Está en la página 1de 6

Esguinces

El esguince es el daño de los cordones fibrosos que forman el ligamento,


cuando sufren rasgaduras de forma parcial, pero sin llegar a romperse. Esta
dolencia, especialmente la del pie, es una de las más comunes entre
deportistas, acentuándose en los que se ejercitan en terrenos o superficies
irregulares.

La diferencia entre un esguince y una distensión es que el primero lesiona las


bandas de tejido que conectan dos huesos, mientras que la segunda implica
una lesión de un músculo o de la banda de tejido que une un músculo a un
hueso.

El cuidado constante y metódico del esguince de pie es imprescindible para


que el dolor desaparezca por completo. Teniendo en cuenta que este tipo de
daños son difíciles de curar al 100% y que una recaída es extremadamente
sencilla, la regularidad del paciente será fundamental.

Debemos tener en cuenta que el pie, aunque parezca un dato evidente, es una
de las partes del cuerpo que más se usa inevitablemente, y que si no se cuida
con el mimo necesario, puede acarrear dolencias crónicas.
Síntomas
Los signos y los síntomas variarán, dependiendo de la gravedad de la lesión, y
pueden incluir los siguientes:

1. Dolor intenso: El paciente sentirá una fuerte molestia en el pie


inmediatamente después de sufrir la torcedura que haya causado el
esguince.

2. Posible dificultad de movimiento: Dependiendo del grado del esguince


del pie, la movilidad del mismo puede verse reducida hasta la parálisis
total de la articulación si se ha sufrido un Grado III.

3. Inflamación: Tras la torcedura, la zona se inflamará y este síntoma


permanecerá por un mínimo de 12 horas, aunque la articulación no
sufrirá ningún otro tipo de deformidad.

4. Calor: La temperatura de la zona se elevará como reacción del cuerpo a


una lesión. Esta es una reacción normal que irá disminuyendo
considerablemente con el paso de las horas.

5. Hematomas localizados: Durante el daño sufrido, cabe la posibilidad de


que algún vaso sanguíneo se haya roto, lo que provocará un hematoma
en la zona concreta de la rotura.
Tipos de esguince de pie
Dependiendo del nivel de gravedad del esguince, podemos diferenciar 3 grados
de lesión:

1. Esguince de primer grado: hay un leve aunque forzado sobre


estiramiento de los ligamentos que unen los huesos del tobillo. Esto
suele provocar la aparición de un hematoma en la zona. Se recomienda
un descanso de cualquier actividad deportiva durante al menos 2
semanas.

2. Esguince de segundo grado: En este grado sí que hay una rotura


parcial de ligamentos que provoca inflamación e hinchazón inmediatas. Se
recomienda reposo y un cese de actividades físicas entre 3 y 6 semanas.

2. Esguince de tercer grado: Se produce la rotura total de uno o más


ligamentos. Al ser una lesión grave, puede precisar de cirugía. Se
necesita reposo total ya que la cicatrización de los ligamentos puede
tardar de 8 semanas en adelante.
Causas
Un esguince se produce cuando se extiende demasiado o se desgarra un
ligamento mientras se tensa intensamente una articulación. Los esguinces se
producen a menudo en las siguientes circunstancias:

 Tobillo: caminar o hacer ejercicio en una superficie desnivelada, y caer


torpemente de un salto

 Rodilla: girar durante una actividad atlética

 Muñeca: caer sobre una mano extendida

 Pulgar: daño durante la práctica de esquí o sobrecarga al practicar


deportes de raqueta, como el tenis

Diagnóstico
Durante el examen físico, el médico revisará la inflamación y los puntos de
sensibilidad en la extremidad afectada. La ubicación y la intensidad del dolor
pueden ayudar a determinar la extensión y la naturaleza del daño.

Las radiografías pueden ayudar a descartar una fractura u otra lesión ósea
como la fuente del problema.
Tratamiento
 Reposo. Evita las actividades que causan dolor, hinchazón o malestar.
Pero no evites toda actividad física.

 Hielo. Usa una bolsa de hielo o toma un baño de hielo y agua durante 15
a 20 minutos cada vez y repite cada dos o tres horas mientras estés
despierto los primeros días después de la lesión.

 Compresión. Para ayudar a calmar la hinchazón, comprime el área con


una venda elástica hasta que se calme la hinchazón. No la comprimas
demasiado o puede dificultar la circulación.

 Elevación. Eleva el área lesionada por encima del nivel del corazón,
especialmente durante la noche, lo que permite que la gravedad ayude a
reducir la hinchazón.

Después de los primeros dos días, comienza a usar suavemente el área


lesionada. Deberías observar una mejora gradual y paulatina en la capacidad
de la articulación para soportar tu peso o tu capacidad para moverte sin dolor.
La recuperación de los esguinces puede tardar días o meses.

Un fisioterapeuta puede ayudarte a maximizar la estabilidad y la fuerza de la


articulación o la extremidad lesionada. El médico te puede sugerir que
inmovilices la zona con un dispositivo de inmovilización o férula. Para algunas
lesiones, como un ligamento desgarrado, se puede considerar la cirugía.
Prevención
Algunas recomendaciones que permiten disminuir el riesgo de sufrir un
esguince son:

 Evitar hacer ejercicio o actividades deportivas cuando esté cansado o


tenga dolor

 Tener una dieta balanceada para mantener los músculos fuertes.

 Mantener un peso saludable.

 Hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de practicar un


deporte.

 Usar equipo protector mientras juega.

 Correr en una superficie plana.

 Usar zapatos que le queden bien.