Está en la página 1de 7

TEMA GENERAL DEL TRIMESTRE: EL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES

LECCIÓN 13 - VIAJE A ROMA

SEMANA 22 A 28 DE SEPTIEMBRE

Verso para memorizar: "Pablo, no temas! Es necesario que comparezcas ante el César "(Hechos 27:24).

INTRODUCCIÓN DEL SÁBADO POR LA TARDE

Un hombre con quien DIOS hablaba estaba siendo perseguido por su pueblo. ¡Cómo me deja perplejo! Pero
vamos adelante.

Hagamos una breve cronología de Pablo:

Parece que a los siete años fue a Jerusalén, con una hermana de él, para estudiar con Gamaliel. Esto sería en
el año 12 dC (de ahora en adelante todas las fechas son dC). En el año 35 fue la muerte de Esteban, así como
la conversión de Saulo (Hechos 7: 57-60 y 9: 1-19). Luego viajó a Arabia, entre 35 y 38 (Gal 1:17 ver Hechos
9:23). Vino el viaje a Jerusalén en 38 (Hechos 9: 26-29 y Gal 1: 18-19). De ahí fue a Siria y Silicia y luego a
Antioquía, y Jerusalén, a causa del hambre. Y entre 46 y 48 hizo su primer viaje misionero (Hechos 13: 2 y
14:28). Entre el 49 y el 50 asistió al Concilio de Jerusalén. Y entre 50 y 52 hizo su segundo viaje misionero.
Entre 53 y 57 él hizo su tercer viaje misionero; entre el concilio y ese viaje, hizo algunas visitas a iglesias. Él
nunca paraba para descansar. Se quedó en Éfeso entre 53 y 55, y escribió algunas cartas. En 57 fue arrestado
en Jerusalén, entre 57 y 59 estuvo preso en Cesarea cuando viajó a Roma pasando por otro naufragio. En 62
fue liberado de la prisión por Nerón en Roma e hizo su cuarto viaje misionero entre el 62 y el 67. En 67 o 68,
fue arrestado nuevamente en Roma, juzgado nuevamente por Nerón y ejecutado por decapitación. Aquí
usted puede acceder a un mapa de los tres viajes misioneros de Pablo.

Parece que esa idea de purificación de los 4 judíos con Pablo en el templo no fue buena, trajo problemas.
Pero todo bien, DIOS condujo los hechos de tal manera que Pablo continuó dando buen testimonio,
ciertamente para menos personas, ya que estaba impedido de moverse. El Sanedrín quería callar a Pablo,
pero ¿qué pasó? Pablo dio testimonio a personas de alto nivel del Imperio Romano. ¿Quisieron callar a Juan
remitiéndole la isla de Patmos, y qué sucedió? Él, allí, escribió el libro del Apocalipsis. Intenta pelear con
DIOS, Él transforma los ataques en victoria para su obra.

Pablo fue liberado allí por el año 62 y habría hecho un cuarto viaje misionero no registrado en la Biblia. Lucas
no relata más nada después de su viaje a Roma, como preso. Por otra parte, muchas cosas quedaron fuera,
casi nada sabemos del trabajo de otros misioneros, de las comunidades esparcidas por el norte de África, en
Italia y por las otras regiones y que estaban presentes el día de Pentecostés (Hechos 2: 9-10). Eso no es un
lapso. Imagínese el tamaño que quedaría la Biblia si todo fuera relatado, por ejemplo, sólo de lo que Jesús
hizo. La Biblia nos presenta una muestra de lo que la iglesia hizo en su inicio. De ese cuarto viaje casi nada se
sabe, pero habría incluido el ministerio en Creta (Tito 1: 5) y España. Él quería mucho ir a ese país (Rom.
15:24 y 28). Algunos escritores o historiadores afirman que el viaje de Pablo a Roma, preso por aquellos siete
años sería el cuarto viaje, y después, habría hecho aún un quinto viaje. De cualquier forma, de definitivo
nada se puede afirmar, pero se puede estar seguro de que de alguna manera él trabajó hasta el final de su
vida.

La Biblia tampoco relata la muerte de Pablo, ni ninguna otra historia cuenta explícitamente como o cuando
Pablo murió. De acuerdo con la tradición cristiana, Pablo fue decapitado en Roma durante el reino del
emperador Nerón a mediados de los años 60 en la Abadía de las Tres Fuentes.
Sobre el verso de la semana. Pablo iba a comparecer ante Nerón, uno de los más crueles emperadores
romanos de todos los tiempos. El hombre que mandó matar a mucha gente, por lo demás, mató a su madre,
hermanos y toda su familia por nombre Cesar, acabó con la dinastía Cesar, abusaba de las mujeres de los
miembros del senado, cogía a cualquier mujer bonita que encontrara para abusar, salía por la noche para
golpear a quien primero viera; era más un artista que emperador, y promovía eventos deportivos para dar al
pueblo espectáculos de muerte y de sangre. Fue tan mal como Calígola. ¿Por qué DIOS quería que Pablo
testificara a ese hombre? Es que Nerón, al principio de su gobierno, por unos cinco años, fue una buena
persona. ¿Habría posibilidad de retorno de ese hombre? Tal vez DIOS quería algo con los miembros del
tribunal imperial y el senado romano. Muy curioso. Un día sabremos.

DOMINGO: NAVEGANDO A ROMA


En el año 59 dC Pablo, bajo la custodia de un centurión y sus soldados, fue llevado preso a Roma, en un
barco, partiendo del puerto de Cesarea. Usted puede estudiar y entender mejor este viaje a través de un
mapa haciendo clic aquí. En la primera parte del viaje, fueron a Buenos puertos, pasando por varias otras
ciudades. Buenos puertos quedaba en la isla de Creta, era una ciudad pequeña, frente a África. Cerca de allí
se encontraba la ciudad de Laseia.

Pablo, que muchas veces estuvo en peligros en el mar y que personalmente había pasado por tres naufragios
anteriores (2 Cor. 11:25, 26), recomendó sabiamente que el barco invernase en Buenos Puertos. Sin
embargo, el centurión y oficial del ejército, evidentemente al mando de la cuestión, acató antes el consejo
del piloto y del dueño del barco. Él no oyó a un prisionero, sino a marinos experimentados. Buenos puertos
era un puerto "inconveniente" para invernar porque era pequeña ciudad; Lasea allí cerca idem, y allí en el
invierno soplaba fuerte un viento helado, de modo que la mayoría aconsejó partir, y los marujos pasaron a
velar a Fénix, a la costa abajo. Llegaba el invierno, y la experiencia recomendaba que no se navegara en el
Mediterráneo en esos meses. Al salir, soplaba un suave viento del sur y ellos aprovecharon para seguir viaje
si es posible hasta Fenice, también en la isla de Creta. Eran sólo 65 km, como máximo dos días de viaje, o
menos. Pero luego, el barco fue atrapado por un tifón tempestuoso que ocurre en esa región en el invierno,
llamado Euro-aquilón, que desvió el barco de la ruta y finalmente naufragaron en la costa de Malta, a unos
900 km adelante (Hechos 27: 9-15 , 39-41, 28: 1). Querían hacer más de 65 km en uno o dos días, acabaron
haciendo 900 km en 14 días, yendo muy adelante, acercándose a Italia, pero naufrajando en Malta,
perdiendo todo, menos la vida. El consejo de Pablo no fue aceptado por el Centurión Júlio, aunque trató al
prisionero con gran gentileza, pues había sabido del Rey Agripa II que Pablo era ciudadano romano y que era
inocente.

Pero Pablo no debería dar su testimonio en Roma? Sí, debería, sin embargo, no era necesario ser en esas
condiciones, como si fuera un criminal. Si Jerusalén lo apoyara y lo recomendara ir a Roma, Dios proveería
otra manera para que él dar su testimonio al César. Muchas veces las cosas buenas ocurren de la peor
manera porque nosotros, seres humanos, obstaculizamos los planes de Dios, pero Él no pierde el rumbo de
sus objetivos.
LUNES: EL NAUFRAGIO
De Buenos Puertos, en la Isla de Creta, resolvieron navegar hacia la ciudad de Fenice, en la misma isla, que
distaba apenas 65 km. Serían no muchas horas de viaje, y ese puerto era mucho más favorable. Pablo
aconsejó que no se viajara más, pero su consejo fue rechazado. Apenas salieron, bajo un viento suave, ese
viento dio lugar a una furiosa tempestad, que no cesaba. Ellos no sabían a dónde estaban siendo llevados.
Fueron dos semanas luchando para que el gran barco de madera no se hundiera. Soltaron las lonas de las
velas, arrojaron la carga en el mar, derribaron los mástiles, y así iban los marujos luchando, todos los días y
noches, completamente mojados y con frío. Era mucha lluvia y un fuerte viento. Finalmente los mariscos
percibieron que se acercaban a la tierra, y midiendo la profundidad, percibieron que era un hecho. Entonces
resolvieron rezar a sus dioses para que apresuraran el amanecer, pues la situación ya estaba crítica.
Antes de eso, Pablo dio otra información y otro consejo. Él dijo que el barco se perdería, pero nadie morir. Y
recomendó que todos comieran algo para fortalecerse y así tener capacidad de nadar o agarrarse a los
escombros para buscar la playa. Esta vez creyeron en Pablo, y así lo hicieron. Pero algunos marucos
pensaron diferente, y estaban armando un pequeño barco para fuga, lo que Pablo percibió, y avisó al
centurión. Los soldados cortaron las cuerdas y el barquito se perdió. En fin, fue amaneciendo y vieron que se
trataba de la Isla de Malta. Deben haber quedado admirados por la distancia que el temporal los llevó.
Pensaron en encallar el barco en el arrecho de la playa, pero él encalló en un lugar raso del mar, un banco de
arena, donde las olas todavía eran muy fuertes. La situación destrozó el barco, atrapado por la popa y
expuesto al poder de las olas por delante, que se abrió. Como estaba muy cerca de la playa, quien sabía
nadar lo hizo, y quien no sabía, se aferró a alguna tabla y fue así. El hecho es que nadie murió, como Pablo
había predicho.

En la inminencia del naufragio, los soldados tuvieron la idea de asesinar a los presos, pues no era sólo Pablo
que estaban escoltando. El centurión no permitió, queriendo salvar a Pablo. Este fue un plan de satanás,
para que no se cumpliera la palabra de Pablo en cuanto a que no habría ninguna muerte, y también para que
él no testificara en Roma, ni en Malta. El diablo influenció a los soldados, pero DIOS influenció a su
comandante, llamado Julio.

MARTES: EN MALTA
Malta es un pequeño archipiélago, con 20 islas, apenas dos habitadas, actualmente con 417 mil habitantes.
Es hoy el país más pequeño de Europa, pero con la mayor densidad demográfica del mundo. Esta isla era
habitada desde poco después del Diluvio. Fue bien recibido por los malteses de la época, y allí nos alojamos.
Estaban con frío, pues el agua debía estar alrededor de unos diez grados. Se encendieron fuego, y Pablo
ayudó, en eso sosteniendo una serpiente muy venenosa en su brazo o mano. Él recibió la picadura de esa
serpiente, y era cierto que no sobrevivir. El veneno era poderoso, y pensaron los naturales de la isla que
Pablo debía ser una persona criminal, que no muriendo en el naufragio, vino a tener el castigo por la víbora.
Pero pasó el tiempo y nada sucedió, entonces los malteses creyeron que Pablo debía ser algún dios. Fueron
al otro extremo. Pero eso dio apertura a que Pablo les hablara sobre su DIOS.

Publio era una autoridad de la isla y acogió a Pablo por tres días, hasta que todo se arreglara. Pablo curó al
padre de Publio. "En los alrededores de aquel lugar había una gran propiedad que pertenecía a Publio, el
principal de la isla. Él nos invitó a quedarnos en su casa y, por tres días, generosamente nos recibió y nos
hospedó. Sin embargo, su padre estaba muy enfermo, acamado y sufriendo con fiebre y disentería. Pablo,
entonces, le fue a hacer una visita y, después de orar, le impuso las manos y lo curó. "Habiendo ocurrido ese
hecho, los otros enfermos de la isla vinieron también y salieron curados." Pablo tuvo tres meses para
predicar a los malteses. No consta en la Biblia que haya convertido a alguien, pero la historia nos revela que
los malteses fueron cristianos desde ese tiempo. Por dos veces fueron dominados por los musulmanes, pero
retornaron a ser cristianos, hasta hoy, con mayoría católica.

MIERCOLES: PABLO FINALMENTE LLEGA A ROMA


En Roma, en los días de Pablo, vivían "cerca de 1.200.000 personas, siendo la mitad compuesta por esclavos
y teniendo muchas personas libres viviendo de limosnas. Había mucho lujo en la ciudad, pero también
mucha devastación moral, muchos crímenes y barrios sucios e inmundos. La educación estaba reservada
para pocos, entre los cuales no se encontraban los plebeyos. La economía de Roma era bastante
diversificada, posibilitando el comercio de diversos productos: joyas, lino, seda, madera, muebles, especias,
vino, harina, trigo, ganado, etc. Los esclavos también eran comercializados, constituyendo una gran fuente
de lucro. La religión de Roma consistía en un politeísmo basado en una mitología muy similar a la griega, con
varios dioses cada uno de ellos ejerciendo determinada función, teniendo a Zeus como el dios supremo.
Pero, además de esos dioses mitológicos, la religión romana también se mezclaba con la política, adorando
al emperador desde Julio César y considerándolo dios y señor. No se sabe con certeza cómo el Evangelio
llegó a Roma, pero es muy probable que entre los judíos que visitaron Jerusalén en Pentecostés y se
convirtieron con la predicación de Pedro, había algunos que eran de Roma, habiendo llevado el Evangelio a
la ciudad cuando "regresaron" (André Aloísio, Wikipedia).

La clase de Pablo tuvo que quedarse los tres meses del invierno en Malta. Yendo a Roma, incluso en una
época en que todo era lento y difícil, la noticia de que Pablo había llegado antes, y los cristianos de la ciudad
se organizaron para recibirlo todavía en el camino. Recibieron Pablo en la Vía Ápia, una carretera que
comenzaron a construir tres siglos antes de CRISTO, que se extendía de Roma hasta el talón de la península
italiana, con 600 km.

Los hermanos cristianos de Roma, informados sobre la llegada de Pablo, fueron al encuentro de él en el Foro
de Ápio y en las Tres Tabernas. El apóstol viendo a los hermanos, dio gracias a DIOS y creó más coraje para
enfrentarse al cautiverio. En un régimen especial de custodia, las autoridades romanas le permitieron residir
en una casa particular, que la comunidad cristiana de Roma alquiló. En ella, Pablo se encontraba y
conversaba normalmente con las personas. Sólo no podía ausentarse de la residencia. La casa era vigilada
diariamente por un solo soldado.

El encuentro entre los cristianos romanos y Pablo fue emocionante y de mucha alegría. El mayor de todos los
evangelistas estaba preso, y no por culpa de haber desafiado el estado romano, sino por la furia de la
incomprensión de los judíos del Sanedrín. Aunque Pablo sólo hablaba la verdad, aunque siempre servía a
DIOS, eso desagradó a muchos judíos, y lo veían como digno de muerte. Pablo fue muy bien tratado por el
emperador Nerón, ciertamente leyó la carta de Festo y viendo que no era peligroso, le fue permitido alquilar
una casa y allí recibir a quien quisiera. Se quedó preso por varios años y en ese tiempo predicó a mucha
gente y escribió cartas. Esta era una prisión domiciliaria muy cómoda, excepto su limitación de
desplazamiento. Como él no podía ir a la sinagoga, la sinagoga iba hasta él.

Pablo en Roma expuso a los cristianos la razón de su prisión, que en síntesis, tenía que ver con la salvación
por medio de JESUCRISTO, muerto pero que resucitó. Pablo no habló tanto para justificarse, sino
principalmente para defender y reafirmar la verdad de la salvación, que venía siendo ferozmente combatida.
Era necesario impedir que esa verdad, la más importante en todos los tiempos, no fuese sofocada por
satanás.

JUEVES: LA VICTORIA DEL EVANGELIO


Pablo llegó a Roma, quedó preso por dos años, a la espera del juicio. En Roma los judíos, o por lo menos gran
parte de ellos, afluyeron hasta la residencia de Pablo para oírlo. "Y habiéndole señalado un día, muchos
fueron a él con la albergue, a los que declaraba con buen testimonio el reino de Dios, y trataba de
persuadirlos a la fe en Jesús, tanto por la ley de Moisés y por los profetas, desde la mañana hasta la tarde
"(Hechos 28:23). Pero también se negó a adherirse al evangelio. "Y algunos creían en lo que se decía; pero
otros no crean. Y, como quedaron entre sí discordes, se despidieron, diciendo Pablo esta palabra: Bien habló
el Espíritu Santo a nuestros padres por el profeta Isaías, diciendo: Ve a este pueblo, y di: De oir oir, y de
ninguna manera entender. y, viendo ver, y de ninguna manera percibiréis. Porque el corazón de este pueblo
está endurecido, y con los oídos oyeron pesadamente, y cerraron los ojos, para que nunca con los ojos vean,
ni con los oídos oigan, ni del corazón entiendan, y se conviertan, y yo los cure. Sé, pues, notorio que esta
salvación de Dios es enviada a los gentiles, y ellos la oir. Y, habiendo dicho estas palabras, partieron los
judíos, teniendo entre sí gran contienda "(Hechos 28: 24-29). Pablo debía concentrarse en los gentiles, ellos
aceptaban con mayor facilidad y no poseían los prejuicios típicos de los judíos, aunque tenían otros
problemas.
Pablo fue juzgado en 62 o 63 dC sabe por quién? Por el terrible emperador Nero (Nero Claudio Augusto
Germánico, emperador entre el 54 al 68, año en que fue muerto, escondido en una aldea, de tan mal casi
casi tenía enemigos) y fue absuelto, y salió libre. Los últimos años de Nero en el poder fueron terribles,
parecía un loco. Cuando Nero lo juzgó, debía tener unos 24 años, en esa época él ya era muy cruel, pero fue
justo con Pablo. La carta escrita por Festo, que inocentaba a Pablo, pero que explicaba el odio contra él por
los miembros del Sanedrín.

En la Biblia nada consta, pero algunos estudiosos afirman que Pablo hizo otro viaje misionero, a España,
especialmente estuvo en la ciudad de Tarragona. El profesor Rainer Riesner (Universidad de Dortmund,
Alemania) dice así: "Es muy probable que Pablo haya viajado a España al final de su vida y es posible que
Tarragona haya sido el lugar de su estancia, dado que es la ciudad que tiene más elementos a su favor. Otros
lugares de España son mucho más hipotéticos ".

En el capítulo 15 de la Carta a los Romanos, Pablo se presenta "como el que tiene que cumplir su misión de
acuerdo con las profecías de Isaías, sobre todo la que se refleja en Isaías 66, 19 (la llegada de la salvación a
las islas distantes). Aquí se dice también que Pablo da por terminada su misión en Oriente y que la misión en
España, a la más lejana de las tierras de Occidente, será "el cumplimiento definitivo del designio divino". Por
lo tanto, aunque no hay registros bíblicos, así como nada la Biblia dice sobre lo que Pablo hizo durante los
años de libertad después de su absolución, podemos estar seguros de que no se quedó parado, puede haber
hecho otro viaje misionero.

El mismo Pablo (en 2Tim 4: 6-8, 17-18) afirma que "el Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar
íntegra el mensaje, de modo que todos los gentiles la oyeran", afirmación que, considerando el peculiar
comportamiento del apóstol, él no habría osado formular si no hubiera alcanzado todos sus objetivos,
incluso el posible viaje a España.

Y otra cosa importante. Lucas, que escribió el libro de Hechos de los apóstoles, de un cierto punto en
adelante se convirtió en Hechos de Pablo, terminó el libro abruptamente, o se perdió el pedazo final de la
escritura. El final de este libro relata que Pablo estuvo prisionero durante dos años, en Roma, predicando a
quien venía hacia él, y fin. Si el texto fuera una monografía, cualquier profesor pediría que el alumno por lo
menos concluyera, pues parece que se quedó faltando algo. Y se quedó. El profesor Paroschi, que escribió la
lección, aprovechó para decir que, faltando concluir el libro, lo debemos hacer. Esto parece correcto,
aunque, falta algo de los actos de Pablo. Pero es cierto que debemos concluir el trabajo que los apóstoles
iniciaron. Y el tiempo para ese acto está muy cerca.

También sólo se sabe por la tradición sobre el fin de Pablo.

"En el año 64, ocurrió un incendio en la ciudad de Roma, la mitad de la ciudad se volvió ceniza. El incendio
tuvo consecuencias dramáticas, se extendió y destruyó casi cuatro barrios, dejando desamparados a miles
de personas. En vista del resultado dañino e irresponsable, él y sus aseclas necesitaban tomar alguna
providencia, y entonces, colocaron la culpa en los cristianos para cubrir el abominable desatino. Y por esa
razón, a partir del año 64, Nero emprendió una búsqueda despiadada contra los cristianos: hombres,
mujeres, viejos y niños, eran presos y encarcelados, eran lanzados a los leones en la arena y devorados por
las fieras, otros estaban envueltos en betumem, atados en postes e incendiados para iluminar el escenario
tétrico de las cobardías que ocurrían en el Coliseo Romano.

"Pablo volvió a Roma en la primavera del año 67, sólo acompañado por Lucas. Se empeñó en el trabajo de
reconstituir la Comunidad, diezmada por las persecuciones crueles y cobardes de Nerón. Pablo fue
arrestado, acusado de dirigir la secta cristiana. En este segundo cautiverio, su situación quedó
completamente inversa de la anterior, por el hecho de pesar sobre los cristianos la acusación de haber
incendiado Roma. Por esa razón, arrastraba pesados grilletes y era tratado "como malhechor". (2 Tim 2: 9)
Estaba completamente aislado, porque los amigos de Roma no podían visitarlo fácilmente; Épulo, Pudente,
Lino y Claudia sólo podían buscarlo con mucha precaución. El caso de Pablo debía ser juzgado por el Tribunal
Imperial. En el primer interrogatorio permitieron al Apóstol hacer su propia defensa, de la acusación de
complicidad en el incendio de Roma. Pero nadie le ayudó, sino DIOS. (2 Tim 4,16-17) Sin embargo, debe
haber salido bien, pues la audiencia fue suspendida sin ninguna condena.

"En el calabozo, reunió sus fuerzas restantes y escribió su última carta al estimado discípulo Timoteo (la
Segunda Epístola a Timoteo), a quien cuidaba como un hijo y lo nombró ejecutor de su testamento. Tenía la
esperanza de verlo una vez, pero tenía miedo de que fuera demasiado tarde. Sin embargo, en la misiva le
pide que venga lo más rápido posible y que traiga a Marcos en su compañía. Pide también una vieja capa
que había dejado en Tróade. El frío del calabozo estaba minando rápidamente su salud. En el otoño del año
67 se programó la celebración de la segunda sesión del tribunal. Pablo no tiene ilusiones, sabe que esta
sesión terminará con su muerte: "Combati el buen combate, concluí mi carrera, guardé la fe. Por lo demás,
me queda reservada la corona de la justicia, que el Señor, justo juez, me dará ese día "(2 Tim 4,7-8). El
segundo interrogatorio terminó con la sentencia de muerte "(fuente). Es decir, se necesitaba dar la
impresión como si fuera verdad la culpa de los cristianos sobre el incendio. Por eso, Pablo no podía ser
absuelto.

Una mañana el apóstol fue llevado por los lictores para ser ejecutado. Él no fue tratado con crueldad ni
torturado por ser ciudadano romano, pero su cabeza fue decepcionada con una gran espada. A partir de
Pablo, miles en aquellos días, y millones a lo largo de los tiempos heredarán la vida eterna. Vale lo que Pablo
hizo.

RESUMEN Y APLICACIÓN - VIERNES, DÍA DE LA PREPARACIÓN PARA EL SANTO SÁBADO:


TEMA TRANSVERSAL
La persecución siempre ha impulsado la predicación del evangelio. Esto no quiere decir que debamos orar
por la persecución, pues el avance de la predicación puede ser diferente, al menos conmigo y contigo. Pablo
no necesitaba ser perseguido para trabajar, aunque fuera, pero se puede estar seguro de que él cumpliría la
misión solamente por el mandamiento del ESPÍRITU SANTO.

De cualquier forma, el evangelio en aquellos tiempos iniciales de la iglesia fue victorioso, y será también en
los días del alto clamor. Sea lo que sea necesario para impulsar el evangelio en los días finales, nada daría el
caso si no se concediera el poder del ESPÍRITU SANTO y si los predicadores no fuesen fieles siervos
obedientes a DIOS.

Aplicación contextual y problematización


Es porque nosotros, los seres humanos, no vemos las cosas de Dios como en realidad necesitamos
orientación para actuar. Y muchas veces, actuamos solamente si la situación entra en crisis. Es como llaman
los estudiosos de la Administración, la "Terapia de la Crisis" es necesaria para sacar organizaciones de la zona
de confort.

Comentarios de Elena G. de White


"La reforma de salud está tan íntimamente relacionada con el tercer mensaje angélico, como el brazo al
cuerpo; pero el brazo no puede tomar el lugar del cuerpo. La proclamación del mensaje del tercer ángel, de
los mandamientos de Dios y del testimonio de Jesús, es la carga de nuestra obra. El mensaje debe ser
proclamado con alto clamor, y debe ir a todo el mundo. La presentación de los principios de salud debe estar
unida con este mensaje, pero no debe en ningún caso ser independiente de ella, o de alguna manera tomar
su lugar. ... Debe haber un desarrollo simétrico bien equilibrado de la obra en todas partes. ... Yo desearía
que los libros de salud ocuparan su debido lugar; pero son sólo uno de los muchos sectores en la gran obra
que se hará. El Señor ha enviado Su mensaje al mundo en libros que contienen la verdad para los últimos
días "(El Colportor Evangelista, 138).

conclusión
"Muchos perdieron a Jesús de vista. Debían haber tenido la mirada fija en Su divina persona, en Sus méritos
y en Su inmutable amor por la familia humana. Todo el poder fue entregado en sus manos, para que él
pudiera dar ricos dones a los hombres, transmitiendo el inestimable don de su justicia al impotente ser
humano. Este es el mensaje que Dios manda proclamar al mundo. Es el tercer mensaje angélico que debe
ser proclamado con alto clamor y regado con el derramamiento de su Espíritu Santo en gran medida
"(Testimonios para los ministros, 91 y 92).

"El mensaje de la justicia de Cristo ha de sonar desde uno hasta el otro extremo de la Tierra, a fin de
preparar el camino al Señor. Esta es la gloria de Dios con que se cerrará el mensaje del tercer ángel
"(Testimonios Seletos, vol. 2, 373).

También podría gustarte