Está en la página 1de 3

DIARIO DE CAMPO - DIEGO CUELLAR

Llegamos sobre las 11:10 de la mañana donde la quebrada ya está


totalmente contaminada de aguas residuales de los barrios de
Chapinero alto.
Logre notar que es una localidad, donde puede haber desde los
estratos más bajos, hasta un estrato cuatro o cinco.
Luego, nos dirigimos a la entrada del puente, que nos dirige a la
entrada, con Fernando Riaño, el hombre que inicio el proyecto de
recuperación de la quebrada, de mano de los habitantes de calle que
se animaron a aportar a la sociedad, los cuales llevan un arduo
trabajo entre 8 y 10 años para la recuperación de la misma.
Sembraron árboles nativos, limpiaron la zona de basura y mantienen
muy limpio todo.
Los habitantes de calle, tienen un pequeño auditorio bajo el puente,
donde nos demostraron sus talentos que han desarrollado con la
decisión de cambiar sus vidas, hicieron un show de títeres, bailaron
y cantaron.
También nos hicieron una breve explicación del reciclaje lo cual es
esencial para cuidar la quebrada y nos contaron sus historias, para
que hiciéramos una reflexión y pensar, en que camino queremos
forjar nuestras vidas.
Finalizamos la visita a la quebrada con un recorrido por la misma.
Logramos presenciar desde que punto el agua baja limpia, hasta
donde se contamina totalmente y también como el puente y el paso
constante de carros también está afectando a la fauna y flora de la
quebrada.
Como reflexión personal, puedo decir que somos jinetes de nuestra
vida, la decisión final siempre será de nosotros y elegimos hacia
donde queremos llevar nuestra vida, ahora, no veré de la misma
manera a la persona que pide en el transporte o en la calle, porque
posiblemente está intentando salir de un mundo espeluznante por
una mala decisión.