Está en la página 1de 5

TRASCENDENCIA Y VIJENCIA DEL PENSAMIENTO FILOSOFICO DEL

SIGLO XXI

¿Qué es la Filosofía del Siglo XXI?

INTRODUCCION

Nuestro grupo n° 1 le presentamos sobre este tema muy importante Ya


muchísimas personas en el mundo se han paseado por diversas lecturas en
sendos diccionarios de filosofía u obras completas de filosofía, sacando como
conclusión conceptos variados como: “Amor a la sabiduría. Deseo de
conocimiento” ó como expresaba Aristóteles: “Ciencia que considera al ente en
cuanto tal, es decir, la totalidad de las cosas en cuanto son ó ciencia de los
primeros principios y las últimas causas” ó “es la materia y forma donde la
materia corresponde al género y la forma a la diferencia específica”.

En cualquiera de los conceptos anteriormente citados, la filosofía del Siglo XXI


debe responder más bien a respuestas más sencillas que se acoplen a la
realidad del hombre del mundo actual y debe ser capaz de entender la
problemática existente y brindar luces y caminos para hacer más fácil el
desarrollo de la sociedad actual.

Leyendo un interesante artículo del ilustre arquitecto venezolano, Dr Claudio


Beuvrin, sobre “La Filosofía frente al Siglo XXI”, él relata lo siguiente:

“En cada comienzo de siglo, la gente se pregunta que cambios ocurrirán en los
próximos cien años. Este siglo no es la excepción y se habla de la economía, de
la política, la tecnología, del socialismo y, por supuesto, de la filosofía del siglo
XXI.

DESARROLLO

Es mucha pretensión hablar tan temprano de lo que serán los caminos que
recorrerá la filosofía en el nuevo siglo, algo que sabremos solo cuando ya
estemos en sus últimas décadas y podamos sacar conclusiones, tal y como lo
estamos haciendo ahora con el Siglo XX. Pero de algo podemos estar seguros:
todos los filósofos que tuvieron algo importante que decir en cualquier momento
de la historia, lo hicieron montados sobre su tiempo presente, viendo bien lo que
ocurría a su alrededor y haciendo las reflexiones que les demandaban las
necesidades y urgencias de su tiempo”.
La filosofía es ciertamente objetividad, pero tiene una subjetividad propia: La
verdad universal y objetiva es también mi verdad, la verdad que, buscando y
amando hago mía. Filosofar no consiste en separarse de la vida, sino poner la
vida al servicio del pensamiento. El filósofo es pues responsable del pensamiento
y la palabra. Así pues, el filósofo debe enfocar su análisis, explicaciones y
soluciones no sólo en la existencia del espíritu humano, sino también de su
cuerpo para que cada individuo pueda alcanzar su plenitud, uni dad y totalidad
como persona en forma universal.

La filosofía debe buscar el pragmatismo y ser útil en la práctica, ya que esto hará
de la filosofía un saber más enriquecedor para beneficio propio de nosotros
mismos. La búsqueda de la verdad debe ser un acontecimiento relevante en
cada instante en la vida del hombre ó la mujer y obviamente, para buscarla y
encontrarla, el hombre puede y debe hacer uso de sus potencialidades para
llegar a ella. Todos los seres humanos ya sea en menor ó mayor medida
debemos de desarrollar ésta actividad exclusiva en nosotros con el fin de la
verdad. Realmente, parece que el medio que tenemos más a mano es la Ciencia
y la Tecnología de hoy, de lo cual se puede deducir que Filosofía y Ciencia van
unidas para éste Siglo XXI.

Debemos creer más bien que nuestra filosofía de hoy está conectada con todas
las ciencias, tanto sociales como exactas ó puras, permitiéndole sin que nos
demos cuenta, que produzca cambios en todas las áreas y actividades del ser
humano de hoy. No es la filosofía contemplativa que no lleva a nada, sino la
filosofía que encarnan algunos filósofos actuales como Fernando Savater que
ocupan lugares en revistas, emiten sus opiniones en los medios masivos,
conducen programas de radio, dan a conocer sus puntos de vista sobre disímiles
temas en programas políticos, de opinión general, de divulgación y hasta de
dudosa catadura periodística……Son reconocidos, publican libros, venden sus
derechos y sobreviven dignamente. La filosofía que debe construirse, el
pensamiento que nos espera, tendrá que transitar por los ámbitos del consenso
y de los acuerdos, la supresión provisoria ó definitiva de los enfrentamientos y la
superación de los antagonismos. Será fundamental la comunicación, la
presencia de multitudes, las páginas de Internet, los congresos, los debates
políticos ó los sistemas educativos…etc…. etc.

No se trata ya de una verdad que se impone, se defiende ó se combate, sino una


verdad que se descubre también en la formulación del antagonista y se construye
en común. El consenso representa un retroceso con respecto a la vigencia de
valores ó verdades absolutas, pero un avance seguro en términos de
reconocimiento intersubjetivo, en términos de humanidad. Los consensos
suponen apertura a la verdad del otro desde nuestra verdad; no cede, negocia;
no se cierra en la propia versión ni obedece a la imposición ajena, construye con
lo propio y con lo extraño, arma una verdad de acuerdos y de encuentros. Más
allá de las riquezas de diversas ciencias que puedan disputar su hegemonía y el
dominio científico y tecnológico del saber de nuestros días, éste puede ser el
territorio que la filosofía se anime a delimitar, construir y conquistar, recuperando
un protagonismo que nunca ha perdido, pero que por momentos ha negociado
en demasía.

Surge del deseo de descubrir la verdad última sobre la existencia.

Los interrogantes fundamentales derivan del asombro. Implica el desarrollo de


un camino que conduce al descubrimiento de horizontes de conocimientos
siempre nuevos. Es una actividad especulativa, propia de la inteligencia humana
que lleva a elaborar una forma de pensamiento riguroso. La coherencia lógica
de las afirmaciones y el carácter orgánico de los contenidos conduce a un saber
sistemático. Responde a diversos contextos culturales e históricos y construye
numerosos sistemas de pensamiento filosófico. Es posible reconocer a pesar
del cambio de los tiempos y de los progresos del saber un núcleo de
conocimientos filosóficos cuya presencia es constante en la historia del
pensamiento: la recta ratio. La capacidad especulativa lleva a elaborar a través
de la actividad filosófica, una forma de pensamiento riguroso y a construir así,
con la coherencia lógica de las afirmaciones y el carácter orgánico de los
contenidos, un saber sistemático.(FR:4). Todo sistema filosófico debe reconocer
la prioridad del pensar filosófico, en el cual tiene su origen y al que debe servir.
(FR:4)

La filosofía actual

A partir de la modernidad, las diversas corrientes filosóficas se presentan como


un fenómeno ambiguo:

Por una parte se debe rescatar el haber concentrado la atención en el hombre,


los deseos de conocer cada vez más y más profundamente, la construcción de
sistemas de pensamiento complejos que han producido sus frutos en los
diversos ámbitos del saber, favoreciendo el desarrollo de la cultura y de la
historia, ha logrado situarse en el camino que hace a la reflexión filosófico
acercarse a la existencia humana y a su modo de expresarse...

pero también se observa el olvido de la verdad, el desplazamiento de la


cuestión del ser concentrando el esfuerzo en el tema del conocimiento, formas
variadas de agnosticismo, relativismo y escepticismo, infravaloración de las
verdades alcanzadas, pluralismo indiferenciado de respuestas todas igualmente
válidas, desconfianza de poder acceder a la verdad o de su efectiva existencia,
atendiendo preferentemente a los condicionamientos existenciales,
hermenéuticos y lingüísticos. (RF:5).
Construir nuevos discursos y mundo nuevos.

La lectura de la encíclica no representa un veto la razón, sino un verdadero


desafío. No cierra caminos, sino que abre las puertas del pensamiento. La
reflexión filosófica puede contribuir a clarificar la relación entre verdad y vida,
entre acontecimiento y verdad doctrinal y, sobre todo, la relación entre verdad
trascendente y lenguaje humanamente inteligible (FR:99) Gracias a la mediación
de una filosofía que ha llegado a ser también verdadera sabiduría, el hombre
contemporáneo llegar as a reconocer que ser tanto más hombre cuanto,
entregándose al Evangelio, más se abra a Cristo. (FR:102) La filosofía no solo
no debe verse como una amenaza para la fe o un peligro para el anuncio de las
verdades reveladas sino como un puente necesario y aconsejable para acceder
a las verdades trascendentes. No hay motivo de competitividad alguna entre la
razón y la fe: una está dentro de la otra, y cada una tiene su propio espacio de
realización. (FR:17) El pensamiento de la iglesia no se cierra sobre su propia
tradición, sino que habla desde ella accediendo a las producciones actuales y
alentando la elaboración de nuevos discursos.

CONCLUSIONES

Debe suponerse que los hombres y mujeres del Siglo XXI, no desean quedarse
parados ó retroceder. Pero también se desea avanzar muy lejos, más de lo que
lo hicimos durante todo el Siglo XX.

Se escuchará y practicará más y mejor filosofía. Nos llenaremos de más y mejor


conocimiento, de palabras e ideas más libres y sensatas. La opción de la práctica
del pensamiento libre y crítico dentro del ámbito de la civilidad, del protagonismo
de los ciudadanos, del grupo diverso de individuos y las asociaciones, emanará
ámbitos de saber, amistad y de encuentros que nos mantendrán en nuestras
realidades y como vivir en ellas.

La paz global empieza por la paz con uno mismo, y ésta se basa en la aceptación
gozosa de la propia realidad, porque soy quien soy ó no existiría. En
consecuencia para construir la paz, es preciso no dar entidad a aquello que
nosotros ideamos, suponiéndolo tanto ó más real que la propia realidad, sino
vivir la aceptación de uno mismo y de la de los demás donde se impulsará el
despliegue de las virtualidades incluidas en la misma realidad.
BIBLIOGRAFIA

-Artículo sobre la Filosofía frente al Siglo XXI, Dr. Claudio Beuvrin(Arquitecto)


cbeuvtin@hotmail. com

-Artículo sobre Qué es filosofía, Monografía realizada por Iván Escalona Moreno
ivan_escalona@hotmail. com alojado en monografías. com.

-Ensayo sobre Filosofía. Recuperar la función profética en las puertas del siglo
XXI de Jorge Eduardo Noro(norojor@cablenet. com. ar) alojado en Cuaderno de
Materiales ENSAYO.

-Más que posmoderno, muy siglo XXI de Fernando Rodríguez Genovés alojado
en El Catoblepas, revista crítica del presente, Nº 41, Julio 2005, Pág. 7 (www.
nodulo. org).

-Convivencia en el siglo XXI. La carta de la Paz, Jornada Interdisciplinar Nº XV,


Barcelona, España, 1994.

También podría gustarte