Está en la página 1de 15
El idioma castellano Las chimeneas La pesca del gallo en Melilla EL IDIOMA CASTELLANO Señores
El idioma
castellano
Las
chimeneas
La pesca
del gallo
en Melilla
EL IDIOMA CASTELLANO
Señores un servidor:
Pedro Pérez Baticola,
cual la Academia Española,
«limpia, fija y da esplendor».
Pero yo lo hago mejor;
y no son ganas de hablar,
pues les voy a demostrar
que es preciso meter mano
al idioma castellano
donde hay mucho que arreglar.
¿Me quieren decir por qué,

en tamaño y en esencia, hay esa gran diferencia entre un buque y un buqué?

¿Por el acento? Pues yo, por esa insignificancia, no concibo la distancia de un presidio a presidió.

Ni de tomas a Tomás, de un paleto a paletó ni de topo a que topó ni de colas a Colás.

Mas dejemos el acento que convierte, como ves, las ingles en un inglés y vamos con otro cuento.

¿A ustedes no les asombra que diciendo chico y chica, majo y maja, rico y rica no digamos hombre y hombra?

Y la frase tan oída del marido y la mujer ¿por qué no tiene que ser el marido y la marida?

El sexo a hablar nos obliga a cada cual como digo; si es hombre, me

El sexo a hablar nos obliga a cada cual como digo; si es hombre, me voy contigo; si es mujer, me voy contiga.

¿Por qué llamamos tortero

al que elabora una torta

y al sastre que ternos corta no le llamamos ternero?

Como tampoco imagino ni el diccionario me explica por qué al que gorros fabrica no se le llama gorrino.

¿Por qué las Josefas son por Pepitas conocidas, como si fueran salidas de las tripas de un melón?

¿Por qué el de Cuenca no es cuenco, bodoque el que va de boda, y al que los árboles poda no se le llama podenco?

Cometa esta mal escrito y por eso no me peta; ¿hay en el cielo un cometa que cometa algún delito?

Y no habra quien no conciba

que llamarle firmamento al cielo, es un esperpento; ¿quién va a firmar alla arriba?

¿Y es posible que persona alguna acepte el criterio de que llamen monasterio donde no hay ninguna mona?

De igual manera me quejo

al ver que un libro es un tomo; sera un tomo si lo tomo

y si no lo tomo, un dejo.

De largo sacan largueza en lugar de larguedad; y de corto, cortedad, en vez de sacar corteza.

Si el que bebe es bebedor, el sitio es el bebedero, y hay que llamar comedero

a lo que hoy es comedor.

Comedor sera quien coma, como es bebedor quien bebe:

y de esta manera debe modificarse el idioma.

¿Y vuestra vista no mira lo mismo que yo lo miro, que quien descerreja un tiro dispara, pero no tira?

Este verbo y más de mil en nuestro idioma es un barro; tira el que tira del carro, no quien dispara un fusil.

Si se le llama mirón al que esta mirando mucho, cuando ladre mucho un chucho, hay que llamarle ladrón;

porque la sílaba –on indica aumento, y extraño que a un ramo de gran tamaño no se le llame Ramón.

Y, por la misma razón, si los que estáis escuchando un buen rato estáis pasando, estáis pasando un ratón.

¿Y no es tremenda gansada en los teatros que sea denominada platea lo que nunca platea nada?

De la cárcel al rector se le llama carcelero; luego a quien es director

de una prisión, ¡por favor!, hay que llamar prisionero.

Ya basta para quedar convencido el más profano que el idioma castellano tiene mucho que arreglar.

Aquí se acaba la historia. Si ahora, para terminar, unas palmadas me dan, ustedes no extrañarán que les llame palmatorias.

ir al

índice

LAS CHIMENEAS

El Coronel Sabirón Pimentel de Bustamante fue Ingeniero Comandante de la plaza de Gijón; y faltando alojamiento proyectó el tal Coronel de nueva planta un cuartel para todo un regimiento.

El proyecto concluido, según es reglamentario,

por el conducto ordinario

a Madrid fue dirigido

a la Real aprobación;

y esperando honra y provecho

quedóse tan satisfecho el Coronel Sabirón.

Ya llegado al Ministerio el proyecto de cuartel, lo informa otro Coronel de diferente criterio:

el Coronel Palareas,

el cual es de otra opinión distinta de Sabirón en cuestión de chimeneas;

y tiene como verdad

que las redondas no valen, pues las ondas de humo salen con poca velocidad. Y le convence a cualquiera, científicamente, así:

"equis igual a raíz de pi por raíz de escorzonera".

E informa que es procedente que, de orden superior, pase el proyecto a su autor con la coleta siguiente:

"Sírvase Usía variar

las chimeneas de forma, debiendo tener por norma el volverlas a trazar:

que en las que son muy usadas, como en cuarteles y fondas, son muy malas las redondas y excelentes las cuadradas para que salga al momento, sin dificultad, el humo. De Real Orden se lo emplumo para su conocimiento".

Mas cambia la situación y, de orden de Su Excelencia, Palareas va a Valencia y a Madrid va Sabirón.

Ya en Valencia, Palareas también proyecta un cuartel y (esta claro) pone en él cuadradas las chimeneas; lo manda a la aprobación, y se viene el caso a dar que lo tiene que informar el Coronel Sabirón:

el cual, por las derivadas y por trigonometría, demuestra la teoría de que, si se hacen cuadradas,

no tiene el humo buen paso y se obstruye pronto el tubo:

porque "bé elevado al cubo es igual a cé elevado al vaso".

E informa que es procedente que, de orden superior, vuelva el proyecto a su autor con la coleta siguiente:

"Sírvase variar Usía la forma de chimenea, y basarse en la ideas admitidas hoy en día. Según las cuales, las ondas del humo son evacuadas muy mal, cuando son cuadradas

y muy bien, si son redondas. De Real Orden se lo planto para el consiguiente efecto".

Viendo tales discusiones entre uno y otro señor, el Capitán profesor que explicaba Construcciones, gramático pardo viejo y mentor de adolescentes, a los futuros Tenientes dio este prudente consejo:

"Al proyectar chimeneas,

primero se indagara si en el Ministerio esta Sabirón, o Palareas; y se pondrán dibujadas,

primero se indagara si en el Ministerio esta Sabirón, o Palareas; y se pondrán dibujadas, para que no tengan pero, redondas, si esta el primero; si esta el segundo, cuadradas.

En cuestiones de criterio huelga toda discusión: siempre tiene la razón el que esta en
En cuestiones de criterio
huelga toda discusión:
siempre tiene la razón
el que esta en el Ministerio"
PULSA AQUÍ PARA LEER POEMAS SATÍRICO-BURLESCOS
ir al
índice
LA PESCA DEL GALLO EN MELILLA
La plaza de Melilla es puramente militar, su población esta
compuesta casi en su totalidad de los cuerpos de la guarnición, el
presidio, algunos hebreos comerciantes y un corto número de
españoles paisanos.
El gobernador militar hace de alcalde; el comandante de Ingenieros,
de arquitecto municipal; el médico del hospital militar, de médico
municipal; concejales lo son por derecho propio todos los jefes de
cuerpo de la guarnición y un representante del comercio.
En honor a la verdad, la cosa marcha como una seda, y bien
pudieran muchas poblaciones de la Península tomar como modelo
para la suya la administración de aquel ayuntamiento, que más parece
consejo de guerra que concejo administrativo.
El orden público esta encomendado a los de la Partida.
Prestan sus servicios en la Partida soldados del regimiento de
infantería que por turno esta allí de guarnición, y algunos presidiarios
de confianza. A los primeros están encomendados los cargos de
municipales y serenos, y no usan más distintivo que un galón de
algodón blanco sobre una manga de su uniforme. Los segundos cuidan
de vigilar el campo; obligan a los moros a no salirse de las veredas y
senderos y a que depositen las armas en un puesto avanzado de la
Partida antes de entrar en la plaza.
Estos guardias rurales llevan para su defensa escopeta, faca y un
perro con aspecto de lobo.
Los tales perros han llegado a tener cierta notoriedad, y raro sera el
oficial a quien le haya tocado prestar allí sus servicios por algún tiempo
que no recuerde a los célebres perros de la Partida.

El perro de la Partida se acuesta tranquilo lejos de los muros de Melilla, a la sombra de una chumbera, y duerme descuidado, bien seguro de que no ha de molestarle ningún rifeño. Si un moro asoma en lontananza, el perro advierte a su amo con elocuentes ladridos. La sorpresa es imposible. Y vamos ya con lo que motiva el epígrafe del presente artículo. En aquellos mares, donde dicen que en otro tiempo se pescaron perlas y corales, no ha faltado quien en época no tan remota ha pescado aves de corral, convertidas en marítimas por el ingenio y travesura de algún pistolo guasón. Los moros surten a la plaza de aves de corral, huevos, caza, manteca, miel y otros víveres, cuando no andamos con ellos a tiro limpio; pero les esta terminantemente prohibido entrar animal alguno muerto o enfermo. Los soldados de la Partida investidos del cargo de municipales son los encargados de hacer cumplir ésta y otras órdenes. Un gatera con galón blanco buscó a dos camaradas de su confianza una mañana seguidamente al toque de diana. —¿Queréis que esta tarde nos comamos un gallo en pepitoria? —les preguntó. —¿Mos vas a conviar? —¿Ta tocao la lotería, ú tan enviao guita de tu pueblo? —¡Quiá! Estoy más peleo que un plato; pero si me ayudáis, esta tarde tenemos la gran merienda. Tú, Rodríguez, te vas a estar paseando por el andén que hay entre el mar y el muro equis, desde el cuerpo de guardia a la Marina, y mucha pupila en el agua, que por allí suele haber gallos nadando; si ves alguno, lo agarras, y al avío. Tú, Sánchez, estarás hoy en la entrada del mercado; fíjate bien en los gallos que llevan los moros; he tenido noticia de que piensan pasar uno muy grande y muy hermoso medio muerto de asma. Ya sabes tu obligación; agarras el gallo, y a la mar con él. El soldado que así se expresaba colocóse a la hora convenida a medio kilómetro de la plaza, sobre el camino que a ella conduce; Sánchez en la puerta del mercado, y Rodríguez de vigía, paseando junto al muro equis y esperando asomara el delfín con cresta y espolones. —A ver, tú, morito, ¿qué llevas ahí? —preguntó el soldado de avanzada a un rifeño que marchaba en dirección a la plaza. —Llevar farruco (gallo).

—Farruco estar enfermo — replicó el de la Partida. Y esto diciendo, tomó el gallo
—Farruco
estar
enfermo —
replicó el de
la Partida. Y
esto
diciendo,
tomó el gallo
como para
examinarle,
cual
doctísimo
profesor
veterinario.
—¡Por
Dios grande!
—exclamaba
el moro—,
farruco estar
bueno; tú
estar tontón
de toda la cabeza tuyo.
—Mira, mira qué ojos tan tristes; mira, fíjate en esa cresta.
Cuando el gallo volvió a manos del moro, tenía, en efecto, todo el
aspecto de un enfermo; la cabeza caída, los ojos medio entornados, el
pico abierto y las alas sin plegar.
En la puerta de la plaza esperaba Sánchez.
—Este farruco estar muriendo; hay que tirarlo al mar.
Así se hizo. El pobre farruco, desde que estuvo en manos del primer
soldado de la Partida, hasta los muros de Melilla, había entregado su
alma a Mahoma.
Rodríguez no se impacientaba, por más que ya llevaba una hora de
paseo en el muro equis. Tenía fe ciega en su camarada, y no apartaba
su vista de las orillas.
El oleaje, encargado de ir empujando hacia la orilla a cuantos
cuerpos flotantes caen en el mar, puso a la vista y alcance de Rodríguez
el magnífico farruco de la historia del cuento.
Cuando por la tarde fue desplumado, la piel del animalito
presentaba junto a las entrañas las huellas de cinco dedos duros como
el acero. ir al índice IR AL ÍNDICE GENERAL
el acero.
ir al
índice
IR AL ÍNDICE GENERAL