Está en la página 1de 2

Campamento distrital de intercesión 2018

Predicación Nº1

•No podemos caer en un círculo vicioso de “oración y ayuno”.


•Necesitamos pedirle constantemente a Dios que nos enseñe a orar.
•Hay que sacar tiempo para pedirle a Dios que nos de sabiduría, libertad y
autoridad para orar.
•Cada mañana antes de salir del cuarto decir al Señor: “Enséñame y ayúdame
a crucificar esta carne hoy”.
•Cristo “crucificó” su carne antes de que lo clavaran en la cruz.
•A la carne le gustan más los eventos que los procesos.
•Los procesos de Dios consisten en: Humillar la carne.
•Uno de los que pecados más grandes que hoy estamos cometiendo es: ¡El
desperdicio del tiempo!
•La pobreza más grande de una persona es no tener una visión para la cual
vivir.
•Dios no puede revelar sus cosas grandes y secretas a quien no tiene un
verdadero compromiso con Él.
•O la carne mata al espíritu, o el espíritu mata a la carne; pero ambos no
pueden convivir.

Predicación Nº2

•Hay tiempos en los que vivimos en luz y tiempos en los que vivimos en
sombra. Hay que aprender a vivir en cada uno de ellos sirviendo fiel al Señor.
(Cuando somos visibles a los demás y cuando no lo somos)
•Tenemos que aprender a tener conocimiento y convicción en la autoridad y
poder que Dios nos ha dado.
•Todo el mundo quiere cambios, pero nadie quiere cambiar. Si yo cambio, mi
entorno cambia.
•A veces nos equivocamos, aun teniendo buena voluntad; somos humanos.
•Aprendamos a tomar y a apropiarnos de lo que Dios nos ha dado.
•Es preferible ver a nuestros familiares “muertos en victoria”, que verlos
“vivos en derrota”.
•Lo importante no es el problema, si no la madurez y fortaleza con las que
vivimos durante el problema.
•Aprendamos a echarle mano al poder que Dios nos da.
•Debo entregar mi voluntad a su voluntad (de Dios) y a sus propósitos.
•Debemos comportarnos a la altura quienes realmente buscan los dones
grandes del cielo.
•La verdadera oración nos da discernimiento.
•Debemos ser nobles pero no débiles de carácter.

Predicación Nº3

•Dios permite que a veces nuestros líderes nos digan NO, para doblegar
nuestro carácter, y hacernos sumisos y humildes.
•Debemos orar constantemente: Dame tu gracia, dame tu gracia; dame tu
unción, dame tu unción.
•Cuando se desestabiliza la oración en la Iglesia, se desestabiliza la Iglesia.
•Se necesita gente que se duela por los demás.
•Señor, ayúdame a orar como “una madre”.
•Aprendamos a ministrar la oración a los demás!

Predicación Nº4

•En el trono de mi corazón, están sentados mis anhelos y deseos, o está


sentado mi Dios con sus anhelos y propósitos?
•¡Y se acordó Dios! Dios se acuerda de ti, ¡persiste!

Predicación Nº5

•El sentido del ayuno se pierde cuando no le damos vida espiritual.


•La falta de reverencia y orden para con Dios, nos hace perder la autoridad
espiritual.
•Atrévete a apagar y a evitar lo que te entretiene y ponte a orar!
•Cuando amamos lo que Dios ama, Él está contento!

También podría gustarte