Está en la página 1de 4

GUIA DE TEOLOGIA BIBLICA

Y SISTEMATICA II

EL HOMBRE

Dios nos revela a través de su Palabra en Génesis 2:7 la naturaleza del hombre: la material
proveniente del polvo de la tierra y la inmaterial, del soplo de Dios como aliento de Vida. Ahora bien,
en 1 Tes. 5:23 el Espíritu Santo inspiró al Apóstol Pablo a referirse a estas dos naturalezas como
cuerpo, alma y espíritu: de allí que existan dos puntos de vistas que han dado lugar a dos escuelas
diferentes, conocidas como Dicotomista y Tricotomista. Se podría decir que ambas son correctas
puesto que no hay contradicción en ellas.

Scofieid sostiene lo siguiente: Porque el hombre es "espíritu", es capaz de tener conciencia de Dios
y de tener comunión con El; porque es "Alma" tiene conciencia de si; porque es un Cuerpo tiene,
mediante los sentidos conciencia del mundo.

I.- LA NATURALEZA HUMANA.


A.- La Escuela Dicotomista*
Esta escuela sostiene que la naturaleza del hombre está compuesta de dos sustancias y para
sostener su teoría citan: Eclesiastés 12:7; Mateo. 10-28; Romanos 8:10; ICorintios. 5:5;
7:34Colosenses. 2:5; Santiago 2:26. Para ellos el alma y el espíritu no son entidades distintas sino
más bien una sola entidad: la espiritual.

B.- La Escuela Tricotomista*

Esta escuela sostiene que en la naturaleza del hombre existe una trinidad compuesta por cuerpo,
alma y espíritu. Uno de sus exponentes, en un libro " Spirit Word" utiliza un Diagrama donde
presenta tres círculos concéntricos cuya representación es como sigue: el circulo exterior es el
cuerpo, el intermedio el alma y el interior o central el espíritu. Además agrega Larkin para demostrar
que el hombre consta de tres partes lo siguiente:

1.- El hombre tiene que ser una trinidad puesto que Dios lo es y este, el hombre, es creado
a su imagen.

2.- El tabernáculo, tiene tres partes que corresponden al cuerpo, al alma y al espíritu del
hombre.

3.- Cita lo dicho en la Palabra en 1 Tesalonicenses 5:23 y Hebreos, 4:12 .

Con estos tres argumentos, dice Él, se puede probar que el hombre es incuestionablemente
espíritu, alma y cuerpo.

En otras palabras la Biblia apoya tanto la dicotomía como la tricotomía.

II. EL CUERPO HUMANO

A.- Es una Casa o Habitación*

El cuerpo del hombre es la casa terrestre donde habita el resto de la naturaleza de este: alma y
espíritu. Es el vehículo usado por el alma en su peregrinación de aqui a la eternidad. Es terreno y
sujeto, no solamente las leyes físicas sino también a la enfermedad y la muerte (1 Cor. 15: 53)

El alma humana debe su existencia al hálito sobrenatural del Espíritu de Dios. El Cuerpo del Hombre
necesita ser vivificable y esto es justamente lo que hace el alma; de allí que se diga que el alma es
el principio vivificante que anima al cuerpo humano. Su procedencia divina permite describirle como
espiritual aunque no es parte de El puesto que el alma peca. (Zac. 12:1).

B.-Es Templo de Dios.

Templo es otro de los nombre que se le da al cuerpo. Se entiende por templo, un lugar consagrado
para la presencia de Dios; un lugar, donde Dios es localizado (Jn 2:21,1 Cor. 6:19). Cuando el
hombre decide restaurar su alma aceptando a Cristo como su salvador personal, su cuerpo se
convierte en templo de Espíritu Santo. (2 Cor. 6:14-18)

III. EL ALMA HUMANA.

La palabra: Alma, del griego PSUCHE, que significa: ánima. Es imperecedera, inseparable del
espíritu, pero se distingue el uno del otro.
A.-Su Naturaleza*

4. Asi también se nos presenta a Dios como Espíritu y como Alma: (Is. 42:1, Jer. 9:9; Mat. 12:18,
Jn 4:24.)

B.- Su Distinción*

El "Anima Viviente" o "Alma" del hombre posee distinción con la de los animales la cual es terrena y
mortal (Ecl. 3:22). Su cualidad es diferente a la de éstos, ya que está vivificada por el espíritu
humano.

La base de la individualidad , es decir la distinción de un hombre de otro, descansa en el alma de


cada ser humano.

También el alma distingue al hombre de los órdenes superiores de la vida: Dios como su creador y
con tos ángeles como agentes divinos. No hay referencia bíblica en relación a la existencia de alma
en estos últimos.

C.- Su Origen»
Como se sabe, el alma se formó como resultado del soplo de Dios, lo cual transmitió el hálito de
vida. Primero ocurrió allí en el huerto del Edén ; por lo tanto surge una natural pregunta: ¿Cómo se
han formado las almas desde entonces?.

Algunos estudiosos piensan y afirman que cada alma en forma individual, recibe como creación
divina en forma inmediata. (Is. 57:16; Ecl.12.-7; He 12:9; Zac.12.-1.)

Otros sostienen que el alma es transmitida por los padres a los hijos. (Jn 1:13; 3:6; Rom. 5:12; 1 Cor.
15:22; Ef. 2:3.)

Existe un tercer grupo que aseguran que el origen del alma puede explicarse mediante la
cooperación del Creador y los padres. El hombre engendra al hombre en cooperación con el Padre
de los espíritus, quien controla y satura el mundo. (Hch. 17:28; Heb. 1:3.

IV.- EL ESPIRITU DEL HOMBRE

La palabra espíritu viene del griego PNEUMA, que significa: viento, soplo. Fue creado para estar
siempre dispuesto, pues su naturaleza es sensible, es por ello que es el área donde Dios trata con el
hombre.

A.- Creado por Dios*

En la parte interior de la naturaleza del hombre, habita en forma individual, un espíritu dado por Dios.
(Núm. 16:22 27:16). Este es capaz de ser renovado y desarrollado. (Sal 51:10.)

El espíritu, centro y fuente de la vida del hombre, se amalgama con el alma entretejiéndose a esta
llegando a ser inseparable, vitalizándola e inclusive sobreviviendo a la muerte (Ap 7:9; 1 Pd. 3:19;
4:5,6).

B.- Renovable*

Hay momentos en que las malas pasiones dominan al hombre manifestándose la perversidad. Esto
significa que la vida natural, o del alma ha destronado al espíritu ya que el hombre es preso de sus
sentidos naturales y apetitos carnales.
El espíritu no ejerce dominio de la situación y su carencia de poder se describe como un estado de
muerte. De ahí que sea necesario un sano espíritu. (Ez. 18:31). Se hace evidente, entonces la
necesidad de la renovación la cual solo la podrá hacer aquel que sopló en el cuerpo el aliento de
vida. (Jn 3:8; 20:22

Col. 3:10.)