Está en la página 1de 1

Los peligros de ser demasiado amable – Jordan Peterson (YouTube)

Existe un rasgo de personalidad de Conciencia (o Responsabilidad) y un rasgo de Afabilidad (o


Amabilidad).

La gente con rasgos de conciencia te juzgara por tus logros. Les da lo mismo tus sentimientos.

La gente con rasgos de afabilidad te tratará en base a como te sientas. Se preocupan bastante de
tus sentimientos.

No puedes decir que una actitud es correcta y la otra no. No se puede afirmar tal cosa. No
existirían ambas dimensiones si no hubiera algo de correctos en cada una de ellas, pero
ciertamente se puede señalar que las dos entran en conflicto a menudo, por lo tanto, la demanda
por inclusión, unidad y preocupación, y la demanda por desempeño de alto rendimiento en una
estructura jerárquica, son dos orientaciones muy diferentes en el mundo.

A menudo, las grandes corporaciones e instituciones de toda clase existen gracias al trabajo de
personas con fuertes rasgos de Afabilidad y Conciencia, las cuales son en su mayoría mujeres.

Una de las cosas sobre la cual debes tener cuidado si eres demasiado amable es no dejar que te
exploten, porque estas destinado a ser explotado.

Una de las razones más comunes por la que las personas van a psicoterapia, es porque son
demasiado amables, así que se les da un “entrenamiento de asertividad”, donde se les enseña la
habilidad de negociar a favor de su propio beneficio.

Algo que debes hacer si eres una persona amable y además responsable, es decir lo que piensas,
decir lo que de verdad piensas, habrá cosas que piensen que son sucias y crueles, y
probablemente lo son, pero probablemente también son ciertas, y tienes que traer esas cosas al
frente y entregar el mensaje, aunque no sea tan simple, porque a la gente amable no le gustan los
conflictos.

Si eres propenso a ser herido físicamente, y quizás también emocionalmente, entonces también
tendrás poca disposición a entrar en un conflicto que solucionaría un problema en el corto plazo,
porque resolver un problema en el corto plazo requiere muchos conflictos, y eso podría
desembocar en un peligro si se sale de control, por lo que en el corto plazo es más seguro
mantener el agua tranquila y no ahondar en aquellas situaciones a través de las cuales emergen
los conflictos. El problema con eso es que no es una buena medida para una estrategia de largo
plazo, porque muchas veces hay cosas que debes hablar, porque no van a desaparecer.

Si le preguntas a una persona no afable lo que quiere, te dirá lo que es y como lo conseguirá, pero
si le preguntas a una persona afable, usualmente son tan amables que ni siquiera saben lo que
quieren, porque están tan acostumbrados a vivir por otras personas y determinar lo que otros
quieren y tratar de que estén cómodos y demás, que es difícil para ellos determinar cuál es su
propio deseo a medida que se mueven por la vida, y si bien hay situaciones en las que eso puede
ser una ventaja, ciertamente no es una ventaja si vas a tratar de forjarte una carrera. Simplemente
no funciona.