Está en la página 1de 12

Acceda sin cargo al portal CON ESTA EDICIÓN

de noticias jurídicas
TRLaLey, escaneando Suplemento Penal y Procesal
el siguiente código QR. Penal

AÑO lxxXII N° 191 Tomo La Ley 2018-E

BUENOS AIRES, argentina - Miércoles 10 de octubre de 2018 ISSN 0024-1636

Responsabilidad del Estado por la detención


preventiva del finalmente declarado inocente
Emilio A. Ibarlucía (*)

SUMARIO: I. Introducción.— II. Las distintas posturas doctrinarias.— III. La jurisprudencia de la Corte Suprema.— IV. La responsabilidad del Estado por actividad ilícita.—
V. Jurisprudencia del Tribunal Constitucional de España y de la Corte Europea de Derechos Humanos.— VI. Dudas que genera la exclusión de la aplicación de la doctrina
de la responsabilidad del Estado por actividad lícita.— VII. Balance del tema y reflexiones finales.

Pese a las objeciones que merece la hayan asegurado todas las garantías necesa- te revocada, o el condenado indultado por causados por la acción u omisión de las auto-
rias para su defensa” (art. 11.1), y casi en los haberse producido o descubierto un hecho ridades públicas” (art. 90).
exclusión de la doctrina de la respon- mismos términos lo establece la Convención plenamente probatorio de la comisión de un
sabilidad del Estado por su actividad Americana de Derechos Humanos (art. 8º.1). error judicial, la persona que haya sufrido El derecho público provincial argentino ha
una pena como resultado de tal sentencia sido de avanzada en la materia. La mayoría
lícita, la doctrina de la Corte Nacional Sin embargo, los mismos instrumentos deberá ser indemnizada, conforme a la ley, de las constituciones provinciales lo contem-
deja un amplio campo de acción a los presuponen que puede haber privación de li- a menos que se demuestre que le es imputa- plan, pero limitándolo al supuesto de revisión
bertad antes de que haya una sentencia firme ble en todo o en parte el no haberse revelado de la sentencia condenatoria por medio del
tribunales llamados a resolver si la per- condenatoria. Está implícito cuando se esti- oportunamente el hecho desconocido”. En juicio respectivo (6). Algunas prevén legislati-
sona que ha sido sobreseída o absuelta pula que nadie puede ser arbitrariamente de- forma similar a este último precepto, esta- vamente la indemnización luego del juicio de
tenido (art. 9º DUDH, art. 7º.3 CADH; art. 9º blece el art. 10 de la CADH: “Toda persona revisión (7). Otras prevén la reparación de las
luego de haber sufrido prisión preven- PIDCP), o cuando se prescribe que toda tiene derecho a ser indemnizada conforme a víctimas de errores judiciales en materia penal
tiva merece o no ser indemnizada, de persona detenida tiene derecho a ser juz- la ley en caso de haber sido condenada por (aunque lo derivan a la reglamentación le-
gada dentro de un plazo razonable (art. 7º.5 error judicial” (3). gal) (8), o por error o con notoria violación de las
modo que no queden sin reparar graves CADH; art. 9º.3 PIDCP; art. 5º de la Conven- disposiciones constitucionales (9). Pero la única
injusticias. En cualquier caso, de lo que ción Europea de Derechos Humanos). Como se advierte, el derecho a ser repa- que lo contempla en cualquier supuesto —o
rado que las convenciones internacionales sea, aun en los casos de actuación lícita del
no cabe duda es que deben hacerse Es deber de los Estados garantizar la segu- contemplan se circunscribe a dos supuestos: Poder Judicial — es la Const. de Santa Cruz,
todas las reformas legislativas necesa- ridad de todos los habitantes y el éxito de las a) la detención ilegal; b) el caso en que ha ha- que en su art. 29 estipula: “... para quienes
investigaciones, y por ello es ineludible que bido una sentencia condenatoria firme, que habiendo estado detenidos por más de 60
rias para que la privación de la libertad frente a delitos graves, excepcionalmente, es luego dejada sin efecto por medio de un días fueren absueltos o sobreseídos definiti-
durante el proceso sea una medida las leyes dispongan que los detenidos puedan juicio de revisión. Este último es un remedio vamente”.
ser privados de su libertad mientras dure el especial contemplado en los códigos procesa-
excepcional y que, en el caso de que sea proceso hasta que se dicte la sentencia defi- les penales para casos muy excepcionales (4). Se advierte, entonces, que tanto las con-
inexorable, no dure más allá del plazo nitiva. Ello conduce a una inevitable tensión Por ende, quedan excluidos todos los casos venciones internacionales como las consti-
entre el derecho a la libertad personal y la de privación de libertad legal; es decir, ajus- tuciones nacionales o provinciales se hacen
legalmente previsto. presunción de inocencia por un lado, y el de- tados a los procedimientos legales durante cargo del problema que motiva este trabajo
ber de los Estados de resguardar la seguri- todo el tiempo anterior a su revocación o ab- sólo en el supuesto de actividad ilícita o irre-
dad de todos y asegurar el cumplimiento de solución. gular del Poder Judicial. En la mayoría de los
I. Introducción las leyes penales. casos lo limitan al supuesto en que la senten-
En el derecho comparado muchas constitu- cia condenatoria firme haya sido dejada sin
El derecho a la libertad física o ambulatoria Esa tensión se aplaca o diluye cuando ciones se han hecho cargo del problema, pero efecto (en rigor, declarada nula) luego de un
es el más elemental y básico de los derechos quien ha sido privado preventivamente de la también —al igual que los tratados interna- juicio de revisión en los casos excepcionales
humanos; junto con la igualdad constituyen libertad es finalmente condenado (2), pero se cionales— en forma parcial. Así, el art. 121 de que la ley regula, pero también en algunos
los pilares del constitucionalismo y del sis- potencia o entra en verdadera crisis cuando la Constitución de España establece que “los supuestos se deja abierta la puerta para in-
tema universal de derechos humanos (1). Su la sentencia definitiva es absolutoria o sim- daños causados por error judicial, así como demnizar a los privados de libertad por error
goce pleno es inescindible de una de las gran- plemente cuando la prisión preventiva es re- los que sean consecuencia de la anormal ad- judicial o anormal administración de justicia.
des conquistas de la humanidad, el principio vocada por un tribunal superior. ministración de justicia, darán derecho a una En el primer caso la sentencia del juicio de
de la presunción de inocencia, que se traduce indemnización a cargo del Estado, conforme revisión es dictada por un tribunal con com-
en la máxima: nadie es culpable hasta que no Algunos instrumentos internacionales se a la ley” (5). Este precepto ha sido reglamen- petencia penal, pero en el segundo lo actuado
se pruebe lo contrario, por sentencia firme dic- hacen cargo de supuestos en que ello puede tado por la Ley Orgánica del Poder Judicial, y por los órganos judiciales penales es revisado
tada por un tribunal imparcial. La Declaración ocurrir. Así, el art. 9º.5 del PIDCP estable- ha dado lugar a fallos del Tribunal Constitu- por tribunales con competencia muy distinta
Universal de Derechos Humanos lo dice con ce que “toda persona que haya sido ilegal- cional, que, por su importancia, analizaremos (contencioso administrativa o civil, según el
claridad: “Toda persona acusada de un delito mente detenida o presa tendrán derecho más adelante. Asimismo, la Constitución de régimen de cada jurisdicción). Esto genera
tiene derecho a que se presuma su inocencia efectivo a obtener una reparación”, y en el Colombia contiene una norma genérica: “El una verdadera paradoja: tribunales que son
mientras que no se pruebe su culpabilidad, art. 14.6 prescribe: “Cuando una sentencia Estado responderá patrimonialmente por los llamados a rever lo actuado por los tribuna-
conforme a la ley y en juicio público en que se condenatoria firme haya sido ulteriormen- daños antijurídicos que le sean imputables, les especializados en la materia. Veremos

DOCTRINA. Responsabilidad del Estado por la detención preventiva del finalmente ciones de urgencia médica. Consentimiento informado. Consentimiento por sustitución.
declarado inocente Obligaciones de los Estados (Corte IDH)....................................................................... 5
Emilio A. Ibarlucía........................................................................................................................ 1
CORREO

Daños derivados de accidentes de trabajo. Reparación. Prestación de pago


ARGENTINO

CENTRAL B NOTA A FALLO. Las personas mayores y el derecho a la salud. Reflexiones a partir del
caso “Poblete Vilches y otros c. Chile” de la Corte Interamericana de Derechos Humanos único. Art. 3º de la ley 26.773. Inaplicabilidad a los accidentes in itinere. Obligaciones de las
Graciela Medina y Gabriela Yuba............................................................................................... 5 ART. Disidencia (CS).................................................................................................... 7
FRANQUEO A PAGAR
CUENTA N° 10269F1

jurisprudencia
Derecho a la salud de las personas mayores. Sistema de salud inclusivo ba- Obligación de seguridad de los centros comerciales. Responsabilidad obje-
sado en los derechos humanos. Estándares sobre el derecho a la salud aplicables a situa- tiva. Hechos de violencia de terceros. Eximentes de responsabilidad (CNCiv.).................10
2 | Miércoles 10 de octubre de 2018

más adelante cómo lo hacen o de qué manera mente, si el sometimiento de esa persona a nización por actos lícitos que lesionan el de- los actos jurisdiccionales eran ajenos por su
deberían hacerlo. proceso obedeció a circunstancias atendibles recho de propiedad y desconocerlos cuando naturaleza a este tipo de resarcimiento. La
debidas a la aparente actuación o comporta- se vulnera la libertad física. Kemelmajer de responsabilidad de Estado por acto lícito se
Lo que, en principio, queda fuera del de- miento de ella. En tal situación, el menosca- Carlucci y Parellada también se pronuncian basaba —dijeron— en que debían tutelarse
recho a ser indemnizado por la privación de bo sufrido, aparte de responder a la propia por la tesis afirmativa, haciendo la salvedad los derechos de quienes sufrían un sacrifi-
libertad son los casos (obviamente, la gran conducta de tal persona, no es más que el de los casos en que no sería procedente (20). cio patrimonial con motivo de medidas polí-
mayoría) en que el Poder Judicial ha actuado tributo debido por todos los integrantes de En el mismo sentido se expresa Javier Inda- ticas, económicas o de otro tipo, ordenadas
haciendo un uso legítimo de sus atribuciones la comunidad a la institucionalización de la lecio Barraza (21). para cumplir objetivos gubernamentales; en
funcionales. Y ello es lo corriente, porque, justicia, al afianzamiento de esta”. Y daba las cambio, las sentencias o actos judiciales no
como es sabido, la prisión preventiva no re- siguientes razones para que no fuera jurídi- Uno de los autores más favorables a esta tenían esas finalidades. El Dr. Bossert, por
quiere para su dictado de plena prueba, ni de camente resarcible: a) porque nadie puede postura es Fernando Sagarna, quien sostie- su parte, sostuvo que las medidas legislativas
autoría ni de responsabilidad penal. Por el invocar su propia torpeza o su propia negli- ne que si el mismo Código Penal en su art. 51 y administrativas eran discrecionales según
contrario sólo se exige semiplena prueba (10). gencia para crearse un título de crédito; uno prescribe que el Estado debe abstenerse de se las considerara o no convenientes para el
Esto acarrea la segunda gran paradoja, toda de los tradicionales preceptos del derecho es informar datos de procesados que hayan ter- bien común; y, en cambio, la actividad des-
vez que tanto la doctrina como la jurispru- vivir honestamente, lo que excluye situaciones minado en sobreseimiento o absolución, no plegada en el proceso judicial representaba
dencia desde hace tiempo han reconocido equívocas; b) porque el Estado se habría li- se le puede seguir reprochando una conducta el ineludible cumplimiento del deber a cargo
la responsabilidad del Estado por actos lícitos, mitado al estricto cumplimiento de su deber que no se ha considerado delictiva y propicia del Poder Judicial de desentrañar la verdad
recepcionado por la ley 26.944 sancionada en y de velar por la plenitud del orden jurídico, un amplio resarcimiento (22). para aplicar la legislación vigente y cumplir
2014. Sin embargo, esta misma ley excluye a valores que habrían sido respetados al sobre- con el mandato constitucional de afianzar la
los daños causados por la actividad judicial seer o absolver; administrar justicia frecuen- En los últimos tiempos, Alejandro Pérez justicia.
legítima del Estado, lo cual plantea un dilema temente exige que el imputado permanezca Hualde, luego de analizar la jurisprudencia
jurídico y ético de gran envergadura. ¿Por privado de libertad; c) la conducta del Estado de la Corte, también se inclina por el resarci- Posteriormente, en el caso “Balda, Miguel
qué el Estado debe responder sólo por los sólo aparece expresada con la sentencia defi- miento aún en los casos de actividad lícita del c. Prov. de Bs.  As.” de 1995 (27), abordó es-
daños causados por su actividad administra- nitiva y firme, dictada en el curso normal del Poder Judicial (23). pecíficamente el tema dado que se trató de
tiva o legislativa y no por la judicial? Aquella proceso (12). una persona que había estado seis meses de-
causa normalmente daños en la esfera patri- III. La jurisprudencia de la Corte Suprema tenida con prisión preventiva y luego había
monial, en cambio la del Poder Judicial, ade- Claramente se trata de argumentos muy sido absuelta. Reiteró la doctrina de “Vigno-
más puede causarlos —como en los casos que cuestionables, porque hacen tabla rasa con el La doctrina de la Corte en un principio fue ni”, diciendo que la absolución no importaba
analizamos— nada menos que en la libertad principio de presunción de inocencia, y además muy restrictiva. Así, en el caso “Vignoni” de descalificar la medida cautelar de la prisión
ambulatoria y en los derechos personalísi- el mismo autor más adelante dice que en el 1988 (24) sostuvo que sólo podía responsa- preventiva y que no era aplicable la doctrina
mos. caso del juicio de revisión el fundamento del bilizarse al Estado si el acto judicial había de la responsabilidad del Estado por activi-
deber de reparar del Estado nace directa- sido declarado ilegítimo, lo que en el caso no dad lícita. No obstante, es de destacar que el
En los capítulos que siguen haremos una mente de la Constitución Nacional, sin expli- había ocurrido. Luego, en el caso “Cejas” de voto de los Dres. Fayt, Belluscio y Petracchi
breve referencia a la opinión histórica de la car por qué de esta no se deriva a los demás 1991 (25) dijo que atento a la raigambre cons- hizo una importante salvedad: que el Estado
doctrina en nuestro país, luego analizaremos casos. titucional de la prisión preventiva, la sola cir- era responsable en tanto la inocencia hubiese
cómo ha resuelto el tema la jurisprudencia cunstancia de haber sido absuelto en la causa no sido manifiesta, que el auto de prisión preventi-
—en especial la Corte Suprema Nacio- Otros administrativistas fueron más preca- bastaba para responsabilizar al Estado por los va, aun confirmado, careciera de sustento lógi-
nal— (11). Ellos nos llevará a distinguir la vidos. Manuel María Diez opinó que la obliga- daños sufridos por el procesado durante el tér- co en las constancias de la causa o que hubiera
responsabilidad por la actividad ilegítima ción de reparar del Estado en caso de deten- mino de la detención. sido dictada por un error palmario y manifies-
o irregular del Poder Judicial, de la respon- ción preventiva y posterior absolución surgía to, y que no debía reconocerse la reparación
sabilidad por la actividad legítima. Analiza- del principio de igualdad ante las cargas pú- Más allá de que la prisión preventiva es de automáticamente sino cuando el auto de
remos la ley 26.944 y qué cuestionamientos blicas (13). Cassagne lo aceptó aun cuando no jerarquía legal no explica este fallo por qué prisión preventiva apareciera como incues-
puede merecer. Veremos qué soluciones ju- había habido revisión de la cosa juzgada con no sería aplicable la doctrina de la responsa- tionablemente infundado o arbitrario. Los
risprudenciales se han dado en España y por carácter excepcional si el plazo de detención bilidad del Estado por responsabilidad líci- Dres. Boggiano y López fueron más estrictos:
la Corte Europea de Derechos Humanos, y había excedido de lo razonable o había sido ar- ta. Precisamente, tres años después, el alto sólo debía responder el Estado cuando la pri-
finalmente daremos nuestro punto de vista bitrario (14). En cambio, la postura de Marien- tribunal en la causa “Román SAC” (26), que sión preventiva se hubiese debido al dolo o un
sobre el tema y, sobre todo, dejaremos plan- hoff fue seguida por Maiorano, quien elogió no versó sobre una pretensión indemnizato- error inexcusable. El Dr. Bossert reiteró su
teados algunos interrogantes. el proyecto del senador Eduardo Menem de ria por una detención preventiva sino por la criterio volcado en la causa “Román”.
reconocer derecho a indemnización sólo en el privación del uso de una máquina dispuesta
II. Las distintas posturas doctrinarias caso de absolución por juicio de revisión (15). por la Justicia en una causa de contraban- La doctrina de “Balda” fue reiterada en
do, que había concluido en sobreseimiento la causa “López, Juan”, fallada en 1998 (28),
Al tratar la responsabilidad del Estado, Desde el derecho constitucional, Carlos por inexistencia de delito, dijo que, en prin- donde la Corte dijo que, pese a que los proce-
históricamente la doctrina administrativista Colauti sostuvo que ninguna razón había cipio, el ejercicio regular por el Estado de sados habían estado privados de libertad du-
fue siempre muy restrictiva en esta materia. para reconocer indemnización en el caso de sus poderes propios no constituía fuente de rante cinco años y medio, la absolución se ha-
Así Marienhoff sostenía que sólo podía ha- condena pero no en el de prisión preventiva indemnización para los particulares, a menos bía basado en la insuficiencia de las pruebas,
blarse de ello en el caso de condena y poste- injusta, y lo justificaba en los arts. 19 y 18 de que el ordenamiento lo condicionara al pago de lo que no había implicado descalificar la me-
rior juicio de revisión que comprobara la ino- la CN (16). Bidart Campos criticaba que era la indemnización correspondiente (v.gr. ley de dida cautelar. Casi todos los jueces dejaron a
cencia, pero de ningún modo cuando alguien un reduccionismo positivista exigir una ley expropiación), razón por la cual la doctrina salvo el caso en que hubiese mediado dolo o error
hubiese sido privado de libertad durante la para que hubiera indemnización y sostenía de la responsabilidad estatal por actos líci- inexcusable en el dictado de la prisión preven-
sustanciación del proceso y fuera finalmente que esta se fundaba en el valor justicia que tos no debía entenderse como un régimen tiva. El Dr. Bossert, avanzando en sus votos
puesto en libertad “dentro del curso normal estaba por encima de la ley y era la base de la de responsabilidad objetiva. Agregó que esa anteriores, dijo que debía demostrarse que
del proceso”. “...Tal perjuicio —decía— debe Constitución (17). doctrina no comprendía los daños que fueran la preventiva hubiese carecido de elementos
ser absorbido por el imputado... tanto más consecuencia normal y necesaria de la activi- de convicción suficientes o se hubiese basado
si el trámite de este no presenta anormali- Romero Villanueva (18) y Ghersi (19) dicen dad lícita desarrollada. Algunos votos fueron en elementos objetivamente contradictorios
dades que lo tornen irrazonable y, especial- que es un contrasentido reconocer indem- más restrictivos, dado que sostuvieron que con los hechos.

{ NOTAS }

Especial para La Ley. Derechos reservados (Ley 11.723) proporcional a la privación de libertad, y agrega que no miento debe dictarse siempre que hubiere elementos de 2003, t. II-A, p. 200.
(*) Doctor en Derecho de la Universidad de Buenos hay derecho a indemnización cuando el condenado: 1º) se convicción suficientes para estimar que existe un hecho de- (18) “Algunas observaciones derivadas del error judi-
Aires. Profesor Adjunto Regular de Derecho Consti- haya denunciado falsamente o cuando también falsamen- lictuoso y aquel es culpable como partícipe de este. cial”, en JA 1996-IV-541.
tucional de la UBA. Profesor de la Maestría de Magis- te se haya confesado autor del delito, salvo que pruebe la (11) He tratado el tema en dos trabajos anteriores: “La (19) “Responsabilidad del Estado por actos lícitos ju-
tratura y de cursos de Doctorado de la UBA. Juez de la ilegalidad de la confesión; 2º) haya obstruido en cualquier responsabilidad del Estado frente a la absolución del de- risdiccionales”, en JA 1994-I-295.
Cámara Civil y Comercial de Mercedes, Prov. de Buenos forma dolosa la acción de la justicia, o inducido a esta en tenido o a la revocación de la prisión preventiva”, (ED (20) “Reflexiones sobre la responsabilidad del Esta-
Aires. Asesor Académico del Consejo de la Magistratura el error del que fue víctima. 176-755), y “Un fallo esclarecedor sobre la responsabili- do”, en KEMELMAJER de CARLUCCI, Aída - PARE-
de la Provincia de Buenos Aires. Presidente del Instituto (5) A su vez, el art. 106.2 establece el derecho a ser repa- dad por la privación de libertad del procesado y poste- LLADA - MOSSET ITURRASPE, Responsabilidad del
de Estudios Judiciales de la Suprema Corte de Justicia rado por toda lesión sufrida en los derechos y los bienes a rior absolución”, (LA  LEY, 2008-F, 160). El presente es, Estado y de los jueces, de Rubinzal Culzoni, 1986, ps. 71 y ss.
de Buenos Aires, Consejo Departamental Mercedes. consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos. cierta forma, una actualización. (21) “Responsabilidad del Estado por funcionamiento
(1) “Los hombres nacen libres e iguales en derechos”, co- (6) Constitución del Chaco (art. 21), de Misiones (12) “Tratado del Derecho Administrativo”, Ed. A. Pe- anormal de la actividad judicial”, en ED Colección Acadé-
mienza el art. 1º de la Declaración de los Derechos del Hom- (art. 27), Río Negro (art. 9º), Formosa (art. 19), Santa Fe rrot, 1987, t. IV, ps. 765 y ss. mica, Buenos Aires, 2006, p. 67.
bre y del Ciudadano de la Revolución Francesa de 1789. (art. 9º), Ciudad de Buenos Aires (art. 13.10). (13) “Derecho Administrativo”, Ed. Plus Ultra, 1971, (22) “La responsabilidad del Estado por daños cau-
(2) Siempre que la pena impuesta sea inferior al tiem- (7) Ley 8132 de la Provincia de Buenos Aires ya citada. t. V, p. 169. sados por la detención preventiva de personas”, en
po que lleva detenido. (8) La Pampa (art. 11), Chubut (art. 28), Salta (art. 5º), (14) “Derecho Administrativo”, Ed. A. Perrot, 1996, LA  LEY, 1996-E, 890.
(3) La República Argentina, al ratificar la Conven- Catamarca (art. 219). t. I, p. 304. (23) “Responsabilidad por daños ocasionados por la
ción, lo hizo con la aclaración de que el “error judicial” (9) Neuquén (art. 40), Tierra del Fuego (art. 40). (15) MAIORANO, Jorge L., “Responsabilidad del Es- prisión preventiva”, en Revista de Derecho y Ciencias So-
debía ser establecido por un tribunal nacional. (10) El art. 157 del Cód. Procesal Penal de la Provincia tado por los errores judiciales: otra forma de proteger ciales, Bogotá, 2015, nro. 9. Ver también: MIDÓN, Mario,
(4) Arts. 318/322 del Cód. Proc. Penal de la Nación. En de Buenos Aires establece que la detención se convertirá los derechos humanos”, en LA  LEY, 1984-D, 1983. “La mala suerte de una detención y la imposibilidad de
forma similar es contemplado en el Cód. Procesal Penal en prisión preventiva cuando, entre otros requisitos, apa- (16) COLAUTI, Carlos, “El derecho a la indemniza- su reparación”, en LA  LEY, 2006-B, 53.
de la Prov. de Buenos Aires (art. 467). Cumpliendo el recen elementos de convicción suficientes o indicios vehe- ción por error judicial en la Constitución Nacional”, en (24) Fallos 311:1007.
art. 10 de la CADH, el art. 477 de este código prescribe mentes para sostener que el imputado es probablemente LA  LEY, 1995-B, 1036. (25) Fallos 314:1668.
que en estos casos (o sea, juicio de revisión de por medio), autor o partícipe penalmente responsable del hecho. El (17) Notas a fallos en ED 139-147 y 143-563. También: (26) Fallos 317:1233 (1994).
el Estado provincial debe reparar los daños en forma art. 306 del CPP de la Nación prescribe que el procesa- “Tratado Elemental de Derecho Constitucional”, Ediar, (27) Fallos 318:1990.
Miércoles 10 de octubre de 2018 | 3

Posteriormente la Corte en la causa “Rosa, declare la nulidad de la prisión preventiva y (independientemente de la responsabilidad Entiendo que el tribunal llamado a decidir
Carlos”, fallada en 1999 (29) reiteró tal cri- de todo lo actuado con posterioridad, y por del que pidió una medida cautelar en los casos en la cuestión tiene plena competencia para
terio, pero, introduciendo una importante ello ordena la inmediata libertad del deteni- contemplados por el art. 207 del Cód. Proc. revisar lo actuado. Naturalmente actuará
novedad —a la que luego me referiré—, re- do. Pero este supuesto —muy excepcional— Civ. y Com.). Por el contrario, cuando se ha con prudencia y con respeto a lo obrado en
conoció derecho a la reparación por el tiempo de no resuelve el problema principal que nos dictado una medida calificable en los térmi- el fuero penal. En especial, como dice el voto
exceso en la prisión preventiva. ocupa: que el tribunal simplemente falle por nos señalados al comienzo de este apartado, de la Dra. Kemelmajer de Carlucci en el fallo
la absolución sin declarar la invalidez de la más que de error, debe hablarse de actividad dictado por la Suprema Corte de Mendoza
En varios fallos posteriores lo admitió sólo prisión preventiva, que se dictó con otras exi- ilícita o, si se quiere, de actividad irregular del en el caso “Rojo, Laura c. Prov. de Mendoza”
en los supuestos de actividad irregular o ilíci- gencias probatorias. Poder Judicial, encuadrable en el vasto cam- del 19/05/08, debe situarse en el momento
ta del Estado, diferenciándolo estrictamente po de la antijuridicidad material recogida hoy en que la medida se tomó, y no, como habi-
de los casos de mero error. 5. A partir del fallo “Rosa” la Corte Nacio- en el art. 1717 del Cód. Civ. y Com. tualmente se dice, con “el diario del lunes”
nal reconoce el derecho a la indemnización (o sea con los elementos probatorios habi-
Así, en el caso “Cura” de 2004 (30) dijo la por el exceso en la duración de la prisión pre- La posibilidad de que los jueces incurran en dos en ese momento y no sobre la base de la
Corte: “La indemnización por la privación ventiva, que encuadra, como veremos, en la errores está ínsita en la misma tarea judicial; sentencia absolutoria dictada mucho tiempo
de la libertad durante el proceso no debe ser responsabilidad por actividad ilícita, irregular por ello el ordenamiento procesal contempla después) (39).
reconocida automáticamente a consecuencia o anormal. instancias ordinarias de apelación y aún ex-
de la absolución, sino sólo cuando el auto de traordinarias. Pero ello encuadra dentro de Párrafo aparte merece la exigencia im-
prisión preventiva se revele como incuestio- IV. La responsabilidad del Estado por actividad la actividad lícita del Estado-Juez, que, como puesta por el inc. d) del art. 3º de la ley 26.944
nablemente infundado o arbitrario, mas no ilícita hemos visto, tanto la Corte Nacional como la a la omisión para que genere responsabilidad
cuando elementos objetivos hayan llevado a de la Provincia de Buenos Aires niegan que del Estado: que se verifique inobservancia de
los juzgadores al convencimiento —relativo, 1. De la reseña que hemos efectuado se des- genere responsabilidad por eventuales daños un deber normativo de actuación expreso y de-
dada la etapa del proceso en que aquél se dic- prende que la Corte descarta la responsabili- que pudiera causar. terminado.
ta— de que medió un delito y de que existe dad del Estado por acto lícito del Poder Judi-
probabilidad cierta de que el imputado sea su cial y deja abierta la puerta para que pueda De ahí entonces que las salvedades que la A mi juicio, en materia de causas penales
autor”. Este criterio fue reiterado en “Ger- proceder en el supuesto de que hubiera me- Corte Nacional contempla para que se gene- no es sencillo que el Estado argumente que
baudo” (31) y “Lindoro ICSA” de 2005 (32), y diado un error judicial inexcusable, arbitrarie- re responsabilidad se refieren a casos en que no estaba obligado a actuar de una manera
en “Pouler c. Estado Nacional” de 2007 (33) dad manifiesta, acto carente de sustento lógico pueda decirse, sin duda alguna, que el órgano determinada. Ello así, porque, por el impera-
dijo que no procedía la indemnización si el suficiente, que se debiera a una motivación dolo- judicial incurrió en un error grave, manifies- tivo de respetar la presunción de inocencia
auto de prisión preventiva encontraba sus- sa o que se hubiera incurrido en irregularidades to, palmario, evidente. ante la situación de una persona privada de
tento lógico suficiente en las constancias de la graves. libertad, está obligado el fiscal o el juez a ave-
causa. 2. La responsabilidad del Estado-Juez por riguar la verdad y a recabar todas las prue-
Debemos recurrir, entonces, a la ley 26.944, actividad ilícita o irregular en el tema que bas necesarias, confrontándolas rigurosa-
Luego, en el caso “Putallaz” de 2010 (34), la que ha recogido la doctrina y jurisprudencia nos ocupa puede darse en tres casos: a) la mente. Así lo entendió la Corte de Mendoza
Corte descalificó la sentencia apelada dicien- predominante. prisión preventiva o la sentencia condenato- en el fallo arriba citado. También la Cámara
do que había hecho una aplicación dogmática ria (no firme) dictada sobre la base de prueba Civil y Comercial de La Matanza en sentencia
de la ley 24.390 sin respetar las pautas de la En el art. 3º define la responsabilidad del obtenida ilegítimamente; b) la arbitrariedad del 29/10/2015 (40), en el que se tuvo en cuen-
doctrina del tribunal en el sentido de que sólo Estado por actividad o inactividad ilegítima manifiesta del auto de procesamiento o sen- ta, entre otras deficiencias instructorias, la
se configuraba un supuesto de deficiente ad- estableciendo los tres primeros requisitos tencia condenatoria (no firme); c) la dilación aceptación acrítica de testimonios, la demo-
ministración de justicia por la prolongación en forma similar al de la responsabilidad por indebida de los procedimientos. ra en realizar peritajes técnicos o la falta de
indebida de la prisión preventiva, si se acre- actividad lícita (salvo que agrega la “inactivi- preservación de prueba sustancial.
ditaba que los jueces no habían justificado la dad” del órgano), y por último prevé: “falta 2.1. El primer supuesto no ofrece duda
necesidad imperiosa de su mantenimiento. de servicio consistente en una actuación u alguna, pero es de señalar que ello normal- 3. El tercer supuesto se basa en que el
omisión irregular del Estado; la omisión sólo mente lo decide el tribunal penal de instancia art. 7º.5 de la CADH consagra el derecho a
Por último, en el caso “Iacovone”, fallado genera responsabilidad cuando se verifica la superior: la Cámara de Apelaciones cuando ser juzgado en un plazo razonable o a ser pues-
el 14/12/2010 (35), la Corte adhirió al dictamen inobservancia de un deber normativo de ac- resuelve la apelación contra un procesamien- to en libertad (también art. 8º.1). Al recibir la
de la Procuración General, que reiteró la doc- tuación expreso o determinado”. to o el Tribunal de Casación en los casos ex- Convención jerarquía constitucional, a fines
trina de que para que procediera la responsa- cepcionales en que puede hacerlo. También de 1994, con la intención de reglamentar tal
bilidad del Estado por error judicial, el acto La ley introduce así el factor de atribu- puede ocurrir que lo decida el tribunal que garantía, se sancionó la ley 24.390, que en su
jurisdiccional que originaba el daño debía ción falta de servicio, que fuera reconocido dicta la sentencia definitiva (tribunal oral o art. 1º establece que la prisión preventiva no
previamente ser declarado ilegítimo y dejado sin por la Corte Nacional, con fundamento en el cámara de casación). Estaríamos ante el su- puede durar más de dos años; y que cuando
efecto, pues antes de ese momento el carác- art. 1112 del Código Civil desde el fallo “Va- puesto aludido en el fallo “Iacovone”; es de- la cantidad de delitos atribuidos al procesado
ter de verdad legal que ostentaba la senten- dell” de 1984 (37) en adelante (38). cir, un tribunal de las instancias ordinarias o la evidente complejidad de la causa hayan
cia impedía juzgar que hubiera error, toda del proceso penal que declara la nulidad de impedido la finalización del proceso en el
vez que, de lo contrario, la acción de daños La falta de servicio se atribuye al órgano lo actuado. lapso indicado, aquélla puede prorrogarse
y perjuicios constituiría un recurso contra el del Estado; y, por lo tanto, no es necesario por un año más por resolución fundada que
pronunciamiento firme, no previsto por la ley identificar al dependiente que produjo el acto Constatado por el órgano judicial llamado debe comunicarse de inmediato al tribunal
(con cita de Fallos 311:1007 y 328:3797) (36). cuestionado (viejo fundamento basado en el a resolver el reclamo indemnizatorio que tal de apelación que corresponda para su debido
art. 1113 1ra. parte del Cód. Civil), importando declaración de nulidad se ha producido con contralor (41).
En conclusión: por ello una responsabilidad directa y no in- carácter definitivo en el fuero penal, no tiene
directa del Estado. No obstante, como surge más que abocarse a la cuantificación de los El art. 2º (conf. al texto de la ley 25.430 de
1. Tanto la Corte Nacional excluye la apli- de la norma transcripta, no deja de implicar daños. 2001) prescribe que los plazos del art. 1º no
cación de la doctrina de la responsabilidad un acto irregular o ilícito del Estado. De ahí deben computarse a los efectos de la ley cuando
del Estado por actos lícitos a los dictados por que sea necesario identificar con claridad en 2.2. La segunda hipótesis es la que mayor los mismos se cumplieren después de haberse
órganos del Poder Judicial en ejercicio de su qué ha consistido esa actividad irregular o perplejidad ofrece, dado que no habrá, nor- dictado sentencia condenatoria, aunque no
actividad jurisdiccional. ilícita. malmente, por parte del tribunal definitivo se hallare firme. El art. 3º (también según
penal una declaración de nulidad del auto de ley 25.430) establece que el Ministerio Públi-
2. Esbozado primero en un voto en mino- Al respecto, conviene aclarar que equivo- procesamiento, sino directamente la revoca- co puede oponerse cuando entienda que ha
ría en “Balda”, la Corte Nacional a partir del cadamente a veces se habla, con relación al ción (en el caso de apelación contra el mismo) habido articulaciones dilatorias por parte del
fallo “Cura” admite el derecho a ser indem- tema que nos ocupa, de responsabilidad por o la sentencia absolutoria. imputado o que concurren las circunstancias
nizado cuando el auto de prisión preventiva error judicial (así lo titulan algunos autores que dan lugar a un juicio de revisión.
se revela como incuestionablemente infundado que han abordado el tema). A mi juicio, la ex- ¿La decisión del tribunal con competen-
o arbitrario. presión lleva a confusión, dado que siempre cia en el reclamo resarcitorio tendrá que En la Provincia de Buenos Aires, el CPP
que un tribunal de apelación revoca una reso- basarse exclusivamente en los términos de (ley 11.922), en cambio, establece en su art. 2º
3. Esto último implica una línea divisoria lución o una sentencia de un tribunal inferior estas sentencias? ¿Tiene que surgir de ellas simplemente que toda persona sometida a
entre la actividad lícita del Poder Judicial y la lo hace porque entiende que se ha incurrido la calificación de manifiestamente infundado o proceso tiene derecho a ser juzgada en un
actividad ilícita, irregular o anormal. en un error (en la interpretación o aplicación arbitrario del auto de prisión preventiva? ¿Si tiempo razonable y sin dilaciones indebidas. A
del derecho, en la evaluación de las pruebas los términos de esas sentencias son descali- su vez, el art. 169 inc. 11 (texto conf. ley 14.128)
4. El fallo “Iacovone” complica las cosas de la causa, etc.), pero ello no implica de ma- ficadoras respecto del procesamiento puede prescribe que el juez o tribunal que conside-
dado que parece referirse al caso de que el nera alguna responsabilidad del Estado si al- el tribunal apartarse de esa conclusión para re que la prisión preventiva excede el plazo
tribunal llamado a dictar sentencia definitiva gún daño causó el pronunciamiento revocado rechazar el pedido indemnizatorio? razonable del art. 7º.5 de la CADH en los

{ NOTAS }

(28) Fallos 321:1712. sigue invariablemente esta doctrina de la Corte Nacio- ñalar que en minoría el Dr. Negri sostiene lo contrario). dé cuenta asimismo de una intervención activa en la juris-
(29) Fallos 323:2683. nal (Ac. 76.041 del 23/04/2003, Ac. 79.211 del 16/07/2003; (37) Fallos 306:2030. dicción y no librarse exclusivamente el dictado de la prisión
(30) Fallos 327:1738. C 105.561 del 17/03/2010; C 102.594 del 22/12/2010; C (38) Fallos 308:821; 321:1124; 330:563; 315:2884; preventiva a declaraciones de los propios denunciantes”.
(31) Fallos 328:4175. 98.844 del 29/06/2011; C 95.635 del 18/04/2012; C 103.663 329:759. Esta sentencia fue ratificada por la SCBA por no rebatirse
(32) Fallos 328:1466. del 22/05/2013; C 109.036 del 03/04/2014; A 70.215 del (39) L L G r a n C u y o 2 0 0 8 ( a g o s t o ) , 6 6 4 ; A R / sus fundamentos adecuadamente, con los requisitos del re-
(33) Fallos 330:2112. 11/03/2013; C. 113.158 del 26/06/2013). Concretamente, JUR/3332/2008). curso de inaplicabilidad de ley (C. 120.536 del 18/04/2018).
(34) Fallos 333:273. dice el Dr. Hitters en C 109.036 recordando sus votos en (40) “Vera, Juan Carlos c. Prov. de Buenos Aires s/ daños (41) El art. 10 de la ley excluyó a los incursos en el
(35) Fallos 333:2538. casos anteriores, que los actos judiciales son ajenos a la y perjuicios”. Dijo este tribunal: “No se advierte en el caso la art. 7º de la ley 23.737 (ley de estupefacientes) o a los que
(36) Por su parte, la Suprema Corte de la Provincia responsabilidad del Estado por actividad lícita (cabe se- dinamización de un plexo probatorio indiciario y plural que se aplicaran las agravantes del art. 11.
4 | Miércoles 10 de octubre de 2018

términos de su vigencia, teniendo en cuenta cuencias civiles por el incumplimiento del ción sin ningún género de dudas de la inocen- aplicar al caso la legislación vigente y cumplir
la gravedad del delito, la pena probable y la máximo legal (46). El actor había estado dos cia de una persona. Hay que destacar, de to- con el mandato constitucional de afianzar la
complejidad del proceso, puede disponer la años y medio detenido por homicidio y lue- das maneras, que el tribunal no se pronunció justicia, lo que determinaba la existencia de
excarcelación del imputado. go había sido absuelto. La Cámara consideró sobre la reparación. una carga general de contribuir al logro de
que en la medida que la prisión preventiva ese objetivo”.
Como se advierte, la ley nacional fija un había sido dictada conforme a pautas legales Posteriormente el Tribunal Constitucional
plazo máximo de tres años y el Código pro- (y no revocada por la Cámara), los dos prime- de España en la sentencia 8/2017 (47), expi- Es comprensible que pueda decirse que
vincial habla de un plazo razonable sin dilacio- ros años eran producto de la actividad lícita diéndose en un recurso de amparo deducido toda persona tiene la carga de soportar pre-
nes indebidas, quedando librado a la interpre- del Estado y por ende no generaba derecho a por una persona que había estado detenida sentarse a la Justicia cuando es requerido,
tación judicial. Existiendo una ley nacional indemnización. Por el contrario, el tiempo de 14 meses y luego había sido absuelta contra declarar y brindar explicaciones si sus actos
que establece un plazo concreto, a mi juicio prisión posterior —el exceso— sí lo provoca- la sentencia del Tribunal Supremo que había son cuestionados en aras del bien común (48),
la aplicación analógica se impone en todas las ba, por haber incurrido el Estado en activi- denegado el reclamo indemnizatorio, lo aco- pero ¿puede extenderse esa carga a soportar
provincias. dad ilícita al no cumplir la ley. gió, con cita de los precedentes de la Corte la privación de libertad? Es evidente que no
Europea de Derechos Humanos, alegando se compadece con el derecho fundamental a
La operatividad de esta garantía conven- Como ya hemos anticipado, la Corte Nacio- que se había vulnerado la presunción de ino- la libertad ambulatoria y con la presunción
cional fue puesta en tela de juicio en la Corte nal ratificó este criterio en el caso “Rosa” de cencia del art. 24.2 de la Constitución espa- de inocencia. Parece más bien una reminis-
Nacional primeramente en el fallo “Bramajo” 1999. Respecto del plazo de detención poste- ñola, y el derecho a ser indemnizado por fun- cencia de la justificación de la irresponsabi-
de 1996 (42). El Ministerio Público había plan- rior al máximo previsto legalmente, dijo que cionamiento anormal de la administración de lidad esgrimida por Marienhoff que hemos
teado la inconstitucionalidad de la ley 24.390 el carácter de garantía constitucional reco- justicia, garantizado en los arts. 106.2 y 121 de citado (49).
argumentando que había transformado un nocido al beneficio de la excarcelación —en la misma.
plazo librado por la Convención a la subjeti- virtud de la presunción de inocencia— y el En realidad, ese cuarto requisito surge de
vidad judicial en uno fijo. La Corte comenzó derecho a la libertad física exigían que su VI. Dudas que genera la exclusión de la aplica- la jurisprudencia de la Corte que aclara que
por decir que el art. 7º.5 debía interpretarse limitación se adecuara al fin perseguido por ción de la doctrina de la responsabilidad del Es- no se refiere al deber jurídico de todo parti-
en las condiciones de su vigencia (conf. art. 75 la ley. Se trata en definitiva —sostuvo— de tado por actividad lícita cular de soportar el ordenamiento jurídico
inc. 22, CN), lo que quería decir: tal como re- conciliar el interés del individuo de no sufrir (ya que si así fuera, no habría responsabili-
gía efectivamente en el ámbito internacional; o persecución injusta con el interés general El rechazo por la Corte Nacional de la apli- dad del Estado por actos lícitos en ningún
sea, como era interpretado por los organis- de no facilitar la impunidad del delincuente, cación de la doctrina sobre la responsabilidad caso), sino del deber que surge de relaciones
mos del sistema interamericano. En tal senti- pues la idea de justicia impone que el deber del Estado por su actividad lícita ha sido re- especiales de sujeción, como el vínculo de dere-
do dijo que la Comisión Interamericana había de la sociedad de defenderse contra el deli- ceptado por la ley 26.944. El art. 4º recoge cho administrativo entre un ente de control
dicho en 1989 que el plazo razonable quedaba to sea conjugado con el del individuo a ser esa doctrina en general describiendo los re- estatal y la entidad controlada (50), que no es
librado a la apreciación judicial de las par- sometido a proceso de manera que ninguno quisitos para su procedencia, pero el art. 5º el caso que nos ocupa.
ticularidades de la causa (su complejidad), sea sacrificado en aras del otro; y cuando ese en el último párrafo prescribe: “Los daños
pero ello no impedía que los Estados por ley límite es transgredido, la prisión preventiva causados por la actividad judicial legítima del El quinto requisito entiendo que se da en
reglamentaran su duración, aunque aclaró se transforma en una pena. Estado no generan derecho a indemnización”. la especie. Es que si se considera que el bien
que ello no significaba que la expiración del común exige que en aras del bien común (la
plazo implicara la excarcelación automática V. Jurisprudencia del Tribunal Constitucional de Cuando se leen los requisitos del art. 4º seguridad, evitar que se obstaculice la acción
del detenido. España y de la Corte Europea de Derechos Hu- surge inevitablemente la pregunta acerca de la Justicia, etc.) es posible privar a alguien
manos de qué razones justifican la exclusión de la de su libertad mientras dure el proceso, se
Con posterioridad, la Comisión Interame- actividad legítima del Estado. En efecto esos trataría de un sacrificio especial, que el resto
ricana de Derechos Humanos (CIDH) en el El art. 121 de la Constitución española que requisitos son: a) daño cierto y actual, de- de los ciudadanos por vía del erario público
caso “Bayarri vs. Argentina” del 30/11/2008 vimos al comienzo fue reglamentado por el bidamente acreditado por quien lo invoca y debe reparar (doctrina vinculada con la de
sostuvo que si el país había reglamentado el art. 294 de la Ley Orgánica del Poder Judi- mensurable en dinero; b) imputabilidad ma- igualdad ante las cargas públicas).
art. 7º.5 de la Convención estableciendo un cial de la siguiente manera: “Tendrán dere- terial de la actividad a un órgano estatal; c)
plazo máximo, tenía que atenerse a su exten- cho a indemnización quienes después de ha- relación de causalidad directa, inmediata y Pero existen también razones de orden va-
sión, de forma tal que, transcurrido, no podía ber sufrido prisión preventiva sean absueltos exclusiva entre la actividad estatal y el daño; lorativo para entender que la doctrina debe
el detenido seguir privado de libertad. por inexistencia del hecho imputado o por d) ausencia de deber jurídico de soportar el aplicarse en estos casos. ¿Por qué razón el
esta misma causa haya sido dictado auto de daño; e) sacrificio especial en la persona da- daño a derechos patrimoniales por la activi-
Por consiguiente, aunque luego la Corte sobreseimiento libre, siempre que les haya ñada, diferenciado del que sufre el resto de la dad lícita del Estado habría de generar deber
relativizó la sujeción a la doctrina de la CIDH irrogado perjuicios”. comunidad, configurado por la afectación de de indemnizar y no el daño a la libertad física
sentada en “Bayarri”, por razones que no es un derecho adquirido. o ambulatorio, que además afecta a la digni-
del caso desarrollar aquí (43), es muy claro a El Tribunal Superior de España interpretó dad humana? Demostrada la inocencia, en
mi modo de ver que cuando no se cumple con esta norma diciendo que, en la medida que la Fácil es advertir que estos cinco requisitos principio, debería restablecerse la igualdad
la ley 24.390, el Estado (Poder Judicial) incu- absolución debía ser por inexistencia de delito, se dan en el caso que nos ocupa. Sobre los de todos los habitantes, reparando el sacrifi-
rre en administración irregular de justicia. no avalaba una responsabilidad patrimonial tres primeros no caben dudas. cio especial sufrido por uno de ellos (51).
automática y objetiva, y rechazó reclamos
Esto significa que antes de cumplirse dos indemnizatorios de personas que habían sido El cuarto se origina en la ya citada causa La pregunta ineludible es si, siendo que la
años de detención debe dictarse una sen- absueltas. Distinguió la inexistencia objeti- “Román SAC” en la que la Corte dijo que la justificación de la doctrina de la responsabi-
tencia condenatoria o, en su defecto, pro- va —que sí generaba indemnización— de la responsabilidad del Estado no comprendía lidad del Estado por actos lícitos es de orden
rrogarse por un año más. La reforma de la inexistencia subjetiva — ue no la generaba—. los daños que fueran consecuencia normal y constitucional (52), ¿puede el legislador decir
ley 25.430 se debió a que, con el primitivo necesaria de la actividad lícita desarrollada, y que no se aplica para determinado ámbito
texto de la ley, vencidos los dos años, el plazo La cuestión llegó al Tribunal Europeo que el particular en tal caso debía tolerarlas, de la actividad estatal?; si se dan los mismos
podía prorrogarse seis meses si no mediaba de Derechos Humanos, que condenó a Es- pero es de señalar que la cuestión versó sobre presupuestos… ¿pueden excluirse determi-
sentencia condenatoria firme, lo que hacía paña en tres casos: “Puig Panella” —fa- los daños provocados por el secuestro de una nados actos?
que mientras hubiera recursos pendientes llado el 25/04/2006— y “Tendam” —del máquina (de ahí que la Corte habló de limita-
(ordinarios o extraordinarios) —que podían 13/07/2010— y “Vlieeland Boddy y Marcelo ciones en el ejercicio de derechos patrimoniales). VII. Balance del tema y reflexiones finales
dilatar el proceso largos años (naturalmente Lanni” —del 16/02/2016— sobre la base de
todos los procesados los deducen)—, debía que la aplicación literal del art. 294 de la Pero fue en el fallo “Balda” que la Corte Como hemos visto, las convenciones in-
ordenarse la libertad. La reforma puso un Ley Orgánica del Poder Judicial vulneraba sostuvo que, en la medida que no se trataba ternacionales y algunas constituciones reco-
límite: el plazo máximo es mientras no haya el principio de presunción de inocencia del de decisiones políticas que podían o no to- nocen el derecho a la indemnización cuando
dictado sentencia condenatoria aunque no art. 6º.2 de la Convención Europea, dado que marse (como hacer un puente, por ejemplo), la inocencia del imputado ha sido declarada
esté firme (44). de ningún modo esta cláusula no distinguía los daños eran “el costo inevitable de una luego de un juicio de revisión de la sentencia
las razones por las que el tribunal arribaba a adecuada administración de justicia”. En el condenatoria pasada en autoridad de cosa
Ya antes del fallo “Bayarri”, la Cámara Ci- la absolución. El “in dubio pro reo” —dijo— mismo fallo el Dr. Bossert fue más explícito: juzgada. En el caso excepcional de España,
vil y Comercial II, sala 2ª, de La Plata en el no significaba que debía hacerse una diferen- dijo que las decisiones judiciales eran “el in- en que a nivel constitucional se contempla el
fallo “Bustos” de 1996 (45), en el primer caso cia entre una absolución basada en la falta de eludible cumplimiento del deber a cargo del resarcimiento por error judicial incurrido por
que conozco se pronunció sobre las conse- pruebas y la que derivaba de una constata- Poder Judicial de desentrañar la verdad para anormal administración de justicia, la regla-

{ NOTAS }

(42) Fallos 319:1840. (47) De fecha 19/02/2017. El caso es “Baier, Mario Au- (50) Caso “Columbia SA de Ahorro y Préstamo para reparación posterior... Una vez que el detenido hizo
(43) Ver mis trabajos: “La recepción del derecho in- gust”. la Vivienda c. BCRA”, del 19/05/1992, en ED 150-97. su aporte al logro de aquel interés social, probado que
ternacional en la jurisprudencia de la Corte Suprema (48) Aun así desde siempre la legislación civil ha pre- (51) En un caso poco conocido de la Corte de 2005 la privación de su libertad fue improcedente, el afec-
Argentina y el ‘control de convencionalidad’”, LA LEY, visto el derecho a resarcimiento de daños en los casos —“Mollard c. Estado Nacional” (LA  LEY, 2006-A, tado alcanza título jurídico para alcanzar la compen-
2011-D, 1120, y “¿Existe una Constitución ‘convencionali- de denuncia calumniosa (art. 1771, CCyC). Soslayo igual- 608)—, en el que una persona había estado 12 horas sación reparatoria, porque ya no tiene asidero con-
zada’”?, LA  LEY, 2013-D, 1294. mente el tratamiento de los daños (material y moral) su- detenida en Ezeiza con motivo de la orden de captura ferir prelación a aquellos derechos de persecución y
(44) La ley 25.430 derogó también el art. 7º de la fridos por estar sometido a un largo proceso penal aún contra un homónimo, el voto de dos ministros en di- punición estatales cuando sus fines quedaron opor-
ley 24.390 que establecía el cómputo del “dos por uno” sin detención preventiva, lo que sería objeto de otro es- sidencia dejaron abierta la puerta a que en el futuro tunamente satisfechos”, y culminaron con la cita de
para los días de detención una vez vencido el plazo máxi- tudio. procedan este tipo de reparaciones. Dijeron: “A salvo Bidart Campos.
mo previsto en el art. 1º. (49) La Cámara Civil y Comercial de Junín (voto de casos particulares... el deber jurídico —que pesa so- (52) Conf. REIRIZ, Graciela, “Responsabilidad del
(45) Causa B.83.557 del 06/08/1996. mayoría) habló del poder legal de dañar del Estado (cau- bre todo ciudadano— de tener que soportar la deten- Estado”, Eudeba, Buenos Aires, 1969; BIANCHI, Alber-
(46) En esa época el CPP vigente (texto según sa “Lemos”, en JA 1994-I, 283, con comentario de Carlos ción ordenada por la administración de justicia, no to, “Responsabilidad del Estado por su actividad legisla-
ley 11.624). GHERSI). puede llevar al extremo de aniquilar el derecho a la tiva”, Ed. Ábaco, Buenos Aires, 1999.
Miércoles 10 de octubre de 2018 | 5

mentación legal lo circunscribe al supuesto detrás de la interpretación restrictiva de los doctrina de la responsabilidad del Estado por esfuerzo posible — para que la privación de
en que la absolución se hubiera dictado por tribunales supremos (53). su actividad lícita, la doctrina de la Corte Na- la libertad durante el proceso sea una medi-
inexistencia del hecho imputado, términos cional deja un amplio campo de acción a los da excepcional y que, en el caso de que sea
estos que son interpretados, en principio, Bidart Campos, quien, como vimos, sostenía tribunales llamados a resolver si la persona inexorable, no dure más allá del plazo legal-
restrictivamente. O sea: que el hecho no haya una postura a favor del resarcimiento, propi- que ha sido sobreseída o absuelta luego de mente previsto. l
ocurrido, lo que excluye la inexistencia subje- ciaba, sin embargo, que se excluyeran los casos haber sufrido prisión preventiva merece o no
tiva; es decir, por falta de pruebas suficientes en que la absolución se hubiera dictado por el ser indemnizada de modo que no queden sin Cita on line: AR/DOC/1332/2018
acerca de la participación del imputado en el beneficio de la duda, criterio que es auspiciado reparar graves injusticias. En primer lugar,
hecho delictivo. también por Kemelmajer de Carlucci y Pare- porque el tiempo de exceso en el plazo legal
llada y por Javier Indalecio Barraza (54). Sin máximo de la prisión preventiva indudable- MÁS INFORMACIÓN
Estas restricciones no son casuales. Obe- embargo, ya vimos que el Tribunal Europeo mente constituye administración irregular
decen a que, si se reconoce el derecho a de Derechos Humanos sostiene que se vulne- de justicia, lo mismo que el supuesto en que Doménech Pascual, Gabriel, “Responsabilidad
indemnización de quien es absuelto en la ra el principio de la presunción de inocencia si se declara en la sentencia definitiva que hubo civil del Estado por daños derivados de prisión pre-
sentencia definitiva, naturalmente hay que se distinguen las causas de la absolución. Para prueba obtenida ilegalmente. Y en segundo ventiva seguida de absolución”, SJA 10/08/2016, 18;
admitirlo en cualquier supuesto en que una dicho tribunal, a los efectos del contenido y al- lugar, porque aun la detención dentro del A 2016-III.
persona haya sido privada de libertad y luego cance de tan importante principio, las razones plazo legal debe analizarse bajo la óptica de Correa, José Luis, “Prisión preventiva. Responsa-
la haya recuperado, ya sea por falta de mé- por las cuales el tribunal arriba a la absolución si el auto de prisión preventiva fue indudable- bilidad del Estado. Fundamento en tratados inter-
rito y sobreseimiento o por revocación por son totalmente indiferentes (interpretación, mente infundado o arbitrario, respecto de lo nacionales”, LLGran Cuyo 2016 (febrero), 27; RCyS
la alzada de la prisión preventiva, aunque ésta, recogida por el Tribunal Constitucional cual, como lo demuestran las sentencias de la 2016-IV, 79; LLGran Cuyo 2016 (julio), 421; AR/
más no sea por pocos días. Son miles los ca- español). La Corte Interamericana de Dere- Suprema Corte de Mendoza y de la Cámara DOC/138/2016.
sos que anualmente acontecen en cualquier chos Humanos no se ha pronunciado hasta Civil y Comercial de La Matanza que hemos Barraza, Javier Indalecio, “Análisis cuantitativo
país (y en especial en el nuestro). El Estado ahora particularmente sobre el tema, pero no citado, los jueces tienen un gran campo de de la responsabilidad del Estado por actividad judi-
tendría que pagar sumas indemnizatorias sería sorprendente que lo hiciera en el mismo apreciación. cial”, LA  LEY, 2016-C, 1275; AR/DOC/915/2016.
cuantiosas. Entiendo que la previsión de las sentido que su similar de Europa. Jiménez, Eduardo P., “Consecuencias de los erro-
consecuencias que se derivarían de la apli- En cualquier caso, de lo que no cabe duda res de los magistrados judiciales”, LA  LEY, 2015-E,
cación de un criterio amplio del derecho al Sin embargo, consideramos que, pese a es que deben hacerse todas las reformas le- 302; AR/DOC/2930/2015.
resarcimiento en estos casos es lo que está las objeciones que merece la exclusión de la gislativas necesarias — y los jueces todo el

{ NOTAS }

(53) Sobre la interpretación previsora o consecuen- (54) Ob. cit. Este autor sostiene que debe analizarse de la duda o por falta de pruebas suficientes no exis- ba que hacían sospechar su participación en el delito y
cialista, me remito a mi trabajo: “La Corte Suprema y la cada caso particular. Considera que si el imputado es- te mérito para obtener reparación, como tampoco si se daban las condiciones para el dictado de la prisión
interpretación previsora de la ley y de la Constitución”, tuvo privado de libertad y resulta sobreseído por pres- la privación de libertad se produjo por tiempo breve, preventiva.
LA  LEY, Suplemento Extraordinario, agosto 2010, p. 79. cripción de la acción penal o absuelto por el beneficio como consecuencia de que existían elementos de prue-

NOTA A FALLO
Derecho a la salud En la primera, fue atendido por una “sim-
ple bronconeumonía”; y, dado de alta, en la
3. - El impacto del cambio vertiginoso del es-
cenario demográfico en los derechos hu-
co, pues no se garantizó su derecho sin
discriminación, mediante servicios ne-
de las personas segunda oportunidad falleció. La Corte In-
teramericana de Derechos Humanos deter-
manos hace necesario que los Estados se
involucren para dar respuesta de mane-
cesarios y urgentes con relación a su si-
tuación especial de vulnerabilidad como
mayores minó la responsabilidad del Estado chileno,
demandado en el caso.
ra integral, a fin de que las personas ma-
yores sean reconocidas como sujetos de
persona mayor, que tenía 76 años, con
patologías agregadas que hacían que su
derechos especiales desde la prevención situación lo convirtiera en un paciente
Sistema de salud inclusivo basado en los 1. - Las personas mayores son sujetos de pro- y promoción de salud; y para ello resulta aún más vulnerable y no recibió el tra-
derechos humanos. Estándares sobre el tección, en virtud de su situación de vulne- necesario también el involucramiento por tamiento adecuado conforme a su situa-
derecho a la salud aplicables a situaciones rabilidad, por lo que recaen en el Estado parte de la sociedad, a fin de brindar a las ción particular.
de urgencia médica. Consentimiento in- obligaciones reforzadas respecto de la pro- personas adultas mayores calidad de vida.
formado. Consentimiento por sustitución. tección y garantía de su derecho a la salud. 5. - Si un anciano necesita atención médica
Obligaciones de los Estados. 4. - El Estado demandado es responsable urgente y de calidad, y el sistema de sa-
2. - La edad de una persona no debe ser una cau- por la violación del derecho a la salud lud pública no lo proveyó, ello deriva en
Hechos: Un adulto mayor fue atendido en sa que obstaculice su desarrollo humano y de un anciano, quien falleció tras haber una discriminación por su condición de
dos oportunidades en un hospital público. por tanto el acceso a la protección de su salud. sido dado de alta en un hospital públi- persona mayor.

Las personas mayores y el derecho a la salud


Reflexiones a partir del caso “Poblete Vilches y otros c. Chile”
de la Corte Interamericana de Derechos Humanos
Graciela Medina (*) y Gabriela Yuba (**) lud, sin discriminación, a través de servicios
esenciales básicos y urgentes, con relación a
el derecho a la salud como derecho autónomo
respecto de las personas mayores; la situa-
su situación de vulnerabilidad como persona ción de las personas mayores como sujetos
SUMARIO: I. Introducción.— II. Los hechos. Contexto fáctico.— III. Sobre las personas mayores y mayor, produciéndose posteriormente su vulnerables, y el consentimiento informado y
el derecho a la salud. Enfoque de derechos humanos.— IV. Palabras finales. muerte. Declaró también que se vulneró el el derecho a la información de las personas
derecho a la vida e integridad personal, como adultas mayores como sujetos de derecho.
el derecho de obtener el consentimiento in-
I. Introducción nas adultas mayores, vinculado al derecho a formado y acceso a la información en materia II. Los hechos. Contexto fáctico
la salud, teniendo en cuenta su situación de de salud, todo ello en perjuicio del Sr. Poble-
La Corte Interamericana de Derechos Hu- vulnerabilidad. te y de sus familiares, así como el derecho al Este caso se refiere a la atención médica
manos (Corte IDH) abordó en el caso “Poble- acceso a la justicia e integridad personal en del Sr. Poblete Vilches, de 76 años de edad,
te Vilches y otros c. Chile” (1), por primera En el fallo del 08/03/2018, la Corte declaró perjuicio de sus familiares. en el hospital público Sótero del Río (2). La
vez, el derecho a la salud como derecho autóno- por unanimidad la responsabilidad interna- primera vez que ingresó (por una afección
mo, como así también el tema del consenti- cional de Chile, por no garantizar al Sr. Vi- En el presente comentario trataremos as- respiratoria) fue intervenido estando incons-
miento informado y la situación de las perso- nicio A. Poblete Vilches su derecho a la sa- pectos que consideramos centrales del fallo: ciente, sin haber prestado consentimiento in-

{ NOTAS }

Especial para La Ley. Derechos reservados (Ley 11.723) Academia Iberoamericana de Derecho de Familia y de (**) Abogada, UBA. Magíster en Minoridad de la Uni- (1) AR/JUR/26607/2018. Fecha de consulta:
(*) Doctora en Jurisprudencia. Juez de la Cámara las Personas.  Profesora Titular de Familia y Sucesiones versidad Notarial Argentina. Ex Jueza de Familia y Minori- 16/07/2018.
Civil y Comercial Federal. Presidente de la Asociación de la Facultad de Derecho, UBA. Directora de la Revista dad del Juzgado N° 1 de Ushuaia, Tierra del Fuego. Asesora (2) Los hechos datan de entre el 17/01/2001 y el
Argentina de Derecho Comparado. Vicepresidente de la de Derecho de Familia y de las Personas, Ed. La Ley. del Ministerio de Desarrollo Social de Tierra del Fuego. 07/02/2001.
6 | Miércoles 10 de octubre de 2018

6. - Para determinar la responsabilidad in- cualquier tipo de herramienta o soporte pectiva de género, así como de las condi- salud actúe sin la exigencia del consenti-
ternacional del Estado en casos de muer- vital, así como también disponer del re- ciones del ciclo de vida del paciente; este miento, en casos en los que no pueda ser
te en el contexto médico, es preciso acre- curso humano calificado para responder último debe ser informado sobre su diag- brindado por la persona y que sea nece-
ditar los actos u omisiones que nieguen a ante estas situaciones. nóstico y tratamiento, y frente a ello, res- sario un tratamiento médico o quirúrgico
un paciente el acceso a la salud en situa- petar su voluntad. inmediato, de urgencia o de emergencia,
ciones de urgencia médica o tratamientos 9. - En las prestaciones médicas de urgencia ante un grave riesgo contra la vida o la
médicos esenciales, a pesar de ser previ- los Estados deben garantizar, respecto a 12. - El consentimiento, por regla, es personal salud del paciente.
sible el riesgo que implica esa denegación su accesibilidad, que los establecimien- y debe ser brindado por la persona que
para la vida del paciente; o bien, una ne- tos, bienes y servicios de emergencia de accederá al procedimiento de salud; no 14. - La Corte Interamericana, al declarar a
gligencia médica grave y la existencia de salud estén al alcance de todas las per- obstante el consentimiento por represen- un Estado responsable por la violación
un nexo causal, entre el acto acreditado y sonas, entendiendo esto desde las dimen- tación o sustitución se actualiza cuando del derecho a la salud porque una perso-
el daño sufrido por el paciente. siones superpuestas de no discrimina- se ha comprobado que el paciente, por su na no tuvo acceso a un adecuado servicio
ción, accesibilidad física, económica y ac- especial condición, no se encuentra en la médico, asumió una posición consecuen-
7. - Cuando la atribución de responsabilidad ceso a la información. capacidad de tomar una decisión con re- cialista que fusionó la afectación a la inte-
al Estado por muerte provenga de una lación a su salud, por lo cual esta potestad gridad y la vida de un anciano con la viola-
omisión en el contexto médico, se requie- 10. - En las prestaciones médicas de urgencia, le es otorgada a su representante, auto- ción a su derecho a la salud, y esto implicó
re verificar la probabilidad de que la con- los Estados deben garantizar, respecto a ridad, persona, familiar o institución de- que de un hecho concreto se haya juzgado
ducta omitida hubiese interrumpido el la disponibilidad, contar con un número signada por ley; cualquier limitación en un sistema de prestación de servicios de
proceso causal que desembocó en el re- suficiente de establecimientos, bienes y la toma de decisiones tiene que tener en salud. (Del voto concurrente del juez Sie-
sultado dañoso; y esa verificación deberá servicios públicos de atención, así como cuenta las capacidades evolutivas del pa- rra Porto).
tomar en consideración la posible situa- de programas integrales de salud, para ciente y su condición actual para brindar
ción de especial vulnerabilidad del afec- cubrir de manera integrada las necesida- el consentimiento. 121.436 — Corte IDH, 08/03/2018. - Poblete
tado y frente a ello las medidas adoptadas des básicas de la población. Vilches y otros c. Chile.
para garantizar su situación. 13. - Entre los elementos necesarios para
11. - En las prestaciones médicas de urgencia, otorgar el consentimiento informado [Cita on line: AR/JUR/26607/2018]
8. - En las prestaciones médicas de urgencia los Estados deben garantizar, respec- por parte de sus familiares vale su condi-
los Estados deben garantizar, respecto to de la aceptabilidad, que los estableci- ción de previo, libre, pleno e informado,
de su calidad, la infraestructura adecua- mientos y servicios de salud respeten la a menos que se trate de una situación de [El fallo in extenso puede consultarse en Aten-
da y necesaria para satisfacer las necesi- ética médica y los criterios culturalmen- emergencia, en donde existen excepcio- ción al Cliente, http://informacionlegal.com.ar
dades básicas y urgentes, y esto incluye te apropiados; deberán incluir una pers- nes que hagan posible que el personal de o en Proview]

formado personal y sin consentimiento de su de una mirada transversal en materia de de- evitar que se torne ilusorio el goce y ejercicio tizar la existencia de elementos esenciales en
familia, encontrándose en terapia intensiva. rechos humanos, teniendo presente la obli- de aquéllos. materia de salud, tal como refiere la Obser-
gación de los Estados como garantes de los vación General N° 14 del Comité de los DESC.
El Sr. Poblete Vilches fue luego dado de derechos reconocidos en los tratados y con- Es que la transversalidad del enfoque de
alta de manera temprana, sin mayores in- venciones internacionales. derechos humanos implica resignificar, orga- Es así que la Corte consideró que, a los
dicaciones, volviendo a ingresar al hospital, nizar, mejorar los procesos, de manera que la efectos de las prestaciones médicas de ur-
donde se lo internó en terapia intermedia. Se Y en las segundas (inmediatas), se refiere a perspectiva de igualdad y no discriminación gencia, los Estados deben garantizar los si-
requirió en ese momento un respirador me- tomar medidas adecuadas para garantizar el sea incorporada en todas las políticas, estra- guientes estándares: calidad, disponibilidad,
cánico, que no fue suministrado, falleciendo acceso sin discriminación a prestaciones per- tegias, acciones e intervenciones (6). accesibilidad y aceptabilidad.
a los pocos días. tinentes para cada derecho. Las medidas de-
ben ser adecuadas, deliberadas y concretas En el presente caso, nos encontramos fren- En el párr. 121, la Corte expresamente dice
III. Sobre las personas mayores y el derecho a la para la realización de aquéllos. te a una persona adulta mayor de edad (7) que se debe garantizar:
salud. Enfoque de derechos humanos que, dada la situación de vulnerabilidad por
De esta manera cobran relevancia para la edad (envejecimiento) (8), se encontraba “a) Respecto a la calidad, se debe contar
La sentencia de la Corte aborda el derecho lograr la efectividad de los derechos las obli- en condiciones de dificultad para el ejercicio con la infraestructura adecuada y necesa-
a la salud de manera autónoma como parte de gaciones convencionales de respeto y garan- pleno de sus derechos, debiendo, en ese sen- ria para satisfacer las necesidades básicas y
los derechos económicos, sociales, cultura- tía, como también la adopción de medidas de tido, brindar un “plus de protección reforza- urgentes. Esto incluye cualquier tipo de he-
les y ambientales (DESCA), protegidos por derecho interno (arts. 1.1 y 2º). da” en tales circunstancias. rramienta o soporte vital, así como también
el art. 26 de la CADH, y la situación de las disponer de recurso humano calificado para
personas mayores de edad en relación con el Ahora bien, en un análisis transversal de Ese plus implica redoblar los esfuerzos ins- responder ante urgencias médicas.
mencionado derecho a la salud. derechos humanos, la Corte precisa los es- titucionales, de políticas públicas, de buenas
tándares que deben garantizarse en situacio- prácticas, para que la efectividad de los de- ”b) Respecto a la accesibilidad, los estable-
La Corte incorporó en el catálogo de dere- nes médicas de urgencia y las acciones que rechos humanos no sea una utopía y evitar cimientos, bienes y servicios de emergencias
chos protegidos a los DESCA, y, conforme a deben recibir las personas mayores. las vulneraciones de los derechos humanos de salud deben ser accesibles a todas las per-
una interpretación sistemática, teleológica y que deriven en la muerte de una persona, tal sonas. La accesibilidad entendida desde las
evolutiva, recurre al corpus juris internacio- Se parte de la base de que el derecho a la como fue en este caso. dimensiones superpuestas de no discrimina-
nal y nacional (3) en la materia (4) para dar salud no debe entenderse meramente como ción, accesibilidad física, accesibilidad econó-
contenido a los derechos tutelados por la el derecho a estar sano. Es un derecho huma- El derecho a la salud como derecho huma- mica y acceso a la información. Proveyendo
Convención y precisar el alcance de las obli- no fundamental e indispensable para el ejer- no fundamental se relaciona con la no discri- de esta forma un sistema de salud inclusivo
gaciones específicas de cada derecho. cicio de los demás derechos humanos. Tal minación, estando proscripta toda discrimi- basado en los derechos humanos.
como lo define la OMS, la salud es el estado nación en lo referente al acceso a la atención
Específicamente con relación al art. 26 de de pleno bienestar físico, mental y social, y no de la salud, los factores determinantes bási- ”c) Respecto a la disponibilidad, se debe
la CADH (5) determinó que se desprenden sólo es la ausencia de enfermedad. cos de la salud y los medios y derechos para contar con un número suficiente de estableci-
dos tipos de obligaciones: la adopción de me- conseguirlos, por motivos de etnia, religión, mientos, bienes y servicios públicos de salud,
didas de manera progresiva y las de carácter La no discriminación e igualdad en materia opinión política, idioma, situación económica así como de programas integrales de salud. La
inmediato. de derechos humanos y específicamente con y de cualquier otra índole que afecte o me- coordinación entre establecimientos del siste-
respecto al derecho a la salud, por la impli- noscabe la igualdad en el goce y ejercicio del ma resulta relevante para cubrir de manera in-
Las primeras (progresivas) implican que el cancia e incidencia en los restantes derechos mencionado derecho (9). tegrada las necesidades básicas de la población.
Estado tiene la obligación concreta y cons- humanos y la relación e impacto del derecho
tante de avanzar lo más expedito posible a la salud en las personas mayores, determi- De manera que el Estado tiene la obliga- ”d) Respecto de la aceptabilidad, los esta-
hacia la plena efectividad de los DESCA. Se na la necesaria transversalidad del enfoque ción de garantizar prestaciones de salud con blecimientos y servicios de salud deberán res-
impone, en éstas, la obligación de no regre- de derechos humanos en la valoración de po- calidad y eficacia, como también de tomar petar la ética médica y los criterios cultural-
sividad respecto de los derechos alcanzados. líticas, decisiones y medidas, de manera que medidas para el mejoramiento de las condi- mente apropiados. Además, deberán incluir una
el acceso a los derechos humanos sea igual ciones de salud de la población (10). La obli- perspectiva de género, así como de las condiciones
Es importante señalar que nunca la pro- para todas las personas. Pero debemos agre- gación de regular el servicio de salud (tanto del ciclo de vida del paciente. El paciente debe
gresividad de los derechos trae aparejada la gar un “plus reforzado de protección” res- pública como privada) es prioritaria por par- ser informado sobre su diagnóstico y trata-
regresividad de otros. De allí la importancia pecto de aquellas personas vulnerables, para te del Estado, como así también la de garan- miento, y frente a ello respetar su voluntad...”.

{ NOTAS }

(3) Carta de la OEA; Declaración Americana; legisla- temporalidad— y distintos tratados y convenciones in- rivan de las normas económicas, sociales y sobre edu- zación del enfoque de derechos humanos con equidad”.
ción chilena; Declaración Universal de Derechos Huma- ternacionales. cación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la (7) Hombre de 76 años de edad.
nos; Convención Internacional de Eliminación de Toda (4) Derecho a la salud. Organización de los Estados Americanos, reformada (8) 100 Reglas de Brasilia sobre acceso a la justicia de
Forma de Discriminación Racial; CEDAW; Convención (5) Art. 26, CADH: “Los Estados partes se compro- por el Protocolo de Buenos Aires, en la medida de los las personas vulnerables.
de los Derechos del Niño; Convención sobre Protección meten a adoptar providencias, tanto a nivel interno recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios ( 9 ) h t t p : // w w w . w h o . i n t / h h r / a c t i v i t i e s /
de Trabajadores Migratorios y Convención Interameri- como mediante la cooperación internacional, espe- apropiados...”. Q%26AfinalversionSpanish.pdf. Fecha de consulta:
cana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las cialmente económica y técnica, para lograr progresi- (6) http://www.corteidh.or.cr/tablas/28829.pdf. Fecha 20/07/2018. “25 preguntas y respuestas sobre salud y
Personas Mayores —no aplicable al caso por razones de vamente la plena efectividad de los derechos que se de- de consulta: 20/07/2018. “Manual para la transversali- derechos humanos”.
Miércoles 10 de octubre de 2018 | 7

Retomando el tema de la transversalidad reotipos de la vejez y pasividad han dado paso dad y libertad personal), existiendo controver- En definitiva, el derecho al acceso a la infor-
de los derechos humanos citado anterior- al nuevo paradigma de las personas mayores sias respecto de los derechos alegados por los mación y el consentimiento informado son he-
mente (enfoque que la Corte realizó en el con activa participación socio-comunitaria, con familiares. rramientas esenciales para la satisfacción del
presente caso), es importante remarcar que intereses, lo cual lleva a resignificar las políti- derecho a la salud, integridad personal, autono-
el Alto Tribunal pone el foco en la igualdad y cas públicas y a adoptar medidas que tiendan En ese sentido, realiza la Corte un análisis del mía, libertad y dignidad.
trato no discriminatorio, fundado en el art. 1.1 a la promoción de sus derechos, como factor de caso, concluyendo que el Estado incumplió obli-
de la Convención Americana, afirmando que la desarrollo y tendiendo a su autonomía y pleno gaciones internacionales de obtener el consen- IV. Palabras finales
enumeración que realiza el art. 1º es meramen- ejercicio de la ciudadanía. El Estado debe, pues, timiento informado por el personal de salud de
te enunciativa y que la prohibición de la discri- tomar medidas que tiendan a promover y ga- los familiares del Sr. Poblete Vilches durante la La Corte IDH ha tratado el derecho a la sa-
minación por edad (en el caso de personas adultas rantizar su autonomía, dignidad, seguridad. primera internación, como también vulneró el lud de las personas mayores desde un enfoque
mayores) se encuentra tutelada, protegida por derecho al acceso a la información de los fami- transversal de derechos humanos, integral y
la CADH. Se trata de una categoría protegida, El derecho a la salud de las personas mayores liares, quienes no fueron informados de manera holístico.
debiendo el Estado garantizar para todas las enfrenta el desafío de fijar su atención poniendo clara y precisa durante la segunda internación.
personas sin distinción políticas inclusivas y el acento en la dignidad humana y la no discri- La atención de esta franja etaria de la
servicios accesibles de salud. minación como eje de desarrollo (14). Se impo- El tribunal analiza el consentimiento infor- población requiere de mayores esfuerzos y
ne un enfoque de la salud basado en los derechos mado (17) y el acceso a la información como ele- medidas de protección, atento a la vulnera-
III.1. Sobre las personas mayores y el derecho a humanos, que implica reconocer las caracterís- mentos fundamentales del derecho a la salud y bilidad de la etapa vital que atraviesan, pero
la salud ticas de los grupos de la población interesada; dignidad de la persona. poniendo el acento en el carácter de sujetos
utilizar los derechos humanos como marco para de derechos.
Como hemos mencionado anteriormente, la el desarrollo sanitario; evaluar las consecuen- Así, el consentimiento informado está relacio-
edad (y puntualmente en el caso de las personas cias que tienen las políticas, programas, legisla- nado con el derecho a buscar, recibir y difundir El aumento de la población de personas ma-
adultas mayores) es una categoría protegida ciones sanitarias para los derechos humanos, y información (art. 13, CADH), vinculado con la yores a nivel global y el rol activo que desem-
por la CADH, debiendo los Estados tomar me- tomar medidas y tener en cuenta los derechos realización del derecho a la salud en este caso. peñan en la sociedad, dejando de lado los anti-
didas positivas para evitar toda discriminación humanos en dichas políticas, programas, accio- guos estereotipos sobre aquéllas (19), imponen
por tal circunstancia. nes, que guarden relación con la salud, ponien- La Corte entiende que el consentimiento un cambio en las políticas públicas, orientado
do atención a los grupos vulnerables (15). informado (CI) es “en una decisión previa de a la inclusión, promoción de su autonomía, li-
Se parte de la base de que las personas ma- aceptar o someterse a un acto médico en sen- bertad y, en lo que se refiere a la salud, que
yores [tal como las define la Convención Intera- La obligación de los Estados en la prevención tido amplio, obtenida de manera libre, es decir abarque la prevención, curación y rehabilita-
mericana sobre la Protección de los Derechos y promoción de la salud de las personas mayo- sin amenazas ni coerción, inducción o alicientes ción (20).
Humanos de las Personas Mayores (11)] son las res deviene ineludible a la luz de los tratados y impropios, manifestada con posterioridad a la
personas mayores de 60 años o más (12) y que convenciones internacionales de derechos hu- obtención de información adecuada, completa, Los Estados deben tomar todas las medi-
no son personas con capacidades restringidas o manos, como eje de desarrollo y desde una mi- fidedigna, comprensible y accesible, siempre das pertinentes para garantizar la dignidad,
incapaces por tal circunstancia: son verdaderos rada holística. La atención de la salud es esen- que esta información haya sido realmente com- igualdad y no discriminación, y, en materia de
sujetos de derechos. cial para la realización de todos los derechos prendida, lo que permitirá el consentimiento salud, disponer las acciones necesarias, cum-
humanos de las personas. pleno del individuo” (18). pliendo con los estándares que garanticen
La ancianidad es un período ordinario de la efectivamente la protección del derecho a la
vida de la persona, donde existe un decaimiento De allí que resulte fundamental el cumpli- Y ese CI debe ser previo, libre, pleno e in- salud de las personas mayores.
de la aptitud física, enfermedades y dolencias; miento de los estándares citados supra respecto formado. También es personal, y si la persona
pero ello no puede traer aparejada una res- de las personas mayores, sin distinción ni dis- interesada no puede brindarlo por no estar en La Corte dispuso que la sentencia constituye
tricción de sus derechos, sino más bien un plus criminación. condiciones de hacerlo, los familiares en ese en sí misma una forma de reparación y, entre
reforzado de protección, debido a la vulnerabi- caso pueden brindar el consentimiento por otras medidas (21), ordenó la implementación de
lidad que enfrentan, propia de la realidad bio- En este caso, el Sr. Poblete Vilches era un sustitución. Pero cualquier limitación en la programas permanentes de educación en dere-
lógica. paciente vulnerable, que requería asistencia y toma de decisiones tiene que tener en cuenta chos humanos, medidas respecto del hospital, el
atención específica (unidad de cuidados vitales, las capacidades evolutivas del paciente y su fortalecimiento del Instituto de Geriatría en la
Según la OMS, la proporción de personas respirador, antibióticos, etc.), situación que no condición para brindar el consentimiento, des- red hospitalaria, como también la realización de
mayores de 60 años está aumentando más rá- fue contemplada desde la atención de salud. taca la Corte. cartillas que desarrollen los derechos humanos
pidamente que cualquier otra franja etaria en de las personas mayores respecto de la salud, y
casi todos los países, lo que lleva a un aumento La Corte dijo al respecto que la edad de la En el presente caso, se distingue la falta de que el Estado despliegue una política integral de
de la expectativa de vida, que muchas veces no persona no debe ser una causa que obstaculice CI del paciente durante la primera internación las personas mayores.
es acompañada con “calidad de vida”. “...Los el desarrollo humano y, por lo tanto, el acceso a (dado que no se trataba de una urgencia), y la
criterios de envejecimiento tanto cronológicos, la salud (16). falta de acceso a la información por parte de los La Corte Interamericana en este caso ha
como clínicos y físicos apuntan a la vejez en re- familiares, durante la segunda internación del abordado el tema del derecho a la salud en las
lación con deterioro y no con crecimiento. Des- III.2. Sobre el consentimiento informado y el acce- Sr. Poblete Vilches. El Alto Tribunal señala que personas mayores y su incidencia en la calidad
de lo social, la experiencia y la sabiduría serían so a la información el CI de los familiares también debe ser previo, de vida, como sujetos de derechos y eje del de-
los resultados del crecimiento, pero no son teni- libre, pleno e informado, salvo situaciones de sarrollo. l
das en cuenta” (13). Con respecto al consentimiento informado y emergencia.
el derecho al acceso a la información hubo por
Nos enfrentamos a nuevos paradigmas en parte del Estado un reconocimiento parcial (in- El tema del CI ha sido ya abordado por la Cor- Cita on line: AR/DOC/1922/2018
materia de personas mayores, donde los este- cumplimiento de acceso a la información, digni- te IDH, el 30/11/2016, en autos “I. V. c. Bolivia”.

{ NOTAS }

(10) Párr. 118 de la presente sentencia “Poblete Vil- pre que ésta no sea superior a los 65 años”. Incluye el (14) Junto con el desarrollo de los estándares ante- (19) Que aluden a una pasividad, retiro de la vida so-
ches c. Chile”. concepto de persona adulta mayor. riormente citados. cial, política, cultural, etc.
(11) Si bien por razones de temporalidad no se invocó (13) Cita a Rivero, por MEDINA, Graciela, en MEDI- (15) “25 preguntas...”, cit. (20) Observación General N° 14, Comité DESC.
en el fallo, resulta de interés, tal lo señala la Corte. NA, G. – GONZÁLEZ MAGAÑA, I. – YUBA, G., “Violen- (16) Párr. 140. (21) Publicación de la sentencia, realización de acto
(12) Art. 2º de la citada Convención: “salvo que la ley cia de género y violencia doméstica. Responsabilidad por (17) En adelante, “CI”. público de reconocimiento de responsabilidad, medidas
interna determine una edad base menor o mayor, siem- daños”, Ed. Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2013, ps. 304. (18) Párr. 161. de atención médica y psicológica a las víctimas.

jurisprudencia
Daños derivados por fallecimiento prevista en la ley 24.557 y
sus modificatorias. contra esa decisión, la
la de circunscribir el beneficio a los infor-
tunios laborales producidos u originados
de la ley 26.773 —basándose en que el
dependiente no está disponiendo de su
de accidentes condenada interpuso el recurso extraordina-
rio federal. La Corte Suprema de Justicia de
en el ámbito del establecimiento laboral. tiempo, sino desplegando una actividad
en razón del contrato cuando se trasla-
de trabajo la Nación, por mayoría, declaró procedente
el recurso y dejó sin efecto la sentencia ape-
2. - La ley 26.773 ha querido intensificar la res-
ponsabilidad de las ART cuando el sinies-
da hacia el trabajo o vuelve a su hogar
después de la jornada laboral— apare-
lada, con el alcance indicado en el decisorio. tro se produce en el lugar de trabajo pro- ce como razonable y adecuada al sintag-
Reparación. Prestación de pago único. piamente dicho, dado que, en ese ámbito ma escogido por el legislador que puede
Art. 3º de la ley 26.773. Inaplicabilidad a 1. - El art. 3º de la ley 26.773, en cuanto esta- precisamente, las aseguradoras tienen la ser comprensivo de múltiples situacio-
los accidentes in itinere. Obligaciones de blece que cuando un dependiente sufra posibilidad de ejercer un control mayor y nes de hecho. (Del voto en disidencia del
las ART. Disidencia. un daño en el lugar de trabajo o mientras de adoptar todo tipo de medidas tendientes Dr. Rosatti).
se encuentre a disposición del emplea- a alcanzar los objetivos primordiales del sis-
Hechos: La Cámara Nacional de Apelacio- dor percibirá una indemnización adicio- tema creado por la Ley de Riesgos del Tra- 4. - La declaración de inconstitucionalidad
nes del Trabajo confirmó la sentencia que nal de pago único, no es aplicable a los ac- bajo, como la “prevención” de accidentes y del decreto 472/2014, en cuanto introdu-
había hecho lugar a la demanda por acciden- cidentes in itinere, pues la redacción de la la reducción de la siniestralidad. jo modificaciones al régimen de repara-
te in itinere y condenado a la Aseguradora norma no es confusa en absoluto y con solo ciones de la Ley de Riesgos del Trabajo,
de Riesgos del Trabajo demandada a abonar atenerse a su literalidad es posible con- 3. - La decisión de encuadrar el accidente in debe ser confirmada, por haber incurrido
a los padres del causante la indemnización cluir que la intención del legislador ha sido itinere en el segundo supuesto del art. 3º en exceso reglamentario y alteración del
8 | Miércoles 10 de octubre de 2018

orden de prelación de normas. (Del voto tancias similares y la norma bajo análisis dis- culo 3º de la ley 26.773, que prevé una indem- (fs. 294/295). Ello dio lugar a la presentación
en disidencia del Dr. Rosatti). tingue entre diferentes contingencias. nización adicional, la Cámara entendió que de la queja (fs. 331/335) que el Tribunal decla-
esa norma, en cuanto dispone que se aplicará ró procedente pues los argumentos aducidos
121.437 — CS, 27/09/2018. - Páez Alfonzo, - III - “cuando el daño se produzca en el lugar de en el remedio federal y mantenidos en ella
Matilde y otro c. Asociart ART S.A. y otro s/ trabajo o lo sufra el dependiente mientras se podían, prima facie, involucrar cuestiones de
indemnización por fallecimiento. En primer lugar, la Cámara argumentó que encuentre a disposición del empleador”, inclu- naturaleza federal susceptibles de examen en
las prestaciones “de formula” —entre ellas la ye al accidente in itiinere ya que mientras el la instancia del artículo 14 de la ley 48 (fs. 351).
[Cita on line: AR/JUR/47567/2018] del art. 15, inciso 2, de la LRT— se encuen- trabajador se dirige hacia la empresa o retor-
tran incluidas en los artículos 8º y 17, punto 6, na a su hogar se encuentra a disposición del La apelante cuestiona, en síntesis, la de-
de la ley 26.773 y, por ello, deben actualizarse empleador. claración oficiosa de inconstitucionalidad del
Dictamen del Procurador Fiscal mediante el índice RIPTE. Sobre esa base, decreto 472/2014 por vulnerar su derecho de
declaró la inconstitucionalidad del decre- Al respecto, si bien en el citado fallo “Espósi- propiedad y la exégesis, a su juicio errónea,
-I- to 472/2014, reglamentario de la ley 26.773, to” la Corte Suprema de Justicia de la Nación, del artículo 3° de la ley 26.773, pues sostiene
que dispuso “...que sólo las compensaciones al referirse a las modificaciones introducidas que esta norma excluye expresamente su apli-
La Sala VII de la Cámara Nacional de Ape- adicionales de pago único, incorporadas al por la ley 26.773, realiza una mención sobre el cación a los supuestos de accidentes in itinere.
laciones del Trabajo confirmó la sentencia de art. 11 de la ley 24.557, sus modificatorias, punto (considerando 50), en tanto la exégesis
primera instancia que había admitido la de- y los pisos mínimos establecidos en el Dto. del artículo 3º no era objeto de debate en aquél 3°) Que son atendibles los cuestionamientos
manda por accidente in itinere y condenado a 1694/2009, se deben incrementar conforme caso no puede entenderse que el Máximo Tri- de la apelante vinculados con la declaración
Asociart ART SA a abonar a los actores, pro- la variación del índice RIPTE” (art. 17), pues bunal haya sentado un criterio aplicable en la de inconstitucionalidad del decreto 472/2014
genitores del causante, la indemnización por estimó que, al excluir a las prestaciones seña- materia. pues tal extrema medida se apoya en una in-
muerte prevista en la Ley 24.557 de Riesgos ladas, incurría en un exceso reglamentario. terpretación que no se ajusta a los criterios
de Trabajo y sus modificatorias (fs. 259/263). En estas condiciones, estimo que el agravio establecidos en el precedente dictado por esta
Sin perjuicio de la posición sostenida por traído por la recurrente se vincula con aspec- Corte en “Espósito” (Fallos 339:781), a cuyos
Por un lado, en lo que es motivo de agravio, esta Procuración General en los autos: CNT tos de hecho, prueba y de derecho común que fundamentos y conclusiones corresponde re-
consideró que el artículo 3º de la ley 26.773 18.036/2011/1/RH1, “Espósito, Dardo L. c. Pro- son propios de los jueces de la causa y ajenas mitir en lo pertinente en razón de brevedad.
de Régimen de Ordenamiento de la Repara- vincia ART SA s/ accidente - ley especial”, por regla al ámbito de apelación extraordi-
ción de los Daños Derivados de los Acciden- cabe señalar que la Corte Suprema de Justi- naria (Fallos 308:1078, “Ortega”; 329:4032, 4°) Que, por otra parte, resulta también pro-
tes de Trabajo y Enfermedades Profesiona- cia de la Nación, en ese mismo caso, y en pre- “Grosvald”, entre otros); máxime cuando la cedente la impugnación vinculada con aplica-
les, que establece una indemnización adicio- cedentes posteriores, se ha pronunciado en sentencia se funda en argumentos no fede- ción al caso del artículo 3° de la ley 26.773 toda
nal de pago único equivalente al 20% de las sentido contrario al propiciado por la Cámara. rales que, más allá de su grado de acierto, re- vez que, aunque las objeciones planteadas
indemnizaciones dinerarias previstas en el sultan suficientes para sustentarla e impiden remiten al examen de cuestiones de hecho y
régimen, es aplicable al caso. En ese sentido, En efecto, en el caso “Espósito” (cit.) la Cor- su descalificación como acto judicial (Fallos de derecho común, ajenas —como regla y por
sostuvo que los accidentes in itinere se en- te Suprema señaló que “...el decreto reglamen- 308:986, “Frieboes”; Dictamen de la Procura- su naturaleza— al remedio del artículo 14 de
cuentran contemplados en la norma pues, en tario 472/2014 explicitó que el ajuste previsto ción General de la Nación al que se remitió la la ley 48, cabe hacer excepción a ese principio
el trayecto desde el domicilio del trabajador en los arts. 8º y 17.6 se refería a los importes Corte en Fallos 328:2031, “Gador”). y admitir la apelación en razón de que la sen-
hasta el lugar de prestación de tareas, éste se de las prestaciones adicionales de suma fija tencia recurrida se aparta de la solución legal
encuentra a disposición del empleador. que habían sido incorporadas al régimen por -V- prevista para el caso con serio menoscabo de
el decreto 1278/2000, y de los pisos mínimos las garantías constitucionales (Fallos 337:567
Por otro lado, declaró, de oficio, la incons- establecidos por el decreto 1694/2009 y por Por lo expuesto, opino que corresponde de- entre muchos otros).
titucionalidad del decreto 472/2014. Afirmó el art. 3° de la propia ley reglamentada” (con- clarar procedente el recurso extraordinario,
que esa norma, en cuanto establece que solo siderando 5°). Además, consideró que “La dejar sin efecto la sentencia apelada en los 5°) Que, en efecto, esta Corte tiene reitera-
las prestaciones de pago único previstas en el simple lectura de los textos normativos rese- términos expuestos y devolver los autos al tri- damente establecido que la primera fuente de
artículo 11 de la ley 24.557 y los pisos mínimos ñados en el considerando 5° de este pronun- bunal de origen a fin de que, por quien corres- interpretación de las leyes es su letra y que,
incorporados por el decreto 1694/2009 serán ciamiento basta para advertir que del juego ponda, se dicte un nuevo pronunciamiento con cuando esta no exige esfuerzo para determi-
actualizados por el índice RIPTE (Remune- armónico de los arts. 8° y 17.6 de la ley 26.773 arreglo al presente. Buenos Aires, 31 de agos- nar su sentido, debe ser aplicada directamen-
raciones Imponibles Promedio de los Tra- claramente se desprende que la intención del to de 2017. — Víctor Abramovich. te, con prescindencia de consideraciones que
bajadores Estables), constituye un exceso legislador no fue otra que la de: (1) aplicar so- excedan las circunstancias del caso expre-
reglamentario pues excluye situaciones que bre los importes fijados a fines de 2009 por el Buenos Aires, septiembre 27 de 2018. samente contempladas por la norma (Fallos
se encuentran contempladas en el artículo 8º decreto 1694 un reajuste, según la evolución 311:1042; 320:61 y 305 y 323:1625, entre otros),
de la ley 26.773. Sobre esa base, confirmó la que tuvo el índice RIPTE entre enero de 2010 Considerando: 1°) Que la Sala VII de la Cá- ya que de otro modo podría arribarse a una
actualización, conforme el índice RIPTE, de y la fecha de entrada en vigencia de la ley, que mara Nacional de Apelaciones del Trabajo, interpretación que, sin declarar la inconstitu-
la indemnización prevista en el artículo 15, los dejara “actualizados” a esta última fecha; mediante el voto de la Dra. Estela Milagros cionalidad de la disposición legal, equivalga a
apartado 2, de la ley 24.557. y (2) ordenar, a partir de allí, un reajuste cada Ferreirós al que adhirió el Dr. Néstor Miguel prescindir de ella (Fallos 313:1007).
seis meses de esos importes de acuerdo con la Rodríguez Brunengo, confirmó la sentencia
- II - variación del mismo índice”. de la anterior instancia que había hecho lugar 6°) Que el artículo en cuestión establece
a la demanda por accidente in itinere y conde- que corresponde el adicional de pago único
Contra esa decisión la codemandada Asociart Sobre esa base, concluyó que “...la nado a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo “cuando el daño se produzca en el lugar de
ART SA interpuso recurso extraordinario fede- ley 26.773 dispuso el reajuste mediante el (ART) a abonar a los padres del causante la trabajo o lo sufra el dependiente mientras se
ral (fs. 271/286), que fue contestado (fs. 290/292) índice RIPTE de los ‘importes’ a los que alu- indemnización por fallecimiento prevista en la encuentre a disposición del empleador”. La
y denegado (fs. 294). Ello dio lugar al recurso de dían los arts. 1°, 3° y 4° del decreto 1694/2009 ley 24.557 y sus modificatorias. Cámara sostuvo que los accidentes in itinere
queja (fs. 331/335), que fue declarado proceden- exclusivamente con el fin de que esas presta- se encuentran “al amparo de este adicional,
te por la Corte Suprema, pues estimó que prima ciones de suma fija y pisos mínimos reajusta- En tal sentido consideró aplicable al caso el pese a lo confuso de su redacción... el legislador
facie podrían encontrarse involucradas cuestio- dos se aplicaran a las contingencias futuras” artículo 3° de la ley 26.773 —Régimen de orde- quiso buscar una expresión asimilable a ‘en
nes de naturaleza federal (fs. 351). (Considerando 8°). namiento de la reparación de los daños deriva- ocasión del trabajo’ (el trabajador está fuera
dos de los accidentes de trabajo y enfermeda- del lugar del trabajo, pero está a disposición
La apelante señala que existe una cuestión Por ello, estimo que los argumentos que des profesionales— que establece una indem- de su patrón pues se dirige a la empresa desde
federal que habilita la instancia ya que la de- fundaron la declaración de invalidez consti- nización adicional de pago único equivalente su casa o viceversa) todo ello en consonancia
claración oficiosa de inconstitucionalidad del tucional del decreto 472/2014 no se ajustan al 20% de los montos resarcitorios previstos con lo dispuesto por el art. 9º, L.C.T. y el prin-
decreto 472/2014 vulnera su derecho de pro- al criterio señalado y, en consecuencia, la en el régimen cuando el daño se produzca en cipio de progresividad”. Esa afirmación de la
piedad (art. 17, Constitución Nacional). En sentencia en crisis, en este punto, debe ser el lugar de trabajo o lo sufra el dependiente Cámara es completamente arbitraria porque
ese sentido, sostiene que la aplicación de la revocada. mientras se encuentra a disposición del em- la redacción de la norma no es confusa en ab-
actualización por índice RIPTE a la presta- pleador. soluto. Con solo atenerse a la literalidad del
ción del artículo 15, apartado 2, afecta el régi- En ese mismo sentido se pronunció la Su- precepto (atendiendo al primer criterio de la
men de alícuotas y el financiamiento del sis- prema Corte en los casos CNT 23.377/2013/1/ Por otro lado, declaró de oficio la inconsti- interpretación de la ley, confr. Doctrina de Fa-
tema de riesgos del trabajo ya que el decreto RH1 y otros, “Pereyra, Diego S. c. Galeno tucionalidad por exceso reglamentario del de- llos 327:991; 329:3546; 330:4988; 331:858, entre
472/2014, reglamentario de la ley 26.773, la Aseguradora de Riesgos del Trabajo SA s/ creto 472/2014 que establece que únicamente otros) y sin necesidad de hacer un mayor es-
excluye expresamente. Además, afirma que accidente - ley especial”, sentencia del 20 de las prestaciones de pago único previstas en el fuerzo intelectivo, es posible concluir que la
ese decreto fue dictado por el Poder Ejecu- diciembre de 2016; “Labraga, Gastón L. c. artículo 11 de la ley 24.557 y los pisos mínimos intención del legislador plasmada en la norma
tivo Nacional en ejercicio de las facultades Asociart ART SA s/ accidente de trabajo - re- incorporados por el decreto 1694/2009 serán ha sido la de circunscribir el beneficio a los
conferidas por el artículo 99, inciso 2, de la curso de inaplicabilidad de ley”, de la misma actualizados por el índice RIPTE (Remunera- infortunios laborales producidos u originados
Constitución Nacional y no configura un ex- fecha, CNT 9708/2013/1/RH1, “Cabrera, Jor- ciones Imponibles Promedio de los Trabaja- en el ámbito del establecimiento laboral y no a
ceso reglamentario. ge D. c. Swiss Medical ART SA s/ accidente dores Estables). Consideró al respecto que el los accidentes in itinere.
- ley especial”, sentencia del 14 de febrero de texto legal reglamentario excluía situaciones
Asimismo, se agravia sobre la base de la 2017; CSJ 155/2016/RH1, CNT 20.955/2013/1/ que se encontraban contempladas en el artícu- Tal inteligencia de la norma —que puede
doctrina de la arbitrariedad pues afirma que RH1, “Zárate, Gonzalo D. c. Provincia Asegu- lo 8º de la ley 26.773. Por ese motivo, confirmó inferirse de lo expuesto en el considerando 5°
la sentencia realizó una interpretación erró- radora de Riesgos del Trabajo SA s/ acciden- la actualización mediante el índice RIPTE de la del fallo dictado en la ya referida causa “Es-
nea del artículo 3º de la ley 26.773. Esgrime te - ley especial”, sentencia del 7 de marzo de indemnización prevista en el artículo 15, apar- pósito”— es, además, la que proporciona una
que esa norma excluye expresamente al acci- 2017, entre muchos otros. tado 2 de la ley 24.557 (fs. 259/263). razonable y justificada respuesta al interro-
dente in itinere y, en consecuencia, es inapli- gante acerca de por qué la ley 26.773 ha queri-
cable al presente caso. Argumenta que ello - IV - 2°) Que, contra esa decisión, la ART de- do intensificar la responsabilidad de las ART
no vulnera el derecho de igualdad (art. 16, mandada interpuso el recurso extraordinario cuando el siniestro se produce en el lugar de
Constitución Nacional) ya que el trato igua- En segundo lugar, con relación con el agra- federal (fs. 272/286) que, tras ser replicado trabajo propiamente dicho. Es que, en ese ám-
litario corresponde a condiciones y circuns- vio que cuestiona la interpretación del artí- (fs. 290/292) fue denegado por la Cámara bito, precisamente, las ART tienen la posibili-
Miércoles 10 de octubre de 2018 | 9

dad de ejercer un control mayor y de adoptar que se calculen a través de las fórmulas de la 5°) Que el apelante no discute que la ley no una respuesta jurisdiccional razonablemente
todo tipo de medidas tendientes a alcanzar los ley 24.557” (fs. 318). excluyó indemnización alguna de la actualiza- fundada a las partes no puede llevar al juez a
objetivos primordiales del sistema creado por ción, puesto que su planteo —cómo se ha re- sustituir con su criterio u opinión la voluntad
la Ley de Riesgos del Trabajo cuales son la Expresa que la decisión de no aplicar el de- señado— postula la validez de las limitaciones de los poderes representativos. Para evitar
“prevención” de accidentes y la reducción de creto 472/2014 al caso desnaturaliza derechos establecidas por el decreto 472/2014, sobre la este avance, resulta imprescindible que tales
la siniestralidad (artículo 1°, 1). adquiridos y menoscaba indebidamente la base de la genérica prohibición de indexar. De poderes extremen los recaudos necesarios a
garantía de la propiedad consagrada en el ar- modo que la controversia se centra en diluci- fin de adoptar disposiciones claras, precisas y
En las condiciones expuestas corresponde tículo 17 de la Constitución Nacional (fs. 320), dar si el decreto citado ha alterado el espíritu previsibles conforme manda el artículo 19 de
descalificar la decisión recurrida por no ser afirmando que dicho decreto no afecta en de la ley con excepciones reglamentarias no la Constitución Nacional. En efecto, dicha nor-
derivación razonada del derecho vigente con modo alguno el derecho de los trabajadores a previstas o si, por el contrario, ha sido dictado ma —contenida en la Ley Fundamental de la
aplicación a las circunstancias comprobadas acceder a una reparación integral pues siem- en el marco de las facultades que la Constitu- Nación— expresa la decisión de establecer de-
de la causa ya que ha quedado demostrada la pre pueden promover demandas con funda- ción Nacional le otorga al Poder Ejecutivo. limitaciones precisas entre lo que se puede ha-
relación directa entre lo debatido y resuelto mento en el Cód. Civil (fs. 321). cer, lo que se está obligado a hacer y lo que no
y las garantías constitucionales que se dicen 6°) Que el planteo del recurrente es con- se debe hacer para garantizar la convivencia
vulneradas. Sobre la base de tales consideraciones, tradictorio, por un doble orden de razones. (conf. voto del juez Rosatti en la causa “Apaza
la ART sostiene que el decreto 472/2014 Por un lado, porque hallándose aún vigente León” citado).
Por ello, oído el señor Procurador Fiscal, se fue dictado por el Poder Ejecutivo Nacional la prohibición genérica de indexar que invoca
declara procedente el recurso extraordinario en ejercicio válido de su poder reglamenta- —conforme el artículo 4° de la ley 25.561— el 11) Que, en tales condiciones, corresponde
y se deja sin efecto la sentencia apelada, con el rio (artículo 99, inciso 2° de la Constitución Poder Ejecutivo ha convalidado la aplicación confirmar la declaración de inconstitucionali-
alcance indicado, con costas en el orden cau- Nacional), pues según jurisprudencia de del RIPTE a las prestaciones que seleccionó dad del decreto 472/2014 en cuanto introdujo
sado. Vuelvan los autos al Tribunal de origen esta Corte el Presidente de la Nación tiene (artículo 17 del decreto 472/2014, resolución modificaciones al régimen de reparaciones de
para que, por quien corresponda, se dicte un facultades para establecer condiciones, re- 6/2015 y modificatorias), por lo que de se- la Ley de Riesgos del Trabajo, por haber incu-
nuevo pronunciamiento con arreglo al presen- quisitos, limitaciones o distinciones a la ley, guirse estrictamente su argumento el decre- rrido en exceso reglamentario y alteración del
te. Notifíquese y, oportunamente, remítase. — aunque no hayan sido contemplados por el to en cita también debería ser descalificado. orden de prelación de normas (artículos 28, 31
Elena I. Highton de Nolasco. — Juan C. Maque- legislador de manera expresa, cuando se Por otro, el cuestionamiento soslaya que, la y 99, inciso 2, de la Constitución Nacional).
da. — Carlos F. Rosenkrantz. — Horacio Rosatti ajustan al espíritu de la norma reglamentada ley 26.773 constituye una norma específica de
(en disidencia). o sirven, razonablemente, a la finalidad esen- reparación de infortunios laborales, posterior 12) Que, por último, los agravios relaciona-
cial que ella persigue (fs. 321). a la mencionada ley 25.561, y —por ende— no dos con la aplicación al caso del artículo 3° de
Disidencia del doctor Rosatti se halla comprendida en la genérica deroga- la ley 26.773, no pueden prosperar por las si-
En tal línea argumental, aduce que no es de ción de normas que establecían o autorizaban guientes dos razones:
Considerando: 1°) Que en el marco de un pro- por sí inconstitucional que el Poder Ejecutivo cláusulas indexatorias contenida en el artículo
ceso dirigido a obtener la indemnización por el haya establecido una limitación a la ley 26.773, 10 de la Ley de Convertibilidad (confr. arg. de En primer lugar, porque suscitan el examen
fallecimiento de un trabajador en un accidente si se advierte que dicha restricción es compa- Fallos 332:1914). de cuestiones de derecho común, propias de
in itinere, la Sala VII de la Cámara Nacional de tible con la voluntad política que el Congreso los jueces de la causa y ajenas, como regla y
Apelaciones del Trabajo convalidó la actuali- plasmó en la ley (fs. 322). Ello es así porque el empleo de un indicador por su naturaleza, a la vía del artículo 14 de la
zación mediante el índice RIPIE (ley 26.773) salarial como el RIPTE para ajustar indemni- ley 48, habiendo sido resueltas con suficientes
de la fórmula polinómica contemplada en el En suma, la apelante postula que la zaciones que se calculan sobre la base de los fundamentos de ese tenor que, más allá de su
artículo 15, apartado 2, segundo párrafo y ar- ley 26.773 no tuvo la finalidad de dejar sin ingresos de los damnificados, no tiene como acierto o error, ponen a la sentencia al margen
tículo 11, apartado 4, inciso c, de la ley 24.557, efecto la política monetaria que estableció finalidad compensar el deterioro inflacionario de la tacha de arbitrariedad.
y la aplicación al caso del 3° de la ley 26.773. el Congreso de la Nación en materia de des- sino evitar que la mora en el pago desvirtúe la
indexación, sino que procuró proteger a los indemnización, lo que podría suceder si no se En efecto, la norma establece que corres-
Para decidir en el sentido indicado, declaró trabajadores. Por tal razón, concluye que al reflejaran las variaciones que se produjeron ponde el adicional de pago único “cuando el
la inconstitucionalidad del decreto 472/2014, establecer limitaciones el decreto 472/2014 ha en las remuneraciones durante ese período. daño se produzca en el lugar de trabajo o lo
por considerar que dicha norma reglamenta- compatibilizado la ley 26.773 con esa política sufra el dependiente mientras se encuentre a
ria, al limitar la actualización solo a las com- económica más general (fs. 323 vta.). 7°) Que lo expresado bastaría para rechazar disposición del empleador”, texto del que se
pensaciones adicionales de pago único y a los la justificación que la demandada ha efectua- desprenden dos supuestos: a) accidente den-
pisos mínimos, había excluido situaciones ex- 3°) Que el remedio federal es formalmen- do respecto de las limitaciones introducidas tro del lugar de trabajo o b) fuera del estable-
presamente contempladas por el legislador. te admisible, toda vez que se halla en tela de por el decreto citado al texto de la ley 26.773. cimiento, sin que la interpretación del a quo,
juicio el alcance, la interpretación y la validez Sin embargo, cabe agregar que, si la ley ha es- en el sentido de que “se encuentre a disposi-
Asimismo, rechazó el planteo de la deman- constitucional de un decreto del Poder Eje- tablecido en su artículo 2 un principio general ción del empleador” deba ser entendido tam-
dada dirigido a cuestionar que se hubiera cutivo Nacional —de inequívoca naturaleza indemnizatorio de pago único y sujeto a ajus- bién como referido a los accidentes in itinere,
admitido la indemnización compensatoria federal— a la luz del artículo 99, inciso 2, de tes, y en el articulado subsiguiente no efectuó aparezca como absurda o imposible.
del artículo 3° de la ley 26.773, a pesar de que la Ley Fundamental (artículo 14, incisos 1° y 3°, excepción expresa alguna a dicho principio
en el caso se discutía un accidente in itinere. de la ley 48), y la decisión final en la causa ha general, no corresponde que la reglamenta- Es que esta Corte ha señalado que el empleo
A tal efecto, sostuvo que el legislador incluyó sido contraria a los derechos que el recurren- ción distinga donde la ley no ha efectuado dis- de la conjunción disyuntiva “o” importa que la
en dicha indemnización compensatoria tan- te funda en dicha disposición. tinciones (Fallos 304:226). prestación especial procede en cualquiera de
to a los accidentes que se produjeran en el las dos situaciones que el propio legislador ha
lugar de trabajo como aquellos que ocurrie- 4°) Que la ley 26.773 ha establecido un ré- 8°) Que, además, una razonable hermenéu- diferenciado, de manera tal que la segunda
ran mientras el trabajador se encontrara a gimen de reparación que está integrado por tica de la ley 26.773 no puede llevar al juzgador hipótesis no se refiere a un siniestro dentro
disposición del empleador, y que este último ese cuerpo normativo, por la Ley de Riesgos a establecer que la regla general del artículo del establecimiento sino fuera de este (confr.
supuesto debía interpretarse como referido del Trabajo 24.557 y sus modificatorias, por el 8° contempla los mismos supuestos que los argumentos de Fallos 335:608).
a los casos en que el trabajador está fuera decreto 1694/2009, sus normas complementa- comprendidos en el artículo 17, inciso 6 de ese
del lugar de trabajo, pero a disposición de su rias y reglamentarias, y por las que en el fu- ordenamiento. En efecto, si se entiende que el En suma, la decisión de la Cámara de en-
patrón pues se dirige a la empresa desde su turo las modifiquen o sustituyan (artículo 1º). artículo 8° al aludir a “importes” dispone úni- cuadrar el accidente in itinere en el segundo
casa o viceversa. En cumplimiento de tan alto objetivo, además, camente la actualización de las prestaciones supuesto mencionado —basándose en que el
el legislador ha dejado sentado como principio de pago único y de los pisos mínimos, y que las dependiente no está disponiendo de su tiempo
2°) Que, contra dicho pronunciamiento, la general y sin distinciones, que la indemniza- previsiones del artículo 17, inciso 6, en cuanto sino desplegando una actividad en razón del
ART dedujo el recurso extraordinario que, de- ción sería abonada mediante un solo pago, y refiere a “las prestaciones dinerarias por inca- contrato cuando se traslada hacia el trabajo o
negado, dio origen a la queja en examen, por estaría sujeta a los ajustes previstos en ese ré- pacidad permanente previstas en la ley 24.557 vuelve a su hogar después de la jornada labo-
la que se agravia de la declaración de incons- gimen (artículo 2°, párrafo 4). y sus modificatorias” también se limita a las ral—, aparece como razonable y adecuada al
titucionalidad del decreto 472/2014 y tacha de de pago único y a los pisos mínimos, las nor- sintagma escogido por el legislador que, pue-
arbitraria la interpretación dada al artículo 3° Partiendo de dicha premisa general, el mas serían redundantes, pues los supuestos de ser comprensivo de múltiples situaciones
de la ley 26.773. artículo 8° de la referida ley 26.773 prevé contemplados en este último artículo encua- de hecho.
que los importes por incapacidad laboral drarían en regla general del 8°.
Después de transcribir las normas que permanente previstos en las normas que Cabe memorar, sobre el punto, la decisión
contemplan la actualización de los importes integran el régimen de reparación, se ajus- 9°) Que lo expresado resulta consisten- de esta Corte en Fallos 226:402 al tratar, preci-
indemnizatorios, la apelante deja sentado tarían de manera general semestralmente te con la reiterada jurisprudencia de esta samente, un recurso extraordinario en el que
que la ley 26.773 dispuso “de manera general según la variación del índice RIPTE (Re- Corte según la cual el juez debe conciliar el se objetó una sentencia que excluyó a un acci-
y poco específica, que las compensaciones muneraciones Imponibles Promedio de alcance de las normas aplicables, dejando a dente in itinere de las contingencias cubiertas
previstas en el ‘régimen de reparación’ (es los Trabajadores Estables) y el artículo todas con valor y efecto, evitando darles un por el precursor régimen de la ley 9688, san-
decir la ley 24.557 y las normas posteriores 17, inciso 6, establece que las prestaciones sentido que ponga en pugna las disposiciones cionada en 1915. Por mayoría, la Cámara ha-
que la modificaron, incluyendo los Decretos en dinero por incapacidad permanente, destruyendo las unas por las otras, toda vez bía juzgado que el infortunio no fue producto
N° 1278/2000 y 1694/2009) debían ser ajusta- previstas en la ley 24.557 y sus modificato- que no puede presumirse la inconsecuen- de un riesgo específico por lo que no recono-
das a través de la aplicación del índice RIPTE” rias, y su actualización mediante el decreto cia o imprevisión del legislador (conf. Fallos ció indemnización alguna. En dicha oportu-
(fs. 318). 1694/2009, se ajustarán a la fecha de entra- 310:195 y 1715; 312:1614; 321:793, y causa CAF nidad, y ante la existencia de sentencias de
da en vigencia de la ley 26.773 conforme al 46.527/2011/CA1-CS1, “Apaza León, Pedro R. la misma Cámara con criterios disímiles, el
Relata que luego, al reglamentar la ley, el Po- índice citado, desde el 1° de enero del año c. EN - DNM disp. 2560/11 (exp. 39.845/09) s/ Tribunal —con apego a la regla del artículo
der Ejecutivo dispuso que las prestaciones ob- 2010. Esta última disposición aclara tam- recurso directo para juzgados”, fallada el 8 de 113 del Reglamento para la Justicia Nacional
jeto de actualización serían las compensaciones bién que la actualización general prevista mayo de 2018). que entonces regía— revocó la decisión y re-
de pago único del artículo 11 de la ley 24.557 y los en el artículo 8° se efectuará en los mismos envió la causa para que un pronunciamiento
pisos mínimos fijados por el decreto 1694/2009, plazos que la dispuesta para el Sistema In- 10) Que las diversas interpretaciones que ha plenario zanjara el debate. El precedente de
ya que “el Decreto 472/2014 (...) impide que se tegrado Previsional Argentino (SIPA) por suscitado el ordenamiento en debate, llevan a esta Corte que se cita dio lugar al Fallo Ple-
actualicen los montos de las indemnizaciones el artículo 32 de la ley 24.241. recordar una vez más que la obligación de dar nario N° 21 de la Cámara laboral (“Guardia,
10 | Miércoles 10 de octubre de 2018

Rogelio D. c. La Inmobiliaria Cía. de Segu- [Cita on line: AR/JUR/41793/2018] grupos. Coincido con ella por lo menos en que He expresado reiteradamente que, en mi
ros” del 9 de noviembre de 1953) por el que se no es usual que se dispare un arma de fuego opinión, las relaciones de consumo no conlle-
estableció que “[c]onstituyen accidentes del en una pelea en un centro comercial; tal vez van permanentes obligaciones de seguridad
trabajo indemnizables, conforme al art. 1º de COSTAS se porten con más habitualidad sin que nos “de resultado”, que impliquen siempre una
la ley 9688, los denominados ‘in itinere’, o sea, demos cuenta. responsabilidad objetiva. Depende del daño y
los que puede sufrir el obrero en el trayecto Se imponen al demandado. de la situación en que ese daño se ha produci-
del lugar de prestación de sus tareas hasta Sé que las normas provinciales vedan a los do. Distinto es vender un producto que pres-
su domicilio o viceversa”. (LA  LEY, 72.507 - vigiladores la portación de armas. Por lo que tar un servicio; y hay infinidad de servicios
DT, 1953-677 - JA, 1973-IV-414). La doctrina INTERESES en principio comparto que no se advierte el diversos. En algunos supuestos fácticos, el
mencionada orientó las decisiones del fuero y modo en que podrían evitar un hecho como plano de análisis será el de la responsabilidad
fue luego recogida por el decreto-ley 650/55 Se aplica la tasa activa desde el hecho generador. éste. De otro lado, aun cuando pudiesen por- subjetiva.
(BO 24/10/1955) y la ley 18.913 (BO 15/01/1971) tarlas, como disuasivo o amenaza concreta,
y se mantuvo en la ley 24.557, artículo 6°, que haciendo un razonable balance de riesgos no Aun dentro de la responsabilidad objetiva,
integra el régimen de reparación de la 26.773. 2ª Instancia.—Buenos Aires, agosto 1 de deberían ser usadas en un centro comercial el caso fortuito o la fuerza mayor pueden ser
2018. lleno de gente. Diríamos, por el contrario, que eximentes. “Garrido” remitía a un asalto muy
En segundo lugar, por si lo anterior no es totalmente irrazonable. Para un mejor de- violento perpetrado por varios delincuentes
bastara, cabe poner de manifiesto que el ape- El doctor Liberman dijo: sarrollo remito a “Garrido”. que entraron a un supermercado para robar
lante solo rebate la decisión adoptada por el las cajas y, en esas circunstancias, el actor fue
juez de primera instancia y omite toda consi- I. El tenor de los agravios y las particulari- herido por un disparo de los ladrones.
deración e impugnación de los fundamentos dades puestas de relieve autorizan a efectuar
dados por el fallo apelado. Los actores apelaron la sentencia obrante a una referencia respecto del sistema legal de Resolvimos entonces que “un hecho de
fs. 615/625, por la que se rechazó la demanda responsabilidad por daños y en particular violencia ejercido por un grupo de perso-
Por ello, oído el señor Procurador Fiscal, el indemnizatoria que presentaran. Expresaron el de protección de los consumidores, para nas armadas constituyó una circunstancia
Tribunal resuelve: declarar sustancialmen- agravios a fs. 661/666, el traslado fue respon- ponderar si el suceso puede tener el alcance extraordinaria que sobrepasó los recaudos
te improcedente el recurso extraordinario dido por la demandada a fs. 672/675. De su del caso fortuito o la fuerza mayor, constitu- que se adoptan regularmente para este tipo
y confirmar la sentencia apelada en cuanto lado, la Defensora de Menores e Incapaces de yéndose en una circunstancia eximente de de comercios. Es más, la ley —por razones
declara la inconstitucionalidad del decreto la Cámara expresó sus quejas a fs. 678/681, responsabilidad en los términos del art. 513 y imaginables— no permite que la disuasión
472/2014. Con costas. Notifíquese y devuél- replicadas por Cencosud a fs. 685 y por los re- concordantes del Cód. Civil. El hecho ocurrió sea armada. Las circunstancias de tiempo y
vase. — Horacio Rosatti. clamantes a fs. 687. antes de la vigencia del Cód. Civ. y Com. de la lugar con que debe juzgarse la conducta de la
Nación ley 26.994, aunque no hay diferencias demandada exigen un criterio adecuado a la
Las quejas de los apelantes se basan en que de fondo sino de forma. realidad de las cosas. De lo que se sigue que
la consideran arbitraria, y entienden que debe el asalto con las características puestas de
ser revocada y hacerse lugar a la pretensión, La parte actora en su rol de agravios puso relieve, representó una de las formas de caso
dado que la empresa demandada no cumplió el acento en una enorme cantidad de incum- fortuito porque resultó inevitable. Esto, sin
Obligación de con el deber de cuidado que tenía a su cargo. plimientos o defectos o faltas de servicio que
surgen de la prueba arrimada. Faltas de ser-
perjuicio de señalar que en otros supuestos
en los que no se advierta acreditado el hecho
seguridad de los Entre otras consideraciones, el tribunal
de grado rechazó la demanda por tener
vicio que significarían, adicionalmente, que la
empresa ha incurrido en una responsabilidad
de terceros con el grado de violencia sobre
las personas y/o bienes que informa esta
centros comerciales acreditada la fractura del nexo causal en-
tre los daños invocados por los accionantes
subjetiva. Negligencia en la aplicación de es-
tándares mínimos del dispositivo de seguri-
causa, podría corresponder la atribución de
responsabilidad del empresario como lo vie-
y el hecho delictivo ocurrido el 20 de julio dad y de atención de los concurrentes. En fin, ne sosteniendo la doctrina y jurisprudencia”
Responsabilidad objetiva. Hechos de vio- de 2010 a las 18 horas aproximadamente, el tenor de la carta documento glosada a fs. 34 (JA, 2013-III-381).
lencia de terceros. Eximentes de respon- dentro del centro comercial conocido como exhibe una falta total de pudor y un destrato
sabilidad. “Plaza Oeste”, de la localidad de Morón, hacia un consumidor dañado; la empresa se Dimos así preponderancia, como ahora la
Provincia de Buenos Aires. permitió desconocer olímpicamente lo sucedi- señora juez de grado, a los límites que impone
Hechos: En un centro comercial, un grupo do en sus narices. a la empresa una realidad de inseguridad y de-
de jóvenes estaba discutiendo. Uno de ellos En dicha ocasión, un grupo de jóvenes es- lincuencia, y el balance de riesgos en la forma
sacó un arma de fuego de su mochila, dis- taba discutiendo o peleando y uno de los invo- II. de prevención o represión.
paró y lesionó en una pierna a un niño que lucrados (E. M. B., citado como tercero a este
nada tenía que ver con la gresca. Sus padres juicio y presentado a fs. 287/8) sacó de su mo- “[L]a antijuridicidad no es un presupuesto Como corolario podría predicarse que
iniciaron una demanda civil contra el shop- chila un arma de fuego y, entre otros, efectuó indispensable ni constante de la responsabi- también estamos ante un supuesto de fuer-
ping. Fue rechazada. Apelada la decisión, la un disparo que lesionó la pierna derecha del lidad resarcitoria, ya que hay numerosos su- za mayor. A despecho de lo alegado inicial-
Cámara la revocó y admitió la pretensión. hijo de los actores, que nada tenía que ver con puestos de responsabilidad que no exigen la mente por los actores, el centro comercial
la gresca. Era a esa época un niño de 4 años individualización de una acción del hombre y asistió a la familia tal vez no en forma inme-
En el ámbito de un centro comercial los que estaba paseando en el lugar junto a sus donde, por tanto, es innecesario formular un diata. No hay reproche que pueda asentarse
daños sufridos por un hecho de “insegu- padres. Ahora reclaman la indemnización de juicio de licitud o ilicitud (...). Hay daños in- en alguna falta del personal de seguridad.
ridad” o delincuencia no son ajenos a la los daños y perjuicios que, de modo diverso, justos sin antijuridicidad en su producción”. Tal vez —responsabilidad del shopping— en
relación de consumo y por lo tanto aquél dicho ilícito les causó. (Zavala de González, Matilde, “Resarcimiento una provisión inferior a lo razonable, insu-
es responsable por los daños padecidos de daños - 4”, Hammurabi, 1999, p. 317 y sig.). ficiente para la circulación de personas en
por los concurrentes, toda vez que la “se- En lo que aquí interesa, está reconocida Hice esa cita varios años atrás (RCyC, 2007- un Día del Amigo y en época de vacaciones
guridad” es parte del giro económico de por las partes la ocurrencia del incidente (B. 1119). Para esta autora, el presupuesto de la de invierno.
la empresa centro comercial que ofrece y tampoco lo negó) y que los reclamantes se en- antijuridicidad se centra en la injusticia del
vende a los clientes comerciantes, y tam- contraban dentro del establecimiento, lo cual daño (op. cit., p. 319). Pero entiendo que esta fuerza mayor no es
bién a los consumidores finales, un factor también surge de las constancias obrantes en ajena a la actividad de la empresa comerciali-
de atracción comercial, social, y motivo la causa penal caratulada: “B. E. M. s/ Lesio- Esa es la razón por la que prefiero ver an- zadora de servicios a través de un centro co-
diferencial para que los consumidores va- nes leves” (N° 2496/2011), que tengo a la vista. tijuridicidad en toda acción u omisión daño- mercial.
yan a estos establecimientos. sa no justificada (doctr. art. 1717, Cód. Civ.
La juez de grado desestimó la acción contra y Com. de la Nación), y no sólo como “un in- En definitiva, para la sentenciante no hubo
CUANTIFICACIÓN DEL DAÑO Cencosud SA por estimar, tras discurrir en cumplimiento objetivo, expresado como una una relación causal jurídicamente adecuada
torno a la antijuridicidad y demás elementos infracción de un deber” (sentencia a fs. 617). entre el daño sufrido y la actividad de la de-
El hecho dañoso: de la responsabilidad civil, “que el hecho no mandada. Creo que sí la hay, y no hay fractura
Lesiones en un centro comercial. ocurrió por incumplimiento alguno de la de- En aquel momento (CNCiv., Sala L, del nexo causal.
Referencias de la víctima: mandada, sino que medió caso fortuito” (de 13/09/2007, “Komatorre c. Edesur”; RCyS,
Sexo: Actor a): femenino; Actor b) masculino; Actor fs. 619 vta.). 2007-1119; JA, 2008-II-222/3; daños causados Sin embargo, la especie no remite al estu-
c) Masculino por actividad lícita), a través del prisma de dio de la obligación tácita de seguridad sino
Edad: Actor c) 4 años. Entre otras apreciaciones citó un prece- juristas como Bustamante Alsina, López Ola- centralmente a otra cosa: la seguridad es un
Observaciones: Los reclamantes son el menor afec- dente de esta Sala —donde también llevé el ciregui, Bueres, Díez-Picazo e Yzquierdo Tol- servicio que brinda, onerosa o gratuitamente,
tado y sus padres. primer voto— en el que, confirmando la deci- sada, terminé concluyendo —con cita de este un centro comercial.
sión de la misma apreciada colega de grado, último— que todo daño no justificado debe ser
Componentes del daño: se rechazó la demanda (“Garrido c. Disco SA”. reparado por el causante. Como acertadamente destaca la familia
Daño extrapatrimonial JA, 2013-III-377, con nota crítica de Graciela actora en sus agravios, “la seguridad es un
Daño moral genérico: Actor a): $40.000; Lovece en p. 382). Dijo la Dra. Scolarici en la Tal vez sean sólo digresiones sobre un mis- elemento esencial y concitante de aquello que
Actor b): $40.000; Actor c): $150.000 sentencia a fs. 621 que es un caso similar. Dis- mo tema, pero me gusta más aquel concepto ‘vende’ el shopping. Mucho más en una zona
Daño psíquico: Actor a): $75.000; crepo con esa analogía, hay similitudes, pero que pone el acento en el daño injustificado y, del conurbano que padece inseguridad” (de
Actor b): $60.000; Actor c): $120.000 veo diferencias que señalaré más adelante. por tanto, en el dañado. fs. 661 vta.).
Daño patrimonial
Daños varios: Gastos de farmacia: Actor a): $2.500; La sentencia en crisis calificó el hecho da- Esta idea no es ajena al pensamiento de la Hago una primera aproximación al proble-
Actor b): $2.500 ñoso como imprevisible, inevitable, ajeno a la querida colega de grado. Lo demuestra con ma. Creo que, en líneas generales, un merca-
actividad desarrollada por la demandada. No la cita de Zannoni (617 vta.), relativa a que el do o un supermercado sólo ofrecen y venden
advirtió la juzgadora qué medidas podría dis- juicio de antijuridicidad en materia de respon- cosas o productos (caso “Garrido”). Pero un
121.438 — CNCiv., sala L, 01/08/2018. - S. S. poner para evitarlo. No es hecho habitual que sabilidad objetiva es algo posterior, “a priori” centro comercial ofrece y vende mucho más.
V. y otros c. Cencosud S.A y otros s/ daños alguien que pasea por un centro comercial no hay conducta reprochable. Y lo es cuando Entre otras cosas, una de la mayor trascen-
y perjuicios. porte un arma y la utilice en una pelea entre el factor de atribución es el riesgo. dencia: seguridad. Seguridad personal.
Miércoles 10 de octubre de 2018 | 11

Desde esta óptica, no es igual para un con- El concepto económico de “empresa” pasa ros. En fin, estando a la prueba no cabe duda Queda la cicatriz que viera la perito médica.
sumidor ir de compras a un local de ventas por la organización de recursos con el fin de que fue él. Y las cicatrices en la psiquis.
que da a una calle o avenida cualquiera que producir u operar en la circulación de bie-
ir a un local de ventas que está dentro de un nes y servicios, no escapando a su esencia Pero en su defensa planteó que, como terce- Paso entonces al daño psíquico y gastos en
centro comercial. No es lo mismo —lo hemos la asunción de riesgos para la obtención de ro llamado al proceso, no podría ser condena- terapias.
dicho en otra oportunidad (“Osorio c. Alto Pa- beneficios. Ello es así porque la actividad do porque no lo autoriza el art. 96 del Código
lermo”)— ir de diversión a un local de entrete- económico-comercial es fundamentalmente Procesal. Y porque “el objeto de la litis no son Es aquí donde la huella encontrada tiene
nimientos que da a la calle que a otro inmerso de carácter especulativo (Ghersi, Carlos A., los disparos que pudiera haber efectuado el real volumen. Parece obvio por la gravedad de
en el ámbito de un centro comercial. “Responsabilidad civil de las empresas de ser- suscripto, ni sus consecuencias mediatas (...). la cosa y el peligro de un daño mayor; pero,
vicios temporarios y/o eventuales”, JA, 1990- Acá se reclama el incumplimiento en el deber técnicamente, merece prueba y esto ha sido
Comentando “Osorio”, Weingarten señaló III-152). de vigilancia por parte del centro comercial” avalado por la pericia médica y los demorados
que “los consumidores cuentan allí con la co- (de fs. 288). informes del hospital público. De otro lado, a
modidad y sobre todo con la seguridad de los De modo que la atribución de responsabi- fs. 390 obra informe del que surge que los pa-
servicios que esos espacios brindan, siendo és- lidad deriva de la noción de riesgo provecho, Apartémonos de las explicaciones evasivas, dres transitaban una psicoterapia. Ya no son
tas las cualidades diferenciales para posicio- que nutre a su vez la concepción de riesgo de más cercanas a la temeridad procesal, y cen- hipótesis o entelequias, la necesidad de trata-
narse competitivamente en el mercado” (JA, empresa de la doctrina italiana (Alterini, A. trémonos en dos argumentos: que la ley pro- miento es una realidad.
2008-I-212). A.: “Responsabilidad objetiva...”, en Derecho cesal no permite condenarlo y que, a la fecha
de Daños, 2ª parte, ed. La Rocca, p. 546). de su citación al pleito, la acción estaba pres- Habitualmente —señalamos con reitera-
“Esa asunción de la seguridad es parte del cripta. ción— la discapacidad transitoria se resarce
riesgo empresarial (...), pues se trata de la pro- Al contestar el traslado de la crítica de los como lucro cesante; sin embargo es indemni-
pia esencia de la empresa y con fundamento actores, Cencosud defiende que el agresor Voy a la segunda defensa. Por un lado, el zable en sí misma, aunque no existan lucros
en la responsabilidad objetiva” (p. 213). En es un tercero por el que no debe responder. reclamo de la familia fue presentado al tribu- frustrados (Kemelmajer de Carlucci, Aída,
fin, “el shopping center incorpora un ‘plus’ de Yerra al hacer esta afirmación. Sólo por error nal antes de que se cumpliera el plazo bienal en “Código Civil y leyes complementarias Co-
seguridad, que conlleva el deber de satisfacer podría aducir que el concurrente o especta- del art. 4037 del Cód. Civil, ley 340, entonces mentado...”, dir. Belluscio, coord. Zannoni; Ed.
esas mayores expectativas. Se trata de la apli- dor agresor es un tercero por el que no debe aplicable. Y si bien la demanda se dirigió Astrea, Buenos Aires, 1994, T. 5, p. 219), en or-
cación de la responsabilidad por la apariencia, responder. Cito a Fermé: “si bien los concu- sólo contra Cencosud SA, la citación de B. den a las limitaciones sufridas en la vida de re-
y que tiene con el principio de confianza una rrentes a un espectáculo son, respecto de la al pleito es consecuencia de esta acción no lación. De esa manera, para la necesaria cuan-
estrecha ligazón. Cuanto mayor sea la apa- entidad organizadora, terceros, luego de ha- prescripta. tificación del daño es menester considerar la
riencia de seguridad que se genera, mayores ber permitido su ingreso y teniendo a cargo índole y levedad de las lesiones, las condicio-
serán las expectativas de confianza y mayor el control de la seguridad del espectáculo, la Por otro, en “Obra Social... c. Gesvice SRL” nes personales, familiares y socioeconómicas
también la lesión económica sufrida por el misma atrae sobre sí la responsabilidad por (exp. 60.854/2002, del 23/06/2015), aclaré que de la persona damnificada (conf. CNCiv., Sala
consumidor” (loc. cit.). los daños causados” (su voto en CNCiv., sala el derecho (y la acción) por el que es citado el G, 17/05/2002, “Fabiano c. Fernández”; JA,
I, RCyS, 2001, 840/1). En fin, en espectáculos, tercero no es el de la parte actora (en el caso, 2002-III-367).
Algo parecido ocurre con los clubes de cam- eventos o situaciones como la de la especie, los damnificados directos) sino que es el cré-
po y barrios cerrados. Hemos señalado que los agresores no son terceros por los que el dito que nacería del pago de la condena por En particular en lo referente a la discapaci-
el servicio de seguridad es inherente y espe- empresario o convocante no deba responder la parte demandada (Cencosud SA), un hecho dad psicológica, hay que tener en cuenta que
cíficamente propio de esta clase de empren- (ver: Liberman, Víctor, “Autor anónimo...”, futuro. Por lo que en la especie no podría ha- la propuesta de psicoterapia por el perito in-
dimientos (13/12/2017, “Loliscio c. Marshall”). en Incumplimientos contractuales. Respon- ber prescripto una acción cuando Cencosud terviniente puede o no llevar a buen resultado,
De allí que los daños causados en ocasión o sabilidad empresarial por daños a la perso- todavía no la tiene. lo que depende de múltiples factores, ajenos
con motivo de esa prestación esencial hacen na y al patrimonio, dir. Weingarten - Ghersi, incluso a la decisión o voluntad del paciente.
responsable al titular del club de campo o ba- ps. 267/8, Nova Tesis Editorial Jurídica, Rosa- Zanjada esta cuestión, me parece que lo del Partiendo de una hipótesis positiva acerca de
rrio cerrado. rio, 2018). alcance de la sentencia es no haber leído bien resultados favorables de reducción de la mi-
la reforma de la ley 25.488, que B. cita por ahí. nusvalía, bien puede existir un “resto no asi-
“Los centros comerciales —dicen Á. L. y En jurisprudencia, el tema y la solución El abogado se ha olvidado del último párrafo milable”, algo imborrable de la esfera anímica
A.— ofrecen (...) algo que los hace únicos por —como se ve— no son nuevos. En similar agregado al art. 96 y que, en vez de “afectará”, (conf. Daray, Hernán, “Daño psicológico”, As-
naturaleza: ofrecen seguridad (Á. L., F. M. y sentido se han pronunciado otros tribunales el segundo párrafo ahora dice “alcanzará”. trea, Buenos Aires, 1995, ps. 56/7).
Arestin, Adriana, en JA, 2010-IV-166). El shop- (ver entre otros: CNCiv., Sala G, 26/08/2004,
ping se sustenta precisamente sobre la oferta “Clemente c. Abriata”, RCyS, 2004-1354; idem, En definitiva, la sentencia alcanzará al se- Han transcurrido varios años desde el la-
de seguridad (en ps. 162/3). Sala H, 06/02/2017, “P. B., S. y otros c. B., L. J. ñor B. y la sentencia podrá serle ejecutada en mentable disparo; implica que la discapacidad
y otros”, exp. 111.497/2007). su contra. hasta el momento existe. Y la posibilidad de
III. minoración depende de muchos factores.
Como dije al principio: si bien es cierto que Proponiendo en consecuencia revocar la
Dejemos de lado por un momento el concep- hay similitudes entre el daño sufrido durante sentencia y condenar a la demandada Cenco- Voy a englobar la indemnización por daño
to “seguridad personal” desde lo vivencial o un asalto a mano armada contra un supermer- sud y —en la medida del seguro— a La Meri- psíquico y el dinero necesario para realizar
—digamos— lo filosófico. La seguridad que se cado, no lo es menos que las situaciones son dional, pasaré a estudiar las partidas resarci- psicoterapia. Que, como se sabe, no tiene por
debe al consumidor o usuario (art. 42, Consti- diferentes. Ciertamente en algunas hipótesis torias pedidas. qué hacerse (o seguirse) dentro de la cartilla
tución Nacional, y 5º, ley 24.240). O el derecho —que no son las del caso— podrían presen- de profesionales de la obra social o empresa
a la seguridad, a la integridad psicofísica, en tarse zonas grises, zonas de penumbra, en que V. de medicina prepaga que tenga el acreedor.
palabras del Cód. Civ. y Com. de la Nación. unos y otros establecimientos comerciales no Lo haré en el caso de los padres que, en razón
diferirán mayormente. No es posible estable- El primer rubro de la cuenta efectuada en la de su responsabilidad parental, deben afron-
Veamos a la seguridad desde un punto de cer categorías aplicables a todos los casos. demanda remite a un supuesto lucro cesante tar los gastos.
vista económico, que es el marco dentro del de los padres, merma patrimonial que habría
cual, en un sistema capitalista, las empresas Basta como ejemplo el fallo citado por el Mi- sucedido por haber tenido que distraerse de Separadamente se cuantificará el daño psí-
aprecian los derechos del consumidor. La “se- nisterio Público de la Defensa a fs. 679. Con- sus ocupaciones para atender a su hijo L. S. quico del menor.
guridad”, la confianza, es —no más ni menos— sidera la responsabilidad de una empresa de
una mercancía, que se ofrece, se compra y se supermercados por daños recibidos por un Como principio, todo daño debe ser demos- En ese andarivel, me parece adecuado con-
vende en el mercado. Son bienes económicos asistente al perpetrarse un robo a mano ar- trado por quien pide indemnización, salvo los ceder a la madre la cantidad global de setenta
fomentados por los opuestos, la inseguridad y mada contra un banco existente en el ámbito. casos de presunción legal, doctrinal o juris- y cinco mil pesos para la señora S., y sesenta
la desconfianza. Que también son (dis)valores Ciertamente esos supermercados con varios prudencial. Es lo que unánimemente se enten- mil pesos para el señor C. S. Para L. S. creo
económicos que están en el mercado. locales y un “paseo de compras” o servicios día antes de la vigencia del Cód. Civ. y Com. de justo otorgar ciento veinte mil pesos.
tienen más semejanza física y de forma jurídi- la Nación y recoge ahora el art. 1744.
De modo que la “seguridad” es parte del ca con los “hipermercados” y centros comer- Me parece innegable el daño moral sufrido
giro económico de la empresa centro comer- ciales. Nada hay en expediente sobre este proble- por toda la familia.
cial que ofrece y vende a los clientes comer- ma. El lucro cesante es un daño eminentemen-
ciantes, y también a los consumidores finales, Como principio, no son asimilables —y por te patrimonial, y si no su cuantía —que puede No hace falta memorar lo sucedido y lo que
un factor de atracción comercial, social, y tanto la solución no es igual— los supues- deferirse al juez— al menos tiene que haber pudo suceder.
motivo diferencial para que los consumidores tos del asalto a mano fuertemente armada a prueba de su producción. No podría entonces
(siquiera potenciales) vayan a estos estableci- una línea de cajas de un supermercado y los el tribunal suplir la orfandad probatoria. El tiroteo ocurrió estando los tres; el niño
mientos. de daño sufrido por agresión con o sin uso de de 4 años sufrió una herida de bala y el padre
armas dentro de un centro comercial. En este Sigue la incapacidad física. un roce. La madre tampoco salió indemne del
En consecuencia, en el ámbito de un centro caso, no sólo es importante el concepto de todo ante la corrida y, para colmo, padece
comercial los daños sufridos por un hecho de seguridad del consumidor (art. 42, CN, y 5º, El informe pericial es bastante escueto en una enfermedad cardíaca. Pudo haber pasado
“inseguridad” o delincuencia no son ajenos a ley 24.240) sino que la seguridad de las perso- cuanto a explicaciones. Sólo fue impugnado cualquier cosa.
la relación de consumo. Son inherentes a la nas es inherente al servicio o producto que se por la aseguradora en aspectos de relativa
actividad empresaria. El riesgo empresario, vende u ofrece. importancia que son tenidos en cuenta. Al ¡Qué puede sentir un niño de esa edad ante
contrapartida del muy importante benefi- menos al momento de las operaciones técni- semejante disparate! Vivió, vivieron, la in-
cio que obtienen estos emprendimientos, es IV. Situación del tercero B cas ninguno de los actores padece una disca- seguridad en familia. No es sólo dolor físico,
factor de atribución suficiente para respon- pacidad física vinculable con este lamentable debe ser un enorme dolor existencial de des-
sabilizar a sus titulares. Aún más, dado que A todo esto B. es el responsable primario suceso. Ni siquiera el niño, hoy adolescente. amparo.
la seguridad es inherente al giro comercial, de las lesiones. Entre todas esas respuestas Que seguramente la tuvo, pero en forma tem-
mal podría ser considerado extraño a la re- evasivas que leo en la contestación al trasla- poraria. Es claro que la naturaleza jurídica del daño
lación de consumo un hecho de inseguridad do de su citación al pleito (fs. 287/288) ni si- moral es básicamente reparatoria. Pero, como
o delincuencia. quiera niega haber sido el autor de los dispa- Por suerte. dice Iribarne, no hay que desatender la con-
12 | Miércoles 10 de octubre de 2018 Síganos en /thomsonreuterslaley @TRLaLey

ducta del ofensor; bien distinta es la penuria estimación judicial, no lo es menos que no se po- necesidad de hacer esa terapia y, dado que hay renuencia, la que legitima y autoriza, a partir
de la familia de alguien muerto en accidente dría considerar la suma en pesos nominales de cobertura de obra social, no podría presumir de allí y hasta que se produzca la cancelación
que la de alguien asesinado alevosamente. Esto hace 6 u 8 años. La inflación en todos estos años tales gastos. íntegra y efectiva, la fijación de una tasa dife-
permite tener en cuenta un factor de induda- ha sido galopante. Por ese motivo creo ajustado renciada de interés estimulante de la finalidad
ble relevancia para hacer más gravosa la pres- proponer al acuerdo se conceda cuarenta mil VI. Intereses de proceso y disuasiva de conductas antiju-
tación indemnizatoria del daño moral cuanto pesos para cada uno de los padres y ciento cin- rídicas que pugnan contra el principio de
mayor sea el reproche ético de la conducta del cuenta mil pesos para L. Incluyo, en el caso de Sigo creyendo que es mejor que el juez cuan- eficacia de la jurisdicción” (Grisolía, Julio
ofensor (Iribarne, Héctor P., “De los daños a la L, la lesión estética mencionada por la pericia tifique la indemnización en términos de valores Armando, en LA  LEY, 2014-C, 687 —AR/
persona”, Ediar, Buenos Aires, 1993, p. 406/7). y enmarcada —en este caso erradamente— “actuales”, al tiempo de su sentencia. Y conde- DOC/1349/2014—).
Esto, si se quiere de modo reflejo, afecta tam- como una incapacidad por la parte y la perito. ne al pago de intereses a una tasa “pura”.
bién a la empresa que no cumplió su oferta de Voy a proponer al acuerdo que, además de
seguridad personal. La familia tenía al menos en la época del he- Pero como en la actualidad este es un criterio los intereses compensatorios, se paguen intere-
cho dañoso la cobertura de una obra social. Hay minoritario en la Sala, para homogeneizar las ses moratorios equivalentes a otro tanto de la
En fin, por la propia naturaleza y particula- algunos comprobantes de gastos de farmacia. pautas numéricas y evitar disidencias inútiles, tasa activa del plenario “Samudio” para el caso
ridades del daño extraeconómico, su inheren- Pero se puede presumir que ha habido otros, de adhiero a la propuesta de mis colegas de agre- de cualquier demora en el pago de la condena
te intangibilidad, la posición del juez es impor- movilidad, de farmacia, de alguna atención mé- gar intereses a tasa activa desde el hecho ge- en el plazo. Las cuentas liquidatorias —muy fá-
tante desde que la subjetividad del afectado dica particular, etc. Antes era una presunción nerador. Salvo cuando el daño se produce con ciles y aún más con la ayuda del CPACF— y el
parece ser aprehendida por el juzgador, se co- ‘hominis’, de la doctrina y la jurisprudencia; posterioridad (conf. plenario “Gómez”). pago están a cargo del deudor.
loca en su estado existencial, pero con pautas ahora esa presunción está receptada en el Cód.
accesibles al común (conf. Zavala de González, Civil y Comercial de 2015, art. 1746. En ese orden de ideas, la propuesta numérica En síntesis: voto por revocar la sentencia
Matilde, “Resarcimiento de daños, 5ª - Cuánto parte de valores —si se quiere— “históricos”. absolutoria y condenar a Cencosud SA y (even-
por daño moral”, p. 106, Ed. Hammurabi, Bue- Propondré acordar la cantidad de cinco mil Es que en definitiva lo que interesa al recla- tualmente, en la medida del seguro) a La Me-
nos Aires, 2005). pesos ($2.500 para cada uno de los padres). mante es cuánto va a ser su acreencia, y cuán- ridional Compañía Argentina de Seguros SA
to va a deber el responsable. Creo que lo que a pagar ciento diecisiete mil quinientos pesos
Si bien compartimos que la cantidad de dine- Nada hay probado sobre gastos en kinesiolo- propongo lejos está de constituir un enriqueci- ($117.500) a S. V. S., ciento dos mil quinientos
ro reclamada es, en principio, un tope para la gía. Nada aparece en la pericia médica sobre la miento indebido. pesos ($102.500) a C. G. S., y doscientos setenta
mil pesos ($270.000) a L. J. S. S., más intereses
La indexación sigue vedada y es notorio que en la forma explicada y las costas de ambas ins-
la tasa activa del BNA, si no se capitaliza, es tancias del proceso. La condena alcanza a E. M.
negativa en confronte con la pérdida de valor B. y podrá ser ejecutada en su contra.
de la moneda. Así, como venimos haciendo des-
de el caso “Chivel c. Venturino” (sentencia del Por razones análogas a las expuestas por el
28/05/2014), propondré un mecanismo para doctor Liberman, la doctora Pérez Pardo vota en
que no se altere el significado económico de la el mismo sentido.
sentencia.
La doctora Iturbide no firma por encontrarse
Si la sentencia no es sólo declarativa sino de en uso de licencia (art. 109 del RJN).
condena, contiene ejecutividad propia y el juez
tiene potestad suficiente para hacer que su Por lo que resulta de la votación de que ins-
mandato se cumpla. Hasta tanto, para que la truye el acuerdo que antecede se revoca la sen-
entidad económica del resarcimiento se man- tencia y se condena a Cencosud SA y (eventual-
tenga a lo largo del tiempo, el tribunal debe pre- mente, en la medida del seguro) a La Meridio-
ver los mecanismos idóneos; de otro modo se nal Compañía Argentina de Seguros SA a pa-
afecta el principio de reparación integral (ver gar en diez días ciento diecisiete mil quinientos
en lo pertinente: Bidart Campos, en ED, 145-617 pesos ($117.500) a S. V. S., ciento dos mil qui-
y 146-328). nientos pesos ($102.500) a C. G. S., y doscientos
setenta mil pesos ($270.000) a L. J. S. S., más
Digo siempre que el proceso justo no se ago- intereses en la forma explicada, y las costas
ta con el dictado de una sentencia sino con el de ambas instancias del proceso. La condena
acabado y pronto cumplimiento de la condena. alcanza a E. M .B. y podrá ser ejecutada en su
contra. Queda prevenida la parte demanda-
Sosa ha dicho que los jueces deben adoptar da que de no pagar capital más intereses en
las medidas necesarias —mecanismos razona- dicho término comenzará a correr desde en-
bles contra la inflación— para evitar la priva- tonces un interés adicional equivalente a otro
ción arbitraria de la propiedad que resulta de la tanto de la tasa activa del plenario “Samudio”.
afectación de un crédito por la pérdida de valor Difiérese adecuar las regulaciones de honora-
de la moneda (Sosa, Toribio: “¿Es la tasa de in- rios (art. 279 del Código Procesal) y establecer
terés el verdadero tema?”, Rev. de Der. Banca- los de alzada hasta tanto haya liquidación. La
rio y Financiero, IJ-LXX-77). doctora Iturbide no firma por encontrarse en
uso de licencia (art. 109 del RJN). Regístrese,
Y Grisolía que “establecer una tasa diferen- notifíquese y devuélvase. Hácese saber que
cial para el supuesto de falta de cumplimiento la eventual difusión de la presente sentencia
en término del pago del monto final de condena está sometida a lo dispuesto por el art. 164, 2°
con sus aditamentos implica un justo proce- párrafo, del Código Procesal y art. 64 del Re-
der, toda vez que el deudor que no satisface su glamento para la Justicia Nacional. — Víctor
débito queda en una situación de inexcusable F. Liberman. — Marcela Pérez Pardo.

edictos
El Juzgado Nacional de Primera Instancia LA LEY: I. 10/10/18 V. 10/10/18 Buenos Aires, 10 de septiembre de 2018
en lo Civil y Comercial Federal N° 8, a cargo N. Javier Salituri, sec.
del Dr. Marcelo Gota, Secretaría N° 16, a mi El Juzgado Nacional de Primera Instancia en LA LEY: I. 10/10/18 V. 10/10/18
cargo, sito en Libertad 731, 7° piso de Capital lo Civil y Comercial Federal N° 5, Secretaría
Federal, hace saber que MARÍA RUKAVIS- N° 9, sito en la calle Libertad 731, piso 10° El Juzgado Federal Civil y Comercial N° 1,
HNIKOVA, nacida en Tulsky, Maykop, Repú- de la Capital Federal, hace saber que SIRUN- Secretaría N° 1 de la Capital Federal, hace
blica de Adigueya, Rusia, el 12 de febrero de YAN, ALINA, Pasaporte N° AM0249652, saber RESHAR AL AJOUREI, de naciona-
1989, con D.N.I. N° 95.750.083, ha peticio- nacionalidad armenia, ocupación empleada, lidad sirio, DNI 95.145.341, ha solicitado la
nado la concesión de la Ciudadanía Argenti- ha iniciado los trámites tendientes a la ob- concesión de la Ciudadanía Argentina. Se
na, a fin de que los interesados hagan saber a tención de la Ciudadanía Argentina. Cual- deja constancia que deberán publicarse por 2
este Juzgado las circunstancias que pudiesen quier persona que tuviere conocimiento de (dos) veces dentro del plazo de quince días en
obstar a dicho pedido. El presente deberá ser algún acontecimiento que pudiere obstar a el Diario LA  LEY.
publicado por dos veces en un lapso de quin- dicha concesión, deberá hacer saber su opo- Buenos Aires, 25 de septiembre de
ce días en el diario “LA LEY”. sición fundada al Juzgado. Publíquese por 2018
Buenos Aires, 3 de agosto de 2018 dos veces, en el lapso de quince días en el Ana Laura Bruno, sec.
Sebastián Andrés Ferrero, sec. diario “LA LEY”. LA  LEY: I. 09/10/18 V. 09/10/18

Propiedad de La Ley S.A.E. e I. - Administración, Comercialización y Redacción: Tucumán 1471 (C. P. 1050 AAC) Teléfono: 54-11-4378-4765 - Bs. As. Rep. Arg. - Registro Nacional de la Propiedad Intelectual Nº 5074180
Impreso en La Ley, Rivadavia 130, Avellaneda, Provincia de Buenos Aires.