Está en la página 1de 3

ILLI 076 – 2019

Profesora: Dra. Camila Cárdenas Neira

Informe de lectura 1

Nombres: Darío Carrillo, Carolina Barría

Instrucciones: este informe se realiza en parejas y tiene como objetivo dar cuenta de una lectura comprensiva y crítica del
texto encomendado. La ficha que se presenta a continuación se divide en tres partes: a) datos bibliográficos, b) resumen
y c) análisis. Presten atención a los encabezamientos para planificar la escritura del contenido. Este informe debe tener
dos páginas de extensión y utilizar letra Calibri 11, interlineado sencillo y párrafos con sangría.

Completar la referencia bibliográfica del capítulo según norma APA:


Van Dijk, T. (1980). Estructuras y Funciones Del Discurso. Madrid: siglo xxi editores, s. a.

Resumen: el propósito de este apartado es sintetizar las ideas principales del texto. Para ello definan términos o
conceptos clave y establezcan relaciones entre ellos (por ejemplo: tema, macroestructuras, macrorreglas,
superestructuras, coherencia local, coherencia global, etc.). También pueden apoyarse en citas u ejemplos si estos
favorecen la formulación de explicaciones.

Las personas tienen la capacidad de poder señalar de qué se trata un discurso sin tener que recrearlo
completamente, a través de la creación de un abstracto que resuma el contenido o alguna propiedad del significado de
ese discurso. Esta capacidad de señalar el contenido esencial se puede manifestar desde unidades como párrafos hasta
un discurso completo. Por lo tanto, esa operación se puede definir como el reconocimiento de macroestructuras
semánticas, porque tales estructuras son características que subyacen en la totalidad de una unidad discursiva y no en
sus partes más pequeñas como las oraciones. Por otro lado, cada una de las secuencias relacionadas entre sí, que
poseen coherencia a nivel local, de un discurso se puede entender como microestructuras semánticas.

Un discurso es coherente sólo si es coherente a un nivel global, y esto se puede comprobar si es posible asignar
un tema o asunto al discurso. Además, como estas nociones surgen a partir de la dimensión semántica del discurso, el
significado global se consigue a través de la obtención del significado de las relaciones entre las partes.

Los temas de un discurso pueden ser predicados, participantes, e inclusive, proposiciones completas; a raíz de
esto, es necesario entender el tema de un discurso en términos de proposiciones. Las proposiciones, a su vez, forman
parte de la macroestructura de un discurso, por lo tanto, se deben entender como macroproposiciones, las cuales
contribuyen a definir el tema de un discurso. Por lo tanto, el vínculo entre microestructura y macroestructura de un
discurso se debe entender como una relación entre proposiciones, influyendo la una en la otra a través de una
proyección semántica. Entonces, las reglas que existen en la proyección se llamarán macrorreglas y estas hacen explícita
la manera en que se puede derivar el tema o asunto de un discurso, desde un gran porción de él a su expresión mínima.

Pueden existir varios niveles de macroestructuras, ya que un discurso no solo posee un tema o asunto sino
posiblemente una secuencia de temas con diferentes importancias que también se pueden resumir. Siendo así cómo
se crean diferentes niveles de temas desde un párrafo, un capítulo, hasta el discurso completo.

Macrorreglas
Las macrorreglas son reglas que organizan la proyección semántica desde una microestructura a una
macroestructura. Su función central es transformar la información semántica, reduciendo la información hasta obtener
una macroproposición que agrupe e identifique una serie de oraciones.
Existen tres: la de supresión, la cual dada una secuencia de proposiciones elimina las que no son estrictamente
necesarias para la comprensión de la porción de discurso posterior. La de generalización, por su parte, genera una
proposición que contenga un concepto o conceptos que agrupen a un número mayor de los mismos, y que los
representen. Finalmente, la de construcción crea una nueva proposición que contenga a las proposiciones anteriores
pero a través de relaciones semánticas, dadas por el conocimiento común que poseen las personas del mundo. Es así,
como el lector/oyente podrá comprender que la nueva proposición se relaciona con una serie de proposiciones de
manera implícita. Por otra parte, cabe señalar que los usuarios no utilizarán las reglas de la misma manera, ya que cada
uno posee una valoración diferente de la información que se debe transmitir.

Macroestructuras y superestructuras
Existen diferentes tipos de discurso (literario, argumentativo, visual, etc.), cada uno con su organización esquemática
que rige la jerarquía y el orden de sus partes, además de la forma en que se construyen tales discursos. Tal esquema se
denomina superestructura. Por ejemplo, un cuento puede poseer una serie de secciones como la introducción, la
complicación, la resolución, la evaluación y la moraleja, las cuales son una serie de partes que deben ser llenadas de
contenido, contenido que, por su parte, es trabajado por las macrorreglas. Una vez llenas de contenido se puede decir
que se está en presencia de un cuento, y así mismo con otros tipos de discursos. En otras palabras, la anteriormente
referida, macroestructura organiza el contenido global del discurso, y, la superestructura, organiza la estructura interna
de un discurso, reflejada en las macroproposiciones.

Análisis: el propósito de este apartado es evaluar la contribución teórica del texto y su utilidad pedagógica. Para ello,
pueden plantearse preguntas tales como: ¿la teoría de las macroestructuras y superestructuras podría utilizarse para
enseñar ciertas habilidades y/o contenidos en el aula, cuáles?, ¿es esta teoría pertinente para comprender la noción de
coherencia textual, por qué?, ¿cuáles son sus fortalezas y debilidades?

El aporte de este tipo de herramienta de análisis radica en la obtención de un sistema de procesamiento de textos
ordenado y eficaz. De esta manera, teniendo en consideración el contexto educativo en el cual esta teoría se enseña,
se obtiene una valiosa herramienta de aprendizaje que trae beneficios en varias dimensiones de la comprensión de
discursos y de la comunicación interpersonal en general.

La teoría de las macro y superestructuras brinda la posibilidad de trabajar en el fortalecimiento del manejo de los
discursos, sean estos visuales, audiovisuales o escritos; desde una perspectiva que sistematiza la información,
volviéndola mucho más sintética. Por lo tanto, el estudiante, probablemente no muy acostumbrado a procesar
volúmenes grandes y complejos de información, adquiere herramientas que le posibilitan superar esta dificultad.
Aunque, si bien es cierto que cada individuo toma en cuenta diferentes elementos de un texto, existe cierto lugar o
área común en donde se comparten significados, es ahí, teniendo en cuenta lo anterior, en donde se puede trabajar de
manera un tanto flexible, apuntando a formas de interpretar generales que no sean restrictivas de la multiplicidad de
otras interpretaciones. Para con esto, lograr que los estudiantes puedan visualizar de manera más clara un discurso y,
posteriormente, utilizarlo en sus propios procesos comunicativos.

Por otro lado, la forma en que los estudiantes comprenden los discursos repercute en la comprensión de la
intencionalidad que hay detrás de ellos. Habilidad que es de vital importancia teniendo en cuenta el desarrollo reciente
de las tecnologías de comunicación. Es así, como el análisis, por ejemplo, de una noticia desde sus componentes
estructurales puede revelar importantes características sobre la forma en que se construyen este tipo de textos, para
luego, poder comprender las intencionalidades que hay detrás de sus líneas editoriales y de los poderes que las
manejan. Logrando así desarrollar una perspectiva crítica en los alumnos a la hora de enfrentarse a este género
discursivo, perspectiva que les permita, no solo poder extraer de manera más eficiente significados sino también, al
mismo tiempo, tener una actitud más reflexiva frente a ellos. Aprendizajes que, por lo demás, les servirán durante toda
su vida como ciudadanos.