Está en la página 1de 4

Clima Mediterráneo

De forma genérica, podemos decir que los climas mediterráneos son aquellos
que ocupan la estrecha franja costera entre Gerona y el Estrecho de Gibraltar,
y su anchura está en función del relieve. Por las peculiaridades climáticas de la
Península Ibérica, hablamos también del Clima Mediterráneo de interior o
continentalizado, pero en realidad hay muchos autores que no lo consideran
una subclase del mediterráneo sino que lo tipifican como un clima continental.

En general, el clima mediterráneo se caracteriza por ser climas templados con


una acusada amplitud térmica anual (por las temperaturas estivales) y la
sequía en verano. No obstante incluimos una clasificación en la que añadimos
el clima árido o subdesértico propio de Almería.

Clima mediterráneo costero, suavizado o catalán

Ocupa el extremo Norte de la costa Mediterránea, desde el Cabo de Creus


hasta el bajo Llobregat. Es el más fresco y lluvioso de todo el litoral
Mediterráneo.

Sus temperaturas son suaves en la costa y más frías al interior, donde presenta
una gran amplitud térmica, en especial en la Costero Catalana. Los meses más
fríos alcanzan los 7-9º y los más cálidos, 22-24º.

Las precipitaciones son más abundantes que en el resto, sobrepasando los 600
mm, aunque disminuyen conforme descendemos hacia el sur. Las mínimas son
en verano, y las máximas en otoño, por la presencia de gotas frías.

Mediterráneo seco o levantino balear.

Corresponde al más puro tipo mediterráneo, y abarca la costa desde el macizo


de El Garraf hasta el Cabo de la Nao.

Las temperaturas medias estivales oscilan entre los 24-26º en la costa, siendo
4-6º menos en el interior. Su amplitud térmica es moderada, no superando los
15 grados.

Las precipitaciones son escasas, intensas y mal repartidas. Oscilan entre los
400-600 mm básicamente recogidos en primavera y otoño, y con sequías en
julio y agosto (por ejemplo, los 5 mm de Palma en agosto). Son frecuentes los
fenómenos de gota fría.
Clima Mediterráneo árido o subdesértico.

Se extiende desde el cabo de la Nao hasta el Golfo de Almería. Es el más


extremo de los climas mediterráneos y presenta un claro matiz subdesértico.

Las temperaturas medias oscilan entre los 15-18º, por lo que mantiene
temperaturas suaves todo el año, casi primaverales. El mes más frío no suele
bajar de los 10º, y el más cálido puede llegar hasta 27º.

Las precipitaciones son las más escasas de toda la Península, y apenas


superan los 300 mm. Los veranos son extremadamente secos, y a veces en
julio y agosto no cae ni una sola gota. Las pocas precipitaciones son en
primavera y en otoño, y apenas sufren las gotas frías.

Mediterráneo Suavizado o Costero

Mediterráneo seco
Mediterráneo subdesértico

La vegetación en el ámbito mediterráneo

La vegetación propia del clima mediterráneo no interior es la conocida como


durilignosa. Ésta a su vez presenta dos tipos de formación: la durisilva y la
durifructiceta.

La durisilva: se conoce también como el bosque mediterráneo o bosque


esclerófilo de hoja perenne. Sus árboles ramifican sus troncos y dan lugar a
copas globulares de considerable anchura. Esto es así porque han de
protegerse del exceso de insolación, evitando la evapotranspiración y
protegiendo el suelo. También permiten así aprovechar la escasa precipitación
que reciben. A pesar de todo, es una de las zonas en las que más ha
intervenido el hombre. Fruto de esta intervención antrópica, el arbolado clarea y
se elimina el estrato arbustivo, dejando así estratos herbáceos propios para el
pastoreo. Por ello los suelos son empobrecidos. En aquellas zona no
antropizadas, el bosque es denso, con un sustrato arbustivo de plantas
protegidas por la sombra y que resisten la falta de agua (coscojas, jaras,
madroños). Las especies de árbol típicas de la durilignosa son la encina o
carrasca, el alcornoque, algarrobos, sabinas y olivos silvestres,, aunque hay
gran variedad de quercus y coníferas (pinos y abetos).

Próximos a los ríos de este ámbito encontramos plantas impropias de este


dominio pero por su proximidad al agua sobreviven fácilmente. Son sauces,
chopos, álamos y olmos, básicamente.

La durifructiceta: es más propia del ámbito mediterráneo interior o


continentalizado y es fruto de la degradación antrópica de la anterior Son
arbustos y matorrales como el maquis, garriga y tomillares (ver vegetación del
clima mediterráneo interior).