Está en la página 1de 3

El color blanco de las cebollas es como una luz.

Los pétalos de la cebolla parecen los


pétalos de una flor. Ciertas láminas de la cebolla son casi transparentes. Esta planta crece
bajo tierra y por eso no sabemos cómo será hasta arrancarla.

El poeta describe como crece la cebolla bajo tierra y, al mismo tiempo, como lo hace el
tallo hacia arriba, que es lo que menos vale de la planta para él. La cebolla crece, brota y
sale como si fuera Afrodita, deificando este alimento. Su belleza, blanca y rosa, está
destinada, según el poeta, a ser degustada por los que menos tienen.

La cebolla deja su fragancia y sabores de la cocina, en la olla. Con aceite de freír se torna
morada. Es el complemento esencial en la ensalada, que se asocia de forma amorosa con
los otros ingredientes de esta. El granizo sobre la tierra es la imagen que le recuerda el ver
la cebolla sobre el tomate.

La cebolla ha sido alimento imprescindible para evitar que muchos pasarán hambre y para
que muchos trabajadores tuvieran algo de comer. Recalca la idea de que es un alimento
que ha sido esencial para los que menos tenían. Para el poeta es tan importante que es un
alimento que estará siempre en la cocina, formando parte de nuestra vida.

La cebolla, sus ácidos, nos hacen llorar cuando la cortamos, pero no es un llanto triste. Es
un alimento generoso y sencillo. Para el poeta es especial por su forma, por su olor, por la
belleza que tiene en sí misma. Además, absorbe la esencia de la tierra, como los
perfumes, y nos la entrega a través de la comida.

Este es un gran poema de Pablo Neruda. Es increíble como de algo tan sencillo como una
cebolla puede crear un poema tan bello, con tanta fuerza, que nos haga sentir de la misma
manera el olor y el sabor de este alimento y, al mismo tiempo, introduce esa parte social,
pedagógica de lo que ha significado este alimento en muchos momentos de la historia de
muchos países.

Cuando acabamos de leer este poema somos capaces de visionar lo que el poeta quiere
decir, sentimos cómo está planta crece en el interior de la tierra, como se prepara en
diferentes recetas y como ha sido un alimento que ha salvado vidas.

Analizado por Susana en Poemas.de


>> SIGUIENTE >>

+ POEMAS DE PABLO NERUDA ANALIZADOS

- Oda a la edad
- Oda a la cebolla
- No tan alto
- El Pájaro Yo
- No me Pregunten
- Pequeña América
- El Monte y el Río
- Celebración
- A todos a vosotros
- Cuándo de Chile
- Con Quevedo, en Primavera
- Y cuánto vive?
- Bella
- Amiga no te mueras
- Amor
- A mis obligaciones
- Agua Sexual
- 20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada
- Algunas bestias
- Allá voy, allá voy, piedras, esperen!

Seguir a @poemasweb
Poetas A-Z
Amado Nervo Antonio Machado Federico García Lorca Gabriela Mistral Gabriel García
Márquez Gustavo Adolfo Bécquer Jaime Sabines Jorge Luis Borges Mario Benedetti
Miguel de Unamuno Pablo Neruda Rubén Darío Sor Juana Inés de la Cruz
Últimos Análisis
La Más Mujer del Mundo
Hay que Buscarlo
Ella
El Tigre
Cuál es la mujer que recordamos…

... Fuente http://www.poemas.de/oda-cebolla/

ANÁLISIS DE ODA A LA EDAD

La edad es sólo un concepto, no algo real para el poeta. En ocasiones, los mayores tienen
la vitalidad de un niño y también algunos niños nos miran con ojos de persona mayor. Para
el poeta, la vida no se puede medir con ningún sistema. El poeta se pregunta si la
cantidad, la edad, es importante.

Nadie sabe cuánto tiempo estamos en este mundo. El día de nuestra muerte llega
cuando menos lo esperamos. La trayectoria vital del hombre y la mujer los hace más
sabios, buenos, fuertes, etcétera, y al llegar a la madurez todo eso se transforma en
experiencia.

El tiempo no aporta nada a la vida. El tiempo es algo relativo y que no tiene que ver con
todo lo vivido en la trayectoria de cada uno. Ha de ser algo positivo, que haga que las
personas mejoren, brillen y llenen de vida su camino. El tiempo no ha de asociarse a la
muerte.

El tiempo, la edad, son pasos que se viven y que no se descuentan. Está para que
subamos cada peldaño de nuestra existencia y para ser felices, para amar. El poeta se
olvida de este concepto y lo guarda para vivir cada mañana la belleza de su camino, para
conocer, para saber, para disfrutar.
En tiempo es un concepto que existe, pero como muy bien indica el poeta, es el ser
humano el que ha hecho de este una necesidad para nuestra vida. Hemos de ser
conscientes, tal como nos indica el poeta, de que nuestra vida nuestra muerte depende
únicamente de nuestro cuerpo. Podemos morir jóvenes, viejos o siendo niños o bebés. Lo
importante no es el tiempo que vivimos, sino la calidad de la vida que recorremos hasta
que la muerte nos llama para llevarnos con ella.

Es por ello que, cuando acabamos de leer este poema, notamos que es una invitación a la
vida. Sentimos que se nos brinda la oportunidad de vivir sin obsesionarnos con el tiempo y
todo lo que gira alrededor de él. Podemos preocupamos demasiado pensando únicamente
en la falta del mismo o podemos tomar la otra opción, que es la de disfrutar de nuestra
vida plenamente, lo cual implica que no tengamos en cuenta el tiempo.

Analizado por Susana en Poemas.de


>> SIGUIENTE >>

+ POEMAS DE PABLO NERUDA ANALIZADOS

- Oda a la edad
- Oda a la cebolla
- No tan alto
- El Pájaro Yo
- No me Pregunten
- Pequeña América
- El Monte y el Río
- Celebración
- A todos a vosotros
- Cuándo de Chile
- Con Quevedo, en Primavera
- Y cuánto vive?
- Bella
- Amiga no te mueras
- Amor
- A mis obligaciones
- Agua Sexual
- 20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada
- Algunas bestias
- Allá voy, allá voy, piedras, esperen!

... Fuente http://www.poemas.de/oda-edad/