Está en la página 1de 1

EL DESEO DE LUISA

Hace mucho tiempo, existi� un pueblito peque�o de nombre Tristonia, cuyos


habitantes eran muy pobres, tan pobres, que apenas ten�an para comer o para vestir.
Sin embargo, a pesar de la pobreza, eran personas muy bondadosas, que compart�an
todo cuanto tuviesen, incluso la tristeza.

En efecto, las personas de aquel pueblito siempre andaban tristes y esperaban con
impaciencia la llegada del nuevo a�o, pues durante esa fecha, el hada de los pobres
aparec�a justo a las doce de la noche, para conceder un deseo a la persona que
tuviese el coraz�n m�s bondadoso de todos.

En aquel pueblito, viv�a una dulce muchacha llamada Luisa, que se levantaba cada
ma�ana bien temprano a trabajar la tierra para poder obtener comida, y brindarla a
los m�s pobres de Tristonia. Las tierras de Luisa no eran buenas, y la pobre
campesina deb�a trabajar d�a y noche para lograr abundante comida.

Cuando terminaba la �poca de cosecha, repart�a lo obtenido entre todos y a partes


iguales, y solo se quedaba para ella una porci�n muy peque�a de los alimentos. Su
alma era tan generosa, que se compadec�a de todos los seres de Tristonia, y sufr�a
por todos los ni�os que se iban a la cama sin probar bocado alguno.

Finalmente, lleg� el �ltimo d�a del a�o, y todos esperaban impacientes la aparici�n
del hada m�gica para que concediera un deseo. Cuando todos comenzaban a
impacientarse, se abri� una luz en el cielo, y descendiendo hizo su entrada la
noble figura del hada. Tras mirar a todos los ciudadanos, decidi� que el deseo
ser�a para la buena de Luisa, y �Saben lo que Luisa pidi�?

Pues m�s tierras para cultivar, y as� dar de comer a todos los ni�os de la ciudad.
Las persona aplaudieron emocionadas, y Luisa pudo ver su deseo hecho realidad.