… —Demonios, ¿qué iba a decir? No deseaba particularmente


compartir los detalles de la condición de Thomas con un extraño, pero si ella
tenía información sobre Thomas…
269
Página
»He estado teniendo dificultades para recordar algunas cosas —dijo
finalmente. Se tocó el cuero cabelludo, justo debajo del ala de su sombrero.
El bulto era mucho más pequeño ahora, pero la piel todavía estaba
sensible—. Fui golpeado en la cabeza.

—Oh, lo siento mucho. —Sus ojos se llenaron de compasión—. Eso debe


ser terriblemente frustrante.

—Sí —dijo, pero su herida no era lo que deseaba discutir. La miró


directamente, con los ojos fijos en los de ella—. Me estaba hablando del
Capitán Harcourt.
Sus hombros se levantaron en un pequeño encogimiento.

—No sé nada realmente. Solo que ustedes dos fueron a Connecticut


hace varios meses. Usted vino justo antes de irse. Por provisiones.
—Provisiones —repitió Edward.

—Usted compró pan —dijo con una pequeña sonrisa—. Su amigo es


muy goloso. Le dije…
—… que las speculaas no viajarían bien —terminó por ella.
—Sí —dijo ella—. Se desmigajan con demasiada facilidad.
—Lo hicieron —dijo Edward en voz baja—. Cada una de ellos.
Y entonces todo regresó.

—¡Stubbs!

El Coronel levantó la vista de su escritorio, visiblemente sorprendido por


el grito furioso de Edward.
—Capitán Rokesby. ¿Cuál es el problema?
270
Página
¿Cuál era el problema? ¿Cuál era el problema? Edward luchó por
mantener su enojo bajo control. Había salido furioso de la panadería
holandesa sin sus compras, prácticamente corrido por las calles de Nueva
York hasta llegar ahí, a la oficina del Coronel Stubbs en el edificio que
actualmente estaba siendo usado como Cuartel General Británico. Sus
manos estaban cerradas en puños, su sangre estaba palpitando por su
cerebro como si hubiera estado en una batalla, y por Dios, lo único que le
estaba impidiendo agredir a su oficial superior era la amenaza de una corte
marcial.
—Usted lo sabía —dijo Edward, su voz temblando con ira—. Sabía sobre
Thomas Harcourt.
Stubbs se puso de pie lentamente, y su piel se ruborizó bajo sus bigotes.
—¿A qué se refiere precisamente?
—Fue a Connecticut conmigo. ¿Por qué demonios no me dijo eso?

—Se lo dije —dijo Stubbs con voz firme—, no podía correr el riesgo de
influir en sus recuerdos.
—Eso es basura y lo sabe —escupió Edward—. Dígame la verdad.

—Es la verdad —siseó Stubbs, moviéndose alrededor de Edward para


cerrar la puerta de su oficina—. ¿Cree que me gustó mentirle a su esposa?

—Mi esposa —repitió Edward. También había recordado eso. No diría


que su memoria estaba completamente restaurada, pero en su mayor parte
estaba allí, y estaba totalmente seguro de que no había participado en un
matrimonio por poderes. Thomas tampoco le había pedido que lo hiciera.

Edward no podía imaginar qué había conducido a Cecilia a realizar


semejante engaño, pero solo podía lidiar con un desastre a la vez. Sus ojos
aterrizaron en los de Stubbs con furia apenas contenida.

»Tiene diez segundos para explicarme por qué mintió acerca de


Thomas Harcourt.
271
Página
—Por el amor de Dios, Rokesby —dijo el Coronel, pasando su mano por
su escaso cabello—, no soy un monstruo. Lo último que quería era darle
falsas esperanzas.
Edward se congeló.
—¿Falsas esperanzas?
Stubbs lo miró.
—Usted no lo sabe. —No era una pregunta.

—Creo que ya nos hemos asegurado de que hay muchas cosas que
no sé —dijo Edward, su voz entrecortada con una emoción fuertemente
herida—. Entonces, por favor, ilumíneme.

—El Capitán Harcourt está muerto —dijo el Coronel. Sacudió su cabeza


y, con honesta tristeza, dijo—: Recibió un disparo en el estómago. Lo siento.

—¿Qué? —Edward se tambaleó hacia atrás, sus piernas de alguna


manera encontrando una silla para hundirse—. ¿Cómo? ¿Cuándo?

—En marzo —dijo Stubbs. Cruzó la habitación y abrió un gabinete,


sacando una licorera de brandy—. No fue ni siquiera una semana después
de que usted se fuera. Envió un mensaje para que se reunieran con él en
Nueva Rochelle.

Edward observó las manos temblorosas del Coronel mientras


derramaba líquido ámbar en dos copas.
—¿Quien fue?
—Solo yo.

—Fue usted solo —dijo Edward, su tono dejando claro que esto le
resultaba difícil de creer.
Stubbs levantó una copa.
—Era lo que tenía que hacerse.

Edward exhaló mientras los recuerdos —extrañamente frescos y rancios


al mismo tiempo— se desenredaban en su mente. Él y Thomas habían ido a
272
Página
Connecticut juntos, encomendados con la tarea de evaluar la viabilidad de
un ataque naval en la zona costera. La orden había venido del propio
gobernador Tryon. Había elegido a Edward, había dicho él, porque
necesitaba a alguien en quien pudiera confiar implícitamente. Edward
había elegido a Thomas por la misma razón.

Pero los dos habían viajado juntos durante solo unos días antes de que
Thomas se dirigiera a Nueva York con la información que habían reunido
sobre Norwalk. Edward había continuado hacia el este, hacia New Haven.
Y esa fue la última vez que lo había visto.
Edward tomó la copa de brandy y se lo bebió de un solo golpe.
Stubbs hizo lo mismo, y luego dijo:
»Supongo que esto significa que ha recuperado su memoria.

Edward le dio un brusco asentimiento. El Coronel querría interrogarlo


inmediatamente, sabía eso, pero no diría nada hasta que obtuviera algunas
respuestas sobre Thomas.

—¿Por qué hizo que el General Garth le enviara una carta a su familia
diciendo que solamente estaba herido?

—Él estaba solamente herido cuando la enviamos —respondió el


Coronel—. Le dispararon dos veces, con varios días de diferencia.

—¿Qué? —Edward trató de darle sentido a esto—. ¿Qué demonios


pasó?

Stubbs gimió y pareció desinflarse mientras se apoyaba en su escritorio.

—No podía traerlo de vuelta aquí. No cuando no estaba seguro de sus


lealtades.

—Thomas Harcourt no era un traidor —escupió Edward.

—No había forma de saberlo con certeza —respondió Stubbs—. ¿Qué


demonios se suponía que debía pensar? Llegué a Nueva Rochelle, tal como
273
Página
él había especificado, y luego, antes de que pudiera decir algo más que mi
nombre, la gente comienza a dispararme.

—A él —corrigió Edward. Después de todo, Thomas fue el que recibió


un disparo.

Stubbs se bebió el brandy —su segunda copa para el momento— y


volvió por otro.

—No sé a quién demonios le estaban disparando. Por lo que sé, yo era


el objetivo y ellos fallaron. Sabe que la mayoría de los colonos son una
chusma no entrenada. La mitad no puede disparar el lado de la pared.

Edward tomó un momento para absorber esto. Sabía en sus huesos que
Thomas no era un traidor, pero podía ver cómo el Coronel Stubbs, que no lo
conocía bien, podía haber tenido dudas.

»El Capitán Harcourt recibió un disparo en el hombro —dijo Stubbs con


seriedad—. La bala fue limpia. No fue tan difícil detener el sangrado, pero
sufría mucho dolor.

Edward cerró los ojos y tomó aliento, pero eso no lo tranquilizó. Había
visto demasiados hombres con heridas de bala.

»Lo llevé a Dobbs Ferry —continuó Stubbs—. Tenemos un pequeño


puesto avanzado cerca del río. No está bastante detrás de las líneas
enemigas, sino cerca.

Edward conocía bien Dobbs Ferry. Los británicos lo habían usado como
punto de encuentro desde la Batalla de White Plains casi tres años antes.

—¿Qué pasó entonces? —preguntó.

El Coronel Stubbs lo miró con una expresión plana.

—Regresé aquí.
274
Página
—Lo dejó allí —dijo Edward disgustado. ¿Qué clase de hombre dejaba
a un soldado herido en el medio del desierto?

—No estaba solo. Tenía tres hombres protegiéndolo.

—¿Lo mantuvo como un prisionero?

—Era por su propia seguridad tanto como cualquier otra cosa. No sabía
si le estábamos impidiendo escapar o evitando que los rebeldes lo mataran.
—Stubbs miró a Edward con creciente impaciencia—. Por el amor de Dios,
Rokesby, no soy el enemigo aquí.

Edward contuvo su lengua.

»De todos modos, no podría haber hecho el viaje de regreso a Nueva


York —dijo Stubbs sacudiendo la cabeza—. Estaba demasiado dolorido.

—Podría haberse quedado.

—No, no podía —replicó Stubbs—. Tenía que regresar al cuartel. Me


esperaban. Nadie sabía que me había ibo. Créame, tan pronto como se me
ocurrió una excusa, volví a buscarlo. Solo fueron dos días. —Tragó saliva, y
por primera vez desde la llegada de Edward, en realidad se puso pálido—.
Pero cuando llegué allí, ellos estaban muertos.

—¿Ellos?

—Harcourt, los tres hombres protegiéndolo. Todos ellos.

Edward miró la copa en su mano. Había olvidado que la estaba


sosteniendo. Miró su mano mientras la dejaba, casi como si esto pudiera de
algún modo detener el temblor de sus dedos.

—¿Qué pasó? —preguntó.

—No lo sé. —Stubbs cerró los ojos, su rostro repleto de recuerdos


agonizantes mientras susurraba—. Todos habían sido asesinados.
275
Página
La bilis se levantó en el estómago de Edward.

—¿Fue una ejecución?

—No. —Stubbs negó con la cabeza—. Hubo una pelea.

—¿Incluso Thomas? ¿No estaba bajo vigilancia?

—No lo habíamos atado. Estaba claro que él también había estado


luchando, incluso con su lesión. Pero… —Stubbs tragó saliva. Le dio la
espalda.

—¿Pero qué?

—Era imposible decir de qué lado había estado luchando.

—Lo conocía muy bien —dijo Edward en voz baja.

—¿Lo hacía? ¿Lo hacía usted?

—¡Sí, maldita sea, lo hacía! —Las palabras estallaron en un rugido, y


esta vez Edward se levantó de un salto.

—Bueno, yo no lo hacía —respondió Stubbs—. Y es mi maldito trabajo


desconfiar de todos. —Agarró su frente, su pulgar y su dedo medio
presionando fuertemente en sus sienes—. Estoy tan harto de todo.

Edward dio un paso atrás. Nunca había visto al Coronel así. No estaba
seguro de haber visto a alguien así.

»¿Sabe lo que le hace a un hombre? —preguntó Stubbs, su voz solo era


más fuerte que un susurro—. ¿No confiar en nadie?

Edward no habló. Todavía estaba tan enojado, tan lleno de rabia y


furia, pero ya no sabía a dónde dirigirla. No hacia Stubbs, sin embargo. Quitó
la copa de coñac de la temblorosa mano del Coronel y caminó hacia el
decantador, donde sirvió un trago a cada uno. No le importaba si apenas
276
Página
eran las ocho de la mañana. Ninguno de los dos necesitaba una cabeza
despejada.

Sospechaba que ninguno de los dos quería tener la cabeza despejada.

—¿Qué pasó con los cuerpos? —preguntó Edward en voz baja.

—Los enterré.

—¿A todos ellos?

El Coronel cerró los ojos.

—No fue un día agradable.

—¿Tiene algún testigo?

Stubbs levantó la vista bruscamente.

—¿Usted no confía en mí?

—Perdóneme —dijo Edward, porque confiaba en Stubbs. En esto… en


todo, supuso. No sabía cómo el hombre se había guardado esto para sí
mismo. Debe haberle quemado un agujero en el estómago.

—Recibí ayuda para las tumbas —dijo Stubbs. Él sonaba agotado.


Sonaba exhausto—. Le daré los nombres de los hombres que me ayudaron
si así lo requiere.

Edward lo miró por un largo momento antes de contestar:

—No. —Pero luego sacudió un poco su cabeza, casi como si estuviera


tratando de empujar sus pensamientos a su lugar—. ¿Por qué envió esa
carta?

Stubbs parpadeó.

—¿Qué carta?
277
Página
—La del General Garth. Diciendo que Thomas había sido herido.
Supongo que lo hizo a petición suya.

—Era cierto cuando la enviamos —respondió el Coronel—. Quería


notificar a su familia con la debida prisa. Había un barco que salía del puerto
la mañana después de que lo dejé en Dobbs Ferry. Ahora que lo pienso...
—Se pasó la mano por su ralo cabello, y su cuerpo pareció desinflarse
mientras suspiraba—. Estaba tan contento de haber logrado despacharla
tan rápido.

—¿Nunca pensó en corregir su error y enviar otra?

—Había demasiadas preguntas sin respuesta.

—¿Para notificar a su familia? —preguntó incrédulo Edward.

—Planeé enviar una carta una vez que tuviéramos las respuestas —dijo
Stubbs con rigidez—. Ciertamente no pensé que su hermana cruzaría el
Atlántico por él. Aunque, no sé, tal vez ella vino por usted.

No es probable.

Stubbs se acercó a su escritorio y abrió un cajón.

»Tengo su anillo.

Edward vio cómo cuidadosamente quitaba una caja, la abría, y luego


sacaba un anillo de sello.

Stubbs se lo tendió.

»Pensé que su familia querría esto.

Edward miró el círculo dorado que dejó caer en su palma. A decir


verdad, él no lo reconoció. Nunca había mirado de cerca el anillo de sello
de Thomas. Pero sabía que Cecilia lo reconocería.

Rompería su corazón
278
Página
Stubbs se aclaró la garganta.

»¿Qué le dirá a su esposa?

Su esposa. Ahí estaba esa palabra de nuevo. Maldita sea. Ella no era
su esposa. Él no sabía qué era ella, pero no era su esposa.

»¿Rokesby?

Levantó la vista. Habría tiempo para darle sentido a la deshonestidad


de Cecilia más tarde. Por ahora, buscaría en su alma un poco de
amabilidad y le permitiría llorar a su hermano antes de confrontarla con sus
mentiras.

Edward tomó aliento y miró al Coronel directamente a los ojos cuando


dijo:

—Le diré que su hermano murió como un héroe. Le diré que lamenta
que no haya podido decirle la verdad la primera vez que lo hizo debido a
la naturaleza reservada de su trabajo extraordinariamente importante. —Dio
un paso y luego otro hacia el Coronel—. Le diré que planea hablar con ella
directamente, que se disculpará por el dolor que le causó y que le otorgará
personalmente todos los honores póstumos que el recibió.

—No había…

—Prepárelos —espetó Edward.

Los ojos del Coronel le sostuvieron la mirada durante varios segundos


antes de decir:

—Haré los arreglos para una medalla.

Edward asintió y se dirigió hacia la puerta.

Pero la voz del Coronel lo detuvo.

»¿Está seguro de que desea mentirle?


279
Página
Edward giró lentamente alrededor.

—¿Perdón?

—No siento que yo sepa mucho más —dijo Stubbs con un suspiro—,
pero sé de matrimonio. No quiere comenzarlo con una mentira.

—En serio.

El Coronel lo miró con una extraña especulación.

—¿Hay algo que no me está diciendo, Capitán Rokesby?

Edward empujó la puerta y salió, al menos tres pasos más allá del
alcance del oído del Coronel antes de murmurar:

—No tiene ni maldita idea.


280
Página
No he escuchado de ti por tanto tiempo. intento no preocuparme, pero es difícil.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas

C
uando Edward no regresó para las nueve, la curiosidad de
Cecilia aumentó.

Cuando no regresó media hora después, su curiosidad


dio paso a la preocupación.

Y a las diez, cuando las campanas de una iglesia cercana sonaron


demasiado alto, levantó su nota otra vez, solo para asegurarse de que no la
había malinterpretado la primera vez.

Fui a buscar el desayuno. Regresaré antes de que despiertes.

Atrapó su labio inferior entre sus dientes. Era difícil ver cómo uno podía
malinterpretar eso.

Comenzó a preguntarse si estaba atascado en el piso de abajo,


entretenido por un oficial amigo. Sucedía todo el tiempo. Todo el mundo
parecía conocerlo, y la mayoría deseaba felicitarlo por su reciente regreso
a salvo. Los soldados podían ser muy parlanchines, especialmente cuando
estaban aburridos. Y todo el mundo parecía aburrido en estos días, aunque
la mayoría se apresuraba a señalar que era preferible a pelear.
281
Página
Así que Cecilia se dirigió abajo hacia el salón principal del Cabeza del
Diablo, completamente preparada para rescatar a Edward de una
conversación no deseada. Le recordaría su “cita verdaderamente
importante”, y entonces tal vez volverían al piso de arriba…
Pero no estaba en el salón principal. Ni en el posterior.
Regresaré antes de que despiertes.

Claramente, algo estaba mal. Edward siempre se despertaba antes de


que ella lo hiciera, pero ella no era una perezosa dormilona. Él lo sabía.
Siempre estaba vestida y lista para desayunar para las ocho y media.
Tenía casi decidido salir a buscarlo, pero sabía que si lo hacía, él
regresaría cinco minutos después de que saliera, y saldría a buscarla, y
pasarían toda la mañana sin cruzar caminos.
Así que esperó.

—Va usted a comenzar tarde esta mañana —dijo el posadero cuando


la vio esperando con indecisión—. ¿Nada de comer para usted?

—No, gracias. Mi esposo está consiguiendo… —Frunció el ceño—. ¿Ha


visto al Capitán Rokesby esta mañana?

—No por varias horas, señora. Me dio los buenos días y luego salió. Se
veía perfectamente feliz, lo hacía. —El posadero le dirigió una sonrisa
ladeada mientras limpiaba una jarra—. Iba silbando.

Decía algo del nivel de distracción de Cecilia que ni siquiera pudiera


lograr un dejo de vergüenza ante eso. Echó un vistazo hacia la ventana con
vistas a la calle, no que uno pudiera ver alguna otra cosa que figuras
amorfas a través del cristal deformado.
—Lo esperaba de regreso hace rato —dijo, casi para sí misma.
El posadero se encogió de hombros.

—Regresará pronto, ya verá. Mientras tanto, ¿está segura de que no


necesita nada?
—Bastante, pero gracias. Yo…
282
Página
La puerta principal hizo su acostumbrado chirrido cuando alguien la
empujó para abrirla, y Cecilia se dio la vuelta, segura de que debía ser
Edward.
Solo que no lo era.

»Capitán Montby —dijo con una pequeña reverencia, reconociendo al


joven oficial que había renunciado a su habitación por ella la semana
anterior. Se había ido por pocos días y regresado y ahora estaba
compartiendo habitación con otro soldado. Le había agradecido reiteradas
veces por su generosidad, pero él siempre insistía en que era su honor y
deber como caballero. Y de todas maneras, media habitación en el
Cabeza del Diablo era mejor de lo que la mayoría de los soldados británicos
conseguían como aposentos.

—Señora Rokesby —regresó él a modo de saludo. Inclinó su barbilla,


luego continuó el gesto con una sonrisa—. Una buena mañana para usted.
¿Va a unirse a su esposo?
Cecilia prestó atención rápidamente.
—¿Sabe dónde está?

El Capitán Montby hizo un asentimiento relativamente falto de


dirección sobre su hombro.
—Lo acabo de ver en la Taberna Fraunces.
—¿Qué?

Debió haber sonado estridente, porque el Capitán Montby retrocedió


tres centímetros o algo así antes de decir:

—Eh, sí. Solo lo vi a través del salón, pero estuve bastante seguro de que
era él.
—¿En Fraunces? ¿Está seguro?

—Eso creo —dijo el Capitán, sus palabras adquiriendo el tono cauteloso


de alguien que no desea verse involucrado en una disputa doméstica.
—¿Estaba con alguien?
283
Página
—No cuando lo vi.

Los labios de Cecilia se presionaron en una firme línea mientras se dirigía


hacia la puerta, haciendo una pausa solo para agradecerle su ayuda al
Capitán Montby. No podía imaginar qué estaba haciendo Edward en
Fraunces. Aunque hubiera ido allí a buscar el desayuno (lo cual no tenía
absolutamente ningún sentido, ya que servía exactamente la misma
comida que el Cabeza del Diablo), seguramente estaría de regreso para
ahora.
Con una comida extremadamente fría.

Y estaba solo. Lo cual significaba que… bueno, francamente, no sabía


qué significaba eso.

No estaba enojada con él, se dijo a sí misma. Él tenía todo el derecho


de ir a donde le gustara. Era solo que había dicho que iba a regresar. Si
hubiera sabido que no lo iba a hacer, podría haber hecho otros planes.

Solo que cuáles podrían ser esos otros planes, dado que estaba
atascada en un continente desconocido donde no conocía a casi nadie,
no estaba segura. Pero ese no era el punto.

El Fraunces no estaba lejos del Cabeza del Diablo —todas las tabernas
locales estaban relativamente cerca— así que tomó cerca de cinco minutos
bajo el sol rápidamente resplandeciente para que Cecilia alcanzara su
destino.

Dio un tirón para abrir la pesada puerta de madera y entró, sus ojos
tomándose un momento para ajustarse a la tenue y ahumada luz de la
taberna. Algunos parpadeos aclararon su visión, y efectivamente, allí estaba
Edward sentado en una mesa en el extremo lejano del salón.
Solo.

Algo del fuego que había estado avivando sus pasos se deslizó fuera
de ella, e hizo una pausa, contemplando la escena. Algo no estaba bien.

Su postura era apagada. Estaba encorvado sobre su silla —lo cual


nunca hacía en público, sin importar cuán cansado estuviera— y su mano
284
Página
—la que podía ver desde su posición estratégica— estaba curvada casi en
una garra. Si sus uñas no estuvieran tan pulcramente recortadas, habría
dejado marcas en la madera de la mesa.
Una copa vacía se encontraba frente a él.

Dio un dudoso paso hacia adelante. ¿Había estado bebiendo?


Ciertamente, parecía que fuera así, aunque, otra vez, esto estaría muy fuera
de lugar. Ni siquiera era por la tarde.

El corazón de Cecilia se desaceleró… luego palpitó, y el aire alrededor


de ella se volvió denso y pesado con temor.
Había dos cosas que podrían poner a Edward tan alterado. Dos cosas
que podrían hacerle olvidar que había prometido regresar a la habitación
que compartían en el Cabeza del Diablo.
O había recuperado su memoria…
O Thomas estaba muerto.

Edward no había querido emborracharse.

Había dejado la oficina del Coronel Stubbs hecho una furia, pero para
el momento en que salió a la calle, eso se había ido, reemplazado por…
nada.
Estaba vacío.
Entumecido.
Thomas estaba muerto. Cecilia era una mentirosa.
Y él era un maldito tonto.
285
Página
Permaneció allí, inmóvil y mirando ciegamente hacia el espacio frente
al edificio que alojaba los aposentos de tantos oficiales superiores británicos.
No sabía a dónde ir. No al Cabeza del Diablo; no estaba listo para
enfrentarla.

Dios en el cielo, ni siquiera quería pensar en eso en este momento. Tal


vez… tal vez ella había tenido una buena razón para mentirle, pero solo… Él
solo…
Inhaló una larga respiración.

Ella había tenido tantas oportunidades para contarle la verdad, tantos


momentos en los cuales pudo haber roto el silencio con una suave mención
de su nombre. Pudo haberle dicho que había mentido, y pudo haberle
dicho el por qué, y maldito infierno, probablemente la habría perdonado
porque estaba tan malditamente enamorado de ella que habría traído la
luna del cielo para hacerla feliz.
Había pensado que era su esposa.
Pensó que se había comprometido a honrarla y protegerla.

En su lugar, era el peor tipo de réprobo, un verdadero petimetre


desagradable. No importaba que hubiera pensado que estaban casados.
Se había acostado con una soltera virgen. Peor, era la hermana de su amigo
más cercano.

Tendría que casarse con ella ahora, por supuesto. Tal vez ese había sido
el plan de ella todo el tiempo. Excepto que esta era Cecilia, y creía
conocerla. Antes de que siquiera la hubiera conocido, creyó conocerla.

Arrastró su mano por su ceño, sus dedos y pulgares instalándose en las


hendiduras de sus sienes. Su cabeza dolía. Apretó con fuerza contra el dolor,
pero no hizo nada. Porque cuando finalmente logró expulsar a Cecilia de su
mente, todo lo que quedó fue su hermano.

Thomas estaba muerto, y no podía dejar de pensar en ello, respecto a


cómo nadie nunca sabría exactamente lo que había sucedido, respecto a
cómo había muerto entre extraños, bajo sospecha de traición. No podía
286
Página
dejar de pensar sobre cómo su amigo había recibido un disparo en el
estómago. Esa era una muerte terrible… lenta, agonizantemente dolorosa.

Y no podía dejar de pensar acerca de cómo tendría que mentirle a


Cecilia. Decirle que fue algo menos espantoso. Algo rápido e indoloro.
Heroico.
La ironía no le pasó inadvertida. Era su turno de mentirle.

Pero sabía que era su responsabilidad informarle de la muerte de


Thomas. Sin importar cuán molesto estuviera con ella —y a decir verdad, no
sabía qué sentía en ese momento—, Thomas había sido su amigo más
cercano. Aunque Edward nunca hubiera conocido a Cecilia Harcourt,
habría viajado a Derbyshire solo para entregarle el anillo de su hermano en
sus manos.

Pero todavía no estaba listo para verla. No estaba listo para ver nada
más que el fondo de otra copa de brandy. O de vino. O incluso solo agua,
siempre y cuando lo bebiera solo.

Así que fue a la Taberna Fraunces, donde le sería mucho menos


probable ver a un amigo que en el Cabeza del Diablo. No tenían un negocio
enérgico por la mañana. Un hombre podía sentarse con la espalda hacia el
salón y si tenía suerte, no tendría que decir una palabra durante horas.

Cuando llegó allí, el camarero le dio una mirada y le entregó una


bebida silenciosamente. Edward ni siquiera estaba seguro de qué era. Algo
casero, tal vez ilegal, definitivamente fuerte.
Bebió otra.

Y se sentó allí en la esquina trasera durante toda la mañana. De vez en


cuando, alguien venía y reemplazaba su copa. En algún momento, una
criada colocó una rebanada de pan crujiente frente a él, presumiblemente
para absorber el alcohol. Intentó un mordisco. Se hundió en su estómago
como una roca.
Volvió a su bebida.
287
Página
Pero por más que lo intentara, parecía no poder intoxicarse al punto
del olvido. Ni siquiera podía hacerse olvidar. No parecía importar cuántas
veces su copa fuera llenada de vuelta. Cerraba sus ojos en un largo y
pesado parpadeo, pensando que esta vez todo se volvería negro o tan solo
gris, y tal vez Thomas todavía estaría muerto, pero al menos no estaría
pensando en ello. Cecilia todavía sería una mentirosa, pero tampoco
pensaría en eso.
Pero no funcionó. Nunca podría tener tanta suerte.
Entonces llegó ella.

Ni siquiera tuvo que levantar la mirada para saber que era ella cuando
se abrió la puerta principal y un brillante rayo de luz cayó a través de la
habitación. Lo sintió en el aire, en el denso y saturnino conocimiento de que
este era el peor día de su vida. Y no iba a mejorar.
Levantó la mirada.

Estaba de pie junto a la puerta, lo suficientemente cerca de una


ventana como para que la luz del sol filtrada tocara su cabello como un
halo.
Imaginó que luciría como un ángel.
Había pensado que era su ángel.

Ella no se movió durante varios segundos. Sabía que debería ponerse


de pie, pero pensó que el alcohol finalmente podría estar alcanzándolo, y
no confiaba del todo en su equilibrio.

O su juicio. Si se ponía de pie, podría caminar hacia ella. Y si caminaba


hacia ella, podría tomarla en sus brazos.

Se arrepentiría de eso. Más tarde, cuando estuviera pensando con más


claridad, se arrepentiría.
Dio un paso cauteloso hacia él, y luego otro. Vio sus labios formar su
nombre, pero no oyó nada. Ya fuera porque ella no hizo ruido o porque no
quería escuchar, nunca lo sabría, pero podía ver en sus ojos que ella sabía
que algo andaba mal.
288
Página
Metió la mano en su bolsillo.

—¿Qué sucedió? —Ella estaba más cerca ahora. No tuvo más remedio
que escucharla.
Sacó el anillo y lo puso sobre la mesa.

Sus ojos siguieron sus movimientos, y al principio no pareció captar el


significado. Luego extendió una temblorosa mano y tomó el anillo entre sus
dedos, llevándoselo al rosto para una inspección más cercana.
»No —susurró ella.
Permaneció en silencio.

»No. No. Esto no puede ser suyo. No es tan único. Podría pertenecerle
a cualquiera. —Ella colocó el anillo sobre la mesa como si le hubiera
quemado la piel—. Eso no es suyo. Dime que no es de él.
—Lo siento —dijo Edward.
Cecilia seguía moviendo su cabeza.

—No —dijo de nuevo, excepto que esta vez sonaba como un animal
herido.

—Es de él, Cecilia —dijo Edward. No se movió para consolarla. Debería


haberlo hecho. Lo habría hecho, si no se sintiera tan muerto por dentro.
—¿De dónde lo sacaste?

—El Coronel Stubbs. —Edward se detuvo, intentando descifrar lo que


quería decir. O no—. Me pidió que diera sus disculpas. Y que ofreciera sus
condolencias.

Ella miró fijamente el anillo, y entonces, como si le hubieran clavado un


alfiler, levantó la vista y preguntó:
—¿Por qué se disculparía?

Imaginó que lo preguntaría. Ella era inteligente. Era una de las cosas
que más amaba de ella. Debería haber sabido que se aferraría
inmediatamente a la parte de su declaración que no encajaba del todo.
289
Página
Edward se aclaró su garganta.

—Deseaba disculparse por no habértelo dicho antes. No pudo. Thomas


estaba involucrado en algo muy importante. Algo… secreto.

Ella se aferró al respaldo de la silla junto a él, luego abandonó toda


pretensión de fuerza y se sentó.
—¿Así que lo supo todo este tiempo?
Edward asintió.
—Sucedió en marzo.
Escuchó su jadeo, un pequeño sonido, pero lleno de asombro.
—Se sentó conmigo —dijo ella en un desconcertado susurro—. En la
iglesia, cuando aún estabas inconsciente. Se sentó conmigo durante horas
uno de los días. ¿Cómo pudo hacer eso? Sabía que estaba buscando a
Thomas. Él sabía… —Se llevó la mano a la boca a medida que su aliento
comenzaba a soplar en jadeos más fuertes—. ¿Cómo pudo ser tan cruel?
Edward no dijo nada.

Algo en los ojos de Cecilia se agudizó, y el verde pálido de sus iris tomó
un borde metálico.
»¿Tú lo sabías?
—No. —La miró de forma plana y directa—. ¿Cómo podría?

—Por supuesto —susurró ella—. Lo siento. —Se sentó allí por un


momento, una desesperada estatua de desconcertado dolor. Edward solo
podía maravillarse de sus pensamientos; de vez en cuando, ella parecía
parpadear más rápido, o sus labios se movían como si pudieran estar
formando palabras.
Finalmente, no pudo aguantar más.
—¿Cecilia?
Ella se volvió lentamente, con las cejas juntas mientras preguntaba:
290
Página
—¿Le dieron sepultura? ¿Una apropiada?
—Sí —dijo—. El Coronel Stubbs dijo que él mismo se ocupó.
—Podría visitar…

—No —dijo firmemente—. Fue enterrado en Dobbs Ferry. ¿Sabes dónde


está eso?
Ella asintió.

»Entonces sabes que es demasiado peligroso que lo visites. Es


demasiado peligroso que yo lo visite, a menos que me lo ordene el ejército.
Ella volvió a asentir, pero esta vez con menos resolución.
»Cecilia… —advirtió. Dios en el cielo, ni siquiera podía contemplar
perseguirla en territorio enemigo. Esa zona de Westchester era una especie
de tierra de nadie. Era por eso que había estado tan sorprendido cuando el
Coronel Stubbs había dicho que había ido solo a reunirse con Thomas—.
Prométemelo —gruñó Edward, metiendo sus dedos en el borde de la
mesa—. Prométeme que no irás.
Ella lo miró con una expresión que era casi perpleja.

—Por supuesto que no. No soy una… —Ella apretó sus labios,
tragándose lo que fuera que había pensado decir a cambio de—: Esa no es
la clase de cosa que haría.

Edward asintió bruscamente. Era todo lo que podía lograr hacer hasta
que recuperó el control de su respiración.

»Me imagino que no hay lápida —dijo ella luego de que hubieran
pasado algunos minutos—. ¿Cómo podría haberla?

Era una pregunta retórica, pero el dolor en su voz le hizo responder, de


todos modos.
—El Coronel Stubbs dijo que dejó un montículo.
291
Página
Era una mentira, pero le daría consuelo pensar que la tumba de su
hermano había sido marcada, aunque solo fuera con un pequeño montón
de piedras.

Recogió su copa vacía, jugueteando con esta entre sus dedos.


Quedaban algunas gotas en el fondo ligeramente redondeado, y observó
mientras rodaban de un lado a otro, siempre siguiendo el mismo camino
mojado. ¿Qué tan duro tendría que inclinar la copa para forzar un nuevo
surco? ¿Y podría hacer lo mismo con su vida? ¿Podría solo inclinar las cosas
con la fuerza suficiente como para cambiar el resultado? ¿Y si daba vuelta
las cosas? ¿Entonces qué?

Pero a pesar de todo lo que estaba sucediendo en su interior, su


expresión no cambió. Podía sentir el éxtasis en su rostro, una regularidad
constante, desprovista de emoción. Era lo que tenía que hacer. Una grieta,
y solo Dios sabía lo que iba a salir para derramarse.
»Deberías quedarte con el anillo —dijo.

Ella le ofreció un pequeño asentimiento y lo recogió, pestañeando para


contener las lágrimas mientras lo miraba. Edward sabía lo que vería. Los
Harcourt no tenían ningún escudo de armas que él conociera, por lo que el
plano del anillo de Thomas llevaba solo la letra H, elegantemente escrita
con un floreciente remolino en la base.

Pero entonces Cecilia le dio la vuelta y miró dentro. Edward se


enderezó un poco, ahora curioso. No había sabido buscar una inscripción.
Tal vez no era el anillo de Thomas. Tal vez el Coronel Stubbs había mentido.
Tal vez…

Un agonizante sollozo salió de los labios de Cecilia, el sonido tan


repentino y áspero que casi parecía sorprendida de que hubiera salido de
ella. Su mano formó un puño alrededor del anillo, y ella pareció
desmoronarse justo frente a él, apoyando su cabeza sobre su antebrazo
mientras lloraba.
Que Dios lo ayudara, se acercó y agarró su mano.
292
Página
Fuera lo que fuera que ella hubiera hecho, fuera cual fuera la razón, no
podía confrontarla ahora.

—Lo sabía… —dijo, jadeando en busca de aire—. Sabía que


probablemente estaba muerto. Pero mi cabeza y mi corazón… No estaban
en el mismo lugar. —Levantó la mirada, sus ojos luminosos en su rostro lleno
de lágrimas—. ¿Sabes a lo que me refiero?

No confiaba en sí mismo para hacer algo más que asentir. No estaba


seguro de que su cabeza y su corazón volverían a estar en el mismo lugar
otra vez.

Edward recogió el anillo, preguntándose por la inscripción. Se giró para


que el interior captara un poco de luz.
Thomas Horatio

»Todos los hombres de mi familia tienen el mismo anillo —dijo Cecilia—.


Sus nombres están grabados en el interior para que puedan distinguirlos.
—Horatio —murmuró Edward—. Nunca lo supe.

—El abuelo de mi padre se llamaba Horace —dijo ella. Parecía que se


estaba calmando. Una conversación ordinaria podía hacer eso en una
persona—. Pero mi madre odiaba ese nombre. Y ahora… —Soltó una risa
ahogada, seguida de un tosco golpe de su rostro con el dorso de su mano.
Edward le habría ofrecido un pañuelo si lo hubiera tenido. Pero había salido
corriendo esa mañana, ansioso por sorprenderla con algo especial. No
había pensado que estaría fuera más de veinte minutos.

»Mi primo se llama Horace —dijo ella, casi, pero no del todo, poniendo
sus ojos en blanco—. Él que quería casarse conmigo.

Edward miró sus dedos y se dio cuenta de que había estado girando el
anillo entre estos. Lo dejó a un lado.

»Lo odio —dijo, con intensidad suficiente como para obligarlo a


levantar la mirada. Sus ojos estaban ardiendo. No habría pensado que el
pálido matiz pudiera contener tanto calor, por otro lado, recordó que
cuando el fuego ardía, el color se volvía frío.
293
Página
»Lo odio tanto —prosiguió ella—. Si no hubiera sido por él, yo no habría
tenido que… —Aspiró un fuerte y repentino resoplido. Por su aspecto, ella no
lo había sentido venir.
—¿No habrías tenido qué? —preguntó Edward suavemente.
No contestó de inmediato. Finalmente, tragó y dijo:
—Probablemente no habría venido aquí.
—Y no te habrías casado conmigo.

Levantó la mirada, atrapó la suya directamente. Si iba a confesarse,


ahora sería el momento. Según su historia, no había participado de su mitad
del matrimonio por poderes hasta que estuvo en el barco.

»Si no hubieras navegado a Nueva York —continuó Edward—, ¿cuándo


te habrías casado conmigo?
—No lo sé —admitió.

—Así que tal vez fue lo mejor. —Se preguntó si ella podía escuchar lo
que él escuchaba en su propia voz. Era un poco demasiado bajo, un poco
demasiado suave.
La estaba provocando. No pudo evitarlo.
Ella le dirigió una mirada extraña.

»Si el primo Horace no te hubiera acosado —continuó Edward—, no


estaríamos casados. Aunque supongo que… —Dejó que sus palabras se
desvanecieran deliberadamente, esperando a que ella tuviera que
empujarlo para que continuara.
—Supones…

—Supongo que yo pensaría que estábamos casados —dijo—. Después


de todo, cumplí con la ceremonia por poderes meses atrás. Piénsalo, todo
este tiempo, podría haber sido un hombre soltero y no haberme dado
cuenta.
Levantó la mirada, brevemente. Di algo.
294
Página
Ella no lo hizo.

Edward recogió su copa y la apuró, no que hubiera realmente mucho


allí.
—¿Qué sucede ahora? —susurró ella.
Se encogió de hombros.
—No estoy seguro.
—¿Tenía alguna cosa? ¿Además del anillo?

Edward recordó ese último día antes de que él y Thomas se hubieran


ido a Connecticut. No habían sabido cuánto tiempo estarían fuera, así que
el Coronel había hecho arreglos para almacenar sus cosas.

—El Coronel Stubbs debería tener sus pertenencias —dijo—. Haré que
te las traigan.
—Gracias.
—Tenía una miniatura tuya —dejó escapar Edward.
—¿Perdón?

—Una miniatura. Siempre la tenía. Quiero decir, no, no la llevaba con él


todo el tiempo ni nada de eso, pero cuando nos mudábamos siempre se
aseguraba de que estuviera con él.
Los labios de ella temblaron con la insinuación de una sonrisa.
—Yo también tengo una de él. ¿No te la mostré?
Edward negó con la cabeza.

—Oh. Lo siento. Debería haberlo hecho. —Ella se desplomó un poco,


luciendo totalmente perdida y desamparada—. Fueron pintados al mismo
tiempo. Creo que tenía dieciséis años.
—Sí, pareces más joven en esa.

Por un momento ella pareció confundida, luego parpadeó varias veces


y dijo:
295
Página
—La has visto. Por supuesto. Thomas dijo que te lo había mostrado.
Edward asintió.

—Una o dos veces —mintió. No había necesidad de que supiera


cuántas horas había pasado mirando su imagen, preguntándose si
posiblemente podría ser tan amable y divertida como lo era en sus cartas.

—Nunca pensé que fuera tan parecida —dijo—. El artista hizo mi


cabello demasiado brillante. Y nunca sonrío así.

No, no lo hacía. Pero decirlo sería admitir que conocía la pintura mucho
mejor de lo que implicaría “una o dos veces”.

Cecilia se estiró y agarró el anillo. Lo sostuvo con ambas manos,


apretado entre sus pulgares y dedos índices.
Ella lo miró fijamente. Durante tanto tiempo, lo miró fijamente.
»¿Quieres volver a la posada? —preguntó ella finalmente.
Pero no levantó su mirada.

Y como Edward no confiaba en sí mismo para estar a solas con ella,


dijo:
—Necesito estar solo ahora mismo.

—Por supuesto. —Lo dijo demasiado rápido, y se puso de pie. El anillo


desapareció en su puño—. Yo también.
Era una mentira. Ambos lo sabían.

»Voy a volver ahora —dijo, haciendo un gesto innecesario hacia la


puerta—. Creo que me gustaría acostarme.
Él asintió.
—Si no te importa, me quedaré aquí.
Ella hizo un leve gesto hacia su copa vacía.
—Tal vez no deberías…
296
Página
Sus cejas se alzaron, retándola a terminar esa declaración.
»No importa.
Chica inteligente.
Ella dio un paso atrás, y luego se detuvo.
»Tú…

Esto era todo. Ella iba a contárselo. Se lo iba a explicar todo, y estaría
bien, y no se odiaría a sí mismo y no la odiaría, y…

No se dio cuenta de que había empezado a levantarse hasta que sus


piernas golpearon la mesa.
—¿Qué?
Ella negó con la cabeza.
—No importa.
—Dime.
Ella le dio una mirada extraña, luego dijo:

—Iba a preguntarte si quieres que te traiga algo de la panadería. Pero


no creo que quiera ver a nadie en este momento, así que… Bueno, preferiría
volver a la posada.
La panadería.
Edward cayó de nuevo en su asiento, y luego, antes de que pudiera
contenerse, una risa dura y enojada surgió de su garganta.
Los ojos de Cecilia se abrieron de par en par.
»Todavía puedo ir, si quieres. Si tienes hambre, puedo…
—No —la interrumpió—. Vete a casa.
—Casa —repitió ella.
Él sintió una comisura de su boca apretarse en una sonrisa sin humor.
297
Página
—La Abadía de Satanás.

Ella asintió, sus labios temblando como si no estuvieran seguros de si


debían devolver la sonrisa.
—Casa —repitió ella. Miró hacia la puerta, luego hacia él—. Correcto.

Pero ella vaciló. Sus ojos se movieron hacia los de él, esperando algo.
Con esperanza de encontrar algo.
Él no reveló nada. No tenía nada que dar.
Así que se fue.
Y Edward tomó otro trago.
298
Página
¡Finalmente hemos llegado a Nueva York! Y casi demasiado tarde. Viajamos en barco
desde Rhode Island, y una vez más Edward demostró ser un marinero espantoso. Le he dicho
que es justo; es terriblemente bueno en todo lo demás que hace.

Ah, me fulmina con la mirada ahora. Tengo el mal hábito de decir mis palabras en
voz alta mientras las escribo, y no aprecia mi descripción. Pero no te preocupes. También
es terriblemente bondadoso, y no guarda rencor.

Pero ¡fulmina con la mirada! ¡Fulmina con la mirada!

Podría matar a tu hermano.

—de Thomas Harcourt (y Edward Rokesby) para Cecilia Harcourt

C
ecilia regresó al Cabeza del Diablo aturdida.
Thomas estaba muerto.
Estaba muerto.
Había pensado que se había preparado para esto. A medida que
habían pasado las semanas sin recibir noticias, había sabido que las
posibilidades de que Thomas fuera encontrado vivo se estaban reduciendo.
Y aun así, ahora… con la prueba de su anillo de sello en su bolsillo…
Estaba destrozada.

Ni siquiera podría visitar su tumba. Edward había dicho que era


demasiado lejos de Manhattan, demasiado cerca del General Washington
y sus fuerzas coloniales.
299
Página
Una mujer más valiente podría ir. Un espíritu más imprudente podría
mover su cabello y dar un pisotón e insistir en que debía poner flores en el
lugar del descanso final de su hermano.
Billie Bridgerton lo haría.

Cecilia cerró sus ojos por un momento y maldijo en voz baja. Tenía que
dejar de pensar en la maldita Billie Bridgerton. Se estaba convirtiendo en una
obsesión.
Pero ¿quién podía culparla? Edward hablaba de ella todo el tiempo.
Muy bien, quizás no todo el tiempo, pero más del doble. Más que…
Bueno, lo suficiente como para que Cecilia sintiera como si supiera bastante
sobre la hija mayor de Lord Bridgerton, muchas gracias. Edward
probablemente no se diera cuenta, pero ella aparecía en casi cada historia
que le contaba acerca de su crianza en Kent. Billie Bridgerton administraba
las tierras de su padre. Cazaba con los hombres. Y cuando Cecilia le había
preguntado a Edward cómo lucía, había respondido:

—La verdad, es bastante bonita. No que lo notara durante muchos


años. No creo que siquiera me hubiera dado cuenta de que era una chica
hasta que tuve ocho.
¿Y la respuesta de Cecilia?
—Oh.

Modelo de todo lo articulado y perspicaz que era ella. Esa fue su


elocuente respuesta. Pero Cecilia difícilmente podía decirle que después de
todos sus relatos de la increíble y súper humana Billie puedo-montar-un-
caballo-al-revés Bridgerton, la había imaginado como una amazona de
metro ochenta con grandes manos, cuello masculino, y dientes torcidos.

No que los dientes torcidos fueran relevantes de algún modo en las


descripciones de Edward, pero Cecilia había aceptado mucho tiempo atrás
que una pequeña porción de su corazón era mezquino y vengativo, y,
maldita fuera, quería imaginar a Billie Bridgerton con dientes torcidos.
Y un cuello masculino.
300
Página
Pero no, Billie Bridgerton era bonita, y Billie Bridgerton era fuerte, y si el
hermano de Billie Bridgerton hubiera muerto, ella habría viajado a tierras
enemigas para asegurarse de que su tumba tuviera una lápida adecuada.

Pero no Cecilia. Cualquier valentía que poseyera se había agotado


cuando había pisado el Lady Miranda y observado Inglaterra desaparecer
en el horizonte oriental. Y si había algo que había aprendido sobre sí misma
en los últimos meses, era que ella no era el tipo de mujer que se aventurara
en un territorio extranjero no metafórico a menos que la vida de alguien
estuviera en juego.
Todo lo que había para hacer ahora era…
Ir a casa.

No pertenecía aquí a Nueva York, eso lo sabía. Y tampoco pertenecía


a Edward. Ni él a ella. Había solo una cosa que podría unirlos
verdaderamente…

Se quedó quieta, y sus manos fueron a su vientre plano, justo sobre su


útero.
Podría estar embarazada. Era improbable, pero era posible.

Y repentinamente se sintió real. Sabía que probablemente no estaba


embarazada, pero su corazón parecía reconocer a esta nueva persona…
una milagrosa miniatura de Edward, y quizás también de ella, pero en su
imaginación el bebé era todo él, con cabello oscuro, y ojos tan azules que
rivalizaban con el cielo.
—¿Señorita?

Cecilia levantó su mirada y pestañeó, solamente entonces dándose


cuenta de que se había detenido en el medio de la calle. Una mujer mayor
con un bonete blanco almidonado la estaba mirando con una expresión
amable y preocupada.
»¿Está usted bien, señorita?
Cecilia asintió mientras se ponía en movimiento.
301
Página
—Disculpe —dijo, moviéndose a un lado de la calle. Su mente estaba
nublada, y no podía concentrarse apropiadamente en la buena samaritana
frente a ella—. Solo… recibí malas noticias.

La mujer bajó la mirada hacia donde la mano de Cecilia estaba


apoyada en su abdomen. Su mano sin anillo. Cuando se encontró con los
ojos de Cecilia de nuevo, los suyos estaban llenos con una horrible mezcla
de compasión y lástima.

»Tengo que irme —soltó Cecilia, y prácticamente corrió el resto del


camino de regreso al Cabeza del Diablo y por las escaleras hasta su
habitación. Se arrojó sobre la cama, y esta vez cuando lloró, sus lágrimas
eran partes iguales de frustración y dolor.

Esa mujer había pensado que Cecilia estaba embarazada. Soltera y


embarazada. Había mirado el dedo desnudo de Cecilia y hecho un juicio,
y oh Dios, tenía que haber algún tipo de ironía allí.

Edward había querido conseguirle un anillo. Un anillo para un


matrimonio que no existía.
Cecilia rio. Allí en medio de sus lágrimas, en medio de su cama, rio.
Fue un sonido horrible.

Si estaba embarazada, al menos el padre del bebé pensaba que


estaban casados. Todos lo pensaban.
Excepto por esa mujer en la calle.

En un instante, Cecilia había pasado de ser una joven dama en


necesidad de amabilidad a una ramera roba-dinero que pronto sería
relegada a los marginados de la sociedad.

Supuso que eso era muchísimo para leer en la expresión de un extraño,


pero sabía cómo funcionaba el mundo. Si estaba embarazada, su vida
estaría arruinada. Nunca sería aceptada en la sociedad educada. Si sus
amigos en casa deseaban permanecer en contacto, tendrían que hacerlo
clandestinamente, para que sus propios buenos nombres no se vieran
empañados.
302
Página
Había habido una chica en Matlock unos años atrás que se había
encontrado embarazada. Su nombre era Verity Markham, y Cecilia solo la
había conocido un poco. No mucho más que su nombre, en realidad. Nadie
sabía quién era el padre, pero no importaba. Tan pronto como se extendió
el rumor de la condición de Verity, el padre de Cecilia le había prohibido
que mantuvieran contacto. Cecilia había estado sorprendida ante su
vehemencia; su padre nunca seguía los chismes locales. Pero este,
aparentemente, fue una excepción.

No había desafiado su orden. Nunca se le había ocurrido siquiera


cuestionarla. Pero ahora tenía que preguntarse —si Verity hubiera sido una
amiga, o siquiera algo ligeramente más que una conocida—, ¿Cecilia
habría sido lo suficientemente valiente como para desobedecer a su
padre? Le gustaría pensar que sí, pero en su corazón sabía que Verity
hubiera tenido que haber sido una amiga muy cercana para haberlo
hecho. No era que Cecilia fuera poco amable; solo que no habría pensado
en comportarse de otra manera.

La sociedad tenía sus dictados por una razón, o al menos siempre había
pensado eso. Quizás era más correcto decir que nunca había pensado
realmente acerca de los dictados de la sociedad. Simplemente los había
seguido.
Pero ahora, frente al espectro de ser esa chica caída…

Desearía haber sido más amable. Desearía haber ido a la casa de


Verity Markham y sostener su mano en señal de amistad. Desearía haber
hecho una demostración pública de apoyo. Verity se había ido del pueblo
largo tiempo atrás; sus padres les dijeron a todos que estaba viviendo con
su tía abuela en Cornwall, pero no había ni un alma en Matlock que se lo
creyera. Cecilia no tenía ni idea de a dónde había ido Verity, o si siquiera se
le había permitido quedarse con su hijo.

Un sollozo brotó de la garganta de Cecilia, tan sorprendente y duro que


tuvo que bloquear su boca con su puño para contenerlo. Podría soportar
esto —quizás— si era la única afectada. Pero habría un niño. Su niño. No
sabía qué era ser madre. Apenas sabía lo que era tener una. Pero sabía una
303
Página
cosa: no podía someter a su hijo a una vida de ilegitimidad si estaba en su
poder hacer lo contrario.

Ya le había robado tanto a Edward: su confianza, su propio nombre. No


podía robarle a su hijo también. Sería la máxima crueldad. Sería un buen
padre. No, sería un gran padre. Y le encantaría serlo.
Si había un niño… debía saberlo.

Se hizo una promesa. Si estaba embarazada, se quedaría. Le contaría


todo a Edward, y aceptaría las consecuencias por el bien de su hijo.
Pero si no estaba embarazada —y si sus ciclos seguían su tiempo
habitual lo sabría en una semana—, entonces se iría. Edward merecía
recuperar su vida, la que había planeado, no la que le había impuesto ella.
Le contaría todo, pero lo haría en una carta.

Si eso la hacía una cobarde, que así fuera. Dudaba que ni siquiera Billie
Bridgerton sería lo suficientemente valiente para trasmitir tal noticia cara a
cara.

Tomó varias horas, pero eventualmente Edward se sintió lo


suficientemente en control como para regresar al Cabeza del Diablo.
Con Cecilia.
Quien no era su esposa.

Hacía rato había dejado de beber, así que estaba sobrio, o casi. Había
tenido tiempo de sobra para decirse que no iba a pensar en ella hoy. Hoy
se trataba de Thomas. Tenía que serlo. Si la vida de Edward iba a
derrumbarse en un solo día, iba a enfrentar sus desastres de uno a la vez.
304
Página
No iba a meditar sobre lo que había hecho Cecilia o lo que le había
dicho, y definitivamente no iba a dedicar su energía a lo que no había
dicho. No iba a pensar en eso. No estaba pensando en eso.
No lo estaba.

Quería gritarle. Quería agarrarla por los hombros y sacudirla y suplicarle


que le dijera por qué.
Quería lavarse sus manos de ella para siempre.
Quería atarla a él por la eternidad.
Quería malditamente no pensar en eso hoy.

Hoy iba a llorar a su amigo. E iba a ayudar a la mujer que no era su


esposa a llorar a su hermano. Porque ese era el tipo de hombre que era.
Maldita sea.

Llegó a la habitación doce, inhaló, y envolvió sus dedos alrededor de


la manija de la puerta.

Tal vez no sería capaz de consolar a Cecilia como debería, pero al


menos podía darle el regalo de unos días antes de interrogarla sobre sus
mentiras. Nunca había perdido a alguien tan cercano a él; Thomas era un
amigo querido, pero no eran hermanos, y Edward sabía que su pena no
podía compararse con la de Cecilia. Pero podía imaginarlo. Si algo le
sucediera a Andrew… o a Mary… o incluso a George o a Nicholas con
quienes no era tan cercano…
Estaría diezmado.

Además, tenía mucho que descifrar. Cecilia no se iba a ningún lado;


nada más que tonterías se encontraban en el camino de decisiones
apresuradas.

Abrió la puerta, parpadeando contra la luz del sol que se filtraba al


tenue vestíbulo. Cada vez, pensó estúpidamente. Cada vez que abría esta
maldita puerta, se sorprendía con la luz del sol.
305
Página
—Has vuelto —dijo Cecilia. Estaba sentada en la cama, apoyada
contra el cabecero con las piernas estiradas frente a ella. Todavía estaba
usando su vestido azul, lo cual suponía que tenía sentido, ya que aún no era
el momento de la cena.

Tendría que irse de la habitación cuando ella decidiera ponerse ese


camisón de algodón blanco tan de monja. Seguramente ella preferiría
privacidad al desvestirse.
Dado que no era realmente su esposa.

No había habido una ceremonia de matrimonio por poderes. Él no


había firmado ningún documento. Cecilia era la hermana de un querido
amigo y nada más.

Pero ¿qué ganaba ella al afirmar que era su esposa? No tenía sentido.
Ella no podría haber sabido que perdería su memoria. Podía decirle al
mundo que estaba casada con un hombre inconsciente, pero tenía que
haber sido consciente de que cuando él despertara sus mentiras quedarían
expuestas.

A menos que ella hubiera estado arriesgándose… apostando su futuro


en la posibilidad de que él no despertaría. Si él moría mientras todo el mundo
pensaba que estaban casados…
No era tan malo ser esposa de un Rokesby.

Sus padres la habrían acogido cuando regresara a Inglaterra. Sabían


de su amistad con Thomas. Demonios, habían conocido a Thomas. Incluso
lo habían invitado a la cena de Navidad. No tendrían motivos para dudar
de la palabra de Cecilia si ella apareciera reclamando haberse casado con
su hijo.
Pero todo eso era tan calculador. No era propio de ella ser así.
¿Lo era?

Cerró la puerta detrás de sí, dándole un pequeño asentimiento antes


de sentarse en su única silla para poder quitarse las botas.
»¿Necesitas ayuda? —preguntó ella.
306
Página
—No —dijo, luego bajó la mirada antes de que pudiera verla tragar. Eso
era lo que hacía en momentos como estos, cuando no estaba segura de lo
que quería decir. Solía amar mirarla, la delicada línea de su garganta, la
graciosa curva de su hombro. Ella apretaba sus labios cuando tragaba, no
como un beso, pero lo suficientemente cerca que siempre quería inclinarse
y transformarlo en uno.
No quería ver esto esta noche.
—Yo…
Él levantó la mirada bruscamente ante el sonido de su voz.
—¿Qué sucede?
Pero ella solo negó con la cabeza.
—Olvídalo.

Le sostuvo la mirada, y se alegró de que la luz se hubiera apagado con


la llegada de la noche. Si estaba demasiado oscuro para ver sus ojos, no
podía perderse en ellos. Podía fingir que no eran del color de un mar poco
profundo, o —cuando la luz aún estaba teñida con las franjas anaranjadas
del amanecer— de la primera hoja de primavera desplegada.

Se quitó las botas, luego se levantó para colocarlas prolijamente en el


espacio junto a su baúl. La habitación estaba llena de silencio, y podía sentir
a Cecilia mirándolo mientras él hacía sus movimientos habituales.
Normalmente, estaría charlando con ella, haciendo preguntas ociosas
sobre su tarde, o, si habían pasado el día juntos, comentando sobre lo que
habían visto y hecho. Ella podría recordar algo que la había divertido, y él
se reiría, y luego, cuando se alejara para colgar su abrigo en el armario, se
preguntaría sobre el extraño cosquilleo que revoloteaba a través de su
cuerpo.

Pero solo se preguntaría por un momento. Porque era obvio de qué se


trataba.
Felicidad.
Amor.
307
Página
Gracias a Dios que nunca se lo había contado.
»Yo…

Él levantó la mirada. Allí estaba otra vez, comenzando una oración con
un titubeante pronombre.
—¿Qué sucede, Cecilia?
Ella parpadeó ante su tono. No había sido cruel, pero había sido brusco.
—No sé qué hacer con el anillo de Thomas —dijo en voz baja.

Oh. Así que eso era lo que había estado a punto de decir. Se encogió
de hombros.
—Podrías ponerlo en una cadena, usarlo como un collar.
Ella tocó la raída manta debajo de ella.
—Supongo.
—Podrías guardarlo para tus hijos.
Sus hijos, él se dio cuenta que había dicho. No nuestros hijos.

¿Ella había notado el desliz de su lengua? No lo creía. Su expresión no


había cambiado. Todavía lucía pálida, y entumecida, y exactamente como
uno esperaría que luciera una mujer que había sido informada
recientemente de la muerte de un querido hermano.

Fuera lo que fuera sobre lo que había mentido Cecilia, no había


incluido su devoción por Thomas. La cual sabía era verdadera.

De repente, se sintió como el peor tipo. Ella estaba afligida. Estaba


dolida.

Quería odiarla. Y tal vez lo haría con el tiempo. Pero por ahora, no podía
hacer nada más que tratar de absorber su dolor.

Con un suspiro que agotaba el alma, se dirigió a la cama y se sentó a


su lado.
»Lo siento —dijo, poniendo su brazo alrededor de sus hombros.
308
Página
Su cuerpo no se ablandó de inmediato. Estaba tensa por el dolor y
probablemente también por la confusión. No había estado interpretando el
papel de un esposo amoroso, y el Señor sabía que eso era lo que había sido
hasta su reunión con el Coronel Stubbs esa mañana.

Trató de pensar en lo que podría haber sucedido si la noticia de la


muerte de Thomas no hubiera estado acompañada por la revelación del
engaño de Cecilia.
¿Qué hubiera hecho? ¿Cómo habría reaccionado?
Habría dejado su propio dolor a un lado.
La habría consolado, la habría tranquilizado.

La habría abrazado hasta que se durmiera, hasta que todas sus


lágrimas hubieran desaparecido, y entonces le habría plantado un beso en
la frente antes de tirar de las mantas sobre ella.

»¿Cómo puedo ayudarte? —preguntó bruscamente. Tomó todo de sí


formar las palabras, y al mismo tiempo, fue lo único que supo cómo decir.

—No lo sé. —Su voz era amortiguada; ella había vuelto su rostro hacia
el hueco de su hombro—. ¿Puedes solo… quedarte aquí? ¿Sentarte a mi
lado?

Asintió. Podía hacer eso. Le dolía en algún lugar profundo de su


corazón, pero podía hacer eso.

Se sentaron así durante horas. Edward trajo una bandeja para la cena,
pero ninguno de los dos comió. Salió de la habitación para que ella pudiera
cambiarse para dormir, y ella se giró hacia la pared cuando él hizo lo mismo.
Era como si su única noche de pasión nunca hubiera sucedido.
Todo el fuego, toda la maravilla… se había ido.

Repentinamente, pensó en lo mucho que odiaba abrir la puerta de la


habitación, cómo nunca parecía estar preparado para el estallido de luz.
Qué tonto había sido. Qué maldito idiota.
309
Página
Esta carta es para ambos. Estoy tan feliz de que se tengan el uno al otro. El mundo es
un lugar más amable cuando se pueden compartir las cargas.

—de Cecilia Harcourt para Thomas Harcourt y Edward Rokesby

A
la mañana siguiente, Edward se despertó primero.

Siempre se despertaba primero, pero nunca antes había


estado tan agradecido por eso. Había pasado el alba,
aunque no demasiado, basado en el indicio de luz filtrándose
por las cortinas. Fuera de la ventana, Nueva York ya estaba
cobrando vida, pero los sonidos de la vida diaria todavía eran intermitentes
y apagados. Un vagón chirrió, un gallo cantó. De vez en cuando, alguien
dejaba salir un grito a modo de saludo.

Era suficiente para atravesar las gruesas paredes de la posada, pero no


lo suficiente como para despertar a una dormilona como Cecilia.
Durante la mayor parte de su vida, Edward había utilizado sus mañanas
escasamente pobladas para levantarse y atacar el día. Siempre le había
parecido notable cuánto más uno podría lograr sin tantas otras personas
cerca.

Pero más recientemente —o, más específicamente, en el breve tiempo


transcurrido desde que Cecilia había entrado en su vida—, se encontró
aprovechando el silencio de la mañana para concentrarse en sus
pensamientos. Ayudaba que la cama fuera tan cómoda. Y cálida.
Y que Cecilia estuviera allí.
310
Página
Ella gravitó hacia él en la noche, y le encantó tomarse unos minutos
para disfrutar de su suave presencia antes de deslizarse silenciosamente
fuera de la cama para ponerse su ropa. A veces era el brazo de ella,
arrojado sobre su pecho y hombros. A veces era su pie, metido curiosamente
debajo de su pantorrilla.

Pero siempre salía de la cama antes de que ella despertara. No estaba


del todo seguro de por qué. Tal vez había sido porque no estaba preparado
para que ella viera lo mucho que adoraba la cercanía. Tal vez no estaba
dispuesto a admitir cuánta paz encontraba en estos momentos robados.

Y luego había estado el día anterior, cuando había estado tan ansioso
por salir y comprarle algunas cosas dulces en la panadería.
Eso había funcionado bien.

Esta mañana, sin embargo, era el quien tenía las extremidades errantes.
Ella estaba acurrucada contra él, su rostro enterrado cerca de su pecho. Su
brazo la sostuvo en su lugar, lo suficientemente cerca para poder sentir su
aliento contra su piel.
Había estado acariciando su cabello mientras dormía.

Su mano se detuvo cuando se dio cuenta de lo que había estado


haciendo, pero no se apartó de ella. No pudo obligarse a hacerlo. Si yacía
perfectamente quieto, casi podía imaginar que el día anterior no había
sucedido. Si no abría sus ojos, podía fingir que Thomas estaba vivo. Y su
matrimonio con Cecilia… Era real. Ella pertenecía aquí en sus brazos, el
delicado aroma de su cabello haciéndole cosquillas en la nariz. Si la volteara
y se consolara en su cuerpo, sería más que su derecho, sería una bendición
y un sacramento.
En cambio, era el hombre que había seducido a una dama inocente.
Y ella era la mujer que lo había hecho actuar así.

Quería odiarla. A veces pensaba que la odiaba. La mayoría de las


veces no estaba seguro.
A su lado, Cecilia comenzó a moverse.
311
Página
—¿Edward? —susurró ella—. ¿Estás despierto?

¿Era mentira si fingía estar dormido? Probablemente. Pero en el léxico


de falsedades recientes, era bastante malditamente pequeño.

No tomó una decisión consciente de fingir que dormía. No fue nada


tan calculador como eso. Pero cuando sus palabras susurradas soplaron
suavemente sobre su oreja, algo resentido se despertó dentro de él, y no
quiso responderle.
Solo no quería.
Y luego, después de que ella emitiera un sonido de leve sorpresa y se
colocara en una posición más vertical, comenzó a sentir una extraña
sensación de poder. Ella pensó que estaba dormido.
Ella pensó que era algo que no era.

Era lo mismo que le había hecho a él, aunque en una escala mucho
más pequeña. Ella había ocultado la verdad, y al hacerlo, había poseído
todo el poder.

Y tal vez se sentía vengativo. Quizás se estaba sintiendo ofendido. No


había nada particularmente noble acerca de su reacción, pero le gustó
engañarla, tal como lo había hecho ella.

»¿Qué voy a hacer? —la oyó murmurar. Ella rodó sobre su costado,
alejándose de él. Pero su cuerpo permaneció cerca.
Y aún la deseaba.

¿Qué sucedería si no le contara que había recuperado su memoria?


Eventualmente, tendría que revelar la verdad, pero no había razón alguna
por la que tuviera que hacerlo inmediatamente. La mayoría de lo que
recordaba no tenía nada que ver con ella, de todos modos. Estaba el viaje
a Connecticut, hecho a caballo bajo una miserable lluvia fría. El momento
de infarto cuando un granjero con el nombre McClellan lo había atrapado
merodeando por el paseo marítimo de Norwalk. Edward había buscado su
arma, pero cuando dos hombres más emergieron de las sombras —hijos de
McClellan, resultó—, se dio cuenta rápidamente de la inutilidad de la
312
Página
resistencia. Había sido llevado a punta de pistola y horca al granero de los
McClellan, donde había sido atado y retenido durante semanas.

Ahí fue donde había encontrado al gato, el que le había dicho a


Cecilia que creía recordar. El pequeño trapo enmarañado había sido su
único compañero durante unas veintitrés horas cada día. El pobre se había
visto obligado a escuchar la historia completa de la vida de Edward.
Múltiples veces.

Pero el gato debió haber disfrutado de la destreza narrativa de Edward,


porque lo había recompensado con una multitud de pájaros y ratones
muertos. Edward trató de apreciar los regalos con el espíritu en que les
fueron dados, y siempre esperaba hasta que la pequeña bola de pelos no
lo estuviera mirando antes de patear a los animales muertos hacia la puerta
del granero.

Que el granjero McClellan pisara no menos de seis roedores


destrozados era una ventaja adicional. Había demostrado ser extrañamente
quisquilloso para un hombre que trabajaba con animales todo el día, y en
efecto, sus gritos y alaridos cada vez que los diminutos huesos crujían bajo
sus botas fueron algunas de las pocas fuentes de entretenimiento de
Edward.

Pero McClellan no se molestaba en vigilarlo en el granero con mucha


frecuencia. De hecho, Edward nunca descifró qué había pensado hacer
con él. Pedir un rescate, probablemente. McClellan y sus hijos no parecían
demasiado devotos a la causa de Washington. Y, ciertamente, no eran
partidarios del régimen.

La guerra podía convertir a los hombres en mercenarios, especialmente


a aquellos que eran codiciosos para empezar.

Al final, había sido la esposa de McClellan quien había dejado ir a


Edward. No por el gran encanto de parte de Edward, aunque había hecho
todo lo posible por ser amable y cortés con las mujeres de la familia. No, la
señora McClellan le dijo que estaba harta y cansada de compartir la
comida de su familia. Había dado a luz nueve hijos y ninguno se había
molestado en morir en la infancia. Había demasiadas bocas para alimentar.
313
Página
Edward no había señalado que no había metido mucha comida en su
boca durante su estancia. No cuando ella estaba soltando las cuerdas que
le ataban los tobillos.

—Espera a que anochezca antes de irte —le había advertido—. Y


dirígete al este. Los chicos estarán en el pueblo.

Ella no le dijo por qué todos se iban a dirigir al centro del pueblo, y no
preguntó. Había hecho lo que le había instruido, y se había ido al este, a
pesar de que era la dirección exactamente opuesta a la que necesitaba ir.
Viajando a pie y por la noche, el viaje había llevado una semana. Había
cruzado el estrecho hasta Long Island y llegado a Williamsburg sin incidentes.
Y entonces…

Edward frunció el ceño hasta que recordó que todavía estaba


fingiendo dormir. Pero Cecilia no se dio cuenta; todavía estaba mirando
lejos de él.

¿Qué había sucedido en Williamsburg? Era ahí donde su memoria


todavía estaba borrosa. Había cambiado su abrigo a un pescador para
cruzar el río. Había subido al bote…

El pescador debió haberlo golpeado en la cabeza. Con qué fin,


Edward no estaba seguro. No había tenido nada que valiera la pena robar.
Ni siquiera un abrigo.

Supuso que debería estar agradecido de haber sido dejado en las


costas de la Bahía de Kip. El pescador podría haberlo deslizado fácilmente
por el borde del bote hasta una tumba acuosa. Nadie habría sabido jamás
lo que le había sucedido.

Se preguntó cuánto tiempo habría esperado su familia para declararlo


muerto.
Luego se reprendió por ser tan morboso. Estaba vivo. Debería estar feliz.

Lo sería, decidió. Pero probablemente no esta mañana. Se había


ganado ese derecho.
»¿Edward?
314
Página
Maldición. Su rostro debió haber estado haciendo eco del retorcido
viaje de sus pensamientos. Abrió sus ojos.

»Buenos días —dijo Cecilia. Pero había algo ligeramente cauteloso


sobre su tono. No era timidez, o al menos no creía que lo fuera. Supuso que
podría ser razonable pensar que se sentiría cohibida y torpe ahora que
habían dormido juntos. Por todos los derechos, debería haberse sentido
cohibida y torpe la mañana anterior. Probablemente lo habría hecho si no
se hubiera ido antes de que ella despertara.

»Todavía estabas dormido —dijo ella. Sonrió, aunque solo un poco—.


Nunca te despiertas después que yo.
Se encogió un poco de hombros.
—Estaba cansado.

—Eso espero —dijo ella suavemente. Lo miró, y luego apartó la mirada,


entonces suspiró y dijo—: Debería levantarme.
—¿Por qué?
Sus ojos emitieron algunos parpadeos de sorpresa, luego dijo:
—Tengo cosas que hacer.
—¿Tienes?
—Yo… —Ella tragó saliva—. Debo. No puedo… no.
Pero ¿qué tenía que hacer si no estaba buscando a Thomas? Él era la
única razón por la que ella había venido a Nueva York.

Edward esperó, y le rompió el corazón ver que su rostro empezaba a


derrumbarse al darse cuenta de que todas las cosas que había estado
haciendo, todas las diligencias y tareas… todas habían sido con el propósito
de encontrar a su hermano.
Y ahora ese propósito se había ido.
315
Página
Pero, se recordó Edward, ella también había pasado una gran
cantidad de tiempo cuidando de él. Cualesquiera fueran sus fechorías, lo
había cuidado fielmente, tanto en el hospital como fuera.
Probablemente le debía su vida.
No podía odiarla. Quería hacerlo, sin embargo.
Cecilia frunció el ceño.
»¿Estás bien?
—¿Por qué preguntas?
—No lo sé. Tenías una expresión divertida.
No lo dudaba.

Una vez que se hizo obvio que no iba a hacer ningún comentario,
Cecilia dejó escapar un pequeño suspiro. Parecía desinflada.
»Aun así, debería levantarme. Aunque no tengo nada que hacer.
Nada no, pensó.
Estaban en la cama. Había muchas cosas para hacer en la cama.
—Puedo mantenerte ocupada —murmuró.
—¿Qué?

Pero antes de que ella pudiera decir más de una palabra, se inclinó y
la besó.

No había pensado en ello. De hecho, si se hubiera detenido a pensar,


ciertamente se habría dicho que no lo hiciera. Esto lo volvería loco, sin duda,
y en ese momento sentía que lo único que aún poseía era su cordura.

La besó porque en ese momento cada instinto que poseía estaba


gritando por ello. Alguna parte primitiva de sí todavía pensaba que era su
esposa, que tenía todo el derecho de tocarla de esta manera.

Ella le había dicho que estaban casados. Le había contado que había
dicho sus votos.
316
Página
Edward había asistido a suficientes ceremonias matrimoniales como
para saberse la celebración del matrimonio de memoria. Sabía lo que
habría dicho.
Con mi cuerpo, yo te adoro.
Quería adorarla.
Quería adorarla malditamente mucho.

Su mano se envolvió en la parte posterior de su cabeza, tirándola


contra él, manteniéndola en su lugar.

Pero ella no luchó. No intentó escapar. En cambio, sus brazos lo


rodearon, y le devolvió el beso. Ella sabía que no estaban casados, pensó
enojado, pero le devolvió su pasión con igual fervor. Sus labios eran ansiosos,
y gimió de deseo mientras su espalda se arqueaba, presionando su cuerpo
aún más fuerte contra el suyo.

La chispa que se había encendido dentro de él ardió fuera de control.


La rodó debajo de él, y sus labios se movieron bruscamente a lo largo de su
cuello, hasta el escote de ese horrible camisón.
Quería quitarle esa maldita cosa de una mordida.

»¡Edward! —jadeó ella, y todo en lo que pudo pensar fue que era suya.
Ella lo había dicho, ¿y quién era él para negarlo?
La quería bajo su dominio, en su esclavitud.
Levantó el dobladillo de su camisón, gruñendo de satisfacción cuando
separó sus piernas para él. Podría ser un bruto, pero cuando su boca
encontró su pecho a través del fino algodón de su camisón, los dedos de
ella se clavaron en sus hombros con fuerza suficiente como para dejar
moretones. Y los ruidos que estaba haciendo…
Eran los ruidos de una mujer que quería más.
»Por favor —suplicó ella.
—¿Qué quieres? —Levantó la mirada. Sonrió como el diablo.
317
Página
Ella lo miró confundida.
—Tú sabes.
Su cabeza se sacudió en un movimiento lento.

—Tienes que decirlo. —Estaba usando sus calzoncillos, pero cuando se


molió contra ella, supo que podía sentir la dura extensión de su deseo—. Dilo
—le exigió.
Su rostro se puso colorado, y supo que no era solo por la pasión.
—Te deseo —chilló ella—. Lo sabes. Lo sabes.
—Bueno, entonces —dijo, arrastrando sus palabras—. Me tendrás.
Tiró del camisón sobre su cabeza, dejándola desnuda a la luz de la
mañana. Por un momento, olvidó todo lo que había sucedido. Su ira… su
urgencia… pareció derretirse frente a su belleza. Solo podía mirarla,
bebiendo su perfección.

»Eres tan encantadora —susurró. Sus besos se volvieron suaves, todavía


desesperados, pero sin la ira que lo había estado alimentando antes.
Saboreó su piel, su dulce esencia salada mientras viajaba por su hombro, a
lo largo de los planos de su pecho.
Quería todo de ella. Quería perderse a sí mismo.

No, quería que ella lo hiciera. Quería llevarla al insoportable borde del
placer, y luego quería enviarla al límite.
Quería que olvidara su propio nombre.

Deslizó la palma de su mano por la punta de su pecho, deleitándose


mientras este se llenaba de deseo, pero no se detuvo allí. Sus labios viajaron
a sus costillas, a su vientre, a la suave protuberancia del hueso de su cadera.
—¿Edward?
La ignoró. Sabía lo que estaba haciendo. Sabía que le gustaría.
Y sabía que moriría si no la probaba.
318
Página
Él jadeó su nombre de nuevo, esta vez con urgencia.
»¿Qué estás haciendo?

—Shhh… —canturreó, usando sus grandes manos para abrir más sus
piernas. Ella se retorció, acomodándose más cerca de su rostro. Su cuerpo
parecía saber lo que quería, aunque su mente estaba en un dilema.
—No puedes mirarme ahí —jadeó ella.

La besó justo debajo de su ombligo, solo porque sabía que la


sorprendería.
—Eres hermosa.
—¡Ahí no!

—No estoy de acuerdo. —Pasó sus dedos por su suave vello,


acercándose a su feminidad, separándola ante su íntima mirada. Luego
sopló suavemente sobre su sensible piel.
Ella dejó escapar un suave chillido de placer.
Dejó que uno de sus dedos dibujara un círculo perezoso en su piel.
—¿Te gusta?
—No lo sé.

—Déjame probar una cosa más —murmuró—, entonces puedes


decidir.
—Yo no… ah…
Sonrió. Justo contra ella. Justo donde la había lamido.
—¿Te gusta? —preguntó de nuevo.
Y ella susurró:
—Sí.
319
Página
La lamió de nuevo, esta vez con un golpe amplio y hambriento, su
cuerpo zumbando con satisfacción mientras sus caderas saltaban del
colchón.

—Necesitas quedarte quieta —ronroneó, sabiendo que la estaba


atormentando—. Si quieres hacer esto correctamente.
—No puedo —jadeó ella.

—Creo que puedes. —Pero solo para ser de utilidad, movió sus manos
hacia los pliegues entre su torso y sus piernas, donde podía aumentar la
presión y mantenerla firme.
Entonces la besó. La besó como si la besara en la boca, duro y
profundo. La bebió, y se deleitó en los temblores y sacudidas de su cuerpo
debajo de él. Estaba embriagada de deseo.
Estaba embriagada por él. Y le encantó.

»¿Quieres esto? —murmuró, levantando la cabeza para que pudiera


ver su rostro.
Y también para poder torturarla. Solo un poco.
—Sí —jadeó—. ¡Sí! No te detengas.

Dejó que sus dedos tomaran el lugar de su boca, haciéndole cosquillas


mientras decía palabras enloquecedoras.
—¿Cuánto lo quieres?
Ella no respondió, pero no tenía que hacerlo. Podía ver la confusión en
su rostro.

»¿Cuánto, Cecilia? —preguntó. La besó de nuevo, pero solo


brevemente, solo lo suficiente para golpear su protuberancia con su lengua.
—¡Muchísimo! —prácticamente gritó ella.
Eso estuvo mejor.
Volvió al trabajo, adorándola con su boca.
320
Página
La adoró tan malditamente tanto.

La besó hasta que se derrumbó debajo de él, su cuerpo elevándose de


la cama con casi la fuerza suficiente para empujarlo. Ella agarró su cabeza
con frenéticos dedos, sujetó sus piernas a su alrededor como un torno.

Lo mantuvo allí hasta que hubo terminado con él, y amó cada
momento. Cuando ella finalmente se relajó, se movió sobre ella,
apoyándose en sus codos mientras la miraba. Tenía los ojos cerrados, y
temblaba con el aire de la mañana.

—¿Tienes frío? —susurró. Ella dio un pequeño asentimiento, y él cubrió


su cuerpo cubierto de sudor con el suyo.

Su cabeza se inclinó hacia atrás ante el contacto, como si su peso


hubiera sido el placer final antes del olvido. Besó la tensa columna de su
cuello, hasta la hendidura de su clavícula. Sabía a deseo.
Su deseo.
El de él también.

Estiró la mano entre ellos para desabrochar su ropa interior. Parecía un


sacrilegio tener algo entre ellos, aunque fuera una fina capa de lino. En
cuestión de segundos, se unió a su camisón en el costado de la cama, y
volvió a acomodarse en la cálida cuna de su cuerpo.

Se balanceó en su entrada, se mantuvo allí, y luego presionó hacia


adelante hasta que estuvo en el fondo.

Olvidó todo. Nada existía excepto este momento, en esta cama. Se


movió sin pensar, actuó con nada más que instinto. Ella se movió a su ritmo,
sus caderas encontrándose con cada embestida. El placer se construyó en
el interior, tan agudo y profundo que casi podía ser dolor, y repentinamente
ella se estremeció, y con pánico en sus ojos dijo:
—¡Espera!
Él se echó hacia atrás, y algo así como miedo corrió por su corazón.
—¿Te lastimé?
321
Página
Ella sacudió su cabeza.

—No, pero tenemos que detenernos. Yo… no puedo quedar


embarazada.
La miró, tratando de darle sentido a sus palabras.

»¿Recuerdas? —Ella tragó saliva miserablemente—. Ya hablamos de


eso.

Recordó. Había significado algo completamente diferente antes, no


obstante. Ella había dicho que no quería estar embarazada en el viaje de
regreso a Inglaterra. Y no quería tener un bebé en Nueva York.

Lo que realmente había querido decir era que no podía tener un bebé.
No podía permitirse tener uno. No sin una licencia de matrimonio.

Por un momento pensó en negarse a su súplica. Podría terminar dentro


de ella, tratar de crear una nueva vida.
Eso haría este matrimonio real.
Pero entonces ella susurró:
»Por favor.

Se retiró. Fue en contra de cada instinto en su cuerpo, pero lo hizo. Rodó


sobre su costado, lejos de ella, y centró toda su energía en simplemente
recordar cómo respirar.
»¿Edward? —le tocó el hombro.
Se la quitó de encima.
—Necesito… necesito un momento.

—Sí, por supuesto. —Se apartó de él, sus movimientos nerviosos


meciendo el colchón hasta que escuchó sus pies aterrizar en el suelo.

»Hay… ¿Hay algo que pueda hacer? —preguntó ella vacilante. Sus ojos
se posaron en su hombría, aun sobresaliendo implacablemente de su
cuerpo—. ¿Para ayudar?
322
Página
Pensó en eso.
»¿Edward?

Su aliento susurraba a través del silencio, y le sorprendió que pudiera


oírla sobre el latido de su propio corazón.
»Lo siento —dijo ella.

—No te disculpes —espetó. No quería escucharla. Rodó sobre su


espalda y respiró profundamente. Todavía estaba duro como una roca.
Había estado tan cerca de derramarse dentro de ella, y ahora…
Maldijo.
—Tal vez debería irme —dijo ella apresuradamente.

—Esa probablemente sería una buena idea. —Su tono no era suave,
pero era lo mejor que podía lograr. Tendría que terminar con su mano, y
estaba bastante seguro de que eso no se ajustaría a sus tiernas
sensibilidades.
No podía creer que todavía le importaran sus tiernas sensibilidades.

Ella se vistió rápidamente y salió de la habitación como un rayo, pero


para entonces la urgencia de su situación había disminuido, y parecía no
tener sentido tratar de complacerse.
Honestamente, se habría sentido patético.
Se sentó y balanceó las piernas sobre el borde de la cama, apoyando
los codos en sus rodillas y la barbilla en sus manos. Toda su vida, había sabido
qué hacer. No era perfecto, de ninguna manera. Pero el camino entre el
bien y el mal siempre había sido claramente definido.
Puso a su país antes que a la familia.
A su familia antes que a sí mismo.
¿Y a dónde lo había llevado eso? A estar enamorado de un espejismo.
Casado con un fantasma.
323
Página
No, no casado. Tenía que recordar eso. No estaba casado con Cecilia
Harcourt. Lo que había sucedido recién.

Ella tenía razón en una cosa. No podía volver a ocurrir. Al menos no


hasta que se casaran de verdad.

Se casaría con ella. Tenía que hacerlo, o eso se decía a sí mismo. No


deseaba particularmente examinar el rincón de su corazón que quería
casarse con ella. Era el mismo rincón que había estado tan
desesperadamente agradecido de estar casado con ella.

Ese pequeño rincón de su corazón… Era crédulo, demasiado confiado.


No tenía particular fe en su juicio, especialmente cuando otra vocecita le
estaba diciendo que esperara, que se tomara su tiempo.
Dejarla sufrir por unos días.

Un grito frustrado salió de su garganta, y metió sus dedos en su cabello,


tirando fuerte. Este no era su mejor momento.

Con otro gemido, se levantó de la cama, yendo hacia el guardarropa


para buscar su ropa. A diferencia de Cecilia, tenía cosas que hacer hoy.

Lo primero en la agenda: una visita al Coronel Stubbs. Edward no creía


que hubiera aprendido mucho de utilidad sobre los puertos marítimos de
Connecticut, pero era un soldado hasta los huesos, y era su deber reportar
lo que había descubierto. Sin mencionar que necesitaba decirle al Coronel
dónde había estado por tanto tiempo. Atado en un granero con un gato
por compañía no era particularmente heroico, pero estaba lejos de una
traición.

Además, estaba el asunto de las pertenencias de Thomas. Su baúl


había sido almacenado junto al de Edward cuando ambos se habían ido a
Connecticut. Ahora que había sido declarado muerto oficialmente, sus
cosas deberían serles entregadas a Cecilia.
Edward se preguntaba si la miniatura estaría ahí.
324
Página
Su estómago retumbó, recordándole que no había comido en casi un
día. Cecilia probablemente había ordenado el desayuno. Con suerte,
estaría caliente y esperándolo cuando bajara al comedor.

Primero la comida, luego el Coronel Stubbs. Esto era bueno, tener


alguna estructura para el día. Se sintió un poco más como sí mismo cuando
supo lo que tenía que hacer.
Por hoy, al menos.
325
Página
Finalmente estamos viendo las primeras señales de la primavera, y estoy agradecida.
Por favor, dale al Capitán Rokesby uno de estos azafranes. Espero haberlos presionado
correctamente. Pensé que ambos disfrutarían de un pequeño trozo de Inglaterra.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas

M
ás tarde esa mañana, Cecilia dio un paseo hasta el puerto.
Edward le había dicho en el desayuno que iba a reunirse con
el Coronel Stubbs, y no sabía cuánto tiempo estaría ocupado.
Había sido dejada a su suerte, posiblemente por el día entero. Había vuelto
a su habitación con la intención de terminar el libro de poemas que había
estado leyendo con esmero durante la última semana, pero después de solo
unos minutos estuvo claro que tenía que ir afuera.

La habitación se sentía demasiado estrecha, las paredes demasiado


cerca, y cada vez que trataba de centrarse en las palabras impresas en la
página, sus ojos se llenaban de lágrimas.
Se sentía cruda.
Por muchas razones.

Así que decidió que un paseo era apropiado. El aire fresco le haría bien,
y sería mucho menos probable que estallara en lágrimas espontáneamente
si había testigos.
Propósito del día: No llorar en público.
Parecía alcanzable.
326
Página
El clima era excelente, no demasiado cálido, con una ligera brisa
proveniente del agua. El aire olía a sal y algas marinas, lo cual era una grata
sorpresa, considerando cuán a menudo el viento acarreaba en este el
hedor de los barcos de prisión que atracaban a poca distancia de la costa.

Cecilia había estado en Nueva York el tiempo suficiente para haber


aprendido algunas cosas sobre los patrones del puerto. Los barcos llegaban
casi a diario, pero muy raramente llevaban viajeros civiles. La mayoría eran
barcos mercantes, trayendo suministros muy necesarios para el ejército
británico. Algunos de estos habían sido equipados para llevar pasajeros que
pagaban; fue de ese modo que Cecilia había conseguido llegar desde
Liverpool. El propósito principal del Lady Miranda había sido traer alimentos
y armamentos para los soldados asentados en Nueva York. Pero también
había acarreado catorce pasajeros. No hacía falta decir que Cecilia había
llegado a conocer a la mayoría de ellos bastante bien durante el viaje de
cinco semanas. Habían tenido poco en común, excepto que todos estaban
haciendo un viaje peligroso a través de un océano temperamental en una
zona costera asediada de una masa terrestre en guerra.
En otras palabras, todos estaban completamente locos.

Casi la hizo sonreír. Aún no podía creer que hubiera tenido el coraje de
hacer la travesía. Había sido impulsada por la desesperación, para
asegurarse, y no había tenido muchas otras opciones, pero aun así…
Estaba orgullosa de sí misma. Por eso, al menos.

Había varios barcos en el puerto ese día, incluyendo uno que Cecilia
había oído pertenecía a la misma flota que el Lady Miranda. El Rhiannon, se
llamaba, y había viajado a Nueva York desde Cork, en Irlanda. La esposa
de uno de los oficiales que tomaba su cena en el Cabeza del Diablo había
navegado en este. Cecilia no la había conocido personalmente, pero su
llegada a la ciudad había sido la fuente de muchos chismes y alegría. Con
todos los chismes que resonaban en el comedor cada noche, habría sido
imposible no haber oído hablar de ello.

Vagó más cerca de los muelles, usando el alto mástil del Rhiannon
como su Estrella del Norte. Conocía el camino, por supuesto, pero se sentía
327
Página
casi fantástico ser llevada allí usando su navegación primitiva. ¿Cuánto
tiempo había estado el Rhiannon en Nueva York? No por una semana aún,
si recordaba correctamente, lo cual significaba que probablemente
permanecería en el muelle durante al menos unos días más antes de volver
a cruzar el océano. Las bodegas necesitaban ser descargados y después
ser cargados con el nuevo cargamento. Por no hablar de los marineros,
quienes seguramente merecían tiempo en tierra firme después de un largo
viaje.

Cuando Cecilia llegó al puerto, el mundo pareció abrirse como una flor
en primavera. La brillante luz del mediodía se filtraba en grandes cantidades,
libre de los edificios de tres y cuatro pisos que habían estado bloqueando el
sol. Había algo en el agua que hacía que la tierra pareciera interminable,
incluso si los muelles no estaban totalmente en el océano abierto. Era fácil
ver Brooklyn en la distancia, y Cecilia sabía lo rápido que podría navegar un
barco a través de la bahía y hacia el Atlántico.

Era realmente muy bonito, pensó, incluso si el cuadro era demasiado


diferente de su hogar como para ser grabado en su corazón
permanentemente. Pero le gustaba de todas maneras, especialmente la
forma en que el agua se levantaba en olas con crestas de espuma, luego
golpeaban el muro de contención como una cabra impaciente.

El océano era gris aquí, pero sobre el horizonte se oscurecía en un


profundo azul insondable. Algunos días —los turbulentos— incluso se había
visto verde.

Otro pequeño hecho que nunca hubiera sabido si no se hubiera


aventurado desde su pequeño hogar seguro en Derbyshire. Se alegró de
haber venido. Verdaderamente lo hacía. Se iría con un corazón roto —por
más de una razón—, pero valdría la pena. Era una mejor persona… no, era
una persona más fuerte.
Una mejor persona no habría mentido por tanto tiempo.

Aun así, era bueno que hubiera venido. Para ella, y tal vez incluso para
Edward. Su fiebre se había elevado peligrosamente dos días antes de que
despertara. Había permanecido a su lado durante toda la noche,
328
Página
colocando paños frescos en su piel. Nunca sabría si realmente había
salvado su vida, pero si lo había hecho, entonces todo esto habría valido la
pena.

Tenía que aferrarse a esa idea. Le haría compañía por el resto de su


vida.

Fue entonces cuando se dio cuenta de que ya estaba pensando en


términos de irse. Bajó la mirada hacia su cintura. Podría estar embarazada;
todavía no había tenido pruebas de lo contrario. Pero era improbable, y
sabía que tenía que prepararse para la logística de los viajes.

De ahí su paseo al puerto. No había considerado conscientemente por


qué sus pies la estaban conduciendo al agua, pero ahora, mientras
observaba dos obreros portuarios cargando cajas en la bodega del
Rhiannon, era bastante obvio que estaba allí para hacer preguntas.

En cuanto a lo que haría una vez que estuviera en casa… Suponía que
tendría mucho tiempo en el camarote del barco para descifrarlo.

—¡Buen Señor! —le gritó al hombre que estaba dirigiendo la carga—.


¿Cuándo se va?

Sus pobladas cejas se elevaron ante la pregunta, entonces ladeó la


cabeza hacia el barco y dijo:
—¿Se refiere al Rhiannon?

—Sí. ¿Se dirige de nuevo a Gran Bretaña? —Sabía que muchos barcos
se desviaban a las Indias Occidentales, aunque pensaba que normalmente
lo hacían así en el camino hacia América del Norte.

—A Irlanda —confirmó—. Cork. Salimos el viernes por la noche, si el


tiempo se mantiene.

—Viernes —murmuró en respuesta. Estaba a solo unos días de


distancia—. ¿Lleva pasajeros? —preguntó, a pesar de que sabía que lo
habían hecho así para el viaje hacia el oeste.

—Lo hacemos —dijo con un brusco asentimiento—. ¿Está buscando un


lugar?
329
Página
—Podría ser.
Eso pareció divertirlo.
—¿Podría ser? ¿No debería saberlo ya?

Cecilia no dignificó eso con una respuesta. En su lugar, empleó una


mirada fría —la clase que alguna vez había pensado que era apropiada por
parte de la esposa del hijo de un Conde— y esperó hasta que el hombre
sacudió la cabeza hacia otro hombre más lejos sobre el terraplén.
»Pregúntele a Timmins. Él sabrá si tenemos espacio.

—Gracias —dijo Cecilia, y se dirigió hacia un par de hombres que


estaban de pie cerca de la proa del barco. Uno tenía sus manos en sus
caderas mientras el otro hacía gestos hacia el ancla. Sus posturas no
indicaban que su conversación fuera importante, así que a medida que
Cecilia se acercaba, gritó—: Disculpen, señores. ¿Es uno de ustedes el señor
Timmins?
El que había estado apuntando hacia el ancla quitó su sombrero.
—Soy yo, señora. ¿Cómo puedo ayudarla?

—El caballero de allá —señaló hacia atrás hacia donde la carga


estaba siendo cargada—, ¿mencionó que usted podría tener sitio para otro
pasajero?
—¿Hombre o mujer? —preguntó él.
—Mujer. —Tragó saliva—. Yo.
Él asintió. Cecilia decidió que le gustaba. Sus ojos eran honestos.

—Tenemos sitio para una mujer —le dijo—. Sería en un camarote


compartido.

—Por supuesto —dijo. Dudaba que pudiera permitirse un camarote


privado, de todos modos. Incluso uno compartido iba a ser un esfuerzo, pero
había tenido cuidado de conservar los fondos suficientes para pagar su
pasaje a casa. Había sido difícil; no había tenido casi nada de qué vivir antes
330
Página
de que despertara Edward. Nunca había estado tan hambrienta en toda su
vida, pero se había mantenido con una comida por día.
»¿Podría saber el costo, señor? —preguntó.

Él se lo dijo, y su corazón se hundió. O tal vez se reanimó. Porque la tarifa


era casi el doble y medio de lo que había pagado para venir a Nueva York.
Y eso era más de lo que había ahorrado. No sabía por qué era más costoso
navegar hacia el este que hacia el oeste. Probablemente los barcos
cobraban más simplemente porque podían. La gente de Nueva York era
leal a la corona; Cecilia imaginaba que los pasajeros tendían a estar más
desesperados por salir de Nueva York que por llegar.
Pero no importaba, porque no tenía suficiente.
—¿Quiere comprar un pasaje? —preguntó el señor Timmins.
—Mmm, no —dijo—. Todavía no, de todos modos.

Pero tal vez en el próximo barco. Si desviaba un poco de dinero cada


vez Edward le diera algo para ir de compras…
Suspiró. Ya era una mentirosa. Bien podría también ser una ladrona.

El baúl de Thomas era pesado, así que Edward había hecho arreglos
para que fuera transportado al Cabeza del Diablo en un carruaje. Sabía que
habría muchas personas en la sala principal para ayudarlo a subirlo por las
escaleras.

Cuando llegó a la habitación doce, sin embargo, vio que Cecilia no


estaba ahí. No estuvo del todo sorprendido; ella no había dicho nada sobre
salir durante el desayuno, pero no podía imaginar que quisiera encerrarse
todo el día en su habitación. Aun así, se sentía bastante decepcionante,
estar sentado aquí en la habitación con el baúl de su hermano. Ella era la
razón de que hubiera ido a buscarlo, después de todo. Se había imaginado
331
Página
algo como un regreso heroico, esgrimiendo el baúl de Thomas como un
trofeo ganado con esfuerzo.

En su lugar, se sentó en la cama, viendo la maldita cosa ocupar la


mitad del espacio disponible en el piso.

Edward ya había visto el contenido. En la oficina del ejército, el Coronel


Stubbs ya había abierto la tapa incluso antes de que Edward pudiera
siquiera detenerse a pensar si estaban invadiendo la privacidad de alguien.

—Necesitamos asegurarnos de que todo está ahí —había dicho


Stubbs—. ¿Sabe lo que tenía ahí?
—Algo —dijo Edward, a pesar de que estaba más familiarizado con el
baúl de Thomas de lo que tenía derecho de estar. Había rebuscado dentro
en demasiadas ocasiones, buscando las cartas de Cecilia para poder releer
sus palabras.

A veces ni siquiera hacia eso. A veces solo había observado su


caligrafía.
A veces eso era todo lo que había necesitado
Dios, era un completo tonto.
¿Un tonto? Muchísimo peor.

Porque cuando Stubbs había abierto el baúl y le había pedido a


Edward que inspeccionara el contenido, lo primero que vio fue la miniatura
de Cecilia. La que ahora notaba que no se parecía a ella. O tal vez lo hacía,
si uno realmente no la conocía. No capturaba la vida en su sonrisa, o el
extraordinario color de sus ojos.

No estaba seguro de que existiera una pintura que pudiera capturar


ese color.

El Coronel había regresado a su escritorio, y cuando Edward levantó la


mirada, fue claro que su atención estaba en los documentos frente él y no
en el baúl al otro lado de la habitación.
Edward metió la miniatura en su bolsillo.
332
Página
Y ahí era donde permanecía, incluso cuando Cecilia regresó de su
caminata. En el bolsillo de su abrigo, el cual estaba colgado pulcramente
en el guardarropa.

Así que ahora Edward era un tonto y un ladrón. Y aunque se sentía


como un asno, no podía lograr sentirse arrepentido de sus acciones.

—Conseguiste el baúl de Thomas —exclamó Cecilia suavemente


cuando entró en la habitación. Su cabello estaba un poco revuelto por el
viento, y se quedó momentáneamente hipnotizado por un fino rulo que caía
sobre su mejilla. Se curvaba en una suave onda rubia, en un rizo aún más
pronunciado que cuando su cabello estaba completamente suelto.
Muy bien desafiando la gravedad.
Y qué pensamiento tan extraño y sin sentido.

Se levantó de la cama, aclarando su garganta mientras se esforzaba


por prestar atención.
—El Coronel Stubbs pudo recuperarlo rápidamente.

Ella se movió hacia el baúl con una extraña vacilación. Se estiró, pero
se detuvo antes de que su mano tocara la cerradura.
—¿Lo viste?

—Lo hice —dijo con un asentimiento—. El Coronel Stubbs me pidió que


me asegurara de que todo estuviera en orden.
—¿Y lo estaba?

¿Cómo contestaba tal pregunta? Si todo había estado en orden, no lo


estaba ahora, no con la miniatura en su bolsillo.
—Por lo que pude ver —le dijo finalmente.

Ella tragó saliva, el gesto nervioso, triste y melancólico todo al mismo


tiempo.
Quiso abrazarla. Casi lo hizo; dio un paso adelante antes de darse
cuenta de lo que estaba haciendo, entonces se detuvo.
333
Página
No podía olvidar lo que ella había hecho.
No, no podía permitirse olvidarlo.
No era lo mismo.

Y aun así, cuando la observó, de pie frente al baúl de su hermano


muerto con ojos irremediablemente tristes, se estiró y tocó su mano.
»Deberías abrirlo —dijo—. Creo que ayudará.

Ella asintió agradecida y deslizó los dedos de los suyos para poder
levantar la tapa con ambas manos.

—Su ropa —murmuró, tocando la camisa blanca que yacía doblada


pulcramente en la parte superior—. ¿Qué debería hacer con esto?
Edward no sabía.

»A ti no te quedarán —reflexionó—. No era tan ancho de hombros. Y los


tuyos son más finamente entallados, de todas formas.

—Estoy seguro de que podemos encontrar a alguien que las necesite


—dijo Edward.

—Sí. Es una buena idea. A él le gustaría eso. —Luego dejo escapar una
pequeña carcajada, agitando su cabeza mientras apartaba el rebelde
mechón de cabello de sus ojos—. ¿Qué estoy diciendo? No le habría
importado.
Edward parpadeó con sorpresa.

»Amo a… —Se aclaró la garganta—. Amaba a mi hermano, pero no le


daba mucha importancia a la difícil situación de los pobres. No pensaba
mal de ellos —se apresuró a agregar—. Solo no creo que pensara en ellos
para nada.

Edward asintió, principalmente porque no sabía de qué otra forma


responder. Probablemente era culpable del mismo pecado de indiferencia.
La mayoría de los hombres lo eran.
334
Página
»Pero a mí me haría sentir mejor encontrar un hogar para sus camisas
—dijo Cecilia firmemente.
—A él le gustaría eso —dijo Edward, luego aclaró—: Hacerte feliz.
Ella le dio una media sonrisa torcida, luego se giró de nuevo al baúl.

—Supongo que también tendremos que encontrar a alguien que acoja


su uniforme. Alguien lo necesitará. —Pasó su mano por el abrigo de Thomas,
sus delgados dedos pálidos contra la lana color escarlata—. Cuando estuve
en el hospital contigo, había otros soldados. Yo… —Bajó la mirada, casi
como si estuviera dando sus respetos—. A veces ayudaba. No tanto como
debería haberlo hecho, estoy segura, pero no quería dejarte desatendido.

Edward comenzó a agradecerle, pero antes de que pudiera hacerlo,


ella había enderezado sus hombros y estaba continuando con una voz
enérgica.

»Vi sus uniformes. Muchos estaban más allá de la reparación. Así que,
seguramente, alguien lo necesitará.

Sus palabras tenían una insinuación de duda, así que Edward asintió. Se
esperaba que los soldados mantuvieran sus uniformes en perfectas
condiciones, no que fuera una tarea fácil considerando la cantidad de
tiempo en que andaban por el campo fangoso.
Y recibiendo disparos.

Los agujeros de balas eran una molestia para remendar, pero las
heridas por bayoneta eran el absoluto demonio. Tanto en la piel como en la
tela, suponía, pero se enfocaba en la tela, dado que era la única forma de
conservar su cordura.

Era amable de parte de ella regalarle el uniforme de Thomas a otro


soldado. Muchas familias los querían conservar, como un símbolo tangible
de heroísmo y deber.

Edward tragó saliva y retrocedió, repentinamente necesitando poner


un poco de espacio entre ellos. No la entendía. Y odiaba no poder
mantener su rabia. Solo había pasado un día. Solo veinticuatro horas desde
335
Página
que su memoria había regresado en un borrón de colores y luces y palabras
y lugares… ninguno de los cuales habían incluido a Cecilia Harcourt.

No era su esposa. Y debería estar enojado. Tenía el derecho de estar


enojado.

Pero sus preguntas —aquellas que marcaban un implacable tatuaje en


su mente—, no podía hacerlas ahora. No cuando ella estaba
desempacando amorosamente el baúl de su hermano. No cuando ella
volteó su rostro, tratando de esconder el movimiento de su mano para
enjugar sus lágrimas.

Ella puso el abrigo de Thomas a un lado, después ahondó más


profundo.
»¿Crees que guardó mis cartas?
—Sé que lo hizo.
Ella levantó la mirada brevemente.
—Oh, claro. Ya has visto dentro del baúl.
No era por eso que lo sabía, pero ella no necesitaba saber eso.

Edward se inclinó contra el borde de la cama y observó mientras ella


continuaba su exploración a través de las pertenencias de Thomas. En cierto
punto, se había arrodillado para mejor acceso, y ahora estaba procediendo
con una sonrisa en su rostro que nunca había pensado ver otra vez.
O tal vez era que nunca había pensado que querría verla con tantas
malditas ganas.
Aún estaba enamorado de ella.

Contra cualquier buen criterio, contra su propia maldita cordura, aún


estaba enamorado de ella.
Suspiró.
Ella levantó la mirada.
»¿Sucede algo?
336
Página
Sí.
—No.

Pero ella había regresado al baúl antes de que le respondiera la


pregunta. Se preguntaba… si no lo hubiera hecho, si hubiera estado viendo
su rostro…
¿Habría visto la verdad en sus ojos?
Casi suspiró de nuevo.

Ella hizo un curioso mmm, y él se encontró inclinándose hacia adelante


para tener una mejor vista de lo que estaba haciendo.
»¿Qué es? —preguntó.

Ella frunció el ceño mientras introducía sus manos dentro de las camisas
y pantalones pulcramente doblados.
—No veo la miniatura.

Los labios de Edward se separaron, pero no habló. Tenía la intención de


hacerlo. Había pensado que estaba a punto de hacerlo, pero no pudo darle
voz a las palabras.

Él quería esa maldita pintura. Llámenlo un tirano, llámenlo un ladrón. La


quería para él.

»Tal vez la llevo con él a Connecticut —dijo Cecilia—. Supongo que hay
algo lindo sobre eso.
—Siempre estuviste en sus pensamientos —dijo Edward.
Ella levantó la mirada.
—Es muy dulce de tu parte decirlo.
—Es la verdad. Hablaba tanto de ti que sentía que te conocía.

Algo en sus ojos se volvió cálido, incluso cuando adoptaron una mirada
distante.
337
Página
—No es eso gracioso —dijo ella suavemente—. Me sentí de la misma
forma respecto a ti.

Se preguntó si debería decirle ahora que había recuperado su


memoria. Era lo correcto; por todo lo que lo hacía un caballero, sabía que
esto era cierto.

»¡Oh! —exclamó ella, perforando pulcramente sus pensamientos. Se


puso de pie de un salto—. Casi me olvidé. Nunca te mostré mi miniatura de
Thomas, ¿verdad?

No hubo necesidad de que Edward respondiera; ella ya había


comenzado a revolver su única bolsa. Era grande, pero aun así, Edward
estuvo sorprendido de que hubiera hecho el viaje a Nueva York con tan
pocas pertenencias.

»Aquí está —dijo ella, sacando el pequeño camafeo. Lo miró con una
sonrisa melancólica, luego se lo tendió—. ¿Qué te parece?
—Puedo decir que es del mismo artista —dijo sin pensarlo.
Su barbilla retrocedió con algo de sorpresa.
—¿Recuerdas tan bien el otro?

—A Thomas le gustaba mostrárselo a la gente. —No era una mentira; a


Thomas le gustaba mostrarle a sus amigos la miniatura de Cecilia. Pero esa
no era la razón por la que Edward lo recordaba tan bien.

—¿Lo hacía? —Sus ojos brillaron con felicidad—. Eso es tan… No sé lo


que es. Dulce, supongo. Es lindo saber que me extrañaba.
Edward asintió, no que ella lo estuviera viendo. Había regresado a su
tarea, examinando cuidadosamente las pertenencias de su hermano.
Edward se sentía muy extraño e incómodo, como un espectador.
No le gustaba.
»Mmmm, ¿qué es esto? —murmuró ella.
Se inclinó hacia adelante para ver mejor.
338
Página
Ella sacó un pequeño monedero, y lo giró hacia Edward.
»¿Tendría dinero guardado en su baúl?
Edward no tenía idea.
—Ábrelo y mira.
Lo hizo, y para su obvia sorpresa, salieron varias monedas de oro.

—Oh, Dios mío —exclamó ella, bajando la mirada hacia el tesoro en la


palma de su mano.

No era mucho, al menos no para Edward, pero recordó cuán justa de


fondos había estado ella cuando él había despertado. Había tratado de
ocultar el alcance de su pobreza, pero no era —o al menos no había
pensado que lo fuera— una mentirosa consumada. Ella había dejado
escapar pequeños detalles, como el hecho de que solo había estado
comiendo una comida por día. Y sabía de la pensión en la que había
alquilado una habitación; apenas estaba un paso por encima de dormir en
la calle. Se estremeció al pensar qué habría sido de ella si no lo hubiera
encontrado en el hospital.
Quizás se habían salvado el uno al otro.

Cecilia estaba extrañamente callada, todavía mirando el oro en su


mano como si fuera algo misterioso.
Desconcertante.
—Es tuyo —dijo, imaginando que estaba tratando de decidir qué hacer
con este.

Ella asintió distraídamente, mirando las monedas con la expresión más


peculiar.

»Ponlo con el resto de tu dinero —sugirió. Sabía que ella tenía un poco.
Lo guardaba cuidadosamente en su monedero. La había visto contarlo dos
veces, y las dos veces ella había levantado su mirada con una expresión
avergonzada cuando vio que la estaba observando.
339
Página
—Sí, por supuesto —murmuró ella, y se puso de pie torpemente. Abrió
el armario y buscó en su bolso. Supuso que había sacado el monedero, pero
no podía ver lo que estaba haciendo de espaldas a él.
—¿Estás bien? —preguntó.

—Sí —dijo ella, tal vez un poco más repentinamente de lo que hubiera
esperado—. Yo solo… —Dio media vuelta—. No pensé que Thomas tendría
dinero en su baúl. Significa que tengo…
Edward esperó, pero ella no terminó la frase.
—¿Significa que tienes qué? —la instó finalmente.

Ella parpadeó hacia él, y un extraño latido de silencio pasó antes de


que ella respondiera.
—No es nada. Solo tengo más de lo que pensaba que tenía.
A Edward eso le pareció la misma definición de obvio.
»Creo…

Esperó, pero sus palabras se desvanecieron cuando se volvió y miró el


baúl abierto. Algunas camisas yacían en el suelo junto a él, y el abrigo rojo
de Thomas cubría el costado, pero aparte de eso, había dejado todo en su
lugar.

—Estoy cansada —dijo ella abruptamente—. Creo… ¿Te importaría si


me acuesto?
Se levantó.
—Por supuesto que no.

Ella bajó la mirada, pero captó un atisbo de tristeza insoportable en su


rostro cuando pasó junto a él y se acurrucó en la cama, levantando sus
rodillas hasta que se curvó lejos de él como una hoz.

Miró sus hombros. No sabía por qué, excepto que estaban tan
obviamente apretados por la tristeza. No estaba llorando, o al menos no
340
Página
creía que lo estuviera, pero su respiración era entrecortada, como si le
costara un poco mantenerse bajo control.

Extendió una mano, a pesar de que estaba demasiado lejos para


tocarla. Pero no pudo contenerse. Fue instinto. Su corazón latía, sus
pulmones respiraban, y si esta mujer estaba sufriendo, extendía la mano
para consolarla.

Pero no dio el paso final. Su mano cayó contra su costado, y se quedó


inmóvil como una estatua, indefenso contra su propio tumulto.

Desde el momento en que la vio, había querido protegerla. Incluso


cuando estaba tan débil que apenas podía caminar sin ayuda, había
querido ser su fortaleza. Pero ahora, cuando finalmente lo necesitaba,
estaba aterrado.

Porque si se permitía ser fuerte para ella, cargar con su carga de la


manera en que tan desesperadamente necesitaba hacerlo, se perdería por
completo. Cualquiera fuera el hilo que aún colgaba dentro de él, evitando
que la amara completamente, se rompería.
Y su desamor estaría completo.
Susurró su nombre, suavemente, casi desafiándola a escucharlo.
—Creo que debería estar sola —dijo ella, sin volverse nunca a mirarlo.

—No, no deberías —dijo bruscamente, y se recostó detrás de ella,


abrazándola fuertemente.
341
Página
Padre ha estado especialmente irritable últimamente. Por otro lado, yo también lo he
estado. El mes de marzo siempre es frío y húmedo, pero este año ha sido peor de lo habitual.
Él toma una siesta cada tarde. Creo que podría hacer lo mismo.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas (carta nunca recibida)

D
os días después, Cecilia sangró.

Había sabido que iba a venir. Sus ciclos siempre eran


precedidos por un día de letargo, algunos calambres en el
vientre, y la sensación de haber comido demasiada sal.

Y aun así se había dicho que tal vez estaba malinterpretando las
señales. Tal vez se sentía cansada porque estaba cansada. No estaba
durmiendo bien. ¿Cómo iba a descansar correctamente con Edward al otro
lado de la cama?
En cuanto a los calambres, habían estado sirviendo pastel toda la
semana en el Cabeza del Diablo. Le habían dicho que no había fresas en el
relleno, pero ¿realmente podía confiar en la camarera de dieciséis años que
no podía dejar de mirar a los soldados elegantemente vestidos? Podría
haber habido una fresa en ese pastel. Incluso una sola semilla podría explicar
la incomodidad de Cecilia.

Y en cuanto a la sal, no tenía ninguna pista terrenal. Estaba cerca del


océano. Tal vez estaba respirando la cosa.

Pero entonces sangró. Y mientras lavaba sus paños cuidadosamente,


trató de no examinar la chispa de dolor que se produjo en su pecho al darse
cuenta de que no estaba encinta.
342
Página
Se sentía aliviada. Seguramente se sentía aliviada. Un niño habría
significado que tendría que atrapar a Edward en un matrimonio. Y aunque
una gran parte de ella siempre soñaría con una casa de campo en Kent
con adorables niños de ojos azules, estaba llegando a darse cuenta de que
este sueño tenía una base de realidad aún menor de lo que había pensado.

Era difícil imaginar que un matrimonio falso pudiera tener un período de


luna de miel, pero nada había sido igual desde que hubieron recibido la
noticia de la muerte de Thomas. Cecilia no era una idiota; sabía que ambos
estaban afligidos, pero no entendía cómo eso solo podía explicar el
incómodo abismo que había resquebrajado el mundo debajo de ellos.

Lo que pasaba con Edward era que todo había parecido tan fácil.
Como si hubiera estado esperando toda su vida entender quién era ella
realmente, y luego, cuando él abrió los ojos —no, fue más tarde, con su
primera conversación real—, lo supo. Era extraño, ya que todo su tiempo
con él había sido construido sobre una mentira, pero honestamente se había
sentido más como sí misma en su compañía que en cualquier otro momento
de su vida.

No era el tipo de cosa que uno se daba cuenta de inmediato. Tal vez
no hasta que se hubiera ido.

Y se había ido. Incluso cuando él había tratado de consolarla después


de que hubiera desempacado el baúl de Thomas, algo había estado fuera
de lugar. No había sido capaz de relajarse en sus brazos, probablemente
porque sabía que esto también era una mentira. Él había pensado que
estaba molesta por su hermano, pero lo que realmente le había atravesado
el corazón fue la constatación de que ahora tenía dinero suficiente para
comprar un billete en el Rhiannon.
Y ahora que sabía que no estaba embarazada…

Caminó hacia la ventana y balanceó su cadera en la repisa. Había una


ligera brisa en el aire, una bendita adición a la humedad que se había
establecido en la región. Observó las hojas agitándose en los árboles. No
había muchos; esta parte de Nueva York estaba bastante urbanizada. Pero
le gustaba la forma en que un lado de las hojas era más oscuro que el otro,
343
Página
le gustaba ver los colores cambiar de un lado a otro, de oscuro a claro, de
verde a verde.

Era viernes. Y con el cielo una alfombra de interminable azul, lo que


significaba que Rhiannon zarparía esa noche.
Debería estar a bordo.

No tenía ningún asunto en Nueva York. Su hermano estaba muerto,


enterrado en los bosques de Westchester. No podía visitar su tumba. No era
seguro, y de todos modos, de acuerdo con el Coronel Stubbs, no había una
señalización adecuada… nada con el nombre y la edad de Thomas, nada
proclamándolo un hermano querido o un hijo obediente.

Recordó el horrible día en que había recibido la carta del General


Garth. La cual había resultado provenir del Coronel Stubbs, en realidad, pero
eso importaba poco. Había perdido a su padre recientemente, y momentos
antes de abrir la misiva, había estado tan aterrada. Recordaba exacta-
mente en lo que había estado pensando: que si Thomas estaba muerto, no
le quedaría nadie en el mundo a quien amara.

Ahora Thomas estaba muerto. Y no había nadie más en el mundo a


quien se le tuviera permitido amar.

Edward eventualmente recuperaría su memoria. Estaba segura de eso.


Ya los pedazos y las piezas comenzaban a filtrarse. Y cuando lo hiciera…
Era mejor si le contaba la verdad antes de que la descubriera él mismo.

Él tenía una vida en Inglaterra, una que no la incluía. Tenía una familia
que lo adoraba a él y a una chica con la que se suponía se casara. Una
chica que, como él, era una aristócrata de principio a fin. Y cuando la
recordara —a la inimitable Billie Bridgerton—, recordaría por qué hacían tan
buena pareja.

Cecilia se apartó del alféizar de la ventana, agarrando su monedero


antes de salir por la puerta. Si se iba esta noche, tenía mucho que hacer, y
todo debía hacerse antes de que Edward regresara del cuartel del ejército.
344
Página
Lo primero y más importante, necesitaba comprar su pasaje. Luego
necesitaba empacar, aunque eso no llevaría mucho tiempo. Y finalmente,
necesitaba escribirle una carta a Edward.
Necesitaba hacerle saber que él era libre.

Se iría, y él podría continuar con su vida, la que estaba destinada a que


él dirigiera. La que él quisiera liderar. Quizás él aún no se había dado cuenta
de esto, pero lo haría, y no quería estar cerca de él cuando eso sucediera.
Había muchas maneras en que un corazón podía romperse. ¿Ver su rostro
cuando se diera cuenta de que pertenecía a otra persona?
Eso podría matarla por completo.

Miró el reloj de bolsillo que Edward tenía sobre la mesa para que sirviera
de reloj. Todavía tenía tiempo. Él había salido más temprano esa mañana;
una reunión con el Coronel Stubbs, había dicho, una que duraría todo el día.
Pero necesitaba moverse.

Esto estaba bien, se dijo a sí misma mientras bajaba las escaleras


apresuradamente. Esto era correcto. Había encontrado el dinero, y no
estaba embarazada. Claramente, no estaban destinados a estar juntos.
Propósito del día: Creer en el destino.

Pero cuando llegó a la recepción de la posada, oyó su nombre, gritado


en tonos urgentes.
—¡Señora Rokesby!

Se volvió. El destino, al parecer, se parecía muchísimo al posadero del


Cabeza del Diablo.

Había salido de detrás de su mostrador y estaba caminando hacia ella


con una expresión tensa. Detrás de él había una mujer elegantemente
ataviada.
El posadero se hizo a un lado.
—Esta gran dama esperaba ver al Capitán Rokesby.
345
Página
Cecilia se inclinó hacia un lado para ver mejor a la mujer, quien todavía
estaba algo oculta detrás de la corpulenta figura del posadero.

—¿Puedo ayudarla, señora? —dijo con una cortés reverencia—. Soy la


esposa del Capitán Rokesby.
Extraño cuán fácilmente se resbalaba de su lengua la mentira.

—Sí —dijo la mujer bruscamente, haciendo un gesto para que el


posadero se fuera.
El posadero obedeció rápidamente.
»Soy la señora Tryon —dijo la señora—. La madrina del Capitán Rokesby.

Cuando Cecilia tenía doce años, había sido obligada a interpretar el


papel de María en la obra de Navidad de su iglesia. Esto había requerido
que estuviera de pie frente a todos sus amigos y vecinos y recitara no menos
de veinte líneas de prosa, todas los cuales le habían sido religiosamente
repetidas por la esposa del vicario hasta aprenderlas. Pero cuando llegó el
momento de abrir su boca y anunciar que no estaba casada y no entendía
cómo podía estar encinta, se congeló. Su boca se abrió, pero su garganta
se cerró, y no importó cuántas veces la señora Pentwhistle le siseara las líneas
desde fuera del escenario. Cecilia solo no podía parecer mover las palabras
desde sus orejas a su cabeza a su boca.

Ese fue el recuerdo que ardió en la cabeza de Cecilia mientras miraba


el rostro de la estimable Margaret Tryon, esposa del Gobernador Real de
Nueva York, y madrina del hombre con el cual Cecilia estaba fingiendo estar
casada.
Esto era mucho peor.

—Señora Tryon —se las arregló para chillar Cecilia finalmente. Hizo una
reverencia. (Extra exagerada).
—Debe ser Cecilia —dijo la señora Tryon.

—Lo soy. Yo… eh… —Cecilia miró de manera impotente alrededor de


las mesas del comedor medio llenas. Este no era su hogar, y por lo tanto no
era la anfitriona aquí, pero parecía que debería ofrecerse para recibir a los
346
Página
invitados. Finalmente, puso una sonrisa tan brillante como pudo lograr y
dijo—: ¿Le gustaría sentarse?

La expresión de la señora Tryon cambió de disgusto a resignación, y con


una pequeña sacudida de su cabeza, hizo un gesto para que Cecilia se
uniera a ella en una mesa en un extremo de la habitación.

—Vine a ver a Edward —dijo la señora Tryon una vez que estuvieron
acomodadas.
—Sí —repitió Cecilia cuidadosamente—. Eso es lo que dijo el posadero.
—Estaba enfermo —declaró la señora Tryon.
—Lo estaba. Aunque no tanto enfermo sino herido.
—¿Y ha recuperado la memoria?
—No.
Los ojos de la señora Tryon se estrecharon.
—No se está aprovechando de él, ¿cierto?

—¡No! —exclamó Cecilia, porque no lo estaba. O más bien, no lo estaría


haciendo pronto. Y porque la idea de aprovecharse de la generosidad y el
honor de Edward ardían como un atizador en su corazón.
—Mi ahijado es muy querido para mí.
—También es muy querido para mí —dijo Cecilia suavemente.
—Sí, imagino que lo es.
Cecilia no tenía idea de cómo interpretar eso.

La señora Tryon comenzó a sacarse sus guantes con precisión militar,


haciendo una pausa solo para decir:
»¿Sabía que él tenía un acuerdo con una jovencita en Kent?
Cecilia tragó saliva.
—¿Se refiere a la señorita Bridgerton?
347
Página
La señora Tryon alzó la vista, y un reticente destello de admiración
—posiblemente por la honestidad de Cecilia— pasó por sus ojos.

—Sí —dijo ella—. No se trataba de un compromiso formal, pero era


esperado.
—Soy consciente de eso —dijo Cecilia. Mejor ser honesta.

—Habrían sido una pareja espléndida —prosiguió la señora Tryon, su voz


volviéndose casi conversacional. Pero solo casi. Había un atisbo de
desapego en sus palabras, una vaga nota aburrida de advertencia, como
diciendo: Tengo control, y no voy a renunciar a este.
Cecilia le creyó.

»Los Bridgerton y los Rokesby han sido amigos y vecinos durante


generaciones —prosiguió la señora Tryon—. La madre de Edward me ha
dicho en muchas ocasiones que era su mayor deseo que sus familias
estuvieran unidas.

Cecilia se mordió la lengua. No había nada que pudiera decir que no


la hiciera lucir como una mala persona.

La señora Tryon terminó con su segundo guante, y dejó escapar un


pequeño sonido; no realmente un suspiro, más como un tipo de sonido de
lamentablemente voy a cambiar de tema.
»Pero, por desgracia —dijo ella—, no lo va a ser.

Cecilia esperó por un momento imposiblemente largo, pero la señora


Tryon no dijo nada más. Finalmente, Cecilia se obligó a preguntar:
—¿Había algo en particular en lo que podría ayudarle?
—No.

Más silencio. La señora Tryon, se dio cuenta, lo empuñaba como un


arma.

—Yo… —Cecilia hizo un gesto impotente hacia la puerta. Había algo


acerca de esta mujer que la dejaba completamente inepta—. Tengo
recados por hacer —dijo finalmente.
348
Página
—Yo igual. —Las palabras de la señora Tryon fueron tajantes, y también
lo fueron sus movimientos cuando se puso de pie.

Cecilia la siguió hacia la puerta, pero antes de que pudiera despedirse,


la señora Tryon dijo:
»Cecilia… puedo llamarla Cecilia, ¿no es así?
Cecilia entrecerró sus ojos mientras se acostumbraba al sol.
—Por supuesto.

—Dado que el destino nos ha reunido esta tarde, siento que es mi deber
como madrina de su esposo impartir algunos consejos.
Sus ojos se encontraron.

»No le haga daño. —Las palabras eran simples, e ilustradas


crudamente.
—Nunca querría hacerlo —dijo Cecilia. Era la verdad.

—No, supongo que no. Pero siempre debe recordar que una vez estuvo
destinado para estar con otra persona.

Fue una declaración cruel, pero no cruelmente intencionada. Cecilia


no estaba segura de por qué sentía tanta certeza de eso. Quizás era el fino
velo de humedad en los ojos de la señora Tryon, quizás no era nada más
que instinto.
Quizás era solo su imaginación.
Era un recordatorio, no obstante. Estaba haciendo lo correcto.

Era media tarde antes de que Edward terminara sus reuniones en la


sede del ejército británico. El Gobernador Tryon había querido un recuento
completo sobre el tiempo de Edward en Connecticut, y el informe escrito
349
Página
que le había enviado al Coronel Stubbs el día anterior no había sido
considerado suficiente. Así que se había sentado con el Gobernador y le
había contado todo lo que ya había dicho tres veces antes. Suponía que
había algo de utilidad en esto, dado que Tryon esperaba liderar una serie
de redadas en la costa de Connecticut en unas pocas semanas.

La gran sorpresa, no obstante, ocurrió justo cuando Edward se estaba


yendo. El Coronel Stubbs lo interceptó en la puerta y le entregó una carta,
escrita en papel bueno, doblada dentro de un sobre, y sellada con cera.

—Es del Capitán Harcourt —dijo Stubbs bruscamente—. La dejó


conmigo en caso de que no regresara.
Edward miró el sobre fijamente.
—¿Para mí? —preguntó tontamente.

—Le pregunté si quería que le enviáramos algo a su padre, pero dijo


que no. No importa, de todos modos, supongo, dado que el padre murió
antes que el hijo. —Stubbs dejó escapar un suspiro cansino y ceñudo, y una
de sus manos se alzó para rascar su cabeza—. En realidad, no sé cuál de
ellos falleció primero, pero difícilmente hace la diferencia.

—No —acordó Edward, todavía mirando su nombre en la parte frontal


del sobre, escrito en la caligrafía ligeramente desordenada de Thomas. Los
hombres escribían cartas como esas todo el tiempo, pero generalmente
para sus familias.

—Si quiere algo de privacidad para leerla, puede usar la oficina al otro
lado del pasillo —ofreció Stubbs—. Greene se fue por el día, y Montby
también, así que no debería ser molestado.

—Gracias —dijo Edward reflexivamente. Sí que quería privacidad para


leer la carta de su amigo. No era todos los días que uno recibía mensajes de
los muertos, y no tenía idea de cómo podría reaccionar.

Stubss lo acompañó a la pequeña oficina, incluso yendo tan lejos como


para abrir la ventana para aliviar el aire cargado y sofocante. Dijo algo
mientras se marchaba y cerraba la puerta, pero Edward no lo notó. Se limitó
350
Página
a mirar el sobre, tomando una profunda respiración antes de finalmente
deslizar sus dedos debajo del sello de cera para abrirlo.

Querido Edward,

Si estás leyendo esto, seguramente esté muerto. Es extraño, en serio,


escribir esas palabras. Nunca he creído en fantasmas, pero en este
momento la idea es un consuelo. Creo que debería volver y perseguirte. Te
lo mereces después de ese episodio en Rhode Island con Herr Farmer y los
huevos.

Edward sonrió mientras recordaba. Había sido un día largo y aburrido,


y su búsqueda de un omelet había terminado con que fueran apedreados
con huevos por un granjero gordo gritándoles en alemán. Debería haber
sido una maldita tragedia —no habían comido una comida que no fuera
insípida y aburrida en días—, pero Edward no podía recordar un momento
en que se hubiera reído tanto. A Thomas le había llevado todo un día
sacarse la yema de su abrigo, y Edward se había estado sacando pedazos
de cáscara del cabello toda la noche.

Pero debería reír por última vez, porque voy a ponerme miserablemente
sensiblero y sentimental, y quizás incluso te obligaré a derramar alguna
lágrima por mí. Eso haría que me riera, sabes. Siempre has sido tan estoico.
Era solo tu sentido del humor lo que te hacía soportable.

Pero eras soportable, y deseo agradecerte por el regalo de la


verdadera amistad. Fue algo que otorgaste sin pensarlo, algo que
simplemente vino de adentro. No me avergüenza decir que paso la mitad
de mi vida en las colonias muy aterrado. Es demasiado fácil morir aquí. No
puedo expresar el consuelo que me dio saber que siempre tuve tu apoyo.
351
Página
Edward inhaló una bocanada de aire, y fue entonces que se dio
cuenta de lo cerca que estaba de las lágrimas. Podría haberle escrito las
mismas palabras a Thomas. Era lo que había hecho la guerra soportable. La
amistad, y el conocimiento de que había al menos otra persona que
valoraba tu vida tanto como la propia.

Y ahora debo imponer esa amistad una vez más. Por favor, cuida de
Cecilia. Estará sola ahora. Nuestro padre apenas cuenta. Escríbele, si lo
deseas. Dile lo que me sucedió para que la única noticia que reciba no sea
del ejército. Y si tienes la oportunidad, visítala. Ve que esté bien. Quizás
podrías presentársela a tu hermana. Creo que eso le gustaría a Cecilia. Sé
que descansaré más tranquilo sabiendo que podría tener la oportunidad de
conocer a personas nuevas y encontrar una vida fuera de Matlock Bath.
Una vez nuestro padre fallezca, no habrá nada para ella allí. Nuestro primo
tomará posesión de Marswell, y siempre ha sido del tipo empalagoso. No
quisiera que Cecilia dependiera de su generosidad y buena voluntad.

Ni Edward. Cecilia le había contado todo sobre Horace. Empalagoso


era un adjetivo apto.

Sé que es mucho pedirte esto. Derbyshire no es el fin del mundo —creo


que ambos sabemos que eso es aquí en Nueva York— pero estoy seguro de
que una vez que vuelvas a Inglaterra, lo último que desearás hacer es viajar
al norte hacia la región interior.

No, pero no tendría que hacerlo. No se sorprendería Thomas al saber


que Cecilia estaba a tan solo un cuarto de kilómetro de aquí, en la
habitación doce en el Cabeza del Diablo. Era algo realmente extraordinario
lo que había hecho, cruzar un océano para encontrar a su hermano. De
alguna manera, Edward pensaba que ni siquiera Thomas la hubiera
imaginado capaz de hacerlo.
352
Página
Entonces esta es la despedida. Y gracias. No hay nadie en quien confíe
más con el bienestar de mi hermana que tú. Y tal vez no te importará tanto
la tarea. Sé que solías leer sus cartas cuando yo no estaba. Honestamente,
¿creíste que no me daría cuenta?

Edward rio. No podía creer que Thomas lo hubiera sabido todo el


tiempo.

Te entrego la miniatura que tengo de ella. Creo que ella querría que la
tuvieras. Sé que sí.
Buena suerte, mi amigo.
Atentamente,
Thomas Harcourt

Edward miró la carta fijamente por tanto tiempo que su visión se nubló.
Thomas nunca había revelado que sabía del enamoramiento de Edward
con su hermana. Era casi mortificante pensar en eso. Pero, claramente, eso
le había divertido. Divertido, y tal vez…
¿Esperanzado?

¿Thomas había sido un casamentero en el fondo? Ciertamente, había


sonado de esa manera en su carta. Si hubiera querido que Edward se casara
con Cecilia…

¿Thomas podría haberle escrito a ella sobre eso? Ella había dicho que
él había hecho los arreglos para el matrimonio. Y si…

Edward sintió que la sangre abandonaba su rostro. ¿Y si Cecilia


realmente pensaba que estaban casados? ¿Y si ella no había estado
mintiendo en absoluto?
353
Página
Edward examinó la carta frenéticamente, buscando en vano una
fecha. ¿Cuándo había escrito esto Thomas? ¿Pudo haberle dicho a Cecilia
que hiciera los arreglos para una ceremonia por poderes, pero luego murió
antes de pedirle a Edward que hiciera lo mismo?

Se puso de pie. Tenía que regresar a la posada. Sabía que esto era
improbable, pero explicaría mucho. Y también era tiempo de que le contara
que su memoria había regresado. Necesitaba dejar de agitarse en su miseria
y simplemente preguntarle qué estaba pasando.

No corrió al Cabeza del Diablo, pero fue una caminata bastante


rápida.

—¡Cecilia!

Edward abrió la puerta de su habitación con más fuerza de la


necesaria. Pero en el momento en que hubo alcanzado el piso superior de
la posada, su sangre estaba circulando tan rápido y tan fuerte que
prácticamente se le salía el corazón. Su cabeza estaba llena de preguntas,
y su corazón estaba lleno de pasión, y en algún momento había decidido
que no le importaba lo que ella había hecho. Si lo había engañado, debía
haber tenido una razón. La conocía. La conocía. Era una persona tan buena
y tan bella como ninguna que hubiera caminado sobre esta tierra, y tal vez
ella no había dicho las palabras, pero sabía que lo amaba.
Casi tanto como la amaba él.
»¿Cecilia?

Dijo su nombre de nuevo a pesar de que era obvio que no estaba allí.
Maldición. Ahora iba a tener que cruzarse de brazos y esperar. Podría estar
en cualquier lado. Con frecuencia iba y venía, hacía recados y daba
caminatas. Había hecho menos de esto desde que la búsqueda de su
354
Página
hermano había terminado, pero aun así no le gustaba permanecer
encerrada todo el día.
Tal vez había dejado una nota. A veces lo hacía.

Sus ojos recorrieron la habitación, moviéndose más lentamente por los


planos fijos de las mesas. Allí estaba. Una hoja de papel doblada tres veces
y parcialmente escondida debajo de la palangana vacía para que no
saliera volando.
A Cecilia siempre le gustaba dejar la ventana abierta.
Edward desdobló el papel, y por una fracción de segundo se sintió
confundido por la gran cantidad de palabras en la página, muchas más de
las que se necesitaban para hacerle saber cuándo regresaría.
Entonces comenzó a leer.

Querido Edward,

Soy una cobarde, una terrible, porque sé que debería decir estas
palabras en persona. Pero no puedo. No creo que pueda lograr terminar el
discurso, y tampoco creo que tenga el tiempo.
Tengo tanto que confesarte, difícilmente sé por dónde empezar.
Supongo que debe ser con el hecho más destacado. No estamos casados.

No tuve la intención de llevar a cabo tal falsedad. Te lo prometo,


comenzó por la más desinteresada de las razones. Cuando escuché que
estabas en el hospital, supe que debía ir y cuidar de ti, pero se me prohibió
la entrada, me dijeron que, debido a tu rango y posición, solo se les permitiría
verte los miembros de tu familia. No estoy segura de qué se apoderó de mí,
no pensé que fuera tan impulsiva, pero por otro lado, lancé todas las
preocupaciones por la borda y vine a Nueva York. Estaba tan enojada. Solo
355
Página
quería ayudar. Y antes de darme cuenta, grité que era tu esposa. Hasta el
día de hoy, no estoy segura de por qué alguien me creyó.

Me dije que revelaría la verdad cuando despertaras. Pero luego todo


salió mal. No, no mal, solo extraño. Te despertaste y no tenías memoria. Más
extraño todavía, parecías saber quién era yo. Todavía no entiendo cómo
me reconociste. Cuando recuperes la memoria —y sé que lo harás, debes
tener fe— sabrás que nunca nos habíamos conocido. No en persona. Sé que
Thomas te mostró su miniatura de mí, pero sinceramente, no hay un gran
parecido. No hay ninguna razón por la que deberías haberme reconocido
cuando abriste los ojos.

No quería decirte la verdad delante del médico y del Coronel Stubbs.


No creía que me permitirían quedarme, y sentía que todavía necesitabas
de mi cuidado. Luego, más tarde esa noche, algo quedó muy claro. El
ejército estaba mucho más dispuesto de ayudar a la señora Rokesby en la
búsqueda de su hermano que a la señorita Harcourt.

Te usé. Usé tu nombre. Por eso me disculpo. Pero confesaré que a pesar
de que voy a cargar con mi remordimiento hasta el fin de mis días, no me
puedo arrepentir de mis acciones. Necesitaba encontrar a Thomas. Era todo
lo que me quedaba.

Pero ahora él se ha ido, y por ende mi razón para estar en Nueva York.
Como no estamos casados, creo que es apropiado y lo mejor que regrese
a Derbyshire. No me casaré con Horace; nada me hundirá tan bajo, te lo
aseguro. Enterré la plata en el jardín antes de irme; era de mi madre y, por
lo tanto, no forma parte de la herencia. Debo encontrar un comprador. No
necesitas preocuparte por mi bienestar.

Edward, eres todo un caballero, el hombre más honorable que he


conocido. Si me quedo en Nueva York, insistirás en que me has
comprometido, en que debes casarte conmigo. Pero no puedo pedirte eso.
Nada de esto fue tu culpa. Creías que estábamos casados, y te
comportaste como lo haría un esposo. No deberías ser castigado por mi
engaño. Tienes una vida esperándote en Inglaterra, una que no me incluye.
356
Página
Lo único que pido es que no hables de esto. Cuando llegue el día en
que pueda casarme, le contaré a mi prometido lo que sucedió aquí. No
podría vivir conmigo misma si no lo hiciera. Pero hasta entonces, creo que
es mejor si el mundo continúa viéndome simplemente como
Tu amiga,
Cecilia Harcourt

Posdata: no tienes que preocuparte por las perdurables repercusiones


de nuestro tiempo juntos.

Edward estaba de pie en el centro de la habitación, totalmente


congelado. ¿Qué demonios fue eso? Qué quiso decir ella con…

Rebuscó para encontrar la parte de la carta que estaba buscando. Allí


estaba. No creía que tuviera tiempo de decírselo en persona.
La sangre abandonó su rostro.
El Rhiannon. Estaba en el puerto. Iba a salir al anochecer.
Cecilia había reservado el pasaje. Estaba seguro de eso.

Miró el reloj de bolsillo que había dejado sobre la mesa para que sirviera
de reloj de ambos. Tenía tiempo. No mucho, pero lo suficiente.
Tendría que ser suficiente. Su mundo entero dependía de eso.
357
Página
No he escuchado de ti en tanto tiempo, Thomas. Sé que no debería preocuparme,
que hay docenas de maneras para que tus cartas estén retrasadas, pero no puedo evitarlo.
¿Sabías que marco el calendario para llevar un registro de nuestra correspondencia? Una
semana para que mi carta sea puesta en un barco, cinco semanas para cruzar el Atlántico,
otra semana para llegar hasta ti. Luego una semana para que tu carta sea puesta en un
barco, tres semanas para cruzar el Atlántico (¿ves? Estaba escuchando cuando me dijiste
que es más rápido viajar al este), luego una semana para que llegue a mí. ¡Son tres meses
para recibir una respuesta para una simple pregunta!

Por otro lado, tal vez no haya preguntas simples. O si las hay, carecen de respuestas
simples.

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas (carta nunca recibida)

E
l Rhiannon era notablemente similar al Lady Miranda, y Cecilia no
tuvo dificultad para localizar su camarote. Cuando había
comprado su boleto unas horas antes, le habían dicho que estaría
compartiendo su camarote con una señorita Alethea Finch, quien había
estado sirviendo como institutriz para una prominente familia de Nueva York
y ahora iba a retornar a casa. No era raro que totales desconocidos
compartieran alojamiento en tales viajes. Cecilia lo había hecho en el
camino hacia acá; se había llevado bastante bien con su compañera de
viaje y había lamentado despedirse cuando habían atracado en Nueva
York.

Cecilia se preguntaba si la señorita Finch era irlandesa o, como ella,


simplemente estaba ansiosa de subirse al primer barco de regreso a las Islas
Británicas y no le importaba tener que hacer una parada antes de llegar a
Inglaterra. La propia Cecilia no estaba segura de cómo iba a llegar a casa
358
Página
desde Cork, pero ese obstáculo parecía diminuto comparado con el
desafío más grande de hacerse cruzar el Atlántico. Probablemente habría
barcos navegando desde Cork hasta Liverpool, o si no, podría viajar a Dublín
y navegar desde allí.

Se había hecho llegar desde Derbyshire hasta Nueva York, por el amor
del cielo. Si pudo hacer eso, podía hacer cualquier cosa. Era fuerte. Era
poderosa.
Estaba llorando.
Maldición, tenía que dejar de llorar.
Hizo una pausa en el estrecho corredor fuera del camarote para tomar
un respiro. Al menos no estaba sollozando. Todavía podía comportarse sin
atraer mucha atención. Pero cada vez que pensaba que había tomado el
control de sus emociones, sus pulmones parecían sacudirse, e inhalaba una
inesperada respiración, pero sonaba como un ahogo, y entonces sus ojos le
picaban, y entonces…
Detente. Tenía que dejar de pensar en eso.
Propósito del día: No llorar en público.
Suspiró. Quería un nuevo propósito.

Tiempo de avanzar. Con una fortificante respiración, pasó la mano


sobre sus ojos y empujó la manija de la puerta de su camarote.
Estaba bloqueada.

Cecilia parpadeó, momentáneamente perpleja. Luego tocó,


estimando que su compañera de camarote había llegado antes que ella.
Era prudente que una mujer sola bloqueara su puerta. Habría hecho lo
mismo.

Esperó un momento, luego tocó de nuevo, y finalmente la puerta se


abrió, pero solo parcialmente. Una mujer delgada de mediana edad se
asomó. Llenaba la mayor parte de la estrecha abertura, así que Cecilia no
podía ver mucho del camarote detrás de ella. Parecía que había dos literas,
una arriba y una abajo, y un baúl estaba abierto en el suelo. Sobre la única
359
Página
mesa, un farol había sido encendido. Claramente, la señorita Finch había
estado desempacando.
—¿Puedo ayudarle?
Cecilia estampó una expresión amistosa en su rostro y dijo:
—Creo que vamos a compartir este camarote.
La señorita Finch la consideró con un porte contraído, luego dijo:
—Está equivocada.

Bueno. Eso era inesperado. Cecilia miró de regreso a la puerta, la cal


estaba abierta contra la cadera de la señorita Finch. Un soso “8” de latón
había sido clavado en la madera.

—Camarote ocho —dijo Cecilia—. Usted debe ser la señorita Finch.


Vamos a ser compañeras de habitación. —Era difícil reunir la energía para
ser sociable, pero sabía que debía intentarlo, así que se movió de arriba
abajo en una educada reverencia y dijo—: Soy la señorita Cecilia Hartcourt.
¿Cómo le va?
Los labios de la mujer mayor se aplanaron.
—Me hicieron creer que no estaría compartiendo este camarote.

Cecilia le echó un vistazo primero a una litera, luego a la otra.


Claramente, era una habitación para dos.
—¿Reservó un camarote para usted sola? —preguntó. Había
escuchado que la gente a veces lo hacía, a pesar de que tenían que pagar
doble.
—Me dijeron que no tenía compañera de camarote.

Lo cual no era la respuesta a lo que Cecilia había preguntado. Pero a


pesar de que su propio humor estaba agitándose entre negro y azul,
mantuvo su temperamento bajo control. Iba a tener que compartir un
camarote extremadamente pequeño con esta mujer por al menos tres
semanas. Así que invocó su mejor aproximación a una sonrisa y dijo:
360
Página
—Acabo de reservar el pasaje esta tarde.
La señorita Finch retrocedió con obvia desaprobación.

—¿Qué clase de mujer reserva pasaje para cruzar el Atlántico el día de


partida?
La mandíbula de Cecilia se tensó.

—Mi clase de mujer, supongo. Mis planes cambiaron abruptamente, y


fui lo suficientemente afortunada de encontrar un barco que partiera
inmediatamente.

La señorita Finch resopló. Cecilia no estaba segura de cómo interpretar


eso, aparte del obvio hecho de que no era elogioso. Pero la señorita Finch
finalmente retrocedió, permitiendo a Cecilia entrar al pequeño camarote.

—Como puede ver —dijo la señorita Finch—, he desempacado mis


pertenencias en la litera inferior.
—Estoy más que feliz de dormir en la de arriba.
La señorita Finch resopló de nuevo, un poco alto.

—Si se marea, tendrá que salir de la habitación. No tendré el olor aquí


adentro.
Cecilia sintió que su determinación hacia la educación se deslizaba.
—Acordado. Siempre y cuando usted haga lo mismo.
—Espero que no ronque.
—Si lo hago, nadie me ha hablado al respecto.
La señorita Finch abrió la boca, pero Cecilia la interrumpió con:
»Estoy segura de que usted me dirá si lo hago.
La señorita Finch abrió la boca de nuevo, pero Cecilia añadió:

»Y le agradeceré por ello. Parece la clase de cosa que uno debería


saber sobre sí mismo, ¿no le parece?
361
Página
La señorita Finch retrocedió.
—Es usted muy impertinente.

—Y usted está parada en mi camino. —La habitación era muy


pequeña, y Cecilia no había entrado completamente; era casi imposible
hacerlo mientras la otra mujer tenía su baúl abierto en el suelo.
—Esta es mi habitación —dijo la señorita Finch.

—Es nuestra habitación —casi gruñó Cecilia—, y apreciaría si moviera


su baúl así puedo entrar.

—¡Bien! —La señorita Finch cerró su baúl de golpe y lo metió debajo de


su cama—. No sé dónde pondrá su baúl, pero no creo que pueda ocupar
la mitad del suelo si yo no puedo.

Cecilia no tenía un baúl, solo su gran bolsa de viaje, pero parecía que
había una razón para insistir en ello.
»¿Eso es todo lo que tiene?
Especialmente ya que la señorita Finch parecía ansiosa por insistirle.
Cecilia trató de respirar tranquilamente.

—Como dije, tuve que irme muy repentinamente. No había tiempo


para empacar un baúl apropiado.

La señorita Finch la miró por encime de su huesuda nariz e hizo otro de


esos sonidos olfativos. Cecilia resolvió pasar el mayor tiempo posible en
cubierta.

Había una pequeña mesa clavada al pie de la cama, con suficiente


espacio debajo para la bolsa de Cecilia. Quitó las pocas cosas que pensó
que podría desear tener en su litera y luego pasó al lado de la señorita Finch
para poder subir y ver dónde estaría durmiendo.
—No pise mi cama para subir a su litera.
Cecilia se detuvo, contó hasta tres en su cabeza, entonces dijo:
—Limitaré mis movimientos a la escalera.
362
Página
—Voy a quejarme con el Capitán sobre usted.

—Por favor —dijo Cecilia con un grandioso movimiento de su brazo.


Subió otro peldaño y echó un vistazo. Su litera estaba bien cuidada y
ordenada, y aunque no tuviera mucho espacio, al menos no tendría que
mirar a la señorita Finch.
—¿Es usted una ramera?
Cecilia se dio la vuelta, casi perdiendo el equilibrio en la escalera.
—¿Qué acaba de preguntar?

—¿Es usted una ramera? —repitió la señorita Finch, puntuando cada


palabra con una dramática pausa—. No se me ocurre ninguna otra razón…

—No, no soy una ramera —espetó Cecilia, muy consciente de que la


odiosa mujer probablemente no estaría de acuerdo si supiera los eventos
del mes pasado.
—Porque no voy a compartir habitación con una puta.

Cecilia enloqueció. Simplemente enloqueció. Había mantenido la


compostura con la muerte de su hermano, con la revelación de que el
Coronel Stubbs le había mentido en el rostro ante su dolor y preocupación.
Incluso se las había arreglado para no desmoronarse mientras dejaba al
único hombre que amaría alguna vez, y ahora estaba poniendo un maldito
océano entre ellos, y él la iba a odiar, ¿y esta horrible y desdichada mujer la
estaba llamando puta?

Saltó de la escalera, se acercó a zancadas a la señorita Finch y la


agarró por el cuello.

—No sé qué clase de veneno ingirió esta mañana —borboteó—, pero


ya he tenido suficiente. Pagué mucho dinero por mi mitad de este
camarote, y a cambio espero un poco de civilidad y buena educación.
—¡Buena educación! ¿De una mujer que ni siquiera posee un baúl?
—¿Qué demonios significa eso?
La señorita Finch levantó los brazos y gritó como un alma en pena.
363
Página
—¡Y ahora invoca el nombre de Satanás!

Oh. Querido. Dios. Cecilia había entrado en el infierno. Estaba segura


de ello. Tal vez este era su castigo por mentirle a Edward. Tres semanas… tal
vez un mes entero con esta arpía.

»¡Me niego a compartir un camarote con usted! —gritó la señorita


Finch.

—Le aseguro que nada me gustaría más que concederle su deseo,


pero…
Llamaron a la puerta.

—Espero que sea el Capitán —dijo la señorita Finch—. Probablemente


la oyó gritar.
Cecilia la miró con disgusto.

—¿Por qué demonios estaría aquí el Capitán? —Carecían de escotilla,


pero por el movimiento del barco se dio cuenta de que ya habían
abandonado el muelle. Seguramente el Capitán tenía mejores cosas que
hacer que arbitrar una pelea de gatas.

El crujiente golpe de nudillos contra madera fue reemplazado por un


puño, seguido de un grito de:
—¡Abre la puerta!
Era una voz que Cecilia conocía muy bien.
Se puso pálida. En verdad, sintió la sangre dejar su rostro. Su boca se
aflojó por la sorpresa mientras se giraba hacia el pulsante plano de la puerta.
»¡Abre la condenada puerta, Cecilia!
La señorita Finch jadeó y se giró para mirarla.
—Ese no es el Capitán.
—No…
364
Página
—¿Quién es? ¿Sabe quién es? Podría estar aquí para atacarnos. Oh
Dios, oh Dios mío… —La señorita Finch se movió con sorprendente agilidad
mientras saltaba detrás de Cecilia, usándola como escudo humano para
cualquier monstruo que pensara que iba a atravesar la puerta.

—No nos va a atacar —dijo Cecilia con voz aturdida. Sabía que
debería hacer algo; deshacerse de la señorita Finch, abrir la puerta; pero
estaba congelada, tratando de encontrarle sentido a lo que claramente
era una imposibilidad.

Edward estaba aquí. En el barco. En el barco que había dejado el


puerto.
»Dios mío —jadeó.
—Oh, ahora está preocupada —espetó la señorita Finch.

El barco se estaba moviendo. Se estaba moviendo. Cecilia había visto


a la tripulación desenrollar las gruesas cuerdas de los amarres mientras
cruzaba la cubierta. Había sentido que se alejaban del muelle, reconocía el
familiar terreno y balanceo mientras salían de la bahía hacia el Atlántico.

Edward estaba en el barco. Y como era poco probable que nadara


de regreso a la orilla, eso significaba que había desertado su puesto, y…
Más golpes, más fuertes esta vez.
—¡Abre esta puerta ahora mismo o te juro que la derribaré!
La señorita Finch lloriqueó algo sobre su virtud.
Y Cecilia finalmente susurró el nombre de Edward.
—¿Lo conoce? —acusó la señorita Finch.
—Sí, es mi… —¿Qué era? No era su esposo.

—Bueno, entonces abra la puerta. —La señorita Finch le dio un fuerte


empujón, atrapando a Cecilia con la guardia lo suficientemente baja como
para hacerla tropezar hacia la pared más lejana—. Pero no lo deje entrar
—ladró—. No permitiré que un hombre entre aquí. Sáquelo y atienda sus…
365
Página
sus… —Sus dedos hacían movimientos repugnantes como en el piano
delante de ella—. Sus asuntos —terminó finalmente—. Hágalo en otra parte.
—¡Cecilia! —gritó Edward.
—¡Va a romper la puerta! —chilló la señorita Finch—. ¡Apúrese!

—¡Me estoy apurando! —El camarote medía solo dos metros y medio
de ancho, lo cual no era suficiente como para que apresurarse marcara la
diferencia, pero Cecilia se dirigió a la puerta y puso sus dedos en la
cerradura.
Y se congeló.
—¿Qué está esperando? —exigió la señorita Finch.
—No lo sé —susurró Cecilia.
Edward estaba aquí. La había seguido. ¿Qué significaba eso?
—¡CECILIA!

Abrió la puerta, y por un bendito momento, el tiempo se detuvo.


Contempló su visión en el umbral, su mano en un puño aún levantado para
golpear la puerta. No llevaba sombrero, y su cabello estaba muy
despeinado y revuelto.
Lucía… salvaje.
—Estás usando tu uniforme —dijo estúpidamente.
—Tú —dijo él, señalándola con el dedo—, estás en tantos problemas.
La señorita Finch soltó un grito alegre.
—¿Va a arrestarla?

Edward apartó la mirada de Cecilia durante el tiempo suficiente para


espetar un incrédulo:
—¿Qué?

—¿Va a arrestarla? —La señorita Finch corrió hasta estar detrás de


Cecilia—. Creo que es una…
366
Página
Cecilia le dio un codazo en las costillas. Por su propio bien. No se sabía
cómo reaccionaría Edward si la señorita Finch la llamaba puta delante de
él.
Edward miró a la señorita Finch con impaciencia.
—¿Quién es esa? —exigió él.
—¿Quién es usted? —disparó a modo de respuesta la señorita Finch.
Edward movió la cabeza hacia Cecilia.
—Su esposo.
Cecilia trató de contradecirlo.
—No, tú…
—Lo seré —gruñó él.
—Esto es muy irregular —dijo la señorita Finch con un bufido.
Cecilia se dio la vuelta.
—¿Podría usted amablemente retroceder? —siseó.

—¡Bien! —dijo la señorita Finch enfadada. Hizo un gran espectáculo de


dar los tres pasos que dio para llegar a su litera.
Edward inclinó la cabeza hacia la señora mayor.
—¿Tu amiga?
—No —dijo Cecilia enfáticamente.
—Ciertamente no —dijo la señorita Finch.
Cecilia le disparó una mirada irritada antes de volver a Edward.
—¿No recibiste mi carta?
—Por supuesto que recibí tu carta. ¿Por qué demonios estaría aquí?
—No dije qué barco…
—No fue tan difícil descifrarlo.
367
Página
—Pero tú… tu comisión… —Cecilia luchó por las palabras. Era un oficial
del Ejército de Su Majestad. No podía simplemente irse. Lo enviarían a un
tribunal militar. Santo Dios, ¿podrían colgarlo? No colgaban a los oficiales
por desertar, ¿verdad? Y ciertamente no a los de familias como los Rokesby.

—Tuve tiempo suficiente para arreglar las cosas con el Coronel Stubbs
—dijo Edward en tono cortés—. Apenas.
—No-No sé qué decir.
Su mano envolvió la parte superior de su brazo.
—Dime algo —dijo él en voz muy baja.
Ella dejó de respirar.

Y luego miró por encima de su hombro a la señorita Finch, quien seguía


el debate con ávido interés.
—¿Le importaría darnos un poco de privacidad? —gruñó él.

—Este es mi camarote —dijo ella—. Si desea privacidad, tendrá que


encontrarla en otra parte.

—Oh, por el amor de Dios —soltó Cecilia, girando para enfrentar a la


odiosa mujer—, puede encontrar suficiente bondad en su corazón de piedra
para darme un momento con… —Tragó, su garganta cerrándose sobre sus
palabras—. Con él —terminó finalmente, moviendo la cabeza hacia
Edward.
—¿Está casada? —preguntó la señorita Finch remilgadamente.

—No —respondió Cecilia, pero eso no tuvo mucha fuerza dado que
Edward dijo:
—Sí —exactamente al mismo tiempo.

La señorita Finch movió su mirada del uno al otro. Sus labios estaban
apretados, y sus cejas se elevaban en dos arcos poco atractivos.
—Voy a buscar al Capitán —anunció.
—Hágalo —dijo Edward, prácticamente empujándola por la puerta.
368
Página
La señorita Finch chilló mientras salía al pasillo a tropezones, pero si tenía
algo más que decir, fue interrumpida cuando Edward le cerró la puerta en
el rostro.
Y la cerró con llave.
369
Página
Estoy yendo a buscarte

—de Cecilia Harcourt para su hermano Thomas (carta nunca enviada)

E
dward no estaba de buen humor.

Generalmente, un hombre necesitaba más de tres horas


para desarraigar su vida y partir a otro continente. Tal como
estaban las cosas, apenas había tenido tiempo de empacar su
baúl y asegurarse la autorización para salir de Nueva York.

Para cuando llegó a los muelles, la tripulación del Rhiannon se estaba


preparando para la salida. Edward prácticamente tuvo que saltar sobre el
agua para abordar el barco, y habría sido retirado a la fuerza si no hubiera
restregado el pedido del Coronel escrito a toda prisa en el rostro del
segundo al mando del Capitán, asegurándose una plaza.

O quizás solo un lugar en la cubierta. El hombre del Capitán dijo que ni


siquiera estaba seguro de tener una hamaca de repuesto.

No importaba. Edward no necesitaba mucho espacio. Todo lo que


tenía era la ropa en su espalda, algunas libras en sus bolsillos…
Y un gran agujero negro donde solía estar su paciencia.
Así que cuando se abrió la puerta del camarote de Cecilia…

Uno podría haber pensado que se habría sentido aliviado de verla. Uno
podría haber pensado, dada la profundidad de sus sentimientos, dado el
pánico que lo había impulsado durante toda la tarde, que se habría
370
Página
desplomado de alivio al ver esos hermosos ojos de espuma de mar,
mirándolo con asombro.
Pero no.
Era todo lo que podía hacer para no estrangularla.

—¿Por qué estás aquí? —susurró ella, una vez que él finalmente hubiera
sacado a la condenada señorita Finch de la habitación.
Por un momento, solo pudo mirar.
—No me estás preguntando eso en serio.
—Yo…
—Me dejaste.
Ella sacudió su cabeza.
—Te liberé.
Resopló ante eso.
—Me has tenido preso por más de un año.

—¿Qué? —Su respuesta fue más movimiento que sonido, pero Edward
no tenía ganas de explicar. Se dio vuelta, su respiración entrecortada
mientras se pasaba la mano por el cabello. Maldita sea, ni siquiera llevaba
su sombrero. ¿Cómo había sucedido eso? ¿Se había olvidado de
ponérselo? ¿Se había volado mientras corría hacia el barco?

La querida mujer lo tenía en una encrucijada. Ni siquiera estaba seguro


de si su baúl había subido a bordo. Por lo que sabía, había embarcado en
un viaje de un mes sin cambio de ropa interior.
»¿Edward? —Su voz provino desde detrás de él, pequeña y vacilante.
—¿Estás embarazada? —preguntó.
—¿Qué?
Dio media vuelta y lo repitió, con aún más precisión.
371
Página
—Estás. Embarazada.

—¡No! —Ella negó con la cabeza en un movimiento casi frenético—. Te


dije que no lo estaba.
—No sabía si… —Se detuvo. Interrumpiéndose a sí mismo.
—¿No sabías si qué?

No sabía si podía confiar en ella. Eso era lo que había estado a punto
de decir. Excepto que no era verdad. Sí que confiaba en ella. En esto, al
menos. No, en esto, especialmente. Y su instinto inicial —el que lo incitaba a
cuestionar su palabra— no era más que un demonio en su hombro,
queriendo atacar. Herir.

Porque ella lo había herido. No porque ella hubiera mentido; suponía


que podía entender cómo había sucedido todo eso. Pero ella no había
tenido fe. No había confiado en él. ¿Cómo podía haber pensado que huir
era lo correcto? ¿Cómo podía haber pensado que no le importaba?

»No estoy embarazada —dijo ella en una voz tan baja con urgencia
que fue casi un susurro—. Te lo prometo. No mentiría sobre tal cosa.
—¿No? —Su demonio, al parecer, se negaba a renunciar a su voz.
—Lo prometo —dijo ella de nuevo—. No te haría eso.
—¿Pero harías esto?
—¿Esto? —repitió ella.
Dio un paso hacia ella, todavía furioso.
—Me dejaste. Sin palabras.
—¡Te escribí una carta!
—Antes de huir del continente.
—Pero yo…
—Huiste.
—¡No! —gritó ella—. No, no lo hice. Yo…
372
Página
—Estás en un barco —explotó—. Esa es la definición misma de huir.
—¡Lo hice por ti!

Su voz era tan fuerte, tan llena de afligida tristeza que fue silenciado
momentáneamente. Ella lucía casi quebradiza, sus brazos a sus costados,
manos apretadas en pequeños puños desesperados.
››Lo hice por ti —dijo de nuevo, más suave esta vez.
Sacudió la cabeza.

—Entonces deberías haberme malditamente consultado para ver si era


lo que quería.

—Si me quedaba —dijo, con la lenta y pesada cadencia de alguien


que trataba de hacerle entender algo al otro desesperadamente—, habrías
insistido en casarte conmigo.
—En efecto.

—¿Crees que eso era lo que quería? —prácticamente gritó—. ¿Crees


que me gustaba escabullirme mientras no estabas? ¡Te estaba evitando
tener que hacer lo correcto!

—Escúchate —espetó—. ¿Evitándome tener que hacer lo correcto?


¿Cómo podrías pensar que quisiera hacer algo más? ¿Me conoces en
absoluto?
—Edward, yo…
—Si es lo correcto —espetó—, entonces debería hacerlo.

—Edward, por favor, debes creerme. Cuando recuperes tu memoria,


comprenderás…
—Recuperé mi memoria hace días —interrumpió.
Ella se congeló.

No era un hombre tan noble como para no experimentar una pequeña


punzada de satisfacción por eso.
373
Página
—¿Qué? —dijo ella finalmente.
—Recuperé…
—¿No me lo dijiste? —Su voz era tranquila, peligrosamente tranquila.
—Recién nos habíamos enterado de lo de Thomas.
—¿No me lo dijiste?
—Estabas afligida…
Ella lo golpeó en el hombro.
—¿Cómo pudiste esconderme eso?
—¡Estaba enojado! —rugió—. ¿No tenía derecho de ocultarte algo?

Ella se tambaleó hacia atrás, abrazando sus brazos a su cuerpo. Su


angustia era palpable, pero no pudo evitar avanzar, golpeando su dedo
índice contra su clavícula con fuerza.

»Estaba tan malditamente furioso contigo que casi no podía ver bien.
Pero hablando de hacer lo correcto, pensé que sería más amable si
esperaba confrontarte hasta después de que hubieras tenido unos días para
llorar a tu hermano.

Los ojos de ella se agrandaron, y sus labios temblaron, y su postura —de


alguna manera tensa y floja al mismo tiempo—, a Edward le recordó a un
ciervo que casi había matado años atrás, mientras cazaba con su padre.
Uno de ellos había pisado una ramita, y las grandes orejas del animal se
habían puesto alerta y girado. No se movió, no obstante. Permaneció allí por
lo que se sintió como una eternidad, y Edward había tenido la más extraña
sensación de que estaba contemplando su existencia.
No había disparado. No había podido hacerlo.
Y ahora…
El diablo en su hombro se escabulló.

»Deberías haberte quedado —dijo en voz baja—. Deberías haberme


dicho la verdad.
374
Página
—Estaba asustada.
Estaba estupefacto.
—¿De mí?
—¡No! —Ella bajó la mirada, pero la escuchó susurrar—: De mí misma.

Pero antes de que pudiera preguntarle a qué se refería, tragó


trémulamente y dijo:
»No tienes que casarte conmigo.

No podía creer que ella todavía estuviera pensando que eso era
posible.
—Oh, no, ¿verdad?
—No te retendré —balbuceó a medias—. No hay nada para retenerte.

—¿No lo hay? —Dio un paso hacia ella, porque ya era tiempo de que
eliminaran la distancia entre ellos, pero se detuvo cuando se dio cuenta de
lo que vio en sus ojos.
Dolor.
Lucía tan insoportablemente triste, y eso lo destrozó.
—Amas a alguien más —susurró ella.
Espera… ¿Qué?
Tardó un momento en darse cuenta de que no lo había dicho en voz
alta. ¿Se había vuelto loca?
—¿De qué estás hablando?

—Billie Bridgerton. Se supone que te cases con ella. No creo que lo


recuerdes, pero…

—No estoy enamorado de Billie —la interrumpió. Se pasó la mano por


su cabello. Luego se giró hacia la pared mientras dejaba escapar un grito
de frustración. Buen Dios, ¿de eso se trataba todo esto? ¿Su vecina en casa?
375
Página
Y entonces Cecilia dijo, realmente dijo:
—¿Estás seguro?

—Por supuesto que estoy seguro —replicó—. Ciertamente, no voy a


casarme con ella.

—No, creo que sí —dijo ella—. No creo que hayas recuperado tu


memoria por completo, pero lo dijiste tanto en tus cartas. O al menos Thomas
lo hizo, y luego tu madrina…
—¿Qué? —Se dio la vuelta—. ¿Cuándo hablaste con la tía Margaret?
—Hoy. Pero yo…

—¿Te buscó? —Porque por Dios, si su madrina había insultado a Cecilia


de alguna manera…

—No. Fue completamente por casualidad. Había ido a verte, y resultó


que yo estaba saliendo para ir a comprar mi boleto…
Gruñó.

Ella retrocedió un paso. O más bien lo intentó. Claramente, se había


olvidado que ya estaba contra el borde de la litera.

»Pensé que sería grosero no sentarme con ella —dijo—. Aunque debo
decir que fue muy incómodo interpretar a la anfitriona en una casa pública.

Edward se quedó quieto por un momento, luego, para su asombro,


sintió que sus labios se partían en una sonrisa.
—Dios, me hubiera encantado haber visto eso.
Cecilia lo miró un poco de soslayo.
—Es mucho más entretenido en retrospectiva.
—Estoy seguro.
—Es aterradora.
—Lo es.
376
Página
—Mi madrina era una anciana de la parroquia —murmuró Cecilia—.
Me tejía medias todos los años para mi cumpleaños.
Consideró esto.

—Estoy bastante seguro de que Margaret Tryon nunca ha tejido un par


de medias en su vida.
Un pequeño gruñido se formó en la garganta de Cecilia antes de decir:
—Probablemente sería ridículamente competente si lo intentara.
Edward asintió, su sonrisa ahora llegando a sus ojos.

—Probablemente. —Le dio un pequeño empujón para que ella se


sentara en la litera, y luego se sentó junto a ella—. Sabes que me voy a casar
contigo —dijo—. No puedo creer que pensaras que haría lo contrario.

—Por supuesto que pensé que insistirías en casarte conmigo


—respondió—. Es por eso que me fui. Para que no tuvieras que hacerlo.
—Eso es lo más ridí…
Ella colocó su mano sobre su hombro para silenciarlo.

—Nunca me habrías llevado a la cama si pensabas que no estábamos


casados.
No la contradijo.
Ella negó con la cabeza tristemente.
»Te acostaste conmigo bajo falsas pretensiones.

Trató de no reírse, realmente lo hizo, pero en cuestión de segundos la


cama temblaba con su alegría.
»¿Te estás riendo? —preguntó ella.

Asintió, aferrándose a su cintura mientras su pregunta desataba otra


ola de alegría.
—“Te acostaste conmigo bajo falsas pretensiones”. —Se ahogó.
377
Página
Cecilia frunció el ceño, contrariada.
—Bueno, lo hiciste.

—Quizás, pero ¿a quién le importa? —Le dio un empujón amistoso con


el codo—. Nos vamos a casar.
—Pero Billie…
La agarró por los hombros.
—Por última vez, no quiero casarme con Billie. Quiero casarme contigo.
—Pero…
—Te amo, pequeña tonta. He estado enamorado de ti por años.

Tal vez estaba demasiado lleno de sí mismo, pero juraría que escuchó
que su corazón se detenía.
—Pero no me conocías —susurró ella.

—Te conocía —dijo. Agarró su mano y se la llevó a los labios—. Te


conocía mejor que a… —Hizo una pausa por un momento, necesitando el
tiempo para ordenar sus emociones—. ¿Tienes idea de cuántas veces leí tus
cartas?
Ella sacudió su cabeza.

—Cada carta… Dios mío, Cecilia, no tienes idea de lo que significaron


para mí. Ni siquiera fueron escritas para mí…
—Lo fueron —dijo ella suavemente.

Se quedó quieto, pero sus ojos sostuvieron los de ella, preguntándole


silenciosamente qué quería decir.

»Cada vez que le escribía a Thomas, estaba pensando en ti. Yo… —Ella
tragó saliva, y aunque la luz era demasiado tenue para ver su sonrojo, de
alguna manera supo que su rostro se había puesto rosa—. Me regañaba a
todo el tiempo.
Tocó su mejilla.
378
Página
—¿Por qué estás sonriendo?

—No lo estoy. Yo… bueno, tal vez sí, pero es porque estoy avergonzada.
Me sentía tan tonta, suspirando por un hombre que nunca había conocido.

—No más tonto que yo —le dijo. Metió la mano en el bolsillo de su


abrigo—. Tengo una confesión.

Cecilia observó mientras desplegaba sus dedos. Una miniatura —su


miniatura— yacía en su palma. Ella jadeó, y sus ojos volaron hacia él.
—Pero… ¿cómo?

—La robé —dijo directamente—, cuando el Coronel Stubbs me pidió


que inspeccionara el baúl de Thomas. —Más tarde le contaría que Thomas
había querido que la tuviera. No importaba realmente, de todos modos; no
había sabido esto cuando se la había metido en el bolsillo.
Sus ojos pasaron de la pequeña pintura a su rostro y viceversa.
Edward tocó su barbilla, levantando sus ojos a los suyos.
»Nunca antes he robado algo, sabes.

—No —dijo ella en un asombrado murmullo—. No puedo imaginar que


lo hicieras.

—Pero esto… —Presionó la miniatura en su palma—. De esto no podía


prescindir.
—Es solo un retrato.
—De la mujer que amo.

—Me amas —susurró ella, y se preguntó cuántas veces tendría que


decirlo para que le creyera—. Me amas.
—Locamente —admitió.
Ella miró la pintura en su mano.
—No se parece a mí —dijo.
379
Página
—Lo sé —dijo, extendiendo una temblorosa mano. Colocó un mechón
de su cabello detrás de su oreja, su gran palma apoyándose sobre su
mejilla—. Eres mucho más hermosa —susurró.
—Te mentí.
—No me importa.
—Yo creo que sí.
—¿Lo hiciste con la intención de lastimarme?
—No, por supuesto que no. Yo solo…
—Deseabas estafarme…
—¡No!
Se encogió de hombros.
—Como dije, no me importa.

Por un segundo, pareció que ella podría dejar de protestar. Pero luego
sus labios se separaron otra vez, y tomó un pequeño respiro, y Edward supo
que era hora de poner fin a este sin sentido.
Así que la besó.

Pero no por mucho tiempo. Por mucho que quisiera tomarla, había
otros asuntos más importantes en cuestión.
»Podrías decirlo de vuelta, ya sabes —le dijo.
Ella sonrió. No, resplandeció.
—También te amo.
Solo así, todas las piezas de su corazón se asentaron en su lugar.
—¿Te casarás conmigo? ¿De verdad?
Ella asintió. Luego asintió de nuevo, más rápido esta vez.
—Sí —dijo ella—. Sí, ¡oh, sí!
380
Página
Y porque Edward era un hombre de acción, se puso de pie, la tomó de
la mano y la hizo ponerse de pie.
—Es algo bueno que estemos en un barco.

Ella hizo un ruido inarticulado de confusión, pero fue ahogado de


inmediato por un desafortunado grito familiar.
»¿Tu amiga? —dijo Edward, con una divertida ceja arqueada.
—No es mi amiga —respondió Cecilia inmediatamente.

—Están ahí adentro —dijo la voz ronca de la señorita Finch—. Camarote


ocho.

Un fuerte golpe sonó en la puerta, seguido por una profunda voz


masculina.
—Este es el Capitán Wolverton. ¿Pasa algo malo?
Edward abrió la puerta.
—Mis disculpas, señor.
El rostro del Capitán se iluminó con un encantado reconocimiento.

—¡Capitán Rokesby! —exclamó—. No sabía que navegabas con


nosotros.
La señorita Finch se quedó boquiabierta.
—¿Lo conoce?
—Fuimos juntos a Eton —dijo el Capitán.
—Por supuesto que sí. —Cecilia se escuchó murmurar.

—La estaba atacando —dijo la señorita Finch, sacudiendo su dedo en


dirección a Cecilia.
—¿El Capitán Rokesby? —dijo el Capitán, con palpable incredulidad.
—Bueno, casi me atacó a mí —resopló.
—Oh, por favor —se burló Cecilia.
381
Página
—Es bueno verte, Kenneth —dijo Edward, extendiendo la mano y
envolviendo la mano del Capitán en un fuerte apretón—. ¿Puedo abusar de
tu amabilidad para una ceremonia matrimonial?
El Capitán Wolverton sonrió.
—¿Ahora?
—Tan pronto como puedas.
—¿Es eso legal? —preguntó Cecilia.
La miró.
—¿Ahora estás objetando?
—Es legal mientras estén en mi barco —dijo el Capitán Wolverton—.
Después de eso, recomendaría rehacerlo en tierra firme.

—La señorita Finch puede ser nuestro testigo —dijo Cecilia, sus labios
apretados en un intento descarado de no reírse.

—Eh, bueno… —La señorita. Finch parpadeó alrededor de siete veces


en el espacio de un segundo—. Supongo que me sentiría honrada.

—Conseguiremos que el navegante sea el segundo testigo —dijo el


Capitán Wolverton—. Le encantan este tipo de cosas. —Luego echó un
vistazo a Edward con una expresión decididamente fraternal—. Tomarás mi
camarote, por supuesto —dijo él—. Puedo dormir en otra parte.
Edward le agradeció —profusamente— y todos salieron del camarote,
dirigiéndose a la cubierta, la cual, insistió el Capitán, era un telón de fondo
mucho más adecuado para una boda.

Pero cuando se detuvieron debajo del mástil, con toda la tripulación


reunida para celebrar con ellos, Edward se volvió hacia el Capitán y dijo:
—Una pregunta antes de comenzar…

El Capitán Wolverton, claramente entretenido, le indicó que


continuara.
»¿Puedo besar a la novia primero?
382
Página
C
ecilia Rokesby estaba nerviosa.
Corrección, estaba realmente nerviosa.

En aproximadamente cinco minutos, iba a conocer a la


familia de su esposo.
Su muy aristocrática familia.
Quienes no sabían que se había casado con ella.

Y definitivamente era legal ahora. Resultó que el Obispo de Cork y Ross


hacía un rápido trabajo en licencias especiales; el suyo no era el primer
matrimonio a bordo que necesitaba una ceremonia más legalmente
vinculante. El Obispo tenía una pila de licencias listas para ser llenadas, y se
casaron en el lugar, con el Capitán Wolverton y el cura local como testigos.

Después de eso, ella y Edward habían decidido ir directamente a Kent.


Su familia estaría desesperada por verlo, y a ella no le quedaba nadie en
Derbyshire. Habría tiempo suficiente para regresar a Marswell y recoger sus
pertenencias personales antes de cederle la casa a Horace. Su primo no
podía hacer nada sin la confirmación de la muerte de Thomas, y dado que
Cecilia y Edward eran las únicas personas en Inglaterra que podían hacer
tal confirmación…
Horace tendría que aprender el bello arte de la paciencia.

Pero ahora estaban aquí, subiendo por el camino a Crake House, el


ancestral hogar de los Rokesby. Edward se lo había descrito con gran
detalle, y sabía que sería grande, pero cuando doblaron la esquina, no
pudo evitar jadear.
383
Página
Edward le apretó la mano.
—¡Es enorme! —dijo ella.

Él sonrió distraídamente, concentrando toda su atención en su casa, la


cual se alzaba cada vez más grande a través de la ventana con cada
rotación de las ruedas del carruaje.

Él también estaba nervioso, se dio cuenta Cecilia. Podía verlo en el


constante golpeteo de su mano contra su muslo, en el pequeño destello
blanco cada vez que atrapaba su labio inferior con sus dientes.
Su grande, fuerte y capaz hombre estaba nervioso.
Eso hacía que lo amara incluso más.

El carruaje se detuvo, y Edward saltó antes de que alguien pudiera venir


a ayudarlos. Una vez que tuvo a Cecilia a salvo en el suelo a su lado, le puso
la mano en su brazo, y la condujo hacia la casa.
—Estoy sorprendido de que nadie haya salido todavía —murmuró él.
—¿Tal vez nadie estaba vigilando el camino?
Edward negó con la cabeza.
—Siempre hay…
La puerta se abrió, y salió un lacayo.

—¿Señor? —dijo el lacayo, y Cecilia se dio cuenta de que debía ser


nuevo, porque no tenía idea de quién era Edward.
—¿Está la familia en casa? —preguntó Edward.
—Sí, señor. ¿Quién puedo decir que está llamando?
—Edward. Dígales que Edward está en casa.

Los ojos del lacayo se abrieron de par en par. Claramente, había sido
empleado suficiente tiempo como para saber lo que eso significaba, y
prácticamente volvió corriendo a la casa. Cecilia sofocó una sonrisa.
384
Página
Todavía estaba nerviosa. Corrección, todavía estaba muy nerviosa, pero
había algo casi divertido en esto, algo que la hizo sentirse un poco mareada.
—¿Deberíamos esperar adentro? —preguntó.

Él asintió y entraron al gran vestíbulo. Estaba vacío, de