Está en la página 1de 1

Practica 12 y 13

Diseño de columnas:

La Semana Santa no se toma como un encuentro con el Señor, sino como una fiesta donde van de la
mano la juerga la parranda.

Hoy en día el hombre y la mujer n han alejado del verdadero fin de lo que es esta temporada, han
distorsionado la época. Hay que valorarla como lo que es, un periodo para la reflexión y un reencuentro
con Dios. Con nuest.ro Señor, debemos estar siempre en contacto, sea en Semana Santa u otro
momento del año, puesto que, Él nos ayuda a dejar la velocidad en que vivimos.

El gran hacedor, grandioso, nos legó o único hijo, para que, pues para salvamos del pecado. De esa
tentación original que nos dejaron por herencia Adán y Eva cuando defraudaron la confianza que El
deposito en ellos. Aun así, Dios entregó otra oportunidad donando a s u unigénito al sufrimiento,
sacrificándolo por nosotros.

En la Semana mayor toda paloma, hija del creador, debe analizar, reflexionar y revisar, cómo está su
relación con el gran Altísimo, analizarse de manera que pueda darse cuenta si está cumpliendo su
palabra, inventariar si la relación que lleva con sus hermanos es buena, para que pueda afianzar lo dicho
por El Creador en las sagradas escrituras «Amaos los unos a los otros»

Si en asueto de la Semana Mayor hay que respetar y vivirlo en Santidad debe ser de amor, reflexión y por
qué no también de meditación. Lamentablemente, la gran mayoría ha distorsionado estos siete días, han
hecho de ellos un desperdicio de la tranquilidad espiritual, los han corroído tomándolo como si fuesen
una fiesta, y en lugar de tener una entrevista con nuestro padre, sostienen encuentro con la
promiscuidad, el vicio y los malos hábitos. Todo esto va conduciendo a un cataclismo que perjudica en
gran manera a la humanidad, es una situación triste y penosa. Lleva esta etapa del año con tantos
desatinos, solo deja a su paso una secuela de heridos, muertos y luto en las familias.

La Semana Santa es un encuentro con Jesús. Usted como hombre o mujer que es hijo o hija del Altísimo,
viva la cuaresma en abstinencia, peregrine con Jesucristo, hijo de Dios hombre, inicie desde el miércoles
de ceniza, siga sus huellas para que el domingo de resurrección tenga unas pascuas felices.

Felipe West

21/9/2019