Está en la página 1de 1

Los Siete Olvidos Capitales

http://recuerdodevenus.blogspot.com/2009_03_22_archive.
html

Todo comenzó con la manzana.

A partir de aquel fatídico mordisco la humanidad occidental tuvo que cargar con la culpa de pertenecer al linaje de Eva y vivir resistiendo
a las tentaciones de la maligna serpiente. El paraíso perdido es una búsqueda incesante desde el cruel destierro.

Pecado (latín peccatum) es la trasgresión voluntaria de un precepto considerado bueno. Para los griegos pecado se decía hamartia : "fallo
de la meta, no dar en el blanco". Aludía al concepto de vivir al margen de lo esencial debido a una actitud errónea no consciente. Antes
que los griegos y con anterioridad al arameo el término pecado tenía el significado de "olvido".

Los Siete Pecados Capitales son una clasificación de los vicios mencionados en las primeras enseñanzas del Cristianismo y Catolicismo
para educar e instruir a los seguidores sobre los buenos preceptos. Ellos son: la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula y
la pereza en sus múltiples y modernas manifestaciones. Se han agregado en los últimos tiempos dos pecados más: el miedo y engaño

Remontándonos al concepto de pecado como “olvido”, pecado sería entonces todo aquello que nos aleja de nuestra naturaleza esencial…
Pecado es olvidarse de nuestra verdadera identidad… Por lo tanto el “recuerdo” seria la liberación del pecado… la vuelta a casa, recuperar
el paraíso. ¿ Que es lo que debemos recordar? Que el mayor castigo autoimpuesto a Los Siete Olvidos Capitales es no recordar quienes
somos , renunciar a nuestras necesidades genuinas y buscar así necesidades compensatorias para llenar el vacío.

Cuando reconocemos nuestras miserias hace que se caiga el ego y el ego solo se cae cuando desaprendemos lo aprendido. Si "somos" en
lugar de "ser lo que pretendemos ser" , estamos trabajando con la sanación, estamos recordando…

El olvido es un pecado mortal, porque nos desconecta de nuestro verdadero Ser y así, morimos en vida.. El miedo a Ser nos priva de la
libertad de Ser.

Las nueve estrategias en busca del verdadero amor hacia nosotros mismos y hacia todos los que nos rodean son :

Donde haya Ira que yo recuerde la Serenidad.


Donde haya Orgullo que yo recuerde la Humildad.
Donde haya Avaricia que yo recuerde el Desapego.
Donde haya Envidia que yo recuerde la Confianza.
Donde haya Gula que yo recuerde el Equilibrio.
Donde haya Lujuria y Excesos que yo recuerde la Inocencia.
Donde haya Pereza que yo recuerde la Acción.
Donde haya Miedo que yo recuerde la Fé.
Donde haya Engaño que yo recuerde la Verdad.

Y así recordando la Verdad, abra mis alas hacia la Libertad y recupere el tan anhelado Paraíso Terrenal.

Dijo Jesús: «El que busca no debe dejar de buscar hasta tanto que encuentre. Y cuando encuentre se estremecerá, y tras su
estremecimiento se llenará de admiración y reinará sobre el universo».Evangelio según Tomás. ( Texto copto de Nag Mahadi )