Está en la página 1de 2

La confianza en nuestro Padre Celestial

Romanos 8:15-16 Nueva Versión Internacional (NVI)


15 Yustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino
el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: « ¡Abba! ¡Padre!»
16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.

Abba era la forma como los niños se dirigían a sus padres. El talmud confirma
esto, cuando dice que un niño es destetado “aprende a decir abba e imma” es
decir papa y mama. Esto es lo que significa abba, papa. Para una mente judía
una oración que se dirigiera a Dios llamándolo papa no solo hubiera resultado
fuera de lugar, sino que habría sido irreverente. Sin embargo, esto fue lo que
dijo Jesús, y naturalmente quedo grabado en las mentes de los discípulos.
Cuando Jesús le instruyo a sus discípulos que se dirigieran a Dios llamándolo
papa. Estaba haciendo algo completamente nuevo y singular. Esto nos está
dando una gran seguridad cuando nos paramos delante de la presencia de
Dios. Cuando nos llegamos a Dios como padre, como nos enseñó y nos guía el
Espíritu Santo mismo de Dios, sabemos que mantenemos una relación segura.

1. Si Dios es nuestro Padres

Oseas 11:3-8 Nueva Versión Internacional (NVI)


3 Yo fui quien enseñó a caminar a Efraín; yo fui quien lo tomó de la mano.
Pero él no quiso reconocer que era yo quien lo sanaba.
4 Lo atraje con cuerdas de ternura, lo atraje con lazos de amor.
Le quité de la cerviz el yugo, y con ternura me acerqué para alimentarlo.
5 »No volverán a Egipto, sino que Asiria reinará sobre ellos,
porque no quisieron volverse a mí.
6 En sus ciudades se blandirán espadas, que destrozarán los barrotes de sus

puertas y acabarán con sus planes.


7 Mi pueblo está resuelto a renegar de mi nombre; por eso, aunque me
invoquen, no los exaltaré.
8 »¿Cómo podría yo entregarte, Efraín? ¿Cómo podría abandonarte, Israel? ¡Yo

no podría entregarte como entregué a Admá! ¡Yo no podría abandonarte como


a Zeboyín! Dentro de mí, el corazón me da vuelcos, y se me conmueven las
entrañas.

Judas 1. 24 – 25 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


24
Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros
sin mancha delante de su gloria con gran alegría,

al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad,


25

imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.

2. Si Dios es nuestro Padres

2 Corintios 12. 14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré
14

gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben


atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos.

Mateo 6. 25 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


25Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o
qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la
vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Mateo 6. 31 - 33 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos,
31

o qué vestiremos?

Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre
32

celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas


33

estas cosas os serán añadidas.

3. Si Dios es Nuestro Padre

Efesios 5:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

1. Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.