Está en la página 1de 4

LA DIOSA DIANA O ARTEMISA

PRESENTADO A:
LILIANA MARTINEZ

PRESENTADO POR:
NELLY ESPERANZA BURBANO

SEMINARIO TEOLOGICO DE MIAMI


IGLESIA CRISTIANA MISIONERA FILADELFIA JEZREEL
AGOSTO, 2019
LA DIOSA ARTEMISA O DIOSA DIANA

El Templo de Artemisa o Artemision fue un templo ubicado en la ciudad


de Éfeso, Turquía, dedicado a la diosa Artemisa, denominada Diana por
los romanos. Su construcción fue comenzada por el rey Creso de Lidia y duró
unos 120 años.
De grandes dimensiones y una bella y delicada arquitectura, es considerada una
de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, tal como lo describió Antípatro de
Sidón, quien elaboró la famosa lista:
El templo estaba compuesto por numerosos edificios, que
los arqueólogos denominaron con letras sucesivas. El edificio más antiguo e
importante era el D. El Templo de Artemisa fue destruido por un incendio,
provocado por un hombre llamado Eróstrato, en el año 356 a. C.

Artemisa
En la mitología griega, Artemisa o Ártemis (en griego antiguo Αρτεμις, quizá de
αρτεμης, ‘sano y salvo’, de la raíz αρ, ‘encajar’) es la hija de Zeus y Leto, la
hermana melliza de Apolo. Solía ser representada como una diosa virgen de la
caza, llevando un arco y flechas. Más tarde pasó a estar asociada con la luna,
como su hermano Apolo lo estaba con el sol. Fue una de las deidades más
ampliamente veneradas y una de las más antiguas. En épocas posteriores fue
mezclada con la diosa Diana de la mitología romana. En la mitología etrusca,
tomaba la forma de Artume.

Atributos
Virgen y eternamente joven, Artemisa es una diosa muy femenina, atractiva de por
sí. Se la representa normalmente cazando, rodeada de animales salvajes y
animales de caza. También suele representarse a veces con una antorcha lunar,
según la asimilación de la diosa como personificación de la Luna.

Adoración
Artemisa era la diosa virgen de la caza, los animales salvajes, las tierras salvajes y
los partos. Era adorada como una diosa de la fertilidad y los partos en algunos
lugares puesto que, según algunos mitos, ayudó a su madre en el parto de su
gemelo. Durante el período clásico en Atenas fue identificada por algunos con
Hécate. También asimiló a Cariatis (Caria) e Ilitía.
Artemisa fue adorada en casi toda Grecia, pero sus lugares de culto más famosos
fueron Braurón (en el Ática), Muniquia (situado en una colina junto al puerto Pireo)
y Esparta.

En Asia Menor, Artemisa era una deidad importante. La ciudad de Éfeso es


probablemente el centro de culto asiático más conocido, por su grandioso templo.
En los Hechos de los Apóstoles, cuando los herreros efesios que se sentían
amenazados por las prédicas de la nueva fe que hacía San Pablo de Tarso, se
alzaron en fervorosa defensa de la diosa, gritando:

«¡Grande es Artemisa de los efesios!»


Los festivales en honor de Artemisa incluían los Elafebolia, Muniquia, Brauronia y
el festival de Artemisa Ortia en Esparta. Los espartanos solían dedicarle sacrificios
como una de sus diosas patronas antes de emprender una campaña militar.

En muchos lugares de la antigua Grecia, las mujeres jóvenes dedicaban justo


antes del matrimonio juguetes, muñecos y mechones de su pelo a Artemisa.

Artemisa como la «Señora de Éfeso»


En Éfeso, su templo fue una de las siete maravillas del mundo. Allí la Señora a la
que los griegos asociaban con Artemisa era adorada principalmente como una
diosa madre, semejante a la frigia Cibeles, en un antiguo santuario donde su
imagen de culto representaba a la «Señora de Éfeso» adornada con múltiples
protuberancias similares a pechos, que fueron tradicionalmente interpretadas
como múltiples pechos accesorios o testículos de toros sacrificados, hasta que
una excavación del yacimiento del Artemision en 1987–1988 identificó la multitud
de perlas de ámbar con forma de lágrima que habían adornado la antigua xoana
de madera.

Diana
Diana era adorada en un templo del monte Aventino, principalmente por los
ciudadanos de clases más bajas y por los esclavos, que podían pedir y recibir
asilo en sus templos.

Mitología
Nacimiento
Cuando Hera descubrió que Leto estaba embarazada de su marido Zeus, prohibió
que Leto diera a luz en cualquier lugar donde diera el sol. Además, la serpiente
Pitón se puso a perseguir a Leto.
Pero Zeus envió al viento Aquilón para que recogiera a Leto y la llevara junto a
Poseidón. Éste la llevó a la isla Ortigia (la cual había sido desgajada del fondo
marino por Zeus para poder eludir la prohibición de la celosa Hera) y la cubrió con
sus olas. Allí Leto dio a luz, agarrándose a un olivo, a Apolo y a Artemisa. Más
tarde, la isla de Ortigia fue llamada Delos y Apolo mató a Pitón para vengar los
sufrimientos de su madre.
Según cuenta una tradición, Artemisa nació antes que su hermano y ayudó a su
madre a dar a luz a Apolo. En otra, la isla de Ortigia es una isla distinta de Delos.
En la primera nació Artemisa y en la segunda, Apolo.

Infancia
La infancia de Artemisa no está recogida en ningún mito conservado: la Ilíada
reducía la figura de la pavorosa diosa a una niña que, tras haber sido azotada por
Hera, subía al regazo de Zeus. El poeta Calímaco imaginó a la diosa «que se
entretiene en las montañas con el arco» en algunas escenas encantadoras: a los
tres años, Artemisa pidió a su padre, Zeus, mientras estaba sentada en su rodilla,
que le concediese varios deseos:

- Permanecer casta toda la eternidad y no ser atrapada en el matrimonio.


- Sabuesos de orejas cortadas.
- Ciervos para tirar de su carro.
- Veinte ninfas Amnísides como compañeras de caza.
- «Sesenta bailarinas oceánides, todas de nueve años».
Zeus accedió a sus deseos. Todas sus compañeras permanecieron vírgenes y ella
guardó celosamente su castidad.