Está en la página 1de 4

Ensayo

Ética y valores
UNIVERSIDAD DE CARTAGENA
Facultad de ciencias farmacéuticas

Dewin Márquez Polo1.


Eduardo Lopez2
Correspondencia a Dewin Marquez Polo: dmarquezp@unicartagena.edu.co
1 Estudiante de V semestre, Química Farmacéutica, Universidad de Cartagena, Sede Zaragocilla, Cartagena de Indias, Colombia.
2 Docente Ética y valores,, Universidad de Cartagena, Sede Zaragocilla, Cartagena de Indias, Colombia.

Mafias farmacéuticas, enfermedades y miseria ética


El mercado farmacéutico mueve unos 200.000 millones de dólares al año. Un monto
superior a las ganancias que brindan la venta de armas. Por cada dólar invertido en la
fabricación de un medicamento se obtienen mil en el mercado. Este mercado, además, es
uno de los más monopolizados del planeta, ya que sólo 25 corporaciones copan el 50 por
ciento del total de ventas1.

Al parecer el caso que denunció el


New York Times donde se investiga
a la famosa farmacéutica de origen
estadounidense por realizar
sobornos a médicos a cambio de
ordenar a sus pacientes el Itron A,
droga usada para tratar la hepatitis
C. Al parecer, la medicina es un buen
negocio para la compañía, pues en el
mercado colombiano tiene un valor
aproximado de 1’680.400 COP. En
este punto es pertinente cuestionar si
las acciones tanto de la compañía
como la empresa son éticas.

Por Immanuel Kant y la explicación de su ética comprendemos que encuentra una


respuesta en el absolutismo de la conciencia moral, pues acorde a su teoría, esta
no se puede modificar por condiciones en su estado natural. Ahora bien, esta
definición conlleva a lo que Kant considera correcto en su ética: la buena voluntad.

1
Carlos Machado, ecoportal.net.
https://www.ecoportal.net/temas-especiales/salud/la_mafia_farmaceutica-
_peor_el_remedio_que_la_enfermedad/
Para Kant la buena voluntad “es buena, no por lo que efectúe, no por conseguir
algún fin, sino que es bueno en sí misma”. De entrada se evidencia que no se
exterioriza buena voluntad. Desde los ojos de la ética y los principios morales son
elementos que deben adherirse a los seres humanos en cualquier circunstancia.

La mafia de las farmacéuticas y su falta de ética se fundamentan en los siguientes


argumentos: el dinero como primer valor y la creación de enfermedades.

El dinero como fin supremo

No es de sorprender que se emprenda algún tipo de campaña en la consecución de


dinero, sólo con la formación de guerras por motivos absurdos se evidencia que la
razón principal es la futura explotación de los recursos y riquezas que invaden las
potencias.

En todo algunos conflictos bélicos ha existido un fenómeno llamado guerra


biológica, que no es más que la utilización de enfermedades como arma. Hay
registro que los mongoles fueron los primeros en sufrir las calamidades de la peste
negra con vigencia en la edad media, ellos transportaban los cadáveres de sus
muertos hacia Europa para usar la enfermedad como instrumento de ataque.

Viendo ese precedente, no sorprende que las farmacéuticas más poderosas muten
las enfermedades o inventen nuevas patologías en pro de incrementar sus ingresos,
“sabiendo que las personas que padezcan de la enfermedad no escatimarán en
gastos para curarla2”.

2
Carlos Machado, ecoportal.net.
https://www.ecoportal.net/temas-especiales/salud/la_mafia_farmaceutica-
_peor_el_remedio_que_la_enfermedad/
En el año 2016 el actor cómico estadounidense,
Adan Sandler, estrenó una película llamada
“Doble-vida”, que cuenta la historia de un
hombre que lleva una vida aburrida es reclutado
por un viejo amigo de escuela, comienzan a
divertirse y el final terminan por fingir sus
muertes.

A partir de ese momento son perseguidos por


asesinos. Tiempo después se va desvelando
que están siendo perseguidos por los asesinos
de un reconocido doctor y un amigo. Los
verdugos buscan a toda costa eliminar las evidencias de un majestuoso estudio del
doctor que asesinaron, llegando así a conseguir la lucha contra el cáncer,
colocándola al alcance del público y a un buen precio.

Antes de asesinar al médico, el dueño de la organización de fármacos, le ofreció


millones de dólares al doctor por ocultar la patente ya que la mayor parte de los
ingresos que su empresa obtenía se daban gracias al comercio de medicamentos
para tratar el cáncer. Al no aceptar el soborno, decidieron asesinarlo.

Tomando la cinta cómo referencia y siendo participe de increíbles invenciones


tecnológicas ¿cómo es posible que aún no exista cura para enfermedades como el
cáncer o el sida siendo las enfermedades que ‘más dinero y tiempo se les dedica
en investigación’? La respuesta es sencilla, no existe la conciencia moral de la que
habla Kant, tampoco se presenta la buena voluntad. Todas las acciones están
inclinadas con el dinero y el poder.

La situación es algo que va más allá de lo ético, porque de una u otra forma, hay
miles de formas no tóxicas en la que no sé es ético, por ejemplo: no guardar el
secreto médico de un paciente con una enfermedad seria. Esto nos demuestra la
hostilidad del ser humano, acudiendo una vez más a la premisa del “fin justifica los
medios”, en este caso, esas herramientas son personas y familias enteras que
inocentemente son víctimas de una mafia y una situación que poca trascendencia
se le da en los medios de comunicación.

Creación de enfermedades

Hay compañías farmacéuticas cuya estrategia es inventarse enfermedades para luego


tratarlas con medicamentos preparados a la carta. El hecho ya ha sido denunciado por
científicos de la universidad de Newcastle, David Henry y Roy Moynilgan, acaban de publicar
una investigación donde denuncian que actualmente se presentan enfermedades a tratar
con fármacos desde la menopausia al exceso de colesterol pasando por las difusiones
sexuales temporales, el llamado de piernas inquieta, colon irritable, entre otras
enfermedades3.

Algo que debemos considerar en la moral es respetar la vida digna de todo individuo
y eso incluye, no realizar acciones que perjudiquen un conjunto de personas por el
beneficio de unos pocos. Las cosas deben lograrse con esfuerzo, dedicación y
sobretodo, sin pasar por encima del otro.

Se debe seguir una moral que implemente la transparencia, honestidad y el respeto


con todo nuestro entorno: medio ambiente, animales y seres humanos. Para
determinar la validez de un acto moral, de acuerdo con la Ética Kantiana, debemos
prestar atención a la voluntad del sujeto que lo determina y no a la acción misma.
Los actos, según Kant, no son ni buenos ni malos; bueno o malo es sólo el sujeto
que los realiza4.

El mundo requiere no sólo de profesionales excelentes, también exige la buena


voluntad de sus actos, donde se priorice el bien común y no se saque partido de un
monopolio y se busquen males para la generación de capital. Un profesional integro
debe ser ético y superponer su servicio para construir soluciones, no para la
destrucción.

3
Portal Dsalud
https://www.dsalud.com/reportaje/las-multinacionales-se-inventan-enfermedades-para-vender-farmacos/
4
http://arvo.net/seccion-immanuel-kant/la-etica-de-kant/gmx-niv547-con11943.htm