Está en la página 1de 5

Sociedades Comerciales

Introducción
una posible reforma legislativa en materia de sociedades comerciales, es el
relativo a la sociedad unipersonal. En esta materia se han enfrentado
tradicionalmente dos concepciones radicalmente diferentes: para algunos la
sociedad unipersonal, sea originaria o sobrevenida, únicamente debe ser cauce
jurídico para las exigencias de la pequeña y mediana empresa; para otros, por
el contrario la admisibilidad general de la sociedad unipersonal no es otra cosa
sino una toma de conciencia y homenaje a la sinceridad que todo legislador
debiera efectuar cuando advierte un divorcio entre la realidad y el derecho
legislado.
Esto fue captado por las legislaciones europeas, otrora principales detractoras
de la figura, quienes al advertir tal divorcio modificaron sus
correspondientes estructuras sobre la materia, admitiendo la posibilidad que una
sola persona limite su responsabilidad al capital afectado a un emprendimiento
comercial de cualquier índole, sin comprometer la totalidad de su patrimonio.

Sociedades Comerciales:
Son de naturaleza comercial cuando contemplan dentro de su objeto social la
ejecución de una o más actividades mercantiles entre ellas se encuentran: o
Sociedades de Personas o Sociedades de Capital o Sociedades de Naturaleza
Mixta o Sociedades de Comercialización Internacional.

SOCIEDADES DE PERSONAS:

Aquellas en las que se conocen todos los socios y en la cual tanto en la sociedad
como en los negocios responden con su patrimonio, solidaria e ilimitadamente
con las obligaciones, lo que les da derecho a todos los socios de administrar la
sociedad. Entre este tipo de sociedades se encuentra la sociedad colectiva y la
comandita simple. o Sociedad colectiva: en estas sociedades predominan las
cualidades individuales de quienes se asocian y la confianza que se tengan, la
responsabilidad es solidaria e ilimitada, es decir, todos responden por las
actuaciones que realicen la sociedad y los otros socios.
La razón social de sociedad colectiva se conforma con el nombre completo o el
apellido de alguno de los socios, o con los nombres o los apellidos de todos los
socios seguido de las expresiones “& compañía”, “& hermanos”, “e hijos” u otras
análogas. Se requieren por lo menos dos personas para conformarla y no existe
límite máximo.
El capital se divide en partes que pueden ser de distinto valor, y cada socio,
independientemente de su aporte tiene derecho a un voto en la junta de socios.
La representación legal corresponde a todos los socios salvo que la deleguen en
un consocio o un tercero. o Sociedad comanditaria o comandita simple: esta
sociedad tiene dos categorías de asociados: los gestores y los comanditarios.
Los gestores o colectivos administran la sociedad, representan y tienen
responsabilidad solidaria e ilimitada por las operaciones sociales, por cuanto no
es necesario que den algún tipo de aporte. Los comanditarios son los que hacen
los aportes no intervienen en la administración de la sociedad y responden por
las obligaciones sociales hasta el monto de sus respectivos aportes.
En las sociedades en comandita simple, como mínimo debe haber un socio
gestor o colectivo y un socio comanditario, y el capital debe pagarse
intelectualmente al construirse la sociedad e inmediatamente se haga cualquier
reforma a dicho capital. La sociedad en comandita simple se integra con el aporte
del capital de los socios comanditarios o con el de estos y de los socios gestores
simultáneamente y se divide en cuotas de igual valor.
El socio gestor por el solo hecho de serlo tiene derecho a un voto y los socios
comanditarios tienen derecho a un voto por cada cuota de capital que posean.
Si son varios socios gestores sus decisiones deben tomarse por unanimidad, y
los comanditarios por mayoría. Debe haber por lo menos un socio gestor y cinco
accionistas.

SOCIEDADES DE CAPITAL:

Son aquellas en las que no se sabe quienes son los socios y estos responden
hasta el monto de sus aportes por las obligaciones sociales. A esta clasificación
pertenecen las sociedades anónimas y comanditas por acciones. o Sociedad
Anónima: Se identifica con la denominación que determinen los socios seguida
de las palabras “sociedad anónima” o su abreviatura “S.A.”.
Se debe conformar mínimo con cinco accionista no tiene un tope máximo de
accionistas y su responsabilidad es limitada al valor de sus aportes. La
representación de la sociedad y administración de los negocios sociales,
corresponden al representante legal y suplentes, quienes podrán ser nombrados
indefinidamente y removidos en cualquier tiempo.
Son elegidos por junta directiva aunque en los estatutos pueden delegarse esta
designación a la asamblea de accionistas. El capital se divide en acciones de
igual valor que se representan en títulos valores libremente negociables y se
dividen en tres clases: o Autorizado: Es la cuantía fija que determina el tope
máximo de capitalización de la sociedad; este tope es fijado por los accionistas
libremente. o Suscrito: Es la parte del capital autorizado que los accionistas se
comprometen a pagar a plazo, y debe ser al momento de su constitución no
menos de la mitad del autorizado
habrá sociedad cuando dos o más personas en forma organizada, conforme a
uno de los tipos previstos en la misma se obliguen a realizar aportes para
aplicarlos a la producción o intercambio de bienes o servicios, participando de
los beneficios y soportando las perdidas.
Constitución :
La constitución de la sociedad se manifiesta mediante un contrato, firmado por
los socios, en el que manifiestan su acuerdo y reglamentan sus derechos
y obligaciones para con la sociedad
El instrumento del contrato es privado cuando se realiza personalmente entre los
socios, sin intervención de ningún funcionario publico. Cuando hay intervención
de un escribano publico y el contrato se protocoliza, el instrumento es publico.
De todas maneras la sociedad solo se considera regularmente constituida al ser
inscripta en el Registro Publico de Comercio, dentro de los 15 días de su
otorgamiento. Si hubiera sido realizado por instrumento privado, la inscripción se
hará previa ratificación ante un juez, a menos que las firmas estén certificadas
ante escribano publico.

Tipos de Sociedades
En primer lugar una sociedad comercial es aquella sociedad que tiene por
objetivo la realización de uno o más actos de comercio o, en general, una
actividad sujeta al derecho mercantil.
Dentro de los beneficios que te puede ofrecer como empresario PYME están:
protección de su Patrimonio, crecimiento, financiación, limitación de tu
responsabilidad, es decir que al crear una sociedad, cada socio tendrá
una responsabilidad limitada al capital que haya aportado a la empresa,
evitando así poner en riesgo y resguardando su patrimonio personal.
También te permite obtener la máxima protección contra responsabilidad
personal ante posibles conflictos con tus empleados, te da continuidad en las
actividades comerciales, te permitirá proyectar frente a terceros (clientes,
proveedores o inversores) una imagen asociada a prestigio y seriedad,
organización y atracción de inversores, es decir, al proyectar una imagen seria,
estable y de credibilidad comercial, aumentarán las posibilidades de lograr
inversiones de capital en su empresa.
La Ley dominicana de sociedades reconoce los tipos societarios consagrados
en el Código de Comercio, pero a su vez, introduce dos nuevos: Las
Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL) y las Empresas Individuales de
Responsabilidad limitada (EIRL). De esta manera, en República Dominicana a la
fecha se reconocen y regulan seis (6) tipos de sociedades:
Sociedades en Nombre Colectivo: Se trata de una sociedad externa que
realiza actividades mercantiles o civiles bajo una razón social unificada,
respondiendo los socios de las deudas que no pudieran cubrirse con el capital
social. Es un tipo de sociedad en la que algún socio no aporta capital, solo trabajo
y se denomina socio industrial.
Sociedades en Comandita Simple: es una sociedad de tipo personalista que
se caracteriza por la coexistencia de socios colectivos, que responden
ilimitadamente de las deudas sociales y participan en la gestión de la sociedad,
y socios comanditarios que no participan en la gestión y cuya responsabilidad se
limita al capital o comprometido con la comandita
Sociedades en Comandita por Acciones: Son las que se componen de uno o
varios socios comanditados que tendrán la calidad de comerciantes y
responderán indefinida y solidariamente de las deudas sociales, y de socios
comanditarios, que tendrán la calidad de accionistas y solo soportaran las
perdidas en la proporción de sus aportes.
Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL): Es un tipo de sociedad
mercantil en la cual la responsabilidad está limitada al capital aportado, y por lo
tanto, en el caso de que se contraigan deudas, no se responde con el patrimonio
personal de los socios.
Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL), tiene su origen en
la República Dominicana con la promulgación de la Ley Nº 479-08 el 11 de
diciembre del año 2008.
La finalidad de la creación de esta figura legal es doble:
Potenciar el desarrollo de nuevas iniciativas comerciales de pequeños
empresarios. Poner fin a la vieja práctica nacional de las “sociedades ficticias”,
que consistía en constituir una sociedad en que uno de los socios tiene un 94%
y los demás socios, sólo un 1%.
Sociedades Anónimas (S.A.): Es aquella sociedad mercantil cuyos titulares lo
son en virtud de una participación en el capital social a través de títulos
o acciones. Existen sociedades anónimas tanto de capital abierto como
de capital cerrado.
De las seis categorías de Sociedades mencionadas, las primeras tres se
distinguen porque sus socios o una parte de ellos, dependiendo del tipo de
sociedad, responden de manera subsidiaria, solidaria e ilimitada de las
obligaciones contraídas por la sociedad.
Las sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades anónimas, se
distinguen porque la responsabilidad de sus socios se limita a sus respectivos
aportes sociales.
Conclusiones
De acuerdo a todo lo expresado, consideramos que la función de las personas
jurídicas es la de ser un instrumento a los fines de estructurar y organizar
actividades económicas, constituyendo un centro de imputación diferenciado de
responsabilidad.
El reconocimiento de la personalidad jurídica debería fundarse en la
organización de la actividad misma, más bien que en la pluralidad de sujetos. Así
como las legislaciones europeas han sincerado su sistema, sería beneficioso
que la nuestra plasmara ésta realidad, permitiéndole al empresario individual
limitar su responsabilidad frente a terceros a un capital determinado.
Con ello, evitaríamos que se acudiera a soluciones forzadas, como ser la
constitución de sociedades de responsabilidad limitada a tales fines, o a la
utilización de testaferros, otorgándosele transparencia a la actividad comercial.

También podría gustarte