Está en la página 1de 13

*

El análisisoriginal

olot:

cia.Estedescubriniento

t.2 !n\o. podido adquirirpor cualquibrotro *ri¡or.

el paciente.jayás

ol,uidalo que ha descubiertoen la transferen-

tendránhyo,

fuerza

de conuicción aue caan-

i. pirl,á,'Eiq;;"

(re40).

No solopor el

a

fundas,en particular, el que no

por gn

p¡opi-oIa

Estehechose-percibirámejorsi

ffió

qu€,.p¿ralos analistas,lo sepano no, desempeñael

primiliva: no

ni.rt,

sodelosúltimosañosdelsigloxrx. Estomellevaráa áistineuir. quizá

denadosa,y.petiúa.Es

el rnálirir deFreudrni.

a oponer,el saber.qo.F

t.qho

de serpr4xl! y teoríaseatieneel psicoanálisis

tranimisión.Hay paraello turoti., máspro-

estépurá y simplementeconstitüido

caiy gl iue tengapár o¡iáto

inconsciáté.

un modoparticular de

¡abe¡

y.menoéaúnpor una téini

relaciónqueel sabermanrieneconel

nospregunramosqué f"e to que ocu-

ánálisis,el análisisoriginai,aquel

papeTde erclna

duranteel primerode todoslos

esnecesarioquehayamosasistiáoa ella'fát, .ri*

'&bdquirido

o.r.ffiffi

nañé-¡.];

;;;

.o"-

." .r-ir;il;-

de charcot,áá Éré".r,

.,rd;;ii;¡

ffit"i"

dr) ffi

irZái., " áé

desuspropiospacieintes-{ffi

laobseivaiióncilni.uu

\ap?z deinterpretarlosfenómenot -u-6rl

de la

misma maneray.qug

es usadomenólpbrEñ.leo

::':;,:xitr,?:i.:,:1"*::

conscientede

r ji;.Hr.J:T

iJstificar sus iétnicas al iguái q;. sus ritos de iniciación.

Estos dos distintos ripos áe rrber no están

uno en el otro y rerminan por pon€rse de acüerdo.i

y

nosaIgunasVeces,entrafenconflictoyestorbarsemutuamente.

En esta segundaforma, el saber qu" sé funda en

r.prt.áór;-r.

l,

,orti.nen

el

for-ulr.ion

en !a tormalización de una teorfa-. pero también los veremos,al me-

las uiiiriiráát'¿a

esperade otro

pÁuAi^,

;;;á,

deseoinconscienteno se desarrolla sino cuando se lo

que no 1o da, ya seaqu:, por ejemplo,-no posea ,,, prioi.r,

o por otras razones.^bsdecir, que nacede una situación transférencial.

No gr,, está lejos de serlo, Ia única situación en la cual ei rrb.t

modificarseo desarrollarse,pero

car su relación con el inconsciente.

es laúnica donde estepued. tio¿iii-

situacionesde esta natutalezano

cuentrode Fliessy Freud.Por el con^:^.,rio,ruál.n hallarse.Á .i ori-

ét

F¡nto de

gende

esperatofl, patasuscitarse,el en-

llegaráu ."pji.r,

,ri

Áir-

-descubrimr:ntos originales;quiVáse

partidade

ciertascorrienteide pensarñiento, 6I;;i

*

Co-municaciónpresentada en Saint-Anneen L967.Les Temps luIoderle.r, junict de 1967,ns 25J.-

87

mo dempoconducirlaa'poneren dudala forma en qYe.,en general,er

r.pr.r-td"

;A;*r.

*dr ñ¿.

;;-¿;; p.iOn

irreconociblé paralos analistas.

L;riúiór

ce

;i;rü; il;ril;*E;[*,

d.*.

sus pelisros.Fliesssalióde aquellasituacióncon

rnoJttrñtr un delirio del saber,en el

rio>>seempleaenEl ltombrede lasratas,mienttas 99e án al. á1iaber del delitio, e inmediatamente baio Ia

cosasmás

;il;;t.id

áá' t

i;;;;ú;dr;;il* t*toj¿"¿ose,

no criticó nuncalas teorlas

conservósu creenciaen ellasmuchotiempo

ilil6

ir]rá d

rlfrtu

tefDretar.es

;;'.id

feconocemosenellalos modosde ransmisióndel saberni los criterios de sr¡verdadtal comoselos imagina.

Fii.*,'.t;;#

Freud no solo

l4 <historii dS las.jdea,s>,como

p";-;,;;1",

tor

al"t üu-io. t'o¡retodola

á; ü hdt*ia

.ir l.'cual

si las

rito"ofostratanelpsicoanáliiiscomgsi

preocupacfundehacerlgtoqtt

1d-tT,l,1t1iT-*

de lasideas,déspuésde 1ocualresult¡

Freudy Fliessestuvieroninmersosdurantet¡e-

un'¡¡ir*o

efecto:modificó profundamente

sometiendoesesaberalos efectosdel

i.t.t

.f

tos'

comosesabe,no deiande t9ryr

algoque bienpodna'

palabra<deli;

sentidoen guela

Freudelcgnt¡o

forma de la ln-

añostuvo pafa-*Úor

itconrci.nr

p*"

d. los sueRot.P.to cuandosecontemplan-las

decir h

á, o simplementecuandonosatrevemosa

qug los pia'

advertimos q'e

i<delirantes>>de su amigo, sino que las

adoptó,lashizo suyas,y

iá l,

it

d;

*píurá

áefinitiva. Sin embargo,setla _absolutamelte

deliriodeFliess.Todolo

conmario;

f¿ttli:

tl'

F;¿rá.o*pur!ió_4

norolro, ui;¡Jtió,

d. étit

áeF[essestralsp?rente,v lti

porqueFreudnoscomunicóel saberdel

nátunlezamerecenuesmaatención: I

de ,u fa-ot a téo'!a

ni'o

ñr

á;;

delirio.Una si'

primeravistano

de la periodicida.{,debió

situaciónüansteren' IT:t

L907.Alude a ello

i.

á fr.ú¿ algunaimprudente

.irf.

;A

en una nora, ,n'll-iitifato,logía

iiO7, tf

;a

tante.cuatrotnét t"át'tarde,.á

;;;;;á-fli.s, .ott q,rien'Freudseha enemistadodiezañosaffás,

;;;G;tGt

á.

saber ".taá¿ qoe té adquiereenel campodela

dil deseo,obeddce,comovemos,a

;;; JlF[.,,á

L;;.i""* d. fii.t"

b;ñá;-H¿ioi.t,

i*

freniarsecon una cuéstiónoscufay diflcil,

;;;;it

i;;t

pio Freud,tan minuciosoenotrosmomentospara

de las de

át.Ái .onír.rio, í.ndili

al ounto de que la desavenenciaenue los dos amigosterminó

;dí" ¿. ptioiid"d. Freud no suelehablar de 1o que

en que-

máébien a tomar pof suyaslas ideasde Fliess,

predicciónque, .tt

óAulo

d.l d.ttino.

k

Tanto esasí.queFreud

."¡t¿?

Glr

i.

?

¿. su muerreestaba tii^*,pam

no

q;;

de lá uidi cotidiana.Despé:

habfá'ou.ito, suprimió€sanota

út

*t"-

figuía .n lu

tgtl,

de las reedicio'

;*iu ".r'qo.

StandardEdition. No obs-

cuandoAbrah-amse dispole

uTendráustedla ocasiónde conocerde cerca-el grano

.n

tt4

la teorladela periodicidad>.El transferencia, queesel campo

reglasparticulares.Loscomentado-

,poco-interesanteslas lucu.-

hablarnosde los 6a'

no en-

peroevidentementefunda'

y casi

qu. rin árár ¿.¡.

Ñ.

iienden ^ ,rrh^rur iomó

(imitando a los poet-as {ge, -al

no sientenla neiesidadde.decirnosnadaacercade

pt"¡támasde Áugias,o de las Aryqzoyas)estánsegurosde

¿por

*;r,tt.

dóndepasae,nlonces,gactamente,esa_llqeasutil

q*

r.pri.

el delirio dé Fliessdel saber.de.Freud?El.pro-

-disttngur sus-ldeas

enffe I'liess y

Janet,J,tog, etc., no intentó ttazar esallnqa

acontecióen el

88

¡
I

'

transcursodel análisisoriginal, perc en

1910 nc

da un ¡cs¡c¡

&

&

ello en una cartaa Ferencz-i.Ferenczile habla

la f,altade reciprocidaden susrelaciones.Se sabepor

p.e.chgsghq\rjlde

cidad.En 1910sufría-porel hechode que seconfiabaíntesrancorc

a

esctito lsmco¡fodc

gué ví¡s a

de rcipro

empujarmástardea Fercncziesedesó

Freudsin q_ue {reud seconfiasea é1.Fréud (el 6 de ocrubró le coo-

habtáobservadoque ahoraya_noexperimentoninguna

testó:.

)

asuntoFliessesanecesidadha desapárecido.Una pane

homosexualqha

to de',m1ro.He uiunfado en el mismopunto

lQstgd

necesidad.de develartotalmentemi

retraldo y ha sido

personalidad(

Despu*" ¿.1 de la catexia

utilizadaprr. el engrandecimieo-

en quefrácasael para- cuj,areediciónFieud

preparaía fusfamenfe en f9f1, dondeencoÁtrámoífas contruccíones

teóricas.quepermiten comprendercóqo

de servir-parael <<engrandecimientodel yo>. Era tambiénel añó en

qrrcestudiab el casoSchreber.Sepuedepensarpor lo ranro que

otra épocaFreud no se hubiera expresadóe*actimentede la irisma

manera.Pero

fue tambiénel primeqanálisisd1dácticb,hayasido

meracqrapreventivade-unaparunoia.Y

yaquehayunaciertarelacióñentreel conocimientoparanoiio v el sa-

ber fundadoen el deseoinconsci'ente.Ya he dicho ál

ficientepala

el psicoanálisisconBrer¡er,no -que

plementodeIo

tacionesson de natutalezaabsolutamentediferente.Pero quizáhaya

dcho demasiado,si e¡

dasacercade l.oqle habráde

análisisoriginal tal c-omoseprodujo,nossúmérgimosuna

noico>.Es evidenteürenteen los Tres ensalos,

unapulsiónhomosexualpue- .

en

lo

hay

dudade que el primer análisisterapéutico,que

semejantea lá fur-

estono cafecedéimportaiaa,

rerpectolo ru-

aprendió

nadiepuedaseguirimaginandoque Freüd

reitándolelu.go sinb aereearleel com-

queseha dadoen llamarsu au"to-análisii.fas dosapor-

gug

tre

podi-doengendraresperanzasexagera-

ieg.uir.Por"que,volvilndo

ahoraa ese

vezmásen

esaoscuridadque de algún modo está esencia-lmentelisada a todo cuantoha merecidosiempreel nombre de original.

La naturalezaexactadela relaciónde FreudconFliessno ha sido ob-

ieto de estetipo de interrogantes.Ernst Kris (en su introduccifina

la recopilaciónde lascarraste Freuda

un sustitutode Breuer.Lasfechasbastaríanpor 3í solai para volver insostenibleesta-hipóte-sis:Freud experimentóuna profurida admira-

ción po-rFliessdesdeel primer encuénffo,en 1887,-en tanto que su amistadcon Breuer seguirlafortaleciéndoieaún durante seiso siete

que pone a disposi-

años.Breueresu,node susmayores,un mentor,

ción de Freud su dinero,susconrejoi,su saber,éo'e*rtrii".ir. ri.ud

s4b-emr¡y b.ienIo que esperade iJreuer,y también sabelo que de

él ha obtenido.- ¿91roo ño

siempre19quele debe(dinero

régimende la separación:a-cadrainstanti Freudhace'hincapiéen'que

Fliess)suponeque Fliessfue

sorpre-nderseáe ru afán por devólverle

ó ideas,por Io demás)fviven baioel

método, -no soloel método catáttico,

hechode que Freud siempre

Jonei.

La primetavez.

continuárrón,.o un

;rré*

esBreuergtlien ha inventadoel

ring,hasta,dice,

atribuyaun.papelexcesivoa Breuer,irrita.a

gne empleall_palabta <psychanalyse>(en francés,en un artfculo de

la Reuuede Neulologiel, Freud explicaa

tesis, que es el método de exploración descubiertópor J;cph

q,l

psicoanálisil. Esro,el

89

Naturalmente,es Jones quientiene mz6n. Flmétodo explo-

trtotio de

ál uor situációnde deudoty tratabade superarla.Y Breuer,el acee-

.m also muy distinto áe ese<<miotró yo> que seráFliess'con

dor.

ouián Freuá creetenetlo todo en común.

l'ón.r dice,rápi.damentey

irt.tnt.

Tuiot llegar ílui^ueen dél padre,ello esverdadsin duda,pero al

todis las etápas.Si Fliessvino a r-eemplazg!otf^ de Freud,no puedesersinola de Fleischl.Ningun

unáfirtudescuidarla, por lo demás,el efectode la semeianzaentrelos

otra

urrL referirsea estetipoáe efecto-,inclusoen el último texto

i

dosoatronímicos.A io largodetodasuobra,Freudvuelveunay

pr.óio deó,remar irnre.n .n it vida

quiere decir que,rem-ontándosemuy leios,se termina'

Joseph Breueino et el-psicoanálisis PeroFreudse

Si se

al pasar, 9ue Fliessdebió

le

sentla

seruna figura

recien'

"i.-p"¡licado

(ThornaslJfoodíowVilson).

Freud.IPIes,ol.t t9'

miración'eue ;sentlapor Fleischlen una

de 1882),'quecontiéneun

a orodósiio-deuna ensoñacióndiürna: si Freud estuvieseen el

.se

riná *at cercadel regiittó

estaba iustificada poilas

sonalidad.Mientrásquela

nossofprendecomoun

vienedL oma

que Freud, püdo haberdespertadoen é1ciertaenvidia.Pero Freud,

ó.t. r todaia admiración qúe

.que en el momento

fués

én que seconocieronesteno eramásqueun ototino

Además,tenemosunafotogrcfladondeambos-amigosapafecen iontg:,

comodós alegrescompadies,complementándosetan que el efectoés -casi .ó*i.9,-E

cer-noscomprendef por qué

Además,tenemosunafotogratladondeambos-amlgosaparecen tuntos'

cartaa Martba (27 de iunio

largo_pasaje(catorcerenglonesimp.resos)

lugat

fueseFleischlquief

regisuodela separación,

d. <<miotro yo)>.YesaadmiracióndeFreud

síng-ularescualidadesdeFleisghly

por su.per'

aámiración queFreudmanifiesta. por-Fliess

tanto exagerudá.Tenemos.lasensacióndSgue

def'léisctl, o Fleischlen el lu,garde Fteud, ¡si

cnsátaconMartha!Aqul yano-estamosen el

parte.Fliess,másalanzadoen la vida y-ensuproJesión

le'tenla,no se.engaiabadel todo.Des'

entretantos.

a.la.perfección

de la disputa rccordaú,y s€lo dirá a Fliess,

Freudno p.odlamenos Sge

wiffilo>Ñada

fc¿-sfdfapücar

es

la noción freudiana de elicción de objeto narcisista,

uno d-EIIos élla

imagen narcislstica del oro;

mienmasq* sonnecestii.tpiia si

ginal,y el tipo de identificaciones que1osustentó.

. Estasobservaciones arrollóel análisisori-

que en una épbca,cuandoFreudno

ni de la histeíia,Breuerle hablacontadocómohablatratadoa una tal

BerthaPappenheim,unaamigade

tida de Fióud. Ahora, Freud

Breuer. ( Sin é1,Bertha Pappenheimnuncase hubiera hechocélebre

conel nombredeAnnaO.)

sablaaún.nadaacetcade.la hipnosis

experl

en esecampo.

tecto,

Mamha,en-eseentoncesl-aprome'

querla aprovechafesa expe,ris¡g!-a-de

qo

-

I

Ante BrcuerJ E."d

estáentoncesenuna posición de demandante per,

fectamenreclaif,-:que Breuerseasu

señanzaasumela formade una colaboración,ianto mejol. Empero,al mismo tlempo acontecealgo muy diferente,puesde maneramuóho menos clata, Freud también esperasu sabei de Fliess, aun cuan. do sepa-qgeeste,a diferenciade Brerrer,y en lo qo. rtráe a h utili- zaciónde la hipnosiso de la psicoterapia-de las néurosis,no sabeen

que Fliessterminarápor creer

que sabe 'cuando en L892publique su éstudiosobrela terapiade las

un principio absolutamentelada. Lo

<<neurosisnasalesreflejas>lserá-puray

forma oscuraen que Freud soliciia deZI el iaber que no tiene. L" gygocure entreambos, ¿puede considerarseun intercambio? ¿Es

másbien, lcómo puedeerta6le-

un diálogo?- ¿Serán monólogos?O,

cerseunarelacióg_anallticasin _que nadiesospechéaúnquepuedaexis-

tir tal relación?vemos,en'todócaso,querón, el uno

suietodel quese suponeque sabe(Lalan), pues en ,rn bién el analizado,necesariamente,figura comósujetodel

ne quesabe.El analistalo esperato-dode é1,del'mismomodo qoó él

esperatodo del analista.Freud,al comienzo'desusEstudiosso'brela

his-teria,Jssl,arabaque abordabaun

habla sido planteado.Al menoslo sábfa.Con Fliess,cree sabercon qué enunciadottabaja,pero sus descubrimientosse harán en el mo-

pento preciso,no hay exageraciónalgunaen decirlo,en que fracase

Ia investigaciónqueél creeperseguir.

Claroestáqrlelos <<descubrimientos)>se rcalizanmásrápidamenteaún

a expensasde Fliess.Pero no son ni siquiera<<errorescientlficos>:

s9nlgsefectos,en el saber,de un

do. Estaaportaciónsepuederedr:cira trestemassimples,vincujados

.qtr9

órganosgenitales.

biológicá,concebidácbmo análogaa h!éri6di&iid

rrespondenciadelasesuucturasdela naúzy delos

Freud admhabaestasideas,que crelanuevai.sin oensa-rni

ta nre, siemprehabíadadopruábutde un exuemadorigor cientlfico en sustrabafosde laboratoríoy en susin-

vestigacionesneurológicas,y siempreconservóen su quehácer las mis-

simplementeun efectode la

iuri

el otro, el

análisistám-

que sesupo-

problemacuyo enunciadonunca

-

complejbde casmaciónmal liquida-

sl por el complejode casuación:la bisexualidad;lu pgrj+dicid4d

menstrual;la co-

pór

un ins-

mas exigenciasde objetividad cientlfica. Que

olvide-tales exieencias

de Fliess,y que-1-olvidat$7?eptár

----

í

-¡r.

incorporara las_suyaslascon-epffi3

de Fliess,haya,en última ins-

procedidode una manerámuchomásfecundápatael porvenit

tancia.,tancia.,procedidode una manerámuchomásfecundápatael porvenir

que si las hubieserechazado,he aqul una patadojaq,re merécetoda

:ep-ióne3de Fliess,haya,en última-ins-

nuestraatención.No

nuestraatención.No cabeduda de que FliessFliessoresentabapresentabasussusideasideas

comoválidasen el planode la cienciapositiva.En esteplano,deblan ser sometidasa verificaciones,y finalmentefueron rcchazadar.A los oios de la cienciapositiva,el iigor, desdeGalileoy Descartes,con-

sisteen la eliminqgión -radical,.no del emor,sinode-todaproposición

no comprobada.-Freud

ennaenel mundodelosfantasmas;no Io sabiásinomuchomástarde.

Paradecirla verdad(aungue noscueste),Freud aceptabala palabra

de Fliesstal'cuale-steseIa daba,comouna

ciFntífica. \o

ideasestánhechasde unaestofaánalltica,q.tetepiesentanIo quépue-

cabeduda de

que

no

sabeque al aceprarlas ideai dé Fliess

verdado6jetiva,pbsitiva, -la

cieniia, esas

puedgsaberaún que, inaceptablespara

dellegara serel sabercuandosehallasometidoa losefectosdel deseo inconJciente,como lo estánlos sueñoso las defensassecundariasdel

obsesivo.No

todavíano ha conquistadola dis-

tanga necesana.

acffieadefinirse,seráFliessquiensesientadesaloiadode

su pretensiónde objetividadcientlfica f quien, en virtud de

turil efectode répliéa,acusaráa Freud de mezclarindebidamentesus

propios fantasmaicon sus interpretaciones.En todo

irdf" l--to

ve- triunfando alll dondefracasael paranoico.

C-onocemos perfectamente el destinoulterior delos ud.t*bri-i.ntos,o

.-

un na'

9310,

Freud.no

enun principio cofrer el riesgode delirar comoFliess.Sesalvó

él niismo-lo dice, aunqueln

forma un poco demasiadobre-

J.bi.*.

cionesteó

no.ió''depulsiónparcial,in@fundameniodelasteo-

ríasdelos?zesEnsayos.Ñi

la casúracióny la idátificación)

Para las PñneráffiEó-ra-

-la

que sugirió la

(con.elEdipo,

úaliáad; fue

tiqüiera_mástarde,cuan{o

la bisexualidadresultemuchomenos

q".

.t

.l qgtt{o del aná'

útil, Fieud Égará a repudiatlu.Et u.tdud

lisis no

z

q*¿rf? ió-. Á"aa"¡c

ricurriráa menudo.GlEi6-ffiiaad)másifflcil

ñntipo¿@l-J7n7ñis

deintegtar,conser'

varásusconexionesco@nlostemofessupefSticiosos'y ¡¡eoerarála introducciónde una nociónen exmemoimportante.Pero

-que la -teorla de lá periodicidad

deblade contener-ungranode verdad,no

verdadsellamarlala iepetición,

suas preocupacionet so6reIa muerte,cambiandoradicalmentela sig- ñifi.r.i¿n dé aquellas.No obstante,ii tantasideasobtuvode Fliess,

no fue consider?ndolasel

un <médico>.Antes que admitir que el psicoanálisishayapodidote-

nersemeiantesorlgenés.algunoscomentaiistashaninventadoun

sepninel

,tri auto-.nálisis;con ello habrla descubiertola naturalezade su rela-

lo habrlaenviadode paseo.

Sin embargo,t'oáocuanto Freud nos dice -es que triunfó allf donde

ciónconFliessy, al no necesitarmásde

lu.hdo Freud asegurabaa Abraha{n

sablaarinqup ésegranode

y que de esemodovolvla a susanti'

delirio de un <<enfermo>,sino la verdadde

mito,

iual Freu? sehablía liberadode suscomplejospor medio de

fl,

Por lo demás,segúnla cáttaa Ferenczi -(en

ia

fracasael faranoico.

quele dicé,en

óadoen liquidarese

^po qu. lo i¡ue duró lá relacióncon-Fliess

botlrt"

a señalarla i

191C,que tdavla i<recientemente>bablaestadoocu'

próblema),esemabaiole llevó muchomástiem'

t.ndt oscurano podemosllegar muy lejos.Llegamosapenas

ue se oculta en esta

cuánto menos simple ei el descubrtmiento de Fregd de Io que qos

imaeinamos cuando, fascinados pof las reglas institUcionales que ofga'

en

nyzgn aizñ-

Ia filiación

ra

didáctica de los analistls, nos limitemos

a ver

Gr¡abl

:-ñ

otro I Se

mediai¡teun autoanálisisimposibleparacualquier

<gnal^tst0causasut>

n sino

EFen la relaci6ñ-?lFl6'l p.l de importanciacapital

gosuna asimetrlaque tuvo un Pa-

I

es él quien cree- su parte,ocupa

satisfechode la admiración que

inspira es narcislsticamentee[-másdesape rfa que les ideasde su amigosonlas suyas

92

deenfermo.Estánlos seudouastornoscardíacosde 1894, y@engendran y que Freud dirige contraFliess,de grien hahechosumédico.Peroen unaépocaanterior,a finesde 1885, ¡ntes de conocera Fliess,y cuandoel objeto de su admiraciónera Charcot,sehablaidentificadocon los enfermosde Charcoty secon-

siderabaun histérico. El análisisde lo que acontecióes complejoy no vemosmásquelos resultados;digamosquesonlos rasgoshistéri-

que provocaronestaidentificación;

cos de Freud, por una parte, los

pe¡o que, pot la otta, uátasede una identificacióncon un histérico

-y

cordemoslo queesla histeúa pamCharcot:la herenciamáslos <<agen-

tesprovocadores>.ReléanselascartasqueFreud escribióa Martha en

no pura y simplementede una especiede autodiagnóstico-. Re-

el momentoen que seva de Parls: pasarevistaa su herenciafamiliar, gue le pareceen extfemo sombrfa,y echauna miradafetrospectivaa lo quesr¡vidapasaday susdificultadespuedenhabersignificadocomo

{agente$provocadores>.Soloque,dice,en

bien,_puestoqueconla ayudadeMartha sabtáevitarlos agentespro-

vocadores.En aquellaépoca,

tener de las enseñanzasde Charcot? Cierto es que en lás cartas a

Martha se trata de neurasténicoy no de histéricó,no sabemosmuy bien por qué, pero podemosrecordarhastaqué púnto las relacionel

entre estasdos nociones(

¡ya fermeclades-!)lo preocuparonluegódurantelargotiempoy -un

Esa identificacióhcon

{r.u4

de relieve, Y gue es precisoseñalarcuanáoseexamiiranlos

del psicoanálisis.También \Tilliam James se habla identificadócon un enfermo,casien la mismaépocaque Freud, de und manerasúbi ta.y brutal, anteun epilépticointernádo.No obstante, James encon- tró Ia manerade convertir esaidentificaciónen una uaiiedadde ex- perienciareligiosa(es,enefecto,en el libro quellevaestetltulo donde

cuentaestesuceso)y no obtuvodeellamásqueunapiadosay

tiva exhortacióna compartirmeiorlos sufrimi.ntor

grm!!én, a principiosde-siglo,A. Brill, quien ttabaiabaa la sazónen

Zurich,sesintióinclinado,durantesuspsicoterapiásde esquizofrénr-

cos,

or?genes

el futuro todo marchará

¿qué

omo remediohubiera podido ob-

no podrlamosdecir entre estasdos en-

neurótico,y sobre"todo h fórma en que

la asumió,tiene una importanciaque no siempreseha poeito

carita-

¿.i tor infelices"Ó

?

verseél mismocomo esquizofrénico.Felizmenteen Zurich, en

Freud eranmuy aprecia- uanquilizam.'-.^dirnt.

aquelmomento(hacia L907), Iasideasde

dgr, y fueron ellaslas qr:epermitierona Brill

el argumentode que los mlcanismosmórbidosexiiten tambiénen el

inconscientedelos sujetos<(normales>>.No obstante,esaastutamane- ra de situarsedelladodela normalidad,aunqueteóricamentecorrecta,

actuabacomo una escapatoriaclfnica, y

proporcionó, no hay que olvidar gue aún no hablarecurridoa ella en el momentodel análisisoriginal.Las identificacionesdel analistacon el neurótico,duranteel andisis,no han sido obieto de estudiossiste-

Fá!i.9r,

L.

exceptopor parte de-analistassudamericanos(por eiemplo

si bien fue Freud quien Iá

Grinberg) y con un vocabulariolcleiniano.l

I I¿ identificación con el neurótico

lftica. Sin ella, no serlan totalmente comprensibleslos ritos dtf;ñ;áán.-rr"*

pamos a esta-evidencia mediante esta otra idea:

lizado (en el <didáctico>) suficiente neutosis para

entra en la constitución de la posición ana-

siempre se encontrará en el

an¡,

pero es l¡

93

De estemodo,Fliessestabaen la posicióndel médico(Freud lo habla

puesto

ción del analista.Como analista,desdeluego,no tenla ningunaóom-

petencia.Sepodrla decir ademásque comó médico,al menosen lo

concernientea Freud, fue totalmente incompetente,pero es, desde luego,la mismacosa,una mismay única incompetenCia.Esa incom- petenciano fue desgraciada,todo lo contrario, y podemosffatar de imaginarnosqué hubiera sucedidosi Fliesshubiesétenido Ia compe- tenciade Charcoto la de Breuer. Es probableque ello nos hubiése costadoel descubrimientodel análisis.^ Setiene Ia impresiónde que los treceañosque duró esaamistadpo- dríandividirseendospartésmáso menosiguáles.En la primerapait", Freud trabaiasobretoio conBreuer,cuyaóolaboración'haconseguido no sin esfuerzo.Publicacon é1,en 1893,Ia Conunicaciónprelirninar, y, al mismo tiempo, Fliesspublica su primer libro sobreIa Neurosis rgfleiade origen nasal.La segundaparte se anunciapor la aparición delosseudo-uastornoscardlacos,lasqueiasdirigidasa Fliess,slntomas de una situacióntransferencialque, evidentemente,no podfa ser re- conocida.Freud pone en duda los diagnósticosde Fliess (los hace verificarpor otros),le reprochasuscontradicciones;y susqueiascon- tta éI van €n aumento,al punto de escribirleen estostérminos: <<Solo suponiendoque quieresocultarme la verdad puedo explicarmetus cdntradicciones>,esdecir, que está atacdo por una enfermedadmor- tal; y asegufaque es capazde soportarquele diganla verdad,1ocual le permitirá gazarmás plenamentede lo que todavla le quedapor vivir (1894). Seadviertequela'queja(<<de transferencia>)iba muy leios. Ahora bien, en esta forma se inicia, precisamente,el perlodo másfecundode su vida, aquelen gu€ tuvo, comomástarde dirá rc- trospectivamente,la clasede intuicionesque setienenuna solavez en Ia vida.En efecto,en pocotiempo pasatáde la teorladel tauma ala del fantasma,descubrfuálaimportanciade la sexualidad,interpretará los sueños,descubriráel Edipo, pasatádela psicot€rapiade las neuro- sis (psicoanálisis aplicado)ala psicologlanormal (psicoanálisis cien- tlfico), etc.Todo ello en los cincoañosquesiguenala grancrisisde Iostrastornoscardlacos.

Una de las primeras cosasque emprende,ni bien

Estudiossob,rela histeria,esla tateade redactar,en forma extraordi- nariamentetápida y febril, un Proyec.tode.una psicologíacientfficaf

queenvla,en queenvía,en variosfragmentos,a variosfragmentos,a Fliess,al Fliess,al parecersin patecersin guardarcopia

?lll),

y también,pero solo a nuestrosoios de hoy, en la posi-

termina con los

(le mandalosborradores)y sinpedirlequeselos devuelva.Digamos Digamos

al pasarque graciasa ello lo conocemos,porque quedó entre los pa-

al oasar

e los pa-

entre los oa-

que

sraciasa

ello

lo

conocemos.Dorque quedó

pells de FlieJs,quien al parecernuncaloleyó. Eñ todo caso,Fréud

aceptación de esta identificación la que ha liquidado la defensa clásica -la se- gregación psiquiámica que hacla recaer la <<locuta>en el enfetmo y encenaba al

médico en su mz6n impotente. Actualmente se desatrolla en Inglatetra una cordente <<antipsiquiátrica>que trata de sacat pattido de esta identificación, den t¡o de una peispctiva existencial, Cf. David C,ooper, Psychiatry and Anti-Psy- cbiatry, Londtes: Tavistock, 1967, (Psi4uiatrl¿ y antipsiqaiatla, Buenos Aires:

Pei&,

2 FA Lo ¡aissance de la psychanalyse, Parls: PUF. (los orígenes del psicoanáli- *, @ Obas completas,Madrid: Biblioteca Nueva, 3 vols., 1968, vol. III.)

1972.)

94

lo abandonatan bruscamentecomo lo habla

a ocuparjse -del

hechoaúnlos grandesdescubrimientos.El proyeito

cogtptetafy.superar,

trabajosrealizadoscon

coronadospor el éxito sus

empezado,y tro vuelve

bt.r.tuír,

tema-.Sin duda,era una tentativa

no hrÉlá

esun intento de

aunquesiempredenüo de una mismallnea. los

charcot y con Breuer. charcot no pudo'ver

un puente entre la psi'coloela *¿r-.o-

esfuérzospor hallar

psicologíay Ia neurologla,porque se átenraa la

mrente,.yporquetambiénsuneurologíaerademasiadopreóaria. Freud

en cambiosabe.quedi¡po-ngde

En ello mdica el-interéi del proyectí,

cologlaque tieneen

Ias enseñanzasextraldasde

2eclo

dg.l, Traundedtung. No

elaboradasenesteProyecto,laformaen que

rarlo tambiéncg{''o-úna

rFlación. En realidad,el Prolecn

una-psicologíaabsoluiam.nt" ^r.uu.

en la-elaboraciór ¿Átna tri

JJ dilirior,

_cüenra,-de- maner"*y-ai;d";;l;

la histeria. Mulhas de las ideas del pro-

adelante,sobre todo en el capltuló VII

*Jro.i.

.l

d. im ideas

apareceobliea; ""1 ¿;ñ¡;:

.ii'lo

seránretomadasmás

obsranre,r

eipeciede deféns"-o J.-*rir?.r.i,

bloqul" áot.nt

;;;;;il;TEi

.rn tiempo los ver-

hi.r, tipo de "i trabajo.

daderosprogresos, 9u

ll,-:9_tq.:fi_en, para poder_seguir adelantecon este

urcho enIenguaje vulgar:

evadlrsede.algoquetiene

puede.evadirse,

porella De estemodoseencuentra,inmediatamente despuésdel

_rott i-.pr.r.i".üliit;

Freudseimpusouna inmensátareaa fin ie

que ver con su relacióncon Fliess. pero no

abandonodel

la continuación de su -

trabajo pasanecesariamente

-------'- r

estadoqué er !(y1ir:::lI:,t trabaloteóncoha.dejado

perodesaparecen al instánte.Todo.t

épocapert€nece la,-célebrefrase:uTenió

ttr9o, el uÍr (.rZ de junio

lT

nadadlsclerne.

un

dggrjbg con gran claridadIa situacióntt.nti.r.n.i;i ¿;-ó. ,. úáúr,

<<'r'odavíano séqué.me

pro'io,

cahficade .,.x*-áidinario>>. D.

*

estara su alcance:las ideasiluyen,

fo.rt.;-;;i"-¡;

l;iñ.

Ir- r.nrá.ié;d;;;-.n

Á";r,

cSpullo,quién

de 1897).{

sabequéilate de besiiai.tJr¿-¿.-¿1"

partirde

esafecha,ningúnbogadorteó-

p*oirt"rr,

ü

ir

."¡

Lg97),

másprofündo abismo

Át

.n el conocimien-

estásenvueltoen ello.

?.r,i";j;;

i,n*¿i,

,"irr*rü'í*ti-

,'r.¡r;o

u::qpaña suscarras.su mabajor. t.dir.

m'esmástarde,(rlgpmenos de-¡rnmes,-er7 de julio de

pasa:algosurgidodel

i" Ti propia neu¡osissebponea todo ;;úd*

ro de las neurosts;y-aunqueno sécómo,tú

En efecto,mi incapagidaa iara escribirÁe pur

nuestrasrelacionei. No

mientosdenaturalezaobscuiao. y, tal

tehgopruebade esto,ri*

t

r

-

comolo ná".n];;;;;*;n

j.

análisis,as:esai<<Nocabedudadá que .a¿;lor - y ;ru;;r5

haninfluido en todo esto>>.

Nadapermitíapreverquereconocería en eseestadode cosasla tra.ts-

idea que se haclade ella era mLv erfor de desvfo.Tampocola reco-

noceráalll dondei¡tá,

olrefente:un desplazamiento, un

terencia;hasta.ese.momento,Ia

9q

el ánáfisisde Dóra,-rinó'tun ,óto ,i.t. ;;,

análisisdel <homüt. á. i;r

;;;r;;;;;"

del sueño;;";;$

d.

pr

irr

'

másta¡de,-al términodel

veaen.quéfotma funcionala

como la formula\a en la teoúa

graJistl esquienIe sirvealavez

l)urante

transferencia del-déseoinconscilnié,t¡ ".1

ril

rópott. yá.-"¡l.i;.--""-^"-

esteperlodo, ya no gobiernai,r peásamienlo. <,soyvíctima

95

& una suertede neurosis,EstadosexUañlsimos,que la concienciano

U4a

oío d.tiru.

.Áieno; el esfuetzointelectualno Io con{uce-a

*

clafidad en ml dos-estadosintélectualesmuy

pr€stola

aun se me ocuffen nuevasideasduante la labor misma; pe¡o fu9¡:a

de ella no soy capazde pensarni de rcalizat

el segt¡ndo,éxtúigo coñclusiones,hago anotaciones

realidadestoymuChomásaleiadode ficientementéen el uabaio cón mis

saberalso más acefcadeLstosdos eslados!Es evidenteen todo caso

ooe todivla no habla adoptado

ánt . Su ptopio análisisnó

oaciente.ésctibe,marchainsolentementebien.

iado, ha'logrado'demostfarmea ml mismola

lÍlU.i "Dropor.ionado

iscaoado.d. ñi

.ttt6" en relación coi to miedo a la

en é1a ¡úz de,su casamientocon una joven potre. uD" lq que me

enorgullezcoD,aptregFreud.

r.¿o?o" onr áoihaiha

escribirá a Abraham: <Ántiguamente,mi

tinta; tenla la costumbredJesperar la

le salgoal paso,pe¡o no sé si asf

Io

seanuncraen un añálisis,esevidentementeel Edipo.,Itace-tigmpo ya que se ha innoducido baio la forma engañosay velada de la üans' irriOo. v de allf surse la'teoúa del trauma infañtil. Todo acontecerá

Eo-o ,llotrasedia de Sófoctes:Freud ha adivinadosin duda los enig' masde la Esflngerppfo.estos -son apenasadi-rtinanizs pata niños pe'

queños,y

ócr¡lta su cegueracon

nales.Seürfa que las trampasseduplican: ln

histeria Freud líabla descubiertoque la sryestión resuelvemaravillo'

tr."ntu

problema centralde la néurosis;sin

in el oral, más allá de la sugestión,llega al problema

-es€ncial, ese

ríficaf

qué hacer fambién comoen Sófocles,€sedescubrimientole es anunciado por un sueñoincestuosointerpretadode manetade aPattatla verdad.He aqt¡f el sueño:

[a teorla del trauma; y ante esetriste descubrimiento,no sabe

eiemplo résulta sef

"

opt"t,

¿

ideasnebulosas,veladasy apenasdé

iat

ideassóloséle ocunénó¡ardo

iü¡aio

vez eq cuandoun

sedeia llevar por el mismo le

\ada,Io

de;"

con sr¡s pacientes:<Puedodistinguir con toda

distintos. En el primero

cuantome dicen.mis pacient:s,y

ningún otro trabaio. En

)

pero en

las cosasy n9 me concenmosu' pacientes>. ¡Cuánto desearlamos

másdetenidaatencióna

la feliz técnica de la atención flo-

sediferenciadel de susenfermos:<Este

Por un desvlo inespe' realidadde mi doctrina,

la

explicación, qr¡ehastaahorase me habla

propia fobia a los menés>.Dicha fobia, descubre,

pobreza,miedo que se despertó

Evidentemente,Fliess no se habfa ca- Retrospectivamen-te,en L9L4,Freyd

manerade trabaiat era dis'

apariciónde una idea. Ahora,

la encuentromásptontoD

qüe sesirunéü panlahisto¡i-a de la teorla,dgl mismo modo como

su clarividencia,en la gue esosenigmasle permiten cfeef,

fesltecto a los más impoftantes enigmas

[terso'

los Estudiossobrela

bien todos

los problemas menofes, pefo qo

embargo,-

lega

hasta el

uandoda un eiemplo

un casodé incesto reál, heóIo a medida Para

ve'

<No hace mucho tiempo soñé que sentla un cariño desmezurado

por Mathilde,

i.¡t"

es

viercn hacepoco. Mathilde hubiera podido llamarseHella en el sn¡eño

-impresa p€ro su áombre era Hella, y luego vi ante ml la -p*

en gfuesoscaracteles.Explicación: "Hella'

"Hella'i

el nombre de una sobrina norteamericanacuya fotografla nos eo'

o¿

porq¡c ha poco lloró amatgamentea causade la denota de los t¡icsoc. fieoe una verdaderapasión por la mitologla de la antigua

fu¡

rEl e¡eño muesna naturalmente la ¡salizaciín de mi deseo: el de

mprobar.que

F¡nto fnal a mis dudastodavlápersisrentes>.

gA qué

htcr?ay la astuciade la resistgncia.Freüdha tenido un sueñoedloico

evidente,perolo interpretade maneraelusiva:su deseo,queel t*ño

eselpadre-el promotor de la neurcsis,lo cual pone

dudas serefiere? Este sueñoy su interpretaciónrcvelan la

raliza,

arya rcalizacióñdescribe,es,dice, comprobarque én el origen

de lasneurosishay_traumasreales,o sea.queei padrepuedehacer"las

ee(ls de seductor,En cuantoa las.dudas óersisténtesGrrtiéndaseoer-

sistentesdespuésdel despertar)de las qüe le .r pr iro

¡dieren a la poslbili4pd de que é1,Freui (y no él

upadre,,.tt gén.-

liberarse'.se

ral) sientapor Mathildeesedesmesuradocáriño.Si no setrataáe éI

g d. Mathilde, si Io que el sr:eñopone en discusiónno es rnásque

la teorladel trauma,to-lo resgltaenverdadsumamentetranquilizadot. (Ia otra interpretación, a,saber,queel sueñoponepunto iinal a las

la teorfaj no .i aceptable para

F¡eud: el descubriré1deseode

4"d.q

todo caso,

r¡na resistenciasustentadaen esia forma no podrá durar mucho

tiempo.

La

no

barreradestinadaa proteg€rcontrael conocimientodel

consigonecesariamente,la obligaciónde otorgaf un lugar ésencialal

fantasma.

En mediode las dificultadesde la <<revisióndesgamadora>que debe

enfrentar,Freud ctta a Hamlet por primem

prenderque_loque

escrnamuy discetamelte,

solución: rddica en.el bccQedq que

el tema de los padres>>. Asl, la-verdaá, para salir a la lui.

persistentesque se refiereÁa

demosuarla verdadque e'nciert.^oht

confirmarla.) rn

teorla Ia arruina más que lo que pue{e

teorfade la transgresiónreal (aqul puede versecon toda

claridad)

es la-hipótesisefiológicaque pietende ser. Es sencillamenteuna

Edipo. y uae

uul, aun antes?i .orn-

estáen juego eJel Edipo; y el Edipo enrra en

en-Jormade hipótisii:'<Queda'una posible

4 lciusma

sexial siernpri utilice

,Áiirr^

por deslizarsebajo la forma de una hipotésisque debeverificarsé,e¡ la antiguallnea dondeya se aloian el trauma:li llnea de la curiosídad

médicay Ia observacióncllnicá. Todo empiezaa perfilarse entonces. El verdaderodescubrimientose produceiproximrfamente en el mo-

Dento en que se cumpleel primer

9¡e, Jacob lt.ul.

kespearesgllae-tcarácteruniversaly mltico (fantasmático)

brimientofreudiano.El descubrimiéntodel

lÍ"o

*

cúmplla una función'de resis-

descr¡brirque -la- hipót-esisdel trauma

tenciafrente al deseodel inconsciente.

$,¡"+rS 9l

F¡er¡dinsisteen el hecho-{e que trabajaen su

rhmán, Selbstanalyse,palabra-quepueáeraducirse

tepor autoanáüsis ) . Utilíza preciiaménte la palabraSelbstanaly.recuan-

aniversariode la muerte del oa-

En ésemomento,el acercamienroa sófoclesy sha-

del i.t*-

Edipo no estááenüo de la

se trara

del uau,mapor offa más justa, sino áe

descubrimientosdecisivos,

análisispersonal(en

apróximad".Ltt-

del saber,-tal como Freud lo elaboram.ón Breuer; no

ryqplazar-la-hipotesis

pedodg-en qug rcaliza esos

97

do declata,eI 14 de noviembrede 1897 un mesdgsqufsdel-d9scubri'

miento dei Edipo, 9E á. lo contrarioiró

el autoanálisises en realidadi.mPosible'pues

,

eixistirlala neurosis.Y agrcg^i<Solopuedoanali-

zatmeDof medio de un saberobjetivo como si fueseotro>. El auto'

análisii esposiblepofque se analizac9m9un otfo, y pqf estafazón no

esun autoán¿ílisis.-Pofoffa

(41 dlas,desdeel 3 de octübrehastael t4 de noviembrede 1897)

pafte, soloduranteun perlodomuy breve

implea Éreudla

quiin

ó. r,rt

tante-. ?ero esFliessen cambioquieñ, sin saberlo,lo

la situación mansferencialen la que el saberse modifica en sus rela'

cionescon el inconsciente. Hru .o esta sitr¡aciónalgo muy bimilaf' puesto que, en la historia, el

paóel de Fliessha sido ilesempeñadomilesde

ilainabanLa Boétie,Beatrice , Lauta,

más que han lquedadoen

;""iiir

o.tr mo.ir

i"."t".itprobabi.,

llegan,no a completatse,ni

de"una'mutaciónáecisiva.Con Charcot,Freudhablaaprendidoa iden'

tificarseconel paciente.Lo qoe aprendió junto ¿ Breuerfue qrreeste no sablanadamás qr:e lo que su pacientepodla enseñarle.Lo que

t á¡i. ¿i aprender

esencialde-la transfercnciamisma.No obstante'pasaráalgún tiempo antesde que estedescubrimiento puedaser incorporadoa la teoúay ala t&niia. En la épocade Dora, la uansferenciaestodavlael riesgg,

ét ábst¿cutoque el'análisisdebe-evitar.Soloen 1907.,en el año <<de

i. ro.tt"u,

palabraSelbstanolyse.Es Freudmismo,y no Fliess,

otro? -y

en ello su trabaio

impor'

se ha analizado<(comosi fuese

pacientesparecehabe-rdesempeñado ltn Paql.muy

ha puestoen

vecespor seresque-se

Regina,etc.' y sin dudamuchos

el

anonimato;pero nunca se habla visto

en señeiantesituaciónun psicoieiapeutatan bien ptepqldo

la p'osición de enfermó. Fue eie encuentro,estadlstica'

el que permitió que el

t-?b.t teórico ya adquirido

tampocoa confirmarse,sino a.seropl.eto

'deuFliéss

era que el paciente aprende todo lo

él año en que expira y fracaqala-tenible profecla de

capltulo VII,

Fliess.v ai término del-análisisdel <hombrede las ratas>, se en'

*.ntiui. por fin, esasdosformasdel sabertan diflciles de conciüar,

y la de las expe'

rienciasno menoscapitalei de la

lé espor fin posiblei primeiamente vivir

i. qo. lograraasfvoiverla repe_tible,-gue,de experiehciaúnica,seha

convertidó en situación oúginal.

para sl mismo; Y €s, desdeluego, por el hecho

ta de las'cbnstnrócionescapitalesdel

mansférenciasobreFliess.En 1907

Frcud repetir Para otro.la.situación qug.defió

98

lo abandonatan bruscamentecomo lo habla

a ocuparjse -del

hechoaúnlos grandesdescubrimientos.El proyeito

cogtptetafy.superar,

trabajosrealizadoscon

coronadospor el éxito sus

empezado,y tro vuelve

bt.r.tuír,

tema-.Sin duda,era una tentativa

no hrÉlá

esun intento de

aunquesiempredenüo de una mismallnea. los

charcot y con Breuer. charcot no pudo'ver

un puente entre la psi'coloela *¿r-.o-

esfuérzospor hallar

psicologíay Ia neurologla,porque se átenraa la

mrente,.yporquetambiénsuneurologíaerademasiadopreóaria. Freud

en cambiosabe.quedi¡po-ngde

En ello mdica el-interéi del proyectí,

cologlaque tieneen

Ias enseñanzasextraldasde

2eclo

dg.l, Traundedtung. No

elaboradasenesteProyecto,laformaen que

rarlo tambiéncg{''o-úna

rFlación. En realidad,el Prolecn

una-psicologíaabsoluiam.nt" ^r.uu.

en la-elaboraciór ¿Átna tri

JJ dilirior,

_cüenra,-de- maner"*y-ai;d";;l;

la histeria. Mulhas de las ideas del pro-

adelante,sobre todo en el capltuló VII

*Jro.i.

.l

d. im ideas

apareceobliea; ""1 ¿;ñ¡;:

.ii'lo

seránretomadasmás

obsranre,r

eipeciede deféns"-o J.-*rir?.r.i,

bloqul" áot.nt

;;;;;il;TEi

.rn tiempo los ver-

hi.r, tipo de "i trabajo.

daderosprogresos, 9u

ll,-:9_tq.:fi_en, para poder_seguir adelantecon este

urcho enIenguaje vulgar:

evadlrsede.algoquetiene

puede.evadirse,

porella De estemodoseencuentra,inmediatamente despuésdel

_rott i-.pr.r.i".üliit;

Freudseimpusouna inmensátareaa fin ie

que ver con su relacióncon Fliess. pero no

abandonodel

la continuación de su -

trabajo pasanecesariamente

-------'- r

estadoqué er !(y1ir:::lI:,t trabaloteóncoha.dejado

perodesaparecen al instánte.Todo.t

épocapert€nece la,-célebrefrase:uTenió

ttr9o, el uÍr (.rZ de junio

lT

nadadlsclerne.

un

dggrjbg con gran claridadIa situacióntt.nti.r.n.i;i ¿;-ó. ,. úáúr,

<<'r'odavíano séqué.me

pro'io,

cahficade .,.x*-áidinario>>. D.

*

estara su alcance:las ideasiluyen,

fo.rt.;-;;i"-¡;

l;iñ.

Ir- r.nrá.ié;d;;;-.n

Á";r,

cSpullo,quién

de 1897).{

sabequéilate de besiiai.tJr¿-¿.-¿1"

partirde

esafecha,ningúnbogadorteó-

p*oirt"rr,

ü

ir

."¡

Lg97),

másprofündo abismo

Át

.n el conocimien-

estásenvueltoen el