Está en la página 1de 18

~,\<...

o~'-=~, 1"'-

~d:. n~,-~,---~\
---.---------- -- -- -- '-- - --- ~., .-.,....- ...• ..
.,. ,
,-o ------

;
-_. __ . -------

3- Renfrew, e ! Bahn .i993 Arqueologra

J~~v~;~f:;'·:i8~¡~~}t?~~~··~-E,~~"~:~:~:~,·~~~:i~:1 ~
T eorias. métodos y prácricas.
lnrro(;iucqion : Caps 1: :2 Y 12
.• :·'::¿Qué Aspecto Teman?

';iiii<<?t
l'· f • l'

?;.;~tl::~lt"qtúiolo'~a
de la Gente'
-
z
/;', ~.'

: .. -.;,., . .'-;, página 389 :8~":::~~;;;:~·~:_~~~~;·:·:':1.,_·.0:.--S~~~:~':'::~~_;::"~


:;.;::":~:;~¡~
•.
~~;.;-~
~~~:

f·· "'"
13

¡fi>l)))~_ itos
.·'r:iyI~Stif~6Ónde AtrihucosEsicos 390'. '..-s

.;,; ~, •.·XLa'y;¡Jor;¡ción de I2s Capacidades HUI!"..:;,n;;s399 P.....rqueologíaen Acción


" i -,',', ,:.Enfe=edad,
, . - ,"
Deformidad y lYlucrtc 405
El Ao.áiisis de la Nutrición 414
;,
págiT'"a 459
logia
Estudios de Población 418 .__'.. " :.-/:~.:~:?.~.~~,.~~.~;;;,
:"':,,:
..~!j;~.~. :r:·.t.~~;-~~:::~
Ecnicidad y Evolución 419 Resumen 422 . El Proyecto de Meios 460
Lecturas Adicionaies 423 Los Proyectos de Oaxaca; Orígenes y Auge del Estado
. Zapo teca 463 LJ arqueología es, en paITe, el descubrirnienco de los reo- cuando se refieren a la cultura de una sociedad concreta.
CUllDROS: Investigación en ia Región de Cocodrilo Dundee: r05 del pasado. el trabajo mericuloso del anaiista ciendfice y significando 'Ias caracrerisncas únicas no biológicas de esa
Cómo Reconstruir eiRostro .397 el Parque Nacional de Kakadu, Ausrr-.Iia 477 el ejercicio de la imaginación crcaciva. Es tacigarse baje el sociedad, que la disringuen de las restantes. (Una "cultura
. Mirar Dentro de los Cuerpos 406 lecturu Adicionab d85 .ol en una excavación en el desierto de lrak, y (rabljar arqueológica" nene un sentido específico y un canto dite-
Vida y Muerte Entre los Esquimales 410 con Esquimales en las nieves de Alaska, Es sumergirse en reme, como se explicad. en el Capírulo 3.)
. El Hombre de Lindow: El Cuerpo en la Turbera 416 busca de navíos españo les hundidos en la costa de Flotii:b., Por lo tanto, y clararnence, la anrropologia es una disci-
. la Genérica y la Colonización de! Nuevo MWJdo 420
~=.·7"'"""".,.",.' .. ,.... .... " 14 é invescizar las cloacas del York romano. Pero es rarnlaén
. iJ mea e:merad:J de iurerprcración que nos permite enen-
plina amplia ~e hecho, es tan extensa que se divide en
. eres disciplinas menores: la antropología física, la antropo-
~~~T;~:;'.: __
;:.;...
¿De Quién Es el Pasado? de: qué significaron estas cosas en la historiade la humcai- logia social o cultural y la arqueología.
12 La Arqueologia y el Público ¿ael. La antropolvgta Jisica~ denominada también anrropología
l.l arqueología e" pues, tanto una actividad dsica de c~o biclózica, se ocupa dei estudio de las caracrerisncas biolózi-
¿Por Qué Cambiaron las Cosas? págiTUl 487 corno una búsqueda intelectual en el estudio o el laborao- cas o ~Esic;:.sdel hombre" su evolución. -
La Explicación en Arqueología no v do forma parte de su gran atractivo. La deliccsa La anttoociooia cul!,!ra! ---(¡ antropología social, como la
¿i\ Quién Pertenece el Pasado? 487 mezcla de peligro y labor derecrivesca también la han
vertido en el vehículo perfecto para escritores de ficción y
=- llaman en 'Eu(opa y O¡WS lugares+- a~Jliza la cultura y
sociedad humanas. Dos ramas irnoorranres de 1;;anrropoic-
págiM 425 El Uso de! Pasado 491
Conservación '1 Destrucción 494 cincastas, desde Agacha Chrisrie con ."¡min.:lo m MesOpitil' gia cultural son la ¿'mograila (el es~dio de primera mano de
Cómo Construir una Explicación "Tradicional" 427 .A.rqueología y Co~pren.siéQ Popular 504 mi" hasta Stevcn Spielberg con lndiana jones. Por mucf:to culturas vivas individuales) ~.id. ernología (que trata de com-
La Alternativa Procesuaí 431 Resumen 507 que estas imágenes se alejen de la realidad caoran la verísd prar culturas urilizando ia evidencia ernográfica. con el
;L Forma de la Explicación: Cenerai o Particular 435 Lecturas Adicionales 50S esencial de que la :lrqu¿o!og¡a ~::.una búsqueda excitzne propósito de derivar pri ... ncipios g~ner.Jt!s sobre la sociedad
Tentativas de Explicación: ¿Una Causa o Varias? d'-' --la ?usqueda del conocirnienro de nosotros mismos y Jel humana).
.:)1
la Explicación "Posrproc~ual" 446 . CUADROS: pasauo humano. La arqueología es el "tiempo pasado de la antropología
Arqueología Procesual-Cogn.iova: la Nueva Arqu.eología Aplicada: Agriculrun en Perú 492 Pero, ¿CÓ1l10 se relaciona la arqueologia con disciplizas cultural". Mientras los actrcpólogos culturales basan sus
Síntesis 4.51 ~ Práctica del CRM en los Estados Unidos 496 corno la ancropologn y la histeria, vinculadas también al conclusiones enIa exoeriencia de la vida real dentro de
Resumen 454 Lecturas Adicionales 454 L.oaservación: El Templo Mayor de ·los Azrecas esrudio del hombre) \' ¿es la arqueología una ciencia; comunidades conternporineas, los arqueólogos estudian las
en Ciudad de México so(i sociedades del pasado, principalmente a rravés de sus restos
CU,illROS: Destrucción y Reacción: Mimbres 502 materiales -las construcciones. úriles." :demás artefactos
El Rechazo de UG2 Explicación Difusiomsca: Exposición y Financiación: York Vikingo 50ó La Arqueología como Antropología que consncuyen lo, que se conoce como la cultura material
Gran Zimbabwe 428 dejada por aquéllas.
Los OrígeGes de la Domesticación: Una Explicación la ancropología e" en su definición general, el estudie fui Pese a codo, una de las tareas más arduas p:u:ael arqueó-
Prccesuai 433 hombre +-de nuestras características Ilsicas como animales ¡- lago en la actualidad, es saber cómo incerprecar la cultura
Arqueclogia Marxista: Clans 434 los rasgos únicos no biológicos que denominamos cukura+. material en términos humanos. ¿Cómo se utilizaron esos
Orígenes del Estado I: Perú 438 Esta, en el sentido más amplio, abarca lo que el pionero de recipientes? ¿Por qué algunas viviendas 000 circulares y
Orígenes del Estado Il: El Egeo 440 la antropología Edward Tylor resumió adecuadamence, m erras cuadradas? Aquí, los métodos de ia arqueología y la
Ei Colapso del Maya Clásico 444 ¡S71, como "el conocirnienco. las creencias, el arce, la emograBa se iuperponen. En las últimas décadas, los ar-
La Explicación del Mega1:irismo Europeo 448 moral, el derecho, las costumbres y cualesquiera OClúS Clp- queólogos han desarrollado la emoarqucologia, en la que, :d
cldJdes y hábitos adquiridos por el hombre en cuarto izual oue Los emózrafos, viven en comunidades conternjio-
=";: ··~;i~~~~'~~~:~·'~',~~,.~:
«
. mIembro 'de la sociedad". Los ancropóiogos también en- rineas: pero con ,J propósicc específico de emendercó'mo
pican el rérmino cultura en un senrido mil ,e,trlogiA'o usan la cultura material dichas sociedades ---(''7l.~Q .t~bric:l.t.'1
lntroaucaon: La i'laruraleza'y las Propósitos el ltl Irl{'j,'ólr;gía
Introdu ~itJtt: I 1I N,ltlj(tJl~.:ri.l y los Propósitos de la /l.rqueología l1

útiles Y armas, por qué construyen sus asentarni nC


Id 10 hacen, erc. d :Wncnco escrito, que se produjo en Asia O 'dJcnt"l CI[ e sienes generales que se derivan de ella. Es un mod d ¡O J\J rrA l.A GENTE ~ESca
I ).LO~etfTRE'r1ST.A.COlES
}O()O C aproxirnadarnence, y bastante más ti 'Il 1,1'; cn[oC¿ la cuestión, Pero nosotros no vemos la necesidad de ~lt\l' J CON$lJJ.IOc,¡WM2'
f'RO"'éTO GAA8>GE
EN i1.X':SCl'4
r ,CJ!:tcs partes del mundo (en Australia, poe jeiuplo, 11(1 hacer una marcada distinción entre teoría y método. N u "
Arqueología COrno Historia e I ClÓ hasta el 1788 DC). Por esta razón, e bn en ne ITOobjetivo es describir con claridad tosmétodos y teCniC:11
l. IIll'ln la ~cinción que se hace entre prehistoria ¡ p~ uolizadas por los arqueólogos en la investigación del p.' l .
dí)UO ,ncenor a la escnrura-s- e historia en sentid e ¡det '1 Los concepcos analíticos del arqueólogo forman part d n
onces, .si la ;¡rque~IGgía se ocupa de! ~:1Sad ¿en loé I
I{UG, IIp ne el estudio del pasado a través' de la cvic1lid serie de métodos en la misma medida que los instrurn nt ,
lo se diferenQ~ de lahisroria? En su 'stnQdo m:l.! :Impa
t1C:t, No o bSI;.1I1
(e , como. constará en este libro CCJI\ te (IJ¡ de laboracorio.
10 el que ,consId~~ q~e~,H8~.ro¡og'ia
~cropolo!pa~tamClen .0= e;; un, aspecro
parte, de, la hisrori ,...-e n ren...,
cbl id. d, 1. arqueología puede conrribuir en gran I'tlcdid,[ ª
como la crónica completa de la humanidad desde In el)1 lp~ensión' incluso" de aquellos periodos y IlJg~~cl
ienzos hace unos 3 millones de años-o Claro que,
I! nUI::, I:X'I.ICn documentos, inscripciones y OI:rJs ,vid n~i,I'¡ La Variedad y Ámbito de la Arqueologi .
lt r:1¡ ,Coa frecu<:llcia es el arqueólogo quien pdrne 11
más dd 99 % de ese enorme lapso de tiempo, la ar-
logía -el estudio de la cultura mareriai del pasado--
d scuur scos testimonios. Hov en día, la ~eología ¿
es una iglesia e~'¡~g;qte \J .;, :\b,
única fuente significaziva de información, si excluimos _ca_~l~~~----a5" díferences, uruuas;-níl o6~c. nre,
anrropoiogía fu~Ca, que se, cónceritr-{rnás en nuestro cor los meto dos y plancealIllemos comunes e b 2, ~, n
zeso biológico qtle enel maeer.J1. Las fi¡ences históricas
La Arque ¡ gía como Ciencia ~see libro, Y;¡ hemos llamado ia atención sobe, ~ d..L'it.in i61'l
existente entre la arqueología de/largo' pedodo prchisrérice
-encionales sólo, comienzan con el nacimiento del
Dado, que el' pro'p6ki~o de la arquéclogía es la compr nsi. 11 v la de época histórica. A menudo, esta división cronol gi ... 0-
0-

n
del genero humano', consriruye UTI'l"disciplin~ nLia'!antsci J, ea se acentúa con nuevas subdivisiones, de forma que [os
una CIenCIa humana. y ya que se ocupa del pasado d I arqueólogos dicen especializarse en las erapas primitivas (la El Proyecto Carbage, el! TtUSon, Arizana. Un estudio
hombre, es una disciplina histórica. Pero se diferencia d l Antigua Edad de Piedra ciPale,q!i~S.9,~ha(;e más de 10.000 elnoarqueológico entre los habitantes actuales de T Ut:SOIl, puso de
Australia estudio de la historia escrita -aunqii:e la uriliza-e- en un años) o las más reciemes(la.s graJfd.~~:6.'.viliZaciOiresde Amé-
(1788)
-r-, , Ittarzifiesco una marcada discrepancia entre lo que relataba la genre
aspecto fundamental. El material qUe encuentra el a'fqu~6- rica y China; la egiptología; li\iqlgt61ogía,clisica de la ,,'", respecto a su comportamiento y [o que áemosu» en realidad la

i I I
logo no nos ~ce de forma directa qué debemos pensar. El 'Grecia y Roma antiguas). Uno de lós'pí#i~ipales avances de
registro histórico hace declaraciones, ofrece opiniones,
emite JU1ClOS (aunque estas declaraciones y estos juicios
las dos o rres últimas décadas lo ha como CUido la toma de
conciencia de que la arqueología puede contribuir en gran
excavaáórz de sus c•.•oos de basura,

deban ser interpretados} Los objetos que descubren los medida, no sólo a la comprensión de la prehistoria y la his-
JS arqueó1ogos, por su parte, no dicen nada. de sí mismos roria antigua, sino también de las etapas históricas mis
direct;mence, Somos nosotros, en "¿,tlp,:Ees,ente,los que debe- recientes. En Norteamérica y Australia se ha desarrollado de queologia actual. Nos ~mos cuenca ~hora de que sólo
mos aarl~s s~ntIdo. Qesde esee, @ntó"~'de vistaJ,~ prácncl d!, [arma importante la arqueología histórica -el estudio podemos comprender/e/ registre arqueológico -es decir, lo
I~}r_gueologta es bastante SlITlilar a la del ctennt!f.o. El cit:n- arqueológico del asentamiento colonial y posrcolonial en que encontramos-e- si ~mendemos más detalladamente
t1~CO recoge ja;os (evidencias), re.~líza eXReri~entos, dichos continentes-o en la misma medida en que lo han cómo ocurrió, cómo.se-formó. Los procesos postdeposi-
form~¡fallñ~X¡poteS!S ~urra prcposicion para explicar los hecho sus análogas europeo..s, la arqueología medieval y cionalcs san, en este ,:.rri.o-th.e~ª.to, un foco '~,é:,;~~tudio
intensi-
, :.~
dacos;, c~r:r..~~_la.~E~~l __E.?n más datos v' como ~on- posrmedieval. De modo que, hablemos del Jamescown vo, Es aquí dondela emO'Mqueología adquiere su verdade-
.slt;-~Ion, elab.2.'3-lln modelo (una descripción que parece colonial en los Estados Unidos, o el Londres, París o Ham- ro sentido: en el estudio de pueblos vivos y su cultura
idóneapara resumir el patrón observado en la evidencia), 0 'buego de la Europa medieval, la arqueología constituye material, emprendido con el En de aumentar nuestra com-
arqueología es sLmiian:n muchos aspectos. El aequeólog una fuente de evidencias fundamental. prensióndei registro arqueológico. Porejemplc, el estudio
nene que desarrollar una imagen de! pasado, de! mismo Dejando aparte estas subdivisiones cronológicas, exis- de las prácticas de sacrificio entre cazadores-recolectores
modo en que el científico ha de elaborar Urtl visión eche- ten especialidades que pueden colaborar en numerosos perí- actuales llevado a cabo por Lewis Binford entre los esquI-
,~:~nre:..ª~:L~·mdo natural'. No aparece y5hechil. ocios arqueológicos diferentes. Uno de estos campos lo males Nunamiut de Alaska, le ha proporcionado nuevas
"En resumen, la arqueología es tanto un:i'Ciencia como constiruye la arqueología ambiental" en la que arqueólogos ideas sobre el modo en que se puede haber formado el
una di.scipli.na humanísrica, Es uno de sus encantos: refleja la y especialistas de otras ciencias estudian el empleo humano registro arqueológico, permiriéndole re evaluar los restos
inventiva del moderno científico al igual que la del hísrc- de plantas y animales, y e! modo en que se adaptaron las óseos de animales comidos por hombres pnrrunvos.en otras
riador actual. Los métodos técnicos de la ciencia arqueoió- sociedades del pasado a un entorno en continua transfor- parteSttet-mundo, Estas investigacio.~es no s~;Frn.:~~lil a
gica son tos más evidentes, desde la datación radiocarbóruca rnación. La arqueología subacuárica es otro ámbito qU¡; comunidades, mnl:Ü.I;:~·Cl'"::¡'..•gn.¡pos red:umdQ2\·E~"Tucson;
;o_,~,(, Origenes del
hq,/TIbre hasta el estudio de residuos de alirnencos en vasijas. Son exige gran valor y cualificación. En los últimos 30 años e Arizona, el ptoyrceo G:li-B~;,ci;eado porWillLinhB;"Rlili-
Igualmente unportances los métodos,cien~ficosdea.nálisis, ha convertido en una actividad surnarnente científica, que je:', implica la recogida de basuras de los cubosde:~tlJesW
'.', . ~~';~~~~;;*~h~:\..
:"; por deducción¡.l.:Algu.nos~rbrt~:há:!J.,,&;q?ueito'¡a,Íi¿2esidaill;it rescata cápsulas de tiempo procedentes de! pasado en forma
pen , ist9riac0ntf~f[¡«i¡,i~gtl/:J4M(¡'¡iámente~".; de la ciudad y la cuidadosa clasificación de su concdudo~n
d que con amoscar. )uérites 'esJiiÍl:ttii~:}t-;~·~
;!',' "
de d~n1n:ur.l~·~T'eei1ad~},A1bnce Mé¡::Hb';"indepencÍi~nte, 'jl' debarcos naufragados, que arrojan nueva luz sobre la vida el laboracorio. Esra desagradable tarea ha proporclO,flado
mal), AproxirnadamencE hasta el 3000 AC, los restos que haga referencia a un conjunto Inequívoco de concep-' en la antigüedad, tanto en tierra fume como en el mar. algunas revelaciones valiosas e inesperadas sobre el pa~on de
s son nuestea única evidencia, tos, con el 6.n de salvar la distancia existente entre la evi- También la etnoarqueología, de la que ya hemos habla- consumo de la población urbana actual -y los metodos
dencia arqueológica en bruto y las observaciones y conclu- do brevemente, es una especialidad importante en la ar- empleados son puramente arqueológicos.

mrro d uwor..
". 1""". '..":lleza y los Propósiws
' \ ..... de la Arqueología

r :-d.) 1988. Past Worids:. The .unteS tl,:w ofArdtaeo... logy,


Objetivos y Problemas no orra: cómo surgieron. sus particularidades y cómo influ- Scme, ~. '" . . . ti; NT
1977. In Small TIting' rorgQrten. AnchorlDoub!eday: Times Books: Locdon: Harnmond: Mlp}ew~O . ¡ J.
yeron éstas en su desarrollo. De<CZ, J.
New York. . . "L' . Shernn, A. (di. ¡980. Tk <;:ambridge ErlC'!(,ppeota (-l.rduuology
Si uuesrra meta consiste en conocer el pasado humano, es Este libro no se propone revisar las respuestas pro visio- Fa!rIl' B.M. 1987. N"., of tht Pose.Windwara: eicescer;
7'tttlSUTl!S Crown/C:unbridge Unívehicy1'ress: New York; CUP
ahí donde reside, precisarncnce, la principal dificultad de lo nales a estas. pregumas --aunque muchos de los impresio-
que pretendemos descubrir, Los enfoques tradicionales se nantes resultados de la arqueología reciente se reflejarán en
Bmon: HaupplgC. ~IY.
4 Asctne ea Civilizoeion: The Archaeology ~
r Carnbridge. . . h' 1 ..

1 J 198 '
Gowcct.. , k ," . TM Se> Remembm:
Thr oe'kmorton P . ('-~d)... '¡oS7 S "P""''''''
inclinaron a considerar el objetivo d,e(la'arqueología, sobre las págims que siguen-o En este libro examinaremos, más E.rly Mall, 'Col!.in.s:Londoo: \(nopE Ncw {o~.', ., ond dr~'ocoiogy. wdciecl'e1d: Ncw York_(puoliCJ¿o en Crin
todo, come. una reconstrucción: unir las piezas del r9mpe- bien, los métodos mediante los cuáles podemos responder a 989 A"d(nt Euype: 1""OI/T'( of a c.v'¡,z 110/1. Rou- Brecuia como Hisw"lfroin tht Sea.lIuctheU Beazley:Londoo).
cabezas. Pero ahora no baso simplemente con recrear la estas cuesncnes. Kemo. B ..J 1.. •
dedge: Londcn & Ncw York,
cultura marerial de periodos rmlOCOS,o completar la imagen
de ios más recientes.'
Se ha definido un nuevo objetivo en términos de "la Plan del Libro
reconstrucción del modo de vida de las gences responsables Los métodos de h arqueología pueden ser examinados de
del regi>::roaiqueoíogico". 'Por supuesto, nos interesa tener forma diversa, Hemos elegido considcrarlos desde el. punco
una imagen clara de cómo vivía la gence, y cómo explotaba de vista de la variedad de cuestiones que queremos responder.
su encarno. Pero también pretendemos encender por qaé Incluso el planreamiento del problema es, a mentido, cru-
v-ivían de esa forma:' por qué adoptaron esos patrones de cial. Podría decirse quetoda la 5l0soIU de la arqueología
comportamiento y cómo llegaron a adquirir forma sus esci impiícira en las. preguntas que hacemos y ei modo en
modos de vida y su cultura material. Resumiendo, nos que las formulamos. .
iQ.~~esa,c;q¡li= el c~bi0.,~clinaciófl' por los-procesos" La Parte [ revisa ,el ámbito generJ de la arqueología,
de caIDblo culrural tU debruno a la denorrunadi arqueología considerando, en primer lugar, la historia de la disciplina y
i'prócrsü(í(La arqueología procesuaJ avanza mediante el plan- ccnresrando iuego a eres cuestiones especificas: ¿cómo se
tearnienco de una serie de cuestiones, como cualquier otro conserva•.n los materialesi, ;cómo son hallados? Y ¿cómo se
estudio científico procede definiendo objetivos de invesri- fechmi -
g;¡ción +-mediance la formuiación de preguncas- y pasan,- L::. Parte II expone las pregunl:lS más acucianres que
do enroncesa responderías. debemos responder -ccspectO a la organización social, al
Hay muchos problemas importantes que nos preocupan medio y a lasubsistencia; respecto a la tecnología, al comer-
en este momento. Queremos comprender las circunstan- cio y al modo en que la gente pensaba y se comunicaba+-.
cias en las que aparecieron p,or vez primera nuestros ante- Acto seguido.inos pregumam05 cómo eran fisicameme. Y,
pasados. ¿Sucedió esto en Amca y solamente alli, como por últirno.isé ..plantea el interesante problema de por qué
todo parece indicar? ¿Eran estos humanos primitivos 'cambian las cosas, ··'ce·
auténticos cazadores o simples carroñeros? ¿Cuites fueron La Parte [][ continúa esta revisión de los métodos con
las circunstancias en las que 'evolucionó nuestra propia un exarneri.de la arqueología ~a.la práctica, mosrrando
subespecie de Horno sapiens sapiens: ¿Cómo explicamos el cómo se relacionan las diferentes ideas y técnicas en pro-
nacimiento del arte paleoiírico? ¿ Por qué parece ser tan yectos de campo concréros. Se han elegidotres de éstos ~.":-:

limitada su 'distribución? ¿Cómo se-produjo el cambio paca el estudie de ¿iSos: UnO del Mediterráneo Oriental, el
desde la caza y la recolección a la agricuitura en Asia Occi- segundo delsur de' México y el tercero 'del norte de Aus-
dental, Mesoarnérica y otras partesdel mundo? ¿Peir qué rralia, Finalmente, hay un capítulo relativo a la arqueología
ocurrió en el transcurso de sólo unos pocos milcnios? 6 pública, que' trata de los usos y abusos de la arqueología en
¿ Cómo explicamos el surgimiento de las ciudades en dis- el mundo moderno, y las obligaciones que todo ello ha
tintas pa,r;-ú:s _4~lmundo de forma aparentemente indepen- hecho recaer. sobre el arqueólogo.
diente? Lalisra de.pceguntas continúa y, tras estas cuestio- De este modo, prerenderncsque el libro proporcione
nes generales, existen ..otras. más específicas, Queremos una buena visiónde conjunto sobre el ámbito global de los
saber por qué una cultura determinada adoptó una forma y métodos e ideas de la investigación arqueológica.

Lecturas Adicionales
L9~l.ibrQSS1~~~~S son una muestra de l. gran' diversidad exis- . Binford, LR. 1983. In Putsuit of the Pas/. Tharnes & Hudson:
en
tent, hl;a(q~eo,¡~g¡a J~iua( Lám~yoria deellos destacan por London & New York. (Hay traducción castellana: En busca
sus b1,ll!n,.s ifuscn90nes:' , del pasado. Barcelona. 1988)
Bass, c.r. (edT'1988. Ships ~nd Ship:vrec!<J.4 the Amaicas: A Daniel, G. and Renfrew, C. 1988. The Idea of Mis:o'!. Edin-
Hislory &md on Undawatr: Archáeoiogy. Tharnes & Hudson: burgh Universiry Press: Edimburgh; Columbia Universiry
.'" London & New York. . Press: New York.
/ ,

42

RESUMEN
El Marco de la Arq,,~oiogíd

I
!
_._.- . __ ._---------,
L" historia de la' arqucologia es, por tanto, JIU historia de
ideas, métodos y descubrimientos. L1 arqueología moderno
,1 eruomo. Las nuevas técnicas cicndficas introdujeron, 2
entre orns cosas, medios fiables rara fechar el pasado prchis-
tuvo su origen en el sig!c X!:Y~I con Id aceptación de trc!;-
conceptos clave: la gran antigüedad de la humanidad, el
ióricc. Esumulada por estos progresos, la Nueva Arqueolo- ¿Qué queda?
gb de los años lía y 70 comenzó a plantearse pregulll'l.S, no
principio cvolucior.isu de OJ{'"\.Vjn ~l el Sistema de 13:j Tres
Edldt~ pm !J clasificación de la cl;lttrra ;mteriJ.!. Mucha.s
sólo reiati vas a qué cosas ocurrieron y cuándo, sino :;¡ por
qué ocurrieron, en un intento de explicar los procesos de
La Variedad
de hs civilizaciones tempranas, sobre todo en el Viejo
Mundo, habían sido descubiertas en la década de ·l880 y
cambio. M.ienrrns , pioneros del mb.Jo de campo que inves-
tilf-'ball regiones completas crearon una auténtica arqueolo-
de la Evidencia I
descifrados algunos de sus antiguos textos. Esto fue seguido gía mundial en el tiempo y el espacio -en el tiempo, se
de una larga frise de consolidación -de' mejora de los remontaba desde la actualidad a los primeros fabricantes de ------------------- ... _.-
métodos de trabajo de campo y excavación, y de estableci- útiles, y en el espacio, abarcaba todos [os continentes.
1

miento de cronologías regionales. . Precisamente. el modo en que los arqueólogos de hoy Las rcliquus de la actividad humana del pasado nos rodean Perú y otros ambientes áridos han llegado a nosotros tejidos,
Tras la Segunda Guerra Mundi,l, el ritmo del cambio en continúan ensanchando ¡'S lronterJ.S del conocimiento sobre
por todas partes. 1\,igun;LI de ellas fueron construcciones cestas y otros restos destacados que se suelen' destruir por
!. disciplina se aceleró. Los nuevos enfoques ecológiccs ci pasado de! hombre en nuestro planeta, constituye ei tema deliberadas, creados pm perdurar, como las Pirámides de completo. Y, por contraste, de las tierras húmedas, como
trataron de ayudamos a comprender 1, aebptaciÓr. humana de lo que resta del libro.
Egipto, 12 Cran Muralla China o ios Templos de Mcso- los pa ntanos de Florida o l~s aldeas lacusrres de Suiza, se-han
américn y la India .. Otras, como los restos de [os sistemas recuperado más restos orgánicos. conservados en es le ClSO
mayos de irrigación en México y Belize , 5011 los vestigios no por h ausencia de humedad, sino por la de aire.
Lecturas Adicionales visibles de actividades cuyo objetivo principal 'no m. impre- La temperatura y la humedad extremas son buenas pro-
sionar al observador, pero que aút hoy imponen respeto tectoras. Lo mismo sucede con los desastres naturales. La
por irl magnitud de la ernpres:l. erupción volcánica que destruyo Pornpeya y Hcrculano
S0!l buenas introducciones a h hisroru de b :i¡queologi;;¡: Univcrsiry Press: Edinburgh: Columbia Universiry Press: Sin embargo, la mayoría de los restos arqueológicos sor. (cuadro, Capítulo 1) es la más famosa de todas, pero tam-
Ccrarn, C. W. 1967. C,,,I.<,Gr'IVfJ ,tnd Sebo/ar<. (2nd cd.) Knopf New York.
bastante más modestos. Son los productos de desecho pro- bién ha habido otras, como la erupción del volcán Ilopango
Ncw York; GclhnC1.: London 1971. (!-by traducción castc- fag:m, E.M. 1985. Ti" Arlvel1lllre ~í¡lr"!<leo/ogy. National Geo- cedentes de hs actividades diarias de la existencia humana: en El Salvador en el siglo ur De, que sepultó ia superficie
llana: Dioses, IIUII/laS ,'sabios. Barcelona. 195.1) gr"phic Sociery: Washi"gtoll, D.e. restos de comida. fragm~ntos de cerámica, útiles líricos Jix- de la tierra v restos de asentarnientos en una gran ZQn;¡ del
Daniel, C. 1967. He On:~il" "lid Graw,/¡ oJ Archaeofogy. "?engu,,, Trigger, B.C. 198':1. A Hi¡cory of Ilrchneol"gi!t.i 7iWllgirl. Carn-
turados, los desperdicios que se formall donde quiera que el área maya n',eridional.
Books: Harrnondsworth and Baltimore. (Hay traducción 0,- bridge Universiry Press: Carnbririge & New York. (Hay tra- hombre desarrolle su vida cotidiana. Nuestro conocimiento del primitivo pasado humano
lCU,O': Hislvn"a d, /,' nrqu<aÍogin. Madrid. 1974). (Con ciL1.S de ducción castellana: Historia del pcmamicfllo arq;fcológico. Barce- En este capitulo definimos los términos arqueológicos depende, así, de 1a.1 actividades.del hombre y de los proce-
los textos de los primeros JJqucóiogos.) lona. í9n)
básicos, analizamos brevemente e! ámbito de la evidencia sos naturales que han formado el registro arqueológico, y
Daniel, G. 1975. 150 }'ears 'Y·¡lrdldeolog)'. Duckworrh: London \l/,lle)', CR. and SabioIT, J.A. 1980. A His!o!)' af Al7lrne'liI Ilr·
!Ja:';icl, C. & Reufrew, C. 19'88. 'J1,e Iáea ~r Prehis:qrr Ed.nburgh diüetilogy. (21~d ed.) Freemao: San Francisco.
que ha sobrevivido y examinamos 1" gnn variedad de
modos en que se lu conservado hasta llegar J nosotros. De
de esos otros procesos mis remotos que determinan,
durante \:lrgos períodos de tiempo, qué permanece y qué
tos suelos helados de las es~epas rusas, por ejemplo, proce- desaoarece p:!rl siempre. En 13 actualidad podemos confiar
den los espectaculares hJUaigos de Pazyryk, esos grandes en rccuoerar gran parte de lo que ha sobrevivido y apren-
sepulcros principescos en íos ql,le los tejidos y las pieles se der de ;Uo planteando la, prcgunrss adecuadas del modo
han 'tcnservado maravillosamente. De las secas cuevas del adecuado.

CATEGORÍAS BÁSICAS DE LA EVIDENCIA ARQUEOLÓGICA

Sin duda, IIIlO de los principales intereses del arqueólogo orgánicos y mcdioarnbientales hallados de fornu simultánea
reside en d estudio de.los artefactol -los objetos utilizados, eu yuámienws, resultando más productivosal estudiados en
modificados o hechos por .cl hombre--. Pero, como han relación al paisaje circundante y al agrupados en regionES.
demostrado los: trabajos de Crahame Clark y otros pioneros Los mtefa[loS son objetos muebles modificados o hechos
del enfoque ecql6gico (Capítulo 1), existe. toda una catcgoria por el hombre, como los útiles líticos: la cerámica. y las
de tesio: orgánicos y n1"dioalllbienl"les no artefactiralcs =-llama- JITms de metal. En el Capitulo 8 exannnaremos los métodos
dos.xn ocasiones, "ccofactos'I-> que pueden revelar, en la de análisis de la pericia humana enel c;unwde los materia-
misma medida, muchos aspectos de la actividad humana del les empleados en la elaboración de' artet?ictos. Pero' éstos
pasado. Se han realizado numerosas investigaciones ,rqueo- nos proporcionan además la evidencia fUn&.menw que nos
lógicas con base en -él análisis de los ,itebctos y de. esos restos ayuda J resolver todos los problemas clave +-110 sólo los rec-
42 El !'vlúrétl de la Arql/foiogía

'--~-------~
RESUMEN

La historia de 1; arqueología es, por tanto, una historia de al ~IIIOClIO, Las nuevas técnicas científicas introdujeron,
2
ideas, métodos y descubrimientos, W arqueología modertu
tuvo su origen en d siglo XIX, con la aceptación de trC$-
entre Olr"\ os 5, medios fiables para fechar el pasado prchis-
iórico. Estimulada por C.ltOS progrcsos, ia ~;ucva Arqueolo- c:~OI1¡"'.
"- cueda?
...,.,...-ou¡.
~'V ~ • I
gía de 105 años 60 y 70 comenzó a plantearse pregunl1S, no
conceptos clave la gran antigüedad de la humanidad, el
principio cvolucior.isu de Darwin v ci Sistema de j~; Tres sólo r lacivas J gil': cosas ocurrieron y cuándo, sino' por La Variedad
[d~de's pm la clasificación de la n;ltura material. Muchas que ocurrieron, en un intento de explicar los procr.sos de
de ¡'S civilizaciones tempranas sobre todo en el Viejo cambio, Micnrns, pioneros del rnbsjo de campo que inves- de la Evidencia I
Mundo, habían sido descubiertas en la década de, 1880 Y
descifrados al¡.;tmos de sus antiguos textos. Esto fue seguido
de una larg:1 fase de consolidación -de mejora de los
rigaban regiones completas crearon una auténtica arqueolo-
gía mundial n el tiempo y el espacio -en el tiempo, se
remontaba desde la actualidad a los primeros fabriontes de
~...:: J
métodos de trabajo de campo y excavación, y de establecí- útiles) YI en el espacio, abarcaba todos [O~ continentes.
miento de cronologías regionaies. . Precisamente, d modo en que lo; arqueólogos de hoy Las reliquias de la actividad humana del pasado nos rodean Perú y otros xmhientes áridos hall llegado a 00S0(ros tejidos,
Tras la Segunda Guerra Mundial, el ritmo del cambio en continúan ensanchando hs fronteras dd conocimiento sobre por toda, partes, p.,igun:Ls de ellas fueron construcciones cesta,\ y otros restos destacados que se suelen' destruir por
la disciplina se aceleró. Los nuevos enfoques ecológicos el pasado de! hombre en nuestro planeta, constituye el tema deliberadas, creados para perdurar, como 1:1$ Pirámides de completo, Y, por contraste, de las tierras húmedas, como
trataron de ayudamos a comprender b adaptación humana de lo que resta del libro. Egipto, b Gran Muralla China o los Templos de Mcso- los pantanos de Florida o 11S aldeas lacustres de Suiza, se han
arnérica y ¡, India. Otras, como los restos de los sistemas recuperado más restos orgáuicos. conservados en este caso
mayas de irrigación en México y Belizc, SOI\ los vestigios no por la ausencia de humedad, sino por la de aire,
visibles de actividades cuyo objetivo principal 'no era impre- La temperatura y la humedad extremas son buenas pro-
Lecturas Adicionales
sionar al observador, pero que aún hoy imponen respeto tectoras. Lo mismo sucede con los desastres naturales, La
por la magnitud de b empreS>. erupción volcánica que destruyó Pornpe ya y Herculano
Son buenas introducciones :l h histona de b. ;¡tquea!og{;¡: Universiry Press: Edinburgh; Columbia Universiry Press: Sin embargo, la mayoría de los restos arqueológicos Ion (cuadro, Capítulo 1) es la m15 famosa de todas, pero tam-
Ccrarn, C.W. 1967. Cd5, Cr,Wfs ,md Seholars. (2nd cd.) Knopf New York. bastante más modestos, Son los productos de desecho pro- bién ha habido otras, como la erupción dd volcán Ilopango
New York; GOU:tf!C1.: London 1971. (!·iJy traducción castc- Fagan, .S.M, 1985. He ",[vel1/<I" el ;lrdi<tcolcgy. Nacional Geo- cedentes de las actividades diarias de la existencia humana: en El Salvador en el siglo ur De, que sepultó b superficie
llana: OIOR~Jtumbas y 511bi1lS. Barcelona. 1953) grJphic Sociery: \lIdshitigton, D.C. restos de comida, fra~n~ntos de cerámica, útiles líticos frac- de la tierra v restos de asenumieruos en una gran zona del
aI
D "ti el, G, 1967, TJ,O On:~iI!5 ,md Crowtlt ArdlO,aiagy, hngu,,, Trigger, S,G. 198'J, ,1 ffi5lvly oI A "h"eologi(t.! TJlOlIgill, C,I11- turados, los desperdicios que se fOrm;<ll donde quiera que el área maya n'\eridiona\.
Books: Harmondsworth and Baltirnore. (HJy traducción ras- bridge Universiry Press: Carnbridge & New York, (Hay tra- hombre desarrolle su vida cotidiana. Nuestro conocimiento del primitivo pasado humano
teUon,: His/on'o de In arqueolag'a. M,drid, í974), (Con cius de ducción castellana: Hi.tloria del pcmQmiCtllO ürqi/colágiro. Barcc- En este capitulo definimos los términos arqueológicos depende, así, de las actividades-del hombre y de los proce-
los textos de los primeros uqueólogüS,) lona. í992) básicos, anali~Jmos brevemente el ámbito de 1; evid~,lIcid sos naturales que han formado el registro arqueológico, y
Daniel, G. 1975, 150 Yee" <{"jlCho,olog)', Duckworrh: London. W,llcy, C.R. and Sabiofl, JA 1980 A Hll!Qryo[ Amen",,, Ar- que ha sobrevivido y examinamos la gun variedad de de esos OI'OS procesos lT~is remotos que determinan,
~r
LJa::icl, C. & Renfrew, C. 19B8. The ldeli p're!:ü:q'-r Edinburg,h d¡;;¡tolrgy. (2nd ed.) Frceman: Sau Eranciscn. modos en '~uc se ha conservado hasta llegar J nosotros, De durante largos períodos de tiempo, qué pemunece y qué
tos suelos helados de las esu!p;;s rusas .. por ejemplo, procc- desaoarece pU2, siempre. En b actualidad pod~mos confiar
den lo! espectaculares hallazgos de Pazyrvk. esos granJes en rccuocrar gran parte de lo que ba sobrevivido y aprcn-
sepulcros principescos en íos que los tejidos y las pieles se dcr de ~U" plc.nteando las ptcgllnras adecuadas cid modo
han tonservado maravillosamente. De las secas cuevas del adecuado,

CATEGORÍAS BÁSICAS DE LA EV1DENCIA ARQUEOLÓGICA

• Sin duda, uno de los principales intereses del arqueólogo orgárlicos y mcdioambientales hallados de [orma simultánea
en y"úmienlns, resultando más productivos' al estudiarlos en
reside en el estudio de.los artifJdoS -los objetos utilizados,
modificados o hechos porel hombre->. Peto, como han relación al paisaje circundante. y al a.gruparl~s en regiones,
LOS artefaclo5 son objetos muebles modificados o hechos
demostrado los, trabajOS de Graharne Clark y otros pioneros
del enfoque ecológico (Capítulo 1), existe toda una categoría por el hombre, como los útiles líricos, la cerámica y las
de reslos ofif,;nico5 y medioambienlales no artrfactüJ1cs -llama- armas de metal. En el Capitulo 8 examinaremos los métodos
dos,en ocasiones, "ccofactos'l+- que pueden revelar, en la de análisis de Ja pericia humana enel campode los materia-
misma medida, muchos aspectos de la actividad humana del les empleados en la elaboración de arteqetos, Pero éstos
pasado. Se han realizado numerosas investigaciones arqueo- nos proporcionan además la evidencia func)imental que nos
16gicJ.5 con base en ,~l análisis de los aitebctos y de esos restos ayudJ J. resolver todos los problemas clave +-no sólo los tcc-
44 El Marco de la Arq<leología ¿ )111' qnrda? ÚI Variedad: de la EVldl'/II1

J
A1eas
ocupada por
~ los pnrneros
J1., J agricultores

1 :dO,OOO ¡
floiócicos- olanreados en este libro. Una sencilla vasija o carse aún ITÚS y definir lo, yacimientos como lugares donde
cacf~o de a~ciUa, por ejemplo, puede ser el tema de varios
renglones de investigación. La arcilla puede ser analizada
para obtener una fecha para la v-asija y, tal vez por consi-
se identifican huellas significativas de la actividad humana.
Así, una aldea o ciudad-es un yacimiento, como también lo
es un monumento aislado, corno el Túmulo de la Serpien-
'{ACII~iENTO INOiViOüAL
(PEOUEÑA ALDEA) ,:~I}.-,~;~
.'... Co5Ci de :(1fase inicial

[COnstruCCiÓn)

guiente, par;¡ el lugar en que fue hallada (Capítulo 4); o


también puede estudiarse para encontrar su Jugu de ori-
gen; de este modo, nos da datos sobre el alcance y contactos
te en Ohio. o Stonehenge en lnglarerra. De la misma
.forma, los útiles líticos o Iragrnentos de cerámica dispersos
en la superficie pueden represen(.u un yacimiento ocupado
~i?i;1-~U¡~~D¿':;~;:~~t
;~~u;
.
i.ª,:.
~; .!.. ., ,,~'~t~-
. del grupo humano que la [¡bocó (Capítuios 5 y 9). Se puede sólo unas pocas horas, mientras que un tell o montículo

~Sj~~~~s .Ji'
incluir la decoración pictórica de la superficie de la vasija en 'de! Próximo Oriente es Un yacimiento que indica un asen-
una secuencia tipológica (Capítulo 3) y revelar algo sobre las . tarnicnto humano de quizás varios miles de años. En el Basurero [estructura)

creencias antiguas, principalmente si representa a dioses u- Capítulo 5 consideraremos la gran variedad de yacimientos ~ ;.,.:_'~.'"~~_!."'- .'r" <
que contiene restos
orgánicos
otra, figutas (Capítulo lU). También el análisis de la íomu con más detalle y examinaremos el modo en que los clasifi- / ..:~:\:.:
i:i~~~..;~ .~-- ~ (eco;aclos)
de la vasija y cualquier alimento u otros residuos que C011- can y estudian regionalmente los arqucólogos -r--como parte ~, L ~ '- ••••••• - - -- - ....-

teng:'l pueden generar información relativa a su utilización, de id investigación de patrones de asentamiento-e. Aquí, sin ;, . _:·.->~0?.~~-o",~~-;·~
O~ /_-~--L-.
~. ,., ./ < ti,
quizás en la cocina, así como a la dieta (Capítulo 7). embargo, nos interesa más la naturaleza de los yacimientos
Algunos investigadores amplían el significado del térmi- individuales y el modo CJl que se forman.
no "artefacto" ¡ma incluir todos los elementos de un yaci-
miento o paisaje ¡¡lodificados por el hombre, coino hogares,
agujeros de poste y hoyos de almacenaje ---:pero éstos se La Importancia del Contexto
suelen denominar estmrt:/fQs, definidas, en esencia, como
artefactos 110 portátiles-o La5 estructuras simples, como los Para reconstruir la actividad humana del palada en un yaci-
agujeros de poste, pueden proporcionar información, por sí rniento.rs fundamcnral comprender el COtitexto de un. hallaz-
solas o en combinación con restos de hogares, pavimentos, go, sea éste un artefacto, una estructura, una construcción o
unjas, erc., sobre estructuras más complejas o construuiones, un resto orgánico. El contexto de un objeto consiste en su 1:4000
definidas corno edificaciones de lodo tipo, desde ..casas y nivel inmediato (d material que lo rodea, por lo general algún
graneros a palacios. 'i templos. tipo de sedimento corno gnva, arena o arciila), su 'ülaDán 03
Los res/os orgáJ1icos y medioambirnla1e5 no.,{/rt~/átllalq, o posición horizontal y vertical dentro del nivel) y su asociaaon
ecofactos, induyenhuesos de animales y restos-de ·pbn¡;!.~, J otros hallazgos 0a aparición conjunta de otros restos arque- D~rE"F.ntes fSC.1!rJS.y lenninr.{ogía empleadas fH la arqt(eo!ogía, desde CONSTRUCCiÓN INDIViDUAL [CASA)
así como sucios vscdimenros -todos ellos puedenarrojar ,. ológicos, por lo general en elmismo nivel). En el siglo XIX, la la región coulinenlal (página QJl,!crú.>" SIlpr.>n'O! izó.1uierda) ~1La
••• alllli ••••••_· .!*:",:\ • ..-; • '.11I

luz sobre la a¿ti'iidad humana en el oasado->, Su imoor- demostración de que había útiles líricos asociados a huesos de constmüiÓtL indiuidual (dcrechaj. En esta reptesentocibn del patrón
de Qsentamiento de los agriwllvres pn'1nifilJOi. de El/ropa (qrúrllo
tancio reside er: que pueden indicar, por éjemplo,'qúe· animales extinguidos, en depósitos o niveles sellados, ayudó a
comía la gence, o las condiciones ambientales en las que
vivía (Capítulos 6 y 7). '., .,
establecer la idea dela gr:m antigüedad del hombre (Capiru-
'lo l). Desde entonces, los arqueólogos han reconocido.cada
milenio A C) el arqllcó!ogo anoirzaria -a gran escala-- la
I

úllerEjemle tj,Soúaóón entre yacimientos y 5Ur./05 l(~eros y fáciles de


ímbajar próximu5 a 105 nos (Capltr4ia 7), A mellor escula¡ la
~f--""'II"I!iI:'·_:II~~'¡¡'~Q~.,;.~:'~r,
Pueden considerarse como vccimiento: arq'ieólógicos los Vez enrmvor medida, la importancia de identificar yrcgisrrar irsociación +estobteada p(lr ill excavacion (Capítulo "3)-- de ttntl5 Artefactos díspersos Aguiero de poste [estructu

luzarcs donde son hallados conjuntamente artefactos, cons- correctamente lAs asociaciones existentes entre los restos de un casas úm olras y con (Ótl5lmr.úancs como silos para ei almacenaie .de! Los artefactos y estructuras se
1 :400
rrucciones, estructuras y restos orgánicos o mcdioarnbicn- yacimiento. Éste es el motivo por el cual constituye una era- ,Rrdno, susáta pregímlaJ rrfnli[J(!s a, por ejemplo, la orgtJtrizaoón enCl!enlran asociados a la construcción

tales. Para los prcpósiros de la investigación puede sirnplifi- gedia· 'illC los saqueadores excaven yacimientos indiscrimina- socio! Y ,la dwaúón dI! fa 0fPació;t en este periodo.
.0"'"

46 El ~larco de la Arqlleol,'gí" ¿Qllé queda? La Variedad de la Evidencia 47

<lamente en busca de hallazgos valiosos, sin registrar el nivel, matt:.¿:~Jg~.e no les interesa, destruyen ei contexto prilllario de
la sinnción o 115 asociaciones. Se pierde toda ¡, información
conrexrual. Una vasija saqueada, interesante para un colec-
esos übjeüis. 5¡ los arqueólogos cxcavan posteriormente El
material desplazado, deben ¡ti;Cipaces de reconocer que está.
I ARQUEOLOGÍA EXPERIMENTAL -;-"';
I
cionista, habría informado mucho mis respecto a la sociedad en un contexto secundario. 'EstO" cs. evidente en un yacl- Constituye eficaz de estudiar
un medio El terraplén y el foso la' como se
que la fabricó si los arqueólogos hubieran podido registrar - miento de los Mimbres, saqueadbJi~¿e poco: pero mucho los' procesos pcstdepcsicionales '¡. construyeron en 1960. ¡unto

dónde apareció (¿~n una tumba, un foso o una casa)) y en más dificil en un yacimiento altcradccñ la antigüedad. Las la?90 piazlí.
ú;; ejemplo excelente es el' ,.-:
•••.
.s: ..

terraplén construido en Overton Down,


asociación a qué otros artefactos o restos orgánicos (¿armas, alteraciones tampoco se lirniun a la actividad humana pues las ~ .'
,:,
.
>

en el sur de Inglaterra, en 1960.


útiles o huesos de animales'). Se ha perdido mucha informa- fuerzas de la naruraleza -ias transgresiones marinas o las
Consiste en un gran terraplén de
ción valiosa sobre el pueblo de los Mimbres, en el Suroeste capas de hielo. la acción dd viento y el.agua- destruyen creta y turba de 21'm de longitud, 7 m
A..~ericano, porque los furrivos arrasaron sus yacimientos en invariablemente el contexto primario, Gran parte de los úti- de anchura y 2 m de attura, con un foso
bUSC.l de los cuencos pintados que hiceron los Mimbres hace Irs de la Edad de Piedra hallados en las graver..s de los nos paralelo, La finalidad del experimento
1.000 años (cuadro, Capitulo l 4). Cuando los saqueadores europeos están en un contexto secundario, transportados por no sólo ha sido la de establecer e~
"';;ctuales (o antie,'Dos) alteran un yacimiento. removiendo el la acción del agua lejos de su contexto primario original. modo en que se alteran el montículo y
el foso con el paso del tiempo, sino
también qué sucede con los materia-
_._-------------- las. come la cerámica. el cuero Ij les
PROCESOS POSTDEPOSICIO:t'{ALES tejidos, que fueron sepultados en el
interior en 1960. Se han hecho -o se
En los últimos años, los arqucólogos se hall dado cuenta de truycr o abandonan cdifjcacion~s, aran sus c:lmpos, etc. harán- cortes en sección (trincheras)
que hay una serie de. procesos 1'05ldeposicioflafes que han afee- Los segundos están constituidos por los acontecimientos en el terraplén y el foso a intervalos de
tado tanto al modo en que [ueron sepultados los ,hallazgos naturales que determinan tanto el enterramiento como la 2,4, 8, 16, 32,"64 y 128 años (en tiempo
como a lo q!:\e,l~,sL~(f<jió,dcspl!és de enterrados. supervivencia del registro arqueológico. La caída repentina real, en 1962, 1964, 1968, 1976, .1992,
de ccruza volcánica que cubrió Pompeya'{Capitulo 1) es 2024 Y 2088): un compromiso bastante
Eia!gueó,lcigo
una útil distjnción
americano Michael Schiffer ha hecho
entre procesos jJ(lstdeposiciona/cs cu/tLlr<lles una trmsformación-N cxccpcicnal: otra más común sena
I serio para todos los implicados. 60, el monticulo perdió 25 cm de altura riales enterrados, las pruebas realizadas I
y el foso se obstruyó con sedimentos
(transfomiaciones-C) y procesos pos/deposicionales I/'I/llra/es O el enrerrarmcnto gradu:ti de artefactos o estructuras por I Según
yecto
esta escala temporal,
todavía se encuentra en una fase
el pro-
con bastante rapidez. Desde mediados
4 años después mostraron que la cerá- .
mica permanecía inalterada y et cuero
'1

no culturales (transtorrnaciones-N). Los primeros engloban I ¡n~icial.pero los resultados preliminares de los 70; sin embargo, la estructura se poco afectado. pero los tejidos ya se
las actividades deliberadas o accidentales de los seres huma- ~n interesantes. En la década de los' ha estabilizado. En cuanto a los mate- estaban debilitando y decolorando. I
..J
nos, en la medida en que fabrican o ,usJ.n artefactos, CO!1S-

lo son, asimismo, las actividades de los animales. en .un de cortes en huesos de animales, realizadas por C. K. Brain,
yacimiento -soca vándalo o ipyéndp.hu~os: /, trozos de Lewis Binford y ateos, sugieren que gran parte de los huesos
madera. , ." , ' . . excavados son los restos de los animales cazados y devorados,
A primera vista, est;15~i~tinc~pne.s pueden parecer de en su mayor parte, por otros aniIT.:Ues depredadores. 'Los
escaso ioterés para el .aqueó.l9go, pero ~n.realidad, son humanos, con sus instrumentos líricos, habrían entrado en
vitales para la recorl~tiü¿ciónJ adecuada de Ia vida humana escena, como simples carroñcros, al final de una jerarquía de
en el pasado. Puede~e; impórtintt:por ejemplo, saber si distintas especies animales. Pero no tono el mundo está de
cierta evidencia arqueológica esel' resultado déuna activi- acuerdo cou esta hipótesis del carroñeo. El aspecto que ahora
dad humana o no humana (de una transforrmción-C o una nos interesa <:5 que el problema puede resolverse con mis
'transformación-N). Si intentamos reconstruir la actividad tacilicbd perfeccionando nuestras técnicas para distinguir los
madcrera del hombre estudiando las huellas de cortes en los procesos postdcposicionalcs culturales de los naturales +-la
troncos, debemos aprender-a reconocer ciertos tipos de actividad humana de la no humana=-. En este momento,
marcas hechas por los-dientes, de los castores y a. distinguir- muchos estudios se centran en la necesidad de diferenciar las
1:1$ de las realizadas: PQr~el hombre con instrumentos Uticos o huellas de cortes en huesos, hechas por instrumentos líticos,
met.ilicos(Capítulo.8}· '. . de las realizadas por los dientes de animales predadores (Capi-
Tornemos. otro, ejemplo ~i~,~igr1~~~a,q~:9, Para las prime- tulo 7). Los modernos experimentos que utilizan replicas de
m fases de la existencia humana en Afrio, a comienzos del herramientas lític;is para descarnar huesos, constituyen' uno de
Paleolítico o !\lltiguaEda4 d~:P;~dia; los grandes esquemas los planteamienros más útiles. Otras variedades de la arquco-:
teóricos sobre nuestra habilid,ad pririiitivapm la caza se flan logia experimental pueden ofrecer mis información sobre
basado en c! hallazgo de útiles Iíticosasociados ¡ huesos de algunos de los procesos postdeposiciorules gue afectan ala'
animales en y;¡cilniLnto; argu~oI0gi¿ós. Se 'supuso qoe los conservación fisica del material arqueológico (ver cuadro).
huesos procedían de animálcs.cazados y sacrificados pür [os Lo que resta de capítulo se dedica J una discusión más
'o' '¿LIS J¡(l;'I¡lJ.rt"~( t;~illl¡iilll)j'úJlllO srallJes Crlzadores (iz(ILlierncl) o (VIIW sil/lj}ln' (drnJ/krns (dcrcdw)? ¡\'I/estru (~lIliálllil'lIltl de ',lIS P(O.{~·O~· '. hombres primitivos ,que elaboraron los útiles. Pero los detallada de los diversos procesos posrdcposicionalcs tanto
pOi:dr¡.XJsiciOI/.1,ICS detetinina el modo en q/le intcrpretamo: la asoci/lcién de ti{ites I/I/IIIa/lOS (¡)/l lB/esos de animales w el rc.~l5lriJ Iosrl de ¡lft1ca, recientes estudios del comporunucnto animal y de las huellas culturales como naturales.
48 El Marco de la Arqueología ¿ Qlié queda? La j/'1/1cdad de la Evidencia 49
I
que se conservan en buen estado, Pero es mucho más dificil ", ,La dcstruuion Íiunvana del rcgisirn arqueológico puede pro-
PROCESOSPOSTDEPOSICIONALES ClJLTURALESc: CÓMO HA AFECTADO de.saber, más alH de, cualquier duda razonable, si una mues- ducirse por la realización de cntcrrarnienros de los tipos ya
EL HOMBRE'A LO QUE PERDURA, EN EL REGISTRO ARQUEOLÓGICO tra de, restos vegetales carbonizados procede de, pongamos descritos en depósitos anteriores, Pero los hombres del
por caso, una era o un suelo de ocupación --esr.o también pasadodestruyeron, accidental o deliberadamente, las huc-
Podemos dividir estos procesos, 3 grandes r:lSgos, en dos De forma similar, U,i1a cosecha de alimentos orn >1 puede dificultar la reconstrucción de la dieta vegetal autén- llas de .sus predecesores de diversas maneras, Los gober-
tipos: .los que reflejanel comportamiento y la actividad 'trigo será adquirida (recolectada), manufacturada (pr cesa- tica, ya que ciertas actividades pueden favorecer b comer- nantes, por ejemplo, derribaron los monumentos o borra-
humana primitiva antesde-que el hJllngo él yacimiento da), usada (consumida] y desechada (digerida y cxcreud s vación de determinadas especies de plantas-o Este com- ron las inscripciones de jefes y monarcas anteriores en
quedara sepultado; y Ios que se produjeron tras su enterra- los residuos) -2quí podríamos añadir un~ fase intcrm c1i~ plejo problema se, abordad más adelante en el Capítulo 7, muchas ocasiones, Un clásico ejemplo es el que se. produ-
miento (como el 'empleo ,dd-:,arado o el saqueo), Por comente de' almacenaje antes del uso--, Desde el punto d El enlerramiento deliberado de objetos valiosos o de cadá- jo en el Antiguo Egipto, donde el faraón herético Akhc-
supuesto, b mayoria de los yacimientos arqueológicos de la vista del arqucólogo, el factor crítico es que los restos pu '- veres es otro aspecto importante del comportamiento natón, que trató de introducir una religión nueva en el
actualidad se [armaron como resultado de una compleja den aparecer en el registro arqueológico cn cualquiera el humano que ha dejado huella en el registro arqueológico. siglo XtV AC, fue vilipendiado por sus sucesores y des-
secuencia deutilización, enterramiento y reurilización 'que esos estadios -un útil puede perderse o tirarse durante su En épocas de conflictos o, guem., la gente entierra, a menu- truidas sus edificaciones más importantes para reutilizar sus
se repitió en muchas ocasiones, de modo que una simple fabricación por su escasa calidad, un; cosecha puede ard .r do, posesiones de valor, con h intención de recuperar/as materiales en otros monumentos, Un equipo canadiense
división bipartita de 105 procesos posrdcposicionalcs cultu- accidentalrricnte y conservarse- así durante el proce an{n- posteriormente, pero, al~Jnas veces, por una u otra razón, dirigido por Donald Redíord ha pasado muchos años regis-
rales DO es tan G.cJ de aplicar en la práctica. Sin embargo, to--, De este modo, para reconstruir corr cumcruc las no io hacen, Estos depósitos son una fuente de evidencia de trando algunos de esos bloques de piedra -rcurilizados en
puesto que. uno de nuestros principales alanes es reconstruir actividades primitivas, es fundamental tratar de eniend r a, primera clase para ocrtos periodos, como la Edad del Bron- Tebas y los ha ensamblado ron Jvud;¡ de un, base' de datos
el comportamiento humano primitivo, debemos intentado. cuál de .ellos nos estamos enfrentando, Puede se: bastante ce europea, en la que son comunes los escondrijos de bienes informatizada para reconstruir (sobre el papel) parte de
El comportamiw(o humano ptimitivo suele reflejarse, ar- GciJ de identificar el primer p:lSO en el C:l50 de los útiles llri- metálicos, o 1, ,Gran Bretaña tardorrornana, que ha depara- uno de los templos de Akhcnarón, C0l110 si fuera un enor-
queológicamente, en al menos cuatro actividades impor- cos, porque las extracciones de piedra son rcconociblcs, ~ do tesorillos sepultados de plata y otros metales preciosos, me rompecabezas,
tantes: en el caso de un útil, por ejemplo, podrían ser • menudo, por profundos agujeros en el suelo, con la asocia Sin embargo, puede resultar dificil para el arqueólogo dis- l\lgunas destrucciones humanas intencionadas han con-
1 adquisición de la materia-prima; ción de montones de lascas de desecho y materias prilT1;~\ tinguir entre los depósitos qUE, en principio, se pretendían servado, involuntariarncnre, materiales gue puede encontrar
2 manufactura; recuperar)' los objetos valiosos enterrados, quizás, para el arqueólogo. El fuego, por ejemplo, no siempre destruye.
3 uso; y, finalmente, aplacar a fuerzassobrenaturales (situados, por ejemplo, en A menudo puede aumentar las posibilidades de supervi-
4 recogida o abandono cuando el útil está gast;¡do o una zona de paso especialmente peligrosa en un pantano) y vencia de ciertos restos, como los vegetales: la conversión
roto, (por supuesto, el instrumento puede ser restaurado y que no se pensaban recuperar. en carbón incrcmcnra, en grm medida, su capacidad de
reciclado, este es, repitiendo los pa.~os 2 y 3,) El modo en que los arqueólogos abordan la tarea de resistencia frente a..los estragos del tiempo, Por l<!":gell(:ral,,
intentar demostrar las creencias en fuerzas sobrenaturales y los revocos de arcilla y el adobe "se 'dcscornpoaéii, pero' si
, el más allá, consriruye el tema del Capítulo lO, Aliara hare~ una estructura ha ardido, el barro se cuece hasta alcanzar la
1
mos notar que, además de los depósitos, la fuente de evi- consistencia dr.1 ladrillo, De est2 forma, miles de tabletas.
I
dencia más importante procede del wlerramien(o de/os diJim. escritas de arcilla del Próximo Oriente se han cocido.ucci-,
IDI, bien sea en tumbas sencillas, en túrnulos funerarios '\ dental o deliberadamente, en incendios Y as! se.' han conser-
complejos o en pirámides gigantcscas, acompañado, por lo" vado, También se puede carbonizar la madera y sobrevivir
uso general, de ajuares tales como vasijas de cerámica o armas y, así eri estructuras o, al, menos, dejar una impresión clara en
en ocasiones, con pinturas rnuralcs en la cámara sepulcral, el barro endurecido,
como en el México antiguo o en Egipto, Los egipcios , En la actualidad, \;¡ destrucción humana del registro
incluso llegaron al extremo de momi5car a sus muertos arqueológico continúa a un ritmo escalofriante, porel dre-
0:0"
;0:. o (ver más adelante) -para conservados, según creían, por -naje de terrenos, el cultivo, 105 tr~,b.ajqs .de construcción, el
AOOVI~ClÓN todala eternidad->, al igual que 105 Incas 8el Perú, cuyos ,saqueo, cte. En el Capítulo 14 veremos cómo afecta todo
reyes eran custodiados en el Templo del Sol en Cuzco y esto a la arqueología en general y cuáles son sus irnplicacio-
sacados al exterior en ceremonias especiales, ncs potenciales para el futuro,
2
PROCESo'S POSTDEPOSICIONALES NA¡URALES - CÓMO AFECTA
Punta bitad"¡ rot<l
LA NATURALEZA A LO QlJE PERDlJRA EN'ELREGISTHO ARQUEÓLOG1CO
-iE,~, Ya hemos visto el modo en que los procesos posrdeposicio- por lo general, las sustancias inorgánicas son mucho más
nales naturales, como IJ actividad de los ríos, pueden alterar o resistentes que las orgánicas. ,_
destruir el contexto primario del material arqueológico, Ahora
no> centraremos en be propio material y en los procesos Materiales Inorgánic s """
~o"~ naturales que causan el deterioro o dan lugar a la conservación
.. :.~
Prácticamente cualquier material arqueológico puede Los materiales inorgánico más comunes que sobreviven
., :""rtrfado p"cde haber entrado njom,"r porte del rCJiislToarqueológico en Clldquiera de el/os ClIntro es/a dios dc su cido vito/, La loreo del
• re e ~: consiste en determinar cuál de filos representa e/ hallazgo etl cuestion, sobrevivir en circunstancias excepcionales, Sin embargo, arqueológicarncnre son la pi .dra, la arcilb y los metales.
SO El Marca de la Arqveoloo!«

Odaküsoq ~
SECO, F!'liO

~\~\~~ \ \ II

l~
" fi'" I

I
II I
·1 '--
. L 11
I
¡e\)

lW
Perú SECO .'
I I ~ .
Lllerelekn FRia ~

L::=
II~ i
Oanqer Cave/Lovelock Cave SECO ?azyryl< FRia

I Ozeus HUMEDO t Egipto SECO

~ BarrowFRiO Europa Septentriooai PANTANOS

. - Cuevas de las Aleuüanas CÁUDO, SECO ------ Pompeva DESASTRE NATURAL

[,05 pnnupalcs yaclmien:IOS y regiones comentados al este topiuúo, ell 105 cuales [os prOCfS05 postdcposícionales naturales -desde las l.os ladnilo: dI! barro se tonsctvun en bu~" estado en el duna luido del Proxuno Orie/!te.. ',-4qui, los llrq:.u:vlog(ls eXtQ[lc1!l los i/ll1iC!1S0~~Oi;;r()S
condiciones de humedad :/zas(tl la; de ari.dez {1 fria- han condiuido a t.fJ1c1 coI/Sfrvaáá!1 extraonilnanamenie L!ue11<t de los restos arqueológicos. de álllenlaciólI, hechos de laJ.rillo, de! Templo Oval de Khafaje, IrakJedtados Jel 265U 01 2]50 /1 e. ,,::;;;;!~

Lvs úli/(s líticos se conservan bien -algunos tienen unos ·I..Ll nrcilla cocida, como la cerámica y los ladrillos de barro. embargo, incluso los ladrillos de barro desintegrados puede a El mar es, en potencia, muy destn.lctivdi':~oIi corrientes,
dos millones d•• ños->, No es' sorprendente que.siempre cocido o el adobe, es casi indestructible si ha sido correcta- ayudar • establece; las fases de reconstrucción en aldeas olas v mareas que rornnen v esoarcen los reslos.sumercidos
hey;lI1constituido nuestra evidencia mis importante sobre las mente elaborada. No es sorprendente que la cerámica haya peruandS o en tdls delPróximo Oriente. Por ~tra parte, puede h:1ce~ que les rJletaj~s se recuhr~;n de
actividades humanas durante laAntigua Edad de Piedra, aun- , sido, tradicionalmente, la principal fuente de datos del .. Los metal[s como el oro, la p'i;¡t.1 y el plomo se conservan una env;irura !,'l1Jcsay resisteute de s;¡]es,¡'net<ÍUc,ls(como
que los artefactos de madera y buesojque tienen menos posi- arqueólogo pará los periodos posteriores a la.aparición de la bien. El cobre y el bronce de baja aleación son atacados p():r-.t cloruros, sulfuros y carbonatos) procedentes de)ps propiOS
bilidades de perdurar] pueden haber tenido, originariamente, alfireria (hace unos 12.QOO años en el Viejo Mundo y 5.000 los suelos ácidas y pueden oxidarse hasta el p~nt9 !le :.quet: ,,4'bJ,etos:éstaa¡-:uqaaij¡:¡,;t; los artefactosJ~i<:;o'1l en su
. la misma importancia que los.de piedra, A veces, éstos llegan en el Nuevo). Como Y" hemos visto, pueden 'cstudiar>e sólo quede un depósito o mancha verde,},j:,Q;<:iqa'c\6n,t,~Í1~#,:';1:{lt,tGbbr,Si,;~U$újFi:nreii,(¿('seextraen lostó~je . , "agua y
a nosotros t~n poco dañados o alterados en su forma original; las vasijas atendiendo J su Iorma.vdccoración superficial, $b:tr~:t:.in.:'·~la.~~sales
'~.' bién es un ~gente destructivo rápido y po(JC'to's'o del hierr:o.~?"~:···"·;~·'fiQ· reaccionan con el aí.r~·'~~deSp·r~~dcn
un
que los argueólogos pueden examinar las huellas lIucrosc6pi-· componentes minerales e incluso a los alimentos u otros L. e
corroyéndolo y.dejando sólo unadecolorsción en el~~(!!Jj{';~'a2icfq~;qti~~'c!~súl'iyéelii¡(ú:lI'que aún snóíiSer&'i, Pero la
eas de uso en SlIS filos y averiguar, por ejemplo, si el instru- residuos que hayan ..quedado en.su.interior. Los suelos áci- .. Sin embargo, como veremos en el C:ipítblb 8, a vec'E es' utilización de la electrólisis -consistente en introducir el
mento fue utilizado plra cortar madera a pieles de animales, dos pueden deteriorar la superficie de la arcilla cocida y las posible recuperar objetos de hierro desaparecidos elabo- objeto en una solución química y hacer paSJf una débil
Esto constituye una de las ramas más importantes dela inves- vasijas o ladrillos de barro poroso, o sometido ;¡ una mala rando IIn moldea partir del hueco que handejado en el corriente' entre él y una rejilla' metálica que lo circunda-
tigación arqueológica en la actualidad (Cap. 8). cochura, pueden volverse frágiles en medios húmedos. Sin suelo u de una concentración de óxido. hace que las salesdestruruvas se trasladen lentamente del
¿QlLé queda? La Variedad de la Evidencia

dtodo (objeto) al ánodo (rfjilla), quedando el metal limpio hablar del "clima local" de un medio ambiente, como una
y J salvo. Este ES un procedimiento habirual en la arqueo- cueva. Las cuevas son "invernaderos" naturales, debido a
logía subacuárica y se empleo. en codo tipo de objetos, desde que su interior está protegido de los efectos clirnáticos exte-
cañones (ver ilustración de la página siguiente) hasta los riores y (en el oso de las cuevas calizas) su alcalinidad per-
hallazgos recientemente rescatados del Titonic. mite una conservación excelente. Si las inundaciones o el
pisoteo de animales y hombres las alteran, pueden proteger
I Materiales Orgánicos
huesos )' restos tan deiiorios como las huellas de pisadas e
incluso, en ocasiones, fibras vegetales, cornola corta soga
encontrada en la cueva con pinturas del Paleolítico Superior
La supervivencia de los materiales org;írucos depende, en de Lascaux, Francia.
I gran medida, del nivel (el material circunclante)-y.del clima
Oocal-y regional) -con la influencia ocasional de- catastro-
Sin embargo, suele ser mil importante el clima regional.
_El clima tropical es el más destructivo; con su combinación de
I res naturales, como las erupciones volcánicas, que d menu-
do distan de ser desastrosas para el arqueólogo.
lluvias rorrencialcs, suelos ácidos, ternpcearuras.cálidas, alto
grado de humedad, erosión y riqueza de vegetición y acti-
El nivel, como ya hemos dicho, es, por lo general, algún vidad de insectos. Las selvas tropicales pueden arrasar un
tipo de sedimento o suelo. Sus efectos sobre el marerial orgi- yacimiento muy rápidamente, con raíces que nacen caer las
I nico son diversos; ia creta, por ejemplo, mantiene en buenas
condiciones-los huesos de seres humanos y animales (así
paredes y derribar¡ los edificios, mientras los agnaCCLO\
torrenciales desrruyen gradualmente las pinturas y enlucidos
I corno los metales inorgánicos), Los suelos ácidos destruyen y la madera se pudre por completo. LbS arqueólogos del sur
los huesos y la madera en pocos años, pero dejan decolora- de México, por ejemplo, tienen que luchar de forma COn5-
cienes reveladoras en el lugar en que hubo alguna vez agttie- unte para mantener a ¡aya a lajungla. Entre una campaña y
ros de poste o cimientos de una cabaña. En los suelos areno- la siguiente, puede darse un crecimiento primario de más de
I sos pcrvivcn manchas marrones o negras similares, asi como
1:1.1 siluetas oscuras de lo que fueron esqueletos (ver cuadro de
2 11\ de altura er:iJonas que habían sido totalmente desfo-
restada-s el año :ihterior. Por otra parte, también podemos
Sutton Hoo, Capítulo 3, y ver también Capitulo 11)_ considerar que ~lS-condiciones de la selva son benignas.
Pero el nivel inmediato puede, ep circunstancias excep- pu~sto que dificultan que los saqueadores lleguen con faci-
~ lidad a más yacitTIientos aún que los que ya han alcanzado.
I cionales, tener componentes adicionales como minerales
o
metálicos, sales petróleo. El cobre puede favorecer la con- El clima lemplado, presente en gran parte de Europa y
servación de los restos orgánicos, quizás evitando la actividad América del Norte, no es beneficioso, por norma general,
I de nucrocrganisrnos destructivos. Las minas de cobre prehis- para los materiales orgánicos: sus temperaturas relarivamen-
- tóricas de la Europa central y surcriental conservan nume- te cálidas pero variables y las prqcipitaciories oscilantes se
rosos restos de madera, piel y tejidos. El material orgánico combinan cara acelerar el oroceso de descomposición. Sin
embalado que fue hallado entre lingotes de cobre en el embarco. ~n detemlinaci:Li' cirr.unsrancias, las condiciones
pecio del siglo XIV A.C de Kas, en las costas de Turquía localespueden neutralizar e~lOsprocesos_ En la fortificación
(cuadro, Capítulo 9), sobrevivió por esta misma razón. romana de Vindolanda, cercade la Muralla de Adriano,
Las minas de s:1I, como las- de Hallstatt, Austria, de la en el non e deInglaterra, el arqueólogo Robin BJriey
Edad BeI Hierro, han ayudado a presernr hallazgos orgáni- encontró unas 1.000 cartas, escritas con tinta sobre finísimas
cos- Más aún, una combinación de sales y petróleo permitió planchas de abedul y aliso. Los fragmentos, que datan del
la conservación de un rinoceronte lanudo en Starunia, año 100 DC, aproximadamente, han sobrevivido gracias a
Polonia, con la piel y el pelo intactos, y rodeado de hojas y la inusual composición química del sueio: la arcilla, com-
frutos de la -vegetación de tundra. El animal había sido pactada entre los estratos del yacimiento, creó bolsas sin
arrastrado por una fuerte corriente al interior deun pozo oxígeno 0a ausencia de este el-emento es vital para la con-
lleno de petróleo crudo y sales, procedentes de una 6.ltra- servación de los materiales orgánicos), mientras que las sus-
ción petrolífera natural, que impidieron la descomposición: tancias químicas generadas por helechos, huesos y ceros
las bacterias no pudieron actuar en estas condiciones, al restos, esterilizar-o n prácticamente la tierra de esa zona, evi-
tiempo que la sal impregnaba .la piel Y la conservaba. De - tando así las altera~iones producidas por la vegetación y
.forma similar, las canteras de asfalto de La Brea, Los Ange- otras formas de vida.
les, son mundialmente Jamosas DOI el buen estado de los Otro ejemplo sorprendente de conservación en un clima
esqueletos de una amplia vari~dad de animales y aves templado, se produjo en Potterne, un basurero de! Bronce
prehistóricos que fueron recuperados en ellas. final del sur de Inglaterra y fechado entorno al1 000 AC
El clima también' desempeña un papel importante en ia Mientras que los huesos, por norma generJJ, se .@.n~ralizan
1I1(~f<¡/ pr(l(edfl/tes 'de 11/1 petio riel 1·554 el/" el ¡C,1n'oe, antes y de5pllt~S t1e .'~1I re$¿a~/ff1áó/{. El [",¡deo de ltl eiecch.í/isis (lIerJl. 51)
conservación delos restos orgánicos. A veces podemos debido a lafiltración de las aguas subterráneas, eri,es¡~ yaci-
deswbicr!o /In (Ot~'UtlJO rinico de anfWS, !lIId,H e iJ/strrunt'/ltos d!' !1aI-'eg!1C/cHi del .~Ig(o .\y/"
.:\ El MuI"Ca de la Arqueotogia

CO~SERVAC/ÓN POR ARTEFACTOS PERECEDEROS

HU/l/IEDAD: EL DE OZETTE
Malar/allramado ".J3(L~.esras· 1.466

YACIMIENTO DE OZETTE esters« • t '12 sombreros "tjj.(. cunas· 96


revestim/ontos • ~t9 fundas d~aiPfihes
Ec¡u!po poro tejer 14 postesde lél~r· 14
En el yacirnienlo de Ozette, Washing- po encontraron varii!,s casas alargadas
barras giratorias • tO cuchillas • 2~
ton, en la 'costa Norcccidenta! de de madera de cedro, de hasta 21 m de {usa}'ofas .• 6 carreles
U.S-A., se produjo un tipo especial de' longttud y 14 m de anchura. con pane- Equipo de caza 11 S arcos de madera y
encharcamiento. En torno al 1750 DG, les tallados y grabados (con diseños treqmeruos » 1.534 estiies de ttecre » 5.189

un enorme desprendimiento de barro, pintados en negro que incluían tobos y. puntas de flecha de madera." 124 astiles de
producido por la crecida estacicnal de pájaros del trueno), postes de sujeción erpéo » 22 restos de dientes.de arpón, '61
una corriente subterránea, sepultó por del techo y muros bajos de división. tapones de flotildo,,"s deR,ei de iocá
completo parte de un asentamiento Estas casas contenían hogares, plan- Equipo de pesca 131 anzuelos de' madera

chas de cocción, bancos para dormir y para hipoglosos'· 607 pie·z.~s.curvedss de


ballenero. La aldea permaneció prote-
enzueio« para hipog/osos • 117 .fragmentos
gida durante dos siglos -pero no olvi- esteras.
de material para' fa tebricecioo de anzuelos •.
dada. pues sus descendientes mantu- Se recuperaron más de 50.000 arte- 7 errestrsoores de arenques· 57 anzueios
vieron vivo el recuerdo del luqar de sus factos en buen estado de conservación de una púa" í 5 anzuelos de dos púas Un:; india M;ax¡;h, componente de! e~uip9,
antepasados-o Luego, e! mar comen- -casi la mitad en madera y otros Recipientes 1.001 cajas de madera y (sobre las tmees) limpia una cesta
zó a arrastrar el barro y parecía que el materiaies vegetaies-. Elballazqo más fragmentos'" 120 cuencas de madera y encontrada en el yacimien¡'o, (AtTiba a fa
yacimiento iba a quedar a merced de espectacular lo constituyó un enorme fragmentos· 37 bandejas de madera derecha) Otro miembro del personal mide
los saqueadores. Los habitantes de la bloque de cedro rojo, d'", un metro de Naveg~dón 361 remos de canoa y un fragmento de rr:adera en una de (as
fragmentos· t 4 achicadores • 14 cases de 07.e08,
zona reclamaron al gobierno que lo altura, tallado en (arma de una aleta
fragmentos de canoa
excavase y protegiese los restos. dorsal de ballena e incrustado con más
Varios 40 petes de juego· 45 mlni::.Jturas
Richard Daugherty fue nombrado para de 700 dientes de nutria marina, dis-
talladas (canoas, figuriilas, etc.) • 52 mazos Rlchard Oaugherty (debajo) con la
dirigir la excavación del yacimiento. puestos en forma de un pájaro' del true-
de madera labrada· í efigie tailada de una escuttucs en cedro lallado de fa aleta dorsal
A medida que los arque6iogos lim- no con una serpiente en sus garras. aleta de balfDna eón incrustaciones de de una b3:íena.
piaban el barro con mangueras a pre- Incluso han sobrevivido helechos y dientes de nutria marina
sión, salía a la luz una gran variedad de hojas de cedro, junto con gran canti-
material orgánico. Daugherty y su equi- dad de huesos de ballena.

Vista gen'eral desde el sur del área que rodea al yacimiento de Oze~e: En el horizonte se ve la iste de Vancoover,

'1(- . .'

Mazos de madera del yacimiento. (Arriba,


de Izquierda e.aerecno). Cabeza de mazo
para focas; una cabeza de búho en·un mazo
de chemén; un rostro en la empuñadura de
un mazo para focas.
¿'Q'lé queda? La Variedad de la Evidencia
-6 El Marco de la ArqLleologla

miento, éstas -ast corno las semillas no. e


HALLAZGOS DE LA TUMBA
un."maniQu/" del jo~e,n rey. Modelado~n incluso la cerámica- se han conservado gncias a un mine-
madera y recubiero de yeso (una vtuteded
DE TUTANKAMON
de escayola) pintado, pudo haber sido
ral llamado glauconita (una variedad de mica), que se ha
Equipo de arquero .. Cestas" Lechos'
iuuusoo como modelo de un Sastre para /a desprend.ido dcllecho rocoso de arena y seha introducido
Fénetro • Maquetas de cercos "
Boomerangs y jabalinfls • Especfmenes
elaboración de las joyas o prendas del en la materia orgánica como un componente estable.
monarca .. . Las catástrnfes natlirJIes, en ocasiones, protegen.los yaci-
botánicos' Cajas y colnes • Doseles •
Sillasy tabunetes • Carro de guerra • mientas para el arqueólogo, incluyendo los restos orgini-
Vestidos •. Ataúdes ." Ariicuios da eos: Las más comunes son las tormentas violentas, como la
cosmética .. Coraza" Figuras de El sarcófago más exterior de los tres de
divinidades .. Abanicos" Alimentos .. Tulankamon estaba hecho con madera de que cubrió de arena el poblado costero neolírico de Skara
Malerial de juego' Máscara de oro'
cipré!; y recubierto con láminas de oro. Brae, en las islas oteadas; o. el corrimiento de lada que
Maque~a de un .granero .. CojinE!.'i .. sepultó la aldea prehistórica de Ozettc, en la costa noroc-
,)oyas, satta; de ab8jorios'yamuletos .. cidental de Améric« (cuadro de la p:ígim siguiente), a las
Lámparas y antorchas .• Momi~~ ••
Instrumentos musicales'; P~6ellón
erupciones volcánicas; como la del Vesubio, que enterró y
portgti/ • insignias restes •. Qivanes conservó la Pompeya romana ba¡o un manto de cenizas
dluales .. Objetos rituales .. (cuadro, Capitulo 1). Las erupciones volcánicas de El Sal-
,qep('9Sf~(!tat;i(mes reales" S<J.rcófaQo 4

vador en torno al 260 DC. deuositaron una caDd zruesa v


~íg(jras snebti y srticctos retecicneoas .•.
Escucos »Heticáríos y,objetos
extensa de ceniza sobre un ·;íre~rnava del1lamen'te ~ohb¿;
relacionados" Bastones y OácuJos • donde la labor de Payson Sheet¡ y;us colegas ha puesto. al
Espadas y dagas ,. Herramientas • descubierta gun variedad' de restos en el Valle de Zapoti-
Vasijas. Jarras de vino" Utensilios de
tián, incluyendo surcos de cultivo conservados. Como
escritura
veremos en el Capiruio (), la ceniza volcánica también ha
protegida parte de llll bosque prehistórico en Miesen- .
heim, Alemania. .
Dejando aparte estas circunstancias especiales, la super-
vivencia de los materiales orgánicos se limita a ciertos casos
que implican grados de humedad extremos: es decir,
medios áridos, helados o anegados.

Conservación de 10s Materiales Orgánicos:


las Condiciones Extremas

Entornes secos. LJ gran aridez o la sequedad evitan la


descomposición graciJ,\ a la escasez de agua, que perrniteel
desarrollo de numerosos microorganismos destructivos.
Los arc¡ueólogos se dieran cuenta de este fenómeno por
vez primera en Egipto (ver cuadro de Tutankamori).
donde gran parte del Valle del Nilo tiene una atmósfera
tan seca que los cuerpos del período predinástico (antes del
. 3000 AC) han sobrevivido intactos, con la piel, el pelo y
las uñas, sin ningún tipo de momificación o sarcófago
+los cadáveres eran depositados simplemente en tumbas
poca profundas en la arcna+vLa rápida desecación, unida
a' las cualidades de drenaje de la arena, produjeron unos
efectos tan espectaculares que probablemente hicieran pen-
sar a los egipcios posteriores, del periodo dinástica, en la
práctica de b momificación.
Los indios Pueblo del Suroeste Americano (700-1400
DC aproxirnadamente) sepultaban a sus muertos en cuevas
secas ~' en abrigos rocosos donde, cama en Egipto, tenía
lugar una desecación natural: [lor lo tanto, no s~n momias
,(
58 El Marco de la Arqtlet1iogía
¿ Qué queda? La. Variedad de la Evidencia

auténticas, creadas PO( el hombre, aunque a menudo se las los órganos internos e introducían hierba seca en ia cavi- ..•
denomina asf Los cuerpos se conservan, en ocasiones, dad. CONSERVACION
..• POR
envueltos en mantas de pieles o en cueros curtidos y cn Entornes fríos, La refrigeración natural puede contener
u¡;.~ condiciones tan óptimas que ha sido posible estudiar los los procesos de descomposición durante miles de años. Los FRIO: EL YACIMIENTO
esill-d~;¡J~,lospeinados. También perduran las prendas (desde primeros descubrimientos de hallazgos congelados fueron,
<sandalias de fibra .usta mandiles de hilo), junto con una ---t-9uiz:ís,~u~l1e~Ü_S0-J:estos de J!l,"!~~~con~r~o~ en el
DE BARROW
amplia variedad de artículos como cestas, adornos de plumas
y CUEro. Algunos yacimientos más antiguos de la misma
~ñaf(~s~jSLlelu ~Ef1.~nte~~~~c_~:I~~~ de.
much-6S ae ellos con su carne, pelo y contemOo del esto-
~I~':~~ Muchos antiguos lugares de residencia
región también contienen [estos orgánicos: Danger Cave, en de los esquimales, como los de la cul-
mago intactos. Las desafortunadas criaturas cayeron, proba-
tura Thule, al norte de la Bahía de Hud-
Utah (ocupado desde d9000 AC en adelante), proporcionó blemente, en el inrerior de grietas en la nieve)' fueron son, contienen materiales frágiles' en
flechas de madera. cuerdas para trampas, mangos de cuchillos sepultadas por sedimentos en lo que se convirtió en un buen estado de conservación: madera,
y o(rosinsúh1!i:ti1t01oc':níádcf;Í;' cueva d; Lovelock, en gig;¡ntcsco congelador. Los mil conocidos SOl! los de Bcre- I
Nev;lpi,:cÓiltenía redes: mientrasque las cuevas próximas a
I hueso, marfil, plumas, peio y cáscara
sovka y Berelekh, revelando, éste último, más de [40 de huevo. A principios.de la década de
Durnngo, Colorado, Jiúl:éonservado mazorcas de maíz, mamuts. La conservación puede ser tan buena que los i ios 80, Aibert Dekin y sus colegas exca-
! varon una casa hecha con madera y
calabacincs, girasoles 'y semillas de -rnostaza. Este tipo de perros encuentren la carne bastante apetecible y hay que
hallazcos vezetales han sido cruciales oara avudar a los ar- mancencrlos apartados de los cadáveres. I hierba en Utqiaqvik, la moderna 8arrow.
queólogos a'~ecol1Strui¡ la dieta del pasado (Capitulo 7). en la costa norte de Alaska. Construida
Los restos 'arqueológicos congelados más [,1010S0S son,
por los esquimales Inupiat hace unos
Los habitantes de la costa del centro y sur de Perú vivie- sin duda, los procedentes de los túrnulos funerarios de los 500 años, la casa había sido destruida
ron -y murieron- en un entorno árido similar, de modo nómadas de las estepas de Pazyryk, en el Altai (sur de Sibe- una noche de inviemo por una tormenta
que es posible, aún hoy, ver los tatuajes en sus cuerpos
disecados y admirar el colorido profuso y deslumbrante de
ria), y datados en la Edad del Hierro, en torno al 400 AC.
Se componen de [osos profundamente excavados en el
I que arrojó una masa de hielo, que se
desplomó sobre sus dormidos ocupan-
los tejidos 'procedentes de los cementerios de lea y Nazca,
así corno las cestas y los ornamentos de .plumas, o las mazor-
suelo, revestido', de troncos y cubiertos por montones de
piedras poco elevados. Sólo podían ser excavados en la
1 I tes. Al igual que las' tumbas de Pazyryk
el agua derretida durante el verano se
~I
cas de maíz y otros anlculosaliméuticiós.' estación cáuda, antes de que el suelo se endureciese a causa infiltró en la casa en ruinas, donde se
congeló de forma permanen te, Dentro
Para tertiunar. se 'produjo un fenómeno ligeramente del hielo. El aire templado contenido en las tumbas ascen- 11() de la tierra sólida .: los excavadores
Uno de los dos cuerpos femeninos (encima;
debiljo) encootrsoos en el suelo de (a casa.
ballena: i, aslil de madera;
k, cazo
i, baldes
de madeta; 1, fT'.8J1ta de piel;
de
m, ból
distinto d las islas Aleutianas, cerca de la costa occidental dió y depositó su humedad en bs piedras del túmulo; esta encontraron los cuerpos intactos de LEYENDA: a; gafas de ('jj2dera para la aieve; de piel utilizada como almohada; n, oora
de Ala:;ka , donde los cadáveres eran protegidos y conser- humedad también se infiltró en las cámaras sepulcrales y las ,,1 dos mujeres, mientras los huesos de b, puntas de flecha envueltas en pieles; o, boisa de tripa; p, punta de flecha en asr
vados, de forma natural, en cuevas calentadas por la activi- congeló con tal intensidad durante el crudo invierno que dos jóvenes yacían cerca de la superfi- e, bólsa de piel con pesas; d, fragmen(o de' Ci, 'recipiente de barbas de ballena; r; botse
dad volcánica y extremadamente secas, Parece ser que los nunca se deshelaron en los veranos posteriores, ya que los 1 cie (y, por tanto, no habían permanecí- cuero; a, piquera para el hielo de hueso de piel eón ecui(Xl de costura; S. bolsa de piel
da siempre congelados) .. Dekín y sus ballena: 1, manoplas de piel de oso polar¡ ave; t.- cuchilla de pimrra; u, listón de made
isleños intensificaban la desecación natural mediante un túrnulos de piedra eran malos conductores del calor y pro-
v, piei de.axxse; w, vasi¡a de cerám";"
secado perióHt¿ó'de los cuerpos, dcshumcdeciéndolos o tcgian las fosas de los efectos calorificos y resccadores del I colegas encontraron prendas de cari-
bu y p¡el de foca; instrumentos de
g, peine de marfil; ti, peine de barbas q{J

suspendiéndolos sobre un fuego; en algunos casos, extraían viento y el sol. En consecuencia, han permanecido intactos
,1' díversos tipos de materiales, incluyendo
'1 un cubo de madera; y herramientas y
i armas dispuestas en grupos segun la
! .función y época del año. El equipo de
I caza de 'invierno' =-que incluía galas
! para lanieve.tpiquetas para el hielo y
I arpones- estaba almacenado en bol-
sas de piel. Una autopsia de las dos
I
1
mujeres mostró que se habían aiimen-
tado adecuadamente durante su vida,
1 pero habían sufrido de antracosis (pul-
1 manes neqros, debido a la inhalación
1 del humo 'l emanaciones de las lámpa-
1 ras de aceite durante los largos invier-
1 nos) y arteriosclerosis (estrechamiento
1 de las arterias motivado por depósitos
II de Golesterol y grasa, resultantes de
I una dieta' rica en grasas de ballena y
loca). la mujer mayor se había recupe-
rado de una ríeumonía, pero también
t! du!w JI(I:ldt
l de! .il~rde ,)i{JtTi¡¡ ¡,a d}'lIdddo n (OII.\nVI/f lo. l/o/(IÚ!es {U/{{¡1¿gt!;J CII(Ollfr(UIOS eil !os (/'ul/llft1:i.jii!/(·nlliu ..; de lu.' ¡¡limadll." de {cI::i había sufrido de triquinosis, quizás cau-
,-5ICpOS de r<lzyry,~,jcd/al{os eJ1 lomo al 400 !le (Izquierda) Diseño de '/1' l<lill'YC eu el torso v ur"zo; de ¡¡¡¡jefe (Derecha) Dibujo de sada por la ingestión de carne cruda.
pr.rt~ de I/!/ fOpiz de pared de Paz;"r-yk, t'n fiel¡ro (011 clf~·(tJes de apiicar.i611, 'IHe iuurstra« llIijiIíC(f: i'eroxillltínd{lse a una fisura t'1/!rOl/izar!d,
~Cc

60 EtMarco de la Arqueología ¿Q¡¡é queda; La Variedad de la Evidenci~.

75
~.",",
PIEDRA .'~:'/ ~ '~"~" ",..::.' :.. ·l·
.. ~.:,'.1j~:~:~o.~~<~··;~~;.:;;.·~·~;t~f.J:··~;.=·-J
.' siLEX :,~;;.:.~':":-' ~:.~ '~~'.;~;';'1).
~:,':'¡-~'.:-:.:;';~ ·?i·<?~~~;'F.~W~;·~.~:,;:~·i:¿i:"~·:,·:1
BRONCE .~:..:~r:0.!·;)·'.\;'.:::-~'{"~ ::,3'
~:.~::.0.){\~~:;:.~·
,{{!i~,~
1.-~·,i";;~ll·"-:;;,¡,~T
VIDRIO '.;',~.¡~~:. ...•'.....
; <:. :.¡,1·'::~:~:~,.:~'r·~
...;~,;-~~~{~~~;;·',1
Cf;RÁMrcA :',';>"., '.", ',-.'·,'c:';·'f!'::·"':·,'h~Ao;.<,¡3.'¡
CARaÓN ,.0..•...>.,; '.:.: : .'. ..:::C:; l'" "'i'::fi;:"< :;.i ~.;¡
HUESO ,,:<»:,;o'~:",;:i'·" '.·'''·:~i.';,;r:··'',::T
PllARRA . 'r":- {~.- ~,,;.J:': , ·....~~.:::·f.:'~y(~·,+;.i::~:·~.~~r:-}~,;:~··l
ASTA :~.l;'.;tr.:<?;?·:{:<~·:'7' .(1 ,~~..~;.t~'fj,:~·.:··:.~:};~:;,
1
TIERRA CONCI-~-\ ::'''~:ii<i?:.~·''~·~~~~·;''
. :" ~,,:,",.:::~~.',
.•.:.~-o:..~.i~(8 PANTANO

. ~:
..... ..
"
' ;
.. ...•-
::. ..
HI~·Rq. :.+,':":;~';'>~.:e, . I
,.\AOERA··:· \~~~~~~~,,~.!"~:!.
': '~'::'~: ..~,~;~:j
0.;t~:~.:~{·f~~·\~:::~.?
'. PLANTAS . ~'·:·:;·~~·7;~~·:'::
:;~f¿~~'~~:~~;;g~":: I
...-~?:~~.::'~~<.:1~\t'~:;:/~

1~;¡ijf¿¡;9:o'~::;;¡'" -~'-:..~.
:-..=.~-~.-

,,-
.i
La arqueología de yacimientos pantanosos comen.zó en la Suizll lié·! .\.J,~COII el descubrimiento de postes (li:J,'IJO el nivri de fus fagus ua ba]»,
Porcentajes de s/.lpen/ltlc/1cia de tnatetiales en areaslllirneads y Z~tlaS ~df'Stquedad flomlt11. Los restos orgánico.' se (onservan mfjor eil las pn'meras.

incluso los materiales másfrágiles -a pesar del agua hit- natural en las rumbas árticas de. tres marinos británicos que turba en los pantanos, que constituyen sólo un 6 % de la . A pesar de todo, los WCIP05 son, sin duda, los hallazg
superficie terrestre total, da a esta labor una urgencia adi- mas conocidos de las turbe m de la Euroua noroccidenc
.viendo que tuvo que emplear el excavador soviético Sergei murieron 'en 1846. Los cuerpos se conservaron perfecta-
cional. La mayoría de fUOS se remontan a la Ed;d del Hierro.
Rudenko para recuperados. mente en el hielo de la isla de Beechey, en el norte de
.. Las cualidades de conservación de las zonas pantanosas grado de conservación varia mucho y depende de las COI
Los cuerpos de Pazyryk habían sido colocados en gran- Canad:\. En 1984, un equipo dirigido por el antropólogo
varían mucho. Las turberas ácidas son favorables para los diciones concretas en que. fueron depositados los cadáver:
des ataúdes con almohadas de madera, y se conserváron canadiense Owcn Beauic, tomó simplemente unas muestras
restos de madera y plantas, pera pueden destruir el hueso, el LJ mayoría de los individuos sufrieron una muerte viole.
tan bien que se pueden apreciar sus espectaculares ta'tuajes .. de huesos y tejidos pdr. una atitopsi~,.}ntcs de volver a
hierro e incluso la cerámica. Por su parte, los famosos yaci- y, probablemente, fueron ejecutados como criminales,
. Las vestimentas comprendían. camisas de lino, cafianes deco- 'sepultar los cadáveres.
rruentos lacustres de las regiones alpinas de' Suiza, Italia, bien sacrificados, antes de ser arrojados a la ciénaga. L
rados, mandiles, medias y tocados de fieltro y cuero. Tam- Entornes anegados. Se puede realizar una distinción
Francia y el sur de Alemania mantienen en buenas condi- mejores ejemplos,como el hombre de Tollund en Din
bién había esteras, material de decoración de paredes, mesas útil para la arqueologiaterresrre (por comparación con la
ciones la mayoría de los materiales, marca, se encontraban en un estado realmente extraordin
con alimentos y cadáveres completos de caballos con bridas, arqueología submarina) entre yacimientos en terrenos secos
L15 turberas, situadas casi todas ellas en latitudes seoten- rio, sólo las manchas del agua de la turbera y el ácido táni
, sillas y orros arreos.. .. . . y en pantanos:' La gran mayoria de los yacimientos son
rrionales, constiruven uno de los entornes más imoo~antes indicaban que eran antiguos en vez de modernos. Bajo
También se han dado casos de conservación similares en. "secos" enel sentido de que su contenido en humedad es
bajo yla conservación de restos orgánicos es mala. Los de la arqueología de pantanos. Por ejemplo, los Somerset piel, los huesos habían desaparecido, al igu;¡[ que los órg-Jn
otras regiones circumpolares, como Croenlandia y AJaska.
Levcls. en el sur de Inglaterra, han sido el escenario no internos, aunque se pueden conservar clestórnago y
El yacimiento de Barrow constituye un buen ejemplo (ver situados en zonas encharcadas abarcan todos los encontrados
sól~ de.las excavacioues llevadas a cabo a principios de este contenido (Capitulo 7) Eri florida, incluso:'se han recup
cuadro). Otro ejemplo procedente de Alaska IlOS Ueg:¡ de la en lagos, marismas, ciénagas, pantanos y rurbcras. Aquí, los
srgio pa,a recuperar las bien conservadas aldeas Iacustres de rado cerebros humanos prehistóricos (Capítulo 1.\).
isla de Sto Lawrence, en la que ei perrnafrosc nos ha pro- materiales orgánicos quema realmente sellados en un medio /
la Edad dd Hierro de Clastonbury y Meare (cuadro, En algunas ocasiones, pueden producirse circunstanci
porcionado el cuerpo de una mujer esquimal con los brazos húmedo ! carente de aire (anaeróbico) que f.worece su
Capítulo 1), sino también de una campaña muy ambicio- de encharcamiento dentro de túrnulos funerarios -ur
tatuados, fechada en los primeros siglos de nuestra era. Las conservación, con tal que el encharcamieuto sea m:ís o
sa en las dos últimas décadas, que ha desenterrado nurnc- versión del fenómeno sibcriano en el clima t-;mplado
regiones más meridionales pueden producir el mismo efec- menos permanente hasta el momento de la excavación. (Si
reses caminos de madera (incluyendo h "carretera más los enterrarnicntos en ataúdes de roble del norte de Euro;
t0 en altirudcs elevadas, como la rumba de época incaica del un yacimiento húmedo se seca¡ incluso sólo de forma esta-
vieja" del mu ~do, un tramo de via de \ ,6 km de 6.000 durante la Edad del Bronce y, sobre todo, los de Din:
Cerro de El Plomo en los Andes, que contenía el' cadáver cional se puede producir la descomposición de los materia-
años de antigüedad), así corno numerosos datos relativos el marca, datados en tomo al laGO f,C, se componían de ti
congelado, de forma natural, de un niño que vestía un les orginicos.) Uno de lo, pioneros de la arqueología de
las técnicaspri~litiva, de trabajo de la madera (Capítulo 8) núcleo interno de piedras que rodeaban al sarcófago ti
poncho de lana de carnélido. pantanos er. Gran Bretaña, John Coles, estima que, a
y al medioarnbiente del pasado (Capítulo 6) . En la Europa troncos y de un túmulo circular. CO nstru ido encima. El agl
En Croenlandia. los cuerpos de esquimales de Qilakit- menudo el 75-90 % Y a veces el 100 % de los hallazgos en
continental y en Irlanda, las rurberas también han conser- se filtraba ,ti interior y, al combinarse con el tanino qll
sog, darados en el s\tlo xv DC, también habían sufrido UD yacimiento húmedo son orgánicos. Poco o Dada de este
vado numerosos caminos -en ·ocasiones con huellas de exudaban los troncos. creaba unas condiciones de acid,
una congelación natural en sus tumbas hechas en salientes material, como madera, cuero; tejidos, cestéria y restos
los carros de madera gue los rccorrieron-> y diversos res- que destruían el esqueleto pero conservaban la piel (dec
rocosos y protegidas de los elementos; sus tejidos se habían vegetales, sobreviviría en la mayoría de los yacimientos de
tos frágiles. Otro tipo de pantanos europeos, COIllO las lorada, como en los cuerpos de las tu rberas) , el pelo y I
contraído y decolorado, pero los tatuajes aún eran visibles terrenos secos. Por esta razón, los arqueólogos prestan cada
marismas .costeras, nos han proporcionado barcas excava- ligamentos de tos cadáveres contenidos en los ataúdes;' ade
(ver Capítulo 11) y sus prendas se encontraban en un estado vez más atención a las valiosas evidencias relativas a las acti-
-dris en troncos, palas de remo e incluso redes y trampas de más de sus vestimentas y objetos, COfIlO los recipientes ti
de conservación particularmente bueno. vidades humanas del pasado que se hallan en los yacimientos
pesca. corteza de abedul. .
Puede vcr.;~ un ejemplo más reciente de refrigeración húmedos. La amenaza creciente del drenaje y extracción de
¿Q!li: queda? La Variedad de la Er/idwi
El Marco de la Arq~leología

to en la elaboración de una cronología precisa basada en los RESUMEN


anillos de crecimiento, para áreas del norte de Europa y que
se remonta a miles de años atrás.
Le evidencia arqueológica de que disponemos depende de ros íactores, que están a merced de los elemento
Podríamos añadir que las antiguas áreas ribereñas de
algunos factores importantes: primero, lo que la gente, pasa- comportamiento humano anterior. Pero el tercero
pueblos y ciudades pueden constituir, par;¡ la arqueología
da y presente, ha hecho con ella (procesos postdeposicio- el protagonista de este libro,.progresa constanrernen
t.: -:. terrestre, otra fuente valiosa de .mádéras empapadas y con-
nales cukurales); segundo, lo que han conservado o des- medida en que comprendemos mejor los procesos
servadas. Los arqueóiogos han tenido especial éxito en la
truido las condiciones naturales, corno el suelo y el clima composición y destrucción y diseñamos estrategias d
excavación de algunas zonas del área portuaria del Londres
(procesos postdeposicionales naturales); y tercero, nuestra tigación y técnicas auxiliares para sacar todo el parti
romano y medieval, pero tales descubrimientos no se limi-
habilidad para encontrarla, reconocerla, recuperada y con- ble a la evidencia arqueológica que ha sobreviví
tan a Europa. A principios de la década.de los 80, arqueó-
lagos de la ciudad de Nueva York excavaron un barco del servarh. No podemos hacer nada respecto a los dos prime- hoy.
siglo XVIII en buen estado, que había sido hundido para
sustentar en 'ese lugar la orilla del East River.·No 005 sor-
prende que sea la propia arqueología subzcuática, en ríos y Lecturas Adicionales
lagos y, sobre todo, en el mar, la h.¡cntc de' hallazgos sumer-
Pueden encontrarse buenas iurroducciones ;¡ los problemas rclati- Dimbleby, G. 1978. Planrs <I/ld A,,¡'oeo¡o,~Y· Paladin:
gidos más importante (cuadro, Capkuloó).
El principal problema arqueológico de los n;r!lazgos
I
vos a la conservacion
., "
ue lOS rnarcnaies arqueOtoglcos en:
.. , " .
(Capitulo 7).
subacuáticos y, sobre todo, de la madera, es que se deterio- Binford, L.R '1983. ln FIlr5!IÍ/ ar
/ile POli: Decodillg lile lircilúeo!o- Nash, D.T. and Petraglia, /viD. (eds.). i987.,\lalllrai
gira! Record. Thames & Hudson: London & New York. (Hay ProCCSlCS oltd Ihe Archaeo!ogical Retora, Brirish Arch.
ran rápidamente una vez descubiertos, comenzando a secar-
traducción castellana: EI1 busca de! pasado. Barcelona. 1988) Int. Series 352: Oxford.
se y a romperse de forma casi inmediata. Por tanto, han de
Clark, J.eD. 1960. Arrhoeoiogy al1d Sacie/y. (3rd. ed.) Methuen Schifier, M ..B. 1976. Behal,iorol ,1rrhaeology. Acadernic Pr
ser mantenidos húmedos hasta que puedan ser tratados o
London: Barnes & Noble: New York. (Capítulo 3.) York & London.
congelados en un laboratorio. Este tipo de medidas de con-
,Se produjo un fenómeno bastante similar en los barcos servación ayudan a explicar el enorme costo de la arqueo- Coles, B. &J í989. People af¡ile ~-l-'e¡[onds: /lag!, ilodies O/la L1ke- Schificr, M.B. ¡987. FonnauonProcesses o( ¡he Ardloeo[¡;~i(
Dwellers. Thamcs & Hudson: London & New York. Universiry. of Ne'.'! México Press: Albuquerque.
que utiliza,mll los vikingos corno tumbas., Por ejemplo, el logía subacuárica y de p:mc.1nos. Se ha calculado que los gas-
barco de Oseberg, Noruega, que contenjacl cuerpo de tos de la "arqueología húmeda" son cuma veces mayores
una rema vikinga del 800 DC aproximadamente. estaba que los de la "seca". Pero la recompensa, como hemos
sepultado en la arcilla y cubierto por una envoltura de pie- visto. cyo enorme.
dI?s y una capa de turba que lo selló y aseguró su conserva- Esta reeompema también ser~ muy grande en el futuro.
cion. Florida, por ejemplo, tiene aproximadamente 1,2 millones
Los ascntanucntos lacustres han rivalizado en popularidad de hectáreas de depósitos de turba. que',. COI! base en las
cO,n los cuerpos de IJS turberas desde quc se produjo, hace evidencias actuales, contienen probablemente más artefac-
mas de UD siglo; el primer descubrimiento de postes de tos orgánicos que cualquier otbi'púte del mundo. Hasta
madera, o pilares de viviendas, en los lagos suizos. L1 idea ahora. las áreas pautanosas de este lug;¡rlianproporc.ionado
romántica de aldeas enteras construidas encima de soportes mÍ> embarcaciones prehistóricas que cualquier otra región,
sobre el agua, ha dado paso al descubrimiento dd predo- además de tótems, máscaras y figurillas, fechadas incluso en
. minio de los aSel1tall,lier~t05a orillas de lo~ lagos" gracias a la el 5000 AC. En la Cuenca de Okecchobcc, por ejemplo, /
detallada lflVC5tJgacron llevada a cabo.desde la década de 101 se ha encontrado una plataforma funeraria del primer rnile-
40. La variedad de los materiales conservados es asombrosa, nio AC, decorada con una serie de grandes postes roténu-
no sólo estructuras y artefactos de madera o tejidos, sino cos ullados en madera, que representan una colección de
urnbién nueces, bayas y otros frutos, como en el Charavi- animales y pájaros. Tras un incendio, la plataforma se había
nes ncolitico de Francia. _ hunriido en una Limo. Sin embargo sólo recientemente
Qu izás, la mayor contribución a la .uqueología hecha fIl Florida la recuperación de hallazgos sumergidos se ha
por los aseutarniernos lacustres y otros yacimiento> curooeos producido mediante una excavación cuidadosa, y no sim-
cu pantanoxdurante los ú!ti[j1os años, sea, sin embargo:que plcrnente corno un resultado del drenaje, que estJ destru-
han proporclon;¡do gran cantidad de madera en buen estado yendo grandes áreas de depósitos de turba y, con ellos,
para e~ análisis de los anillos de crecimiento anual de los cantidades incalculables de evidencias arqueológicas de
árboles. En el Capitulo 4 veremos el avance que ha su pues- todo tipo.

"
------------------_._---- ..
12
¿Por Qué Cambiaron I
las Cosas?
I
La Explicación I!
en Arqueología I
__ --.1

i
Responder a la pregunta "¿po, qué?" es la tareamás dificil Los últimos 25 años han sido testigos del resurgimiento
en la arqucologiá. De o.ccll0; 6 E labor más desafiante e de la aplicación de. la teoría ~rgueo.lógica. Durante vanas
intcres:¡--hTedt"cualquier ciencia o campo del conocimiento, décadas, la preocupación por l~ explicación cayó en el olvi-
pues con esta pregunta vamos mil allá de la mera apariencia ;do. Sin embargo, con la aparición durante los Ú10S 60 de la
.de las cosas y trascendemos d un nivel de anáhsls qüí: trata, Nueva Arqueclogia y la correspondiente "pérdida de la
en cierto modo, de tomptcnder el patrón de los aconteci- inocencia"; se tornó condene la de que no había un corpus
mientos. De hecho, éste es el objetivo que motiva a sólido que respaldase a los métodos habituales de la investi-
muchos de los que emprenden el estudio del pasado huma- gación arqueológica. En grito parte esto sigue siendo cierto,
no, ya hablemos de arqueología o, más generalmente, de aunque se han producido muchos intentos, impulsados por
historia. Hay un deseo de aprender algo en el estudio de lo elenfoque procesual de la NUe'l2 Arqueología, de generar
que ha muerto y desaparecido que se relaciona con nuestra un corpus teórico para 12 disciplina. Hoy en día. existe una
propia conducta y con la de nuestros contemporáneos de gran abundancia de enfoques par:l explicar "¿For qué?". La
hoy en día. La arqueología, que nos permite estudiar tanto literatura arqueológica está inundada de polémicas discu-
épocas prehistóricas, remotas y primitivas cornolas.históri- siones entre posiuvistas, marxistas, estructuralistas, "post-
cas, más recientes, es única entre las ciencias burnanas por la procesualistas", etc., defendiendo algum idea especial,
gran amplitud.del Lapso de tiempo que abarca, D~ este En sus inicios, la Nueva Arqueología-implicaba el uso
modo, si existiese alguna posibilidad de descubrir pautas o explícito de una teoría y unos modelos y/sobre todo, de la
patrones en los acontecimientos humanos, h escala ternpo- generalización. Más tarde fue tachada de excesivamente
ni de la arqueología podría revelarlos. "funcionalista", demasiado interesada por los.aspecros eco-
.. El eminente historiador francés Femand Braudel dife- lógicos de la adaptación, la eficacia y los rngos puramente
rencia tres.niveles de acontecimientos yde análisis histórico. utilitarios y funcionales de la vida. Mientras tanto. una pers-
En-lasuperficie, por decitlo asi, están los hechos concretos pecriva alternativa, inspirada en el marxismo, insistía más en
de .la .historia humana: {'histúire fvéllemwtielle, corno los lasrelaciones sociales y ei ejercicio del poder. Sin embargo,
denominó. Bajo estos acontecimientos superficiales exis- los enfoques proccsual y marxista tienen mucho en común:
ten ritmos más lentos, incluyendo los ciclos identiticados son compatibles, como luego demostraremos, aunque utili-
por los economistas con una periodicidad calculada, tal vez, zan terminologías (algunos las llamarían jergas) bastante
en décadas. Finalmente, bajo este ritmo se encuentran las diferentes para expresar sus puntos de vista.
tendencias básicas a largo plazo, la IOIl;:ue dllréf, que, por lo En la década de los 70. corno reacción frente a los "fun-
, general, termina predominando. ciomlistas" proccsualcs, se anunció una arqucologia esrruc-
- Este es sólo el punto de vista de un hombre. Aun asl, turalista, luego una postcsrructuralista y, finalmente: una
hace alusión ;l la comuleiidad de! intento de explicar la his- r "posrproccsual". Todas ellas realizaron una tarea útil al sub-
roria. De hecho, no e;este un modo aceptado y unánime de rayar que no se debían olvidar por más tiempo las ideas y
partida P,Ud comprender el pasado humano. Por lo tanto, creencias de las sociedades del pasado en la explicació n
• un capitulo como éste no puede ser concluyente y, sin
duda, será contravenido. Pese a todo, es un capítulo que
arqueológica .
J En los 80, algunos de los seguidores de la arqueología
vale la pena escribir y meditar, puesto que es en este campo procesual buscaron modos de enfrentarse a los aspectos
de estudio donde la investigación arqueológica es, hoy por cognitivos de las sociedades del pasado en el marco del
hoy, I¡¡~S activa. pensamiento procesua], Este enfoque "procesual-coguiti-
26 Descubrir la Diversidad de la Experienaa Humana ¿Por QlIé CaI/lbiaro¡1 las Cosas? La Explicación en Arqueología 427

J" trata de am@..;Jr_ejcampo de la hoy tradicional argueo- sos de. animales con esos útiles? ¿Por qué. están tan bien nca y se discutirá ampliamente más adelante. ¡rO ejemplo, fenómeno de la intensificación de la producción agrícola. o
gía proc~u~r~~~!.Y~¿~tossociales y cognitivos conservados estos tejídos? el colapso de las sociedades estatales primitivas, ser:\. asimis- el desarrollo de "la sociedad jerarquizada, son ejemplos de
. nque:sin restar val2!JLtrabaj.o ante-Por. Por .lo tanto. . La.Explicación de un Acontecimiento Específico . mo examinado con detalle en un apartad p st n r de este este tipo de procesos que aparecen como algo común en
.áminarcrnos' los enfoques sobre la explicación del pasado ~uestro interéspuede cifrarse en .explicar por 'qué" tuvo capítulo. . gran parte de la humanidad, al menos bajo ciertas condi-
1·est0.s,~términ.os. -sabiendo que cuando existen tantas lugar un determinado.acontecimiento. El filósofo dela his- r.a 'Explicación de un Proceso. En ciertos e 50S, el ciones. Explicar estos fenómenos no es tarea fácil, pero su
cuelas. de pensamiento- diferentes no se puede lograr un toria R. G. Collingwoodsolia preguntar "¿Por qué cruzó 'problema no está en explicar un determinad a 011 eci- comprensión debe 'ser una de las metas fimdarnentales de la
msensorgencrál. Las preguntas sobre el "por qué" son "~ésar el Rubicón?" La arqueología se suele ocupar poco de miento o patrón, ni siquiera una determina clase d 011- investigación arqueológica y antropológica.
::tportantes'; pero las respuestas dadas-dependen-en- gran los acontecimientos de la vida de individuos conocidos. tecimientos. Lo que se debe buscar es, antes bien. un pro- Como veremos más adelante, hay diferentes tipos de
edida de las percepciones y concepciones previas de cada Pero, aun así, planteará preguntas concretas como "¿Qué puesta nueva que explique I s procesos de naturaleza con, explicaciones. Algunas son más adecuadas para un tipo de
"lO. Al recalcar la variedad existente en los enfoques actua- 6pginó el colapso del Maya Clásico?" o "¿Por qué fue des- tinua y de larga duración que actúan en L so iedad. El cuestiones que para otras. Es' necesario tener esto en cuenta.
3, quizá estemos revelando una de las mayores potenciali- tii.Jit,la]aSeg'lnda Ciudad de Troya cuando lo fue?".
sdes de la arqueología contemporánea, que es tan apasio- LiExplicación de un Patrón Específico de Acon-
mtc a .nivel intelectual como. rica en contenidos. tecimientos. A menudo, el arqueólogo detecta algún CÓMO CONSTRUIR UNA EXPLICACIÓN "TRADICIONAL"
p:út.ón en el registro arqueológico y es éste, más que un
suceso individual y concreto, el que parece requerir una i El término "tradicional" es utilizado aquí, deliberadamente. Por otra parte, si el argumento de la migración parece
~ué Es lo Que Tratamos de Explicar? explicación. Un buen ejemplo io proporciona la "caída del i
ólmo" en ia Europa neoiítica. Las secuencias polínicas de
¡ en un sentido un tanto critico o peyorativo. La Nueva no funcionar un cuarto enfoque consiste en buscar rasgos
\
Arqueología hizo que nos diésemos cuenta de los defectos específicos del conjunto cult~al que posean patalelos~en
luchas de los actuales debates sobre la explicación ar- buena parte del norte de Europa demuestran que el por- de la explicación arqueológica tradicional. Estas deficiencias territorios más alejados. Si el conjunto total no es atribuible
.ieológica 110 consiguen reconocer que distintos investiga- ctntaje de polen de olmo disminuye notablemente, aunque i se pueden ilustrar utilizando un ejemplo del método tradi- a una fuente externa, puede haber rasgos concretos que sí lo
ores explican cosas diferentes. Las declaraciones respecto a la fecha absoluta para su declive no es la misma en todas las cional: la aparición de un nuevo tipo cerámica en un área y sean. Podrían encontrarse vínculos con áreas más civilizadas,
validez de los métodos parecen, con frecuencia, contra- regiones. ¿Por qué se produjo' ¿Es el cambio clirnático la un período determinado, diferenciándose esta cerámica por Si se pueden descubrir estos "paralelos", el tradicionalista
ctorias, aunque esta contradicción sude desaparecer cuan-
::J nos damos cuenta de las enormes diferencias entre los
explicación? ¿Atacó alguna peste a los árboles? ¿O se pro-
dujo un cambio en el patrón de explotación del hombre)
I
1
formas antes desconocidas y nuevos motivos decorativos.
El enfoque tradicional, sistemático a su modo. requerirá,
afirmará que éstos eran los pWltOSde origen o partida de los
rasgos de nuestro conjunto, que llegaron hasta él a través de
<50S individualesen cuestión. Por ejemplo, un arqueólogo
Je trate de. explicar la distribución de la humanidad duran-
la última Era Glaciar, utilizando escalas temporales cuyo
La respuesta todavía no está clara: pero 10 que silo está es
que hay un patrón que precisa ser explicado,· (Para, una
posible explicación de este tema, ver Capítulo 6.)
~I
\ji
muy acertadamente, de una definición clara de este estilo
cerámica en el espacio y en el tiempo. Se esperará que el
arqueólogo trace un mapa de distribución de su aparición y
un proceso de dijilsió~ cultural. De hecho, antes de la apari-
ción de la datación radiocarbónica, estos paralelos también
habrían sido utilizados para fechar los hallazgos de cerámica
•argen de error abarca unos pocas milenios, a menudo se La Explicación de una Clase de Acontecimientos . también determine su posición en la secuencia esrracigráfica de nuestro ejemplo hipotético: 'los caracteres y rasgos que se
i
ooyará mucho mas en r.,ctores climáricos y de vegetación La generalización, como luego veremos, todavíano es fre- I de los yacimientos donde aparec,e. El siguiente palo es asig- aproximasen más a los de los centros de civilización serían
.ie en otros aspectos de la vida de la comunidad, A prime-
vista, estas explicaciones están expuestas a acusaciones
cuente en arqueología. Aun así, algunas de las explicaciones
más interesantes del cambio no se refieren a un solo aconte-
I
\
nade un lugar dentro de una Cl/ltura arqueológica, definida
(siguiendo a Gordon Childe) como una "industria artefac-
fechados. casi con certeza. por su comparación con la cro-
nologia histórica de esa civilización. las apariciones de estos
:: "determinisrno ecológico" (esto es, basadas en el princi- cimiento o patrón sino a una clase global y más general de 1 tual que se repite de forma constante". La cerámica puede rasgos pueden ofrecer un horizonte [ronológico que será muy
•0 de que los cambios en el entorno determinan autorná- acontecimientos. Por ejemplo. podríamos considerar el desa- i ser por sí sola una de sus características' destacadas, pero útil p:m fechar la cultura .
camente cambios en la sociedad humana). Del mismo rroUo de la producción de alimentos en el Próximo Orien- I habrá otrasa las que estará asociada. Sería facil encontrar muchos ejemplos de este tipo de
lodo. un investigador que estudie los diseños de los suelos te como p~rte integrante de un proceso más amplio de Aplicando el enfoque tradicional, se afirma que cada explicaciones. Por ejemplo, en el Nuevo '0undo se ha-i
:: baldosa vidriada de la Edad Media propondrá explica- cambio. Podríamos decir lo mismo de la emergencia de la cultura arqueo!ógica.~sla manifestaciónt.desde el punto qt" explicado los extraordinarios avances de la arquirectura y
ones muy alejadas cid mundo de los cazadores-recolecto- producción de alimentos en Mcsoarnérica. Cuando cornpa- I Vista material, de un ¡meMo especifico, es decir, de un grupO;:"", otros oficios en el Cañón del Chaco. Nuevo México, por
:$ del Paleolítico. . r.unos ambas, y luego' observamos el mismo proceso en I étnico bien definido que el arqueó lago puede detectar ¡,0J .." comparaciones de este tipo con las civilizaciones rneridio-
Por lo tanto, en primer lugar tenemos que distinguir
;gunas de las diferentes cuestiones que tratamos de explicar:
China y el Sureste Asiático y el Africa Subsahariana, nos
enfrentamos a fenómenos que carecen de conexión directa.
I el método ya explicado. Ésta es una clasificación émici nales más "avanzadas" de México. Igualmente, durante
pero, por supuesto, habrá que asignar al "pueblo", si es ·""".fllucho tiempo los arqueóiogos han tratado de explicar
.iedcn, de hecho, requerir distintos tipos de explicación.
La Explicación de las Condiciones Específicas de
Pero; a pesar de ello, es extraordinario que la producción de
alituentos parezc2 haber comenzado en todas esas áreas en I prehistórico, un nombre arbitrario. Por lo genera!, se le ;',erróneamente, en lo que hoyes Zimbabwe, la existencia de
dará e! nombre del lugar en que se descubrió la cerámica ,:fc~lndcs monumentos de piedra en el, yacim.iento de Gran.
nterramiento y Conservación. Nuestro interés por un un lapso de tiempo relativamente breve en el período post- por primera vez (p. ej., el puebloMimbres del Suroeste .",e> Zu{¡babwe de este modo, diciendo .que fue construido por
allazgo o acontecimiento concreto puede incluir a los plcisrocéruco. ¿Por qué se produjorPor lo tanto, aquí tcne- Americano o el pueblo de Windmill Hili en la Inglaterra extranjeros y no por el pueblo indlgena Shona (ver cuadro
recesos esencialmente naturales qu~ han dado lugar al mas un ejemplo de un tipo de acontecimientos que requic- neolítica) o, en ocasiones, según su propia cerámica (p. ej., '.'. siguiente). ' ,:,: . . .
-irerrarnieuto y a la conservación. Estos son el tipo de ren ser explicados. 01er una de las propuestas en el cuadro I el "Beaker Folk"). . Por lo tamo, las explicaciones rradlClonales se apoyan en
recesos que el arqucólogo americano Michael Schiffer ha
enominado "trnnstorrnaciones-N" (es decir, la acción de
correspondiente, p. 433.) I• Luego se considerará la posibilidad de pensar en.tér:tJli~,;.:) supuestos que se pueden cues\igp.:ir hoy con facilidad.
Otro ejemplo es el surgimiento de las sociedades estata- 1 nos de /Ilovimientos lIligratoriosde ese pu~plopai'a ell:plicarT8t En primer lugar, existe la opinión entre los tradicioru-
;s procesos ná"turales) para distinguidos de las "transforma- les -ciud.des y "civiiización"- en distintas partes del
~olles-C" (la actividad de los procesos, culturalrnente mundo sin que, apa(q¡¡,ment~';"tsas áreas tuvieran un con- ! cambics.cbservadosen-jes conj untos m:ii:enales y su distri-
buciónc.¿.Podemos establecer la tierra natal de ese grupo de
listas de que las "culturas" arqueológicas pueden representar,
de algún modo, entidades reales en vez de simples términos
eterrrunados, resultantes de acciones humanas) (ver Capi- tacto significativo entre ellas. ¿Cómo explicar este fenó- personas? El cuidadoso estudio de los conjuntos cerámicas clasificatorios diseñados.;¡conveOlenCla del investigador.
]102). Los tipos de preguntas que se puedentratar de res-
::Jnder son: ¿Cómo llegaron J quedar enterrados estos huc-
meno; El tema del nacimiento de las sociedades complejas
es uno de los mil debatidos en la arqueología contemporá-
II en las áreas circundantes puede sugerir una patria y quizá
incluso ur.a~ta migratoria.
En segunq,o lugar. se encueocra.,l;¡:.noción de que; se pueden
""C .. c recO!loci;:\lnidade\ étnicas'o :,'pllttiTós" a partir del registro
~48 Descubrir la Diversidad de la Experienda Humana ¿Por Qué Cambiaron las Cosas? La Explicación en Arqtreología

LA EXPLICACIÓN DEL MEGALITlSMO EUROPEO


Un te"';a tradicional de I~ prehistoria esa época y no antes o después? punto fecal a la comunidad dispersa y.
europea es· la de -Ios ilamados monu- , ¿Cuál es la explicación del abanico y ayudaria a definir su territorio. Se consi- .
mentos meqaliticos,' 'Éstos son impre- . variedad de formas que presentan? deró que los megalitos eran los delimi-
, sionantes construcciones .prehistóricas tadores territoriales de sociedades seg-
hechas: de grandes piedras -"megalito" Explicación MigraGionista mentarias. El ar queólcqo británico
procede del griego megas (grande) y 1;- En el siglo XIX se consideraba que los Robert: Chapman Introdujo una Idea
tnos (piedra}--. En general. éstas se dis- megalitos eran obra de un solo grupo afin, inspirándose en el trabajo del ame~
pOQ.~n formando una cámara sencilla de personas que habian emigrado ricano Arthur Saxe: las áreas formales'
sepultada bajo un túmulo de tierra y con hacia la Europa occidental. Muchas de de disposición de los muertos (esto es,
una entrada en un lado. Gis cámaras las explicaciones se ofrecían desde el las tumbas) aparecen en. sociedades'
pueden serqrandes conunlarqo corre- punto de' vista racial. Incluso cuando . donde hay una rivalidad por la posesión ,..
dor de acceso. En.estas construcciones no se velan diferencias de raza, las de la tierra, El poder exhibir la tumba,
suelen aparecer restos humanos y arte- explicaciones segulan siendo' étnicas: familiar que contenía los huesos. de los.
factos y, sin duda, la mayoria servían de una nueva población de inmigrantes antepasados ayudaría a legitimar la
eárnaras:sepuicra~.;cotet..--Jjva..:;;;e5 dock;. ,-~eia:·la:¡esponsabJe-. raclarnaciórr sobn:;'la posesión 'y'dlsfru-
de tumbas para vanas personas.' te de las tierras ancestrales.
-, Aparecen monu,~~l)tos megallticos Explicación Difusionista Esta explicación puede ser designa- I
de varios tipos en toda la costa atlánti- A principios del siglo xx sur.gieron expli- da apropiadamente como "funciooatis-" .::
ca de Europa. Tarfi.~ién aparecen tierra caciones alternativas en términos de la tan debido a que sugíere el modo en '.<:
adentro en la m,,:y,~r,.parte de España, lnfluencia de las civilizaciones mayores que las tumbas han cumplido una run-." J."
Portugal y Francia;.,.'pero en otros países del Mediterráneo oriental sobre las del ción útil, desde el punto de vista social " 1":"
no existen a más",~~' 1 00
km de la costa occidente bárbaro. Se atribuyó a los y económico, dentro de la sociedad.
, y, en general. noestán presentes en (a vínculos comerciales y a otros contac- I,
Europa central y'.;o~entaL La mayeria tos entre Creta y Grecia e Italia y quizá Explicación Neomarxista
de los megalitos pe.'tenecen al Neolitico España, la responsabilidad en el fiujo A principios de los 80, Christopher :;",il.
Q~ época de les .pf¡[heros agricultores). de Ideas. Así, se creyó que la. costum- Tilley desarrolló un' análisis de los :~,~t
A comienzos de;iia Edad del Bronce bre cretense del enterramiento colecti- meqalitos del Neolltico Medio de Sue- :,\"':-1'
fueron quedan'a:~ en desuso en la vo en construcciones funerarias, en cia que subrayaba (como la explicación' 1
mayor parte de las' regiones. torno al 3200 AG, había sido transmiti- procesual) los factores locales. Consi- I
Hay muchas cuestiones pendientes: da a España en el plazo de dos siglos. deraba que estos monumentos se rela- !
¿Cómo fueron capaces de erigir estos Desde alll se habría diseminado por cionaban con el ejercicio del poder en 1 . ,..-;:: ~
. .. "(, ;~1: .. :¡~?/'r:: .',
grandes monumentos pétreos los habi- difusión. Este punto de vista conlleva esas pequeñas sociedades por parte '1 Monumento funerario meg9Jffico .tente. La existencia de las tumbas sólo nalista, neornarxista Y'.·postprocesuai"
conoddo como el Túmulo Alargado de West se puede examinar adecuadamente ponen mayor ántasís.en los factores
tantes neolíticos de la Europa occiden- la idea de que los megalitos de España de individuos que utilizaban los rítua- :I t .. Keimet. en el sur da Inglaterra, dibuiado por internos. pefó¿están de.hecho en con-
tal? ¿Por qué no aparecen en otras y Portugal y. luego. los' del' resto de les asociados a los megalitos como un determinando sus significados carga-
su excavador Sluart PIggoN. . ..
zonas? ¿Por qué rueron construidos en Europa. son posteriores a los de Creta. medio de enmascarar la naturaleza ! I
dos de valor en la sociedad europea" flicto entre $17 Consideramos que no y
arbitraria de su control y legitimar las '(!-Íodde~ í984, p. 53). Hodder Introduce que todas ellas podrían' operar simultá-.
Explicación Procasuaí-Funclonallsta desigualdades sociales. La mezcla de .en ei .debate una serie de cuestiones nearnente. La idea prócesual de que
La datación radiocarbónica dejó claro cuerpos de Individuos diferentes subra- Afirma que las explicaciones anteriores adicionales. incluyendo el papel de la los monumentos eran útiles a la socie-
que las tumbas megalíticas de la Euro- yaba la globalidad orgánica de la socie- .no han examinado adecuadamente la : mujer en las sociedades en cuestión ... dad al· servir de delimltadores territo-
pa occidental eran, en muchos casos. dad, desviando la atención de las desi- particularidad de los contextos históri- Su objetivo es llegar a algún tipo de riales y de focos rituales de las creen-
anteriores a las cretenses. En este gualdades en poder y status que real- cos. .en que aparecen los megalitos y inferencia sobre el significado que te- cias y actividades del territorio, no con-
momento se sugirió qúe las comunida- mente existían. Las tumbas y rituales declara que, sin tener en cuenta el COI1- .. nian las tumbas dentro de un contexto . tradice necesariamente la opinión mar-
des locales habían desarrollado sus hacían que el orden establecido pare- textocutturat especifico, no se puede. específico para aquellos que ias cons- . xista de que eran utilizádos Por los diri-
propias prácticas de enterramiento de ciese normal o natural. 'aspirar a entender los efectos de las' : truyeron. gentes para manipular a los miembros
íos muertos. Una buena explicación El énfasis de fa explicación de Tilley acciones sociales del pasado. . de la sociedad en el reconocimiento
. procesual debía dar cuenta de estos en el dominio dentro del grupo es típi- . Hodder sostiene que muchas de ¡as Comparación permanente de su status social. y nin-
desarrollos desde el punto de vista de camente marxista. mientras que el ritual tumbas' de cámara de ia Europa occi- No se puede pretender hácer aquí'una guna de ellas necesita 'contradecir la
los procesos locales, tanto sociales y la ideologla que en marcaron las con- dental remitían simbólicamente a las valoración rápida de estas diversas noción de que. en determinados con-
como económicos. tradicciones subyacentes es típico del casas anteriores y contemporáneas de .expticaciones. Conviene decir, sin textos, las tumbas, tenfan significados
Renfrew propuso (ver cuadro, El pensamiento neomarxista. ,la Europa central y occidental: "las tum- embargo, que las dos primeras for- específicos y que la rica variedad de -,
Wessex Primitivo, Capítulo 5) que, bas significaban casas". Como señala: . mas de explicación. aunque perfecta- las tumbas megaliticas ha de ser exa-
durante el Neolítico. el patrón de pobla- Explicación "Postprocesua!" :"EI modo en que los megalitos estaban mente apropiadas en ciertos casos, minada, má~a fondo.~.;<;. 'f.' .
miento estaba constituido, en muchas lan Hodder, en su crítica a los puntos Implicados activamente en las estrate- han sidó demasiado exageradas en el
Of.stribución de les monumentos pasado. . .
regiones, por grupos igualitarios disper- de vista procesual y neomarxista. ha' 'gias' sociaJes de la Eurooa occidental
mega/(ticos en Europa occidental.
sos. Cada tumba comunal serviría de insistido en los aspectos simbólicos. dependia de un contexto histórico exis- Las explicaciones procesual-funcio-

También podría gustarte