Está en la página 1de 3

En la vida adulta, el apego ansioso-ambivalente puede llevar a la dependencia

emocional, por la falta de independencia y la búsqueda de otra persona que pueda


calmarme dado que no fui calmado. Además, tienden a exagerar sus necesidades,
angustias y emociones para poder asegurarse que el otro va a estar cerca
emocionalmente, pues fue la manera en la que consiguieron tener cerca a sus cuidadores.
Por otro lado, son personas sensibles a la idea de abandono en la pareja, que van a mirar
la realidad con “gafas” de que podrán ser abandonados, y tratarán de evitar esto a toda
costa para no repetir el dolor de su herida.

En la vida adulta, el apego ansioso-ambivalente puede llevar a la dependencia


emocional, por la falta de independencia y la búsqueda de otra persona que pueda
calmarme dado que no fui calmado. Además, tienden a exagerar sus necesidades,
angustias y emociones para poder asegurarse que el otro va a estar cerca
emocionalmente, pues fue la manera en la que consiguieron tener cerca a sus cuidadores.
Por otro lado, son personas sensibles a la idea de abandono en la pareja, que van a mirar
la realidad con “gafas” de que podrán ser abandonados, y tratarán de evitar esto a toda
costa para no repetir el dolor de su herida.

En la vida adulta, el apego ansioso-ambivalente puede llevar a la dependencia


emocional, por la falta de independencia y la búsqueda de otra persona que pueda
calmarme dado que no fui calmado. Además, tienden a exagerar sus necesidades,
angustias y emociones para poder asegurarse que el otro va a estar cerca
emocionalmente, pues fue la manera en la que consiguieron tener cerca a sus cuidadores.
Por otro lado, son personas sensibles a la idea de abandono en la pareja, que van a mirar
la realidad con “gafas” de que podrán ser abandonados, y tratarán de evitar esto a toda
costa para no repetir el dolor de su herida.

Las personas ansiosas sienten un gran deseo de intimidad, pero están


pendientes del más mínimo detalle que pueda poner en peligro la unión. A
veces, interpretan tus actos inconscientes como una amenaza a la
relación. Cuando se da el caso, los embarga la aprensión, pero carecen de la
facultad de comunicar sus inquietudes de manera eficaz. En cambio,
reaccionan desmesuradamente recurren al drama. Una actitud así tiende crear
un círculo vicioso, por el cual se vuelven aún más sensibles a la ofensa y su
malestar se acrecienta.

situación parece abrumadora, pero antes de que des la relación por pérdida,
es importante que sepas que si demuestra la sensibilidad y el cariño suficientes
como para tranquilizar y disipar sus miedos (lo que no te resultará difícil)
tendrás junto a ti una persona muy devota y afectuosa. En cuanto aprendas a
satisfacer sus necesidades básicas de calor y seguridad, su naturaleza
sensible se convertirá en una gran cualidad, sintonizará contigo, será
servicial y dedicado. Por ende, aprenderá a poco a poco, a comunicar mejor
sus miedos y emociones, por lo que cada vez precisarás menos recurrir a tu
intuición.

Sientes a veces que tu pareja pone distancia, que no te prioriza? ¿Sientes que tú eres más
demostrativo y entregas más a la relación que tu pareja? Quizás estés entre los que se
sienten inseguros y se ponen ansiosos en el amor.
Estas tendencias forman parte de lo que se conoce como Apego Inseguro Ansioso-
Dependiente. Todos nosotros necesitamos construir vínculos afectivos sanos y estrechos
durante la infancia para que, cuando adultos, podamos movernos seguros dentro de
nuestras relaciones afectivas
Si la pareja se distancia – aunque sea de manera transitoria – ya sea física o
emocionalmente se sienten amenazados y se enojan, le reprochan que ya no les pone
atención como antes, que no les contestan enseguida, que prefiere estar con otra gente u
ocupada en sus cosas.

Para aliviar su ansiedad, puede que jueguen a juegos o manipulen a su pareja para
obtener atención y validación. Pueden tener comportamientos como el de retirarse,
no contestar llamadas, provocar celos o amenazar con dejar la relación. También es
frecuente que tengan celos de la atención que su pareja le presta a otras personas y
llamen o se comuniquen de forma demasiado frecuente, incluso cuando ya se les ha
pedido que no lo hagan.
Las personas que tienen apego ansioso luchan por la relación y también en contra
de ella, sintiéndose incapaces de estar tranquilos hasta que otra persona satisface su
necesidad de validación. Esto muchas veces lleva en el largo plazo a un deterioro de la
relación, ya que sus parejas acaban distanciándose o resintiéndose en lugar de buscar
una resolución común a un conflicto que parece eterno. En la vida adulta, el apego
ansioso-ambivalente puede llevar a la dependencia emocional, por la falta de
independencia y la búsqueda de otra persona que pueda calmarme dado que no fui
calmado. Además, tienden a exagerar sus necesidades, angustias y emociones para poder
asegurarse que el otro va a estar cerca emocionalmente, pues fue la manera en la que
consiguieron tener cerca a sus cuidadores. Por otro lado, son personas sensibles a la idea
de abandono en la pareja, que van a mirar la realidad con “gafas” de que podrán ser
abandonados, y tratarán de evitar esto a toda costa para no repetir el dolor de su herida.

Las personas ansiosas sienten un gran deseo de intimidad, pero están


pendientes del más mínimo detalle que pueda poner en peligro la unión. A
veces, interpretan tus actos inconscientes como una amenaza a la
relación. Cuando se da el caso, los embarga la aprensión, pero carecen de la
facultad de comunicar sus inquietudes de manera eficaz. En cambio,
reaccionan desmesuradamente recurren al drama. Una actitud así tiende crear
un círculo vicioso, por el cual se vuelven aún más sensibles a la ofensa y su
malestar se acrecienta.

situación parece abrumadora, pero antes de que des la relación por pérdida,
es importante que sepas que si demuestra la sensibilidad y el cariño suficientes
como para tranquilizar y disipar sus miedos (lo que no te resultará difícil)
tendrás junto a ti una persona muy devota y afectuosa. En cuanto aprendas a
satisfacer sus necesidades básicas de calor y seguridad, su naturaleza
sensible se convertirá en una gran cualidad, sintonizará contigo, será
servicial y dedicado. Por ende, aprenderá a poco a poco, a comunicar mejor
sus miedos y emociones, por lo que cada vez precisarás menos recurrir a tu
intuición.

Sientes a veces que tu pareja pone distancia, que no te prioriza? ¿Sientes que tú eres más
demostrativo y entregas más a la relación que tu pareja? Quizás estés entre los que se
sienten inseguros y se ponen ansiosos en el amor.
Estas tendencias forman parte de lo que se conoce como Apego Inseguro Ansioso-
Dependiente. Todos nosotros necesitamos construir vínculos afectivos sanos y estrechos
durante la infancia para que, cuando adultos, podamos movernos seguros dentro de
nuestras relaciones afectivas
Si la pareja se distancia – aunque sea de manera transitoria – ya sea física o
emocionalmente se sienten amenazados y se enojan, le reprochan que ya no les pone
atención como antes, que no les contestan enseguida, que prefiere estar con otra gente u
ocupada en sus cosas.

Para aliviar su ansiedad, puede que jueguen a juegos o manipulen a su pareja para
obtener atención y validación. Pueden tener comportamientos como el de retirarse,
no contestar llamadas, provocar celos o amenazar con dejar la relación. También es
frecuente que tengan celos de la atención que su pareja le presta a otras personas y
llamen o se comuniquen de forma demasiado frecuente, incluso cuando ya se les ha
pedido que no lo hagan.
Las personas que tienen apego ansioso luchan por la relación y también en contra
de ella, sintiéndose incapaces de estar tranquilos hasta que otra persona satisface su
necesidad de validación. Esto muchas veces lleva en el largo plazo a un deterioro de la
relación, ya que sus parejas acaban distanciándose o resintiéndose en lugar de buscar
una resolución común a un conflicto que parece eterno.