Está en la página 1de 5

TEMA 19

ORGANIZACIÓN SONORA. TONALIDAD. MODALIDAD.


ESCALAS Y MODOS.

El material acústico necesita de una selección y ordenamiento sistemático para convertirse


en vehículo de información musical. Para ello, han surgido diversos sistemas, según el
ámbito cultural y la época.
El sistema tonal occidental, que se remonta a la antigüedad griega, selecciona tonos
(sonidos físicos) y descarta secuencias deslizantes, ruidos y estampidos. De todos los
parámetros musicales (altura, duración, intensidad y timbre) sólo la altura del sonido resulta
determinante para el ordenamiento dentro de dicho sistema.

Lo característico de un sistema tonal es la división de la octava, siendo en Europa, de 12


semitonos, sonidos, por supuesto de alturas relativas, no absolutas. El material sonoro del
sistema tonal occidental se extiende, de conformidad con el ámbito de audición, de 7 a 8
octavas de 12 st cada una, conformando la escala material.
La subdivisión armónica de la octava se produce según el principio de consonancia: a partir
de la octava (1:2) se tiene, por división armónica la quinta (2:3) y la cuarta (3:4). A partir de
la quinta las tercera mayor (4:5) y la menor ( 5:6), y a partir de la tercera mayor se origina
un tono entero pequeño (8:9) y uno entero grande (9:10). Pero, como vemos, seis tonos
enteros no dan por resultado una octava ya que la diferencia entre el tono entero grande y el
pequeño asciende a un quinto de semitono, 81-80, es decir, lo que se conoce como coma
sintónica o didímica. Por tanto la dificultad de este sistema queda demostrada y es
necesario compensar la como en la llamada afinación del temperamento medio, basada en
hacer las terceras mayores justas.

La TONALIDAD puede definirse como la reunión de sonidos, sacados de la escala


material, en un sistema de referencia en torno a un sonido central o fundamental. Del orden
de las notas de este sistema de referencia según su altura, se obtiene la llamada escala al
uso, que se encuentra siempre dentro del marco de la octava. Se trata de una escala
heptatónica (de 7 sonidos), compuesta de 5 grados de tono entero y de dos grados de
semitono.
La forma de subdividir la octava y las distancias entre los sonidos de la escala de uso
determinan el género y entroncan directamente con la modalidad, como veremos. De esta
manera en el sistema temperado de 12 sonidos pueden distinguirse, fundamentalmente,
cuatro formas de subdivisión de la octava:
- La escala Pentatónica: de 5 sonidos, desprovista de St, con 3 tonos enteros y dos 3ª
menores. Do Re Mi Sol La (Do) y una sucesión de grados: 1 – 1 – 1,1/2 – 1 – 1,1/2
- La escala de tonos enteros: de 6 sonidos, desprovista de St, con 5 T. Do Re Mi Fa#
Sol# La# Do
- Escala diatónica: de 7 sonidos, con 5 tonos enteros y 2 St. Escala de Do M.
- Escala cromática: de 12 sonidos, con sucesión de St, sin Tonos enteros. En el sistema
temperado es igual a la escala material.

La Tonalidad es un proceso de establecimiento de relaciones de las notas con la nota que


representa el centro tonal, teniendo por tanto cada grado, su función en el esquema tonal:

1
así en principio, hay que hablar de la Tónica que sirve de base para la tonalidad de una obra
y para toda la armonía que se desarrolla dentro de ella. La función de la tónica es tan fuerte,
que la Dominante (V) y la Subdominante (IV) parecen dar la impresión de un balanceo
respecto a la primera. De hecho, tónica, dominante y subdominante son los grados tonales
de la escala, pilares de la tonalidad.
La Mediante (III) y la Superdominante (IV) son los grados modales. Tienen poco efecto
sobre la tonalidad, pero determinan el modo, ya que son diferentes en mayor y menor.
La Supertónica (II) funciona con frecuencia como dominante de la dominante, aunque
armónicamente tiende a ser absorbida por el acorde de subdominate. Posee, por tanto
rasgos característicos de dominante y subdominante por lo que puede ser incluida dentro de
los grados tonales, aunque con mucha menos fuerza tonal.
La Sensible (VII) presenta una gran importancia como indicadora de la tónica mediante su
tendencia melódica, no funcionando por sí sólo como generador de armonía, sino que es
absorbido por el acorde de dominante (V-I).
Por último, la Subtónica (VII) difiere de la sensible en que no tiende a la tónica porque la
separa de ésta un tono y no un St.

Las escalas diatónicas pueden ser de dos modos: Mayor y menor. La modalidad es la
manera de estar confeccionada una escala diatónica. Determina el modo M o m de la escala
la forma en que están relacionados los T y St dentro de ella.
En la escala Mayor los St se hallan entre el 3º-4º / 7º-8º.
En la escala menor hay siempre un ST entre el 2º -3º, la colocación de los otros ST puede
cambiar según las variantes:
- Escala m. Natural o antigua (eólica): 2º -3º / 5º -6º.
- Escala m. Armónica: 2º -3º / 5º -6º / 7º -8º.
- Escala m. Melódica: 2º -3º / 7º -8º.

La escala mayor y la escala menor pueden escribirse en las 12 tonalidades existentes, es


decir, en las 12 diferentes alturas tonales de la escala material, llamándose al
desplazamiento de la escala de una altura hacia otra , transposición o transporte.
Para que la relación entre las notas no varíe y se garantice la sucesión de la escala mayor,
deben alterarse en consecuencia las notas primitivas (do-re-mi-fa...). las notas alteradas no
son variantes cromáticas, sino grados diatónicos propios de la escala.

El ciclo o círculo de quintas refleja el parentesco de quintas de las tonalidades. Puesto que
sus sonidos fundamentales se hallan a distancias de quinta, sus tetracordos se entrelazan,
siendo el superior de una el inferior de la tonalidad vecina y viceversa. La transposición por
quintas del esquema mayor origina el aumento de un sostenido o de un bemol, hasta seis
alteraciones de cada clase.
Sol b M, con 6 b usa en el sistema temperado las
mismas localizaciones sonoras que Fa # M, con
6 #; se trata de dos tonalidades idénticas, enar-
mónicamente intercambiadas.
De este modo las tonalidades con b y # se cierran
en un círculo de quintas.
Las alteraciones de cada tonalidad determinan

2
la armadura, la manera de averiguar el número de alteraciones de una tonalidad se realiza a
partir del modo Mayor con el círculo de quintas. Do M no posee alteraciones, Sol M, que es
la tonalidad siguiente en el círculo de quintas posee un sostenido, Re M dos sostenidos, y
así sucesivamente. De la misma forma Fa M, una quinta por debajo de do, tiene 1 b, Si b M
2 bemoles, etc.

Por último, resaltar que a cada tonalidad Mayor se le asigna una tonalidad menor paralela o
relativa que se encuentra a una tercera menor por debajo de la primera empleando los
mismos sonidos y consecuentemente, las mismas alteraciones. Quedan representadas en el
mismo círculo de quintas.

Modalidad y escalas.

Hemos dicho que, tonalidad es un conjunto de notas organizadas alrededor de una tónica.
También se puede hablar de tonalidad en un sentido mucho más amplio, abarcando el
conjunto completo de las escalas Mayor y menor, los diversos tipos de armonía que se
basan en ellas y la música que usa estas escalas y tipos de armonía.
La modalidad hace referencia a la elección específica de los sonidos con relación a una
tónica particular, por lo que se ocupa de los distintos tipos de escalas. Las modalidades más
familiares son las escalas mayor y menor, pero además hay un gran número de otras escalas
modales que se pueden construir en cualquier tonalidad.

Por el número de sonidos que la componen, las escalas pueden clasificarse en: pentáfonas,
hexáfonas, heptáfonas, octáfonas y dodecafónicas.

La escala Pentáfona es una escala diatónica a la que se le han suprimido los grados 4º y 7º y
consta de cinco sonidos. Cada escala pentáfona posee cinco tipos de escala según la nota
que se tome como punto de partida.
Otras escalas pentáfonas son la Kumoi, Hirajoshi o Pelog.

La escala Hexáfona es la que procede por tonos enteros, sólo tiene seis sonidos. Existen
solamente dos escalas hexátonas: la que parte de Fa #, o Sol b; y la que parte de Do #, o
Reb. Cada una de estas dos escalas con su enarmónicas, posee seis tipos de escala, según la
nota que se tome como punto de partida.

Las escalas Heptáfonas son las más usadas. Tienen siete sonidos y se pueden dividir en
escalas modales o naturales y escalas artificiales.
Las escalas naturales son las escalas mayor y menor, y las modales. Están formadas por dos
tetracordos, de forma que la primera nota del primer tetracordo es la misma nota que la
última del segundo tetracordo. do re mi fa // sol la si do

El sistema tonal occidental se remonta a la antigüedad griega, que basaba su sistema tonal
en el tetracordo, cuyos sonidos extremos eran fijos y cuyos sonidos internos variables
determinaban los tres géneros tonales: diatónico, cromático y enarmónico. Nuestro sistema
usa exclusivamente el diatónico, con alturas tonales fijas.
La unión de dos tetracordos forma una escala que se denomina sistema. Hay 8 escalas
denominadas: dórico, frigio, lidio y mixolidio, con sus plagales: hipodórico, hipo...

3
Cada modo poseía su fundamental y su dominante, y ambas eran las mismas notas en el
modo originario y en el hipo. Se diferenciaban en que en el modo plagal la escala empezaba
y terminaba con la fundamental, mientras que en el modo originario con la dominante.

La Edad Media distinguió entre 8 (y luego 12) ámbitos de octava según el modelo griego.
Cuatro modos son principales: auténticos y cuatro secundarios: plagales, cada plagal
corresponde a un auténtico y está supeditado a él.

Constan de una nota final, el primer grado; y su dominante, el quinto grado en el auténtico
y el tercero en el plagal.
Los modos se forman sobre la base de sus finales: re - mi - fa - sol, en sentido ascendente.
Se agrupan en cuatro pares denominados maneriae e identificados por los números
ordinales griegos: protus – deuterus – tritus – tetrardus. Se diferencian los modos auténticos
y plagales por el ámbito de la melodía y la dominante o cuerda de recitación.

Los 8 modos eclesiásticos mediavales se ampliaron a 12 en el S.XVI por Glareanus en su


“Dodecachordon” que los incluye en el llamando modo eólico, que se convertirá en el
modo menor, y el Jónico, que se convertirá en el modo Mayor.
En el S.XVIII los modos mayor y menor desplazaron paulativamente a los modos
eclesiásticos. El moderno sistema tonal M – m, diatónico – cromático – enarmónico, sin
embargo, sólo pudo desarrollarse plenamente con la afinación temperada que elimina las
diferencias (comas) de los sistemas anteriores, al dividir matemáticamente a la octava en 12
partes exactamente iguales. Para ello, renuncia a la justeza de la quinta, 12 quintas justas
exceden a 7 octavas en la coma pitagórica, cuya compensación reduce un poco la extensión
de las quintas.

En el S.XIX adquiere importancia, además del parentesco de quinta el de tercera. Conforme


avanza el siglo las relaciones tonales, es decir las relaciones de tonos y sonidos fundadas en
una nota fundamental común, se llevaron a tal grado de tensión que las fuerzas que lo
vinculaban ya no resultaban suficientes. El sistema tonal se desintegró, en lugar de relación
con un sonido fundamental, se fijó la relación con: una escala, un intervalo o una serie de
12 notas.
A finales del S.XIX y el XX se impondrán dentro del modo mayor y menor infinitas
variantes derivadas de las antiguas modalidades griegas, gregorianas, de escalas originales,
de populares europeas y exóticas etc.
Con la importancia de otras cualidades del sonido, fuera de la altura del mismo, en especial
el timbre, perde significación la tonalidad, las categorías formativas generales, como
contraste, equilibrio, variación etc., tratan de sustituir a las más específicas del sistema
tonal.

Según Walter Piston la escala artificial es aquella que no es ni mayor, ni menor, ni uno de
los modos eclesiásticos. Serían escalas artificiales la escala acústica o prometea, compuesta
por un tetracordio lidio y uno menor; la escala enigmática, la escala húngara, zíngara o
magiar.

4
Las escalas octatónicas son aquellas que cuentan con 8 sonidos. La escala octatónica-
simétrica está compuesta por tonos y semitonos que se suceden alternativamente.

Las escalas docecafónicas. La escala cromática, se compone de 12 sonidos que quedan


situados dentro de la octava. Tales sonidos se producen descomponiendo en dos semitonos,
ascendentes o descendentes, los cinco intervalos de tono comprendidos en la escal
diatónica, mayor o menor. Existen seis tipos de escala cromática:
1- Con 5 alteraciones ascendentes.
2- Con 4 alteraciones ascendentes y 1 descendente.
3- Con 3 a.ascendentes y 2 descendentes.
4- Con 2 ascendentes y 3 descendentes.
5- Con 1 ascendente y 4 descendentes.
6- Con 5 alteraciones descendentes.

La escala cromática integral es la formada por la unión de los 7 sonidos de una escala
diatónica mayor o menor, más las 5 primeras alteraciones ascendentes y las 5 primeras
descendentes de la serie general de quintas. Consta, por tanto, de 17 notas.

Otro tipo de escalas es la escala enarmónica: es la fusión en una sola de dos escalas que
poseyendo los mismos sonidos, son designados con distinto nombre. Consta de 14 notas:
do# reb re# mib mi# fa fa# solb sol# lab la# sib si# do.