Está en la página 1de 3

Ensayo correspondiente a la Clase 46. Tema: Especificidad de la transferencia familiar.

Elaborado por: José Alberto García Mendoza.

Como se mencionó en el ensayo pasado, todo lo que suele suceder dentro de la


sesión es una herramienta para el analista, en esta ocasión profundizaremos un poco más en
ello ya que veremos como lo que interviene en ello es la trasferencia la cual Alberto Eiguer
nos invita a ver la transferencia más allá de la concepción del análisis individual y verla
desde el aspecto del análisis familiar.

Vista desde este último aspecto nos dice Eiguer que es el producto de dos factores,
el primero la fantasmatica grupal la cual se compone de todos los materiales psíquicos de
los diferentes miembros familiares y por la actividad psíquica especifica la cual es creada
por la propia familia basada en diferentes ideales y la cual es desplazada al terapeuta, por
ende es de suma importancia crear este clima empático ya que en este tipo de clima, la
familia podrá expresar sentimientos y recuerdos los cuales forman parte de una
fantasmatica común.

De igual manera es menester resaltar los 2 puntos que nos menciona Eiguer el
primero que la trasferencia familiar supone el vínculo familia analista y el segundo la
transferencia se presenta lentamente, esto debido a lo ya comentado anteriormente cada
sesión es diferente y única por eso la presencia de esta transferencia será lenta y
presentándose en diferentes aspectos, como Eiguer lo menciona hay 3 tipos de
transferencia, la primera sobre el encuadre (todas esas reglas, acuerdos horarios y pagos), la
segunda sobre el proceso (todas esas fantasías e idealizaciones que se tiene sobre el mismo
proceso analítico) y la ultima es sobre la figura del analista, no perder de vista que estas 3
formas de transferencia no se presentan por separado, sino hasta una etapa avanzada del
proceso, justo cuando la familia entiende que antes del terapeuta existieron otros sujetos
anteriores a él y gracias a ello el analista pasa a ser una trasferencia objetal, la cual es
necesaria en algún punto de la sesión para que el tratamiento pueda continuar de la mejor
manera.
Otro aspecto a considerar es la transferencia hiperrealista en la cual la familia coloca
sus fantasmas sobre aspectos reales y visibles del analista, la cual debemos tener en cuenta
ya que si esta se sigue presentando alejara la figura del analista de ser posicionado en esa
trasferencia objetal, la cual debemos señalar se genera un aspecto nuevo e innovador que
rompe con todo aquello que la familia ha estado repitiendo. Otro tipo de trasferencia que
debemos de tener en cuenta es la directa, en la cual la familia puede construir un discurso
para expresar temas como la desconfianza, la resistencia o bien el descontento que se pueda
presentar ya sea por el proceso o bien por el mismo terapeuta, este tipo de transferencia
debeos tener en cuenta es la unión de una búsqueda de satisfacciones pulsionales
inmediatas y de condiciones tanto reales de la cura con elementos fantasmaticos que son
asociados en la infancia.

Por ultimo debemos de entender que la psique familiar como lo menciona Eiguer
busca a través de cada sesión deshacerse de ese displacer que es el resultado de las
tensiones de cada uno de los miembros que aumenta con la interacción de la misma familia,
es decir la familia busca quitar la angustia que presentan, cabe señalar que tanto el analista
como la misma sesión analítica puede generar una clase de angustia en la familia, el
objetivo de las sesiones será el transformar esa angustia, mediante los recursos que ellos
mismos puedan generarse con el atravesar de las sesiones. Dentro de la angustia que se
presenta sesión a sesión es la definida como situacional ya que depende con la situación del
presente, está en algunas ocasiones lleva al deseo de seguir manteniendo cierta ignorancia
en los miembros de la familia, por el temor de todo aquello que pueda saberse y describirse
en la sesión. Por ende debemos seguir el consejo que se retoma de Bion, en el cual el
analista debe de olvidar su saber analítico y la memoria del caso, para estar lo más fresco y
perceptible a este tipo de angustias en especial, una vez más la importancia remarcada de
recordar que toda sesión es nueva en todos los aspectos, tanto la situación a tratar, la familia
que llega al consultorio y hasta el analista no son los mismos que la sesión anterior.

Conclusión: Como se mencionó anteriormente cada sesión es nueva y particular, ahora


hemos profundizado un poco en el por qué a esto, desde la perspectiva de la angustia, la
cual a mi parecer siempre estará presente en las sesiones ya sea de una forma mayor o
menor esta será pieza fundamental de todos los casos.

De igual manera se hace mención en como todo lo que surge en las sesiones desde esa
primera entrevista y ese encuadre impacta de manera directa o indirecta en el proceso
terapéutico y es precisamente de este tipo de impactos a los que debemos de estar atentos,
esta lectura junto con la anterior me parecieron un complemento teórico, cual piezas de
rompecabezas que se unen para dar una figura en esta ocasión se unen para darme una idea
más amplia a estas recomendaciones de Bion y del por qué cada sesión es y será diferente.